Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña] En la Torre [Privado | Yuuko]
por Yuuko Miér Dic 02, 2020 6:20 pm

» Transacción entre personajes
por Onix Sáb Nov 28, 2020 10:18 pm

» [Campaña] Lo Humano [Privado | Luzrov]
por Eliwood Vie Nov 27, 2020 10:29 am

» [Social] A beautiful dress for battle(Flashback: Khigu-Guzman)
por Khigu Jue Nov 26, 2020 8:37 pm

» Libro de Reglas
por Hanako Jue Nov 26, 2020 3:05 pm

» The Witcher | Normal
por Invitado Jue Nov 26, 2020 1:58 pm

» [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]
por Shinji Miér Nov 25, 2020 10:37 pm

» [Entrenamiento] Hay cosas que no se pueden aprender solo por libros [Priv. Kyleb]
por Kyleb Mar Nov 24, 2020 12:37 am

» [Social] La perla y el diamante [Priv. June]
por Azazel Lun Nov 23, 2020 10:57 pm

» [Social] Un niño perdido [Priv. Jafar]
por Jafar Lun Nov 23, 2020 5:08 pm

Anécdotas destacadas
TWITTER
afiliados




[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XcrrjBs

Crear foro

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Dom Jul 26, 2020 3:38 pm

En algún momento dejaron de pisar arena y comenzaron a caminar sobre tierra seca. Luego apareció algún que otro arbusto y parches de pasto seco. Henry no sabía exactamente cuándo, pero era evidente que habían dejado el desierto atrás.
Echó un vistazo a su espalda considerando  si volver por donde había venido. Pero cerró sus ojos y volvió a encarar al frente. Ya regresaría si sus pies o los cuervos lo guiaban hacía allí. Por ahora avanzaría junto al grupo de mercenarios con el que se había cruzado.  Le habían pedido les acompañase ya que "requerirían sus habilidades" o algo así, y le habían prometido sería divertido. Sin otro plan en mente Henry aceptó la oferta sin mayor consideración al respecto, decidió seguirles por un par de días aprovechando que era un grupo pequeño y que estaban dispuestos a compartir sus provisiones.
Últimamente había comenzado a dolerle el estómago y sospechaba que era por hambre, al fin y al cabo no solo se olvidada de comer sino que el que no haya mucha comida en el desierto tampoco ayudaba.

Al salir del mar de arena no tardó en averiguar a qué se referían los mercenarios. Aunque no venia prestándoles mucha atención, desinteresado de sus planes, los seguía manteniendo siempre cierta distancia y de vez en cuando llegaba a escuchar sus conversaciones y planes sobre todo cuando se acercaba a ellos al caer la noche y levantar el frío, buscando el cobijo de su fogata. O en los momentos a la hora de las comidas, cuando se aproximaba a ellos para reclamar su porción.

Así llegó a escuchar lo suficiente como para hacer una conjetura de su agenda, la cual que confirmó una tarde. Hacia unos dias se habían asentado en el claro de un bosque supuestamente cercano a una aldea (Henry solo escuchó de ella, no llegó a verla) cuando uno de los hombres que habían desaparecido del campamento regresó reportando de unos viajeros que viajaban hacia o salían de dicha aldea.

Era un pequeño grupo de no más de 10 personas, los mercenarios contaban con muchos más hombres pero no tenían que preocuparse por la pequeña diferencia en números si se enfrentaban a meros civiles comerciantes.
Ese anochecer en el campamento había varias personas más que antes no había, un par de niños, varias mujeres y otro par de hombres jóvenes.
"Encárgate de que no hagan ruido ni puedan resistirse, espero no haga falta cortarles la lengua de ser necesario, no queremos que afecte su precio" Le fue indicado luego de la masacre y Henry acató la orden encogiéndose de hombros, mientras el resto de los bandidos limpiaba el camino de restos de la batalla y arrastraba algunos cadáveres de quienes no consideraron suficientemente valiosos para mantener con vida para esconderlos en algún rincón de bosque para que los comieran las bestias.


Henry se divertía con uno de los hombres más rebeldes que casi había logrado soltarse de las cuerdas que le apresaban, les había tirado una maldición muda a los pobres pero, además de que ya aquello le había cansado bastante, no sería tan divertido si además los inmovilizaba. "Ah, ¿No era más fácil matarles y ya?" Henry suspiró y cerró su tomo mirando al chico atado frente a él que se retorcía en sufrimiento como ejemplo frente al resto de los captivos, que lloraban aterrados en silencio. Bueno, aunque matarles era divertido, aquello también lo era. El albino disfrutaba de la atención y del ocasional chillido o sollozo que se llegaba a escuchar una vez vencía la maldición y debía renovarla.
Los mercenarios parecían conformes con su trabajo, dejando solo a un guardia para vigilar, tal vez a él, tal vez a los prisioneros.

Pasaron unos días y el numero de las personas capturadas aumentó levemente, aunque no hubo un grupo tan grande de víctimas como en la primer tanda. Los merecenarios… bandidos, se estaban preparando para levantar campamento y seguir camino hacia un nuevo objetivo o cual sea fuera el lugar donde vendieran aquellas "mercancías", el pueblo ya parecía haberse dado cuenta de su presencia también .
- Hey, ¿Adivinen qué? Sacamos el premio gordo! - Fue entonces que volvieron los hombres que se habían adentrado al bosque a cazar provisiones para el viaje, exclamando alegres por el resultado de su excursión.
Al principio Henry no pensaba prestar atención, molestando a las víctimas que reaccionaban de forma exagerada cuando sólo los estaba empujando un poco con una rama inofensiva. Pero cuando levantó la vista, divisó algo interesante en la persona que traían consigo los bandidos. ¿Alas?
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Miér Ago 05, 2020 10:18 pm

“No te acerques a los beorcs”

“Ten cuidado cuando veas beorcs, no traen nada bueno”

“Si ves un grupo de humanos, corre en dirección opuesta”


Esta y muchas más advertencias habían sido dadas a la garza desde el momento en que había puesto un pie fuera del bosque de Serenes tras su quema. Y este había asentido y entendido las advertencias, las recordaba y las apreciaba como muestra de preocupación y cariño de hermanos laguz para con él.... pero de allí a que las obedeciera eran dos cosas totalmente opuestas. Las consideraba, claro. Las tenía presente, por supuesto. Pero su corazón no permitía prejuzgar de manera negativa a alguien. En el bosque donde se había resguardado había un pequeño poblado donde había podido convivir con los pobladores esporádicamente, una vez cada cuatro o cinco amaneceres iba a vender sus medicamentos por cobres y ayudar a personas enfermas, a cambio recibía comida y de tanto en tanto ropa.

Aquellos eran beorcs, y eran personas de corazón puro, quizás ignorantes al ser un pueblo tan apartado y agradecidos de tener un herborista y alguien que no solo tratase males si no que les diera momentos de paz y entretenimiento con su melódico canto.

Por eso no se sintió alarmado cuando escuchó movimientos en el bosque donde se había adentrado a recoger hierbas y flores. Había estado varios minutos de rodillas a los pies de un gran árbol escarbando con su cuchillo desafilado para exponer una raíz de la cual había estado sacando pequeñas lascas de madera tierna y sabia cuando sintió el peso un poco inquietante de la angustia. No se preocupó demasiado, solía pasar a veces, un animal cazando a otro, un viajero que había sido robado en el camino, o mismo la planta que él estaba hiriendo y que por más que se disculpase seguía sintiendo aquella culpa. Sólo cuando los pasos fueron evidentes fue que se levantó y guardó todas sus cosas en su pequeño bolsito, cuidando de envolver en un paño de lino las raíces y tapar bien con un corcho la savia que había juntado dentro de una botellita de vidrio. Sonriente recibió a quienes serían su captores, sólo para ser rápidamente atacado.

No tuvo oportunidad, había intentado huir cuando presintió peligro, y había forcejeado cuando fue agarrado, aleteado con fuerza y chillado desesperadamente, pero no tenía fuerza alguna y fue rápidamente reducido. Sus manos fueron atadas y al intentar defenderse con sus alas, azotando con estas para alejar a los agresores, solo recibió un golpe en su estómago que lo dejó sin aire y sin intenciones de seguir resistiéndose. A movimientos fuertes y bruscos fue arrastrado y a cada paso que se acercaban podía sentir con más claridad aquella angustia… muerte.

