Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Empty [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Mensaje por Roquentin el Mar Abr 21, 2020 6:16 am

Sigo por las tierras de Begnion, no tengo un objetivo claro, simplemente voy siguiendo los convoyes militares que menos ruidosos parecen. No me ha pasado nada reseñable, si escribiera un diario no gastaría ni tinta en escribir lo que me ha pasado, quizá de vez en cuando escribiría "Nada. He existido", solo para en el caso de que me muriese repentinamente por algunos desajustes en mi organismo provocados por el exceso consumo de alcohol que he realizado en el pasado, o por una pelea sin importancia o... (la verdad es que tengo varias formas de morir todas ellas plausibles) no creyese que la última fecha que escribí en el diario fue el día de mi muerte, para dejar constancia de que he seguido viviendo, aunque no haya hecho nada digno del privilegio de existir.

En un momento me canso de Begnion, aprovechando mi cercanía con la frontera de Daein decido que es buena idea pasar a tal territorio, estoy cansado de verme enfrascado en pequeñas reyertas contra emergidos que someten a un país por el que no siento ningún apego. Me apeo del carro sin despedirme de nadie, si me los encontrara cadáver a los pocos días de perderme en mi travesía hacia Daein no sería capaz de reconocerlos (ahora por culpa de este pensamiento cada vez que vea un soldado de Begnion pensaré que he compartido carro con él). Debido a que incluso hasta el final de compartir espacio con ellos prefiero no hablar demasiado, simplemente me bajo del carro todavía en marcha, sí que es cierto que no vaa demasiada velocidad (cosas del terreno), pero mi pierna todavía herida de mi escaramuza con Pelleas se resiente un poco y casi me hace perder el equilibrio, para divertimento de los hombres que he dejado en la carreta. Gruño, pero da igual, simplemente me desmarco del camino y camino hacia donde creo que es.

Puede que caminar solo por un territorio bajo control emergido no sea la idea más inteligente, pero bueno, he ganado confianza en mis habilidades; además sé que estamos cerca de zonas donde las incursiones de humanos son frecuentes por lo que si me veo atacado puedo tener suerte de que alguien venga a rescatarme. Oh qué desgracia.

Ando y me canso cuando me encuentro unas apetecibles rocas a la sombra, no parece una zona donde el viento vaya a fastidiarme, ¡un sitio perfecto para darle unos tiritos a mi pipa! Me siento en la roca y saco mi estuche de las hierbas y debato conmigo mismo cuales me pueden apetecer hoy. Mmm no, esto es demasiado suave para lo que necesito hoy... Sí, esto irá bien. Al acabar mi mezcla empiezo a darle a la pipa. Las sensaciones son brutales: un cosquilleo recorre mi cuerpo y me provoca un estado de relajación inalcanzable sin recurrir a sustancias externas... Y lo aprovecho tumbándome sobre la roca.

Spoiler:
Campaña de conquista en nombre de Daein.
Roquentin
Roquentin
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Sage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Vulnerary [4]
Tomo de Bolting [3]
Báculo de Heal [1]
Tomo de Elwind [4]
Tomo de Fuego [4]
.

Support :
Hrist [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Tomo%202[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] VO4IE4z

Gold :
1579


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Empty Re: [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Dom Mayo 03, 2020 1:05 am

Antes de que Begnion cayera en ruinas, Aran, que ya se resguardaba en el norte de Tellius, advirtió a su familia de buscar asilo en Daein lo más pronto posible. Días después, tuvo noticias de que lograron asentarse en la frontera junto a un grupo de refugiados, y tan pronto pudo reencontrarse con ellos, los dirigió de la mejor forma para que pudieran adaptarse a la nación, aunque pudo respirar tranquilo ya que, después de todo, su padre adoptivo era un comerciante ambulante, cuya único verdadero hogar era en el seno de su familia. Estaban acostumbrados al viaje y a su confiable carreta, por lo que no tuvo que preocuparse mucho más por ellos.

