Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Khigu Jue Feb 04, 2021 12:24 am

Parecía atada a los escenarios nevados. Siempre sucedían cosas que la marcaban para siempre en aquellos fríos lugares, y siempre terminaba regresando a ellos, como si le atara algo más allá, más místico, que se le escapaba de las manos.

Había guiado a las tropas de Lyn todo el camino, hasta que sólo podían avanzar ellos tres... Sea como fuere, tenía que permanecer al lado de Lyndis, y proteger a Luzrov; su deber era proteger a las dos personas más importantes de Caelin, para que pudiera prosperar, y para que Lyn y todos ellos fueran felices.
Les había avisado a sus hombres previamente, del posible destino que les depararía. Les había avisado, de que ésta era la batalla donde darlo todo hasta el final. Donde sólo el más fuerte vencería, y aún así, el vivir sólo tenía un objetivo... Vivir para luchar. Todo aquel que no estuviese seguro de acompañar en batalla, debería de meditar sobre como podría ayudar al marquesado de otra manera. ¡Ella no aceptaba cobardes! Pero tampoco... temerarios, pese a que ella misma había sido una por mucho tiempo. Para superar al miedo, había que conocerlo, y a pesar de ello, seguir adelante: había que ser valiente.
Por supuesto que sería duro perderlos otra vez... pero su alma estaría eternamente orgullosa de ellos, ¡sabiendo la fuerza de sus hombres para siempre! Khigu no conocía mejor honor que ese. Claro estaba que, aun así, darían también todo para sobrevivir, estaba de la mano en su naturaleza.
- Pero... ¿Quién sabe, será hoy el día en el que cumpla mi promesa, Armads...? -susurró para si misma, procurando que sus amigas... que sus amigos no le escucharan. - Como sea, siempre he luchado, lucho, y lucharé... hasta el final. Y lo sabes. -miró el hacha grande en una de sus manos, sobre su plata se reflejaban sus compañeros, y los miró. Lyn y Luz... Ella, no... Él, les había dicho que había que volver a casa, sin embargo, para Khigu... No sabía, no quería saber, sólo luchar y acabar con la existencia emergida, asegurar el regreso de ellos dos. Y no perder nada más.

De hecho, llevaba rato ocultando algo importante... Una capa gruesa y oscura ondeando levemente con la helada brisa del campo de batalla, decoraba su armadura, la que le distinguía  como comandante de Caelin: pero dicha armadura aún escondía heridas que se habían agravado hasta llegar ahí, y no quería decirle a Luz. Para Khigu, sería una tontería que el santo gastara sus energías en ella, sabiendo que andaban en plena guerra y los constantes daños serían inevitables, y tampo o había tiempo para ello. De todas formas, ¡le quedaba mucho por aguantar!

Por ahora, debería volver a concentrarse en lo suyo. Observó la zona en busca de Kaltrina. Vio caras conocidas, otras no tanto... Gente que le caía bien, y gente que le caía mal... Incluso divisó al Rey de Bern, Zephiel, allí. - Hm. -la cicatriz en su mejilla ya no molestaba, no después de lo que había pasado, pero no era momento de pensar en aquello.
Todo mal recuerdo, todas las malas relaciones... no importaban en el campo de batalla. Al menos no cuando el enemigo era uno que ambos bandos tenían en comun: El mayor de los males de la humanidad y de los laguz; del mundo entero.
Sin duda había... mucha gente fuerte allí. Eso le motivaba, le avivaba la sangre por dentro. Todo a pesar de estar entre cadáveres, e incluso... muchos sagrados animales, muchos caballos, tambien habían muerto, aquella escena era incomoda sobretodo para ella. Pero no se dejó vencer. Ya llegaría el momento de darles su debido ritual de despedida, como se merecían.

Prestó toda su atención de vuelta a sus amigos, a Luz, quien no perdió ni un segundo más en hacer su magia con aquel baile que pese a todo, era más que vigorizante. - Por fin entiendo por qué soy más fuerte ahora, -les miró, colocándose bien el cuerno- mi fuerza... Es la gente que quiero. -soltó, repentinamente, y sin ninguna clase de vergüenza que le podría haber dado en cualquier otro momento. Khigu sólo necesitaba aquello para salir despedida a por su enemigo, junto a su amiga peliverde. El pulso que atravesó todos sus cuerpos, aquel pulso que había experimentado en la biblioteca con Luzrov, fue la señal de que era el momento.

Aun malherida y todo, logró alcanzar el rango suficiente, aunque apartada para no intervenir con los ataques de Lyn, y miró a su enemiga. - ¡Hey, de comandante a comandante! No... ¡¡¡OYE TÚ, NIÑATA PULGA!!! -exclamó con una risotada mientras alzaba su otra mano, que sostenía a Ti'bizzăn'ah- ¿¿RECONOCES ÉSTO?? ¡DÉJAMELO ENSEÑÁRTELO MÁS DE CERCA! -a pesar de sus palabras, a pesar de su atrevimiento, sentía rabia por dentro: Aquella hacha arrojadiza que en un principio le había parecido una simple hacha decorativa, ceremonial, no era más que una de aquellas tantas armas que había poseído la estratega emergida. Pero Khigu se había ocupado de darle un buen cuidado, y había tenido claro desde que se había enterado de aquello, que para matar a una bestia, haría falta otra bestia. La lanzó contra el cuerpo de Kaltrina con todas sus fuerzas, con todos sus deseos de devorarla, a pesar de que seguramente no estaba hecha para ello. Y eso se notó en cuanto impactó el poderoso cuerpo misterioso de la estratega, pues el filo se resquebrajó, y el colmillo se partió a la mitad. Los que parecían los ojos de aquella bestia oscura se habían atenuado...

Pero, de poco sirvió aquella curacion mágica de Luz que comenzaba en el cuerpo de la albina, pues instantes después la mismísima emergida le devolvió el hacha rota contra Khigu, quien apenas y pudo esquivarlo, llevándose de por medio un buen corte en su mandibula antes de terminar clavada en su hombro. Aunque le había atravesado la armadura y dolía, definitivamente ya no sentía el mordisco sediento de Ti'bizzăn'ah. Ya no estaba viva...
Khigu gruñó ruidosamente, con más rabia que antes, y apretó el puño libre, el cual ya lleno de sangre de su hombro, antes de usarla también para agarrar a Armads con sus dos manos. No dejaría que le pasara lo mismo, ellos dos tenían un mismo destino, se lo había dicho a la reina Yuuko de Durban.

Entonces, de nuevo junto a su amiga, atacó una vez más. ¡¡Eso no se había acabado ahi!!
Apretó fuertemente el mango, la electricidad comenzó a chisporrotear por sus brazos, por todo su cuerpo, pequeños rayos rodeando su cuerpo, latigandole a ella y a lo que tenía alrededor, cerca. - ¡Tch! Acabaré con ella primero, y luego ya haces lo que quieras conmigo, Armads... Hehe... -murmuró entre dientes antes de correr a por su enemigo. - ¡¡¡GRAAAAAAHHH...!!!
Un sofocante estruendo retumbó, no se supo si el daño del arma contra su objetivo había sido físico o bien de su magia elemental, lo importante es que parecía que había hecho bastante daño a la susodicha.

Debido al impacto, el cuerpo de Khigu, aún sin soltar su hacha, salió disparado hacia atrás, su armadura rebotando contra el suelo varias veces. Al intentar levantarse, su brazo herido le falló, pero pudo ver lo que había sucedido nada más abrir los ojos, mientras se arrodillaba al menos. - ¡¡Lyn, Luz!! -gritó, alterada, comprobando que aún estaban vivos, y parecía que su amiga también había sufrido un golpe similar en su ataque. Que efectivamente estuvieran vivos le bastaba para bajar su mirada unos segundos. El hacha en sus manos, una de las cuales había dejado de sentir.
- ¡Armads...! -había perdido el brillo, ya no sentía su corriente, su viveza... se había apagado. Y sin embargo, sabía que no la había perdido del todo, pues aún tenían una promesa que cumplir, y Khigu seguía viva.

Aunque, quién sabía por cuánto tiempo...



Resumen:
Acciones:
Mientras Luz baila, Khigu corre, aún estando malherida de antes, a acompañar a Lyn para atacar por primera vez a Kaltrina con el hacha arrojadiza, que se termina rompiendo.
Kaltrina le devuelve el ataque lanzándole la misma arma.
Khigu sigue cabreada y vuelve a atacarle, junto a Lyn, con su otra hacha, la cual también termina disfuncional.
Del impacto cae al suelo, con un brazo roto desde el hombro y parte de la barbilla sangrando.

Contador:
Primer ataque: 3 daño base (legendaria: Ti'bizzăn'ah) x2 berserk= 6 +1 Sello de Duma = 7.
Segundo ataque (por baile de Luz): +3 daño base (legendaria: Armads) x2 berserk=6 +1 Sello de duma = 7
Daño total: 14 puntos de HP a Kaltrina. +1 de supp. A por ataque conjunto con Luzrov +2 supp. A por ataque conjunto con Lyndis (ya que también ataca dos veces). = "17"


Última edición por Khigu el Vie Feb 05, 2021 5:38 pm, editado 2 veces
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 OaIUyNL
Zephiel [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Sindri [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 OaIUyNL

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 ZmGwc9E[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 NoCdqu3

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 POvHqgT

Gold :
1741


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Shinji Jue Feb 04, 2021 12:58 am

Se había equivocado tanto al dejar que Kaworu fuese a solas. Ahora, en retrospectiva, veía la cobardía y la flaqueza de las que había sufrido y no podía perdonarlas en sí mismo. Se había quedado atrás mientras la garza se alejaba por el cielo turbulento a cumplir su misión, permaneciendo él oculto y aguardando en un área rocosa y discreta en que ningún ejército marcharía cómodamente, donde se suponía que estuviera hasta que viera a Kaworu regresando. Ya no lograba hacer sentido de cómo había aceptado eso.

No había durado mucho antes de comenzar a ser picoteado y eventualmente sobrecogido por la culpa. Sabía que no podía proteger a su pareja ante emergidos, no era capaz de pelear, mucho menos vérselas a mera suerte con atacantes tan hábiles, pero no era motivo como para haberle dejado a solas. Tampoco era como si pudiera igualar la velocidad de su vuelo para llegar a su destino, por ágil que fuera él mismo, pero eso no tendría que haber significado sólo quedarse. La preocupación por el otro tironeaba cada vez más. Finalmente, había llegado el punto en que el gato no soportó más sostener la discusión dentro de su cabeza ni imaginar lo que podía ocurrir, e impulsivamente partió a darle alcance.

Jamás había corrido tanto en su vida. El frío de aquel reino se le hacía una bendición entonces, pues aunque le helara la nariz tanto que sentía que le perforaba inhalar, era liviano de respirar y venía bien a medida que correr le acaloraba por dentro. Ligero sobre los pies, escurridizo y raudo, el gato cruzó toda la distancia que pudo sin mezclarse con los ejércitos, y cuando aquello dejó de ser posible, echó también a atravesarlos. Por supuesto que estaba aterrado, sus orejas silbaban fuerte al no poder soportar la cantidad de ruidos ensordecedores y confusos a sus alrededor, apenas lograba mantenerse alerta y continuar esquivando o pasando a través de intentos de ser perseguido, estaba tomando todo de sí tan sólo seguir agachándose, saltando, rodando, impulsándose con las cuatro extremidades como cuando era cachorro o corriendo a todo lo que sus piernas dieran… pero estaba sobreviviendo, y más importantemente, estaba moviéndose hacia adelante. El corazón le latía desbocado, pero al menos no le pesaba como le había estado pesando antes.

Creyó oír la voz de Kaworu, indicándole en que dirección ir, aunque bien podía estar imaginándola. Después de todo, desde el momento en que escuchó una nota de confortante galdr terminando de disolverse en el aire, pasó un tiempo considerable y una distancia engañosa bajo sus pasos hasta que detectó su olor, su aroma personal y distintivo. Y con este, un deje profundo y algo dulce: su sangre. Apretando los colmillos en completa tensión, el laguz se disparó con renovada fuerza adelante. Era terrible olor para llevar en la nariz, pero fue tanto más tangible y más fácil de seguir que cualquier otra señal. Persiguiéndolo desesperadamente, no tardó en hallar a la garza, a la altura del suelo en lugar del cielo y si bien no sangrante, sí gravemente herido. De alguna forma debía haberse curado, pero podía verlo, la sangre sobre él, el ala destrozada… se estremeció, la vista se le cerró con bordes oscuros y difuminados haciendo túnel alrededor de Kaworu, pero no se detuvo. Ahogando un maullido de angustia en la garganta, cruzó con ansiedad la poca distancia hacia él, sus talones resbalando en la nieve colina abajo.

- ¡Kaworu! ¡KAWORU! - Llamó. En el túnel de su visión, enfocado tan sólo en el joven de cabello plateado, un emergido apareció demasiado cercano. Con un grito de exaltación, urgencia e ira, el laguz se lanzó a él. Todos sus sentidos, todo en él estaba en un estado de intensa exaltación y no era como si le robase consciencia de lo que hacía, pero en ese instante, era lo que parecía necesario y bien para que nada se interpusiera, nada amenazara su partida con Kaworu. Sus pies aterrizaron ágilmente sobre los hombros del ser, de frente, tumbándolo con facilidad mientras el felino castaño llevaba las garras a su rostro. Arañó arriba a abajo una única vez, mas dada con todas sus fuerzas. Entonces, enseguida, se apartó de un salto que le dejó junto a la garza, a quien tomó por los brazos, los hombros, donde le cayeran las manos mientras le miraba de arriba a abajo. - No… no digas nada, no importa, no ahora, ¡voy a llevarte! - Dijo, antes de que intentase darle cualquier explicación respecto a su estado, o se la pidiera respecto a su llegada. Sólo lo acercó a sí, olisqueando para comprobar que no olía a sangre fresca, que no estaba herido en ese mismo momento, y al comprobarlo dejó un presuroso pero aliviado beso en sus labios.

Entonces, sólo agarró al ave y le urgió a subir a su espalda. Liviano como era y ajeno como estaba él al agotamiento de su cuerpo, no le costó cargarlo mientras echaba a correr tan directamente como pudiera lejos del choque de ejércitos, hacia la primera gruta, cruce de río o arboleda tupida donde pudieran perderse. Lo único importante era que lo tenía, que se irían juntos de allí y que no volvería a separarlo de sí.

Spoiler:
Este post no está enganchado con el de nadie así que no influye en las lecturas!

Resumen: Shinji estaba en la zona turquesa, escondido para esperar a Kaworu, pero decidió ir a por él y fue hasta el borde de la zona. Como esto pasaría bastante rato después de que Kaworu estuviera cerca de Kalty y fuera lastimado y curado, además de que quizás haya cubierto algo de distancia él mismo regresando, supongo que está bien que se encuentren más o menos ahí. Shinji se lo lleva del combate a alguna zona donde pueda cuidarlo hasta que todo termine.

Ah, Shinji atacó con las garras (como siempre, sin transformarse) a un emergido de bajo nivel en el camino de huida. ; ; Única y última vez que hace algo así. Como no ha habido transformación a su forma laguz, estimo que no sería correcto que haga puntos de daño, así que diré 0 a menos que Marth juzgue que corresponden los 2 puntos de daño al ejército al momento de actualizar.


[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Firmaprovisoria
Shinji
Shinji
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Cat

Cargo :
Jornalero, músico aprendiz

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 ZcpjN7L

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
1043


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Mallory Jue Feb 04, 2021 1:24 am

Servir a su nación no es solo un deber, sino un honor. Elevar el nombre de Daein como el Imperio que ha doblegado a los enemigos que han desgraciado a toda una generación en el mundo, y se ha cobrado más vidas que cualquier guerra entre países. Mallory siente un cosquilleo en su pecho mientras el viaje se acerca a su destino. Una sensación extraña que la vuelve impaciente, al punto en que hace que sus mejillas duelan un poco por el calor que levantan en contra del viento congelado que llega a su cuerpo. Pero aun así, se siente muy preparada. O quizás es su esperanza.

No se habla de miedo entre los soldados ni los estudiantes arcanos que han ofrecido sus servicios a la corona. No se habla de ello, por supuesto, pero es algo que Mallory es capaz de percibir en el ambiente; en las risas forzadas, en las conversaciones que mueren de forma súbita. Incluso mientras duermen, cuando ella da refugio a una que otra cabeza que se ha apoyado durante esos días sobre sus hombros para descansar. Hay pensamientos terriblemente espantosos acosando a sus compañeros; ideas que, sin su permiso, se permite robar mientras descansan para alimentar la oscuridad de su grimorio. ¡Es un alivio del que no pretende recibir las gracias! Además, nutre al grimorio de los Blacktall que estará presente en esta aventura. Espera no la última de su vida, aunque puede que la más memorable.

Mallory prefiere enfocarse en el mejor de los escenarios aunque tenga precedente en su memoria de lo terrible que puede verse las cosas de frente. La clave es mantenerse… Centrada; aunque sus manos tiendan a sudar un poco en lo que se acercan al frente de batalla. Los hechizos que tiene en mente un poco ya van tomando forma desde su propia sombra, aunque el sol no brille con intensidad en esa ocasión. Hay un murmullo lejano, reconocible para la Blacktall que hace que presione sus labios mientras fija vista al frente. Su rostro parece ser el único que muta en esa ansiedad juvenil entre los soldados que y otros compañeros que avanzan… Y la cantante con la que ha viajado casi al lado, que llora en silencio. ¡Las pesadillas mas amargas que ha visto!

