Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Jue Jul 30, 2020 10:51 pm

Con el tiempo, sus ojos habían comenzado a sanar. El príncipe ya no andaba a tientas como un ciego, pudiendo salir tan sólo al alivio de la noche o descansar en estancias selladas para ser completamente oscuras. Por supuesto, sus ojos y toda su cabeza tras ellos aún dolían fácilmente, como si resintieran todavía el brillo incandescente y penetrante de la magia de luz que los había dañado en primer lugar, pero la mejora era amplia y valiosa. Mientras se escudase por completo la vista afuera y la descansara a menudo dentro, volvía a poder actuar durante el día. Viajaba y descansaba siempre en una carroza especial, sin ventana que no estuviese sellada, pero podía. El ejército ocupando ya varios fuertes, templos y un par de ciudades en Begnion, en pleno movimiento de conquista, volvía a hallar al heredero en sus consejos de guerra y sitios de establecimiento, en lugar de sólo en misteriosas excursiones nocturnas. Pelleas veía otra vez.

Pronto podría regresar propiamente al frente. Pero, entre tanto, había igualmente asuntos que le ocupaban. No sólo jamás había visto tan profundamente en la oscuridad y aprendido tanto sobre esta como en el tiempo cegado y recluido, sino que tampoco jamás había progresado a pasos tan agigantados en sus estudios, ni habían proliferado tanto sus propias investigaciones. Para empezar, de no haber descubierto para sí los secretos de las artes de sanación, no habría podido asistir su recuperación tan bien. Pero también había podido indagar en toda profundidad en los descubrimientos que se hacían sobre la plaga emergida, que había tenido ocasión de estudiar y analizar. Había desarrollado y enviado sus propias propuestas sobre la naturaleza del encantamiento que los tenía en pie. Se había adentrado en tipos de hechicería que no había conocido, ni que el mundo parecía haber visto en largo tiempo, y en cualidades como la permanencia a largo plazo y el uso de sellos. El estudio de artefactos mágicos no le eludía tampoco; habiendo enviado a personas de su confianza a recobrar para él uno de suma importancia en Sienne, un delicado objeto llamado Fire Emblem que a toda costa se necesitaría, no dejaba de reunir y estudiar él lo que podía. El trabajo de un sabio no cesaba, últimamente.

Por eso estaba donde estaba. Bajando de la plácida oscuridad de su carroza, era acompañado por un puñado de escoltas hacia el templo que se disponía a revisar él mismo, otro de los innumerables que el territorio de Begnion albergaba, pero en el que tenía cierta fe de hallar reliquias útiles, artefactos o cuanto menos materiales de hechizo, en lugar de tan sólo íconos de oro. Era propiamente un templo, en lugar de la capilla ostentosa de la propiedad de algún noble, después de todo. Cubierto en una capa de viaje gruesa, pesada, cuya capucha obscurecía casi por completo su rostro, el príncipe tan solo anduvo aprisa hacia las puertas del sitio, confianza a los escoltas cuidarles de amenazas cercanas. Escuchó que dos se separaban a la persecución de una figura sospechosa, los otros dos permaneciendo con él. Al arribar a la entrada, Pelleas les indicó permanecer allí, guardando la puerta y encargándose si problema alguno surgía afuera. Él, con prisa a guarecerse en el interior penumbroso del edificio, procedió dentro a solas. No temía ya, a nada contra lo que su magia pudiera protegerlo.  

El interior de una iglesia no era un sitio muy luminoso, sin mantenimiento. Preciosos candelabros y finas lámparas por doquier habrían hecho el sitio una cámara de luz normalmente, pero apagado y gastado todo, las sombras reclamaban buena parte de los techos altos y los espacios tras columnas. La luz que conseguía entrar por las ventanas desde afuera no era siquiera blanca, sino teñida de rojo, amarillo y tonos de celeste por los vidrios tinteados, haciéndola un poco más gentil a la vista. Mientras avanzaba bajo esta, Pelleas quitó de su cabeza la capucha y dio una primera mirada derredor.

Justo a tiempo, al parecer, para que llamase su atención algo de movimiento en el entrepiso superior, por la escalera que bordeaba la pared ascendiendo hasta allí. Vio los ojos rojos destellar tenuemente, y antes de esperar a confirmar qué clase de emergido fuera, estiró la mano hacia este, conjurando en voz baja. La otra mano descansaba desde mucho antes en un tomo de magia bajo su capa, los hechizos de mayor uso ya aprendidos a corazón. Pudo sentir, en la magia que reptaba de regreso por las paredes o fluía pesadamente hacia él en neblina opaca, que lo había alcanzado y algo de vitalidad de la criatura había sido consumida, pero tal parecía que seguía vivo. Teniendo que alzar la vista más que lo que le acomodaba en la dirección de los ventanales, por lo alto, Pelleas lo vio retirarse hacia el interior de una puerta. Parecía haber un segundo para de ojos.

