Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Lun Dic 07, 2015 3:03 am

Habia aceptado el acompañar a Mishael para poder aprender el estilo de vida salvaje desde sus raíces pero nunca imagino que terminaría en medio de un desierto interminable con el sol dándole de lleno. Sus patas no parecían tener problema para desplatarse entre el terreno difícil que suponían las arenas, después de todo era un lobo y estaba hecho para poder moverse en ese tipo de terreno mas una cosa es estar biologicamente adaptado y otra muy distinta estar acostumbrado al ambiente que ofrecía aquel ecosistema. 

- Mishael... te dije que me enseñaras las bases desde cero, no que me llevaras a una muerte segura en medio de la nada.

Artemis jadeaba presa del calor del desierto, estaba sediento pero siendo lo que era pasarían varios días antes de que comenzara a deshidratarse... era un lobo después de todo. Caminaba ya de forma lenta, con la cabeza gacha, la lengua de fuera y la cola arrastrando en la arena dejando un pequeño rastro serpenteante junto con sus huellas, las cuales iban detras de las del lobo salvaje. 

- No entiendo que cosa puedo aprender en este lugar.... no hay absolutamente nada mas que arena. Que se supone que casemos para comer o que consigamos agua?. Mishaeeeeel, respondeme.

Las dudas del lobo domesticado eran mas que entendibles viéndolas desde un punto de vista humano mas los laguz lobo, en especial los mas jóvenes, siempre seguían a la matriarca a donde fuese sin cuestionarla siquiera o en este caso a falta de hembras, el miembro mas fuerte del grupo Que resultaba ser Mishael. No era que quisiera ser molesto o quejarse por todo pero Artemis estaba criado para seguir mas la voz de la razón que el rugido de su instinto, por lo que básicamente había primero que enseñarle a "pensar" como un lobo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Jue Dic 10, 2015 6:11 pm

Con una sonrisa de oreja a oreja, caminaba el lobo salvaje adelante de Artemis indicándole el camino que debía tomar para no perderse en ese basto desierto, donde a simple vista parecía ser calcomanía ya que no había nada que diferenciase del norte del oeste o del este con el sur. El interior de su cuerpo reaccionaba al intenso calor de Hatari, regodeándolo de un sentimiento nostálgico mezclado con una alegría inmensa por regresar a sus orígenes y esta vez, seria él que actuase como "un líder de manada" al enseñarle a un lobo domesticado, como ser uno salvaje. Tan irónico y gracioso sonaba eso, aunque era el propósito por el cual Mishael lo traslado de una punta a la otra del continente: primero para evaluar su estado físico y resistencia, queriendo ver si el encierro lo perjudicaron de alguna manera. Algo que rápidamente deshecho al ver que le siguió el ritmo hasta el punto de tocar sus talones pero, luego de tantas horas de viajes era comprensible que ya estuviese quejándose a los cuatros vientos, más la paciencia del canino albino tenía un límite.- ¡Artemis, ya basta! -Lo regaño alzando la voz mientras giraba su rostro y veía por encima de su hombro a su compañero cansado. Rápidamente se daría cuenta que gastar energías en cosas innecesarias como esas eran en vano, por lo cual tan solo chasqueo su lengua contra su paladar y volvería la mirada hacia el frente.- No sigas gastando tus energías en quejarte. Mejor guárdalas para el momento que debamos cazar algo ya que, como veras, aquí la comida escasea de tal manera que comer algo en condiciones es una bendición de nuestros ancestros.

Quería enseñarle lo más básico de cómo ser un Lobo y para ello, lo mejor sería ir a donde este aprendió a ser uno, donde el mundo vio por primera vez al cachorro de pelaje blancos que contra-restaba al resto de la manada.- Te he dicho que si venias conmigo debías obedecerme al pie de la letra, sin objetar nada. ¿No es así? -Le recrimino el Salvaje al moreno de tez más clara, al escuchar que de a poco iba contradiciendo hasta que su nariz capto algo en el aire caliente de ese sitio. Se detuvo por unos instantes estirando su cuello y alzando su cabeza en alto, para captar algo de ese aroma que señalaba algo de vida en el desierto.- Te he dicho que iba a enseñarte cueste lo que cueste nuestras tradiciones y orígenes. Por ello te he traído a Hatari, donde las antiguas historias dicen que el primero de nuestra clase se estableció aquí, poblando estas tierras con los Laguz de clase Lobo. -Le comento un poco el verdadero motivo por el cual habían realizado tal arduo viaje para llegar a esa inhóspito sitio, alejado de toda civilización, lo que serviría para que el Domesticado desistiera en su decisión de querer seguir usando los privilegios de los Beorcs.- Aparte porque extrañaba mi hogar y que mejor ocasión que esta. Pero prosigamos un poco, que adelante nuestro hay un Oasis. Allí podrás refrescarte un poco para continuar con nuestro viaje. -Comento con cierto aire de tristeza en sus palabras el "líder" en la primera parte, para luego cambiarlo rápidamente a uno animado intentando contagiar de ese humor al ya decaído Artemis.-

Y para apurarlo un poco, aumento el ritmo de la marcha caminando de prisa en los primeros metros para empezar a trotar, solo un último esfuerzo debía realizar el Lobo para tomar el merecido descanso que anhelaba aunque, por la picardía de Mishael, no se la dejaría así de fácil.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Jue Dic 10, 2015 9:26 pm

El lobo domestico se encogió un poco sobre si mismo ante la reprimenda contraria, pues era verdad que la condición que Mishael le había puesto era que le obedeciera sin hacer preguntas y si se ponía a pensarlo, sea lo que fueran a hacer en ese lugar era para comenzar con su entrenamiento de lobo, por lo que solo fue capaz de responderla al contrario con pequeños gimoteos y con la cola entre las patas.

Alzo las orejas al escuchar el por que la razón de que se encontraran en aquella tierra abandonada por los dioses, mirando el lugar desde una perspectiva diferente al contemplar que el primero de su especie se estableció en aquellas áridas dunas, la tierra que vio nacer a los suyos y probablemente, el lugar donde nació.

- Oye Mishael.... tu crees que mi manada este en este lugar? -

Pregunto el laguz mas inexperto aun con las orejas agazapadas hacia atrás en señal de sumisión y cansancio, al parecer aquellos gestos caninos le salían de forma natural sin que siquiera se los enseñaran.... después de todo era mas un seguidor que un líder. Le preocupaba un tanto el reencontrarse con lo que podría ser su verdadera familia, pues no recordaba su olor, sus rostros, nada... absolutamente nada. Se preguntaba si ellos lo reconocerían y las reacciones que tendrían al verlo, si lo aceptarían de vuelta en la manada o era de verdad un caso perdido. Por su cabeza rondaban todo tipo de preguntas como el aspecto que tendrían sus familiares, si todos ellos portaban blancos y brillantes pelajes, si serian cálidos como una familia o rudos y fuertes como su compañero. Fue entonces que una palabra en concreto lo saco de sus pensamientos, lo cual le hiso alzar las orejas para comprobar si había escuchado bien. Un oasis dijo, UN OASIS!!!!!.

Como si nunca hubiera estado cansado Artemis apuro el paso siguiendo a Mishael, meneando la cola con notoria alegría mientras trotaba alegre a su lado.... se había lanzado a correr como alma que el diablo lleva pero ciertamente no sabia en que dirección ni que tan lejos estaba el dichoso oasis.

