Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Vie Nov 01, 2019 10:55 pm

Era época festiva en la mayoría de tribus de Sacae, y, siendo aquel día luna llena, los Khirin no iban a ser menos. Bajaban de su vida más corriente en los escasos bosques de Sacae a las extensas y descampadas planicies. El festival de luna llena implicaba una vasta área donde hacer arder el gran fuego funerario para que todos aquellos miembros fallecidos durante el mes fueran consumidos por la fuerza que les hacía particulares. Humanos y equinos, así vivían juntos, siendo un lazo mucho más fuerte que la propia en su cultura. Pues eran seres independientes, uniéndose en un mismo propósito de convivencia, de ideales. Ni siquiera se podría decir que dentro de esas familias fueran cercanos. Pero todos adoraban a aquellas criaturas, los cuidaban y viajaban con ellos. Los caballos representaban la fuerza suprema, guiados por la "diosa" a la que ellos respetaban; una unicornio, la diosa Khirin, dueña del nombre de dicha tribu, los únicos en venerarla. O más bien los únicos que sabían de su "existencia", desde tiempos ancestrales.

Khigu, la única miembro en nacer maldita, o más bien... Simplemente con la mala suerte de salir albina, pasó casi toda su vida, infancia incluída, mortificada por este hecho; ignorada, insultada, juzgada... Los Khirin siempre habían sido gente supersticiosa, hasta ella misma no podía evitarlo de vez en cuando. Tanta era la ironía que también, por costumbre, se le escapaba juzgar por las apariencias, aunque eso era algo que siempre detestó. "De lo que se come, se cría", dicen. Mas por suerte ella al saber que le faltaba algo, tenía otro tipo de hambre, un hambre insaciable de conocimiento, de mundos y culturas nuevas, de historias reales. De gente que no era como su tribu, de gente especial que la tratara por fin como a un igual.

Ella volvía a estar allí. Había pasado tiempo, ¿quizás una buena primavera? Desde poco después que se había encontrado con Lyn en Lycia, y poco después se había ido de viaje por otros continentes. El naufragio, la búsqueda en Tellius, el regreso a Regna Ferox y el torneo... Allí habían pasado tantas cosas, que no sabía qué de todo destacar, pero sí el resultado: se había vuelto a Elibe, pero no había pisado Sacae. Acompañaba a Lyn, de nuevo, y a la clériga Luzrov, ahora su amiga. Había sido un sin parar de aventuras, y todo porque había decidido seguir el camino de su mejor amiga. Khigu jamás pensó que su vida volviera a dar tantas vueltas en tan pocas lunas. Pero allí estaba, y no para quedarse. Había ya decidido que sería la última vez, la última noche en la que combatiría como una Khirin, en la que festejaría como una Khirin. Ni siquiera podía perder mucho tiempo allí; su destino actual era llegar hasta Sindhu, para traer de vuelta a Luz hasta Caelín, en donde la salvaje entrenaba con las tropas de Lyn.
Pero lo disfrutaría. Por hoy, no era viajera, ni cazadora, ni guerrera, ni comandante. Sólo volvería a ser Khigu la Khirin.

Así pues, aquella tarde de preparativos se dirigía a uno de los terrenos aledaños, rocosos, pues necesitaba recoger pedruscos para delimitar el fuego y también servir de asientos para aquellos espectadores que no participaran en el torneo del festival. Escogía aquel lugar algo alejado y poco transitado por nómadas, precisamente, porque no le gustaba trabajar junto a los demás de su tribu. El ambiente allí era hasta mágico, desértico, a pesar de toda la naturaleza salvaje que lo rodeaba. Ni ella misma en todos esos años en Sacae podría jurar si había pasado por allí alguna vez, pero sólo lo recordaba como lo que creía que era; un simple lugar rocoso.
 
Vestida ya con los harapos tradicionales, igual de frescos como los que solía usar --quizás hasta más reveladores, pues traía sus piernas y brazos destapados--, se sentía incluso algo extraña, siendo que hasta el día anterior llevaba una especie de "armadura" ligera y de cuero, más tapados a las ropas de guerrera que siempre había traido, a petición de Luzrov, y como consecuencia de su posición actual. ¿Quién lo iría a decir? Aún así, esas ropas Khirin mostraban los restrojos de algunas vendas aquí y allá, aguantando un par de parches por un lado de su espalda. No era nada en comparación a cómo había salido del torneo, y habían pasado ya meses, pero gracias a que Luzrov se había estado encargando se sus heridas, ya estaban curadas. Solamente estaban así porque quedaba terminar de protegerlas del sol, ya que ese par de cicatrices habían sido las ampollas más graves de todas la quemaduras que había sufrido, y que Khigu tendía a descuidar, bien por sí misma o bien porque se volvía a esforzar cuando no se lo recomendaban.
Más allá de eso, sólo su usual cuerno y una coleta alta recogía su cabello, en el cual decoró con la pluma de uno de los pegasos con los que combatió en Ilia.

Se adentró entonces, viendo cuales eran las mejores rocas para cada cosa y comprobando su peso, para saber cuántas podría cargar de vuelta a la vez. Pero entonces, escuchó un ruido, un grito. Más bien, un relincho de una de las criaturas que tanto conocía. ¿Qué hacía un caballo por aquellos lares? Más bien... ¿Qué es lo que había allí de más? Porque aquel tipo de relincho, era uno que denotaba agresión contra algo. Corrió a donde estaba teniendo lugar el suceso desconocido.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Dom Dic 01, 2019 7:10 pm

¡Has sido UN NECIO acercándote a este lugar! – exclamó el Hechicero con un alarido espeluznante que reverberó por todas las piedras del lugar. Su posición corporal era imponente y llena de poder otorgado por las Energías Arcanas, como si fuera un verdadero conducto viviente de su voluntad, incomprensible para la mayoría de seres humanos que no oían su llamada. Señaló con potencia al ser que se negaba a obedecerle y continuó diciendo con voz grave – ¡Hoy las propias tinieblas se darán un festín con tus entrañas! ¡Siente el PODER ILIMITADO de mi Señora y cae en la más oscura desesperación! – su mayor compañero en este mundo, el tomo de Magia Arcana Náströnd, refulgía con energías taumaturgas. Situado como estaba estratégicamente en su brazo izquierdo, la única percha que aceptaba, era un bastión y ejemplo imponente de los catalizadores de la Oscuridad: una visión completamente avasalladora. Desde ahí, Náströnd servía también como un aviso a su enemigo que, aquí y ahora, se estaba enfrentando a fuerzas que escapaban a su entendimiento – ¿Puedes notar las frías garras de la muerte apresándote el corazón? – con la mano libre, el Hechicero hizo el ademán de una garra aplastando algo que había, con su palma hacia arriba. Un espectáculo que podría helar la sangre de cualquier humano suficientemente supersticioso… y cualquier mago que tuviera conocimiento de lo que tenía entre sus manos. Era un último aviso para su oponente: o salía corriendo de ahí o iniciaría el combate mágico que tanto parecía ansiar. Y al ver que ni siguiera daba un paso atrás, Sindri exclamó a pleno pulmón – ¡Sufre, mortal, puesto que mi magia te va a obliterar! ¡A OBLITERAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAR! – y, acto seguido, comenzó a canalizar un hechizo. La Magia Arcana comenzó a arremolinarse alrededor de los dos seres que había en aquel lugar e incluso el suelo mismo tembló ligeramente al condensarse una magia tan antigua como el mundo…

Pero eso le dio igual al caballo que tenía delante, puesto que se lo quedó mirando con cara de circunstancias. Bueno, también soltó un señor relincho.

¿Qué había hecho él para merecer eso? Recapitulemos un poco.

Sindri había llegado a Sacae en busca de… algo. No lo sabía. Realmente no tenía ni idea de lo que buscaba, salvo que buscaba algo que hacer durante un tiempo. ¿Vacaciones? Algo así, volvía a Elibe tras una serie de tensos combates que acabaron coronándolo, contra todo pronóstico habido y por haber, en el Campeón de la Arena de Regna Ferox. Oh, y cómo olvidar la subsiguiente aventura en la lejana tierra de Nohr, aventura en la que había tenido la oportunidad de conseguir un libro de inimaginable poder que ahora mismo portaba bajo el brazo (más que nada porque no le cabía en su zurrón). Merecía un descanso. Un descansito. Que fueran otros los que se ocupasen de las cosas que debían ser ocupadas. Y, justo por eso, el muchacho había recorrido el pesado y largo camino desde Akaneia hasta las bellísimas tierras de Elibe. “Hogar, dulce hogar”, diría si hubiera algún lugar en este mundo que pudiera calificar como tal.

¿Que qué hacía en Sacae de todos los lugares posibles? Bueno, Lycia e Ilia estaban completamente descartadas por motivos obvios teniendo en cuenta su pasado. Estaba seguro que no quedaba mucho de Bern que visitar y Etruria no era más que un fantasma del pasado. Eso facilitaba mucho cualquier decisión que pudiera tomar. Además, el muchacho recordaba con pleno detenimiento una conversación que tuvo hace bastante tiempo en las níveas planicies de Ilia, una conversación sobre costumbres, lenguas antiguas y creencias de los nómadas de Sacae. Curiosidad era lo que le había llamado hasta las tierras llanas del país, que recorrió durante varios días de enclave en enclave, tratando de conseguir información sobre cualquier nómada que estuviera cerca. Pero resulta que los expertos en trasladar su hogar de un lugar a otro eran más rápidos cruzando el camino que conocían como la palma de su mano que un extranjero que insistía en dormir unas diez horas cada día. ¿Quién lo iba a decir?

Así pues, tras un día entero de persecución de un rumor que oyó hace casi media semana, Sindri decidió tomarse un descansito sentándose al amparo de… rocas. No había mejor manera de describir el lugar en el que estaba, quizá porque no había mucho que describir en Sacae. Eran unas rocas. Algo puntiagudas, pero tampoco mucho. El bibliotecario tampoco era geólogo, por lo que para él no eran más que planchas de piedra de tiempos immemoriables que era mejor dejar donde estaban. Pero mira tú por dónde, una vez que abrió su paquete de galletas marineras (“¡Tan comestibles hoy como en seis meses!” o, lo que es lo mismo, no mucho) encontró que tenía una visita. Una visita equina. Un caballo marrón con cuatro patas, una cola, una cabeza, dos ojos y dos orejas lo estaba mirando fijamente. Seguramente alguien que supiera más de caballos que él podría identificarlo más, pero para el urbanita no era más que un ejemplar de equus ferus caballusShoo. Largo. Fuera. – un Hechicero era tan amigo de compartir cualquier cosa como lo era un gato. Y cualquiera que hubiera pasado unos… digamos cinco minutos en la compañía de un minino sabrían lo poco dados a la generosidad que eran esos animales.

El animal que había ahí, por su parte, no se inmutó lo más mínimo. Lo siguió mirando fijamente, a él o a la comida que tenía en sus manos – ¿No tienes nada mejor que hacer? ¿Zanahorias que comer? ¿Cosas que perseguir? – mencionó desconfiadamente mientras entornaba los ojos. Quizá la comunicación verbal no era la mejor manera que un equino te entienda, por lo que Sindri movió su mano libre un poco como para espantarlo – ¡Vamos! ¡Fuera! No voy a darte ni un pedazo. Laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaargo de aquí. ¡Fus! ¡Fus! – pero toda respuesta del animal fue dar un paso hacia él – Ni se te ocurra dar otro. – pero el caballo dio otro sin cambiar la expresión – ¡Largo! ¡Dudo que esto sea siquiera sano para ti! – el bibliotecario se levantó con suspicacia y se guardó la comida en el zurrón para, una vez hecho eso, mostrarles las palmas de sus manos completamente vacías – ¿Ves? Ya no hay nada. Me lo comí todo. Ya puedes irte. – pero el caballo no se dio por aludido y siguió acercándose más, y más, y más. Y el muchacho, sin muchas más opciones y con cero conocimientos de cuidado equino, no se le ocurrió más que amedrentarlo como haría con un enemigo en el campo de batalla.

Lo que, como hemos podido comprobar, no surgió ni el más mínimo efecto.

Completamente derrotado, el bibliotecario ni siquiera llegó a completar el hechizo y lo hizo desvanecerse antes de ser canalizado a través de Náströnd. Si eso no servía tendría que emplear el arte prohibido de defensa contra animales salvajes, una técnica conocida solo a unos pocos que todavía vivían en aquel mundo – ¡Por las barbas de Atos! ¡¿Alguien puede salvarme de este animal?! – gritó al cielo y a nada en concreto. Sin embargo, el caballo se limitó a relinchar. No había piedad en su mirada.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Vie Ene 03, 2020 12:33 am

Podía identificar cómo por el relincho del animal, éste estaba molesto, casi como si lo hubieran ofendido. Y al no escuchar a otro caballo, descartó la idea de que fuese una lucha equina. Así que o era otro animal --algo altamente dudoso debido a la geografía del lugar--, o algún humano... En el peor de los casos, emergido, así que se acercó con cautela entre las rocas tras subir los pequeños desniveles del terreno, preparada para saltar a la pelea en cualquier momento.

- A ver quién es el imbécil que... -murmuraba para sí misma. Y, una vez se acercó algo más, pudo también escuchar una voz que ya le sonaba familiar. Al asomarse detrás de los causantes de aquel barullo, pudo confirmar que se trataba de una persona... Aunque no se pudiera decir que fuera alguien normal.
Porque por una vez, el motivo del brillo de sus ojos no era por ver un caballo que desconocía, si no la presencia, la figura y la voz, de aquel que había sido clamado por ella y por toda Regna Ferox como "el más fuerte"; Sindri, reconociéndolo finalmente.

¿Qué hacía allí? De todas las cosas que se podría haber imaginado... En aquel preciso momento y lugar, de ser una persona non-grata hubiera jurado que andaba persiguiéndola. O quizás a posta por otros motivos... ¿A no ser...?
Pero, aquel no era tiempo para gastar sin hacer nada, y no precisamente por la situación en la que se encontraba el dichoso.

Sin decir ni una palabra, salió de detrás de la enorme piedra, agarrando al pelimorado con un brazo alrededor de su cintura y jalándolo hacia atrás. Se apresuró ya que había visto cómo el equino comenzaba a patalear en el piso, visiblemente enfadado y apunto de colocarse a dos patas para atentar un golpe contra el hechicero, pero fallando justo en el momento.
Khigu dejó salir un suspiro, y soltó el cuerpo del hombre ahora que estaba a salvo, aún no mirándolo; pues dirigía su vista al animal, que seguía relinchando y se acercó nuevamente hacia ellos, con las mismas peligrosas intenciones.

Pero esta vez, nada más el caballo se levantó sobre sus patas traseras, relinchando, la peliblanca aprovechó y se interpuso en su camino, justo debajo de él, para agarrarlo al descender y detenerlo con sus solos brazos y empujó con fuerza hacia él. El caballo era joven pero aún así era fuerte y más grande que cualquiera de ellos dos, pero la mujer aguantó. Sabía que utilizar la fuerza física propia de tales criaturas sagradas era la única solución para ganar aquella lucha y hacerle saber al animal que ella era más fuerte, que debía calmarse ante su mando, como si se tratara de un semental mayor, de un caballo alfa al que seguir.

