Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Narrador Vie Sep 25, 2020 9:54 pm


INVASION AL IMPERIO BLANCO

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco UPyY2Zg

Comienza la Invasión al Imperio.

Kaltrina y su ejército han llevado su destrucción por numerosas costas y tierras ya, llevando la muerte a un mundo agotado de tan largas guerras. No obstante han sido enfrentados también, sufrido bajas y perdido recursos, y se hallan en camino a reagrupar en su mayor base en lo profundo del Imperio Blanco.

Este es el primer día del verano del año 980, y el día de la Invasión.

Toda fuerza de resistencia superviviente, en lugar de permanecer defendiéndose. se lanza en una ofensiva contra el descomunal enemigo. Un movimiento arriesgado, mas necesario. No hay momento mejor. El combate final es ahora.

El escenario: Silesse continental, sus islas, el helado mar del Norte y la gran isla de Mitgard, lejos de la Ciudad de Mitgard y su palacio, fortalezas principales que se impide que la líder emergida y los suyos alcancen. El inmenso ejército emergido ha de ser asediado en cada frente, la estratega a su cabeza enfrentada con todos los medios posibles.

¡Al ataque, héroes del Nuevo Mundo!

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco F7xyeD1
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t

+ [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 9v2T4W4 Falchion. La legendaria espada matadragones y Fire Emblem de Akaneia y Valentia, en manos de una guerrera capaz de portarla, le confiere adicional poder y resistencia. El HP de Kaltrina es el máximo posible: 99 puntos.

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 95psQ5J
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t 
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t

+ [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco MAx0iuJ Doce Armas Santas. Las doce armas portadas por los santos de Jugdral se hallan en manos de doce emergidos clave muy cerca de Kaltrina, a quienes ella ha conferido la guianza necesaria para soportarlas y emplearlas. Con estas, el trabajo de los doce guardianes es impedir que ataques críticos sean dirigidos a Kaltrina, impidiendo y bloqueando el uso de técnicas que acabarían con su vida en un instante (skills Sol, Luna, Aether, Letalidad, etc). El intento de estos skills demasiado cerca causaría que un Arma Santa interfiera y rebote el letal efecto al usuario.

Modo de posteo y especificaciones en el Sistema de Combate Final. Se recalca, por sobre todo, que dado que cada personaje podrá postear tan sólo una vez en este tema y que habrá tiempo para hacerlo, es conveniente prepararse al máximo.

Tiempos de respuesta no definidos. Cada personaje puede postear cuando lo desee, en el orden que desee respecto a los demás. Cada personaje que se halle dando un bono a otro, no requiere estrictamente que los posts sean contiguos, sino tan sólo dejar nota clara de en qué personaje recae lo que otorga.

Barras de HP enemigas a actualizarse en un post de Narrador nuevo cada Sábado.

Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jm5byz1

Gold :
7332


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Eliwood Dom Oct 11, 2020 4:20 pm

Bienvenido fuera el fin. Resultaba increíble pensar que era la última vez que portaba las armas y vestía una nueva armadura de cabalgar, que avanzaba así a la cabeza de una fuerza de miles, o que su perspectiva era la de sangre a derramar. Incluso escuchando los incontables cascos que marchaban con él a través de tierra foránea, no podía cesar de contemplarlo: la última vez que escucharía ese sonido. La última vez que tantos hombres de toda Lycia, unidos a los de Altea, estarían a la vez tan lejos de casa. La última partida a la guerra. La última de tantas cosas. En muchos sentidos la peor, la mayor de todas, pero todavía la última, y ese era un pensamiento liviano.

Lo tornaba todo diferente. Por primera vez en mucho tiempo, Eliwood le daba la bienvenida a lo que ocurría y se sentía preparado para combatir sin amargura, sin duda, sin peso de culpa. Dirigiría el ataque con gusto esta vez. Este día, como ningún otro en la larga y miserable guerra, lucharía con fervor propio y sin contener su espada, sabiendo que había propósito en hacerlo. Respiró hondo el aire fresco del alba por despuntar, sintiendo que pasaba a través de él con premonitoria facilidad.

- Al fin terminaremos con esto. Un hombre podría morir en paz de este modo… - Se dijo, por lo bajo. La idea de darle fin al asunto, de cerrar del todo ese capítulo, era una por la que valdría la pena hacerlo. No obstante, a la brevedad se respondía tanto a sí mismo, como al par de jinetes quizás lo suficientemente cercanos como para preocuparse por sus palabras: - Pero no sería muy adecuado encargarle Pherae a Roy así, sólo para dejarle el mando tan inadvertidamente como mi padre a mi, ¿verdad? Me parece que aún soy joven para retirarme de ese modo. - Sonrió, negando lento con la cabeza. No le apetecía repetir esa historia. Suficiente le había costado llegar a un acuerdo con su joven heredero para que este se quedara atrás, cuidando su hogar, como para pagárselo con un luto. Además, tenía que considerar todo el trabajo de reconstrucción y los reajustes políticos con que necesitaría ayuda una vez todo aquello hubiera terminado. Eso, y el hecho de que aún no había podido ver el teatro alteano funcionando, o visitado Regna Ferox por simple placer. Quizás estaba a tiempo de pensar en cosas de ese estilo.

Un par de figuras aparecieron en el cielo sobre ellos, regresando de su avanzada de reconocimiento. Tras descender cerca del marqués, reportaron lo que muchos esperaban desde el instante en que el gran ejército unificado descendiera de sus barcos en una costa de Mitgard: que los emergidos, aquella concentración tan enorme de ellos que la palabra “ejército” quedaba corta, dirigidos tal como se preveía por su general única, no estaban lejos. Que no podrían marchar otro par de kilómetros en dirección alguna sin entrar en contacto con ellos. Tal parecía que serían los primeros en abordarlos, cuanto menos en Mitgard continental. Eliwood asintió apaciblemente. Enseguida buscó con la mirada al joven emperador que había sido su benefactor todo ese tiempo, y bajo cuya autoridad cumplía él su rol de general. Debía haber oído todo aquello también, de modo que tan sólo ofreció un asentimiento de la cabeza como confirmación, a la vez que una sonrisa conforme. Era momento. El hombre de cabello rojo alzó el brazo, dirigiendo a su caballo a realizar un visible y adrede marcado movimiento de alzar las patas delanteras, al girarse para volverse a los suyos. En respuesta, la marcha detrás cesó, desde la primera fila hasta la última. Guardando como siempre una compostura que denotaba esa seguridad, el pheraen alzó su voz de comando, papel del que tendía a encargarse también a servicio de Altea.

- ¡El enemigo está próximo! No podremos acercarnos más sin estar a su vista. Al descender estas colinas, les tendremos bajo nosotros. Y les habremos atrapado como deseábamos, lejos de su base. ¡De aquí en más, le enfrentaremos! - Anunció. Sus palabras serían reiteradas en eco en las filas posteriores, hechas llegar a todo el ejército. Dirigiendo a su montura para andar a lo ancho de ellos, Eliwood pasó la vista por el grueso hueste. No le parecía mal que fuesen los primeros; entre las fuerzas de Lycia que habían partido, las de Sacae que se habían adjuntado de improviso para él y las de Altea a las que habían pactado unirse, eran una cantidad más que satisfactoria para comenzar. Y él, cuanto menos, se sentía por completo confiado en que otros aparecerían. Todo estaba en el orden que debía estar. Tomó aire y prosiguió. - ¡Nuestra carga abrirá el paso! ¡No seremos detenidos, no habrá cuartel hasta que caiga su general y libre de los suyos nuestro mundo! ¡Tenemos una guerra a la que dar fin, a partir de hoy! ¡Atentos, orgullosos aliados! ¡Preparados! -

En acordancia, se detuvo él también. Su mirada recayó en un punto específico de la multitud, en un grupo cercano, una joven de largo cabello verde, el clérigo que nunca se había separado de su lado y aquellas presencias, nuevas para Eliwood, que les acompañaban. Cuando decía que abrirían el paso, sabía con exactitud para quienes y estaba seguro de que Lyndis también. Cuando decía que la general enemiga caería, imaginaba bajo qué armas. Su trabajo era marcar el camino y sostenerlo, nada más.

Su caballo blanco podía no destacar a la vista en el entorno pálido, deslavado por los colores del amanecer norteño, pero el azul real y rojo profundo de su armadura, capa y el estandarte en las ancas del animal eran distintos. Así mismo la espada gruesa y de acero oscuro que desenfundaba, alzada a la vista como señal inconfundible. Con el brazo de esta blandió hacia adelante. - ¡A la carga! - Clamó, seguido del sonido de un cuerno, luego otro, soplados por las distintas facciones del ejército unificado. El inicio estaba marcado. Eliwood espoleó a su caballo y, con él, los miles de cascos de una multitud compuesta en su mayoría de jinetes batieron contra el suelo en creciente barullo, el murmullo en aumento de una ola antes de romper contra la costa. Y fueron miles los que descendieron las colinas, lanzándose con todo de sí hacia el enemigo en marcha.

Francamente, Eliwood nunca había disfrutado participar de esos escenario. Nunca había sentido que pelear a matar fuese algo gustoso. Nunca le había tenido el más mínimo amor a la guerra y, al contrario, había guardado cuidado en no desarrollarlo. Pero eso era distinto. Era misericordia sobre seres que debían ser puestos a descanso. Era el reclamo de un mundo que no les pertenecía y que deseaba vivir. Había otra determinación en los ojos azules en ese instante, un calor distinto en el pecho particularmente calmo. Cuando una fuerza dio contra la otra, la primera embestida de la caballería pesada irrumpiendo entre los emergidos, el jinete no dudó ni se contuvo en ninguno de los familiares movimientos, fuera el pisoteo del caballo de guerra a través de filas o el blandir del arma pesada que había elegido para tumbar estorbos a su paso. Continuó adelantándose todo lo que pudo; entre más rompiesen la formación enemiga, más fácil sería seguir enfrentándolos después.

Además… había un objetivo que intentaba no perder de vista. Una sombra que iba por encima, en vuelo, y de la que intentaba persistentemente no ser alejado. Un pegaso, montado por un varón: el emperador alteano. Cuando los cielos fueron sitio de asedio y este, junto a los demás voladores, hicieron su descenso, tuvo su oportunidad de adelantarse sólo un poco más, abalanzándose contra los emergidos que preparaban sus armas para recibirlo. Acercándose junto al jinete un instante, atrapó su mirada y ofreció una inclinación leve de la cabeza.

- Sepan disculparme en su guardia y no tomar ofensa, pero también yo estoy con usted, Marth. No será justo hoy, que deje su lado. - Le dijo. Quería referirse con ello a un tiempo y un contexto más amplio que sólo ese instante en el campo mitgardiano, quería asegurarse a sí mismo también lo que no habría de ocurrirle ese día, pero así bastaba. Aunque el avance era ya costoso y había hallado el límite de hasta donde debía ir, donde permanecer con sus caballeros y luchar por sostener posición, haría todo lo que podía por mantener los flancos de aquella unidad protegidos. Habían personas que no podían caer sin importar nada y el joven era la primera de ellas, no sólo por su posición, sino por el sentimiento protector que el pelirrojo extendía hacia él. Allí estaría. Ya no podía ver a Lyndis ni a Luzrov ni a su grupo cerca, pero en el fuero interno deseaba que la suerte estuviera con ellas también.

Spoiler:
Al ser el primero me tomé la libertad de extenderme un poco ambientando. Mi post se sitúa recién amaneciendo, la presencia de Lycia, Sacae y Altea siendo los primeros en la isla principal de Mitgard en abordar a los emergidos. O eso creen desde donde ven. :D

Ataco al ejército emergido, con arma de acero. Tengo a mi compañero de support A conmigo en zona contigua. <3
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco OaIUyNL
Lyndis [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco NqTGGyV

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Fy4uE7I

Gold :
1103


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kaworu Dom Ene 24, 2021 8:27 pm

El caos, el fuego, la guerra... todo era una combinación horrorosa para la garza que se había visto obligada a alejarse demasiado de donde originalmente se había separado de su compañero. El cielo había estado cubierto de movimiento desde hacía tiempo y se le había hecho imposible al peligris retroceder o siquiera ir a tierra. Los wyverns, halcones, cuervos y pegasos se enfrentaban entre si en medio de una lluvia de flechas y magia que oscurecía el cielo.

Se sentía mareado y débil, nunca había estado en medio de tanto odio, violencia y muerte, sus alas parecían pesar demasiado y cada vez que intentaba volver era acorralado por el tornado de fuego que se alzaba con una tormenta de viento que se extendía en el cielo por más de un kilómetro. Nunca había visto magia tan impresionante y la presencia de magos oscuros le hacía temblar involuntariamente.

Se tuvo que cubrir el rostro al avanzar por el único flanco despejado, pasando por una nube de polvo que se había alzado por las explosiones mágicas en tierra. No sería buena idea quedarse quieto, su mejor oportunidad de sobrevivir era mantenerse en movimiento. Su esperanza era simplemente pasar de largo, atravesar aquel infierno y volver a rodearlo para regresar con su compañero… Pero al abrir sus ojos se la encontró frente a él.

Los ojos fríos y carmines se encontraron con los suyos aterrados de similar color, su cuerpo entero tembló ante aquella aura de poder. Sobre un gran wyvern y empuñando una larga lanza dorada, decorada con brillantes piedras, se encontraba la líder de aquella guerra. En otro momento se habría paralizado de miedo, pero ya había sido demasiado, ya su miedo era algo que no podía siquiera sentir como algo que le hiciera reaccionar, era solo un estado de terror atenuado que le permitía seguir movido por su propios intereses: terminar aquella guerra. Sabía que tenía que hacer, se había mentalizado por las últimas semanas en esto y ese era su momento. Tomó aire y en el momento que su voz comenzó a salir su cuerpo se sacudió violentamente.

Apenas llegó a ver el movimiento del wyvern hacia él, una reacción que no había esperado pues hasta el momento nunca había sido atacado por ningún animal, incluso enemigos. Pero las grandes fauces le tomaron por el hombro y su ala se encontró atrapada entre los dientes. Fue a gritar pero su voz se quebró en un llanto de dolor, intentó liberarse pero solo sentía más presionado contra la boca de la bestia y la caliente humedad que no podía distinguir si era sangre o la saliva del wyvern..

Envolviendo su cuerpo en brillo blanquecino tomó su forma animal en esperanza que al ser más pequeño pudiese escapar. Y parecía haber funcionado, al menos su cuerpo había logrado salir de aquella trampa moral, pero no su ala. Tal como una hoja seca cruje bajo el peso de un pie, fue así como sintió cada hueso hueco de su ala, ceder y resquebrajarse sin resistencia alguna ante la potencia de la mandíbula del wyvern. Tiró, víctima de la desesperación, solo tiró y aleteó salpicando sangre y plumas hasta que se encontró libre, pero pese a que intentaba seguir aleteando, su cuerpo parecía tironeado hacia el suelo, solo para ser nuevamente sujetado y alzado por el wyvern nuevamente.

Esta vez, sin embargo, no duró en sus fauces, un golpe en la criatura le hizo soltarlo y no desaprovechó la oportunidad para apartarse… su salvador, otro wyvern, parecía haber ido directo hacia Kalthrina. No sabía quién era, pero su presencia se sentía brillante, alegre y llena de energía, y cualquiera que atacase a los emergidos era su aliado.

Volviendo a su forma humana logró aferrarse con sus manos a las gruesas riendas y correajes que sujetaban la montura al wyvern y trepando hacia la parte trasera de la montura, como ya sabía hacer, se sentó en el lomo del animal. - ¡Gracias! ¡¡Gracias!! ¡Te ayudaré…! - Balbuceó con la garganta cerrada, intentando ignorar las manchas rojas que había dejado en su camino así como su blusa completamente apegada a su piel con girones de carne, tela y plumas empapadas en su propia sangre. Su mandíbula temblaba pero cerrando sus ojos con fuerza abrió cuanto pudo su garganta para dejar salir su voz.

El canto de revitalización salió como una melodía desencajado en aquel campo de batalla, la voz dulce se alzó con tanta fuerza como la herida garza podía poner en su voz. Los emergidos que acudían a proteger a su líder se estremecieron cuando el peligris tomó aire para seguir cantando y la nota sostenida comenzó a descomponer la carne de los enemigos deshaciéndose en polvo quedando solo sus monturas perdidas y confundidas al encontrarse sin jinetes. Hasta la misma Kaltrina mostró un poco de confusión deteniendo el ataque que iba a realizar.

Spoiler:
Utilizo Supremo juicio en Kaltrina y mi canto de doble turno a Morgan! ♥
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco P9JvxLC

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco OttF0Ux

Gold :
2347


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Morgan Lun Ene 25, 2021 1:28 am

Levin era perfecta para esa tarea. Los cielos estaban siendo tan cruel campo como el mar que había visto en el camino y la tierra escarchada y pisoteada que ahora tenía debajo, pero desde allí podía llamar rápidamente el trueno a su espada y pelear con una eficacia que no había probado hasta el momento. El sello de Duma que había aceptado con toda gana que pusieran en la espada, con tal de hacerla al menos un poco más fuerte, estaba marcando su diferencia también. Jamás había sentido a su preciada Levin tan cargada y poderosa. Gozaba de probarla en la mano al cortar a través de cuanta montura alada se le acercara, o comandar con una blandida la caída de trueno a través del aire helado para lanzar al jinete en una caída imposible de sobrevivir, cuando no optaba sólo por motivar a su wyvern a atacar. Se acostumbraba con alegría y satisfacción a la nueva magnitud de su poder y, de paso, calentaba sus brazos. Se preparaba a sí misma.

- No me detendré a encargarme de todos ustedes, ¿saben? ¡Tengo un problema con alguien y vengo a resolverlo! ¿Por qué mejor no me dicen donde está su general, eh, eh? ¡... bah, ya la encontraré! - Hablar en voz alta, contra el ruido interminable de la guerra, resultaba catártico. Mantenía y a la vez aliviaba el ardor de la adrenalina en constante crescendo, se sentía como dar compañía al latido impetuoso de su corazón. La joven agachó el cuerpo contra la montura del wyvern, manejando las riendas de modo que el animal hiciera una pequeña picada y posterior subida de regreso, rebasando un área demasiado poblada. Aquellos emergidos no eran sino aperitivos; el plato fuerte la esperaba y ella rechinaba los cubiertos con la saña de sus ansias.

Pero, ¿donde, en efecto? ¿Donde estaba la general de ese ejército del tamaño de todo un mundo? Estaba segura de estar cerca del frente mismo del enemigo. ¿Acaso tendría que llegar hasta la ciudad de Mitgard, y allí detenerse a esperarla? Se enfocó en mirar alrededor, con el cuerpo bajo, la vista entornada y los sentidos aguzados para evitar proyectiles que la buscaran. La visión de un ave laguz le puso en alerta, mas no parecía ser un emergido, después de todo. Se movía en dirección similar a ella, parecía decidido en su rumbo. - Hmm… ¿ese es Onix, o estoy viendo a todos los cuervos iguales? No no, me parece… probemos por donde va él, wyvern... - Se murmuró, moviéndose hacia él para cruzarse por su línea de vuelo. Era fácil distinguir aliados de enemigos cuando eran sólo emergidos y no emergidos, pero era la primera figura que Morgan reconocía personalmente, que recordaba, salvo el hermano gemelo que había hecho quedarse mucho más atrás. Al pasar en diagonal a través del aire frío, justo delante del cuervo, le saludó con un movimiento pasajero de la mano y una sonrisa que irradiaba confianza.

Y fue allí mismo, antes de ajustar su rumbo para ir en paralelo, que su wyvern rugió inquieto y Morgan pudo ver ante ellos, aún a distancia, un wyvern de tanto tamaño como el suyo propio, rodeado del remolino de magia de fuego que su jinete estaba comandando y que enviaba a los enemigos asediándola desde tierra. Una maga sobre una montura, combinación peculiar. Una maga que parecía vestir una chaqueta color bordó. De una sola corazonada, Morgan se sintió convencida: la había encontrado.

- Allí te tengo. “La mejor estratega”. “La maestra en todas las artes”. Tú… de ti no han parado de hablar todos. - Habló por lo bajo ahora, enderezándose sobre su montura y dejando que el viento le volase el cabello hacia atrás. Con un espoleo brusco, puso su wyvern a volar directo hacia adelante, en recta línea hacia aquella figura. Chasqueó la lengua. - ¿Sabes lo irritante que es que opaques mi reputación así, sólo porque se te antojó subir? Hum. ¡Venga! ¡Hora de ver qué tienes para dar! -

Empuñó la espada con firmeza y se sujetó fuerte de su montura. Seguía espoleando, seguía avanzando, sin intención de desviarse. En el último momento, tensó cada músculo de su cuerpo para sostenerse en sitio y pateó una vez más, comandando a su wyvern a embestir con todo su peso violento y enfurecido al ajeno, que había parecido distraído con presa. Los dos animales soltaron ensordecedores rugidos al enredarse en lucha, garras y fauces por igual. Morgan buscó a la otra jinete entre el caos de alas reptilianas y por primera vez pudo verla al rostro. Kaltrina la miró de regreso y algo en su pecho se contrajo con una mezcla efervescente de temor, emoción, expectación, molestia y alegría. Kaltrina soltó una mano de sus riendas para empuñar la lanza lista, su intención puesta en claro.