A paso calmo, sin la menor prisa ni necesidad de, el hechicero ascendió la escalera, ya preparando nuevos conjuros mientras iba. Envió a la magia adelante, él siguiendo sin ocultar su andar. Esta vez, los atrapó a ambos. Calculaba que debían ser magos también, por la resistencia que había llegado a notar sofocada por la magia negra, pero dentro de poco sería irrelevante. Prosiguió extendiendo línea a línea, orden a orden, el hechizo con que los envolvía y atacaba, hasta que uno cedió primero, vibrando su último aliento en la corriente de magia. Fue alrededor de entonces que Pelleas alcanzó su posición, quedándose mientras terminaba con el otro, manteniendo la presión del conjuro hasta que terminara de ahogar a la víctima. No habían estado muy bien armados, no habían representado demasiado problema. Una vez culminado eso, regresada a él la magia negra para disiparse de regreso contra su cuerpo, examinó su entorno con los ojos entornados. Esas habitaciones del piso alto recibían más luz que abajo. La vista se le tornaba un tanto borrosa.

El joven agachó la cabeza y se pellizcó el puente de la nariz, se frotó los párpados con los dedos. - Ahh… ¿dolor de cabeza, otra vez? - Murmuró, apesadumbrado. Intentaba evitárselo, porque no era algo que pudiera quitarse con báculos y medicinas rápidas. Además, no podría revisar la iglesia a conciencia ni mucho menos estudiar cuidadosamente sus reliquias si la cabeza le dolía y la vista no se le enfocaba bien. Retrocediendo un poco, Pelleas se sentó en el borde de un mueble volcado y se quedó frotándose lentamente los ojos, manteniéndolos escudados.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [4]
Báculo de heal [1]
tomo de Worm [1]
Baalberith [4]
Tomo de Ruina [1]
Bendición de Sothis

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XONGImw

Gold :
1406


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Miér Ago 05, 2020 9:03 pm

Comenzaba a temer a los atardeceres. Las noches eran los momentos más difíciles y sólo si bajaba mucho sus estándares podía contar con los dedos de una mano las noches que había descansado desde que había dejado el bosque del sur de Daein. Si no eran emergidos eran grupos de beorcs que se acercaban por los caminos y si no eran animales salvajes. Cada vez que el sol se empezaba a acercar al horizonte la garza comenzaba en su búsqueda de refugio y ya adentrada la tarde era cuestión de unas tres horas antes de que el sol se ocultase del todo.

En la zona donde se encontraba habían bastantes zonas abandonadas y estructuras de las cuales había aprendido a mantenerse alejado, pero había sido perseguido, por tierra y aire por un reducido grupo de emergidos, un pegaso y dos soldados a pie. No era atlético en lo más mínimo y necesitaba con urgencia perderlos, de ser a pie, era fácil, solo tenía que volar, si era solo en el aire, también era fácil, podía meterse en alguna arbolada donde el pegaso fuese demasiado grande para maniobrar y podría perderlos… pero ambos… era mucho para él y ya estaba agotado entre intercalar volar y correr. Rendido fue directo hasta las estructuras donde podría conseguir ayuda o al menos una oportunidad de resguardarse.

Entró por la ventana rota de una gran casona de dos pisos, elegante de aspecto pero claramente venida abajo por el tiempo, ya con varios techos y paredes derrumbados y totalmente saqueada en el interior. Pero no tardó mucho allí, solo corrió de la habitación a los pasillos y salió por otra ventana cuando escuchó que el pegaso apoyaba sus patas en uno de los techos. Fue por tierra, aprovechando los arbolados y pastos de un jardín sobrecrecido y logró finalmente perderlos… solo para toparse con otro grupo de emergidos que le cerraba camino al salir hacia lo que era un modesto cementerio. Desesperado corrió hacia el templo adjunto, esperando que la misma estrategia le volviese a servir: entrar a una casa y salir por otro lado perdiéndolos en el camino… pero poco sabía que estaba entrando a un callejón sin salida.