El campamento estaba cargado con aquella aura pesada y oscura, donde no solo la magia oscura, desconocida para él, se retorcía alrededor de uno de sus siervos, si no que también donde varias vidas habían perecido y varias otras se lamentaban con el deseo de huir. El miedo y la desesperación le hacían sentirse débil y enfermo, incluso nauseabundo, comenzando a trastabillar en su avanzar hasta que un fuerte empujón le hizo caer de rodillas. - Hey, ¿Adivinen qué? Sacamos el premio gordo! - Bramó uno alegre y orgulloso mientras otro tomó a la garza del ala, gris nevado por fuera y oscura por dentro, y jalando de esta lo arrastró sin problemas, como si no pesara más que un infante, hacia el mago y el grupo de gente. - ¡Cuida a este también! Que no escape que podemos sacar sólo por él más de lo que sacamos por todos ellos. -

El cabello gris del ave cubría parcialmente su rostro y conscientemente parecía intentar hacerlo bajando su cabeza tanto que su mentón tocaba su clavícula. Vestía simple, pantalones oscuros y una camisa holgada de mangas cortas y algo más amplias de lo normal, la camisa carecía de espalda dejando espacio para que sus alas salieran cómodamente. Asustado sus plumas estaban infladas y sus alas se apegaban a su cuerpo cubriendo sus hombros y brazos. Sólo alzó un poco la mirada al grupo de gente que había sido aterrorizada por el arcano hasta momentos antes, de allí provenía la mayoría de aquel ambiente pesado, cargado de desesperación. En un intento de alivianar el espíritu de los cautivos, comenzó a tararear bajo una tonada que nadie habría escuchado en su vida, propia de las garzas y similar a una melodía que podía ser una canción de cuna, lenta, suave y tranquilizadora.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Lun Ago 10, 2020 11:08 pm

- ¿Que no es un "premio flaco"? Nyajaja - Bromeó Henry en respuesta al entusiasmo de los bandidos y rió ante su propio chiste, irrumpiendo el pequeño momento de silencio que se había creado en respuesta. - ¡Por su pollo! - Volvió a bromar accediendo al pedido y de nuevo, solo él rió a su chiste.
Mientras reía observaba con curiosidad al ser alado. Se había cruzado con un conejo, había llegado a ver un lobo por apenas un momento y ahora veía un ave! Lástima que no era un cuervo podrían haber graznado juntos! Pero mientras pensaba eso, admirando las plumas infladas que realmente se venían esponjosas y calentitas oohhh sí definitivamente tenía que aprovechar la oportunidad para confirmarlo!, la garza comenzó a cantar.

Era una voz suave, y pese a lo bajo que sonaba la melodía, apenas imperceptible, podía escuchársele con claridad.
Era un canto hermoso. Los sollozos silenciosos de los captivos se detuvieron al escucharlo y los bandidos también parecieron detenerse a disfrutar de él.

Excepto una persona. La sonrisa del mago oscuro tembló por un momento antes de ensancharse en su rostro, rígida.
Era el ave. Henry no sabía qué magia estaba utilizando pero era aterradora. Podía sentir un peso en su pecho que le dificultaba respirar y sus ojos comenzaban a arder bajo sus párpados, ¿tal vez sangrando? El albino no lo sabía, sólo que aquella sensación no le agradaba. Era aterradora… Le asustaba. Estaba muy asustado.
- ¡Cállate! - Gritó llevándose las manos a sus oídos, no pudiendo soportar más aquella sensación. Pero aún podía escuchar aquél dulce canto. - ¡Cállatecállatecállatecállatecállatecá…! - Repitió hasta que el peso en su pecho se extendió hasta su garganta y le hizo atragantarse y comenzó a toser. Toses acompañadas de un sonido extraño que se asemejaba a los sollozos que había estado acallando los últimos días. Sus cejas frunciéndose con fuerza, intentando contrarrestar el ardor en sus ojos.
Era aterrador.

De repente recordó que tenía lo necesario para hacer que el otro se callara. Invocando magia oscura a sus manos corrió la corta distancia que le separaba del árbol a cuyos pies estaba su tomo de magia y un cuenco con un contenido oscuro y viscoso. Tomó el cuenco y transmitiéndole la magia oscura con un cántico apresurado y entrecortado, completó la maldición y la lanzó hacia el laguz.
El cuenco fue arrojado pero no llegó a su objetivo, tampoco cerca. Perdió impulso poco después de dejar la mano del mago y cayó al suelo rodando hacia los píes del hombre alado… A los que tampoco llegó. El cuenco se detuvo a una corta distancia frente a él. Pero no importaba. Su contenido, la sustancia oscura y viscosa ahora impregnada en magia oscura sí llegó a su objetivo. Junto a varios de los rehenes y algunos bandidos. Una pequeña porción era suficiente para que la maldición haga efecto, al más mínimo contacto, la sustancia se disolvió en una humareda violácea que se aferró a su presa y se deslizó hacia su garganta. Quedándose allí mientras poco a poco se desvanecía junto a su efecto.
- ¡….! - Rió Henry mientras se apresuraba a abandonar el claro. En silencio. La sustancia también le había salpicado a él.


El mago oscuro regresó al campamento unas horas más tarde, sonriendo como acostumbraba y con un cuervo en su hombro que tomó el vuelo y graznó en despedida apenas pasó la última hilera de árboles, desapareciendo en el bosque. - ¡…! - Henry imitó alegre el graznido, aún bajo el efecto de su propia maldición.
Su llegada fue recibida por los sonoros sollozos de un par de niños cuya voz había regresado, y la enérgica bienvenida de los bandidos. - ... .... .. ¡…! - Awww Ese bandido seguro estaba diciendo cosas lindas y le quería abrazar. Si. Se mintió Henry mientras le sonreía al hombre mudo que mantenía el puño en alto y a duras penas era detenido por sus compañeros.

- Dónde m*** fuiste? ¿Quién te crees para crear este desastre y luego largarte? -
Se acercó otro bandido, preguntando bastante enojado. -  … .. .. .- Respondió Henry alegre, señalando la esquina de su capa que sujetaba en sus manos y utilizaba para contener varios objetos, podía verse la tela retorciéndose por lo que fuera que llevara en ella. - ¿¡Por qué no respondes!? - Preguntó el hombre al borde de perder su paciencia pero entonces notó que el mago sí le estaba respondiendo. Articulando palabras en silencio con la habitual sonrisa en su rostro. - Hahaha lo tienes bien merecido! - Rió el bandido al darse cuenta que el mago también estaba mudo, calmando un poco su enojo con su desgracia. - Ahora haz algo con eso. - Le ordenó señalando a los captivos que aumentaron el llanto al ser mencionados.

Henry asintió sonriente, soltando otra respuesta muda y entreabrió apenas sus ojos para mirar a su alrededor buscando el cuenco que había arrojado antes. Lo encontró en el suelo entre a los rehenes, probablemente había sido pateado hacia ellos en algún momento durante su ausencia.
Fue a recogerlo y volvió a soltar palabras mudas mientras pasaba entre ellos. En especial dirigió una amplia sonrisa y varias articulaciones en dirección al chico alado. Se sentó frente a él y comenzó a pasar los ingredientes de la esquina abultada de su capa al interior de cuenco mientras de vez en cuando soltaba comentarios y risas silenciosas.

Primero sacó unas cuantas hojas de tonalidades vivaces, que machacó con una piedra redondeada que también sacó de su capa. Bajo la tela podían prescribirse movimientos de algo retorciéndose, que no tardó en revelar como lombrices y gusanos. -Ohhh gusanos~~ es su turno hehe - Comentó alegre mientras comenzaba a machacarlos dentro del cuenco. Cuando acabó volvió a buscar su capa por el último ingrediente de la mezcla. No estaba tan fresca ya que llevaba unos días pero en este caso, la frescura del ingrediente no era importante, además, ¡Más gusanos! - Y el símbolo del sonido. - Explicó sonriendo y machacando el trozo de carne, una lengua, junto al resto. Lo bueno de su estado a medio pudrir también era que era mucho más fácil de machacar. - Eso y las criaturas sin voz. Así es como se hacen las maldiciones, sí. Oh y las hojas, no queremos que se asfixien, no. Nyajaja! - Rió y se dio cuenta de que su voz había regresado. - ¡Oh justo a tiempo para el encantamiento! - Exclamó alegre y bajando la voz murmuró unas palabras por lo bajó que acabó con una chispa de magia oscura que se aferró al menjunje. El color desparejo de marrones y verdes cambió a un negro homogéneo y la consistencia grumosa se volvió uniforme y viscosa.

Henry se paró para acercarse a los rehenes que chillaron asustados y disgustados por la mezcla, intentaron alejarse pero mucho no podían hacer contra las ataduras y mordazas que les retenían. El mago oscuro mojó su dedo en la mezcla y lo limpió en las cabezas de sus víctimas, cuando repasó a todos a quienes les había vencido la maldición limpió bien su dedo en el borde de su capa, no quería volver a quedar mudo, no. Volvió a murmurar el encantamiento y señalando a la sustancia que ensuciaba las cabezas de sus objetivos, infundió con ella su magia activando la maldición. - ¡Nyajaja! -

Al acabar rió confirmando que no se había maldecido a sí mismo por segunda vez en el día y tomó del borde de su capa una lombriz que había escapado a su destino de ingrediente. - Pequeño travieso… - Murmuró alegre y se acercó al hombre ave, extendiendo la criatura que se retorcía entre sus dedos, hacia él - ¿Lo quieres? - Le ofreció pensando en que a las aves les gustaban aquellos aperitivos.