Sin dejarlo aun posar sus patas delanteras o podría retomar con más fuerza, el equino seguía pataleando en el aire, en una de estas Khigu recibió una patada en la mejilla de la cicatriz. - ...! - había sido un fuerte golpe, pero eso no fue el motivo de su silencio repentino. Aunque finalmente chasqueó sus dientes y volvió a mirar al animal, centrándose en restringir sus movimientos...
Al fin y al cabo prefería mil veces la pezuña de un sagrado animal en su cara, que la verdadera causa real que había sido. Hacia ya un año.

Por unos segundos más, ella siguió siendo ligeramente arrastrada por la tierra, hasta que finalmente el caballo pareció calmarse un poco más, al menos no en la medida de lo violento, y se bajó hacia atrás, sacudiendo la cabeza mientras resoplaba. La albina entonces dio unas suaves palmadas en el aire, colocándose a un lado del animal, para captar su atención. - Sooo... Vale... ya está... -le dijo en un tono relajado, mientras se rebuscaba con una mano en la bolsa a su espalda, manteniendo la otra a la vista del caballo. Por suerte tenía algo de trigo que se había llevado para masticar y lo sacó, dándoselo después de dejar que lo olisqueara. Aquel comportamiento le había hecho saber que la criatura solamente estaba hambrienta.
- ¡Eres un muchachito muy bravo! - exclamó acariciándolo en el hombro, dándole unas palmaditas para que se fuera. - Ea, ahora sigue tu camino.

Sin borrarsele el buen humor, miró hacia atrás, frotándose la mejilla golpeada con la palma de su mano, pero aún así no pudo evitar esbozar una sonrisa amplia, de estas que mostraban sus fauces casi afiladas como si de una bestia se tratara... Pero era Khigu. - Heh... ¡eso dolió! ¿Me pregunto si lo habría soportado el señorito campeón~?

Aunque no sabía si el impulso había sido por evitar que acabara herido o por lucirse frente a él, en cualquiera de ambos casos era suficientemente vergonzoso admitirlo. Así que trató de esconder con aquel gesto su rostro sonrosado, tras mirarlo finalmente, después de tanto tiempo.
Y más teniendo en cuenta lo de la última vez.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Vie Ene 24, 2020 5:10 pm

¡Menuda mala educación! ¿No le enseñó su mamá yegua a no piafar a extraños? – el Hechicero lanzó un dedo acusatorio al equino que estaba bastante lejos de tranquilizarse. Pero eso no le importaba mucho a Sindri para quién los caballos eran poco más que animales de tiro y nunca había sentido mucho aprecio por ellos. De hecho, al Hechicero no le hacían especial gracia la mayoría de animales salvo los gatos, los perros, las cabras, las ovejas, las vacas y, por raro que parezca, las ardillas. El resto de animales estaban… ahí. Ellos cumplían sus funciones. Sindri las suyas. Se respetaban desde la distancia y tal, no había mucho que decir al respecto. Pero aquel caballo… aquel caballo… aquel caballo se estaba pasando ya de castaño oscuro – Si quiere guerra la tendrá, créame. Me he enfrentado a wyverns solo. ¡Wyverns! Mírese, si usted no tiene ni escamas ni fauces. ¿Quién se cree que es? – quizá discutir con un animal no se considera el colmo de la cordura pero, siendo sinceros, ¿Qué otra cosa podía hacer ahí? Llevaba días y días sin ningún tipo de compañía y le hablaría a una piedra de considerarlo oportuno, necesario o simplemente entretenido. Y si era menester, le dibujaría una carita a la roca. No es que tuviera muchas opciones para divertirse en aquella planicie sin fin que se extendía durante quilómetros y quilómetros y jugar al veo-veo contigo mismo se volvía aburrido tras cuatro horas sin parar.

Oh, ¿Con que quiere jugar rudo? ¡No más Sindri el Amable, pues! – mencionó con decisión tras ver que el animal no se allanaba y parecía más que dispuesto a comenzar un combate. El ex-bibliotecario se arremangó y dio un par de pasos determinados hacia la bestia embravecida totalmente preparado para darle una somanta de palos suficiente para que aprendiera quién mandaba ahí cuando notó una fuerza irresistible en su cintura que lo catapultó hacia atrás. Se dejó llevar, aquello le había pasado veces y veces y veces durante los últimos años y pronto aprendió que lo mejor era no luchar contra los envites del destino y dejarse llevar. Aprender a caer para aprender a levantarse, todo muy poético sí, pero la costalada que se ganó el muchacho hizo que perdiera el poco aire que tenía en sus pulmones y se retorciera brevemente en el suelo hasta que los colores y formas se alinearon unos con otros y pudo ver lo que estaba sucediendo – ¿Guerrera Khigu? – preguntó al éter tras reconocer la figura que estaba lidiando con la bestia encabritada. ¿De dónde había salido? – Tenemos que dejar de encontrarnos así. La gente hablará. Habrá rumores. – y desde el suelo rio secamente un poco antes de ser interrumpido por un brote de tos. Una vez amainó y pudo respirar tranquilo, el extranjero medio inspiró medio suspiró y trató de incorporarse poco a poco y sin ningún tipo de prisa.

Tras levantarse pudo advertir cómo la mujer se ganó una verdadera coz en la cara, lo que hizo que Sindri se contrajera de dolor en solidaridad con la mujer. Pero ella, lejos de amedrentarse, soportó el golpe sin inmutarse y pareció acabar calmando al animal de alguna manera desconocida para el buscador de las Artes Arcanas – Ah, muchas gracias, pero tras enfrentarse a lo que se esconde en la Oscuridad uno pierde el temor a todo lo terrenal, como a ese caballo. – comentó mientras se frotaba las lumbares con algo de dolor residual. Caerse nunca era plato de buen gusto para nadie, al fin y al cabo, y sólo tenemos dos riñones que cuidar durante toda nuestra vida – El señorito campeón soportó dos ataques a quemarropa de una espada mágica y varios hechizos de alto nivel. Creo que una coz o dos no habrían hecho ni mella en él. – puso los brazos en jarras e hinchó el pecho en símbolo de orgullo, quedándose así unos instantes antes de llevarse una mano al mentón y mirar al cielo durante unos instantes – Creo. Quizá ha hecho usted bien de quitarme de encima al animal. – nunca llegó a enfrentarse a nadie que llevara una montura y no estaba seguro que le hubiera ido bien. Eso era una especie de dos contra uno, ¿verdad?

Tras unos instantes se llevó la mano a la nuca y la frotó levemente a pesar de no tener ningún tipo de daño, como si acabara de recordar algo. Oh, y tanto que lo recordó. Algo que sucedió durante el Torneo de Regna Ferox entre él y la señorita que la casualidad había portado delante de él. Un silencio incómodo se instauró en el lugar, al menos para el dicharachero Hechicero que siempre intentaba espantar la falta de sonido con todo tipo de conversación por muy banal que sea. Sí, decir algo sonaba una buena opción – Bueeeeeeeeeeeno. Sí. Bueno. Así que está usted aquí, ¿sí? Yo también lo estoy. Qué casualidad, ¿verdad? – ¡Magnífico! ¡El hielo roto con la gracia y la distinción de una almádena! Miró en derredor, tratando de aferrarse a algo en concreto. Campo. Cielo. Piedras… – Y… bueno… pues… ¿Qué le trae a estas… piedras? ¡Sí, eso! ¿Qué le trae a estas piedras tan extrañas de aquí, Guerrera Khigu? – eran unas piedras extrañas, de eso no había ninguna duda. Viendo que no había ningún tipo de distracciones cerca, Sindri guardó Náströnd con todo el cariño del mundo en su bolsa para sacar de ella a la vez el paquete de galletas – ¿También ha hecho una pequeña parada para almorzar? Parece un lugar tan bueno como cualquier otro para hacerlo. – fijó su mirada en la faz de la mujer y frunció en entrecejo al advertir los estragos del golpe del animal… al fin y al cabo se había llevado aquella coz por su culpa, ¿verdad? Con parsimonia se llevó la mano libre a la espalda y alcanzó su báculo rojizo de Heal – ¿Requiere de atención para ese golpe? Atención sanadora. Atención sanadora mágica. Ando practicando la magia curativa, ¿sabe? Curárselo me vendría bastante bien para practicar un poco. – lo mínimo que podía hacer era ofrecerse a sanar, a pesar que no se le diera muy bien y tampoco pudiera hacer muchas virguerías todavía. Pero por algo se empezaba, ¿no?
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Mar Mar 24, 2020 12:38 am

No pudo evitar carcajear un poco ante aquella respuesta. Era Sindri, al fin y al cabo. - Sí, lo vi. -admitió, pese a que esa vez estuviera más vendada que una momia, y escondida en las primeras gradas con el orgullo dañado- ¿No te dije que eras fuerte? -asintió- Pero sólo recordé que no se te daba... "lidiar" con los caballos.~ -Fue un comentario breve, en una conversación  que tuvieron meses atrás, pero se acordaba. No porque la memoria de la albina fuese la gran cosa, pero más bien porque el encuentro con el hechicero le había dejado mella. - ¡Hahaha! Lo que ya no sé si es peor lidiar conmigo... -cierto, ¿qué había querido decir recién con lo de... "dejar de encontrarse"? Lo había escuchado, pero al estar concentrada en los gestos mientras se enfrentaba con el joven caballo, su mente no lo procesó bien hasta ahora. - Oye, ¿de qué rumores hablabas? Acaso... ¿te molesta que... -¿la vieran con ella? ¿Porque le causaba vergüenza ajena por el aspecto de ella? ¿Porque había perdido patéticamente frente a él, el campeón, a la vista de todo Regna Ferox?- Como sea, da igual. -negó con la cabeza, desechando cualquier idea que pudiera afectar al encuentro del presente. Sí, de nuevo, aquella era solamente Khigu, no debería importarle lo que dijesen los demás... ¿Pero a él?

Por suerte, ésta vez fue él quien dio el paso para romper aquel silencio. Era extraño, Khigu siempre se atrevía a comentar cualquier provocación, pero... era la primera vez que le pasaba ésto. Mentira, no era la primera vez, pero sí que era una situación que hacía años que no tenía, ¿de qué se trataba y cuál era el motivo? Al menos, se había puesto contenta por ver como Sindri seguía interesado en darle conversación a ella. - La verdad es que... sí. -comentó, con visible sorpresa y confusión. Sobretodo porque de todo el tiempo que ella podría haber pasado en Sacae anteriormente, justo tenía que ser aquel día que estaba de paso por su antiguo "hogar"- No imaginé que nuestro próximo encuentro sería hoy... aquí. ¿Qué haces por Sacae? ¡Ah! No me digas... ¿viniste a escribir esas cosas tuyas sobre los nómadas? -supuso, con una sonrisa media cómplice y media traviesa. ¿Habría seguido finalmente su "consejo" de seguir hacia delante sin más, viajar a donde fuera?

- ¿¿Yo?? Ehh... -eso sí era extraño, que le preguntara qué hacía una nómada en su tierra natal, como si el hechicero hubiera adivinado que estaba ahí de paso y no porque todavía viviera allí- ¿Qué no me podría traer? Son piedras, ¡así que vine a buscar piedras! -pero aquello quizás sonó demasiado estúpido hasta para ella, así que soltó una inevitable risita corta que había intentado aguantar- ¡Pff...! No es común encontrar páramos así por aquí, ¿verdad? -continuó riendo un poco entre frase y frase. Aunque ahora que lo mencionaba... sólo se había traído aquel trigo para mascar que ahora andaría en el estómago del caballo, así que la vista se le desvió hacia aquellas galletas. Pero entonces, vio como el muchacho también sacaba otra cosa de su espalda. Algo muy parecido a lo que portaba una de sus amigas, quien la había "obligado" tanto a ser curada que se había acostumbrado a él; un báculo de sanación. ¿Qué hacía Sindri con eso? ¿Que acaso no le bastaba con aquel poder extraño que en su día le demostró?
- ¿Ah? -por instinto, se tapó la mejilla. Aunque cualquiera ya la hubiera visto, era como una acción reflejo siempre que quería ocultarle alguna a Luzrov, una acción evidente y nada discreta. Pero aparte de no gustarle ser sanada, tampoco le gustaba que su amiga perdiera el tiempo en tonterías como esas, cuando podría atender mejor al resto de la tropa en sus campañas. Khigu estaba acostumbrada a los golpes, cortes y cualquier tipo de herida grave; era por eso, al fin y al cabo, que su cuerpo era un mapa de cicatrices. - No es nada, pero... -Sindri estaba hablando de práctica. Así que, ¿estaba aprendiendo sobre ese tipo de magia también? ¡Menudo erudito! Lo miró unos segundos, pestañeando un par de veces; de verdad le parecía que quería hacerlo, aunque no era una mirada como la de Luz, más bien le recordó a los soldados de Caelin, pidiéndole a la albina no más práctica. Sólo que en el caso de Sindri era "sí a la práctica". Y, sí, si bien siempre había compartido el ideal que todo el mundo aprendiera de forma independiente, de no hacer favores ni ayudar a nadie. Quizás... estaba cambiando, sin ella misma darse cuenta. Así que entre eso y que seguramente la misma Luzrov le regañaría si la veía con aquel golpe encima de la cicatriz cuando se encontraran, ¡no pararía de darle la lata con la charla sobre el cuidado de las cicatrices! - Grrñ... -Sacudió la cabeza, definitivamente no era algo para tanto. Era un golpe, no una herida, un entrenamiento para aprender, nada más... y era Sindri. Había visto lo bien que se había curado sus heridas. Suspiró. - Está bien, supongo. -contestó, aunque algo de morros. Entonces se acercó a él, aproximando su rostro, dejándolo quieto dándole ese lado de su cara. Pero mantuvo su mirada dirigida a él y a lo que hacía.

Esa situación, de nuevo...

¿Qué podía hacer para no pensar más en ello? No soportaba ser curada, era un hecho. Ni siquiera terminaba de saber por qué diablos le dejaba a Sindri, siendo que en aquel aspecto era más "fiel" a Luz... No, no temía a nada, no tenía nada que perder. Necesitaba, sin embargo, una distracción. ¡Eso era! Una broma como las que le hacía a la santa. - Aunque preferiría un beso de sana-sana~ -Luz siempre ignoraba aquella clase de bromas, pero con el pelimorado... es decir, ¿qué podía salir mal?- Hmm... Es verdad, ¿quizás nos encontramos tantas veces así porque te atraigo y no puedes vivir lejos de mí? -continuó la broma, era más divertido esperar su reacción que la sanación.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Sáb Abr 18, 2020 5:10 pm

Ah, bueno es saber que tuve audiencia de honor en mis combates. Quizá incluso, en retrospectiva, compensa todo el dolor de las quemaduras mágicas por hielo, ¿hm? – mencionó el pelimorado con bastante buen humor llevándose ligeramente las manos tras la espalda. No se arrepentía de haberse enfrentado a alguien con una espada mágica, no, en absoluto. Cierto era que Eugeo de Altea no es la persona más amigable y abierta al intercambio dialéctico que ha encontrado en toda su vida, y decir que tuvo la ocasión de absorber ingentes cantidades de información sobre su combate también sería una soberana exageración. ¡Pero de todo se aprende! Y al menos Sindri podía jactarse de la experiencia de haberse enfrentado contra alguien con un arma sacada de una leyenda, lo que no era poco – Los caballos son otro cantar. No atienden a razonamientos de ninguna clase por mucho que se los simplifiques. Sólo entienden una cosa: el soborno. – movió la mano de izquierda a derecha de forma medio cansada. No confiaba en los caballos, pero… ¿Acaso era algo tan extraño? Simplemente había que echarles un pequeño vistazo para poder comprobar que no eran entes de fiar. Los ojos tan separados y siempre moviéndose… ¿Qué veían? ¿Qué vigilaban? ¿Qué sabían que tú no? – Y justamente decidí viajar esta vez sin zanahorias en mi alforja, por lo que todos los equinos que me he encontrado hoy se quedan sin postre. Uno, para ser precisos. – aseguró Sindri mientras asentía con la cabeza de forma vehemente. Tendrán que encontrar su dosis diaria de azúcar en otra parte.

