Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña] En la Torre [Privado | Yuuko]
por Yuuko Miér Dic 02, 2020 6:20 pm

» Transacción entre personajes
por Onix Sáb Nov 28, 2020 10:18 pm

» [Campaña] Lo Humano [Privado | Luzrov]
por Eliwood Vie Nov 27, 2020 10:29 am

» [Social] A beautiful dress for battle(Flashback: Khigu-Guzman)
por Khigu Jue Nov 26, 2020 8:37 pm

» Libro de Reglas
por Hanako Jue Nov 26, 2020 3:05 pm

» The Witcher | Normal
por Invitado Jue Nov 26, 2020 1:58 pm

» [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]
por Shinji Miér Nov 25, 2020 10:37 pm

» [Entrenamiento] Hay cosas que no se pueden aprender solo por libros [Priv. Kyleb]
por Kyleb Mar Nov 24, 2020 12:37 am

» [Social] La perla y el diamante [Priv. June]
por Azazel Lun Nov 23, 2020 10:57 pm

» [Social] Un niño perdido [Priv. Jafar]
por Jafar Lun Nov 23, 2020 5:08 pm

Anécdotas destacadas
TWITTER
afiliados




[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XcrrjBs

Crear foro

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Jue Jul 30, 2020 10:51 pm

Con el tiempo, sus ojos habían comenzado a sanar. El príncipe ya no andaba a tientas como un ciego, pudiendo salir tan sólo al alivio de la noche o descansar en estancias selladas para ser completamente oscuras. Por supuesto, sus ojos y toda su cabeza tras ellos aún dolían fácilmente, como si resintieran todavía el brillo incandescente y penetrante de la magia de luz que los había dañado en primer lugar, pero la mejora era amplia y valiosa. Mientras se escudase por completo la vista afuera y la descansara a menudo dentro, volvía a poder actuar durante el día. Viajaba y descansaba siempre en una carroza especial, sin ventana que no estuviese sellada, pero podía. El ejército ocupando ya varios fuertes, templos y un par de ciudades en Begnion, en pleno movimiento de conquista, volvía a hallar al heredero en sus consejos de guerra y sitios de establecimiento, en lugar de sólo en misteriosas excursiones nocturnas. Pelleas veía otra vez.

Pronto podría regresar propiamente al frente. Pero, entre tanto, había igualmente asuntos que le ocupaban. No sólo jamás había visto tan profundamente en la oscuridad y aprendido tanto sobre esta como en el tiempo cegado y recluido, sino que tampoco jamás había progresado a pasos tan agigantados en sus estudios, ni habían proliferado tanto sus propias investigaciones. Para empezar, de no haber descubierto para sí los secretos de las artes de sanación, no habría podido asistir su recuperación tan bien. Pero también había podido indagar en toda profundidad en los descubrimientos que se hacían sobre la plaga emergida, que había tenido ocasión de estudiar y analizar. Había desarrollado y enviado sus propias propuestas sobre la naturaleza del encantamiento que los tenía en pie. Se había adentrado en tipos de hechicería que no había conocido, ni que el mundo parecía haber visto en largo tiempo, y en cualidades como la permanencia a largo plazo y el uso de sellos. El estudio de artefactos mágicos no le eludía tampoco; habiendo enviado a personas de su confianza a recobrar para él uno de suma importancia en Sienne, un delicado objeto llamado Fire Emblem que a toda costa se necesitaría, no dejaba de reunir y estudiar él lo que podía. El trabajo de un sabio no cesaba, últimamente.

Por eso estaba donde estaba. Bajando de la plácida oscuridad de su carroza, era acompañado por un puñado de escoltas hacia el templo que se disponía a revisar él mismo, otro de los innumerables que el territorio de Begnion albergaba, pero en el que tenía cierta fe de hallar reliquias útiles, artefactos o cuanto menos materiales de hechizo, en lugar de tan sólo íconos de oro. Era propiamente un templo, en lugar de la capilla ostentosa de la propiedad de algún noble, después de todo. Cubierto en una capa de viaje gruesa, pesada, cuya capucha obscurecía casi por completo su rostro, el príncipe tan solo anduvo aprisa hacia las puertas del sitio, confianza a los escoltas cuidarles de amenazas cercanas. Escuchó que dos se separaban a la persecución de una figura sospechosa, los otros dos permaneciendo con él. Al arribar a la entrada, Pelleas les indicó permanecer allí, guardando la puerta y encargándose si problema alguno surgía afuera. Él, con prisa a guarecerse en el interior penumbroso del edificio, procedió dentro a solas. No temía ya, a nada contra lo que su magia pudiera protegerlo.  

El interior de una iglesia no era un sitio muy luminoso, sin mantenimiento. Preciosos candelabros y finas lámparas por doquier habrían hecho el sitio una cámara de luz normalmente, pero apagado y gastado todo, las sombras reclamaban buena parte de los techos altos y los espacios tras columnas. La luz que conseguía entrar por las ventanas desde afuera no era siquiera blanca, sino teñida de rojo, amarillo y tonos de celeste por los vidrios tinteados, haciéndola un poco más gentil a la vista. Mientras avanzaba bajo esta, Pelleas quitó de su cabeza la capucha y dio una primera mirada derredor.

Justo a tiempo, al parecer, para que llamase su atención algo de movimiento en el entrepiso superior, por la escalera que bordeaba la pared ascendiendo hasta allí. Vio los ojos rojos destellar tenuemente, y antes de esperar a confirmar qué clase de emergido fuera, estiró la mano hacia este, conjurando en voz baja. La otra mano descansaba desde mucho antes en un tomo de magia bajo su capa, los hechizos de mayor uso ya aprendidos a corazón. Pudo sentir, en la magia que reptaba de regreso por las paredes o fluía pesadamente hacia él en neblina opaca, que lo había alcanzado y algo de vitalidad de la criatura había sido consumida, pero tal parecía que seguía vivo. Teniendo que alzar la vista más que lo que le acomodaba en la dirección de los ventanales, por lo alto, Pelleas lo vio retirarse hacia el interior de una puerta. Parecía haber un segundo para de ojos.

A paso calmo, sin la menor prisa ni necesidad de, el hechicero ascendió la escalera, ya preparando nuevos conjuros mientras iba. Envió a la magia adelante, él siguiendo sin ocultar su andar. Esta vez, los atrapó a ambos. Calculaba que debían ser magos también, por la resistencia que había llegado a notar sofocada por la magia negra, pero dentro de poco sería irrelevante. Prosiguió extendiendo línea a línea, orden a orden, el hechizo con que los envolvía y atacaba, hasta que uno cedió primero, vibrando su último aliento en la corriente de magia. Fue alrededor de entonces que Pelleas alcanzó su posición, quedándose mientras terminaba con el otro, manteniendo la presión del conjuro hasta que terminara de ahogar a la víctima. No habían estado muy bien armados, no habían representado demasiado problema. Una vez culminado eso, regresada a él la magia negra para disiparse de regreso contra su cuerpo, examinó su entorno con los ojos entornados. Esas habitaciones del piso alto recibían más luz que abajo. La vista se le tornaba un tanto borrosa.

El joven agachó la cabeza y se pellizcó el puente de la nariz, se frotó los párpados con los dedos. - Ahh… ¿dolor de cabeza, otra vez? - Murmuró, apesadumbrado. Intentaba evitárselo, porque no era algo que pudiera quitarse con báculos y medicinas rápidas. Además, no podría revisar la iglesia a conciencia ni mucho menos estudiar cuidadosamente sus reliquias si la cabeza le dolía y la vista no se le enfocaba bien. Retrocediendo un poco, Pelleas se sentó en el borde de un mueble volcado y se quedó frotándose lentamente los ojos, manteniéndolos escudados.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Miér Ago 05, 2020 9:03 pm

Comenzaba a temer a los atardeceres. Las noches eran los momentos más difíciles y sólo si bajaba mucho sus estándares podía contar con los dedos de una mano las noches que había descansado desde que había dejado el bosque del sur de Daein. Si no eran emergidos eran grupos de beorcs que se acercaban por los caminos y si no eran animales salvajes. Cada vez que el sol se empezaba a acercar al horizonte la garza comenzaba en su búsqueda de refugio y ya adentrada la tarde era cuestión de unas tres horas antes de que el sol se ocultase del todo.

En la zona donde se encontraba habían bastantes zonas abandonadas y estructuras de las cuales había aprendido a mantenerse alejado, pero había sido perseguido, por tierra y aire por un reducido grupo de emergidos, un pegaso y dos soldados a pie. No era atlético en lo más mínimo y necesitaba con urgencia perderlos, de ser a pie, era fácil, solo tenía que volar, si era solo en el aire, también era fácil, podía meterse en alguna arbolada donde el pegaso fuese demasiado grande para maniobrar y podría perderlos… pero ambos… era mucho para él y ya estaba agotado entre intercalar volar y correr. Rendido fue directo hasta las estructuras donde podría conseguir ayuda o al menos una oportunidad de resguardarse.

Entró por la ventana rota de una gran casona de dos pisos, elegante de aspecto pero claramente venida abajo por el tiempo, ya con varios techos y paredes derrumbados y totalmente saqueada en el interior. Pero no tardó mucho allí, solo corrió de la habitación a los pasillos y salió por otra ventana cuando escuchó que el pegaso apoyaba sus patas en uno de los techos. Fue por tierra, aprovechando los arbolados y pastos de un jardín sobrecrecido y logró finalmente perderlos… solo para toparse con otro grupo de emergidos que le cerraba camino al salir hacia lo que era un modesto cementerio. Desesperado corrió hacia el templo adjunto, esperando que la misma estrategia le volviese a servir: entrar a una casa y salir por otro lado perdiéndolos en el camino… pero poco sabía que estaba entrando a un callejón sin salida.

Corrió por el amplio pasillo hasta el final, pero más allá de amplios ventanales que dejaba entrar el sol de la temprana tarde, no encontró salida alguna… y si bien no le cruzaba por la cabeza que aquellas estructuras de colores pudieran ser fácilmente rotas, igualmente no podría pasar por entre los espacios tan pequeños de las estructuras metálicas que conforman el mosaico. Giró sobre sus hombros encontrándose acorralado por enemigos, por lo que alzando vuelo subió al balcón interior del segundo piso, donde entre largos corredores habían puertas altas y delgadas. Corrió hacia una de las habitaciones sintiendo los pasos de los emergidos subiendo las escaleras, pero las ventanas no eran más que rendijas en la piedra donde no podría pasar, ni siquiera en su forma animal.

La desesperación le llenaba los ojos de lágrimas, se encontraba atrapado y temiendo por su vida, probó un par de habitaciones más con el mismo resultado y al volver al pasillo y ver por el balcón, dispuesto a tirarse y planear hacia la salida, vio como otra figura entraba, asumiendo que sería otro enemigo que vigilaba la salida. En un reflejo de colores celestes y blancos su cuerpo se transformó en un ave gris y blanca de cuello delgado y largas plumas en su cola. El lugar era algo reducido pero pudo sujetar su bolso con sus patas antes de pasar volando por sobre la gran cámara del templo y pasar al balcón interior espejado que daba al mismo piso. Nuevamente dejando un reflejo en el pasillo corrió hacia una habitación y cerró la puerta. El miedo se hacía mayor por algún motivo, sus manos temblaban y creía que sería solo por el cansancio pero aire se hacía pesado y difícil de respirar. Acercó una silla y la apoyó contra la puerta, sin siquiera trancarla contra el picaporte, solo siendo el único obstáculo que podía poner allí. Y solo se quedó allí, cubriéndose con sus alas como si de una capa se tratase mientras escuchaba el silencio del otro lado de la puerta.

