Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Kaworu ID] The spirit of free will

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Kaworu ID] The spirit of free will Empty [Kaworu ID] The spirit of free will

Mensaje por Kaworu el Mar Jul 21, 2020 8:42 pm

Kaworu
Heron
Beorcs constantly feel pain in their hearts. Because the heart is so sensitive to pain, beorcs think that to live is to suffer.

Datos
Nombre: Kaworu

Edad: 275 años

Clase: Heron

Afiliación: Daein

Ocupación: Filósofo, herborista.

Personalidad
Al haber vivido gran parte de su vida ante la ausencia de peligro y preocupaciones no parece entender muy bien la gravedad de las situaciones cuando se presentan contrario a lo que podría parecer lógico. Se deja llevar mucho por la corriente de la situación, no viéndose afectado normalmente por ello. Vivir en aquellas condiciones se moldeó con una personalidad tranquila, relajada y alegre, su actitud positiva puede resultar increíble para la mayoría de las personas que lo conocen, siempre encontrando un lado bueno a toda situación.

La paciencia es su más grande virtud, conviviendo toda su vida en la naturaleza aprendió a vivir al ritmo de la vegetación, creciendo lento y floreciendo con timidez, siendo gentil y delicado en sus gestos como respuesta. Valora la vida, por pequeña o grande que sea y respeta incluso los alimentos que consume, habla con cualquier ser natural, incluso plantas y fuerzas de la naturaleza como el sol, la luna y el río.

Pese a que comparado con otros de su raza es relativamente joven pero no por ello se comporta de manera infantil, por el contrario es muy contemplativo y se vuelca mucho en la reflexión de la existencia y la consciencia. Cree en las leyendas de los bosques, en la palabra de la diosa y en el equilibrio entre el caos y el orden. Viviendo en un ambiente seguro nunca tuvo que cuidar su lengua, por lo que carece totalmente de filtros de su mente a sus labios expresando sus ideas sin consideración si la otra persona quiere escucharlo o no, o siquiera si está interesado en donde el peligris lleva la charla.

Su falta de tacto y algo de compresión en las costumbres beorc le hacen ser alguien un poco invasivo. No tiene mucho concepto de espacio personal y cuando quiere algo no sabe limitarse y puede resultar un poco insistente o hasta prepotente de a momentos. No guarda reparos en mostrar entusiasmo o intentar ayudar incluso si no es bien recibido.

Es en extremo sensible con las emociones ajenas, sobretodo las emociones de tristeza, melancolía, miedo y relacionados, siéndole imposible ignorar a alguien que las esté sintiendo. En contraparte el odio, ira, resentimiento y demás sentimientos negativos le afectas en misma intensidad haciéndole sentirse mal y débil, incluso pudiendo enfermarlo físicamente si son demasiado intensos o dirigidos a su persona.

Historia del personaje
Nació y vivió casi toda su vida en el bosque de Serenes sin otro contacto más que sus hermanos de raza y la naturaleza que le rodeaba, alienado de todo lo que ocurría en el mundo, sólo teniendo conocimiento de las otras razas por las historias y las visitas que solían hacer otras razas aladas al bosque así como algún viajero que se adentraba al bosque y solo pasaba sin alterar a las garzas que allí vivían. Aprendió de su familia, de su comunidad y de la naturaleza, desarrolló su voz y formó parte activa de su sociedad.

La tragedia de aquella noche le tomó desprevenido, despertandolo los gritos del bosque. Aquello le dejó casi paralizado, las muertes a su alrededor en los brazos de las llamas estaban cargadas de sufrimiento y desesperación que le caía como una manta de brea sobre si, pesada, viscosa y agobiante. El humo comenzaba a enturbiar el aire, haciéndole aún más difícil el moverse aún caído víctima de la confusión de su entorno. Sus propios hermanos de raza estaban muriendo, viéndose afectados por la misma sensibilidad que él a lo ocurrido, incapacitados de huir siquiera, solo cayendo sobre el césped envuelto en sus propias alas intentando anteponerse a aquel dolor ahogante en su pecho. Fue el rugido ronco y brusco que despertó su mente, el golpear de las patas poderosas sobre el piso que le hizo recordar al viajero que escapaba de Daein y se recuperaba de heridas que un cazador le había hecho. El laguz tigre que había pedido santuario y las garzas se lo habían permitido corría alejándose de las llamas, golpeando con su trompa en el camino al peligrís caído. "Levántate, ¡vamos! ¡necesitan moverse! ¡No se queden allí tirados! ¡Tienen que escapar!" la voz arrastrada con el rugido tenía tanto desesperación como ruego.