Esperó la respuesta sin prestar atención al temblor que comenzaba a sufrir la mano que sostenía el insecto. Si su propia maldición había acabado, la del otro también lo había hecho o estaba por hacer. Aunque también cabía la posibilidad de que el efecto continuara por alguna hora más, pero lo dudaba.
Henry afirmó el agarre del cuenco en su otra mano. Temiendo que apenas el otro abriera su boca volviera a conjurar su extraño ataque.


Última edición por Henry el Mar Ago 11, 2020 8:03 pm, editado 1 vez
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Mar Ago 11, 2020 12:24 am

Con solo sentir la voz de aquel hombre podía sentir que tras aquella alegría estaba la fuente del terror de esas personas, podía sentir la reacción que estas tenían al escuchar su voz. Pero la tensión iba deshaciéndose y el volumen de su tarareo se hacía más alto al sentir que funcionaba, incluso dispersando la violencia que emanaban los bandidos que también se detenían a escuchar, un par codeándose y susurrándome “Te dije que era una garza”, “si canta podemos sacar aún más dinero” y el tercero solo sonriendo al disfrutar de la melodía que le entibiaba el pecho. Los rehenes también se relajaban, quedándose callados se iban tranquilizando y poco a poco su desesperación se deshacía, incluso en los niños que dejaban de llorar y se quedaban quietos escuchando.

Fue la exclamación del mago que rompió el efecto. La garza bajó su cabeza, alzando un poco sus alas para cubrirse con estas, subiendo también sus manos atadas por las muñecas a su rostro, oculto no detuvo su canto, siendo su única forma de defenderse ante cualquier ataque. Su cuerpo delgado temblaba visiblemente, intentando él mismo encontrar confort en su propio canto, ya más alto y con letra completa en idioma antiguo, propiamente un gladr ya. El pico de pavor de los cautivos se diluyo mucho más rápido ahora que el canto era más fuerte y los pasos del mago alejándose fue alivio conjunto. Presintió el peligro, un instinto puro y salvaje que nunca había sentido antes, una señal clara que erizaba todo su cuerpo y sólo una palabra acudía a su mente “HUIR”. La invocación de la magia oscura, primera vez que la sentía, era aquel peligro.

Aterrado alzó su mirada, el cuenco caía de la mano del mago tirándole una sustancia oscura, a su parecer brea o hasta podría ser melaza, pero era la energía que lo embebía lo que no se sentía bien. Abrió sus alas para impulsarse hacia atrás, intentar escapar, pero teniendo una dañada por el forcejeo previo solo le hizo tropezar hacia atrás y ser alcanzado por aquella salpicadura. El ingreso de la magia a su cuerpo fue doloroso, como el ataque de un enjambre de abejas, abriendo su boca para gritar pero sin sonido que saliese de su garganta, se retorció en el piso donde los bandidos se apresuraron a sujetarlo temiendo que se escapase.

Al paso de las horas ya el ambiente estaba tranquilo, uno de los bandidos había tenido que quedarse cuidando y sin el canto de la garza los cautivos volvían a su usual sollozo y miedo. Atado por las muñecas fuertemente, la cuerda iba hasta la parte trasera de una carreta donde había sido atado a un palo, asegurándose que no se les escapase, ni siquiera volando. Incapaz de hablar, los primeros minutos había pasado en pánico, tironeando de la cuerda, sujetándose la garganta, intentando alejarse de cualquiera que se le acercase, pero el tiempo pasaba y se iba tranquilizando, aceptando aquella situación que para su corto entendimiento podría ser hasta permanente. Habiendo pedido con gestos agua, uno de los bandidos se la había dado en una jarra de madera. Tenía la ventaja del valor, sin saberlo, al ser un objeto que podrían vender por un alto precio, su salud y bienestar era un poco más importante que la de los demás… e influía que tras su canto aún los bandidos se sentían un poco más amables ante la criatura que claramente era inofensiva e indefensa. Bebió solo la mitad y pese a seguir sintiendo la garganta extraña y pegajosa, no pudo evitar notar la mirada de uno de los cautivos al cual entregó el resto de su agua.

El regreso del mago trajo miedo colectivo, de la garza incluída. Había tenido tiempo de relajarse un poco pero la sola presencia de aquel hombre le recordó el dolor que había pasado por aquella maldición y como su garganta había quedado así: muda. Apretó sus alas contra los costados de su cuerpo, volviendo a inflar un poco sus plumas, bajando sus hombros en un vano intento de hacerse más pequeño, quedándose tan quieto como podía para no ser notado. Cosa que parecía estar funcionando pues el hombre se entretenía con sus compañeros bandidos… aunque no por mucho.

Al estar mirando fijamente al piso delante suyo, alternando la vista al cesped con la de sus manos apoyadas sobre sus rodillas, no notó que el hombre gesticulaba hacia él, solo veía por la periferia de su vista que se movía entre ellos en silencio… Contuvo la respiración cuando vio que se le acercaba y cerró sus ojos con miedo esperando alguna clase de dolor… pero nada. Abrió lentamente sus ojos alzando su mirada hasta encontrarse con la del otro, cerrada pero sonriente, incluso se podría decir que amigable, sentado frente a él con el cuenco entre ellos.

Notó que el otro “hablaba” o más bien solo movía sus labios y gesticulaba con sus manos, sin entender el peligris movió su cabeza, inclinándola y prestando atención, esforzándose en intentar seguir sus manos y medio entender sus labios. Observó la capa y como sacaba hojas y las ponía en el cuenco para molerlas, algo que él sabía lo que era. Sonrió y sintió, reconocía aquellas hojas, eran utilizadas para hacer salmueras para aliviar el dolor de garganta o en té aspirando los vapores para aliviar los males de los pulmones. Ilusamente creyendo que estaría haciendo alguna clase de sanación.

Su mente, incapaz de pensar en la maldad del mundo como algo real y no solo como un concepto, excusó enseguida el comportamiento de aquel hombre. Seguramente se había asustado por algo (claramente los bandidos, él también se había asustado mucho con ellos) y su defensa había sido aquel ataque a ciegas que accidentalmente había caído en el… ¡claro! y ahora estaba haciendo un remedio como disculpas. Todo tenía sentido.

Pero cuando sacó los gusanos y lombrices fue que su expresión alegre pasó a confusión, tensando un poco sus cejas. La voz del otro volvía de forma un poco sorpresiva, pero más curioso por los gusanos no prestó demasiada atención a ese detalle. Los ponía en el cuenco y ¡los aplastaba!, la muerte de las criaturas le cayó como una punzada en su pecho. Apenado miró con algo de desesperación al peliblanco, intentando articular un “¿por que haces eso?” que solo quedaba en un movimiento mudo de labios. El apéndice putrefacto no ayudaba a su expresión pero lo que más llamó su atención fueron las palabras que decía después, un encantamiento en un idioma que el comprendía tan claro como el otro entendía el idioma moderno. Conjuntos de palabras que nunca había escuchado junto pero que invocaban fuerzas prohibidas, nuevamente aquella presencia mágica que despertaba su instinto de huir.

Observó como el otro explicaba y recorría el campamento, extendiendo sus gráciles dedos delgados y pálidos manchados de aquella brea, esparciendo terror en cada cautivo que tocaba con la mezcla. La magia se volvió a manifestar, o más bien activarse y el silencio cayó como un manto pesado sobre los cautivos.

Al “snack” ofrecido, sin verlo como tal y sin mostrar asco por la criatura que se retorcía entre los dedos del mago, miró con temor a este y al gusano un par de veces antes de alzar sus manos para recibirlo entre estas gesticulando un “gracias” con sus labios. La cuerda se tensó un poco con el movimiento pero el laguz ya no parecía molestarle, sólo tomó al animal con cuidado y gentileza bajandolo al piso, depositándolo entre sus rodillas donde había tierra más húmeda y floja en por donde habían estado pisando los bandidos y mismo el mago. Volvió la mirada al arcano, curioso al percibir miedo de aquella persona, pero no cabía duda, su mano había temblado y su presencia parecía emanar cautela y miedo. Extendió sus manos nuevamente para tomar la mano ajena, con un gesto amable y delicada como el que le había mostrado al gusano instantes antes, intentando confortarlo con una sonrisa gentil.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Mar Ago 11, 2020 9:33 pm

Henry observaba a través de la imperceptible apertura de sus ojos entreabiertos a su contrincante. Tuvo que contenerse de retirar su brazo cuando el joven estiró sus brazos para tomar la lombriz, y se tensó asustado cuando le vio abrir su boca. Pero para su alivio, no salió sonido de ella.
Tal vez debería reforzar la maldición, consideró por un instante pero no llegó a entretener el pensamiento antes de que la diminuta parte de su ser que quería volver a escuchar aquél canto lo descartase.

