Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Sáb Ene 02, 2021 12:35 am

En aquel momento, la afronta unificada que eventualmente se lanzaría sobre el Imperio Blanco estaba aún muy lejos; no había sido decidida, ni siquiera propuesta todavía. Más bien, lo que había era tan sólo duda, expectación y temor fresco.

Existía cuanto menos el conocimiento de las nuevas condiciones, la noticia del avistamiento de la líder emergida había tenido tiempo para esparcirse con urgencia, incluyendo todos sus detalles y mil aseguraciones de que lo relatado era exacto y veraz. Pelleas, por su parte, había recibido comunicación al respecto bastante pronto. Eran pocos los grandes sabios que aún vivían, la mayoría notoriamente jóvenes para un oficio al que en tiempos más regulares y apacibles se ascendía tras décadas, y casi todos tenían cierto grado de contacto mutuo. Era importante compartir noticias e intercambiar conocimientos, después de todo. Aún sin conocer a muchos de ellos en persona, Pelleas se mantenía al tanto de los nombres y no dudaba en sostener correspondencia según hiciera falta, con particular atención a aquellos a cargo de centros de estudio o instituciones, organismos por cuya conservación se preocupaba bastante. En aquellos círculos era donde más profundamente se habían hecho saber los detalles. Incluso se había divulgado un dibujo a carboncillo hecho por un testigo, mostrando el rostro de la mujer cuya aparición significaba muerte, allí donde anduviera.

Pelleas no cuestionaba las revelaciones. Entendía a la perfección el peligro vaticinado también. Y sin embargo, cuando supo que el gran ejército emergido, guiado por aquella líder, se había movilizado a Magvel y parecía destinado a las costas de Renais… cuando los supervivientes de la escuela nigromante de Grado, que además guardaban la biblioteca de Frelia, habían enviado palabra de auxilio y pedidos de asilo... no había habido otra opción para él. Pelleas, junto a un contingente numeroso y muy bien armado de daeinitas, se había encaminado a acudir. El mundo había perdido mucho en aquellos años de guerra, pero riquezas en conocimiento, documentos e irremplazables artefactos mágicos no eran algo que pudiera ser rendido. La escuela nigromante y la vieja biblioteca serían evacuadas por completo con todo lo que contenían. Defendiéndose, si era necesario. Ese era el plan. La movilización acabaría llamándose ‘el rescate de Frelia’, y si sobrevivían sus participantes, por seguro así sería escrita.

---

Pelleas miraba por sobre el hombro, nerviosamente, a cada tanto. Sus tropas estaban listas y vigilantes, cubriendo al formar líneas defensivas. Su rol como príncipe que las había traído era asegurarse de que lo estuvieran. Sin embargo, no cesaba de mirar al edificio de la gran biblioteca, cómo iban y venían los carros y carretas absolutamente cargados, cómo se ensanchaba el grupo refugiado, como se movían los que habían acudido al auxilio encargándose de todo. ¿Cómo saber cuando estaban listos? ¿O cuando les convenía partir y alejarse de ese lugar, aún si no lo estuvieran? Hacía dos horas que toda el área natural se había quedado en quietud, sin aves en el cielo ni animales salvajes en la cercanía, lo cual nunca era buena señal. El hechicero estaba inquieto. Apenas podía contenerse.

Y al fin, se rindió. Sin más que él pudiera hacer en su lugar, sino poner nerviosos hasta a sus hombres con su lenguaje corporal, se aproximó al inmenso edificio que alguna vez había sido tanto biblioteca como universidad y archivo, y se metió directamente dentro. Avanzó por el inmenso hall principal del que nacían todas las escaleras y pasajes, y al hallar al primer hombre que no tuviera el aspecto de un refugiado, sino un báculo consigo y ropajes que sugerían un oficio arcano o clerical, tras él se detuvo. - D-Discúlpeme, - Llamó por lo bajo. Para un hombre tan alto como era, sacaba poca voz y mucha menos, nula, imponencia. Al contrario, hablaba tímido y predispuesto a desviar la mirada si se le dirigía muy directa. - ¿Puede decirme cómo procede todo? ¿Podremos partir bajo luz de día, o tardaremos más aún? -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Sáb Ene 02, 2021 7:05 pm

Tener un cargo importante para Chon’sin era una gran responsabilidad, Kyleb se había vuelto sumo sacerdote de la orden y templo que servía , en poco ya había gente hablando de él, no solo por lo que ha logrado en el país sino por ser ahora una autoridad respetada para muchos, no un simple sacerdote como era antes. Las ocupaciones no era algo que podía evitar, Chon’sin seguía en recuperacion, gran parte de las aldeas y templos ya estaban en su máximo esplendor aunque aún faltaba por levantar, todo iba a buen rito que seguramente en poco ya podría celebrarse como se debe, el pelirrojo hacía lo posible por darles una mano a su gente, seguía siendo la misma persona de siempre sin importar lo que fuera, era algo que no cambiaba, aprovechaba de estudiar sobre diferentes cosas, había mejorado sus habilidades curativas e incluso debido a su cargo estar al tanto de otras autoridades e incluso posibles acuerdos que podían brindar.

Aunque ese honorable país pueda estar en tranquilidad, no era el fin de todo, algunos países no cayeron en la misma suerte provocando que su gente se movilice hacia países vecinos donde puedan acogerse debido a la emergencia que implicaba todo, con esto  la cosa era más seria de lo que se esperaba, ver a ese laguz garza aquella vez no era  una simple coincidencia y seguramente más cosas se desataron  que solo ese “encuentro”, a sus oídos y tras investigar llego la información de  ejércitos emergidos en ciertos lugares , estos siendo comandados por un ente de nombre “Kaltrina”, la cosa fue más para él con todo lo que supo, no negaba que cierto de miedo surgió con lo que logró recopilar.

La situación de cierto país llegó a sus oídos, aquella líder comenzó a movilizarse  desde Magvel hacia Renais siendo un peligro para dónde se dirigía, mensajes de auxilio fueron llegadas a Chon’sin provenientes de una escuela de nigromancia de ese lugar las cuales estaban protegiendo y guardando lo que podían de la Biblioteca de Frelia, tales situaciones le daban recuerdos de la Gran biblioteca de Ilia e incluso de la biblioteca menor que hay en Chon’sin, para los emergidos no les importaban ni las vida de la gente ni su esfuerzo en todo lo que ha logrado, era molesto para el chico. Con esto decidió viajar a Renais junto con un grupo de gente habilidosa con la espada y bien armada en las cuales pudiera ayudar con todo lo que se pudiera porque seguramente no sería el único atendiendo sus llamadas de ayuda sabiendo la gravedad de la situación.

...

La molestia del pelirrojo era creciente tras su estadía debido a que no iba armado, las prisas de viaje y ocupaciones le han hecho no darle tiempo para conseguir un tomo de magia nuevo, sin embargo no era todo malo, si poseía gente de su país dispuesta a  ayudar y pelear, podría estar de apoyo con su bastón y atender a los heridos los cuales hizo sin dudas en los momentos concretos que le requerían, las presencia de carretas y gente movilizándose hacían lo posible por recopilar todo lo que la biblioteca además de refugiar a la gente de ahí, prácticamente solo necesitaban terminar y esperar el momento adecuado.

Eso debería ser todo por este lado — comentó mientras un trío espadachines llevaban sus brazos llenos de material del lugar junto con gente que los acompañaba y empezaron a moverse, todo estaba más tranquilo en el interior de la biblioteca, demasiado tranquilo, a pesar de el tiempo de tranquilidad era inquietante, bastante inquietante, le ponía algo ansioso, como si tuviera flashbacks de cuando Chon’sin estaba invadido, «Solo debo tranquilizarme, todo estará bien, hay más gente aquí dando una mano» pensó suspirando  y sosteniendo el bastón en sus manos , por más que estuviera en zona “segura”, la soledad no le daba una buena espina «¿Faltara algo más? ¿alguna cosa que aun no mandan a la carreta? ¿algún refugiado? deberíamos partir pronto si ya estamos en condiciones »  estaba consciente que la noche no era una opción, mientras más pronto evacuen en lugar, menos probabilidades había de toparse con el peligro que se acercaba.

Una voz interrumpió el silencio de forma bastante tímida, Kyleb al sentir su voz volteó notando una figura más alta que él, de cabellos morados y de ropas particulares, estaba consciente que había más gente en este lugar, en especial de Daein, no estaba seguro si alguien como el príncipe de Daein vendría al lugar, sin embargo no estaba para pensar en esas cosas, ayudar a aquella gente con lo que habían llamado “Rescate de Freila” era prioridad.

“¿Puede decirme cómo procede todo? ¿Podremos partir bajo luz de día, o tardaremos más aún?”

El pelirrojo aclaró un poco la garganta antes de hablar —  Con revisar que no quede nada más, podemos partir lo más pronto posible, es lo mejor si vamos a la luz del día al tener buena visión del camino— respondió luego de observar al contrario de mejor manera intentando mantener su cuerpo en calma , si los vigilantes o alguien avisaba que todo ya había sido evacuado, la salida del lugar sería lo propio. Viendo al más alto, intentaba ver si se cruzó con esa persona antes en todo el ajetreo, posiblemente solo paso por su lado, posiblemente no, realmente todo el proceso del rescate no daba ni tiempo para simplemente interactuar de manera amena que no sea palabras de liderazgo y orden — ¿Algo más en que pueda ayudar? — preguntó mirándole fijamente porque no solo el desvío de la mirada no daba buenas señales, posiblemente de inquietud o ansiedad — ¿Todo bien? —  soltó solo para asegurarse ya que posiblemente solo está equivocado  « Tal vez no sea el único que sienta esa sensación de inquietud  con todo esto » pensó con cierta preocupación.