- Dios!!!, estoy deseando tomar un baño refrescante!!!, y pescado, debe de haber peces en el agua verdad?, VERDAD?!!!. Quiza con algo de suerte unos deliciosos cocos, bajo la sombra refrescante de una palmera. Ya estamos cerca Mishael?, falta mucho para llegar? -

Lo hacia de nuevo: hablaba demasiado, pensaba demasiado, esperaba demasiado, todas y cada una conductas humanas que Artemis parecía tener bastante arraigadas y que al parecer había adquirido sin percatarse de ello realmente. Daba pequeños brinquitos mientras trotaba como si se tratara de un cachorro impaciente, comenzando a jadear y a perder el ritmo ya que había gastado mucha energía de forma innecesaria al poco rato.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Vie Dic 11, 2015 10:34 am

Al ver los gimoteos y el cómo se agazapaba a si mismo de quien había regañado, El lobo salvaje no pudo sino ladear su cabeza decepcionado no con su interlocutor sino consigo mismo, pues este había dado un paso enorme al querer saber de su origen. Dejando atrás todo señal de civilización humana junto con sus costumbres y por lo tanto, tal vez ... debía ser más comprensible ya que, el cambio no se iba a producir de la noche a la mañana.- Puede ser, como que no. -Respondió en primera instancia a la pregunta de su compañero, para tomarse algunos segundos en proseguir con su habla.- Ha pasado tanto tiempo que he abandonado estas tierras que no sabría decirte con exactitud si aún persisten manadas de lobos o fueron todas capturadas por los Beorcs. Aunque si persistieran sería un gran problema en hallarlos. Como veras en esta tierra infértil, no hay nada a metros de la redonda y por lo tanto, cada grupo que haya es nómada, viajando de un lado al otro en busca de alimento. -Concluyo sintiendo como el timbre de su voz al principio sonaba apagada y con ciertos aires de tristeza, recordando momentos de su etapa de cachorro donde toda su familia había sido exterminada solo por el pelaje que tenían; para luego ir cambiándola a uno más normal, hasta finalizar con una bastante animada. Como si estuviese orgulloso de ese estilo de vida, el no tener un hogar fijo donde establecerse.-

A continuación todo se iba desarrollando de manera divertida, pues la alegría que portaba Artemis al saber que estaba a punto de llegar a un sitio donde pudiese descansar, más el sentimiento reconfortante que sentía Mishael al estar en sus tierras hicieron que el Lobo salvaje riese de lado. Él se comportaba como si de un cachorro se tratase, jugando incluso como si este lo fuera realmente, dando brincos alrededor suyo y acelerando la marcha en cuanto el "Guía" le sacaba cierta distancia.- Detrás de esa gran Duna. Es cuestión de subir por ella y al otro lado estará el Oasis. -Comento alegre el canino albino para empezar a acelerar la marcha por última vez al ver como un montículo enorme de arena se establecía enfrente de ellos, con una altura aproximada de 3 metros con una pendiente algo empinada.- El ultimo reto para obtener tu merecido descanso Artemis. Es cruzar por tus propios medios esa "montaña" pero déjame advertirte que has de tener mucho cuidado. Un paso en falso y rodaras hacia abajo teniendo que comenzar nuevamente; o en el peor de los casos se te caerá una gran cantidad de arena quedando sepultado para siempre. -Le advirtió con una gran sonrisa en su rostro, como si las palabras recién emitidas fueran una total y vil mentira. Mas este le haría un ademan con su cabeza para que se detuviera y viera la realidad de que tan peligroso.-

Tomando unos cuantos metros de distancia con respecto a la Duna, Mishael comenzó a tomar carrera para que, en el último instante, dar a lugar a su morfología humano para empezar a escalar con mayor facilidad aquel obstáculo. Contraria a lo que uno pensaría este optaría por tomar una posición de cuatros patas para subir el primer metro y así llegar a completar el primer tercio del trayecto. Luego empezó a dar saltos hacia los costados a medida que ascendía dejando ver, como la arena donde apenas pisaba y se apoyaba, comenzaba a desmoronarse provocando una pequeña avalancha que bajaba hacia los pies de Artemis y ocultaban toda huella donde hubiese pisado el "Líder". Concluyendo finalmente con su forma lobuna, donde un rápido trabajo de los músculos de sus cuatros patas, hicieron que subiera con "facilidad" la pendiente hasta llegar a la cima. Allí vería, agitado sacando la lengua revelando el gran esfuerzo físico que debió realizar, a quien tenía la particularidad de enseñar a como ser un Lobo, si aceptaba el reto para obtener la oportunidad de darse un fresco baño en esas áridas tierras.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Sáb Dic 12, 2015 3:43 am

Artemis había notado como a ratos la voz de su compañero sonaba mas triste y mas seria, por lo que adivinaba que en su pasado había recuerdos bastante sombríos de los cuales no estaba seguro si deseaba indagar.... aun que en cierta manera admiraba la rudeza con la que parecía enfrentarse a las desventuras.

Fue entonces que diviso un montículo de arena que desde su perspectiva le parecía enorme, alzando las orejas para escuchar la explicación de su maestro respecto a lo que, según entendía, era el ultimo obstáculo que se interponía entre el y su refrescante baño en el oasis. Admiro como Mishael trepaba aquello haciéndolo ver como algo sumamente sencillo, por lo que Artemis retrocedió un poco agazapándose sobre si mismo y meneando la cola alegremente con determinación en la mirada. Intento imitar a Mishael tomando su forma humana con la intención de trepar pero su poca (o mas bien nula) experiencia moviéndose en algo tan inestable como las arenas termino en un resultado esperado: el novato siendo arrastrado hasta abajo después de haber subido un poco. Sin darse por vencido lo intento nuevamente ahora con la ayuda de su forma de lobo, dando pequeños brincos para subir usando sus patas traseras para impulsarse pero agotándose a medio camino y siendo arrastrado de vuelta por las arenas que parecían estarse mofando de el. El joven lobo se sacudió para quitarse la arena que tenia impregnada en su pelaje mirando a la duna de mal humor, no volvería a permitirse quedar en ridículo, no contra un montón de tierra apilada hacia arriba como si se creyera la gran cosa.

Fue en ese momento que el lobo de fino pelaje diviso el montículo de arena que se había formado bajo sus pies después de sus múltiples intentos por subir, comenzando a menear la cola de forma enérgica una vez mas al encontrar una solución practica a su problema. De esta manera comenzó a rascar la pequeña montaña de arena como si intentase cavar algún tipo de agujero, formando un montículo mas pequeño a su lado, y a su lado otro mas pequeño y otro mas pequeño hasta que había, esta vez un total de 4 grupos de arena de diferentes tamaños que formaban una pequeña escalera que lo llevaría por lo menos a poco menos de la mitad del camino sin gastar tanta energía. De esta manera retrocedió para después salir corriendo con todas sus fuerzas contra la duna, usando los pequeños bultos como apoyo para saltar y ganar mayor altura y, a partir de allí siguió moviéndose hacia el frente con el fin de poder llegar hasta la cima, lo cual logro a duras penas.

Se hecho al lado de su compañero jadeando exhausto pues sentía que unos cuantos años de vida se le habían deslizado hacia abajo de aquella duna, pero era su triunfo, estaba arriba y lo había hecho sin ayuda de nadie.... aun que en cierta forma su método fue un poco chapucero.

- Lo.... lo hi.... lo hice..... ahhh.... apuesto a..... que pensaste que... que.... tendrias que.... ayudarme..... pero.... lo logre.... yo solo... -

Miro hacia Mishael con orgullo en el rostro sin dejar de menear su cola siempre alegre, con las palabras entrecortadas debido a los jadeos de cansancio que no paraban. Dejo caer la cabeza en el piso para intentar reponerse, de verdad que moria de ganas por salir corriendo al oasis pero primero queria recuperar el aliento.

- Oye Mishael... que edad tenias cuando ibas con tu manada?, como eran todos ellos?, eran muchos?, eran tan malhumorados como tu? -

Queria preguntar, conocer un poco mas de como era la vida en aquel lugar. De verdad deseaba entender el por que su compañero parecía tan orgulloso de pertenecer a esa raza nómada que vive en las tierras donde no habita nadie. Se puso de pie finalmente y miro hacia atrás, desde aquella altura se podían contemplar las inmensas dunas de Hatari y el color dorado de las arenas se extendía en el horizonte, una brisa de aire caliente revolvió su pelaje con una extraña sensación de la cual desconocia su nombre.

- Quisiera poder recordar todo esto.... -

Comento en un tono de voz bajo mientras su cola dejo de menearse unos momentos. No entendía por que no era capaz de recordar ese lugar, su manada y la sensación que aquel lugar trasmitía, lo único que habitaba en sus recuerdos era una habitación obscura y los barrotes plateados de una pequeña jaula.