- Hah… qué amable dignarte a pelear conmigo, traerme la fama a las manos-- ¡¿Uahh…?! - Morgan se sobresaltó al ver algo blanco pasar por sobre el ala de su wyvern, trepándolo tras ella. Tuvo que mirar atrás, hallando allí al joven alado, pálido y lleno de blanco, a excepción de las amplias y oscuras manchas de sangre en su persona. No hacía falta preguntar nada, ni decir más de lo que el pájaro ya decía: estaban de un mismo lado. La estratega sólo asintió enérgicamente, recobrando su sonrisa segura. - No hay problema, pajarito. ¡Bienvenido a bordo! Quédate ahí y observa si quieres. - Le dijo, volviendo enseguida a lo suyo.

Los wyverns perdían altitud mientras luchaban, ni hablar de la estabilidad para las jinetes. Pero Morgan suponía que no la necesitaba tanto. Envuelta en la misteriosa voz que se alzaba desde atrás de ella y resonaba a su alrededor como un himno, haló de las riendas para sostener al wyvern al menos un momento, y con una blandida de Levin contra el hocico del animal opuesto, atrajo la caída de una rayo directamente sobre este. La electricidad y la laceración hicieron al animal chillar, pero no así a Kaltrina. En el destello pasajero, Morgan la vio inclinarse hacia adelante un momento, como si soportase el dolor… y se lo sacudiese de encima enseguida. Sin mudar de expresión, sin temblarle las extremidades, atacó con su lanza en una barrida tal que no sólo cortó lo alto del brazo de Morgan, sino que golpeó a Levin, volándola fuera de su mano. La estratega emergida atrapó la espada y, sin mirarla en demasía, la quebró apoyándola en su montura y dándole un golpe de su guantelete. Las piezas cayeron el vertiginoso camino hacia abajo.

- ¿Qué…? ¡¿Qué hiciste, perra feroxi?! ¡Maldición! - Gritó. Y sin embargo, el himno que crecía a su alrededor en la voz de la garza ahogaba su voz, resonaba como si viniera de todas direcciones. Repentinamente, había sido barrida de sí toda flaqueza que hubiera intentado doblarle el espíritu y una segunda fuerza ardía a través de ella. Kaltrina, en cambio, titubeaba un instante. Tomando nada más que las riendas, la plegiana puso todo de sí en manejar al wyvern, poniéndolo por sobre el otro para terminar de empujar la caída al suelo escarchado. - ¡No sabes quién soy! ¡No… he… terminado… contigo...! - Gruñó. Preparada para el impacto, se abrazó del cuello del animal mientras los wyverns daban contra el suelo. Alzándose enseguida con las rodillas y las manos apoyadas, Morgan sólo dio una acelerada mirada al lugar en que habían caído, fijándose en el primer ser no emergido que hallara para llamarle la atención y apuntarle del lado de su enemigo. - ¡Aquí está ella! ¡Algo de ayuda no apoyo no vendría mal! - No hacía falta, realmente, aclarar cual "ella".

Saltó fuera de su wyvern enseguida. Mientras aquella extraña energía y el impulso vengativo le infundían de fuerza, cayó al encuentro directo de la estratega emergida, desenfundado en el camino a Siegfried. Aún lo tenía a él. El primer impacto del filo oscuro, humeante de magia negra, fue detenido por el asta de la lanza ajena, mas no el segundo que se apresuró a dar de revés, girando el cuerpo para llevar el filo del otro lado. Sintió la resistencia de haber asestado, de haber herido a su enemiga, antes de que le embotara los sentidos el impacto de una rodilla bien dada contra su estómago. Fue empujada hacia atrás, doblada sobre sí, tan carente de aire que no gritó siquiera. Habiendo sido puesta a distancia a la fuerza, la lanza de Kaltrina la siguió con una puñalada apenas logró esquivar al dejarse caer hacia atrás, pero que bien podría haberle cercenado el brazo herido.

Spoiler:
Resumen para quien quiera enganchar desde aquí sin leer tanto: Morgan chocó a Kaltrina en el aire rescatando, wyvern versus wyvern, se han caído todos al suelo. Kaltrina está con una lanza dorada, seguramente legendaria en este instante y está dándole sus buenas pataditas a Morgan en 1 a 1.

Usé "Fortalecer" para llamar a Roxanne a ayudar. Para el momento en que ella responda habrá subido ya las garritas a nivel plata, con la skill la capacito a usarlas acá en el nivel legendario.

Finalmente, dejo puesto mi cálculo de daño, para adelantar!

Mis 3 de daño base por atacar con nivel legendario (Levin) + 1 por el Sello de Duma + 3 por el segundo ataque que me capacitó Kaworu a hacer (usando a Siegfried) + 1 por Sello de Duma allí también… así que 8 en total. :D
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Onix [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 964aIaZ[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco UZx2VVf

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco YvwSTdF

Gold :
1246


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Undertaker Lun Ene 25, 2021 11:00 pm

El instinto de supervivencia, ese tan acertado y que le había salvado en tantas ocasiones al hacerle caso, le decía, le gritaba, le imploraba que no estuviera en esos momentos. En ese lugar. Pero... su curiosidad, su deseo de saber como acabaría todo y de ver en persona el panorama... Era superior. "La curiosidad mato al gato" y todo eso... aunque en su caso esperaba que al ser medio gato no muriese, o solo quedase medio muerto... no importaba la cuestión era que ganas no morir no tenia. Era suicida? No. Estaba llevando a cabo una acción sumamente insensata? Si. Pero no había podido evitarlo!

Cuando se entero de las noticias, cosa facil teniendo la profesión que tenia y conociendo a tanta gente... de echo las noticias le llegaron por varias fuentes distintas, por si no se había enterado la primera vez para enterarse la decima. El caso era de que cuando se entero de que ejércitos de distintos paises , grupos independientes y mercenarios varios habían decidido acudir el mismo dia , todos juntitos, a invadir lo que venia siendo la isla que actúa en esos momentos como base central y epicentro de los emergidos. Con la intención de derrocar a su comandante, la todo poderosa estratega Kaltrina , y acabar con la susodicha maldición o lo que sea que les mantenía en pie, que el mercader no tenia muchos detalles sobre ello. La cosa era matar a Kaltrina de una vez por toda, y a sus esbirros emergidos que lógicamente no iban a dejar vía libre a los ejércitos del mundo, o morirse en el intento.

Sonaba facil y sencillo... y muy suicida.

El branded no pudo evitar llorar de la risa, casi tuvo que tumbarse y todo ante los espasmos que las fuertes carcajadas creaban en su cuerpo. Nada como una maldición milenaria y unos muertos no-muertos que quieren acabar con toda vida que pillen por el camino para que todos los ejércitos del mundo , o bueno los que quedaban en pie, se unan por una vez y dejen de pelearse entre ellos. Dejar una guerra para acudir a otra. En fin.... la ironía ... Se preguntaba si aquellos que iban a dejar su conflicto de lado para semejante mision volverían a las andadas una vez terminasen con la misma... Si es que volvían.

Pero vamos, que cuando recibió la noticia se rio, les deseo suerte en la mision a aquellos que fuesen a acudir a Mitgard y pensó para si mismo "Yo no piso esas islas ahora mismo ni loco".

Pero los dias pasaban y en su maravillosa e imaginativa mente no paraba de dar vueltas. Se le había ocurrido una idea de negocio maravillosa. Se había instaurado en su mente la chispa de la curiosidad, del deseo de saberlo, de saber en vivo como se resolvería el conflicto. Después de tanto tiempo esquivando y sobreviviendo a esos seres... como no iba a ver si se acababan con ellos de una vez por todas? Después de todo, siempre podría salir volando si la cosa se complicaba.

Al final entre sentido común y curiosidad había ganado la curiosidad.

Asi que alli se encontraba, después de haber pagado un pasaje en un barco de mercenarios que acudía a la invasión para poder ir el con Sin Nombre y todo su equipaje. En la costa suroeste de la isla principal de Mitgard. Cerca del conflicto pero no tan cerca como para que su vida estuviese en peligro en cuanto alzase el vuelo con su amado wyvern. Esta vez se habría preparado! Estaba bien abrigado, pues no era plan de congelarse de frio nada mas salir del barco.

La batalla ya había comenzado cuando desembarcaron y los mercenarios que viajaron con el no dudaron en lanzarse de cabeza a la batalla, que para algo les pagaban... fuera quien fuera el que les había contratado. O lo hacían gratis? Tendría que haber preguntado en el trayecto.

Bajo el carro que había traido, lleno de mercancías. La silla de Sin Nombre tambien estaba llena de artilugios, pero había un limite en cuanto a lo que el wyvern podía cargar y no quería abusar del mismo. Asi que decidió meter la mayoría de mercancías en un carro... que ato con una larga cuerda a la silla de su montura. Se vería comprometida la altura a la que podría elevarse, pero al menos podría cargar con todo. Una vez todo listo se monto en la silla y rebusco en el equipaje de la misma. Aja! Alli estaba! Un cono de latón, vacío y abierto por ambos lados, con un asa para poder sujetarlo con una sola mano. Lo había pedido meses atrás, con la intención de usarlo en algún mercadillo bullicioso para hacer sonar su voz por encima del resto. Que poner ambas manos con forma cóncava alrededor de la boca surtía el mismo efecto, pero cansaba mas y no eran tan efectivo. Asi que le encargo a un herrero el artilugio. Lo sostuvo en su mano izquierda. En la derecha sostuvo una lanza de acero, a la que esperaba no darle uso pero la vida le había enseñado que mejor ser cauto , y las riendas del wyvern.

Todos listo para su autoasignada mision, que nada tenia que ver con la de todos los demas alli presentes.

-Arriba Sin Nombre! Hora de trabajar! Y recuerda, aqui lo importante es salir con vida.

Su pareja no había acudido y no tenia nadie por quien preocuparse en el campo de batalla. Aunque... ahora que lo pensaba... si los emergidos no lo mataban seguro que lo hacia su pareja en cuanto se enterase de a donde había ido, y después de decirle que no iba... En fin, eso era problema del Under del futuro.

Sin Nombre alzo el vuelo. Under hizo que comenzase a volar en circulos. Cerca de la costa, cerca de la ultima lineal de batalla. Donde el carro que arrastraban bajo ellos no molestase a nadie, y mas importante, donde su vida no corría tanto peligro. Tomo aire, se llevo el cono a la boca y comenzó a gritar.

-TENGO ARMAS! ARMAS NUEVAS! A ESTRENAR! HACHAS, ESPADAS Y LANZAS RECIEN SACADAS DE LA HERRERIA! TOMOS MAGICOS A ESTRENAR! PIEDRAS DE AFILAR! VULNERARYS Y VENDAS! VENGA DAMAS Y CABALLEROS, APROVECHEN!!! REALICEN LAS COMPRAS DE ULTIMA HORA!! ASEGURENSE DE IR A MATAR A EMERGIDOS CON EQUIPAMIENTO NUEVO Y BIEN CUIDADO! QUE HAS MATADO A TANTOS QUE TU ARMA A PERDIDO EL FILO? NO SE PREOCUPE! TENEMOS ARMAS NUEVECITAS! ESPADAS DE AFILAR! EN EL CENTRO MISMO DE LA INVASION! VENGA SOLDADOS! COMPREN SUS ARMAS Y SIGAN PELEANDO!!

Tras un buen rato gritando lo mismo una y otra y otra vez paro un poco para tomar aire. Y por si alguien llamaba su atención con la intención de comprar algo... Cosa que aun no ocurría. Pero oír le habían oído porque estaba recibiendo muchas miradas. Miradas de odio? De asco? No! De confusión. Como si pensasen "quien es el pirado que quiere ponerse a vender en este momento, en este lugar?" Pues un emprendedor nato.

Continuo un rato mas con el mismo reclamo hasta que otra idea mas le vino a la mente , añadiendo mas palabras a su discurso.

-TAMBIEN ENVIAMOS CARTAS Y TESTAMENTOS!!! SI NO SABES ESCRIBIR LA ESCRIBIMOS POR TI!! MIEDO A MORIRSE Y A NO PODER VOLVER A VER A SUS SERES QUERIDOS? DEJE TODO SUS ASUNTOS EN ORDEN Y SUS ULTIMAS PALABRAS POR ESCRITO!! VENGA SOLDADOS!! QUE VOSOTROS PODEIS!! Y SI SE OS ROMPE EL ARMA... TENGO ESPADAS, HACHAS, LANzaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaahhhh!!

Grito cuando Sin Nombre giro repentinamente, ladeando su cuerpo casi por completo y haciendo que el mercader tuviese que aferrarse fuertemente a las riendas con ambas manos para no caerse, perdiendo su cono en el proceso al dejarlo caer. Vale que no volaban muy alto, pero tampoco le gustaba la idea de caerse de la silla...

Cuando alzo su mirada ,confuso ante el repentino movimiento , vio el porque.

-Mierda...

No había llamado la atención de ningún comprador, pero al parecer si la de una de las unidades emergidas. Eso que era? Un bicho alado de ojos rojos, con unas y pico afilado... Vale un cuervo, y por ese color de ojos tan bonito y la mala leche que traía era enemigo seguro. Vamos, no creía que estuvieran enfocándose en el mientras se lanzaban en picado con las garras hacia adelante solo porque sus gritos fueran molestos. Si su voz era maravillosa!

Sin Nombre volvió a girar, dando una vuelta completa sobre su mismo para esquivar el ataque. No era la primera vez que hacia tal movimiento, aunque el branded se sentía tan mareado como la primera vez, pero... era mas... lento?

-Ay mierda... El carro!

Pues claro! Por eso era mas lento! Por eso no podía moverse con tanta gracia como en otras ocasiones y coger altura. Pero bueno, no había unidades aéreas entre los ejércitos? Una ayudita...

Primero lo primero. Recuperar la velocidad y libertad de movimiento de su montura. Perder su mercancía era admisible, perder a su preciado wyvern? Jamás.

-Sinnom guapo, bonito... aguanta dos minutos , por mi...

Y como pudo, aun aferrado a las riendas, se giro. Hora de darle uso a la lanza. Comenzó a cortar la cuerda que unía el carro con el wyvern, pues era mas rapido cortarla que deshacer el nudo con lo bonito y tan apretadito que le había quedado. Pero sus movimientos eran torpes y lento, y aun mas cuando Sinnom no dejaba de moverse de un lado a otro, desequilibrándolo. "Calma Under calma... Sinnom solo esta aguantando porque el cuervo desgraciado ese ha dicho que tenemos que morir , y no nos da la gana... "

Ya había cortado una de las cuerdas y estaba en proceso de cortar la segunda y ultima cuando noto a Sinnom vibrar bajo el , en un gruñido silencioso. Al parecer no había sido capaz de esquivar el ultimo de los ataques del cuervo, dejando este un corte profundo en su rostro, bajo su ojo inutilizado. Un par de escamas quedaron pendientes de caer, la sangre manchaba su blanco rostro... Pero por el par de plumas negras que acababa de escupir el wyvern sabia que al menos había intentado devolverle el golpe, aunque Under no tenia claro si había conseguido hincar el diente en la carne del pajarraco o solo en sus plumas... Por la velocidad en la que la criatura había vuelto a tomar altura, retomando su posición de ataque como el buen depredador emergido que era, supo que era la segunda.

-Como salgamos vivos de esta voy a estar un año comiendo unica y exclusivamente carne de ave...

Murmuro para si mismo mientras se daba prisa en cortar... y por fin lo logro! Adiós armas! Un placer haberos comprado.

Se giro , tomando otra vez la que era la posición adecuada de montar un wyvern... osea con la vista al frente. En el momento justo en el que el cuervo emergido descendía una vez mas contra ellos. Sinnom sintiéndose liberado espero hasta el ultimo momento para hacerse a un lado, girándose hacia su izquierda. Mordiendo la pata del emergido que mas cerca quedaba de sus fauces y apretando con fuerza. En ese mismo instante, y como si realmente lo hubiesen entrando y supiera lo que hacia, como si no fuese cosa del azar y de sus impulsos, Under estiro el brazo derecho hacia adelante. Aquel que tenia su lanza. Clavando la misma en una de las alas del laguz emergido. Dejándola la misma alli clavada, a punto de caerse, pero perdiéndola de sus manos.

El ser lanzo un... graznido o lo que fuese, un sonido desagradable que Under esperaba que fuese de dolor, y su vuelo se torno torpe. Perdiendo estabilidad y altura.

-Ahora Sinnom! Corre, corre!!

El wyvern ,con su rostro cubierto en sangre no solo del primer ataque si no tambien del segundo, pues habían conseguido arañar su labio inferior cuando mordió la pata del cuervo por sobre sus garras, obedeció en silencio. Alzando el vuelo, tomando la altura que antes no había podido tomar y alejándose de la playa, de esa isla infernal.

-Lo siento Sinnom... cuando lleguemos a casa te compensare. Te mimare mucho!

No había sido tan buena idea.... ni siquiera había conseguido vender nada.

Solo esperaba poder salir vivos de alli. Pues aun sobrevolaban la isla. Aun podían alcanzarle las monturas voladoras emergidas, los laguz voladores! Por favor que no le pillen , que no le alcancen ,que no le pillen...

Ya había tenido mala suerte no vendiendo nada, siendo atacado y perdiendo su mercancía. Ahora tocaba la racha de buena suerte ,tocaba poder huir.

Venga universo... dejarle escapar vivo...



off:
Resumen asi super rapido:
Under cree que es una brillante idea ponerse a vender armas en medio de la invasión. Asi que se queda en la costa suroeste, alli en la zona roja que le toca, y se pone a gritar a pleno pulmón anunciando sus productos. Llama la atención de un laguz cuervo. Su wyvern esquiva el ser asesinado mientras Under se deshace de la mercancía. El wyvern le pega un mordisco al cuervo y Under le clava su lanza de acero en un ala antes de salir volando y no mirar atrás. Con la esperanza de que el pajarraco , ni ningún emergido, les persiga y alcancen mientras intentan abandonar el pais. Que si se cumplen o no sus esperanzas ya se vera.

Calculadora de daño:
Uso lanza de acero con susodicha especialización, sin sups ni skills asi que ... 2 puntos de daño al ejercito emergido.

Off:
El cono de latón que usa Under es algo tal que asi
Undertaker
Undertaker
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Master

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Vulnerary [5]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
Concoction [1]
Lanza de acero [3]
.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco NoCdqu3

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 2aYlcp6

Gold :
1712


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Virion Jue Ene 28, 2021 7:35 pm

Virion estaba alegre. Virion estaba triste. Virion estaba eufórico. Virion estaba rabioso. Virion estaba asustado. Virion estaba envalentonado. Virion estaba calmado. Virion estaba nervioso. Virion era un remanso de paz y al mismo tiempo era una tormenta dentro de sí mismo.

¿Cuánto tiempo había esperado ese momento? El momento de acabar con todo, el momento de derrotar a los Emergidos, de vengar a su patria y a todos los muertos que esas criaturas habían causado. El momento de la batalla final.

Siendo esa la situación, era normal que Virion se sintiera de aquella manera. Todo lo que había ocurrido en los últimos años de la vida del duque de Rosanne había conducido a ese día y a ese lugar concreto. Era todo o nada. O salían derrotados, y el mundo era engullido por los Emergidos, sin esperanza para nadie. O salían victoriosos, y acababan con aquellas terribles criaturas de una vez por todas.

No hacía falta tener la aguda visión del arquero para observar que Kaltrina, la jefa de los Emergidos y la causante de todo ello, había reunido a la parte principal de su ejército, para hacer frente a toda la coalición de humanos y laguz reunidos con el único objetivo de liquidarla. Los Emergidos eran numerosos, muchísimos. Pero en el otro bando también se habían reunido multitud de héroes de múltiples y variados orígenes. Había soldados de muchos reinos, de distintos continentes, culturas, leyes y tradiciones. Varios de esos reinos tenían inquinas entre ellos, pero habían puesto de lado sus diferencias aquel día frente al enemigo común. Una alianza de toda la civilización contra la barbarie y la muerte de los Emergidos.

Había acudido con una escasa representación de soldados de Rosanne. No le quedó más remedio, la mayoría todavía estaban en su ducado, intentando poner orden en el caos que habían dejado aquellos malditos seres durante tantos amargos años. De hecho, él mismo se hubiera quedado ahí mismo si no hubiera sido por la petición del príncipe Daein de acudir a aquel continente infectado para la batalla final… y por saciar también su insano deseo de venganza.