Temblaba casi descontroladamente, la presión en su pecho poco a poco se diseminaban y las presencias más agresivas parecían apagarse. Se acercó y arrastró la silla solo un poco para abrir la puerta, asomando apenas un poco su rostro llegó a ver la figura en una amplia capa oscura encorvandose contra un mueble caído. Aún asustado pero sin poder ignorar a alguien que percibía que estaba angustiado, se acercó algunos pasos. Con sus alas aún apegadas a sus brazos y hombros podría parecer, a vista rápida, que solo llevaba una capa de plumas bastante gruesa sobre su cuerpo. Aquella persona no aparentaba ser violenta y por su comportamiento no parecía ser un emergido… al menos por lo que el branded le había explicado brevemente de lo que era un “emergido” y que no se trataba de un beorc. Aquella persona era un beorc sin duda y quizás hasta su salvador. Sonriente, sujetando con ambas manos la correa de su bolso de tela, pequeño y ya bastante sucio, se detuvo a varios metros de él.

- Hola. ¿Le duele la cabeza? Lamento oír eso. - Se acercó unos pasos más y se agachó para apoyar su bolso en sus rodillas y comenzar a buscar dentro, con el movimiento sus alas se abrieron un poco para que las puntas no se arrastrasen por el piso al agacharse. - Puedo ofrecerle medicina para eso. Tengo extracto de matricaria, también aceite de lavanda y si es nerviosa tengo pasiflora y tilo para hacer infusión. Ah… pero no tengo agua para hacer la infusión… lo siento. Pero hay un río un poco al noreste. - Habiendo bajado la mirada por unos momentos para confirmar que tuviese todo lo que ofrecía en su bolso, volvió a subirla inclinando un poco su mirada aún sonriendo amigablemente.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Lun Ago 10, 2020 11:42 pm

Pelleas soltó un suave “¿ah?” de absoluta confusión, cesando todo movimiento y paralizándose en su sitio un instante. No se consideraba la persona de más despiertos reflejos, ni era usualmente el más agudo en detectar cambios en su entorno, pero esa voz le había llegado tan de la nada, que no parecía real que de repente estuviera allí. No había habido sonido de pasos, no como pesaban y sonaban los de un beorc. Aunque claramente no se tratara de un emergido ni sonara a alguna clase de bandido con intenciones hostiles, tuvo que hacer el esfuerzo de descubrirse los ojos e intentar enfocar la vista, despejársela de a persistente parpadeo, para echar un vistazo al recién llegado. No tuvo mucho éxito. Todo permanecía borroso, el dolor de cabeza amenazaba con establecerse. Pelleas distinguió sólo vagamente, sin bordes y formas nítidas, la figura humanoide ante sí, con tanto blanco junto. Alzó un poco la mano semi envuelta en la manga de la túnica, en gesto de que se detuviese, que no se molestase.

- Le agradezco, pero no sé si sería un desperdicio de medicinas… se trata de mis ojos, después de todo. - Explicó, agachando la cabeza y cerrándolos un momento más, sus cejas frunciéndose fuertemente. Quería mostrarse más agradecido a alguien que se le acercara con intenciones generosas, pero no había logrado siquiera formar una sonrisa entera en su rostro, antes que la incomodidad le hiciera quedarse así. Sólo podía hacer lo que su estado le permitiera. - Estoy recuperándome de una herida; es larga historia. Pero a fin de cuentas, aún no veo bien… - Tras la corta pausa con el ceño fruncido, volvió a intentar parpadear, mirar a través de los mechones de desordenado cabello indigo. Veía a la persona buscar en una especie de bolso, había oído contenedores moviéndose y chocando. Le parecía, luego, que le sonreía, y que le veía ojos de natural tono rojo, muy distinto al brillo de los emergidos, pero ni eso distinguía bien. Por fortuna, por la voz distinguía que era un varón, para no errar al tratar a quien verdaderamente le estaba siendo amable.

Consiguió, ahora sí, formar una sonrisa, si acaso algo tensa. - Ah, pero, no se preocupe más por mi, por favor. Esto ha de ser pasajero. - Dijo, en voz ni dolida ni dificultosa, haciendo un leve gesto con la mano. Calculaba que sólo debía escudarse los ojos, dejarlos descansar un rato; lo haría mientras pudiera, volviendo a frotarse suavemente con los dedos. Ya estaría bien. Nunca le sentaba bien ser el foco de atención de todos modos, por lo que se apresuró cuanto menos a alzarse, para despreocupar al joven de la voz tranquilizadora. Después de todo, su dolencia era sólo la luz allí arriba, en ese cuarto, actuando sobre sus ojos y su cabeza, nada realmente grave ni que le impidiera moverse. Al alzarse cayeron en acomodo la túnica y la capa, atuendos con toda seña de costosos, en buen estado, y coronados además con decoraciones de plata y joyas. El tomo que aún cargaba se distinguía como uno de magia, aunque reconocerlo dependía enteramente de conocimiento personal. Igualmente, siempre escudándose la vista, fuera con los dedos de una mano o sólo con la sombra bajo el cabello, el hechicero que en pie se erguía no muy lejos de los dos metros de altura pudo guardar el tomo en el amplio compartimiento de tela que le correspondía, en señal de que había terminado esa parte del trabajo.

- ¿Y usted? - Preguntó entre tanto. - ¿Acaso usted estaba, uhm, quedándose aquí? ¿O sólo los escuchó a ellos? - “Quedándose”, desde luego, pudiendo significar cualquier cosa desde usando el lugar techado como acampamento, ser un superviviente de la zona o un oportunista revisándola. En el estado en que estaba Begnion, no se podía criticar nada de ello. Por lo demás, tras hablar apuntó en la dirección en que había dejado los cuerpos sin vida de los emergidos, sin necesidad de mirar para saber donde había terminado eso. - Me he encargado, no parecían haber más que esos dos. Además, mis acompañantes estarán vigilando el exterior de este lugar. Puede estar tranquilo, ya es seguro. - Aseveró. Al joven, después de todo, no lo había visto mientras los emergidos estaban en movimiento.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Mar Ago 11, 2020 9:35 am

Sus manos se detuvieron dentro de su bolso cuando escuchó que no se trataba de la cabeza si no que de sus ojos… aquello complicaba un poco las cosas ya que era un área mucho más delicada del cuerpo del cual no había muchas medicinas, menos sin saber exactamente que tenía. Por los síntomas no parecía ser infección u hongos, pues por lo poco que había llegado a ver no veía ni irritado ni lagañas amarillas y secas, al menos no tan grave como para verlo a simple vista. Igualmente intentó mirar algo fijo desde su posición, apenas pudiendo llegar a verlo cuando apartaba sus manos o se apartaba un poco los gruesos mechones de cabello.

- Mhn… Tengo infusión de manzanilla. Si los siente secos y cansados. - Al verlo levantarse él también lo hizo, nuevamente sus alas descansando contra sus hombros. No era especialmente bajo pero el hombre que tenía delante era especialmente alto y ahora que se paraba podía apreciar eso. No ayudaba en hacerlo menos imponente las capas de ropa de tela pesada y armada, ni tampoco las joyas que el peligris entendía poco y nada al respecto. Tenía nulo conocimiento de lo que eran riquezas, apenas comprendía en muy corta medida el dinero al tener algunas monedas con las cuales comprendía que suplantaban al trueque, el tema de joyas enlazadas a riquezas no ocurría en su cabeza, simplemente veía que aquel beorc había encontrado piedras muy bonitas que había puesto en cadenas para no perderlas… él mismo tenía un par de rocas muy útiles y a su parecer bonitas que cuidaba no perder. Del libro… menos aún, aunque si podía leer su título y emocionado sonrió amplio. - ¡Oh! ¡¿Entiende ese libro?! Lo siento, no era mi intención alzar la voz, haha. Es que me emocioné por un momento. - Se acercó unos pasos, mirando hacia donde había señalado y se veía el cuerpo inerte del emergido. El peligris retrocedió enseguida sin ser capaz aún de enfrentar la muerte sin alterarse, aunque cuanto menos ya comprendía que aquellas criaturas no eran ni beorcs ni laguz y agresivas como eran, eran enemigas de ambos.

- Eh… ah gracias… ya veo. No me estoy quedando… sólo estaba huyendo de ellos. Me venían persiguiendo desde lejos, no estos, otro grupo, que logré perder entre las casas, pero estos dos me descubrieron intentando escapar y me siguieron hasta aquí. Subí pero no hay ventanas en las habitaciones de aquí arriba así que no podía escapar. Me ha salvado. Se lo agradezco. - Su tono era tranquilo, incluso cuando explicaba algo que le había traído mucho miedo y estrés. Sus pasos fueron suaves y silenciosos cuando comenzó a moverse, dirigiéndose hacia la puerta de la habitación que había estado, adentro había una única ventana, que no era más que una rendija en la pared como en las demás habitaciones pero esta estaba cubierta por un alto mueble que abarcaba toda aquella pared. En las estanterías se veían salpicados algunos libros aún en buenas condiciones y los gabinetes de madera finamente tallada aún se encontraban cerrados con llave. Por la presencia de un escritorio se podía adivinar que aquello había sido una suerte de estudio, quizás del cabecilla de aquel templo. Allí la garza recogió del piso el cacharrito de latón que había perdido en su desesperación de resguardarse, sosteniendo esto en su mano se volvió a girar al otro.

Sonriente su voz volvió a irrumpir en el silencio. - Si me permite… puedo revisar sus ojos, no soy un sabio ni anciano, por lo que mis conocimientos son limitados, pero quizás pueda ayudarlo. Los ojos son muy delicados y si se ha herido no debería dejar la herida sin atención o podría perder la vista definitivamente… es lo curioso y malo que tienen los ojos. Parecen independientes del resto del cuerpo, uno puede estar perdiendo un ojo y no sentirse mal. No es como cuando hay una infección o una herida en un brazo o un malestar estomacal. Cuanto menos debería lavarlos con infusión de manzanilla que los limpiará de impurezas y promueve la circulación, así que si está inflamados o cansados le ayudará. - Seguía hablando en tono amable, sugiriendo y ofreciendo, nunca imponiendo.