Y paulativo entonces como el murmullo se transforma en un rugido, uno que todos han de reconocer ya. Más hay silencio desde su lado, al tiempo que el ataque se organiza. ¡Magos siempre deben ir atrás para apoyar… pero en esta ocasión algo le impide quedarse atrás a ella! Que avanza, ante la sospecha inminente de que su ayuda puede ser requerida más adelante. No donde Kaltrina está, pues reconoce sus propias carencias como hechicera y lo poco que puede hacer ahí… ¡Pero en otra parte, quizás para alguien más, podría hacer la diferencia! Quizás en un objetivo que la ha mantenido alerta desde que han partido. Uno que ha perdido, y pretende buscar. No será dificil hallar ropa de ese tipo entre tanta tunica oscura y armadura de acero.

El grimorio se abre mientras Mallory corre entre el chillido del acero y flechas que trata de esquivar, o eso cree… -¡Ah, ah ah!- Grita adolorida cuando una atraviesa un hombro de ella, haciéndola trastabillar. ¡Antes había tenido una horrible pesadilla que sucedía eso! ¿¡Peor no hay flores ahí verdad…!? ¡No, no, no hay, no hay que temer, solo tener mucho cuidado!

Haciendo tripas corazón, Mallory arranca la flecha de su carne, sin perder el rastro… Mientras su sombra se revoluciona, como así las vibras de su grimorio que vibra al son de su corazón. Hechos uno, libera la magia que la resguarda. - ¡Katidihara ikata tadiha, ata imiya adeiha, esta iviya!- Recita, liberando así a la pesadilla, huargo de sombras, que siempre suele protegerla. Una bestia oscura como el firmamento nocturno, pero que en sus ojos refulgecen como dos estrellas cercanas a punto de explotar. La pesadilla corre salvajemente, atacando al ejército enemigo en un frenesí alimentado no solo por los temores personales de Mallory, sino de todos aquellos que han dormido cerca suyo las noches pasadas. ¿Qué es lo que puede causar la desesperación? Eso que ahora mismo se ve en ese monstruo, impidiendo con sus fauces que cualquier emergido trate de penetrar el terreno que se va ganando. Absorbiendo flechas que Mallory siente en su cuerpo, pero no pueden dañarla… No como para preocuparse. Se abren paso, antes de ver lo que busca.

Justo a tiempo quizás, para comandar a su bestia directo hacia el hachero que levanta su filo sobre su cabeza. Una emboscada que arroja al enemigo varios metros atrás, antes de volver a ponerse de pie, atacando de forma rabiosa a lo que vea. Mientras, Mallory, socorre a la cantante que yace en el piso, lastimada. La abraza como puede, buscándola poner de pie y salvaguardarla mientras no deja de sentir que su cuerpo se agota. Pero no con menos palabras para la mujer que ha visto llorar en silencio.

-¡Vamos a vivir, vamos a vivir por quienes dieron sus vidas para que estemos aquí! ¡Así que no te rindas, no lo hagas! ¡Por el amor de quienes se sacrificaron por nosotras, ten fe!-
Suplica, agitada, tratando de ver con algo de esperanza al resto de sus compañeros avanzar, marcando una zona segura. Un alivio tenue, porque no deja de sentir miedo. ¡Hay tantas amistades que debe de volver a ver! Tanta vida por delante, e ilusiones y sueños… ¡Definitivamente el apellido Blacktall no iba a sucumbir en una tierra lejana a Daein! Aunque el idealismo de Mallory tampoco pretenda dejar que nadie, mientras este cerca suyo, tenga ese destino. Es esa angustia la que hace que su pesadilla se mantenga feroz en ese frente.

La furia de Grima está a favor de Daein y su gente.


Resumen:

Mallory narra brevemente sus impresiones durante su viaje hasta la batalla. Se muestra preocupada por sus compañeros que estan ansiosos, pero queda particularmente preocupada por una en especial Aurora. Por eso decide no ir a apoyar al frente contra Kaltrina, y quedarse con los batallones para ir contra el ejercito de emergidos.
Salva a Aurora aunque queda herida en el proceso, manteniendo resistencia en lo que llegan mas refuerzos.

Contador: 2 de daño contra el ejercito de Emergidos.
Mallory
Mallory
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Estudiante

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [4]
Tarjeta de oro
Tomo de Worm [3]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 2cR4bhF

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 XyoARbx

Gold :
1842


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Aurora Jue Feb 04, 2021 1:35 am

Volver a sentir la brisa helada del continente que la vio nacer, la pone nostálgica de un modo u otro. El camino ha sido largo, pero de un modo también, muy esperado. Aun si el destino se encuentra ligeramente lejos de lo que es su hogar y su fantasía más recurrente… El esfuerzo definitivamente tiene un valor importante. Porque si las cosas no se dan de este modo, difícilmente podría vivir –o eso parecido que viene haciendo desde hace varios años-. Aurora ha mantenido en secreto los motivos de acompañar a la comitiva de Daein para ir a la guerra contra el Imperio Emergido, pero de algún modo no son necesarios tampoco. La historia que tantos pueden guardar en su interior la ha hecho sentirse en relativa paz entre sus colegas de armas, entre sonrisas discretas y vigilias rotas ante el cansancio… Pero siempre siendo sus anhelos lo que la han dotado de fuerza para continuar esa travesía tan desaconsejada por ajenos.

Hay algo que puede pesar mucho más que el llamado del deber que coloca a un soldado en frente a la batalla. Porque de no ser así, ¿Qué es lo que hace que alguien cuyas manos tienen la suavidad de una seda, se encuentre con la fría y pesada sensación que el mango de una espada es capaz de proporcionar? La obsesión que una idea puede causar en la mente de alguien que nada tiene que perder, es peligrosa. Y por supuesto, también poco juiciosa. Dos ingredientes esenciales para un guerrero que va dispuesto a entregar la vida por una causa. O quizás un capricho.

Aurora ha viajado por el mundo por un escenario que ha creído ver en sus sueños, pronto se desataría. Aun así, nunca considero esos sueños un vaticinio de ningún modo, a pesar de que la realidad se comenzara a vestir de un modo demencialmente profético a lo que sus pesadillas le han expuesto antes de despertar con su piel fría. ¡No importa! No es que a ella le molestara eso de ningún modo en realidad, menos ahora que su mirada se muestra implacable ante las brisas que fácilmente pueden congelar sus pestañas que frenan las lágrimas en sus ojos. El frio no es razón para hacer que ella de un paso atrás. Y a diferencia de la cobardía que la dominó hace unos años, los enemigos que tiene en frente ahora la envalentonan a seguir delante. Se siente dolida viéndolos sobre la nieve, pero también valiente.

Es extraño verla marchar entre los soldados de Daein. Una nación guerrera que ha preparado sus soldados con corazas y conocimientos de la magia de un Dios Ruin, que poco importa ahora en verdad. Y entre ellos, ella; sin armadura, sin tomos de magia porque Forseti lo ha decidido así… Solamente su voluntad de aportar, paleando la falta de experiencia con la desesperación que un alma atormentada es capaz de tener.

Aurora comienza a correr, y es por eso que no teme tanto a las flechas que se clavan sobre la tierra helada cerca de sus pies que silban junto al viento, o como sortea los golpes de las armas como si bailara con la muerte. Su idea es llegar ahí hasta donde su cuerpo le permita, aun si todo si sufre en cada estoque que recibe mientras apunta a su destino final. El rostro de Aurora se ha mostrado dolido desde hace muchísimo antes que eso. Y aun asi, no deja de ser atroz.
Su lamento se oye en cada nuevo corte que recibe en su carrera suicida, pues ya varios otro filos lograron cortar su nívea piel al atravesar su ropa mientras escapa. Hay sangre en ella, manchando el traje de celeste claro que lleva encima. ¿Pero qué más da? Se encuentra con cabezas rodandos y cuerpos de enemigos que empiezan a acumularse en el campo de batalla. Cree ver donde esta la raiz de todo su mal, pero no puede avanzar tras un topetazo que la tira bruscamente al piso. Cae frente a un emergido, viendo de frente los ojos rojos que seguramente harán con ella lo mismo que han hecho con su familia, su gente, su amor perdido…

Al menos hasta que algo la salva. Una figura espectral salta sobre ella, aplastando a quien le iba a dar muerte, dejándola pasmada. ¿Quién más ha tenido que morir, o que sucederá…? Hay un abrazo cálido que la contiene mientras tiembla, obligándola también a poner de pie, a la vez que un sollozo la intenta conmover aún más. -¿Vivir por quienes nos amaron?- Pregunta, casi sin fuerzas. La voz de Aurora ya no evoca a un canto, ni remotamente a una oración devota a Forseti; sino más bien a un sollozo que de a poco se vuelve llanto, lamento, un desahogo demasiado tiempo pospuesto. Uno que la hace sujetar a esa niña que la acompaño en silencio durante sus noches hasta Mitdgard. Su garganta duele, en una explosión que resuena en el campo de batalla, tan necesaria.

- ♫ ♪Come, my darling, homeward bound ♫ ♪
When all is lost, then all is found ♪ ♩ ♫-




Esta simplemente esforzándose hasta el extremo que su cuerpo puede, sin importar más. Con la voz que su dios le devolvió antes de iniciar nuevamente su travesía, y con la que le otorgo también el deseo de vivir. Y tras ello, definitivamente hay mucho más que la simple obligación de hacer su aporte a una batalla donde los nombres de grandes guerreros se alzaran en la gloria que otorga la inmortalidad de una victoria. Espera, de corazón, que la esperanza resurja.

Que la bendición de Forseti se haga voluntad en el guerrero que oiga su voz, mientras aguantan.

Resumen:

Aurora narra sus primeras impresiones de la llegada a Mitdarg de la mano del Ejercito de Daein. Su idea era sacrificarse en campo de batalla si con ello ayudaba a inspirar a algun guerrero con su voz, pero es detenida antes de poder llegar a su destino. Mallory la salva de morir, haciendo que ella decida cantar en ese lugar para inspirar a alguien desde donde. Puede que varios la oigan por su voz potente, peroel efecto cae en Stanley.
Aurora
Aurora
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Bard

Cargo :
Escribana

Autoridad :

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 5DJE2Cq

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
769


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Stanley Marshwalker Jue Feb 04, 2021 4:01 am

En vista de que la invasión al Imperio Blanco se avecinaba, y Stanley se había convertido en el portador de la espada legendaria Moonlight, el chico había pasado las últimas semanas mayormente entrenando para poder dominarla a tiempo. Primero, comenzó practicando y repasando los movimientos más básicos de lucha, hasta que estuvo listo para practicar los más avanzados con otros espadachines, con tal de poder acostumbrarse al arma mágica fácilmente.

Portar un arma mágica y luchar con ella era… Extraño. Por no querer decir “aterrador”.

Cuando Stanley era niño, siempre se había imaginado convertido en la clase de héroe que luchaba para defender a los débiles, el que se arriesgaba para combatir contra bandidos y dragones, y que al final del día rescataba princesas con su “espada mágica”. Pero ahora que tenía una de verdad en sus manos, no podía evitar tener sentimientos encontrados. Especialmente cuando el frio de la empuñadura le recordaba que no era una espada normal y corriente.

Las espadas mágicas no eran armas que uno podría presumir y tratar como si fueran juguetes, podían causar mucho daño e incluso arrebatar vidas si no se usaban con el debido cuidado. Así que mientras la tuviera, Stanley se prometió a sí mismo que solo usaría su espada para casos de mayor importancia, especialmente si era para proteger a sus seres queridos.

Y hablando de seres queridos, cierto chico pelirrojo últimamente había estado ocupado (y estresado) intentando cumplir su rol de Sumo Sacerdote y planeando sus posiciones para la Invasión. Stanley había hecho lo posible en ayudarlo, ya fuese de forma emocional, o enviando cartas los contactos más confiables que tenía. Pues esa era una de las ventajas que el espadachín disponía después de haber trabajado como mercenario.

En el transcurso de las preparaciones para la Invasión, hubo dos caras que el pelinegro vio en su novio. La cara del Sumo Sacerdote, que a pesar de ser tan joven daba todo su esfuerzo por cumplir las expectativas de la gente de Chon’sin. Y la cara que mostraba cuando estaban a solas, la de un chico cansado, que sentía miedo de cometer un error o que pasara lo peor en batalla, el mismo que lo abrazaba en soledad, queriendo quitarse el estrés encima y los malos pensamientos, solo por un rato, sin necesidad de decirle por qué.

Era en esos momentos en los que Stanley solo podía escuchar con atención, y abrazar al pelirrojo para intentar confortarlo. Siempre que podía trataba de aconsejarlo (tomando en cuenta sus propias experiencias) y le cantaba canciones de cuna para ayudarlo a dormir. Pero al final era decisión de Kyleb si decidía seguir sus consejos o no, lo que, muchas veces dejaba preocupado a Stanley.

El estrés y las preocupaciones llegaron a tal punto que días antes de zarpar a Mitgard, Kyleb estuvo a punto de desmayarse durante la última reunión que tuvieron con los generales y sacerdotes. Por lo que el espadachín tuvo que obligar al pelirrojo a tomarse un descanso y retrasar el viaje, mientras intentaba hacerse a cargo de sus ocupaciones en su lugar, junto con los sacerdotes asistente.

Entre cuidar que Kyleb pudiera descansar (de verdad), entrenar y discutir las estrategias para la batalla, el tiempo se pasó bastante rápido y pronto el grupo ya se encontraba en condiciones para viajar a las tierras frías de Mitgard. Cuando el clima era favorable, Stanley pasaba la mayor parte del tiempo en la cubierta, charlando con los marineros, teniendo duelos amistosos con sus compañeros o contemplando el mar y las gaviotas que volaban. De vez en cuando extrañaba a su perro Sparky, ya que debido a las circunstancias tuvo que dejarlo en Chon’sin al cuidado de un amigo. En los momentos más silenciosos y privados, el pelinegro pensaba en su perro y se preguntaba cómo estaría, se preocupaba que si estaría sintiéndose solo o si lo estuvieran alimentando lo suficiente.

Durante el viaje, el espadachín aprovechó en pasar tiempo con Kyleb, ya fuese para divertirse o entrenar juntos para la batalla en el Imperio Blanco. Debido a que el pelinegro era el guardián designado para cuidar del Gran Sacerdote (y uno de los espadachines más hábiles en esa embarcación), no hubo mucho impedimento para que tuvieran ciertos momentos a solas.

El día que llegaron a su destino y tuvieron que desembarcar, Stanley sintió un nudo en su estómago y una presión en su pecho, como si estuviera a punto de entrar en una batalla donde, posiblemente, muchos iban a morir. Hombres y mujeres. Adultos y jóvenes. Incluyendo a Kyleb y muchas de las personas que él conocía. Su espada colgaba cerca de él, manifestando su frio en su empuñadura, como si estuviera consciente del peligro al que se dirigirían pronto. ¿Acaso la espada estaba reaccionando a las emociones de su portador? ¿Estaba intentando darle ánimos? ¿O simplemente estaba el espadachín imaginándolo?

- “Todo estará bien, entre más rápido venzamos a Kaltrina, menos vidas se perderán”- Era en lo único que podía pensar para calmar sus nervios- “Protejamos juntos a Kyleb, y a las personas que vinieron de muy lejos… Cuento contigo, Moonligth

Poco antes de dirigirse al punto de encuentro donde se desarrollaría la batalla final, Stanley se reunió una última vez con Kyleb para acompañarlo a buscar en el barco lo que necesitaría llevar. Ya estando en soledad de la pequeña habitación, tras tomar lo que buscaba y antes que ambos salieran, consciente por lo que pasarían tras salir del barco y después de mirarse brevemente, los dos chicos se besaron apasionadamente como si fuera la última vez que iban a hacerlo.

- Quiero ganar… Más vale que ganemos y sobrevivamos… Porque si no… ¡Sino, voy a escalar el árbol de Mila y me quejare con la mismísima diosa!- Susurro el chico, mientras y recuperaba el aliento. Segundos después, el pelinegro guardo silencio y se quedó contemplando el rostro de Kyleb, moviendo su mano un poco para mover un poco su cabello rojizo, queriendo atesorar ese momento en su mente ahora que lo tenía tan cerca- …Te amo, mi Sol- Soltó bajo un simple susurro mientras sonreía- Eres mi mejor amigo, el testigo de mis locuras, y mi otra mitad. Eres lo más importante para mí y te amo.

Dicho esto, Stanley se quedó un tiempo más abrazando al sacerdote, hasta que sintieron que ya era hora de irse. Poco después que se separan, el espadachín se arregló un poco para que nadie sospechara y bajaron del barco como si nada hubiera pasado.

Y en pocas horas, la batalla contra el Imperio Blanco comenzó.

Siendo guardián designado en ese momento y el mejor amigo del Sumo Sacerdote, Stanley hiso lo posible por mantenerse cerca de Kyleb para apoyarlo y protegerlo de los emergidos mientras se abrían paso para llegar hasta Kaltrina. La batalla era dura, pero poco a poco fueron abriéndose paso. En su travesía, el espadachín fue capaz de ver unas cuantas caras conocidas, pero debido al calor de la batalla y las prisas no fue capaz de entablar una conversación normal con ninguno de ellos.

- “Esto no acaba… Si no derrotamos a Kaltrina

De repente, el escenario lleno de sonidos de personas luchando es invadido por una voz angelical, pero que al mismo tiempo sonaba melancólica. Al escuchar la voz de la chica, el pelinegro sintió una gran tristeza, pero al terminar su cuerpo se sintió más ligero.

