Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Lun Nov 16, 2015 12:32 pm

Eliwood era bastante selectivo respecto a sus lujos: no compraba pinturas que no portasen firma, cuestionaba muchísimo antes de decidirse por cualquier prenda de ropa e igualmente con todo, si no era precisamente lo que buscaba o no era de calidad suficiente, no tenía reparos en retirarse con las manos vacías. Lo había hecho en muchas ocasiones. De aquel mismo puerto se había retirado ya dos veces sin adquirir lo que había pretendido y suponía que podía suceder nuevamente, aunque deseaba contar con mejor suerte en su tercer intento. Un viaje nunca era completamente en vano y no hacía mayor mella en su bolsillo, en el peor de los casos sólo seguiría su camino marítimo hasta su siguiente destino, pero comenzaría a desilucionarse severamente de su cometido si seguía sin encontrar algo que llamase su atención.

Caminó por el muelle, un par de escoltas siguiendo un paso tras él. Su andar era el de siempre; espalda recta, hombros a la altura adecuada, pasos seguros y gestos medidos. No disimulaba su alta alcurnia ni su identidad, vestido en un traje de color azul marino, adornado por botones dorados, así como delicadas y pequeñas cadenas que cerraban el cuello. Llevaba una capa blanca cuyo interior aterciopelado y caída delataban lo carísima que realmente era, así como la espada enfundada en su cinto y la pieza dorada sobre su frente, parcialmente oculta bajo su cabello. Había sitios más peligrosos en el mundo, aquel puerto era el paso de toda clase de personas y toda clase de actividades, no todas ellas cuestionables, pero por sobre todo, el marqués era ingenuo como pocos otros a la hora de pasear su riqueza bajo las narices de hombres menos virtuosos. No veía motivo para esconder quien era, hasta donde sabía, no había problema alguno con usar el puerto o con comprarse allí algunos antojos. Se acercó a una entrada que le resultaba ya familiar, cruzándola para bajar a un área desprovista de viviendas o comercios, con un camino de piedra marcando la ruta. Allí se depositaban las jaulas con el cargamento recién llegado, se organizaban los especimenes y se repartían a las casas o de subasta o, en el caso de presentarse alguien como el marqués de Pherae, se hacían algunas ventas de antemano.

- Buenas tardes, caballeros, - Saludó animadamente a los fornidos y desarreglados hombres que organizaban las jaulas, así como los hombres igualmente sospechosos que revisaban el contenido y discutían los precios a poner. Le habían enseñado a no juzgar por aspecto y se mostraba cordial en todo contexto, incluso ese. - ¿Me permiten? Espero ver algo que adquirir esta vez, la tercera ha de ser la vencida. -

Paseó entonces entre las jaulas, mirando a su interior. Laguz de casi toda clase yacían dentro, todos ellos transformados; era protocolar, de ese modo podía verse el estado de sus pieles y de su físico. El marqués tampoco veía problema en esa clase de productos, los caballeros que intentaban vendérselos siempre los habían llamado mascotas y él mismo había oído, también, que se trataba de finas y exóticas mascotas. Tal cosa no existía en Elibe, ni en su continente vecino Valentia, se le antojaba comprar una y ofrecerla como regalo a un aliado, o quizás conservarla... veía taguels, gatos, halcones, todos ellos pacíficamente dormidos en sus jaulas. ¿Quizás un gato? No tenía una expectativa en particular, si algo era suficientemente bello lo eligiría. Su mirada eventualmente se posó en un canino blanco de gran tamaño, un lobo de coloración tan pura y piel tan bien cuidada, que parecía apenas removido de donde fuese que los conseguían. - Creo que finalmente he encontrado algo. ¡Llevaré este! - Anunció, llamando con un gesto a sus escoltas para que cargasen la jaula.

Pagó lo que le parecía una muy módica suma por el animal y atendió a los pocos detalles que el vendedor le había dado de la criatura: género femenino, joven, fértil, ideal para sacar crías más adelante, bien portada, muy tranquila, totalmente sana. ¿Cómo sabría él si cualquiera de esas cosas era cierta o no? Volviendo por donde había llegado, lideró el camino felizmente mientas sus escoltas cargaban a paso lento la jaula con el laguz, llevándolo hacia el alojamiento privado con que el marqués contaba en el puerto, una casa de mediano tamaño. Durante todo el camino dio su espalda a la jaula.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Lun Nov 16, 2015 2:31 pm

Idiota había sido el lobo de haberse dejado atrapar de manera tan sencilla y tan burda que ahora yacía en el interior de un navío, meciéndose de un sitio al otro por las constantes y fuertes olas que golpeaban en el exterior, sufriendo un mareo constante hasta el punto de devolver la carne en mal estado que le propinaban aquellos humanos. Pobre del gato que yacía debajo de su jaula que minutos antes se burlaba de la historia de Mishael y ahora experimentaba el regurgitar del canino para este, tratándose más de una venganza del karma que otra cosa. En cuanto todo se calmaría el moreno dejaría escapar un gran suspiro en su forma lobuna, ya que las jaulas eran tan pequeñas que presentar la misma fisionomía que sus cazadores le era imposible, aparte de que ese ser vivo muy pocas veces la usaba porque le era incómodo.

Acompañado por gruñidos, mordidas hacia los barrotes como así también agarrar con su poderosa mandíbula los palos, con los cuales intentaban golpearlo para amansarlo un poco, los destruía como si de simple ramas pequeñas se tratasen haciendo que más de uno de esos individuos lo pensara dos veces a la hora de acercársele. Pero los encargados de mover a tan problemático animal serían los hombres que lo cazaron, donde la arrojaron una manta impidiendo su visión para tomarla por debajo y de esa manera trasladarla con el resto de la mercancía. El murmullo constante de esos seres carente de piel sobre su cuerpo, el ruido de sus pasos yendo tan rápido de un lado al otro, los metales chocando entre si confundían al pobre Lagus que no entendía a ciencia cierta donde se encontraba. Mas la luz se hizo presente en el momento que la sabana se le fue retirado, aunque ahora se encontraba recostado dándole la espalda a todos los visitantes que se acercaban a mirarlo curioso por sus pelajes. Intentaría dormir, apoyando su hocico sobre las patas delanteras pero en el momento donde estaba a punto de surcar hacia el mundo de los sueños parecía que finalmente el comerciante había encontrado al cliente perfecto para tan "peculiar" animal. No realizaría ningún movimiento brusco o extraño, esperaría la oportunidad adecuada para empujar la jaula o intentar abrir el candado y darse la fuga pero ... Las indicaciones de ese Beorc, hizo que reaccionase de forma instintiva. Los pelos de su lomo se erizaron igual que los de su cola, los labios superiores de a poco fueron subiendo hasta el punto de revelar los poderosos y aperlados colmillos. Estaba furioso.-

¿Confundirme ... con una ... hembra? -Pensó el pobre animal que era cargado por otro grupo de humanos  a un lugar desconocido donde, con el correr de los segundos, su sangre comenzaba a hervir como alguien orgulloso de su raza y que ahora mismo fuese tratado como un animal de compañía. Pero aun peor ... se tratado como una hembra. No tardo en levantarse de su letargo sueño para lanzar un fuerte gruñido y arremeter, de forma inmediata, contra la jaula usando todo el peso de su lomo para desestabilizarla y de esa manera hacer que cayera al suelo. No se les iba a dejar fácil y por ello, comenzó taclearla en todas direcciones buscando la zona más débil.- ¡¡Beorcs idiotas!! -Clamo con su furia en su mente, para sacar sus patas por los barrotes y molestar a los guardias que intentaban cargarlo y a continuación sacar su hocico por la parte trasera, mordiendo los últimos tres dedos de uno de los guardias que se acerco. El lobo estaba furioso y no les iba a dejar tener un viaje tranquilo, más la furia no radicaba totalmente en ser comprado sino que lo confundieran rotundamente su sexualidad.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Mar Nov 24, 2015 5:16 pm

Se le había vendido una hembra tranquila y de agradable carácter, como tal, no había considerado menester tomar medidas de seguridad. Ya se hallaba en una jaula, no la mejor ni más fuerte jaula que hubiese visto, después de todo venían con las bestias, pero suponía que debía de ser suficiente. La estructura de esquineros de metal y barrotes de madera se remeció por completo con la primera embestida del animal, más aún al caer al suelo; al girarse a verla, sorprendido, el marqués temió que la jaula se rompiese allí mismo o que se desprendiesen algunos de los barrotes, mas pareció aguantar por el momento. Mientras miraba al lobo enfurecido se repitió que le habían vendido una hembra tranquila, una mascota de agradable carácter.

Desvió la mirada hacia sus escoltas. No tocaría la jaula él mismo, sería peligroso teniendo al laguz tan agitado y no se sentía particularmente imprudente. Además, el hermoso pelaje blanco del animal comenzaría a ensuciarse si seguía moviéndose así y preferiría evitarlo. - Cárguenla, al menos hasta el alojamiento. Seguramente se calmará si la suelto dentro. - Con un gesto de la mano les instó y volvieron a alzar la jaula. Uno de los caballeros gritó al instante, sus dedos atrapados entre las fauces del animal y los barrotes. - ¡Sujeten, la lastimarán si sigue cayendo! - El marqués alzó la voz, aprisa, gesticulando hacia los esquineros de metal de la estructura, la única parte verdaderamente fuerte. Deteniéndose frente a la jaula, a la vista del laguz, le sonrió con un gesto entre ternura y lástima, hablándole en un gentil murmullo. Veía el labio retraído y los dientes expuestos, la mirada todo menos mansa, pero se convencía de que sólo se hallaba agitada. - Ya estarás a salvo y podrás relajarte. Sé buena chica hasta entonces. -

La procesión continuó llevando el cargamento con mucho más cuidado, los escoltas poniendo sus hombreras y protectores hacia la jaula en caso de que el animal continuase atacando. Eliwood se quedó atrás un momento para atender a su escolta herido, pues la mordida no había sido nada menor y los dientes de su nueva mascota claramente necesitarían ser limados. Contempló regresar con sus proveedores, lo que habían descrito no encajaba del todo con lo que veía, pero habían sido muy claros respecto a no aceptar devoluciones... y no quería realmente entregarla, no habiendo encontrado un ejemplar tan perfecto como ese. Suspiró pesadamente. Tendría que hacer su mejor esfuerzo por calmarla, nada más.