Siendo la única salida la escalera donde estaba el cuerpo del emergido, la garza no mostraba apuro ninguno en ir hacia allí, mirando el área del balcón interior como opción para solo planear hacia abajo cuando quisiera ir hacia el piso inferior. Sus alas se movieron un poco, solo acomodándose con una sacudida inflando un poco sus plumas, usando su mano para sacudir un poco la parte baja de estas al sentir algo de polvillo caer del techo. Siendo estas gris jaspeado con blanco en el exterior y a simple vista negras en su interior, ante tal contraste podría fácilmente pasar por una capa de piel con forro de tela para alguien con la vista dañada, una capa que sacudía y cuidaba, pues si era de piel y así de esponjosa, podía ser cara, en contraste con el resto de su ropa mucho más simple, una camisola de mangas cortas y anchas de espada abierta para que sus alas salieran cómodamente y pantalones de tela oscuro, a sus pies solo llevaba unos botines de piel, que si bien no eran especialmente decorados, si eran de calidad y de terminaciones delicadas y cuidadosas realizadas en el mismo bosque de Serenes.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Jue Ago 13, 2020 4:31 pm

Por lo pronto sólo negaba con la cabeza, sin querer incordiar con el caso intratable, además de excesivamente específico, que consideraba su impedimento visual. Era curioso, cuán sincera se percibía a los oídos la preocupación del otro; y en sí era una impresión agradable, si bien extraña de tener, pero no cambiaba que le pareciese desperdicio aceptarla. Sólo negó con un movimiento de la mano. Cuando el joven, o quien asumía joven por la voz reaccionó, en su lugar, al libro que Pelleas cargaba, no sólo recibió mejor el cambio de enfoque sino que compartió con similar interés ese súbito entusiasmo. Ladeó un tanto la cabeza gacha, bajando la mano con que se había masajeado los párpados.

- ¿Hm? ¿Le interesa la magia? ¿O será que la practica? … oh descuide, descuide, a muchos nos ocurre similar. - Sonrió. O sólo lo veía así porque era él a quien también le sucedía, emocionarse con facilidad con el asunto, pero era igual. Un mago sin un tomo era tan vulnerable ante un emergido como un pueblerino desprotegido, todavía esa persona podía haber sido uno. Su otra mano permaneció posada en el tomo que había guardado, apreciativamente. - Pero sí. Tanto como un mago puede llegar a leerlo, y a hacer uso de él. Este es magia negra de orden relativamente avanzado. -

Y el que acababa de utilizar para encargarse de las criaturas en el templo. Escuchó al otro hablar de ellos, de lo cercano del encuentro que había tenido antes, en tanto seguía su andar. Entonces, ese joven había llegado primero y en busca de resguardo momentáneo. Se alejaron del área excesivamente luminosa para su gusto, procediendo a otra habitación más resguardada, tanto mejor para él; el tiempo en peor estado de ceguera le había acostumbrado a guiarse con poco, de modo que caminando lento y fijándose sólo en las formas borrosas a su alrededor carecía de problemas, mas valoraba el alivio del entorno nuevo y más ensombrecido. Le hacía mejor. Al agradecimiento, Pelleas sólo inclinó la cabeza un poco más marcadamente. - No, esto… nada que agradecer. Sólo he llegado en el momento adecuado. Además… estoy con las fuerzas de ocupación de Daein. - Pausó un instante. En el estado en que estaba, quizás sería mejor omitir en qué rango estaba y sólo dejarlo en que era parte. - ... en otras palabras, deshacernos de los emergidos en esta zona es nuestro trabajo ahora mismo. Mis compañeros han de estar despejando el exterior ahora mismo. Verá que salir no será problema. - Completó, en un intento propio de reasegurar.

No se comparaba mucho a la tranquilidad que, si acaso naturalmente, el otro emanaba. Era extraño, no era precisa y objetivamente el timbre más idóneo jamás oído, pero de alguna forma era la voz más confortante. Tenía la impresión de que, escuchándola, el dolor de cabeza incipiente se retractaba antes de llegar. Lo liviano de los pasos, sin agregar ruidos adicionales, ayudaba. Sintiéndose menos afectado general, ahora también en un sitio de media luz más conveniente para él, Pelleas pudo parpadear y alzar la vista un tanto más. Intentaba fijarla en aquella persona, enfocarlo mejor. Era la segunda vez que hablaba de medicinas y de males corporales, notaba ahora que de una forma no casual, sino definitivamente entendida.

- Es usted… ¿un boticario, o algo así? ¿Es clérigo de alguna orden? Lo siento, le aseguro que le veo, pero si lleva uniforme, tanto no distingo ahora mismo. - Admitió, con una breve risa nerviosa. Veía el bulto de plumas grises, con manchas más claras y más oscuras, sobre los hombros del otro hombre, mas en efecto lucía como parte de una capa de buen grosor. El resto de la ropa era también manchas de color, una insignia o seña similar era lo último que podría notar. Igualmente, la oferta era difícil de negar. Una nueva opinión, una nueva mirada al estado actual siempre era buena. Y el hombre sabía de magia y de medicina a la vez, quizás fuera exactamente lo adecuado. Tras titubear un instante, asintió. - Le agradecería su opinión. Aunque, verá, la herida es de origen mágico… y sin mucho precedente que pudiera investigar. - Se explicó, en tanto se aproximaba un poco más, al lado de la habitación en que el otro estaba. - Quizás lo sepa ya, pero los hechizos que utilizan la luz son diferentes a cualquier otro. Su forma de dañar no es igual a cortar o helar la piel con viento. Verla, estar bajo ella, es una forma de agresión. Cometí el error de estar demasiado cerca y de mirar lo que no debía. En teoría, incluso esta clase de daño debería pasar con el tiempo… en la práctica, quiero creer que lo hace, pero… y que lo haga adecuada y completamente, además… -

Negó con la cabeza. Hablaba demasiado, y ni siquiera por el pesar o la desesperación de la situación; más bien, un interés similar al con el que había mencionado magia antes. No podía resentir ni hallarse dolido ante asuntos que tan fascinantes hallaba, que tanto le apasionaban, y a la vez considerandose él culpable del error. Se limitó a separar del escritorio la silla, en que se marcaba la parte expuesta al polvo y la que no, y a sentarse en esta para no permanecer alto sobre el joven, intentando adivinar si alzar o no la cabeza, si moverla a un lado o al otro. - Bueno… dígame usted lo que le parezca. ¿Está bien aquí? ¿Cómo debería...? - Musitó. Cuanto menos, se apartó el rebelde cabello, descubriendo la pequeña marca de mago espiritista sobre su frente, así como los ojos que prácticamente no mostraban señas. Sólo pupilas ampliamente dilatadas y un esfuerzo pausado por enfocar.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Jue Ago 13, 2020 10:57 pm

Ingresó con el más alto a la habitación con menos iluminación, si era un mal de los ojos, la luz solo lo empeoraría, eran muy pocas las patologías que la oscuridad serían contraproducentes, por no decir que solo conocía una, sin embargo, menos luz siempre ayudaba a descansar la vista y hasta con los dolores de cabeza. Aquel lugar sería apropiado para que el otro pudiese descansar un poco. Soltó un ligero suspiro mientras entraba detrás del hombre. - Libro de magia… ya veo. No sabría decirle, señor. No puedo decir que practico o estoy particularmente interesado en la magia, pero si puedo utilizarla, sólo que nunca lo he hecho con un libro, de hecho nunca vi un libro de magia, ¿es así como la utilizan? Tengo magia y sé utilizarla, pero no la practico, sólo es parte de mi naturaleza. Por lo que he leído, se han referido a ella como magia emocional o magia de sanación natural, pero tampoco estoy muy ilustrado en el tema. - Guardando el cacharrito en su bolso se quitó el mismo del hombro debiéndolo de pasar por sobe su ala, extendiendo un poco esta para no dañar las plumas y volviéndola a contraer contra su hombro como antes.

Siguiendo los pasos del hombre lo escuchó con atención asintiendo de tanto en tanto, yendo a dejar su bolso pero deteniéndose al ver la capa de polvo sobre el escritorio, se inclinó soplando un poco levantando una pequeña nubecita de polvo que lo hizo toser y retroceder. - ¡Cof, cof! ¡Ahg… lo siento… no creí que hubiese tanto… cof. - Miró rápiamente a su alrededor y sin encontrar nada sacó de dentro de su bolso un manojito de plumas largas, desde que le habían dicho que sus propias plumas eran valiosas las había comenzado a juntar por si alguien pudiera necesitarlas, pero no creía que fuese a ser problema si se ensuciaban un poco. Así que pasó las mismas por la superficie para quitar la mayor cantidad de polvo y poder dejar su bolso, sacudiendo las plumas y volviéndolas a guardar. - Sobre el libro... Sólo pude leer el título pero es raro ver que alguien tenga material escrito en ese lenguaje, tal como todos los lomos que llego a ver desde aquí, está el lenguaje de la civilización, no el original. Más que en la comunidad de donde vengo, no he encontrado a nadie más que sepa leer lenguaje original. - Su tono tranquilo parecía no perturbar el ambiente, sólo lo suficientemente alto para hacerse oír pero por lo normal parecía que solo estaba susurrando demasiado alto.

- Oh… Daein. - Su voz bajó un poco, recordando como le habían advertido tanto de aquel sitio y que no tenía que ir, que su gente era peligrosa. Pero no podía verlo así, si bien él creía no haber pisado Daein más que en el camino hacia Crimea (que en realidad nunca había llegado), ya este era el tercer beorc de Daein que conocía y ninguno le había dado sensación de peligro… incluso, pese al tamaño y la muestra de poder que había dado aquel hombre, sentía su timidez y ansiedad, no solo reflejada en sus gestos si no también en toda su presencia. - Oh, pero entonces están haciendo un trabajo de bien liberando las tierras de esas criaturas. Le agradezco. - Agregó con una sonrisa creyendo que quizás aquel tigre le había advertido, con la mejor de las intenciones, de algo que quizás había sido una experiencia mala aislada que él había tenido.

- Oh, no, no. Sólo soy un herborista y conozco algunos males comunes y sus tratamientos… de hecho no soy tan experimentado, mi maestro era mucho mejor… pero murió en un incendio y he continuado mis estudios solo. Viajando he aprendido mucho y he accedido no solo a nuevas plantas si no que también a nuevos materiales. - Hizo una pequeña pausa pensativo. - No sé mucho de daño mágico… sólo he sido atacado con magia negra y no fue una experiencia que quisiera repetir. Pero no perdemos nada con que le eche un ojo a sus ojos. - Hizo el chiste simple y tonto, sonriendo un poco expectante a la reacción del príncipe. Aproximándose al pelivioleta apoyó sus manos con cuidado en el filo de su rostro para que lo alzara. Su tacto cálido y suave, sumamente delicado eran casi caricias contra la piel del príncipe, y su mirada carmín pasaba enseguida a los ojos ajenos. - Intenta mirar hacia el techo y después mírame a los ojos. - Indicó para tener no solo una visión clara de los ojos del varón si no que también verlo hacer foco, cuando lo estuviese mirando, sin soltar la mandíbula ajena, sujetándola con ambas manos para mantener su rostro lo más quieto posible, levantaría su ala para hacerle sombra, cubrilo más de la luz y poder ver si había un mayor estímulo hacia la oscuridad o sus pupilas dilatadas simplemente no reaccionaban. Notando enseguida la anomalía de que sus pupilas no reaccionaban a la luz pero si a la oscuridad y la lentitud de respuesta. - Jm… Parece que se ha expuesto a una luz demasiado fuerte y por un tiempo sus ojos estarán sensibles, puede que se haya quemado un poco el interior del ojo, no veo reflejo alguno dentro, pero si es solo eso sanará en unas semanas y en unos meses ya estará como antes. Le recomiendo no esforzar la mirada y los lavados de manzanilla le ayudarán a sanar más rápido. - Recomendó apartando sus manos y volviendo a bajar su ala.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Sáb Ago 22, 2020 7:58 pm

Realmente le estaba costando seguir lo que el joven explicaba. No practicaba magia, pero era capaz de utilizarla. Sin un tomo ni ningún otro medio, aparentemente. Y magia propia, que simplemente residía en él, lo cual le haría pensar en un espiritista o un iniciado fuera de consentimiento, ambas posibilidades que podían darse en ciertos casos, de no ser porque la describía como magia de sanación, que no era compatible con esos parámetros. Pelleas pasó la vista por la figura aún borrosa, pero que de a poco se definía y dibujaba mejor a medida que su vista se acostumbraba a la penumbra. Tomó aire, mas sin saber por donde empezar, sólo cerró enseguida la boca y siguió recorriendo mentalmente sus propias conjeturas. Se ahorraría hacer comentarios ignorantes. Eran declaraciones admirables las que hacía esa persona, impresionantes por seguro, pero para nada irreales. Había magia de sanación internalizada, era algo que justo había comenzado a estudiar en aquella época, aprendiendo también de la existencia de la sanación sin báculos mediante la entrega directa de la vitalidad del mismo sanador, aunque no tendía a ser innata. Había un dominio de báculos o una instrucción en ellos de por medio, por lo general. Igualmente, de allí a que existieran excepciones no había un trecho tan largo.

