Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Mar Dic 08, 2020 10:58 pm

Considerando la distancia que el espadachín tuvo que recorrer desde el país de Ilia hasta Daein, se podría resumir que el viaje que realizó Stanley hacia su destino fue bastante largo. Sin embargo, su gran aventura le permitió conocer nuevos paisajes y visitar alguno de los lugares en los que ya había estado con anterioridad, conocer nuevas personas y probar cosas nuevas, permitiéndole crecer un poco como persona. Finalmente, después de varios gastos realizados y mucho esfuerzo, el pelinegro llegó a la ciudad de Nevassa (la capital de Daein), acompañado por su fiel perro Sparky.

La capital era justo como le habían contado a Stanley en su viaje, una ciudad parecida a un gran fuerte, con muchas construcciones altas, callejones, y con algunos hogares roídos en el inferior por el ingreso de emergidos. De vez en cuando se podían ver en el cielo a jinetes wyvern patrullando el área, y soldados vigilando zonas específicas de la capital. El aire en Nevassa se sentía diferente a comparación a otras ciudades que Stanley había visitado, las calles eran más limpias y había cierta tranquilidad en la atmósfera que no se podía sentir en países caídos como Chon’sin, Begnion o Ilia. Era extraño, pero al mismo tiempo, reconfortante para el pelinegro.

Sin embargo, esa sensación de tranquilidad y plenitud no duraría mucho tiempo, pues el espadachín estaba en camino de ir a visitar la Escuela de Magia Oscura que había en la ciudad. Stanley estaba nervioso, quizás mucho más de lo que demostraba a simple vista, pues todo lo que estuviese relacionado con la magia oscura representaba malas noticias para él.

Había sido testigo de cómo esta podía arrebatar fácilmente una vida (y de una manera muy grotesca), o cómo era capaz de producir tanto miedo en una persona al punto de dejarla temblando en el suelo. Al no poder superar su rechazo hacia esa magia, con el paso del tiempo, el chico había desarrollado un fuerte rechazo a esa disciplina, al punto de que la sola mención de la palabra llegaba a molestarle. En circunstancias diferentes, al pelinegro le hubiera parecido ridícula la idea de siquiera acercarse a dicha escuela, pero tenía algo importante que hacer en ese lugar, por lo que no tenía más opción que tragarse su miedo y usar su poco valor para caminar cuesta arriba hasta llegar a su destino.

La imaginación de Stanley lo mantuvo distraído durante todo el camino, pensó en la clase de personas que iba a encontrarse en la escuela y como se vería el edificio en el interior. ¿Las personas que estudiaban ahí serian iguales al chico sonriente de pelo blanco que conoció en Begnion? ¿Habría cuartos tenebrosos, oscuros y malolientes donde experimentaban con cuerpos de emergidos? ¿Habría lugar para crear pociones con toda clase de viseras? ¿Practicaría maldiciones con prisioneros del país, utilizándolos como si fueran alguna clase de conejillos de indias?

Cuando el espadachín llegó a la entrada de la escuela junto a su perro, ya estaba mareado, incluso un poco pálido a pesar de que en esos momentos gozara de buena salud. Lentamente se acercó al portero, y de alguna forma consiguió explicarle por qué se encontraba ahí y que buscaba en ese lugar. Después de una larga conversación, Stanley se sintió algo torpe al descubrir que la escuela en su interior se veía más normal de lo que se había imaginado. Pero sus temores no desaparecieron por completo, por lo que continuó alerta mientras exploraba.

El perro de Stanley consiguió llamar la atención de algunas personas que transitaban por el edificio, haciendo que el pelinegro se detuviera varias veces (ya fuese para responder preguntas sobre su perro o dejar lo acariciaran) antes de poder hablar con alguien que se viese competente y que quizás supiera ayudarlo con la runa de maldición que tenía sobre el dorso de su mano derecha (la cual en esos momentos no era visible, ya que su mano estaba completamente cubierta con un guante negro).

Stanley caminó junto a su perro y al educador hasta una sala cerrada donde su runa pudiese ser examinada con calma. Después de varios minutos, recibiendo y respondiendo preguntas, el espadachín vio como la persona que lo estaba atendiendo se marchaba para buscar unos libros, regresando con unos compañeros que también estaban interesados y curiosear la runa. La sala poco a poco se empezó a llenar de más personas, y el espadachín se sintió progresivamente tenso, al final, el pelinegro decidió acariciar levemente la cabeza de su perro, en busca de algo de confort y una manera de distraer su mente de la conversación que tenían los expertos en magia oscura.

Información sobre la runa maldita (Recurso de rol):
En el dorso de la mano derecha Stanley hay una marca dejada por la maldición que provocó su amnesia. Esta marca está basada en la runa de los altos elfos que se pronuncia "Daroir", la cual significa "Recuerdos, memoria".

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Unknown

Citas relevantes sobre runas y maldiciones se pueden encontrar en el siguiente post
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Jue Ene 21, 2021 9:30 pm

Al mismo tiempo que un muchacho con una maldición trazada en la mano y un perro deambulaban por la torre de Nevassa, el dueño y maestro de la misma se hallaba casi que en su cima, en una sala amplia pero completamente cerrada, enfrascado en la tarea de sobrever los resultados de una iniciación. La cantidad de magos negros en aquella fortaleza crecía. Era quizás el más importante de sus objetivos y requería de la entera atención de Pelleas. No era a menudo que se hallaba en aquel salón empleado tan sólo para actos rituales, realizando aquel deber, y cuando lo estaba era una regla estricta que no fuese interrumpido ni siquiera con un llamado a la puerta. Sin modo de ser notificado aún sobre el joven y el perro que eran llevados de un lado a otro, no fue sino hasta después de que Pelleas hubiera comprobado que el iniciado aún vivía y detallado al único asistente presente sobre los cuidados bajo los que debería ser puesto los siguientes días, que salió del salón y fue aproximado por un estudiante, quien había estado esperando para remitirle la noticia. Dejando, lamentablemente, a Stanley todos esos largos minutos a la merced de los demás.

No obstante, apenas escuchó sobre el asunto, el joven echó a descender aprisa hasta la sala de hechicería y experimentación donde oía que el invitado estaba. Tan sólo le habían dicho lo que podía entenderse de buenas a primeras, que había llegado al lugar alguien con una maldición que no conocían ni habían visto jamás antes, pero con eso era más que suficiente para que la reacción del maestro hechicero fuera tan emocionada como la de los demás magos y aprendices. La idea de ver en persona algo nuevo, aunque fuera algo conocido en teoría pero que simplemente no se hubiera cruzado en persona, era fantástica. De esa emoción vivía un sabio de profesión. Quizás fuera una urgencia terrible la que aquejara al invitado, en cuyo caso desde luego que estaría dispuesto a auxiliarle, pero no cambiaba su interés.