Regresó al tiempo en que ingresaban la jaula hacia la casa que había alquilado en el puerto. Bajo sus indicaciones la movieron hasta el salón principal, una gran habitación prácticamente vacía, de no ser por la chimenea al fondo, la pequeña mesa de café y el par de sillones de plana decoración dejados allí. Las paredes vacías, el suelo lustrado y las cortinas de color puro daban un anonimato total al alojamiento, el cual Eliwood no pretendía realmente cambiar, pues con suerte estaría allí un día. Hizo bajar la jaula y mandó a sus escoltas a retirarse, cerrando la habitación con tan sólo él y el animal dentro. Con el cerrar de la puerta y el silencio que a continuación se cernió en la estancia, el hombre de noble porte observó al lobo y contempló cómo proceder. Con sus manos tras su espalda, tan sólo le miró por varios momentos antes de acercarse a la jaula, tanteando con sus dedos enguantados el candado y la puerta por la que tendría que salir el animal.

Finalmente se agachó frente a esta, manteniendo una corta pero necesaria distancia. - Tranquila. Sólo somos tú y yo, y no pienso lastimarte. - Dijo. Había un sable a su costado, asegurado a su cinturón, pero era cierto que no pretendía desenvainarlo. A voz pareja y suave continuó. - Si te relajas un poco, abriré la puerta para ti. -
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Miér Nov 25, 2015 6:17 pm

Sus ojos estaban enceguecidos ante la furia de que ese Beorc continuase confundiéndolo con una hembra, y no solo eso, sino que la manera en que lo hablaba y lo trataba hacia que su orgullo como un lobo macho adulto hirviera hasta niveles inimaginables. Una vena, algo prominente, apareció en su sien al ver que no lo dejaban marchar por las buenas ignorándolo completamente, para proseguir con su marcha vaya a saber uno cual destino. En el peor de los casos se imaginaba terminando como un harapo para ese niño bonito pues su pelaje era algo bastante buscado, o eso escucho en el navío donde hablaban dos humanos sobre su pelo albino; aunque tampoco deseaba terminar como ese lobo que se encontró en el pasado, realizando piruetas que a su impresión eran bastante ridículas. No se veía bajo el mando de un ser carente de pelo sobre toda su fisionomía, era un buen orgullo Laguz de la clase Lobo y pelearía por su libertad hasta sus últimas energías, como lo hizo en el pasado. Pero ahora mismo se relajaría, acostándose en la jaula dejando que su cabeza descansase sobre sus patas delanteras estirando lo más que le permitía aquella prisión, observando por encima de su hombro lupino a quien había mordido. Sin poder evitarlo dejaría escapar, lo que parecía ser una risilla, en cuanto se percató que el pelirrojo que lo "compro" acudía hacia el herido cersoriandose que la herida no fuese de gravedad. Hubiese deseado poder haber tenido un mejor agarre para arrebatarle esos dedos, pero más tarde que temprano llegaría su venganza.

La cual llego en el instante que arribaron a lo que parecía ser el hogar de esos Beorc, algo bastante ... empobrecido, según las anécdotas que contaba Artemis cuando era "adiestrado" por ello, contando los diferentes lujos y placeres que le daban si realizaba bien las cosas. En cambio, aquí era todo diferente. Una espaciosa habitación con apenas un puñado de muebles y una fuente de fuego al final de la misma, con seguridad no pasaría frio si lo seguían reteniendo en esa jaula. Inmóvil y recostado en la jaula, hacía rato que dejo de pelear por su libertad como si se hubiese resignado a seguir las ordenes de ese noble, más se sorprendió en el instante que su sequito se retiraba de ese cuarto. No pudo evitar alzar su cabeza en alto igual que sus orejas, en un intento por captar cualquier cosa que le advirtiese que estaba ocurriendo. Mas al verlo acercarse hacia este, en una actitud relajada y para nada hostil, provoco que lo mirase detenidamente a sus ojos moviendo un poco su cola curioso a ver que hacía.

Escuchando detenidamente cada una de sus palabras parecía que la libertad estaba a tan solo un paso de su nariz, aunque el pelirrojo aún tenía la llave para el candado. Por lo cual tan solo desviaría su mirada y se alejó de la puerta para recostarse sobre su torso, tomando una postura tranquila donde cerraría sus orbes y lentamente su respiración se hacía más suave como si decidiera elegir ese momento para tomar una siesta.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Sáb Nov 28, 2015 12:16 pm

Le complacía no ver más señales de agresión de parte de su nueva mascota. El daño que había hecho a su escolta no era nada menor, pero comprendía que había estado agitada y lo pasaría por alto, si no se tornaba un problema mayor. Perdonaba con facilidad. Viéndole yacer tan tranquilamente en el suelo de su encierro, la jaula demasiado pequeña para que un animal de su tamaño pudiese siquiera girarse cómodamente, no parecía que esa muestra de agresividad hubiese sido más que un breve mal rato.

El lobo inclusive parecía más curioso que molesto ahora. Eliwood sostuvo su mirada, preguntándose si habría forma alguna de transmitirle sus intenciones a la criatura; se suponía que los laguz entendían y dominaban el lenguaje humano, hasta donde se le había dicho, pero no le había escuchado pronunciar palabra alguna y ya cuestionaba exactamente cómo podría ser, dadas las características de sus fauces, colmadas de afilados dientes. No era como si un lobo pudiese mover los labios exactamente como una persona, en retrospectiva parecía fantasioso que pudiese entender y hablar, pero no contaba con mucha otra opción. Viendo a la criatura apartarse y recostarse, bajó su voz en respeto al descanso que parecía necesitar. - Muy bien. Tal parece que nos hemos comprendido, querida. -

Quizás sería mejor así. Se enderezó, acercándose al candado para girar la llave puesta en este, abriéndolo sin prisa alguna. - No te dañaré ni te incomodaré. Tendré que volver a usar esta jaula para llevarte en un pequeño viaje hasta tu nuevo hogar, mi hogar, pero será tan sólo esa vez. En Lycia podrás estar libre todo el tiempo y te aseguro, querida, que te trataré de la mejor forma en que pueda. Veré que nada te falte, comerás como una reina y habrá espacio para ti en mi cama, sino una entera para ti. - Explicaba, confiando en que el lobo verdaderamente se había calmado y se comportaría de la forma en que le habían prometido ahora, no se asumió en riesgo alguno al retirar el candado y entreabrir la puerta con un leve rechinar de las bisagras. - He oído de ti y de ustedes, los laguz, dos cosas tan distintas. Una es que son las más agudas e idóneas criaturas de compañía, longevas y capaces de entender el lenguaje humano sin problemas. La otra es que son fieros defensores, mejor puestos en el campo de batalla que inclusive el mejor soldado. ¿Me pregunto cual de estas es la verdad...? Cual sea, te prometo, será fantástica a mi gusto. -

Dejó la puerta entreabierta y retrocedió. Quizás después de descansar, el lobo se aventurase a pasear un poco fuera de la jaula. Quizás querría estirar ya sus patas y echar un mirada alrededor, oler las cosas como los animales usualmente hacían. Como fuese, Eliwood retrocedió para darle el espacio, dando su espalda a la jaula al dirigirse hacia el simple juego de muebles en la sala de estar, para tomar asiento en uno de los sillones. Vigilar y cuidar de su nueva adquisición podría consumir un tanto de su tiempo, le convendría ser paciente al respecto.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Dom Nov 29, 2015 11:54 am

Si, eso era lo que tanto estaba anhelando desde que lo aprisionaron aquellos Beocs, la libertad. La cual estaba a tan solo unos pocos metros de distancia, donde debia seguir con aquella artimaña de mantenerse calmado y en un estado somnoliento para que no sospechase lo contrario. Con el sentido de la vista delimitada al tener sus parpados cerrados debia concentrarse en sus oidos, para saber el momento adecuado y escapar de alli; claro, no sin antes hacerle pagar a ese pelirrojo por confundir su genero. Impaciente, escucho como la llave se introducia en el candado y con dicho sonido, las garras de sus patas raspaban contra el metalico piso de la jaula, estaba a tan solo un instante para huir; ahora es donde debia relajarse y no hacer nada raro, sino todo lo hecho hubiera sido en vano.- ¡¡Es hora!! -Se dijo a si mismo convenciendose que debia salir de alli mas al escuchar las palabras de aquel noble, hizo que desistiera de salir despavorido como alma que lleva el diablo, sino que contrariamente se tomaria todo el tiempo del mundo para levantarse y caminar hacia el exterior cabizbajo, sin tener la decencia de mirarlo a los ojos.-