Desde una colina, contemplaba como la batalla ya había dado comienzo. Los soldados de los distintos reinos luchaban contra los Emergidos con fiereza y tesón, dándolo todo. El contingente Emergido era increíblemente numeroso, y la batalla podía decantarse hacia un lado o hacia otro, a pesar de las energías que humanos y laguz daban por acabar con esas criaturas. Virion pensaba decantar la balanza a favor de la humanidad, poniendo su granito de arena particular. Se volvió hacia sus hombres, con gesto sereno y tranquilo, con una sonrisa taimada que ocultaba sus temores internos.

-Señores, supongo que estaréis cansados de oírme, a mí me encanta escucharme pero hasta yo me doy cuenta de que este no es el momento más oportuno. Sin embargo, dejadme deciros unas pocas palabras.-Virion dirigió su mirada a cada uno de los hombres que le habían acompañado hasta ese continente. Podía sentir su miedo en cada uno de ellos, no eran tan buenos disimulando como el arquero.-Tenéis miedo. No pasa nada, no hace falta que lo ocultéis. Es hasta normal. Vamos a hacer frente al mayor desafío de nuestras vidas, y os estaría mintiendo a la cara si os dijera que todo está ya decidido o que la victoria está asegurada. Pero aunque nada está escrito, tengo esperanza de que venceremos. No tengo razones esta vez para decir por qué lo creo, por qué pienso que vamos a ganar. Podría inventarme cien alegorías y miles de cuentos que ya estáis acostumbrados a escuchar salir de mis labios, acerca de como la victoria está a nuestro alcance, solo para que carguéis a ciegas contra el enemigo y posiblemente sucumbir ante él. No lo voy a hacer esta vez. Tampoco os pido que luchéis esta vez por mí, por nuestra patria, por la humanidad o por cualquier chorrada de ese estilo. Os pido que luchéis por vosotros mismos.

Virion sacó su arco, Narcissus, apretándolo con fuerzas. En su mente estaba la imagen de su creadora, una sirvienta de pelo rosado que había desaparecido en combate justo cuando todo se estaba decidiendo en Rosanne. El arquero la echaba muchísimo de menos, ahora más que nunca.

-Todos hemos perdido a alguien por culpa de los Emergidos. Ya sea nuestros padres, nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestras esposas o nuestros vecinos. Hemos perdido a nuestros mejores amigos, o quizás a nuestros enemigos, que tanto odiábamos en el pasado pero al cual añoramos pelearnos ahora. O hemos perdido a nuestras mascotas, que llevamos criando desde que nacieron o encontramos abandonadas en las calles. Hemos perdido la taberna en la que bebíamos nuestros tragos después de un largo día de trabajo. O la casa donde descansábamos, nuestro hogar. Hemos perdido nuestras esperanzas… y nuestros sueños… ¡¡Pero ya no más!!-con aquel grito cambió el gesto de la cara de Virion, ya no había una sonrisa que ocultaba sus miedos. En su lugar había una mueca de rabia, y unos ojos que ardían de pura determinación.-Quiero que cuando salgáis a luchar, tengáis en mente aquello que esas malditas bestias, putrefactas abyectas podridas rancias y vomitivas hijas nacidos de boñiga de pegaso con lepra y desdentado, os ha arrebatado. Aquello más importante. Una mujer, un padre, un hijo… incluso un trago de vino. Porque hoy no solo vamos a hacer historia, participando en la batalla más importante de nuestra era. Sino que, más importante que eso, podremos por fin vengarnos de todo el dolor y sufrimiento que esos seres despreciables nos han causado. Podemos morir, nada está garantizado. Pero incluso si lo hacemos, lo haremos felices, porque lo haremos matando a esos demonios del infierno ¡Así que adelante, mis hermanos! ¡Destruyamos de una vez por todas a este fétido mal primigenio! ¡Que sientan en sus carnes todo el daño que nos han causado este tiempo! ¡¡A MUERTE CON TODOS ELLOS!!

Y terminado su discurso, sacó una flecha de su carcaj y la puso en el arco. Narcissus era tan precioso, tan delicado y poderoso al mismo tiempo. En circunstancias normales, se limitaría a contemplarlo y en maravillarse de su belleza, sin atreverse a usarlo por temor a dañarlo. Pero no esa vez. Aquel día iba a dar lo mejor de si mismo, y eso implicaba utilizar su mejor arma. Aprovechando la altura de aquella colina, su mirada pudo enfocarse en el centro mismo de la batalla. Podía ver a Kaltrina, la generala de los Emergidos haciendo frente a lo que parecía una estratega con ropajes plegianos. La líder de los Emergidos estaba distraída haciéndole frente, era el momento perfecto. Colocó la flecha en el arco…

-Esto es por ti, Ram… Te quiero.-susurró y entonces disparó, con el objetivo de atravesar el corazón de esa criatura. No fue la única flecha que arrojó, enseguida le siguieron otras destinadas a intentar desconcertar al monstruoso ser. Utilizar la imagen de tan bella mujer, cuando por dentro debía estar completamente podrida y apestosa, le parecía a Virion la mayor de las profanaciones.

Lanzadas las flechas, levantó la mano y sus hombres se lanzaron a la carga, para culminar de una vez con aquella pesadilla, y poder volver a vivir sus vidas. La batalla final solo acababa de empezar, pero Virion iba a darlo absolutamente todo. La suerte estaba echada.

off:
Ataco usando Arma Legendaria Narcissus. Si he entendido bien las normas, le hago a Kaltrina 3 de daño. Con mi última compra, tengo el rango suficiente para usarla. Seguidamente utilizo habilidad Desarmar. Dudo muchísimo que sirva de algo, pero por intentarlo que no quede ¡Animo a todos!
Virion
Virion
Afiliación :
- ROSANNE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Duque de Rosanne

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Arco de Acero [4]
Narcissus [2]
Contrato con mercenarios
Arco de bronce [1]

Support :
Pelleas [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Ram [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco T93CVgH

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco SjqgM22

Gold :
649


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Zephiel Vie Ene 29, 2021 12:26 am

Entonces, Zephiel tenía un objetivo.

Fuera un despropósito o no, debía entregar el poder de Eckesachs a una causa en concreto. Dicha arma había sido forjada con la única intención de perpetuar la supremacía de la humanidad sobre el continente de Elibe. Ahora, cumpliría un propósito similar, sin embargo, contra un enemigo que no era sino un espejo de esa misma apropiación; los emergidos, que habían nacido de la guerra y la miseria de antaño. Incluso si el mundo hubiera querido olvidar su pasado, este se encontraba aquí y ahora. Lo que Zephiel tenía frente a sus ojos parecía una última sacudida violenta, desenfrenada contra la aniquilación total. No había duda en el instinto de supervivencia que entonces colmaba los espíritus de cada individuo en esa planicie helada, pero más allá de eso, había un objetivo: la esperanza. ¿De sobrevivir, de cambiar? Zephiel quería descubrir la respuesta. Y si debía dar su último aliento para permitir que existiera, así sería. No como el rey de Bern, sino como un desdichado en busca de palabras, de entendimiento y paz. Entonces no veía una guerra, sino una ansiosa persecución por la verdad.

No estaba solo. Su ejército lo acompañaba. El magnífico ejército de Bern, que había resistido la caída de su propio reino, y así, habían levantado el país a su antigua gloria. Destacaba entre los demás ejércitos no por cantidad, sino por presencia. El estandarte rojo y dorado de Bern, que se alzaba glorioso sobre el panorama blanco, representaba sangre y gloria. Bajo él, los escuadrones marchaban al unísono, abriéndose paso entre los enemigos sin nunca deshacer su formación. Los wyverns, preparados para el combate en las alturas, despejaban los cielos de cualquier ataque inesperado. No tenían otro objetivo que romper las filas emergidas y así, permitir al rey hacer uso del arma legendaria de su reino.

Zephiel estaba acompañado por un grupo de guerreros élites que no tenían otro propósito sino ayudarlo a aproximarse al corazón de la batalla, sus generales, tan fieles como el primer día que los había asignado a su lado. Montados a caballo, iban a trote hacia el enemigo. Alrededor de ellos el caos se alimentaba de choques, gritos y estampidas. Los ataques mágicos consumían cuerpos y terreno por igual. No podía sino oír caos, más los ojos del monarca buscaban insistentemente a una figura en particular. A quien destacaba sobre la mole de cuerpos inanimados de ojos carmesíes con quienes tanto había luchado en el pasado. El rey ya conocía el rostro de Kaltrina. No sería fácil olvidar dicho reflejo inclemente y certero de su propio ser.

La líder combatía ya con varios desafortunados que, en su mayor esfuerzo, intentaban superarla con sus propias armas. Sin embargo, solo quedaba contemplar cómo rechazaba cada intento, como si de un espectro se tratase. El rey de Bern detuvo su caballo y se quedó mirando fijamente. El animal comenzó a agitarse, levantando sus patas, sacudiendo su cabeza de un lado a otro, sin embargo Zephiel ignoró su miedo y sostuvo firme sus riendas. No era fácil siendo que sus manos temblaban. Sin embargo, Zephiel no percibía esta reacción como miedo. Su corazón latía lento y pausado, así contemplando a la figura que, aunque diminuta comparada a la escala de la batalla, asemejaba tener el tamaño de una gran e indomable montaña.

Entonces, su mano libre sintió unos choques repentinos, cosa que distrajo sus ojos en esa dirección. No era otra cosa que Eckesachs parpadeando y centelleando con energía eléctrica. El arma legendaria despertaba al ser testigo de su propósito. Se afirmaba a la mano que la utilizaba, como si estuviera viva. Zephiel entendió su desenfreno incontrolable. Sin importar lo que pudiese sentir en ese momento, habría de dirigir el filo hacia su enemiga. Tan solo necesitaba que su mente dirigiese sus movimientos. Alzó el arma junto con su brazo, e incitó al animal a correr con su pie. Como un proyectil, el monarca, apuntó y descargó la energía elemental de Eckesachs hacia Kaltrina, asegurándose de estar lo más cerca posible para no fallar. Claro que dicha energía eléctrica no necesitaba de tan cuidada puntería, pues tenía vida propia. Sin intervención humana, habría de perseguir a su víctima como una fiera salvaje.

La descarga era tal que pronto Eckesachs comenzó a temblar más de la cuenta, al punto de que incluso la fuerza de Zephiel era incapaz de controlarla. Ni siquiera él conocía que contuviera dicho poder, pero concluyó que debía tratarse del sello que había aplicado a su hoja no mucho tiempo atrás. Sí, aquel proceso que llevó a cabo debido tan solo a una promesa. La confirmación de que, una vez Eckesachs utilizara todo su poder, se destruiría  a sí misma y desaparecía para siempre. Ciertamente, eso era lo que Zephiel había estado ansiando toda su vida. Deshacerse de dicha reliquia, dejar atrás todo aquello que cegaba su visión y lo arrastraba hacia el pasado. Así es como debía de haber sucedido desde un principio. El monarca frunció el ceño, contemplando por última vez el contorno de la dichosa arma, como queriendo encontrar en su forma el espíritu de la criatura que había perecido para que Eckesachs pudiese existir. Ahora que el arma se resquebrajaba y se deshacía bajo su propio poder, podía decir “¡Eres libre!”. Y así, olvidar. Las manos de Zephiel quedaron vacías mientras aún así sus ojos contemplaban a la poderosa guerrera que, incluso habiéndose enfrentado a tal poder, seguía de pie, analizando al monarca que tan insensatamente había abandonado su última oportunidad de sobrevivir aquella batalla.

Aproximándose casi sin prisa, como un espíritu, Kaltrina caminó sobre la nieve y levantó su arma al mismo tiempo que el caballo de Zephiel se erguía, ignorando cualquier orden de su jinete. El filo atravesó el cuello del animal, quitándole la vida. El monarca cayó al suelo junto con el cuerpo de su montura.

Spoiler:
Resumen: Zephiel llega al combate y se abre paso junto con su ejército hacia Kaltrina. Utiliza a Eckesachs, lanzando una descarga de energía eléctrica lo más cerca posible a su enemiga. Debido al sello de Duma, el arma acaba por romperse y lo deja desprotegido en medio del campo de batalla. Kaltrina se acerca y sin dificultad, mata a su caballo, haciendo que los dos caigan al suelo.

Daño: 3+1=4
Zephiel
Zephiel
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Great Knight

Cargo :
Rey de Bern

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Eckesachs [0]
Concoction [2]
Espada de bronce [1]
Contrato con la Orden
.
.

Support :
Khigu [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Sissi [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 964aIaZ

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco XyoARbx

Gold :
750


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Judal Vie Ene 29, 2021 9:43 pm

Dos masivos oscuros se habían unido para formar un ejército que se movía tal como una mancha de petróleo en el agua por el medio del campo de batalla a su paso. Daein, con sus usuales batallones de wyverns ensombrecían los cielos, bajo estos, entre gruesos muros de acorazados y lanceros, un reducido grupo de magos oscuros desplegaba su magia por entre las piernas de miles de soldados alcanzando desde distancia segura a los emergidos que se les iban acercando. Durban, desplegando un tamaño menor que Daein en tierra, iluminaban el terreno con sus ataques mágicos combinados, tormentas de fuego y electricidad alcanzaban a los emergidos antes que pudiesen siquiera reaccionar, y siendo rodeados tanto por tierra como por mar la situación parecía esperanzadora aún cuando el ejercito emergido era tan basto.

Pero las filas comenzaban a afinarse a medida que avanzaban y el ejército emergido, por el contrario, parecía más denso cuanto más se adentraban en Mitgard.

Judal se encontraba apegado a su príncipe y no se apartaba más que un par de metros en batalla solo para regresar a su lado. Su trabajo no era pelear si no que apoyar y, supuestamente, proteger, aunque la confianza que tenía Judal en el poder de Pelleas era tal que en la realidad sabía que en momentos decisivos sería al revés la situación… y no le molestaba admitirlo. El poder que había logrado amasar, político y mágico había sobrepasado sus grandes expectativas desde que había puesto bajo sus manos la poderosa Naberius.

Avanzaba pisando sobre hombres y emergidos caídos por igual, sin molestarse siquiera es esquivar, sonriendo tensamente cuando algún hueso cedía sobre su escaso peso o podía tener la oportunidad de rematar a un moribundo con la punta de su lanza. La túnica negra con bordados dorados y rojos cubría casi todo su cuerpo, ya estando los bajos de esta desgarrados y empapados de sangre por solo avanzar por aquel infierno… por que era lo que el pelinegro veía.
Muerte, guerra y fuego por cada metro cuadrado de tierra y agua que alcanzara su vista, tiñendo la blanca nieve de rojo y calentando aire de aquella tumba helada olvidada por la diosa por la simple cantidad de sangre derramada.

El viento, que alguna vez solo había arrastrado ligeros copos de nieve, ahora traía ceniza y brazas de los magos que atacaban al frente. Sacudiendo la túnica de terciopelo forrada de piel de mink que le servía de abrigo, así como su trenza de la que ya escapaban largos y gruesos mechones ondulados. Se detuvo un momento cuando uno de los generales declaraba que estaban aproximándose a donde el consejero les había indicado.

- ¡Según los informes de los wyverns sobre las formaciones de ejercito, debería ser aquí! - Gritó hacia el príncipe de Daein y la reina de Durban para ser escuchado por sobre los sonidos de la guerra y el viento que arrastraba hasta las palabras. - ¡De aquí se dan órdenes! ¡Si no es ella, al menos podríamos eliminar un foco de estrategia o comandantes! - Aplicaba sus estudios como estratega, y si bien se llevaba el crédito, había estado consultando con los otros estrategas de Daein y Durban para poder rastrear más precisamente la locación de la líder de aquel lugar.

El grito de avistamiento le tomó más desprevenido de lo que hubiese querido. Kaltrina venía directamente hacia ellos al ser también identificados como un grupo pequeño y peligroso que se había filtrado tan profundamente en las defensas. No se esperaba aquello y al girarse sobre sus talones pudo ver como un reducido grupo de emergidos abría paso con demasiada facilidad entre los guardias abriendo directamente una brecha hacia ellos.

Y allí estaba ella, corriendo hacia ellos con su tapado terracota, extendiendo su mano hacia uno de sus generales que le acercaba un hacha de monstruoso tamaño. - ¡¡BLOQUEO A LA DERECHA!! - gritó apresurado y uno de sus acorazados embistió al general emergido haciéndole perder el alcance del arma. El mismo, usando la parte trasera de su lanza corrió hacia ella y como si fuese a hacer salto de garrocha utilizó el arma para alzar su cuerpo en el aire, dejando un velo de oscuridad emanando de su lanza en el giro que iba dando en el aire. - ¡Pelleas! ¡Préstame tu magia! -

¡La tenía desarmada! ¡Era su oportunidad! ¡La mataría! ¡Él la mataría! No podía contener sus sonrisa, tampoco el golpe de adrenalina que le hacía ver todo en cámara lenta. Su lanza alzándose en el aire, su cuerpo girando grácilmente para caer directamente hacia ella y desatar por completo el poder de Naberius potenciado por la magia de su príncipe. - ¡Te tengo, perra! -

Su sonrisa se borró cuando ella, sin mostrar la más mínima preocupación ante la situación tomó el mango de la espada que atravesaba su pecho y la desenvainó sin problemas.

Estaba en el aire, no tenía manera de esquivar ni desviar un ataque desde tierra. - Oh no… ¡¡PELLEAS!! - No tenía opción más que liberar a Naberius y esperar lo mejor.

Spoiler:
Grupo de Daein y Durban se acercan a  Kaltrina. Kaltrina los ataca a ellos cuando la avistan. Judal ataca combinado con Pelleas (A sup) con Naberius y utiliza "Inspiración" para darle doble turno a Pelleas y Yuuko~


[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8Xwapzqk_o
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco RfUZGQL ۞ Cronología ۞ Relaciones ۞ [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco K7dcVBG

Premios~:
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Ds2FSn2

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 2uq0tuv

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco YVXRvzc
Judal
Judal
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer | Grandmaster

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Lanza de Bronce [2]
Naberius [2]
.
.
.
.

Support :
Pelleas [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Daga-1[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Lanza-4

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco R5AMTTX

Gold :
2250


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Pelleas Sáb Ene 30, 2021 9:05 pm

Pelleas tenía tan sólo una intención allí, una sola idea que le importaba en verdad. En todo aquel combate, el más grande que pudiera imaginarse en el mundo, batiéndose en una enorme magnitud de tantos horizontes a la vez, en tierra y en mar, en las laderas de montañas enteras y en los cielos hasta donde la vista ni siquiera llegaba, realmente sólo tenía una tarea en que fijar su mente. Para él, no se trataba de otra cosa: dar muerte a la estratega a la cabeza del ejército emergido. En el instante en que se consiguiera eso, lo consiguiera él si era capaz, sentiría que todo habría terminado. Quizás de forma incorrecta objetivamente, pero en el modo en que valdría para él. Si podían matar a la mujer que había puesto ese hechizo, la mujer que había sido capaz de vencer a su padre, como sólo una fuerza inimaginable para Pelleas podría hacer... sabría que lo demás caería en su lugar de una forma u otra. Cuanto menos, el enemigo perdería algo irreemplazable, determinante. Estarían más a salvo y serían más dueños de sus vidas de lo que habían sido en años. Y él sentiría que habría demostrado algo a la vista de Daein, tanto como a la de los dioses.

De allí que no se enfocaran sus esfuerzos en otra cosa sino avanzar, luchar, mas ante todo abrirse paso hasta ella. La tarea de las tropas de Daein y Durban, a las que se habían unido en la ruta marítima, había sido caer y esparcirse como una ola que rompiera a través de las filas, a través del terreno, y le creara siquiera a un manojo de pocos la oportunidad de llegar allí, hasta donde encontraran a Kaltrina. Sabiendo que eso era lo que pretendían, no le preocupaba que quedaran menos de ellos procediendo, en tanto la inmensa mayoría de sus fuerzas pugnaban por eliminar a cuantos pudieran por todo el campo helado. Mientras aún estuviera él para enfrentarla, mientras aún tuviera a su consejero, su prometida y compañera, y el más confiable de sus amigos y héroes, todo seguía siendo como debía. Para eso habían ido hasta ahí.

Cuando Judal declaró que estaban próximos, Pelleas sabía exactamente qué debía y deseaba hacer ahora. Hasta el momento no había dudado en ser parte del ataque y en prestar la asistencia de Baalberith a sus fuerzas, así fuera desde su posición algo distante, sumiendo círculos numerosos del enemigo en los espacios negros y asfixiantemente densos que el tomo creaba, mas en este momento cuidó cesarlo todo, permitir a la escasa guardia que les acompañaba encargarse y guardarse a sí mismo para el deber más importante. Sin embargo, no la veía. Desde debajo del cráneo de cabra que coronaba el atuendo casi ceremonial, la buscó sin hallarla.