Corrió por el amplio pasillo hasta el final, pero más allá de amplios ventanales que dejaba entrar el sol de la temprana tarde, no encontró salida alguna… y si bien no le cruzaba por la cabeza que aquellas estructuras de colores pudieran ser fácilmente rotas, igualmente no podría pasar por entre los espacios tan pequeños de las estructuras metálicas que conforman el mosaico. Giró sobre sus hombros encontrándose acorralado por enemigos, por lo que alzando vuelo subió al balcón interior del segundo piso, donde entre largos corredores habían puertas altas y delgadas. Corrió hacia una de las habitaciones sintiendo los pasos de los emergidos subiendo las escaleras, pero las ventanas no eran más que rendijas en la piedra donde no podría pasar, ni siquiera en su forma animal.

La desesperación le llenaba los ojos de lágrimas, se encontraba atrapado y temiendo por su vida, probó un par de habitaciones más con el mismo resultado y al volver al pasillo y ver por el balcón, dispuesto a tirarse y planear hacia la salida, vio como otra figura entraba, asumiendo que sería otro enemigo que vigilaba la salida. En un reflejo de colores celestes y blancos su cuerpo se transformó en un ave gris y blanca de cuello delgado y largas plumas en su cola. El lugar era algo reducido pero pudo sujetar su bolso con sus patas antes de pasar volando por sobre la gran cámara del templo y pasar al balcón interior espejado que daba al mismo piso. Nuevamente dejando un reflejo en el pasillo corrió hacia una habitación y cerró la puerta. El miedo se hacía mayor por algún motivo, sus manos temblaban y creía que sería solo por el cansancio pero aire se hacía pesado y difícil de respirar. Acercó una silla y la apoyó contra la puerta, sin siquiera trancarla contra el picaporte, solo siendo el único obstáculo que podía poner allí. Y solo se quedó allí, cubriéndose con sus alas como si de una capa se tratase mientras escuchaba el silencio del otro lado de la puerta.

Temblaba casi descontroladamente, la presión en su pecho poco a poco se diseminaban y las presencias más agresivas parecían apagarse. Se acercó y arrastró la silla solo un poco para abrir la puerta, asomando apenas un poco su rostro llegó a ver la figura en una amplia capa oscura encorvandose contra un mueble caído. Aún asustado pero sin poder ignorar a alguien que percibía que estaba angustiado, se acercó algunos pasos. Con sus alas aún apegadas a sus brazos y hombros podría parecer, a vista rápida, que solo llevaba una capa de plumas bastante gruesa sobre su cuerpo. Aquella persona no aparentaba ser violenta y por su comportamiento no parecía ser un emergido… al menos por lo que el branded le había explicado brevemente de lo que era un “emergido” y que no se trataba de un beorc. Aquella persona era un beorc sin duda y quizás hasta su salvador. Sonriente, sujetando con ambas manos la correa de su bolso de tela, pequeño y ya bastante sucio, se detuvo a varios metros de él.

- Hola. ¿Le duele la cabeza? Lamento oír eso. - Se acercó unos pasos más y se agachó para apoyar su bolso en sus rodillas y comenzar a buscar dentro, con el movimiento sus alas se abrieron un poco para que las puntas no se arrastrasen por el piso al agacharse. - Puedo ofrecerle medicina para eso. Tengo extracto de matricaria, también aceite de lavanda y si es nerviosa tengo pasiflora y tilo para hacer infusión. Ah… pero no tengo agua para hacer la infusión… lo siento. Pero hay un río un poco al noreste. - Habiendo bajado la mirada por unos momentos para confirmar que tuviese todo lo que ofrecía en su bolso, volvió a subirla inclinando un poco su mirada aún sonriendo amigablemente.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
197


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Pelleas el Lun Ago 10, 2020 11:42 pm

Pelleas soltó un suave “¿ah?” de absoluta confusión, cesando todo movimiento y paralizándose en su sitio un instante. No se consideraba la persona de más despiertos reflejos, ni era usualmente el más agudo en detectar cambios en su entorno, pero esa voz le había llegado tan de la nada, que no parecía real que de repente estuviera allí. No había habido sonido de pasos, no como pesaban y sonaban los de un beorc. Aunque claramente no se tratara de un emergido ni sonara a alguna clase de bandido con intenciones hostiles, tuvo que hacer el esfuerzo de descubrirse los ojos e intentar enfocar la vista, despejársela de a persistente parpadeo, para echar un vistazo al recién llegado. No tuvo mucho éxito. Todo permanecía borroso, el dolor de cabeza amenazaba con establecerse. Pelleas distinguió sólo vagamente, sin bordes y formas nítidas, la figura humanoide ante sí, con tanto blanco junto. Alzó un poco la mano semi envuelta en la manga de la túnica, en gesto de que se detuviese, que no se molestase.