Una vez que todo su ser, incluyendo la punta de su cola, estuvieran fuera de la prision era momento para su venganza. Asi fue como la morfologia de ese ser vivo comenzo a cambiar repentinamente: dejaria de estar en cuatros patas para erguirse, donde las extremidades de adelante pasarian a transformarse en manos mientras las otras en piernas humanas. Todo su pelaje blanco se juntaria en su cabeza transformandose en su cabello que le llegaria a la altura de su cintura, para que su tez se tiñese bajo una tonalidad morena con algunas marcas tribales de lo que antes fue su Manada, en su etapa de cachorro. Definitivamente el cuerpo desnudo de ese Laguz dejaba a relucir que le habian vendido algo erroneo, pues donde deberian estar sus pechos yacian unos pectorales formados y donde deberia estar su intimididad feminina ... yacia otra cosa.- No somos mascotas, ni tampoco armas que pueden ser para sus absurdas y egoistas guerras. -Comento con un timbre serio y que denotaba malestar en cada una de sus palabras para, una vez finalizado, realizara un movimiento rapido hacia donde yacia el muchacho descansando para apoyar su pie en el mango de su arma. No queria que usara aquel filo metalico en su contra, porque tal vez se pasaria con las cosas que estaba a punto de hacer.- Somos seres vivos igual que ustedes. Donde lo unico que anhelamos es vivir en paz y sin ningun conveniente. -Prosiguio con su discurso cruzando sus orbes azulados y enfurecidos con los ajenos. A continuacion intentaria tomarlo por la altura de su pecho y alzarlo un poco mientras bajaba su rostro, de forma amenazadora hacia este, abriendo un poco su boca denotando los dientes inhumanos que se encontraban alli.- Y dejame decirte otra cosa ... ¡¡Lo que me cuelga entre las patas dice que soy un macho!! ¡¡¡UN MACHO!!! ¿¡¿¡ENTIENDES?!?! ¿¡¿¡ACASO NO SABEN DIFERENCIAR DE UN MACHO ENTRE UNA HEMBRA?!?!

El lobo se encontraba furioso hasta el punto de que una de las venas en su sien sobresalia de la misma, donde un grito a los cuatros vientos basto para dejar salir todo aquello que estuvo conteniendo en el viaje sin importarle en absoluto si el resto de los Beorcs ingresaban para ayudar a su compañero. Ahora mismo era un asunto entre Mishael y aquel misterioso individuo, donde el fuerte agarre de su ropa y la respiracion agitada, eran otras de las señales que servirian para acrecentuar aun mas ese estado de "locura".-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Vie Dic 04, 2015 2:59 am

Intentó no mirar demasiado al animal, tener aquella delicadeza para con ella. Le trataba como a un ser inteligente y asumía que se sentiría mejor así, si la dejaba salir a su tiempo y recorrer el lugar como quisiera, en lugar de presionarla con su atención. Aunque moría, verdaderamente, por acariciar su blanco pelaje y ver si respondía de forma favorable, como le habían dicho que haría. Sin embargo, no llegó a hacer más que tomar su puesto cuando un sobresalto le hizo volver la vista hacia su mascota de inmediato. Algo le sucedía, la blancura en la periferia de su mirada tomaba matices más oscuros y para cuando logró entender lo que presenciaba, no pudo sino llevarse una mano frente a los ojos. En efecto, su carísima mascota se transformaba en algo muy, muy similar a un ser humano, y ante la escasez de vestimenta, alguien como el marqués no podía reaccionar de otra forma sino escandalizándose por su pudor.

- Oh, dioses-- - Murmuró, cubriendo su mirada. Todo estaba tan, tan... no sabría decir si era malo, tan sólo que ciertamente era extraño. En retrospectiva, tantas cosas cobraban sentido. Ese debía ser el motivo por el que se tildaba de especiales y místicas criatuaras a los laguz, ese debía ser el motivo por el que se cotizaban a tan altos precios y se decía que eran tan cercanas al ser humano. Podían tomar su forma. ¿Significaba, entonces, que sí podían razonar y comunicarse del mismo modo?

La voz de quien había llamado ya su querida le dio parte de la respuesta. Una voz inesperadamente gruesa y masculina, acompañada por lo que sonaba como un leve gruñido. Era increíble, aún en su exaltación no podía evitar reconocerlo, así como emocionarse un poco por el descubrimiento. Oh, habían cosas tan fascinantes del mundo que apenas comenzaba a conocer... bajó su mano para mirar al laguz, quien se cernía alto y amenazante sobre él. Su rostro ciertamente era el de un varón. No demoró, de igual modo, en alzar uno de sus pies para bloquear el mango de su espada de ser retirado de la funda, y en el gesto hizo tanto más obvio el detalle que confirmaba su sexo. Dama o varón, un gesto así seguía siendo algo que habría escandalizado a cualquiera y Eliwood debió emplear toda su fuerza de voluntad en clavar la mirada, impasible, en el rostro ajeno. El hermoso pelaje seguía allí, perfilando su rostro en una cabellera de un blanco igualmente puro, de entre la cual sobresalían sus orejas.

Finalmente dio atención a lo que le decía, más allá del hecho de que estuviese hablándole. - Quiere decir... ustedes, los laguz... no son... - Un gesto de duda se dibujó en sus facciones, frunciendo el ceño levemente. Los laguz eran criaturas intermedias, superiores al animal común pero inferiores al humano, por lo cual eran tan idóneas mascotas. Eso era lo que sabía. Las implicaciones de lo que su lobo decía eran demasiado grandes como para considerar en un mero momento. Tampoco se le dio aquel tiempo, pues el animal le tomó por la ropa, tensando en sus manos las finas telas y alzándole con inesperada fuerza. Entendía la confusión y su molestia, pero las cosas estaban escalando demasiado y no debía permitir que se tornasen más físicas de lo que ya eran. Menos aún causar tanto revuelo que sus guardias decidiesen involucrarse. Pese a oír el gruñido en la garganta del laguz y ver el filo de sus dientes brillar entre sus labios, el marqués alzó ambas manos en gesto pacífico y le miró con seriedad.

- ¡No sea vulgar! He visto más de lo que he necesitado y de lo que considero prudente ver. Es usted un varón, de lo cual no era yo consciente. Mis disculpas. - Dijo. Podía haber sido bastante más vulgar que "lo que me cuelga entre las patas", debía aliviarse por eso, pero no quitaba que sus modales eran deficiente. El pelirrojo llevó una mano bajo el mentón del animal, alzándole la mandíbula para que cerrase la boca, pues enseñar los dientes de ese modo cuando no estaba hablando no parecería cortés tampoco. Parecía tener clara su identidad, quizás hasta tenía un nombre con el que se denominase a sí mismo. - ¿Será que tiene usted un nombre, caballero? El mío es Eliwood. Soy el marqués de Pherae, y quien le ha comprado. - Pacientemente y en aparente carencia de temor se presentó, inclusive sonriéndole, pues debía de verse tranquilo frente al animal alterado. Enseguida, intentando calmarle, posó la mano cuidadosamente contra su mejilla. - Ahora, sssh. -
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Lun Dic 07, 2015 7:19 pm

Ver como ese humano se escandalizaba por un hecho tan natural de mostrarse como su Madre lo trajo al mundo le hacía ver que no era tan diferente al resto, incluso al sentir el tacto de las yemas de sus dedos sobre su mejilla, tuvo el instinto de alejar su cara pero tampoco quería mover demasiado su mano para no darle la oportunidad de desenfundar su espada. Y fue allí que se dio cuenta que no era tan áspera o dura al tacto, como aquellos que lo intentaron aprisionar; sino suaves y delicadas como si una fémina lo estuviese conteniendo para que no haga alguna maldad. Aun así un tenue aroma a sangre persistía, tan imperceptible que si no fuese que estaba tan próximo a su nariz no hubiese sido capaz de percibirla, pero por su comportamiento y personalidad no aparentaba ser una persona maligna. Ni siquiera era capaz de percibir aquella aura o "instinto asesino" como en otros Beorcs. Era tan ... extraño para el Laguz que en si no sabía cómo reaccionar ante su presencia pues, había sido él culpable de confundirlo con una hembra más aun así todo se fue al diablo en el instante que este prosiguió con su habla. Anunciando que aparte de confundirlo con una mujer, lo compro hablando tan natural de esto que hizo que nuevamente la vena en su sien se marcara acompañado de un leve gruñido de sus labios.- ¡Claro! ¡Todas las criaturas viviente en este mundo tenemos un nombre, Mar - Que - Ci - To. -Realmente no sabía si esa palabra existiese en este mundo o no, tampoco le interesaba averiguarlo pues los libros y la escritura eran enemigas reacia de ese ser salvaje. El cual acompañaba sus frases con un timbre grave, burlón junto con una pizca de enfadado a medida que mantenía el intercambio de miradas en ese Beorcs.-

Tu ... realmente ... quieres que te coma ... esa mano ... ¿No es así? -Sentencio de forma firme para dar un salto hacia atrás, alejándose de su interlocutor unos 3 metros irguiendo totalmente su cuerpo mientras inflaba un poco su pecho con la intención de parecer más intimidante.- O tal vez deba empezar por morder todo tu cuello, cosa de darte una muerte rápida e indolora. Aunque eso le quitaría toda la diversión al asunto. -Prosiguió para sacar su lengua y como si de una serpiente se tratase, moverla hacia los lados para finalmente humedecer sus labios como si estuviese listo para tal accionar.- Mi nombre es Mishael de Hatari. -Finalmente se daría a conocer llevando su siniestra a su cintura para alzar la derecha y, con el dedo gordo, golpear con fuerza contra su pecho como si estuviese orgulloso de portar tal nombre.- Y a pesar de mantener una alianza con ustedes, Beorcs, eso no significa que no pueda lastimarlos o comérmelos en el proceso. Así que te daré una única oportunidad para que expliques realmente porque osas mantenerme en cautiverio como si de una mascota fuese. ¿Cuál es tu objetivo para esto? -Interrogo ahora con el ceño fruncido, manteniendo todo el rato, sus orbes azul marino fijo en la figura ajena, atento a cualquier movimiento extraño que intentase hacer. Pues lo tomaría como hostil y no tendría ningún reparo en hacerlo su presa en ese día.-

