Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Social] A beautiful dress for battle(Flashback: Khigu-Guzman)
por Khigu Ayer a las 8:37 pm

» Libro de Reglas
por Hanako Ayer a las 3:05 pm

» The Witcher | Normal
por Invitado Ayer a las 1:58 pm

» [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]
por Shinji Miér Nov 25, 2020 10:37 pm

» [Entrenamiento] Hay cosas que no se pueden aprender solo por libros [Priv. Kyleb]
por Kyleb Mar Nov 24, 2020 12:37 am

» [Social] La perla y el diamante [Priv. June]
por Azazel Lun Nov 23, 2020 10:57 pm

» [Social] Un niño perdido [Priv. Jafar]
por Jafar Lun Nov 23, 2020 5:08 pm

» [Entrenamiento] Let me say something! [Priv. Kang'Lin]
por Garou Lun Nov 23, 2020 1:44 am

» Solicitud de Cargo/Autoridad
por Kurthnaga Dom Nov 22, 2020 8:14 pm

» [Campaña] En la Torre [Privado | Yuuko]
por Pelleas Sáb Nov 21, 2020 5:24 pm

Anécdotas destacadas
TWITTER
afiliados




[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] XcrrjBs

Crear foro

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Shinji el Dom Sep 06, 2020 4:55 pm

Al final era verdad: ya todo en Begnion pertenecía a Daein. Shinji lo había visto venir, desde que había cada vez más paradas seguras y poblados que podían visitarse, guiando la ruta de sus viajes cada vez más dentro del país. La guerra estaba siendo empujada fuera, el lugar se hacía transitable, crecientemente seguro. La villa que acababa de visitar hasta tenía mercadeo activo y bastante dinero pasando de manos, no le había costado ni vender un par de cosas ni conseguir una oferta de trabajo en los campos que sembraban, a la cual no había dado una respuesta conclusiva enteramente por causa de ver las armaduras en los soldados que resguardaban el sitio, la gente que lo ocupaba. La mitad eran daeinitas, y eso seguramente porque estaban en Persis, lejos de la capital. Aunque lo hubiera visto venir, no había pensado hasta ese mismo momento en qué haría si Begnion se tornaba así. Ahora, suponía que significaba que él y su compañero de viajes debían irse. Daein era el último sitio en que 2 laguz podían vivir en paz y temía sobre todo por Kaworu, quien era peor ocultándose.

El gato cuidó no quitarse la capa ni bajarse la capucha en ningún momento de la cabeza, hizo sus asuntos breves y se apresuró a salir del sitio. Aún a luz de día, se dirigió de regreso al punto fuera del camino que había quedado marcado como el campamento para la noche. Normalmente, era así como hacían las cosas: se separaban antes de que él entrase a un sitio habitado, Shinji iba a vender algunos de los remedios herbales que Kaworu producía u objetos que él hubiese rescatado de sitios de combate, veía si podía ofrecerse para algún trabajo para una estadía de más días o, de no poderse eso, simplemente compraba provisiones para continuar. Con o sin suerte, regresaba por la noche para cenar y dormir con su compañero, hacerle saber cómo iba todo, quedarse tranquilo él también con su presencia. No sería capaz de dormir en paz sin él a esas alturas, después de todo.

Ahuyentado por lo que había visto, en esa ocasión regresaba antes. La figura bastante bajita en capa azul oscuro ascendió uno de los caminos en pronunciadas colinas que se alejaban del poblado, para pronto desviarse entre los árboles y arbustos crecidos, perdiéndose y ascendiendo aún más. Eventualmente, el bosquecillo quedaba contra la cara rocosa de una montaña menor. Allí, en un espacio relativamente despejado, habían decidido el campamento. Sólo al estar por arribar Shinji se quitó la capucha, moviendo para seguir sonidos las orejas de corto pelaje marrón fuera y algo de tupido pelo blanco dentro. Oía insectos, animales, aves, viento entre hojas. Levantó la cabeza para pasar la vista por el follaje que semi cubría la vista del cielo, dibujando patrones con la luz que podía pasar a través de los resquicios. Buscaba o a un pálido joven varón, o a una garza de alas grises.

