Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Lun Jul 15, 2019 6:57 pm

Nunca nadie debería escuchar las palabras que más daño podían hacerle, ni siquiera tu peor enemigo. En algunas ocasiones estas se debían a uno mismo, a un reino, a otras personas. Sueños truncados que difícilmente regresarían o requerirían de un esfuerzo tan grande que llevaba a plantearse si merecería la pena. No obstante, cuando se trataba de la familia, de tus seres queridos, de aquellos por quienes ofrecerías la vida a cambio sin pestañear, todo el dolor y el sufrimiento se multiplicaba por mil. Se había pasado días y noches en vela pensando cómo podía retomar la conversación que habían dejado a medias tiempo atrás, pero las noticias de la desaparición de su hermano mayor en el frente de Grannvale habían sofocado todos los pensamientos al respecto. Desde entonces, un nudo constante en la garganta no le dejaba pensar con claridad, o más bien todo lo contrario. Ahora se disponía a hacer lo que tiempo atrás tenía que haber decidido: Viajar al norte no solo para ayudar con la toma del país, sino también para recuperar a su hermano.

Tras cientos de kilómetros realizados tanto a caballo como en barco, cruzando un angosto mar y parte de un continente completamente nuevo y desconocido, la joven sacerdotisa de Emblia y ella habían arribado al cuartel más establecido en el norte, allí donde habían visto por última vez al heredero de la corona de Nohr. Respiró profundamente antes de dirigirse al encargado de la base, prácticamente exigiendo saber toda información cuanto tenían. Camilla no se hallaba en ese momento, por lo que ella era la siguiente con mayor cargo tanto político como militar al pertenecer a la familia real.

En el momento en el que pretendía reunir a una tropa lo suficientemente grande como para que la acompañasen en una barrida por la zona cercana al lugar de la desaparición, un rastreador corrió hasta su posición, asegurando haber reconocido a un soldado alteano en la frontera entre Grannvale y Silesse. ¿Altea? ¿Qué intenciones tenía el país creyente de Naga en unas tierras tan alejadas de las suyas? Sí, pertenecían al mismo continente, pero tanto Grannvale como Silesse quedaban bastante alejados de su hogar. Frunció el ceño, pensando que quizás se encontrase relacionado con la desaparición del mayor –General, yo me encargaré del intruso, no voy a permitir que alguien de otro reino se encuentre en nuestro territorio sin una buena excusa. Me adelantaré y vuestros hombres pueden seguir mi sombra a lo lejos –No era una sugerencia, era una orden. Había notado cómo su carácter se había agriado de acuerdo con el tiempo exterior.

Cuanto más al norte volaba, más frío sentía, incluso en su forma dragón. No manejaba la técnica de vuelo a la perfección todavía, pero las corrientes de aire -gélido, casi petrificante- ayudaban en cierta medida a planear unos metros por encima de la superficie. Lo suficientemente bajo como para reconocer una armadura no perteneciente a Nohr. Era la primera vez que usaba su otra forma delante de tantos ojos extraños, delante de tantos susurros y caras de asombro. Pero si ese intruso tenía información sobre Xander, se la sonsacaría.

Y por lo que parecía, no iba a tardar demasiado. A lo lejos, un lobo solitario de dorados cabellos continuaba su camino, portando una armadura diferente a la de las tropas nohrias del lugar. Había dado con su objetivo.
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
Llave maestra [2]
.
.
.

Support :
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Marc [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Espada%202[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Piedra-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] B1dswCL

Gold :
359


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Jue Ago 22, 2019 7:15 pm

Que desdichada ironía era, para aquél que regresaba a su hogar después de tanto tiempo, no reconocerlo a su llegada. Más aún cuando no quedaba lugar al que volver. Le habían llegado noticias preocupantes sobre la guerra del norte mientras participaba en el torneo de Regna Ferox, la influencia de Norh se había extendido hasta Jugdral mientras la resistencia de Silesse no podía con los emergidos que venían del centro del continente. Desde aquél momento, sus pensamientos no dejaron de barajar la posibilidad de abandonarlo todo y acudir a ayudar su tierra natal. Su cabeza daba vueltas meditando si su eficaz participación en la contención emergida de Regna Ferox habría surtido el mismo efecto en Silesse. Se quedaría en una incógnita sin resolver: La última información que obtuvo fue la de tropas de Norh expandiéndose hacia el norte, y nada más. No sabía si era la opacidad del reino grimleal o una realidad más compleja. Necesitaba saber más. Cuando surgieron los rumores de que un fragmento del relato de Katrina se encontraba en Grannvale, fue el primero que se ofreció voluntario en la corte alteana para encontrarlo. Trabajar en Jugdral le abriría más vías de descubrir que estaba pasando en Silesse y Mitgard.