Última edición por Kyleb el Jue Ene 07, 2021 4:51 pm, editado 1 vez (Razón : detalllitos)
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Jue Ene 07, 2021 4:46 pm

Todo se había movido a prisa, tan a prisa como era posible dada la necesidad de la situación. Como resultado, Pelleas estaba lejos de tener una idea clara de cada figura prestando auxilio allí; tan sólo entendía vagamente, por banderas y aclaraciones rápidas y pasajeras, qué reinos o qué gentes habían aparecido. Emblemas de Chon’Sin, Senay y desde luego Daein circulaban, había numerosos civiles jehanes y de otros rumbos hasta donde había sabido, pero saber los nombres o poder reconocer con quien hablaba estaba fuera de cuestión. Como mucho le parecía que aquel era del grupo de Chon’Sin. Igualmente, lo importante para él no era eso, sino la respuesta que le daba: justo la que quería oír. ¡Qué bienvenida le era! Sus hombros bajaron un poco al dar un suspiro de alivio momentáneo, sabiendo que su ansiedad podía terminar pronto. Quizás, hasta nada malo llegara a ocurrir.

- Ah… con eso es más que suficiente, entonces. - Le dijo. Estaban rescatando y llevándose mucho más de lo que él había pensado que lograrían, en todo caso, pues no se había imaginado que tendrían tanto tiempo sin la intervención de los invasores. Presintiendo que sonaría un poco demasiado aliviado, se apresuró a dar explicación: - Aún ahora no puede asegurarse si los emergidos tienen nuestro mismo grado de inconvenientes en la oscuridad o si pueden guiarse en ella con soltura, pero sea o no, no les ha detenido de realizar maniobras nocturnas todo este tiempo… yo también deseo partir cuanto antes. - Dijo, culminando con un carraspeo que intentaba pasar por casual.

Pero era igual. Su disposición debía haber traicionado más sus consternaciones de lo que pensaba, porque el joven en túnica roja le preguntaba si se hallaba bien de modo directo. Seguramente algo había mostrado. - Ah, err, disculpe, yo… - Pelleas trastabilló enseguida con sus palabras, dando un paso atrás pero sin hallar que le sirviera mucho para sentirse oculto. Ya había quedado en evidencia. Se rindió, tomó aire, se enderezó un poco y habló otra vez, más pausada y seriamente. - … aunque quizás no lo parezca, le aseguro que he tenido cierta cantidad de encuentros con emergidos. Estoy acostumbrado a ello. Prometo que no estoy… temiéndoles, simplemente. Es sólo que esta vez, en particular… lo que está viniendo a este continente… - Dijo, mas le faltaban las palabras exactas para explicarse. Incluso estando más compuesto y mirando contemplativamente un punto indefinido de la sala, no las hallaba. - Esta vez es distinto. Todo se siente… -

No, eso era lo mejor que podía llegar a dar. Y si hablaba de instintos o presentimientos basados en nada, simplemente sonaría ridículo. El príncipe hizo un corto gesto negando con la cabeza y abrió la boca para decir algo más, probablemente algo más o menos referente a que le ignorase, pero le interrumpió en ese momento la aparición de un grupo de hombres bastante amplio, algunos armados como espadachines y otros simplemente del lugar, que llevaban los últimos cargamentos en alforjas de mano o al hombro. Parecía que era la última carga. Al pasar, le hacían un gesto con la cabeza al joven con el que Pelleas hablaba, como una señal de cumplimiento de su tarea. Al mirar derredor, Pelleas constató que quienes salían del edificio no estaban volviendo a entrar, ya solo vaciando, retirándose. Sin meterse en las palabras que los demás intercambiaran, sólo les imitó en moverse, ir saliendo junto al joven de la túnica roja.

- Um. No le he preguntado su nombre. ¿Puedo? - Le parecía momento oportuno para preguntar. Al menos como interludio, pues aún le interesaba lo que fuera a responderle sobre el asunto interrumpido. - El mío es Pelleas, de Daein. - Inclinó la cabeza al presentarse, en tanto salían. El día había estado nublado todo ese tiempo y era difícil medir el descenso del sol cuando de por sí no estaba muy luminoso allí afuera, opaco y sugiriendo quizás alguna lluvia primaveral.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Mar Ene 12, 2021 3:56 pm

Parecía que el contrario estaba un poco aliviado con su presencia, era bueno si lo que esa persona de túnica particular buscaba  era alguien de tales aires que al menos no estuviera tan rígido con la situación, escuchando las palabras del chico sintió como en sí tenía razón, ciertos recuerdos venían a su mente de experiencias anteriores, experiencias nocturnas con aquellos seres invasores en Chon'sin, si bien la prioridad era evacuar el lugar lo antes posible Kyleb seguía firme con la idea de ir con luz en el ambiente que en plena oscuridad. A pesar de sus preguntas, el más alto comenzó a comportarse algo… ¿nervioso?, el pelirrojo no estaba seguro, parecía como si el cuerpo ajeno se había traicionado a sí mismo — ¿Huh? — fue lo único que sonó de su boca al ver como el contrario retrocedía un paso, Kyleb creía por unos momentos que había hecho mal en preguntar, no obstante, quien  estaba a su frente estaba volvió a hablar nuevamente.

« Esto no parece terminar  » habló mentalmente mientras oía al más alto, era bonito ver como Chon'sin se libró de aquellos enemigos, sentir esa paz de que todo estaba volviendo a como era antes, sin embargo, la paz en uno no era total en todo el mundo, otros países no corrieron la misma suerte y nuevamente  sentir esa inquietud, esa sensación de que algo se avecinaba en cualquier momento era estresante, inquietante, sonaba molesto hablar de un tema tan polémico mundialmente y más cuando Kyleb sentía la sequía del entorno, la muerte de la vida vegetal, la soledad de lo ya destruido, la sensación que algo malo se acerca cuando estas en pleno campo de batalla, posiblemente cosas que cualquiera podía parecer locas frente a otros pero las cosas para el sumo sacerdote eran así ¿Cuando esto tendrá fin?.



Antes que la conversación tuviera más flujo y pudiera dar alguna respuesta, fue interrumpido por un grupo de hombres bastante amplio, armados, algunos identificables para el bajo, otro simplemente parecían parte del lugar, llevando lo que faltaba por sacar, Kyleb suspiró con algo de alivio al ver como iban llevando lo último que quedaba, quien estaba a su lado dio la señal de que la tarea se había cumplido por el cual el pelirrojo sonrió con levedad sabiendo que ya solo tenían que avanzar e irse del lugar. Notando de reojo como simplemente era una salida como tal sin volver a los interiores de la estructura, limitándose a unirse lo que hablaban las personas que a moverse hacia el exterior  y mientras cargaba su bastón, Kyleb avanzó junto con el chico que se había topado hace unos momentos.

"Um. No le he preguntado su nombre. ¿Puedo?"

Por supuesto — respondió amigablemente — Mi nombre es Kyleb, de Chon'sin, un gusto — inclinó levemente la cabeza como si quisiera hacer una pequeña reverencia sabiendo que mientras caminaban, aquello no era posible.

"El mío es Pelleas, de Daein."

Kyleb se limitaba a decir usualmente su país natal ya que a estas alturas todos lo conocían por ser de Chon'sin, su cargo de sumo sacerdote, sería extraño  decir que era de Ilia sabiendo lo que le tienen tan marcado pero claro los únicos que sabían de eso era un límite muy corto de personas, entre ellas el pelinegro que estimaba mucho. Hablando de ello, oyendo la presentación del contrario, sus ojos tintineaban un poco por sorpresa , si se llama Pelleas era el mismo que le hablaron cuando estaba en Ilia, el mismo príncipe del país que nombró.

Entonces usted es… —no esperaba tampoco tener una figura de gran autoridad frente a él y más sabiendo que estaban teniendo una conversación posiblemente calmada e incluso llegando a lo casual y más ahora que podía verlo mejor bajo  luz de las afueras — Me han hablado cosas buenas de usted en la gran biblioteca de Ilia, la vez que fui con mi mejor amigo a hacer una investigación ahí además de ayudar en lo posible con los ataques de emergidos. Es un honor conocerlo. — mantuvo una sonrisa agradable y sin que parecería un pequeño niño emocionado, intentaba limitarse a cualquier cosa que podría incomodar incluso hablar de lo que ya habían hablado previamente con su mejor amigo, aquella cierta situación , tampoco  quería extenderse a  un punto que pareciera nerd de biblioteca que habla y habla, por ende, queriendo ser más conciso, prefirió contestar lo que anteriormente le habían interrumpido— y retomando lo de antes…. no te preocupes, hasta el guerrero más valiente puede sentir la sensación de temor alguna vez — comentó — He tenido también esas experiencias, más de una vez  contra emergidos , salir de mi país quien finalmente se liberó de ellos e ir a estos lares a dar una mano en lo posible, como bien dices, ahora todo se siente , las malas energías se sienten, todo se vuelve a vivir de alguna manera, con ello hay que ser fuertes, y no me refiero físicamente, sino mentalmente — tras ello suspiro levemente esperando la respuesta de Pelleas  o almenos de todo lo que ha dicho.
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Jue Ene 14, 2021 9:08 pm

Salir al exterior, sentir que las cosas progresaban y que el tiempo de sola espera terminaría, todo le ayudaba en cierta medida, si bien no barría por completo la inquietud. Mientras podía, Pelleas cuanto menos se distraía un tanto con la compañía que tenía; contar con alguien a quien expresarle sus dudas, alguien que las compartiese y pudiera comprenderlas, no fallaba en alivianarlas un poco. Además, escuchando de quien se trataba, hasta se alegraba. El nombre lo reconocía, había sabido que un sabio de bastante poder en lo mágico había sido puesto a la cabeza de la orden de Mila y hasta había pensado en ponerse en contacto, sólo que no se había esperado que ocurriera por azar, en esas circunstancias. Más aún, parecía que el joven ya lo reconocía a él, de curiosa fuente.