Pero no era siquiera todo lo que el extraño revelaba de sí. - ¿Una comunidad…? - Pelleas se halló repitiendo, inadvertidamente. No sólo decía poder leer lenguaje antiguo, sino que aludía a toda una comunidad que lo hacía, y por el sonido de ello, como costumbre. Las extrañas sorpresas no dejaban de llegar, pero lejos de tomarlas a mal, el sabio sólo podía emocionarse, su curiosidad por lo nuevo totalmente despierta. Volvió la cabeza, siguiendo los movimientos del otro en la medida en que podía. - Ciertamente no es común, encontrar gente que pueda leer lenguaje antiguo-- lenguaje original, sí, entiendo que puede llamársele también. Incluso textos vitales que se han descubierto últimamente, ha tomado tiempo conseguir que se interpreten. ¿Puedo preguntar de qué comunidad se trata? El tipo de magia que poseen, si he entendido bien, tampoco me es muy familiar, hasta donde conozco ramas de magia de sanación-- aún me falta, claramente, aprender mucho, pero suena fascinante. Desde el punto de vista ortodoxo, es algo especial… - Era inusual, sí, pero eso podía tener toda clase de explicaciones y significar toda clase de cosas a descubrir. Estaba más que dispuesto a saber de ellas.

Lo seguro era que todos esos misterios hacían al joven no “sólo un herborista”. No uno común. Cuando se le acercó a hacer su revisión, Pelleas se lo permitió sin chistar, hasta más interesado en su opinión ahora. Era un hecho inescapable que ser manipulado y visto de demasiado cerca por alguien que no era la médica de cabecera, en casa, le cohibía bastante. Ni una broma ingenua y una sonrisa cortés rompían ese hielo. Pero era lo adecuado. Levantó el mentón cuando la guianza de las manos ajenas así se lo pedían, las cejas un poco fruncidas en incomodidad. Tal como indicaba, miró hacia lo alto, más allá de la cabeza de cabello claro, luego a los ojos rojos en un rostro casi blanco a su parecer, mientras escuchaba sus apreciaciones.

- Entiendo. Sólo debo tener cuidado, aún tengo trabajo en este sitio, algo que buscar. Exponerme fuera de las condiciones seguras no era parte del plan. - Dijo. No podía evitar parpadear repetidamente, a través del esfuerzo de despejar la vista y volver a enfocarse ahora que nada activamente dolía, proceso que bajo la sombra ocurría con mayor rapidez. Funcionaba, los ojos rojos lucían cada vez más nítidos ante él, los rasgos del joven se hacían reconocibles. Dio una leve sonrisa al oír una opinión tan optimista. - Um. C-Claro. Gracias. De hecho, verá, en esta luz me encuentro mucho mejor… me alivia, creo que ahora puedo… - Decía, enderezando la cabeza cuando le era soltada. No había pensado mucho de lo que le hacía sombra justo antes, podía ser cualquier cosa, pero ahora que era retirado sin que el herborista tocara nada, con un movimiento tan vivo, se sobresaltó. La capa de plumas acababa de doblarse por sí misma a la espalda del otro. - Qué-- ¿qué ha--? -

Como un ala. La prenda se había doblado como un ala. En el segundo siguiente, el mago se había puesto en pie, y la silla que ocupaba era empujada con un sonoro arrastre hacia atrás. En el primer instante, lo cierto era que sólo se había sobresaltado por el movimiento sorpresivo donde no debía haberlo. Pero parado ante el herborista ahora, una segunda oleada de shock le recorría, se asentaba la segunda sorpresa, para transformarse más bien en horror. Su cuerpo había reaccionado primero; ahora su cabeza y sus sentidos se ponían al tanto. Podía ver que había, en efecto, un ala, un par de ellas dobladas en la espalda del hombre. El significado de ello se formaba demasiado lento en su consciencia, si acaso resistiéndolo. - Alas... qué... ¡¿qué... eres?! -


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Lun Ago 24, 2020 6:04 pm

Seguía conversando mientras examinaba, siempre dispuesto a hacer conocidos y socializar, sonriente en un humor mucho más ligero y mejor ahora que ya no había peligros, y hasta podía ayudar a quien le había ayudado. Todo se sentía mucho más brillante ahora que había gente que estaba despejando el área de aquellas criaturas y ya no tendría que tener miedo de salir, quizás hasta poder pasar la noche allí. - Oh, ya no existe la comunidad… un incendio arrasó con nuestros hogares y muchos murieron, los que sobrevivimos nos vimos obligados a irnos. Viajaba con unos compañeros pero nos separamos por un ataque y… no los he vuelto a ver. De hecho no he vuelto a ver a nadie más de mi comunidad desde que nos separamos. - Se notaba la tristeza en su voz pero no duró mucho, intentando mantener el buen humor sonreía a nueva cuenta.

Y las explicaciones que daba el otro le alegraban también. Parecía que la herida no era irreparable y el daño en sus ojos estaba mejorando, tenía respuesta a las diferencias de luz, cosa que era muy buena, no había manchas blancas ni negras, señales de daños permanentes ya sea con cataratas o en el mismo músculo ocular. - No se preoc… ¿Ah? ¿Que ocurre? - Al verlo sobresaltarse apartó sus manos enseguida, temiendo que le hubiese hecho doler de alguna manera o que fuese él el causante del sobresalto.

El ruido de la silla así como el movimiento brusco asustó al otro, haciéndole retroceder y erizar sus plumas sobre sus hombros tomando algo de volumen. Grandes ojos rojos mirándole sorprendido recogiendo sus manos contra su pecho y cubriéndose más con sus alas hasta que solo se veían sus manos y una franja de su camisa blanca bordada. Podía sentir el miedo crecer en el corazón ajeno y sintiendo que era imposible que él fuese el causante, miró sobre su hombro a la puerta y a su alrededor antes de mirarlo nuevamente… de encontrar su mirada con la ajena… era a él a quien miraba, era él quien generaba ese sentimiento en el mago.

Consternado sus cejas se tensaron pero al menos su lenguaje corporal se relajaba un poco, las plumas de la parte superior de sus alas se bajaban y sus alas volvían un poco hacia atrás para dejar que sus brazos se movieran con libertad, pese a que solo adelantó sus manos mostrando que no tenía nada, que no tenía que temer. - Oh… lo siento, no me he presentado. Soy Kaworu de Serenes. Soy una garza si es lo que preguntabas. Eh… también soy varón… si era eso y te malentendí. - Un “que eres” era algo muy amplio como para responder directamente, pero el otro ya sabía que era herborista así que claramente a su profesión no se estaba refiriendo.

Aún preocupado bajó sus manos y se volvió a acercar un par de pasos con más lentitud hacia donde había dejado su bolso sobre la mesa. - ¿Es de mi que sientes miedo? Siento un temor muy fuerte de tu corazón… casi terror. Pero no hay nadie más en este lugar… ¿o es algo que no estoy viendo? - Le seguía siendo difícil de creer que aquel terror fuese provocado por su presencia, creía que no había hecho nada para darle miedo al otro, ni siquiera había acercado sus dedos a sus ojos o intentado utilizar ninguna medicina… esas eran cosas que habían causado cautela y desconfianza en el pasado a su persona con otros beorcs y comenzaba a comprender lo desconfiados que era aquella raza… pero miedo era un sentimiento totalmente diferente y mucho más fuerte que solo precaución y desconfianza.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Jue Ago 27, 2020 2:47 am

La primera reacción aparecía como un sobresalto, un movimiento exaltado y repentino, pero el hecho era que no se trataba de más que miedo. El miedo razonable, primero, a que lo que se movía al borde de su visión fuera una señal de peligro, como debía mantenerse contemplado en un sitio en que había habido emergidos. Luego el miedo a lo que había en efecto ante él, que tan sólo iba en aumento a medida que comprendía. El individuo no había sido una amenaza en ningún momento. No había sido hostil, sino todo lo contrario. Y sin embargo, a medida que Pelleas le veía mover las alas para envolverse con estas, el temor se sobreponía a todo eso. Sabía la respuesta a su pregunta mucho antes de que el otro la diese. Un hombre con alas de ave, por inocente que pareciese, sólo podía ser una cosa. No obstante, tragó espeso y esperó a oírlo de él, como la confesión de un crimen. Sus ojos se mostraban obscurecidos y su mano iba inmediatamente a su tomo, sin disimular que lo hacía, sin ocultar que estaba listo para defenderse.

- ¿Otra clase de subhumanos? ¿Existe también esto? Garzas… - Respondió, sin dudar en el término. Conocía a los cuervos, había exterminado muchos de ellos en Kilvas y sabía de los halcones también, desde una perspectiva menos cercana. Alas negras y alas de colores de la tierra respectivamente. Una garza era algo nuevo para él, algo que nunca había visto con sus propios ojos. Pero eso sólo era una especie más de la que estar prevenido. Al pensarlo, arrugó el entrecejo en cierta confusión. - … pero… no, ¿acaso no es una raza extinta? La estirpe de subhumanos que Begnion pudo exterminar… - Con la quema del bosque de Serenes, justamente. Algo sobre la fragilidad y la pérdida del hábitat acudía a medias a su cabeza. Tan sólo había sabido de ello por la relevancia en la historia de Begnion, nunca lo había estudiado en detalle por sí mismo, aunque la mención de la raza sonaba distantemente de algún texto u otro.

Soltó el pensamiento, sin embargo, cuando el subhumano se movió. La expresión en el rostro de Pelleas pasó a ser una de enfado. El sólo hecho de estar ante un laguz alzaba una ira instintiva, que pese a ser lo único que mostraba exteriormente, tan sólo enmascaraba el profundo temor que sentía. Todo laguz era, a sus ojos, una criatura salvaje y violenta, una amenaza. Los que había visto con sus propios ojos habían seguido esa impresión, el daño que algunos habían hecho seguía en él como una respuesta visceral, terror y furia en respuesta a experiencias que intentaba no recordar. La voz gentil y agradable, el aspecto inofensivo de Kaworu debían estarlo engañando en alguna forma. Pese a sus manos inofensivamente puestas en alto y el movimiento inocente que estaba realizando, el hechicero siguió el impulso de frenarlo en alguna forma, enviando a toda prisa un hechizo que lo contuviera, con un gesto corto pero decidido de la mano. Se abalanzó sobre él una sombra pesada, destinada a aferrarse, como brea no del todo opaca pero pegajosa, y halarlo hacia abajo. Sería más pesado que doloroso, mas era lo que aliviaba más al daeinita.

