Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña] En la Torre [Privado | Yuuko]
por Yuuko Ayer a las 6:20 pm

» Transacción entre personajes
por Onix Sáb Nov 28, 2020 10:18 pm

» [Campaña] Lo Humano [Privado | Luzrov]
por Eliwood Vie Nov 27, 2020 10:29 am

» [Social] A beautiful dress for battle(Flashback: Khigu-Guzman)
por Khigu Jue Nov 26, 2020 8:37 pm

» Libro de Reglas
por Hanako Jue Nov 26, 2020 3:05 pm

» The Witcher | Normal
por Invitado Jue Nov 26, 2020 1:58 pm

» [Campaña] Donde vayas, donde estés... [Privado | Kaworu]
por Shinji Miér Nov 25, 2020 10:37 pm

» [Entrenamiento] Hay cosas que no se pueden aprender solo por libros [Priv. Kyleb]
por Kyleb Mar Nov 24, 2020 12:37 am

» [Social] La perla y el diamante [Priv. June]
por Azazel Lun Nov 23, 2020 10:57 pm

» [Social] Un niño perdido [Priv. Jafar]
por Jafar Lun Nov 23, 2020 5:08 pm

Anécdotas destacadas
TWITTER
afiliados




Flamddwyn - Ficha XcrrjBs

Crear foro

Flamddwyn - Ficha

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Flamddwyn - Ficha Empty Flamddwyn - Ficha

Mensaje por Flamddwyn el Miér Mayo 13, 2020 6:12 am

Flamddwyn
Archer
"Todos bajo los cielos, los cielos bajo mis pies".

Datos
Flamddwyn:

Edad: 15 años.

Clase: Mercenary.

Especialización: Espada.

Afiliación: Hoshido.

Ocupación: Bandido/Mercenario.

Personalidad
El rasgo más resaltante de la personalidad de Flamddwyn es su total ambición, él lo quiere todo y su meta es tenerlo todo bajo los cielos, al haber pasado toda su vida bajo los abusos de a todos quienes conoció, bajo la más ruin de las pobrezas, resulta ciertamente desconcertante que haya crecido para convertirse en alguien que lo desea todo en lugar de un joven carente de autoestima como sería el caso de muchos otros. En su vida, la única autoridad que conoció fueron los tiranos Nohrios que con su fuerza fueron capaces de imponerse ante el pueblo de Hoshido, un pueblo que, por otra parte, dese su mismo nacimiento no hizo nada más que discriminarlo y repudiarlo por su sangre mestiza.

Su naturaleza es salvaje y su espíritu arde con tanta fuerza que sencillamente su voz se vuelve un catalizador de su férrea voluntad para con los demás, parece no temerle a nada que se cruce en su camino y avanza sin dudar ni un poco con un paso firme, energético y audaz como siempre. Creció bajo la creencia de “el fin justifica los medios” por lo que no temerá en sus decisiones cuando se trate de su beneficio propio aun si llega a ser cruel o tenga que tomar vidas inocentes. Su meta es llegar a lo más alto, ser el rey, el emperador, el monarca, el gobernante, sea cual sea el título, por el que sea llamado, su objetivo impera por sobre todas las demás cosas, matara si debe hacerlo, traicionara si debe hacerlo, torturara si debe hacerlo, nada más importa para él. Bajo su punto de vista él no es diferente a los demás, no existe el bien ni el mal, solo personas siguiendo sus propios deseos y códigos, sin importar si la sociedad te ve como una buena persona o una mala persona, para el todos son iguales hagan lo que hagan, lo único que importa es la posición que ocupes en la cadena alimenticia, el fuerte hace lo que puede y el débil soporta lo que debe, no hay más alta que esa, fue lo que el imperio de Nohr marco en su vida. Pero, aun así, sigue siendo un simple adolecente por lo que su carácter tiene defectos como el de todos, es realmente egoísta, burlón, obstinado, impulsivo, caprichoso, infantil, hipócrita, cruel, sinvergüenza, soberbio, sin embargo, pese a lo que piensen los demás sobre él, para el mismo, es perfecto, bajo su punto de vista, está bien así, tal como es, no conoce que significa tener baja autoestima y desprecia a todos los que presenten tales características o a los débiles en general.