Sonrió entonces y movió su cetro de curación un poco para dotar a sus palabras de un cierto aire místico – ¡Pues sí, acertó de pleno! ¡Estoy en Sacae en calidad de investigador! – un investigador era, por fuerza, alguien que descubría algo que estaba oculto. Oculto para él, claro está. Por lo tanto, atendiendo a la más estricta y exacta de las verdades que hay en este mundo, el Hechicero era un investigador. Sea como fuere, quedaba mejor que “turista” – Llevo tras la pista de algunos nómadas desde que entré en estas planicies… ¡Pero es que los nómadas no se quedan quietos! Y tampoco es que los persiga deprisa y corriendo, por lo que nunca consigo atraparlos. Así no hay quién les pregunte nada. – el Mago Arcano no creía retener por mucho tiempo a los nómadas, tenía las preguntas ya pensadas y repensadas, por lo que consideraba una falta de respeto que no se pararan un tiempo y dejaran que los alcanzase. Obviamente, el hecho que no conocieran que él estaba tras su búsqueda no se le cruzó por la mente ni por el más mísero instante – Ah, bueno, qué se le va a hacer, ¿verdad? Al menos es un viaje agradable y sin muchos sobresaltos. Se puede caminar tranquilo por Sacae, no es como Ilia que los Emergidos campan a sus anchas… – ¿Cómo estarán los libros de la Gran Biblioteca de Ilia? A parte de fríos y cercanos al punto de la congelación, claro. Los Emergidos no parecían especialmente dados a dañar los libros pero, a su vez, la falta de cuidado de éstos podían acabar pasándoles una terrible factura. Una que no podían pagar.

Ah. Bien, bien. Las piedras son especialmente importantes por su… eh… por ser piedras en un lugar donde no hay piedras. Supongo. – mencionó Sindri mientras miraba con interés los monolitos que habían ahí. ¿Quizá estaba en lo cierto y a los nómadas les gustaban las piedras? Pensémoslo bien, los que van de un lugar para otro deben empacar sólo lo esencial y más ligero que tenían. Por lo tanto, no podían llevarse, por ejemplo, sus piedras favoritas. Ni estatuas de ninguna clase. Ni el paisaje. En la mente del bibliotecario era claro como el agua por qué a los nómadas de las planicies de Sacae les gustaban las piedras – ¡Ah! ¡Magnífico! ¡Magnífico! ¡Un sujeto de pruebas! Esté quieta unos instantes, esto no debería dolerle lo más mínimo… – con la alegría de un mago que no tiene especial tiempo que dedicar a según qué asuntos, especialmente por una crónica falta de altruismo, el Hechicero guardó su almuerzo con premura y repasó mentalmente todos los pasos para una correcta sanación.

Inspiró con solemnidad, agarró bien el Báculo de Heal y abrió los brazos, comenzando a concentrar las energías mágicas en él. Curar, no herir. Era algo que parecía simple, pero cuando moldeas de una forma las energías taumatúrgicas durante toda tu vida hacerlo de otra forma era… impensable. Pero era necesario, los cetros de sanación eran herramientas útiles, pero también especialmente quisquillosas que te mandaban un mensaje día sí y día también con su gélida indiferencia: “o lo haces como yo quiero, o no lo haces”. Así pues, el muchacho tuvo que resignarse y comenzar a bailar al cruel son de las energías de curación, hasta que ciertas palabras hicieron que su concentración se rompiera por completo – ¿Que qué? ¿Qué? ¿Qué? – el báculo de curación se bamboleó peligrosamente de su mano cuando ésta aflojó su agarre, de forma que por pura inercia se acabó precipitando hacia el suelo. Lo que ocurrió a continuación fue un verdadero espectáculo de habilidades de prestidigitación, movimientos de manos azarosos, memorias de sus años como malabarista en la troupe que lo acogió en sus años mozos y, seamos sinceros, una gran dosis de suerte por doquier.

El báculo no acabó destruido, ni roto, ni inservible. De hecho ni siquiera llegó a rozar el suelo. Sin embargo, Sindri el Hechicero sí que había quedado hecho cisco a causa de todos los movimientos súbitos a los que no estaba acostumbrado. Con unos ojos desorbitados, lanzó una mirada de incredulidad a la mujer que tenía delante, pensando qué decir con un cierto rubor en las mejillas. ¿Sería posible? ¡Él había ofrecido un buen trato y mira cómo lo llegaban a tratar! – Haciendo jugarretas al pobre Sindri en el momento que baja la guardia, ¿eh? – logró decir tras recuperar el aliento tras unas pocas inspiraciones por la boca. Agarró con más fuerza todavía el báculo, no fuera a escapársele una vez más. Suerte que llevaba guantes y el sudor de las palmas de las manos no le iba a traicionar… – ¿Jugando con su pobre corazoncito? ¡Pues sepa usted que no funcionará! – afirmó después de mostrar que sí había funcionado. Si es que había cosas con las que uno no podía bromear, eso desde luego – ¡Los Hechiceros nos arrancamos el corazón como ritual para obtener nuestro poder! Y ahora, un momento, que el genio tiene que trabajar. – y tras tranquilizarse, Sindri volvió a concentrarse para poder canalizar la magia a través del báculo y conseguir un pequeño hechizo de sanación. Aquello que dijo sobre el corazón era, de hecho, un rumor que había escuchado durante sus viajes y le había hecho especial gracia. Obviamente que no era cierto, ya se había intentado en el pasado y lo único que se conseguía al final era un estropicio, que alguien tuviera que limpiar un literal mar de sangre y un ex-hechicero con un fantasma muy, muy, muy, muy decepcionado.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Sáb Abr 18, 2020 11:28 pm

Hablaba de quemaduras como si no recordara el propio regalito de su parte. - Como sea, ¡ya sabía yo que ese rubiales no lograría vencerte! Pfé. -y su espada maldita, con ella había jugado sucio también contra Luzrov, ¡seguro! Además, qué era eso de "Héroe de Altea"? "Héroe"... Dudaba mucho de que aquel chico hubiera vencido jamás a un dragón. ¡Khigu sí lo había hecho! ¡Había ganado a Jafar! Y también una vez con ese tipo, Azazel... aunque éste no hubiera estado transformado cuando lucharon bastante tiempo atrás, y mucho menos había sabido que era un dragón hasta el propio torneo. ¡Aquello sí había sido una sorpresa! - ¡De todas formas, con la que sí me emocioné fue tu última ronda! Con ese otro hechicero arcano, como tú. ¡Fueron impresionantes, ambas magias! -exclamó con genuina sinceridad, haciendo gestos con las manos. Se alegrabra que nadie lo hubiese derrotado, porque eso significaba que el esfuerzo de la albina no fue en vano, contra él. - Ah, pero... -lo miró mal por un segundo- Tú definitivamente no usaste eso contra mí. -se cruzó de brazos, un poco decepcionada de que la hubiera subestimado. Pero, al fin y al cabo... la había vencido de todas formas con aquellas llamas. Eso sólo significaba que Sindri era bastante más fuerte que ella. Y le gustaba a la par que le molestaba.

Resopló, era inútil quitarle esa idea de la cabeza a Sindri, ¡por eso prefería hablar con criaturas sagradas! Ellas sólo le daban importancia a lo único válido en la vida. La fuerza... y la comida. No estaban para paliquearles con temas de "gente civilizada".

Rió ante el comentario sobre los nómadas de Sindri. - Bueno, así somos. Y puedo entender que no les guste que se metan en sus vidas... -sólo a Khigu le sorprendía ser preguntada sobre ella, pero sí era cierto que muchas veces los de fuera eran demasiado.... Demasiado. Dejémoslo en eso.
Y en general en su tribu también eran así, excepto entre ellos... demasiado juiciosos, demasiado cotillas sobre lo que uno hace o deja de hacer... Y menos mal que eran independientes los unos de otros. - ... ¡Oh! Ya sé. -se le había ocurrido una idea que tal vez ayudara al hechicero, mas no era tan buena noticia para los propios Khirin- ¿Quieres... ver... ir a donde mi tribu? -No, definitivamente no les iba a causar nada de gracia pero, a ese punto de su vida... ¿qué más daba? Era su último día, su última noche, formando parte de aquella comunidad. Aunque siempre sería una Khirin en el fondo, ya no iba a poder llamarse Khigu la Khirin jamás. Ahora tenía... otra vida, otra familia. La misma meta, el mismo sueño, pero otro camino. - Sinceramente no creo que te den una cálida bienvenida tampoco, pero... -le sonrió- Te puedo asegurar que no se moverán de su lugar hasta mañana. -además, tal vez, con Sindri allí... quizás su último festival de Luna Nueva no sería tan aburrido.

- Ah, Ilia... -recordó todo lo que allí había sucedido, junto a Lyn y Luz- ¿Sabes que pasé cerca de tu biblioteca? -su voz intentaba tomar un tono interesante- ¡Pero resultaba ser uno de los edificios pequeños! Aunque no tenían nada de pequeños... Esos, cómo se llamaban... ¿Archivas... anchovis...? Hmmm... algo de eso, síp. -asintió. - Pero... siento decirte que allí encontramos sólo un pedazo de libro... Se lo quedó Luz, yo no entendía nada. Es decir, ¡ya te dije que sé leer! Pero aquellas letras eran raras, ella dijo que era idioma emergido... ¿Te lo puedes creer? -contaba, para cuando se dio cuenta de algo- ¡¡Ah, cierto!! Tú... Las conoces, a mis amigas. Además, ambas participaron también en Regna Ferox; Luzrov, la santa. Y Lyn de Caelin, ¡mi mejor amiga de toda la vida! -dijo con orgullo- Supongo que era ella la única otra nómada que me contaste que conociste, ¿cierto?

¿Un "sujeto de prueba"...? ¿De verdad le había llamado así? Por poco se iba a arrepentir y separarse, mas se quedó quieta por el momento. - Hmpf, ¡a mí nada me duele! -murmuró, mientras esperaba.

¡¡Vaya que había valido la pena su reacción!! No pudo evitar aguantar la risa en su garganta, aún con su boca cerrada, cuando lo vio intentando evitar que no se le cayera el báculo. Oh, ésto SÍ era divertido. - Óoo... puede ser que en realidad sea yo quien te esté siguiendo los pasos, porque eres mi presa... ¡Ahahahah! -añadió a su insinuación anterior.
- ¿Guardia? ¡¡Entonces sí me temes, al fin y al cabo!! -no dejaba de mirarlo, esta vez de frente, cerca suyo- Cualquiera pensaría que te atraigo de verdad~... -no dejó escapar ni un segundo para seguir con aquello.

- ¿Huuuh? Tú empezaste el juego, que no se te olvide. -respondió, ligeramente indignada, porque al fin y al cabo era cierto. Desde su encuentro le había tirado aquellas bromas que él hacía pasar por halagos, ¡incluso en el torneo no había dejado de provocarla!

¿El corazón...? Por un momento la mujer bajó la vista al pecho de Sindri. No, aquello sólo era un cuento estúpido, ¡cualquiera sabía que sin corazón uno no podía respirar! - Quizás soy superticiosa, lo admito. -y que creia casi cualquier historia- ¡... pero no tonta! -gruñó y señaló el báculo- Sólo hazlo, ¡no tengo todo el día! -volvió de inmediato a darle la mejilla, que entre el golpe y la cicatriz no dejaba ver bien el sonrojo evidente que ella tenía, el cual sí se había asomado en su otro lado de la cara. Por suerte, pronto sintió aquella sensación familiar... Símil, que no igual, a la curación de Luz.

Tan pronto dejó de sentirla, se apartó nuevamente y se tocó, frotando la mano un par de veces y probando a abrir y cerrar sus dientes. Por supuesto, la cicatriz seguía ahí...
Pero, efectivamente ya no le dolía el golpe, ni sentía el inminente hinchazón que le iba a haber provocado tal coz. - ¿¿Satisfecho??
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Dom Ago 02, 2020 9:00 pm

¿Oh? ¿Lo sabíííííííííííííííííííííía usted? – mencionó el pelimorado con una cantinela mientras se colocaba los brazos detrás de la espalda, contoneándose y bamboleándose de forma humorística. ¿Sería un oráculo de alguna clase? Se decía que algunas tribus nómadas de Sacae tenían ancianos videntes capaces de otear el futuro de muchas maneras distintas: observaban las estrellas, las entrañas de animales caídos, las aves en el cielo… todo muy misterioso – Pues… yo no. Sinceramente. En absoluto. Fui al torneo a divertirme y… ¡Mire usted por donde! ¡Alguien con un arma mágica! No como mis tomos, quiero decir, un arma forjada con magia… ¿Sabe lo extrañas que son? – acompañó sus palabras con el gesto de escribir en el aire con una pluma. Sí, su investigación era primero y todo el resto del mundo iba después… y ya se hubiera contentado con ver de cerca esa arma tan maravillosa. Y, bueno, si la hubiera podido tener en sus manos, pues mejor que mejor, aunque el caballero de Altea parecía muy poco dado a compartir sus pertenencias – Y la lucha contra el príncipe de Daein, el señor Pelleas. Pues… podría haber ido de manera muy diferente. Muy, muy diferente. Es decir tanto él como yo somos discípulos de la Oscuridad, ¿Sabe? Fue ella más que nosotros. – alzó su mano derecho y con un sonoro ¡Puf! apareció una nube negruzca de Energía Arcana sin refinar. En cierto modo se alegraba que la mujer se entusiasmara con sus truquitos mágicos, pero respetar a su rival aquella lucha era importante también. Finalmente, el muchacho sonrió radiantemente hacia la mujer – Supongo que soy un Charlatán con Mucha Suerte. – ¡Su título! ¡Su bonito y reluciente título! No era muy bueno, cierto, pero… ¡Era un título!