- ¡No tengo motivo para temerte! - Exclamó entonces, en respuesta. No comprendía cómo la criatura había podido hablar de sus emociones así, le daba escalofríos la certeza de ello, pero por supuesto que podía negarlo. Esta vez, fue él quien dio un paso en su dirección, magia negra aún cayendo lentamente de sus dedos, rebosante, por si la requiriese. - Lo… lo has dicho antes. Eres un herborista, un sanador-- no podías defenderte de los emergidos que te perseguían. Sé que no podrás hacer nada aunque lo intentes, aunque seas una bestia más… - Continuó en voz grave, baja. La necesidad de decirlo expresamente obedecía, en verdad, en iguales partes al querer oírlo él mismo y a intimidar a la garza, disuadirla de cualquier intento. Calmaba su miedo interior. - Y te he dicho de la situación también, ¿no es así? Que no estoy a solas. Si diera llamado… mis compañeros vendrían a buscarme. Somos muchos como para tener una posibilidades de lucha. No hay nada que podrías hacer. Así que… así que yo... - Se detuvo, mirando a la criatura detenidamente. Verdaderamente, no había nada que pudiera hacerle. No estaba en peligro. Entonces, ¿por qué seguía allí, irracional, el miedo? ¿Por qué no le daban tranquilidad todas las condiciones a su favor?


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Vie Ago 28, 2020 1:11 pm

No podía temerle a él… no podía ser verdad. ¿Quizás era la primera vez que veía a un laguz? Debía ser eso, era la única explicación que podía tener. Sin embargo al verle estirar su mano al tomo sintió la piel erizarse, reflejado más visiblemente en las plumas de sus alas que se esponjaron enseguida. Aún recordaba la magia oscura de aquel mago albino en el filo del bosque apartados del camino, aquella sensación desagradable que le había apretado por dentro, dolorosa e invasiva. - ¿Subhumanos? Soy un laguz… si, es una sub especie de las aves… pero no tienes que tener miedo. - Mantenía sus manos al frente aunque ahora en señal de que se detuviese, con la vista fija en el libro y la energía tóxica que salía de aquel hombre, alimentada por sus propios sentimientos.

Comenzó a dar un paso hacia atrás, ya dispuesto a abandonar su bolso incluso. - No estamos extintos… pero en el incendio murieron la mayoría… Espera… ¿no fue un accidente? Fue… Begnion, el país, los beorcs, ¿lo hicieron… a propósito? - Su expresión de miedo pasó a una de preocupación, confusión incluso, bajando lentamente sus manos. Dejó de retroceder, aún sin lograr comprender aquella información, incapaz de entender como alguien querría hacer tanto daño y de manera tan cruel y destructiva.

El golpe de ira del otro pareció físico para él, la mirada que le dedicaba era una que nunca había visto en nadie hacia él y le hizo temer sinceramente por un momento, pero como si fuese solo una gasa semi trasparente, podía aún sentir el miedo, casi terror, que el otro sentía por su mera presencia. ¿Era así como los beorcs se sentían ante los laguz? Si era eso podía comprender un poco más su violencia, excusarla como un instinto de supervivencia. Tomó aire para hablar, intentar tranquilizarlo de nuevo pero la masa negra se abalanzó hacia él y el pánico le cegó. Se giró para huír, extendiendo sus alas para ayudarse en la huída pero no llegó ni a mover su cuerpo que fue presionado violentamente hacia el piso. Soltó un grito de terror, intentando aletear pero sus alas se sentían pesadas y pegajosas, como un ave que cae en una laguna de petróleo sus alas se intentaron alzar pero la oscuridad pegajosa se unía a ellas presionando hacia abajo. El segundo grito fue más bajo, interrumpido por un sollozo de horror, incluso si no era un hechizo agresivo, la energía oscura era demasiada para él. Le restringía el pecho, dolía su cabeza y al respirar creía sentir que estaba entrando en él, invadiéndolo tal como la maldición, reviviendo el momento pasado esperando el dolor desde sus pulmones a su garganta que arrancó su voz la última vez.

Temblando como la última hoja en una rama en otoño, dejó de forcejear al notar que era inútil, en el terror que sentía apenas comprendía las palabras del otro por más que lo escuchaba. Ni siquiera podía cubrirse con sus propias alas para darse algo de contención al estar estas extendidas y presionadas contra el piso. Sólo llegaba a ver los zapatos acercándose, su mente despejándose lo suficiente como para tomar sentido de lo que le decían y del miedo que aún provenía de aquel ser. - N-no tienes motivo para temerme… pero lo haces… no entiendo por que… no te haría daño… - Le costaba hablar, su voz estaba ronca por el grito y el miedo apretaba sus pulmones haciéndole difícil respirar, pero lo intentaba. - Me atacas por que tienes miedo… es normal… todos los animales lo hacen… incluso los más indefensos cuando no tienen a donde huir. - Excusaba al otro, creyendo que esas palabras le indicarían que no le culpaba, que no tenía que preocuparse por su reacción y que quizás había sido eso… una reacción al miedo y que lo dejaría ir en cualquier momento. - Tu corazón guarda mucho miedo, lamento mucho si alguno de mi raza te ha hecho algo que te hiciera temer así… o lo que te hayan contado. También me han contado cosas horribles de los beorcs… pero quiero entender… - Intentó alzar su mirada, temerosa, de intenso color rojo bajo los mechones sobrecrecidos y desmechados de su cabello. - Señor… m-me duele… me duele el pecho… y mis alas… por favor. - Pidió finalmente, aún guardando la esperanza de que todo fuese solo un impulso del miedo, que ahora que comprendía que él no era una amenaza lo liberase.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Sáb Ago 29, 2020 12:32 pm

Las aprehensiones que tuviera el subhumano, desde luego, no eran algo que le interesara atender. Todo respecto a su trato para con el joven herborista acababa de cambiar, todo humor y consideraciones anteriores borradas de repente. Le oía, pero su empatía estaba a un abismo de distancia y era incapaz de percibir la severidad de la confusión que estaba ocasionándole, de conectar con su angustia. No fue sino hasta después de comprobado que lo tenía bajo control, pudiendo ver las alas luchar contra el peso de la magia y perder, y la criatura verse subduida, que se dignó a darle una respuesta; aún entonces, llana y rápida. - ¿Acaso importa? Begnion ya no existe. Y habría sido de esperarse. - Dijo, más con apatía que con su usual pesimismo. Desconocía los pormenores, más aún los reales entre todo lo dicho, pero tampoco les daba importancia. Tarde o temprano, alguna suerte de purga habría tenido que ocurrir.

Sólo un par de pasos, y se detuvo a una distancia aún cautelosa, en que incluso las alas, de estar libres, no le alcanzarían enseguida. El golpeteo acelerado de su pulso, el escalofrío que todavía reprimía le decían que ese era el límite, si deseaba mantener su noción de calma. ¿Por qué? El otro había gritado enseguida, sonaba más que atemorizado ante él y su magia, temblaba. Y sin embargo, tanto como eso le ayudaba a saber que todo estaba bajo control, no deshacía su reacción instintiva. No tenía sentido alguno. Lo que era aún peor, mientras Pelleas apretaba la mandíbula bajo la consciencia de todo, la garza nombraba con exactitud lo que le ocurría. La voz era más inofensiva que nunca, pero lo que decía, inquietantemente acertado, era como un golpe pesado contra el pecho. El príncipe lo miró al rostro, pasmado.

- Deja de hacer eso. - Habló enseguida, pretendiendo hacerlo más alto, sonar más amenazante, pero sin fuerza en los pulmones por la mera sorpresa de todo. Aunque le tenía sujeto con el hechizo aún, su primer instinto fue invocar más, dejar a la magia extenderse y alzarse más, liberar su mal augurio: una maldición que presionara el temor del otro más cerca del pánico y asegurarse que fuese quien más se redujera. Pero no pudo. La magia sólo se removió con inquietud, sin acatar su orden. No era capaz, cuando estaba él tan afectado en lo hondo de sí. Dejó las manos caer a sus lados. - De hablar... de mi, de esa forma… - Prosiguió a media voz, frustrado y hasta disolviendo el resto de magia negra que caía de su mano como en gotas, pero que en ese instante se hacía vaporoso y volvía al interior de él. Esas palabras del subhumano le reconocían y señalaban su cobardía. Eran amables, pero le exponían vergonzosamente. Todo estaba claro. Mientras Kaworu le pedía su misericordia, Pelleas agachó el rostro y se llevó la mano a este, sólo hundiédolo allí, dedos pasando por el cabello con desaliento. - Aah, ¿es que hasta una bestia me verá de este modo...? Como a un cobarde… ¿está todo en mi manga, acaso…? Yo... - Musitó, más para sí que cualquier otra cosa.

La sensación de derrota le impedía mantener su ira encendida. Todo el asunto era una desgracia. Lo único que sabía, con creciente seguridad, era que la criatura ante él estaba verdaderamente indefensa. Tenía todos los motivos para poder estar tranquilo. El mismo herborista que había estado tan cerca de él, que había tenido la oportunidad de dañarlo si lo quisiera y sólo había sido amable, no podía hacerle más que lo que ya hacía verbalmente. Y le pedía alivio al dolor al que lo estaba sometiendo. - ¿Cómo es que hay un subhumano… que no puede luchar? La brutalidad está en su naturaleza. - Preguntó abiertamente. No valía la pena siquiera seguir reteniéndolo, en verdad. El problema era que, más allá de ello, no sabía ya qué hacer. Por lo pronto, con la cabeza todavía gacha, estiró la mano para llamar de regreso su hechizo. - … pero lo recuerdo ahora, las garzas… eran débiles, ¿no es así? - Alzó la vista de a poco, con ojos repentinamente cansinos. Nuevamente, los detalles los desconocía, pero podía recordar referencias vagas en libros leídos. Como esperaba, lo único que vio fue un rostro con el que había platicado amigablemente hacía momentos, con ojos inocentes. - Sé esto. Y sin embargo, si intentas algo... te mataré. Aunque tan sólo lo intentes, no dudaré y te mataré. ¿Lo entiendes? - Sintió la necesidad de decir, aunque tales palabras no eran muy distintas a sus reacciones físicas de antes. No dejaban de ser ciertas, pero hasta él sabía que como máscara ya eran transparentes.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Sáb Ago 29, 2020 10:19 pm

Las palabras que el otro decía no tenían sentido… Begnion no podía simplemente dejar de existir, era un país, uno grande, con mucho territorio, mucha gente, muchas ciudades y más de lo que pudiese comprender su pequeña cabeza. No podía simplemente desaparecer. Serenes estaba destruído pero no desaparecido, las cenizas, los kilómetros de troncos ennegrecidos y suelo infértil seguían allí si regresaba… y seguramente también los cadáveres de sus compañeros. Pero no podía preguntar detalles, el mago no parecía querer dárselos de todos modos.