No hasta que se hizo más obvia la figura que, moviéndose hacia ellos, atravesando el sitio como una especie de saeta imparable, iba a encontrarlos lo quisieran o no. Aún a algo de distancia, Pelleas la reconoció a la perfección. Era ella.

- Es… es momento. - Murmuró. Su mirada pasó con rapidez por Yuuko a su lado, por Aran, por la imagen tan confiada de Judal dando directrices, las personas en quienes más confiaba como guerreros y apoyo. Lo que decía tenía un efecto de recordatorio mayor sobre él, seguramente, que sobre cualquiera de ellos. - No tenemos nada que temer. Yuuko… nuestra magia será más fuerte nutriéndose la una a la otra. Aran, sepa que no le hará daño, tome su oportunidad cuando la tenga. Cuento con ustedes. -

Ahora, Judal había comenzado y era su deber estar con él. Era menester que fuera adelante, también. Mientras el bailarín, mucho más ágil, tomaba la primera acometida para atrapar a la estratega en su camino, Pelleas se adelantaba a enfrentarla también. - Esta será la última vez… - Ya no hablaba con nadie, tampoco para sí mismo, sino al tomo que había abierto sobre el antebrazo y en cuyas páginas apoyaba la palma. Hablaba también con la presencia que había estado todos esos años en su propia cabeza, que le había acompañado en silencio o en sugerencia sutil todo ese tiempo. En el suelo se dibujó vaporosamente el círculo de invocación con que el tomo respondía, a la vez que el objeto se veía envuelto en un hálito negro y se alzaba, levitando, unos centímetros fuera del contacto real con su brazo. - Ven, Baalberith. Veremos qué tanto puedo ofrecerte en este mundo… -

Conociendo ya tanto los hábitos de su consejero como el arma que llevaba se mantuvo sólo un tanto atrás, siguiendo los pasos y saltos, conjurando para sí todos los pasajes más hostiles y potentes del libro que había guardado para entonces. No habría reservas, no habría contención, si existía una instancia para arriesgarse a librar a un tomo de ese calibre en el mundo físico y vivo, desde luego que esa era. Apenas Judal lo pidió, el hechicero permitió que el primer torrente de magia fuera con él, siguiendo los movimientos de su lanza, esparciéndose con rapidez en el espacio blanco y rojo del escenario. El resto vendría enseguida. Apenas el ataque de Judal hiciera contacto, apenas llegara a suelo…

Pero eso no iba a ocurrir. La estratega había visto a tiempo la amenaza venidera, y apenas Pelleas vio su mano ir a la empuñadura del arma en su pecho, comprendió lo que iba a terminar pasando. Tenía que detenerla ya.

Adelantando sus intenciones, con un cambio certero en el hechizo dio la orden de inmediato y el espacio de negrura absoluta se manifestó en torno a Kaltrina y todos ellos. El suelo se perdió de vista bajo sus pies en un radio que hacía parecer que la noche había usurpado al día. Desde luego, era tan sólo la enemiga quien sería del todo cegada por el efecto, quien sentiría la presión que se cerraba a medida que el espacio oscuro se comprimía rápidamente. Mas no era todo. Queriendo estar seguro de que reclamaba su atención, queriendo tomar la oportunidad que creía como el momento decisivo, Pelleas siguió hasta aparecer justo ante ella. Seguro de lo que hacía, el príncipe estiró la mano en la oscuridad para tomarle la cabeza a la dama, apoyando la palma en su frente y pronunciando palabras de maldición. Pesadilla. Era una emergida también, como todos los demás. Podía ser atormentada. Con eso, seguramente, la reduciría y...

Pelleas sintió que la maldición había sido rechazada sólo medio segundo antes de que la espada fuera clavada en su dirección. Sin lograr reaccionar del todo a tiempo, llegó apenas a apartarse hacia un lado, de la estocada que rozó su cuello y que podía haberlo decapitado al instante. Sin dejarle ir con tanta facilidad, Kaltrina volvió a blandir desde la misma postura con el brazo estirado, esta vez llegando a atrapar y destrozar el cráneo ceremonial que protegía la cabeza del joven. El grueso hueso se despedazó desde el cuerno, trozos volando por doquier, dejando herida la cabeza del hombre en un lado y desorientándolo severamente con el impacto.

- ¿No he podido… maldecirla...? ¡... Baalberith! - En un intento de defenderse aún, todo lo que pudo hacer fue volver a conjurar apresuradamente, aferrando el libro antes de perderlo. No entendía qué había repelido su maldición ni cómo, no veía modo de comprenderlo, pero en su magia y su tomo aún podía apoyarse. Comandaba su hechizo a comprimirse con rapidez, a cerrar el área oscura y pesada en ella enseguida, así fuera sólo para contener a Kaltrina un segundo.

Spoiler:
Resumen: Pelleas se adelanta para atacar con Judal, contando con combinar magia con Yuuko. En lo que Kaltrina sacó la espada de su pecho y está por rebanar a Judal en el aire, Pelleas ataca con Baalberith (el campo de batalla se oscurece en el área inmediata por un rato, en un círculo perfecto de casi nada de luz) e intenta maldecir a Kaltrina con el skill Pesadilla tocándole la frente. Como Kaltrina tiene [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco TivLMMv Pacto Inquebrantable, Pesadilla no funciona y Pelleas estando tan cerca es atacado y herido en la cabeza, casi decapitado. Pelleas hace que el área oscura se cierre y presione a Kaltrina mucho más rápido para sostenerla al menos un segundo. Kaltrina está usando de arma la espada de su pecho todavía.

Cálculo de daño:

3 de daño base por el ataque de Baalberith + 1 por el Sello de Duma, repito estos 4 por el doble turno que me dio Judal, + 1 de daño por Ofensa Dual entre yo y Judal (support A)… y vendrá +2 por Ofensa Dual con Yuuko, que ambos estaremos atacando dos veces.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx
Virion [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Yuuko [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx
Aran [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jjoa5TA[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco PcpaFGL

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco POvHqgT

Gold :
1978


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Narrador Dom Ene 31, 2021 2:56 am


PROGRESO

(La campaña cerrada de Eliwood y Luzrov causa 1 punto de daño al ejército emergido.)
(La campaña cerrada de Luzrov y Khigu causa 1 punto de daño al ejército emergido.)
(La campaña cerrada de Pelleas y Yuuko causa 1 punto de daño al ejército emergido.)
Eliwood ha hecho 2 puntos de daño al ejército emergido.
Kaworu ha hecho 1 punto de daño a Kaltrina.
Morgan ha hecho 8 puntos de daño a Kaltrina.
Undertaker ha hecho 2 puntos de daño al ejército emergido.
Virion ha hecho 3 puntos de daño a Kaltrina.
Zephiel ha hecho 4 puntos de daño a Kaltrina.
Judal ha hecho 3 puntos de daño a Kaltrina.
Pelleas ha hecho 8 puntos de daño a Kaltrina.
Judal y Pelleas han hecho 1 punto de daño adicional a Kaltrina.

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco F7xyeD1
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 95psQ5J
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 0FISh4t[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco CuTkagR

Estado actual de Kaltrina: Señas de daño elemental menores, entumecimiento pasajero. Heridas menores en un brazo y un costado. No hay muestras de sufrimiento o agotamiento. Enfrentando en acercamiento directo y agresivo a quienes entran en su camino, combatiendo sin problemas pese a los números. Cambio de armas a disposición.

Estado actual del ejército emergido: El avance hacia la base en Mitgard se ha detenido momentáneamente, en combate con los ejércitos de liberación. Lucha relativamente igualitaria por el momento, ejércitos de liberación abriéndose paso. Portadores de las Doce Armas con vida, laguz emergidos en abundancia. Protegiendo activamente a Gabrielle.

Estado actual de Gabrielle: Sano y salvo. Cercano al sitio en que Kaltrina combate, sin interferir. Protegido por dos dragones y varios otros emergidos. Su canto comienza a dar apoyo ocasional.

Quedan 6 días para lograr el combate en este tema (límite: 5 de Febrero).

Modo de posteo y especificaciones en el Sistema de Combate Final.

Barras de HP enemigas a actualizarse en un post de Narrador nuevo cada Sábado, o con más frecuencia dependiendo de necesidad.

Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jm5byz1

Gold :
7332


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Yuuko Dom Ene 31, 2021 2:09 pm

"No voy a morir"

Declaro con firmeza semanas atrás, dejando su autoridad clara en el tono de voz empleado y permitiendo que la oscuridad de su magia se expandiera por la sala para dar mas fuerza a su declaración. Silenciando asi la voz de sus consejeros, con los cuales llevaba dias planeado el movimiento que se iba a llevar a cabo, con los cuales llevaba horas discutiendo sobre su propio papel en la invasión. Su deber y su responsabilidad eran las Islas de Durban y los habitantes de las mismas. Todos sus habitantes, estuvieran o no presentes en sus aguas. Ni podía, y menos aun quería, mandar a sus hombres a morir a aquel paramo helado, solos y lejos de casa... Sin su reina, aquella que había permanecido a su lado y os había guiado por tantas batallas... No. No iban a ir sin ella. Menos aun cuando su presencia podría marcar alguna diferencia, por mas pequeña que fuese. Su figura en cierta manera lograba calmar los ánimos ajenos e influirles cierto coraje y seguridad, por mas falso que fuese el sentimiento. Su magia era de las mas fuertes en la isla ,y el tomo que su familia le había dejado en herencia era el mas poderoso que había tenido nunca en sus manos.

Asi que iba a ir, sin importar lo que sus consejeros opinasen, porque al final del dia eran sus palabras las que importaban  y las que imponían la ley. Iba a ir y no iba a morir, porque aun tenia un deber para todos aquellos que iba a dejar atrás. Si la invasión fracasaba, pensamiento al que no deseaba dedicar demasiado tiempo, no podía permitirse el abandonar a los suyos ante la oscuridad que seguramente acabaría cubriendo el mundo. Sus mares no iban a volver a sangrar.

"No voy a morir"

Pero tampoco estaba en su naturaleza descartar esa opción, ser lo suficientemente optimista como para descartarlo. Asi que lo dejo todo preparado. Dejando a los consejeros usuales al mando en su ausencia, tal y como tantas otras veces. Planeando meticulosamente, mediante múltiples noches en vela, el numero de navíos que llevaría con ella , el numero de hombres que la acompañarían, para poder mantener el equilibrio. Lo suficientes para ser capaces de llevar la invasión adelante sin poder en riesgo la vida de todos, sin que llegase a ser una mision suicida por falta de efectivos o fuerzas. No tantos como para dejar a sus islas desprotegidas, débiles a merced de cualquier amenaza nueva o vieja. Dejo en su estudio un cofre cerrado con magia, en el cual se encontraba su testamento y múltiples y detalladas instrucciones por su caía en combate. Solo debía de ser abierto ante su muerte. La magia con la que había sido cerrado no permitiría que fuese abierto, no si aquel que lo había sellado no deseaba que no fuera, no si seguía vivo... Pero.

"No voy a morir"

Se repetía mentalmente a diario, aun siendo sus propios pensamientos la determinación clara en ellos. Aun cuando los barcos alcanzaron la costa y se encontraron con ese paisaje desolador, cubierto en sangre y muerte alla por donde los alcanzase la vista, no se dejo vencer por las dudas. Ni hubo discursos motivadores a los suyos, pues cualquier cosa que pudiera decirles en esos momentos, con la muerte tan presentes ante ellos, sonaría falsa. Y no estaba en su naturaleza mentir a los suyos, ni llenarles de falsas esperanzas que no tardarían nada en ser rotas en mil pedazos, dejando tras de si un sentimiento de desolación. Asi que se conformo con visitar cada uno de los navíos antes de partir. Explicar con claridad la mision, lo que se esperaba de ellos, lo que les esperaría al llegar a Mitgard... Dejo en claro que no tenia la intención de morir, ni de dejar a esa amenaza suelta por el mundo para que en el momento menos esperado pudiera volverse en su contra. Les dio la oportunidad de quedarse en su hogar si asi lo deseaban, pues en el momento de la verdad de nada les servirían soldados asustados y que no deseasen estar en el campo de batalla. Pocos fueron los que se quedaron en tierra.

Y alli estaban. Con los wyverns de Daein apoderándose de los cielos y su flota naval rodeado la costa de la isla y atacando la misma a distancia tras haber descendido de los navíos aquellos que debían de combatir en tierra. Gran parte de los suyos se quedaron o bien en los propios barcos, o en la playa defendiendo los mismos y adentrándose mas en las fuerzas enemigas, dejando a espaldas de la reina un impresiónate y familiar espectáculo de magia. A la reina le acompañaron unos pocos de los suyos, sus generales de mayor confianza, la elite de magos de Durban. Y junto a ellos el príncipe al que se habían unido a mitad de camino, su consejero, sus magos, sus soldados. No eran demasiados, pues un numero demasiado grande solo les dificultaría el abrirse paso hasta la estratega , pero ser muy pocos haría la tarea imposible. A juzgar por la manera en la que avanzaban el numero de hombres que les acompañaban era el adecuado. Sus generales ni siquiera le dejaron abrir su propio tomo, eliminando ellos mismos aquellos seres que se les acercaban, junto con ayuda de sus aliados.

Eso no significaba que la reina no tuviera abiertos en sus manos el grimorio que había llevado consigo. En el mismo instante en el que estaba apunto de desembarcar se desprendió de su abrigo, pues a pesar del frio y lo necesario del mismo no iba a ser mas que una molestia a la hora de la verdad. Mostrando bajo el mismo el vestido negro que únicamente portaba para recepciones y audiencias oficiales en el salón del trono. Algo que nunca había llevado al campo de batalla, algo para demostrar a sus propios ojos y a los de los suyos la importancia de la situación y el deseo de su monarca de acabar con todo aquello. Como siempre el tomo colgaba de su cintura, pero esta vez no espero a entrar en contacto con el enemigo para tomarlo en sus manos y abrirlo. La existencia de Ψυχή había sido un regalo inesperado, pero sumamente oportuno y bien recibido. Era tonto pensarlo, pero la mujer se permitió durante unos instantes el pensar que su padre le estaba ayudando, aun desde la muerte. Que la aparición de aquella herencia familiar en ese momento oportuno era su manera de ayudar a la causa. Haría buen uso del mismo... Aunque el aumento de poder que le había conferido al mismo significase que fuese el ultimo... No pudo evitar fijarse en que uno de sus generales había tomado un hacha y se le había colgado a la espalda. Sabiendo que el hombre no sabia usar dicha y que era la clase de hacha con la que la reina había comenzado a practicar de forma reciente el gesto era... innecesario, pero bienvenido.

Les dedico una ultima mirada a sus hombres, un ultimo vistazo rapido a las paginas entre sus manos, cuando Judal declaro la cercanía de su objetivo. Y tras ello la reina ,rodeada de sus generales, clavo su vista al frente. En busca de su objetivo.  No tardo en reconocerla, y por las palabras de aquel a su lado no fue la única. Se permitió desviar la mirada de su objetivo unos instantes y dirigirla a su prometido. Le dedico una sonrisa, aquella mueca levemente maliciosa. Aunque su voz sonó firme, seria, nada como cuando se permitía estar mas relajada en la presencia ajena.

-No voy a morir. Asegúrate de no dejarme viuda antes de tiempo...

No hubo tiempo para mucho mas. Sinceramente Yuuko no sabia que sentir en ese momento. La reina anteponía su deber y a los suyos por encima de todo , y había momentos en los que no se permitía a si misma tener determinados sentimientos. Se pregunto si la falta de temor en esos momentos es porque realmente no sentía miedo , si era por no permitirse sentirlo, o por no tener tiempo para ello. Pues la estratega acaba de abrirse paso entre los soldados y el consejero del príncipe se abalanzo hacia el sin pensárselo dos veces.

Los ojos de la mujer siguieron los movimientos ajenos, moviéndose levemente para poder captar mejor la imagen frente a ella y haciendo señas a sus hombres para que se apartasen, para que le dejasen espacio. Sabia que debía atacar, que tenia su oportunidad enfrente, pero no era prudente hacerlo. No en esos momentos cuando la intervención de su magia no haría mas que perturbar y ser un incordio para los ataques de aquellos dos hombres, tan perfectamente sincronizados. Asi que durante unos instantes, que parecieron pasar mas lentamente de lo que en realidad pasaron, se limito a observar. Como Judal se abalanzaba sobre ella, como la mujer se arrancaba el arma del pecho, como el poder del príncipe interceptaba dicho ataque ,envolviéndolo todo en una confortable oscuridad.

Se vio a si misma y al resto de sus acompañantes rodeada de oscuridad, alla por donde alcanzase la vista. Kaltrina quieta en su posición, Pelleas avanzando hacia ella. Con una seguridad... impropia de las circunstancias. En otra ocasión aquel hechizo le fascinaría y aquella magia le reconfortaría, por la familiaridad de la misma, por el enorme poder que notaba vibrar a su alrededor. Pero en esa ocasión ... Sintió un escalofrió recorrerle, sin saber si era por esperar lo peor al ver a tanta figura caída a los pies de la general emergida, o porque algo malo estaba apunto de ocurrir... Fuese lo que fuese no era prudente quedarse de brazos cruzados.

Pelleas había apoyado su palma en la frente ajena cuando Yuuko comenzó a conjurar el hechizo de Ψυχή , notando como las palabras desaparecían de las paginas a medidas que eran recitadas y se acumulaban en sus manos. Como la oscuridad se desprendía de las paginas y reptaba por su brazo, envolviendo todo su cuerpo en aquella magia arcana que reconocía como propia. Vio con horror cuando la misma comenzó a disiparse, a concentrarse en su espalda tomando la forma de dos enormes alas de mariposa creadas por la oscuridad, como la mujer escapaba de la magia del príncipe y lo atacaba. Esquivando el mismo el golpe por poco, quedando la protección de su cabeza destrozada.

Contuvo la respiración unos instantes, maldiciéndose a si misma por la lentitud con la que había reaccionado. Pero ya no mas. En cuanto la magia de Pelleas volvió a hacerse presente y contuvo a la mujer unos instantes la reina de despendio de las alas a sus espaldas, comandándolas hacia la mujer. Hasta que la alcanzaron y la envolvieron por completo. Se acerco hacia ambas figuras, notando como su poder se introducía en el cuerpo de la estratega y como la misma se resistía al mismo. Había escuchado las palabras de Pelleas debido a la cercanía de ambos. No había podido maldecirla. Por mas que le encantase analizar en profundidad el significado de ello no era el momento, ni el lugar. Si Pelleas no había podido maldecirla ella tampoco perdería el tiempo intentándolo. No después de ver la rapidez con la que se había desprendido del ataque ajeno, no cuando notaba como se resistía a su propio hechizo. Se estaba resistiendo a las visiones que su poder debía de mostrarle, o directamente ni era capaz de mostrárselas. El cuerpo, que debía de haber estado desconectado de su mente desde luego no lo estaba, pues si bien con algo de dificultad el brazo que sostenía la espada comenzaba a moverse.

Para cuando la reina llego junto al príncipe había vuelto a conjurar su poder, con mas rapidez que en la ocasión anterior, pues las palabras a recitar le eran mas familiares. Tambien había reunido mas poder, mas oscuridad, las alas a su espalda mucho mas grandes. Las paginas del grimorio se habían comenzado a deshacer en sus manos, convirtiéndose en polvo y trozos de cuero negro desgarrados, ahora que no había poder en su interior para sostenerlo demostraba asi lo antiguo que era, lo que le había hecho el paso del tiempo. Lo dejo caer, liberando sus manos.

Alcanzo al príncipe , interponiéndose entre el y la estratega para horror de sus generales, enfrascados en batalla con los emergidos que los rodeaban. Agarro del brazo al hombre , le propino una patada a la mujer, clavando la punta del tacón de sus zapatos en su tobillo. Estaba segura de que no le había hecho nada, pero no era mas que un acto realizado para su auto satisfacción. Espero un instante, dos... esperando el momento adecuado... Cuando noto que la mujer se desprendía por completo de su hechizo actuó. Se aparto a un lado ,tirando de su prometido con ella, al mismo tiempo que las alas a su espalda se abalanzaban contra la mujer y la volvían a envolver. Siendo la oscuridad que le abrazaba y retenía absorbida por la piel ajena. Sintiendo como la estocada que les había dirigido, si bien había sido esquivada al estar la reina esperando dicho movimiento, había cortado parte de sus joyas y abalorios, parte de su cabello y el adorno de su pelo. Había dejado una herida leve, un pequeño corte, en su mejilla. El rojo destacando en lo blanco de su piel.

No había mas que ella pudiera hacer, no sin tu tomo. No cuando lo había dado todo y no había sido suficiente para derrocarla. Y esa revelación era frustrante, y terrorífica al mismo tiempo. Pero se repitió lo mismo que había estado repitiéndose las ultimas semanas.

-No voy a morir. No pienso morir. Y tu tampoco.