Tal era su prisa por recibir él mismo al recién llegado y ver de qué se trataba el asunto de orden mágico, que no pensó en mudar siquiera de vestimenta. Así como había estado llevando a cabo la iniciación, era como bajaba al cuarto piso, portando el atuendo de sacerdote grimleal con sus numerosas decoraciones que representaban al dragón oscuro, sus ojos abiertos bordados en la ropa en hileras, sus piezas de oro grueso cerrando las mangas y el cuello cuales grilletes, y el cráneo de cabrío macho ajustado sobre su cabeza como un casco al carecer de mandíbula inferior, con sus cuernos completos, curvados y apuntados hacia adelante en una forma bastante similar a la cornamenta de la imagen de Grima. Sus ojos difícilmente se divisaban bajo la sombra del hueso, pero su cabello ondulado e indigo asomaba bastante. Con tal aspecto cruzó el pasillo hasta la puerta que correspondía y se abrió paso a su interior. Alto como era, normalmente sobresalía de por sí sobre los demás, mas el cráneo y los cuernos realzaban aquella impresión. Notando con rapidez su llegada, algunos de los discípulos le permitieron enseguida el paso.

- Permítanme, por favor. ¿Quién es…? Ah, ya veo. - El hechicero fue diciendo mientras avanzaba erguido y atento, sin llegar siquiera a formular la pregunta antes de hallar al joven situado al centro de la conmoción. Los magos que se hallaban en torno a él se apartaban también, saludando con una inclinación al maestro del sitio pero quedándose, cuchicheándole enseguida lo que habían visto y haciéndole preguntas para las que Pelleas, en realidad, no podía tener respuestas todavía. En voz baja pidió su paciencia, antes de volverse hacia el invitado. - Buenas tardes… ¿Stanley, según he oído? - Preguntó para confirmar, dirigiendo hacia él los ojos grandes y vacíos del cráneo sobre su cabeza.

Hizo una breve pausa para acercarle al joven una de las sillas de la estancia, puestas junto a uno de los amplios y pesados escritorios disponibles a un margen. Acercó también una de las lámparas, a cuyo brillo podía ver mejor al joven. Si el interior de la torre tendía a oler a cera y aceite tal como esa lámpara, era por sus largas jornadas nocturnas y la cantidad de esos implementos que se usaban todo el tiempo. Al pensar cómo proceder, Pelleas cayó en cuenta de que no había aclarado siquiera quién era y se apresuró a hacerlo. - Ah, eh... mi nombre es Pelleas, dirijo e instruyo magia oscura en esta torre. Bienvenido. - Dijo, hablando con el cuidado y mesura de alguien sin carácter muy fuerte. - ¿Es… correcto que sufre de una maldición? ¿Por eso ha venido aquí? -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Sáb Ene 23, 2021 1:20 pm

Durante esos largos minutos que Stanley tuvo que esperar a una respuesta a su problema, mantuvo su mente ocupada intentando no pensar demasiado en el lugar en el que estaba, o en el tipo de personas con las que él tenía que interactuar. Cada cierto tiempo miraba a su perro Sparky, quien en ningún momento se apartó de su lado, y en cada oportunidad que tuvo buscó acariciar al animal, con la esperanza de que eso, de alguna manera, pudiera calmar sus nervios. Pero era muy difícil, considerando que tenía que responder preguntas, mientras soportaba el olor a cera y aceite que invadía el ambiente.

Llegó un momento en el que el espadachín estaba tan estresado, que tuvo que excusarse con la persona que lo estaba atendiendo y salió de la sala para tomar un poco de aire. Mientras Sparky lo seguía, el pelinegro caminó y caminó hasta que pudo encontrar una sala vacía cerca, donde pudiera ocultarse de todo el mundo por al menos cinco minutos. Sus manos no dejaban de temblar y sentía que le faltaba el aire.

Todo estará bien Stanley… Respira... Respira, con calma… Inhala, exhala, suave...” Repitió el chico en su mente de forma constante, mientras intentaba controlar su respiración- “Ellos solo necesitar saber cómo funciona tu maldición… No son malas personas… No quieren hacerte daño…”- Inhalo profundamente hasta que logró calmarse un poco- “Todo estará bien

Sparky comenzó a ladrar al lado del pelinegro, y este en respuesta le acarició su cabeza de nuevo para que dejara de preocuparse. Luego de unos minutos el espadachín se armó y regresó de nuevo a la sala para encontrarse con la persona que estuvo atendiéndolo en un principio y los otros magos oscuros que discutían sobre la maldición. Muchos temas que los expertos en magia trataban eran de materias que Stanley no conocía en absoluto y cuyos términos y métodos utilizados llegaban a intimidar bastante.

No pasaron muchos minutos antes de que Stanley sintiera de nuevo la necesidad de salir de la sala cuando una figura alta se unió a la conmoción. En un inicio, el espadachín no notó su llegada, ya que estaba muy ocupado intentando mirar hacia otro lugar que no fuera la puerta, ya que no quería que se notase demasiado sus ganas de huir en ese momento. Pero entonces, Sparky se alejó por unos minutos del pelinegro para olfatear los pies del recién llegado. Al darse cuenta de ello, Stanley vio al sacerdote grimleal acercarse, con sus numerosas decoraciones en su ropa, y el cráneo de cabrío macho ajustado sobre su cabeza como si fuera un casco. Sus ojos difícilmente se divisaban bajo la sombra del hueso, pero su cabello ondulado e índigo se asomaba bastante.

Si la Muerte pudiera tomar forma y pudiera caminar entre los vivos, seguramente tendría ese aspecto.

Notando con rapidez su llegada, algunos de los discípulos le permitieron enseguida el paso. Stanley apartó la vista y la dirigió hacia otra parte, mientras intentaba pensar mucho en la figura que entró en la sala. Pero sin importar lo que hiciera, el chico no lograba calmarse por completo, y su corazón latía tan rápido que le costaba respirar.

Stanley soportó ese sufrimiento tanto como pudo. Cuando la criatura pronunció su nombre, un escalofrío recorrió en la espalda del pelinegro y miles de maldiciones pasaron por su mente. No logro fijar la mirada. El terror lo hacía rehuir de los ojos grandes y vacíos del cráneo que cubrían parte del rostro ajeno. Trató de responder, pero no pudo. En lugar de palabras, solo salió una tos profunda de su garganta.

Calma, todo está bien… No hagas una escena…” Se dijo seriamente, avergonzándose por su comportamiento y tratando de mantener la compostura- Umm… S-si- Respondió momentos después, todavía sin poder mirar directamente a la entidad oscura- Esta en mi… Está en mi mano…- Prosiguió a decir con timidez, antes de cerrar los ojos y respirar profundamente mientras extendía la mano donde estaba su runa- Tengo un amigo en Chon’sin que conoce mucho sobre magia arcana, y dijo que podría estar maldito, jeje...- Comentó el chico con voz tensa, riéndose un poco de su desgracia- Aparentemente, alguien selló mis recuerdos… O eso es lo que los hechiceros me dijeron…

Las runas servían para muchas cosas dependiendo de la rama mágica que el mago estudiara, y su significado podría variar también según el uso que se le diera. Un ejemplo muy conocido por magos expertos era el uso de las runas para la creación de armas mágica, ya que permitían retener la magia en el arma para su uso.

Y existían algunos casos en que las runas podían ser usadas para maldecir a los guerreros, llevando a cabo rituales previos para que la magia del conjuro surtiera efecto y destruyera la vida de las persona a maldecir. Este tipo de maldiciones eran utilizadas en extremas ocasiones, como insulto máximo o para traer el caos. Además, no solo se empleaban en contra de personas, también funcionaban para destruir lentamente terrenos y lugares.