- Y entonces?, donde esta el oasis?, me lo he ganado no es así?, donde esta?, donde? -

Ciertamente Artemis era tan enérgico como lo seria un lobo joven.... y en parte lo era con solo 30 años de edad tomando en cuenta la amplia expectativa de vida que portaba su raza, se podría considerar al lobo domestico como alguien quien apenas ha alcanzado la madures necesaria para ser considerado un adulto, pero allí estaba, dando brincos por todas partes y meneando la cola como si no fuese conciente de aquello.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Lun Dic 14, 2015 10:07 am

Mishael solo pudo mantenerse callado mientras sus orbes se enfocaban en la figura del Lobo Domesticado, pues este resolvió de manera original y como este solo podía, la manera más fácil de ascender por la Duna hasta llegar a él. Quien estaba realizando el trabajo de "Guía" solo pudo ladear su cabeza acompañado de una leve risilla en su rostro, aun no creía en como Artemis subió pero también revelaba el gran esfuerzo realizado, debido a que estaba prácticamente sin aire y exhausto a un lado suyo.- Estas en lo correcto. Estaba buscando alguna cuerda o liana, olvidada por aquí para ver si era de ayuda. O sino nada que una simple mordida en la cola no solucione para darte "esa fuerza" necesaria y que subas deprisa. -Comento con gracia el Canino para darse la vuelta y mover su cola con la finalidad de arrojarle aire al rostro de su compañero, para que no se insolara a tan corto tiempo de empezar el viaje. A continuación le sorprendió el interrogante a su persona, hasta el punto de no saber si comentarle o no su experiencia y vivencia en Hatari, pero al escuchar de manera tenue aquel sentimiento de tristeza al no poder recordar, le hizo darse cuenta que tal vez podría serle de ayuda en un nivel nunca imaginado para el Salvaje.- Pues ... a decir verdad ... Creo que estuve con ellos hasta la edad de 10 o 15 años ... -Entrecerró sus ojos para luego fruncir un poco su ceño, esforzando a que los recuerdos oculto en la parte más profunda de su mente florecieran después de tanto tiempo.- Y como en todo sitio había Lobos de todas clases: Fuertes, majestuosos, imponente, donde su sola figura denotaba miedo y respeto a la vez. Recuerdo que, de cachorro, siempre escapaba de mi Madre para ir a ver como entrenaban a los jóvenes en el arte de la caza. -Rio de forma divertida acompañado con un leve gesto de tristeza que apenas seria perceptible para su interlocutor.-

Luego tenías a las Madres, tan amorosas y pacientes con nosotros que éramos salvajes. Pero a fin de cuenta hasta el más miedoso de la manada tenía su papel fundamental en la Manada. Nada se desperdiciaba. -Prosiguió con la misma alegría latente en su timbre, deteniéndose unos momentos para seguir sacando más recuerdos.- La cantidad exacta no sabría decirte, éramos muchos Lobos moviéndonos como una sola unidad a través del desierto. Aunque ... -Rápidamente su semblante cambio a uno más serio, para acercarse hacia Artemis y dedicarle una suave mordido sobre su lomo.- Yo no soy un malhumorado. Los demás ... son ... Sensibles ... Si ... Eso es lo que pasa. -Comento con una voz que no denotaba ni molestia ni enojo, sino más bien neutralidad aunque esto cambio cuando a lo último, buscaba una excusa de su actitud, dudando por unos instantes y alargando las palabras hasta encontrar las perfectas para describir su situación.-

-Nuevamente alzaría su cabeza en alto dejando que su nariz captase el aroma y la humedad latente, tardando algunos minutos en encontrar el sitio exacto de donde provenía, pues debía moverse de un lugar al otro ya que el viento dificultaba dicha tarea.- El Oasis se haya por el Oeste, por la intensidad del aroma apenas unos pocos minutos de distancia de nuestra posición. Pero para eso habrá que bajar la Duna y hay dos formas de hacerlo: Lenta pero segura. Rápida y peligrosa. Pero ... -De la nada este iría retrocediendo lentamente hasta quedar en el borde por donde ascendieron transformándose en su etapa semi-humana, donde era costumbre verlo con carencias de ropa. Lo cual no era de extrañarse luego de presenciar el excesivo calor que hacía en esas tierras.- También está la rápida y divertida ~. -Continuo hablando para ahora emprender una corrida corta hasta el punto de saltar con los brazos extendidos y las piernas el montículo de arena, sintiendo como el viento recorría cada centímetro de su cuerpo otorgándole una sensación de confort. Apenas lograría cruzar unos pocos centímetros hasta que su ser diese contra el suave suelo y comenzase a rodar cuesta abajo, llevando sus manos hacia el pecho y cabeza, protegiéndola de cualquier cosa que estuviese en su camino. Pasado un corto tiempo este terminaría boca arriba con toda su fisionomía cubierta por arena pero una enorme carcajada se podía oír desde abajo, Mishael se estaba divirtiendo como nunca recordando viejas sensaciones al regresar otra vez a su hogar.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Mar Dic 15, 2015 3:34 am

Artemis intento imaginar un momento como seria aquello que Mishael le describía, una manada entera de laguz lobo surcando las arenas de Hatari como amos y señores de esas tierras inhóspitas. La hembra mas fuerte y respetable de entre ellos al frente seguida de cerca por veteranos mas hábiles y detrás de ellos los mas jóvenes correteando bajo la protección de sus madres. Sintio el pequeño mordisco en su lomo ante su comentario, escuchando como el otro se excusaba por su actuar.... la verdad era que le agradaba bastante su compañía, ya sea por que Mishael era el primer laguz lobo que conocía en su vida o por que de alguna manera se había ganado su respeto.

- Oye!!!, entonces no teníamos que escalar esta duna para ir al oasis?!!! -

Protesto el lobo mas joven con un ligero gesto de molestia pues ciertamente lo había dado todo de si para subir a esa colina de arena solo para que le dijeran que debía bajar ahora de ella sin obtener su recompensa. Pero su actitud cambio en cuanto vio a su compañero bajar la duna pues aquello ciertamente se veia divertido y la risa contraria lo confirmaba.

Retrocedio varios pasos, se agazapo sobre si mismo y adopto su forma humanoide al brincar imitando a su compañero y aun que su equilibrio ciertamente era envidiable las traicioneras arenas le hicieron igualmente tropezar y caer rodando, terminando con la cabeza y el torso hundidos en la arena y con las piernas hacia arriba meneando enérgicamente la cola en una imagen realmente cómica. Tuvo ciertas dificultades para salir pero nada que no pudiera solucionar por si mismo, terminando con toda su ropa cubierta de arena.

- Wooooha!!!!, eso ha sido increíble!!!, si no costara tanto trabajo subirse a ese montón de arena me gustaría hacerlo de nuevo!!! -

El laguz domestico se puso de pie para sacudir sus ropas, teniendo especial conflicto para sacar toda la arena que se había metido dentro de sus pantalones. Intento alzar la nariz para asegurarse de que su amigo no le estuviese mintiendo sobre el oasis y, aun que ciertamente captaba la humedad ligeramente no podía detectar de donde exactamente provenía, después de todo Artemis había sido adiestrado mas concretamente para distinguir olores de venenos y drogas por lo que algo tan básico como rastrear era algo totalmente nuevo para el.

- Mishael, no es que esto no sea divertido pero.... de verdad necesito un trago de agua -

Adopto nuevamente su forma canina, jadeando una vez mas pues sentía la garganta seca y el estomago vació. Espero a que Mishael retomara el liderazgo ya que Artemis temía perderse en aquel lugar y mas importante aun era que el salvaje parecía ser el único que podía guiarlos hacia la preciada agua.

- Para ser franco mis únicos recuerdos antes de ser vendido es estar cubierto por una obscuridad tan espesa donde no importaba si tenia los ojos abiertos o cerrados, tenia aproximadamente unos 4 o 5 años. No tengo idea de como era el rostro, la voz o siquiera el olor de mi madre pero....  si que recuerdo haberla llamado varias veces cuando me exhibieron en la casa de subastas. Ohhh, en ese entonces tampoco sabia hablar... eso es normal en un lobo? -

Ahora que hacia memoria no aprendió a comunicarse si no hasta pasados unos 4 o 5 años después que fue cuando se dignaron a enseñarle a hablar para que entendiera mejor ordenes mas complejas y que fuera mas fácil enseñarle nuevos trucos.

- Creo que.... lo mas cercano que llegue a tener como madre fue a la esposa de mi amo, a mi señora. Admito que ella me trataba bastante bien y me dejaba acompañarla a todos lados. De hecho, si me pongo a pensarlo ella fue quien me dio mi nombre. -

Nunca en su vida había compartido aquella información con nadie, pero sentía que se lo debía a Mishael por todo lo que estaba haciendo por el, sentía que podía confiar en aquel que de momento era su maestro.

- Mi señora murio al dar a luz a la señorita.... creo que fue a partir de allí que las cosas se complicaron mucho. Ella lloraba tanto y tan fuerte que solía lastimarme los oídos, tiraba constantemente de mi cola y algunas veces llegue a pensar que me arrancaría las orejas. Por supuesto si yo gruñía o asustaba a la señorita me castigaban severamente. -

No lo decía con rencor ni tristeza, de hecho para Artemis aquello fue lo mas natural del mundo por que en aquel entonces no conocía otra cosa, todo aquello era mas bien era una anécdota mas de su vida que tenia mas reveces que un bordado de anciana.