- Ya volví, Kaworu. Creo que será mejor no parar aquí, después de todo. - Se anunció sin alzar demasiado la voz, explicando de paso qué hacía de regreso allí tan temprano. No debía ni haber sido suficiente tiempo como para dejar al otro armar nada, pero no era de importancia, de eso podrían encargarse juntos. Su capa se alzó un poco detrás debajo de la mochila de viaje remendada y bien cargada que llevaba, dibujándose la curva de la cola alzada en atención bajo la prenda. Llegó al estrecho claro y bajó la vista a nivel de suelo en lugar de cielo con un parpadeo curioso. Era consciente de que Kaworu se alejaba también durante sus ausencias, fuese a recolectar sus materiales de oficio, o por misteriosos motivos que el felino no siempre comprendía. Era algo que le preocupaba inmensamente, pero que tenía que aceptar, sin poder esperar que el otro estuviese siempre quieto y a la espera. Podía estar en las inmediaciones, como podía no. Igualmente probó un poco más. Se volvió, entrecerrando un ojo sobre el que caía algo de luz. - ¿Kaworu? -


[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Firmaprovisoria
Shinji
Shinji
Afiliación :
- Begnion -

Clase :
Cat

Cargo :
Jornalero, músico aprendiz

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] ZcpjN7L

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
514


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Sep 06, 2020 7:21 pm

Él era un ser libre, muy opuesto al gato con el que viajaba. No le gustaba sentirse recluído, ni siquiera en lugares abiertos con un “espera aquí”, por lo que incluso bajo esas indicaciones la garza comenzaba a caminar por los alrededores y distraerse con sus propios asuntos. Al principio había sido complicado y un “espera aquí, regreso enseguida” eran inicios de separaciones de varios días hasta que la garza decidía regresar y re encontrarse con el gato para continuar sus viajes mientras el otro trabajaba, hasta que un día regresó a un pueblo desolado por un ataque emergido. No gente y por sobretodo, no gato cerca. La separación fue bastante traumante para él, por eso, ahora después del reencuentro, se tomaba más enserio el “espera aquí”.

Había dejado algunas de sus cosas en aquel punto junto al río, sobre una roca medianamente plana había dejado su cacharrito y había armado un circulo de piedras donde en el interior había cavado un poco para tirar ramitas y más en la noche hacer un fuego para cocinar o hacer té. También había vaciado su bolso para poder llevárselo a su cercana aventura de recoger comida para la cena y hierbas que pudiese hacer útiles… pero se había distraído. La energía negativa, pesada y ominosa que venía de sobre la montaña le había puesto las plumas de punta y se había acercado en su forma animal saltando de árbol en árbol y sobrevolando la zona, encontrando un grupo de emergidos avanzando organizadamente resguardados por los árboles y las irregularidades de la pequeña montaña.

Regresó preocupado, con su bolso casi lleno de lo que había pasado el día recogiendo y se quedó más abajo en el río lavando todo lo que había juntado. Ensimismado en sus pensamientos, volcado a la tarea mecánica de lavar las frutas que había recogido así como quitarle la tierra a unas raíces en extremo amargas pero que eran muy buenas para curar malestares estomacales, fue que escuchó la voz del felino. Se levantó sin apuro, recogiendo las cosas ya lavadas y mojadas que había dejado en el borde del río y sacudió las ramas con hojas que había dejado en remojo para quitarle pequeños insectos y tierra acumulada, y con su bolso al hombro y sus brazos llenos, se acercó sonriente como siempre.

- Bienvenido Shinji. Estás temprano, aún no cae el sol. - Se agachó junto a donde estaba su cacharrito y puso sobre la piedra las raices y ramitas extendidas para que se secasen, bajando su bolso y mostrando en el doblez que había echo en su camisa al levantar las faldas de la misma, más de una docena de pequeñas manzanas amarillas con rojo, ya lavadas y mojando su ropa sin parecer que le molestase realmente eso. - Son silvestres y están tan dulces que las abejas estaban alrededor del árbol. Y tienes que ayudarme. - Dijo un poco más serio, mirando hacia arriba, entre los árboles que cerraban la mayoría del paso y que sus hojas y ramas bloqueaban un poco el sol. - Hay emergidos sobre las montañas. Cuando estaba recogiendo esto los sentí y fui a ver. Están marchando pero lento y son muchos. - Explicó tan preciso como pudo. Al haber sobrevolado había visto gran cantidad de estos y solo sabía que atacaban todo, beorc o laguz por igual, sin misericordia, sin entender razones, ya los había visto en varias ocasiones.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1439