Para su sorpresa, el laguz despreció el bocadillo devolviéndolo al suelo donde este no se demoró en refugiarse bajo la tierra de donde procedía. - Oh. - Acotó el mago entendiendo el gesto. Claramente le estaba señalando que no comería nada que proviniera de sus manos, le despreciaba lo suficiente como para rechazar tal manjar. Porque las lombrices eran el más exquisito manjar para las aves, eso lo sabía por los cuervos. Oh, aparte de los ojos.
- Hehe. -Soltó una suave risa acostumbrado a ese tipo de trato, que se atoró en su garganta cuando un tacto delicado y cálido tocó su mano.
Había sido descuidado, creía que el único modo de ataque de aquél ser era su voz. Pero, aunque en menor grado también parecían serlo sus acciones. La expresión en el rostro del laguz también era aterradora.
Un escalofrío nació en su mano y se extendió hacia el resto de su cuerpo. Comenzó a temblar. En su apuro por retroceder y alejarse, tropezó y cayó al suelo frente a su oponente, aún así no se detuvo de retroceder, arrastrándose una corta distancia.

Algunos bandidos notaron su acción y rieron, pero ninguno se preocupó en ver qué pasaba, la mercancía no parecía estar dañada. Henry los escuchó y rió también. - HahahahaHAHAHAHAHA. -Comenzó con una risa suave que aumentó en volumen de manera gradual, pero rápida. Y acabó de forma abrupta.
- ¿Que tratas de hacer? - Le pregunto al joven frente a él. La sonrisa en su rostro extendiéndose de lado a lado. - Oh no, eso lo sé. Lo sé. - Al instante se respondió a sí mismo. Tal vez no sabía las exactas intenciones del otro pero sí podía afirmar intentaba torturarlo de alguna manera. ¿Tal vez para que le liberase? ¿O le ponga fin a su infortunio? - ¿Cómo lo haces? - Corrigió su pregunta. - ¿Qué clase de maldición intentas usar? - Porque tenía que ser algún tipo de maldición, algún tipo de magia. ¿Pero por qué no podía sentir ningún tipo de magia oscura proveniente del laguz? Esta vez no había sentido ningún tipo de energía. ¿Cómo era posible? ¿Tal vez algún tipo de amuleto? Pero no parecía llevar mucho encima. Tal vez estaba bien escondido? Ah, pero en ese caso ¿Cómo había logrado utilizarlo atado, restringido como estaba? No había distinguido que hiciese ningún movimiento extraño…. Bien, tampoco es que viera mucho con el reducido campo de visión que mantenía.

- Oh, ¡Ya sé! - Exclamó de golpe, dando un único aplauso chocado sus palmas. Se levantó recogiendo el cuenco que había caído de sus manos con su caída, derramando un poco de su contenido pero no demasiado y lo dejó sobre la carreta a la que estaba atado el ave. Se alejó por un momento, para luego regresar con su tomo de magia oscura en brazos. - Vamos a jugar un juego. Cuando tu voz regrese puedes responder mis preguntas, o puedes no hacerlo ¡Descifrarlo también es divertido! - Explicó en tono alegre. - O también puedes intentar atacarme de nuevo Nyaja! Claro que si lo haces yo también tengo unos cuantos trucos para probar. - Agregó sonriente a las reglas, abrazando el libro con fuerza para contener su temblor.

Tenía su tomo. Tenía la maldición contra el canto al alcance. Sí, podía arriesgarse a saciar un poco su curiosidad. Se convenció y quedó allí, de pié, sonriendo frente al laguz. Esperando el comienzo del juego.
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Miér Ago 12, 2020 11:43 pm

Se sobresaltó con el mago cuando este se apartó, él mismo asustándose y retrocediendo un poco, tensando la cuerda que lo apresaba y extendiendo un poco las alas para ayudarse a mantener el equilibrio al haberse movido sobre sus rodillas. El movimiento había llamado la atención de los bandidos pero rieron ante la escena. La garza bajó un poco las manos para observar al mago caído, que habiendo retrocedido también había quedao bastante distancia entre ellos, y de la nada… ¿reía? No entendía, realmente se sentía confundido con todo aquello y en especial con aquel hombre. No ocultó su curiosidad en su expresión, alzando una de sus cejas e inclinando la cabeza, sin probar nuevamente a responder pese a que su garganta comenzaba a sentirse más despejada y relajada, pasando poco a poco ya el efecto de la maldición. Confundido, sin realmente intentando hacer nada, la pregunta le tomaba un poco desprevenido, alternando su mirada entre el mago y sus manos atadas, no podía hacer nada, no entendía a que se refería.

Volvió a acercarse, arrastrando sus rodillas, para que la cuerda no le tensara y volviéndose a sentar sobre sus talones dejaba sus manos descansar sobre su regazo, alas bajando un poco esponjándose al sentir un poco de sol en su espalda. Las preguntas que le hacia el otro no sabía como responderlas así que se limitaba a solo mirarlo aún con la cabeza algo inclinada. El aplauso le llamó la atención alzando más su cabeza y mirando el cuenco que levantaba, cauteloso tensó un poco sus hombros. Ya veía que aquel líquido era parte de lo que hacía que los otros temiesen y de lo que usaba para lanzar aquella magia horrible.

Sus cejas se inclinaron en consternación y sin poder evitarlo habló: - ¿Atacarte de nuevo? ¡Ekk! - El escuchar su propia voz le sorprendió, llevando sus manos a su garganta, soltando una pequeña exclamación y sonriendo enseguida. Su tono era claramente varonil, bajo y calmo, levemente rasposa como si susurrase en un volumen demasiado alto. - ¡Mi voz! Está de nuevo. Ah.. que alivio. - Suspiró bajando sus hombros y sus manos con un suspiro acompañado de una sonrisa amplia. Perdiéndola enseguida al mirar al peliblanco y retomar la conversación. - Creo que te has equivocado… no te he intentado atacar.. en ningún momento. ¿Puedo tener un poco más de agua? ¿Por favor? Mi garganta aún se siente seca y rasposa. - Pidió señalando el jarro en el que le habían servido antes. - L-lo siento pero no me siento capaz de jugar a nada en este momento… pero si tienes preguntas quizás pueda ayudarte a encontrar las respuestas. - Procedía con cautela, pero no quería aún negarle la palabra al mago.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Jue Ago 13, 2020 10:56 pm

Se sobresaltó cuando el ave emitió sonido. Sujetó su tomo con fuerza pero antes de abrirlo notó que el otro hablaba normalmente.
Le escuchó con cautela, temiendo el terrible poder que había presionado su pecho hacía unas horas.
Era curioso. ¿Cómo podía un ser tan aterrador, dar una imagen tan frágil e indefensa? Cada palabra que soltaba resaltaba su apariencia inofensiva. Oh, pero Henry no caería tan fácil ante el engaño.

- ¡Por supuesto! - Accedió de inmediato al pedido del ave y alegre tomó el jarro que le señalaba. Fue hacia los barriles donde los bandidos contenían el agua, algunos hombres observaron sus acciones pero nadie le detuvo. Regresó y lo depositó en el suelo al alcance del chico alado antes de alejarse reflexivamente, manteniendo su distancia.

- Pero eso no es divertido. - Retomó la conversación con una sonrisa complicada, que luego perdió su parte complicada. - Ah Nyajaja, ¡Casi me engañas! - Admitió descubriendo la trampa en sus palabras. El laguz ya había comenzado a jugar, al fin y al cabo estaba "respondiendo" sus preguntas. Si sus palabras eran verdad o mentira… Bueno, ¡Descifrarlo era su parte del juego! - Entonces ahora es mi turno, hmmmm - Pensó el mago considerando su respuesta. Su oponente parecía haber optado por el camino del interrogatorio, haciéndose el inocente obviamente y negando sus acciones. Tal vez queriendo convencerle, tal vez esperando el momento oportuno para mostrar sus garras… Oh ¿Acaso en serio tenía garras?

- Dices que no me atacaste… Entonces… - Murmuró. - ¡Oh! Sí, parece más un método de tortura que un ataque. - Concedió recordando aquella sensación no bienvenida. - ¿O tal vez un intento de manipulación? ¿Cuál? ¿Con qué intención? - Planteó su jugada, sonriendo curioso a su contrincante, ahora era su turno.