- ¡La biblioteca de Ilia! Ha sido tanto tiempo desde que la visité, vaya… es un poco… me pone un poco alegre ser recordado allí, en verdad. También, saber que sigue en pie. - Ser reconocido, y más aún, ser tratado con honores siempre ocasionaba una pizca de nerviosismo, ponía una expectativa imaginaria sobre él que le preocupaba y que preferiría no tener. Pero se sobreponía a eso la agradable noticia, pues por como lo decía el otro, era claro que aquella biblioteca cuanto menos seguía funcionando. Quedándose con la sonrisa en el rostro, negó un poco con un gesto de la mano. - Por favor, no se preocupe, sólo soy un hechicero… esto, más bien, déjeme felicitarle por su cargo, sumo sacerdote Kyleb. Es bueno saber que Chon’Sin tiene a un mago de grado con el que contar. - Habló un poco aprisa, sacándose el enfoque de encima rápido donde podía.

Además, había cosas más importantes. Pelleas se silenció mientras oía al otro, dejando la vista en el camino adelante que transitaban, en las filas que se organizaban para partir. Muchos parecían cargar el mismo aire de cautela y aprehensión, otros simplemente de concentración tensa. El ejemplo de lo que Kyleb decía estaba justo ante los ojos. El príncipe asintió con lentitud. - Sí… algo me dice que tiene la razón. Es precisamente la fortitud mental… - Dejó aquella línea en el aire, para no mencionar que era también la más difícil de sostener. En su lugar, volvió el rostro para mirarle contemplativamente al responder, sin alzar mucho la voz. - Después de todo, ¿no le da a usted también la impresión de que, a cada logro que conseguimos, a cada gran victoria que tenemos contra los emergidos, le sigue algo cada vez más difícil? Creí que los laguz emergidos serían lo último que nos aguardaba. Pero tal parece que no. - Y lo que les estaba pisando los talones allí en Renais sonaba igual, como salir de la sartén para caer al fuego, pero mejor no conjeturar. Además, la conclusión no cambiaba mucho. Esbozó una sonrisa de disculpa. - Claro, no intento ser pesimista, es sólo una impresión. No tenemos opción sino continuar, ¿verdad? -

Hablando de pesimismo. Habiéndose adelantado más y alcanzado el grueso del grupo de auxilio, no tardaría en verse descender a los pocos wyverns que habían hecho un sobrevuelo final de reconocimiento. Aunque Pelleas se dirigía en su misma dirección, uno de los jinetes pareció tener prisa en apearse e ir a su encuentro. El joven de cabello ondulado le dirigió una rápida, tensa mirada al sacerdote a su lado al parar. Ya no podían ser tan buenas noticias.

- Príncipe. Está comenzando el transporte hacia los barcos, pero tenemos motivo para sospechar que el enemigo ya nos ha detectado y prepara una emboscada. Parece que han enviado una pequeña fuerza de avanzada adelante para interceptarnos. Seguramente, para que el resto de sus fuerzas puedan darnos alcance. - Fueron las palabras dadas enseguida, frontalmente, por el soldado. No había sutilezas entre aquel ejército. Pelleas sólo respiró hondo un momento, sin señal de exaltación, sino sólo de estar sumido en pensamiento, llevándose una mano al mentón. Entonces, con un asentimiento corto, respondió. - … entiendo. Parece, entonces, que tendremos que abrirnos paso. Y rápidamente. Una vez que embarquemos no será un problema, así que… enviaremos un mensajero adelante, de modo que los barcos estén tan listos como se pueda. Nos abriremos paso con todo lo que dispongamos y resguardaremos los carros y a los refugiados tras nosotros. - Dijo. Habían luchado tantas veces, no hacía falta tratarlo como si fuese distinto. No había por qué dudar que tuvieran el poder suficiente para la maniobra. El soldado captó las instrucciones, se inclinó ante el príncipe y se separó para remitir el plan.

Pelleas, entonces, volvió la cabeza una vez más hacia el joven a su lado. De alguna forma, no había razón para sorprenderse ni nada de lo que lamentarse. Era un suceso que venía presintiéndose, el de que tendrían que combatir. No obstante, esa vez en particular… - Tal parece que están bien liderados. Rara vez conseguirían adelantarse así a los hechos y obrar tan eficazmente. Sacerdote Kyleb… ¿nos acompañarán usted y los suyos en la línea frontal? -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Vie Ene 15, 2021 8:31 pm

No negaba sentirse algo avergonzado al ser reconocido con solo su nombre, se notaba que desde que llegó a ese cargo todo se esparció en algún momento sin ni siquiera notarlo, parecía menos reciente que le hablaran del Príncipe que hablarán de él mismo. Su cabeza intentó procesar un poco lo que había dicho el más alto, no quería dejarlo hablando, era tonto pero no evitó sonreír igualmente, es bonito sentirse halagado y reconocido si se piensa detenidamente, reconocido por otras personas incluso por alguien de autoridad importante — Oh...Muchas Gracias —  rió un poco mientras se rascaba un poco la mejilla con uno de sus dedos, se sentía como un niño pequeño que siempre quiso ser reconocido de alguna manera , era demasiado la situación peor se sentía a gusto hablando con alguien como él, entonces si las buenas hablas eran ciertas, él era diferente al resto de gente que era experto en las artes oscuras.

La conversación se sentía amena y agradable, al menos un poco para soltar ciertas tensiones y no estar inquietos en toda la salida, seguía escuchando a Pelleas mientras veía que responder —  No puedo negar que es así —  le contestó —  es como si vas por una escalera bastante larga en el cual avanzas sea subiendo o bajando, dependiendo como quiera interpretarse , y que a medidas que avanzas más difícil es lo que te topas. Creí que los emergidos en  Chon’sin y los de Ilia era un gran obstáculo que superar pero simplemente parecen ser una zona más de eso que se superó  y que más te aguardan en el avance. — No podía quedarse con mentiras, las cosas parecían subir de nivel, como si tu progreso y logros de ser lo que ya eras , el esfuerzo que has hecho, el destino prueba más tu valía y tu ayuda al resto, había peleado con emergidos grandes e incluso los más astutos, ahora ni pensaba lo que le podría deparar en cualquier momento —  No se preocupe, es entendible. Aunque solo quede avanzar, yo intento mantenerme optimista en el trayecto y como dicen... la fé y la Esperanza es lo último que se pierde.

Aunque intentara evitar el aire pesado que implicaba el tema y ya estando en el exterior,  un grupo de gente montada en wyverns descendió tras hacer un reconocimiento, por más que las cosas se vieran simples o tranquilas , uno de los jinetes de ese grupo se apresuró a dirigirse al príncipe que estaba a su lado, sintió la mirada ajena del contrario hacia el pelirrojo de forma rápida provocando a que se mentalizara de inmediato. El jinete comenzó a hablar con el hechicero mientras simplemente Kyleb escuchaba , los dedos se tensaron mientras sostenía su báculo con solo oír el intercambio de palabras que daban «Estábamos tan cerca de irnos ya » comentó en su mente, todos querían paz, no solo él, evitaba pensar que tarde o temprano ocurriría algo de esta magnitud pero claro, lo inquieto de todo en plena tranquilidad era muy obvio , podrían simplemente embarcar y ya en ese trayecto, pero no cedió, Kyleb intentó respirar calmadamente, ya estaba acostumbrado a esto, ya estaba metido en esto, tenía que hacer lo que fuera para que todos por fin puedan viajar lejos de la zona.

Cuando la conversación terminó, el Príncipe se acercó al sumo sacerdote a hablarle de mejor manera lo que sucedía, de forma clara y concisa, los emergidos parecían esta vez mejor preparados que en encuentros anteriores,  Escuchar la propuesta del contrario sobre si él  y sus espadachines  le acompañaran a la línea frontal era algo que no podía rechazar — Por supuesto — Afirmó —  Reuniré a mis espadachines para que se unan a los suyos en rápidamente  — con esto se movió al ver a uno de los suyos  cerca y asi el aviso se esparciera más rápido al resto.

Mientras todo se preparaba de forma posiblemente rápida , Kyleb mentalmente se frustraba de haber llegado al lugar sin algún tomo elemental consigo, porque de ser así podría haber pedido ayuda al príncipe en hacer un ataque más fuerte juntos al estar  ambos familiarizado y con habilidades en las artes mágicas sin importar lo opuestos que eran en aquella rama pero… no tenía un tomo y solo podía estar de apoyo en aquella línea.

¿Señor Kyleb está seguro de esto? — preguntó uno de los espadachines mientras avanzaba el grupo hacia su posición junto con el príncipe y sus hombres.

— soltó tras un pequeño suspiro  en silencio, había explicado lo suficiente de lo que estaban todos conscientes a hacer , así sus hombres estuvieran preparados sea físicamente y mentalmente — sé que por esta vez mi magia no estará presente en la batalla pero eso no implica que pueda darles una mano de forma curativa— explicó ya que había dicho previamente la falta de su arma  principal en la llegada a Renais, incluso debido al apresuro no daba ni tiempo de conseguir uno nuevo por ende había que  hacer un plan diferente — protejan a aquellos que hayan sido heridos sean sus compañeros o nuestros aliados en el caso que se dé ese infortunio, procuraré curarlos lo más rápido posible para puedan seguir dando lo suyo hasta que todo esté libre y podamos embarcar. Debemos ayudar con todo lo posible — y con la disposición del resto se reunieron con el resto para que pudieran tomar sus posiciones.