Por supuesto, la misión quedó lejos de ser oficial. Cualquier solicitud formal de entrar en el territorio con dicha finalidad habría sido rechazada y habría avivado tensiones recientes. La pieza de inteligencia sería aprovechada por todas las facciones sin importar quien la obtuviera en primera instancia, así que su estadía en Grannvale se hizo de forma encubierta. No pasó mucho tiempo hasta que un incidente con emergidos en una capilla descubrió el paradero del codiciado testimonio. Los meses de guerra por la liberación de territorios y los enfrentamientos del torneo habían dado sus frutos, al igual que los entrenamientos con la espada legendaria. Emergidos que hace un año habrían resultado peligrosos los despachaba entonces con un par de embates, no suponían un desafío para el espadachín. La misión se cumplió de forma rápida y limpia, antes de que los soldados llegaran la capilla había sido defendida y la información deseada sustraída. En cuestión de días, el diario había cruzado el mar hasta dependencias Alteanas para su estudio. Con la misión completada, había luz verde para que Eugeo trabajara en sus objetivos personales.

En el tiempo que estuvo en Grannvale, descubrió que el norte padecía problemas mucho mayores de los que se había imaginado. Todo lo que se veía desde la frontera eran emergidos, en tanta cantidad que estaban comenzando a invadir las regiones de Issach y Yied. ¿Qué fuerza emergida era capaz de desestabilizar a una potencia militar como lo era Norh? La preocupación del nórdico se transformó en verdadera desesperación. Pero no dudó en ningún momento de la seguridad de su familia. Sobre todo de su hermana, había demostrado su tenacidad con creces en batalla, lo llevaba en la sangre. Lo último que sabía de ella era que estaba combatiendo a los emergidos en el castillo fronterizo de Lubeck. Preparó equipamiento para el viaje y se dirigió a la frontera norte del país.

Asaltó lo que parecía un reducto de emergidos provenientes de Silesse, recogiendo prendas y pertrechos para adoptar su apariencia. Sus vestimentas eran heterogéneas, pero todas constaban de gruesos tejidos de tela y pieles. Armaduras de placas ligeras llenas de cadenas, tan útiles en terrenos nevados como aquellos, pues servían para engancharlas a otros compañeros y así no perderlos durante las ventiscas o noches sin luna. La ropa era muy tosca para tratarse de un uniforme, mas sí tenía sentido al pertenecer a un ejército que provenía del pasado. Eugeo le arrebató la espada bastarda a una de sus víctimas, mientras que la Blue Rose Sword era transportada en la espalda, oculta detrás de la capa. Lucía como uno de ellos, conocía bien el territorio, y además, estaba tan acostumbrado al poder elemental de su espada que no le afectaba el inclemente clima gélido del norte. Ir solo le brindaba la posibilidad de pasar desapercibido, y en cualquier caso, no había emergido ni regimiento que pudiera vencerlo o atraparlo si decidiera huir.

Nadie, ni siquiera un... ¿Dragón?

Eugeo estaba ofuscado pensando en las opciones que tenía de adentrarse en el territorio emergido. Las expectativas eran favorables, pero su optimismo se truncó cuando una enorme sombra alada eclipsó la nieve que estaba pisando, justo en el borde fronterizo entre Grannvale y Silesse. Cuando ésta se acercó pudo reconocerla, cómo no hacerlo con el revuelo que causó en el torneo de Regna Ferox. Corrin era una cara conocida, aunque el devenir de los acontecimientos habían alejado al alteano de la simpatía que había sentido por ella en el pasado. Sus nuevas capacidades vinieron con un puñado de incógnitas e incidentes ocurridos en la frontera alteo-plegiana. Eugeo tenía un mal presentimiento sobre su condición, agravado por el hecho de que sentía que ella le ocultó la verdad detrás de falsas sonrisas y honestidad.