La naturaleza de aquél ataque, o lo que fuera, le causaba intriga, sobre todo porque no lograba entender el principio tras él ¿Qué era lo que atacaba? ¿A qué apuntaba aquella maldición? Y sobre todo ¡Que tan divertido sería conjurarla sobre el mismo chico que tenía en frente! Verle retorcerse al borde de la asfixia, llorando sangre por sus ojos, intentando arrancar de su pecho la fuente de aquella opresión. ¡Cavando en su propia piel y carne con sus propias manos! Hehe
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Jue Ago 13, 2020 11:32 pm

El hombre traía la jarra de agua y hasta la ponía delante suyo dándole espacio, realmente no podía ser tan malo… algo de bondad debía de haber en su corazón. Si, definitivamente la había, si no su canción no le habría afectado de la manera que lo había hecho, en un corazón completamente frío y cruel no había efecto en su canto. Extendió sus manos para tomar la jarra y llevarla a sus labios bebiendo un par de tragos con ciega confianza, sin oler o revisar lo que se le daba, ni siquiera cabiendo en su mente la posibilidad de que alguien pudiese adulterar algo tan básico como comida y agua. - Gracias. -

La risa nuevamente le estremecía, algo en ella no sonaba bien, si sincera pero no era alegría o gracia, las únicas razones que conocía por la que alguien reía, era algo diferente y aún no sabía como interpretarlo. Mirándolo aún con curiosidad apenas murmuró frunciendo un poco su ceño. - ¿”Engañas”? No estoy intentando engañarte… - El mago parecía insistir en malas intenciones o que estaba siendo agresivo cuando no era así, pero si tenía preguntas, podía responderselas, mientras cupiese dentro de sus conocimientos.

- Quizás pueda ser llamado así… más que manipulación es una sugerencia. Si es a mi canto a lo que te refieres. Es una canción que mi madre me enseñó cuando aún ni siquiera sabía volar… ¿Quieres que te la enseñe? Puedo decirte la letra en el lenguaje que tu entiendes si no te gusta desconocer su significado. El nombre de la canción no lo sé… sólo sé que es una que se le canta a los niños cuando tienen miedo en la noche o a quienes están enfermos o por morir. Mm… y mi intención… no la sé realmente, sólo estaba asustado y sentí la necesidad de cantar y era la única en la que pude pensar. - Ofreció con tanta información como podía dar. Una vez había leído que lo que más asustaba a los beorcs era lo desconocido y quizás de allí viniese tanto temor de parte del peliblanco.

Aunque la idea de que aquello fuese un juego le entusiasmaba un poco, sobretodo si era uno donde podría averiguar cosas sobre su situación. - ¿Ahora me tocaría a mi hacer una pregunta? Aunque hiciste tres… Ya me explicaste un poco que es esa mezcla y lo que hace pero ¿por que la haces? ¿por que nos silencias a mi y a los demás? - Con un diálogo entablado ya se sentía mucho más tranquilo, al menos estaba hablando con aquel hombre y no parecía estar siendo agresivo. Lo que captaba de su humor en todo caso era más bien que estaba cauteloso y un poco asustado, esperaba que con su tono de voz calmo y tranquilo pudiese trasmitirle aunque fuese un poco aquella paz que su raza naturalmente expelía.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Jue Ago 13, 2020 11:55 pm

Oh, eso era cruel. - Nyajaja ¡Tu madre se parece a la mia! - Rió el mago al escucharle. Tan cruel como para criar a su hijo con aquel sufrimiento…¿Eso quería decir que su idea de utilizar su propio ataque contra él no tendría efecto? Al fin y al cabo ser criado en base a aquello, y seguir vivo… La gente se adaptaba a todo! Nya-ha!
- Así que surte mejor efecto contra la gente débil… - Murmuró repitiendo las palabras. Niños, enfermos, ancianos y moribundos. No tenía sentido. Él no entraba en ninguno de esos objetivos. Mientras pensaba intentando descifrar las mentiras del otro, éste hizo sus propias preguntas.

No, no. El juego era que él hacia las preguntas, y el ave respondía… Oh bueno, Henry no vio problemas en hacer un pequeño cambio en las reglas para acomodar a su adversario.
- Oh, es sencillo ¿Por qué no lo haría? - Preguntó en respuesta. - Ellos pidieron mi ayuda, ya sabes, tener un campamento secreto para hacer travesuras en los bosques no es muy útil si hay gritos que lo delatan. - Explicó lo obvio, encogiéndose de hombros y dio por acabado el turno del laguz.

- Tu canción… Puedes decirla. - Su sonrisa se tensó al sugerirlo. Era bastante obvio que el otro buscaba una opción hacer su movimiento, casi como si le estuviera diciendo que lo haría. Pero Henry no podía negar la curiosidad que le carcomía. Además, tenia sus medios para defenderse, si. Ensanchó su sonrisa y tanteó el tomo en sus manos. - Pero sin cantar! Ah y sin cosas raras, no no. Y si digo que pares, paras. Ah, o tal vez te haga callar antes Nyaja!  - Por cierto. ¿Quién canta al estar asustado? Eso no tenía sentido, muchas cosas de las que había dicho no terminaban de cerrar. Era obvio que en algo estaba mintiendo u ocultando. Si, este turno, Henry cedía la victoria. ¡Pero a veces había que retroceder para vencer! Tal vez.
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Lun Ago 24, 2020 2:28 pm

Prestaba atención a las palabras del otro, sinceramente curioso por la existencia de una persona así. Había conocido muy pero muy pocos beorcs pero los que había conocido eran tan diferentes entre ellos que le costaba verlos como una raza sola. Sonrió ampliamente a la mención de la madre del otro. - ¿Tu madre también te cantaba? Eso es maravilloso. Y surte efecto en las criaturas que lo necesitan. También en animales. - Aclaró respecto a la canción, una bastante básica en su raza y que solo amplificaba su aura natural de tranquilidad y paz.

La respuesta que le daba realmente no tenía sentido para él… ¿O sería que el peliblanco no sabía que aquel efecto era dañino? Podía ocurrir, con los pichones muy pequeños que aún no aprendían la empatía y compasión, que aún no desarrollaban su percepción natural de raza, que por diversión e inocente juego a veces dañaban a los demás, tirando de la cola de algún animal o persiguiendo a las aves que bajaban a picotear en las sobras de comida. Quizás nunca había aprendido. Comprensivo y de infinita paciencia la garza inclinó su rostro hablando como le hablaría a un niño pequeño, aunque sin condescendencia ni burla en su voz. - Muchas veces un “por que puedo” no es una razón para hacer las cosas si no muestras consideración por los demás. Podrías pedir que mantengan silencio y estoy seguro que si lo haces de buena manera lo harán sin problemas. - Bajó su mirada a sus manos atadas, y después al resto de personas que mantenían silencio forzado.

Para él la magia oscura había sido dolorosa y asumía que lo eran para todos aunque no hubiesen mostrado señal de dolor, solo de miedo. - Quizás no sepas, pero es doloroso y para algunos… nuestra voz es todo lo que tenemos como posesión preciada, como en mi caso. Quitarme la voz no es diferente a cortarme las alas o en tu caso, cortarte las manos. Si me pides que no cante, no lo haré. Lamento haberlo hecho sin preguntar antes. -

Por un momento se mostró asustado, alzando sus cejas y subiendo sus hombros hasta sus alas un poco como protegiéndose. - Si me pides que me detenga lo haré… por favor, no de nuevo… - Relamió sus labios para humedecerlos, sintiéndolos algo secos, y tomó aire, listo para cantar, pero recordando que no era canto se detuvo antes de siquiera sacar la primera nota y empezó a recitar, como si fuese alguna clase de poesía.

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Unknown

El idioma que hablaba era el antiguo, o “lengua original” como él le decía si le preguntaban, la misma utilizada en la magia por lo que podría fácilmente atribuirse sus efectos a algo mágico. Recitada la primera parte se detuvo solo, mirando expectante indicaciones de que continuase o se detuviese.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Lun Ago 24, 2020 7:28 pm

¿Su madre le cantaba? Casi no la recordaba pero si a sus gritos podía llamársele cantar entonces sí lo hacía. Ah, su "canto" de despedida había sido ejemplar, 'maravilloso'. Recordó con una sonrisa, expresión que se congeló en su rostro un instante cuando en un destello resurgió la memoria de una ronca melodía en una voz que no era humana. Pero al instante volvió a ser enterrada.

Hahaha "Surte efecto en las criaturas que lo necesitan" Eso parecía un credo de Grima. Al fin y al cabo, ¿Destrucción y ruina no era algo que todos necesitaban?
También le fue gracioso escucharle hablar de "consideración" ¡Como si no estuviera siendo considerado! Había aceptado ayudar a los bandidos y estaba haciendo su mejor esfuerzo en cumplir con su pedido. ¡Y aún no había matado a ninguno! Pero ¿Dejarles la opción a los rehenes de que gritaran y llamaran la atención en el momento más inconveniente? El ave no iba a engañarlo con eso, no.
Además, "porque puedo" era una razón tan válida como cualquiera. ¿Qué acaso él mismo no había atacado porque podía hacerlo? Tsk tsk

Y su analogía no tenía sentido para Henry. Si no querían que les quitaran algo preciado, en un principio ¿Para qué tenerlo? Eso era lo que había aprendido hacía muuucho tiempo. Y su ejemplo tampoco daba en el blanco ¿Y qué si le cortaban las manos? Dolería, seguro y si podía evitarlo mejor pero si pasaba, pasaba. ¡Se acostumbraría a ser manco! Ohhhh podía regresar a investigar aquella maldición que nunca logró funcionara para hacer crecer nuevas extremidades!