No pudo explicar los hechos que opacaban al continente a su duquesa sin que se le viniera el mundo encima, pero ahora, ni siquiera podría pedirle que resguardara a su familia en el futuro. El estado de Etruria era todo menos alentador, según noticias externas. Todo lo que sabía era lo que comunicaban a la guardia y al ejército -al cual se había insertado como un extraño apéndice-, por lo que no estaba al tanto de los detalles. No había información respecto a los ducados, siendo que hablaban del estado del reino en general. ¿Qué sería de ella? Había escrito cartas, pero no había recibido respuesta. La espera se hacía larga e insufrible.

Pero incluso conociendo esta realidad, el soldado estaba dividido por dentro. Begnion, su antiguo hogar, perecía contra el avance de los emergidos. Si lograban apropiarse del país, todo el continente sufriría repercusiones con el paso del tiempo. El norte jamás descansaría, deteniendo activamente el avance de los emergidos en la frontera. La única manera de rescatar lo poco que quedaba de Begnion era luchando bajo el estandarte de Daein, situación que a Aran no le molestaba. Más bien, era reconfortante, pues sabía que entonces, una vez recuperaran esas tierras desoladas, Begnion estaría en buenas manos. Tan solo con conocer al príncipe, estaba seguro de esto. Sería un honor luchar para quien le había aceptado como uno de los suyos, incluso tras haberse desligado de su país hacía tantos años, cuando apenas era un niño.

Por eso fue que se enlistó entre los demás soldados, aprovechando que de momento residía en el borde entre los dos países. Aunque fuera tan solo una escaramuza de la que pudiera participar, sabía que así saldaría cuentas con su espíritu. Y entonces podría volver a Etruria, a auxiliar a su amada lo más pronto posible.

Con esa intención se unió a una de tantas patrullas que iban a adentrarse a Begnion cerca de la frontera. Aran no destacaba entonces en el grueso de las tropas. Su armadura había sido forjada a semejanza de la vestida en Daein, por lo que parecía uno más de ellos, tan solo que carecía de rango. Pocos podrían distinguir la mano del herrero que había dado su toque para que, a pesar de la similitud, no se sintiera como otro peón más en el campo de batalla. Aran sabía valorar mucho mejor su vida entonces, y no se dejaría llevar por órdenes ciegas e irracionales. Su vestimenta era un pacto a sus convicciones.

Tras unas horas de caminata se adentraron en terreno hostil. Por ese sitio, decían, habían visto a un buen número de emergidos circular a ciertas horas del día. Los sorprenderían en su trayecto, aprovechando el terreno para pasar más desapercibidos. Habían largos pastizales que, en la mejor de las instancias, los ocultarían y les otorgarían una gran ventaja.

Mientras buscaban el sitio indicado para esperarlos, el soldado notó la figura de un desconocido contra una roca algo más allá de la patrulla. Le causó curiosidad verlo tan relajado, pues no podía culparlo. El cielo y el clima en general eran agradables, tanto que no parecían adecuarse a un campo de batalla. Aran de todas formas sintió la necesidad de advertirle del peligro, pues parecía no más que un viajero, uno que probablemente no querría meterse en problemas de camino a Daein. Se acercó tranquilamente, lanza y escudo en mano, hasta que estuvo a tan solo unos pasos de sus pies.

-Este sitio pronto se volverá muy peligroso. -le informó de la forma más escueta posible, sin alzar mucho la voz. Aunque no gustaba de interrumpirlo, habló firme, para que supiera que iba en serio.- ¿Vas al reino de Daein, no es así? Deberías darte prisa. O podrías verte envuelto en todo esto.

Su formalidad era quizá desalentadora. Aran se quedó mirando su pipa, imaginando que no le preocupaba demasiado lo que ocurría a su alrededor, si tan solo se detenía a fumar. Le miró atentamente, vigilando mientras la situación del escuadrón. Parecían atentos, ¿Habrían avistado ya al enemigo?
Aran
Aran
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Jabalina [4]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
Gema opaca
.

Support :
Pelleas [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Lanza%202

Experiencia :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Iu4Yxy1

Gold :
721


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Empty Re: [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Mensaje por Roquentin el Jue Mayo 14, 2020 2:01 pm

Estoy a gustísimo, además parece que el fin de esta roca haya sido el adaptarse de la mejor manera posible a mi columna. Tantos años (¡o incluso siglos!) de sedimentación, erosión... O lo que sea que hagan las rocas (no son objeto de mi interés, la verdad) para servirme a mí, aquí y ahora. Bien podría haberse desviado un poco cierto número de mini-rocas que podrían haber originado una zona menos llana con pequeños salientes que me causarían molestias sobre mi piel, pero no ocurría así, era efectivamente una roca perfecta.