Otro de sus rasgos más prominentes, es su honestidad a niveles sencillamente estúpidos, no es que no sepa mentir, sencillamente no miente, pase lo que pase, aun estando acorralado y su vida este pendiendo de un hilo, dirá las cosas como las piensa, sin filtros, sin endulzar nada. A pesar de su impulsividad que en ocasiones lo hace parecer sumamente tonto, es inesperadamente inteligente y sagaz, esto, aunado a su total falta de miedo a la muerte lo hacen capaz de adaptarse a escenarios que le partirían los nervios a cualquier otra persona. Posee una confianza en sí mismo simplemente apoteósica, conoce bien sus defectos y carencias, sin embargo, no se preocupa, está completamente seguro de que puede superar cualquier pared que se plante frente a él. Pese a su aparente falta de empatía y sus valores bien definidos, es capaz de querer a las personas y formar lazos, tampoco es un monstruo sin corazón, no es precisamente sádico por lo que la mayoría del tiempo tratara de no involucrar niños o inocentes en sus batallas asi como también, irónicamente llegar a realizar acciones aparentemente nobles o desinteresadas. También puede llegar a ponerse triste o enojarse, su alta emocionalidad no solo se hace presente en sus momentos de alegría o entusiasmo pareciendo un niño pequeño, sino que también cuando entra en cólera, si llora, llorara más fuerte que nadie, si se ríe, se reirá más fuerte que nadie, si se enoja, su ira arrasara con todo a su paso. Valora a sus camaradas y puede llegar a respetar a personas a quienes considera que son fuertes, y, si bien, su meta no lo hace desviarse, es muy propenso a tomar venganza por su propia mano. A lo largo de su vida no tuvo a nadie a quien pudiera considerar amigo así que, si llega a desarrollar lazos, los valorara muchísimo. Asimismo, conoce bien su lugar en el mundo y su escala de poder por lo que, si bien no dejara de ser el mismo ni se emancipara ante nadie, sabe cuándo son los momentos para actuar más recatado.

Historia del personaje
Hijo bastardo de un general, noble Nhorio y de gran renombre, y de una simple granjera de Hoshido, en una de las múltiples campañas de Nohr contra Hoshido, un pequeño escuadrón dirigido por el mismo general de ojos carmesí fue acorralado por tropas de Hoshido siendo el, el único sobreviviente, a duras penas escapando y posteriormente llegando a una pequeña aldea algo alejada del en ese entonces reino de Hoshido, siendo rescatado por una joven y hermosa aldeana quien lo vio gravemente malherido y ya sea por amabilidad o alguna otra intención escondida, lo oculto y trato sus heridas durante días hasta que el hombre despertó de su letargo pero aun cubierto de heridas, desconcertado y siendo su nueva estancia una pequeña y maloliente granja contrastando con los lujos a los que estaba acostumbrado por su posición en la nobleza y cargo militar. No obstante, en esa situación no tenía ninguna otra opción, si intentaba salir con esas heridas no llegaría muy lejos y en esas condiciones, que lo encontraran los nativos de Hoshido sería su perdición total por lo que, sin más opción, espero.

La chica, como era costumbre por aquellas regiones, había sido comprometida ya con otro joven de mejor posición para asegurar el sostén de su familia, sin embargo, el general comenzó a utilizar su atractivo y su posición para acercarse cada vez más a la joven campesina, y esta, en su ingenuidad no pudo hacer nada más que caer presa de los encantos de aquel hombre y poco a poco se fue enamorando de él, su ingenuidad fue tal que, a escondidas, llego incluso a robar cosas para él, así como conseguir todo tipo de cosas para él. Su romance fue progresando a lo largo de los meses hasta llegar a un punto de clímax en el que la joven había quedado preñada del hombre. Al principio no había problemas como cabría esperar, después de todo las náuseas o mareos típicos del embarazo pueden ser fácilmente confundibles con cualquier enfermedad, no obstante, no tardó mucho en hacerse evidente el hecho de que la chica estaba embarazada, tanto para ella, así como para su familia y la familia de su prometido. Inmediatamente, fue repudiada y la deshonra cayó sobre ella, así como sobre su familia, sus padres, evidentemente decepcionados, dejaron de reconocerla como su hija, la desheredaron y echaron de su hogar. Entonces volvió a buscar refugio en los brazos del general, quien, a base de promesas vacías de llevarla consigo al imperio y hacerla su esposa, mantuvo el favor de la joven puesto que aun necesitaba de los recursos que esta le proveía.