Aunque también ... responde esto ... ¿¡Que es un Marques?! -Estúpido, idiota y corto de mente. Así era el salvaje Lobo que no poseía mucho conocimiento del exterior y aun así, actuaba de forma precipitada.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Mar Dic 15, 2015 10:44 pm

Habían muchas cosas que hasta hacía escasos 2 minutos no había comprendido, que apenas entonces conocía. Dentro de todo, estaba haciendo su esfuerzo por superar el solo e increíble hecho de que la raza laguz fuese más que una raza animal de particular inteligencia, dejar atrás el pasmoso cambio que había presenciado y tener calma, a la vez que expresar su intención de ponerse a términos con su mascota. Intentaba comprender. Aquellos lobos, así como probablemente las demás criaturas, podían controlar su estado físico, pensar, razonar, comunicarse, tenían nombres, procedencias, probablemente familias, vidas organizadas... existencias casi humanas. Era mucho que considerar y no cabía aún en contraste con lo que había observado aquel mismo día en el puerto, la forma en que los vendedores hablaban de ellos y los exponían entre otras mercaderías. Pese a todo, su mascota no parecía estar apreciando mucho sus intentos, pues no le cedía siquiera un mínimo de paciencia.

- Considero que estoy siendo bastante cortés con usted, caballero, y apreciaría similar trato. - Recalcó, armado de paciencia. Más que tratarle de malos modos, era obvio que el lobo estaba amenazándole, sin molestarse mucho con eufemismos ni delicadezas. De aquel intermedio en que parecía existir su raza, comenzaba a convencerse de que Mishael se inclinaba mucho más hacia una bestia que un racional y comportado humano, pese a su aspecto y sus capacidades. Su sonrisa y el gesto inquieto de su boca, como si tuviese frente a sí a su cena, le decían suficiente. Aún así, Eliwood le dio caso omiso, ignorando adrede el peligro y ostentando lo despreocupado que le tenía al apartarse de él, darle su costado o su espalda al caminar.

No se consideraba un guerrero, sino un diplomático. No alzaría armas y si debía tentar su suerte al mostrarse desprotegido frente al laguz, así sería, apostando su confianza en el hecho de que su mascota le pedía sus propias explicaciones. - Mishael de Hatari, - Asintió al remitir el nombre a memoria, y con lento hablar continuó. - Creo que he expresado ya mis intenciones, mientras estaba en su... ejem, otro cuerpo. Llevarle conmigo a un hogar bastante más amplio que el puerto, a una vida bastante más cómoda que la jaula en que le han traído. Pensaba hacerme de un especimen de tan inteligentes criaturas como acompañante y, si los rumores sobre sus hábitos eran ciertos, compañero de cacería o de batalla. Desconozco Hatari y la vida en tal sitio, pero me temo que no comprendo qué he sugerido que sea tan terrible, como ofrecerle una vida grata. Sobre lo demás... - Esbozó una leve sonrisa. Le evocaba cierta ternura que desconociese la palabra "marqués", aunque le resultase claramente imposible explicarle la totalidad del sistema jerárquico humano en un minuto o dos. - Es un tanto complejo, pero un marqués es un líder en nuestra sociedad. -

En una esquina de la habitación, cerca de la entrada, yacía una percha de pié, de la clase que tan sólo servía para sujetar chaquetas y sombreros. Inclusive aquello era escaso, estando allí nada más que la larga chaqueta azul real que Eliwood había traído en su ingreso al puerto. Sin más opción de donde elegir, la descolgó. - Ahora bien, si puedo hacer una pequeña petición, le ruego encarecidamente, estimado Mishael, que use algo de ropa. Es un tanto incómodo dirigirme a alguien así... - Dijo, sujetando la prenda en su brazo y ofreciéndola al lobo. Temía por el buen material en manos de la criatura, pero debía de. - Al menos cubra su pudor. - Recalcó. Mantenía la mirada fija en el rostro del laguz, pero suponía que era bastante claro a qué se refería.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Sáb Dic 19, 2015 11:47 am

La manera de expresarse, la calma que se dibujaba en su rostro y no se inmutaba ni siquiera por la cercanía de Mishael o las "amenazas" que le impartía en su contra, eran algunas de las cosas que le provocaba un rotundo malestar al Laguz. Para él, en su mente, ese humano se comportaba de esa forma para hacerle perder los cabales algo que el salvaje intentaba con su interlocutor pero que, por razones desconocidas este seguía tranquilo.- ¡Fue lo que dije! -Se apresuró en contestar y de mala manera, en cuanto escucho como el pelirrojo decía su nombre en voz alta ignorando rotundamente a su petición de ser más cordial. Pero este seguía hablando del peli-blanco como si de un objeto se tratase haciendo que la ira fuese en aumento con el correr de cada una de sus palabras.- Creo que aún no me has entendido nada, Beorcs. -Lo último fue pronunciado con un total desagrado tanto en las facciones de su rostro como también en el timbre usado, pues para los Laguz referirse de esa manera a aquellos que no eran iguales, utilizaban ese termino con un alto de discriminación.- Dices ser el Líder de tu "Manada" y hasta donde tengo entendido, todo Líder debe saber leer las cosas en su entorno, interpretar lo que está en su frente. Pero en ti puede ver que esas cualidades no resaltan e incluso las careces completamente. Y si alguien así está enfrente de un grupo, solo la perdición y la extinción le espera a aquellos que lo siguen. -Sentencio prejuzgando a Eliwood con el ceño fruncido y con una gran seriedad en su voz, creyendo en cada una de sus palabras mientras lo emitía sin tener ningún pudor o sensación de peligro. Pues llegado el momento se defendería y saldría huyendo de allí, o en los peores casos terminaría siendo una decoración más de ese minúsculo cuarto.-

¿Eh? -Fue el monosílabo que apenas pudo pronunciar en cuanto escucho la petición del Marques al querer tapar su intimidad. Este tan solo puso sus manos en su cintura, echándose a reír a los cuatros vientos a medida que la parte superior de su cuerpo se inclinaba hacia atrás.- Por lo que puedo ver, eres un macho igual que yo. ¿Y aun así te molesta que ande de esta forma tan natural? Cada vez que paso más tiempo contigo, creo que tu "Manada" solo le esperaba la desgracia. -Volvió a hablar de cosas negativa a quien tenía un Reino sobre su espalda. Tomo, de manera bruta la chaqueta que se le fue otorgado para darse la vuelta, ya que parecía que le molestaba que estuviese enfrente suyo. Dejando ver que su largo cabello llegaba a tapar toda su espalda y su trasero. Sin entender muy bien cómo se debía usar: lo tomo por la manga y lo movía de arriba abajo, se lo puso al revés pero sin sentirse totalmente cómodo; terminaría de usarlo como si de una falda escocesa se tratase. Haciéndole un nudo bastante mal formado a la altura de su cintura (costado izquierdo), dañando un poco la tela de tal preciosa ropa, teniendo toda la libertad del mundo para mover sus piernas. Las alzaría un poco para cersoriarse que así fuese para moverse hacia los costados, concluyendo que no había problema en usarlo de esa forma.- ¡Ey! ¡Marques! -Creyendo que ese sería su nombre, volvió a acercarse hacia este hasta poner nuevamente su rostro próximo a este queriéndolo intimidar- ¿No hay nada para comer? Esos sucios Beorcs del barco no me han alimentado por días y luego de discutir contigo se me abrió el apetito. -Necesitaba recuperar algo de fuerza si deseaba escapar de allí en optimas condiciones.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Miér Dic 23, 2015 9:53 am

No pudo evitar que su amable semblante decayese por un momento, titubeando su perpetua sonrisa y afilando su mirada. Paciente, debía ser paciente. Mishael contaba con cierta noción de organizaciones, se le hacía considerablemente encantador oírle hablar de cosas tan simplistas como "manadas", pero eran los mismos conceptos al fin y al cabo, apenas a menores escalas. Aún con eso y aún descartando que el animal comprendiese la complejidad de los gobiernos humanos, su juicio hacía mella en los ánimos del marqués. Parecer un lider débil, aún a los ojos de un guerrero con nulo entendimiento político, era disonante. La primera vez, lo dejó pasar con un gesto silencioso y un recordatorio mental de mantenerse paciente; la segunda, no pudo evitar hablar. No era un hombre impulsivo ni un agresor, mas una sutil y desconocida molestia le cerró la garganta, haciendo que su voz saliese grave y tajante. - No sabe usted lo que ser un líder entre hombres conlleva. No sabe usted el costo de proteger. A menos que sea usted el monarca de sus tierras, le pediré que se abstenga. ¿O acaso no sabe el peligro de desdeñar a un aliado? -

Estaba dejándose alterar, eso no era bueno y lo reconocía. Había soportado provocaciones mayores de hombres poco virtuosos, no podía ser afectado por la insistencia de esa peligrosa criatura ahora. Respirando profundo, volvió a poner su cortés sonrisa sobre sus labios y continuó. - Sobre eso, ha dicho que Hatari se encontraba en alianza con... ¿beorcs? - Repitió la palabra para confirmar. Se la había dicho bastantes veces ya, suficientes como para entender que así le llamaba a él y a los suyos. Conciliador, no encontró en sobra explicarle, aunque bien pudiese ser que el intento cayese en oídos sordos. Cuanto menos, se esforzó por ser simple. - Me temo que es más que imposible estar en una alianza con la totalidad de la raza humana, Mishael. Ha de saber mejor quienes son sus aliados, pues por su seguridad le servirá establecer quienes no lo son, y no fiarse de estos. -

Con el dolor de su alma debió de despedirse de las finas telas que había entregado al lobo, pues podía oír uno que otro desgarro de las costuras, cuando la prenda era manipuladas por las afiladas y poco sutiles garras ajenas. Consideró enseñarle a usar la prenda, pero quizás sería mejor dejarlo, no creía que fuese a aprenderlo rápidamente, ni que quisiera usarla como se debía, pues una chaqueta hecha a la medida del marqués claramente habría de quedarle un tanto estrecha; no pequeña, no corta, pero seguramente estrecha y opresiva. La forma en que la usaba sería suficiente, cubría su intimidad y le dejaba más tranquilo, aunque después de eso, ni aunque la lavase y la remendase volvería a ser apropiado de su parte usarla. Intentó decirse a sí mismo que ropa era sólo ropa, pese al desasosiego que le causaba perder una prenda buena, y al girarse el lobo le asintió en aprobación. Como si lo hubiese hecho total y perfectamente bien.
 