- Supongo que desde tu perspectiva debo parecer realmente patético, no es verdad? -

Comento con cierta indiferencia encogiéndose ligeramente de hombros pues muy a parte de las experiencias tan cálidas que Mishael le habían contado, lo suyo era mas bien un relato de como había sido convertido en el juguete favorito de una niña mimada, una niña de la cual siquiera recordaba su nombre.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Miér Dic 16, 2015 8:13 am

Mishael era muy necio en usar telas que cubriesen su cuerpo y eso podía entenderse por el estilo de vida que usualmente llevaba: salvaje, sin preocupación en su figura pero sobre todo, el entorno que solía moverse se levantaba mucha arena provocando que esta se introdujera en cualquier agujero de las ropas, y le ocasionaran picazón, raspaduras o tan sencillo como una enorme incomodidad para moverse. Por ello le escapaba y casi siempre solía mostrar su figura lobuna para así nadie le decía nada, la cual no tardó en aparecer luego de descender de sa manera peculiar la Duna percatándose que Artemis también haría lo mismo. Las risas adornaron el ambiente por un momento para que las quejas de su compañero volvieran a relucir, buscando alguna fuente de agua a medida que sacaba los granos entre sus ropajes.- Aun te falta mucho para querer intentarlo otra vez. Primero aprende a como ser un lobo para luego divertirte de esa manera. -Se apresuró en responder a su interlocutor, regañándolo por algo que él inicio. El albino movería todo su lomo para sacarse el exceso de cualquier molestia que tuviese para volver a emprender la marcha hacia el oasis. Pero el Domesticado parecía querer hablar de su pasado que hasta el momento, solo se había armado de valor en preguntar cosas de la vida pasada de quien lo guiaba. Sentado sobre sus patas traseras y con sus orbes fijos en el oji-esmeralda, le daría toda la atención que necesitaba para que contase su historia.-

Había pasado mucho tiempo desde que el Salvaje tuvo la oportunidad de compartir una conversación con sus pares, casi siempre eran con Beorcs que querían cazarlos para domesticarlo o hacerse con su pelaje con un abrigo, por ello tampoco sabía cómo desenvolverse en una conversación amigable y sin tener la oportunidad de pelear.- Como no se leer ni escribir en ningún idioma, incluso en lengua nuestra, se me ha negado la oportunidad de leer los pergaminos de los Ancianos donde allí esconde más cosas de nuestra especie. Solo sé que, hasta donde recuerdo, he tenido siempre la habilidad de comunicarme tanto con los Lobos como con otras especies. Tal vez fue algo que salió de improviso, pero como te he dicho hay cosas que incluso yo desconozco de nuestra historia o del mundo. -Respondió de forma serena y pausada el interrogante para volver a sumirse en el silencio, escuchando el resto de la anécdota.- Es triste encerrar a un ave cuando esta nació para volar por los cielos y no para ser contemplado por los humanos. Es patético ver cómo te habías rendido hasta el punto de ser tan sumiso, acatando todas las ordenes que ellos impartieran en tu contra. Pero ... -Su voz ahora sonaba seria y con aires de desprestigio para quien le preguntaba qué opinaba de su pasado. Mas en el instante que se detuvo a "pensar" en sus siguientes palabras este comenzó a andar de forma lenta dándole la espalda.- Lo que paso en tu historia pasada ya queda allí, no hay nada para hacer. Porque luego de tantos años atados con esas cadenas que te impusieron y te has impuesto por tu propia supervivencia, en el instante que has decidido a venir conmigo se han roto. De a poco los recuerdos vendrán a tu memoria, tu cuerpo comenzara a reaccionar a las clemencias y necesidades que te hará pasar Hatari. Ya que, serás un "Perro domesticado" a los ojos de esos Beorcs, pero nunca cambiaras lo que eres realmente en tu interior ... Un orgulloso Laguz Lobo. -Concluyo con su monologo al querer dar su punto de vida guardándose, por el momento, que en cierta manera se sentía identificado con él ya que si no hubiese peleado por su libertad en aquel momento, su futuro seria el mismo que Artemis. Por ello, en cierta manera, era ayudarse a sí mismo de convencerse que fue la mejor decisión que tuvo y por extraño que sonase, sentía una voz en su interior que lo regañaba constantemente. Probablemente sería la Matriarca desde el más allá que lo hacía por "molestar" a ese noble e inocente ser.-

Aunque ahora nos compete encontrar alimento, agua y un lugar de descanso. Cierra tus ojos, te enseñare a seguir el rastro del Oasis. Porque a partir de ahora nos guiaras, con la ayuda de tu olfato, a ese sitio. De ti depende si sobrevivimos o morimos en este lugar. -Tal vez imponiéndole presión sobre sus hombros serviría para que sus instintos de animal despertaran luego de permanecer tanto tiempo dormidos. Lentamente se acercaría hacia el peli-verde, caminando a su alrededor esperando que cerrase sus ojos para continuar con las indicaciones.- Quiero que olvides las sensaciones del calor, de la fatiga, de hambre ... Cualquier cosa que no sea tu nariz y agua, sácalo de tu cabeza. A continuación, comienza a respirar a través de tu hocico, ignora las partículas de las arenas y concéntrate en la frescura, humedad y el aroma del agua. Mueve tu cabeza al compás de este. Es decir, si con el viento se mueve hacia la izquierda, alza tu cuello y muévelo a la par de este. Cuando tengas una línea de aroma constantes, solo síguelo ... ¿Has entendido? -Finalmente concluyo para detenerse justo enfrente de este observándolo de arriba-abajo mientras hablaba de forma paulatina y tranquila, esperando que cada una de sus palabras fuesen asumida en su cabeza. Ahora la vida de ambos recaía en la nariz de Artemis.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Jue Dic 17, 2015 10:27 pm

Artemis escuchaba a su compañero opinar de su situación, al parecer era normal entre ellos no saber leer o escribir y no creía que los lobos salvajes lo necesitasen realmente.... aun que aquello referente a los escritos de los ancianos le resultaba por demás atractivo. Artemis abrió los ojos con sorpresa ante los dichos contrarios pues aun que de alguna manera sonaba severo igual mente dejaba una sensación extraña en sus palabras, como si le estuviese motivando para seguir adelante.

- Es verdad, soy un lobo!!!.... soy un lobo, un orgulloso lobo.... -

Se repetía a si mismo como si intentase convencerse de aquella verdad, intentando sentir la seguridad y confianza que alguien como el debía de tener.... confianza que se vino abajo en cuanto le anunciaron que ahora era su turno de guiarlos hacia el oasis.

- Mishael, e-estas seguro?!! yo... yo no.... -

Agacho la mirada unos momentos pensativo, dándose cuenta de que estaba intentando huir de nuevo, que estaba dependiendo demasiado de su compañero y que se estaba restando valor a si mismo al pensar que no podría ser capaz de algo que su compañero hacia con tanta naturalidad.... Habia logrado escalar esa duna, seguro seria capaz de encontrar el dichoso oasis.

- Lo haré Mishael.... -

Respondio con determinación cerrando los ojos para empezar a seguir las indicaciones contrarias. Alzo la nariz al aire, intentando ignorar su garganta seca, su estomago vacio, el dolor en sus patas por la larga caminata y el cansancio que sentía su cuerpo.... era una tarea difícil no pensar en todo aquello, pero allí estaba el problema, estaba pensando. Su estomago hiso un molesto gruñido en cuanto estaba intentando dejar su mente en blanco, lo cual hiso que Artemis dibujase en su rostro un gesto de fastidio.... el intentar olvidar su hambre y sed no estaba dando resultados.

Fue entonces que intento aquello desde un enfoque ligeramente distinto, si no podía evitar pensar entonces centraría su activa mente en la comida que tanto deseaba, en el agua fresca del oasis.... agua fresca.... agua fresca.... Todo lo demás comenzó a desaparecer de su mente mientras que la idea del oasis tomaba mas fuerza. Estornudo un par de veces al no estar acostumbrado a tener pequeñas partículas de arena en su fina nariz pero poco a poco el rastro del agua y la humedad refrescante se hacían cada vez mas claras. El joven lobo comenzó a andar siguiendo el rastro de aquel lugar como el aroma de una flor atrae a las abejas. Artemis ya no pensaba si estaba caminando mucho, si caminaba poco o cuanto tiempo estuvo caminando, simplemente siguió adelante hasta que sus patas delanteras tocaron una sensación húmeda y refrescante. Abrió los ojos lentamente solo para descubrir que tenia ambas patas sumergidas en el agua, sin poder creerse que realmente había dado con el oasis siguiendo únicamente su nariz.