Pasaron un par de meses más, la joven, como pudo, se ganó la vida y pidiendo un par de favores consiguió un pequeño techo, soñando ingenuamente que tras eso tendría una familia feliz en Nohr y creyendo que nunca más tendría carencias. Pero, la vida no es justa para los débiles, llego el día en que daría a luz a su bebe, el parto se dio sin mayores complicaciones en el mismo establo en el que se había concebido al niño, en ese momento no había duda de que el niño llevaba la sangre del general, sus ojos ardían con el mismo rojo intenso que caracterizaba al hombre así como sus marcados rasgos Nohrios que se imponían por sobre los de Hoshido, cabello completamente negro y piel blanca aunque sin embargo, aun podía reconocerse su ascendencia Hoshida. Tanto el hombre como la chica se mostraron alegres y entusiasmados por el nacimiento de su hijo al que llamaron Flamddwyn, un nombre que significa “portador de la llama” en un idioma antiguo, no obstante, este solo fue el catalizador para que el general partiera de aquella villa. Llenando con aun más promesas a la joven madre el hombre la convenció de usar todos sus ahorros y recursos en conseguir un caballo y provisiones para su supuesto “viaje” a Nohr juntos. Fueron un par de semanas bastante duras, pero finalmente se logró, había suficientes provisiones, una carreta con dos caballos y todo lo que se pudiera necesitar para un viaje, se supondría que saldrían a la mañana siguiente a primera hora, pero, cuando la joven despertó, no había nada, todo por lo que se había esforzado, todo por lo que se había endeudado, todas sus esperanzas, se habían ido, claramente en un principio estaba escéptica, pero, al cabo del pasar de los días finalmente lo comprendió, el hombre que soñaba, sería el amor de su vida y su futuro esposo se había marchado, los había abandonado. Desde ese momento, la jovial e ingenua muchacha, se tornó en una mujer de lo más despreciable, su vida se amargo por completo y no hallo más responsable que su propio hijo, estaba segura de que aquel pequeño había sido el causante de todos sus problemas considerándolo no más que una maldición. Entonces, el pequeño Flamddwyn creció en un ambiente familiar deplorable, su madre lo golpeaba y abusaba verbalmente de el cada que podía, vivían en condiciones de pobreza siendo simples campesinos, su madre, que de por sí ya tenía mala reputación al toda su villa saber que había fallado a su voto de matrimonio, fue aún más repudiada al ver al niño y ver en el rasgos extranjeros y más aún, siendo estos Nohrios por lo que fue llamado simplemente como “el mestizo” por toda su aldea, siendo discriminado y abusado constantemente por los demás niños y adultos.

Su madre, sin embargo, tampoco desaprovecho su aun latente belleza exterior y se casó con un hombre que, si bien era infinitamente inferior a su anterior prometido económicamente, por lo menos ayudaba a limar la pobreza en la que se encontraban. Este hombre también fungió como uno de los principales verdugos que acosaron su existencia, normalmente se ensañaba con él y como todos los demás, le repudiaba, sin embargo, esto no era lo peor, el hombre tenía la costumbre de llegar borracho a su choza, en este deplorable estado golpeaba a su madre y le daba palizas a Flamddwyn. Años de rencor acumulado, pero ¿Qué hacer? Era simplemente un niño con no más de 7 años y pese a su edad no era tan tonto como para no saber lo que le esperaba si trataba de siquiera huir de su hogar así que, solo callo. “El fuerte hace lo que puede y el débil aguanta lo que debe”, esas palabras se grabaron con fuego en su cabeza por lo que, pese a su incapacidad, nunca agacho la cabeza, aun si le daban mil palizas, aun si recibía mil insultos, nunca agacho ni un poco la cabeza, juro que aquellos malditos que habían llegado a lastimarle, aunque fuera un poco, recibirían el dolor de mil infiernos, que sería más poderoso que nadie por lo que no habría nadie que pasara por encima de él de nuevo. Pero, por el momento solo quedaría esperar.