Mientras la dragona aterrizaba, Eugeo desenfundó su espada, recibiendo a la conocida con un rostro apático y una mirada prejuiciosa. - ¿Qué quieres, Corrin de Norh? No es el mejor momento para hablar. Tengo algo importante que hacer. - Anunció, el tono de su voz no sugería el conflicto pero su frustración era evidente: No solo por la interrupción, con su llegada en forma de una enorme criatura voladora, era imposible que la pareja hubiera pasado desapercibida. Si había emergidos cerca, no tardarían en aparecer.
Eugeo
Eugeo
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Esp. de plata [1]
Espada de Acero [4]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [2]

Support :
Marth [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] 964aIaZ

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] XyoARbx

Gold :
3064


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Lun Abr 13, 2020 5:05 pm

Inhaló una profunda bocanada de aire, más fresco y gélido que cualquier otro que hubiese respirado, y comenzó su descenso. Inclinó su ahora pesado cuerpo hacia delante, manteniendo la cola lo más erguida posible, sirviéndole como guía de su dirección. Aún no era capaz de controlar dicha extremidad a la perfección, pero mantenerla sin movimiento era mucho sencillo que procurar realizar un movimiento con ella. Del mismo modo, sus alas dejaron de batir, permitiendo que el aire fluyera paralelamente debajo de estas. Sentía que de su espalda habían brotado dos cometas, como las que solía lanzar al aire de pequeña, fabricadas con papel y madera, esperando la llegada de sus hermanos para que vieran su nuevo juguete. Planear era más sencillo y menos cansado, pero también contaba con una serie de desventajas: por ejemplo, no saber reducir lo suficientemente rápido la velocidad antes de encontrarse a una distancia peligrosa del suelo.

Viró para regresar nuevamente sobre su recorrido, manteniendo la misma distancia. Solo cuando sus oscuras pezuñas comenzaban a dejar rastros hundidos en la nieve se vio con el valor necesario para correr sobre sus cuatro extremidades, frenándose mediante el uso de las alas como lastre. Recuperando su velocidad normal, se dirigió en dirección al guerrero alteano, visualizando una silueta que, a cada paso, se abría hueco entre sus recuerdos a pasos agigantados.

Se detuvo por completo a unos diez metros del rubio, observando con cautela no solamente su silueta, su posición, y sus armas, sino también la expresión de su rostro. Recordaba su gesto serio pero amable, su actitud correcta aunque en cierto modo cercana y su actuar valiente, aunque con ciertos tintes temerarios. No había tardado en congeniar con el alteano, considerándolo una persona a quien confiaría sus preocupaciones. Y, al parecer, no había sido la única persona que supo reconocer al contrario. Se escondió durante unos segundos detrás de un árbol cercano, buscando ordenar sus pensamientos.

Revertió en parte su forma dracónica, pues no esperaba que un humano lograse entender sus palabras en ese estado. Sin embargo, varios de sus rasgos permanecieron. Dos especies de astas se alzaban buscando el suelo desde su cráneo, de la misma manera que su cola no había desaparecido. Sus alas, por el contrario, habían dejado un vacío en su espalda, ahora recubierto nuevamente con la capa que adornaba su armadura modificada para las tierras heladas donde se hallaba. Por último, tal y como había sucedido en el torneo de Regna Ferox, uno de sus brazos, visiblemente de mayor tamaño que el opuesto, mantenía las garras, así como los colores blanquecinos y negruzcos que caracterizaban su apariencia de manakete.

Respiró hondo antes de volver a ser visible, de mostrarse ante un antiguo amigo, ¿ahora desconocido? Sacudió la cabeza, buscando centrarse en la misión que tenía pendiente –Eugeo, soldado de Altea, enviado del príncipe Marth, quizás deba preguntar yo exactamente lo mismo, pues estas tierras están bastante lejos de lo que se puede considerar tu territorio –Apretó los labios, mordiéndolo por dentro antes de que las siguientes palabras pudieran resultar hirientes hacia su interloutor. No quería hacerle daño. Demasiada historia, un lazo estrecho los unía.

Pues yo creo que es el mejor momento para hablar, porque yo debería seguir surcando los cielos y, sin embargo, aquí me encuentro hablando –Suspiró con más pesar que enfado, mirando a los ojos de color del cielo del alteano –Quisiera saber qué es lo que haces tan lejos de tu patria, en tierras inhóspitas como estas, infestadas no solo de emergidos sino de todo tipo de peligros –Prefería ser directa. No podía perder el tiempo. A cada minuto que transcurría, más lejos se encontraba la posible información sobre Xander. Por ese motivo, muy a su pesar, no podía tener una conversación larga y tendida como antaño con el joven, aun si en el fondo una charla despreocupada, lejos de obligaciones y sentimientos de culpa, era lo que anhelaba.
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
Llave maestra [2]
.
.
.