- Le agradezco, pero no sé si sería un desperdicio de medicinas… se trata de mis ojos, después de todo. - Explicó, agachando la cabeza y cerrándolos un momento más, sus cejas frunciéndose fuertemente. Quería mostrarse más agradecido a alguien que se le acercara con intenciones generosas, pero no había logrado siquiera formar una sonrisa entera en su rostro, antes que la incomodidad le hiciera quedarse así. Sólo podía hacer lo que su estado le permitiera. - Estoy recuperándome de una herida; es larga historia. Pero a fin de cuentas, aún no veo bien… - Tras la corta pausa con el ceño fruncido, volvió a intentar parpadear, mirar a través de los mechones de desordenado cabello indigo. Veía a la persona buscar en una especie de bolso, había oído contenedores moviéndose y chocando. Le parecía, luego, que le sonreía, y que le veía ojos de natural tono rojo, muy distinto al brillo de los emergidos, pero ni eso distinguía bien. Por fortuna, por la voz distinguía que era un varón, para no errar al tratar a quien verdaderamente le estaba siendo amable.

Consiguió, ahora sí, formar una sonrisa, si acaso algo tensa. - Ah, pero, no se preocupe más por mi, por favor. Esto ha de ser pasajero. - Dijo, en voz ni dolida ni dificultosa, haciendo un leve gesto con la mano. Calculaba que sólo debía escudarse los ojos, dejarlos descansar un rato; lo haría mientras pudiera, volviendo a frotarse suavemente con los dedos. Ya estaría bien. Nunca le sentaba bien ser el foco de atención de todos modos, por lo que se apresuró cuanto menos a alzarse, para despreocupar al joven de la voz tranquilizadora. Después de todo, su dolencia era sólo la luz allí arriba, en ese cuarto, actuando sobre sus ojos y su cabeza, nada realmente grave ni que le impidiera moverse. Al alzarse cayeron en acomodo la túnica y la capa, atuendos con toda seña de costosos, en buen estado, y coronados además con decoraciones de plata y joyas. El tomo que aún cargaba se distinguía como uno de magia, aunque reconocerlo dependía enteramente de conocimiento personal. Igualmente, siempre escudándose la vista, fuera con los dedos de una mano o sólo con la sombra bajo el cabello, el hechicero que en pie se erguía no muy lejos de los dos metros de altura pudo guardar el tomo en el amplio compartimiento de tela que le correspondía, en señal de que había terminado esa parte del trabajo.

- ¿Y usted? - Preguntó entre tanto. - ¿Acaso usted estaba, uhm, quedándose aquí? ¿O sólo los escuchó a ellos? - “Quedándose”, desde luego, pudiendo significar cualquier cosa desde usando el lugar techado como acampamento, ser un superviviente de la zona o un oportunista revisándola. En el estado en que estaba Begnion, no se podía criticar nada de ello. Por lo demás, tras hablar apuntó en la dirección en que había dejado los cuerpos sin vida de los emergidos, sin necesidad de mirar para saber donde había terminado eso. - Me he encargado, no parecían haber más que esos dos. Además, mis acompañantes estarán vigilando el exterior de este lugar. Puede estar tranquilo, ya es seguro. - Aseveró. Al joven, después de todo, no lo había visto mientras los emergidos estaban en movimiento.


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] DzwfGQB
Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] ID0J8vv

awards!:
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] UfPwlMy

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 71tB5Ll

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] 20j3jg5

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] QMmNDoX

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] El-tre10

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JvnWalP

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] SuSkjUn

Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | Bishop

Cargo :
Príncipe de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [4]
Báculo de heal [1]
tomo de Worm [1]
Baalberith [4]
Tomo de Ruina [1]
Bendición de Sothis

Support :
Judal [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] OaIUyNL
Virion [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v
Yuuko [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Iwzg0SR
Aran [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jjoa5TA[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] TL7buiP

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] XONGImw

Gold :
1406


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Kaworu Ayer a las 9:35 am

Sus manos se detuvieron dentro de su bolso cuando escuchó que no se trataba de la cabeza si no que de sus ojos… aquello complicaba un poco las cosas ya que era un área mucho más delicada del cuerpo del cual no había muchas medicinas, menos sin saber exactamente que tenía. Por los síntomas no parecía ser infección u hongos, pues por lo poco que había llegado a ver no veía ni irritado ni lagañas amarillas y secas, al menos no tan grave como para verlo a simple vista. Igualmente intentó mirar algo fijo desde su posición, apenas pudiendo llegar a verlo cuando apartaba sus manos o se apartaba un poco los gruesos mechones de cabello.