Exclamo con firmeza y frialdad. Para ella, para el príncipe.  Poniéndose en marcha, alejándose de su enemigo, tirando de Pelleas con ella. Sin apartar la vista de Kaltrina, pues nunca se le da la espalda a un enemigo. Enemigo al que se dirigía en esos instantes mientras se alejaba de ella.

-En cuanto a ti... No vamos a dejar que tus errores aprisionen al mundo mas de lo que ya lo han hecho. Si fueses capaz de sentir algo haría que te arrepintieses por el resto de la eternidad de todo por lo que has hecho pasar a los mios... Pero me tendre que conformar con que caigas. Cae y desaparece, reliquia del pasado...

Empezó a alejarse con algo mas de rapidez, notando que su magia no aguantaría, no la aprisionaría mucho mas. Su brazo, aun con lentitud y torpeza, ya se había movido lo suficiente como para adoptar la pose necesaria para realizar una siguiente estocada. Y con la vista de la mujer clavada en ellos estaba claro cual seria su objetivo. Pero no había mas que pudiera hacer, retenerla todo lo posible. Tomar distancia para no ser alcanzados, dejar espacio para que otros tras ellos tomasen el relevo.

No estaban solos. Aun quedaban soldados de Daein, soldados de Durban. Soldados del mundo entero. Y en esos momentos ese era su único consuelo y esperanza... por mas frustrante que fuese dejar su propio destino, el de los suyos, en manos ajenas.


resumen:
Resumen:
Aprovechando que Pelleas a retenido a Kaltrina Yuuko ataca, percatándose de que su ataque si bien no tiene el efecto deseado si que consigue afectar en cierta manera a la mujer, reteniéndola momentáneamente.  Aprovecha ese momento para conjurar su magia de nuevo y acercarse a Pelleas, sosteniéndolo del brazo. Espera a que Kaltrina se libere por completo del hechizo, esquivando el ataque de la espada dirigido a ellos , y volviendo a atacarla. Quedando la mujer afectada por su hechizo una vez mas. Aprovecha el momento para alejarse de ella , tirando de Pelleas consigo, antes de que vuelvan a ser atacados.

Calculo de daño:
3 de daño base por el ataque de Ψυχή + 1 por el Sello de Duma ( estos 4 puntos de daño x 2 por el doble turno que me a dado Judal) + 2 de Ofensa Dual con Pelleas
outfit:
Ropa de Yuuko en la batalla
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Yuuko-xxxholic-tsubasa-reservoir-chronicle-clamp-%E8%87%B3%E6%AD%A4%E7%B5%82%E5%B9%B4-sakura
Yuuko
Yuuko
Afiliación :
- DURBAN -

Clase :
Sorcerer | Tactician

Cargo :
Reina de las Islas de Durban

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Ψυχή [0]
Hacha de bronce [2]
.
.
.
.

Support :
Pelleas [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx
Jill [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jjoa5TA[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco VvOKntM

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco SjqgM22

Gold :
1645


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Arthur Kirkland Dom Ene 31, 2021 7:50 pm

Ah, Mitgard, tierra acogedora, tradicionalista, llena de guerreros orgullosos y trabajadores. ¿Quién no querría visitar un lugar como este? Oh, sí, ya recordaste… ¡Es porque está poblada de peligrosos emergidos!

Entonces, ¿por qué Arthur estaba en un sitio como este?

Todo comenzó en Akaneia, en una ciudad situada en Altea. Después de que el laguz terminara de entregar un paquete que se le fue mandado, un guardia del lugar lo reconoció como un fugitivo de Plegia. Arthur no quería volver a prisión, así que, obviamente, se peleó con el guardia. La conmoción provocó que más guardias aparecieran, así que el problemático taguel tuvo que llevar a cabo una retirada estratégica para no volver a prisión.

Parte de su estrategia involucró esconderse en un barril con provisiones. No era la idea más gallarda, pero sirvió para perder momentáneamente a los guardias. El rubio esperó hasta el anochecer para salir de refugio, sin embargo, sucedió algo más que no estaba en sus planes.

La tapa del barril fue bloqueada.

Arthur no podía creer lo que estaba pasando. ¿Acaso no se podía quedar atrapado en una situación más cliché?

Por si no quedaba claro, solo estaba siendo sarcástico. Pero el sarcasmo no lo ayudaría a escapar de su pequeña prisión de madera. El barril fue movido de su sitio y llevado hasta una localización desconocida. Mientras lo movían el taguel podía escuchar voces, y ver algunas cosas entre los pequeños espacios del barril que le permitían respirar.

¿Dónde estaba? ¿En un barco? ¡No! ¡No podía estar atrapado en un barco! ¡Él no sabía nadar!

Arthur pensó en gritar para pedir ayuda, pero entonces, recordó que él era un fugitivo y que la guardia alteana lo seguía buscando. Así que, como el orgulloso taguel que era, decidió ser paciente y esperar a que el barco volviera a anclar; comiéndose una manzana que habia dentro del barril, mientras se quedaba muy callado, oculto en las sombras como un ninja.

Las horas pasaron, y las horas se convirtieron en días. Una noche, después de cinco días que el barco desembarcara desde Altea hasta Mitgard, un par de marineros que se disponían a jugar a las cartas en el almacén de provisiones escucharon el llanto de un niño provenir de uno de los barriles. Cuando los marineros abrieron el barril, encontraron al taguel hecho un ovillo, temblando y llorando a moco suelto.  

De vuelta en el presente, Arthur estaba encerrado en una pequeña celda, haciendo ruido golpeando simplemente los barrotes con su taza de beber, buscando la manera de saciar su aburrimiento. Después de que lo descubrieran, el taguel intentó convencer al capitán de que lo perdonaran por colarse como polizonte, a cambio de hacer las tareas de limpieza y ofrecer sus servicios. Sin embargo, su mala reputación y mal carácter le jugaron en contra, así que le quitaron su beaststone y lo encerraron en una celda.

- Tontos beorcs… Tontas leyes alteanas…- Refunfuñó mientras dejaba de hacer ruido con la taza y subió la cabeza- ¡Me abuuurrooo!- Soltó fastidiado.

Justo cuando creía que nada podía ser peor, Arthur sintió un fuerte temblor que sacudió todo el barco.

- ¿Eh? ¿Pero qué…?- Las orejas grandes y largas de Arthur comenzaron a moverse inquietas para escuchar lo que sucedía arriba en la cubierta, hasta que otro temblor sacudió el barco y el chico se tuvo que sostener de los barrotes para no caerse- ¡Ah! ¡Ya está bien con las sacudidas!- Se quejó.

Un ruido extraño captó la atención de Arthur, haciendo que este se volteara y mirara con espanto como empezaba a filtrarse agua por los tablones de maderas en las paredes y por arriba.

- Esto… Esto debe ser una broma…- O tal vez estaba en una horrible pesadilla- ¡Hey! ¡Alguien! ¿Hola? ¡Sáquenme de aquí!

El chico comenzó a golpear los barrotes con la taza para intentar llamar la atención de la tripulación. Pero ya que la mayoría estaba luchando con emergidos arriba, el taguel tuvo que quedarse por varios minutos esperando, viendo como la celda se llenaba de agua mientras intentaba destruir los barrotes embistiéndolos.

- No pienso… morir… aquí…- Se decía a si mismo mientras aún se esforzaba en salir de su celda- No voy a morir… Si nadie piensa ayudarme… Me ayudare… Yo… Solo…

Arthur pausó en ese momento y se sentó en el suelo, cerca de los barrotes para tomar aire. El ruido de la puerta y pasos en su dirección llamó su atención y antes de poder decir algo una persona le abrió la puerta de la celda y le obligó a salir. Muy confundido, el taguel se apartó de quien lo había rescatado en ese momento.

- ¿Por qué…?- Antes de recibir respuesta, esa persona le entregó la beaststone que le habían quitado los mercenarios- Umm… G-gracias…- Respondió tímidamente, aceptando entonces su piedra de vuelta.

Una tercera sacudida invadió el barco. Arthur y el desconocido subieron hasta la cubierta viendo como el barco se incendiaba y la tripulación intentaba luchar contra unos laguz invasores, mientras que otro barco desconocido se acercaba desde el lado oeste de la cubierta.

- Tsk, espero que no sean más enemigos…- Murmuró Arthur en voz baja- Si el barco está destinado a hundirse, al menos quiero luchando…

Dicho eso, el taguel se dispuso a transformarse y avanzó por la cubierta, atrayendo la atención de un laguz alado de ojos rojos, con unas plumas color pardo y pico afilado. Arthur esquivó a tiempo su ataque y se dio media vuelta de un salto para encontrarse frente a frente con su enemigo.

Halcón vs Taguel, seguro su batalla seria legendaria.

Mientras el barco se incendiaba a su alrededor, el pelaje de Arthur se erizó y sus orejas vibraron levemente. El halcón emergido avanzó hacia los lados y lo observo fijamente, antes de alzarse vuelo y acechar a Arthur como si fuera su presa. . El taguel no tenía grandes habilidades para el combate, pero era bastante veloz y muy pequeño. Así que en el tiempo que se mantuvo transformado uso eso a su favor y el caótico entorno en donde estaba para evitar daños graves. Cuando tuvo su oportunidad, el laguz dio una fuerte patada a la bestia alada con sus patas traseras, aturdiéndola el tiempo suficiente para que se mantuviera brevemente en el suelo y al alcance de los dientes del conejo.

La profirió un sonido desagradable mientras sacudía sus alas y su cuerpo, queriendo sacarse a taguel de encima. Arthur por su parte, no quiso soltar al emergido tan fácilmente, intentó mantener el agarre con sus patas delanteras, mientras continuaba mordiendo con sus dientes en un mismo punto, cada vez más fuerte, cada vez más profundo…

Los movimientos del halcón se volvieron más lentos y torpes, hasta que finalmente cayó muerto en la cubierta debido a la pérdida de sangre. Arthur mantuvo sus dientes clavados en el emergido, mientras sentía su corazón latiendo a toda prisa, su pelaje erizado y gruñidos bajos saliendo entre sus dientes debido a la adrenalina.

Una mano toco la espalda del taguel haciendo que este saliera de su estado de trance, bajó las orejas y vio entonces al mercenario que lo había ayudado a escapar de la celda diciéndole que debían retirarse. Arthur se mantuvo en silencio, pero asintió con la cabeza. Momentáneamente volvió a su forma de niño y siguió a su compañero a un lugar seguro. Mientras los dos huían, vio como varios de los mercenarios que luchaban intentaban huir hacia el barco que vio antes desde el lado oeste, el cual estaba en mejor estado.

Si el taguel sobrevivía se le presentaba la oportunidad de reencontrarse con su familia en el futuro, ¿le creerían que estuvo en la Batalla Final contra el Imperio blanco, y derrotó un halcón emergido? Probablemente sus hermanos no le creerían, o al menos, eso es lo que Arthur pensaba.

Resumen:
Arthur cree que es una buena idea esconderse en un barril para huir de unos guardias que lo persiguen, y acaba sin querer en un barco lleno de mercenarios que se dirigen a Mitgard. Poco antes de que la embarcación pudiera tocar tierra, es atacada por emergidos laguz alados y el taguel le toca enfrentarse a uno de ellos.

Calculo de daño: Usa la Beaststone para no morir. Con susodicha especialización (acero), sin supports, ni skills, haría… 2 puntos de daño al ejército emergido.
Arthur Kirkland
Arthur Kirkland
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Taguel

Cargo :
Fugitivo

Autoridad :
-

Inventario :
Beaststone [2]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Piedra-1

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco IN979RC

Gold :
604


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Jafar Lun Feb 01, 2021 1:56 pm

Jafar no era capaz de entender por completo la situación en la que se encontraba. Había muchos datos que se le escapaban, muchas cosas que no habían querido compartir con el por ser un niño. Pero sabia lo importante. Algunos dragones de Goldoa iban a invadir el hogar de los emergidos, atacando por una vez en lugar de esperar por ser atacados. El porque de esa acción repentina, las conversaciones que iban detrás de todo aquello no importaban. Lo que importaba era que iban a luchar contra el enemigo de Goldoa, y mas importante aun, que Kurthnaga viajaría con los suyos para luchar. Si el príncipe iba , el tambien. Eso era suficiente para el infante.

Aun asi seguía sin entender. No entendía porque se habían reunido tantos humanos y laguz en el mismo lugar, en el mismo momento. Y porque los que antes eran enemigos luchaban juntos. No entendía de donde salían tantos emergidos, pero por sobretodo no entendía porque había laguz en las líneas enemigas, porque había dragones? Los dragones no eran emergidos... Jafar nunca se había encontrado con uno asi... uno que luchaba contra los suyos... Estaba enfadado. No sabia porque pero esa vision le enfadaba , le hacia ahogar un gruñido en su garganta.

Se quito el abrigo que le envolvía, convirtiéndolo en una bola de pieles. El frio era algo que tampoco entendía, como era posible que existiese un lugar donde las temperaturas fueran tan bajas? Como podía vivir alguien en un lugar tan frio? El frio dolía ... por suerte Kurth se había encargado de que fuese bien abrigado, aunque no había conseguido que se pusiera zapatos. Aunque en esos momentos, con la intención de entrar en batalla contra aquellos falsos dragones, el abrigo molestaba. Y se lo quito.

Pero no llego a transformarse, ni a dar un solo paso. Uno de los dragones cuyo rostro le era familiar de palacio, pero cuyo nombre desconocía lo detuvo. Mirándolo con algo de pena el mayor soltó un suspiro. Rebusco entre sus bolsillos y saco un brazalete que le coloco en el brazo izquierdo. Al niño la pieza le quedaba grande, y le molestaba, asi que su primer impulso fue quitárselo y tirarlo al suelo. Pero fue detenido y el adulto le dijo con seriedad que no se lo quitase. Que aquella pieza le haría mas fuerte. No entendía, pero esas palabras le convencieron, asi que asintió. Si le hacia mas fuerte no se lo quitaría.

Observo el brazalete durante unos instantes. Se fijo en el paisaje a su alrededor. Blanco, rojo y negro. Luchas, sangre alla a donde alcanzase su vista... Todo contra todo... Su figura pequeña en el gran conjunto, demasiado blanca sobre la nieve. Alzo la vista hacia los dragones enemigos que veía sobrevolar el campo de batalla. Y entonces lo escucho. Un nombre. El infante había escuchado el nombre de Kaltrina con anterioridad, pero no sabia exactamente quien era, cual era su papel en aquella guerra que envolvía al mundo. Solo sabia que era importante, que iba con los emergidos, que era su líder, asi como Kurthnaga era el de los dragones... Pero no le había dado mayor importancia, no hasta ese momento. No supo si fue un dragón de los suyos, o alguno de los beorcs del campo de batalla, cercano a ellos. Pero lo escucho. Kaltrina. Norte de la isla. Derrotar al líder. Hacer caer a los emergidos.

Si derrotaban al jefe... el ejercito se rendiría? Se acabaría todo? Jafar no sabia de estrategias, pero si que había participado en múltiples batallas y sabia a que objetos era mejor golpear. Por mas que quisiera acabar con los falsos dragones, si aquellas palabras escuchadas eran ciertas.... Si. Era mejor. Iría a por el jefe.

Estiro la mano y agarro la manga de las ropas de Kurthnaga , a quien tenia al lado. Lo observo unos instantes.

-Jafar... Jafar va a ir... contra jefe de los emergidos... Jafar es fuerte, asi que Jafar va a volver... con Kurthaga... As que Kurthnaga tambien... tiene que ser fuerte... para esperar a Jafar...

Sentía una presión en el pecho, la preocupación a la que no sabia darle nombre, producto de tener que dejar al príncipe atrás. Fuera de su vista... pero era mejor asi. No sabia porque pero era... era mejor si solo iba el... Pero...

Dirigió una mirada al dragón que le había dado el brazalete, el cual en esos momentos le observaba con cierto horror, sin capacidad de reacción ante la peligrosa declaración del niño.

-Cuidar de Kurthnaga... de parte de Jafar...

Y sin esperar respuesta desvió su mirada a Ammy, la laguz que había viajado con ellos y que estaba cerca de todos. Ammy era fuerte, quizás ella tambien.

-Ammy fuerte... Ammy libre.... Ammy puede elegir... quedarse aqui... o acompañar a Jafar...

Pero tampoco espero respuesta. Se alejo de sus acompañantes, lo suficiente como para tener espacio suficiente para transformar su cuerpo. El mismo se vio envuelto en luz, comenzó a cambiar de forma, a aumentar de tamaño. Y donde antes había un niño ahora había un dragón que por poco no alcanzaba los dos metros. Sorprendentemente el brazalete se había adaptado a el en la transformación. O quizás es que desde el principio era demasiado grande para el. Ahora no se cerraba en torno a sus patas, pero no quedaba grande ni le apretaba.

Extendió las alas y alzo el vuelo, rombo al lugar en el que se suponía estaba la líder emergida.

Por el camino fue atacado. Sintió flechas y lanzas intentar penetrar sus escamas, pero su cuerpo rechazo las mismas. Sintió la magia caer contra su cuerpo, pero no le provocaron mas que cosquillas. Nada le hacia daño, y cuando los laguz alados se abalanzaban sobre el aprovechaba su pequeño cuerpo de dragón y su velocidad para esquivarlos, pasar de largo. Tenia su objetivo claro, no iba a perder el tiempo en peleas aéreas. No ahora, quizás luego...

No sabia quien era la líder, nunca la había visto. Pero vio a muchos, muchísimos humanos . La mayoría heridos, muchos asustados, rodeando a una única figura. La de una mujer. Inexpresiva, armada... Era fuerte. Aun desde el cielo Jafar lo notaba. Era ella... Y estaba.... se movía raro, lento... mientras un par de beorcs se alejaban de ella.

Espero a que se alejasen mas, tomo aire y lleno sus pulmones con el mismo. Descendió un poco y cuando los beorcs se habían alejado por completo expulso el fuego que había estado conteniendo en sus pulmones. Su garganta envuelta en el calor familiar mientras la figura de la estratega quedaba fuera de la vista. Completa y totalmente cubierta en llamas. Expulso todo el fuego que pudo. Noto el brillo del brazalete, notaba sus llamas mas fuertes y poderosas que nunca. Mas difíciles de controlar, pues casi alcanzaron a los humanos... Y en cuanto se quedo sin aire las llamaradas que habían envuelto a la figura se disiparon. El niño no encontró lo que esperaba.

Los demas emergidos quedaban calcinados ante su fuego, o al menos severamente quemados y dañados. Pero esa... esa mujer no... Era fuerte... Era muy fuerte... Se había quedado parte de su túnica, sobretodo sus mangas y la parte baja de la misma. Y se estaba golpeando suavemente el brazo, ahora que había recuperado por completo su libertad de movilidad, como apagando las ultimas llamas del mismo. Pero estaba... estaba bien... El... era débil.

No, no, no... tenia que volver a hacerlo, volver a intentar. Tomo aire de nuevo. Pero mientras realizaba sus acciones la mujer no se detenía. Había fijado toda su atención sobre su persona. Había clavado su espada en el suelo, a un lado suyo, al ver que su objetivo volaba y se le escapaba. Jafar no vio exactamente de donde lo saco, pero ahora tenia un grimorio entre sus manos. Antes de que el dragón pusiese escupir una vez mas su fuego un poderoso rayo lo alcanzo. El cielo sobre el se había cubierto de nubes negras, como si de golpe se hiciera de noche, y estaba rodeado de pequeños truenos y rayos que lo rodeaban... para que no escapase de aquel poderoso rayo que le dejo sin respiración. Que paralizo su cuerpo por completo, impidiéndole volar y haciendo que su cuerpo inerte cayese, estampándose contra el suelo dejando una leve nube de nieve ante su caída.

Dolía ... dolía mucho... la magia hacia tiempo que no le hacia daño pero aquel rayo, aquel trueno... Dolía ... Intento ignorarlo ,apartarlo de su mente. Intento tomar aire, mantener su transformación. Pero a cada bocanada de aire que tomaba, a cada pequeño movimiento que su cuerpo realizaba, un intenso dolor le recorría. Atravesando toda su espalda, alcanzando todos sus miembros y notándolo en la punta de sus alas. Los pequeños rayos aun seguían rodeándolo, cayendo a su alrededor, alcanzando su cuerpo de tanto en tanto. El dolor cada vez mas intenso, pues se negaba a detenerse, se negaba a perder.

Era débil ... era muy débil ... pero tenia que ser fuerte... por Goldoa. Por Kurthnaga...

Consiguió ponerse a cuatro patas sobre el suelo, extender las alas y lanzar un furioso rugido que retumbo en sus propios oídos ,que se hizo escuchar alrededor. Y entonces un nuevo rayo cayo sobre el , tumbándolo una vez mas, haciendo que perdiese su transformación y que cerrase los ojos unos instantes. Un pequeño hilo de sangre escurriendo desde uno de sus orificios nasales.