Stanley se detuvo un momento para asimilar lo que había pasado, miro sus manos, miro el campo de batalla… Muchos soldados y caras conocidas parecían estar dirigiéndose a un solo punto. ¿Acaso seria a donde estaba Kaltrina? Stanley dio una rápida mirada a Kyleb mientras este estaba distraído dando órdenes a los espadachines y sacerdotes de Chon’sin. El plan era que los dos fueran juntos a combatir a Kaltrina, pero al paso que iban no estaba seguro de que pudieran alcanzarla antes de que llegaran a su cuartel.

No había mucho tiempo para pensar, Stanley confiaba en que con su velocidad podría alcanzar a Kaltrina y distraerla el suficiente tiempo como para que Kyleb lo alcanzara. Si se lo decía al pelirrojo, seguro se enojaría con él y no lo dejaría marcharse…

- “Ky…”- Debía tomar una decisión, cerró los ojos y con una expresión seria se acercó a uno de los magos y espadachines que los acompañaban- Iré a enfrentar a Kaltrina y ganare tiempo, protejan al Sumo Sacerdote.

Dicho esto, el pelinegro se marchó a toda prisa, sintiendo la empuñadura de Moonligth enfriar su mano tras alejarse de su contraparte.

En el momento que Stanley pudo encontrar a Kaltrina, estaba siendo retenida por algunos guerreros que se habían acercado a ella. Pero solo pasaron unos minutos antes de que ella pudiera liberarse de ellos momentáneamente, y volver a dar órdenes a sus tropas.

Al ver esto, el espadachín intento aprovecharse de su aparente distracción, para acercarse a Kaltrina y atacarla por sorpresa. Sin embargo, la mujer sintió su presencia, cambio su arma y bloqueo el ataque con una espada legendaria. El pelinegro retrocedió en ese momento, queriendo evitar estar muy cerca de la estratega, caminó unos pasos alrededor de ella, manteniendo su guardia en alta hasta que Stanley se volvió a inclinar hacia adelante y dar un tajo con Moonlight el cual también fue bloqueado.

El combate entre espadachines continúo por varios minutos, intensificándose cada vez más en cuanto a velocidad y complejidad de movimientos. Kaltrina parecía tener la ventaja ya que no parecía mostrar cansancio, mientras que el pelinegro continuaba atacándola.

Ahí

Finalmente, tras mucho resistir, el chico encuentra una pequeña abertura en las defensas de la mujer y logra desarmarla, retirando la espada de su mano con un fuerte golpe combinado con una mini ventisca helada que la hace retroceder.

Jeje… Ya no eres tan ruda, eh…” Pensó en el chico entre sus jadeos de cansancio, mientras se agachaba un poco, con una sonrisa.

Al ver este movimiento, la emergida no dice ni una palabra y se quita la escarcha que quedaron en sus brazos y manos, seguidamente, sacó un arco legendario y apuntó hacia el pelinegro.

- Oh, ¡mierda…!

Sus piernas no podían moverse, y estaba demasiado cansado como para dar un golpe certero antes de que pudiesen atacarlo con el arco.

Estaba jodido. ¡Muy jodido!

Aun así, el chico no pensó en rendirse, Kyleb no querría que el muriera de esa forma, y Sparky lo estaba esperando en Chon’sin… Así que hizo lo posible en acomodarse, sintió la empuñadura de Moonlight enfriarse levemente como si le estuviera avisando que Solaire estaba cerca, por lo que el pelinegro movió la espada y uso sus últimas fuerzas para intentar invocar una ventisca y tratar atacar a Kaltrina, queriendo desviar la dirección de la flecha que iba hacia el, en ese último segundo.

Resumen:
Stanley acompaña a Kyleb y al ejercito de Chon’sin hasta Mitgard para participar en la batalla  final contra el Imperio Blanco, poco antes de irse del barco se da unos besitos a escondidas con Kyleb en el cuarto, y le dice que lo ama, porque no saben lo que puede ocurrir en batalla y esa puede ser la última vez que puedan estar a solas...

Mientras está acompañando a Kyleb para ir a combatir a Kaltrina, el pelinegro escucha la voz de Aurora, recibiendo de esta forma su “bendición”. Justo después de esto, decide adelantarse y luchar solo con Kaltrina para intentar retenerla y así ganar tiempo para que el ejército de Chon’sin avance.

Se desata una batalla de espadachines (Kaltrina con su espada legendaria y Stanley llevando a Moonlight), donde Stanley usa su Skill Desarmar para hacer que la estratega suelte su arma, al mismo tiempo que retrocede por un ataque de ventisca de Moonlight. Pero todo resulta ser parte del plan de la estratega para cansar a Stanley y hacer que bajara la guardia, por lo que aprovecha a atacarlo a distancia con un arco legendario.

Stanley tiene un “presentimiento” de que Kyleb está cerca (gracias a la relación que comparten sus armas legendarias) y decide atacar a Kaltrina, esperando desviar la flecha que va dirigida hacia él.

Calculo de daño: El ataque de Stanley se duplica gracias al canto de Aurora, haciendo 6 de daño +1 adicional por el ataque combinado con Kyleb (que ira a salvar al pelinegro en el ultimo momento, según hemos coordinado) gracias a la skill de Supp A que ambos tienen


Última edición por Stanley Marshwalker el Jue Feb 04, 2021 10:52 am, editado 1 vez (Razón : Era tarde, y me olvide agregar el bonus del support)
Stanley Marshwalker
Stanley Marshwalker
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Trueblade

Cargo :
Maestro Espadachín

Autoridad :

Inventario :
Espada de acero [4]
Gema opaca
Moonlight [2]
.
.
.

Support :
Kyleb [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 8mjmvEx

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 964aIaZ

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Iu4Yxy1

Gold :
966


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kyleb Jue Feb 04, 2021 5:12 am

«¿Cuánto tiempo ha pasado antes de terminar aquí?»

Era una de las miles de preguntas que se haría en el momento de estar frente a frente en el campo de batalla, todo parecía un llamado mundial para pelear contra Kaltrina, una pelea para dar fin a todo lo ocurrido hace años y sabiendo que tomaría tiempo hasta que el día llegará, planteó lo posible estrategias para ese suceso, un día recibió una carta de Ilia en el cual podían contar con diferentes soldados y magos para ello era realmente hermoso saber que su país natal le ayudaría, Chon’sin no sólo contaría con espadachines y clérigos a estás alturas,  no obstante, le era un gran trabajo planear cómo se moverán las filas, sus posiciones, todo parecía ser mucho para las semanas que se venían encima.

No podía negar que en el transcurso de las preparaciones, sentía ese miedo de que pasara lo peor en batalla, y más al pensar todo lo que ha logrado con el tiempo, ver nuevamente bajas y posiblemente la pérdida de su propia vida,  las veces que pensaba en eso no podía dormir, las escasas veces que por fin pudo cerrar los ojos fueron cuando Stanley iba a verlo, hubieron veces que necesitaba reunirse con Stanley para  conversaciones importantes del tema, y además de hablarlo como se debe, aprovechaba de poder abrazarlo en soledad queriendo quitarse el estrés de encima, los malos pensamientos, solo por un rato sin necesidad de decirle el porqué lo abrazaba, todo eso antes que ambos volvieran a sus quehaceres, Kyleb no podía ocultarle nada a su amado espadachín en todo el trayecto, el pelinegro con solo pasar por su lado o verlo sabía que el sacerdote estaba sintiendo nuevamente las consecuencias de su trabajo.


Hubo un día que Kyleb se sentía tan agobiado, estresado entre las preparaciones que por poco se desmayó debido a su mal dormir y  su mala alimentación, tuvo que tomarse un descanso por sugerencia de los demás sacerdotes y generales en una última reunión, estaba todo en orden para que unos días pudieran zarpar a Mitgard, que su arduo trabajo había adelantado muchas cosas en cuando la preparaciones y estrategias que implicaría llegar a esas tierras pero ahora querían que el sabio sumo sacerdote más importante de Chon’sin tomará un descanso en estos últimos días antes de zarpar, si el pelinegro no hubiera estado a su lado en aquella reunión, seguramente Kyleb seguiría insistiendo que estaba en buenas condiciones cuando su cuerpo demostraba lo contrario y hubiera colapsado en ese mismo instante. Aquel día fue escoltado por Stanley hasta llegar a su nuevo hogar y asi el contrario pudiera apreciarlo al verlo, todo esto mientras el sacerdote descansaba en una cama bastante grande para que (si Stanley quisiera) pudiera quedar alguna noche y estar con él como los novios que eran en el fondo, el mago anhelaba algún día que su pelinegro y el vivieran juntos aunque ese sueño estaba bastante lejos de cumplirse, las condiciones actuales, su puesto, la sociedad, su reputación, quedándose así en solo sus sueños y en sus libros para siempre.

Con el pasar de los días sentía su mente despejarse gracias a los descansos, su fuerzas recobrando lentamente, se sentía mejor de salud, estaba comiendo bien y pensando mejor las cosas, Kyleb agradecía de corazón los cuidados de su amado a pesar de las ocupaciones, su preocupación, todo estaba siendo tan duro en tan poco días, deseaba un día o  tan solo una noche, olvidar todo, simplemente todo, las guerras, la gente, en soledad, junto a Stanley, como los amantes que eran, como el reflejo del sol y la luna que eran…pero como si el tiempo pasó rápido y solo hubiera parpadeado, ya se encontraba de viaje hacia las tierras desoladas de Mitgard, era como si todo lo que pasó antes de embarcar era solo un recuerdo e inclusive un simple sueño, en el trayecto procuró retomar lo que habían hablado en el país, las estrategias, los preparativos, incluso las posibilidades de que las cosas no estuviera a su favor, en tiempo nocturno abrió su tomo revisando sus escritos y conjuros de mejor manera, inclusive una página mágicamente apareció, la curiosidad del sacerdote fue grande y tras leerlo contenía  instrucciones de como hacer un ataque combinado con su arma compañera ¿El tomo estaba consciente de a dónde se dirigían? era una de sus preguntas que por su mente recorría  porque  parecía reaccionar a la situación actual, Kyleb parecía un tonto hablandole a un simple tomo magico pero no le importaba, era uno especial, uno de leyenda, uno que lo convertia en su portador. Apenas la oportunidad le dio en el viaje, pudo platicar con Stanley lo que había encontrado en su tomo, quien ahora acompaña al pelirrojo como su guardaespaldas oficial, su fiel y dedicado espadachín de confianza, ciertamente por más que fuera un Maestro espadachín, era el primero en ofrecer ser escolta al sumo sacerdote en cuanto a viajes importantes a un punto que ya tenía ese cargo asignado de forma definitiva cuando esas situaciones lo ameritan y como si todo pasara tan rápido, tomando las mejores precauciones, llegaron a su destino.

¿Frases de aliento para sus hombres? No solo los rezos bastaban, el pelirrojo tampoco quería darle falsas ilusiones, se mantenía optimista, ¿Un discurso quizás? al menos para que estuvieran firmes y preparados, Chon’sin era de gente honrada, con honor en el pecho, no dejarían de luchar para proteger a los suyos, poseía una cierta admiración a su gente, a cada espadachín que poseía una espada en la mano y por sobretodo a su compañero Stanley. En el momento que descendieron del barco, uniéndose a otras tropas , cuando pidió al pelinegro que le acompañara a buscar su bolso en el barco, ya estando en soledad de la pequeña habitación, el pelirrojo, tras tomar lo suyo y antes que ambos salieran, consciente por lo que pasarían tras salir del barco, tomó a Stanley de la ropa para luego ponerlo contra la pared y antes que el chico pudiera preguntarle su motivo, le robó un intenso beso , queriendo saborear sus labios una última vez antes de bajar y adentrarse al campo de batalla — Te amo...Mi luna, te amo con toda la fuerza de mi corazón y mi alma —  soltó bajo en un simple susurro —  Podemos juntos con esto y tú a mi lado me siento capaz de todo. Quiero que volvamos juntos a Chon’sin tras terminar esta guerra, pase lo que pase. —  finalizando su frase y  admirando el rostro ajeno tan solo unos segundos antes de que se separaran nuevamente y bajaran del barco como si nada de eso pasó, lentamente hundiéndose en lo que les esperaba al frente .

…..

Realmente nunca había visto algo así, era la guerra más grande que había presenciado en su vida incluso siendo la primera mientras estuviera en la tierra, nada de esto se comparaba a los libros, esto era masivo, bastante, podían verse ataques que volaban por los aires a lo lejos, se mantuvo el avance, no podía atacar desde donde estaba, tanto él como Stanley tenían los recursos para atacar a la estratega emergida pero no la distancia que necesitaban. —  Tenemos que avanzar lo suficiente —  dijo el sacerdote a su espadachín mientras tenía su tomo Solaire en mano —  No te separes de mí ¿De acuerdo?. Hay que tener cuidado —  soltando esa frase  que más de una vez se lo había dicho desde su primer reencuentro, ordenó a sus tropas a ayudarles en el avance, estaba consciente de lo arriesgado que sería para ese par pero confiaban en sus capacidades, bloqueando los ataques de emergidos, clérigos apoyándolos, parecía como si esos emergidos y la gente peleando conformaban una especie niebla debido a lo difícil de avanzar hacia la ente definitiva, varios emergidos intentaba detenerlos el paso y más con lo cerca que estaban de Kaltrina.

En poco un grupo de enemigos  intentó rodear al sacerdote por los cuales sus espadachines fueron a darles de baja  antes que llegaran al pelirrojo, podía oír el llamado de uno de los soldado en decir — ¡Nos quieren rodear! — mientras retenía a un lancero emergido, Kyleb gruñó en sus interiores, parecían que querían ir por él, seguramente detectaban el aura de las armas legendarias de cada guerrero en batalla, todas ellas ajenas a las de su líder ¿Acaso Kaltrina les dio esa habilidad para dificultar el acercamiento hacia su persona?¿será coincidencia? . A lo lejos divisaba ataques oscuros los cuales podía sentirlo proveniente de alguien conocido para él «Espero que Pelleas Esté bien » pensó unos segundos porque juraba haberlo visto entre la gente incluyendo otras caras conocidas como la laguz de nombre Okami que curó anteriormente en Chon’sin y a la misma Santa que le ayudó con la creación de sus armas, esperaba que cualquier conocido estuviera bien a estas altura ya que cada grupo de países distintos iba por diferentes sectores con el mismo propósito,  haya sido planeado o no entre países parecían que todos estaban organizados de forma masiva.

Tuvo suerte cuando un emergido ninja saltó sobre él y un mago aliado logró eliminarlo a tiempo antes que su daga intentara hacer algo « Debo moverme, debo moverme»  soltó mentalmente queriendo evitar quedarse quieto, tenía que llegar a  esa cosa como fuera, no obstante cuando logró retomar el avance notó la ausencia de alguien importante, alguien sumamente importante — ¿Stanley? — llamó al nombre del compañero  buscando que le escuchase, uno de los espadachines le comentó que estaba con ellos antes que los rodearan, Kyleb sintió su corazón pararse por unos momentos— ¡Stanley! ¡Stanley! — Alzó la voz siendo este apagado por los choques de metales y silbidos de magia de la guerra, no entendía en qué momento se separó de él, a menos que los enemigos tenían planeado aquello y lo mantuvieron ocupado para que su compañero fuera por su lado, Kyleb realmente estaba preocupado — ¡Despejenme el paso! — soltó en voz alta mientras se aferraba de su tomo, sentía su agradable calor, era como si tanto en su pecho como en el tomo despertaran flamas mientras el pelirrojo pensaba ir por el chico.

Sus hombres hicieron lo pedido por el Sumo sacerdote, al menos lo posible, en poco menos emergidos estaban rodeando, incluso llegando avanzar de mejor manera, Kyleb podía ver mejor a Kaltrina pero no lo suficiente, su corazón se desesperó — Procuren proteger a otros soldados aliados, curen a los heridos, tengan en cuenta por donde me dirijo en caso de lo peor, no puedo quedarme aquí...debo ir por él— con ello comenzó a correr alejándose de su gente y adentrándose más la batalla mientras los suyos gritaban por su nombre y  viendo lo arriesgado de su hecho en ir por el Espadachin pelinegro, incluso con ese gesto demostró cuán importante era su mejor amigo para él.

Corrió con toda la fuerza que sus piernas podían, pasando entre la multitud de aliados y  enemigos que en cualquier momento pudieran verlo «¿Acaso de verdad hizo caso omiso al plan de ir juntos?»  pensaba inevitablemente mientras evitaba bajar la velocidad de su paso «¡Idiota! ¡No te alejes así de mi! No te quiero lejos, no te quiero perder en una guerra» su corazón palpitaba con fuerza con solo pensar la idea de su muerte, era mucho peor verlo morir que nuevamente ser olvidado por él, tal como aquella pesadilla que tuvo la vez que esperaba su regreso. Desesperado gritaba a los 4 vientos — ¡Stanley! ¡¿Dónde estás?!— sintiendo la adrenalina de su corazón para que en unos segundos fuera opacado por un quejido de dolor tras sentir un roce de un arma de filo por su hombro y a pesar de ese corte y el leve tropezón, siguió, avanzó mientras veía una silueta conocida a lo lejos enfrente a la joven emergida  «Que no sea él, que no sea él» sin importar cual rayo mágico se le atravesara y por más doloroso que fuera  seguía corriendo viendo mas de cerca caras conocidas que intentaban recobrar fuerzas y a Stanley quien era la silueta peleadora hace unos momentos.

