Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin]
por Virion Hoy a las 5:19 pm

» [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]
por Mallory Hoy a las 12:22 am

» [Misión] Inmortal [Arngeir, Alice, Seraphiel]
por Seraphiel Ayer a las 5:50 pm

» Transacción entre personajes
por Zephiel Ayer a las 5:15 pm

» [Social] Expect nothing, appreciate everything [Priv. Luzrov]
por Kurthnaga Ayer a las 8:52 am

» Registro de Support
por Garou Sáb Mayo 30, 2020 2:32 pm

» Tienda de armas
por Alice Schuberg Sáb Mayo 30, 2020 6:17 am

» Venta de artículos
por Alice Schuberg Sáb Mayo 30, 2020 6:16 am

» Ausencia~
por Aran Vie Mayo 29, 2020 5:54 pm

» Convoy
por Eliwood Vie Mayo 29, 2020 3:49 pm

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Bankotsu el Lun Nov 18, 2019 8:54 pm

Había escuchado hablar de aquella zona, más no había puesto pie en ella antes. Como buen errante sabía la situación actual de ese país, sabía por dónde no pasar o pasar con relativa tranquilidad, pero no esperaba encontrarse con lo que se enfrentaría en ese momento.

Bankotsu nunca fue bueno presentándose en los pueblos para ofrecer sus servicios, simplemente se mete en las batallas de otros, haya o no una recompensa por eso, y despedaza emergidos. La corriente eléctrica de energía pura que pasa por su cuerpo, cada vez que desenvaina su espada y atraviesa con presteza el cuerpo del enemigo, no es ni medio normal. Él lo sabe, quienes convivieron con él también lo sabían, pero indudablemente era un punto a favor en su situación actual.

Cuando encaminó sus pasos hacia la Meseta de la Calma, ahora llamada Meseta Roja, esperaba encontrar un grupo de aldeanos defendiendo su zona, a duras penas manteniendo batalla, incluso varios muertos, pero con la posibilidad de ayudar a esos pobres seres no preparados para la batalla. Lo que no esperaba encontrar era, a los alrededores de la zona habitable, un gran grupo de emergidos. Podría decirse que era todo un campamento de ellos, y los muy descarados estaban planeando un ataque. ¡Tenían el tupé de planificar! Bankotsu juraba que cada día se volvían algo más similar a inteligentes. Para su suerte, ellos no lo habían detectado.

La zona circundante a la parte poblada tenía una suerte de vegetación rodeándole, el joven guerrero podía ocultarse fácilmente entre la vegetación, a pesar de estar vestido de blanco y azul. Una agrupación de hongos, aparentemente algo exóticos, le restaba importancia a su vestimenta en dicha ambientación. Bankotsu no era el tipo de sujeto que se usaba para misiones de espionaje, que ahora estuviera "espiando" al enemigo era simplemente pura casualidad y una situación donde él no quería encontrarse muy seguido. Pero si te vas a meter en un ataque practicamente suicida, por lo menos hay que tener la intención de prepararse. Siempre se valió de su rapidez, para cuando la batalla no podía ser ganada, siempre lograba escapar. "Mejor aquí corrió que aquí murió" solía repetirse en esas raras ocasiones donde una "retirada estratégica" era la solución ideal.

Cada vez que él pensaba lanzarse, muy imprudentemente, a una batalla donde había pocas o casi nulas posibilidades de vencer como la que planeaba iniciar en ese mismo momento, encomendaba su alma a la única entidad que consideraría algo cercano a una divinidad en su vida actual: su hermana. Aunque ella no estuviera con él en ese momento, le daba un rezo mental a Zoe. Rezaba porque su alma volviera a su hermana y la acompañara hasta el fin de sus días si algo le pasaba a su cuerpo mortal. ¿Creía en otras vidas o la inmortalidad de las almas? Si. Sabía que su alma volvería a donde siempre perteneció. El temor a perder su mortalidad nunca le fue impedimento para lanzarse bruscamente a una batalla, todo su cuerpo sentía ya esa energía pura atravesarlo, la necesidad de destruir a sus enemigos y arrasar con los cobardes emergidos queriendo atacar a un montón de pueblerinos.