Y nuevamente, un intento de intimidación. Con suma calma Eliwood llevó una mano al rostro del animal, primero, para recoger su cabello tras su animalesco oído, pues parecía un desperdicio que tan agradable melena siguiera en desorden, y segundo, para desviar su rostro y evitarse compartir aliento; demasiada cercanía como para ser cortés. - ¿Es gratuito el alimento en Hatari, caballero? - Respondió con un tono casi divertido. No era un adiestrador, su más cercana experiencia a aquello era responder a los bruscos modales de su hijo o su mejor amigo con modales impecables hasta que aprendiesen, así que era lo que hacía. - Aquellos hombres que le han hecho mal a usted, han forjado conmigo un pacto que veo ahora como erróneo. Dado que el acuerdo que lamentablemente pagué no está en efecto y que, según me parece, tampoco acepta usted el trato que le había propuesto... su salud ha dejado de ser responsabilidad mía. Pero si considera ser amable, con gusto le invitaré. - Culminó en una voz casi dulce, esperando a que mejorase. Tenía paciencia aún, podía continuar toda la tarde si debía.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Sáb Dic 26, 2015 10:59 pm

Era obvio que luego de sus palabras que atacaban al ámbito político de aquel humano, el aire en el ambiente se hizo más pesado acompañado por una mirada seria y fulminante del Marques para su interlocutor. Este tan solo sonrió de lado, posando sus manos en la cintura para sacar pecho orgulloso de tal acto.- Puedo aparentar ser una criatura idiota y salvaje pero entiendo que todo Líder de la Manada, es alguien que se puede confiar de forma ciega pensando que los va llevar en el mejor camino posible. Como así también, entiendo lo que puede provocar insultar a quien es mi "aliado" en términos de una alianza hecha ya desde hace años. Pero déjame decirte algo, Beorcs, desde el primer momento que me has tratado como una cosa, objeto o un simple regalo que puedes desechar o usar para fines bélicos, en ese instante el contrato establecido entre los de tu clase y los Lobos, se ha roto. Por qué tenemos vía libre, en caso de que se llegue a esos extremos de decidir lo que es mejor para nosotros. -Comenzó a explayarse de manera tranquila pero pausada, a medida que se iba acercando hasta el pelirrojo acortando toda distancia entre ambos denotando la falta de educación que persistía en cada una de sus acciones. Allí su rostro se hizo más serio e incluso las comisuras de sus labios se elevaron un poco dejando ver, nuevamente, aquellos colmillos perlados que sobresalían en busca de hundirse en carne de cualquier tipo. Con ello quería hacerle entender la molestia que sentía el Laguz al ser tratado como alguien sin alma y sin opinión alguna, volviendo a épocas antiguas de su etapa de cachorro donde peleaba tan solo por volver a correr en los bosques.-

Pero todo cambio rotundamente en el instante que la mano de aquel hombro, sorpresivamente se sentía sobre su mejilla para luego ver como acomodaba un mechón de su cabello detrás de su oreja. Rápidamente este daría un salto bastante pronunciado hacia atrás, usando sus manos y pies para detener la marcha, dejando las marcas de sus largas uñas en la madera del suelo adoptando una posición de cuatros patas, con el pelo de su espalda erizado.- ¿Qué demonios crees que haces? -A pesar de que no conocía lo que es el espacio ajeno, de algo que huía rotundamente era que le tocasen sus orejas. Aquella zona era una zona tabú, incluso para sus pares. Ocultando por todos los medios, el motivo por el cual no dejaba a nadie acercarse allí.- La próxima vez que hagas algo así ... Te juro que te arranco los dedos a mordiscos. Uno por uno. -Expreso entre dientes y con una gran rabia en su timbre, tratándose más de una reacción por demás de exagerada de su parte que otra cosa. Acto seguido permanecería en aquella posición unos minutos más, contestando al primer interrogante de ese caballero con respecto al alimento que había solicitado.- Claro que no. Incluso conseguir alimento en ese basto desierto es algo que emana mucha energía a nuestra clase. Por ello estamos adoptado a comer cada cierto tiempo prolongado. -Respondió para erguirse y escuchar el resto de sus palabras, mostrando ahora un ceño fruncido a medida que erguía su cuerpo cruzándose de brazos.-

Primero osas tratarme de una hembra frente a todos esos Beorcs. Segundo tenías las intenciones de usarme como una bestia de guerra sin siquiera pedir mi opinión al respecto. Tercero me tratas como un simple objeto, al comprarme ... Y por último ... ¿No deseas darme de comer? -Enumerando cada una de las cosas que sintió como un insulto para su persona, le fue haciendo saber el porqué de su actitud con él pero de una manera indirecta.- Con el gran apetito que se me está abriendo, puedo ponerme de peor ánimo. E incluso, no dudaría en comerte a pesar de que seamos "Aliados". Pues, luego de nombrarte cada una de la cosas que hiciste contra mi existencia puedo asegurar que el contrato hecho con mis antepasados esta por demás concluido. E incluso más de un Laguz estaría encantado de oír dicha verdad, sabiendo que no se llevan bien con los de tu clase. Así que ... ¿Qué dices? ¿Me darás de comer o estarás preparado para afrontar algo más grande de lo que imaginas?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Dom Dic 27, 2015 2:25 pm

El marqués no era más que un resultado, el producto de una línea de sangre inculcada en su totalidad en los mismos valores, las mismas enseñanzas, la misma vida. Era criado para mantenerse paciente y racional, para evitar un conflicto donde pudiese siempre evitarse, servirse del habla mucho antes de la espada. Mas era en gran parte su propio carácter el que le mantenía insistentemente calmo, hasta cordial. Conveniente o inconveniente, no disfrutaba tomar armas y en la mayoría de los casos se rehusaba a hacerlo. Si llegase a ser atacado... supuso que en ese momento pensaría detenidamente lo que desease hacer, mas incluso entonces, no imaginaba con facilidad contraatacar. Estaba decidido, al fin y al cabo, a continuar así aunque no lograse bajar la hostilidad del animal frente a él, aunque pareciese cada vez más estar al borde de algo peligroso. Pasó la mirada con serenidad por los colmillos que enseñaba para confirmar que no eran para nada iguales a la redondeada e inofensiva dentadura humana, y con lentitud explicó. - Lo que intento hacerle saber, estimado, es que lamentablemente no soy su aliado. Tampoco lo eran los hombres de las jaulas, o los del puerto. No estoy seguro de qué reino en particular... - Pensó distraídamente en donde se localizaba siquiera Hatari, y qué países tenía a su alrededor, pero lo cierto era que no sabía casi nada de política de Tellius, menos política laguz. - Pero siendo así las cosas, debería de tener cuidado y protegerse donde lo vea necesario. Hombres como tales no cuidarán honrar código alguno. -

¿Cómo hacerle saber que intentaba protegerlo? Fuera del hecho de que recalcase continuamente que se comportara de forma más educada, si conservar al lobo era algo con lo que el mismo animal no estaría de acuerdo, no podría hacerlo. No sabía qué haría, en exactitud, al menos no aún, pero soltarle de regreso al puerto infestado de contrabandistas no sería una buena idea. - En cuanto a mi... he pensado... de algún modo, he pensado que usted mismo estaba de acuerdo en lo que sucedía. Creí que lo estaban todos. Ha de sonar terrible a sus oídos. - Suspiró, sin un 'pero' que agregar, pues había sido ignorancia pura y cruda. Si tan sólo consiguiese hacerle entender... sin embargo, parecía que había algo más que él mismo no entendía, a juzgar por la forma en que el lobo retrocedía, como si tocase algo doloroso. No era la primera vez que tocaba su pelaje y aún así, apenas entonces reaccionaba de ese modo, recalcando con férrea voluntad que no volviese a hacerlo. El pelirrojo frunció el ceño y quedó varado unos momentos, su mano aún levemente alzada, sin terminar de comprender lo que acababa de suceder.