A continuación, la mujer le dedicó una pregunta bastante sensible – Pues… sí… verá usted… – dio unos pasos adelante y atrás, visiblemente incómodo, mientras miraba al cielo con la espalda totalmente recta. ¿Por qué no había usado la Magia Arcana contra los primeros contrincantes? – Supongo… ¿Que era para tener un as en la manga? Ya sabe, que los posibles futuros contrincantes no supieran a lo que se enfrentarían? – preguntó tentativamente, sin estar convencido que fuera una respuesta adecuada. Tenía sentido, pero… no, no reflejaba la realidad de forma correcta. Suspirando, el Hechicero se encogió de espaldas antes de rectificar – No sé… la verdad fue divertido jugar a ser “el mago bueno” durante unos días. El hechicero heroico de los cuentos que usa fuego, rayos y todo eso. Los que son respetados y animados, no temidos. – en otras palabras, lo que Sindri no era. Era una mentira, un disfraz, pero uno que podría haber llevado unos pocos días más de buen gusto. Aunque eso no era todo – Y… bueno, no querría usar Magia Arcana contra usted. Sus efectos son… eh… efectuosos. – pero quizá si lo dejaba ahí la mujer se podía ofender, por lo que movió negativamente su bastón curativo antes de decir sin demora – Pero no porque no creyera que no pueda contra los hechizos, no, no. Simplemente… me preocuparía por usted. Y preocupado no puedo luchar bien. – sí, eso era mucho mejor.

El hombre cambió entonces su posición y puso los brazos en jarras – ¡Pues podrían pensar un poco menos en ellos y más en mí! – ¡Se había pasado días y días buscando una aguja en un pajar! ¿Tanto les molestaría quedarse quietos hasta que él pueda alcanzarlos? Si ni iba a pedirles comida ni agua (pero si se la regalaban, pues mejor, oye), sólo era una cortita lista de preguntas en unas ocho páginas por delante y por detrás. Qué poco cívica es la gente, de veras… – ¿Oh? ¿Sutribu? ¿Y no se moverán en absoluto? ¡Maravilloso! ¡Maravillooooooso! ¡Sí, sí! ¡Vayamos, vayamos! – exclamó casi dando saltitos el emisario de la Oscuridad, con una sonrisa de oreja a oreja y unos ojos que casi le hacían chiribitas. ¿Qué mejor que interrogar a una tribu entera cuando tienes alguien que puede traducirte lo que no entiendes? ¡Aquello iba a ser la aventura cultural de la década! ¡Del siglo! ¡Iba a aprender tanto, tanto y tanto que daría como para tres libros enteros! ¡Seguro! Y si la bienvenida no era cálida, pues ya estaba acostumbrado, pero mejor una bienvenida templada a la ausencia total de una.

¿Oh? ¿Fue de visita a Ilia con el Clérigo Rulay? Supongo que no fue un viaje de placer, precisamente. ¿Y un libro Emergido, dice usted? Intrigante… – y, mientras comentaba eso, se llevó la mano al mentón de forma pensativa. Analizaba lo que oía y casi no lo creía… ¿Un libro con escritura Emergida? ¿En los páramos congelados del norte? Sindri estaba (casi totalmente) seguro que aquel libro lo tendrían que haber traído aquellos de ojos rojos brillantes. Vamos, dudaba que la Gran Biblioteca de Ilia tuviera un libro en un lenguaje inexistente hasta el momento – Ah, sí, el Clérigo Rulay, lo conocí justo aquí, en Sacae, hace ya un par de años. Y sí, también conozco a Lyn de… ¿Lyn de Caelin? ¿De Caelin? – preguntó extrañado y frunciendo el ceño. Sí, sabía que Lyn se había dirigido a Caelin e incluso había encontrado ahí empleo… pero de ahí a pasarse a llamar Lyn de Caelin había un trecho. ¿Tanto le gustaba ese marquesado de la Liga de Lycia como para darse ese apodo? ¿O para que otros la llamasen así? Que misterios más misteriosos.

Pero todo cambió con la risa. Esa risa contenida de alguna manera. Bonita, pero igualmente punzante. Ser bueno para esto, si es que ni los sanadores eran respetados hoy en día… de forma malhumorado, el Hechicero cambió de mano el báculo y, de forma directa, apuntó a la mujer que tenía delante, plenamente consciente que lo último que podría hacer con él era dañar – ¡No se molestan a los genios mientras trabajan! La magia es difícil. ¡Difícil! ¿Sabe que podría haber ocurrido de emplear mal un hechizo de curación? Pues yo no, pero seguro que nada bueno. – refunfuñó mientras seguía recibiendo puyas en vez de agradecimientos y pétalos de rosa. Hizo un mohín con sus rojas mejillas y todo para mostrarle a la mujer lo dolido que estaba con el devenir de los acontecimientos – ¡Presa! ¡Soy un Hechicero! ¡Soy el depredador alfa esté donde esté! Presa me llaman, será posible… – se removió en el sitio y caminó a izquierda y derecha, ahora hablando para sí, ahora para la mujer. Finalmente plantó bien los pies en el suelo, se giró hacia la mujer y se dispuso a comenzar de nuevo a convocar la taumaturgia, sólo para mencionar antes – ¡Shush! La atracción hacia mujeres bellas es perfectamente normal, lo sabe todo el mundo. ¡Y quién empezó no tiene importancia! Ahora silencio. Paz y silencio. – y volvió a cerrar los ojos.

Y llamó a la magia de sanación empleando las tácticas que leyó en aquel antiguo manual, pero lo único que encontró fue silencio. Y un poco de desdén. Quizá eso último se lo estaba imaginando, pero bien cierto era que por mucho que canalizaba energía mágica en el báculo no sucedía nada. Cuando tejías un hechizo con un grimorio de hechizos había un cierto “tirón”, una especie de voluntad manifestada que te dejaba claro que había un conjuro listo para ser lanzado contra un enemigo – ¿Holaaaaa? ¿Magia de Curación? – dijo por lo bajo, a ver si se dignaba a aparecer con una llamada más, digamos, física. Pero nada. Nada de nada. Nunca era fácil – No me obligues a llamar a la Oscuridad. – susurró irritado… y con aquellas palabras mágicas amenazantes las energías curativas comenzaron a fluir del cetro al golpetazo equino de la mujer. Poco a poco. Lentamente. Haciendo su trabajo como buenamente podían, primero actuando en el dolor y luego sobre la zona afectada. Tan atentamente miraba que su concentración no se rompió hasta que la Guerrera Khigu volvió a hablar con una buena pregunta: ¿Estaba él satisfecho con aquel trabajo? – Pues… yo esperaba algo más. Un juego de luces. Chispitas. Algo… ¿Dramático? ¿Bonito? ¿Inusual? Es decir, hizo su trabajo, sí, pero… – se llevó la parte roma del báculo a su mano enguantada y golpeó la primera contra la segunda de forma suave. Quizá se había quedado ahí encerrada la parte más bonita de la magia.

Uno nunca sabe con la magia que no entiende.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Lun Ago 10, 2020 9:48 pm

¿Huh? ¡Pues claro que lo sabía! ¿Qué menos esperaba del hombre que la había derrotado? Sabía que Sindri era fuerte, así que vencer a alguien así iba a ser pan comido.

Arma mágica... Había escuchado aquello últimamente, en especial desde que Lyn había vuelto sin Luz, con una espada nueva. Sabía que era especial, pero... ¿magia? ¿Cómo podía un arma hacer magia? ¿No sería aquello como... demasiado poderoso? Ciertamente había visto los efectos de la espada del rubiales, pero si no había ganado a Sindri, por algo sería. La magia de Sindri era mayor que la de esa espada, desde luego.
- Hhmmm... -Y sin embargo, volvió a darle vueltas al asunto, en su cabeza. Un arma forjada con magia... Armas extrañas. Por un momento recordó la particular hacha arrojadiza que había encontrado junto al diario en la biblioteca. Pero aquella no era más que un arma decorativa... de esas que sólo servían en rituales de ve a saber tú qué. La tenía escondida entre sus pertenencias. Y aparte de eso, había algo más... Un comportamiento extraño. Cierta gema que guardaba también a buen recaudo, de hecho la llevaba consigo ahora mismo. Pero cada que la acercaba a su otra hacha, un hacha especial, nueva, que le habían forjado en Ilia con plata real de las minas de Durban... era la primera vez que Khigu tenía algo así.
Aquella gema últimamente se volvía molesta, y sólo daba pequeñas chispas al tacto si estaba cerca del arma. Por eso, terminó por envolverla en una tela, bien separada. Por instinto al pensar sobre ella, Khigu llevó la mano a su bolso, seguía ahí. Al sacar la mano un pequeño trozo de la tela se asomó, tenía estampada la cresta de las tropas de Caelin... pero decidió no darle importancia a si se veía o no, así como a dejar de darle vueltas al tema del extraño objeto.

- La verdad, no entiendo mucho sobre la magia, ¡así que ni yo sabía qué iba a pasar! -se distrajo mirando durante un rato la nube que había creado Sindri- Pero si "la Oscuridad", como dices, al final te eligió a tí... para mí esa Oscuridad es la Fuerza. -cerró el puño y luego lo señaló- Y tú, eres fuerte. ¡Eso es lo que basta! No fue obra de ninguna "suerte". -resumió, confiada. - Eres el Campeón, Sindri. ¿No que tanto decías que los títulos eran tan importantes para tí? -dijo con sarna mientras se cruzaba de brazos. Después, suspiró. - Lo de charlatán no puedo negarlo, pero me gusta que lo seas. -le sonrió. De verdad, si no fuera por aquel aspecto junto al hecho de que él no la había discriminado... no lo hubiera conocido. Ni mucho menos se sentiría como...- Y en todo caso, para mí... -carraspeó- sigues siendo tú. La primera vez, en el torneo, ayer, hoy... ¿No es eso lo que cuenta? -sonrió una vez más, rascándose la nuca- Incluso yo... por esta última vez. -susurró para sí misma. "Seguir siendo uno mismo", eh.


No entendía por qué ahora era él el ofendido... ¿o era incomodidad? Pero mucho más que eso, no entendía su lógica; ¿"para que no supieran a lo que se enfrentarían"? ¿Qué de divertido había en eso, en un torneo para precisamente demostrar lo fuerte que se era? ¡¡Si temían de antemano era mejor!! Como pequeños e inofensivos animales que no podían escapar del depredador...
Pero entonces, antes de que ella respondiera nada, el tono de Sindri cambió completamente. ¿Magos respetados? Khigu recordó cómo solía mirar mal a todos ellos por igual, sólo por su actitud, y quiso reír... Si además, ¡ser temido era una sensación genial! Pero dejó que Sindri siguiera hablando, para no interrumpirle con aquella tontería. Al fin y al cabo, él estaba... contándole algo que le importaba, seriamente. ¿Cierto? Así que mantuvo firme los ojos sobre él, en aquella inusual ocasión de poder saber sobre él, de ver más allá, dentro de aquella cabecita suya tan misteriosa.
Estuvo a punto de gruñir ante la respuesta, pero él se adelantó. - ... ¿Eh? ¿Preocupado por mí? -no entendía entonces, si no se refería a que estaba subestimado sus capacidades- ¡No te preocupes por alguien que no eres tú! No luches preocupado... No contra mí. -apretó los labios. Realmente había querido que él diese todo de sí en aquella pelea... Pero sabía que nada podía haber hecho; ya que el resultado hubiera sido el mismo. Aunque sí quizás menos humillante.
Lo miró, seria. - Hazlo conmigo. -mencionó.
Pero pensaba que posiblemente no sería suficiente para convencerlo de usar su magia especial con ella. - Y... no entiendo del bien o el mal. Pero yo te respeto, Sindri. -asintió- ¿Acaso eso me haría... una "malvada villana", como en los cuentos? ¿Ser temida? ¡¡Porque entonces eso es la mejor sensación!! -exclamó con humor- Así que, algún día... ¡Lucha conmigo, de nuevo! ¡Y esta vez usando tu magia arcana, Campeón Sindri!


- Ppff-.. ¡¡hahahahaha...!! -carcajeó genuinamente, al ver a Sindri tan contento por aquella invitación a algo que igual no era la gran cosa... Pero que para él sí, por lo visto. - ¡Me recuerdas a...! -siguió exclamando entre risas, pero se silenció, gradualmente. No por otra cosa sino vergüenza, tal vez. ¿Por qué? "A sí misma": No era un secreto que ella misma amaba conocer nuevas culturas. Pero quizás también... era la manera en la que se había expresado, el entusiasmo por seguir a alguien que le iba a enseñar algo nuevo. - Aaaa... eh, bueno, no importa. ¡Ahora iremos, entonces! -apuró a dejar la cuestión en el aire, por mientras.

A Khigu le pareció escuchar mal, ¿"el clérigo Rulay"? ¿Quién era ese? ¿Se refería a Luz? Pero Luz era Luzrov... a secas, ¿no? En todo caso, ¡ella era una mujer! Algo plana y alta; pero Lyn también era más alta que Khigu, por lo que eso no tenía nada que ver. ¿Quizás en alguna ocasión podría haberse pasado por hombre...? ¡No podía imaginársela como tal! Ella era hermosa y delicada... qué diablos, ¡la más "doncella" de las tres! ¿Cómo es que Sindri estaba tan ciego para no haberse dado cuenta de que era una mujer? Ahora le daba curiosidad por saber cómo lo había hecho Luz... ¡Le preguntaría cuando se encontraran en Valentia!
- ¿Hm? Sí, Lyn... "Lyndis" de Caelin, es su nombre ahora. -mencionó con total naturalidad. Khigu no entendía qué había de malo en ello, así que optó por defenderla en todo caso- No sé, creo que por temas de nobles, civilizados... Cómo se decía... marcas... marquinosequé o algo así, ¡...es como la jefa de ese lugar! En cualquier caso, ¡¡mi Lyn seguirá siendo siempre la misma!! -asintió varias veces, sonriente y felizmente orgullosa. Siempre Lyn, siempre una Lorca. Y si ella ahora tenía una nueva familia, era lo menos que se merecía.


- Hmm, así que te molesta, entonces... -murmuró Khigu, pero a pesar de todo, intentando seguir con aquel extraño "coqueteo" travieso. - Sí, sí... hechicero, genio, campeón... Pero la FIERA sigo siendo yo, cachorrilo "alfa"... -se posó la mano sobre la barbilla- Aunque yo te hacía más como un gatito, pero lo que quieras, sí. -rió, aunque con un tinte desanimado. Mas la risa se vio interrumpida por sus palabras, el rostro de Khigu nuevamente variando rápidamente de expresiones. ¿¡Bella!?
Sorprendida, pensativa, enfadada, triste... Y de nuevo, enfadada. Terminó con el ceño fruncido, pero en silencio. Ni siquiera ella misma sabía ya como reaccionar a aquello. El hechicero la confundía, no lo entendía; ¡no dejaba de jugar con ella y luego ofenderse, sonando como si fuera honesto, pero luego rechazándola...! "No tenía importancia", decía... - Grrrñ...

Nuevamente, sin embargo, se quedó con la mirada fija en el rostro concentrado del hombre, mientras murmuraba cosas que podía oír pero no les prestaba especial atención. Su cara, sus gestos, así de cerca... era peculiar.

- No entiendo por qué te preocupa eso, estás empezando, ¿no dijiste? Y me has curado bien. ¡Aunque no era nada grave! ¿...quizás sea por eso? -pensó- Imagino que es como lanzar una piedra, no se ve tan genial que portar un arma. No gasta tanta energía... pero hace su trabajo. -se encogió de hombros.