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Shinji el Miér Sep 09, 2020 12:46 am

El olor a tierra removida y a hierbas le hizo volver la cabeza. El sonido de los pasos familiares, peculiarmente livianos, y el aroma que relacionaba simplemente con Kaworu vinieron después. Por supuesto que el aroma propio de un herborista terminaba teniendo un deje a una variedad de plantas, pero Shinji lo distinguía del de la fruta, como podría haberlo distinguido y reconocido como el suyo particular donde fuera que lo percibiera. Era agradable, además. Aliviado de verlo allí después de todo, su cola se alzó lo suficiente como para hallar su camino fuera de la capa, la tela deslizándose en la curva que formaba. Si acaso por esa simple tranquilidad por su seguridad, o por la sensación que parecía permear el entorno alrededor de una garza haciéndolo todo más apacible y brillante, se hallaba mucho más capaz de relajarse.

- Mh. Vendí todo tu ungüento para músculos adoloridos. No pensé que sería tan fácil… - Comentó, dibujándose naturalmente una pequeña sonrisa en su rostro. Le había ido bien, en esa parte al menos. El ungüento había sido popular apenas había dicho que lo tenía y su rango de efecto, prácticamente se lo habían quitado de las manos y pagado bien. Ser saludado tan casualmente y ver a Kaworu tratar sus plantas y frutas le distraía de sus aprehensiones, de las que de todos modos se había alejado bastante al dejar tan rápido la villa, le hacía fácil distraerse un segundo y hablarle de ese modo. Siguió a la grácil criatura con la mirada, por mientras se quitaba la mochila de los hombros. Si no tendría que dar una vuelta por ahí buscándolo, podía. - ¿Está bien si sigo guardando el dinero? Ya son 40 monedas de plata que son tuyas. - Consultó. Respetaba las pertenencias del otro, sin importar el tiempo llevado como compañeros de viaje, pero el dinero lo portaba él, quien hacía todos los intercambios y compras.

Apoyó la mochila cerca del sitio para la fogata, que sería el centro de su pequeño campamento. Tras esta, como siempre, se hallaba bien atada la lira que Shinji cargaba consigo, sin mecerse ni amenazar sus cuerdas. Mientras comprobaba que esta y que todo estuviese en orden asentía, dispuesto a ayudar en lo que pudiese a la garza, como siempre, mas las palabras próximas echaron inmediata traba a su ritmo. Enderezándose de regreso, el gato miró al otro consternado, el entrecejo arrugado de regreso. Tomó aire y lo soltó en un suspiro largo, desesperanzado, su mirada bajando.

- A-Ah... pero… no irán a pasar por aquí, ¿verdad? No estarías haciendo esto si tuviéramos que irnos enseguida. - Supuso, pasando la vista por todo lo que la garza había puesto a secar en la roca. Usualmente, los grupos grandes iban directamente a las ciudades, sin ponerse a cazar viajeros a campo traviesa. Si se sumaba eso algún par de horas de distancia, podían evadirlos con relativa facilidad. Aún así, pesaba en la disposición del felino. Este cesó de acomodar y de moverse, sólo permaneciendo con sus manos a sus costados, regresando la vista a la figura de su compañero.

- Pensaba que eso ya no era un problema… también que sería mejor irnos de Begnion pronto. Cada vez hay más gente de Daein, no es muy seguro. Pero pensé que al menos no habría que preocuparnos de emergidos ahora mismo. ¿... qué tan lejos están? - Preguntó. No quería estar siquiera cerca de la guerra. Ni por sí mismo, quien no quería oír marcha, ni por la naturaleza de la garza de quien no se apartaba ya. Le desagradaba que se les cerniera tan cerca, como una amenaza repentinamente implícita a su pequeño claro, a su luz de sol, a su recolección fresca y su tiempo tranquilo. Sin dudas tendrían que evitarla, fuera quedándose en perfil bajo mientras los emergidos pasaban, o moviéndose pronto. Tendrían que tener cuidado y no tocar instrumentos esa tarde, pero eso era sólo respecto a esa misma vez. Tras pensarlo un momento, entrado en modo cauteloso, el felino de pelaje castaño agregó: - Realmente será mejor irnos de Begnion, Kaworu. -