Aunque le escuchó, no estaba allí la explicación que deseaba y temió algo que su familia habría repudiado: cometer una falta de cortesía, no cortesía humana sino cortesía laguz. Parpadeó desconcertado y turbado por ese hecho, aunque intentase mantenerse en calma, lo afectado que le había tornado se hacía obvio. Se apresuró a razonar las palabras del lobo, un intento más entendido de lo que creía de coercionarlo, aunque lejos de perfecto. Negó con la cabeza. - Considerada la falta de una alianza aquí, esa no es la clase de amenaza que pueda surtir efecto. Puede amenazarme con la violencia, por supuesto, aquello siempre está... aunque me temo que por lejos preferiría ceder uno de mis brazos a atacarle. Si le preocupa saberlo, allí tiene la respuesta: no me defenderé, así que puede hacer lo que quiera en ese sentido. Personalmente preferiría mejores modales y compartir de buena gana, aunque he de decir que, fuera de asumir que consuman carne, no sé siquiera qué come comúnmente su raza. - Y era un tanto pasada la hora del té, pero algunas excepciones podían hacerse, considerada la situación de la que el laguz había salido. Grandes excepciones, sospechaba ya el marqués, pensando con aprehensión que la delicada porcelana y los tés de hierbas no fuesen bien recibidos. Carraspeó, algo sacado de su elemento, y en voz baja continuó. - Pero, mas importantemente... ¿es acaso descortés en su cultura tocar su... err, cabello? ¿Pelaje? ¿Orejas? ¿He hecho algo inapropiado? -    

Hubo un par de toques en la puerta, leves, carentes de fuerza. Sirvientes, seguramente, a quienes Eliwood prefería mantener al margen. Apenas se giró para entreabrir levemente y murmurar que fuese demorada cualquier actividad y estuviese atento el personal de cocina. Pidió un informe de sus gastos y fondos, estaría lidiando con oro en breve y lo necesitaría. Al volverse de regreso, documento en mano, pasó junto al lobo para tomar de una cajonera una pluma y un pequeño frasco de tinta. - Gustosamente mandaré a traer algo cuando pueda usted ser cortés al respecto. Entre tanto, debo... - Llevó las cosas a la mesa de té, apoyó la hoja, abrió el tintero, mojó la pluma y dudó antes de escribir cuanto había costado de su bolsillo el intercambio por Mishael. Había cálculos demasiado grandes que en urgencia tendría que hacer.  - ...Mishael, ¿cuantos laguz diría usted que estaban en ese lugar? -
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Mar Dic 29, 2015 12:53 pm

La conversación iba teniendo un buen rumbo porque, a pesar de que ambos tenían una diferencia en visión con respecto a lo sucedido, nada iba a pasar a mayores exceptuando solo unas amenazas en vanas por parte del ser salvaje. Pero todo se fue al demonio en cuanto el humano, con toda la ignorancia e inocencia del mundo, le hizo saber a su interlocutor que este creía que estaban allí por méritos o disfrute propio. Ocasionando que apretara con fuerza su mandíbula y moviese sus dientes de un lado al otro mientras, otra gran vena en su frente sobresalía denotando la gran molestia que llevaba consigo.- Acaso ... ¡¿¡¿ERES ESTUPIDO?!?! -Grito con fuerza hasta el punto de no tener recado en salivar, con pequeñas gotas, el rostro ajeno por la tan cercana proximidad.- ¿Cómo puedes creer que nos gustan estar encerrados en pequeños lugares? ¿Cómo osas asimilar que nos agrada que nos golpeen o nos maltraten para el disfrute de los Beorcs idiotas? Por esas cosas digo que tu "Manada" estará en peligro al tener un "Líder" como tú al mando. -Volvió a sacar de nuevo el tema de su liderazgo, haciéndole saber ahora el real motivo por el cual Mishael creía que ese Reino solo le esperaba la desgracia y la ruina. El no tener los ojos abiertos para saber lo que ocurre en su entorno, era una señal clara de que aún le faltaba madurar y eso de no ver alrededor de uno ... era algo que el peli-blanco sabia producto de sus experiencias vividas.-

Y de pronto un ruido seria el anuncio para que alguien quisiera ingresar a la habitación con ellos, pero el Marques impidió aquel acto siendo él quien se moviese hasta la puerta impidiendo ver al Lobo de quien se trataba, más lo que se percató seria algunos objetos que lo acomodo en una mesa cercana a ellos.- No tiene ningún caso que lo te diga. -Exclamo ya sacando humo por las narices de lo furioso que estaba. Se acercaría hasta este pateando la mesa con el juego de té, ocasionando que este diese contra el suelo rompiéndose en decenas de pequeños pedazos, quedando esparcidos por allí. La mesa tampoco logro salir a salvo, impulsándose lejos de donde la escena estaba teniendo lugar.- Tu mismo has dicho que no somos aliados y tampoco hay algo que nos unas. Incluso, luego de tratarme como un esclavo y como una escoria, quieres que me venda por mi comida. ¡Estás loco chiquillo! -Sentencio para esta vez dejar de lado toda amenaza anterior y pasar manos a la obra. Flexionando un poco sus piernas usaría una enorme cantidad para reducir el espacio entre ambos y que Mishael cayese encima del hombre, aprisionando sus hombros con fuerza contra el piso, utilizando sus manos; mientras sus piernas serian aprisionados por la rodilla junto con su peso, el cual era bastante a consideración de su contextura física.- Si no somos aliado, entonces puedo hacer contigo lo que se me plazca. -Intentando dejar a aquel humano en un estado de sumisión absoluta, este relamió sus labios observando con una expresión de malicia al contrario para apartar sus piernas de las suyas, y tensar los músculos de sus brazos con la finalidad de darle la vuelta. Quería utilizar la gran capa de su espalda para apresarlo mientras seguía dándole la vuelta, en un intento por detener el movimiento de sus manos al estar pegada contra su cuerpo.-

Ahora te vendrás conmigo, Marques. ¡¡Serás mi presa!! -Comento con una extraña alegría en sus facciones para tomarlo de su cintura, notando que era más pesado de lo que aparentaba a simple vista. Por ello llevarlo con un solo brazo seria problemático y lo mejor sería apoyarlo contra su hombro izquierdo, dejando que su cabeza quedase hacia atrás. Se acercaría hacia la puerta pero al no tener ninguna mínima delicadeza, este golpearía con fuerza hasta el punto de sacarlo de su marco volando hacia el exterior en donde yacían los guardias personales de ese Beorcs.- ¡¡Muy bien sabandijas!! ¡Su "Líder" es mi rehén! ¡No hagan nada raro o lo lamentaran con la vida de esta "cosa". -Para que sus palabras fuesen tomadas de en serio y tuviesen más impactos en esos soldados, las uñas largas de su mano libre se posaron en una de sus piernas para hundirlas en las telas, rasgarlas un poco y finalmente llegar hasta la piel ajena, donde quería que sintiese algo de dolor- Siempre he querido probar el corazón de alguien que estuviese al mando. Dicen que su experiencia, energías y su valentía se traslada a ti si lo comes apenas lo arrancas de su pecho. -Concluyo para alzar en alto su cabeza y poner una expresión de locura, acompañada con su lengua fuera de su boca.

¿¡Qué demonios estaba haciendo Mishael?!
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Miér Dic 30, 2015 4:20 pm

Se había preparado en todo sentido para el peor de los casos, en el cual la impaciencia superase al lobo y terminase por atacarle. Había considerado todo, desde lo que haría hasta la forma en que controlaría la situación con sus guardias y servidumbre. Sin embargo, no había esperado en absoluto que el laguz no lo agrediese a él sino a su vajilla, sus muebles, aquellas cosas materiales con las que sólo un humano se involucraba tanto. Cosas por las que Eliwood tenía un gran nivel de aprecio, dejándole boquiabierto y con una mirada de desesperanza al pensar en la porcelana que no volvería a usar, lo difícil que sería arreglar un mueble con una pata rota. Oh no, no le gustaban las cosas dañadas, pero conseguir una mesa exactamente igual sería complicado... se vio obligado a ponerse de pie y pasarse una mano con calma por el cabello, acomodando la banda de oro que descansaba en su frente y rodeaba su cabeza. Debía de comprender, si los contrabandistas habían ido tan lejos como para lastimar a Mishael, era lógico que estuviese aún más exaltado de lo que Eliwood hubiese predicho. - No pretendo ver que venga ningún daño a usted, no otra vez. No voy a-- ¡ngh! -

Demasiado tarde. Cuando el lobo impactó contra él, enviándolo de lleno al suelo, sintió que comprendía por qué le había llamado "chiquillo"; su cuerpo aparentaba cierta fuerza, sí, pero la presión que le sujetó contra el suelo era descomunal, fuera de estándares humanos. Súbitamente le pareció una criatura mayor a él en poder, en edad, en algún indescripible modo. La corona se desacomodó de entre su cabello y cayó fuera de su cabeza, y por primera vez en largos meses el marqués apareció desarreglado sobre la fina alfombra color vino, tomado por sorpresa, con los ojos abiertos de par en par. Las manos del lobo no le permitían el menor movimiento, no conseguía siquiera luchar contra su peso, a todas luces estaba atrapado bajo una criatura que se relamía ya en anticipación. Se estremeció. En cualquier momento vendría la primera mordida, seguramente, y no dudaba que fuese a doler como nada más en su vida.