- Mhn… Tengo infusión de manzanilla. Si los siente secos y cansados. - Al verlo levantarse él también lo hizo, nuevamente sus alas descansando contra sus hombros. No era especialmente bajo pero el hombre que tenía delante era especialmente alto y ahora que se paraba podía apreciar eso. No ayudaba en hacerlo menos imponente las capas de ropa de tela pesada y armada, ni tampoco las joyas que el peligris entendía poco y nada al respecto. Tenía nulo conocimiento de lo que eran riquezas, apenas comprendía en muy corta medida el dinero al tener algunas monedas con las cuales comprendía que suplantaban al trueque, el tema de joyas enlazadas a riquezas no ocurría en su cabeza, simplemente veía que aquel beorc había encontrado piedras muy bonitas que había puesto en cadenas para no perderlas… él mismo tenía un par de rocas muy útiles y a su parecer bonitas que cuidaba no perder. Del libro… menos aún, aunque si podía leer su título y emocionado sonrió amplio. - ¡Oh! ¡¿Entiende ese libro?! Lo siento, no era mi intención alzar la voz, haha. Es que me emocioné por un momento. - Se acercó unos pasos, mirando hacia donde había señalado y se veía el cuerpo inerte del emergido. El peligris retrocedió enseguida sin ser capaz aún de enfrentar la muerte sin alterarse, aunque cuanto menos ya comprendía que aquellas criaturas no eran ni beorcs ni laguz y agresivas como eran, eran enemigas de ambos.

- Eh… ah gracias… ya veo. No me estoy quedando… sólo estaba huyendo de ellos. Me venían persiguiendo desde lejos, no estos, otro grupo, que logré perder entre las casas, pero estos dos me descubrieron intentando escapar y me siguieron hasta aquí. Subí pero no hay ventanas en las habitaciones de aquí arriba así que no podía escapar. Me ha salvado. Se lo agradezco. - Su tono era tranquilo, incluso cuando explicaba algo que le había traído mucho miedo y estrés. Sus pasos fueron suaves y silenciosos cuando comenzó a moverse, dirigiéndose hacia la puerta de la habitación que había estado, adentro había una única ventana, que no era más que una rendija en la pared como en las demás habitaciones pero esta estaba cubierta por un alto mueble que abarcaba toda aquella pared. En las estanterías se veían salpicados algunos libros aún en buenas condiciones y los gabinetes de madera finamente tallada aún se encontraban cerrados con llave. Por la presencia de un escritorio se podía adivinar que aquello había sido una suerte de estudio, quizás del cabecilla de aquel templo. Allí la garza recogió del piso el cacharrito de latón que había perdido en su desesperación de resguardarse, sosteniendo esto en su mano se volvió a girar al otro.

Sonriente su voz volvió a irrumpir en el silencio. - Si me permite… puedo revisar sus ojos, no soy un sabio ni anciano, por lo que mis conocimientos son limitados, pero quizás pueda ayudarlo. Los ojos son muy delicados y si se ha herido no debería dejar la herida sin atención o podría perder la vista definitivamente… es lo curioso y malo que tienen los ojos. Parecen independientes del resto del cuerpo, uno puede estar perdiendo un ojo y no sentirse mal. No es como cuando hay una infección o una herida en un brazo o un malestar estomacal. Cuanto menos debería lavarlos con infusión de manzanilla que los limpiará de impurezas y promueve la circulación, así que si está inflamados o cansados le ayudará. - Seguía hablando en tono amable, sugiriendo y ofreciendo, nunca imponiendo.

Siendo la única salida la escalera donde estaba el cuerpo del emergido, la garza no mostraba apuro ninguno en ir hacia allí, mirando el área del balcón interior como opción para solo planear hacia abajo cuando quisiera ir hacia el piso inferior. Sus alas se movieron un poco, solo acomodándose con una sacudida inflando un poco sus plumas, usando su mano para sacudir un poco la parte baja de estas al sentir algo de polvillo caer del techo. Siendo estas gris jaspeado con blanco en el exterior y a simple vista negras en su interior, ante tal contraste podría fácilmente pasar por una capa de piel con forro de tela para alguien con la vista dañada, una capa que sacudía y cuidaba, pues si era de piel y así de esponjosa, podía ser cara, en contraste con el resto de su ropa mucho más simple, una camisola de mangas cortas y anchas de espada abierta para que sus alas salieran cómodamente y pantalones de tela oscuro, a sus pies solo llevaba unos botines de piel, que si bien no eran especialmente decorados, si eran de calidad y de terminaciones delicadas y cuidadosas realizadas en el mismo bosque de Serenes.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Jm5byz1

Gold :
197


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu] Empty Re: [Campaña de conquista] Cada Uno, un Monstruo [Privado | Kaworu]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.