Sólo aquellos de mente depravada y absolutamente entregados a las Fuerzas Malignas pueden apreciar sus matices. Por lo que eran muy pocos los que llegaban a realizar una maldición de este tipo con éxito.

En el caso de Stanley, la runa que estaba en la mano significaba: “Recuerdo, memoria”. Los recuerdos pasados que no volvían a él, su amnesia, seguramente era provocada por esa marca. Y si no se tenía el suficiente cuidado para removerla, puede que esos recuerdos pasados se perdieran por completo, o que en el peor de los casos la misma maldición tomara los recuerdos más actuales del espadachín. Independiente de ello, seguro tanta manipulación en su mente generaría suficiente estrés en su mente como para que el miedo de Stanley estuviera justificado.

El pelinegro permaneció en silencio por unos segundos,  sintiéndose nervioso y un poco mareado por la atmosfera.

- Así que vine aquí para… Para ver si existía alguna forma de removerla- Pronunció con cuidado- Me dijeron que era posible, así que…- El chico volvió hacer una pausa y tosió de nuevo, buscando aclarar su garganta- Lo siento, no estoy acostumbrado al olor en sitios tan cerrados. Huele a aceite quemado y cera derretida.
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Sáb Ene 23, 2021 11:42 pm

Había habido un momento en que, para Pelleas, el estudio de la magia oscura se realizaba a solas, con escasos materiales y libros de los que no podía hablar a nadie, casi sin apariencias. Pero había salido de sus horizontes, había viajado por todos los rumbos del mundo en que se ocultaba el conocimiento de lo oscuro, había conocido Plegia a fondo, perdido todo sentido de lo que era macabro al estudiar por una larga temporada a los emergidos, servido como sacerdote en Nohr, tomado la religión grimleal, conocido la escuela necromante… estar rodeado de ese tipo de entorno, esas personas y esas artes había comenzado a serle llanamente normal en algún punto. La penumbra cortada por el fuego de lámpara o vela era a lo que más tenía acostumbrados los ojos ahora. Los símbolos que reflejaban lo hereje para el resto del mundo sólo se veían como la norma en su doctrina, acostumbraba demasiado verlos en sus discípulos. Por supuesto que el joven que había acudido allí no era nada como ellos, eso era notorio a primera vista, pero Pelleas suponía que bastaría con saber donde estaba… hasta que lo escuchó hablar de esa forma, bajo y titubeando.

Sólo entonces cruzó siquiera por su mente que algo estuviera incomodando a Stanley. Le notaba pálido, no de buena forma. ¿O quizás fuera sólo la maldición, aquejándolo de manera física? Le observó con cuidado unos momentos más. Aunque no negaría que el ver su mano, con una runa trazada en esta, embebida en la piel, llamaba poderosamente la atención. Antes siquiera de hacer gesto alguno para con esa mano, sólo quedándose en pie ante él, optó por responder con presteza.

- Lo está. De que está maldito, cuanto menos, no cabe duda. Puede saberse con sólo estar ante usted. - Lo dijo con seguridad, su voz profunda esparciéndose con facilidad en la estancia amplia. En su imaginación, al aquejado joven quizás le reconfortase oírlo confirmado, quizás le ayudara a alivianar el asunto, por eso quería decirlo ante todo. Algunos comentarios de acuerdo se esparcieron entre los demás magos, los aprendices más primerizos preguntándole a los más avanzados cuales de ellos lo habían sabido a primera vista. Pelleas, cuanto menos, podía sentir cuando un rastro de magia negra se hallaba aferrado a alguien, aunque no fuera en más detalle que eso. - Con que una maldición que afecta la memoria… - Continuó, sin poder evitar sonreír un poco bajo lo que cubría su cabeza. Era interesante asunto y no, hasta el momento no había visto un caso de ello en persona.

Y tenía la oportunidad de hacerlo ahora. - Con su permiso. - El hechicero musitó, al tiempo que se llevaba las manos a la cabeza para retirar el cráneo. No porque hubiese razonado que era lo más prudente para el invitado, sino porque hacía falta para ver más de cerca la marca. Lo depositó en el escritorio cercan con sumo cuidado, y ahora con sus rasgos plenamente a la vista, rasgos sin nada tétrico en ellos salvo tener los ojos bastante oscuros, se acercó otra silla en la que ubicarse y mirar detenidamente la runa. Dada la circunstancia, se atrevió a ser más confianzudo de lo que normalmente sería y tocar las líneas de la runa cuidadosamente. Tras ello, no tardó en ladear la cabeza hacia sus compañeros de doctrina y los materiales que ellos habían traído ya.

- ¿Qué libros de interpretación han traído? Ah, no, no de maldiciones exactamente… creo que es en el de interpretación de runas. Oh-- aquel. - Fue dirigiendo, intercambiando algunos comentarios acallados y asentimientos o negaciones de la cabeza con el resto de magos. Teniendo un asunto tan interesante entre manos, no iban a irse de allí pronto en absoluto. Al oír la tos de Stanley, seguida de la disculpa, Pelleas le miró con algo de sorpresa honesta. - Oh… ¿se percibe el olor? Vaya. No lo estaba notando. - Tuvo que dar ahora él mismo una risa nerviosa. Otra cosa a la que estaba tan acostumbrado, que no lo notaba. - No es mucho lo que se puede hacer al respecto, en este sitio… pero algo de aguardiente podría despejarlo… hm. De la despensa, por favor. - Mientras hablaba se había vuelto otra vez hacia los estudiosos, uno de los cuales tomó el mandado y salió a realizarlo. El maestro volvió a poner su atención en Stanley.

- Ante todo, ¿tiene idea alguna de quien le ha puesto esta maldición? ¿O en qué sitio? De qué orden de hechiceros… - Era bastante pedir, la idea no era abrumarlo, pero estaba siguiendo su curiosidad y siendo optimista. Y pensando en cómo le complacería a él saber qué hechicero exactamente había hecho ese trabajo, además de quizás imaginarse qué forma se había usado en base a de cual orden procedía. Hizo una pequeña pausa, pensativo, y luego agregó una pregunta más, esta mirando certeramente a los ojos del joven. - ¿O… por qué? Naturalmente, no puede saber qué recuerdos le están faltando, pero siempre existe la posibilidad de que… cómo decir… sean cosas que no deba recordar. Que no haya debido ver o saber. -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Mar Feb 09, 2021 3:04 pm

El corazón de Stanley latía con nervios, sus manos sudaban y su estómago, y pensamientos eran un caos. ¿Por qué? ¿Por qué estaba maldito? ¿Acaso hizo algo terrible en el pasado para que alguien quisiera hacerle eso? ¿Qué era tan “gracioso”? ¿Por qué lo miraban de esa forma? ¿Por qué no simplemente lo curaban, en lugar de hacerle las mismas preguntas? El espadachín centró su atención en el hechicero que lo atendía en ese preciso momento, viendo cómo se retiraba el cráneo y lo colocaba sobre la mesa.

Después de todo este tiempo, resulta que una persona normal bajo de esa calavera y llevando esa vestimenta. Pero Stanley no quiso fijarse en más detalles pues su cabeza estaba doliéndole terriblemente.