Kyleb se acercó hacia Pelleas cuando estuviera listo por su lado y así poder hablarle — Tenía un par de Ideas para sugerirle pero por mi pequeño inconveniente tendré que descartarlas— inhalo un poco entre sus nervios —  Si le soy sincero, no llevo un tomo conmigo desde que llegué, por ende estaré de apoyo con mi báculo a todo aquél que sufra daños en combate. — En sus interiores se sentía molesto por no tener su arma consigo peor intentaba reprimirlos ya que era una pérdida de tiempo calentar su cabeza con algo así « ojalá fuera sencillo dar bastonazos a emergidos y ya » se dijo a sí mismo mentalmente sabiendo que esa tonta estrategia no funcionará a estas alturas.
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Mar Ene 19, 2021 10:20 pm

No había nada más que hacer, sino aceptar lo que venía y prepararse para enfrentarlo. Naturalmente, no había demoras ni dudas. Simplemente, cada uno había pasado sus órdenes y era sabido lo que debía hacerse a continuación. Sonaba mal augurado ahora, pero como ellos mismos habían dicho, sólo se podía avanzar. Pelleas sólo asintió por lo pronto, ofreciendo una sonrisa agradecida al sacerdote por su disposición. En verdad no veía con pesimismo el asunto, a combatir no le temía y si todos ellos estaban vivos a esas alturas, era porque lo habían hecho más de una vez. Sabrían encargarse de ello, a fin de cuentas estarían bien. El murmullo pareció salir por sí sólo, más fácil de lo que debería. - En efecto… a avanzar será. -

No tardarían mucho en, eficazmente, instruir a los refugiados a que avanzaran ellos y los carros de carga lo más cercanamente reunidos que pudieran. Quieres fueran capaces de combatir entre ellos estarían listos para defenderse en caso de necesidad, así como una parte de las fuerzas que se iba posicionando ya a su alrededor. Entre tanto, el grueso de fuerzas armadas se adelantaba en una formación amplia. Todo se hacía sin detenerse, se ajustaba y formaba al paso, pues no tenían tiempo que perder y la marcha ya había empezado. Pelleas, por su parte, no dudaba en posicionarse en la avanzada, acompañado por un par de los discípulos de su escuela que habían venido, magos oscuros como él, y algunos de sus jinetes daeinitas que le hacían guardia. La mayoría de los wyverns habían tomado el cielo nuevamente, otros andaban por tierra con pasos rápidos y sorprendentemente ágiles. No muy lejos detrás se hallaba el considerable grupo de la escuela necromante de Grado, que habían acudido también a la evacuación.

Compañeros de la doctrina tendían a preferir el estar cerca los unos de los otros. Fue al mirarles por sobre el hombro con una sonrisa satisfecha, que Pelleas divisó al sacerdote de Chon’Sin retornando cerca. Ostentaba también el cargo de líder, después de todo. Y allí estaba, en la línea frontal tal como había ofrecido. El príncipe le recibió con un ademán calmo, inclinando la cabeza un poco para no alzar la voz por sobre el ruido de la marcha mientras no estuviera cerca. No era bueno tratando con extraños, más bien, no era bueno interactuando con seres humanos en general, pero los sabios y sacerdotes eran su calaña y encontraba que podía tratar con Kyleb sin particular temor. Ciertamente era preferible tratar con él, con quien tenía más de una cosa en común, que tener casi encima a los soldados, que todavía le veían en su mayoría como un muchachito mil ligas por debajo del rey. No dudó en caminar a su lado, pudiendo escucharse bien así entre el sonido de armadura en movimiento, carros, voces murmurantes y patas de wyvern.

- Entiendo la frustración… pero un clérigo de alto rango es igual de buen recurso. Me temo que no los tenemos en abundancia aquí mismo… - Le respondió, al tiempo que echaba una mirada de curiosidad derredor, revisando, buscando. Se había reunido una buena coalición, pero de entre todo lo que había, clérigos peregrinos no eran parte. Sería afortunado que no necesitaran apoyarse mucho en curación, pero para el trabajo que hubiera, estimaba que estaba viendo pocos bastones. Ni se le había ocurrido traer el suyo, que le parecía que ya estaba dominando utilizar. Pero Kyleb era un mago ante todo, hasta donde sabía; no podía decir que no comprendía la molestia.

- De cualquier modo, esto, déjele los hechizos a nuestros camaradas de la escuela nigromante y a Daein por esta vez. Hemos… venido plenamente preparados. - Al decirlo, se apartó un poco de un hombro la capa, tomando lo que guardaba debajo en un bolso de tela fácilmente confundible con la túnica. Sin dudar, pues no le parecía que estuviera ahí el secretismo de la doctrina, le enseñó al sacerdote el tomo que extraía y que se quedaba entre manos: un libro de gran tamaño, con herrajes dorados en cada esquina mas sin nombre discernible sobre su tapa. Desde luego, no asumía que un sacerdote de Chon’Sin conociera un tomo que había estado prohibido por blasfemo y confinado en Begnion por siglos como Baalberith, pero creía que su presencia era suficiente presentación. Desde su punto de vista, que sentía su pulso vivo como un susurro dentro del oído, así bastaba. Sonrió para sí, sosteniendo el tomo con confianza y volviendo a cubrirlo un tanto con la capa. - ¿Ha tenido experiencia con la magia arcana, sacerdote? -

La marcha se movía por los pocos restos de la pequeña ciudad que alguna vez había existido alrededor de la gran biblioteca, y la arboleda circundante que había estado invadiendo más y más el camino gracias al abandono. La vista resultaba impedida así, pero el puerto seguramente estuviera más allá de todo, a alguna distancia prudente. Los soldados no se separaban para escudriñar entre los árboles. Se sabía demasiado bien que los estaban esperando, no había por qué entregarse tanto al peligro cuando el enemigo, lo quisieran o no, lanzaría su intento de emboscada. En algún punto, en cualquier momento...
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Dom Ene 24, 2021 12:20 am

Ya veo — Fue lo primero que soltó cuando escuchó hablar al Príncipe responderle, tener siempre un clérigo en las filas es algo infaltable, socorrer heridos, salvar gente, la idea de estar “desarmado” lo habìa segado unos momentos, no acostumbraba a estar sin un tomo guardado y más cuando las condiciones en Chon’sin eran diferentes a la actual, no era hora de frustrarse por ese detalle aunque se sintiera algo molesto por ello. El chico se mentalizaba un poco mientras el más alto continuó con la conversación — es bueno saberlo, nunca se va a esperar de situaciones así y más en estos tiempos —  suspiro leve, ya quisiera despreocuparse de todo un solo momento, no de sus ocupaciones como Sumo Sacerdote , sino sobre la existencia de los emergidos, dejar de sentir miedo, dejar de sentir paranoia, lo de su país actual y el natal ya estaban seguros, sin embargo, en ciertos lugares seguía igual,  entre la conversación  Pelleas sacó un tomo ciertamente grande de bajo sus ropajes y bolso, sus detalles eran peculiares, no parecían ser de un elemento conocido o algo que haya visto leído, tal vez reduciría algo mediante su apariencia pero era algo totalmente desconocido para él, los ojos verdoso del pelirrojo mirando el artefacto de forma curiosa hasta que el príncipe lo cubrió con su capa.

“¿Ha tenido experiencia con la magia arcana, sacerdote?”

Una pregunta ciertamente esperable a pesar que lo tomó algo por sorpresa — hm….podría decirse que si — afirmó mientras miraba a cada persona preparada mientras el avance se daba  hasta fijarse en con la mirada de forma discreta a cada mago oscuro cercana a su rango de vista — Soy de una rama mágica diferente a la suya , como era de esperarse, no estoy capacitado para usar ese tipo de magia a mi voluntad, sin embargo, he peleado junto unos pocos magos de dicho elemento, he hablado con algunos e incluso me enfrenté con algunos emergidos que manejan la misma rama—  no podía negar que algunos magos oscuros eran raros, siniestros, otros bastante tranquilos, tal vez carismáticos, a pesar que todos comparten sus creencia con Grima, había recordado la vez que tuvo un crush con una maga oscura antes de que Chon’sin fuera invadida, se fue antes que esa desgracia ocurriera y jamás la volvió a ver, recordó que un bibliotecario de Ilia ofreció aprender algo de esas artes, intentando convencerle las ventajas de esta entre otros argumentos, tras sentirse “sofocado” por esa persona sabiendo que solo fue por un libro de dicha índole, Kyleb optó por excusarse de forma educada y volver a la sala para seguir con la investigación, sin olvidar recordar cómo junto con un Mago oscuro de nombre Henry, combinó su magia de ánima con la oscura para crear una esfera bastante grande de viento oscuro para arrasar a un grupo de enemigos que se componía de un mago emergido comandando sus tropas cerca del Gran Árbol de Mila, tras derrotarlos la neblina presente se disipó, no obstante, sentir la magia contraria a la suya le dio una sensación un tanto extraña e incluso influenciable a lo que había pasado en ese momento, una experiencia que no olvidaba, la sensación de esa energía tan cerca de su mano mientras concretaba la dirección del ataque combinado.

Combiné magia de su tipo con la mía cuando luché junto con un mago oscuro hace tiempo, un momento en que los emergidos atacaron el Gran Árbol de Mila de Chon’sin, aprendí de ello entre mis estudios, combinar mi magia con otros magos para dar un ataque más grande y dirigirlas al objetivo , lo cual era una de las cosas que quería sugerir  para dar de baja varios emergidos en un tiro si la cosa se complica pero como bien dije, mi bastón es lo que me acompaña ahora en esta situación —   podría sonar interesante la idea de tener un mago de su tipo entre filas de magos oscuros, realmente las combinaciones posibles entre elementos sería variada, realmente era opinión de Pelleas en ese caso, era bueno intercambiar experiencias con alguien de su misma área pero a la vez de ramas distintas de magia . Kyleb miró un momento una de sus manos , frotando su pulgar en sus dedos — sentí por unos momentos esa magia tan cerca de mi mano, no sabría que decir, es difícil de describir, no estaba en mis mejores momentos en el entonces que hice esa habilidad pero yo estaba concentrado en lo que hacía, no se si eso implicaría algo como se siente esa persona al usarla aunque... más allá de lo que digan los libros, la práctica posiblemente es lo que aclara todo  —  Recordaba que sentía como si la magia estaba consciente de su interior, de lo que estaba intentando controlar ese momento, en esa batalla había perdido su gorro, su preciado gorro, estaba indiferente , dolido, una reliquia que prometió cuidar tras años, contenía su enojo, molestia por el emergido que lo destrozó, era como si esa magia lo miraba, lo juzgará , le influenciara.