No supo cuanto tiempo estuvo con los ojos cerrados, pero al abrirlos el brazalete estaba destrozado a su lado, y una sombra se cernía sobre el. Kaltrina se había acercado a la figura del niño, quedando sobre el. Con el grimorio abierto en sus manos y las intenciones de volver a atacar claras.

El infante gruño, mirando con odio a la figura, y con el poco movimiento que le quedaba en el cuerpo agarra la pierna ajena con ambas manos y le mordió. Antes de que siquiera pudiese hacerla sangrar con sus dientes humanos recibió una patada. Deshaciendo su agarre sobre el cuerpo ajeno. Robándole parte de la respiración.

Dolía tanto... y le costaba tanto mantener los ojos abiertos.... fijarse en su entorno... Peligroso... Todo eso era muy peligroso...

"Kurth ... duele... duele mucho... estoy cansado... "

resumen:
Resumen:
Jafar deja atrás a los dragones de Goldoa con los que a viajado y se dirige hacia Kaltrina. Gracias a la skill de Resistencia Absoluta y la técnica legendaria Protección Antigua no recibe daños durante su viaje.
Cuando alcanza su objetivo aprovecha que el mismo tiene la movilidad reducida para lanzar fuego sobre la estratega, pero parece que el mismo no le afecta demasiado. Kaltrina se fija en el y clava su espada en el suelo para cambiar su arma por un tomo legendario de trueno. La magia le alcanza de lleno , derribándolo. Cuando esta en el suelo recibe un segundo ataque que hace que pierda su forma dragón para volver a la forma de un infante.  Intenta pelear aun en su forma, intentando morder a la mujer, pero la misma le patea.
Jafar queda al borde de la inconsciencia a la espera de ser golpeado de nuevo.

Calculo de daño :

3 de daño base por la técnica legendaria + 1 por el sello de Duma = 4
Jafar
Jafar
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Silver Dragon

Cargo :
Asesino

Autoridad :
-

Inventario :
Báculo de heal [1]
Vulnerary [1]
Elixir
.
.
.

Support :
Kurth [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Iwzg0SR
Ammy [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco VbOAHUR

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco DbZ7r8S

Gold :
1285


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Aran Lun Feb 01, 2021 6:06 pm

Aran no había imaginado poseer una responsabilidad mayor en toda su vida. Entonces viajaba junto a quienes tenían verdadera influencia política en este mundo. El príncipe, su prometida y su consejero, quienes entonces caminaban rodeados por sus guardianes, una mezcla de ambos reinos representada en el campo de batalla. Entre ellos estaba el peliverde, sujetando la lanza de lado, pegada a su pecho, como si se tratara de un artefacto raro y peligroso. No exageraría al decir que ciertamente la veía de esa forma. Juntos marchaban con la sola intención de matar a Kaltrina, quien supuestamente se encontraba más adelante, mucho más, al final del gran combate, del cual se sentía un desperdicio no estar formando parte. Pero no, no era su misión; su príncipe le había convencido de que esa lanza debía cazar a la líder de los emergidos, además de que Daein era fuerte, y no necesitaba de su inmediato auxilio. Concentrado, el peliverde seguía sosteniendo su arma con firmeza, sin importar el frío que causaba su tacto. Incluso en un lugar blanco como aquel, sentía que sus manos se congelaban solo por cargar con su peso. Era muy pesada, pero por lo mismo exigía la mejor postura de su mano, de su brazo y espalda. No permitía errores.

Ese lugar era frío, tanto como Daein en sus épocas más duras. Hacía tiempo que no sentía una brisa tan helada, pero no se amedrentó. Pronto las reacciones elementales de la magia arcana comenzaron a avivar el ambiente a su alrededor, fuego, temblores y tormentas, que junto con los gritos comenzaban a teñir el aire del calor más insoportable. Era una aglomeración caótica y descontrolada.

Al menos Aran estaba acompañado. Y tenía el mismo objetivo que los demás. Entonces Pelleas miró en su dirección y le ofreció algunas palabras de apoyo. Aran asintió, su rostro serio. Prefería creer que así sería, aunque los pronósticos anunciaran lo contrario.

-Si lucha, es porque puede perder. -dijo tanto para los otros como para sí mismo, un tanto cabizbajo, de temor o convicción. Debía estar atento, pues ya la habían avistado más allá, ocupada en una batalla. Y en ese momento la vio, corriendo a toda velocidad en su dirección. Esa mujer era mucho más baja de lo que imaginaba, y aún así se movía tan rápida y tan ligera que bien podría ser una ilusión. Aran intentó alzar la lanza, pero algo no se lo permitía. ¡De pronto pesaba tanto! Su pequeño retraso lo dejó abandonado detrás, mientras las demás fuerzas de Daein atacaban en sintonía a la mujer. El consejero se adelantó, acompañado de Pelleas. Y nuevamente la magia oscura engulló sus sentidos, incluso si no estaba dirigida a él, cosa que detuvo aún más sus intentos de atacar.- ¡Tengan... tengan cuidado! -exclamó, sosteniendo la lanza con ambas manos la cual, obstinada, seguía apuntando solamente al suelo. No podía permitir que salieran heridos sobre él, ¡No era justo, no era …correcto! Pero sucedió todo tan rápido, y cuando la reina de Durban apenas lograba escapar de dicha encrucijada con vida, Aran por fin logró empujar sus músculos en esa dirección, para interponerse entre el ente maligno y las personas que había jurado proteger.

Aran quiso cambiar de arma, dejar la lanza, que pecaba de ridícula, en la nieve. Pero no pudo desprenderse de ella. No cuando, si no fuera por su frío, el calor de las llamas lo hubiera calcinado vivo. Un fuego mortal que engulló a la líder y que además rozó muy cerca su piel. Al mirar al cielo podía comprenderse el por qué. Un dragón, como no solía verlos, blanco como las montañas de Mitgard. El soldado cogió aire, sin duda escandalizado por su vuelo. Quizás no era el dragón más grande que había visto en su vida, no, los que danzaban por el campo de batalla eran más peligrosos y contundentes en tamaño. Pero sin importar aquello, seguía siendo la visión más abrumadora que había tenido en un campo de batalla, sobre todo por el poder de su aliento. El fuego que engulló el aire cerca de él se sentía igual que un horno. La imagen de Kaltrina se distorsionó tras la pared de fuego, mientras aparecía humo y vapor por igual, descubriendo la roca y la tierra debajo del manto nevado.

Aran escuchó el tronar de los relámpagos de un tomo. El origen de las llamas había caído como un ave impactada por una honda. En la tierra, el tamaño de la criatura era mucho más evidente, sin embargo otro relámpago fue suficiente para deshacer su forma. Lo que apareció allí era todo lo contrario a lo que imaginaba. La figura de un chico… ¡Un niño en un campo de batalla! Aran ni siquiera consideró la edad de los laguz cuando corrió en su auxilio.

De pronto el peso del arma desapareció, como si hubiese alguien que lo ayudaba a sostenerla. Aran miró sobre su hombro; entonces creyó haber visto algo, a alguien. Aguantó la respiración, y sintió como la lanza se apoderaba de toda su extremidad hasta el hombro. No sentía más que un hilo de fuerza, entumecido por la rectitud que se apoderaba de él. No había dolor ni esfuerzo.

La figura de la mujer estaba cada vez más cerca. Esa villana, que atendía a sus marionetas sin corazón, y que ahora estaba a punto de acabar con la vida de un manakete indefenso.

"Haré que el frío te estremezca. Que lo sientas de verdad."

Una vez a su alcance, la gema en su lanza brilló y destelló, como guiada a su objetivo. Aran atacó en diagonal, lejos, demasiado lejos quizá, sin embargo sintió como si el filo de la lanza obsidiana se extendiera, impactando a Kaltrina por la espalda. El frío la hizo detenerse en seco unos segundos. Aran aprovechó ese momento para ir por su cabeza. Sin embargo, la detestable mujer levantó su brazo y desvió el filo del arma, tirándola hacia atrás y desequilibrando la postura del soldado, quien se afirmó bien con las piernas extendidas para no caer. Entonces Kaltrina lo miró a los ojos, sin embargo Aran recibió esas iris escarlata con los párpados bien abiertos, sin que su rostro temblara en absoluto, como una estatua. No se inmutó siquiera cuando vio que desenvainaba una hacha corta, la que en un solo lanzamiento podría acabar con su vida. Cuando vio el arma volar en su dirección, se tiró al suelo, dándole la espalda. No porque quisiera esquivar el filo, sino porque allí cargaba con su fiel escudo, el cual lo protegió del golpe mortal, más le arrancó todo el aire al sentir que, de igual manera, el filo había alcanzado a penetrar su coraza y cortar su piel. Aran se puso de pie tan pronto como pudo, todavía dispuesto a comprar tiempo contra Kaltrina.

resumen:

Aran acompaña a su grupo hasta que llega Kaltrina. El peso de la lanza lo detiene y no lo deja actuar. Cuando cae Jafar, corre a auxiliarlo y consigue dar con Kaltrina una vez. Sin embargó ella desvía su arma, lo hace perder el equilibrio, y le lanza un hacha corta. Aran usa su escudo que está en su espalda para protegerse, pero igual sale dañado. Se levanta sin escapar.

3 daño por arma legendaria
Aran
Aran
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sentinel

Cargo :
Guardia de Nevassa

Autoridad :

Inventario :
Jabalina [4]
Lanza de acero [2]
Tarjeta de platino
Black Relic [2]
.
.

Support :
Pelleas [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco T5YdKSG

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco VO4IE4z

Gold :
610


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Ammy Mar Feb 02, 2021 6:28 pm

Había pasado un largo tiempo desde la última vez que Ammy estuvo Mitgard. En ese entonces, solo estaba ahí por fines meramente turísticos, y de lo único que necesitaba preocuparse era por los animales salvajes. Pero ahora, su motivación era diferente y muchas cosas en ese país habían cambiado, excepto por el clima, claro, que continuaba siendo tan helado y molesto como ella lo recordaba.

La situación era critica en el campo de batalla, y los guerreros mas fuertes, humanos y laguz se encontraban en ese momento combatiendo a la líder de los emergidos: Kaltrina; la que muchos decían que era un oponente invencible pero que de todas formas intentaban con mucho esfuerzo derrotar. A estas alturas, Ammy seguía intentando comprender la motivación de los emergidos para luchar, la razón que había llevado a la estratega a hacer todo esto: ¿Era por poder? ¿Orgullo? ¿Para proteger algo que amaba? ¿O era por mero odio hacia sus llamados “enemigos”? Sea cual fuese la razón, no quitaba el hecho de que aquella estratega había provocado mucho sufrimiento en su intento de conquista, y que la guerra estaba llegando a su clímax en Mitgard.

Y ahí estaba Ammy, acompañando a varios de los dragones que vinieron desde Goldoa para invadir el Imperio Blanco, atacando por una vez en lugar de esperar a ser atacados. El porqué de esa decisión tan repentina, las conversación que iban detrás de todo, aquello no importaba ahora. No solo Goldoa estaba luchando, también estaba participando Gallia, y algunos lobos que habían logrado sobrevivir después de la caída de Hatari estaban ahí luchando. Ammy esperaba que esta fuera la última vez que ella tuviera que combatir contra los emergidos, pensaba en sobrevivir, y pensaba en que hacer en su propio futuro si lograban ganar.

La peliblanca pensaba que aunque Hatari había caído ante los emergidos, mientras aun existieran lobos en otras partes, su cultura jamás desaparecería por completo. Sentía que ahora mismo luchaba con un propósito, que era parte de su responsabilidad proteger aquellas vidas que quedaban, que era su responsabilidad proteger a las personas que la acompañaban ahora mismo y que era su responsabilidad de luchar por ese futuro que tanto deseaba alcanzar. Uno donde ella, sus seres queridos y su raza pudieran vivir tranquilos y sin preocuparse por la guerra.

Mientras se dirigía con su grupo hacia el núcleo de la batalla, la loba miró con cierta aprensión el brazalete que mantenía oculto en el borde que cubría su muñeca izquierda, el cual fue un regalo por llegar a semifinalista del Lord of the Arena en Regna Ferox. El brazalete estaba grabado con simbología que hacía referencia al dios de la guerra, y que muchos decías que brindaban un gran poder a los laguz que la utilizaban a cambio de un alto precio

Si la batalla se volvía muy dura, tal vez llegaría a usar el poder del brazalete para intentar retener a Kaltrina. Pero, en este momento ella dudaba, dudaba porque su salud estaba frágil debido al estrés que había estado sometiendo a su cuerpo durante los últimos meses, y aunque se había sometido a un tratamiento de sanación para curarse aun necesitaba descanso. Usaría la magia del brazalete como último recurso, y si su cuerpo no lo lograba…

Que sea lo que Ashera decida…

Antes de transformarse para luchar con los emergidos, Ammy decidió hablar primero con Kurthnaga y repasar de nuevo cuál era su estrategia. Sin embargo, se encontró con Jaffar en el camino, quien estaba terminando de hablar con él y un dragón que los acompañaban. No sabía sobre qué hablaban, pero después de que Jaffar dirigiera su mirada hacia ella, supo de qué se trataba. Jaffar estaba pensando en atacar a Kaltrina.

- Espera, Jaffar… Creo que deberíamos ir todos juntos…

Pero, el chico no espero respuesta y se alejó rápidamente antes de que la loba pudiese detenerlo. Ammy le dio una rápida mirada a Kurthnaga y después al dragón, para entonces sonreír levemente.

- No se preocupen, iré por él.

Dicho eso, la laguz se transformó en un enorme lobo y el brazalete se adaptó para ajustarse mágicamente en su cuerpo.

Ammy siguió la figura dragón de Jaffar que estaba en ese momento a varios metros sobre el suelo. Avanzando en zigzag a toda velocidad sobre la nieve, esquivando a soldados y emergidos por igual hasta donde parecía estar la estratega Kaltrina.

Aunque la loba era fuerte y veloz, su agilidad seguia siendo menor que la de un dragon. Y aunque hizo lo posible de no distraerse en el camino con los líderes del ejercito emergido, pero se detuvo cuando presenció al dragón blanco caer justo después de ser impactado por un poderoso rayo.

- “¡No!”- Gritó internamente, sintiendo una presión en el pecho- “¡Jaffar!

Rápidamente, la loba corrió al lugar donde vio al chico caer, pero no estaba segura de sí llegaría a tiempo para rescatarlo. Estaba asustada, ansiosa, triste, molesta… ¿Qué le diría a Kurth? No iba a poder verlo a la cara si no llegaba a tiempo y volvía con Jaffar.

- “Resiste, resiste, por favor…”- Suplico en su mente, mientras se acercaba.

¿Qué clase de oponente era Kaltrina? ¿Cómo podría enfrentarla? ¿Llegaría a tiempo?

El olor a sangre invadió sus fosas nasales, así como una brisa fría que le puso la piel de gallina. En el lugar se encontró a Kaltrina en medio de dos personas; un soldado y un niño tirado en la nieve.

¡Jaffar!

Ammy no tuvo tiempo para pensar mucho, solo sintió que su compañero estaba en peligro y su cuerpo reaccionó acorde a su instinto y emociones, cubriendo progresivamente sus colmillos y garras con una sustancia metálica. La loba uso la fuerza de sus piernas para impulsarse, y embistió a la mujer, clavando sus colmillos furiosamente en un lado de su torso.

- Grr…

Kaltrina no pareció mostrar dolor o miedo cuando la loba comenzó a morderla, ni siquiera pareció que el peso contrario le afectase. Mientras la loba intentaba apretar la mandíbula para atravesar el grosor de la armadura de la mujer, sus colmillos y uñas se tiñeron de un color rojizo, como si de repente el metal que los estaba cubriendo se pusiera arder al rojo vivo.

Ammy comenzó a sentir un fuerte dolor en la mandíbula y en las patas, pero no solo eso, al levantar la mirada y ver a la estratega, la loba comenzó a sentir un miedo indescriptible apoderándose de su cuerpo.

- “¿Qué? ¿Qué eres…?

Mientras el agarre de la laguz comenzaba a flaquear, la estratega saco un tomo oscuro y recito un hechizo. Finalmente, una pesada aura oscura envolvió el cuerpo de la laguz haciendo que esta terminara de soltar a Kaltrina. Ammy soltó un aullido adolorido y se apartó rápidamente de ella, retrocediendo varios pasos y apenas logrando mantenerse de pie con sus patas temblorosas. Intentó mantener su mirada enfocada y continuar luchando, pero le fue inútil debido al mareo y el miedo instintivo que sentía hacia la estratega.

No puedo... No puedo moverme...

Fue entonces que la laguz decidió enfocar volteando hacia otra parte, viendo al cuerpo Jaffar todavía inconsciente, y ahora a su alcance.

Jaffar...

Usando lo último de sus fuerzas, Ammy corrió hacia donde estaba el pequeño y se lo llevó lo más lejos posible de este lugar.

Lo siento... Lo siento...

Resumen:
Ammy corre a ayudar a Jaffar, pero llega tarde, justo en el momento en el que Kaltrina está por atacar a Aran. Así que lo primero que hace es morder a Kaltrina en un lado del torso para intentar retenerla.

Pero la táctica no le funciona por mucho tiempo. Kaltrina usa Mal augurio y ataca a Ammy con un tomo legendario oscuro para que la suelte. La loba resiste el ataque pero termina sintiendo tanto miedo en ese momento que decide llevarse a Jaffar y huir del sitio.

Calculo de daño: 6 de daño base duplicado por la técnica legendaria (Carga valiente) + 1 por el sello de Duma = 7
Ammy
Ammy
Afiliación :
- HATARI -

Clase :
Alpha Wolf

Cargo :
Desempleada

Autoridad :
-

Inventario :
Elixir [3]
.
.
.
.
.

Support :
Issun [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Iwzg0SR
Kurth [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Jafar [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Kyleb [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco IlRJdTI

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Fy4uE7I

Gold :
831


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Henry Miér Feb 03, 2021 2:28 am

Todo había comenzado con un sonido extraño que le había perseguido por algunas horas. Pero acostumbrado a escucharlo, Henry no lo registró hasta que uno de los cuervos revoloteó frente a él y le picoteó la remera. Fue entonces que reconoció el rugido de su propio estómago. - Oh. Ya, tienes hambre? - Le preguntó sonriendo al cuervo.
Tras unos caw caw, no tardó en encontrar una fogata en el camino y a su alrededor uno mercenarios. Donde había una fogata había gente y donde había gente había comida.

Un grupo agradable que sin gran compromiso aceptaron un par de monedas a cambio a compartir algo de su comida. Compartió el insulso estofado de ingredientes irreconocibles con el cuervo en su hombro mientras los mercenarios hablaban entre ellos y sus palabras llegaban a sus oídos irremedialemente. "Esa perra emergida.", "malnacida" y otros insultos hacia una tal "Kaltrina" cuya descripción le resultó bastante familiar.

Poco después Henry dejó el campamento, alegre de poder alimentar a los cuervos que descendieron de los cielos para saborear los manjares que ahora rodeaban la fogata. Como sucedía pocas veces, el mago había hallado un destino al cual dirigirse, un barco que zarpaba hacia "Miga-aaalgo" contratando mercenarios para enfrentarse a los emergidos y esta tal "Kaltrina".


Apenas habían zarpado cuando recordó cuán detestables eran los viajes en barco, calor, humedad, gente y gatos que le daban la espalda. Nada que hacer durante días, la única distracción siendo los cuentos de los marineros acerca de mujeres malditas mitad pescado cuyo hechizo se deshacía con un simple beso. ¡Patrañas! ¡Ni que deshacer una maldición fuera tan simple!
Al menos entre los cuentos también podía escuchar comentarios útiles sobre los emergidos, su ejército y las cabecillas de este. Rumores sobre la doncella y la garza. Palabras que le ayudaban a distraerse pensando como ese ejército de emergidos destrozaría a todos los presentes en aquél barco. Que cada vez hiciera más frío no ayudaba.

"¡Tierra a la vista!" Un manto blando en el horizonte, eso explicaba el frío. Al fin habían llegado, pero antes de llegar a puerto comenzaron los gritos de batalla. Al parecer un barco cercano, probablemente con su mismo objetivo de unirse a la batalla contra los emergidos estaba siendo atacado por estos, un grupo de laguz emergidos revoloteaban a su alrededor y el navío se aproximó en su auxilio.
Henry observó interesado como mercenarios y marineros experimentados en aquel tipo de maniobra

Trepar por aquellas escaleras de cuerda era una ardua y costosa tarea en la que gastó su buen tiempo. Pero cuando al fin estuvo lo suficientemente alto, tomó la cuerda y saltó. - ¡Nyajajaja! - Rió durante el trayecto, pero sus manos resbalaron de la cuerda y cayó dolorosamente sobre la cubierta del otro barco.