- Lo.... encontré?.... de verdad lo encontré?!. MISHAEL!!!!!, LO ENCONTRE!!!!!, ENCONTRE EL OASIS!!!!! -

Anuncio victorioso dando un brinco para meterse de lleno en el agua refrescante, sintiendo como la vida le regresaba de golpe. Finalmente salio del agua empapado mas no le apetecía sacudirse pues aquella humedad le resultaba bastante agradable en aquel momento, tirándose a orillas el oasis meneando la cola bastante satisfecho.

- Así que de esta manera se siente "ganarse el agua".... Dios, ha sido terrible pero de alguna manera no se siente tan mal. -

No pudo evitar reír animadamente aun echado contra el piso, era curioso, el viaje hasta el oasis había sido arduo, difícil y en algún punto desesperanzador para el lobo domestico, pero llegando allí el agua le pareció especialmente deliciosa y la sensación de satisfacción que sentía en ese momento era única.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Sáb Dic 19, 2015 11:13 am

Como era de esperarse la duda y la incertidumbre, comenzaron a florecer en ese inexperimentado lobo en cuanto la tarea de supervivencia de la "Manada" había recaído en su olfato. Pero Mishael no aceptaría un no como respuesta y prosiguió con las introducciones, ignorando toda señal de queja hasta que Artemis cedió ante la insistencia de su compañero acatando cada una de sus órdenes al pie de la letra. Pasarían los minutos y el silencio será la melodía que persistió en el ambiente, donde el "Salvaje" observo con un rostro serio a su par hasta que finalmente se ponía manos a la obra. Con pasos lentos y dudosos, se trasladaba de un lugar al otro el peli-esmeralda deteniéndose cada tanto a localizar el aroma del agua y proseguir a donde lo guiase. Hasta que el experimentado de ese dúo terminaría de sentarse sobre sus patas traseras en la caliente arena, deseaba detenerlo y advertir que no siguiera con sus pasos o terminaría mojado, pero al verlo tal concentrado en su trabajo sería un crimen si cortaba tal trance. Mas al escucharlo gritar victorioso, fue el anuncio para acercarse hacia la pequeña laguna y echarse a la par de su compañero, flotando boca-arriba disfrutando de la frescura y de la sombra de los pequeños árboles que florecían allí.- ¡Muy bien hecho, Artemis! -Lo felicito con calma aquel lobo que, con sus orbes cerrados y los brazos extendidos hacia los costados, disfrutaba de la paz que le otorgaba el Oasis.- Estas aprendiendo a usar tu hocico para rastrear cosas pero esto es solo el inicio. Aunque bien merecido te lo tienes, así que disfruta todo lo que puedas. -Prosiguió en un intento por hacerle entender que su camino en esa área recién iniciaba, pero a la vez no quería bajar su moral que en tan alto lo tenía y no era para menos.-

De un momento al otro Mishael desaparecería a la vista debido a que se sumergió en lo más profundo de esa fuente de líquido, para reaparecer unos pocos metros de donde estaba en un principio. Allí el agua le llegaría hasta la cintura y todo su pelo se pegaba a su cuerpo dejando ver que tan largo se encontraba, pues incluso seguía hasta quedar en la superficie del agua y extenderse unos pocos centímetros de distancia de este.- Recuerda muy bien esta sensación de regocijo. Encontraras muchas emociones a lo largo de tu vida pero para mí, nada se compara a obtener algo por tu propia fuerza y esfuerzo. El sudor y el cansancio parece que le da otro sabor a las cosas cuando las probamos. -Comento aquel individuo tratándose de una sugerencia de quien creía que había experimentado muchas cosas en la vida, pero aun ni siquiera había llegado a la cuarta parte de la misma. A continuación hundió su cabeza junto con sus brazos dejando una leve joroba de su espalda en la superficie para que, a los pies del oji-verde, saltase un pescado con su boca abierta ahogándose al no estar en su entorno natural.- Comételo todo. Este podría ser nuestro único alimento durante días. Disfrútalo lo más que pueda y luego de una hora retomaremos nuestro viaje. ¿Entendido? -El trayecto de ambos por Hatari recién comenzaba y lo que hasta ahora parecía ser una dura prueba, no era nada comparado a lo que tenía Mishael en mente para que Artemis recordara cosas de su pasado como así también estuviera en sintonía con su Lobo Salvaje.-

Las uñas largas de sus manos se aferraron con fuerza en el cuerpo del pez, evitando así que siguiera moviéndose y darle el mordisco necesario a su cabeza para darle muerte. Incluso la cabeza era una fuente de alimento necesaria para existir en esa inhóspita zona, nada se desperdiciaba en el Desierto donde los Lobos mandaban.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Mar Dic 22, 2015 12:09 am

Artemis se sentia orgulloso de su trabajo, no era que hubiera hecho otras cosas por si mismo pero aquello era tan distinto en todos los sentidos que parecía casi irreal. El lobo mas joven jugueteaba en el agua sumergiéndose, pataleando y correteando por la orilla, no retomaba su forma humana pues secar sus ropas seria un fastidio... por otra parte al domestico le habían criado con el conocimiento de que era el pudor por lo que no se sentiría cómodo quitándose la ropa frente a alguien mas.

- Solo el inicio?, a que te refieres?, no habíamos terminado ya nuestra excursión? -

Pregunto Artemis agachando las orejas y dejando de menear la cola pues aquella introductorio le había parecido ya lo bastante difícil. Sin embargo no tenia derecho a quejarse, le había pedido a su compañero que le enseñara a ser un lobo y daría lo mejor de si para poder aprender, después de todo si había logrado con éxito superar aquellas dos pruebas seguro podría con las que vinieran mas adelante.

- Se podría decir que esta es la primera vez que me esfuerzo tanto por algo.... no se siente mal -

Admitió el laguz mas joven admirando el pescado que recién caia a sus pies, abriendo la boca y retorciéndose frente a el por la falta de aire. Artemis abrió los ojos como platos al mirar como Mishael simplemente lo descabezaba de una mordida y de hecho, se comía la cabeza. El lobo de fino y mullido pelaje entonces miro al suyo haciendo una mueca extraña de descifrar.... tenia hambre y bastante debía admitir sin embargo nunca en su vida se había comido algo que aun estuviese vivo. El laguz de ojos verdes abrió la boca para darle una mordida pero se alejo momentos después con un pequeño gemido acomplejado, intento morderlo por otro angulo y nuevamente pareció retractarse. Lo piso con la zarpa para que dejara de moverse mas la sensación resbaladiza de la piel del pez indefenso le causo cierto repelús y lo soltó casi de inmediato. Le pego un par de veces con las patas pero sus garras achatadas carecían del filo suficiente para terminar de matar a su presa, decidiéndose al fin por morderlo.

Era algo digno de verse, Artemis nunca había probado pescado que no estuviese bien cocinado y condimentado por lo que el sabor del animal per se le resultaba bastante fuerte y un tanto extraño. Morderlo y esculpirlo, morderlo y esculpirlo, varias veces realizo aquella labor hasta que finalmente opto por tragárselo entero, a final de cuentas su garganta en forma lobuna era lo bastante ancha como para realizar aquella labor.  

- Así que este sera mi único almuerzo en quien sabe cuantos días. Ustedes son capaces de sobrevivir solo con eso?, vaya.... ser un lobo salvaje es bastante admirable si me permites decirlo. -

No podía evitar recordar el pescado asado en jugo de lima y naranja que había probado en alguna ciudad costera cuyo nombre no recuerda, aderezado con un poco de pimienta.... comprado con eso este pescado le resultaba un poco soso pero increíblemente no llego a desagradarle.

- Ohhh, pero antes de continuar.... -

Artemis retomo su forma humana unos momentos, sacando de entre sus ropas una cantimplora de cuero y comenzando a rellenarla de agua hasta que estuviese a su máxima capacidad, después simplemente la guardo en su cintura y retomo su forma de lobo nuevamente.