Antes de terminar de planificar su siguiente movimiento, Bankotsu escuchó un ruido definitivamente ajeno al campamento emergido, no procedía de sus enemigos… temía que fuera otro grupo más grande de enemigos extra con los que tendría que pelear. De todas formas, la idea de que un grupo tan grande tuviera la necesidad de llamar aún más refuerzos por un simple grupo de personas seguramente humanas, le resultaba poco probable. ¿Qué tan difícil puede ser matar a alguien sin entrenamiento alguno? ¡Absurdo! Era imposible que fueran más enemigos. Los emergidos parecían haberlo escuchado también, aunque se movían con lentitud. Bankotsu afirmó la mano en la empuñadura de su arma…


Última edición por Bankotsu el Vie Dic 13, 2019 11:56 am, editado 1 vez
Bankotsu
Bankotsu
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Cazarrecompensas

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Jm5byz1

Gold :
291


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Azazel el Dom Nov 24, 2019 12:55 pm

Y lo habían conseguido arrastrar hasta allí, a pesar de su claro desinterés, y un deseo de fugarse como nunca antes lo había anhelado. Pero ninguna oportunidad lo había convencido de escapar a tiempo. Su ayuda era más que esencial, era prevista por todos; siempre que Azazel atacaba, la batalla se volvía un espectáculo. No sería mentira decir que muchos soldados de Senay contaban las horas para verlo luchar, lanzar fuego y aplastar monstruos por doquier. Estaba cansado de ellos, enfermo de sus expectativas. ¡Esa isla y sus soldados nunca habían sido más que una prisión para él! Su vida eran las murallas de roca, y no había día en que no hubiera querido librarse de ellas. Solo se había quedado por quienes habitaban su prisión, sus pequeños consuelos. Su rey y Duma, quienes tras tantos años, sentía que lo estaban ...traicionando. Nada podía remediar el daño que había hecho dentro de sí la esperanza que había puesto en ellos. Y aún así no podía dejar de pensar en la existencia de ambos, razón por la cual se veía atrapado una vez más contra su voluntad, en una guerra que no era suya.

Caminando y con la mente nublada, sin sentir ni el más mínimo estímulo de cansancio, olvidó el tiempo que les llevó encontrar el campamento emergido. Apostados contra la ladera de una montaña, los soldados de Senay establecieron su posición antes de que ocurriera el ataque. Azazel, como siempre, sería la mayor distracción en su plan. Ni siquiera tenían que decírselo, bastaba con lanzarlo de cara al peligro, que se transformara, y dejar que sus llamas lo consumieran todo. Por otra parte tenían caballería e infantería; la primera tenía el objetivo de flanquear, y la segunda haría resistencia junto con el manakete. Debían defenderlo pues su apariencia no significaba que fuera invencible, incluso cuando muchos parecían creerlo.

Azazel oía todo sin protestas, sentado de cuclillas y sujetándose los brazos, unos pasos más allá. Impaciente, miró hacia la distancia. Sus compañeros comenzaron a marchar entonces, sin tener otra opción presente además de seguirlos. Pero a medida que caminaban por la vasta amplitud de Rosanne, la nariz del manakete captó una esencia muy particular y lejana. Había olido alguna vez algo parecido, en la prisión. Personas extrañas, inusuales, las cuales, siempre que las encontraba, disturbaban todo su ser. Sí, en la prisión habían muchos de ellos… mitad humanos, criminales. Levantó las orejas y abrió las ojos, interesado. ¿Qué podía estar haciendo alguien similar a minutos de una batalla? Buscó el estímulo, adelantándose a sus similares, quienes lo dejaron andar a su suerte, sin saber lo que lo había despertado así. Llegó a encontrarse con un parche de hierba el cual, dada la proximidad de este con el campamento enemigo, lo obligó a agacharse y ser discreto. Siguió la esencia de este aroma hasta congelarse, precavido. Notó una diferencia de color, y la inconfundible presencia de un hombre.No le veía bien, pero era a quien estaba buscando.