Mientras más hablaba el laguz, más se relajaba el mago al escucharle, viendo que no parecía tener intenciones de volver a entonar su terrorífico canto. Aunque su tono de voz seguía teniendo algo que el mago oscuro encontraba… ¿Desagradable? No, no exactamente, ¿Incómodo? - Bueno, no hay problema! - De todos modos accedió al pedido del ave. Podría hacerlo callar de otra forma en todo caso y, a decir verdad, no le molestaba mucho que hiciera ruido mientras no convoque de nuevo aquél conjuro.
Cuando abrió la boca para relatar la canción, el mago oscuro volvió a tensarse, su mano en su tomo para silenciarlo de una vez por todas de ser necesario. Pero no lo fue y palabras extrañas salieron de sus labios.

Por un momento le pareció reconocer algunas, o el sonido de alguna sílaba. No sabía el qué pero algo le resultaba familiar y a la vez no. Mientas más escuchaba, mas se juntaban las cejas del mago y más se fruncías sus labios. - No entiendo. - Confesó cuando el ave guardó silencio.

Había estado demasiado distraído cuando cuándo esas palabras fueron cantadas, si es que habían sido las mismas no tenía cómo confirmarlo. Tal vez sea la entonación pero sonaban completamente diferentes a lo que había oído en su vago recuerdo. - ¿Qué quiere decir? ¿Es un idioma o solo sonidos con algún sentido? - Preguntó vencido por la curiosidad... ¿Sonidos con sentido no era la definición de idioma?
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Vie Ago 28, 2020 6:15 pm

Parecía que el mago estaba conforme, que le complacía escucharle mientras no fuese cantando pues no lo había interrumpido ni había hecho uso de su maldición, o su libro. Pero que declarase que no lo entendía le confundía a él directamente… había hablado el idioma antiguo antes, cuando estaba haciendo su mezcla extraña y al activar la maldición. ¿Sería que hablaba muy poco? O tal vez era tema de acento, pues había notado un pesado acento en el otro. - Es lenguaje original. Creí que lo conocías… lo hablaste recién. Es el idioma que se habla de donde vengo junto con el lenguaje civilizado, el que hablamos ahora, el que todos los beorcs conocen. -

Pensativo intentó hacer una traducción, aunque le era difícil en el aire y sobre la letra cuando habían palabras que no sabría exactamente como expresar. - En lenguaje civilizado sería algo como… “Si no puedo conocerte antes que mi mundo termine, entonces déjame dormir junto a ti, cualquier lugar estará bien de este mundo hermoso. Como los días pasan rápido, es normal sentirse emocionado, chico hermoso.” Si, así sería más o menos. - Conforme con su propia traducción sonrió amplio, ya borrándosele un poco el temor que había tenido antes, alegre de estar compartiendo algo que a él le gustaba con otra persona interesada.

Subió sus manos, unidas aún al estar atadas y se quitó algunos mechones de cabello de su rostro. - El libro que tienes ahí, su título. Eso es lenguaje original. ¿Estás aprendiéndolo? - Preguntó con interés, inclinándose un poco hacia el frente y ladeando su cabeza intentando leer el título pero la mano del otro seguía en el camino.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Vie Ago 28, 2020 9:38 pm

Bueno, esto tenía sentido. Si era el lenguaje de la magia que venía practicando hacía años no era de extrañar que le haya sonado familiar. Tampoco los efectos que había traído el canto de aquellas palabras.

Pero cuando el ave recitó la traducción, la sonrisa en el rostro del mago oscuro tembló. Era imposible que esa fuera el significado de aquél canto terrorífico. No tenía sentido. No podía tener sentido. - Pfff. Ha. Hahahahaha! Bien, tu ganas! - Se rindió, admitiendo su derrota. Había caído de lleno en las mentiras de su oponente, siguiendo su historia y aceptando su cuento ficticio como verdades. Hasta cierto punto, pero lo había hecho.

- Entonces, ¿De dónde vienes todos cantan aquella canción? ¿Y todos tienen alas? - Preguntó de todos modos aunque era evidente que el ave no había dejado de cantar sus mentiras. En aquél juego de preguntas y respuestas, el mago oscuro era el perdedor y ya no podía diferenciar si eran todas falsedades o había alguna que otra verdad entretejida.

El idioma de la magia era un idioma perdido muchos lo estudiaban pero pocos llegaban a comprender siquiera un ápice de su significado. La magia había caído en fórmulas que se memorizaban y repetían. En estudios a base de causa y efecto.
No sabía mucho de los laguz pero no le parecía muy creíble el "es el idioma de donde vengo". Sobre todo si tenía en consideración aquella improvisada traducción, claramente incorrecta. Tenía que serlo, no había otra opción.

Lo más probable es que el otro tampoco supiera el significado de su canto. Dedujo.

- ¿Oh esto? - Preguntó alzando al frente su tomo de ruina. - Nah, ya lo conozco mejor que las palmas de mis manos o ¿Cómo sería, las plumas de tus alas? Nya-ha! - Respondió rápidamente y se apresuró a cambiar el tema a uno más interesante. - Entonces, ¿cómo era? - Preguntó y  sin esperar una respuesta repitió los sonidos que guardaba su memoria lo mejor que pudo, en un tono agudo y desafinado.

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] MMSkyu0
Al terminar, frunció el ceño insatisfecho. Había intentado entonar la melodía incorporando magia oscura en ella. Pero evidentemente no había surtido efecto. No había notado que su interpretación hubiera tenido fruto alguno.
El ave frente a él tampoco parecía estar sufriendo como esperaba. Hm. Tendría que investigarlo luego, estaba seguro que tarde o temprano podría encontrarle el truco a ese conjuro para causar aquélla tortura.

Suspiró luego de tomar aquella decisión, ya no creía tener mayor uso para el laguz. Pese a haber perdido su juego y a que no creía poder sacarle más acerca de aquella maldición, consideraba que había obtenido suficiente información al respecto.



Henry se levantó y miró con ojos apenas entreabiertos a su alrededor, buscando algo. Algo que encontró un poco alejado, junto a la fogata de los bandido que ahora era sólo cenizas.

Se alejó tomo en mano a recoger el objeto para luego regresar y agacharse junto al ave, poniéndose de cuclillas frente a él. - Hey! No dañes la mercancía. - Fue la única advertencia en tono jocoso de uno de los bandidos, pero no le fue prestada mucha más atención. Sólo echando vistazos de vez en cuando.

- Entonces… - Murmuró Henry pensativo, tomo de magia bajo el hombro mientras jugaba con el cuchillo en sus manos, un dedo bailando sobre su filo, queriendo hacer brotar la sangre pero temiendo el dolor del tajo. - ¿Quieres que sea considerado? - Preguntó, dedicándole una sonrisa al laguz. Se refería a ser considerado hacia él y los captivos, claro. No hacia los bandidos como venía siendo.


No le agradaba mucho la idea de incumplir a su palabra, ya había accedido a ayudar a los bandidos. ¡Pero ellos se lo buscaron! No tenía otra cosa que hacer que pasar el tiempo en el campamento, vigilando y usando siempre la misma maldición. Sí, dejaban que se divirtiera un poco pero era limitado lo que podía hacer sin "dañar la mercancía". Ñañaña, ni si quiera su comida era tan buena.
Si lo pensaba, estaba comenzado a caer en una rutina repetitiva que no tardaría en hacérsele cansina. Así qué ¿Por qué no aprovechar el momento y avivar las aguas antes de que se volvieran aburridas?

Cambiar el receptor de su consideración parecía ser prometedor.

Así que no esperó mucho por la respuesta del otro antes de blandir el cuchillo hacia él…


Hmmm… Esas cuerdas eran más resistentes de lo que pensaba.
Su poca fuerza no ayudaba, como tampoco el temblor involuntario de sus manos por la inevitable cercanía al ser que, pese a todo, aún consideraba aterrador.

Entre lo que tardó el vaivén del cuchillo entre las ataduras que apresaban las muñecas del ave, los bandidos notaron sus acciones. - ¡Hey! ¿Qué haces? - Le llamaron la atención pero entre la sorpresa y la confusión fallaron en detenerle a tiempo.

- Nya-ha! - Soltó una corta risa victoriosa cuando la cuerda cedió y revoleó el cuchillo por sobre su hombro. En dirección a la pila de rehenes. Sin preocuparse por si este dañaba a alguno de sus objetivos de "consideración". - ¡Estoy siendo considerado! Hahahaha - El mago oscuro exclamó su excusa hacia los bandidos. Dando una respuesta que fallaba en su naturaleza de respuesta.