- Jaja, me vendría bien un poco de aguardiente ahora mismo- Soltó el espadachín junto con una risa nerviosa, poco después de escuchar el comentario del maestro-Umm… B-bueno, quiero decir, para el olor, ya sabe…- No quería que se malinterpretara- “Pero me vendría bien algo de beber” Comento en sus adentros. Si tuviera la oportunidad de beber aguardiente, lo haría casi sin dudar, al menos para dejar de sentirse tan nervioso- Gracias.

La sonrisa del espadachín desapareció poco después de decir eso, volviendo a sentirse incómodo y cabizbajo. Procedió a masajear levemente la tensión detrás de su cuello para poder relajarse, distrayéndose y desviando la mirada hacia el estudioso que salió por la puerta a hacer el mandado, y quedándose mirando a la salida pensando en lo que podría decir para excusarse.

Sin embargo, la voz del hechicero sacó al pelinegro de sus pensamientos, haciendo que este se sobresaltara levemente y se volteara bruscamente a ver al hombre.

- ¿Uh? ¿Qué? Ah, no, no tengo idea de quien pudo haberme maldecido…- El chico hizo una pausa y cerró los ojos brevemente, mientras ordenaba lentamente sus ideas- Me entere de que estaba maldito hace solo unas semanas, así que no tenido mucho tiempo para investigar… De todas formas, tenía otras prioridades en el momento- Comenzó a relatar- Mi única pista es que ocurriera durante la caída de Begnion…- Comentó, mientras hablaba de la ciudad en ruinas en la que él había despertado- … No tenía memorias de lo que había pasado el día anterior, tampoco recordaba lo que había hecho en los últimos años. Era como una página en blanco, no sabía quién era, donde nací, quien era mi familia, mis amigos… Solo tenía a mi perro y mis pertenencias- El chico sintió que no había necesidad de contarle lo confuso y aterrador que fue, así que se limitó a dar los detalles más importantes- Por suerte, aun recordaba cómo leer y escribir, también era capaz de luchar y hacer otras cosas, a pesar de no saber dónde o cómo las aprendí. El primer clérigo que me atendió confundió la runa de mi mano con la marca de un branded, así que desde entonces, intenté mantener un bajo perfil, ateniendo mis propias heridas, sin sospechar que la marca fuera otra cosa- El espadachín estaba muy consiente de como sonaba al contar todo aquello, así que se limitó a terminar- Con el tiempo pensé que tal vez mis recuerdos volverían de alguna forma, pero no es el caso.

El chico pausó brevemente, esperando a escuchar la opinión del profesor con respecto al tema y ver lo que procederían a hacer a continuación. Mientras tanto, Stanley buscó una silla y esperó un poco mientras sentía como su malestar iba empeorando, llegando a mostrar aún más incomodidad y nerviosismo que al principio.

No estaba seguro de lo que era, al principio pensó que se trataba del olor de las velas, y el ambiente oscuro en el que estaba. Pero, había algo más aterrador en esa habitación, más aterrador que los tomos y las sonrisas de los hechiceros curiosos… Algo aterrador en los “cuernos” y los “ojos” que lo estaban observando

¿Eran los ojos? Sí, eso “tenía” que ser. Eran los mismos que tenía ese hechicero emergido que lo atacó en Chon’sin, si algunos de los hechiceros de la academia lo utilizaban en sus túnicas, tenía sentido que... Podría ser que…

Sparky comenzó a moverse nerviosamente cerca del pelinegro, pidiendo la atención de su amo que se hallaba preocupado y temblando en su silla. El chico no dijo nada, pero por unos momentos había estado tan ensimismado en sus propios pensamientos que casi olvidó en donde estaba y no escuchó lo que los demás decían. Tosió un poco y acarició al can para calmarlo un poco.

Off rol:
Referencias a un evento que sucedió On rol
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Sáb Feb 20, 2021 10:54 pm

Cualquier cosa que el joven pudiera decirle sobre su condición, le interesaba. Estaba prestándole toda la atención que el caso merecía, como también sus estudiaban estaban más silenciosos para ese entonces, sólo curioseando y quedándose por ahí como una bandada de uniformes negros. Y aunque la información que Stanley lograba dar no fuera a mucha, para Pelleas, resultaba bastante provechosa. Ahora con el rostro descubierto, se le vio pensativo a medida que se adentraban en los detalles. - Interesante. Muy interesante. Con que en Begnion… eso lo hace bastante misterioso, pero… - Fue diciendo por lo bajo, sólo pensando en voz alta. Era una historia particular. Jamás había existido orden alguna de magos negros en Tellius, por lo que podía haber sido de cualquier sitio. - ¡Y que, además, le tomasen por un branded…! Dioses, estar maldito ciertamente es mejor. - Concluyó. Una suerte terrible, la que había atravesado el extranjero. Al menos su historia había aclarado qué tenía que ver el perro con el que venía, entre otras cosas.

- En este caso, supongo que no habrá modo de saber si sus recuerdos contienen algo indeseado sino recuperándolos. Podría haber allí algo desagradable, o un secreto que alguien desease borrar, pero los recuerdos de un período tan amplio serían un precio demasiado alto para el caso. Diría que es improbable. Verá… - Pausó allí para recibir el libro que le alcanzaba un discípulo, el que había pedido, de interpretación de runas. Le tomó algunos momentos hallar lo que buscaba, pero estaba seguro de que debía estar por ahí y eventualmente dio con ello. Sonrió para sí en satisfacción antes de abrir el escrito por completo en donde una página mostraba la runa, con las pequeñas variaciones de forma en que podía dibujarse, y la de al lado detallaba la información al respecto. Lo puso sobre la mesa entre él y el joven, orientándolo hacia su vista. Ya estaba demasiado motivado respecto al conocimiento y la oportunidad de estudio como para notar el estado de los nervios ajenos, pero creía que sería de su interés ver.

- Sí… esta clase de runa de maldición es puesta una sola vez, pero su efecto no cede, aún si quien la puso falleciera. El tiempo no habría debilitado el efecto. Habría estado esperando toda su vida. - Declaró. Tantas y tan fascinantes formas de maldecir existían en el mundo; esa era solo una de ellas. Cuidó explicarla con lentitud, tanto para Stanley como para los oídos de los demás, de modo que no necesitasen interrumpir para mediar pregunta. - Claro, es más común que se aplique a un período menor, a recuerdos recientes… incluso es perfectamente posible borrar un recuerdo en particular y dejar lo demás intacto, según sé. Todo depende de la capacidad del mago y de sus miras. Quien la puso en usted, realmente quiso realizar un trabajo minucioso y tenía el poder como para hacerlo. El resentimiento es, lamentablemente, un pecado muy común en el carácter de un hechicero. Ahora bien-- oh, cierto su bebida. - Se detuvo cuando el discípulo enviado, que ya había vuelto, le tendió la botella. Pelleas la destapó, mas de allí, no hizo más que dársela al joven ante él sin una palabra sobre deuda. No era una botella grande, no era problema. De todos modos, el mago sospechaba que más adelante Stanley quizás apreciara seguir bebiendo. Aguardó a que tomara cuanto menos un trago antes de continuar.