Echó las orejas hacia atrás y se agazapó, cuidadoso.

-Deberías irte. Esto se volverá un campo de sangre. -susurró con una sonrisa. Notó que los emergidos habían percibido el avance de las tropas de Senay, cada vez más cercanas.- ¿De qué lado estás… -inspiró hondo.- … extraño? No querrás decir que en mi contra… -con su mano buscó su piedra dragón, la cual permanecía atada a su cintura, y la sostuvo con fuerza, esperando el momento preciso. Fue entonces que ambos frentes dieron cuenta el uno del otro, diferenciándose en la distancia. Ya no había manera de retroceder a ninguna parte, y ellos dos ...estaban en medio de todo.
Azazel
Azazel
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
Elixir [3]
Tónico de Resistencia [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Support :
June [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Piedra%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] R5AMTTX

Gold :
257


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Bankotsu el Vie Dic 13, 2019 11:55 am

Su escondite no era el ideal, él lo sabía pero también estaba seguro que los Emergidos no eran la gran cosa en el área de detectar patrones de colores ocultos en otros patrones de colores… sin embargo, no contaba con alguna otra criatura que sí fuera capaz de detectarlo y la voz que se apresuró en llegar a él le sorprendió un poco. No se movió de su posición y no apartó la mirada del grupo de Emergidos. Si este ser era capaz de la comunicación verbal, no era un Emergido, por lo menos él nunca había hablado con uno ni había notado que hablaran entre ellos, era más bien como si se movieran de forma mecánica pero organizada, guiados por cuerdas invisibles al ojo mortal. Arriesgó lanzar una mirada rápida, luego de unos segundos, en dirección a la voz. Procesó lentamente las palabras del otro, midió las posibilidades de amenaza y las posibilidades de escapar. También sopesó que tan aburrido o divertido sería unirse a una batalla con un extraño.

-¿Quieres que me vaya cuando inicia lo divertido? Eres de un grupo de guerra que viene a pelear contra estos tipos ¿no?- era quizás algo obvio para entonces pero se sentía bien sacarse las dudas verbalmente, Bankotsu nunca fue bueno para los detalles y sutilezas, él tiene que recibir la información de la manera más directa y bruta posible, en lo que respecta a combate por lo menos. -No soy enemigo… a menos que no te caiga bien por existir- afirmó al ver que el otro sujetaba algo parecido a una piedra y, por experiencia, sabía que no era una roca que estaba tirada por ahí en el pasto y que pensaba usar para arrojarsela en la cara. Sería un arma muy aburrida también.

Antes de poder hacer mucho más que un intercambio de palabras, ambos frentes se encontraron entre ellos y una brusca pelea empezó a formar parte del panorama. A éstas alturas el pueblito de la zona debería haber escuchado o visto algo, eran varios Emergidos contra varios soldados, aunque Bankotsu no identificó muy bien de dónde provenían esos soldados. -No es que la charla sea aburrida y eso… pero no me voy a quedar sentado aquí si hay Emergidos por matar allí- sonrió al otro, saliendo de su escondite pero aún así sin que los enemigos le prestaran atención. Estaban todos muy ocupados peleando entre ellos.