Me divierto jugando con el humo. A pesar de fumar mucho nunca me he centrado en mejorar la destreza con el humo, mientras que hay gente que fumando bastante menos son capaces de hacer divertidas formas con este (o efectos extraños) yo nunca me he centrado demasiado en este aspecto, lo considero una pérdida de tiempo y me descentra de lo verdaderamente importante. Sí. Sin embargo ahora no es momento para centrarme en cosas importantes, así que intento lanzar el humo formando coronas circulares, a pesar de no haber entrenado demasiado, el fumar tanto me permite esbozar estas formas (aunque sin siquiera acercarme a la destreza de los maestros). Je, je, es divertido.

Debería levantarme, sé que no es zona segura, pero ahora tengo la tensión bajísima... Cinco minutos y me pongo en marcha, lo que tarde en ingerir las zanahorias que llevo encima. Sí, las cojo y me las empiezo a comer. Odio las zanahorias, la próxima vez intentaré llevar rábanos encima, los rábanos me gustan un poco más. Paz.

Oigo una voz, ensimismado levanto la cabeza... La imagen se va enfocando poco a poco y una vez nítida me horroriza. Esto debe ser una pesadilla. Me sube la tensión, por suerte no lo exteriorizo demasiado porque mi cara es bastante neutra de costumbre. Escucho que me habla pero no logro comprender qué me dice, sin embargo parece que no me ha reconocido. Sí, la persona que tengo delante me conoce. Hace un tiempo participamos en una misión juntos, y a pesar de mi excelente desempeño en combate, digamos que mi actitud no fue la mejor... De hecho en parte abandoné el alcohol tras esos sucesos. Mejor que no me reconozca, sí, sino a lo mejor me ejecuta, además va acompañado, mejor tener cuidado.

Parece preocuparse por mí, ¿por qué? Simplemente estaba fumando, sé que es peligroso pero si lo hago es porque o bien sé que puedo defenderme o me da igual morir, ¿por qué la gente tiene que dar por hecho que vivo bajo sus normas? Si estuviese herido agradecería la ayuda, o si la hubiera pedido, pero ahora me da igual, no quiero ayuda ni consejos evidentes. Recuerdo la amargura que me producía su compañía durante las breves horas que estuve con él. No, Roque, ahora intentas ser ligeramente mejor y estar menos amargado, no te dejes llevar por la ira, seguramente tenga cosas buenas y haya sido preocupación genuina por lo que considera un aventurero perdido y con pocas luces.

Ah, pero si me ha confundido con un aventurero perdido y con pocas luces es porque debo parecerlo... O parecérselo. En el primer caso debería sentirme mal conmigo mismo: tanto tiempo perfeccionando mis técnicas de combate para parecer un vagabundo cualquiera. En el otro si me preocupara por temas como el honor sería una afrenta contra este, pero yo no tengo de eso, simplemente soy un alcohólico intentando reinsertarme como buenamente puedo. En fin, no pasa nada, sí que tiene razón en que debería marchar para Daein a disfrutar un poco de la tranquilidad de las tierras en paz.

Siento una atmósfera rara, quizá sea ya tarde para marchar en paz y cruzar a Daein sin problemas. Malditos soldados, con todo su ruido han atraído a los emergidos y encima me han metido de lleno en esto... Bueno, todavía no nos ha atacado nadie, sin embargo voy poniendo mi mano de coger los tomos en tensión.

-Parece que ya es un poco tarde para no verme envuelto en esto...- le digo de forma calmada, lo que antes era instinto se confirma con un sonido de caballos trotando que se va intensificando -A menos que sean vuestros hombres... Jo, con vuestro ruido me he visto envuelto en más escaramuzas.-sentencio, aunque en seguida me arrepiento ya que generar mal ambiente antes de un combate no es la mejor idea. Pero bueno, es lo que hay, no puedo tragarme todos mis sentimientos negativos que me alteran los ritmos.[/color]
Roquentin
Roquentin
Afiliación :
- BERN -

Clase :
Sage

Cargo :
Escritor

Inventario :
Vulnerary [4]
Tomo de Bolting [3]
Báculo de Heal [1]
Tomo de Elwind [4]
Tomo de Fuego [4]
.