Posó su mano en el pecho sintiendo que latía con más fuerza mientras recobraba el aliento, ni siquiera esperó ni pensó un segundo manteniendo fija la mirada en ese choque de espadas que presenciaba, sentía la magia presente de su tomo como si estuviera afligido por lo que sucedía teniendo a la Moonlight luchando junto a su portador — ¿No eres el único que siente eso, Solaire? —  soltó bajo mientras apretaba su mano en la ropa, no entendía porque se sentía agobiado, no lo entendía,  era extraño y antes de cualquier cosa ocurriera, sintiendo lo peor, abrió su tomo mágico mientras con la mano libre comenzó a moverse, palabras en un idioma antiguo sobresalian de su propia boca, llamas surgían abrazando a su portador entre extrañas runas parecidas a su idioma, sintiendo el calor de cada brillante flama y lentamente formando un anillo rápido a sus pies con la forma del símbolo de su tomo, rodeándolo, mientras sus ojos comenzaban a reflejarse su flamígero poder, su corazón ardía con pasión, con furia, con fuerza, queriendo proteger a su amado, a quien consideraba su Luna. En poco las llamas ascendieron formando  una gran bola de fuego, totalmente ardiente, brillante, era como si pudieran ver el mismo sol sin que los ojos de los presentes se les quemasen mientras los ojos del pelirrojo eran como dos pares de rubíes que reflejaban el fuego de su interior, lastimosamente en el proceso la estratega emergida había lanzado una flecha en dirección a Stanley,  por el cual sintió su corazón pararse —NO, NO DEJARÉ QUE DAÑES A ALGUIEN MÁS, KALTRINA—  Gritó con furia  que cualquiera podía oírlo mientras su cabello se movían cuales flamas y a sus pies chispeaban sintiendo como el calor de su cuerpo aumentaban sin dañarlo. En el momento que el sol mágico bajó con rapidez, la ventisca de la Moonlight se elevó a la misma velocidad uniéndose al la magia flamígera de su opuesto, tomando forma, viendo ahora un espectáculo entre azules y rojos a un punto que cualquiera viera aquel ataque, vería un símbolo de luna dentro del mismo sol, el impacto fue fugaz, elegante, logrando desviar la flecha a medio camino y con ello verse fuegos de aquellos colores girar alrededor de la enemiga como un tornado tras su explosión, tal vez los más perspicaces habrán notado que en el momento que ambas magias se unieron, el cielo se oscureció levemente, como si los astros eclipsaron por unos segundos hasta que todo volviera a la normalidad.


Kyleb al final su hechizo, corrio rapidamente dejando flamas en sus pisadas las cuales disminuyendo en unas más pequeñas que da poco terminaban en simples chispas, era como si sentía aun el fuego en su interior en el trayecto hasta llegar a Stanley y antes de cualquier cosa lo sacó de aquella zona hasta estar en una distancia segura —Oh por Mila, creí que te iba a perder— mientras soltaba unas cuantas lágrimas en el proceso para luego soltar un leve quejido — ¡Estamos juntos en esto! ¿recuerdas?— soltó inevitablemente para que solo el espadachín pudiera escucharlo — ¡eres un Idiota! ¡¿por qué te alejas de esa manera?! — Soltó molesto,  a la vez preocupado y con ello abrazandolo de inmediato sin dudarlo, sentía su corazón calmarse como si la magia de la Moonlight calmara la preocupación de Solaire, sintiendo ahora un agradable aura tibia entre ambos,  los ojos del chico volvían a ser color esmeralda mientras eso sucedía— yo quiero que estes bien, yo...no sé qué haría si tu....— calló unos momentos solo para evitar que sus miedos y preocupaciones le invadieran, si era como el Sol, tenía que seguir firme , apasionado, brillante, optimista, pero aun así preocupado por su paralelo, por su luna. Soltó al chico para simplemente mirarlo unos segundos recordando los posibles presentes que le mirasen, la batalla no había terminado, no era el fin, Kaltrina seguía en pie a pesar de los ataques, Kyleb estaba dispuesto a seguir luchando, proteger a Stanley, proteger a los demás, prender el fuego de su tomo, no estaba dispuesto a rendirse, no en batalla.


Resumen:
Similar la situación del anterior escrita en el resumen anterior, solo que parte de ella desde la perspectiva de  Kyleb, mientras avanzaban hacia Kaltrina, emergidos rodean al sacerdote y tras lograr controlar la situación. Al seguir avanzando se da cuenta que stanley no está con ellos, Kyleb desesperado va a buscarlo.
Encuentra a Stanley pelear contra Kaltrina  y decide ayudarlo, no obstante cuando iba a hacer su ataque en simbolo de apoyo  Kaltrina saca su arco legendario  y le dispara a Stanley, Kyleb combina la magia de la espada de Stanley en el proceso tras  lanzar su ataque , todo ello se combina  repeliendo la flecha y dañando a Kaltrina entre fuegos azules y rojos.

Kyleb hace 3 de daño  a Kaltrina por su ataque con tomo legendario +1 adicional por el ataque combinado con Stanley gracias a la skill de Supp A que ambos tienen


Última edición por Kyleb el Vie Feb 05, 2021 7:50 pm, editado 1 vez
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 8mjmvEx
Ammy [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jjoa5TA[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 PcpaFGL

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 VO4IE4z

Gold :
1497


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kujaku Vie Feb 05, 2021 12:49 am

"A mi a estas alturas de la vida casi que me compensa mas morirme que pasar por este calvario. A ver si me reencarno en algo que no sea un puto pájaro que poco mas y se muere por respirar... Y ya puestos que sea cuando acabe esta puta guerra, la población humana se alla reducido a la mitad y los emergidos se estén pudriendo bajo tierra otra vez... Ashera, es mucho pedir?"

Se repetía mentalmente a si mismo, con el mal humor palpable incluso en la voz de su cabeza. Pero por una vez no era el sentimiento que predominaba. Estaba cansado. Extremadamente cansado. Las alas le pesaban mas de lo que le habían pesado nunca, las sentía arrastrar por la nieve, junto con sus pies, dejando leves surcos tras de si, aunque no importaba ya que los mismos serian pisoteados y cubiertos de sangre en breves. Sentía un nudo en el estomago, el pecho comprimido como si algo le apretase el corazón y no lo dejase respirar. Tenia los ojos desenfocados y llorosos y las nauseas ya eran un sentimiento perpetuo. Estaba acostumbrado a sentirse débil y enfermizo, pero esta vez el sentimiento era mucho mas fuerte de lo que había sido jamás. El malestar en su cuerpo era tan intenso... Tan mareado... Estaba seguro de que el único motivo por el que no había caído ya suelo como un peso muerto era el cuervo que le había agarrado de la muñeca y tiraba de el desde que descendieron del navío que habían compartido hasta alli. Y el báculo en sus manos, el cual su cuerpo usaba para apoyarse y para ayudarse a caminar de forma instintiva ya a esas alturas.

Y su mal humor siempre presente. La guerra. La sangre. El fuego. Las armas chocando. La magia arrasando con todo a su paso. Los laguz aniquilando a todo y todos. La muerte... Todo ello, todo el ambiente tan negativo, tan sumamente horrible, era nocivo para las garzas. Le hacían tanto mal... Y aun asi no se rendija, a pesar de que su mente implorase a su manera porque todo aquello acabase de una vez. No se rendija, ni pretendía hacerlo. Como que se llamaba Kujaku y era una garza de alas negras que no lo haría. Porque estaba enfadado.

Para tres garzas que había en el mundo, que el supiera, y va una de ellas la muy desgraciada y esta con el enemigo. No solo estaba con el enemigo, si no que era una pieza clave del mismo. Era quien mantenía a los emergidos en pie.

-Me cago en mi vida. Ser garza es una puta mierda, pero al menos me quedaba el consuelo de que eramos de los "buenos". Aunque solo sea porque este cuerpo asqueroso se pone malo con las emociones negativas y todo eso pues si eres mala gente no es muy compatible ..... PERO NO! NI DE LAS GARZAS SE PUEDE FIAR UNO YA! Es que no servimos para nada mas que para dar por culo a otros y a nosotros mismos.... Me cago en tus muertos y en los mios Gabrielle o como te llames, no podrías haberte estado quieto no...

Murmuraba para si mismo, desahogándose asi, esperando mejorar en algo el estado de su cuerpo. Alterándose y elevando el tono de voz de tanto en tanto. Si las alas a su espalda tuvieran la fuerza suficiente se abrirían y cerrarían a la par que sus palabras. Pero no... solo estaba mas enfadado, cosa que bien no le hacia , notaba a su cuerpo igual de mal, pero con algo mas de determinación y fuerzas para seguir adelante.

Aunque seguía sin saber porque iba hacia adelante.

Se había dejado convencer por los del monasterio, maldita la hora. Necesitamos toda la ayuda posible , decían. El canto de las garzas es una habilidad muy rara y útil en batalla, decían (maldito el momento en el que informo de su raza a sus jefes). Permanecerás a salvo en el barco o en sus inmediaciones, dijeron. Mentira , mentira y mas mentiras... El barco hacia tiempo que había quedado a sus espaldas. Durante el viaje hasta la isla había coincidido en el transporte con un laguz cuervo, que obviamente no había sido engañado por el color de sus alas. No tenia ni puta idea de porque le había caído en gracia a Onix, pero alli estaba el rubio. Tirando de el hacia el ultimo lugar del mundo en que quería estar, donde la causante de todo el mal del mundo. Pidiendo, exigiendo su ayuda para acabar con la estratega.... Pero que ayuda si no podía pelear ! Si con su estado actual seguramente no podría ni volar para ponerse a salvo! Por no poder no podía ni resistirse.

Sus ojos se elevaron un momento de la nieve por la que caminaban (estaba sorprendido de que aun no hayan sido interceptados por ningún emergido, quizás pasaban desapercibidos en el caos de la batalla), y se clavaron en las alas del mismo color que las suyas. Joder. Que puta envidia. El rubio no parecía afectado por el ambiente que les rodeaba, al menos no de la misma manera que el. Ojala ser un cuervo. Su único defecto era que tenían fama de traicioneros y de que les gustaba demasiado el dinero... nada malo a ojos del profesor. Pero no, tenia que nacer garza....

A medida que continuaban el malestar aumentaba, cosa que no creía posible. Los oídos habían comenzado a pitarle y en algún momento se tropezó al quedar su equilibrio comprometido. Todo lo que le rodeaba le saturaba, todo resultaba... demasiado. Y a esas alturas solo pedía morirse o que todo se parase ya... Que se parase mejor. O que les partiese un rayo a todos, si eso tambien sonaba bonito... Llego un momento en el Onix lo soltó y por ende sus pasos se detuvieron, casi tropezando y cayendo hacia adelante al detenerse sin haber estado preparado para ello. Sosteniéndose en pie gracias a su báculo. Y entonces elevo la mirada, la cual la había vuelto a clavar en el suelo.

El báculo cayo de sus manos, sin fuerza para sostenerlo en ellas. Sus piernas cedieron por fin, cayendo de rodillas e inclinándose su cuerpo hacia adelante, impidiendo que cayese boca abajo en el suelo al poner la palma de sus manos sobre el mismo en un acto reflejo. Tomo aire una, dos, tres veces.... Intentando contenerse mientras sus ojos se llenaban de lagrimas que definitivamente no quería soltar. Y entonces vomito. Sin tener ni siquiera fuerzas para alejarse un poco de Onix ante de vaciar su estomago, de alejarse de la imagen frente a ellos , imagen que seguramente se quedaría grabada en sus retinas.

Sus ojos bañados en lagrimas no le dejaban ver bien, pero esa suficiente. Había tanta sangre, tanta gente.... tantos heridos rodeando la figura imponente de la mujer. En pie donde otras figuras habían caído. Impasible a pesar de que acababa de observar como era atacada por magia extremadamente poderosa. Emanando tanto poder... sintiendo tanta muerte a su alrededor...

No se percato de que un sollozo, un quejido lastimero escapo de su garganta.

Que... que hacia el alli ? Porque.... porque había ido? Como había siquiera llegado hasta ese lugar ? Su mente se quedo en blanco unos instantes y volvió a inclinar la cabeza, expulsando la bilis y el poco agua que le quedaban a esas alturas en el cuerpo, tosiendo en el camino. Cuando termino, tras un breve momento, alzo la mirada aun borrosa. Confuso, desorientado, se fijo en el negro frente a el. Plumas negras...

Oh... Lo habían arrastrado alli... para cantar... Claro... Lo único bueno, lo único útil que tenían las garzas...

-Onix ... acércate ...

Pidió con voz rasposa, lastimera. Impropia de el. Pues no se creía capaz de elevar demasiado la voz a esas alturas.

Tomo aire, y cuando el cuervo se inclino un poco hacia el empezó a cantar. A Kujaku le gustaba cantar, su voz era dulce y melodiosa cuando lo hacia. Sin el mal humor y la frustración que tanto caracterizaban sus palabras y tono de voz. Era una de las pocas cosas de su raza que le gustaban y abrazaba, aunque fuese en la intimidad. Odiaba cantar para otros, odiaba que otros lo escuchasen cantar , pues era predicar su raza a los cuatro vientos. Odiaba ser una garza, odiaba que otros que no eran aves supieran que era una garza. Y renegaba en publico de todo lo relacionado con su especie. Pero esta vez su voz no era bonita, ni melodiosa. Era una canto congestionado, la voz rasposa y dolorida. Era una canción en la que entre verso y verso peleaba por tomar aire, por contener el llanto, entremezclándolo con sollozos. Era horrible, lastimero, aterrado, desesperado. Pero aun asi... aun asi canto con todas sus fuerzas, con todo lo que tenia. Porque era terco y orgulloso, y si había llegado hasta alli aunque no lo quisiera, si iba a hacer algo, iba a hacerlo bien. Iba a hacer que su presencia alli sirviese para algo, aunque no tuviese ni siquiera la fuerza para mantenerse de pie en semejante campo de batalla. Joder . Al menos que su voz sirviera, que su galdr sirviera y Onix fuese capaz de aprovecharlo.

Cuando termino se había quedado sin aire, la poca fuerza que tenia empleada toda en el canto . El ambiente que le rodeaba, la sangre , la muerte, la presencia de Kaltrina le habían saturado por completo. Solo se quería morir... No joder, morir no, después de tanto como coño se iba a morir...

-Como lo desaproveches... te desplumo y me hago un almohadón ...

Susurro con lo ultimo de sus fuerzas. Soltó un ultimo quejido , sus ojos se pusieron en blanco antes de cerrarse y cayo a un lado. Inconsciente. Derrotado sin luchar.

resumen:
Resumen:
Los del monasterio convencen a Kujaku para ir a la invasión. En el camino conoce a Onix, el cual lo lleva casi arrastrando hasta Kaltrina. La ya de por si enfermiza garza se ve saturado ante el ambiente de la guerra, dejándole sin fuerzas y con un gran malestar físico, moviéndose adelante gracias a que el cuervo tira de el (y a la mal humor que le da el saber que una garza esta con los malos).
Cuando llegan ante Kaltrina y ante lo que a ella le rodea colapsa del todo. Usa las pocas fuerzas que le quedan para cantarle a Onix (y darle doble turno) antes de caer inconsciente.

Calculadora de daño:
0
Kujaku
Kujaku
Afiliación :
- VALM -

Clase :
Heron

Cargo :
Profesor en Garreg Mach

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 POvHqgT

Gold :
1556


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Onix Vie Feb 05, 2021 6:56 pm

Bienvenido fuera el fin el mundo. O para algunos, podría decirse también, bienvenidos al comienzo de una nueva era de paz.

Para Onix resultaba increíble que él estuviera en el frio país de Mitgard, en la supuesta “ultima” batalla contra los emergidos, luchando junto a los ejércitos de Durban y Daein para derrotar a Kaltrina. El cuervo no estaba obligado a estar ahí, pero, ¿qué clase de sirviente seria él si no estuviera presente para apoyar a su queridísima y respetable reina? Por supuesto, Onix seguía siendo de todo menos que un guerrero poderoso, por lo que no estaba dispuesto a jugarse el pellejo sin sentirse preparado.

Así que, mientras que varios laguces decidieron portar piezas de joyería para fortalecerse, el chico decidió combinar el sello de duma con una botellita de veneno que servía para reforzar el poder de sus garras. Esperando que el efecto del líquido se fortaleciera lo suficiente para que llegara a ser efectivo frente a la inmunidad especial de Kaltrina.

¿Quién hubiera pensado que podría hacer algo así? Si bebiera del líquido, ¿lo mataría más rápido que el “Sombrero de Bruja”? Podría encerrarse en una habitación y averiguarlo, pero siempre llegabaa la conclusión de que era una idea estúpida y no lo bebía.

Mientras el cuervo viajaba en barco para dirigirse hacia Mitgard, coincidió con un laguz garza que estaban confundiendo con un cuervo. Obviamente, la apariencia delchico no pudo escapar de los sentidos agudos de Onix, por lo que lo identifico a la gaza casi enseguida y el cuervo se aprovechó de eso para molestarlo durante el viaje. , Cuando llegaron al campo de batalla, lo tomo de la mano y lo arrastro con él. Después de todo, el canto de las garzas era una habilidad muy rara y útil en batalla, y no había otra razón para que Onix no pudiera usar eso a su favor.

Así que ambos chicos comenzaron a caminar por la nieve hacia donde estaba Kaltrina, pasando desapercibidos por los emergidos, casi por pura suerte. El rubio no parecía afectado por el ambiente que les rodeaba, al menos no de la misma manera que la garza. De vez en cuando se podía ver a Onix moviendo sus alas de una manera sutil para sacudirse el frío de encima, esperando en algún momento sobre ponerse al clima.