También le costaba entender la petición de que se detuviese… tan natural para él el ver en los corazones de los demás, de leer el ambiente y el humor como quien mira la expresión de su interlocutor. Pero si le molestaba que lo dijera se quedaría callado… no quería provocar a alguien asustado y mucho menos hacerle sentir mal. En silencio lo escuchó, mirándolo desde su posición inferior, indefenso, aún con el miedo en su interior retorciéndose y gritándole que huyera, que siguiera forcejeando pero sabía que era inútil. Intensificada cuando la magia se removió alrededor de su mano, reaccionando a su dueño. El ave cerró sus ojos y bajó su rostro en un intento de cubrirse, sus alas tensándose pero sin que nada ocurriese se relajó casi enseguida. Estaba aún con la adrenalina en su sangre, con su instinto de huir o pelear a flor de piel, aunque en su caso solo podía huir.

Tomó aire, más fácil ahora que la brea oscura no lo presionaba con tanta fuerza. - No creo que seas un cobarde, la valentía no tiene nada que ver con el miedo. - Poco a poco la magia parecía deshacerse y la fuerza que ejercía sobre su cuerpo iba aflojando pero aún sin liberarlo, por cautela se quedó quieto sin siquiera probar si ya podía moverse. - No sé a quienes te refieres… ¿le llamas sub-humanos a los laguz? Eso no suena… um… bien. Alguien podría enojarse si le llamas así. Pero las garzas no luchamos… no está en nuestra naturaleza ni tenemos necesidad de hacerlo. Nuestra dieta se basa en frutos, semillas y plantas en general, no tenemos necesidad de cazar para alimentarnos como otras especies y somos los únicos que no nos alimentamos de carne… al menos en mi conocimiento por lo que he estudiado y viajeros que han visitado el bosque nos han contado. - Explicó con tono suave.

Cuando la magia se escurrió de su cuerpo volviendo a su dueño la garza sintió alivio, como una bocanada de aire fresco después de estarse ahogando. Y su instinto fue de huir mientras tenía la oportunidad, solo levantarse e irse, tomar su forma animal para poder escurrirse más fácil incluso si le arrancaban la cola intentando atraparlo… pero no lo hizo. Se quedó quieto en el piso, aún con sus alas extendidas como un ave agotada. Esperó un par de segundos antes de, lentamente, recogerlas contra su espalda, se veían plumas tiradas en el piso por el forcejeo que había hecho, también plumas grandes de la punta de sus alas quebradas al golpear contra el suelo. Muy lentamente se fue levantando del piso, poniéndose sobre sus rodillas y sus manos antes de sentarse sobre sus talones, sus alas no se recogían del todo si no que se alzaban un poco a su espalda para que las plumas más bajas no rozaran el piso, sin querer dañarlas más de lo que ya las tenía. Escuchaba las palabras de amenaza pero no creía que corriese real peligro pues no pensaba intentar nada para dañar al otro. Las preguntas que le había hecho indicaba que tenía cierta curiosidad hacia su raza… y si él podía ayudarlo a no temerles tanto, lo intentaría.

Con sus manos sobre sus muslos miró al otro desde la posición inferior, manteniéndose a propósito en una postura de desventaja para que no temiese. - La brutalidad no está en nuestra naturaleza… como rasgo de personalidad puede ser que haya laguz más pacíficos y otros más… enojones. No como los beorcs… - Dijo bajando su mirada. - No creo que todos sean iguales… no entiendo cómo alguien puede preferir la guerra, el dolor y el caos por sobre la paz, la armonía y el orden. En los libros leí que los beorcs son criaturas un poco complejas para nuestro entendimiento pero que son buenos en variedad de doctrinas. En el bosque recibíamos visitas de gente de Begnion, eran visitas alegres, traían libros, a veces nos pedían que tradujeramos escritos del mundo original, y nos traían regalos. Pero los visitantes laguz nos advertían sobre los beorcs… de que eran violentos, que mataban indiscriminadamente a los laguz, incluso secuestrando crias. Nunca quise creer eso. - Con esos recuerdos sus alas se apretaron un poco contra su espalda así como su ceño se torció en angustia. - Tu dijiste… que Begnion ya no existe… pero estamos en Begnion ahora. También dijiste que fueron ellos que quemaron mi hogar, que no fue un accidente… ¿por qué? ¿Por qué alguien haría algo tan horrible? Mi familia, mis amigos, todas las garzas que conocía murieron de forma horrible frente a mis ojos… y hubiese terminado igual si no fuese por un tigre que me salvó a mi y a unos pocos. - Alzó su mirada, cristalizada por las lágrimas que hacían arder sus ojos a la evocación del recuerdo de aquella noche. - ¿Es verdad eso? Si es verdad… ¿por qué? -
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Dom Ago 30, 2020 11:53 am

Podía estar en una situación miserable, patética en su mente, pero estaba seguro de que jamás sería tanto como para aceptar el confort de un subhumano. Conocía su cobardía, no necesitaba renegar de ella ni ser tomado como más de lo que era. A fin de cuentas prefería ignorar el intento, inclinando esquivo el rostro. La garza ignoraba siquiera ser conocida como subhumano, podía desacreditar que entendiera las cosas, por su propia paz mental. Sin embargo, lo que decía enseguida era información de crucial importancia. Hablaba de su propia raza y sonaba demasiado real, acorde a lo que había mostrado hasta el momento, como para creer que mentía para darle una falsa sensación de seguridad. Las oportunidades de actuar sobre eso habían ya pasado. Esta era la realidad, y encajaba, de hecho en acordancia con todo lo que hubiera alguna vez leído de las garzas, dando sentido a las delicadas descripciones. Pelleas parpadeó algunas veces, la revelación desenvolviéndose con lentitud en su mente..

- No son animales predatorios… entonces… - Entonces, si no comían la carne de otros seres, si no cazaban ni tenían la agresión en sus hábitos, no debían tener la sed sanguinaria que se creía en Daein que dominaba a los laguz. Por eso el herborista no era violento. Por eso podía hablarse con él, casi como con una persona. - … ya veo. - Murmuró. Por eso era realmente inofensivo, y la seguridad del hechicero terminaba de asegurarse como absoluta. La garza no podía desear atacarlo sin razón, ni podría hacerlo en la realidad, careciendo de los medios.

Para aquel entonces, la magia se había marchado ya por completo de la estancia, dejando de obscurecerla más de lo que estaba ya y perdiéndose nuevamente en el interior de su invocador. Y sin embargo, el laguz no se apresuraba a moverse. Guardaba las alas lento, se acomodaba en un modo en que podía verse lo que hacía en cada instante. Pelleas quiso creer que lo hacía así por entender de su amenaza, como prudente medida. Al verle al rostro ahora, podía verle como lo que verdaderamente era, un ser inofensivo teniendo el debido cuidado para no ser subduido por él otra vez, un ser con un rostro que otra vez parecía afable, que podía casi humanizar. Aunque debía admitir que verlo dócilmente de rodillas le tranquilizaba, que parecía lo más adecuado por el momento, lo cierto era que estaba viendo al herborista en él otra vez. No era una amenaza, por ende no un enemigo. Al escucharle hablar reconocía emociones en ese rostro delicado en una forma más real, y las trazas de empatía por su angustia y confusión antes negadas volvían a surgir.

- Tal cosa, intercambiar como seres civilizados, sólo habría podido hacerse con subhumanos sin instintos violentos... pero… - Musitó. Le era difícil imaginarlo, visitar letrados, sanadores, intercambiar conocimientos… pero con laguz, visitándolos en una comunidad boscosa. No obstante, si era una de seres todos como Kaworu, podía comprenderlo. Lo que no comprendía era el final de aquel orden. Frunció el entrecejo, atreviéndose a dejar de vigilar cada gesto y movimiento del otro, al apartar la vista pensativo. - Algo debe estar errado. La erradicación de un bosque donde habitaban bestias se realizó hace más de 20 años, tras el asesinato de la anterior apóstol Misaha. La líder y gobernante de Begnion. Un subhumano fue el culpable. Así que, todos fueron purgados del territorio. Eso es lo que está escrito. - Explicó. Estaba seguro que esa era la versión oficial, aunque no lo hubiese estudiado en profundidad. Negó lento con la cabeza. - Si hay algo más… lo ignoro. Soy un extranjero, ni siquiera estaba vivo en ese entonces; sólo conozco la historia de Begnion. Ahora, además, con sus gobernantes perdidos y su organización política deshecha, derrotados por los emergidos, sólo es una tierra sin orden. No hay nadie a quien puedas preguntarlo. Lo sient-- - Se frenó enseguida. Era un pésame empático y una cortesía, pero no podía permitirse pronunciar una disculpa ante un subhumano. Sostuvo la palabra incompleta varios segundos.

- … debo irme de aquí. - Dijo entonces, en su lugar. Aunque aún se preguntase qué hacer, sabía ya que la garza no era una criatura que necesitara exterminar. No podía, tampoco, hacer algo así con un ser con el que había interactuado, que no actuaba en su contra en forma alguna y que, por lo demás, mostraba vulnerabilidad. Era cobarde también en ese sentido. Lo único que le quedaba era irse, alejarse cuanto antes. - Escúchame. Has estado en este lugar antes que yo, tus ojos están sanos. Puede que hayas visto lo que busco. Sólo lo hallaré, y me iré. - Le dijo. Si podía andar en torno al otro sin vigilarlo en suma tensión, pudiendo prestarle menos atención y sólo cargarse con su usual andar cabizbajo, era porque su temor se había disipado lo suficiente. Pensó tan sólo en su búsqueda, rememorando los detalles. - Se trata de una pieza de guarda. Es posible que se porte en la cabeza, o en la muñeca, o la mano… no lo sé. Sólo sé que tiene la imagen de la diosa Ashera, su imagen física, en lugar de representada como luz. ¿Has visto una estatua portando algo similar? Lo más usual es que así se conserven esa clase de reliquias. -


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Ago 30, 2020 2:15 pm

La verdad es que asentía en acuerdo a lo que el otro musitaba para si, sin ser consciente del error que estaba haciendo al otro caer. Era verdad que no se podía hacer intercambio con laguz o cualquier criatura violenta, aunque él no veía como violentos a los otros laguz, de hecho los gatos habían sido grandes mercaderes por su capacidad de viajar y de cargar de ciudad a ciudad y eso lo había aprendido del felino con el que había viajado por algunos años principalmente. Pero enseguida negó con su cabeza. Tenía conocimiento de que los beorcs vivían mucho menos que los laguz, que cualquier otro laguz, así que el otro ni siquiera estuviese vivo no le llamaba la atención de por sí, aunque si de que pareciera mucho mayor que alguien de menos de 20 años... pero sería descortés apuntar eso. - No hay error. Fue hace más de 20 años el incidente… Estuve viviendo en otro busque por un tiempo y cuando beorc quisieron cazarme tuve que huir y comencé a viajar, y conocí a los beorcs violentos, los de ojos rojos que no hablan y solo pelean, los que tu te enfrentaste recién. Sólo estoy buscando otro bosque donde vivir en paz… cerca de un río para tener de beber y con árboles altos y tupidos para resguardarme de las tormentas… y quizás, encontrar a alguien de mi raza. - Frunció el ceño un poco confundido a la nueva información. - Nadie nos dijo nada de lo ocurrido… lo lamento mucho por el gobernador. Pero no es justo que por la acción de uno sean todos castigados… y Serenes ni siquiera era de Begnion, nos gobernábamos solos. - No tenía mucho entendimiento de países y gobiernos, para él una frontera no significaba más que a partir de este río la tierra se llamaba así, o asá. Los gobiernos eran cosas totalmente independientes, cada pueblo se gobernaba a si mismo, desconocía algo tan grande como un rey y una cadena hacia abajo. Cómo mucho un líder o representante de la raza, pero no sobre territorios tan grandes y con sub territorios en una infinita cadena de poder hacia abajo.