- Ahora… como decía… todo depende de la runa. Ni el hechicero autor, ni nada que haga usted traería su memoria de regreso, sino sólo quitar esto. Es la ventaja y desventaja de una runa de maldición. - Procedió pacientemente. - Hay quienes desesperan con ellas, y simplemente… las separan de sí. Si perdiera usted su mano, quedaría libre. Muchos toman ese camino. Mas en este caso, puedo romperla por usted. - Aseguró. Su mano nuevamente se estiró cerca de la del joven, donde la runa estaba. Emitiendo por lo bajo un par de palabras arcanas sólo para resonar con la magia, para despertarla, hizo que la runa emanara tanto un tenue brillo como algunas partículas color púrpura. Volvió su mano hacia sí y las examinó flotando sobre su palma, antes de encerrarlas en el puño. Cuando abrió la mano, lo había disipado todo. Asintió para sí. - Sí, estoy seguro de que puedo romperla. Con todo respeto al trabajo de un compañero de doctrina, claro, pero puedo. -

Miró nuevamente a su invitado. Definitivamente no parecía un mago, tenía más bien la constitución de alguien que usaba las armas. No esperaba que comprendiera del todo el asunto, pero... - Sé que es bastante que oír, que le he dado ya mucho en qué pensar, aún así… le pediré que considere si está preparado. Sólo eso. Es una inmensa cantidad de memorias las que han sido puestas fuera de su alcance. Y regresarían todas a la vez, no hay otro modo. Tomaría… días, quizás semanas, para que vuelva usted a ser consciente de la realidad y el tiempo presente. Es una experiencia algo inconveniente, pero puedo prometer que resultará. ¿Qué dice? -
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Miér Feb 24, 2021 8:00 pm

Stanley no podía hacer otra cosa más que esperar pacientemente para conocer la opinión del “experto”, y de tratar de no perder la compostura mientras escuchaba todo lo que le contaba.

- “Recuerdos con algo indeseado... Un secreto que alguien deseo borrar…

Las palabras de Pelleas llevaban todo el sentido y no había modo que el espadachín pudiera objetar al respecto, ya que continuaba sin despertar recuerdos de lo que sucedió esa noche. Con solo imaginar toda la información que recibiría de golpe, Stanley no podía evitar sentirse nervioso. Perder el sentido de la realidad sonaba como una sensación terrible, ¿quién era ese hechicero que lo había maldecido? ¿Qué fue lo que hizo para ganar todo su odio y resentimiento? Era en este tipo de momentos en los que espadachín dudaba de sí mismo y se preguntaba si valía la pena seguir adelante y obtener la respuesta.

- Umm… Debo… Debo pensarlo, denme un momento- Se forzó a decir, mientras sentía que los nervios le impedían hablar.

En todo caso, estaba agradecido de poder beber en ese momento, y dejar que el sabor del alcohol lo distrajera un poco de todo los pensamientos negativos que pasaban por su mente. Bebió en total dos vasos desde que trajeron la botella y le ofrecieron el primer vaso. Hizo lo posible de no tomar lo suficiente rápido para no embriagarse, ya que necesitaba estar lucido para prestar atención y mantener la conversación.

- “No creo que me sienta preparado, pero puede que nunca lo esté… Es decir, si un mago oscuro va a meterse con mi memoria, preferiría cortar mi mano ahora mismo” Toco su mano derecha con su mano libre, sintiendo la sensación del guante mientras reflexionaba “Pero si elijo eso, podría después arrepentirme… Sería muy cobarde de mi parte, y además, muy doloroso…” Pensó, mientras brevemente lo imaginaba- “Kyleb se enojaría mucho si llegara a enterarse que me corte la mano... Necesito preocuparme más por mí mismo, y respetar mi cuerpo… Dejar que me quiten la maldición de esa  otra forma es lo mejor

Aun cuando el pelinegro había llegado a esa conclusión lógica, continuaba sintiéndose asustado. Así que, respiró profundamente y miró Pelleas.

- Ok, ya lo pensé… Y, creo que, estoy preparado. - Respondió- Si promete que resultara, entonces no tengo nada que temer. Demostró que sabe de lo que habla y confío en usted para esto.

Comparado a otros hechiceros oscuros que había conocido Stanley hasta este día, Pelleas daba menos miedo y lo trataba con más seriedad. Mientras no tuviera puesto un cráneo sobre su cabeza, el chico sentía que podía confiar en él, aunque fuese un poco.

- Solo tengo una duda- Comentó el chico, mientras aprovechaba a levantarse de su asiento para acercarse un poco y decir algo en voz baja- Sea lo que sea que vaya a ser y donde vaya a ser, ¿todos van a estar viendo? Digo, no es que me importe, pero…- En realidad, al espadachín si le importaba, aunque fuese un poco, considerando que todavía se sentía incómodo por recibir tanta atención.
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Jue Feb 25, 2021 9:40 pm

Desde luego que le cedía al joven el tiempo que este necesitara. Pelleas rara vez llevaba prisas, sino que tendía a estar más bien del lado pastoso para las cosas. No obstante, no podía evitar guardar inmensa curiosidad. Especialmente, por aquel gesto del hombre de tocarse la mano como si imaginara lo que Pelleas le había relatado sobre la posibilidad de separarla del cuerpo. Era un pensamiento morboso de tener sólo porque sí, mas no podía evitar considerar que tampoco estaría mal, como solución; él era un sanador ya bastante practicado, podía mantener a un hombre vivo tras una amputación, y podría estudiarse igualmente es desvanecimiento de una maldición rúnica en ese estilo. Sería provechoso de otra forma, pero provechoso. Desde luego, tenía la sensatez de no decirlo, en tanto sólo volvía a girar el libro hacia sí y hacía un repaso veloz, con una sonrisa que no decía mucho.

Hasta que el joven expresó que estaba listo y decidido. La reacción de Pelleas fue de más emoción que la del propio maldito que sería absuelto, animado pero intentando mantener discreta la alegría; no era alguien que alzara mucho la voz, pero algunas cosas simplemente se notaban. - Le agradezco, Stanley. No cabe duda, no cabe duda alguna, esto saldrá correctamente. - Aseguró, por entre los cuchicheos interesados de los demás magos y brujas. La afirmativa ya la tenía, no quedaba motivo de esperar, y el hechicero ya iba parándose de su sitio para ponerse a los preparativos. Desde luego, se quedó a oír la duda que parecía que a Stanley le quedaba, y recién en ese momento se le ocurrió pensar en tal factor.

- Oh… bueno, ejem… no todos, no todos. Sólo mis discípulos avanzados en sus estudios de maldición. Alguien debe tomar registro del proceso y sus resultados. Pero serán silenciosos, le aseguro. - Dijo. No había pensado para nada en la privacidad, pero simpatizaba con las pocas ganas de ser observado, entendía ese sentimiento y no podía no hacer algo por alivianarlo. Esperaba que fuera suficiente. Acto seguido, se volvió hacia los magos para llamar a los aludidos, que no eran más de 2; la escuela era pequeña aún. Entonces gesticuló con la mano para el joven invitado, indicándole que le siguiera. - Venga con nosotros. Iremos a un sitio un poco más cómodo para realizarlo-- oh, y traiga la bebida, querrá beber el resto luego. Pensar lento y poco es lo más provechoso… -

Salió de aquella habitación. Desde allí, le llevó a uno de lo que en la torre llamaban laboratorios: habitaciones que podían cerrarse, tan poco alumbradas como las demás, donde podía uno practicar la magia libremente. Un sello cuidadosamente trazado en la puerta y alguna runas espaciadas en el marco y paredes aseguraban que todo lo conjurado allí dentro, allí se quedara, incluso en los casos complicados. Dentro no había mucho, sobre todo nada delicado: un podio donde ubicar un tomo abierto si se necesitaba, una mesa de hierro fundido que tomaba mínimo dos hombres mover y poco más.