- Con esto tendremos una pequeña reserva de agua disponible en una emergencia, ser precavido nunca esta de mas. -

Comento bebiendo toda el agua que le fue posible para hidratar su cuerpo nuevamente y caminando para quedar frente a su compañero, esperando que este no se molestara por su pequeña reserva de agua que llevaba a cuestas ahora.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Lun Dic 28, 2015 4:20 pm

A veces me pongo a pensar que tan mal te hizo la vida junto con los Beorcs -Se expresó el canino salvaje al oír las diferentes cosas que decía su compañero de viaje con respecto a la aventura, que recién iniciaron juntos como también verlo jugueteando como si de un cachorro se tratase, alrededor del agua.- Tan solo hemos viajado unas pocas horas y llegamos a nuestra primera parada. Aún nos falta recorrer el corazón de Hatari donde se forman fuertes tormentas de arena. Allí tendrás que saber cómo esquivarlas y en caso de quedar atrapado en una, conocer la manera adecuada para moverte. Saber cómo escapar de las arenas movedizas, buscar el alimento enterrado en la arena vaya a saber uno a cuantos metros. Definitivamente Artemis, esto recién empieza. -Comento con una gran sonrisa en su rostro, enumerando cada uno de los retos que tenía pensado hacerle pasar a su interlocutor mientras su pecho se inflaba con orgullo sabiendo que él ya las había pasado, hasta el punto de casi perder su vida en cada prueba.- Aparte ... -Allí la expresión de su rostro cambio a uno de desagrado e incluso irónico, pues una de sus cejas se alzó a lo más alto para ladear su rostro hacia la izquierda para luego a la derecha.- Nunca dije que somos capaces de sobrevivir con esto. Solo he dicho que sirve para aminorar el dolor del estómago producido por la falta de alimento, pues es mejor comer algo así de una buena vez que pasar semanas sin tragar ni siquiera carne podrida, sintiendo como las fuerzas de a poco, abandona tu cuerpo. Llegado ese momento, solo puedo asegurar que la arena y el sol se encargaran de darte una sepultura lenta. -Concluyo fijando su mirada en las distintas formas que intentaba comerlo ocasionando alguna risilla en el moreno, para luego resoplar con fuerza mientras asintió, una vez que este termino de comerlo por completo.-

Lentamente su figura se alejaría del corazón de ese Oasis revelando un cuerpo desnudo lleno de marcas tribales como también, permitirle ver a su compañero que tan largo se encontraba su cabello el cual prácticamente tapaba toda la parte trasera de su cuerpo. En cuanto noto que el agua ya no era un impedimento para moverse, este adopto su forma lobuna sacudiéndose de manera intensa, siendo su forma de secarse sin preocuparle si esto salpicaba al oji-esmeralda. Tampoco se rehusó a su idea de llevar algo de bebida potable durante el viaje, al contrario sino fuese tan orgulloso o tan alejado a expresarse, le hubiese dado el visto bueno felicitándolo ... Pero estamos hablando de Mishael, un lobo que se rehusaba a las muestras de cariño.-

Ya con todo preparado para iniciar otra vez el viaje, ambos lobos se pusieron en marcha adentrándose cada vez más hacia el interior de Hatari donde el sol abrasador se sentía con fuerza al no tener una pequeña sombra donde descansar. E incluso durante la hora que viajaban era una de las más peligrosas debido a la tan elevada temperatura, que se sentía en las palmas de sus patas pues el calor que emanaba la arena se hacía insoportable en algunas tramos teniendo que trotar o correr para aminorar la molestia.- Trata de no alejarte mucho de mí. Estamos adentrándonos en una zona donde el Desierto comienza a jugar con la mente de los viajeros y les hace ver ilusiones. Recuerda que estamos nosotros dos solos, no hay nadie más. Todo lo que escuche que no sea mi voz o mi fisionomía, es todo mentira. ¿Entendido Artemis? -La voz del peli-blanco reflejaba que tan serio era el asunto e incluso las facciones de su rostro se hicieron rígidas denotando lo peligroso que era la zona que cruzarían. Porque a diferencia de las otras, esta se trataba de una llanura hecha con arena, como si alguien hubiese barrido por allí dejando el piso de forma simétrica. Por el horizonte se podía ver la vista difuminada por tan intenso calor, mientras este cada dos por tres giraba su cabeza para observar por encima de su hombro, verificando que estuviese ahí.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Miér Dic 30, 2015 5:03 am

Artemis comenzaba a verse realmente preocupado con las cosas que decía su compañero, comenzando con las tormentas de arena y acabando por el hecho de que podrían llegar a morir de hambre en ese lugar. No importaba como intentara verlo, aquello no le sonaba bien por donde sea que lo mirase y extrañaba cada vez mas el hecho de poder dormir y comer en las posadas humanas.

Comenzó a seguir nuevamente a su compañero salvaje pues aun que así lo deseara en este punto no había marcha atrás pues no sabia como regresar por su cuenta. El calor era insoportable al grado en que varias veces considero el tomar su forma humana para deshacerse de su agobiante pelaje pero viendo como la arena le quemaba en las patas entendió que en ese momento dejar su delicada piel expuesta no era una buena idea. Trotaban, corrían y después caminaban para recobrar las fuerzas, no había donde descansar, ni una sola sombra misericordiosa que les brindara cobijo, estaban solo ellos dos.

Escucho las nuevas indicaciones de Mishael, en este punto estaba ya demasiado cansado como para quejarse así que se limito a asentir con la cabeza para darle a entender que había comprendido. Artemis andaba con la cabeza ligeramente gacha, jadeando con la lengua de fuera y de no ser por que su compañero le estaba monitoreando de vez en vez ya se habría quedado resegado bastante tiempo atrás, como miembro de una manada era débil pero por lo menos era determinado y se negaba a echarse para atrás a una petición que el mismo había hecho.

- Creo que entiendo a que te refieres. -

Comento el lobo mas joven alzando ligeramente la cabeza, admirando en el borroso paisaje la figura de una gran posada con una bella mesera a lo lejos sujetando un gran plato de comida y un tarro de bebida fría, invitándole a entrar al establecimiento con una sonrisa radiante.

- Se mira tan real pero.... no lo es cierto?.... que frustrarte.... -

Dio un pequeño traspié con sus propias patas y cayo de lleno en la arena sin sentir las fuerzas suficientes como para poder ponerse de pie. Resoplo unos momentos cerrando los ojos, si se dejaba vencer allí moriría y pese a que sentía el desasosiego de saber que no pertenecía a ningún lugar no deseaba morir.... había soportado crueles entrenamientos, humillaciones, todo para poder sobrevivir y si se dejaba convertir en un cadáver mas enterrado en las arenas de las dunas todo habría sido en vano.

Dio unos resoplidos mas fuertes mientras comenzaba a ponerse de pie con las patas temblorosas, su cuerpo para ese momento ya estaba medio enterrado en la arena gracias al viento que mantenía aquel lugar tan liso como si acabaran de peinarlo, se sacudió la arena del pelaje y obligo a su fatigado cuerpo a seguir avanzando.

- Esto no es nada.... he pasado hambre antes, he soportado cosas peores, puedo con esto.... puedo con esto.... no soy tan débil... no soy.... mas débil que ellos. -

Sentía que colapsaría de un momento a otro pero se las arreglaba para seguir a su compañero a paso constante a base de pura fuerza de voluntad. Quería demostrar que en realidad era fuerte, no a su amigo salvaje, no a los humanos si no a si mismo.... si quería dejar de sentirse como un gusano miserable e indefenso debía probarse que era digno de existir, digno de estar vivo. Finalmente y al llegar al primer lugar seguro Artemis simplemente se dejo caer respirando agitado como si la vida se le hubiese ido en ello.

- Como.... puedes soportar esto?.... incluso me pregunto como yo mismo fui capaz de soportarlo. Necesito un trago de agua.... aun que sea solo un poco -

Retomo nuevamente su forma humana tomando la cantimplora y bebiendo solo lo necesario para calmar un poco el calor y la fatiga, un par de tragos solamente aun que el recipiente tenia bastante capacidad. Lanzando un pequeño suspiro de alivio se la extendió a su compañero imaginando que el igualmente estaría fatigado y sediento.

- Toma unos tragos tu también Mishael, me sentiré como un cretino si soy el único que se refresca. -

comento dedicándole una pequeña sonrisa y meneando un poco su inquieta cola. Aun en esa situación Artemis intentaba mantener sus ánimos en alto pues de no hacerlo probablemente no se sentiría capaz de superar lo que seguía a continuación.

Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Sáb Ene 30, 2016 10:31 pm

Girando su cabeza hacia atrás, podía notar como su compañero lupino no estaba pasando un buen momento atravesando el desierto, para lograr re-encontrarse con su bestia interior salvaje. El calor abrasador, que no hubiese ninguna sombra a kilómetros a la redonda para descansar, las distintas ilusiones que cobraban vida enfrentes de sus ojos confundiéndoles aún más en donde se encontraban; factores que desgastaban no solo física sino también psicológicamente a los viajeros y a los autóctonos de Hatari. Por ello, más de una buena vez se decía que para subsistir en el desierto se necesitaba una mente fuerte antes que músculos y tan errado no estaba quien lo dijo, mas Mishael era la excepción a la regla, pues a pesar de ser un idiota e ignorante en muchos aspectos hizo de las suyas para llamar a ese entorno hogar.- Así es, Artemis ... Todo es falso ... -Afirmo a los dichos de su compañero bajando el ritmo de sus pasos, debido a que la distancia entre ambos se estaba acrecentando demasiado y si seguía, podría perderlo de vista ocasionando la muerte del oji-azul, algo que Mishael evitaría a toda costa. Aunque el momento de quiebre llego más temprano que tarde. Sus orejas se pararon al sentir el cuerpo pesado del moreno caer contra la arena para detenerse completamente y girarse sobre su eje, sentándose sobre las patas traseras. ¿Que iría hacer? Fue uno de los interrogantes que cruzo por la cabeza del Líder con respecto al muchacho, observándolo por el momento antes de decidir qué hacer. Para su sorpresa este saco agallas de donde vaya a saber uno, reincorporándose de forma temblorosa pero a fin de cuenta, dio el impulso necesario para seguir con vida en ese ambiente tan hostil.- Cada vez te vuelves más un lobo. -Añadió con cierta gracia en su timbre el moreno a su par, como si en lo fondo de aquello uno pudiese percibir cierta alegría y regocijo hacia el contrario. Como si lo estuviese felicitando a su manera.-

Continuaron con su andar por apenas unos pocos minutos más hasta que vio que los límites de su interlocutor ya estaban exigidos al máximo, dándole la oportunidad de descansar y reponer algo de fuerza. Por el contrario, el guía se encontraba en perfectas condiciones o por lo menos la fatiga y el cansancio no eran tan notorio en su fisionomía pues su respiración a pesar de ser agitada, no era algo errática sino más bien controlada por ahora.- Como todos los lobos de este sitio, lo soportas porque lo llevas en tu interior, en tu sangre. -Le hizo saber aquel termino que para Mishael era tan lógico como respirar, a medida que se transformaba en su fase humanoide revelando como su cuerpo moreno brillaba ante los rayos solares, producto de su sudor y caminata. Negó con su cabeza acompañado por un ademan de su mentón, señalando hacia su cuerpo.- Tómalo tú, que más falta te hace. Yo por ahora resisto un poco más sin agua. -Sentencio para darle otra oportunidad de refrescarse con el agua que se hizo en el oasis, a medida que sus pasos se acercaba hacia él acortando la distancia entre ambos. Y de forma inesperada apoyo una de sus rodillas en la arena para flexionar la otra hacia atrás, acompañando de forma lateral, ambos brazos hacia el costado de su cuerpo.- ¡Sube Artemis! -Si, así era. Había entendido bien. Lo estaba invitando a que descansara un poco del viaje, trasladándose en su espalda, siendo ahora él quien fuese un animal de carga para su compañero. Creyendo que no aceptaría a la primera o le parecería raro, rápidamente movió sus labios para explicar la razón, manteniendo su mirada hacia adelante.- No estás acostumbrado como yo a viajar por este terreno tan hostil y con senderos tan irregulares. Tus pies deben estar ardiendo por la temperatura constante del suelo, si es que no sufres ya quemaduras importantes en las palmas. Luego está el cansancio físico y psicológico que te expones al soportar semejante calor, sin ningún resguardo. -Sentencio, tomándose apenas unos pocos segundos para tragar saliva y continuar.- Has dado más de ti de lo que esperabas. Por ello descansa un poco. Deja que yo continúe, que estamos a tan solos unos pocos kilómetros de donde quiero llegar. Podrás dormir un poco mientras te tapas con esas telas la cabeza y de paso, actúas como sombra para mí.


Spoiler:
MIL DISCULPA POR LA DEMORA!!! EN SERIO!! ... NO TENGO PERDON DE NADIE PARA HABERME SALTADO ESTE TEMA TANTO TIEMPO .... CREI QUE LO HABIA RESPONDIDO Y HOY MIRANDO, POR LAS DUDAS, TEMAS ANTERIORES ME DI CUENTA QUE NO.... REALMENTE TE PIDO MIL DISCULPA ARTEMIS.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Vie Feb 05, 2016 9:04 pm

Artemis no insistió cuando su compañero se negó a beber de la cantimplora, tomando a su vez un par de tragos mas mientras que a su cuerpo le regresaba algo de vida. Mentiría si dijera que los pies no le ardían pues si bien ahora tenia calzado bajo ellos sus poco acostumbradas almohadillas antes estuvieron expuestas a las inclementes temperaturas de aquel infernal desierto por lo que presentaban la irritación característica de las quemaduras leves al igual que sus manos.

- Supongo que los lobos de Hatari somos huesos duros de roer, hahahaha.... ay.... aun que la verdad yo me siento mas bien como un cartílago -

Aun en una situación así el lobo mas joven se daba tiempo para bromear pues ya era un rasgo muy apegado a si el mantener los ánimos en alto cuando las circunstancias eran desfavorables. Artemis parpadeo un par de veces cuando su compañero se puso enfrente, al parecer con intenciones de llevarlo a cuestas el resto del camino. Las mejillas del laguz de ojos celestes se tornaron totalmente rojas y el pelo de su cola se erizo haciéndola ver mas esponjada.

- Pe.... pero llevarme a cuestas?, no quiero ser una carga, puedo continuar!!!... de verdad... puedo... -

Escucho las razones que le daba su compañero, lo cual le hiso soltar un pequeño suspiro de resignación pues por mas que aquello le fastidiara la verdad era que tenia toda la razón del mundo y ya fuera que caminara o lo llevaran a cuestas seguía sin cambiar el factor de que estaba alentando al pequeño grupo de dos. Sin embargo el hecho de que su colega le dijera que había resistido mas de lo que se esperaba le dibujo una pequeña sonrisa en el rostro, finalmente haciéndole acceder a su amable oferta. Deshizo su turbante quedando así una larga tela amplia la cual uso para cubrirse entero y, de esta forma cubrir también al otro lobo de los inclementes rayos del sol, no anularía el calor pero por lo menos les daría sombra para resistir mejor aquel insoportable clima.... las ventajas de traer ropa.

Artemis relajo su cuerpo un tanto cerrando los ojos y echando las orejas hacia atrás, ahora caía en cuenta el cuan cansado realmente se sentía. Sin saber exactamente como y cuando se quedo profundamente dormido, divagando en la espesa negrura que rodeaba aquel ambiente tan frió pero a la vez tan familiar. Escuchaba un pequeño canturreo que le arrullaba, acurrucado en lo que parecía ser un cálido y espeso pelaje mientras que una lengua cariñosa se encargaba de limpiarlo a conciencia. Un recuerdo muy remoto quizá de cuando era aun lactante y aun desde aquella tierna infancia ya parecía que su mundo estaba reducido al de una pequeña jaula. Sintió una mano tomarlo del pelaje del lomo lo cual le hiso chillar asustado mientras podía escuchar de fondo los ladridos iracundos de su madre.

"Es el único de la camada con pelaje blanco?, es demasiado pequeño y esta muy flaco.... no lo veo con muchas esperanzas"

"Los demás son de tonos grises obscuro, el es único que nació con el pelaje de la madre"

"Déjenselo a la loba otro mes a ver si sobrevive, si no, podemos hacer un par de guantes con el de todas maneras."

Por supuesto era imposible que entendiera en aquel entonces de que iba esa charla pero en la actualidad aquello le sonaba nítido y claro, aun que por supuesto aquello simplemente podría ser otra mas de sus pesadillas recurrentes o.... quizá, el mismo Hatari le estaba ayudando a recordar.

- Nghh.... donde.... estamos? -

Pregunto Artemis despertando un poco, entreabriendo sus ojos azul claro sin estar aun del todo lucido. Admitía que se sentía bastante mejor después de una siesta aun que no lograba ubicar a ciencia cierta cuanto tiempo había dormido.