[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Firmaprovisoria
Shinji
Shinji
Afiliación :
- Begnion -

Clase :
Cat

Cargo :
Jornalero, músico aprendiz

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] ZcpjN7L

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
514


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Lun Sep 21, 2020 5:08 pm

Se sentía feliz por las ventas, no tanto por el dinero en si que no le tomaba cuidado mientras el otro lo tuviese y lo ocupase en cosas que necesitasen y no pudiesen producir ellos, si no por que significaba que personas estaban usando sus medicinas y sintiéndose mejor. Era simple, y si no fuese por el gato o la necesidad de tener algo de dinero, las daría por apenas unas monedas o incluso grátis. La co-existencia de ellos era equilibrada en ese sentido y la garza no podía estar más agradecido. - Sí, no tengo uso para el dinero. ¿Conseguiste botellitas para la siguiente tanda? Latitas también sirven para esto, no oxida. - Dijo perdiendo un poco el sentido del peligro con conversaciones mundanas como solía hacer todo el tiempo.

Volviendo a alzar su mirada a donde los había visto indicó con su mentón ya que tenía las manos ocupadas con las manzanas. - Suroeste, arriba de las montañas, menos de un kilómetro. Estaban marchando. No podemos irnos esta vez, Shinji. - Presionó un poco más urgido poniendo, abriendo su bolso para tirar las manzanas dentro, empujando con algo de cuidado los bultos de tela donde guardaba sus raices e instrumentos. - Vi lo que hacen en las ciudades… y lo que le hacen a la gente. No quiero seguir ignorando eso, tenemos que hacer algo. Podemos hacerlos regresar a la tierra de donde salieron. Tu los hueles ¿verdad? No lo entendía pero ahora ya sé, huelen a muerto. - Hablaba un poco desordenado pero quería dar su punto rápido, antes que el otro le obligase a irse.

Sacudió sus manos y volvió frente al felino, tomando sus manos, frías por el agua en contraste con las cálidas del otro. Sonriente y con su mirada llena de luz habló con alegría. - ¿De Daein? Eso es genial. ¡Ellos pelean contra los emergidos! Me lo dijo un mago arcano muy poderoso, tienen fuerzas especializadas para ello y son muy fuertes. Ellos podrán ayudarnos. ¡Tu eres fuerte! Puedes ayudarme a acercarme así puedo cantarles. - Su emoción crecía a medida que su “plan” se armaba en su cabeza. Pelear contra los emergidos, lo había visto, ya no era algo nuevo y desconocido, ahora creía entender todo y con su bendición podría llevar la paz a las tierras de beorcs y laguz por igual. No habrían más ciudades quemadas, no más gente herida, no más guerras.

Sus manos apretaron las ajenas, esperanzado de una positiva por parte del otro, ansioso de verlo entusiasmado también por la perspectiva de un mundo de paz donde no tuvieran que estarse moviendo tanto huyendo de todo.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1439


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Shinji el Lun Sep 28, 2020 11:01 pm

- ¡¿Me-Menos de un kilómetro…?! - Shinji repitió, sacudido fuera de toda tranquilidad por esa idea. No podía pensar en el dinero, ni en conservación de medicina, ni en nada mundano ya. Su orejas se echaron hacia atrás, casi del todo contra la cabeza, su cola dando un movimiento brusco de inquietud a su espalda. Era verdad, así no podrían siquiera irse, perdían tal opción. - No, estamos demasiado cerca… podrían vernos… - Concordó, tenso. Y hasta para permanecer ocultos era una distancia demasiado corta, aquellos monstruos estarían prácticamente sobre ellos, posiblemente por más de un día, y si no tenían extremo cuidado respecto a su escondite...