- Sólo hay un par de cosas que he de preguntarle antes. - Pelleas dijo mientras cerraba la puerta tras ellos, cuidando dejar al perro al interior también. Tenía motivo para eso. Juzgó adecuada la posición de la mesa, contra una pared en que quedaba bastante bien iluminada, y se la señaló a Stanley como su sitio. - Puede sentarse allí. La primera cuestión es… bueno, en esta clase de procesos, es muy útil tener un objeto del pasado al alcance. Le ayudará a volver a fijar los recuerdos más… gentilmente, tener algo que reconozca. Creo que el perro que le acompaña, técnicamente, funcionaría como algo, pero… por si las dudas, ¿hay algo más que tenga, que pueda querer sostener? - Fue explicándose mientras se dirigía a aquel lado de la habitación también. Los aprendices, callados ahora que eran sólo los dos y que algo importante iba a suceder, se prepararon para tomar las anotaciones de lo que fuera a pasar. Uno observaba desde una distancia, la otra más cerca, pero ambos permanecían callados.

- La segunda pregunta trata de qué desea que ocurra con usted. Mientras está retornando su pasado, mientras desenreda el tiempo actual… no nos es molestia tenerle en una habitación de los dormitorios, vigilarlo. Le proveeríamos de eso como pago por la oportunidad de estudio. No es como si deje de ser autosuficiente, sólo serán momentos confusos y será bueno que tenga quietud. Pero quizás tenga otra preferencia en cuanto a donde ser dejado, o cómo ser tratado. - Finalizó, intentando ser lo más claro posible. Quizás el joven quisiera estar a solas todo el tiempo, quizás quisiera ser puesto derecho en una carreta a su vivienda; Pelleas no se hacía idea siquiera de donde procedía originalmente. Sólo le restaba aclarar aquellos puntos, y podría comenzar con la ruptura de la runa.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Sáb Feb 27, 2021 2:04 pm

Tras escuchar la respuesta de Pelleas a su duda, Stanley se sintió más relajado. No le gustaba la idea de ser un objeto de estudio para a la academia, pero por el lado bueno, al menos no lo verían un montón de personas.

Mientras seguía las indicaciones ajenas, el espadachín tomó rápidamente la botella que estaba sobre la mesa, y el vaso que había estado usando en el rato para beber. Temía que por sus manos temblorosas alguna de estas cosas llegara a caérsele, pero por suerte para el chico, consiguió sostenerlas con la suficiente firmeza, solo tropezando un poco con los pies en la salida debido a los nervios, sin caerse.

Sparky siguió a su amo de cerca, caminando a su lado, a pasos rápidos y sonoros. Stanley por su parte, hacia señas para que el can no se detuviese por mucho tiempo a olfatear o a distraerse con las personas que caminaban cerca, el pelinegro aún estaba un poco tenso, pero mantenía la cabeza en alto mientras miraba los alrededores y a su guía. De un momento a otro, el grupo llego hasta una torre con varias habitaciones que podía cerrarse y que estaban poco iluminadas. Entraron a una de ellas, cuya puerta tenia trazado un sello que Stanley no reconoció y lo que parecía ser runas espaciadas en el marco.

Al principio, el espadachín pensó que se trataba de una decoración para diferenciar a la puerta de las demás. Pero entonces, se le ocurrió que las runas podrían estar ahí con un fin en particular, como que la puerta fuera “mágica” o algo por el estilo. Tal vez las runas sirvieran para evitar que los ladrones pudiesen entrar a sus anchas, o quizás era capaz de transportar a la persona que la cruzase a un sitio muy lejano, como una cueva llena de antorchas, un altar de piedra y esqueletos por todas partes.

Pero, al final resultó que dentro no había mucho, sobretodo nada delicado: Un podio donde ubicar un tomo abierto si se necesitaba, una mesa de hierro fundido que tomaba mínimo dos  hombres mover y poco más. Tras examinar el interior con la mirada, el espadachín tuvo sentimientos encontrados, intentando decidirse entre sí sentirse aliviado o triste porque ninguna de sus teorías había dado en el clavo.

Stanley caminó en silencio hacia la mesa de hierro y se sentó sobre esta cuando se le fue indicado y dejo el vaso y la botella a los discípulos para que lo sostuvieran mientras tanto, Sparky siguió al chico y se recostó en el espacio que había debajo para poder descansar, mientras Pelleas hacia unas cuantas preguntas y se dirigía a aquel lado de la habitación también.

Un objeto del pasado…” En ese momento se le vinieron a la mente varias cosas- Bueno, tengo mi casco y esto- Stanley movió sus manos para sacarse el brazalete de una de sus muñecas- En el pasado tuve cinco amigos con los que jugaba mucho de niño, y un día decidimos entre nosotros compartir unos brazaletes.- Contó- No es una cosa que recuerde, pero llevaba este brazalete cuando desperté, y cartas en mi bolso que mencionaban eso- Intentó resumir, mientras contenía una sonrisa que reflejaba cierto aire de nostalgia al mirar el objeto en posesión- Supuse que era importante, así que busque a esos amigos hasta que pude encontrarme con uno de ellos, y corroborarlo. Desde entonces siempre llevó este brazalete conmigo.

A la luz de las velas, el brazalete estaba bastante gastado y no representaba mucho valor monetario. Estaba hecho a mano, con hilos que habían perdido su color y suave textura con el pasar del tiempo.

Los aprendices que observaban silenciosamente y desde cierta distancia, decidieron moverse un poco y levantarse de puntas para intentar ver mejor lo que el espadachín sostenía en su mano.

Tras un breve momento de silencio, Stanley soltó un suspiro y levantó la mirada hacia Pelleas, procediendo a cerrar la mano que sostenía el brazalete.

- Había quedado con alguien que me daría aposento en Nevassa, pero con lo que me cuenta, preferiría quedarme aquí hasta que sea cómodo salir o hablar con alguien- La persona de la que Stanley hablaba era un soldado que había conocido en Begnion hace unos meses y con el que mantuvo contacto, y cuya esposa tenia familia que vivía en Nevassa- Ya sabe que estoy aquí, así que puedo enviarle una nota cuando terminemos.

Dicho esto, el espadachín procedió a ponerse el brazalete en su muñeca y ponerse cómodo.

Off rol:
El soldado mencionado es un NPC que apareció en el tema Past burn , que conocía a Stanley en una taberna poco antes de que este perdiese la memoria. Le ayudó a pedirle matrimonio a su prometida y Sparky llevó los anillos.
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Sáb Feb 27, 2021 8:58 pm

Como le había dicho al joven, no era como si la presencia de su perro no sirviese como puente entre el presente y el pasado que recuperaría, pero usar un objeto era más ortodoxo y a fin de cuentas le aliviaba que pudieran contar con uno. El brazalete cruzaba perfectamente la distancia entre un lado y el otro del vacío de la amnesia. A la vista de Pelleas no parecía nada más que un objeto artesanal algo viejo, bien usado, pero era perfecto complemento. Además, mientras hablaba de ello Stanley parecía sonreír un poco; Pelleas caía en cuenta de que era la primera vez que veía un gesto de comodidad como ese en él. Quizás sirviera una función tranquilizadora, adicionalmente. Eso sonaba bien.