Descuida:
No te apures, hasta a mi se me olvido que este tema existía XD. Podemos continuarlo si quieres, no tengo ningún inconveniente :D

PD: metí algo de relleno, espero no te moleste. Si cualquier cosa no te agrada avísame y edito.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Vie Feb 12, 2016 11:11 am

Como era de esperarse el otro canino se negaría de primera a la petición del guía de llevarlo a cuesta sin saber a ciencia cierta su motivo: tal vez porque ambos se trataban de machos y le era incomodo el ser cargado por un sujeto sin tela que cubriese su cuerpo; también cabía la posibilidad de que tuviera algo de orgullo propio y deseaba llegar a su destino por sus propias patas, sin ayuda de nadie. Pero al final término cediendo para terminar en la espalda del moreno el cual, al no imaginarse cuanto pesaría, termino de inclinarse hacia adelante hasta el punto de caer sino fuese por sus piernas, que se aferraron con fuerza evitando aquel infortunio. Inspiro profundo para que sus manos se aferrasen a la pierna del muchacho para impulsarse y de esa manera retomar el viaje hacia el destino que el oji-azul tenía en mente, y gracias a que el otro portaba ropa consigo la sombra no se hizo esperar trayendo alivio a su rostro maltratado por los rayos solares. Aunque otras de las cosas que no se hizo esperar fue a Artemis relajándose en la parte trasera hasta el punto de oírlo roncar un poco, parecía que estaba cansado del viaje y no lo había querido decir. Lo movería un poco para comodidad suya y a la vez que descansara más cómodo escuchando, como en sueño, canturreaba una melodía tan conocida por Mishael. Se trataba de una canción que usaban las lobas para que los cachorros pudiesen dormir con tranquilidad. Que nostalgia le trajo aquello y sin poder evitarlo, él también se sumó a su compañero desmayado caminando a través de aquel desierto tarareando con felicidad mientras su cabeza se movía de un lado al otro.-

¡Al fin despiertas! -Se expresó el lobo al otro, con un timbre elevado sin importarle que aún estaba medio atontado por el descanso. Siguió unos pocos pasos hasta quedar enfrente de dos enormes estructuras que solo él podía observar o notar, debido a que las telas que eran utilizadas como sombrilla impedían ver de qué se trataba. Sus piernas se flexionaron hasta que una de sus rodillas toco la arena y sus dedos aflojaron el agarre para que Artemis finalmente descendiera y caminara por sus propios medios.- Te he traído a lo que fue mi antiguo hogar ... o por lo menos el ultimo antes de que mi manada pereciera y yo fuera unos de los pocos que escapo con vida. -Sentencio con un timbre tan serio, mientras se apartaba de su interlocutor y lentamente se acercaba a unas de aquellas columnas. El tiempo y la arena habían hecho de suyo, enterrando gran parte de aquella estructura unos cuantos metros hasta el punto de que solo sobresalían dos pequeñas protuberancias alejadas de la otra por unos buenos centímetros. Subiendo por esa duna artificial llego a lo más alto, empezando a excavar entre la arena con sus manos sin importarle que la gran temperatura elevada y las heridas que portaba de antes, lo estaban quemando hasta el punto de dejarlo a carne viva aquella parte de su cuerpo. Tardaría algunos minutos hasta que finalmente revelaría lo que tanto deseaba mostrarle: enterrado por tantos años, el rostro de un lobo haría acto de presencia. Tallado a mano, en época muy antigua, aquel sitio se podría decir que era sagrado para ello o lo que recordaba el peli-blanco es que ahí se realizaban rituales importantes en ciertas estaciones del año. Ya sea para agradecerle a los dioses o tan solo dedicarles un descanso eterno y en paz a aquellos que no estaban en este mundo terrenal.-

Parece que el viaje ha servido para que tu memoria se refrescase un poco -Volvió a dirigirse para empezar a rodar cuesta abajo llegando a pocos metros de él, irguiéndose y sacudiendo la arena que se había pegado a su cuerpo o a su larga melena.- Cuando estabas dormido parecía tener una pesadilla o algo así, pero lo más importante es que recordaste algo importante y tal vez parezca una tontería pero es un adelante para nosotros. Tarareabas una canción de cuna de nuestra gente que usaba para los cachorros. -Se expresó animado el moreno al saber que en lo más profundo de su mente, de a poco, iba reviviendo secuencias del pasado. Aunque una vez al estar en ese sitio destruido por las clemencias del clima a la vez que se podía ver viejas huellas de batallas como flechas clavadas en la roca, espadas oxidadas o mangos de estas enterradas en la arena, pensaba que tal vez ... habían puertas del pasado que no tendrían que abrirse. ¿Había hecho bien en traer a alguien acostumbrado a la vida de los Beorcs? Mirando hacia adelante y bajando su mirada, por primera vez empezaba a tener dudas si hizo lo correcto o no.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Invitado Lun Feb 15, 2016 10:05 pm

Artemis fue bajado de la espalda contraria, quedándose sentado en la arena unos momentos dándose la libertad de bostezar y estirar sus brazos gracias a que su ropa actuaba como una fina capa protectora entre el y la ardiente arena. Miro con atención lo que parecían ser un par de columnas medio enterradas en la arena escuchando como el líder de su pequeña manada de dos le explicaba que antes aquello fue el hogar de su raza, o por lo menos del grupo al que Mishael pertenecía. Observo como el otro comenzó a escarbar con insistencia en la candente arena descubriendo poco a poco lo que parecía ser una increíble estatua de un lobo tallado a mano. El detalle de la estructura era bastante estilizado al punto de superar por mucho a cualquier estatua que hubiese visto jamas en la sociedad humana.

- Ah, Mishael, tus brazos!!!.... -

Se alarmo el lobo mas joven cuando su compañero al fin hubo terminado sin pasar desapercibidas las quemaduras que quedaron en sus brazos. Con premura Artemis busco en el cinturón de cuero y tela que traía al rededor de su cintura, sacando una pequeña botella de vulnerary y corriendo junto a su compañero para intentar curarle pues eso se veía doloroso. Se detuvo en seco abriendo los ojos con sorpresa en cuanto escucho los comentarios contrarios acerca de la canción de cuna que escucho en su sueño, haciendo que el peliplateado agachara la mirada y echara sus orejas hacia atrás.

- Creo.... que recordé algo pero no es muy agradable -

Comento francamente cortando un trozo de tela de su turbante y poniendo un poco de vulnerary en la tela mientras soltaba un pequeño suspiro, sin atreverse a mirar a su lobuno compañero a los ojos.

- Creo.... que es muy probable que.... yo estuviera en cautiverio desde antes de nacer. Puede que solo sea un sueño, de hecho espero que así sea pero... creo que desde que era aun muy pequeño yo ya estaba dentro de una jaula. Desde el principio era imposible que recuperase mis recuerdos de mi estado salvaje.... por que desde un principio nuca fui libre. -

Artemis miro unos momento aquel antiguo campo de batalla, un lugar donde lobos y humanos se mataron mutuamente a saber por que razon, una tierra sagrada profanada por la sangre de los lobos de Hatari. Por otra parte, si se ponia a pensarlo tenia sentido ahora el hecho de por que el solia someterse con mucha mas facilidad ante los caprichos humanos pues innumerables veces vio como muchos laguz preferían morir bajo torturas horribles a perder su dignidad ante los domadores que intentaban adiestrarlos. El básicamente había nacido y crecido en cautiverio, sumiso, asustado, un esclavo maleable y perfecto, un laguz sin ese orgullo tan molesto característico de su raza.

- De verdad crees que.... alguien como yo merezca estar aquí?. Siquiera fui capaz de llegar por mi propia cuenta y a lo largo de este viaje no he sido mas que una carga. De verdad.... soy digno de considerarme un lobo de Hatari? -

Apretó la tela bañada en medicamento que aun tenia en sus manos, con la mirada gacha sin saber como sentirse al respecto, asustado de como podría reaccionar su compañero ante aquello que recién le decía.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Eliwood Sáb Abr 16, 2016 11:59 pm

Tema cerrado.
Cada participante obtiene 80G.

Ya que el tema culminó antes de que se utilizase propiamente el gasto de curativo, este no es descontado.

Artemis obtiene un incremento de +2 EXP. Gracias a este, obtiene un nuevo skill en la rama Laguz (Lobo):

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Corazon%20Salvaje Corazón Salvaje - Permite al laguz permanecer en su forma animal por todo el tiempo que necesite, si se encuentra en una situación de presión en que le sea necesario estarlo. La urgencia puede hacerle ignorar el agotamiento hasta que el laguz decida transformarse de regreso, momento en el cual desfallecerá de cansancio.

El skill es agregado a la tablilla Skills por Clase/Raza, además de al perfil de Artemis. ¡Felicitaciones!
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) OaIUyNL
Lyndis Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) JEIjc1v

Especialización :
Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) NqTGGyV

Experiencia :
Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Fy4uE7I

Gold :
921


Volver arriba Ir abajo

Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael) Empty Re: Vive o muere!!!, la inclemente ley de las Dunas (Entrenamiento-Mishael)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.