Se levantó ella también, apartándose un rato para mirar hacia otro lado. - Ahem... Gracias. -no sentía la necesidad de decirlo, pero por alguna razón lo había hecho igualmente, aún a pesar de que no era familiar con aquella clase de palabras.- ¡¡Bueno, vamos...!! -dijo rápidamente tras el agradecimiento, y cargó un par de las rocas que desde el principio había planeado llevar hasta la tribu, aprovechando además para ocultar su rostro, seguramente enrojecido. Sin perder ni un momento más, comenzó a caminar en dirección hacia la tribu.
- ¡Mueve el trasero o te quedas atrás! -exclamó con humor, pero aunque ya de por sí sonaba agresiva como había sido siempre, casi se podía notar el tono mandatorio al que estaba acostumbrándose últimamente en Caelin.
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Dom Sep 13, 2020 8:00 pm

Oh, ¿No cree que eso es lo más divertido del mundo, Guerrera Khigu? ¿La aleatoriedad? ¿No saber lo que pasará mañana? – mencionó el muchacho con una verdadera sonrisa pícara, digna de un gato que estaba feliz que alguien le hubiera dado un platito con leche. O una buena longaniza. Los gatos no eran quisquillosos con la cena siempre que fuera de buena calidad – Es decir, mírelo de esta forma… ¿No sería aburrido que supiera de antemano todo lo que va a suceder hoy? ¿Que antes de hacer algo ya supiera cómo iba a terminar? – movió un dedo al cielo de forma bastante entretenida puesto que estaba explicando algo que le interesaba. La vida era aburrida, y lo podía ser mucho más cuando no tenías nada que hacer en los largos viajes en carromato – ¿No le gusta… el misterio? ¿Un poco de sal en la vida? ¿La emoción de lo desconocido? – canturreó suavemente mientras movía los deditos de sus manos, dándole así a sus palabras un aspecto místico y con aires de aventuras. Realmente a Sindri le encantaba lo desconocido, lo misterioso y, por qué no decirlo, las sorpresas. Cuánto menos lo esperases, mejor. Quizá por eso al joven le encantaba conocer gente nueva y, a falta de mejores cosas que hacer, tratar de conocerles mejor. Diferentes culturas, diferentes modos de pensar, al fin y al cabo. Pero, desgraciadamente, en aquellos tiempos llenos de Emergidos, la mayoría de sorpresas eran desagradables.

No sé… ¿Cómo sabe usted que la suerte no influyó? Es algo importante en la vida de uno. Ya sabe lo que dicen: “es mejor caer en gracia que ser gracioso” – y ladeó la cabeza ligeramente tras escuchar que para ella la “Oscuridad” era lo que la “Fuerza” era para ella, tratando de procesar y aunar ambos conceptos. Es decir, la mujer no decía ningún disparate, la Oscuridad era una de las fuerzas más atávicas que había en aquel mundo. Mas… la fuerza. ¿Qué reconocía la mujer como fuerza a parte de la Oscuridad? ¿Entendería que era la única fuerza que hay o una de muchas? ¿O todas formaban una amalgama al fin del día? Pero por encima de todas, el muchacho no pudo reprimir una pregunta muy concreta… – Guerrera Khigu, ¿Qué es la fuerza para usted? – porque para entender realmente las palabras de la mujer necesitaba una referencia. Él tenía una idea de lo que era la fuerza desde su óptica, desde sus experiencias vitales pero dudaba muchísimo que lo que fuera “una persona fuerte” para él lo fuera en la misma medida para la mujer. Ella parecía valorar una fuerza más… ¿Física? ¿Activa? Esperaba que la pregunta le arrojara un poco más de luz sobre su psique, asumir era el primer paso para la más catastrófica de los fracasos. Y, todo sea dicho de paso, Sindri requeriría pronto de gente fuerte…

Cuando la mujer de Sacae comenzó a hablar de títulos, el Hechicero comenzó a frotarse las manos de forma visiblemente incómoda – Verá… ahora que lo menciona… pues… – y soltó una pequeña risita también incómoda mientras miraba a la peliblanca que tenía delante de él. Era una cosa hablar de títulos y la otra… bueno… hablar de las mecánicas de los títulos – Cualquier Mago Arcano puede darse un título a sí mismo. Incluso un aprendiz que sólo sabe tejer un hechizo a medias puede llamarse a sí mismo “Pyros el Magnífico” o “Karl el Grande, primero de su estirpe, Maestro de la Oscuridad”. Ha llegado a un punto en que… bueno… los Hechiceros simplemente hacen oídos sordos a los títulos con los que uno se dirige a sí mismo. – y los títulos eran importantes. Los verdaderos títulos, obviamente. Eran pequeñas muestras del pasado, acompañantes bombásticos de tu nombre que gritaban a los cuatro vientos lo que habías conseguido con tus propias manos – Así que… bien… la gente tendría que llamarme “Sindri el campeón” para ser… ya sabe usted… “Sindri el campeón”. Que llegue a oídos ajenos. No sé cuán raudas son las noticias hoy en día… – y una vez soltada aquella maraña de palabras conexas de las maneras más endebles, el muchacho de Ilia dejó de mover las manos y cruzó los dedos – Pero… me alegra ser al menos un campeón para usted, Guerrera Khigu. – y sonrió de oreja a oreja mientras cerraba los ojos momentáneamente. Ser reconocido, ser alabado, una reputación positiva a los ojos de alguien… era una sensación muy cálida. Podría acostumbrarse y todo.

Pero no ahora. Ahora tenía otras cosas que, digamos, “arreglar” – ¡No! No, ya le dije que… ay… – puso su mano libre en jarra y negó con la cabeza. ¡Pero si ya le había dicho que no era por esa razón! ¡Lo había arreglado de antemano! Cual castor que hace una presa antes del deshielo de la primavera – Es que verá, la Magia Arcana tiene… una voluntad propia. No es la “segura” magia de los otros magos, que dicen “fuego haz esto” o “viento ves ahí” y éstos obedecen como perritos falderos. No, no, yo me limito más a apuntar el hechizo a algo, lanzarlo y dejar que haga lo que quiera. ¡Ni siquiera yo estoy seguro si hará lo que quiero! ¡O si me hará caso en absoluto! Cada conjuro es casi como tirar una moneda al aire que puede caer de canto si lo desea. – trató de explicar con un deje de alerta en su voz, como si le hubieran preguntado una verdadera barbaridad. No quería ver a la nómada de Sacae herida bajo ningún concepto – No es un tipo de magia muy aplicable a competiciones amistosas. Uno puede envainar una espada a placer… pero imagínese que esa espada se niega y hace lo que le place. Es más para “esta persona tiene una espada mágica y ningún reparo en congelarme” o cuando la otra persona también la usa. – quizá ella creyese que ser temida era una buena sensación, pero estaba seguro que ser perseguido por una niebla con instintos asesinos no lo era en absoluto. ¡Hablaba por experiencia propia!

Sin embargo a lo dicho hasta ahora, Sindri no pudo reprimir una pequeña risa clara y cantarina, que duró sólo unos pocos segundos – ¿La señorita Lyn? ¿Así de alta y de pelo verde? ¿Marquesa? Seguro que se equivoca. ¡No puede ser, no puede ser! Las líneas sucesorias de la Liga de Lycia no funcionan así. – movió una mano de izquierda a derecha, como despejando esas ideas. ¡Gente de Sacae al mando de los marquesados! ¡Aquello ya era lo último! – Todo el mundo sabe que el marqués de Caelin es Lord Hausen y, en todo caso, su heredero es Lord Lundgren, su hermano. ¡El pobre Lord Hausen no tiene hijos ni hijas! – no sabía cómo funcionaban los “jefes de las tribus”, pero en los marquesados de la Liga de Lycia la primogenitura era la ley de sucesión por antonomasia. No podía ser en ningún caso la señorita Lyn marquesa, ni siquiera heredera… – Bueno, sí, Lord Hausen tuvo una hija. ¡Pero desapareció! Según cuentan los rumores, Lady Madelyn se enamoró de un nómada de Sacae y se fugó con él un día para nunca más regresar. Sí. Así pues, es imposible que vaya alguien de Sacae a Caelin y llegue a ser marquesa así por las buenas. De… Sacae a Caelin. De… Sacae… – algo hizo un pequeño “clic” dentro de su cabeza. No. No podía ser. Estas cosas no sucedían en la realidad. Abrió los ojos de par en par y comenzó a casi balbucear – No. No puede ser. No, no, no, no. No puede ser. ¿Puede? No… – es decir… cosas más raras habían pasado en aquel mundo solo que… no, su mente lo rechazaba a un nivel completamente fundamental. Como si le estuvieran pidiendo que se imaginase un triángulo de cuatro lados o que calculara un ángulo de un círculo. Simplemente… no.

Movió la cabeza de derecha a izquierda con bastante fuerza, como si quisiera espantar aquellos pensamientos tan… brr… cercanos a los marquesados. Por suerte la mujercita de delante le brindó un tema de conversación mucho más entretenido – Ah, pero… ¿Quién no querría ser gato? Dormir, comer, dar vueltas por el pueblo, dormir, molestar a los pájaros, comer, dormir… ¡Suena una vida perfecta! – se lo imaginó todo mientras miraba al cielo de forma distendida. Era algo que ya había pensado antes y, sí, había llegado a la conclusión que prefería ser un gato antes que una fiera como un tigre o un león. Unos son adorables, los otros dan miedo. ¿Quién quiere dar miedo? – Pero sólo si soy su gatito. Y sería su obligación darme un lugar cálido al lado del fuego para echar una siesta. Y peinarme (si me dejo, que soy un gato, a fin de cuentas). Y darme comida que invariablemente rechazaré hasta que me dé otra mejor. Y… – y rió, puesto que no se le ocurrió nada más para seguir el chiste. Había algo en esa apariencia de la Guerrera Khigu que le agradaba y siempre quería hacer salir, un lado de la mujer más… ¿Tierno? ¿Sonrojado? Ah, bueno, quizá mejor que rebajase según qué comentarios para no ganarse un hachazo así, por las buenas.

Supongo… no sé… estoy acostumbrado a la magia más espectacular, ¿sabe? Eso indica que ha funcionado. Es decir, veo que ha funcionado, pero no veo que ha funcionado, ¿sí? – y se encogió de hombros tras aquel comentario sobre la naturaleza de la taumaturgia. Había sentido en sus palabras, pero aún así no podía evitar echar de menos un… algo. Algo. Lo que fuera – Ahuhuhu~ Disculpas aceptadas, Guerrera Khigu. – y poco más tuvo tiempo a decir, puesto que la nativa de Sacae lo animó a poner pies en polvorosa en busca de aquella tribu en particular. No es que Sindri tuviera mucho problema en acatar sus órdenes, él era de viajar ligero con sólo su zurrón y poco más, por lo que se encontró en la carretera (o más bien, en el camino) una vez más – Y, hablando de esas partes del cuerpo, no se preocupe. Estoy justo detrás de su lindo traserito~
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Lun Sep 28, 2020 2:57 pm

- Hmmm... Si encontrara a un oponente a mi medida, como en tu caso... Pues sí; ¡claro que es divertido luchar hasta ver quien es el que gana! Una y otra vez, sería fantástico ver cómo constantemente nos enfrentaríamos. -imaginó- Pero... No siempre las cosas son aleatorias, y no tienen por qué serlas. -como ya dijo una vez en el pasado, no le gustaba "esperar", y su destino se lo marcaba ella sola. - De todas formas, ya sabes que no me preocupo mucho por el mañana. Lo que es importante es el aquí y ahora, y como lo disfrutas. -concluyó, encogiéndose de hombros.
- Bueeeno... Sí, más o menos "sé" lo que va a pasar... -comentó en un murmullo alto. Khigu terminaría las relaciones con la tribu, para siempre. - Pero, ¿sabes? Será divertido que estés conmigo para comprobarlo. Quizás tu presencia es lo que cambie que no sea un rollo, ¡hahaha! -el mismo de siempre... Y, siendo el último para ella, honestamente agradecía que fuera diferente al menos.
- ¡Ey! ¡No he dicho que no me guste el misterio! -de hecho, añadió- ¡Hay muchas cosas que quisiera conocer, aprender y saber! ... Es sólo que la "suerte" para mi es algo muy distinto y en lo que no creo. -exclamó, poniéndose un poco de morros- Hmp. ¡¡Digamos que no me gusta la palabra y ya!! -ni el concepto, pues para ella implicaba simplemente: no esforzarse en nada, no moverse a ningún lado y aun así esperar inútilmente que algo cambiara. Las cosas no funcionaban así. Como tampoco quería admitir que la muerte, o las pérdidas... fueran simple cuestión de suerte... Pues, ¿qué clase de "suerte" sería esa? Aunque ese alguien le hubiera dicho que "algunos nacen con suerte, y otros tienen la suerte de vivir"... Pero no, no era la suerte, era la fuerza que sacaban para sobrevivir.

La respuesta a su nueva pregunta fue muy fácil de responder- ¡Ja! ¡Pues, el hombre que me derrotó no puede ser alguien cualquiera como para que se base en "pura suerte"...! -y entonces, lo había hecho. La pregunta, la duda, de toda su vida. Khigu se lo quedó mirando un par de segundos, más que pensativa, fascinada porque Sindri hubiera formulado aquella cuestión, aquel tema que tal vez hubiera respondido de una manera distinta hacía un año atrás... Esbozó una sonrisa alegre y comenzó. - ¡La fuerza es todo! La fuente de todo, lo que está delante y detrás de nosotros, por encima o por debajo, dentro y afuera. La fuerza es la vida; ¡la fuerza es el viento que mueve las corrientes y las llamas, la fuerza es la tierra que todo lo sostiene! La fuerza es el saber, lo conocido y lo desconocido... ¡La fuerza es la pasión! -pausó y lo miró un rato en silencio. Una sonrisilla se escapó de entre sus labios y subió ambos brazos en una flexión, manteniéndolos unos segundos así- Esperabas que dijera algo del estilo "la fuerza es lo que consigues con tus músculos"? -finalmente, bajó los brazos en una carcajada- Ya no soy tan idiota, Sindri. -se tocó la frente con un dedo, haciendo referencia al gesto de hacía tiempo atrás- Es cierto que uno puede ver la verdad aunque si no se es fuerte no puedes caminar hacia delante a pesar de ello. Pero también puedes ser un tipo musculoso y... no saber usar sus brazos, no saber vivir, no saber cómo continuar; eso no sería ser realmente fuerte. -había aprendido que ser fuerte era irónicamente, admitir que uno era débil; que no siempre se podía ganar, que nunca se dejaba de conocer cosas nuevas. La fuerza era el motivo y la meta constante que debía de perseguir uno desde que nacía. Por eso, la fuerza era la vida, y la vida era lo que te daba la fuerza. - Y... si ni tú ni yo fuéramos fuertes, jamás habríamos llegado hasta aquí. No estaríamos uno frente al otro, ni siquiera nos habríamos conocido jamás. No existiríamos. -lo señaló- Aunque... de hecho, es gracioso que todos nuestros encuentros no hayan sido ni buscados... ¡Será cierto que dicen que la fuerza atrae a más fuerza! Es por eso que sé que no ha sido la suerte, y si lo ha sido para tí, entonces es lo mismo que lo que la fuerza significa para mí. ¿Entiendes ahora?