A medida que continuaban caminando, el olor a sangre y ceniza en el ambienteaumentaba. El cuervo miró un momento a su compañero, y tuvo la impresión de que el rostro de la garza cambió de color, pero decidió ignorarlo. Si Kujaku se estuviera sintiendo mal, se lo diría claramente, ¿cierto? Cuando lo conoció en el barco, parecía el tipo de laguz que se quejaba por todo. Aunque, si la garza se quejaba ahora existía la posibilidad de que los emergidos los descubriesen y los atacaran ahora mismo. Así que no convenía que eso pasara.

¡Todo saldría a piel de boca! Seguro el chico era capaz de aguantar un poco más, y llegar consiente a donde estaba Kaltrina. Y si no podía, Onix pensaba llevarlo cargando y lo despertaría cuando estuvieran cerca.

Llego un momento en el que Onix soltó a Kujaku y por ende sus pasos se detuvieron.

- Bueno, amigo cuervo, ya estamos aquí- Mencionó orgullosamente, mientras volteaba a ver a su compañero- Parece que hay un disturbio cerca, así que podemos parar aquí y…

Y entonces la garza vomitó.

- ¡Joder, Kujaku…! La madre que te pa…- Onix dejó de hablar y aparto la vista de la garza- “Tal vez traerte hasta aquí no fue una buena idea…” Onix llevaba un buen rato mintiéndose sobre el tema, pero tenía que aceptarlo- “Ah, pero hemos caminado mucho hasta aquí, y Kaltrina está cerca, sería un desperdicio retroceder ahora…

Onix miro una vez más a la garza y sintió como una presión se formaba en su pecho. ¿Qué era eso? ¿Estaba enfermándose también? ¿Era culpa? Diablos, odiaba sentir culpa… Pobre palomita.

Al escuchar la petición de la garza, el rubio soltó un suspiro y se acercó con cuidado, queriendo entonces escuchar atentamente lo que tuvieran que decirle.

- “Por favor, más te vale que me susurres cosas suciasal oído”- Bromeó internamente, manteniendo un semblante serio y calmado a pesar de las circunstancias.

En contra de toda expectativa, Kujaku comenzó a cantar, sorprendiendo levemente a Onix. Pero la voz de la garza no era bonita, ni melodiosa. Era un canto congestionado, con voz rasposa y dolorida. Era una canción en la que entre verso y verso el chico peleaba por tomar aire, por contener el llanto, y a su vez su voz se entremezclaba con sollozos. Era horrible, lastimero, aterrador, un canto desesperado. Pero aun así... Tenía cierto encanto, y sobre todo, tenía mucho, pero mucho sentimiento.

Onix estaba sin palabras. Quiso decir algo, pero antes de que pudiera hacerlo, Kujaku se desmayó.

- Carajo…

Bueno, ya lo había arrastrado hasta aquí, así que había poco que hacer. Onix levantó a su compañero y buscó a rápidamente a alguien disponible que lo pudiera llevar a un sitio menos “contaminado”. La sensación de culpa que sentía disminuyó después de eso, así que, procedió a aplicar las gotas de veneno en sus garras para poder finalmente transformarse y enfrentar a Kaltrina.

La estratega emergida era tal como los marineros la habían descrito: Fuerte, imponente, hábil y hermosa. Bueno, lo último era solo un agregado por parte del cuervo, y tal y como solía decir su abuela: “Detrás de cada mujer hermosa hay un garzo”.

- “¡Hey! ¡A ese garzo yo lo conozco!”- Pensó el laguz, mientras volaba por las cercanías y veía caras conocidas- “Lastima que no puedo acercarme a saludar… Primero el trabajo, y las pláticas después”- Igual no quería que el efecto del canto de Kujaku se agotase.

El cuervo preparó sus garras y se dispuso a descender, buscando atacar a Kaltrina cuando esta estuviera distraída, ya fuese combatiendo con quienes la intentaban retener o dando órdenes a sus tropas.La mujer, sin embargo, parecía que tenía mejores reflejos de los que Onix anticipaba, y no tardó en esquivar el primer golpe, llegando a sufrir apenas un leve corte en la mejilla.

El cuervo sobrevoló alrededor de ella y realizo varias piruetas en el aire justo antes de dar el siguiente golpe. Lo hizo unas cuantas veces pera la estratega se movía casi con la misma gracia que una bailarina, por lo que no se veía afectada por el terreno ni por el veneno en las garras del cuervo.

Parecía que los ataques de Onix no iban a ningún lado, pues no había hecho tanto daño como quería, y el entorno era demasiado frío y agobiante para que el laguz pudiera continuar en su forma de cuervo. Así que, tras varios ataques intentó guardar distancia para pensar en un nuevo plan. Pero Kaltrina sacó un tomo legendario de viento y atacó al cuervo mientras estaba en pleno vuelo.

Un torbellino frío envolvió al cuervo en pocos segundos, con una precisión demoledora que hasta él se sorprendió. La magia del tomo dejó cortes precisos sobre el cuerpo del cuervo y escarcha recubrieron parte de sus plumas. Onix intentó volar, pero sus alas no respondían como él quería. Comenzó a caer desde lo alto, justo como en una pesadilla que tuvo cuando era joven, el día que su amigo Hermes se lesionó su ala.

No pudo salvar Hermes. No pudo matar a Naruga. Tampoco pudo matar a Kaltrina y menos escapar de ella. Onix sentía que les había fallado a todos, a Yuuko, a Morgan, a Roxanne, e incluso a sí mismo.

No quiero morir...” Pensó.

Sintió dolor, miedo, tristeza, desesperanza… Poco antes de caer sobre los árboles, el cuervo decidió cerrar los ojos para no ver el suelo.

Resumen:
Onix conoce a Kujaku en el barco que va hacia Mitgard y sucede lo que pasa en su post. Después de que la garza se desmaya, Onix se lo dejaa un NPC para que lo cuiden y se va volando para enfrentar a Kaltrina. Con fines narrativos se aplica las Gotas de veneno (que ha juntado con el Sello de Duma) para intentar dañar aún más a Kaltrina, pero debido a su skill especial (Pacto Inquebrantable) el efecto alterado resulta rechazado y solo aplica el Sello.

Con fines narrativos, Kaltrina usa Espiritualidad y Exteriorización para moverse en la nieve y volver más lento al cuervo. Al final, ella ataca a Onix con un tomo legendario mientras este está en pleno aire. Onix se hace mucho daño y cae hacia unos árboles.

Si nadie lo atrapa mientras esta cayendo, lo más probable es que las ramas de los árboles frenen su caída y sobreviva.

Calculo de daño.

Onix ataca dos veces gracias al canto de Kujaku.

Primer ataque: 6 de daño base (duplicado por la skill Desgarrar) + 1 por el sello de Duma = 7
Segundo ataque: 6 de daño base (duplicado por la skill Desgarrar) + 1 por el sello de Duma = 7

Daño total: 14.
Onix
Onix
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Seeker Raven

Cargo :
Sirviente

Autoridad :

Inventario :
Gota de Veneno [1]
Elixir
.
.
.
.

Support :
Morgan [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 SVpHnXA

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 DbZ7r8S

Gold :
651


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kurthnaga Vie Feb 05, 2021 7:18 pm

Todo estaba sucediendo demasiado deprisa ante los ojos de Kurthnaga. Poco tiempo tras conocer que su padre había caído enfermo, fue coronado como el nuevo Rey ante su pueblo. Si bien desde el primer momento que había aparecido la amenaza emergida había empezado a adoptar pequeñas decisiones para evitar que los daños a su patria fueran mayores, no podía asumir que estuviera preparado para ser la voz de la autoridad para su gente. Después de todo, no había sido criado para ser el príncipe heredero, ya que él era el más joven del linaje real.

Sin embargo, no importaba las dudas que seguían en la mente del joven Rey de Goldoa. El mundo continuaría avanzando aún si él dudaba de sus propias habilidades, así que la única opción que le quedaba era aferrarse al apoyo que sus dragones más cercanos le brindaban, intentando ser así más fuerte y el dirigente que todos necesitaban.

Si bien la guerra o lo que sucediese en el mundo exterior no era algo que a Kurthnaga particularmente le preocupase, si existía ese punto de intranquilidad porque los emergidos pareciesen ser un ejército sin fin. Pero, probablemente, el punto fulminante fue que llegó a su conocimiento que entre las filas de los emergidos se encontraban laguz… ¿Y si habían conseguido de alguna forma que dragones laguz se incorporasen en su ejército? Era una idea que detestaba, pero que podía ser factible.

Así es como se creó un grupo de dragones que brindaron lealtad al nuevo Rey y que decidieron salir de Goldoa a pesar de que para la mayoría de ellos, era la primera vez saliendo del país. Se trató de un largo viaje en barco que para Kurthnaga pasó con una lentitud exasperante, pero cuya sensación empeoró una vez desembarcaron en el Imperio.

A pesar de que el frio calaba por sus huesos por mucho que se hubiera abrigado de antemano, aquella no fue la sensación que aturdió al dragón negro. No importaba lo mucho que se hubiera expuesto al campo de batalla con anterioridad, aquella sensación amarga en su interior nunca parecía desaparecer; el corazón se le encogía, pero no tardaría en aparecer aquella impresión de que la sangre le empezaba a hervir al oler la sangre derramada en el campo de batalla. Le costó, incluso, escuchar atentamente las palabras de Jafar y los suyos.

Ve con cuidado, por favor. — Dijo Kurthnaga mientras trataba de adecentar el atuendo de pieles que llevaba Jafar, aun sabiendo que probablemente sería en vano.

No preguntó por la necesidad del dragón blanco de enfrentarse a la cabeza del ejército emergido, sabía que incluso obteniendo una respuesta... no podría pararle de hacer un acto tan temerario; así era Jafar. Pero no tenía interés en adentrarse en una zona más peligrosa ni obligar a los suyos a hacerlo, pues su prioridad se encontraba entre los enemigos que bloqueaban el avance hasta su jefa, Kaltrina. Algunos de ellos lucían como ellos, dragones, pero Kurthnaga no podía sentirlos como “iguales”.

Jafar avanzó sin esperar mucha más respuesta, después de cruzar palabras con Ammy, quien les había acompañado en el viaje hasta el imperio. — Por favor, ¿Le podrías vigilar en mi lugar? Nosotros debemos quedarnos aquí. — Si bien Ammy no había todavía otorgado una respuesta la idea de Jafar de quedarse o avanzar con él, Kurthnaga por lo poco que había podido conocer de la loba; le daba la impresión de que iría por el reto mayor y que no dejaría solo al pequeño dragón blanco. Con una preocupación más en su pecho, solo podía confiar que los dos se cubrirían las espaldas entre ellos. Ahora mismo debía centrar su atención a los dragones que se habían quedado junto a él, para brindarles el apoyo que merecían por seguirle hasta ese punto.

No se me dan bien los discursos pero… Probablemente esta sea la última vez antes de la pelea que podré hablar con ustedes con detenimiento. Estamos lejos de casa y para muchos es la primera vez saliendo fuera de nuestra patria, pero no olviden que estamos luchando para alcanzar la paz. — Kurthnaga tomó algo de aire para controlar sus nervios ante los dragones expectantes de sus palabras. — Los rumores dicen que se encuentran dragones emergidos entre sus filas. No se dejen engañar por su aspecto, no sabemos cómo el enemigo ha logrado tener laguz como sus aliados… No sean benevolentes. Tenemos un hogar al que regresar.

No creía que sus palabras hubieran traído consigo una gran carga emocional, lo único que Kurthnaga había querido transmitir era que fueran con cuidado, porque no quería que aquellas fueran las últimas palabras que compartiese con sus allegados. La mayoría de los dragones asintieron con el rostro y poco después, avanzaron en silencio hasta el campo de batalla, donde poco a poco fueron adoptando su forma genuina, alzando el vuelo. Kurthnaga fue de los últimos en dar el paso de cambiar a su forma dragón y su majestuosa forma consiguió llamar la atención de algunos de su alrededor.

No tuvieron que volar demasiado hasta alcanzar el emplazamiento donde se encontraban los generales del ejército y a pesar de que Kurthnaga era el dragón más grande de su grupo en cuanto a volumen, seguía siendo el “protegido” de los demás. No le gustaba pensar que su vida valía más que la del resto de dragones, aunque podía entender que se pensase de esa forma porque el linaje de los dragones negros terminaba con él. En una fiera pelea donde todos estaban expuestos, Kurthnaga estaba dispuesto a pelear junto a sus compañeros como iguales.

Algunos de sus compañeros usaron sus garras para luchar cuerpo a cuerpo contra los generales mientras que un segundo grupo alzó el vuelo para dirigir su aliento desde el aire, pudiendo así controlar mejor la dirección y no dañar a sus aliados. Kurthnaga se encontraba en este segundo grupo, en el que le fue mucho más fácil controlar la incomodidad que suscitaba el encontrarse en el campo de batalla. No podría eternamente estar batiendo sus alas en el cielo, pero desde ese punto, la guerra le parecía afectar de una forma distinta.

Resumen:
Kurthnaga viaja junto a Jafar y Ammy hasta el imperio, sin embargo, se separa de estos en cuanto ellos se adelantan para atacar a la cabeza del ejército. Kurthnaga se queda junto a su grupo de dragones de confianza con la finalidad de brindar apoyo en un segundo plano pero, también, observar la conducta de los laguz que se encuentran entre las filas del ejército emergido.

Desde el aire, ataca con su aliento al ejército emergido.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Iwzg0SR
Ammy [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Expiration_2

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Fy4uE7I

Gold :
4254


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Hazel Vie Feb 05, 2021 9:26 pm

Era horrible. ¡Una tortura!

Ese maldito había llegado a su puerta con la excusa de pasar a visitar las cenizas de su hermana y había osado quedarse tranquilamente a tomar su té insistiéndole que le acompañara a ello. UGH Mas que sentarse con ese idiota a tomar la merienda, lo que daría por arrojarlo de una patada fuera de su casa de té, montaña abajo. Pero no. Le había recibido con una suave sonrisa y ofrecido la correspondiente hospitalidad al responsable de la muerte de su hermana.

Más como si su presencia no hubiera sido lo suficiente ofensiva, le había comenzado a hablar de la guerra con estos seres "emergidos", o cómo él los conocía: los gusanos que arruinaban sus plantas de té. Que habría un gran enfrentamiento en un continente. ¡En otro continente! Al noroeste y que iría el rey. Y ahora venía lo peor ¡Quería que él vaya también! ¡Él, Hazel! No, claro que no. Proteger al rey, príncipe o paz mundial o lo que fuera, ¡Cómo si algo de eso le importara! Déjenle sólo en su casa del té siendo la misteriosa y seductora figura del lugar. Pero no, no podía negarse tan abiertamente a tan "noble" acto. Pero lo intentó ¡Vaya que lo intentó! "Lo haré si es lo que está escrito para mi" Terminó accediendo al terminar su taza de té. ¡Malditas fueran las hojas de té! ¿En serio le mostraban una especie de ave? Indicando un viaje en un momento como este era como si se burlaran de él. Casi y podía oír la risa de las húmedas hojas inanimadas.

Así que había acabado siguiendo al imbécil al que tanto aprecio le había tenido su hermana. El imbécil que la había arrastrado al combate en que ella falleció ¡Y no contento con eso ahora lo arrastraba a él! Agh. ¡Si no supiera mejor juraría que el hombre quería la ruina de su familia!

El viaje había sido horrible. ¡Horrible! Tierra y barro por todos lados, la ocasional batalla de camino. ¡No había empacado suficientes ropas para que le durara aquello! Apenas y pudo aprovechar una noche de acampada junto a un río para lavar sus ropas pero si había algo peor que tallar prendas ¡Era hacerlo "de buen humos" y "de forma elegante"! AHHHHGG El sólo recordarlo era tortuoso.

Por suerte el viaje en barco fue un descanso de aquel horror, pero solo siendo reemplazado por uno no menos leve, la humedad, la sal en el aire ¡Su pelo era un desastre!

Y cuando al fin llegaron. Nieve. ¡Lo que faltaba! Sus sandalias no sobrevivirían aquello.

Era un desastre, le era imposible mantener su imagen perfecta en ese maldito viaje y cada pequeño, desastroso error, empeoraba su malhumor.

Suponía que en uno de esos debía haber llegado el supuesto rey, no podía negar que no estaba un poco curioso por ver su rostro. ¿Qué tan bella podía ser una figura real? Cuando al fin lo reconoció por comentarios y señas a su alrededor, casi no pudo contener su sonrisa satisfecha. Orgulloso de poder considerarse más bello que el tan mencionado rey.

Luego se sorprendió de reconocer una figura a su lado ¿Qué hacía ese pequeño mugriento que había visitado su casa de té hace poco junto al rey?... ¿Qué hacía tocando al rey? Y este no se había enfadado ni nadie le había detenido… Hazel no entendió lo que vio pero cumplimentó su control en haberse obligado a tratar al mocoso con respeto en su momento.

Y el mocoso se fue adentrándose derecho en las filas enemigas, seguido de un lobo… Sería alguna clase de estrategia suicida para distraer al enemigo. Concluyó.

… Y el discurso del rey dejaba mucho que desear. ¡Si al menos mencionara algo de gloria o recompensas! … Oh no ¿Encima que se había terminado involucrando en aquello no recibiría una mísera moneda por ello? No había escuchado mencionar nada al respecto y tampoco era que pudiera preguntarlo. Lo que menos quería era quedar como un mercenario ambicioso, muy por el contrario, debía ser humilde y despreocupado de todo objeto material. AGH la frustración.