Desenvainó la espada y se lanzó contra el primer Emergido que estuviera parado cerca, un pobre arquero que era la presa más fácil y divertida. Bankotsu odiaba a los arqueros con una pasión desmedida y lanzó toda su furia sobre éste con un movimiento certero de su espada, dejando un corte horizontal por el abdomen de su enemigo que ni su armadura pudo detener. Aunque el Emergido intentó alejarse del Myrmidon con un paso torpe con la intención de cargar un flechazo mortal, Bankotsu lo siguió y se lanzó al ataque otra vez, en ésta ocasión liquidando a su enemigo con una estocada al corazón. ¿Tendrían corazón siquiera? Poco importaba, lo importante es que el enemigo cayó al suelo en un charco de su propia negruzca sangre.
Bankotsu
Bankotsu
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Cazarrecompensas

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Jm5byz1

Gold :
291


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Azazel el Jue Dic 26, 2019 5:53 pm

Azazel levantó las cejas con curiosidad, abriendo los ojos ante la visión del desconocido. Era alguien muy valiente, bueno, no por nada había conseguido meterse en ese parche de hierba sin ser visto antes, y con la pura intención de preparar una emboscada.- Eres rápido. -le dijo entonces. No imaginaba que iba a descubrir tan fácil qué hacía. De nuevo Azazel no era muy listo, para nada.- Nah, nah, me caes bien. -sonrió, dejando ver algo más sus colmillos, enormes como los de un depredador. No tenía que explicarle qué raza era, probablemente también lo había adivinado. Era cierto que se había ganado su simpatía, era raro encontrar un aliado que no intentara esconderse detrás de él, o desde un principio no le temiera.

-¡Ehehehe! -¡También era rápido para actuar! Así le haría más amena la batalla, siendo que no quería participar de ella al principio. No cuando se suponía que debía proteger a todos los demás soldados cual escudo de carne. Pero quizás seguiría el ejemplo del extraño, y por una vez haría lo que quisiera. Se levantó también, llevando sus manos por encima de la cabeza y estirando con fuerza. Sintió un buen escalofrío trepar por su espalda, pero no fue suficiente para causarle dolor. Prestó atención a cómo el hombre mixto iba por los emergidos, e imaginó que podría ayudarlo un poco en su empresa. Volvió a coger su piedra de dragón, y miró hacia delante. La luz, blanca y tibia, lo envolvió, escondiendo la monstruosa transformación que iba a llevar a cabo. Su cuerpo y su cabeza comenzaron a crecer descomunalmente, dejando espacio para sus cuatro enormes extremidades. Su espalda se empinó en escamas y su cola se volvió enorme y peligrosa. Apareció también su cornamenta, gigante y pesada, capaz de partir montañas sin esfuerzo. Era esa su forma dragón, la de un antiguo manakete de tierra.

Agitó la hierba a su alrededor, agachándose. Esa posición indicaba que estaba a punto de saltar. La criatura no temió, lanzándose al enemigo como si fuera una enorme catapulta. Abrió sus garras para recibir a los emergidos, estrellándose en el suelo y derrapando hacia delante. Atropelló a una decena de sus enemigos, levantando una nube de humo a su alrededor. El manakete se levantó con prisa, y para sorpresa de todos, lo primero que hizo fue estornudar con fuerza. Después rugió a sus enemigos, rugió directo a sus caras. Medía tres metros, y aunque apenas superaba el tamaño de un edificio, seguía siendo de temer por sobre todas las demás criaturas salvajes. Pero pronto comenzaron a amenazarlo con lanzas y flechas, sobre todo flechas. Las odiaba más que nada, se las inscrustaban como un millar de espinas en sus partes más blandas. Volvió a rugir molesto, sacudiendo su cola de un lado a otro para alejar a sus enemigos.

Temía lanzar fuego, dado a que pronto comenzaron a entrelazarse soldados de Senay con los emergidos. Levantó la cabeza, ojos entrecerrados por precaución. Observó algo que, incluso como dragón, logró estremecer su cuerpo por dentro. Había una balista postrada en lo alto de una torre, la cual apuraban por apuntar en su dirección. Aquello de verdad le haría daño si la dejaba. ¿Iba a lanzarse a ella para pararla? No, estaba a punto de atravesarlo entero.  Se lanzó hacia atrás, esquivando el proyectil por la punta de sus garras. Respiró agitado y rugió en esa dirección, todavía atosigado por sus enemigos más pequeños, quienes no podían dejarlo en paz.