Aún aturdido por la nueva información pero teniendo más información podría investigar más. - Dices que es lo que está escrito, ¿tienes estos escritos? ¿o sabes donde puedo encontrarlos? Si no tengo a quien preguntarle lo que realmente ocurrió, al menos quisiera poder leerlo. ¡Espera! - Cuando el mago mostraba intención de irse el herborista se levantó, un poco apresurado en sus movimientos pero enseguida deteniéndose al recordar que podía asustarlo, no quería hacerlo ahora que lo sentía más tranquilo. Al menos de pie sus alas se podían acomodar mejor sobre su espalda, e incluso adelantar un poco una para acomodar las plumas desacomodadas y apretando sus dientes arrancar las que estaban quebradas para dejar que crecieran cuanto antes una nueva, al menos no eran muchas y pocas eran de áreas importantes, no le afectaría su vuelo.

Pensó un momento, sin dejar de pasar sus dedos entre sus alas y dejar caer las plumas dañadas, no acostumbraba recoger ese tipo de cosas, en la intemperie el viento se las llevaba y se descomponían en la base de los árboles donde se amontonaban, no eran realmente basura. Movió afirmativamente su cabeza. - Creo que sé que es lo que buscas… o puede que lo sea. En el ala opuesta, en la primera habitación, hay una estatua que tiene joyería como la tuya. Ven te guiaré, puedes cubrirte los ojos con tu mano. ¿No has pensado en ponerte un velo? Ayudaría a bloquear los rayos del sol y daría constante sombra a tu rostro, tus ojos no sufrirían tanto y aún podrías ver entre el entramado de la tela. - Mientras hablaba soltó sus alas y erizándose todas las sacudió para que las plumas terminasen de acomodarse y las que estaban sueltas terminasen de caer.

Salió hacia el pasillo, con paredes y puertas de un lado y un balcón que mostraba la nave central del otro, enfrente había otro similar, unidos por una escalera que bajaba al primer piso y volvía a subir. Se sintió tentado a atravesar sobre la nave principal, de balcón a balcón con un corto vuelo como lo había hecho antes, pero recordó de inmediato a su compañero sin alas y siguió el camino a pie para guiarlo hacia aquella habitación.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Dom Ago 30, 2020 4:54 pm

No quería sentir lástima por el subhumano. Por ello mismo, no quería oír mucho más de la pérdida de su hogar, de sus congéneres; muchos sufrían esa clase de pérdidas ahora, durante la guerra. Aunque las condiciones eran distintas, los despojados abundaban en la misma forma. Eran los tiempos que corrían. Incómodo por la empatía que inspiraba su rostro y su voz apesadumbrada, confundido aún entre la noción de que era una bestia y la de que era un razonable e inofensivo herborista, apartó la mirada tercamente. - No obstante, debió haber sido uno de ustedes, según Begnion... lo anticiparía más de otra clase de subhumanos, pero no puedo saber más que lo que está escrito. - Fue todo lo que ofreció en respuesta. La imagen mental de felinos atacando cruzó su mente, fauces demasiado cerca de él. Un dolor fantasma en la parte carnosa de uno de sus hombros, cerca del cuello. Esa clase de bestias podían haber asesinado a la apóstol, era mucho más fácil de imaginar que de un ser como Kaworu, cuya misma piel había parecido frágil. Realmente parecía extraño, de repente, pero no era de su incumbencia. Siguió andando. - Cualquier libro de la historia del reino ha de hablar de ello. Sabes lo que son, ¿no es así? Puedes leer, después de todo. Incluso en este templo debe haber algunos. -

El otro tenía áreas de desconocimiento curiosas, en contraste con su capacidad de leerlo a él cual libro abierto y su extraño vínculo con la magia y la sanación, pero le parecía que le decía suficiente. Más que eso, y se estaría aproximando más de lo que le era cómodo a la especie incorrecta. Por supuesto, cuando le pidió que aguardara así lo hizo, tenía motivo, instintivamente vigilándolo moverse por el rabillo del ojo y hallando que los escalofríos ya no retornaban. - Sólo… muéstrame lo que vine a buscar, y me iré. Tú también, puedes seguir buscando tu bosque, aunque dudo que lo halles con facilidad donde los emergidos, los humanos de ojos rojos, sigan caminando. - Dijo, soltando un suspiro. Eso sería todo. Habría mencionado que había sitios seguros para asentarse a vivir, como Daein, o pronto Begnion, pero ¿acaso podía ofrecer tal cosa a un subhumano? ¿Y acaso querría? - … será mejor que te retires de nuestra vista, en verdad. -

Mientras aguardaba a que acomodase sus alas maltrechas y pensase en lo que buscaban, pensó que siempre existía la opción de llevarlo consigo. Había personas de alto estatus, sobre todo de poder, que hallaban uso para laguz capturados; Pelleas había conocido hasta un esclavista dedicado a su tráfico en sus viajes, cuyas bestias se comportaban obedientes y se hacían inmensamente útiles. A cambio, estaban a salvo y gozaban de un nivel más elevado de civilización. Era, a su parecer, un muy buen trato, para que tales criaturas valorasen. Y el herborista no era desagradable. Sabía de tipos de magia que Pelleas apenas conocía, no era mala compañía precisamente. Le escuchó dar una respuesta útil seguida de, nuevamente, preocupación por el estado de su salud. Fue quizás por esa misma, casual amabilidad que Pelleas empujó el pensamiento fuera de su mente. Era demasiado problema, de todos modos.

- Ya me encuentro mejor, no te… preocupes de esto. - Replicó, una mueca atribulada en su rostro. Realmente no sabía cómo interactuar con él, qué pensar, qué hacer. Alcanzando tras su cuello, levantó la capucha de su capa para hacerse algo más de sombra, lo cual sería suficiente. Su vista había descansado y ya no se hallaba borrosa ni amenazaba con doler, bastante nítida otra vez en la penumbra suave. Podía seguir sin problemas a la garza, mientras no se descubriese ni mirase directo al sol a través de los vitrales. Su vista no reparó mucho en las alas acomodadas a su espalda, todo demasiado extraño para él, tan de cerca y vivo, mas sí en las puertas por las que pasaban, algunas cerradas y otras mostrando más pequeñas habitaciones vacías.

Alcanzaron la que la garza había indicado. Al entrar, lo primero que Pelleas pensó fue que aquello confirmaba que el templo no había sido saqueado en todo ese tiempo, pues se hallaba demasiado en orden aún, si bien era claro que puntuales cosas habían sido tomadas, seguramente por los ocupantes originales y a toda prisa. La habitación era una suerte de sala de tesoros. No había oro ni joyas, sin embargo, sino pinturas, pergaminos enmarcados en vidrio con escritos, libros que debería revisar luego pues podían ser de magia, gravados, relieves, estatuillas de materiales no preciosos y otros objetos de valor simbólico, en muebles de puertas de vidrio. Al fondo, fácilmente a la vista, había un busto de piedra sobre el que destacaba una guarda de metal, puesta sobre su cabeza, que en su centro se alzaba para dar espacio a un gravado. Pequeñas cadenas así como una cuerda trenzada roja y blanca la hacían más decorativa a la vista.

- ¡Esto! Ha de ser esto, sí. - Pelleas entró, sin dar a la garza más indicaciones respecto a qué esperaba que hiciera entre tanto. Le distraía su objetivo. Se acercó al busto esculpido y tomó con cuidado la guarda de la cabeza, comprobando el peso entre sus manos. No era plata siquiera, sino alguna clase de metal muy liviano. Inspeccionó su superficie. - ¿Hm? Pero es… esta no es la diosa, no es Ashera. - Murmuró. Normalmente, Ashera no era representada como una figura, sino como un patrón de luz. Representaba el destino previsto, el orden. No obstante existía en algunos materiales de hacía incontables generaciones una representación humana de ella, que Pelleas había tenido ocasión de ver, en sus estudios teológicos. La figura bastante compleja gravada en la guarda, como una figura pequeña sentada en un trono, no tenía parecido alguno. - ¿De qué se trata…? ¿Una deidad menor? Pero, ¿de dónde? Nunca vi este gravado… - Siguió, para sí. Sus dedos fueron a su tomo mágico, pero tan sólo para posarse allí mientras recitaba un leve conjuro. Acercó entonces la guarda a su rostro y sopló, saliendo de su boca un vapor completa y densamente negro, una forma liviana de expulsar un pulso mágico. No se encendía en contacto con el objeto, no brillaba como algo que ofreciera resistencia, nada se sentía en sus manos. - No parece siquiera ser un artefacto mágico. - Concluyó. Sólo entonces, con aire intranquilo, se giró de regreso hacia el otro.

- No imagino que conozcas de esto, en particular, pero vale la pena preguntar… ¿lo has visto alguna vez? - Probó tras un momento, extendiéndole el objeto. No albergaba muchas esperanzas, pero quizás existiera entre los laguz algo así- De cualquier modo, sospecho que no tendrá utilidad para mi… -


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Ago 30, 2020 5:46 pm

Pese a que intentaba ser considerado sentía aún el rechazo en el otro, especialmente en sus palabras incluso diciéndole que desapareciera de su vista cuando todo hubiese terminado. Bajó un poco su cabeza, desilucionado con los beorcs, poco a poco perdiendo la esperanza de encontrar alguno amable, o al menos dispuesto a serlo, siendo el único aquel mercader pero que en su extraña presencia y desagradable sensación que dejaba en el aire, había terminado siendo el único con el que no había terminado con un “vete de mi vista” en el mejor de los casos, debiendo escapar por su vida en otros. No dijo nada en el camino, no queriendo incomodarlo más o hacer más evidente de lo necesaria su presencia, al menos le había dicho que en aquel lugar podía encontrar libros que hablasen del tema. Le era increíble de que el incidente fuese por manos de una garza, incluso de quererlo, era imposible. Su sensibilidad a la violencia les hacía virtualmente incapaces de hacer daño sin caer gravemente enfermas, aún así un beorc era más fuerte, tenían armas, no veía que fuese siquiera lógico. Y por sobretodo motivo, no lo había… al menos a su conocimiento.

Al entrar al cuarto señaló donde había visto el busto y dejando al otro acercarse se le quedó mirando por unos instantes antes de él mismo mirar el lugar, especialmente los libros detrás de las puertas de vidrio buscando algo como “Historia de Begnion” o derechamente algo que dijera algo de su bosque. Abriendo con un chirrido una de las puertas sacó con cuidado un par de libros, uno de sanación que le había llamado la atención, ignorando que era exclusivamente un estudio sobre la magia blanca, y el segundo uno que tenía la palabra “Historia” pero era de una familia de nobles importantes del país, no del país en si, pero era el único que refería a algo histórico de lo que había allí.

Sus plumas se erizaron y sintió un escalofrío disparando de nuevo aquel instinto de huir, pero al mirar al pelivioleta, solo estaba soplando sobre la reliquia, aunque el humo negro le dejaba en claro que no era solo aliento aquello. Apretado sus alas contra sus brazos resguardó los libros en su pecho. Quizás sería mejor irse, podría leer esos libros y después regresarlos donde los había encontrado si no se alejaba mucho del lugar, no pretendía quedárselos tampoco si no le pertenecían pero antes de que pudiera irse el mago se volteaba hacia él extendiéndole la reliquia. - ¿Mh...? Permíteme No lo reconozco pero puedo intentar. - Dejó los dos libros sobre el borde de la estantería y tomó el objeto entre sus manos.