-Año 977-
El caos reinaba por aquella pequeña villa anteriormente pacifica, una horda uniformada había sembrado la más cruel de las masacres sobre el pequeño pueblo, una lluvia de sangre, no tenía otro nombre, los aldeanos trataron de rendirse, negociar, luchar, pero todo fue inútil, aquellos demonios acabaron con todo, se dice que la esperanza es lo último que se pierde, esa noche, esos seres malditos arrancaron aún más que eso, si al joven Flamddwyn de aun 12 años le quedaba una pizca de inocencia, esa noche le fue arrancada completamente, hasta el más pequeño ápice de esta. Estaba al tanto perfectamente de la maldad humana, pero ¿De verdad había llegado a tanto? Una masacre unidireccional de la cual ni los bebes ni los ancianos, ni siquiera el ganado, no se salvó uno solo. Todo estaba en llamas, esa noche de verdad pudo, aunque fuera un solo segundo, ver el infierno en la tierra en primera fila, siendo este, el detonante final que definiría su carácter. Huyo a duras penas estando malherido junto con su padrastro, su madre se había quedado atrás y sufrido el mismo destino que los aldeanos que también lo hicieron, una cruenta muerte, cuyos gritos fueron ahogados por el sonido del frio metal de las lanzas atravesando su carne. Habían quedado finalmente solo él y su padrastro, estando este último, tan herido que necesitaba apoyarse en Flamddwyn para poder avanzar correctamente, en esa situación era prácticamente impensable para el ponerse a buscar sobrevivientes. Sencillamente huyeron sin mirar atrás, pues lo único que les esperaba era la muerte.

Quedo armado con una simple espada que en el caos del momento había robado desesperadamente de uno de los tantos cadáveres, sin más cosas en su haber, solamente con su ropa y una espada vieja. Tardaron un par de horas en encontrar alguna clase de refugio hasta que alcanzaron a ver una cueva, estrecha, pero serviría para su propósito. El hombre estaba bastante más malherido que Flamddwyn y necesitaba cuidados por lo que imploro al chico que por lo menos intentara tratarlo, después de todo, tenía bastantes heridas, pero tampoco es como si alguna fuera mortal, solo necesitaría un par de días de reposo. Sin embargo, todo acabo con una estocada, un corte y fue el fin del hombre, todo el resentimiento que había acumulado por todos esos años fueron liberados de un golpe, esa noche, sus ojos color sangre se iluminaron más que nunca, la llama en su interior estaba ardiendo. Pasaron meses, pasaron años, el chico se dedicó a sobrevivir robando lo que podía de los poblados que encontraba, cazando y recolectando para luego juntarlo todo en un solo “tesoro” que guardaba en un pequeño escondite que también fungía como su hogar, poco a poco sus hazañas comenzaron a escalar de, solamente robar cultivos a robar caballos, asaltar casas, carrozas mercantiles o lo que sea que se le cruzase evitando por supuesto cualquier tipo de confrontación, creció como un bandido más por sus tierras, siendo testigo nuevamente de los asaltos de aquellos mismos demonios que acabaron con su villa sin poder hacer nada más que alejarse del lugar. Tras un tiempo y ya con unos 15 años cumplidos comenzó a ver nuevamente hordas de uniformados, pero, esta vez no eran los mismos demonios de antes, eran algo diferentes, pero, determino que eso no era de su incumbencia y meterse ahí solo le acarrearía problemas, al cabo de un tiempo y con cada vez más presencia de aquel ejercito decidió por fin tratar de averiguar lo que estaba sucediendo, para lo cual simplemente tomo un caballo que robo y sus pertenencias más valiosas y partió hacia la capital. Ciertamente nunca tuvo un gran contacto con la civilización más allá de su anterior aldea por lo que quedo cautivado por los grandes palacios y edificios que cubrían la ciudad alimentando su hambre de poder y motivando aún más sus ambiciones, dentro de la ciudad solo pudo ver como algo así como carrozas que paseaban a hombres y mujeres que vestían de manera bastante extraña a su modo de ver, tenían rasgos muy distintos a los ciudadanos comunes y la gente del común tampoco parecía estar muy contenta con el “desfile” que presenciaban, más bien, la expresión de la mayoría parecía de disgusto pero a su vez de resignación. No obstante, de entre todos los carros y caballos, resaltaba alguien, un hombre en especial de ojos carmesí, sus miradas se cruzaron tan solo un segundo, pero solo eso basto para crear una chispa, de algún modo, sin saber cómo ni él porque, Flamddwyn sintió como algo dentro de el ardía, era un total desconocido y el hombre iba con su familia, su esposa y sus dos hijas que parecían ser de la tan afamada nobleza, pero a pesar de no conocerse en lo más mínimo esa mirada causo algo en Flamddwyn, su espíritu desbordaba llamas, ya tenía sus deseos y ambiciones bien claros pero en ese momento se hicieron aún más claros si cabe por lo que, en esa misma ciudad se juró a si mismo que llegaría más alto que nadie, que de ahora en adelante lucharía por estar por encima de todo y de todos.