En poco, cuando parecía que la conversación iba  a alargarse más, uno de los caballeros de wyverns que estaba pendiente junto a sus compañeros  alzó la voz gritando — ¡EMERGIDOS!—  mientras por poco una flecha casi le daba a su montura, el pelirrojo se alarmó de inmediato, ante el suceso, podía verse un grupo parecido al suyo en cantidad acercándose a evitar el avance de los dos chicos y su gente, no estaba seguro si era lo que veía pero la flecha que casi le daba a ese jinete, decía algo que estaría en las filas enemigas— Creo que nuestra conversación quedará en pausa por ahora —  comentó, mientras se mantenía atento a lo que se acercaba, podía notar a sus hombres preparando sus espadas, magos de la escuela preparando sus tomos, gente por parte de Pelleas preparando lo que llevaban consigo, deben despejar y llega pronto a los barcos evitando que no hubieran caídas permanentes en el proceso.


Última edición por Kyleb el Lun Ene 25, 2021 6:05 pm, editado 1 vez (Razón : correcciones menores)
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Lun Ene 25, 2021 5:51 pm

Pese a todo, la magia negra seguía siendo un arte poco propalada, inusual o simplemente no vista en muchos sitios, cabía tener consideración con quienes no hubieran estado en contacto con ella. Para su alivio y su tranquilidad en esa ocasión, el sacerdote Kyleb no era una de esas personas. Con un asentimiento comprensivo de la cabeza, le escuchó detallar sus experiencias. El haber conocido lo oscuro conllevaba a temerlo menos; crucial detalle para combatir como aliados. No obstante, en el caso del pelirrojo, era un poco más que eso. La perspectiva de alguien ajeno a la doctrina le resultaba fascinante al hechicero.

- Es un contacto bastante cercano. Mucho más de lo que la mayoría de hombres llegan a ver o experimentar. Creo que comprendo a qué técnica se refiere, en otros sabios he podido presenciarla… así que le ha dado ocasión de sentir esa magia de primera mano… - Eso era interesante también. Pese a la tensión que poblaba el ambiente, le hacía sonreír con discreción. Supuso que una aclaración, aunque mínima, correspondía. - La magia negra es particularmente voluntariosa. Estudiarla y manejarla es mirar a sus ojos, estrechar su mano. Usted y ella cuanto menos se han visto el uno al otro. Quién sabe, quizás a causa de ello, algún día, sienta usted curiosidad por... -

No llegó a pronunciar otra palabra antes de que se hiciera oír el llamado de alerta. Tensándose a su vez, el hechicero asintió al sacerdote a su lado y enseguida dio una similar señal a los jinetes a su alrededor. Sus palabras no fueron extensas ni grandilocuentes, sino sólo un recordatorio de lo que debía ser su prioridad: - Romperemos a través, sin detenernos. Vamos. - Fue todo lo que dijo. Con ello, los dos capitanes wyvern que llevaban a las criaturas a pie cerca de él dieron señal al resto de la fila, y preparando en un instante las armas y alzando los escudos, se apresuraron adelante. Mejor apresurarse al enemigo que arriesgarse a una lluvia de flechas. La señal se gritó en eco más atrás de la formación y cada fila, incluso los refugiados y sus carros en retaguardia, apresuraron el ritmo. Era el momento.

Los magos oscuros les siguieron justo detrás. Su arte era lenta; se necesitaba ese poco de espacio, pero no demoraron en actuar. Pelleas abrió a Baalberith. Por un instante, bajo el día nublado brilló alrededor de él, en el suelo, la marca de un círculo de invocación, mientras pronunciaba con calma las palabras de hechizo. Entonces ocurrió: el ambiente se oscureció como si la noche estuviese llegando de repente, y bajo el grupo enemigo que intentaba venir a su encuentro se formó un área circular y negra. En torno a ellos también se cerró una negrura impenetrable que se iba comprimiendo, ahogándolos en el interior a medida que disminuía, bajaba como un domo… para cuando la fila rota se reagrupó para avanzar sin los que habían sido atrapados por Baalberith, ya los combatientes a pie estaban sobre ellos. La magia de los magos de Renais se abalanzaba sobre cuantos pudieran de los que permanecían libres, los refrenaban justo antes de que los jinetes wyvern y los espadachines pudieran caer a ellos. Las armas chocaban en una cacofonía de metales. Tomando distancia, arqueros emergidos con la agilidad de ningunos otros retrocedían, disparando descarga tras descarga para disuadir a los aliados de avanzar, al tumbar a jinetes de sus monturas y atravesar espadachines en su camino.

Pero podían hacerlo. Pelleas estaba seguro de que podían arrollarlos, pasar a través. Hasta que, en un segundo, esa percepción fue puesta de revés.

Una flecha más cruzó el aire, una cuya punta destellaba con el brillo de un astro ardiente, cargada alguna especie de magia. Pero apenas podía habérsele visto. Silbó a través del aire con una rapidez que la hacía casi indistinguible, y con una precisión igual de inverosímil, atravesó a su blanco como si este no estuviera hecho de nada sólido: la fecha pasó a través de Pelleas a una altura sólo un poco debajo del pecho, casi un tiro al corazón. Mientras Pelleas caía encorvado, soltando un quejido ahogado por la sangre que subía por su garganta, se dejaba ver más adelante la autora del tiro, la misma que había guiado a los emergidos a esa maniobra para adelantarse. La mujer en chaqueta de estratega color bordó, ojos destellantes y la distintiva espada a través del pecho ya estaba poniendo otra flecha con que apuntar a alguno de los blancos alados en el cielo. El príncipe por su parte, sin poder pensar en más, sin poder enfocarse en otra cosa sino su herida, sin ser siquiera consciente del temor que acababa de remecer a los suyos y las palabras de confusión que se intercambiaban, sólo llamó por el sanador, aún sin saber si seguía suficientemente cerca. - ¡S...Sacerdote! -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Mar Ene 26, 2021 10:14 pm

En poco el pelirrojo ya estaba metido en una batalla intensa, las espadas sonaron, los magos oscuros se prepararon, no estaba en disposición para luchar sino para apoyar, curar y en lo posible  no ser golpeado, siendo ahora un sabio entre las filas, sin su tomo era un ser vulnerable, si no estaba atento a su entorno las cosas podía salir mal, bastante mal y a pesar de esas condiciones decidió no rendirse. Desde su posicionamiento podía sentir la sensación de la magia oscura cerca y más viendo como el Príncipe invocar el arte mágico de su tomo notando un cambio en el ambiente , un espectáculo de colores oscuros y a la vez brillantes, incluso cuando quería divisar la dirección de ese ataque, uno de sus aliados herido retrocedió mientras un par de espadachines retenían al enemigo, notando y casi saltando, Kyleb socorrió al herido antes que pudieran haber otros en las mismas condiciones, podía oír cómo pedía que lo curaran rápido lo cual le ponía nervioso en ese momento —  Shh… —  soltó rápidamente para que el hombre no sacará más fuerzas en su habla y elevando su bastón, tras una leve respiración y cerrar los ojos, un brillo blanco sobresalió desde su cristal y dirigiendo la magia hacia el soldado con un movimiento de su mano , haciendo que sus heridas cerraran deteniendo la hemorragia , recobrando toda su energía , en poco el sujeto se levantó rápidamente y volvió al combate agradeciendo al pelirrojo, desde ese momento Kyleb sabía que todo sería bastante arduo.

Las desventajas de ser un curandero es no tener como defenderse, toda unidad enemiga lo tenía en la mira mientras rápidamente el chico ordenaba a sus aliados a proteger al herido o los heridos para que pudiera hacer su trabajo, oyendo las súplicas, los gritos de daño era como volver a los primeros tiempos en que Chon’sin era invadida, sentía que había madurado en tan poco tiempo y lo que menos quería es que alguien de los suyos o alguien aliado pereciera en combate.  Pudo sentir a los arqueros alzarse con sus flechas, en poco estaba siendo un blanco de arqueros emergidos un punto que una flecha de le dio un corte en el brazo, retuvo el dolor lo suficiente no era tan grave peor aún así dolía, a sus suerte un par de soldados de Daein usaron sus escudos para repeler las flechas y de paso, magos oscuros percataron de la situación ayudando a eliminar aquellos que estaban enfocando sus flechas al Pelirrojo —  G-Gracias...—  soltó intentando mantener sus pies en la tierra antes que el temor de haber estado apunto de morir lo invadiera, incluso casi de la misma manera que fue en iIia, herido, congelado, si no fuera por su mejor amigo Stanley seguramente estaría muerto y no estaría aquí al lado de toda esta gente que solo quiere embarcar e irse en paz.

A Pesar de las dificultades, si todo iba a buen ritmo, podían llegar a su destino, había esperanza, había Fé, su corazón latía rápido en el momento que todo parecía ir bien, trató su herida para evitar su sangrado, no habían heridos, parecían que los combatientes habían aprendido el patrón de los enemigos, sin embargo, sentía que algo le decía que no estuviera en calma todavía, no estaba seguro si era la leve paranoia que estaba sintiendo pero sin tiempo de cuestionarse, lo inevitable sucedió. No estaba seguro si aquellas flechas locas fueron de distracción para los soldados intentando repelerlas pero una diferente silbó en el aire llegando a su objetivo, una flecha brillante y rápida pasó fugazmente por el grupo hasta que un grito ahogado estremeció de temor al sacerdote, comenzó a mirar a los lados intentando ver el origen de ello, en el proceso divisó a una figura femenina, opaca, de ojos brillantes como la autora del cometido.

“¡S...Sacerdote!”