Lo recogió entre sus palmas, lo miró por un lado, por otro, cerró sus ojos y lo apretó entre sus manos, abriendo sorpresivamente sus ojos. - ¡Tiene magia!, solo está dormida. - Al abrir sus manos sus dedos quedaron levemente curvados hacia adentro, dejando que se sostuviese contra estos, colgando la pieza central sobre sus palmas. Un gesto amable ante solo un objeto. Y con suavidad comenzó a cantar, una melodía lírica en idioma antiguo, con vocales extendidas y vibrantes sobre su voz delicadamente rasposa y masculina. El objeto se movió un poco, girando unos grados a un lado y otro, aunque podía ser solo por un imperceptible movimiento de sus manos. Pero cuanto más avanzaba la canción el objeto se mecía más evidentemente emitiendo una muy leve luz blanquecina al ser activado. La luz se desprendía como pequeñas motas y caían en las palmas de la garza que manteniendo sus ojos cerrados al cantar, no se percataba que se iban acumulando y lentamente fundiéndose en su piel, brillando bajo esta al pasar a su propio cuerpo.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Dom Ago 30, 2020 7:55 pm

De no ser por el leve chirriar del mueble, que habría pasado hasta 3 inviernos sin mantenimiento a su madera o al oxidado de las bisagras, no habría notado a la garza examinando también el interior de la sala. Su andar seguía siendo tan liviano que le sorprendía. No obstante no le inquietaba que lo hiciese, como no le inquietaba hallar que había apartado un par de libros para sí, al momento de volverse a verlo. Tenía suficientes motivos para estar seguro de que era alguien cuidadoso, así como entendido en suficientes temas como para que supiese valorar los objetos allí dentro y no tener que preocuparse por ellos. El hecho de que pensaba con tanta calma de un subhumano hacía una resonancia extraña en su mente, pero no dejaba de ser así. Pensó que debía tan sólo ser Kaworu, como la extremadamente particular existencia que era.

No se preocupó, tampoco, dejando la guarda en sus manos. - Normalmente, piezas como esta representan la protección o la bendición de la entidad. Pero si no es un objeto mágico propiamente, es dudoso que pueda hacerse mucho con ella. Cuanto menos, no se asemeja a la clase de artefactos que busco ahora mismo. - Explicó, mientras el otro examinaba. Sus pálidas manos, como había esperado, trataban bien el objeto pese a que este no diera señas de ser precisamente delicado. Le recordaba a los clérigos manipulando sus propias reliquias con trato y ojo experto. Cuando respondió, sus expectativas prácticamente nulas pasaron a ser sincera sorpresa. Su curiosidad y goce innato por el descubrimiento se hacían perceptibles a cuenta nueva. - ¿Hm? ¿Sientes algo en ella? - Preguntó enseguida. No lo dudaba, se suponía que había una especie de magia natural en el otro que quizás le sirviese justamente para propósitos como aquel, era sólo que le sorprendía. Expectante, observó lo que la garza hacía. Entonces, la canción se hizo oír.

En principio, le costó comprender que era real. La voz era la de Kaworu, por seguro, tenía un timbre demasiado distintivo para no reconocerse, pero la fuerza de las notas parecía atravesarlo todo, ignorando los efectos del eco o la amortiguación, y vibrar en todos lados, desde todas direcciones. No era sólo canto, ni era sólo el lenguaje original. Pero Pelleas no sintió cautela hacia ello. El sonido que calaba profundo en sus sentidos parecía asegurarle, con letras que no entendía, que todo estaba y estaría bien. Algo más allá de toda lógica le otorgaba un necesitado confort, le veía y le perdonaba y le decía que él también podía estar en calma, pues no existía nada que temer. Una paz como no había sentido un sólo momento de sus 21 años se posaba como la gentil sombra sobre sus ojos quemados, tomaba la carga de su inseguridad, su temor, su odio, sus frustraciones, su inadecuación, sus fallas, su cobardía, sus decepciones, su insuficiencia, sus angustias… y la hacía un poco más liviana. Algo que no sabía que dolía, dejaba de doler. Pelleas se sintió decepcionado de que debiera terminar, que la hermosa e inexplicable sensación debiera irse, pero algo de ella permanecía igualmente, aún cuando la luminosidad de la magia terminaba de fundirse contra las manos del cantante. Levantó la vista a su rostro, repentinamente la representación física de la paz.

- La magia que acabas de utilizar… ¿es esa de la que hablaste antes, verdad? La magia que se empleaba en tu comunidad. Parece invocación… y sanación, a la vez… - Dijo en voz baja, sin querer interrumpir pese a que ya había terminado. Sentía una distante y velada verguenza que no estaba seguro de donde provenía, si de el efecto de la canción sobre él o si de su comportamiento anterior, pero la contención y calma eran mayores. Miró la pieza metálica que lentamente cesaba de brillar. Sus palabras continuaron saliendo suavizadas, amables, como al principio. - Sigo sin comprender de qué se trata, ha de ser una deidad o incluso una santa de una cultura particular, que no está entre las que conozco… pero creo que te oye. Puedes conservarla, si lo quieres. Yo quizás halle aún materiales o algo que me sea de utilidad aquí. - Dijo. Su vista pasó una vez por el rostro de la garza, para luego apartarse decisivamente.

Se volvió hacia el resto de la habitación, hacia los estantes y sus demás bienes. No le sería exactamente útil, pero podía interesarle llevar consigo algún documento que valiera la pena conservar, o pergamino de interés académico. Mientras comenzaba a revisar con más cuidado le habló una vez más al otro. - Y puedes… puedes marcharte. Kaworu. - Probó el nombre una sola vez. El nombre de alguien que le había sido amable, demasiado indefenso para ser una amenaza y que, al final, le había dado algo inusual. Alguien que aún le confundía y que por eso sería mejor alejar. - Será mejor que vueles. Desde lo más alto que puedas. - Agregó. Sabía que sus hombres no estaban del todo equipados para amenazas desde los cielos, y que tampoco los vigilarían por sólo un ave. Decírselo era lo único que haría por él.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe Regente

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [4]
Crossbow [4]
Elixir [1]
.

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XyoARbx

Gold :
1235


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Ago 30, 2020 11:05 pm

Se sentía diferente, un poco más energizado, más seguro de si mismo cuando abrió los ojos. Observando ensimismado como las motitas de luz se adentraban en sus palmas y como el amuleto dejaba de brillar. Se sentía bendecido y protegido de cierta forma, lo que decía el otro era verdad, la deidad a la que pertenecía aquello le había escuchado. Con cuidado lo protegió con sus manos y lo llevó contra su pecho.

Al escuchar al otro ya no sentía el miedo y el rechazo de antes, lo sentía más relajado incluso y con un aura mucho más pacífica en general, incluso en su mirada. Sonrió amablemente de regreso. - Si, esta es la magia que te hablaba… todos los de mi raza la tienen. No sé realmente que es, pero si… como dices, sirve para curar el corazón, también es un bálsamo para quienes sufren… al menos hasta donde yo puedo cantar. Habían garzas más antiguas que con su canto no solo curaban heridas de la carne si no que hasta podían traer nuevamente a la salud a criaturas en el umbral de la muerte. Todo con su canto. Espero algún día aprender a hacer eso… incluso sin que nadie me enseñe, sé que puedo averiguarlo yo solo también. - Dijo con confianza, cada día practicaba y sentía que su canto era cada vez mejor, también sabía muchas canciones que aún no podía entonar de la manera correcta y sería solo cuestión de seguir entrenando su voz y su alma para poder hacerlo.

Miró el grabado una vez más y lo enganchó en su camisa sobre uno de los bordados. - Gracias. No sé quien creía en ella, pero hacía mucho que nadie le rezaba ni hablaba, me encargaré de que no sea olvidada si ha decidido escucharme y responderme. - Prometió volviendo a tomar los libros que había apartado. Se sentía mucho más tranquilo, el ambiente se sentía más pacífico en general y el alma del otro más tranquila. De haber sabido que necesitaba aquello se lo hubiese dado antes.

Pero allí estaba de nuevo, el rechazo. Ya ni siquiera lo miraba y deliberadamente le daba la espalda, aunque decía su nombre y le daba un consejo que tomaría. Asintió aún si no era visto. - Cuídese, señor. Cuide sus ojos y espero que pueda encontrar lo que busca aquí… y que le vaya muy bien en su vida. Espero que en algún momento su corazón encuentre paz para con los de mi raza, al menos suficiente como para que no sufra tanto con nuestra presencia. Me gustaría poder ayudarle más… pero entiendo que usted no quiera mi ayuda en particular. Que tenga buen día. Y gracias por escucharme y por el regalo. - Se acercó a la puerta y cubriendo su cuerpo con un resplandor que cambió levemente la luminiscencia de la habitación, tomó su forma animal.

El ave de manto gris moteado en blanco era delgada en todo aspecto, su pico era largo y fino así como su cuello y sus patas, plumas largas como cintas de pelo caían de su cabeza en el mismo tono gris de su cabello pasando el largo de su cuello, la cola la arrastraba, largas plumas decorativas en gris, negro y blanco hacían recordar más a un pavo real. Avanzó a pasos un poco rápidos pero gráciles antes de extender sus alas mostrando la oscuridad de debajo de estas y de su pecho, salto hacia el balcón y lo atravesó regresando a la habitación donde habían estado y saliendo enseguida con su bolso colgado al cuello. Observó el techo, donde una ventana rota y una parte semi destruída daban al cielo abierto y voló hacia allí saliendo hacia el frente. Los escoltas solo verían a un ave de gran tamaño y larga cola salir del templo, pero sin ser halcón o cuervo, no era rápidamente reconocido como laguz y de todas maneras ya aleteaba apresurado para buscar otro lugar en donde pasar la noche.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Eliwood el Lun Ago 31, 2020 11:29 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Pelleas ha gastado un uso de su tomo de Worm.

Ambos obtienen +2 EXP.

Gracias al incremento de experiencia, Kaworu obtiene un nuevo skill de la rama Heron:

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Avbr7Ig Corazón Salvaje - Permite al laguz permanecer en su forma animal por todo el tiempo que necesite, si se encuentra en una situación de presión en que le sea necesario estarlo. La urgencia puede hacerle ignorar el agotamiento hasta que el laguz decida transformarse de regreso, momento en el cual desfallecerá de cansancio.

Además, Kaworu ha empleado la Bendición de Sothis para avanzar hasta su siguiente skill:

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] MNvTe7M Lamento - Galdr cuyas propiedades no afectan a los aliados, sino a neutrales y enemigos. Este melancólico galdr afecta mentes y ánimos, causando a quien lo oye un estado de profunda angustia del que es difícil reponerse. Su utilización reduce por el siguiente turno la capacidad de todos los neutrales y enemigos de acertar sus ataques, quitándoles cualquier ventaja de arma. (Contra skills que aseguren el acierto, se sobrepone el del personaje con más nivel/EXP.)

¡Felicitaciones!
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] NqTGGyV

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iu4Yxy1

Gold :
1068


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.