- Comprendo. Creo que será perfecto. Intente mantener mucha consciencia del brazalete, y si comienza a sentir vértigo o experimentar confusión, enfóquese completamente en ello. - Instruyó. No era nada más complejo que eso. - En cuanto a lo demás, bueno… sí… será mejor. Err, quizás le enviemos un nosotros su recado, no se preocupe de mucho… - Fue bajando la voz paulatinamente, sin querer perdurar mucho en ese tema. Porque no podía asegurar que Stanley fuera a poder ordenar sus recuerdos de nombres y personas tan bien como para mandar un mensaje él mismo, una vez hecho todo, pero suponía que se vería en su momento. Lo importante era que había accedido a quedarse en ese intervalo. Mejor, no dar motivos de dilatar más las cosas.

- Entonces… procederé a romper y extraer la runa. - Fue todo lo que dijo, sin más indicaciones que darle ya. No era un sanador de profesión, no poseía el instinto o siquiera la capacidad de relajar a nadie con confortantes palabras de guía. Sólo podía decirle lo que iba a hacer y hacerlo. Tomó el antebrazo de Stanley desde abajo con un murmullo de “con su permiso”, y un agarre firme para evitar que retirase la mano marcada. La otra mano del hechicero volvió a posicionarse sobre la runa, separada varios centímetros. Un silencio absoluto se hizo en la estancia, interrumpido solamente, a esas alturas, por el sonido de un par de lápices de carboncillo rascando papel, tomando nota y registro de lo que se llevaba a cabo.

Entonces se unió la voz del hombre de cabello ondulado, entonando las palabras arcanas que enfrentaban lo que la runa representaba. Una inversión de las palabras que quien la había puesto allí debió de haber recitado en su momento. El símbolo destelló tenuemente sobre la piel del espadachín otra vez, soltando livianas partículas púrpura. Pelleas alzó la mano posicionada encima y, como si la runa siguiera ese movimiento, esta pareció alzarse de la piel, proyectándose hacia arriba tal como si estuviese siendo atraída fuera. La resistencia que ofrecía hizo que el hechicero entonara con más firmeza de voz, cual orden, su verso arcano nuevamente. Si doliera, no sería tanto como para que Pelleas hubiera juzgado necesario advertírselo a Stanley. El dolor era un compañero tan cercano a los arcanos, una parte a esperar en tantos procesos, que perdía perspectiva de que no siempre era normal. Lo importante era que no sería demasiado ni nada que dejara un daño duradero. Y que en un instante más, algo mucho mayor llamaría la atención fuera de ese detalle.

Pelleas cerró la mano en un puño. En respuesta la runa soltó una nubecilla de partículas y, ante el ojo que estuviera mirándola con cuidado, se desmoronó como si se hubiese tratado de una forma hecha de harina siendo soplada fuera de una mesa. Era buena maldición, pulcra y eficazmente aplicada, mas el grado de magia no era uno que él no pudiese deshacer. Sería en aquel instante que las barreras se habrían roto, abierto de par en par, y sin contingencia ni ritmo en particular los años y años de recuerdos fluirían de regreso de golpe. Concentrado en lo que hacía, el hechicero no tuvo ocasión de comunicarlo para Stanley antes, ni pensó en preguntar nada aún. Como mucho, dio una ojeada rápida a su rostro antes de volver a concentrarse en que la runa estuviera desapareciendo del todo. Uno de los varios anillos en sus dedos, con una gema de gran tamaño, brillaba suavemente en resonancia con la magia expelida y él lo consultaba con la mirada, pues para ese mismo propósito tendía a tenerlo puesto.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Dom Feb 28, 2021 6:01 pm

Al escuchar las palabras de Pelleas el espadachín asintió con la cabeza, cerró los ojos e intentó concentrarse en todo lo posible, pensando solo en el brazalete y su perro. Su cuerpo se tensó un poco en el momento que fue tomado por el antebrazo, pero se mantuvo inmóvil el mayor tiempo posible, respirando con lentitud para mantener la calma e intentando ignorar lo que estaban haciéndole. Un silencio absoluto se hizo en la estancia, interrumpido solamente, a esas alturas, por el sonido de un par de lápices de carboncillo rascando papel.

Sparky se hallaba bajo la mesa, recostado tranquilamente en el suelo, y con los ojos cerrados. La voz del hombre de cabello ondulado comenzó a entonar unas palabras extrañas, mientras que la runa sobre la mano de Stanley destelló tenuemente, y comenzó a soltar livianas partículas purpuras.

El espadachín se estremeció un poco cuando la runa comenzó a reaccionar en su mano, como si una extraña sensación de familiaridad lo envolviese, sintió angustia y miedo, un presentimiento de que algo horrible estaba a punto de suceder. Stanley comenzó a sudar y abrió los ojos un poco para mirar su mano, pero en el momento que lo hizo, sintió un horrible mareo que lo hizo arrepentirse casi de inmediato. El pelinegro cerró los ojos y negó con la cabeza, forzándose a sí mismo a pensar solo en el brazalete y en Sparky. Su mano derecha se sentía caliente y un leve hormigueo recorría todos sus dedos. Las palabras arcanas se volvieron cada vez más firmes y la runa mágica comenzó a oponer resistencia.

- ¡Ah!

Todavía con los ojos cerrados, el chico soltó un quejido y uso su mano libre para tomarse con fuerza el antebrazo. El mareo y ardor en su mano eran ahora el menor de sus preocupaciones, pues el entumecimiento se transformó en dolor, y ese mismo dolor estaba ahora en todo su cuerpo.

- No… ¡No!

Al escuchar la voz angustiosa de su dueño, el perro salió por debajo de la mesa y comenzó a ladrar a Stanley para llamar su atención.

- Sparky…- Susurró el pelinegro débilmente, mirando a su perro poco antes de soltar un grito que resonó por todo el cuarto.

El perro se encogió de miedo y retrocedió unos pasos hacia atrás, bajando su cola y orejas, mientras no dejaba de soltar gemidos preocupados. Uno de los estudiantes que observaba, pasó por el lado del can y se acercó rápidamente a la mesa, para impedir que el espadachín se moviese de su sitio.

La runa continuó oponiendo resistencia hasta que finalmente terminó de ceder, soltando entonces una nubecilla de partículas y, ante el ojo que estuviera mirándola con cuidado, se desmoronó como si se hubiese tratado de una forma hecha de harina. En ese instante Stanley dejó de gritar y se quedó en completo silencio, mientras jadeaba. Levantó el rostro y miró hacia el frente, intentando enfocarse lo mejor que podía ahora que lo peor había pasado.

Sería en aquel instante en que las barreras se habrían roto, y sin contingencia, ni ritmo en particular, los años y años de recuerdos fluirían de regreso de golpe a la mente de Stanley. Caras conocidas, lugares visitados, momentos memorables que iban desde su infancia hasta su joven adultez, y una cantidad casi innumerable de nombres que confundiría a cualquiera si fuesen dichos todos a la vez.