Fue lo primero que oyó quitando la mirada hacia la silueta que presenciaba notando entremedio del terror la voz que provenía — ¡No bajen la guardia! — gritó rápidamente antes que miradas curiosas, confusas y aterradoras se distrajeran de su rol, un jinete hizo que su wyvern diera un rugido junto con  un gesto para que Kyleb se diera cuenta de donde se posiciona el herido, procuro estar al tanto por sí un emergido se volvía astuto e invadiera el fuerte humano andante que había en el momento «Vamos princípe, resiste » Corrió entre la gente con bastón en mano hasta llegar a Pelleas quien intentaba resistir el dolor de su herida,  se veía grave y más por la sangre que sobresalía de su túnica — ¡Ustedes trés! — alzó la voz indicando a un par de soldados quienes le ayudaron anteriormente y a uno de sus espadachines — Protejan lo posible, que ningún ataque ni emergido llegue al Príncipe — con esto miró a uno de los magos oscuros cercanos — dile a los otros que si ven a los causantes de los ataques a distancia, eliminelos rápido, necesito tiempo suficiente para ocuparme de esto — y ya con las órdenes dadas examinó a Pelleas rápidamente «Esto no me gusta no me gusta »  mientras preparaba el bastón , la luz de esta iluminaba su alrededor mientras posaba la mano a una distancia prudente a la herida para canalizar mejor la curación  —  Esto va a tardar un poco, si nos protegen lo suficiente , estará listo para dar otro golpe —  comentó conformándose con la escucha del contrario.

Kyleb  tenía miedo, tenía nervios, algo de pánico, a pesar de esos sentimientos negativos no evitaba sentirse más capacitado que antes, ahora poseía las habilidades y herramientas para socorrer a un herido, antes era un simple mago, ahora era mucho más que eso « cerraré el sangramiento primero para que esto no tarde» pensó tras tragar algo de saliva, escapaba la mirada  con paranoia por si su alrededor estaba bien, una maldita flecha había atravesado el cuerpo de su compañero mago, no era un corte o una puñalada, literalmente fue atravesado, casi en el corazón, claramente le aterraba pero si se dejaba consumir por esos sentimientos , no podría hacer bien su trabajo —  Estarás bien, estarás bien —  soltó bajo sin evitarlo.
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Jue Ene 28, 2021 3:07 am

Por una extensión difusa de tiempo, Pelleas no tuvo conciencia clara de su entorno. Había figuras y movimiento a su alrededor, lejos y cerca, la formación moviéndose y continuando el enfrentamiento; pero si estaban venciendo o cayendo, si estaban avanzando o no, si otro evento inesperado había ocurrido o qué había sido de quien le había atacado, Pelleas lo desconocía todo. La herida le forzaba a enfocarse en poco más allá de tragar sangre y respirar, lo demás se comenzaba a dificultarse. Antes de que notara cómo, ya el sacerdote había aparecido a su lado.

Le escuchó hablar, dirigir a los hombres a su alrededor para que se encargasen de la parte más estratégicamente inconveniente del enemigo a la vez que les escudaran. Supuso que, a esas alturas, no era sólo prudencia de su parte, sino también la experiencia de las crudezas de combatir. Venía bien. Porque fuera lo que fuera exactamente esa estratega emergida que había conseguido herirlo así, no habría de ser un problema fácil de burlar. Necesitaban permanecer alertas y solucionar las cosas rápido. No podía decir nada de ello en voz alta, no se hallaba capaz de hablar, pero los pensamientos no podían sino revolotear por su cabeza, más centrado en ellos que en sí mismo. Las heridas y el dolor no causaban pánico en él, después de todo. Lo único que pudo hacer fue apartar el antebrazo con que instintivamente se había apretada la entrada de la herida y apoyar la mano, sin pensar en lo ensangrentada de esta, en el brazo del sanador en señal de que le oía y estaba confiándose a él.

El dolor no tardaba en, primero, ser reemplazado por una sensación adormecida en el área, para luego comenzar a desvanecerse. El aire volvió paulatinamente a él. Aguardando con calma el lento proceso de un báculo de alto grado en una herida grande, una calma quizás poco adecuada para alguien que podía haber muerto, Pelleas sonrió a las palabras tranquilizadoras del pelirrojo. Apenas pudo, le miró a través de la luz clara y agradable y respondió. - Lo estaré… oh, sacerdote, no se preocupe… en absoluto… los hechiceros no… pensamos mucho del dolor. - Tosió para despejarse la garganta y nuevamente, con los ojos oscurecidos y llenos de intención, sonrió. Sentía el cosquilleo de la herida recién cerrada, así que no esperaba más para comenzar a alzarse de regreso. - Esta vez, lo celebro… -

Mientras el príncipe era sanado por el sacerdote y escudado por algunos de los soldados, en tanto los demás intentaban deshacerse de los arqueros que más los atribulaban, el avance había debido enlentecer. En aquel intervalo habían enfocado sus actos de acuerdo a la indicación del sumo sacerdote Kyleb y habían conseguido aniquilar a la mayoría de arqueros… excepto la dama del arco destellante. Sin siquiera perderse de vista, sin ocultarse entre los ocasionales árboles, simplemente de pie en una pequeña colina más allá de la cual seguramente se verían los barcos, lograba disparar a todo blanco que intentara siquiera acercársele. Y más aún, repelía todo ataque ya fuera con un golpe tan bueno y tan certero de su guantelete de metal que podía volar una lanza fuera de su trayectoria, o deshaciendo con sus saetas de fuego cualquier sombra de magia negra que intentara ir a ella. Había ya herido a varios otros en los disparos posteriores a alcanzar a Pelleas, la medicina y los clérigos con que contaban apenas bastaban para todo. Estaban en jaque.

Y ahora que Pelleas se alzaba de regreso, apartándose ante él la barrera de unidades que lo habían tenido resguardado, la veía otra vez. Enseguida, se volvió hacia sus hombres así como todos quienes estaban a su alrededor. - ¡Por favor sigan adelante! Rodeenla si es necesario, pero no deben dejar de andar. Me encargaré de esto. - Pidió, como siempre, sin lograr una voz de comando imponente. No obstante, el recordatorio del objetivo servía. Tras preguntarle una sola vez si esas eran sus órdenes, el capitán wyvern obedeció, regresando adelante para guiar a los demás. Pelleas se volvió hacia Kyleb.

- Tenemos que encargarnos de ella. Quien me disparó. Creo que yo… y que usted, si se permite pensarlo… sabrá quién es. - Dijo. Habían oído suficiente de ella, no carecía de sentido que fuese quien se hubiera adelantado a intentar bloquearlos así. - No podremos llegar al puerto con ella a nuestros talones. Perderemos hombres. Mientras estoy aquí… puedo enfrentarla. - Y se lo decía, persuasivo, no sólo porque le debía la explicación por su forma de reaccionar, sino porque tenía la esperanza de contar con él también. Si bien creía en que podía con la tarea, era innegable la inmensa ayuda y seguridad que el sanador representaría. - No sé si tenemos opciones, pero… es una oportunidad. Ella está aislada. Es el mejor momento para hacerlo. Así sea sólo mientras los demás llegan al destino... -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Mar Feb 02, 2021 2:42 am

A Pesar de las circunstancias, a pesar de la situación el pelirrojo , se preocupaba por curar a su compañero lo más rápido posible, era innegable la paranoia que sentía, oyendo el sonido de las armas chocando, la sensación de la magia oscura volando por los aires,  quería mantenerse calmo, al menos lo suficiente para terminar la curación, podía ver como las heridas cerraban de apoco estaba en un mejor estado, era un gran  alivio para el sacerdote oír al hechicero hablarle, oír que estaba bien, odiaba sentir el temor de ver alguien morir nuevamente a su frente , por más que inevitable que sea , por más qué el tiempo lo haya hecho madurar no evitaba sentir compasión al herido, los pocos clérigos  presentes  hacían lo posible  en tratar a los heridos y evitaría la muerte de la gente, tanto él como sus compañeros con misma habilidad se movían de un lugar a otro si las cosas parecían cada vez peor.

Era inevitable para Kyleb sentir preocupación hacia Pelleas al hablar « ¿realmente estudiar magia oscura los hace más resistentes al dolor? ¿olvidar siquiera que lo sienten? ¿de verdad era así? » Estaba lleno de preguntas ahora, preguntas que tenía que dejar de lado ya que estaba en medio de una pelea curando a un príncipe de un país importante, por más que quisiera conversar con el contrario se contenía, el sonido de la batalla era lo único que sentía pasar por sus oídos, no le quedaba nada para pòder finalizar su curación.

Cuando finalmente la situación entre ambos era estable , solo quedaba volver a la batalla, no obstante, de un momento a otro las cosas comenzaron a complicarse con la presencia de la estratega emergida a lo lejos, por más que los magos oscuros hicieran lo posible por llegar deshacía su magia entre lla por si la situación se volvía a repetir, sintiéndose mas frustrado interiormente ante su vulnerabilidad , rezaba en sus interiores consciente del entorno hasta que Pelleas tras irse unos momentos, volvió hacia él para hablarle.

—  Si, lo sé, realmente no esperaba que las cosas se complicaran de esta manera con lo cerca que estábamos —  sin importar cuán valiente se sintiera y fuera, el miedo era parte de su humanidad, se había informado lo suficiente antes de venir , estaba consciente a lo que se enfrentaban, la idea de ir tal como estaban era arriesgado, el príncipe tenía total razón, no más muertes, no más pérdidas, hasta pensar el destino que pasaba en el mundo, en tierras que no merecían tal destino le enojaba, diosas, Kyleb sentía muchas cosas realmente en ese momento con tantos pensamientos y sucesos, solo sabía  debía ser firme, ser fuerte, fuerza mental tal como anteriormente había dicho  — ¿Enfrentarla? ¿después de lo que pasó? —  si pudiera ayudarle en la ofensiva podría al menos dar un empuje o distracción necesaria para que la ente  a lo lejos no fijará sus blancos a algún inocente, atraer a la atención de sus tropas enemigas a otro blanco que no fueran las tropas de ambos magos, asi derribarlos con facilidad y abrir fácil el camino, no obstante, no estaba en condiciones, el pelirrojo buscaba alguna idea a la situación con el posible mismo efecto, las palabras del contrario seguían siendo  arriesgadas —  ¿Está seguro? — No era estupido ni loco  para dejarlo ir solo,  su rol actual es proteger, curar, dar bienestar, podría Pelleas tener a alguien esperándolo, alguien importante, todos los presentes podían tener familias y gente esperandolos, gente de su vida.