Support :
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Marc [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Espada%202[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Piedra-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] B1dswCL

Gold :
359


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo el Lun Abr 13, 2020 9:33 pm

El soldado de Altea aún no se acostumbraba a que aquella silueta perteneciera a lo que antaño consideró una buena amiga. La realidad era retorcida, al igual que la extravagante anatomía de su forma alada. Había visto manaketes en otra ocasión, tanto en libros de mitología como en la realidad, pero cuando la vió metamorfoseándose en el coliseo... Sólo pudo sentir rechazo al respecto. Tampoco ayudó que aquello ocurriera pocas semanas después del ataque de Plegia y el robo de una “joya” preciada de la villa que arrasaron. Eugeo tenía decidido que, si se presentaba la oportunidad, intentaría descubrir si su fuente de energía era la misma que se arrebató de su país. Temía que así fuera, pues su deber como caballero informar a la justicia y se podría generar una crisis diplomática irreparable.

Eugeo afiló más la mirada cuando Corrin empezó su interrogatorio. No se parecía a la princesa que conoció y con la que compartió momentos antes del torneo. Tanto su aspecto como carácter habían cambiado sustancialmente, lo que le hacía dudar si su personalidad amigable de antaño era sincera o simplemente se ajustaba al título de princesa que antes ostentaba. - ¿Estoy hablando con un general, una princesa, una reina...? - El caballero alteano llegó a la conclusión de que saber su respuesta no cambiaría en nada la suya. - Respondería ante una amiga, pero me temo que esa persona no es la que me está preguntando. - Reprochó sin cambiar un ápice su tono de voz o expresión facial. - Dejé atrás todo escudo e insignia alteanas antes de cruzar la frontera porque la misión en la que me encamino es personal. Y ya que sólo respondo por mí mismo, voy a negarme a hacerlo. Temo que mi honestidad se podría volver en mi contra. - La seriedad en su voz se mantuvo prácticamente invariable, aunque la tensión de su cuerpo se fue agravando con cada segundo que pasaba. - Podemos discutir si tenéis jurisdicción en este lado de la frontera o si por el contrario Norh sigue redibujando las lineas a placer, pero este lugar se hace más peligroso cuanto más tiempo estamos parados.

Aquella frase sonaba como una auténtica amenaza, mas no siendo él el autor de la misma, si no los emergidos que pudieran estar deambulando por el límite entre los países. Su necesidad de seguir avanzando era imperiosa y su cuerpo le instaba a andar, pero jamás subestimaría las capacidades que tenía Corrin para plantarle cara. No descartaba un posible enfrentamiento con ella, aunque en el fondo quería evitar esa situación y que sus caminos se separaran lo más pronto posible. Todo lo que dificultara o retrasara su trayecto por Silesse y Mitgard reducía las posibilidades de encontrar y rescatar a su familia. - Si aún valoráis nuestra amistad. Dejadme pasar. Si no, al menos preparaos para luchar. No dudaré en abrirme camino si no tengo otra alternativa, y además... estoy seguro de que los otros vendrán a darnos caza.

Eugeo se preguntó si el rumor del sexto sentido de los manakete era cierto, en cuyo caso ayudaría a que ella viera que no había mentira en sus palabras. Aunque su frase sonaba más a farol que a ninguna otra cosa, pues el caballero sólo se guió de su intuición para alertar sobre el peligro emergido. Tras tantas batallas había adquirido la habilidad, si es que podía decirse así, de deducir que situaciones podían desencadenar en un conflicto con emergidos. La Ley de Murphy aplicaba en muchos casos, pues éstos solían llegar en los momentos menos oportunos.
Eugeo
Eugeo
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Esp. de plata [1]
Espada de Acero [4]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [2]

Support :
Marth [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] 964aIaZ

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] XyoARbx

Gold :
3064


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Corrin el Dom Jul 05, 2020 10:29 am

Todavía se hallaba confusa por la manera en la que los despiadados hilos dorados del destino la habían llevado hasta aquel lugar gélido y desolado, en un momento preciso donde lejos de abrazar a la soledad que en el fondo anhelaba, su camino decidió cruzarse con el del rubio. No era la persona de dorados cabellos que esperaba encontrar, no. Sus hebras más cortas, sin rizos decorando su cabellera lo alejaban mucho del aspecto de su hermano mayor. No evitar que un suspiro de cansancio y resignación abandonara sus labios, regresando la mirada sobre los ojos ajenos. Y, aún así, no dejaba de ser doloroso por otras muchas circunstancias notar la perforante mirada del caballero alteano.