Aquella sonrisilla le había pillado de imprevisto. ¿Él... estaba feliz por algo que había dicho ella? No supo como reaccionar hasta que reparó en que no podía quedarse callada ahora. - ¡Ey, está bien! No tengo ningún problema en llamarte como a ti te guste, ¡Sindri, el Campeón~! Sólo quería decir que... eh... Bueno, q-que eres único. -sus palabras se entorpecieron un poco. "Irremplazable" es lo que se le había pasado por la cabeza, pero quizás eso sonaba demasiado cursi, y no era el tiempo ni lugar para eso. - ¡Claro, no tienes siempre por qué dejar tampoco que otros digan de ti lo que no eres...! -añadió, haciendo caso omiso del tartamudeo previo.

- Eh, ya sé lo poderosa que puede llegar a ser, pero me va el peligro. Y además, ¿no decías que las sorpresas eran divertidas? Bueno, no insistiré más... hasta que te animes a probarlo conmigo. Alguna vez. -rió, aligerando sus palabras. No quería incomodar mas al hechicero de lo que ya estaba, seguramente. - Ahhh, pero de verdad me gustaría conocer como se siente... -canturreó- ¡¡mientras más me cuentas sobre ella, más ganas me dan!! -no podía evitarlo, estaba en su naturaleza: la curiosidad y la temeridad... una mala combinación.

- Mira, no sé, a mí no me preguntes ya como funciona todo eso de los nobles, pero... ¿Hausen...? El viejo ese con vestido, sí, lo conozco. -¿No era ese el nombre del abuelo perdido de Lyn? Así se lo había presentado. Aunque de lo demás no le sonaba, y de todas formas eran asuntos de la familia de su amiga. Entonces, volvió a hablar y mencionó algo que le llamo la atención, aquello si que conocía bastante más. - ¿"Lady" Madelyn? La... difunta madre de Lyn. -masculló mientras hablaba, mirando curiosa como es que Sindri conocía aquellos datos. ¡Hasta había mencionado al jefe de los Lorca, Hassar, padre de Lyn! Qué extraño era. Es decir, por muy hechicero y estudioso que fuera... Se salía de la lógica de la albina, y no le cabía en la cabeza pero decidió ignorar el motivo. - Mmm... ¡Ya sé, tal vez puedas dirigirte a ella para aclarar tus dudas...! Estoy segura que le alegrará verte de nuevo. -sonrió, animada, pensando que si la visitaba ahora tal vez la peliverde no se sentiría tan sola sin la presencia de sus dos amigas. - Oh. Pero me temo que si vas en estos días, no podría acompañarte... Mañana tengo que seguir hasta Valentia. ¡Quizás regrese de vuelta a Caelin en un par de semanas! -no podía dejar a sus hombres mucho más tiempo sin entrenamiento duro, o se volverían unos flojos. ¡Seguro estarían aprovechando que su comandante andaba fuera, menudos!

Negó con la cabeza, intentando aguantar la risa que Sindri le provocaba con aquellos ejemplos. ¡Ni siquiera podía seguir molesta a pesar de que imaginase su vida con la pereza de un gato! Es más... ¿Su gatito? ¿¿Qué se supone que implicaba aquello?? Khigu no pudo más y se colocó las palmas sobre su desnudo estómago. - ¡¡¡AHAHAHAHAHA...!!! -respiró- Está bien, si quieres dormir cerca del fuego, lo tendrás hoy mismo, Misifú. Con la condición de que ronronees toooda la noche a mi lado... -dijo entre risas cortas, y luego posó una mano sobre su cabello, revolviendole el fleco "cariñosamente"- Pero, ¿de verdad piensas que alguien como yo sabría peinarte...? -ella ni siquiera lo hacía para sí misma. De hecho, no era sino últimamente que Luz insistía en cepillarle el cabello, pues Khigu apenas y sabía recogérselo en una coleta alta. Bueno, y hacer trenzas, pero sabiendo lo que significaban en la cultura Khirin... Tan solo de pensarlo, sus mejillas volvieron a enrojecerse.
Más ahora que, fijándose mejor en su cara al apartarle el flequillo, veía sus gruesas cejas... le daban un rostro bastante varonil, y además resaltaban sus ojos alargados, afilados... En seguida se apartó, con prisas y desviando la vista hacia otro lado, cohibida. La forma de aquella mirada, una vez más, le recordaba a la del pirata. Sabía que no era él, ni ninguna reencarnación como llegó a pensar en el pasado; Sindri era Sindri, pero no podía evitar que aún le ocurrieran esas cosas. Ni siquiera había podido terminar de poner en orden sus pensamientos desde su vuelta a Elibe tras el torneo. No había tenido apenas tiempo con todo lo nuevo que había sucedido estando junto a sus amigas en las batallas y en Caelin. Se observó la mano con la que le había tocado y carraspeó. - ¡Ah! ¡¡Y tampoco tengo bollitos de los que te gustan, que lo sepas...!!

La mujer interrumpió su paso por un par de segundos, sin mirar atrás. - ... ...... De verdad quieres que te patee. ¿O estás en celo, gatito? -¿Cómo no iba a empezar a pensar en que realmente sí le gustaba, si no dejaba de decir aquellos comentarios? La historia se repetiría.
Y aún así, una humorosa sonrisa no se borraba de su cara al haberle escuchado, con sus "tontos halagos". Continuó hasta llegar a la zona donde la tribu se estaba quedando, el camino charlando con él se había sentido corto, no es que estuvieran lejos en primer lugar, pero... Así era cuando se solía sentir en sus viajes, descubriendo cosas nuevas se le pasaba muy rápido el tiempo. - Y bueno.... Aquí estamos.

Efectivamente, a pesar de que los Khirin fueran nómadas que habitaban los pocos y contados bosques de Sacae, cada luna llena se reunían en las planicies descampadas, de preferencia lugares de tierra en las que no hubiera riesgo de que ningún pasto se quemara con la gran hoguera.
De lejos, se veían las tiendas colocadas, y la zona donde habían montado el abrevadero de los tantos caballos salvajes que viajaban con ellos. La tribu se hacía cargo de cuidar a aquellos animales, los cuales trataban de sagrados, los acompañaban desatados y sin equipaje, pues en realidad eran libres y confiaban en que no se pasarían peligro. Ni siquiera los usaban para transportar los carros al desplazarse. Habían sobretodo muchos caballos viejos y curtidos por haber sido monturas de combate de muchos guerreros de otras partes de Elibe en el pasado, rescatados del injusto final que la gente civilizada les daba al "dejar de servir".
Al acercarse, casi todos andaban haciendo lo suyo arreglando los preparativos, algunos encargándose de poner leña a la gran fogata, otros decorando a los caballos con varios ornamentos de paja y flores hechos a mano... entre varias ocupaciones.
No había mucha gente joven, Khigu era una de las más jóvenes, aunque ahora habían unos pocos niños también, pero definitivamente no era lo que abundaba. Nómadas de musculatura maciza, piel entre morena y oscura, absolutamente todos y cada uno de ellos poseía cabellera azabache y ojos del color del café. Algunos, la mayoría, poseían cuernos decorando sus cabezas u otras partes de su cuerpo. Contados con los dedos de una mano estaban los más experimentados, y luego estaba el jefe Khima; el hombre más fuerte de la aldea, con el cuerno más grande y extravagante colgando de su velludo pecho. Todos en la tribu vestían ropas parecidas a la que llevaba la albina ese día, eras las prendas tradicionales especiales para dicho ritual de luna llena.
Algunos la vieron llegar con el extraño, unos no le prestaron importancia, otros empezaron a mirarlos mal y cuchichear entre sí. De hecho, entre los murmullos se podía llegar a escuchar palabras tales como "¿Quién es ese, qué hace aquí?", "¿Un hombre de ciudad? ¡eeew!", "pfé, un extranjero..." entre otras, acompañadas de algunos no tan discretos escupitajos al suelo y ojos hostiles. Era notorio encima, que la presencia de la albina a su lado no ayudaba a rebajar el nivel de desprecio que sentían por ellos dos. Obviamente para Khigu aquello no era nada nuevo, y había sabido desde el momento que invitó a Sindri, lo que iba a pasar... aún así, su molestia se hacía visible en sus dedos, que arañaron las rocas que cargaba sobre sus hombros. Pero no hizo ni dijo nada más hasta que se detuvo a colocar dichas piedras en el círculo marcado de tierra que rodeaba lo que iba a ser la fogata.

- En fin, los asientos ya están. -rodó los ojos y se giró hacia su acompañante. - ¡Oh! Ya que estás aquí, quería devolverte algo, ven. -lo llevó a una zona más apartada, donde Khigu había dejado algunas de sus pertenencias y sus armas. Antes de acercarse, ella misma dejó su bolso de mano un poco mas lejos de donde estaba su hacha de plata, y al lado suya estaba una tela negra con algunos detalles dorados, envolviendo algo de la mitad de tamaño que el hacha de al lado. Desdobló la tela para, no solamente mostrar una modesta hacha arrojadiza que había escondido, si no más bien sacudir dicha prenda de color oscuro. Era la capa que el hechicero le había regalado hacía tiempo; no estaba destrozada ni muy exageradamente sucia, pero sí se notaba a simple vista que había sido bastante usada. Y a pesar de ello, seguía bien cuidada. - Protege bien del frío, aunque con mis quemaduras no es que pasara mucho cuando volví a Ilia. -comentó con humor y una sonrisa cómplice.


off:
Perdón el tocho post ^^u... Si quieres, no tienes por qué responder a todo jaja
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Mar Nov 03, 2020 8:10 pm

El joven pelimorado quedó mirando a la mujer que tenía delante con unos ojos perdidos y distantes. No preocuparse por el mañana… eso sonaba bien. Sonaba muy bien. Vivir el hoy, disfrutar de buena comida, buena compañía y buenos ratos de diversión, ¿verdad? El mañana ya llegará y nos preocuparemos entonces. Parecía una buena vida. Seguro que lo era. Y Sindri, por mucho que entendía el concepto, no podía forzarse a participar en aquel modelo de existencia. Había ciertos… acontecimientos aciagos en el horizonte que incluso en aquellos momentos consumían su esencia y le obligaban a actuar a contrarreloj. Mañana… ¿Había un mañana? ¿Tenía él un mañana? ¿O debía agradecer a la Oscuridad despertar un día más? No, no podía detenerse ahora. El mañana… el mañana era lo que importaba. No podía perder tiempo pensando en el aquí o el ahora. ¿Quizá…? ¿Quizá podía preguntarle a la guerrera de Sacae cómo lo hacía? ¿Cómo lograba despegar su mirada del futuro? Y en cuanto las preguntas comenzaron a formularse dentro de su cabeza, las desechó sin más ni más. Era una estupidez. Era una pérdida de tiempo para la sacaína, que no había hecho nada malo en este mundo para merecer tener que escuchar retahílas de palabras conexas con hilos de araña. No invisibles, pero sí sólo visibles a contraluz.

¿Mi… presencia? – aquella expresión arrastró de nuevo la consciencia del joven hasta la conversación. Tardó unos segundos en reajustar su cabeza y a enfocar la mirada al frente, pero eventualmente todas las piezas encajaron y el sentido salió a escena una vez más – Bueno, es trabajo de todo Mago Arcano que se precie ser un agente del caos en servicio de la Oscuridad. Acabar con el orden, lo que no quiere decir necesariamente desordenar, ¿Sabe? – el Caos Organizado existía y, si uno quería un ejemplo, sólo debía abrir el zurrón del Hechicero. Todo estaba perfectamente ordenado y donde debía estar… lo que no quería decir que no hubiera cambiado de lugar cinco veces durante la media hora. Lo que importaba era que todo cupiese en la bolsa y si tenía que buscar durante cinco minutos un objeto que necesitaba… era un pequeño precio que pagar – Ni mucho menos hacerlo aburrido. ¿Por qué no dar un toque de color a algo soso y aburrido? Eso digo yo siempre. Bien que los cocineros hacen eso cada día de sus vidas, dar vida a los platos con especias y salsas. ¡Y les pagan! ¡Y son reconocidos! – el mundo no era justo. Todo el mundo alababa a los que solucionaban los problemas, los colmaban de halagos y regalos por doquier, sí, sí. Pero… ¿Y a los que causaban los problemas en primer lugar? ¿Acaso nadie veía que si nadie creaba tales problemas los héroes se quedarían sin causas por las que luchar? Qué poco agradecida era la gente…

Y, acto seguido, escuchó la respuesta de la mujer a la cuestión que le había planteado: ¿Qué es la fuerza? Una pregunta que podría reverberar durante días en las salas de los filósofos y pensadores, personas que se ganaban su pan por la cantidad de palabras que soltaban por hora. Mas la cara del joven dejaba patente que, si bien esperaba una respuesta elaborada y ornamentada por parte de los ya mencionados, no se hubiera imaginado que la Guerrera Khigu hubiera invertido tiempo en elucubrar una teoría tan completa sobre la fuerza y sus diversas dimensiones – Pues… sí. Si le soy sincero, sí. – la honestidad era la mejor política ahí. ¿Para qué mentir ante la evidencia? – Es decir, usted no es una idiota. ¡En absoluto! Pero cuando uno puede partir en dos el espinazo de un oso con un solo brazo… no sé cómo decírselo. Esperaba una respuesta más…  ¿Física? ¿Menos etérea?“la fuerza es la vida”, le había dicho. “La fuerza es la pasión”. ¡Cuán diferente podía llegar a ser un concepto para dos personas! Si hubieran preguntado a Sindri, él no hubiera dado esa respuesta ni en un millón de años. Mas, ¿No era eso lo que estaba buscando? ¿Perspectivas diversas que añadir a su colección? – Y si es la fuerza lo que me ha permitido conocerla, entonces debería agradecérselo durante lo que me quede de vida. Gracias, Guerrera Khigu, verdaderamente me ha dado mucho que pensar. – y de forma digna movió su brazo derecho hasta ponerlo bajo su estómago y le dedicó una profunda reverencia. Una que, según el protocolo, era reservada para las más grandes eminencias y figuras de un reino. Pero vamos, el bibliotecario estaba tan agradecido con ella que realmente fue la que consideró más adecuada para la situación.

Y cuando se incorporó lo hizo con una sonrisa radiante en su rostro. Una verdadera sonrisa de oreja a oreja que mostraba una alegría exuberante y desbocada. Sentaba bien ser halagado. Que le dedicaran unas palabras bonitas, para variar. Y, por alguna razón, el hecho que salieran de los labios de la persona que tenía delante, de la Guerrera Khigu de Sacae, las hacía muchísimo más dulces de lo que hubiera podido imaginar – Un Sindri es más que suficiente. No creo que este mundo esté preparado para dos Sindri, al fin y al cabo~ – y, hablando de cosas para que la humanidad no estaba preparada… ¿Tanta curiosidad le despertaba la Oscuridad a la mujer que con tanto brío enarbolaba un hacha? Es decir, lo entendía en cierto modo, la Oscuridad era algo atractivo y seductor, una fuente inagotable de poder y energía que podía hacer todos tus sueños realidad… igual que las peores pesadillas de tus enemigos. Y era justamente por ello que no acababa de entender la posición de la mujer – Sí, bueno, pero hay sorpresas y… sorpresas. – ladeó entonces la cabeza mientras daba unos pocos pasos incómodos alrededor del lugar, tratando de buscar en los recovecos de su mente una manera de explicarse – Hay sorpresas como “¡Oh! ¡Fantástico! ¡Encontré una perla dentro de una de las ostras que compré!”. Pero también hay sorpresas del palo “¡Au! ¡La langosta que compré está tan viva que me pellizcó el dedo! ¿Sí? – que hubiera llegado la hora de comer y el joven de Ilia tuviera hambre no influenciaba en absoluto la calidad de sus explicaciones, no señor.