Por un momento mientras e balanceaba en el aire creyó ver un animal familiar ¿un conejo? Pero al aterrizar, luego de frotarse entre quejas la zona adolorida con sus manos quemadas, a su alrededor sólo pudo observar cadáveres de los enemigos vencidos y los tripulantes de aquél barco, que al parecer estaba a punto de hundirse, apresurarse a abordar el barco del que acababa de salir… Era decepcionante. Para cuando al fin logró llegar, la batalla había terminado, y la acción que le había parecido divertida terminó siendo dolorosa.


Al fin tierra firme. Aunque el piso siguió tambaleando un buen rato antes de detenerse. No tuvieron tiempo de descansar que con indicaciones a gritos les instruyeron para sumarse a la batalla. Instrucciones que fueron totalmente ignoradas por el joven mago que no perdió la primera oportunidad para separarse de aquél grupo, aunque le encataría verles morir uno a uno a mano de los esbirros de la doncella que no habían dejado de insultar durante el viaje. Pero tenía algo más importante e interesante que hacer: ¡Encontrar a la doncella!

En el camino se topó un carro volcado repleto de armas, entre ellas varios tomos de magia y rebuscando un poco, empujando los objetos con su pié, encontró un ejemplar de Ruina. Miró el decrépito tomo de fuego que tenía en su posesión y el aún más decrepito tomo de ruina que guardaba entre los pliegues de su capa (si a media portada y contraportada que contenían solo 2 hojas podía llamársele un tomo). No dudó en recoger el ejemplar que se le presentaba, no en sus mejores condiciones pero tampoco tan maltrecho, y continuar su camino.

Mientras más se adentraba en el campo de batalla, más amplia era la sonrisa del mago. ¡Era maravilloso! ¿Hacía cuanto tiempo no disfrutaba de algo como aquello? Los gritos, la sangre, las muertes, la desesperación y la agonía. No importa hacía que dirección dirigiera su atención, le recibía la belleza de la muerte.

Era el escenario perfecto, el mejor lugar para darle reposo eterno. Y pensar que todos los humanos y laguz reunidos allí compartían el mismo propósito era reconfortante, aunque en verdad quería ser él quien se lo obsequiara. Tal vez y con suerte podría acompañarla en el.

Era fácil atravesar un campo de batalla si sabías a quien seguir, y familiarizado como estaba con estos a Henry se le hacía fácil distinguir el camino que otros armaban ante él, beneficios de su tiempo en el ejército Plegiano. Por donde otros ya habían pasado rompiendo las filas enemigas era el lugar más fácil de volver a transitar y si no podía distinguirlos sólo tenía que seguir la dirección de algún esporádico "¡Caw!". Apenas le tomó unos pocos hechizos  y un buen uso de Mal Augurio para pasear por entre humanos y emergidos hasta poder divisar la figura que buscaba. Aunque a decir verdad, ese ¿eso era un dragón? ¡Wow! Ese dragó que pasó volando y le dio algo de envidia por la facilidad y rapidez con la que voló, ataques rebotando sobre sus escamas, sin hacerle un rasguño. Pero cayó.

Tan rápido había llegado el lagarto y a Henry le tomó su tiempo llegar hasta allí. Dónde el dragón había caído y desaparecido de su vista. Apenas la vió mordió su muñeca hasta hacer brotar sangre y comenzó a mezclarla con la magia oscura para crear su ataque especial

La doncella se encontraba en medio de un campo nevado. No era extraño siendo que la nieve lo cubría todo en aquel lugar pero si su estado, a diferencia del barro de nieve pisoteada y cubierta de sangre, ésta aún poseía su blanco puro, como si acabara de caer. No parecía natural, pero era algo que investigaría luego si tenía tiempo.

Además aquél blanco puro ya comenzaba a perderse bajo el carmesí de la sangre. La esbelta figura de la doncella era interrumpida por las fauces de un lobo descomunal pero no por mucho, una explosión de magia y el lobo comenzó a huir.

No había dudas, la mencionada "Kaltrina" era, sin dudas, la doncella. Y Henry no dudó en saludarla. - ¡Hey Kalty! ¡Te extrañéee~~! - Exclamó alegre mientras lanzaba su hechizo.

Su ataque no había surtido efecto, no uno apreciable, y no era algo que le sorprendiera, ya habían pasado por eso antes. Pero tampoco era algo que se cansara de hacer, por lo menos con aquél hechizo la doncella posaba su atención en él. Le sonrió al recibir su mirada vacía.
Fue entonces que se le ocurrió una nueva idea. - Nyajajajaja - Rió entusiasmado mientras se acercaba despreocupado hacia la doncella, sin molestarse en conjurar un nuevo hechizo mientras ella cambiaba su tomo de magia por una daga de su arsenal. Era extraño verla sin la característica decoración en su pecho, y era curioso poder ver a través del hueco vacío, casi como si se pudiera ver el deseo de la sangre por brotar y de la vida por escaparse.

Si era una maldición tal vez la solución era simple.Por mas improbable que ello fuera, había pasado horribles días con esas historias repitiéndose en sus oídos y no tenía nada por perder en probarlo… O bueno. - ¡Nyehe! - Tal vez sí perdía algo, un par de tripas. Fue algo que confirmó al acercarse a la estratega emergida y ser atravesado por la daga. Pero eso no impidió que probara su teoría y con un rápido movimiento llevar su mano tras la cabeza de ella y acercarla hacia sí chocandp sus labios contra los de la doncella en lo que supuso era un beso.

No sabía si le dolía más el estómago atravezado o sus labios al ser cortados contra sus dientes. ¿Y la gente decía que aquello era agradable? - D'awww… - Se decepcionó al ver que no se convertía en cenizas como había esperado, aunque a decir verdad, le hubiera sorprendido aún más si lo hubiera hecho. - ¡GYAAA! - Más poco pudo contemplar su decepción. Y la daga al ser retirada dolía más que cuando fue insertada. Sumando un fuerte cabezazo contra su frente y la patada de la estratega que acto seguido depositó sin piedad sobre la herida y le tiró al suelo sin esfuerzo.

Había sido decepcionante. De nuevo había fallado en otorgarle la muerte a la doncella y la herida dolía como mil demonios. Su único consuelo es que al parecer esta vez sí cumpliria su sueño, aunque no de la forma indolora que hubiera querido pero ¡Hey! No faltaba la sangre. Y si se apresuraba a seguir perdiendo sangre a ese ritmo, poco tardaría en perder la sensibilidad y olvidar el dolor. ¡Ah! Pero si eso pasaba no podría ver cómo acababa esa batalla. Si alguien más podría entregarle la preciada muerte a la doncella, o el campo bañado en cuerpos y sangre que cubriría aquellas tierras. La felicidad de los cuervos disfrutando su banquete...

Spoiler:
Pues resumen: Excusa para hacer aparecer a Henry en Mitgard. Viaje/llegada a Mitgard. Creo que vi a Arthur? saquear el carro de Under, envidiar a Jafar. Y Henry paseando por el campo de batalla como pancho por su casa, "Hola Katy"..."Kiss Kalty", "Auch Kalty D': "

Puntos de daño a Kaltrina... creeeo que sería algo así? Si no me olvido de nada?
Encantamiento Supremo Juicio 1 (+nada porque el nivel de arma ta chikito?) + 1 por el Sello de Duma = 2?
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Elixir
.
.

Support :
Garou [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco P9JvxLC [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 2cR4bhF

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco YvwSTdF

Gold :
1658


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Kang Lin Miér Feb 03, 2021 5:55 pm

Después de haber luchado bastante, por suerte justo habían logrado colarse al interior, donde de encontraba aquel ser... Aquella general de los emergidos. Toda la gente que podía ver allí reunida no era ningún grueso, pero definitivamente se veían todos como mismísimos héroes legendarios... y sin embargo no estaba allí para admirarlo. Sin tener ni siquiera la más remota idea de que su mismísimo amo, y parte del ejército de Rosanne, se encontraran también por allí.
Kang'Lin no debía estar allí, lo sabía, y por una razón es que había llegado al lugar... La cabezonería de Garou, eso era. Eso de que "tenía que hacerlo, de que tenía que ser un hombre y enfrentarla"... Era una temeridad, pero no por ello una estupidez. No podía pararlo, y no lo haría, pues él, más que nadie, lo entendía... Sus motivos. Y si tenía el poder de cambiar algo si tenía esa posibilidad, lo debía hacer.

"¡Tengo miedo, Garou...!" le diría, y sin embargo, no podía, no... No lo haría, no quería. Además, era Kang... no, Ryuuen... el que deseaba que Garou no temiera, que siguiese sintiéndose con confianza en sí mismo. Al fin y al cabo, eso era lo que le hacía ser él, inigualable.

- ¡Espera, lobito! Faltan mis mejores movimientos, verás qué efectivos~ -sacudió uno de sus pañuelos- ¡Además, yo también quiero lucirme! La persona que me gusta también está en batalla, sería injusto que lo abandonase. ¡No soy un cobarde~! -parloteó. Por supuesto, lo decía muy en serio, y sabía que el pelirrojo ni siquiera se iba a dar cuenta de por quién lo decía. Pero era parte de su gracia.

Dio un paso grácil, adelantándose al bandido, aún de camino contra la emergida. Sabía que no podía hacer nada más que eso, pero si podía ayudarle a él... en lo más mínimo, era lo que haría.
Dio un elegante giro, y lo miró. Aún sin música, con el sonido de armas y gritos de guerra de fondo, sus movimientos eran refinados, suaves, pero determinados.
Alzaba los brazos, recordando a cada momento que lo encontraba en los bosques, después de discutir con él. Un lobito perdido, un lobito fiel. Se acercó a él, al lobo salvaje. Le importaba, le importaba mucho y ya lo había descubierto hacía unos meses atrás.
Agarrando su tela, de translúcida seda, con ambas manos simulaba una lanza, haciendo referencia a los intensos entrenamientos, tal cual cada una de las técnicas que le había enseñado... Se imaginaba atacando junto a él.
Le rodeó, y hábilmente se colocó tras de él con unos ligeros pasos, pasando el pañuelo por su rostro, hizo mirar a Garou hacia su objetivo, y ya no más hacia su pequeña distracción...

Respetó aquellos cortos pero importantes segundos de concentración, tanto para Garou como para él mismo, quien se miraba las manos, pensativo.
Decidió entonces finalizar con su toque especial, la alegre despreocupación del pelivioleta... ¡Todo el mundo necesitaba una distracción! Esbozó una traviesa sonrisa y abrió bien una de sus manos, para palmear "ligeramente" el trasero del pelirrojo. - ¡Ha ha ha ha ha! -rió abiertamente, a pesar de estar en combate. Y, precisamente por esto, es que su felicidad no pudo durar mucho más, su pecho latía, y no era precisamente por sentimientos bonitos.

- Ven, acércate. -pidió, con un tono de voz normal. Para cuando tuviera a Garou mirándolo de frente, Ryuuen alzó la mirada, y entonces lo vio. La vio, a ella, a Kaltrina... y a sus intenciones. Tragó saliva y volvió a dedicar la mirada al bandido, poniéndose de puntillas pues, el susodicho era más alto. Entonces, le besó en la frente. - ¡Ahora tienes dos encantamientos~! -y con un guiño y un rápido gesto, colocó ambas manos en sus hombros. Si Garou seguía un segundo más ahí, iba a... - Ve a por ella, Garou. -sin darle tiempo a más, empujó a su compañero hacia atrás, usando su fuerza para apartarlo bastante de sí.

Y, tal y como había visto venir aquel ataque inminente, una lanza plateada de tres puntas se abalanzó sobre ellos, o ahora, en este caso, sólo él, Ryuuen. Pues, en cuestión de menos de un segundo, una de las tantas armas de Kaltrina habían impactado contra uno de sus objetivos.

Casi parecía que había escuchado el crujir de su carne mucho más tarde de sentir el inmenso dolor en su costado. - Haaa GYyaaAGH!!!!! -no pudo evitar gritar. El daño era insoportable, había sido atrincherado contra el suelo, literalmente, las tres puntas atravesando por debajo de su pecho, y restringiéndolo de escapar.
Ni de pensar, ni de respirar, se ahogaba aquella lanza había destrozado uno de sus pulmones. Desesperado, agonizaba en la consciencia que mantenía, sus manos, todo su cuerpo temblaba.

"Eso ha sido bastante estúpido de mi parte, así no podré reirme de él..." Él... Garou.
No veía nada, no escuchaba nada. Pero... aún era pronto, ¡para un branded, era muy joven para morir! Y además tenía que regresar a Rosanne... Reconstruir el ducado por su señor Virion, regresar junto a Garou... Eso era.
Pronto le volvió el sentido del tacto del resto de su cuerpo, y gracias a la posición que había quedado su mano, sobre su bolso, recordó que aún, efectivamente, era pronto.

- No me... ha..gas... reí..r. -masculló como pudo, un hilo de sangre saliendo de su boca. Sacó la fuerza, aquella sobrehumana que siempre había detestado, solamente para ayudar a alzar sus propios brazos, y entonces, agarrar la lanza. - ..KHHuGGH!! -Apretó los dientes y tiró de ella, arrancándosela de su cuerpo. Más y más dolor, pero ahora estaba libre... Estaba...
No podía perder más tiempo en pensar... Tenía que tomarse aquel elixir que había guardado en su bolso. Media botella la había derramado ya por su pecho, de camino a su boca, y se tomó como pudo el resto. Sentía que le escocía todo, era un dolor realmente insoportable.

Pero sobreviviría. Por ella, su hermana Kang'Lin... Y por ellos, los hombres más importantes de su vida.



resumen:
Cuando Garou y Kang entran en escena, Kang le baila a Garou para que tenga doble ataque.
Kaltrina le lanza un arma a donde se encuentran pero Kang aparta a Garou y es Kang quien resulta malherido en su lugar. Al final logra tomarse un Elixir para no morir.
Kang Lin
Kang Lin
Afiliación :
- ROSANNE -

Clase :
Dancer

Cargo :
Mayordomo

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Contrato con Mercenarios
.
.
.
.

Support :
Garou [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
-

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco NdTOcva

Gold :
983


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Garou Miér Feb 03, 2021 6:07 pm

El viaje había sido cansador, pues provenían de Illia, un reino pequeño y lejano que apenas comenzaba a erguirse sobre sus cimientos. Aún así, se mantenía firme con la idea de que no estaría allí solo. No solo estaría acompañado de batallones interminables, provenientes de todos los países del mundo. También tenía la mejor compañía posible a su lado. Cuando llegaron al páramo congelado de Mitgard, el branded miró varias veces hacia el otro lado. Estuvo a punto de decirle, admitir que quería hacer todo eso solo. Después de todo no tenía planeado morir en un sitio como ese, no cuando había hecho a sus compañeros la promesa de volver. Pero Ryuu… realmente estaba allí solo para sostener su espalda.

Garou no solo quería vengarse de la líder de esos emergidos, la que se había sentido capaz de matar, pero no lo había hecho por su propia torpeza. También quería comprobar si su “bendición” realmente surtía efecto. Abrigado de pies a cabeza, comenzó a abrirse paso con el bailarín entre toda la matanza y destrucción que allí ocurría. No desperdició energías luchando, sino que aprovechó de deslizarse entre cada combate, cada escudo y cada espada, hasta por fin divisar a la condenada Kaltrina. Fue entonces que vio algo que llamó su atención. Esos escudos eran inconfundibles; allí estaba el ejército de Rosanne, tal como había adivinado. Garou se pasó el pulgar sobre la nariz, fría como el hielo, y resopló. No parecía que estuvieran perdiendo, por lo que aún tenían oportunidad.

-¿Huh? -murmuró Garou, cuyos ojos habían estado clavados en la sangre y la miseria durante demasiado tiempo.- La verdad, ¡Deberías ser más cobarde! ¡Aún no me creo que estés aquí! -exclamó con una sonrisa. ¿Realmente iba a ponerse a bailar, ahora? Eran tan desconcertante que Garou se quedó mirando, estupefacto. Miraba a la nieve de vez en cuando. No quería pensar en lo peor, pero entonces sentía su corazón latiendo de nervios, de emoción. No podía sortear lo que pasaba en su cuerpo en ese momento. Daba la impresión que Ryuuen hacía lo posible por sacarlo de ese estado.-Hey… -intentó decirle que parara. Sentía que el tiempo se le escapaba de las manos. Podía escuchar el choque del metal, los gritos. El branded en ese momento se sentía tan joven como parecía en el exterior.

El pañuelo dirigió sus ojos nuevamente hacia Kaltrina. Garou se quedó boquiabierto un segundo, no por verla a ella, sino por descubrir al mismo mago loco de siempre, tan cerca de la emergida que parecía que ya se había llevado un “regalo” de su parte. Frunció el ceño tanto de desconcierto como de molestia. ¡Tenía que matarla, ahora!

-¡EEEH! -exclamó, mirando hacia atrás.- ¡E-estaba a punto de ir! -su rostro se tiñó de rojo, y no por el frío. ¡Lo había conseguido de nuevo! Hizo un puchero mientras desenvainaba su daga. Entonces Ryuu le pidió que se acercara, momento que aprovechó para decir lo que quería.- Apenas vaya hacia ella, tú tienes que huir… -le sostuvo de los brazos, lo decía muy en serio. Habían llegado muy lejos dentro de Mitgard los dos juntos, pero ya no podían permitirse el lujo de la suerte.- ¿Entiendes? Eh… - la seriedad que había demostrado se desvaneció, en parte, por lo que vino a continuación. Un pequeño beso en su frente, bien sutil e intencionado, que relajó la expresión de su rostro, pero que de alguna manera calmó su corazón. Aún así, su cara pronto pasó a una molesta.- ¡N-NO ME ESTÁS ESCU…!

El empujón que recibió no fue muy agradable, y no le dejó mucho espacio para reaccionar. Fue en ese momento que descubrió a Kaltrina, como una visión imparable. ¿¡Acaso la había visto venir antes que él a ella!? ¡Estaba ciego! - ¡PARA! -gritó, derrapando sobre la nieve con mucha fuerza. Aún así sus esfuerzos no fueron suficientes para impedir la herida que el bailarín sufrió a manos de Kaltrina. Garou ni siquiera lo pensó cuando volvió a correr hacia ambos, dando un salto altísimo, con toda la intención de tirar a esa mujer al suelo y cortar así su cuello por detrás. Entonces ella lo miró a él con esos ojos ensangrentados, a medida que desenvainaba otra arma solo para el branded. Sin embargo Kaltrina se vio distraída ante la fuerza de Ryuuen; seguramente él sí la había sorprendido, tanto que Garou fue capaz de aterrizar de lleno sobre su espalda, tirándola de cara a la nieve. Y con una fuerza y velocidad alocada la apuñaló tan rápido como pudo hasta que ella, sin titubear, atacó incluso derribada, ahuyentándolo. Garou no estaba seguro de haberle hecho daño; entonces tiró su cuchillo y corrió hacia el otro branded, ni siquiera atreviéndose a mirar lo que le había pasado.

Sin más, recogió a Ryuuen de la nieve y huyó, sin mirar hacia atrás. Sin embargo todo el mundo escuchó sus gritos.- ¡ERES UN IDIOTA! ¡DE REGRESO TE MATARÉ YO MISMO!

resumen:

Garou y Kang llegan juntos. Kang aparta a Garou y evita que sea atacado. Después Garou salta hacia Kaltrina y la tira al suelo para atacarla, aunque huye sin saber si le hizo daño, llevándose a Kang, lo más rápido posible.

1 encantamiento + 1 sello x doble turno = 4


Última edición por Garou el Miér Feb 03, 2021 7:43 pm, editado 1 vez
Garou
Garou
Afiliación :
- ROSANNE -

Clase :
Ninja

Cargo :
Bandido

Autoridad :
-

Inventario :
Tarjeta de cartón
Dagas de bronce [3]
Contrato con la Orden
.
.
.

Support :
Kang [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Henry [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco P9JvxLC [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco S8NGAtL[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 3VTtpab

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco XONGImw

Gold :
1453


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Luzrov Rulay Miér Feb 03, 2021 7:38 pm

No podía evitar encontrarse fuera de lugar. Las batallas y el conflicto no entraban dentro de su naturaleza. Era un sanador, era un hombre de fe. Cuando se unió a la iglesia lo hizo con el objetivo, con la intención, de poder ayudar a la gente. Y sabia que en esos momentos estaba ayudando, ayudando al mundo mas de lo que nunca había podido ayudar a nadie... Lastima que aquello significase entrar en guerra con todos los emergidos habidos y por haber, o al menos la mayoría de ellos. Lastima que implicase el tener que luchar contra aquella que los comandaba, aquella que lo había iniciado todo y que hoy le pondría fin. Ya fuese con la muerte de la estratega o con la muerte de todos los presentes a manos de esos seres. Esperaba , de todo corazón, que fuese el primero de los casos.