“No sé si tenemos opciones, pero… es una oportunidad. Ella está aislada. Es el mejor momento para hacerlo. Así sea sólo mientras los demás llegan al destino... “

—  Por más arriesgado que usted suene, no pienso dejarlo solo si planea darle ataque— soltó de inmediato ante sus palabras, su corazón latía rápidamente ante lo agobiado de la situación y  batalla presente, podía estar atento a él y conjurar con más rapidez si las cosas se complican, si era dañado en el proceso por dar apoyo, bien, si logra salir con vida apesar de su esfuerzo  — La distracción siempre es una opción, mantener ocupada a Kaltrina parece ser factible….si las tropas enemigas bajaran la guardia un segundo mientras esto sucede, los nuestros técnicamente “arrollarian” a los distraídos abriendo más fácil el paso, como una carreta humana de hierro protegido. —  sonaba algo loco, fue lo primero que pasó por su mente si mantenía el concepto de la distracción —  ¿no que lo primordial es tener un blanco a la vez? amenos que esa ente no conozca ese concepto —  soltó con leve miedo recordando la “maestría de armas” que poseía la chica emergida.

No negaba que la cosa podría complicarse en cualquier momento, podía sentir una  mirada fija a lo lejos, como si la emergida no estuviera satisfecha con su hecho, seguía bloqueando cualquier ataque mágico oscuro que el grupo de aquella escuela hacía a un punto que cualquier momento daría un ataque mágico hacia ellos, aquella idea le aterraba realmente — no quedará mucho tiempo si no hacemos algo — odiaba sentir la presión del momento   en pensar algo con rapidez — Si los enemigos están para quitarnos el paso, tal vez no sean tontos para proteger a su líder en caso de algo peor, si es que pasa…..— pausó un segundo antes de darse cuenta de algo, todo eso le estaba pareciendo bastante tonto —   no puedo creer que llegué a creer que esas cosas tengan conciencia —  soltó esa última frase sobre los enemigos sin pensarlo mientras se llevaba la mano a su frente , la pelea se intensificaban de tal manera que un ruido fuerte de un choque de espada de uno de sus espadachines lo  asustó unos segundos  tras de dar de baja a un emergido que justo iba hacia ello, sostuvo con fuerza su bastón—  solo...hay que intentar —  sugirió rápidamente si eso le ayudaba al contrario a recopilar lo dicho en alguna estrategia basada en lo hablado.
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Mar Feb 02, 2021 11:51 pm

No podía estar más decidido. Más inclusive de lo que expresaba en voz alta, pues una parte de él pensaba que no era tan mala suerte cruzar caminos con la enemiga en particular después de todo, tener esa ocasión de hallarla relativamente aislada a medida que su grupo iba siendo diezmado, poder enfrentarla él mismo tan temprano, matarla quizás, cuando el mundo sabía que su existencia era un problema que necesitaba ser removido… ¿por qué no él, por qué no entonces? El primer disparo había sido un infortunio, pero no sería sorprendido dos veces. Sólo asintiendo para confirmar cuan seguro se sentía, esperó con interés y fija atención a que el sacerdote Kyleb lo pensara a su propio tiempo. Estaba seguro de que él también se convencería. Así parecía que estaba siendo, a medida que hablaba. - Creo que se trata no de algo que podríamos hacer, sino que debemos hacer… lo único que podemos hacer que sea sensato ahora mismo. - Coincidió, recordando también que si no la enfrentaban, si no hacían algo en particular, las cosas serían tanto más difíciles para el rescate y los refugiados. Ya habían visto qué tan capaz y amenazante era. Y si Kyleb utilizaba sin rodeos el nombre, también lo haría él al hablar. - Es Kaltrina o nuestros hombres. -

Su sonrisa se tornó en una risa breve, cortés, al escuchar cómo terminaba hablando y debatiéndose el otro sobre los emergidos. - Toda una plática para un momento distinto, ¿verdad? Aunque no son sino marionetas irrelevantes, cadáver de otro cadáver… - Pudo decir con facilidad. Para él, que hasta había experimentado con ellos y los empleaba prácticamente como un bien material para pruebas en su escuela de magia, eso estaba más que decidido. Además, no le era demasiado importante ya. Tenía una respuesta de apoyo de parte de Kyleb, aunque las palabras titubearan era claro cuál era la decisión y la apreciaba altamente. Ponía un par de puntos que le traían un optimismo que no a menudo sentía. - Le agradezco mucho… por todo. Permítame lo demás a mi. Creo que ha tenido más de un punto acertado… y que habremos de verlo. - Dijo, aliviado de contar con aquel apoyo.

Sin ver otro momento ni esperar uno mejor, el príncipe gesticuló al sumo sacerdote para que le siguiese, al tiempo que se separaba del grupo defensivo, en dirección casi opuesta, moviéndose en vía directa hacia la estratega arquera a través de los escasos árboles que poco y nada podían defender. Ella no estaba ocultándose, no se molestaba en hacerlo. Más bien, parecía interesada en lo que los refugiados hacían, quizás notando que se desviaban en torno a ella para intentar presionar y avanzar otra vez hacia la costa. Estaba preparando el arco nuevamente. El momento era aquel.

- He sido descuidado al ser herido. Pero verá por qué lo celebro. Después de todo, gracias a que ella lo ha hecho… - El hechicero dijo, apresurandose cuanto podía. Antes de que la estratega pudiera hacer más, se dejó ver a corta distancia, sin tomar cubierto. La mujer volvió el arco hacia él nuevamente, mas Pelleas no se apartó. Sólo se detuvo allí, esperó a que la cuerda estuviera tensa… y alzó la mano fuera de su grimorio, pronunciado con claridad la palabra final de una maldición inconclusa. Venganza. Al instante apareció en la ropa de la estratega un derrame de rojo, un derrame de sangre, nacido de la herida que repentina y bruscamente se había abierto a través de su pecho, causando en la estratega un pequeño espasmo que le hizo perder el agarre del arco. Exactamente la herida que le había realizado al príncipe antes. Sólo que, desde luego, sin proyectil alguno.

El daeinita había usado lo que podía, y ahora no dejaba perdida la oportunidad. Apenas habiendo detenido los actos de la mujer un momento, volvió a conjurar, a usar su magia contra ella en lo que creía podría ser un golpe final, invocando para que la oscuridad la envolviera y le drenara de su energía. No obstante, algo irregular se produjo a la brevedad. Bajo el cielo nublado, cada vez más oscuro en el día que se iba, se percibió claramente un brillo, como una flama que se hubiera encendido pasajeramente dentro de la masa de oscuridad que se revolvía en torno a Kaltrina. Enseguida, el resto se desató. Desde el interior del hechizo oscuro ráfagas de flama comenzaron a aparecer, cortando a través de la negrura en movimientos como látigos de fuego. Y aunque Pelleas se apresurase a conjurar más, a intentar sofocarlos, estos siguieron hasta, inclusive desde entre la oscuridad, llegar hasta donde estaban él y el sacerdote, alcanzándolo con un azote de la magia ajena aunque cuanto menos cuidara estar adelante del otro hombre para cubrirlo.

- ¿Tiene un tomo? ¿Pero cómo… cómo puede seguir? - El príncipe no pudo sino dar voz al temor y confusión que se alzaban desde su interior, pero debía hacer algo. Debía seguir intentándolo. Aunque cubrirse del primer ataque con los brazos le había quemado parte de la ropa y dejado la piel ardida, quemada superficialmente gracias a lo rápido que había sido todo, ignoró el dolor y persistió. Podía soportar. El dolor no era un extraño, y tenía al sanador consigo. Pero aún así. Conjuro tras conjuro intentaba bloquear lo que ella hacía, hacer que la oscuridad se tragara y sofocara las flamas, ¡se suponía que la magia negra pudiese consumir la de anima! Pero no lo conseguía, nada parecía ser suficiente. Kaltrina ya podía verse casi que librada de la magia de Pelleas y, con ojos fijos en su blanco y una velocidad de hechizo que el joven no entendía, guiaba una ráfaga de fuego tras otra.

La falta de ella, de su apoyo, su guía y su poderío había dejado más vulnerables a los emergidos, el tenerla enfrascada en otro enfrentamiento había dejado a los suyos confundidos entre ir a ella o no y las fuerzas de rescate aprovechaban eso. Habían conseguido empujar a través, mientras los wyverns, con más de libertad de alzar vuelo ahora, descendían como aves de carroña a encargarse de cuanto emergido suelto intentara ir hacia la líder. Ya casi no quedaban de ellos, en momentos Kaltrina sería la única. Las fuerzas de rescate y refugiados estaban llegando a la costa, a los barcos. Las cosas estaban saliendo bien, lo estaban logrando, y sin embargo la situación del príncipe...
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Kyleb Mar Feb 09, 2021 7:27 pm

Podría asimilarse de forma fácil a los emergidos como “muertos vivientes” o... “marionetas de carne podrida”, era odioso para el pelirrojo creer que esos seres poseían conciencia sabiendo que algunos entre sus filas suelen ser astutos e incluso escurridizos, no solo lo bruto era parte de varios o lo agin el otros, la variedad era mucha, todos ellos liderados por esa estratega emergida,  ¿De dónde sacó tanto poder de esa manera?