Extras
-No sabe leer, no muy bien por lo menos.
-Sus curiosos ropajes son el resultado de una mezcla de diferentes piezas de ropa y demás cosas robadas a mercaderes ambulantes.
-Odia cualquier tipo de autoridad que no sea la suya.
-Es extrovertido a mas no poder y tiene habilidades sociales bastante altas.
-Aunque lo niegue, sus ojos brillan cuando habla de sus ambiciones y sueños con otras personas.
-No tiene sentido del olfato.
-Mide 1,74 y pesa 67 kilos.
-Le molesta cualquier concepto de dioses o autoridades divinas en general.
-Literalmente no comprende el sarcasmo o el doble sentido.
-Suele estar alegre/entusiasmado la mayor parte del tiempo por lo que se crea un gran contraste cuando se pone serio, cambiando su expresión de ser jovial y energética a algo mas parecido a una totalmente seria y agresiva.
-No tiene ningún concepto acerca del romance por lo que es un completo ignorante en este ámbito
-Es un sinvergüenza y no le importa la opinión de los demás a nivel personal pero tiende a reaccionar agresivamente si se le juzga o siente que se burlan de el.
-Tiene muchas dificultades para empatizar, o piensa que los demás son muy estúpidos o piensa que todos los demás piensan como el, no hay medias tintas.
-No tiene ninguna clase de prejuicio hacia nadie, solo valora a los demás por su fuerza.

Procedencia
Nombre original del personaje: Oda Kippoushi (Demon King Nobunaga)
Procedencia: Fate/Grand Order

Spoiler:
Flamddwyn
Flamddwyn
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Mercenary

Cargo :
Bandido/mercenario

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
Flamddwyn - Ficha Espada%201

Experiencia :
Flamddwyn - Ficha Jm5byz1

Gold :
233


Volver arriba Ir abajo

Flamddwyn - Ficha Empty Re: Flamddwyn - Ficha

Mensaje por Eliwood el Miér Mayo 13, 2020 1:55 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
No olvides pasar por el Registro de Físicos para reclamar oficialmente el personaje que ocupas.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth Flamddwyn - Ficha Iwzg0SR
Lyndis Flamddwyn - Ficha JEIjc1v

Especialización :
Flamddwyn - Ficha NqTGGyV

Experiencia :
Flamddwyn - Ficha Iu4Yxy1

Gold :
1068


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.