La batalla comenzó y los dragones se abalanzaron a la batalla, usando sus garras y su aliento, transformándose desde el ya o probando unos golpes a puño limpio primero. Hazel se mantuvo de pié en su lugar con un aura tranquila y serena contrastando el caos de la batalla. Sonreía con calma mientras sus pensamientos eran un descontrol. ¿Qué haría ahora? ¿Luchar? No era que no pudiera hacerlo pero ¿cómo? Nunca había luchado con tanta gente, en una batalla tan grande. Apenas y podía distinguir aliado de enemigo, pero eso no era lo más importante sino… Hazel se apresuró a hacerse a un lado cuando un montón de nieve embarrada vino volando en su dirección por el brusco movimiento de algún engendro descuidado. ¡Casi arruinaba sus ropas! Una cosa eran sus sandalias que algo irremediable debido a las condiciones, pero se negaba a que el resto de sus prendas corrieran el mismo destino.

Estaba revisando que ninguna gota haya caído sobre él cuando escuchó un gruñido cercano y notó un movimiento brusco a un costado. Se apartó por reflejo, a tiempo de evitar un hacha que pasó junto a su hombro y miró con horror. Si ese ataque le hubiera dado hubiera sido desastroso. Dirigió su mirada al portador del arma, esforzándose por que el odio no se notara en su rostro y de un golpe seco con el dorso de su mano, apartó el hacha de sí y luego palmeó su hombro quitando cualquier rastro de tierra que por suerte el viento del ataque no había depositado sobre él.

Estaba ese pútrido emergido en serio buscando pelea contra él. Agh ¡Que molestia! ¿Por qué nadie le había detenido antes de que llegara hasta allí? no es como si estuviera en primera fila, malditos holgazanes.
El emergido volvió a blandir su hacha y Hazel volvió a apartarse con suerte, por apenas un milímetro. Aunque no quisiera no podía no enfrentarse a su oponente y sería indigno no aportar a la batalla una vez allí, además, no podía permitir que ese ser despreciable siguiera sacudiendo su sucia hacha, si se desprendía y caía parte de la mugre que estaba añadida a su filo sobre él… No quería ni pensarlo.

Estiró su brazo y sujetó el arma antes de que el emergido pudiera blandirla de nuevo, su intención era prevenir una desgracia pero fue entonces que el maldito gusano come mierda, horrible y arrugado. Peste sin alma ni sentido de la moda. Penuria con piel y patas, indigno de pisar nada en este mundo.

Le pateó.
Con.
Su.
Pie.
Mugroso.

¡Sus ropas! AAGGGGG! ¡Ahora tenía una embarrada huella marcada en sus ropas!

Hazel soltó el hacha para darle un merecido puñetazo al rostro del emergido. Pero el defecto de vida, el abono de granjero, el paria más bajo que los branded, apenas reaccionó girando su rostro por el golpe. Sin afectar el resto de sus movimientos, volvió a alzar su hacha y aunque Hazel pudo defenderse e interferir con su trayectoria. Apenas logró evitar que el ataque le diera de llenó. Su brazo sufrió un profundo tajo, arruinando sus ropas con ahora desgarradas y manchadas con sangre.

Rata enegúmena y sarnosa del más asqueroso agujero de este mundo. Enfurecido, Hazel le profirió un rodillazo en la entrepierna y golpeando su brazo le hizo soltar el arma. Luego lo tomó de sus cabellos para alejarlo de sí e intentar tirarlo al suelo pero el maldito animal osó sujetarle a él de los cabellos! Con. Sus. Mugrosas. Manos. AGGGHHH. El tironeó duró unos momentos en el que el insensible renacuajo de su oponente intentó morderle. ¡Morderle! Pasó por su cabeza morderle en respuesta pero el asco de la idea le detuvo de hacerlo. En cambio le profirió un cabezazo a su oponente que le desestabilizó y ¡al fin! Pudo Hazel tirar al emergido al suelo y patearlo en despecho varias veces una vez estuvo caído. El sonoro crack que sintió al pisar con fuerza una de las piernas del desgraciado apaciguó un poco de su ira. Sólo un poco.

En desventaja como le había dejado, aprovechó el momento para apartarse un poco de su víctima. No tardó en desaparecer su grácil figura para dar paso a un delgado dragón de pulcras escamas blancas, brillantes. El pequeño sector de la zona de batalla se vio aliviado por un suave y agradable aroma floral mientras llamas blancas devoraban al ser que nunca fue más bello que estando incinerado. Ni las llamas ni la transformación duraron más que unos segundos. La ahora repugnante figura de carne quemada se movió una última vez estirando su brazo hacia Hazel, quien chasqueó en disgusto y le escupió en respuesta. Su inmundo aroma a quemado ahora inundaba el lugar.

Cuando el Emergido al fin quedó quieto y bien muerto. Igual de inmóvil se quedó el dragón. Antes de inspirar hondo para no exteriorizar la seguidilla de profanaciones que grataba en su interior. Haciendo lo imposible por reparar su peinado.

¡Era el colmo! Había perdido el control. ¡Inaceptable! Y sus ropas eran un desastre, necesitaba cambiarse. URGENTE. Se dio vuelta para ir a buscar un cambio de ropa al barco y olvidarse de aquél combate. Pero no llegó a dar un paso que soltó un silencioso grito de frustración. ¡No podía! Ya había arruinado suficiente su imagen, no podía sumar 'desertar en combate' a la lista. Su única opción era quedarse allí, mugroso, desarreglado y araposo.

Sus ropas ya no tenían salvación pero llegaba a quedar una cicatriz del tajo en su brazo y no importaba como, encontraría la forma de hacerle pagar a ese condenado gusano.

Era horrible. ¡Una tortura!

Spoiler:
Resumen: Quejas, muchas quejas, e insultos. Y lucha en el barro con emergidos.

Daño: +1 al ejército emergido?
Hazel
Hazel
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
White Dragon

Cargo :
Anfitrión de casa de té

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 7r85ipN

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
957


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por June Vie Feb 05, 2021 10:49 pm

June no sabía pelear, era débil, y sentía el mayor temor por los emergidos...
Era siempre lo que le había dicho a Azazel, a todos, y no era mentira. De hecho, seguía siendo tremendamente cierto. Pero también era cierto, que no iba a abandonar a su compañero...
Y además, algo había cambiado en ella durante el viaje.

Se sentía... molesta, estaba... enfadada. Tenía tanto miedo por aquella guerra inminente que pronto empezaba a parecer que los beorc... que los humanos, no le daban temor. Más allá que eso: asqueaba de ellos.
Siempre quería que la dejaran en paz, que no le hablaran, porque les tenía miedo, porque no quería enfrentarse a ellos. Pero se había cansado.
Senay los había retado, más bien había obligado a Azazel luchar por su eterna libertad. ¿Por qué tenía que hacerlo? Si no fuera porque era razonable lo que el imperio emergido había causado, ni se molestaría... Azazel era demasiado bueno, a pesar de sus hábitos, de sus palabras. Y June dejaba mucho que desear, sólo que ahora... dejaba a salir esa ira guardada, detrás de la aparente timidez. ¿Tal vez eso era la valentía que le había influenciado Azazel, o..? Sea como fuere, lo que sí no cambiaría sería la naturaleza introvertida de la dragona, ni lo amable que era y sería siempre con las razas laguz, víctimas del esclavismo pasado.

Durante la travesía escribió, escribió, y escribió aún más. No hizo otra cosa. Pero, en vez de memorias, o cuentos bonitos... Apuntó otra clase de recuerdos. Recuerdos amargos, todos y cada uno de sus miedos.
Irían allí, ayudaria a Azazel, y por fin podrían volver. Volver a ninguna tierra en concreto. Viajar en paz, caminar y volar sin cadenas, sin máscaras en el rostro.

Todo pasó más rápido de lo que quiso.
Nada más se metieron un poco más al medio de la batalla, los sentidos le hacían un caos la cabeza, la nariz... diferentes olores, esencias similares, y ambas a la vez... Era extraño. Pero no hacía falta sentirlos para verlos; aparte de los humanos, habian brandeds, laguz... "Vivos" y emergidos... Sentía dragones, dragones de todos los tipos...
Sus ojos lograron alcanzar a ver un gran grupo de dragones... ¡dragones de su raza! Y lo más importantes, dragones aliados... No emergidos.
Incluso le pareció ver un dragón negro entre aquellos, eso significaba que era un ejército de la realeza, ¿pero aquél, sería...? Sólo habia tenido la suerte y el gusto de haber conocido a Su Majestad el príncipe Kurthnaga. Pero de lejos no podía reconocerlo.

Pero... otra vez esa presión en su pecho, miraba a Aza transformarse, listo y con prisas de que aquello terminara. Ella, aún en forma humanoide, solamente le apoyó una mano sobre sus escamas. - A-Aza. U... uhmm... -temblaba, pero el cuerpo del manakete de tierra se sentía agradablemente cálido. - No qui-qui-quiero m-morir... -musitó, su vocecilla ni se escuchaba en aquel lugar. Desvió la mirada hacia atras, los guardias de Senay atacando todo lo que podían. Volviendo alante, estaba su compañero... que ya había salido también a batalla. Suspiró, bajando la mano, realmente era un perfecto blanco ahora mismo. Entonces, miró al cielo. - Aza. Sobreviviremos. -murmuró para sí misma, ya que él no la escucharía ya. - Y aunque caigamos inconscientes y perdamos nuestras memorias una vez más... Viviremos para reencontrarnos otra vez, para reconocernos otra vez. Por favor, prometeme eso. -no tartamudeó, por alguna razón. Ya le había pedido aquello todos los días que el hombre había dormido en el barco... aunque no recibiera su respuesta, se había autoconvencido. Además, había algo en su propio interior que se lo confirmaba, no su corazón, no su alma... Sino su mente, sus recuerdos.

Entonces, cerró los ojos y llevó sus entrelazados puños a su pecho, aferrándose a sí misma, mientras escuchaba miles de gritos a su alrededor. Tras unos segundos, los soltó y dejó caer, como con cansancio. Volvió a mirar con impasividad a aquellos soldados de Senay, a otros humanos guerreros desconocidos. Y pronto, ni siquiera tendría que suspirar de resignación, pues se vio tirada al piso por el temblor del terreno que causaba aquel manakete de hielo emergido, viendo cómo dañaba a su compañero.

Le molestaba. ¿Por qué un laguz emergido? ¿Por qué tenían que estar allí?

Le cabreaba. Sólo querían vivir con tranquilidad, ¿era mucho pedir?

Harta... de tener que esconderse, de no poder decir que no.

Y cuando quiso darse cuenta, ya estaba transformada, agitó las alas apartando la nieve más ligera de su alrededor por los aires. Caminó hacia el enemigo con los brazos hacia alante y le golpeó, no era un golpe de pelea como tal, sino un empujón, pero con la fuerza de un dragón rojo que era.
Con aquel choque aprovechó de alzarse al fin al vuelo, a aquel cielo que no estaba precisamente libre de batalla, tampoco.

Le molestaba... le escocía, le ardía la garganta. Como si se hubiera tragado aquel libro, una llamarada roja salió desde su interior hacia el dragón de hielo. - ¡Aaahh! -Agitada por todo, no dejó de expulsar su aliento, moviéndolo de un lado a otro, atacando también otros emergidos en tierra.
Y, como si de lágrimas se tratasen, no paró hasta que ya no podía más, hasta que se había cansado de llorar. Tosió un par de veces y se desplomó ruidosamente contra el suelo, cayendo sobre sus propias alas. La presión que se había acumulado hasta ahora, al soltarla, la había dejado exhausta, provocando que se destransformara.

No podía más, necesitaba un descanso. Y aunque no pudiera levantarse del campo de batalla, no cerraría los ojos, no se dormiría hasta que pudiera escapar de allí con Azazel.


Resumen:
Acompañando a Aza, se transforma, ataca desde el aire con su aliento de fuego, y se desploma al terminar. Se destransforma, cansada.
3 puntos de daño al ejército emergido, si no me equivoco, al ser de segunda clase (Subí aquí).
June
June
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Crimson Dragon

Cargo :
Escritora

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [2]
Gota de veneno [1]
Página oscura [1]
Elixir [1]
.
.

Support :
Azazel [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Expiration_2

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
823


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Azazel Vie Feb 05, 2021 11:45 pm

Su calma y tranquilidad cesó cuando Senay encontró su rastro, el de un fugitivo. Fue allá en los bosques; los halcones le habían dado caza como a un animal, pues para dicho reino, su fuerza era muy valiosa, demasiado para perderla tan fácilmente. Sin escapatoria, el manakete hizo una promesa. Lucharía en la última batalla de los humanos, daría todo de sí con tal de ser libre, para siempre, tanto de ellos como de los emergidos. No importaba quien dominase sobre la tierra, siempre iba a haber riesgo, sin embargo... prefería una libertad concedida a una en riesgo. El viaje sería pronto, por lo que no hubo tiempo de titubear.

Entonces, tan solo tenía a una persona a su lado, June… Lo único que le pidió es que no lo dejara combatir solo. Quizás era una petición demasiado egoísta. Pero sin importar lo que quisiera, debería volver a viajar a través del mar. Al menos esta vez, junto con ella. No fue tan angustiante esta vez, siendo que quería conservar energías, ignoró la mayor parte del viaje, como si estuviera hibernando. Una palabra un poco decepcionante, siendo que iba a despertar en medio del invierno.

La isla estaba helada, y eso le disgustaba. Jamás había estado en un país así de gélido, excepto por ese lugar del torneo, que no le daba precisamente los mejores recuerdos. Era difícil concentrarse y mantener su transformación en un sitio como ese. Pero ya estaba acostumbrado, y esta vez, no planeaba ser el escudo de nadie. De camino a ese lugar, entendió que esa no era una batalla como las otras. Que esta vez todos los reinos se unían como uno, para derrotar a un enemigo en común. Aunque Azazel no se veía directamente afectado por esos monstruos, sí que apreciaría que desaparecieran de la faz de la tierra. Por esa razón estaba allí para ayudar contra esa plaga, cortar caminos, y sobre todo asegurarse un futuro mejor, en el que no tuviera que preocuparse de su memoria, de su pasado. Puede que fuese imposible, pero no hacía mal confiar por una vez en el destino, ¿Verdad? Al menos, ahora no tenía que hacerlo solo.

No había caso en pensar las cosas de sobra.

Tomó su piedra. Se transformó antes siquiera de entrar en batalla. Debía enfocarse. Detestaba luchar, lo odiaba, era cierto. Pero entonces, lo único que necesitaba hacer era sobrevivir. Y ahora, tenía una razón para hacerlo. Sus ojos recorrieron el mar de combatientes, sin tener idea por donde empezar. Miró a la laguz, con esos ojos brillantes prístinos, igual a dos joyas, deseando no ponerla en riesgo. Comenzó a trotar sobre la nieve, embistiendo a cuantos emergidos pudiese distinguir entre los demás humanos y animales. Pronto comenzó a recibir flechazos y armas, que en un principio rebotaban sobre sus escamas. Siempre era lo mismo, siempre era agotador. Volteó la cabeza hacia donde sentía que lo atacaban, cargando su garganta de llamas. Sin embargo se vio sorprendido por dos ojos rojos a la altura de su rostro, a tres metros sobre el suelo. Era otro dragón, que deslizándose sobre la nieve y el hielo, arremetió contra el manakete, empujándolo hacia un lado. El peso de Azazel era suficiente para no ser lanzado con facilidad.

El dragón emergido lo enfrentó cara a cara, rugiendo feroz mientras agitaba su cola de un lado a otro. Era un dragón azulado, de escamas casi cristalinas, un verdadero dragón de hielo. Ninguno de los dragones tenía alas, por lo que habrían de enfrentarse cara a cara. Azazel exhaló lo más rápido que pudo el fuego que ya tenía reunido dentro de sí, aunque poco llegó a alcanzar su cuerpo. El emergido respondió con un aliento de hielo que, aunque corto, impactó en su hocico y escarchó su piel. el manakete resopló de dolor, pero, aprovechando sus cuernos, se lanzó hacia él poniendo sus cuernos por delante, golpeando el pecho de la otra criatura. El dragón de hielo volvió a rugir, usando sus garras para arrancar algunas de las escamas de Azazel, mientras este último encajaba sus colmillos en sus brazos. Era una pelea cruenta, y daba la impresión de nunca terminar. Arrastraban todo a su paso, aliados y enemigos por igual.

Fue en ese momento que la batalla se vio interrumpida por un tercer golpe, uno que desconcertó a ambos seres, que aún así peleaban sin descanso. Sin embargo, apareció un aliento calcinante y escarlata, tan intenso que rozó las escamas de Azazel, pero dio de lleno en el dragón de hielo, que era el verdadero objetivo. Era June, que había atacado desde lo alto para ofrecerle ventaja, tanto así que su fuego no desistió sobre el dragón de hielo, sino que continuó más allá y alrededor. El dragón de hielo rugió y se retorció, momento que el manakete aprovechó para clavarle los dientes en el cuello y las garras en el corazón, apretando y sacudiendo hasta que ya no hubo más resistencia. Azazel levantó la cabeza, y observó que gran parte de esa zona se había despejado. Muchos emergidos yacían sobre sus pies. Probablemente había abierto un perfecto camino de huida para quienes quisieran abandonar el campo de batalla desde lo más profundo. Él mientras iba a permanecer allí, cerca de los barcos. No tenía planeado enfrentarse en un combate peor a ese.

Notó a June en la nieve, que había perdido su forma dragón. Se aproximó a ella y con la ayuda de sus patas y dientes, la colocó en su espalda, que aunque rocosa y desigual, ofrecía mejor reposo que el frío suelo de Mitgard.