-¡Que chiste! -apareció su voz entre los gritos de guerra y de dolor. Solía perderse en escenarios como ese, pero por una vez intentó reafirmar su voluntad con sus palabras. Debía pensar, ¿Qué iba a hacer ahora?


Última edición por Azazel el Vie Mar 06, 2020 8:14 pm, editado 2 veces
Azazel
Azazel
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
Elixir [3]
Tónico de Resistencia [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Support :
June [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Piedra%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] R5AMTTX

Gold :
257


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Bankotsu el Sáb Ene 25, 2020 2:58 pm

Finalmente, con el arquero muerto, pudo ver como su nuevo y temporal aliado se transformaba en una masa voluminosa de carne, músculos y escamas. Definitivamente había visto más de una vez la transformación en su vida e incluso de seres más grandes, pero eso no le quitaba el asombro y el entusiasmo al ver un Manakete tomar forma ante sus ojos. -¡Sabia que seria divertido pelear a tu lado, amigo!- exclamó y soltó una risa al mismo tiempo que esquivaba una lanza que tenía toda la intención de atravesarlo. Bankotsu era rápido, esa era su ventaja, y pensaba aprovecharse de eso lo más que podía. Giró sobre su propio eje para desarmar al adversario y encestar otro ataque directo a su pecho con su espada. Éste rival en particular parecía haber salido de un enfrentamiento contra otro soldado ya que cayó rápido a sus pies de un solo golpe. Bankotsu chasqueó la lengua en disgusto ante haber tenido un enemigo debilitado tan pronto, normalmente pasaba más adelante en la batalla.

A partir de ese momento nada podía parar el ambiente convulso y desenfrenado del campo de batalla, era puro caos, no había otra forma de describirlo y es así como debe ser la guerra. Emergidos y soldados por igual lanzando ataques, lluvias de flechas en dirección al Manakete y cualquier miserable que estuviera a su paso, las prioridades de los enemigos estaban claras y eran obvias. El Mymirdon se abrió camino derribando varios contrincantes menores hasta llegar a los pies de la bestia escamosa cuando ésta esquivó, casi que por nada, el ataque de la balista. Rápidamente miró a ambos lados antes de saltar sobre la cola de su nuevo aliado, con varios saltos más logró trepar hasta el final (evitando de pura suerte y con un poco de equilibrio caerse por los movimientos del otro) y llegó a su espalda, acercándose a paso ligero hasta su cuello con la pura intención de ser oído entre el caos -Ey, amigo, mirá, tengo experiencia trabajando codo a codo con los tuyos, tenemos que destruir esa balista- hizo una pausa para, con su espada, reflejar un ataque de una flecha molesta -¡Tenemos dos maravillosas opciones! O derribas esa porqueria con tus toneladas de cuerpazo o me lanzas por los aires para llegar hasta ellos y cagarlos a golpes- sonrió -¡Ambas son emocionantes!- y quizás estaba dándole demasiada energía a sus palabras pero era la verdad, las punzadas de adrenalina pura no podían evitarse mientras las mismas pasaban por su cuerpo sin control.