Y riendo, abrió su tomó para enfrentarse a los hombres que gritaban insultos e intentaban organizarse, tomando sus armas para ocuparse del pequeño contratiempo que enfrentaban sus planes. - ¡No dejen que el laguz escape! - ¡Que los rehenes no se liberen! - ¡Máten a ese idiota! -


- Oh por cierto, ¿Qué clase de ave eras? - Cortó su carcajada para preguntar curioso al muchacho de cabellos plateados, mientras una de sus manos se posaba sobre el tomo abierto, invocando energías oscuras entre estos.
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Ago 30, 2020 6:21 pm

La garza no terminaba de comprender en que ganaba pero si había sido un juego no había terminado de entender las reglas, ¿era acaso la cantidad de preguntas respondidas? Tendría sentido ya que el peliblanco había hecho más que él y había sabido responderlas todas. Pero si ganaba y el otro reía feliz por ello, él también sonreía compartiendo aquella alegría, a fin de cuentas era bastante divertido si quitaba el hecho de que seguía atado y que seguía sintiendo el miedo del otro y de todos los rehenes. Pero las preguntas continuaban, ¿sería una segunda ronda del juego? Bueno, seguiría. Asintió con vehemencia. - Es una canción popular de mi antiguo hogar, todos la sabíamos, y si, todos tenían alas, eran todos como yo. Aunque ya mi hogar no existe más y casi todos mis amigos murieron. - Cada vez que mencionaba aquello sentía el dolor aflorar en su pecho.

Pero el canto ajeno le regresó allí… no por hermoso, no por cautivante, si no por que realmente era algo que la garza nunca había escuchado en su vida… nunca se le había cruzado por la mente que hubiesen personas que no supieran (o en este caso, pudiesen siquiera) cantar. Sorprendido, un poco aturdido, miró con sus ojos sumamente abiertos al otro, suavizando enseguida su expresión con una sonrisa amable y cortés, aunque sin saber exactamente que decir. - Eh… bueno… algo así, algunas palabras no están bien pronunciadas pero bastante bien para ser la primera vez. - Iba a volver a recitarlo para que el mago pudiera volver a cantarlo pero rápidamente este se iba.

Al verlo venir con un cuchillo el ave se tensó visiblemente, ya aprendiendo que la sanidad mental de aquel beorc parecía ser tan estable como un castillo de naipes en un terremoto. Pero nuevamente presentía aquel miedo, y una criatura atemorizada despertaba su empatía. A parte no sentía intenciones violentas hacia él, así que lo dejó hacer, mirando con algo de cautela sus manos y como el cuchillo fue a las cuerdas que eventualmente se soltaron.

Una oleada de alivio le recorrió cuando sus manos se separaron, y con estas pudo deshacer el nudo de las cuerdas en sus pies. - ¡Gracias! - Dijo con sincera gratitud, así como los demás rehenes que comenzaron a agradecer mientras se pasaban el cuchillo y empezaban a liberarse entre ellos, haciendo algo de caos extra en el campamento al estar huyendo y otros robando cosas de los bandidos par defenderse, incluso uno haciéndose con un hacha de guerra y habiendo sido leñador, parecía estar muy seguro de como usarla y sin dudas en enfrentar a los bandidos que habían matado a su familia.

La garza extendió sus alas lista para alzar vuelo pero al ver que la situación se volvería mala hacia el peliblanco y que los bandidos venían directo a ellos, no había posibilidad de que el peligris lo dejase solo después de lo que había hecho. No tenía mucha fuerza pero podía intentarlo. - ¡Por favor, no te muevas mucho! - Dijo abrazando al mago por la espalda, pasando sus manos por debajo de sus brazos y asegurándose al sujetarse sus propios antebrazos y costosamente alzar vuelo mientras el otro parecía empezar a atacar con su magia.

Se alzaron en el aire dejando abajo a los bandidos que intentaron saltar para atraparlos pero solo pudieron tomar el zapato de la garza dejándole un pie desnudo. Asustado por lo cerca que habían estado de ser nuevamente arrastrados hacia abajo aleteó con más fuerza tomando más altura y sobrevolando sobre el desastre y alejándose de la conmoción, al menos lo suficiente para salir del área de peligro donde la garza lo bajó enseguida, casi cayendo de rodillas agitado y cansado por el esfuerzo.


Última edición por Kaworu el Dom Sep 06, 2020 1:40 pm, editado 1 vez
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Lun Ago 31, 2020 9:26 pm

La fiesta comenzó y el mago oscuro empezó a hacer lo que mejor sabía. Lanzar sus hechizos contra quien sea se le arrimara. Ahhh. Hacía tanto que no escuchaba esos gritos. Gritos de dolor, gritos de horror, gritos humanos. El olor de la sangre y el miedo palpable, la desesperación. Y la furia, y él era el centro de ella, también del odio. Los insultos, amenazas y sentencias de muerte, todas vociferadas hacia él.

- NYAHAHAHAHAHA - Henry rió en medio del desorden, mientras uno de sus hechizos robaba la vida de alguien que acaba de jurar tomar la suya. Oh ¡Qué divertido era aquello!
Sin escuchar los agradecimientos que le eran dirigidos, o decidiendo no hacerlo, no reaccionó a ellos. Él sólo quería divertirse.

En un inicio, la mayoría de los hombres estaban frente a Henry, mientras que apenas había habido un par a sus espaldas vigilando a los captivos, un par no era suficiente para detener a una manada por lo que la mercancía había logrado liberarse con rapidez.
Las posiciones iniciales indicaban que, para llegar al verdadero objetivo de su interés, los bandidos debían rodear al mago oscuro. Pero ésa era SU fiesta ¿Cómo iba a permitir que le prestaran atención a otros? No, no. Así que había hecho lo posible para atacar a más y más bandidos, cosechando más y más odio. Riendo más y más fuerte.

Pero seguía siendo solo un individuo mientras que los bandidos quienes en un principio no eran muchos, no tenían muchos hombres para gastar en él. Menos aún siendo que los rehenes en fuga alcanzaban un número similar a los suyos.
Por lo que en un principio fue ignorado por una buena cantidad de hombres, estos más interesados en salvar el negocio. Aunque ello implicara dañar la mercancía, cosa que tanto le habían insistido en no hacer. Y ser dañados por ella

Más gritos de terror y sufrimiento resonaron a sus espaldas. Más similares a masacre que a batalla. Pero lo que sucediera a sus espaldas no era de importancia para chico alegre.


Aún así, los esfuerzos del mago no tardaron en verse recompensados. Mientras los bandidos caían uno a uno, los rehenes (o la mayoría de ellos) lograron huir y aunque algunos fueron en su persecución, la mayoría de los malhechores cedió a la mofa del peliblanco.

Y con un acuerdo implícito y silencioso, decidieron encargarse primero del mago oscuro.

Henry no se inmutó al verse rodeado ni superado en número. Por el contrario, le daba la bienvenida. - NYAHAHAHA Ow, lo siento por su negocio. ¡De veras! - Se disculpó con sinceridad que sólo podía ser tomada como burla en aquellas circunstancias.
Y soltó otro hechizo.
Y un bandido calló.
Y un tajo apareció en su brazo. - GYAHAHAHAHA - Y la punta de una espada se clavó en su pierna. Sus gritos adoloridos camuflados con sus incesantes carcajadas. Y una herida apareció en su costado.
Oh, pero quienes le habían herido habían dejado su vida en ello. ¿Qué no era él considerado? ¿Perdonándoles el dolor con una muerte rápida? Hahahahahaha


¿Cuánto tardaría en morir? ¿Era la furia, enojo y odio de sus adversarios el suficiente como para conseguir una muerte rápida, no tan dolorosa? Eso esperaba, lo aguardaba con ansias.
¿O había juntado el suficiente rencor como para que le desearan una muerte lenta y dolorosa, esperándole horas o días de tortura? Oh, esperaba que no.
¿Tal vez debía tomar su propia vida antes de ello, si ese parecía ser el caso? Ah no, sabía por experiencia que no funcionaría, tal vez y hasta empeoraría sus futuros ouchies.

Pero mientras batallaba distrayéndose con su inminente futuro, sintió una ráfaga de viento en su rostro y sus pies se separaron del suelo. Algo cálido protegía su espalda y rodeaba su pecho.
El mago oscuro soltó su último hechizo mientras una suave voz sonaba en su oído.

"...no te muevas mucho!"

Henry le obedeció por costumbre. Quedarse quieto, no era una orden difícil de seguir mientras su mente intentaba encastrar la piezas de los sucesos.

¿Qué pasaba? ¿Qué era ése sentimiento cálido? ¿Sangre? ¿Suya? ¿Pero no sentía dolor en aquella zona, no creía tener una herida que lo causara? ¿Enemiga? ¿Pero en su espalda? ¿Pero no recordaba haber herido a un oponente que la causara?
¿Qué había sido esa voz? ¿De quién era? Le había resultado familiar. Sí, la conocía. Sabía de quién era. Había hablado con su portador apenas unos momentos antes.

Miedo. Confusión. Miedo. Duda. Terror. Terror. TERROR.