Empujado físicamente apartó sus alas y el golpe de calor le hizo estremecerse, las iluminación anaranjada cubría todo a su alrededor, extendiéndose las llamas demasiado rápido por los árboles al ser estación seca. Su mirada buscó al tigre, viéndole alejarse, llevando sobre su espalda a un par de cuerpos inconscientes con sus alas caídas. Levantándose corrió detrás de ellos, jadeando y con sus ojos llorosos por el humo corrió tanto como su cuerpo se lo permitió, aún su sus extremidades doliesen, aún si su vista se nublaban y de a tramos tenía que correr con sus ojos cerrados. Las llamas a su alrededor le daban demasiado pánico como para tomar su forma animal, temeroso de que al intentar salir volando el humo le afectase y cayera sobre las llamas. Eventualmente su cuerpo se rindió, su mente se volvió negra y cayó al piso rendido.

Al despertar todo su cuerpo dolía, especialmente su cuello. El olor a carne y plumas quemadas le azotó dándole una sensación de horror al revivir aquellas imágenes, pero al mirar a su alrededor no vio llamas... El resplandor anaranjado era solo del sol de la tarde, se encontraba junto a un lago en un área despejada que no conocía, limpiándose en el lago había un pequeño grupo de cinco garzas, ninguna estaba sana, desde alas quebradas, plumas faltantes, quemaduras en su piel y heridas abiertas que eran cubiertas con tiras de tela por el tigre, que también vendado, los atendía. Fue informado que había pasado casi un día entero, no habían encontrado más sobrevivientes y el bosque aún seguía ardiendo como se podía ver en el horizonte. Marchaban hacia el norte por aquel camino que el tigre aseguraba que no tendrían enemigos. Tenía una gran quemadura en su cuello pero fuera de eso estaba milagrosamente sano, algunas plumas quebradas, pequeños raspones y suciedad, pero nada que le impidiese moverse.

Viajó con el grupo por varios días, lentamente perdiendo aquel miedo, aquel terror que había sentido, volviendo a sonreír, cantar cuando su voz regresó habiendo sido afectada por el humo y expresando su agradecimiento al tigre que los había salvado, aún si fuesen a unos pocos de ellos. Comenzó a fascinarse con las cosas que encontraba en el camino, a probar nuevas frutas y encontrar nuevas flores. Usando sus conocimientos con las plantas hizo ungüentos para sus compañeros de viaje para tratar sus quemaduras y la suya propia y poco a poco contagió aquella tranquilidad y entusiasmo.

Eventualmente llegaron a un camino hecho por los beorcs, tras varias advertencias de parte del tigre este siguió ese camino y dejó al grupo de garzas con la guía de ir a un bosque hacia el oeste, en tierra de Crimea, donde aseguraba que estarían a salvo y podrían vivir en paz. El grupo comenzó a moverse pero siendo atacados en el camino por un grupo de mercenarios debieron separarse para escapar.

El peligris voló tanto como pudo hasta el bosque más cercano, inconsciente de las distancias, y convencido que aquel era el lugar se quedó allí a esperar a sus compañeros... que nunca llegaron. Sin embargo el bosque era espeso, rico en flora y fauna, con un río que lo atravesaba y varias lagunas naturales. No muy lejos de allí, si volaba alto, podía llegar a ver un pueblo muy pequeño, muy humilde de chozas de madera y techos de paja donde poco a poco, muy tímidamente comenzó a acercarse cuando necesitó ropa. Pese a que algunos se asustaron, nunca habiendo visto a una persona alada en su vida, finalmente logró ganar algo de confianza con su aura tranquilizadora. Ofreciendo remedos de las plantas medicinales del bosque así como bayas y algunas variedades de raíces comestibles consiguió lo que necesitaba, incluso algo de dinero y hasta una pequeña daga que le facilitaba el extraer raíces y plantas.