Bankotsu le dio un ligero golpecito en el lomo y se enderezó completamente, ya que había tenido que agacharse para poder hablarle de cerca a él, y empezó a reflejar ataques aéreos. No sabía a qué o a quién agradecerle pero no habían hechiceros en ésta ocasión y eso era un alivio porque no podría reflejar golpes mágicos, solo flechas. Y quizás alguna jabalina. Hablando de jabalinas, una volaba directo hacía su dirección y él la golpeó con más fuerza de la necesaria -¡Mientras esté en tu lomo no dejaré que te toquen a distancia, escamoso!- rió divertido. Había pasado un buen tiempo desde que peleó junto con Zoe y la práctica sería más que bienvenida. Para el joven hay algo casi que enigmático y energizante en formar parte de un patrón de combate con otra persona o criatura que es tan distinta. Su hermana siempre era de tener mucha resistencia en las peleas, el se encargaba de ser esa ráfaga de energía cortante (literalmente a veces) que peleaba con poca elegancia pero muchísima velocidad, garantizándose mutuamente complementación y defensa. Se preguntaba cómo sería pelear junto con éste sujeto y qué tan acostumbrado estaba a ello. Quizás debió haberle preguntado su nombre ¿no? ¡Qué descortés! Se juró recordar preguntarlo luego de matar a los Emergidos, si es que sigue vivo para entonces.
Bankotsu
Bankotsu
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Cazarrecompensas

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Jm5byz1

Gold :
291


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Azazel el Vie Mar 06, 2020 9:33 pm

Desde esa posición, poco podía hacer. Sus aliados jamás le advirtieron del peligro inminente que acarreaba esa torre, ¿O quizás sí lo habían hecho? Ya lo había olvidado. Los ataques que lo atosigaban tampoco le permitían ponerse a recordar. Comenzaba a confundirse, a  perderse, y ese descuido podía significar poco menos que la muerte. Atacaba con sus garras en todas direcciones, aventando a sus enemigos contra el suelo y contra sus propios aliados. No sabía qué hacer, por lo que miró hacia atrás. Podría… ¿Podría huir si quisiera? Y dejar esa estúpida batalla de lado…

El tren de sus pensamientos se detuvo, entrecortado por una voz que apenas reconocía. No podía verlo; su propia cornamenta le bloqueaba la vista. Sin embargo, antes que identificar su voz o su apariencia, distinguió su particular aroma de entre todos los que luchaban en el campo de batalla.

-¿¡Cómo!? -Azazel se sorprendía de lo poco o nada que podía percibir sobre su escombrosa espalda. Que aquel hombre apareciera de pronto cerca de su oído le había asustado legítimamente. Había tenido el valor de subirse al lomo del manakete como si fuera una verdadera montaña, ¿Y había dicho que tenía experiencia haciéndolo?

-¿Tú, volar, como los cuervos y los halcones? -Incluso si su boca permanecía inmóvil, de ella se pudo escuchar lo más parecido a una risa. Lo cierto era que su olor se le hacía similar a los primeros.-¡No sobrevivirás! -exclamó, aunque con un tono que daba a entender que la idea lo emocionaba.- ¿Y qué tal si hacemos ambas?

Azazel agachó la cabeza sin esperar una segunda opinión. Iba a echar a correr hacia la torre, y dejaría de ser, por el momento, un escudo de carne para los demás soldados de Senay. Sus patas pronto se abrieron camino entre sus atacantes, sin que hubiera cosa que pudiera parar su embestida.

-¡Admito que no puedo tirarla! -gritó. Incluso siendo tan grande, seguía careciendo de la fuerza suficiente para tirar una construcción más grande que él mismo. -¡Pero te acercaré a ella! -La balista volvió a disparar, pero Azazel saltó para esquivarla, estrellándose con casas y tiendas por igual, logrando recuperar el equilibrio para seguir corriendo y alcanzar, por fin, la torre.

-¡Depende de ti! -exclamó, viendo como un grupo de emergidos se había atrevido a perseguirlo aún. Entonces, acercó su cabeza a los muros de la construcción, esperando que fuera suficiente para que su nuevo aliado sorprendiera a los monstruos que controlaban la balista, mientras él se preocupaba de contener a sus enemigos en el suelo.
Azazel
Azazel
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
Elixir [3]
Tónico de Resistencia [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Support :
June [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Piedra%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] R5AMTTX

Gold :
257


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Bankotsu el Dom Abr 05, 2020 7:55 pm