Aparentemente, no pensaba empezar enseguida a comer. Eliwood fue puesto boca abajo, sus brazos inmovilizados contra sí por la tela de su capa, no era la mejor ni la más segura atadura, pero servía su propósito. Entonces fue levantado con más facilidad de la que habría creído posible, puesto sobre el hombro del lobo. Estaba tomándolo de rehén, el asunto cesaba de ser privado e involucraría ahora a sus guardias y sirvientes... lo cual significaba que se volvía todo tanto más complicado. - ¿En qué vas a involucrarte...? Mishael, esto será un problema, no podré mantener las cosas en paz si-- -

Muy tarde otra vez. Dioses, esto no terminará bien, pensó el humano al ser cargado fuera del salón principal, tan recto y tan digno como un hombre cargado sobre el hombro de otro podía estar, aunque sin su corona su cabello caía bastante más largo y menos ordenado. Cada palabra de Mishael frente a los habitantes de la mansión empeoraba la situación, todas y cada una. Cuando hundió sus garras en él, provocando que emitiese un pequeño quejido, sus guardias reaccionaron enseguida, preparando lanzas y espadas para acudir a su defensa. - ¡Alto! ¡Permanezcan! - Eliwood se apresuró a ordenar, quieto. A aquel paso, lo único que conseguirían todos ellos sería alterar al lobo aún más, además de lastimarlo. Aquello que él mismo se rehusaba a hacer, tampoco deseaba que sus guardias hiciesen. - Retrocedan. Quédense en la puerta. - Indicó, antes de bajar la voz para dirigirse pacientemente al lobo. - Si sale al puerto en este momento, las cosas no terminarán bien. Intentarán capturarlo nuevamente, estará en severa desventaja y no podré protegerle. Realmente recomiendo que no salga. -

Su pierna resentía el dolor de las afiladas garras hundidas en su piel, no estaba en una buena situación y aquello no podía extenderse mucho, pero, ¿qué podía hacer, sino mantener la calma? Épocas pasadas acudían a su mente, salones iluminados, tardes en el estudio de su padre, sentado sobre una silla demasiado alta para él y esforzándose por mantener la espalda recta, siempre recta, no mecer las piernas, no moverse en general. Le había enseñado a buscar la paz antes que una resolución violenta, a no responder a la provocación, mucho menos alzar armas contra quien no lo merecía. Jamás le había dicho qué hacer si aquella persona que merecía ser protegida, era quien le tomaba rehén. Suspiró e intentó razonar con él a cuenta nueva. - No deseo que salga lastimado. Sé que está lejos de su hogar, que ha sido engañado, que le han herido y que esto no ha sido sino una pesadilla para usted... pero debe creer que deseo ayudarle, o no podré hacerlo. - Dudó un poco, mirando cautelosamente a ambos lados del pasillo. Los arqueros probablemente estaban ya en posición desde el piso superior, no les veía, eran hombres entrenados y serían discretos, pero no dudaba que actuasen aún fuera de su órden, si se trataba de proteger su vida. Debía calmar la situación antes de que alguien más se moviese.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Miér Ene 06, 2016 5:28 pm

Ya no necesito de tu cuidado o de tu paz ... -Sentencio el lobo concretando todo su plan a la perfección, notando como la fuerza de ese Beorcs era menor que la suya, o por el momento lo era, pudiéndolo manejar a su gusto. Incluso le agradaba que no se resistiera, eso hacia las cosas mucho más fáciles para el Laguz que observaba como el grupo de soldados a cargo de ese noble, respondía a su amenaza elevando aquellas armas de filos. Mishael elevo las comisuras de sus labios gruñendo en una clara molestia por lo que hacían esos humanos, más la petición de aquel Rey sirvió para calmarlos un poco mientras retrocedían dándole absoluta libertad al secuestrador en aquella habitación. Pero por las miradas que mantenían sus guarda-espaldas era comprensible que buscarían una mínima oportunidad para ayudar a su Jefe, algo que no sería fácil porque el otro sujeto mantenía en alerta cada uno de sus sentidos: sus orejas se movían hacia los lados intentando captar cualquier extraño sonido, mientras su olfato captaba cualquier esencia en el aire que pudiese representar un peligro. Todos y cada uno de ellos, era un posible enemigo pero mientras tuviera al Marques con él no correria peligro.- ¿Estas sugiriendo que me mantenga aquí luego de demostrar lo que soy capaz? Sé que soy una criatura tonta y estúpida, pero es el momento donde debo correr, y este es uno de ellos. -Se expresó en un grave y potente susurro, donde los otros caballeros solo escucharían algunos murmullos incompresibles debido a la distancia.- ¿Ahora deseas ayudarme? Antes solo me has tomado el pelo e incluso quisiste que me matase mi orgullo y rebajase a pedir algo de alimento. Hombre ... olvídalo, porque te vienes conmigo. -Concluiría con esa parte de la discusión. En un principio y aunque no lo pareciera, el canino actuaba de una manera "cordial", claro que siempre con la escasa educación que tuvo en su etapa de cachorro, pero ahora sabiendo que ya no había vuelta atrás por su "ataque" hacia el pelirrojo, no tenía que ceder bajo ningún punto.-

Por ello ahora tenía todas las intenciones de marcharse de esa habitación, realizando un ademan con su cabeza para que se moviesen a un lado a todos los hombres que le impedían seguir.- ¡Muévanse! -Exclamo con una voz gruesa junto con un ceño fruncido marchando hacia adelante hasta el punto de que su hombro chocaría contra la fría y metálica protección de unos de ellos, allí solo ejerció más fuerza que la competencia para correrlo de su sitio. La expresión de la bestia blanca se hizo más fría y perfilada hasta el punto de enfocar sus orbes con los ajenos, acercando su rostro de forma amenazante.- Vuelve hacer eso y te juro que te daré la cabeza de tu "Líder" justo en tus manos. Creo que para ustedes también es una deshonra no poder hacer nada para protegerlo y créeme ... que no es nada bonito vivir con eso. -Con un aire frio hasta el punto de helar los huesos, esa era la manera en que eligió hablar el Laguz en un intento por hacerle entender que todas sus acciones iban hacer concretadas llegado el caso en que se viera forzado a hacerlo. Acto seguido comenzó a caminar a través del pasillo, sin preocuparse por los ventanales a los costados o incluso como al fondo de ese trayecto dos arqueros se habían posicionada a cada lado. Llevando sus flechas y tensando la cuerda del arco, uno de ellos cometería el grave error de mostrar su sed de sangre; deseaba clavarle la flecha justo en el corazón del moreno para darle una muerte rápida y así ayudar al noble. Esto advirtió a Mishael hasta el punto de saber en que dirección venia el ataque pero con la velocidad que iba solo pudo moverse hacia un costado poniendo en peligro a su rehén, era él o su víctima. Y allí fue como la palma de su mano fue atravesada por el objeto perforante, y su hombro se encargó de abrir una de las puertas del costado e ingresar a la habitación, cerrándola con fuerza de una patada.-

Creo que ... la única manera de que te escuche ... Sera si me ayudas a escapar de aquí sano y a salvo. -El rostro desafiante y serio del oji-azul había cambiado un poco al notar que no sería tan fácil como este pensó, acudiendo a la ayuda del pelirrojo que con anterioridad decía "querer darle una mano para que saliera ileso".- Si haces que llegue al puerto o al bosque, podremos hablar tranquilo y escuchare cada una de las cosas. -Le hizo saber su pensamiento, ahora mismo, sin dejar de ejercer fuerza en el cuerpo ajeno para que no escapara de sus garras. Incluso llevo su mano lastimada hacia su boca para partir la flecha y sacarse la mitad provocando que el sangrado se esparciera a toda su extensión, formando pequeños charcos a sus pies.- ¿Que dices? ¿Me ayudas o salimos ahora mismo a morir los dos a manos de tus soldados?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Dom Ene 10, 2016 11:51 pm

Un paso adelante y dos atrás, se dijo al oír con súbita claridad a quien era ahora su secuestrador. Con seguridad podía decir que no sabía tratar con otra cosa que no fuesen humanos; costosamente sabía tratar con humanos muy distintos a él, pues era incapaz de comprender a fondo lo que sucedía en otras vidas, otros entornos, otros escalafones del mundo. Menos aún sabía tratar con una criatura como aquella, y aunque habían logrado ciertos avances, parecían venir acompañados en cada instancia de un retroceso. Al fin y al cabo, el lobo parecía no haberle visto jamás como una ayuda, pese a haberle sacado del mercado y aclarar una situación que de otro modo le habría metido en más problemas. Pensó cuidadosamente en ello y mantuvo su silencio en el tenso intercambio entre Mishael y el guardia lateral, intentando ver más allá de sus palabras, de sus frustraciones. Entendía honor de caballero y defensor, no cabía duda. Algo desencajaba, algo respecto a Mishael permanecía fuera de su alcance y creía que si tan sólo lograse entenderlo, todo mejoraría.

Razonó que aquel laguz se sentía bajo amenaza, aún teniéndolo como rehén y escudo se sentía en una situación de peligro. Ostentaba sus capacidades, mostraba sus colmillos, pero tales cosas sólo las hacía un animal cuando no podía estar tranquilo. No parecía la clase de criatura que tuviese miedo, mas Eliwood creía que debía tenerlo, después de todo lo que le había sucedido hasta ese punto. Quizás confusión, quizás decepción hacia la raza beorc.

Pero eso no le detuvo de actuar. No sabía si pensar bien o mal del arquero por encontrar el momento de disparar, mas la flecha fue detenida de lleno por una de las manos de Mishael; si había tenido tiempo de reacción como para alzar la mano y recibir el proyectil a través de la blanda piel y entre los huesos de la palma, habría tenido tiempo para poner al mismo Eliwood frente al peligro, de haberlo querido. Mas no era eso lo que había elegido. Tan sólo podía concluir, en la urgencia del momento y la agitación de ver sangre, que de ningún modo el lobo le despreciaba tanto como parecía. Cuando se torció como pudo en el inamovible agarre y vio el primer asomo de roja y espesa sangre, palideció y rompió su solemne silencio.