Recuperó la compostura apenas perdida, manteniendo la cabeza alta, barbilla al frente. Con una mano en el pecho, cerró los ojos por un momento, antes de abrirlos con energías renovadas –Estás hablando con Corrin, princesa de Nohr, regente de Hoshido, pero sobre todo hermana menor del príncipe Xander –Cerró el puño, todavía en su lugar. Si sus manos estuvieran protegidos por los gruesos guantes que había conseguido en el campamento, no notaría cómo las uñas luchaban por clavarse sobre la piel de sus palmas –Y amiga de cierto guerrero alteano, una vez.

Las palabras del guerrero sonaban veraces, o por lo menos eso querían pensar todos sus sentidos. Se había visto obligada a ser más atenta con el comportamiento del resto de las personas desde que ocupaba su nueva posición, pues había sido advertida de la posibilidad de que la gente utilizara en su contra sus habilidades no solamente con las armas, sino con la oratoria. En su fuero interno, una disputa entre corazón y cabeza crecía con cada frase que el rubio verbalizaba. ¿Estaba allí por motivos personales? ¿Por qué tan lejos de su patria? ¿Qué otro motivo podía existir para llevar a una persona hasta casi los confines de un continente lejano, en tierras completamente inhóspitas y salvajes? –Debo admitir que me sorprende que os encontréis en este lugar, pero a la vez entiendo que sea la misma situación en la que os halláis ahora, al verme también en este lugar –Sopesó su siguiente respuesta durante unos segundos, sin pretender entrar en polémicas que los llevaran a discutir las estrategias militares de su tierra durante horas. Era bien sabido en toda Akaneia que el resto de territorios no habían visto con ojos inocentes la extensión que ahora pertenecía a Nohr, incluso ella se había sentido dividida; pero en ese momento no le importaba, y si lograba provecho por ser su país el regente de aquellas tierras, lo tomaría sin dudarlo.

Dadme una razón, un motivo real para dejar que os permita continuar con vuestro camino, pues de lo contrario me veré en la obligación de apresaros y llevaros conmigo hasta uno de los campamentos donde esperaréis hasta que se decida qué hacer con un extraño –Su voz sonaba fría, ligeramente desesperada, y más cortante de lo que pretendía, pero no podía permitir perder más tiempo con habladurías. Cada segundo que permanecía allí de pie, notando cómo el helado ambiente calaba cada vez más en sus huesos, era tiempo que su hermano perdía.

Así, en el momento en que sus pies se acercaron apenas medio metro a su interlocutor, el crujir de la nieve la distrajo. Solamente un peso considerable sería capaz de hacer tanto ruido, diferente a las pisadas de animales habituados para el terreno nevado. Desplazó sus ojos en un movimiento rápido hasta donde se encontraba Eugeo, recordando por instante el resto de ocasiones en las que habían aunado fuerzas para combatir contra enemigos, contra los verdaderos enemigos. Pasó una mano por sus plateados cabellos, deshaciendo algunos copos que se habían apelmazado sobre este –No me gusta admitir que nuestra conversación va a tener que esperar un poco para llegar a su desenlace –Volvió a emitir un nuevo suspiro, esta vez cargado de molestia, pero la presencia de inhumanos solo le recordaba la peligrosidad de la zona –Una última vez, solicito que unamos fuerzas; a ninguno de los dos nos interesa tener varios frentes abiertos a la vez.

Llevó su mano a un pequeño bolso de cuero oscuro, situado a su espalda. Un pequeño cristal ahora descansaba sobre la palma de su mano mientras sus ojos permanecían fijos sobre la espesura del bosque. Entonces, su cuerpo volvió a cambiar.
Corrin
Corrin
Afiliación :
- NOHR (HOSHIDO) -

Clase :
Great Lord | Manakete

Cargo :
Princesa de Nohr

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
DragonStone [4]
Sangre de Dragón de Tierra
Llave maestra [2]
.
.
.