Sobre el lomo de aquel gigante Bankotsu sólo podía sonreír -¡Yo ser sólo humano! ¡No volar pero si saltar!- explicó mientras, sin mucha sutileza, le tomaba el pelo al otro. Aunque, si es una bestia gigante… ¿podría decirse “tomarle el pelo” o tendría que decir “tomarle las escamas”? Independientemente de cuál fuera la respuesta a esa duda existencial, lo importante es que ahora estaba acercándose a esa balista que debía ser destruída sin importar qué. -Sobrevivir no es lo importante, mi querido amigo gigante, ¡lo importante es la pelea que hacemos en el camino!- rió mientras golpeaba una flecha lanzada en su dirección por algún arquero valiente, evitando que le diera. Se sujetaba fuerte del lomo de su compañero y trataba de que nada lo golpeara, por lo menos ningún proyectil. Los demás soldados, aliados como enemigos, no estaban tan locos como para intentar trepar como él.

Mientras más se acercaban al objetivo, la enorme balista siendo cargada con una enorme flecha por un conjunto de seis emergidos y otros cuatro para activar el dispositivo, más tenso se ponía el aire a su alrededor. -Si no podés derribarla habrá que- y se detuvo en medio de su frase para dejar escapar un chillido de sorpresa ante el salto del enorme Manakete. Bankotsu estaba acostumbrado a cosas así y es por eso que no cayó de inmediato, pero sí que tuvo que sujetarse con fuerza y por poco perdió el equilibrio. La suerte estaba a su favor ese día y logró mantenerse firme -matar a todos los que la manejan- terminó de decir -¡La próxima más vale que me avises, amigo!- y aunque sonaba como protesta también había un ligero tono de diversión en su voz. Se podía decir mucho del Myrmidon menos que no sabía encontrarle la diversión a cada situación.

Al quedar cerca de la torre con la balista y con los ánimos de su compañero, Bankotsu se lanzó desde su lomo directo sobre la enorme arma de asedio, deslizándose por la flecha gigante aún sin lanzar y cayendo junto a un grupo de soldados emergidos, con los cuales enseguida cruzó combate. No terminaba de tirar a uno al costado con el movimiento ágil de su espada que ya tenía otro lanzándose contra él. Lo rodeaban y él lo sabía. Sin prestarle atención a las consecuencias que algo así podría acarrear, retrocedió unos pasos para quedar cerca de la cuerda tensada del arma. Muchas zonas de la balista estaban protegidas por recubrimientos de acero pero la cuerda no podía estar tan dura así que, con un esfuerzo sobrehumano, cortó la cuerda y el aparato lanzó torcida a media fuerza la enorme flecha que tenía reposando en sí, cayendo sobre un grupo de emergidos, y algunos aliados, cercanos a una hilera de árboles. Como consecuencia, porque siempre hay consecuencias dentro de los actos irresponsables que uno pueda hacer, la cuerda suelta golpeó contra el Myrmidon, lanzándolo al lado opuesto, derribándolo con un golpe seco. El impacto le dejó una dolorosa herida en el abdomen pero por suerte su armadura le cubría el pecho -Mierda, como duele- gruñó, mientras sujetaba su zona herida con la mano derecha y empuñaba su arma con la izquierda.

Pero el peligro aún no había terminado, el impacto de la cuerda lo habrá lanzado lejos de los 10 emergidos cercanos a la balista pero no de los emergidos con los que ahora se topaba. Refuerzos aliados venían en camino, pudo divisar algunos soldados humanos acercándose, pero también pudo sentir con toda claridad la flecha perdida que le dio en el hombro izquierdo. -¡Esto es abuso de poder y de la ironía, hijos de sus madres!- se quejó antes de enderezarse para pelear contra un emergido que venía a la carga contra él.
Bankotsu
Bankotsu
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Myrmidon

Cargo :
Cazarrecompensas

Autoridad :
-

Inventario :
Espada de bronce [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Espada%201

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Jm5byz1

Gold :
291


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Azazel el Lun Abr 13, 2020 1:46 am