¿Qué estaba sucediendo? ¿Qué? ¿QUÉ? ¿¡QUÉ!? ¿Por qué? ¿Por Qué? ¿POR QUÉ? ¿¡POR QUÉ!? No. No, no, no, no, no. NO. NO. NO. Quemaba. Quemaba. QUEMABA. QUEMABA.

De nuevo aquella sensación. Pero no había ningún canto.

- Suéltame. - Soltó el mago en voz débil. Sin saber cuánto tiempo había mantenido su quietud, ni cuánto había durado la tormenta en su interior. Ni cuándo había comenzado a temblar. "Sólo me está cargando para soltarme desde lo alto. Es su venganza, matarme con sus propias manos. Sólo eso. Sólo eso." Se repitió intentando tranquilizarse. Sintiendo la cercanía del otro como llamas contra su piel.


Su respiración era agitada. "Por la batalla."
Sus ojos ardían. "Por el viento."
Aquella opresión en el pecho. "Por la forma en la que me carga."

- Suéltame. - Volvió a repetir alzando la voz. ¿No estaban lo suficiente alto ya? ¿Por qué no le soltaba? Debía soltarlo. DEBÍA soltarlo. TENÍA QUE SOLTARLO. - Suéltame. ¡Suéltame! ¡SUELTAME! ¡SUÉLTAME! - Exigió ignorando el quiebre en su voz. Gritando cada vez más fuerte, pero sin dejar de seguir la orden que se le había dado. Manteniendo su quietud, siempre que no se contaran sus temblores. - HAHAHAHAHAHAHAA ¡DEJAME CAER! HAHAHA ¡CUMPLE TU VENGANZA! ¡VAMOS! ¡HAZLO! HAHAHAHAHA HAHAHAHAHAHAHAHAHAHA HAHAHAHA - Henry comenzó a reír, su voz entrecortandose. Rogando por el ave que cumpla con ello mientras magia oscura comenzaba a reunirse en su cuerpo. - ¡HAZLO! ¡HAZLO! ¡HAZLO! ¡HAZLO! - Con cada palabra, la magia oscura se concentraba más, concentrándose en su cuerpo y a su alrededor, desprendiendo un aura inquietante.

Uso de skill:
Henry usa Mal Augurio :D

Mal Augurio - La sola presencia del mago oscuro, activando este skill, genera inquietud y duda en aquellos a su alrededor; aliados, neutrales y enemigos. En el caso de enemigos causa también un miedo instintivo que les pone a temblar incesantemente, entorpeciendo sus capacidades. Sólo compañeros de support clase A o S pueden optar por verse sin reacción alguna ante este skill.
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Kaworu el Dom Sep 06, 2020 1:59 pm

Ni siquiera había alzado vuelo a una altura demasiado peligrosa, apenas lo suficiente como para salir del alcance de los bandidos y un tantito más por seguridad. No acostumbraba a cargar peso y tampoco tenía la capacidad de hacerlo realmente, su cuerpo era delgado, sus músculos débiles y sus alas no soportaban mucho más que su propio peso. Consciente de sus limitaciones sabía que si se empujaba muy al límite había posibilidades de que simplemente sus alas se rindieran y ambos cayeran, por eso no alzaba demasiado alto el vuelo. Pero sería cosa de la adrenalina que estaba pudiendo. Sus alas y hombros ardían por el esfuerzo, sus músculos se tensaban tanto como podía y su rostro se ocultaba contra la nuca del peliblanco apretando sus dientes empujándose solo un poco más… solo lo suficiente para salir del peligro…

Pero la voz del otro rápidamente comenzó a sonar la voz débil… que lo soltase. ¿Lo estaba lastimando sin notarlo? Quizás lo estaba agarrando con demasiada fuerza… o le tendría miedo a las alturas. - Ya casi… solo resiste un poco más. - Intentó tranquilizarlo, mirando un poco sobre su hombro ya viendo una zona más despejada y alejada para descender, apresurándose cuanto podía apremiado por la desesperación cada vez más creciente del otro y el peligris podía sentir… pero pronto no sería lo único que sintiese.

Estaban a una altura que si bien no era mortal, si lo soltaba lo más probable era que se quebrase algún hueso, por eso lo abrazaba tan fuerte como sus brazos se lo permitían, pero sintió como sus músculos temblaban, como el cuerpo se deslizaba un poco en su agarre cuando el terror que comenzó a sentir comenzó a hacerlo temblar a él también. No era solo la presencia de la magia oscura que ya de por si le oprimía el pecho, ahora aquella maldición se manifestaba haciéndole perder uso consciente de sus capacidades. Sus dedos se crisparon casi clavándose en la carne del otro a travez de la ropa, su cabeza se apretó contra su espalda, su boca se abrió conta su voluntad y lo que en principio fue una exhalación terminó en un grito de terror. Rápidamente perdió altura y sin siquiera ver por donde iba su hombro chocó contra una rama y sus alas contra otras haciéndole caer de lado al piso, peso de ambos contra una de sus alas y su brazo. El golpe no había sido tan horrible como si simplemente le hubiese dejado caer, pero ciertamente no había sido un aterrizaje grácil y seguro.

De inmediato soltó al mago y retorciéndose sobre el piso le golpeó con su ala sana para alejarlo, arrastrándose por el césped intentando alejarse. Incontables plumas volaron por alrededor de ellos y el ala sobre el que había caído se veía con varias plumas grandes quebradas y notoriamente caída, no se había llegado a fracturar pero si el golpe le había dañado como para no poder utilizarla de manera normal… aunque no era lo que le preocupaba ahora que solo intentaba librarse de aquel terror sofocante, tomando aire solo para volver a gritar tan visceralmente que si algún bandido les había seguido, pensaría dos veces antes de acercarse.
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] 2aYlcp6

Gold :
1446


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Henry el Lun Sep 07, 2020 11:21 pm

"HAHAHAHAHAHAHA" Sintió las punzadas de dolor de las garras del monstruo a sus espaldas clavándose en él. Pero pese a su rechazo al dolor, esta vez le dio la bienvenida, le trajo alivio. "Lo sabía. ¡Lo sabía! ¡LO SABÍA!"

Al fin cayó. Cayeron.

¿Pero por qué? ¿Por qué seguía vivo? ¿De nuevo? Era irónico, el volver a salir ileso mientras que su agresor recibía el mayor daño. "Ileso" sin contar sus heridas previas. Ni siquiera sufrió gran daño por el ataque que recibió del ala del laguz.

Se puso de pié, ignorando el dolor de las heridas que habían inflingido los bandidos. No, no ignorándolo. Disfrutándolo.
Risas aún salían de sus labios. Aún temblando por razones que se negaba a reconocer, riendo para cubrir algo que no quería oír.

La sonrisa en su rostro torcida y forzada. Sus ojos cerrados con fuerza sellando en su interior cualquiera sea su objeto de resguardo. Sonriendo. Sonriendo. SONRIENDO. Como de costumbre, sí.

Abrió su tomo manteniendo su sonrisa alegre y … Lo cerró. - NYAHAHAHAHAHAHAHAHA - No sabía por qué, no se detuvo a pensar en ello. No quería saber el por qué.

Continuó riendo mientras se daba la vuelta y comenzaba a alejarse. Forzando un ritmo salpicado a sus pasos pese a su cojera, alegre. Tal vez buscando intensificar el dolor en su pierna, el de la puñalada en su costado con cada pequeño salto.

No sabía por qué, pero en su retirada sus pies se detuvieron. Y mientras reía complacido de poder al fin dejar atrás a aquél monstruo. Rebuscó en los bolsillos de su capa hasta encontrar un pequeño frasco que tiró por sobre su hombro sin preocuparse si se rompía al caer al suelo. Una vulneary.

De nuevo, no estaba al tanto del por qué de sus acciones. No le importaba, y no quería saberlo.

¡Oh! La explicación surgió de golpe en su mente.

Para que pudiera curarse rápido e ir tras él. Sí, era eso.

Para que pudiera acabar lo que empezó. Para que lo buscar y reclamara su vida en venganza. Para que tuviera fuerzas para encestar su golpe. Si. Para eso era. - HAHAHAHAHA. - Rió convencido de su excusa, avanzando con paso lento, arrastrando su cuerpo herido sin molestarse en usar una pócima en sí mismo. Por una vez, el dolor era bueno, le ayudaba a distraerse de un sentimiento aún más aprensivo.

Mientras se alejaba, con un caminar difícil de relacionar a alguien con las heridas que poseía, sujetó su tomo con su brazo herido y utilizó su mano libre para cubrir la lesión. Hurgando en el tajo con sus dedos. Riendo.
Henry
Henry
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Dark Mage

Cargo :
Mercenario, ex-soldado

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
Tarjeta de cartón
Tarjeta de oro
Tomo de ruina [1]
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] P9JvxLC [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] F5kRkti

Experiencia :
[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] XyoARbx

Gold :
1529


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu] Empty Re: [Entrenamiento] Una presa peculiar [Priv. Kaworu]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.