Pero Kaworu no parecía reconocer eso, ni pensar al respecto de la forma normal. Hablaba de hacer algo. Salir a hacer algo. Pasmado por la proposición, el gato sólo pudo permanecer allí, mirándole con ojos consternados y confundidos, mientras el otro guardaba su mochila. Repentinamente, no sabía qué hacer consigo mismo. Pero lo que menos comprendía era el cambio en la disposición de la garza. - Lo sé, lo sé, Kaworu, lo que hacen… pero no hay nada que tú y yo… - Se quedó murmurando, perdido. Nunca lo había oído ser tan frontal al respecto. Normalmente, permitía que el gato los alejara a ambos del peligro y ya. Negó lento con la cabeza para indicar que no los olía, no aún, la montaña cortaba el viento venidero y aún había distancia de por medio, aunque sabía por experiencias anteriores qué aroma cargaban los emergidos, pero no le apetecía ser tan comunicativo como para explicárselo. Sólo se sacudió el estupor y volvió a hablar cuando Kaworu volvía a él, tomándole las manos y hablando de la gente de Daein en Begnion. - ¡Eso también es peligroso! ¡Más para nosotros! - Exclamó de regreso, negando con la cabeza. - Sólo-- espera un momento, para. -

Sus manos finalmente sujetaron de regreso las del joven alado, tan pálidas en contraste. Con un deje de fuerza proveniente más que nada de desesperación, las afirmó indispuesto a soltar; en la pausa que le había pedido, intencionalmente dejada en el aire, recorrió el rostro bastante por sobre el suyo en busca de respuestas. No entendía qué había cambiado, pero algo definitivamente lo había hecho. El gato apretó los labios, persistiendo en su postura de orejas gachas, amedrentada. No era lo que más le afectaba entre todo, pero aún así, calaba de una forma particular que al otro laguz se le ocurriese llamarle “fuerte”, más aún en un momento así, y con tanta seguridad. Dolía. De no conocer la naturaleza de Kaworu lo suficiente como para confiar en él, habría creído que se burlaba. Sus ojos volvieron a bajar. Cortaría el silencio que les había hecho tener un momento después.

- ¿Por qué dirías algo así tan en serio…? Es obvio que no podemos hacerlo. No tiene… no tiene sentido. Yo, especialmente… soy lo opuesto a fuerte. Lo has visto, que no puedo hacer nada… no sé por qué no lo entiendes… - Habló con lentitud. Por un lado quería comprenderlo, descifrar por qué irradiaba tanta seguridad y quería de repente lo que no habían hecho en todo ese tiempo. Pero por otro, de antemano lo veía imposible, demasiado como para considerarlo. Era un ejército de emergidos, mejores combatientes que la mayoría de beorcs o laguz. Él no podía siquiera transformarse, ni hablar de defenderlos, ni le interesaba tomar parte en peleas, como le había hecho saber a la garza ya. Y quienes estarían peleando contra los emergidos serían las mismas personas de las que había considerado importante esconderse muy, muy bien ese día. Apretó las manos de la garza en las suyas. - Esos beorcs nos atacarían si nos mostramos. No querrían nuestra ayuda. Y, además, no es como si sólo nosotros dos fuéramos a cambiar nada. Hasta podrías enfermarte, estando en un sitio así... ¿por qué quieres esto? ¿Por qué ir? - Cuestionó. Era sólo ellos en el pequeño espacio claro, bajo las sombras de un techo de follaje, mas sentía la necesidad desde ya de hablar en voz baja, ser silencioso.


[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Firmaprovisoria
Shinji
Shinji
Afiliación :
- Begnion -

Clase :
Cat

Cargo :
Jornalero, músico aprendiz

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] ZcpjN7L

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
514


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Miér Oct 28, 2020 4:18 pm

Siendo sumamente sensible a los cambios de humor del felino, no solo por su afinidad por raza, si no por mera observación de comportamiento tan evidente como el echar hacia atrás de sus orejas y el sacudir de su cola, se sintió algo culpable por ocasionarle esa ansiedad. Sus alas se apegaron un poco contra sus hombros los cuales alzó con culpabilidad. Sentimiento que aumentaba al no poder ceder ante las inquietudes del otro y plantarse firme en lo que deseaba hacer, lo que él consideraba era lo mejor a una situación más grande que ellos mismos.

Sin embargo frunció el ceño a las palabras del otro, una ligera molestia muy extraña en su expresión naturalmente amable. - Tu… ¿sabías lo que hacían? ¿Y aún así huíamos sin ayudar? - Suavizó su expresión casi de inmediato, soltando un poco de aire de sus pulmones… no lo culpaba… el felino había velado por su seguridad como siempre y no podía enojarse con él por eso. Sonrió finalmente. - Lo lamento… sé que intentabas protegernos. Gracias. Realmente estoy muy agradecido por todo lo que haces por mí… - Aguardó cuando se le dijo, manteniendo silencio y sus manos sujetas con las ajenas.