No recordaba haber en su vida luchado con un humano que enfrentara al miedo de esa manera, que hubiera conseguido confiar en él aún en su forma dragón, y que también poseyera una habilidad de ese nivel con su espada. Ni siquiera tenía la sensación de que hubiera ocurrido, como le pasaba con casi todas sus experiencias. ¡Era nuevo, completamente! Debería disculparlo si entonces le faltaban las palabras, no es que supiera concienciar la vida de un pequeño individuo sobre su espalda, y mucho menos uno tan embravecido con el enemigo, al punto de que en verdad comenzaba a creer que era indestructible. Le cedió su confianza, mirando tan solo de vez en cuando para comprobar que, efectivamente, el arma de asedio fuera inutilizada.

Alcanzó a escuchar un forcejeo en las alturas, momento en que la última flecha de la balista cedió. Azazel instintivamente se echó hacia atrás, temiendo al proyectil incluso cuando carecía de dirección y fuerza. Aquella cosa fácilmente podría haber acabado con su vida, o peor, volver a perderlo en el sueño eterno, en el vacío de su memoria inconclusa. Pensando en esto, ni siquiera se devolvió a mirar el daño que causó esa flecha sobre sus propios aliados. Las bajas que estaba sufriendo su ejército en esa batalla ya eran de por sí innecesarias. Si no fuera por la distracción que suponía el manakete, hacía tiempo habrían descubierto que tenían la desventaja y que, en esas condiciones, eventualmente perderían. ¿Qué clase de batalla era esa? Apretó sus colmillos, consciente de que la estrategia era, y siempre había sido, que él les sirviera de escudo. Y poco les importaba si ese escudo terminaba siendo un cadáver. Miró hacia atrás, al grupo de soldados que insistentemente se cubría en su sombra.

Por mucho que detestara su situación, no podía llegar a distraerse. Los emergidos lo circulaban por doquier, marcando distancia con sus lanzas y flechas. Atosigado, el manakete aguardó su aliento calcinante, colmando su tráquea de llamas. Miró las figuras de sus enemigos clavando sus armas sobre sus patas, arrimándose a su alrededor. Exhaló entonces, hundiéndolos en fuego. Sus llamas soleadas danzaron sobre sus propias escamas sin hacerle daño, calcinando a esos monstruos hasta convertirlos en cenizas. Un poco de humo escapó por sus orificios nasales al resoplar, acordándose, de pronto, de su pequeño aliado en la torre. El hombre de la espada… ¿No estaba allí? No podía ser que lo hubieran vencido. Sus ojos, brillantes y dorados, buscaron incesantes su figura en el campo de batalla. Tan solo pudo encontrarlo al oír voces ajenas, dirigiendo su cabeza en esa dirección. Azazel pronto descubrió que había sido mal herido.

Intentó acercarse lo más posible, aprovechando su envergadura y la potencia de su voz para dirigirle la palabra.

-¿Cómo es que no quieres sobrevivir, si sigues peleando? -le habló, alzándose por sobre la batahola de aceros. Su voz volvía a tener ese tinte de diversión en sus palabras . No quería admitirlo, pero encontraba más diversión en acompañar a su extraño “amigo” antes que ayudar a las fuerzas de Senay. Azazel entonces estampó su cola contra el suelo, levantando una nube de polvo a su alrededor. Después comenzó a buscar a sus enemigos con sus garras, hiriéndolos de gravedad.- ¡Vamos, lucha! ¡Aún no matas a quienes prometiste! -lo incitó a combatir.
Azazel
Azazel
Afiliación :
- SENAY -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Guardia Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dragonstone [2]
Elixir [3]
Tónico de Resistencia [1]
Pócima Entumecedora
.
.

Support :
June [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Piedra%202

Experiencia :
[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] R5AMTTX

Gold :
257


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel] Empty Re: [Campaña de liberación] Situación no calculada [Priv. Azazel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.