Support :
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Marc [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Espada%202[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Piedra-1

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] B1dswCL

Gold :
359


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Eugeo Hoy a las 10:04 am

La tensión del caballero se mantuvo, pero sin mostrar mayor enemistad aun cuando las palabras de la reina de Hoshido confirmaban sus temores. Aún quedaba una parte de su antigua amiga en su interior, enterrada bajo aquella aura de autoridad y misterio que le otorgaban su nuevo estatus y condición. No sentía que colaborar con ella con su información fuera a ayudarle en lo más mínimo, seguía sintiendo que ella no lo dejaría ir si conocía su pasado en Silesse, pero agradeció que le ofreciera un voto de confianza. - Podríamos ir cada uno por nuestro camino y olvidarlo todo. Vos tenéis vuestras motivaciones en adentrarte en este lugar, yo tengo las mías. Os aseguro que no coinciden. - Desde ese momento, Eugeo se preparó para lo que pudiera pasar. Si Corrin se tomaba aquellas palabras como una respuesta definitiva, no dudaba en que lo trataría como un enemigo desde ese momento.

Y además, la compañía de los páramos nevados comenzaba a acercarse peligrosamente.

El espadachín afirmó con la cabeza a la propuesta de la manakete, sería un suicidio saldar sus rencillas rodeados de emergidos. - Una última vez, huh... - Divagó, antes de prestar toda su atención a los crujidos de la nieve que había a su alrededor. - Espero que tengáis experiencia luchando en nueve, si no, os vais a llevar algunas sorpresas desagradables. - Resbalar en la nieve o atascarse en un cúmulo de nieve virgen era una forma frecuente de dar la cabeza al enemigo en bandeja de plata. Sumado a la insensibilidad de los músculos debido al frío, alguien que no estaba acostumbrado a luchar en ese clima estaba en gran desventaja frente a alguien preparado. - Lo mejor será que no os mováis demasiado. - Advirtió. Tras un extenso suspiro, Eugeo se desmarcó para darle espacio  la peliblanca, en caso de que quisiera recuperar su forma dragón.

Pero antes, de reojo, contempló la piedra de poder que sostuvo entre sus manos. De color y aspecto idénticos a las descripciones y dibujos sobre la gema robada de Altea. Jamás había visto otra piedra dragón, cabía la posibilidad de que todas tuvieran el mismo aspecto. Sin embargo, la sucesión de acontecimientos le llevaban a la conclusión de que había encontrado la reliquia usurpada.

No tuvo tiempo de maldecir, pues los primeros emergidos comenzaron a salir de la arboleda, armas en mano, abalanzándose sobre la pareja. Hacía tiempo que la destreza de los emergidos dejó de ser un peligro para el caballero de Altea. No así su número, por lo que no perdió tiempo en valerse de su superioridad para matarlos rápidamente. Con el equipo adecuado y su amplia experiencia, no le resultó difícil moverse entre la espesa nieve y aprovechar los torpes movimientos de los enemigos para comenzar a desequilibrarlos y rematarlos desde el suelo. El primero con un bloqueo y un empujón hacia una placa de hielo, el segundo perdió pie en la nieve y mostró debilidad en su torpe blandida. Eugeo estaba enfocado en el combate, no necesitaba pensar qué movimientos realizar, simplemente se valía de sus reflejos para contraatacar después que sus enemigos.

Entonces, echó una mirada a Corrin y dos fuerzas opuestas chocaron en su interior. Por un lado, ayudarla estrechamente en la escaramuza sólo lo perjudicaría cuando esta acabara. Sin embargo, sus ideales y juramentos le impedían negarle la ayuda a alguien que lo necesitara. Menos a una antigua amiga, a pesar de que ahora estaban cerca de ser enemigos. Quizá, después de aquello tendrían que luchar entre ellos. No quería matarla, pero ella era lo suficientemente fuerte como para que la idea de inmovilizarla fuera imposible. Eugeo sentía que ninguna de las opciones que se le ocurrían era la correcta. Mientras tanto, más figuras comenzaban a salir de entre los árboles, dispuestas a plantar batalla.
Eugeo
Eugeo
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Vanguard | Swordmaster

Cargo :
Caballero Real (Ejército de Altea)

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Blue Rose Sword [3]
Elixir [1]
Esp. de plata [1]
Espada de Acero [4]
Gota de Veneno [1]
Llave maestra [2]

Support :
Marth [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v
Alanna [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] 964aIaZ

Experiencia :
[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] XyoARbx

Gold :
3064


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo] Empty Re: [Campaña de liberación] And now my watch begins [Priv. Eugeo]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.