Sus ojos carmines miraron con atención al otro, dejándole su tiempo para pensar lo que tenía que decir. Ante el extendido silencio no se mostró impaciente ni presionó, solo miraba con devota atención sin soltar las manos ajenas, manteniendo la amable sonrisa. Lo observaba, observaba como sus ojos azules brillaban claros cada vez que los puntos de sol que se colaban entre el follaje iluminaban su rostro, la forma en que su rostro se volvía tan expresivo, incluso la hilacha que se había soltado de su capucha y se mezclaba más gruesa pero casi del mismo color que su cabello fino y vaporoso al viento. Se sentía feliz de estar con él, y en momentos así le gustaba solo observar aquellos pequeños detalles.

La voz suave del otro apenas si interrumpió el silencio, delicada y cuidadosa expresaba muy claramente sus preocupaciones. La sonrisa de la garza no se borró de sus labios al responder, apretando con escasa fuerza las manos que le daban seguridad y, a sus ojos, protección, aún si no era por fuerza bruta. - Es algo serio, Shinji… y lo vengo pensando por varios días y creo que lo entiendo… a los beorcs, a la gente de Daein… por que nos atacan. Sólo nos temen porque no nos conocen. No son diferentes a un animal asustado. Conocí beorcs, son muy fuertes, y manejan la magia de la muerte y la oscuridad, es aterrador, lo sé, pero incluso siendo tan fuertes sentí el miedo en sus corazones… me temían… y como cualquier animal que se siente acorralado y en peligro, intentaron mostrarse más grandes y fuertes, disuadirme de atacarlos, por más que no podía hacerles nada. - Decía abiertamente la realidad de su situación… ni aunque quisiera podría hacer nada, carecía de la fuerza o los medios, y si se enviolentaba solo resultaría en que se sentiría mal y su cuerpo fallaría. Algo emocionado se acercó un poco inclinándose hacia el castaño, ampliando su sonrisa. - ¡Pero no son malvados! No son como los emergidos. Y hasta me ayudaron… uno incluso renunció a su comida cuando le pedí que liberase a una liebre de su trampa. No son malos, Shinji, sólo están tan asustados como nostoros, intentan sobrevivir como todos. -

En cambio el otro tema era un poco más complicado pero eso no menguaba su seguridad y alto humor. - ¡Pero aún sin fuerza podemos enfrentarlos y ayudar! No es solo para ayudar a los beorcs, es por nosotros también, y por nuestros hermanos de raza. Los emergidos no hacen diferencia a la hora de atacar y eventualmente van a llegar a cada rincón del mundo y no tendremos más donde huir. - Subió sus manos, sujetando aún entre estas las ajenas y las puso sobre su pecho. - Shinji… eres tan fuerte como cualquiera, tus manos son firmes, tus piernas aguantan días de caminata, tu espalda carga más en un día de lo que yo podría cargar en un mes. Tu fortaleza es similar a la de cualquier beorc, y ellos no estan indefensos. Ellos tampoco tienen garras o dientes y se las hacen de metal, los unen a palos para tener más alcance y llegan a hacer daño incluso antes que el enemigo se les acerque a hacerles daño a ellos. Yo nunca podría tener siquiera la fuerza para levantar esas piezas de metal y madera, menos para maniobrarlas como ellos, pero tu si. - Hizo una pequeña pausa pero sin dejarla ser tan amplia como para que el otro pudiese replicar agregó: - Y ahora yo también puedo pelear. -
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1439


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Shinji el Miér Nov 25, 2020 10:37 pm

No sabía qué decirle que Kaworu no supiera, o que no hubiera intentado ya hacerle entender sin éxito. Por supuesto que era un acto egoísta y cobarde, el velar tan sólo por ellos y centrarse en proteger a Kaworu sabiendo lo que ocurría en todos lados, lo que a menudo estaban poniendo justo a sus espaldas. No pretendería que estaba bien o que se trataba de lo más correcto, y en ese sentido, no tenía motivo para rehuir el juicio que la garza pusiera sobre él; sería merecido. Después de todo, el hecho era que él era un semilaguz cobarde y demasiado débil como para intentar otra cosa, no se valía de reconfortante engaño para ver el asunto de otra forma. Y si Kaworu, en lugar de recriminar, se lo agradecía… en ese caso, seguía sin saber qué decirle, si acaso agradecerle a él, insistir en que se equivocaba o sólo aceptarlo. Su gentileza funcionaba en modos que Shinji no llegaba a entender.