Pero ni la mejor mariscada del mundo hubiera causado en él tanta impresión como lo que a continuación escuchó – C-conoce a Lord Hausen. A Lord Hausen. Personalmente. – o bien en Sacae la capacidad de mentir a la perfección estaba más que extendida (a pesar de aquello de “la gente de Sacae nunca miente”) o la nobleza de Lycia había cambiado mucho durante la casi década que Sindri llevaba fuera de las fronteras de Ryerde. Sí, los cambios estaban a la orden del día, pero ni en sus sueños más locos hubiera imaginado que de la nada aparecería la hija de Lady Madelyn. Y mucho menos que se la encontraría durante sus viajes por el mundo – Mmm… me temo que soy persona non grata en la Liga de Lycia. Eh… quiero decir… no me quieren ahí. En absoluto. Bueno, mi cabeza sí que la quieren. Busca y captura, ¿sí? Es una larga historia, pero en resumidas cuentas, no puedo poner un pie en ningún marquesado. – y le dedicó a la mujer una sonrisa algo nerviosa y tensa. Viajar a Caelin simplemente no era una opción. Poner un pie en un marquesado de Lycia era demasiado arriesgado incluso después de tanto tiempo. Demasiadas sombras del pasado en aquellos lugares a las que no quería enfrentarse. Todavía no, al menos.

Y la risotada de la nómada logró sacarle aquellas sombras de la cabeza al menos por un rato. Una risa bonita por ser una risa sincera, a opinión que nadie preguntó del joven – Ronronear es mi especialidad… justo después de inventarme cosas que son mi especialidad, claro. – hizo ademán de bajar un poco la cabeza para ayudar a la mujer a peinarle (o despeinarle) puesto que, todo sea dicho de paso, la Guerrera Khigu era algo más bajita que él – No puede ser tan difícil, ¿verdad? Vamos, que no tengo una pelambrera tan larga como para que haga mucho con ella. Dudo incluso que pueda hacerme coletitas o trencitas. – la señorita de Sacae acabó alejándose de él, seguramente tras haberse dado cuenta que, tras su cabello cuidado y estratégicamente colocado, el Hechicero no era nadie especialmente agraciado. Quizá le faltaban un par de lentes de lectura estilosas, a algunas mujeres les gustaban los hombres de corte intelectual y así con aires de cultura… pero es que Sindri veía perfectamente y no las necesitaba, además que esos artilugios costaban un verdadero ojo de la cara. ¿Cicatrices quizá? ¿Más músculos? Quién sabe… – Ah, supongo que tendré que ser un gato comprensivo y sólo maullar tristemente durante mitad de la noche… – y se encogió de hombros de forma suave, como si fuera una obligación impuesta por un autor desdichado a un personaje sin capacidad de elección.

Y la caminata comenzó. Por suerte para el hombre, el viaje tuvo puntos interesantes en los que focalizar su atención completa cuando el paisaje no daba más de sí. ¡Claro que lo llamaban “estepas de Sacae” o “planicies de Sacae”! ¡No había absolutamente otra cosa que ver que tierra llana! Ni montañitas, ni árboles, ni piedras tan grandes como las que habían dejado atrás. Realmente era una tierra yerma que haría las delicias de cualquier ermitaño que necesitara un respiro del ajetreado mundo… durante cinco minutos más o menos. Suerte que tenía a la Guerrera Khigu para entablar conversación porque, de lo contrario, seguramente hubiera acabado abstrayéndose y caminando en perfecta línea recta hasta que se pusiera el sol y los pies le dolieran. Sea como fuere, tras un tiempo indeterminado que juzgó como no muy largo, la mujer guerrera anunció que habían llegado aquí. Aquí siendo una zona descampada y poblada por lo que parecían construcciones temporales de… ¿Tela? ¿Cuero? Desde la distancia era difícil de determinar y más que seguramente a los nómadas no les haría mucha gracia que un desconocido comenzara a toquetear lo que se suponía que eran sus hogares. A lo que seguro que no se iba a acercar ni harto de vino era a aquellas cuadras improvisadas llenas a rebosar de equinos, ya había tenido suficiente trato con animales de cuatro patas por un día.

Eso sí, la gente que pululaba por la zona sí que despertó su interés. Nómadas de Sacae, con la piel oscura (y musculosa) y un cabello negro como la noche. Un panorama en el que los dos nuevos actores a escena desentonaban cromáticamente hasta el punto que Sindri comenzó a jugar con un mechón de pelo distraídamente. Y todos, o al menos la gran mayoría, portaban cuernos de alguna clase, lo que le resultaba familiar a estas alturas. Qué… grupo de gente tan uniforme. Incluso en el pueblecito de Ilia en el que vivió había podido ver más variación de tonos de piel y de cabello que en todo el grupo que abarcaba sus ojos. Todos semejantes. Todos los nómadas semejantes. Menos una, a la que dedicó una sucinta mirada. Sí, fue justo ahora que entendió por qué a Khigu le disgustaba su color de ojos y de cabello… no era el color en sí sino el hecho de, bueno, ser diferente a todos los demás. Mientras que para Sindri era una bonita cabellera con el color de la nieve para ella era una diferencia con todos los que había vivido hasta la fecha. Pero aquellos nómadas no le dedicaron un mal recibimiento, al menos teniendo en cuenta los que recibía por el mero hecho de las Artes Arcanas que practicaba… aunque al primer tomate que volase se las iban a ver con él – Si quiere que les dé un buen susto sólo tiene que pedírmelo… – mencionó de forma traviesa, tratando de dotar a la situación un pequeño deje de diversión. Realmente la Guerrera Khigu no parecía estar de humor por lo que si podía solucionarlo todo con una pequeña triquiñuela…

Los pétreos asientos finalmente encontraron su lugar de reposo y, acto seguido, la mujer comenzó a recorrer los callejones, por llamarlos así, del poblado temporal. Sindri, obviamente, la siguió de forma obediente… ¿Quién sabe? Quizá podría encontrar algunos cojines para decorar las improvisadas sillas… pero no fue eso lo que encontró. Oh no – Bonita hacha. – mencionó automáticamente, totalmente consciente que no sabía absolutamente nada de tales armas y, quizá, a los ojos de alguien entrenado era un hacha fea. Ah, pero un trozo de tela más que conocido hizo acto de presencia y una cálida sonrisa se aposentó en la cara del estudiante de la Magia Arcana – No sabe cuánto me alegra saber que la ha conservado, Guerrera Khigu. – una capa de Ilia, hecha puntada a puntada con el propósito de aislar del frío a su portador. Una de las primeras inversiones de su salario. Cuántas noches en vela había pasado arrebujado en aquella prenda, estudiando los secretos de la Oscuridad. Cuántas. Alzó el brazo para cogerla hasta que, a medio camino, se detuvo – No. Quédesela. La ha cuidado tan bien que creo que sería incluso un insulto tomarla de nuevo. Además, quizá mi vieja capa se pondría celosa… ¡Con el dinero del premio me he comprado cinco o seis nuevas! – y le dedicó un guiño mientras hacía un suave gesto negativo con la cabeza. La mujer quizá debía viajar a lugares fríos en un futuro próximo y, contra la nieve, toda ayuda era poca – Si no le gustan los regalos de capas únicas en su especie desde la caída de Ilia, considérela un pago adelantado por todo lo que voy a aprender aquí hoy sobre los nómadas de Sacae. O si le parece poco regalo, simplemente dígalo y la llevaré de compras por la ciudad de su elección… excepto si está en Lycia. – había líneas que todavía no estaba dispuesto a cruzar en absoluto.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Khigu Mar Dic 22, 2020 10:26 pm

Por eso le gustaba Sindri. A la vez que pensaba que eran totalmente diferentes, por otro lado eran tan parecidos... O al menos, era la sensacion que a ella le daba cada que conversaba con él. Él era un parlanchin, le contaba muchas cosas. ¡Y ella siempre había anhelado el poder socializar de aquella manera con alguien especial! Quitando pelear y comer, su otra cosa favorita eran las largas charlas en compañía. Pero claro, usualmente nadie iba a hablar con alguien a quien detestaba, así como ella tampoco perdería el tiempo en gente que solo abría la boca para insultarla. Porque para eso estaban los puños que lo solucionaban.

- ¡HAHAHAHA! ¿Cómo has sabido lo del oso? Pasó hace un año... -se rascó la cabeza. Ah sí, Sindri era un adivino, cierto. - Bueno, está bien... Sin fuerza fisica no podría haber resistido tus llamas, al fin y al cabo. ¡Las cicatrices seguro se ven genial! Te enseñaría, pero ya has visto que todavía queda una venda. -se dio la vuelta y se levantó la coleta para enseñarle con más claridad. Entre el top y el pareo de su tribu, se podia ver aquella parte de su espalda: lo que no llegaba a tapar la venda eran dos capas de marcas de quemaduras --una mas vieja que la de la magia de Sindri-- ya curadas, aparte de otros cortes por aquí y por allá. - Y como me quite el parche, Luz me echaría el sermón de nuevo... Ella es la que mejor sabe sobre cuidar estas cosas de heridas y piel, y todo eso. -resopló. Ciertamente, aunque no lo diria, Khigu le habia pedido específicamente que aunque la pudiera sanar del todo, quería que dejaran marca. Quería tener aquella cicatriz del torneo en ella.
Por cierto, ¿cómo estaría la suya...? Sus ojos se desviaron a la parte izquierda del hombre, pero no llegó a preguntar nada.
Sin palabras se quedó ante aquel agradecimiento, no por aquella reverencia que no terminaba de comprender ni valorar su manera socialmente; si no por el tono de su voz, sus palabras, todo su acto en sí. Ni siquiera recordaba si había recibido jamás un agradecimiento de tal índole... "De por vida". No supo por qué exactamente reaccionó así, pero la sacudida dentro de su pecho había sido real.
Ella no había hecho nada por él, tan sólo responderle. Y sin embargo creía sentirse igual al respecto, empezando a darse cuenta de que en realidad, él también le había dado mucho que pensar desde que lo había conocido. Mas no pudo saber cómo expresar lo mismo en ese momento, pues estaba completamente paralizada, boca semi abierta y todo.

Definitivamente, nunca había visto a Sindri sonreír de aquella manera, el mero hecho ahora de tenerlo delante suya le habia hecho fijarse bien --tal vez no por primera vez, pero si detenidamente-- cuán alto era. Khigu no era precisamente baja, llegaba a superar incluso a algunos jovenes que había conocido, aunque bien era cierto que al lado de Lyn y Luz quedaba un poco de menor estatura, por muy poco... no que lo pareciera gracias a su cuerno, ¡aunque ellas eran las únicas excepciones sobre mujeres!
Y la altura de Sindri fue lo que... No, Sindri como tal, fue lo que le hizo tragar saliva. Se veía como intimidante... pero no de miedo, no de pelea. No terminaba de explicar por qué.
Bueno, ¿por dónde ibamos? Ah si, Sindri... - Dos Sindris... -imaginó, para seguidamente carraspear- ¡El doble de divertido! Me podría llevar uno de premio, ¿no? -bromeó, un tanto pícara.
Y aunque ya no insistiría más en el tema, seguía sin entender como no le parecía bien el segundo tipo de sorpresas. Es decir... ¡El propio cuerpo de Khigu era un mapa del resultado de esas "sorpresas"...! y no había pasado nada más. Eso era lo que formaba parte de ella.

- Ajá. Bueno... -asintió, pero no dio más detalles, dejando la respuesta en el aire. No era una larga historia, pero sí complicada todavía, tendría que esperar a otra ocasión si queria contarle a Sindri de su nuevo "trabajo", ya que al fin y al cabo tenía que recordar que precisamente el dia de hoy... Era sólo Khigu, a secas. Y hablando de ello... - Tampoco somos precisamente bienvenidos en mi tribu, ni tú ni yo. -añadió, rapidamente.- Pero... ya veo, entiendo tu incomodidad. -bajó la mirada, mas que nada por el pensamiento que entonces no podría encontrarse a Sindri, justamente en el lugar donde más iba a estar en los próximos tiempos.
Aunque, espera, ¿su cabeza... en busca y captura? Eso sí era nuevo. Y aun así, sin ni siquiera preguntar el motivo, no le hacía falta. Sindri era ya alguien importante para la albina. Además, no era como si la propia mujer fuera una santa, ya que aún recordaba que ella misma no quería pisar Bern por un motivo... parecido, seguramente. - Sin embargo, si alguien... Puedo... -lo miró, su voz y sus ojos dejaban mostrar la duda hasta ahora oculta. Esa no era ella, ¿qué ocurría? - Es decir, yo no dejaría que... Y yo sí que... -cortaba y cortaba sus frases. ¿Era por la ignorancia de la situación, o por la incompetencia de entrar en la mente del hechicero?
No sabía de otros marquesados ni las normas de nobles y civilizados, pero la ahora comandante de Caelin no permitiría que su amigo fuese una persona "non-grata" en su presencia. ¡Además, Lyn lo conocía también! Seguro ella podía hacer mucho más... ¿Khigu podía hacer algo, realmente? - Se me ocurrirá algo, de seguro. -murmuró, esta vez en una voz casi inaudible para él, casi estaba más convenciendose a sí misma. Sí.
Si quería que Lyn hablara con Sindri... Si quería encontrarse a Sindri de nuevo, no como la simple guerrera Khigu, sino como la comandante Khigu. En el fondo, quería demostrárselo. A él, que tanto le gustaba ponerle esos títulos. Era sólo por eso, ¿verdad? Si no, no entendía como es que le había puesto momentáneamente nerviosa el pensamiento de no volver a ver a Sindri en mucho tiempo... O jamás.
Abrió fuertemente los ojos. "Era extraño, ¡ella no tenía miedo...!" Pero no era sino ella misma que se conocía mejor que nadie, y sabía lo tanto que le disgustaba volver a pasar por lo mismo, con alguien por el que recién andaba redescubriendo esa clase de sentimientos. Lo señaló, finalmente. - ¡¡Ey!! ¡Recuerda que eres MI presa! ¡De nadie más! Si alguien quiere capturarte, antes tendrá que pasar por encima de mí. ¡Ha ha! -exclamó, con su aparente humor de siempre. Pero eso le ayudaba a distraerse, a volver a ser Khigu. Y también a ocultar sus vergüenzas.