Adaptándose a aquella vida sigue en el bosque donde se asentó aún esperando a sus compañeros, visita el pueblo cada luna nueva para atender enfermos, vender a precios ridículamente bajos sus medicinas y productos del bosque así cómo para comprar cualquier cosa que necesite, o canjearla por cualquier servicio o producto que pueda ofrecer. Ante la invasión emergida, el pueblo tan apartado parecía permanecer a salvo, más aún desde que un pequeño grupo de mercenarios ya demasiado viejos y heridos para vender sus servicios se instaló allí para buscar una vida tranquila, y el único ataque el pueblo recibió él logró fácilmente evadirlo adentrándose en la espesura del bosque.

Tras un par de incidentes en sus últimas visitas de los nuevos habitantes intentando cazarlo alegando que podrían venderlo a un precio alto que "les mantendría hasta el día que mueran", dejó de visitar el pueblo y eventualmente, cuando estos comenzaron a meterse en el bosque para buscarlo se vio obligado de abandonar el bosque también al cruzarse con un par de trampas de las cuales casi cae.

Extras
- Nunca ha convivido demasiado tiempo con los beorcs así que desconoce su estilo de vida más allá de viajeros y mercados exteriores. Nunca ha entrado a una ciudad.

- Admira el arte, especialmente la música pero también le gusta mucho la pintura y la escultura... sin embargo la actuación no la entiende, siendo incapaz de comprender la diferencia entre actuación y una escena real.

- Como la mayoría de su raza, sabe tanto la lengua antigua como la moderna.

- Su plumaje, al no ser de la familia real, no es blanco si no que un gris nevado que se oscurece en las puntas de las alas y su cola, el interior de sus alas es gris tan oscuro que parece negro a simple vista, al igual que las plumas que sobresalen de su cola. Su cabello es gris como gran parte de su plumaje y tanto en forma animal como en forma humana sus ojos son rojos.

- Contrario a lo que su contextura delgada y quebradiza pudiese sugerir tiene un apetito bastante grande así como paladar para las cosas dulces, especialmente las frutas y la miel. Como cualquier garza, es estrictamente vegetariano y el comer carne le traerá problemas estomacales.

- Tiene una cicatriz en su cuello de cuando escapó de Serenes, es blanca no se nota sobre su piel a no ser que se vea de muy cerca. Fuera de eso no tiene marca alguna en su cuerpo.

- Cree que está en Crimea, pero en realidad se encuentra en territorio de Daein.
 

Procedencia
Nombre original del personaje: Kaworu Nagisa

Procedencia: Neo Genesis Evangelion

Kaworu 1
Kaworu 2
Kaworu 3
Kaworu 4
Kaworu 5
Kaworu 6
Kaworu
Kaworu
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Heron

Cargo :
Filósofo, herborista

Autoridad :
-

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :
[Kaworu ID] The spirit of free will Jm5byz1

Gold :
165


Volver arriba Ir abajo

[Kaworu ID] The spirit of free will Empty Re: [Kaworu ID] The spirit of free will

Mensaje por Eliwood el Mar Jul 21, 2020 10:30 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
No olvides pasar por el Registro de Físicos para reclamar oficialmente el personaje que ocupas.


Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


AWARDS!:
[Kaworu ID] The spirit of free will Scf7o0
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Kaworu ID] The spirit of free will Iwzg0SR
Lyndis [Kaworu ID] The spirit of free will JEIjc1v
Izaya [Kaworu ID] The spirit of free will JEIjc1v

Especialización :
[Kaworu ID] The spirit of free will NqTGGyV

Experiencia :
[Kaworu ID] The spirit of free will Iu4Yxy1

Gold :
192


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.