"Elimine... Hanon... Por favor, permitirnos volver a casa... "

No era tan ingenuo como para saber que muchos de sus acompañantes nunca mas volverían. No le gustaba el conflicto, pero eso no significaba que con las circunstancias actuales del mundo no hubiese tenido que aprender a defenderse, aprender a luchar. Lo había vivido tantas veces... Lo había vivido en la invasión a Plegia... incluso había ayudado a derrotar a un dragón emergido. Debería estar acostumbrado. Pero no era capaz de acostumbrarse a todo eso. Menos aun cuando miraba a su alrededor. Rodeado de soldados de Lycia, Sacae y Altea.

Había tanta gente, habría tantos enemigos... Porque estaba alli?... Cierto. Esta, estaban alli porque su presencia era necesaria. Porque aquella lucha, aquel sacrificio era necesario. Por ultima vez...  una ultima vez...

Sentado sobre Maotelus observo a la mujer de cabellos verdes, a su lado montada sobre su propio corcel. Y al otro lado de la misma a su amiga albina. Rememoro rápidamente todas sus experiencias hasta el momento. Todas las batallas. La lucha en la sala del trono, la de la biblioteca, la obtención del tomo que guardaba en la bolsa a sus espaldas en la catedral de Etruria, la primera ve que uso ese poder que le confirieron las misioneras... Se calmo un poco. Si estaba los tres juntos podrían hacerlo, podrían salir vivos, victoriosos del lugar... Llamo a la magia que dormía en su interior , sintió como la misma la envolvía, le cubría por completo... En aquel poder que sabia que haría que la magia no surtiese efecto en si. Ignoro la pregunta de su propia mente sobre si aquello seria efectivo contra la magia de la propia Kaltrina. Decidió abrazar aquel sentimiento...

Para cuando Eliwood se dirigió a los soldados que lo habían acompañado hasta el lugar, cuando se dirigió a ellos, había conseguido sentirse mas en paz consigo mismo. Aun no sentía que el campo de batalla fuese su lugar. Pero estaba mas calmado, mucho mas determinado a hacer lo que sabia que en esos momentos era su mision. Le dedico una sonrisa, calmada y dulce, a su amigo pelirrojo. A pesar de que sabia que no podría apreciarla entre tanta gente, les dedico la misma sonrisa a Lyndis y a Khigu, y después a los hombres de Caelin que les rodeaban. Vio como algunos se la devolvieron de vuelta , algo mas calmados.

Agradeció el impulso que había sentido antes de montar sobre su pegaso, agradeció haber podido besar las mejillas de ambas mujeres y susurrarles al oído que pasara lo que pasara tenían que volver a casa.

Enfocado tal y como estaba en sus propios sentimientos y pensamientos el discurso del marques termino antes de lo que se hubiera esperado. Y junto con ello era el momento de ponerse en marcha.

Sabia el plan. Tenia que ignorar las fuerzas con las que se encontrasen, tenían que avanzar a través de la abertura que Eliwood y sus hombres les otorgaban. Su mision, su objetivo , era mas importante que esos seres. Su objetivo era Kaltrina.

Su tomo y sus brebajes estaban a sus espaldas, pero su báculo estaba fuertemente aferrado en su mano derecha. Aquel báculo con una gema brillante que emanaba luz, aquella reliquia de Naga mas poderoso que ningún otro báculo que hasta el momento había usado. Aun con ello en las manos agarro las riendas de su pegaso, y lo espoleo para que alzase el vuelo . Al mismo instinto en que todos sus compañeros se pusieron en marcha.

No fue consciente de cuanto tiempo estuvo volando, de cuanto les faltaba o les estaba costando avanzar. Intentaba volar bajo, con la suficiente altura para no molestar a sus aliados y sus armas , pero para no perder a la mujer de cabello verde ni sus acompañantes. Fue consciente de los emergidos que se les abalanzaban por tierra, y de como los hombres de Lycia les cortaban el paso enfrentándose a ellos, ayudándoles a avanzar. Se percato de las unidades aéreas que se enfocaban a el, tomándolo como blanco, y evito el impulso de desviarse o enfrentarse a ellos. Teniendo que aferrar fuertemente las riendas para que Maotelus no desviase su curso. Los hombres , de Altea creía que eran, se aseguraron de que no sufriese daño.

Llego un momento en el que dejaron atrás a los hombres que acompañaban a Eliwood, y quedaron a su lado el pequeño grupo que les acompañaba. Ya no había manera de abrirse paso, no de la forma en la que lo habían hecho hasta el momento. Era caótico. No importaba si fijaba su mirada en la tierra o en el cielo. Solo veía sangre, magia, metales chocar. La única manera de distinguir a amigos de enemigos era el color de su piel, la naturaleza misma de esos seres. Había tantos enfrentamientos al mismo tiempo, tan cerca de ellos, les rodeaba tanta muerte... y no podía, ni debía hacer nada para evitarlo. Tenia que recordarse una y otra y otra vez cual era su meta. Y seguir avanzando.

No supo exactamente como, pero consiguieron abrirse paso. Esquivando enfrentamientos, dejando atrás a aquellos que les habían acompañado. Hasta que solo quedaron Khigu, Lyn y el mismo.

No sabia donde mirar, no sabia que buscar. Todo lo que veía eran plumas y escamas cayendo, sangre en el suelo. Magia expandiéndose. Muerte por todas partes. Su mirada se quedo unos instantes clavada en el tornado de fuego, aquel que abarcaba tanto y que a pesar de que lo habían esquivado para que el mismo no les alcanzase aun asi notaba su calor. El poder que emanaba del mismo. Como... como iban a poder enfrentarse a alguien con tanto poder?

Fue Maotelus, aterrizando entre Khigu y Lyndis quien le saco de su ensoñación. Del terror que no sabia había comenzado a adueñarse de el, aferrándose a su garganta y apretando la misma. Quitándole el aire, aferrándose a su pecho y nublando la vista. Estaba empezando a entrar en pánico ... Su pegaso se había encargado de llamar su atención, de hacer que fijase su vista en aquello que los rodeaba. El aire volvió a faltarle y el color desapareció de su rostro, sentía sus manos temblar y tenia muchísimas ganas de llorar. Pero se contuvo, no era el momento, no era el lugar.

Había ... tanta sangre. Tantos heridos alla donde su vista alcanzase. Figuras con diferentes armaduras y armas derrotadas en el suelo, cubiertas en sangre y nieve. Figuras que se alejaban del lugar a duras penas, con dificultades para cargar con ellos mismos , en ocasiones cargando con pesos ajenos. Reconoció , o al menos creía que era ella, la figura de Ammy y se horrorizo al ver que cargaba con el cuerpo de un infante. Reconoció los cabellos violetas de aquel que había dejado ciego en una ocasión ...

Tanta gente. Tantas heridas. Tanto dolor... Luz nunca había tenido tanto miedo, nunca se había preocupado ni horrorizado tanto...

Y entonces sus ojos lo contemplaron. La figura de una mujer que se levantaba de la nieve sin dificultad ni prisa alguna. Fría, imponente... Algo en su interior , algo en lo mas profundo de su ser lo reconoció.

Kaltrina...

Estaba frente a ellos, tan cerca...

Luz intercalo la mirada entre la mujer, obligándose a dejar de observarla, y entre los heridos. En los cuerpos inconscientes que se desangraba en el frio. En aquellos que eran una presa facil... A merced de la mujer, al merced del tiempo.

Luz sanaba, por sobretodo su trabajo era curar heridas. No podía dejarse llevar por el miedo, no podía permitirse tener miedo en esos momentos. No con su mision aun por realizar, no cuando frente a el había tanta gente necesitando ayuda... Tenia que ser fuerte, ponerse en marcha.

Tomo aire, descendió de Maotelus, sabiendo que aquello que deseaba llevar a cabo seria mas difícil de hacer a lomos de su pegaso. Se coloco junto a sus amigas. Agradeció que en esa ocasión había decidido acudir con pantalones, con su cabello recogido. Tomo aire y fijo su vista en la estratega, en el báculo brillante en sus manos.

Comenzó a bailar, entre sus amigas. No era algo bello, menos aun sin musica, no era los movimientos mas elegantes que tenia... Pero era lo que podía en esos momentos, era lo que le salía del alma. Aquel baile que Lyndis le había enseñado en Sacae, adaptándolo a el mismo, usando su báculo para realizar algunos movimientos ,para hacerlo aun mas bello.... Un baile corto, pero intenso. Que acabo con el báculo en el suelo. Con la gema del mismo brillando con aun mas fuerza que antes a medida que Luz acumulaba su magia en el interior de su cuerpo y lo enfocaba al mismo.

A pesar de que el objetivo del grupo era la estratega, a pesar de que todos los alli presentes o la inmensa mayoría de ellos parecían concentrar todos sus esfuerzos en ella. Eso no significaba que la mujer estuviera sola. Poco a poco un grupo de emergidos comenzaban a acercarse, sin llegar a rodearles pero si acudiendo a la batalla desde un par de direcciones distintas. Pero no era el momento de centrarse en ellos. No eran importantes ... Lo importante era la mujer

"Kaltrina... lo siento... pero cae por favor..."

Lo importante eran aquellos que habían caído o habían quedado rotos intentando conseguir un objetivo en común.

"Por favor... sobrevivir... sobrevivir todos... Elimine,Hanon, dejarme salvarlos..."

-Lyndis! Khigu! Yo me encargo de todo! Yo me encargo de todos! Vosotras ir a por ella.

Grito para que su voz se escuchase por encima de los sonidos propios de la batalla. Señalando levemente con la mano abierta a las figuras humanas y laguz que les rodeaban, para dejar claro a que se refería. Ella... a ella no hacia falta señalarla... Era tan claro quien era su objetivo.

-Tener cuidado... os quiero... os quiero muchísimo ...

Comento en un tono de voz mas bajo, mas para si mismo que para otra cosa.

Y entonces, esperando que sus amigas se lanzasen al ataque, libero el poder que había acumulado en el báculo. Vio como una pequeña honda de luz, una tan leve que apenas era perceptible , se expandía. Tomándolo a el como centro , perdiéndose en la distancia... Sin saber hasta donde había alcanzado... Atravesando a todos... A los emergidos que comenzaban a acercarse a ellos poco a poco, los hizo detenerse en su lugar . Cayeron al suelo, y presa del encantamiento no tardaron en comenzar a descomponerse, dejando tras de si polvo, huesos, harapos y armas. Llenando el suelo de cadáveres de antaño.

A sus amigas tambien les atravesó, a todas aquellas figuras que se habían acercado a Kaltrina y se habían encarado con ella , que habían luchado contra ella pagando el precio de ello , tambien las atravesó. Su magia, el poder de su báculo cuyo brillo murió un poco sano las heridas de todos aquellos a los que había alcanzado, todos aquellos a los que el poder de Luz había llegado. Deteniendo sangrados, comenzando a cerrar heridas, a sanar cuerpos.

A la estratega... tambien le afecto. Deteniéndose en sus movimientos, pues había comenzado a moverse hacia la figura mas cercana a ella, mostrándose paralizada y confusa durante unos instantes... Se llevo la mano al pecho confundida, como si algo le afectase , algo le pasase a pesar de que a simple vista no había muestra ni efecto de ello... Confundiendo  a la propia estratega.

"Elimine...Hanon... por favor... que funcione... por favor mantén a Lyndis y a Khigu a salvo..."

Sintio la mirada de la criatura clavada en el . Bajo la mano del pecho y se armo.

resumen:
Resumen:
Luz activa el skill Aegis antes de ponerse en marcha. En cuanto Eliwood da la orden aprovechan la abertura creada y se abren paso Lyn,Khigu y Luz.
Llegan donde Kaltrina en el instante en el que esta en el suelo, derribada por Garou. Un pequeño grupo de emergidos randoms comienza a acercarse al lugar de la batalla. Luz desciende del pegaso y baila para Lyndis y Khigu, utilizando el skill Inspiración para darles doble turno a ambas. Ataca a Kaltrina, que ya se a puesto en pie como si nada, y a los emergidos que se les acercan usando el encantamiento del Supremo Juicio , utilizando el báculo legendario Herensuge  como catalizador del encantamiento y por lo tanto curando a todos los que están cerca de Luz (todos los que han atacado a Kaltrina o se han acercado mucho a ella como es el caso de Kang, menos el mismo)


Calculo de daño:
3 de daño base + 1 por encantamento del supremo juicio + 1 por supp A con Lyndis + 1 por supp A con Khigu
Luzrov Rulay
Luzrov Rulay
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Saint | Dancer | Falcon Knight

Cargo :
Santo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :
★★

Inventario :
Herensuge [2]
Aureola [2]

Báculo Físico [1]
.
.
.

Support :
Lyndis [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx
Khigu [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco OaIUyNL

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco P9JvxLC [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco H1nPofS[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jjoa5TA

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco NdTOcva

Gold :
3812


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Lyndis Jue Feb 04, 2021 12:22 am

Tan lejano al inicio, aquella campaña había llegado a ojos de Lyndis con una rapidez y desenfreno inesperado. La invasión a Plegia se sentía aún tan lejana y tan cercana a partes iguales...

Y allí estaba de nuevo, un gran campo de batalla, cientos de armas resonando al unísono nuevamente... Si algo había aprendido en Plegia que había algo muy distinto entre la batalla y la guerra, un descontrol, un caos que destruía todo, que cargaba pesadamente el viento haciéndolo tan difícil de respirar...

Había soñado, tan solo un instante, con la paz, con el volver a una tranquila aunque movida rutina al volver a Caelin... Pero allí estaba de nuevo.

Una vez más lejos de casa, una vez más lejos de su abuelo, una vez más arrastrando a sus personas más cercanas y a sus hombres a un lugar donde la muerte deambulaba suelta buscando presas...

A la incertidumbre de ver un nuevo amanecer.

La voz de mando de Eliwood le trajo en sí, la determinación volviendo a su rostro al tiempo que reposaba una mano sobre su espada. No le gustaba el plan, no le gustaba la idea de una carga que nuevamente abriera el paso a ella...

Era la invasión final a Plegia nuevamente.

No es que hubiera más opciones tampoco, no es como si ella fuera lo suficientemente inteligente o sagaz para proveer un mejor plan.

Sabía lo que tenía que hacer, sabía lo que estaba en juego allí y jugaría su papel como correspondía.

Era un papel que no podía negar ni relegar a otros.

Les dio una mirada final a Luz y a Khigu a su lado... Y unió su voz al grito de carga, a los cuernos, espoleando a Maribelle y dando el ejemplo al resto de las tropas que les seguían.

El mundo pareció temblar ante el golpe de cascos, de pies al unísono, el viento rugía y se arremolinaba sobre sus cabezas desviando cualquier bendición y maldición de los dioses por igual.

Ni héroes ni dioses decidirían el resultado de aquella batalla, el futuro, sino que estaba en manos mortales e inciertas.

Concentró su vista al frente pero podía ver infinidad de armaduras y formas cargar por el rabillo del ojo. ¡Incluso compañeros nómadas! En sus coloridas túnicas ceremoniales.

Su propio vestido ondeaba tras ella, similar aunque distinto al de sus compatriotas de Sacae, coronado con pechera y guanteletes de más allá de las llanuras.

Las filas emergidas cada vez más cercanas, el ruido de flechas y magia volando, cabalgando el viento en ambas direcciones,reduciendo  el número de ambas tropas amtes que siquiera las tropas se encontraran. Y entonces la primera carga conectó...

Fue como una ola golpeando contra la costa mezclada con el característico ruido de metal y carne que indicaba bajas en ambas direcciones. Tan claro, tan fuerte, que aun estando lejos de ello, aún entre el ruido de cuernos, gritos y alas, pudo escucharlo claramente.

Pronto Maribelle se encontró saltando sobre el resultado de esa primera carga ¡Una brecha! Dando fe que aquel primer esfuerzo había dado sus frutos; en el cielo podía ver la clara forma de Luz acompañándolos y soltó una plegaria, que sospecho se perdería en aquel campo, de que toda flecha se apartara de su paso.

Pero tras eso... El caos del campo de batalla... No, de la guerra, le envolvió.

Su espada danzó al viento en cuanto su carga se vio completamente bloqueaba por emergidos. La brecha tan solo una pequeña grieta en la pared, un golpe de cincel en aquel enorme bloque de emergidos.

Llamas y cuerpos caían a ambos lados al tiempo que Sol Katti se agitaba de lado a lado buscando abrirse el paso, no necesitando siquiera comprobar para saber que su avance se volvía cada vez más solitario entre las filas enemigas. Sin darse cuentas se vio por momento rodeadas de gigantescas bestias, algunas de forma conocida como otras que no, algunas cargando junto a ellos y otras saltando a la yugular de emergidos antes de ser envueltas por llamas mágicas.

Cualquier sentido de dirección y orden había desaparecido.

Continuaron oscilando por el campo de batalla, sin detenerse, cada paso ganado era un paso más cerca de su objetivo. No podían detenerse ya, todo el sacrificio y esfuerzo de las tropas aliadas dependía de que ellas...

Y en pleno mar de gente un hueco  se hizo presente alrededor de una figura, como si su sola presencia repeliera a combatientes de ambos lados...

Y la vio.

Era inconfundible, era una presencia que destacaba, una frialdad que calaba hasta los huesos aun con solo ver su espalda, que parecía aislar completamente el sonido por un instante...

¡Kaltrina!

Luz había logrado desmontar junto a Khigu y Lyndis, todo el resto de su guardia inicial había quedado atrás... Pero lo habían logrado.

Aquella peculiar magia de Luz le envolvió, aquel fervor que hizo que las llamas de su espada comenzaran a brillar con más fuerza y la runa de Duma en ella se encendiera; Maribelle golpeó con fuerzas sus cascos sintiendo llegar su momento, anciosa.

Y cuando la luz de la magia de su compañero le envolvieron tanto a ellas como a Kaltrina, fuerzas de corcel y jinetes renovadas al completo por ella, ambas supieron que era la señal.

Tierra y espuma de la boca de Maribelle en el aire, su espada cortando el viento en un ataque con toda la fuerza de jinete y corcel detrás de aquel corte.

Llamas y luz combinadas, unas llamas blancas que rezaban con acabar con todo se abalanzaron sobre Kaltrina, Maribelle saltando por sobre un cuerpo alado caido y girando para una segunda arremetida.

Lyndis alzó esta vez su espada con ambas manos virando todo su cuerpo y poniendo toda fuerza que le quedaba en un segundo corte intentando no solo alcanzar su carne sino derribarla, abatirla, un poderoso grito partiendo de sus labios acompañandolo...

Fue como golpear una pared.

Sintió a sus botas desgarrarse contra las placas de la armadura de Maribelle al tiempo que su visión se vio cubierta por el oscuro cielo. Su espalda golpeó con fuerza contra el suelo, robándole el aire y haciéndole respirar aquel pesado vaho plagado de muerte, sangre y magia. Su vista comenzó a oscurecerse al tiempo que sus instintos le gritaban peligro por todos sus poros…

¡No podía quedarse allí!

Sin saber qué, dónde ni porqué, Lyndis obligó a su cuerpo a rodar de lado fuera del peligro, sintiendo instantes después una oleada de grava y polvo golpear contra su cuerpo.

Se detuvo ni bien golpear con algo blando e intentó incorporarse. Su mano buscaba aferrarse a una espada que ya no estaba a su alcance; podía sentir algo caliente fluir en su torso y rostro.

Si sentía al menos aún estaba con vida.

Buscó con su mirada a Kaltrina, su vista aun ennegrecida. Encontró el brillo dorado de Sol Katti primeramente, seguido de los pies de Kaltrina pisoteando la antigua espada que lentamente comenzaba a perder su brillo, oprimida por las botas de la lider emergida.

Si aun una arma legado de tiempos inmemoriales de Sacae no podía con ella... El abrazo final de la madre tierra parecía cada vez más cercano.

Que Hanon se apiade de ellos.

Spoiler:

Tras recibir baile de Luz y aprovechar la apertura de su ataque mágico, Lyndis carga con su caballo contra Kaltrina, combinando el ataque de fuego de su espada con la magia y ataque fisico de sus dos compañeras. Primer ataque parece exitoso pero durante la segunda carga Kaltrina le logra derribar de su caballo y herir, Lyndis rueda fuera del camino de Kaltrina pero se ve obligada a dejar su espada tirada en el proceso.

3 de daño base + 1 por runa de duma esto x2 por el doble ataque
+ 1 por supp A con Luz en el primer ataque
+ 2 por supp A con Khigu en ambos ataques
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Gold Knight

Cargo :
Heredera Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Sol Katti [0]
Espada de acero [4]
.
.
.

Support :
Eliwood [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Sindri [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco JEIjc1v
Luzrov [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 8mjmvEx
Khigu [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco OaIUyNL

Especialización :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco 964aIaZ[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco J11cggD

Experiencia :
[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Jm5byz1

Gold :
1672


Volver arriba Ir abajo

[BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco Empty Re: [BATALLA FINAL/MISIÓN] Invasión al Imperio Blanco

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.