Por sus ojos seguía pasando la congoja y la confusión de todo, prendida la mirada a todo gesto o explicación que Kaworu fuera a darle. Pero el contacto con él siempre calmaba un poco sus nervios, así mismo la pausa, el permanecer quietos y poder desenredar y decidir hablando. Una oreja pronto se alzó para escuchar mejor la voz suave. Realmente no entendía en absoluto a qué iba, mas lo intentaba, dejándole terminar en silencio. Cuanto menos, hasta que mencionó una desventura con un beorc de la que el felino de pelaje castaño no había oído hasta el momento.

- Volviste a acercarte a ellos… aunque te pedí que tuvieras cuidado, Kaworu… - Musitó, antes de apretar un poco los labios. No era el momento, no era el punto, no insistiría, pero no dejaba de ser algo de lo que hacía nota. Verdaderamente, no había cómo prevenir lo suficiente a la ingenua garza. Y sin embargo, no dejaba de ser cierto que tenía una capacidad misteriosa y fantástica para entender los más intrínsecos suspiros del alma; lo que dijera sobre los seres que había conocido no podía ser ignorado. - S… Si eso es lo que piensas, no es que no te crea… quizás sea cierto. Probablemente sea cierto. Pero, ¿y entonces? Aún si esta vez no nos atacan, por los emergidos o por cualquier razón… ¿qué haríamos? - Intentó razonar.

En sí, el joven laguz era consciente de las realidades de la guerra. Comprendía que si lograban moverse a lugares seguros, era porque en estos otras personas peleaban lo suficientemente duro como para reclamar algo de paz. También que si debían moverse, era porque la victoria era de los emergidos en esa instancia. Dependían de la valentía de otros, del riesgo con la vida en la línea que estaban tomando otros. Pero si se trataba de ellos mismos hacer algo, él mismo prestar ayuda… el vértigo y terror que ocasionaba la idea se alzaban como obstáculos, a la vez que la simple y llana incapacidad. Valoraba que Kaworu viese en él algo de mérito, que sus palabras tuviesen motivo en lugar de ser vacías; mientras sus dedos se posaban en el pecho ajeno, una sonrisa agridulce aparecía en sus labios. Pero en efecto, sentía necesario recordarle su incompatibilidad para utilizar las armas y las herramientas de guerra humanas, e iba a replicarlo, cuando la garza se le adelantó. Las dos orejas de pelaje marrón, con pintas blancas en el interior y en las puntas, se movieron a la vez.

Shinji se abstuvo de responder unos momentos. Luego, sin querer quedarse con las palabras en la garganta, empezó por aclarar: - … no soy un beorc. No quiero usar un arma… para matar a alguien. Aún si pudiera, no querría hacerlo. - Dijo, aunque bien era algo que Kaworu ya sabía, de lo que le había hablado en extensión en momentos más calmos y personales. - Tú podrías enfermarte intentando pelear, Kaworu… podrían hacer mucho daño también. ¿Qué estás diciendo, con eso de que puedes pelear? - Lo dijo con una sonrisa, como si fuera a atraparlo bromeando, pero ni siquiera él estaba seguro de eso. Tras un instante, y dado que él mismo había pedido que se detuvieran y lo hablaran, agregó. - Parece como si… lo dijeras en serio. -

A una distancia todavía amplia más allá de la montaña, difícil de medir pero no tanta como a Shinji le habría gustado que hubiese, comenzaba a escucharse el sonido que sólo una bandada de voladores grandes podía producir. Alas de pegasos, en grupo. Al ser consciente de eso, de todo, Shinji suspiró con pesar.


[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Firmaprovisoria
Shinji
Shinji
Afiliación :
- Begnion -

Clase :
Cat

Cargo :
Jornalero, músico aprendiz

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] ZcpjN7L

Experiencia :
[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
514


Volver arriba Ir abajo

[Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.