Cuando fue el momento, tras el gesto del Príncipe, Kyleb lo siguió manteniendo el bastón firme en sus manos, ambos se movieron a una dirección casi opuesta a la que iban, Era innegable sentirse observado de alguna manera, no de el grupo que estaba con ellos sino de aquella ser de ojos rojos, podía verse su mano estirarse y las cuerdas de su arco tensarse en el momento que el chico de cabellos oscuros comenzó a conjurar su magia oscura, nuevamente el pelirrojo podía sentirla, no tan cerca para sentirla en sus manos  pero estaba ahí, a su junta y su dirección fue inmediata hacia la silueta enemiga.

¿Tan poderosa era la magia arcana de Pelleas? pudo notar el daño que había logrado en Kaltrina en el momento que la magia fue fugazmente a ella a un punto de atravesarla, el chico no estaba seguro si era lo mismo que había visto unos segundos antes que estuviera socorriendo a sus aliados pero claramente la oportunidad se aprovechó viendo como compañero conjurando nuevamente su ataque , esta vez viendo nuevamente y por completo  el potencial del tomo que poseía el príncipe en sus manos  notando como la oscuridad que ahora  volvía hacia su enemigo la encerraba en una especie de domo que parecía consumir a su víctima, no obstante,  a los ojos del pelirrojo  se abrieron al ver un brillo entre toda la oscuridad, un brillo ardiente y rojo.

«Esto no tiene sentido» estaba seguro que Pelleas era quien  tenía toda la ventaja en estos momentos, cuando peleó con un mago oscuro emergido en Chon’sin estaba en desventaja contra su magia de ánima, era frustrante que las cosas terminaron en una retirada gracias a la insistencia del Perro de su mejor amigo. Las flamas se volvían más notorias en el combate hasta que sobresalió la ajena en dirección hacia ambos, Kyleb logró ver como su compañero procuraba estar más adelante de él como si fuera un escudo para cubrirlo — ¡Pelleas!— exclamó sin gritar demasiado viendo como el fuego rebotaba de los brazos ajenos como si lo hubiera desviado debido a la rapidez de esta,  no obstante, que Pelleas lo haya hecho implicaba algún daño presente, conocía bien cualquier efecto que diera cualquier magia de elemento que conocía por más obvia que fuera.

“¿Tiene un tomo? ¿Pero cómo… cómo puede seguir?”

—  Quisera saberlo, pero tampoco quiero saber que más armas tenga bajo la manga — aprovechó de conjurar su magia curativa lo más apresurado posible para al menos la quemadura que haya surgido en el contrario se disipara ,olvidando la idea de  que los magos oscuros “no sienten el dolor” como el príncipe previamente había intentado demostrar. El combate continuó  en que el hechicero seguía usando su magia contra la  estratega emergida, haciendo lo posible por causar más daño como en un principio, sin embargo, lentamente todo se volvía en vano, agobiando la pobre mente del pelirrojo.

Una pequeña mirada escapó hacia la lejanía viendo cómo sus hombres y los de Daein lograban abrir paso con facilidad ante los emergidos enemigos, era la parte más alegre que podrían darle entre todo este caos, estaba lográndolo, estaban llegando a los barcos, ellos lo estaban haciendo….pero desafortunadamente  él y el príncipe no lo estaban logrando. Las flamas locas que pudieron desviarse gracias a la magia de Pelleas que  estaban ahora cayendo en los pocos árboles presentes de la zona en donde se encontraban a la vista de  ambos chicos, la magia cansaba al individuo cuando su uso es de forma constante y sin descanso alguno, este  era una de las cosas que Kyleb estaba consciente desde que se lo enseñaron— Es inutil, No podras aguantar así mucho tiempo, no podemos estar aquí por mucho tiempo — tenía que admitirlo, ambos estaban en una situación difícil más viendo como unas cuantas flamas aún encendidas se encontraban en el suelo — Hay que retirarse ahora y rápido — la frustración era presente, solo era un chico con su bastón que no podía ayudar ofensivamente a su compañero, la cosa se complicaba con los segundos que pasaban pero…..si no podía ayudarlo de esa manera, tendría que hacerlo de otra forma y más por el leve dejavu que sentía ante una situación parecida a lo que iba hacer — discúlpeme por esto, no me queda otra— soltó mientras veía una flama más rápida sobresalir de Kaltrina en dirección hacia los magos, Kyleb jaló al chico del brazo para que pudiera moverse, logrando que el ataque de la emergida no diera en el blanco , no obstante tenía que moverse constantemente con la miraba fija a su frente y el bastón en la otra mano, podía sentir el cansancio de su brazo a medida que corría en lo posible y a la vez evadía posibles flamas que nuevamente intentan acabar con sus vidas.

A lo lejos, un montón de gente estaba en el proceso de subir a los barcos, llevar el cargamento que habían traído, esperar que todo estuviera en orden, no obstante ,a la falta de sus líderes comenzaron a ver a los alrededores con preocupación hasta que dos siluetas se acercaban más y más a su posición pudiendo verlos a tiempo.  Lo único que quería Kyleb es que se fueran de una vez, lo único que quería era respirar, pisar ese barco y ver cómo se alejaban de Renais todos sanos y a salvo.
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Ammy [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] VO4IE4z

Gold :
1319


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Pelleas Jue Feb 11, 2021 10:24 pm

Sentía la magia curativa fluir en él desde el báculo del otro y funcionaba fantásticamente, le aliviaba  y ahuyentaba un poco el cansancio, mas no volvía su tarea sostenible. Aún teniendo eso, aún pudiendo concentrarse en nada más que conjurar y aún asumiendo que pudiera mantener la fuerza de su magia por más tiempo, no estaba consiguiendo nada. No progresaba, no hacía mella en la estratega. Esta todavía ganaba ventaja y, peor aún, su magia comenzaba a poblar de ascuas el entorno. Pelleas tensó la mandíbula, apretando los dientes un momento antes de seguir, hechizo tras hechizo, comandados con gestos cada vez más bruscos de la mano. Pronto, si seguían así, Kaltrina habría iniciado un incendio del que sus hechizos podrían servirse para ser aún mayores, y él continuaría en la misma desesperanzada condición.

El sacerdote Kyleb lo decía con claridad: era inútil. No iban a derribarla, mucho menos vencerla. Pero Pelleas no era ni bueno improvisando decisiones, ni un pensador rápido y flexible que cambiara enseguida de carril. La idea de sólo retirarse no le era muy amigable, pese a todo. Se dio algunos momentos de pesimista pensamiento, tan callado como si no hubiera oído siquiera, antes de responder. - Pero… es… es demasiado peligrosa. Usted debe entenderlo también, ¡no podemos dejar…! - Comenzó, siendo interrumpido allí por el pelirrojo que, aparentemente, estaba ya decidido.

Fue halado por el brazo, a tiempo para evadir una llamarada que habría caído de lleno sino y por inercia se movió según le llevaban. No iba a resistirse, estaba más tomado desprevenido que cualquier otra cosa, pero a fin de cuentas era demasiado dócil como para ir en contra de quien que parecía tan seguro. Alguien había tenido que tomar una decisión. Era bueno que alguien, que no fuera él, lo hubiera hecho. Además, viendo a la dirección en que era llevado, hallaba lo que suponía que debía haber motivado la decisión del sanador. Habló en una exhalación aliviada. - ¿Eh? Ah… ¡los barcos! Han conseguido llegar… -

Lo cual significaba que no hacía falta continuar reteniendo a Kaltrina. Podían, en efecto, terminar de huir. A propia voluntad ahora, el daeinita apresuró el paso hacia la costa por aquel tramo tan corto que restaba y a la vez tan interminable a su percepción. Por fortuna, parecía que Kaltrina había tardado unos momentos en notar que era aquello lo que habían resuelto hacer. Sus hechizos les siguieron hasta que hubieron estado demasiado lejos para ello, y sólo entonces retomó el arco, disparando flechas que llovían peligrosamente cerca. Era sólo ella, nada más se interponía en su camino ni nada más había llegado a ellos, pero era suficiente amenaza como para mantener la huida a ese paso. Para cuando se hubieron aproximado lo suficiente a los barcos, escuderos acorazados de entre sus soldados salían ya a su encuentro para proteger a las dos figuras de autoridad, rodeándolos y moviéndose en retroceso hasta terminar de embarcar. Eran, en efecto, los últimos en subir y ponerse a salvo.

En algún momento, el día gris finalmente había comenzado a soltar sus ligeras gotas de lluvia primaveral. Estas comenzaron a caer más uniformemente mientras los barcos recogían se ocupaban en zarpar lo más rápido que se pudiera, recogiendo las pasarelas mientras a la vez que se movían ya, habiendo dejado todo preparado para el instante en que los últimos abordaran. A toda prisa se distanciaban de tierra y se daban a altamar. Mientras la otra parte del ejército emergido no les hubiera alcanzado, como había sido su intención, todo lo que debían hacer era huir. Todo lo que podían hacer era huir de la costa de Renais.

La costa en que Pelleas podría jurar que veía, solitarios, los ojos rojos de una sola figura emergida observándoles.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Virion [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v
Yuuko [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] 8mjmvEx
Aran [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Jjoa5TA[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] PcpaFGL

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] POvHqgT

Gold :
1798


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Eliwood Mar Feb 16, 2021 12:05 am

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Kyleb ha gastado un uso de su báculo de Mend.
Pelleas ha gastado un uso de Baalberith.

Ambos obtiene +2 EXP, Kyleb obtiene +1 EXP adicional por efecto de Parangón.

Esta campaña genera un punto de daño a Kaltrina, a contabilizarse en el tema Invasión al Imperio.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] OaIUyNL
Lyndis [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] NqTGGyV

Experiencia :
[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Fy4uE7I

Gold :
923


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb] Empty Re: [Campaña] El Rescate de Frelia [Privado | Kyleb]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.