-Lo prometo. -habló, volviendo a mirar al horizonte.

Resumen:

Azazel llega a Mitgard con June. Se transforma. Es atacado por un dragón emergido de hielo. Luchan, June lo auxilia, y consiguen matarlo. Finalmente Azazel se asegura de ayudar a June.

3 daño al ejército con mi Dragonstone+ (que acabo de sacar del cajón)
Azazel
Azazel
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Despatriado

Autoridad :
-

Inventario :
Pócima Entumecedora
Dragonstone [2]
Dragonstone+ [3]
.
.
.

Support :
June [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Piedra%202

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Iu4Yxy1

Gold :
3417


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Duo Maxwell Sáb Feb 06, 2021 12:11 am

Duo Maxwell, a pesar de ser un 'mero' instructor de caballería en Nohr, ese último tiempo había estado ayudando con las campañas de Bern, un país aliado. Mucho más que eso, Bern era su tierra natal, y realmente si no hubiera sido por ciertos acontecimientos, más allá de los malentendidos con Zephiel... seguiría sirviendo a este reino. Más, lo más cerca que podía estar ahora mismo de aquel sueño del pasado era estar allí, apoyando al ejército de Bern en la invasión al Imperio Blanco. Por su verdadero Rey, por las convicciones del hombre debajo de la máscara... del enterrado Milliardo Peacecraft.

Mas, no podía haber acompañado al joven Zephiel, no debía, y sentía que no era lo apropiado para alguien como él... Se quedaría en el grueso de la batalla, asegurándose junto a los demás, que no pudiera escapar ni un solo emergido más de allí, y que los héroes de verdad, pudieran regresar sin más pelea a casa.
Pero sí, tristemente, para por fin conseguir la paz  tan deseada, era necesario una última gran importante guerra...

Lo que no pudo esperarse, es encontrar la silueta de una mujer, una teniente wyvern rider, más que conocida, en su misma línea. Su corazón le dio un vuelco, a pesar de que, como siempre, su semblante no lo revelaba en absoluto. Tal vez sólo su pegaso Tallgeese lo sentía, y si el campo de batalla estuviera en silencio, alguien con buen oído escucharía el rechinar de sus guantes de cuero apretando las riendas, así como el latir nervioso de su corazón. Porque ella... - Lucrezia... Noin. -dejó escapar, sólo mencionar su nombre le hizo erizarse la piel, en un extraño presentimiento. La mujer de cabello corto oscuro lo miró, sorprendida.
- ¿Cómo es que sabes mi nombre completo, hombre pegaso? -asi ella era, una dama decidida, una elegante guerrera, de carácter fuerte. No había cambiado... Incluso, se la veía aún más hermosa, en medio de la guerra, sobre su montura. Viva... Había vivido, tal y como él se aseguró antes de huir de Bern. - ¿Y tú quién eres? -y sin embargo, a pesar de su dulce voz, aquellas palabras dolieron, era normal. Ella no estaba frente al mismo instructor que ella había conocido en su juventud.
- ... -Duo sonrió de lado, y bajó la mirada. - Tiene usted razon... quién soy yo. -hizo una educada reverencia, lo mejor que pudo, montado en Tallgeese- Mis disculpas, teniente Noin. -él, volvió a centrarse al frente, a pesar de que ella se le quedó un largo rato mirando, confusa. Y sin embargo, también dio prioridad a la batalla.

No tardaron en comenzar a luchar, horas y horas... Sin descanso... Heridas por doquier, los curanderos de aquella línea trabajando sin parar.
Desde hacía rato que no podía haberse cruzado con ella, ambos tenían sus deberes que hacer.
Pero Lucrezia... Lucrezia era su prometida, la única mujer que había amado. Bueno, la prometida del joven Peacecraft. Y sin embargo, no podía darle la cara, él aún... No era digno de "regresar"...

Estaba viva, y sin emabrgo, como si el destino quisiera jugar más con él y tenerle colgando de un hilo que no paraba de cortarse... Lo vio. Fue testigo de cómo las guerras podían hacer que de un momento a otro, la felicidad y tranquilidad que parecía haber vuelto, sólo duraría poco... Como una flor que había tardado en florecer, pero que permanecía bella y abierta apenas unos segundos... antes de secarse y morir. El cuerpo de su amada, atravesada por una de aquellas bestias.
Su color favorito, tiñó la más hermosa de las rosas.

Su garganta no pudo decir nada, su cuerpo tampoco. Tallgeese era el único en tirarle, pero no reaccionaba. Y apenas entonces, logró esquivar un ataque, que sin embargo había golpeado su cabeza fuertemente. Tan fuerte que su casco comenzó a resquebrajarse.

- Ah Tallgeese, perdón. Estoy bien, hay que seguir combatiendo... Por Bern. -pero la raja cedió finalmente, rompiendose en pedazos. Nadie sin embargo en aquella caótica lucha podría ser testigo de esto, al no ver más allá de sus cabellos sacudiendose en pleno vuelo sobre su cara.

Seguiría atacando, mientras el aparente rostro impasible, revelaba unos ojos llorosos. Revelaba un hombre del pasado, permanentemente triste.


Resumen:
1 punto de daño al ejército emergido.
Duo Maxwell
Duo Maxwell
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Instructor de caballería, noble

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
Lanza de bronce [1]
Sello de Duma
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 DEZKvV0

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
1032


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Roxanne Sáb Feb 06, 2021 2:40 am

No fue necesario una explicación demasiado detallada por parte de los mensajeros y los enviados que habían llegado a la aún semi derruida Gallia, si había algo que Roxanne ya sabía era que el fin estaba tan brutalmente cerca que era inevitable que sucediera. Tampoco se demoró demasiado en llegar al lugar de la batalla aprovechándose de los diferentes atajos y favores que había logrado acumular en el tiempo en el que vivió como exiliada de Gallia. El camino siempre había sido fácil de transitar a pie, pero, siendo un león era muchísimo más fácil. El aprovecharse del caos reinante también fue la parte fácil, especialmente cuando estabas acostumbrado a escabullirte por incluso los resquicios más inauditos con tal de acortar camino y lograr avanzar lo más rauda que una chiquilla flacucha y con pintas de tener poquísimo músculo podía.

O eso sería si la ahora princesa heredera no tuviese una especie de sexto sentido para detectar el peligro a base de rigor además de tener en sus hombros a todo un país. Un país que no pensaba que la querría de vuelta, mas, le habían recibido con los brazos abiertos como nunca antes lo había hecho. Solamente por ellos es que había ido directo al combate al igual que sus antecesores, debía rendirles un tributo como correspondía en honor a ellos. Quizá uno que otro emergido intentó detener su avance, pero, un zarpazo era suficiente como para detenerlos de golpe y neutralizarlos lo suficiente como para que alguien más les diese el último golpe.

La leona veía el brillo del acero por el rabillo de sus ojos y los rastros olfativos de los distintos tipos de magia desencadenados danzaban por su nariz, dándole una guía rápida del por dónde debía y no ir con tal de evitar las mayores fuentes de conflicto y en donde era casi seguro que recibiera un golpe posiblemente letal y no pudiera hacer mucho para evitarlo. Sabía que habían personas que había conocido en algún momento de su vida en el lugar, podía reconocer sus olores y sus presencias, pero, no había tiempo que perder y el hacer algo tan estúpido como saludar era totalmente inútil. Habían cosas que podía hacer y las haría, ya no tenía reparo alguno en simplemente pelear con todo lo que tuviese.

Nunca se había sentido tan libre usando las ropas características de su gente y rango.

Apenas vio que la concentración de personas se había reducido lo suficiente, cambió a su forma leonina en plena carrera, acelerando a todo lo que daban sus patas apenas vio a dos wyverns luchar en el cielo. El potente olor a ozono y hierro de un rayo producido por un arma llegó a su nariz como si de un bofetón se tratase, aún corriendo en cuatro patas, apuró la marcha apenas reconoció la fuente del ataque. Podían engañarle por apariencia, sin embargo, su olfato nunca le había fallado, conocía a la jinete que había producido el rayo, había peleado en una ocasión y, viendo que tenía el mismo objetivo que ella, se dirigió hacia allá lo más rápido que pudo.

El pelaje de su lomo y cuello se erizó de golpe al sentir ahora el olor del azúcar quemado que producía la magia oscura y, quizá, titubeó y redujo la marcha lo suficiente como para que una flecha perdida le pasara rozando una oreja, espabilándole de golpe y cargando nuevamente. Mientras se acercaba, también vio la pelea que se producía desde el suelo entre ambas estrategas y, justo después del último ataque, un nuevo arrebato por parte de Kaltrina fue suficiente como para hacer notar su presencia por fin.

¡MORGAN!—. Fue ver a Kaltrina y no pudo contenerlo. La ira se hizo presente a través de sus sentidos en una oleada tan poderosa que ocasionaba que su cuerpo temblase en un intento de contenerse a muy duras penas y, acortando lo último de distancia que quedaba de un salto, dio un zarpazo a la mano de la estratega emergida que sostenía el arma lo suficientemente fuerte como para desviar el ataque hacia el suelo. —Hola, perra, bueno verte a la cara por fin—. La sonrisa llena de colmillos clamando por sangre ajena no se hizo esperar y, por primera vez en su vida, cedió de forma definitiva a sus instintos más básicos. Ya no había caso en usar las maneras civilizadas de los humanos, era hora de que los subhumanos hicieran su movimiento de la mejor manera que sus instintos dictaban.

¡ESTO ES POR MI GALLIA Y MI GENTE, MALDITO CADÁVER!—. Con un rugido lanzado con toda la rabia e impotencia que había contenido bajo una actitud juguetona y litros de alcohol durante esos larguísimos años de exilio que podía escucharse por buena parte del campo de batalla, comenzó a repartir zarpazos que eran bloqueados por una lanza hasta que, por un descuido de la beorc emergida debido a un ataque de otro flanco -benditos sean, señores beorcs-, logró rasgarle el torso con una de sus zarpas de manera profunda. Por el rabillo del ojo, vio a la otra fémina y, aún intentando esquivar lo que podía, prácticamente le gritó: —¡Chiquilla, lárgate de aquí, YA!—. No esperó a ver si le hacía caso, empero, esa pequeña distracción fue suficiente como para recibir un buen corte en uno de sus hombros, logrando aguantar únicamente por el instinto combativo que todos los laguz fiera tienen prácticamente impreso en sus almas.

No le tenía miedo a morir, lo que le aterraba a Roxanne era el caer sin poder hacer nada para evitar que esos monstruos amenazaran a las generaciones futuras.


Resumen:
Tema en donde hay subida de nivel aquí.

Roxanne se entera de la batalla y va directo al meollo. Corre directo hacia Kaltrina esquivando a quien se le cruce en el camino. Gracias a la skill de Morgan, subo +1 mi nivel de arma, pasando de plata a legendario. Se transforma, desvía un ataque de Kaltrina y ataca, recibiendo un ataque. De ser posible, activa su skill de Rugido Feral contra todo enemigo que le escuche en el campo de batalla, enfocándose en Kaltrina.

Recuento de puntos: 3.

Descripción de skill:
Rugido Feral: Despierta el característico e intimidante rugido del león laguz. Al oírlo todo enemigo en el campo de batalla es afectado por un instintivo estado de temor y deseos de huir, los temblores involuntarios reducen su capacidad de acertar ataques en el turno. A su vez, el enemigo más cercano al león queda en estado de Parálisis (incapacidad de realizar ataques o moverse de su posición; tan sólo se permite usar items o skills). Rugido no puede ser utilizado 2 turnos consecutivos.
Roxanne
Roxanne
Afiliación :
- GALLIA -

Clase :
Royal Lion

Cargo :
Reina de Gallia

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Concoction [2]
Pócima Entumecedora
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Z9I7M12

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 YvwSTdF

Gold :
1834


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Narrador Sáb Feb 06, 2021 7:07 pm


PROGRESO

Yuuko ha hecho 8 puntos de daño a Kaltrina.
Yuuko y Pelleas han hecho 2 puntos de daño adicional a Kaltrina.
Arthur ha hecho 2 puntos de daño al ejército emergido.
Jafar ha hecho 4 puntos de daño a Kaltrina.
Aran ha hecho 3 puntos de daño a Kaltrina.
Ammy ha hecho 7 puntos de daño a Kaltrina.
Henry ha hecho 2 puntos de daño a Kaltrina.
Garou ha hecho 4 puntos de daño a Kaltrina.
Luzrov ha hecho 4 puntos de daño a Kaltrina.
Lyndis ha hecho 8 puntos de daño a Kaltrina.
Luzrov y Lyndis han hecho 1 punto de daño adicional a Kaltrina.
Khigu ha hecho 14 puntos de daño a Kaltrina.
Lyndis y Khigu han hecho 2 puntos de daño adicional a Kaltrina.
Khigu y Luzrov han hecho 1 punto de daño adicional a Kaltrina.
Mallory ha hecho 2 puntos de daño al ejército emergido.
Stanley ha hecho 6 puntos de daño a Kaltrina.
Kyleb ha hecho 3 puntos de daño a Kaltrina.
Stanley y Kyleb han hecho 1 punto de daño adicional a Kaltrina.
Onix ha hecho 14 puntos de daño a Kaltrina.
Kurthnaga ha hecho 3 puntos de daño al ejército emergido.
Hazel ha hecho 2 puntos de daño al ejército emergido.
June ha hecho 3 puntos de daño al ejército emergido.
Azazel ha hecho 3 puntos de daño al ejército emergido.
Duo ha hecho 1 punto de daño al ejército emergido.
Roxanne ha hecho 3 puntos de daño a Kaltrina.

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 95psQ5J
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR  [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR

Estado actual del ejército emergido: El avance hacia la base en Mitgard se ha detenido momentáneamente, en combate con los ejércitos de liberación. Lucha relativamente igualitaria por el momento, ejércitos de liberación abriéndose paso. Portadores de las Doce Armas con vida, laguz emergidos en abundancia. Protegiendo activamente a Gabrielle.

Estado actual de Gabrielle: Sano y salvo. Cercano al sitio en que Kaltrina combate. Su canto resuena activamente para ella ahora, mientras la garza se mueve por el sitio para no perder a la líder de su vista.

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 F7xyeD1
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR  [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR  [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR  [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR  
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 CuTkagR

Estado actual de Kaltrina: El HP ha llegado a 0. Los repetidos ataques han conseguido herirla cada vez más, la repetida presencia de Supremo Juicio ha afectado sus movimientos, una variedad de armas ajenas y propias yacen rotas a su alrededor…

Aunque ha repelido sin problemas a incontables héroes hasta ahora, el desgaste es claro. Kaltrina está severamente herida. Su sangre no cesa de derramarse y parece que su vida escapa de ella, junto a partículas de brillo que escapan de la herida en su pecho como si algo allí estuviera agotándose.

Cuando todo parece estar por terminar, Kaltrina escucha el canto de Gabrielle. El poderoso galdr de la garza de más de mil años le infunde de un último impulso, la mantiene en pie un poco más. Con estas fuerzas, la estratega retrocede. Cuenta con un báculo entre sus posesiones y puede utilizarlo para recuperarse, pero necesita de espacio y una ventana de oportunidad para sanarse a sí misma. Lleva el báculo en mano y un arma en la otra por si es necesario defenderse, mas ante todo, está intentando distanciarse mientras su vida se prolonga un poco más.

Sus doce generales y sus grandes laguz emergidos se interponen para presionar a los héroes del Nuevo Mundo y conseguirle a su líder esa oportunidad. Los héroes se ven en necesidad de evadirlos o enfrentarlos.

Excepto una figura, que logra dar persecución a Kaltrina, donde nadie más puede interrumpir…


Quedan 9 días para el cierre de campañas y de todo daño posible (fecha límite: 15 de Febrero).

Quedan 9 días para que el golpe final pueda ser dado.

Modo de posteo y especificaciones en el Sistema de Combate Final.

Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jm5byz1

Gold :
7330


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Narrador Mar Feb 16, 2021 1:11 am


GOLPE FINAL

(La campaña cerrada de Kyleb y Pelleas causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Garou y Kujaku causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Garou y Henry causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Henry y Mallory causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Pelleas y Yuuko causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Lyndis y Luzrov causó 1 punto de daño a Kaltrina.)
(La campaña cerrada de Khigu y Luzrov causó 1 punto de daño a Kaltrina, +1 punto adicional gracias al Contrato con la Orden empleado.)
(La campaña cerrada de Khigu y Zephiel causó 1 punto de daño a Kaltrina.)

Contando tanto el daño en bruto como el daño adicional y el causado mediante campañas, Khigu es quien más ha conseguido en sus enfrentamientos con Kaltrina, con 20 puntos de daño totales.

El personaje que ha conseguido ir tras Kaltrina es Khigu.

Puede proceder a dar el golpe final que acabará con la líder emergida.

[Se da completa libertad de estilo a este golpe final. Armas narradas como rotas, recogidas de improviso o pertenecientes a la enemiga son permitidas, combate mano a mano también permitido, mínimo uso de personajes de trasfondo permitido con el consentimiento de sus usuarios. El tema se ha desbloqueado para permitir el post de Khigu.]

Modo de posteo y especificaciones en el Sistema de Combate Final.

Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jm5byz1

Gold :
7330


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Khigu Mar Feb 16, 2021 10:53 pm

Soy patética...
Desde el momento en el que nací, nunca he cumplido las expectativas de nadie.
Y lo peor, es que por mucho que quisiera volverme fuerte como los demás, para ser igual que ellos... jamas pude cambiar mi aspecto.
Ellos, que valoraban tanto la fuerza, no podían valorarme a mí, solamente por aquella tontería.
Una tribu independiente, decían... cuando la realidad es que se trataba de una solitaria vida.
Incluso cuando salí del país, sólo me di cuenta que el exterior era igual... todos me juzgaban por lo que veían con sus ojos, si no era una cosa, era otra.
Albina, mujer, "fea" o "musculosa", nómada... daba igual.
La fuerza... la fuerza era lo único que me mantenía con vida, de lo que siempre estaba orgullosa. Porque, no importaba cómo me veían, ¡podía sobrevivir!
No fue un camino de rosas, tampoco lo necesitaba. Me había acostumbrado tanto a las penurias, que el dolor físico dejaba de importar. Luchando contra bestias peligrosas y perder sangre era lo que me hacía sentir viva.
Donde otros veían miedo, yo solo veía razones que me gritaban que estaba viva.
Pero entonces... ¿cómo es que he acabado nuevamente en el suelo, derrotada, humillada?
Siempre había pensado que las armas eran una extensión de tu cuerpo... pero aquí me encuentro, sin mis hachas... Sin sentir mi brazo derecho.
Era normal que hubiese decepcionado la promesa del héroe Durban...
Ni siquiera aquellos emergidos me veían ya como el peligro que siempre quise ser...
Soy patética... y débil.

Y sí, tengo miedo.




En cuanto a Kaltrina, huía despavorida. Era normal, después de todo... no era si no gracias al ataque de todos y cada uno de aquellos héroes, en conjunto, complementándose... que la habian dejado en aquel estado.

Eso incluía aquel joven espadachín del casco azul, motivado por el bello canto que había sonado poco después de haber atacado ella, el mago pelirrojo que había acudido en su ayuda... Otra potente canción sonó, dando paso un fuerte laguz cuervo y a una fiera leona... De verdad, siempre había respetado a los laguz, que seguramente sufrirían lo mismo que ella. Pero no se trataba solamente de los que habían venido después de ella, si no a todos aquellos que se habían quedado atrás, como sus propias tropas, varios guerreros conocidos y desconocidos, amigos de amigos, como el pelirrojo de de Pherae. Y por supuesto, los que ya habían alcanzado a Kaltrina de antes, tanto en sus propias tierras, semanas antes, o los que se había topado allí. Como la misteriosa garza del canto que le había hecho daño, que más tarde se retiró junto a un chico que no consiguió distinguir a lo lejos, seguramente alguien importante para él. ¡Y aquella chica que había venido después de él! la conocía del torneo, Morgan, una estratega realmente vivaracha. El arquero de arqueros, que también conocía de sobra... Virion, también había sobrevivido todo ese tiempo sin verle. Y... Zephiel, ya se había fijado antes en el rey, parecía que esta vez realmente quiso hacer algo contra ella. Una... no, un guapo y habilidoso lancero que había 'logrado' que por fin Kaltrina se sacara la espada de su pecho. Y aquél que había oscurecido el campo de batalla brevemente... ¿no era el hechicero arcano que se había enfrentado contra Sindri en la final del torneo? Lo recordaba perfectamente... ¡y a su lado, allí también estaba la mismísima reina Yuuko! quien demostró su maestría también con aquella magia increíble, su grupo era realmente enorme. El dragón Jafar también había estado allí, siendo tan o más fuerte de lo que le recordaba, desde Regna Ferox. Aunque hubiese caído, igual que ella, estaba muy orgullosa del niño... Por suerte, fue rescatado por un valiente lancero perteneciente al grupo del mago Pelleas y la reina Yuuko, siendo un peliverde, ¡no se esperaba menos de su honor! Una blanca loba acudió también en su ayuda, demostrándole lo realmente feroz que era ver el blanco de la fuerza que ella tanto admiraba. Y como si del blanco se tratase, el chico peliblanco que había logrado tener contacto directo con ella... tan cercano que hasta ¿¡le había besado!? Sin duda había muchos chiflados, pero ella no era quién para juzgar sobre eso, siendo que al fin y al cabo, había logrado dañarla también. Y tampoco se olvidaría de aquella bailarina y su amigo pelirrojo, que había atacado sin pensarlo a la líder de los emergidos, al ver que su compañía había sido herida...

Sí, todas y cada una de aquellas personas que se encontraban allí, tenían a alguien a su lado. Incluso si atacaban solos, incluso si no lo parecía o lo desconocía... lo intuía, lo sabía. ¡No habrían llegado tan lejos si no!
Eso era... como ella.
Khigu abrió los ojos, al ver a sus dos amigos allí. Despertando nuevamente a la realidad. El santo Luzrov Rulay, y la marquesa Lyndis de Caelin... se llamaban ahora, pero para ella eran siempre, su amigo Luz y su pequeña Lyn. - Gracias... Por salvarme de mi soledad. -exclamó, aún sabiendo que estarían ocupados con aquellos emergidos y dragones malvados que habían ocupado el terreno.

Lo entendía nuevamente, cuál era su 'fuerza' ahora. Lo que le hacía vivir.
Así que, ayudándose de su mano izquierda para terminar de levantarse, se recolocó nuevamente el cuerno sobre su cabeza, y tapó su hombro herido con aquella capa con la insignia de Caelin. Porque sus ojos rojos, aquellos que siempre había odiado, veían más allá de las apariencias. Veía un camino. - Ahora vuelvo... -murmuró entre dientes. Y, antes de salir a perseguir a su presa, dejó sus armas.

No las llevaría... porque... - ¡¡¡QUIERO VIVIR!!!

Entonces, no sabía cómo, si su instinto de cazadora, su fuerza, o su motivación para sobrevivir, pero... Había llegado hasta ella. Hasta la moribunda Kaltrina, que se apartaba lo más rápido que podía, luchando por su no-vida... casi parecía un reflejo de ella misma, hacía apenas unos momentos.

- No. No te dejaré escapar una tercera vez, eres mi presa, y aquí se ha acabado el juego de perseguirte... -la emergida, para defenderse de su distancia, le atacó con la espada. Khigu aceptó aquel ataque, con la parte derecha de su cuerpo, con el brazo que había dejado de sentir, como si fuera el verdadero escudo que siempre le había faltado. - ¿Sabes...? Tienes mala suerte. Que Armads no me haya dicho que es el día de morir, sólo significa que... Viviré. ¡A costa de tu cadáver!

Entonces se lanzó encima de ella, tirándola al piso, provocando que la espada saliera despedida fuera de su rango, mas Kaltrina, aún bajo el cuerpo de Khigu, seguía aferrada a su báculo. - Hah... Es gracioso, porque si te mato, ya no habrá nadie más fuerte que yo... ¡Que aburrido! -exclamó la albina, reteniendo a la emergida con sus muslos, tanto como podía. Miró el báculo que agarraba con fuerzas. - No quieres morir... Y sin embargo, sigues luchando. Porque solo así te sientes viva. Te... comprendo. -su voz era sincera, y aún así llena de rabia, de enfado. - ¡Pero no puedo perdonar todo lo que tú y los tuyos se han llevado de por medio, todo lo que han arrebatado... Todo lo que han causado! ¿Crees que la vida solo se trata de destruir lo que es débil? ¿¿Que la fuerza solo sirve para eso...?? Estás equivocada. -con su único brazo funcionable le arrebató entonces el báculo, lanzándolo fuera de su rango. Donde los demás seguían luchando contra aquellos que defendían fielmente a su líder, sin permitir que se hubiesen acercado a ella.

- No te conozco, pero estoy segura que al final, has conseguido lo que siempre quisiste. Que el mundo se uniera, que fueran todos iguales... Yo al menos lo siento así para mí. -a pesar de la situación, Khigu le dedicó una sonrisa, sin maldad, sin burla. Como si se estuviera hablando a ella misma, a través de esos brillantes orbes rojizos. Entonces, la mano que había usado para tirar su báculo, se cerró en un puño. Y golpeó fuertemente la cara de Kaltrina. Mas la única cara que veía Khigu, era la suya propia. - ¡¡Date cuenta!! -otro puñetazo- No estás sola, pero... Debes... ¡volver con los tuyos! -No cesaría entonces, de golpearla, no hasta que su puño tocara la propia nieve, a traves de sus cenizas.

No hasta que ella misma lo comprendiera. Su fuerza... Lo que había causado su fuerza, o su falsa percepción de.
Había comenzado a nevar, lo sentía en su rostro, cómo aquellos copos se derretían sobre su piel caliente, y recorrían sus mejillas. No podía ver más que aquellos dos difuminadas luces rojas. De hecho, juraría que más pequeños brillitos acompañaban la escena. Tal vez la nieve, que volvía a las nubes.
Dejó de golpearla, su mano ya temblaba. Estaba exhausta por la hemorragia de su brazo.

- Ya basta. He aprendido la lección. -Su mano agarró el cuerno de su cabeza y se lo sacó. Era su fuerza... no, no lo era, y a la vez sí. - Hasta nunca. -finalmente, se lo clavó a Kaltrina, entre la garganta y su otra herida del pecho.

Y ahí esperaría, entonces, a que su cuerpo terminara de desaparecer, bajo suya, junto al cuerno. Sólo entonces, la propia Khigu caería inconsciente, malherida, pero sabía que viviría, se lo había prometido a sí misma.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 OaIUyNL
Zephiel [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Sindri [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 OaIUyNL

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 ZmGwc9E[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 NoCdqu3

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 POvHqgT

Gold :
1741


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Narrador Miér Feb 17, 2021 12:16 pm


Final

Bajo la puñalada del cuerno khirin, Kaltrina da el último estertor de muerte y finalmente deja su larga vida ir. Sus ojos se apagan. Su cuerpo al fin yace quieto en el suelo frío, sobre el que empieza a caer una nevada ligera.

Las partículas luminosas y diminutas que no han cesado de emanar de la herida en su pecho comienzan a intensificarse sin cesar. Una luz cegadora surge de sus heridas, tanto la original como la de segunda muerte, alzándose como una gruesa columna de luz hacia lo alto.

Los emergidos cesan todos sus movimientos un momento, aquejados por esa luz. Ellos no se han deshecho ni muerto, pero parecen haber sufrido alguna clase de dolor debilitante. Los más cercanos sienten la necesidad de mirar en dirección a lo que ha ocurrido, abriendo el paso a la vista de los héroes con que combaten. Tras el resplandor, aunque dificultosamente, pareciera que se disponen a seguir su pelea. Ellos no han sido derrotados después de todo. Su barra de HP no está terminada.

Lo que los detiene, en realidad, es la voz de la garza, que tampoco ha sido dado muerte hasta ahora. Él tan sólo necesita indicar suavemente que se detengan, con una palabra en idioma antiguo, para que todas las criaturas a lo largo y ancho del campo de batalla paren enseguida. Con un canto de alivio que suspende los sufrimientos de todos los combatientes por el momento, se aproxima a donde Kaltrina estuvo. El cuerpo de la estratega ha comenzado a deshacerse en en el haz de luz y a irse con ella.

Gabrielle recoge lo que ha quedado atrás: la espada descansando a algunos pasos. En el silencio que se ha hecho de repente, como gesto pacífico, la deja justo delante de la heroína que ha acabado con Kaltrina.

Entonces, posicionado al centro de todo, Gabrielle habla...

.



[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 7CdN4gB

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 EApoyrH

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 L4LqC1E

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 ZD2IoXv

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 DXR8Cwh

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 ZXuSSuY


Final

Gabrielle procede a realizar lo prometido. Tras juntar sus manos y tomar un instante, comienza a entonar una canción galdr más. Esta resuena, aunque suave, por la extensión completa del lugar, hasta donde se halle siquiera un emergido que deba oírlo. Con la canción, mana de él la inmensa fuerza mágica que estaba conteniendo.

Los emergidos comienzan a deshacerse, tal como ha ocurrido con Kaltrina. Cada una de las criaturas se disuelve en luminosidad.

El hechizo ha sido roto. Los emergidos dejan de existir. La guerra ha sido ganada.

.



Cerrado de Tema:
Tema cerrado. 100G a cada participante, +50G adicionales a todo compañero de support B o más.

Eliwood ha gastado un uso de su espada de acero.
Las espadas Levin y Siegfried de Morgan se han roto.
Undertaker ha gastado un uso de su lanza de acero.
Virion ha gastado un uso de Narcissus.
La espada Eckesachs de Zephiel se ha roto.
Judal ha gastado un uso de Naberius.
El tomo Baalberith de Pelleas se ha gastado.
El tomo Ψυχή de Yuuko se ha gastado.
Arthur ha gastado un uso de su Beaststone.
El Sello de Duma ha causado en Jafar la pérdida temporal de su técnica legendaria. Este se recuperará cuando un nuevo punto de EXP obtenido llene de regreso su barra.
Aran ha gastado un uso de Black Relic.
El Sello de Duma ha causado en Ammy la pérdida temporal de su técnica legendaria. Este se recuperará cuando un nuevo punto de EXP obtenido llene de regreso su barra.
El tomo de Ruina de Henry se ha gastado.
Kang Lin ha utilizado un Elixir.
Las dagas de bronce de Garou se han roto.
Luzrov ha gastado un uso de Herensuge.
La espada Sol Katti de Lyndis se ha roto.
Las hachas Ti'bizzan'ah y Armads de Khigu se han roto.
Mallory ha gastado un uso de su tomo de Worm.
Stanley ha gastado un uso de Moonlight.
Kyleb ha gastado un uso de Solaire.
El Sello de Duma ha causado en Onix la pérdida temporal de su técnica legendaria. Este se recuperará cuando un nuevo punto de EXP obtenido llene de regreso su barra.
Azazel ha gastado un uso de su Dragonstone+.
La lanza de bronce de Duo se ha roto.

Khigu obtiene la Espada de Kaltrina.

Todos obtienen +2 EXP, poseedores de Parangón obtienen +1 EXP adicional.

Gracias al incremento de experiencia, Undertaker obtiene un nuevo skill de la rama Wyvern Master:

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 VetsBen Rugido de Guerra - Un poderoso rugido de wyvern que genera una enorme intimidación en los demás, a menos que sean expresamente sus aliados. La unidad no-aliada más cercana al guerrero queda en estado de Parálisis (incapacidad de realizar ataques o moverse de su posición; tan sólo se permite usar items o skills) por el turno. Rugido de Guerra no puede ser utilizado 2 turnos consecutivos.

Judal obtiene un nuevo skill de la rama Grandmaster:

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 2wwiXYo Fortalecer - Bajo el tutelaje o elección de arma que el Grandmaster le indique, un personaje aliado gana momentáneamente la capacidad de manejar una de sus armas en un nivel superior durante la duración del tema. Así, su daño y capacidades contarán como 1 nivel más arriba en todo sentido. Sólo puede utilizarse 1 vez por tema. No utilizable para armas legendarias.

Arthur obtiene un nuevo skill de la rama Taguel:

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JnoJMfJ Acecho - Skill mediante el cual el laguz da una sensación de amenaza a su blanco, haciendo que este se sienta atemorizado y acorralado, y tenga la inmediata incapacidad de atacar, aunque otras acciones no se ven restringidas. Para el uso de este skill, el taguel y su blanco deben estar en proximidad inmediata, pues a distancia se pierde el efecto. No surte efecto sobre otros laguz.

Adicionalmente, la barra de EXP de Eliwood ha sido maximizada.
La barra de EXP de Lyndis ha sido maximizada.
La barra de EXP de Kyleb ha sido maximizada.

Eliwood puede ahora utilizar un Sello Maestro para cambiar su clase, desbloqueando e iniciando una ruta totalmente nueva.

> Utilizar el Sello Maestro (ver las opciones de clase disponibles).
> No utilizar, conservar clase y nivel actual.

De utilizar el Sello Maestro y cambiar de clase, la barra de EXP será reiniciada y los temas de tipo social nuevamente otorgarán EXP. La especialización y skills actuales se mantendrán, no obstante, al obtener nuevos se optará para mantener un máximo constante de 6 skills y 2 especializaciones. El color representativo del personaje seguirá siendo el de su clase original. Las opciones de clase presentadas serán acordes al personaje en particular, sus acciones, historia, talentos y posibilidades.

Favor de responder seleccionando la decisión.

Lyndis puede ahora ascender de la clase Paladin a la clase Gold Knight.

> Ascender a la clase Gold Knight.
> No ascender, conservar la clase actual.

Favor de responder seleccionando la decisión.


Kyleb puede ahora ascender de la clase Sage a la clase Archsage.

> Ascender a la clase Archsage.
> No ascender, conservar la clase actual.

Favor de responder seleccionando la decisión.
Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jm5byz1

Gold :
7330


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kyleb Miér Feb 17, 2021 12:37 pm

> Ascender a la clase Archsage

Los esfuerzos han recibido frutos, por fin todo terminó
Kyleb
Kyleb
Afiliación :
- CHON'SIN -

Clase :
Archsage

Cargo :
Sumo Sacerdote (orden de Mila)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Gema destello
Báculo de Mend [3]
Báculo de Sleep [2]
Solaire [2]
.
.

Support :
Stan [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 8mjmvEx
Ammy [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jjoa5TA[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 PcpaFGL

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 VO4IE4z

Gold :
1497


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Lyndis Miér Feb 17, 2021 5:48 pm

Subo a gold knight!!
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Gold Knight

Cargo :
Heredera Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Sol Katti [0]
Espada de acero [4]
.
.
.

Support :
Eliwood [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Sindri [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 JEIjc1v
Luzrov [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 8mjmvEx
Khigu [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 OaIUyNL

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 964aIaZ[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 J11cggD

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Jm5byz1

Gold :
1670


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco - Página 2 Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.