Support :
Hrist [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Tomo%202[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Staff-1

Experiencia :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] VO4IE4z

Gold :
1579


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Empty Re: [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Mensaje por Aran el Sáb Mayo 16, 2020 11:45 pm

Aran se quedó mirándolo un largo rato con el rostro plano y vacío. Quizás, si hubiera sido cualquier otro viajero, no le habría dicho lo mismo. Sin embargo había algo en ese sujeto, en su apariencia, que le decía que debía ser el doble de estricto con él. Pero no entendía… ¿Sería su gorra, su pipa, o algo parecido? Casi parecía que le había visto antes. Sin ocultar su duda, se llevó uno de sus dedos enguantados y se rozó los labios con el pulgar y el índice, pensando. Creyó recordar a alguien parecido en los puertos de Begnion hace ya mucho tiempo. Sí, cuando Begnion aún no cedía. ¿Podía ser que fuera uno de esos mercenarios que lucharon con él? Ahora que recordaba mejor el otro era una chica, que además montaba una bestia, por lo que debía ser el mago. De esa memoria lo que mejor recordaba era haber visto a la clériga tras tanto tiempo, aunque lamentablemente tan solo para ayudarlo a luchar. Había pasado tanto…

Su voz se lo confirmó mucho más, pero aún así Aran se atrevió a preguntar.- Oye, ¿No serás un mercenario? -ocultó su desprecio por ese tipo de trabajo, el cual aún permanecía.- Creo que te recuerdo… Creo que te contraté. -acertó. Aran tampoco podía expresar demasiado en su situación. Ya no tenía razón para temer por la seguridad de esa persona, pero al mismo tiempo, cualquier tipo de ayuda les sería favorable. Esta vez los soldados de Daein eran bastante normales en su configuración, pues no habían más magos como ese sujeto, del que ya ni siquiera recordaba el nombre. - De acuerdo. Siento que te hayamos envuelto en todo esto. Pero si quieres luchar, supongo que puedo darte una paga, de mi bolsillo. -le ofreció muy desinteresadamente. Prefería tener algo más de ayuda a preocuparse.- Y la verdad, te pagaría por que permanecieras vivo. No quiero ver a ninguno de nosotros caer hoy, aunque sea imposible… -murmuró mientras ya buscaba con su mano su saco de monedas. Sacó un puñado generoso, sin siquiera contar, y se lo tendió a ese hombre.- Si te molesta, considéralo una ayuda para empezar bien en Daein.- así sin más, se dio la vuelta, avistando a las tropas en posición. Aran se olvidó totalmente de intercambiar nombres con ese hombre -de nuevo-.

Los emergidos habían armado un frente delante de ellos, todavía sin atacar. Era la primera vez que veía una formación similar de esos monstruos, como si los estuvieran provocando a realizar el primer movimiento.  Aran se apresuró a volver, descubriendo rápidamente que gran parte del grueso enemigo estaba compuesto por caballería y lanceros. Ambos ejércitos eran prácticamente similares. Permanecieron expectantes, y su espera fue gratificada al hacer los emergidos el primer movimiento. Los soldados a pie enemigos cargaron de frente, decenas de ellos. Por detrás venía la caballería con la intención de flanquearlos. El ejército de Daein decidió esperarlos con los escudos en alto, mientras que la caballería enemiga y aliada se enfrentaban directamente. Eventualmente los emergidos llegaron y chocaron contra sus defensas, comenzando la cruenta batalla.
Aran
Aran
Afiliación :
- BEGNION -

Clase :
Halberdier

Cargo :
Soldado de Begnion

Autoridad :

Inventario :
Jabalina [4]
Lanza de acero [3]
Lanza de bronce [2]
llave maestra [2]
Gema opaca
.

Support :
Pelleas [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Lanza%202

Experiencia :
[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Iu4Yxy1

Gold :
721


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran] Empty Re: [Campaña de conquista] Un patán y un desertor. [Priv. Aran]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.