Le costaba mucho concentrarse, pero aun así, el pelinegro consiguió extender su mano libre y acariciar la parte de arriba de la cabeza de Pelleas, mientras este estaba concentrado viendo su anillo. Al tocar su cabellera ondulada, una visión distorsionada se proyectó en la mente de Stanley, permitiéndole recordar por breves instantes la promesa que había hecho y a la persona que tenía muchos deseos de volver a ver.

Aunque todo fuera confuso y su cabeza pareciera que estuviera partiéndose en dos, Stanley aun lo recordaba, y eso era lo único que necesitaba comprobar ahora, para sentirse más tranquilo.

Tras acariciar un poco esa cabellera ondulada y reír un poco, el espadachín comenzó a sentirse muy cansado y muy débil. Mientras sus ojos se cerraban, su cuerpo se inclinó peligrosamente hacia un lado, como si fuera a caerse de la mesa.

Off spoiler:
No se preocupen, si Stanley se cae y nadie lo atrapa, tiene el casco para protegerse la cabeza(?) De ser necesario, le cedo el control de Sparky para el ultimo post.
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Pelleas Dom Feb 28, 2021 9:02 pm

No era particularmente difícil para Pelleas ignorar los quejidos, los temblores o los gritos de dolor. Apenas un poco más temprano ese día, antes de que Stanley arribara a la torre, había tenido ocasión de ignorar gritos por un período bastante extenso, al llevar a cabo la iniciación oficial de uno de los aprendices antes carente de magia. En suma, no eran partes atípicas del oficio. Se tratara de dolor o puramente terror, todo practicante de su doctrina tarde o temprano terminaba atravesando sufrimientos en pos de progresar. Él no sólo los ignoraba ya, sino que sabía que con una contraparte sufriente debía ser más firme, para prevenir que interrumpieran procesos delicados; la mayoría de veces, eso causaba más daño, pues jamás era bueno sólo dejar energías oscuras ir y quedar libres.

- Tan sólo es dolor, y el dolor termina. - Fue todo lo que dijo, sin cesar ni obrar más lento por nada. Mucho menos tan cerca de terminar. Tan sólo llegaba a preocuparle el perro, que se había inquietado y que esperaba no interpretara que él era un enemigo atacando a su dueño, pero parecía que no era el caso. La luminosidad terminaba de apagarse, el anillo no detectaba rastros de magia, la runa se había deshecho por completo… y justo cuando Pelleas sonreía para sí, dispuesto a anunciar que todo había acabado en un éxito, cayó en cuenta de que la voz de Stanley ya no estaba allí, de lo silencioso que se había quedado de un momento a otro.

Un repentino silencio ciertamente podía ser mala señal. Casi no deseaba levantar la vista para comprobar qué pasaba. Pero cuando una mano fue a posarse sobre su cabello, sin dudas la del joven, tuvo que hacerlo aunque fuera por la extrañeza. Parpadeando en total desconcierto, lo miró para hallar que respiraba, que parecía tener algo de consciencia, sólo le acariciaba el pelo como si nada. Algún ruidito o media sílaba le salió de la boca al daeinita, pero palabras ninguna. Atinó, tras un par de momentos, a razonar que debía preguntarle si estaba recordando todavía, ver si podía oírlo, pero antes de que lo hiciera, los ojos del joven ya se estaban cerrando y su cuerpo parecía irse lánguido. Lento en reaccionar, como con todo, Pelleas sólo lo retuvo porque tenía ya su antebrazo en la mano, desde donde tiró para sujetarlo y prevenirle caer, antes de lograr apoyarlo en la mesa con algo de torpeza para que allí yaciera. Suponía que la pérdida de consciencia no era muy sorpresiva, quizás hasta que atravesarlo todo despierto de una vez.

- Err, bueno… el proceso ha sido exitoso. - Declaró entonces, para los discípulos que debían estar esperando un veredicto de su parte. Les miró por sobre el hombro. - Si da el efecto deseado, lo sabremos con seguridad cuando Stanley recupere su consciencia completa, pero no tengo motivos para creer que haya irregularidades. Su memoria ha de estar regresando. - Dijo. Las últimas anotaciones fueran hechas, en tanto el hechicero maestro daba un paso atrás, examinando el aspecto del muchacho en la mesa y sopesando las cosas. Lo bueno de que tuviera aquella contextura de persona entrenada, era que lo más seguro era que su salud no peligrara por lo ocurrido. - Bien… le pondremos en una de las habitaciones. Avísenlo al administrador, mi consejero, por favor. Deberemos de ver que sus necesidades básicas estén proveídas, en tanto estudiamos su progreso. Interesante, en verdad… - Pelleas sonrió para sí nuevamente.

Y así sería hecho. En los próximos días, Stanley y su mascota tendrían una habitación en uno de los dos pisos que la torre tenía dedicada a dormitorios para sus aprendices. No sería excesivamente perturbado; se le llevaría comida, claro, para evitarle salir a ver un gran número de rostros desconocidos a la vez yendo al comedor o cocinas. Pelleas o alguno de los dos magos presentes en la extracción de la runa le visitarían un par de veces para realizar preguntas, mas también se asegurarían de ser breves, no abrumarlo sin sentido pues tampoco podía sacarse más de él de ese modo. Una vez se hubiese recobrado y el pequeño intercambio de estudio por ayuda entre el espadachín y la escuela hubiera terminado, le soltarían fuera de la sombría torre, para no tener que volver a pisarla si no lo deseaba.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Virion  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v
Yuuko  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx
Aran  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Jjoa5TA [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] PcpaFGL

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] POvHqgT

Gold :
1892


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Eliwood Mar Mar 02, 2021 5:20 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Ambos obtienen +2 EXP, Stanley obtiene +1 EXP adicional por efecto de Parangón.

Gracias al incremento de experiencia, Stanley obtiene un nuevo skill de la rama Trueblade!:

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] R9nVqF4 Astra - Ágil, certero y letal uso de la espada, con tal gracia que es llamado también 'danza de la espada', consistente en 6 cortes perpendiculares en rápida sucesión, destinados a cortar desde el hombro al estómago. En la suma de sus cortes propina un daño grave que en NPCs (oséase, enemigos u otros) es letal pero en usuarios (personajes con nombre y ficha) deja un daño muy grave que necesitará ser curado en el turno inmediato para evitar la muerte. Sólo puede usarse una vez por tema.

¡Felicitaciones!

Sin embargo, el cupo de skills de Stanley está ya completo al tener 6 skills en su perfil. Para agregar Astra, otro de los skills existentes tendría que ser reeemplazado. En caso de querer hacerlo, favor de responder indicando cual skill reemplazar por Astra. En caso de preferir no tomarlo, no hace falta responder.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] OaIUyNL
Lyndis  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] NqTGGyV

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Fy4uE7I

Gold :
1017


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Stanley Marshwalker Mar Mar 02, 2021 6:43 pm

Reemplazo Corrosión por Astra.
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 8mjmvEx

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] 964aIaZ

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Iu4Yxy1

Gold :
882


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Eliwood Mar Mar 02, 2021 6:48 pm

Skill reemplazada. ¡Stanley obtiene Astra!
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] OaIUyNL
Lyndis  [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] JEIjc1v

Especialización :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] NqTGGyV

Experiencia :
 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Fy4uE7I

Gold :
1017


Volver arriba Ir abajo

 [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas] Empty Re: [Entrenamiento] Blessings and Curses [Priv. Pelleas]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.