- Heh, ¿puedes contarme acerca de tus otras "especialidades" por el camino? -como él decía, eran inventadas. Pero comentaba a disfrutar de aquello; podía entonces comprender cuando él se había referido hace mucho tiempo sobre las historias inventadas... claro que, perdía la gracia si no se las contaba Sindri, por el momento. Y seguía prefiriendo mucho más las reales.
Se alarmó ante la mencion de lo ultimo, casi parecía que le habia leido la mente, lo cual la avergonzó más de lo que debería. - ¡T-trenzas... eh... claro! ¡¡...jaja!! -lo que estaba 'claro' más bien, era el apuro por ocultar su rostro enrojecido. Pero de hecho, es que sí tenía largo cabello Sindri, no en demasía, pero lo suficiente para enlazar una trenza. Y quién no querría, es decir, con su cabello oscuro y sedoso... ya le había dicho cuánto le gustaba, tiempo atrás. Claro que, no lo había dicho en un idioma común para él entenderlo.
- Uhh, ¿acaso quieres que te prepare yo la comida? Porque después de nuestra diferencia de opiniones la última vez, lo dudo... -rodó los ojos, mas con una sonrisa al recordar tremenda discusión sobre la carne cruda y los bollitos dulces.

(...)

Por el momento a pesar del rechazo, los nomadas hicieron oídos sordos a cualquier palabra o provocacion que saliera de la boca del intruso; nada más dedicándose a seguirles el movimiento a ambos como buitres, a la par que seguían haciendo lo suyo también. No en vano su mayoria de integrantes eran cazadores, tal y como lo era, o había sido, Khigu. Podían poner su atención en dos o más cosas a la vez.

Al Sindri mencionar el hacha, suponiendo que se referia a la arrojadiza, Khigu volvio a taparla con urgencia, tirando uno de sus sacos encima. - Es preciosa, sí... pero no creo que me sirva para mucho. ¡No pesa casi nada! -le respondió en voz baja, esperando que sólo él escuchara, posándose un dedo sobre los labios. Y a pesar de lo que había comentado; la escondía porque la consideraba un premio, un tesoro. Nadie de su tribu debía poner los ojos en sus pertenencias. Sobretodo del que siempre había sospechado que era un tramposo y un ladrón...
No supo por qué, pero ya se había imaginado la reacción del pelimorado por adelantado. Aunque cierta partr de si sólo pensaba que la única explicación era porque "¿Cómo iba a aceptar algo que una... nómada como ella, se había puesto?". Pero por otro lado, tan solo sonrió de vuelta. - Hmmm... -la estiró de hombro a hombro, delante suya, y la miró un par de segundos- La usaré entonces para decorar mi armadu-... -carraspeó- Para esconder mis cosas, de mientras. -volvió a doblarla con cuidado, y ocultó con la misma delicadeza la pequeña hacha dentro fe ella. - Pero, ¿estás seguro? eso significa que ya me pertenece, no hay vuelta atras. Y soy muy posesiva con mis "premios". -asaltó con la mirada a los ojos ajenos, como queriendo decir algo más allá.

Uno podía ver que aquel rincón era el de la albina, más no había nada más allá de sus pertenencias tiradas, ni una tienda montada en donde dormir a la noche. Al fin y al cabo, su plan original no incluía eso. - Oye... ¿tanto te gustan las capas? -mientras preguntaba eso, se miró sus propios dedos, llenos de pequeños cortes y hasta algunas callosidades. Por su mente pasaba lo más obvio, y eso era que en realidad era ella quien tenía que agradecerle muchas cosas. El problema era... que lo que se le ocurría no se le daba muy bien. Podía saber hacer de todo tipo de cosas para autosustentarse; pero fuera de pelear, armas, o algunas manualidades como abalorios... Lo demás tenía resultados mediocres (aunque funcionables), como la costura o la cocina. Carraspeó antes de continuar. - Dime, ¿te gusta la piel de alguna bestia en particular? -tratar de ser indirecta no era lo suyo, pero tampoco quería admitir que en realidad, era ella quien le gustaría hacerle un regalo al hombre, y no al revés.

- ¡Ah, sí! Antes me acordé... ¿cómo está tu brazo?


Off:
De nuevo, disculpa la tardanza, me vinieron mil cosas arriba. Espero que te guste el post! <3
Khigu
Khigu
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Reaver | Marshal

Cargo :
Comandante (Ejército de Caelin)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Ti'bizzăn'ah [0]
Lanza de bronce [1]
Armads [0]
Tarjeta de platino
Espada de Kaltrina
.

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL
Zephiel [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Sindri [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Luzrov [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] OaIUyNL

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] ZmGwc9E[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] NoCdqu3

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] POvHqgT

Gold :
1563


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Sindri Dom Feb 28, 2021 8:35 pm

¡Ay! ¡Por las barbas de Athos! Claro que alguien como la Guerrera Khigu sería asidua a luchar contra osos, todo encajaba igual de bien que una llave y un cerrojo. Tal vez esa es la manera de sacar la verdadera fuerza, luchar contra seres incapaces de cesar en sus ataques y tratar de sobrevivir. Era una manera de verlo, ciertamente, pero a Sindri no le hacía especial gracia ir a molestar a Papá Oso y Mamá Osa cuando, a todas luces, el hechicero no tenía ni un solo rizo de oro en su cabeza.

Y suspiró entonces, consciente que el dolor al que la mujer no hacía alusión, pero sí mostraba sus consecuencias, había sido total y absolutamente culpa suya – Sí… lamento mucho ser la causa de esas cicatrices. Hay hechizos que… bueno… digamos que quizá tendría que haber pensado un poquiiiiiito mejor el elemento a usar. Menos problemas si hubiera lanzado una bocanada de aire, pensando en retrospectiva. – y mira que estuvo tiempo pensando en la tienda de libros de hechicería, tratando de elegir cuál de los tres elementos era el adecuado para un torneo de tal calibre. Estaba el relámpago, que era rápido y veloz, pero se le antojó que tenía poco impacto en el campo de batalla… y nunca había pisado la Arena de Regna Ferox, por lo que ni siquiera sabía si era al aire libre. Y el viento… era muy aburrido. Era viento, aire con fuerza y si el pelimorado algo quería es espectáculo – ¡Pero es que el fuego es tan… no sé… brillante! Pensé que quizá amedrentaría a mis enemigos, pero… me tomé demasiadas libertades con su uso. Traté los hechizos como uno de Magia Arcana y… se nota. – explicó cómo pudo mientras se frotaba la nuca, visiblemente incómodo. Un Mago Arcano apuntaba a un objetivo, convocaba la energía de la Oscuridad y decía sin palabras “¡Ataca!”. Si aplicas la misma técnica a un hechizo de fuego, especialmente a uno de alta potencia, el resultado era una llamarada sin control y sin estilo, un incendio que buscaba aquello con lo que alimentarse.

Tuvo que forzarse a no negar con la cabeza, por alguna razón que no acababa de entender se sentía culpable. Muy culpable. En otro momento hubiera mirado a las nubes y con un “Oh, bueno, estas cosas pasan” volvería a centrarse en su estudio o en los quehaceres que tenía a mano. No era él. No estaba siendo él. Pero sin importar las vueltas que le diera, el hecho de saber que no sólo había causado un dolor a la Guerrera Khigu, sino que éste había dejado marcas físicas sobre la piel. Cicatrices. Señales que no se iban a ir, a desaparecer sin rastro, así como así. Algo lo reconcomía y, como un niño que recibe una regañina, clavó los ojos al suelo durante un buen rato – “Era un torneo. Éstas cosas pasan en un torneo”. Entonces, ¿Por qué ese pensamiento no le daba ningún consuelo? ¿Por qué sentía una vergüenza fría, un resquemor gélido en la boca de su estómago? Sindri quería decir algo, pero las palabras se agolpaban en su garganta y, como una garra o una tenaza, se la oprimían. Sólo podía tragar. Respiró una vez. Dos. Tres. Carraspeó. Respiró una vez más. Y un hilo de voz salió, entrecortado y con poca confianza – De… veras que lo siento. Haberle causado daño. Yo… yo no… – y si empezó audible, terminó como un susurro. Un Hechicero no pedía perdón. Todo el mundo lo sabía. Y Sindri era, por naturaleza, alguien que no tendía a echarse las culpas a sí mismo, por lo que no tenía mucha experiencia enfrentándose a algo que, a todas luces, era así por sus acciones. Quería decir algo, pero no sabía cómo. Y, por lo tanto, optó en sumirse en un silencio sepulcral mientras avanzaba dócilmente.

Finalmente, y tras un buen rato de introspección, el mago arcano despegó los labios para decir con un intento de humor, encharcado todavía por su humor alicaído – La miseria ama la compañía. – podía ver porqué él no era bienvenido... al menos su escaso conocimiento de nómadas le permitía entender eso. Extranjero, extraño y, para acabarlo de marinar todo, tenía una pinta que desentonaba de la multitud. Era el pelo, ¿verdad? Tenía que ser su cabellera. Mamá siempre le dijo que su pelo era muy bonito y que debía cuidarlo bien, pero ninguno de los ahí presentes parecía presumir de un corte de pelo a la última moda de Lycia – Le prometo que me portaré bien, Guerrera Khigu. No me meteré en ningún problema… al menos hoy. Nadie tendrá ni la más mínima queja de mí. – y se bamboleó de atrás adelante, como queriendo simular el vaivén de alguien inocente y que no había roto un plato en su vida. Suspiró levemente y se llevó las manos detrás de la espalda en símbolo de paz y armonía mientras duró el paseo – ¿Presa? Bueno, si quiere que todo el mundo sepa eso puede ponerme un collar o algo así para que todo el mundo se dé por enterado. Pero pido que sea uno de un color bonito que no desentone con el morado. Y nada de cuero sin repujar, eso deja marcas – había magos arcanos jóvenes que llevaban accesorios de cuero negro con pinchos y otras cosas así, pero el joven de Ilia jamás les había encontrado la gracia. Más que nada porque viendo los aspavientos que el antiguo noble hacía a la hora de lanzar hechizos… brr… acabaría como un colador a los dos días.

Mmm… sé cómo insultar a la madre de alguien en siete idiomas distintos, eso es útil. También sé hacer malabares con hasta doce objetos a la vez… ¡Oh! ¡Eso a los niños les encanta! Especialmente si es con cosas que se rompen: floreros, platos, vasos de cristal, tinajas de barro… – enumeró mientras se llevaba la mano al mentón de forma pensativa. De algo le había servido pasar unos años en una troupe y la vida del circo podía ser muchas cosas, pero en absoluto tranquila. Y un arlequín extra nunca iba mal… aunque lo que él verdaderamente hubiera querido es ser actor. Pero noooooooo, demasiado melodramático, decían… – Pues… mis habilidades de cocina dejan mucho que desear. Para algo están las posadas, ¿Sí? Se podría decir que “sé” cocinar siempre y cuando echar todo en una cazuela, añadir agua y remover cada quince minutos se considere “cocinar”. Y pimienta. Mucha pimienta. – pero al menos puede considerarse un intento gastronómico y no, digamos, un atentado contra la cocina mediante carne completamente crudo. Más le valía encontrar un libro de cocina pronto…

[…]

¿Le estaban siguiendo con la mirada? ¿O era su paranoia disparándose hasta cotas insospechadas? Sindri, observador por naturaleza, se sentía analizado a cada paso que daba. Sentía ojos en su espalda, caricias de cuchillos, y toda la educación que recibió para evitar “conflictos” con otros magos arcanos resurgió como un pecio en una noche tormentosa. Estaba tenso, muy tenso, los hombros casi un rictus que se negaban a moverse. Las piernas preparadas y los pies plantados bien en el suelo, en caso que fuera necesario salir corriendo de ahí. Si no fuera porque estaba en compañía, bien mostraría ahí quién era verdaderamente el cazador que acechaba en las sombras. Aquél que perduraba en la memoria de todos y era el malvado de las historias que las madres contaban a sus hijos antes de irse a dormir. Pero no, paciencia… paciencia… respira… respira…

Si no pesa nada entonces no le molestará cuando la lleve puesta, ¿No es así? ¿Para qué quiere un accesorio que la moleste al llevarlo puesto? Esta capa le protegerá del frío y de las ventiscas… y ni siquiera notará que la lleva puesta. – razonó el bibliotecario  en voz baja también mientras ladeaba la cabeza, buscando por qué era un inconveniente que la capa no tuviera ningún peso. Si quería algo pesado, mejor una armadura, que incluso una capa gruesa no se le antojaba que pudiera protegerla de absolutamente de nada – Ya dije que síííííí. ¡Mire que es usted particular con los regalos! Un regalo no se da de vuelta, se toma y ya. Por eso es un regalo y no, digamos, un intercambio o una venta. – hinchó los carrillos e incluso hablando flojito dotó de sus palabras de un deje entre juguetón y ofendido. Realmente el comportamiento de la mujer le parecía muy enternecedor, pero no iba a decirlo y arriesgarse a compartir el posible destino del oso del que hablaron antes… – Y, sí, claro que me gustan las capas. A todos los magos nos gustan las capas. Es un amor que se nos inculca mientras aprendemos los gajes del oficio, ¿sabe? – y asintió con fuerza mientras daba un paso atrás. No iba a perder esta oportunidad de hacer un poco de espectáculo ni siquiera ahí, en un asentamiento nómada de Sacae.

¡Observe y deléitese! – y, con esas palabras, Sindri el Hechicero concentró algo de energía taumatúrgica y, sin modelarla siquiera, la lanzó al suelo donde rebotó de forma pacífica creando unas pocas corrientes de aire cargado de magia. El muchacho aprovechó para bajar un poco la cabeza y cruzarse los brazos con una pose sumamente ufana y confiada… y ni corto ni perezoso, el aire mágico comenzó a mover la capa que portaba el mago en aquellos momentos. Un despliegue de tela de buena factura que se movió creando ondas y reflejos durante unos instantes… hasta que la energía mágica terminó y la prenda volvió a quedar tan inerte como estaba hace unos momentos – ¡Capas! ¡Sólo las capas permiten hacer esto! ¡Capas y no más! – y soltó una pequeña risita, como si el humor le hubiera vuelto al cuerpo. No tardó en encogerse de hombros de forma cómica ante la pregunta de la mujer puesto que el estudio del cuero y su curtido jamás le había interesado en demasía – Pieles… no sé de pieles. Madre tenía una alfombra de piel de cabra de Badon, muy mullida y bonita… – y negó con la cabeza con cara de circunstancias. Como mucho sabía un poco de botas que eran buenas para combatir el frío, el forro de piel de cabra de Ilia era el mejor del mundo para eso.

¿Mi… brazo? ¡Oh! – tras caer en la cuenta de a lo que se refería la mujer peliblanca, el estudiante de las Artes Arcanas movió el mencionado brazo haciendo un molinillo y mostrando su buen estado actual – Los sanadores de la Arena de Regna Ferox se tuvieron que esforzar pero, tras unas pocas horas con ellos, está como nuevo. ¡Como nuevo! – le guiñó entonces el ojo en gesto pícaro de complicidad antes de añadir con un tono jocoso de cantinela – No podían permitir que saliera a la Arena de nuevo con un cabestrillo, ¿Verdad? ¿Cómo iba a sujetar el libro con una sola mano?
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Khigu [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v
Hrist [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Tomo-4[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Staff-1

Experiencia :
[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Iu4Yxy1

Gold :
3802


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri] Empty Re: [Entrenamiento] El último baile [Priv. Sindri]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.