- ¡Estás herido! Ha atravesado, debes dejar la flecha quieta, de lo contrario-- - Muy tarde. Mishael retiró el proyectil, dejando la herida abierta y la sangre fluir. Las primeras gotas cayeron pesadamente al suelo de madera pulida, junto al quieto laguz, y el marqués no logró modo de comprender por qué no hacía nada al respecto, cómo mantenía su semblante igual que antes, impávido. Sin pensárselo dobló las rodillas, y en un tono comandante indicó. - En mi bota izquierda, contra el lado interior. Es un frasco muy pequeño, opaco. Sácalo y bebe. Juro sobre mi nombre que es medicina y la prepara regularmente ni sanador, tan amarga como para entumecer la lengua si llegas a saborearla, pero efectiva como pocas cosas más. - Dijo aprisa, atribulado por la sola visión de su herida. Cuando había sangre involucrada, sabía que las cosas habían ido demasiado lejos. Derramarla bajo cualquier circunstancia iba en contra de todo lo que intentaba hacer, se transformaba en su señal de alerta.

Mantuvo las rodillas flexionadas para que el laguz pudiese alcanzar la botella, decidido a convencerlo si se negaba. No podía dejar las cosas así. - Bosque. El puerto tendrá aún más personas de las que hay aquí. - Declaró enseguida, firme en su posición pese a estar en brazos de una criatura cuyas fuerzas aún desconocía en su totalidad. Un noble despojado de condecoraciones, de sus joyas o de sus ropas debía de ser aún un noble, desde su mismísima sangre hasta la rectitud de su postura y la dignada medición de sus palabras. Su identidad, más que su persona, era lo que había aprendido a ser y lo que había heredado, inamovible y imposible de cambiar ahora. - Debes de seguir hasta la cocina y tomar la salida de personal. Sólo hay servidumbre, si eres veloz, estarán demasiado asustados como para hacer reaccionar. Tan sólo te pediré que no dañes ni empujes a nadie, aún si se encuentran en tu camino, pues no son personas armadas ni entradas. Mujeres, la mayoría. Sabrán hacerse a un lado pacíficamente. - Encomendó con suma seriedad. Rara vez las desgracias de un señor o su palacio lidiaban con sus sirvientes, y deseaba mantenerlo así. Finalmente agregó, bajando la voz. - No me resientes tanto como he creído. -
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Sáb Ene 16, 2016 2:54 pm

Todos aquellos que sobrevivan ... no sientan desprecio por los Beorcs ... Porque aún son criaturas en etapa de desarrollo ... Como Laguz de clase Lobos ... debemos mantener nuestra alianza hacia ellos ... Y demostrar que ... es posible una convivencia en paz y tranquila

Palabras tan antiguas como lo es 35 inviernos atrás, resonaron en su cabeza junto con una imagen blanca acompañada por una voz femenina que, entre la desesperación, le hacía saber a un Mishael cachorro de sus anhelos para el futuro. Tal vez fue aquello que hizo que, por instinto, su mano protegiese al Marques que se encontraba en peligro por una flecha que tenía objetivo a su persona, pero al moverse para esquivarla iba a afectar a alguien inocente. Chasqueo su lengua contra el paladar, molesto, ya que no encontraba una explicación razonable para que esas palabras se presentasen en ese momento provocando que la sangre manchara tres de sus dedos y formara pequeñas lagunas a sus pies. Pero las palabras del pelirrojo sirvieron para volverlo al presente, recordándole como un dolor punzante se presentaba en su mano provocando que las facciones de su rostro denotaran el malestar pero rápidamente disimulo con una sonrisa sobradora, como si nada hubiese pasado.- Más vale que no sea veneno, porque te arrepentirás si así lo es. -No confiaba a plenitud de ese individuo, pero si la herida seguía así podría sufrir los efecto de la pérdida de sangre o dejar un rastro que los soldados pudiesen seguir hasta dar con él. Por ello su cuello se estiro lo más posible para aferrar la punta de la bota en su mandíbula, tironearlo hacia atrás para deshacerse del calzado y comenzar a hurgar en el interior.- Para ser un noble ... sufres un horrible aroma en tus patas ... -Sentencio el lobo para que en sus colmillo se deslumbrara el frasco con un pequeño corcho en la punta. Su mano lastimada se aferró al objeto para que sus dientes se encargasen de abrir, escupiendo a un lado la tapa y empezar a beber de una el contenido dejando que se impregnase el horrible sabor en cada poro de su lengua, descendiendo a su garganta.- E- E- Es ... ¡¡HORRIBLE!! -Grito a los cuatros vientos con la lengua afuera, sintiendo como su estómago se revolvía y las ganas de vomitar aumentaban ya que su cuerpo no soportaba algo tan feo en su estómago. Incluso sus mejillas se inflaron revelando tal accionar pero un tragar de saliva bastante pesado y sonoro, evitaron que manchase el piso con otro de sus líquidos corporales.-

Con un nuevo destino, porque las recomendaciones del noble le indicaban ir hacia el bosque, asintió con su cabeza a su petición de no "lastimar" a ningún inocente en el proceso de la huida, dejando que el frasco se rompiese en pequeñas partes una vez que dio su frágil cuerpo contra el suelo. La bota seria dejada allí, con algunas gotas de sangre que se esparcían de forma aleatoria como así también encima de un pequeño charco que fácilmente se prestaba para el malentendido. Encontrar la cocina no sería algo tan difícil para el canino, porque tan solo debió olfatear un poco el aire para saber con exactitud donde un delicioso aroma nacía, hallándolo más temprano que tarde.- ¡Por ahí es! -Murmuro para ponerse manos a la obra, sin tener ni una pizca de delicadeza comenzó a patear cuantas puertas se encontrase en su camino siendo su "manera" de abrirlas sin perder más tiempo. Parecía que se estaba divirtiendo o eso revelaba la gran sonrisa en su rostro, olvidándose de la herida en su mano y concentrándose en derrumbar cuantos obstáculos se presentasen.- ¿A qué te refieres con "no te resientes tanto"? No entiendo tus palabras. -Dijo moviendo un poco su cabeza, siendo una características de los caninos cuando se sentían confundido por algo.-

Pero siguiendo un poco con la historia y para su suerte, la cocina no estaba tan lejos de su posición tardando apenas unos pocos minutos en llegar, siendo su gran entrada echando la puerta abajo con una pose de victoria: "con el Marques en su hombro mientras sonría de oreja a oreja mostrando cada uno de sus colmillos".- Si no quieren que las comas o las haga mi esclavas ... ¡Sera mejor que salgan de aquí! ¡Ahora mismo! -Elevo su voz para demostrar que no estaba bromeando a medida que se relamía sus labios mirando un tanto "lujurioso" o eso intentaría aquel lobo salvaje, a cada dama presente mostrando solo una expresión de un loco recién salido de la cárcel. Tan solo 5 segundos basto para que todas dejaran sus quehaceres y salieran como alma que lleva al diablo a por donde Mishael y compañía emergieron, teniendo que hacerse a un lado para no ser atropellado por la multitud.- Muy bien, Marques. ¿Cuál es la puerta que nos lleva al bosque? -Interrogo el lobo al ver como 4 puertas más aparte de la ya derribada, sin tener ni una noción a cual ir para salir de una buena vez de ese espeluznante sitio.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Eliwood Mar Ene 19, 2016 12:29 am

Le había advertido que sería un trago amargo, mas al parecer el lobo no había sabido prevenirse de ello. La mayoría de los guerreros, acostumbrados a la medicina hecha por sanadores, tenían ya su debida costumbre y práctica en llevarse el trago directamente a la garganta, evitando saborearlo en toda la medida posible. Pero él mismo recordaba el horrendo sabor y no pudo evitar suspirar en compasión. Al menos su herida tendría que empezar a sanar. Desde donde estaba, no podía verla propiamente aunque lo intentase, pero si vigilaba las gotas de sangre que dejaban atrás podía percibir, con alivio, que eventualmente dejaban de caer. Exhaló el aliento que contenía y se relajó un poco, notando el golpeteo alterado de su pulso en su pecho e intentando serenarlo. No le agradaba la sangre en absoluto, aún después de tantos años, seguía siendo incapaz de verla tranquilamente.

- No es nada. Sólo que no me odias, después de todo. - Aseguró con un sonriente y tranquilo tono. Por algún motivo, estaba bastante seguro de que tal aseveración molestaría al lobo, quizás su inmenso orgullo o su altiva actitud le llevaba a asumirlo así, pero no le molestaba. Seguía siendo un hecho. Las cosas saldrían bien, al final; lo sabía por cuanto hacía caso en no dañar nada ni nadie verdaderamente, todo patadas, muestras de agresión y amenazas, pero nada grave al fin y al cabo. Independientemente de la forma en que actuaba, no pretendía hacer daño y Eliwood comenzaba a entender aquello. Al ver pasar al temeroso grupo de cocineras y criadas, casi todas ocultas tras la cocinera principal que sujetaba valerosamente una cacerola de acero, le negó con la cabeza para indicar que no tuviese la gallardía de armar guerra contra el lobo con instrumentos de cocina. Con otro gesto de la cabeza le instó a salir, y una vez que estuvieron a solas comentó. - Lo de esclavas ha sido un poco dramático de sobra, ¿no te parece? Toma la puerta a la izquierda. -

Era el rehén más tranquilo y digno de la historia, por seguro. Aguardó al resto del camino; susodicha puerta guiaba hacia la parte posterior de la casa, donde no habría más que los barriles de lavado y quizás una línea de sábanas secándose al sol. Más allá, el patio conectaba directamente con una pequeña arboleda, que podía ser seguida hacia las afueras de Begnion. Se preguntaba aún qué tan lejos podría ir Mishael hasta considerarse tranquilo y parar, mas preventivamente se sujetó de él. Sospechaba que si se ponía a correr, no sería un camino muy tranquilo. Se aferró. El castillo que dejaban atrás ciertamente no quedaba en calma, pero rogaba que no hubiesen intentos de persecución, al menos no notorios. A solas podía resolver y zanjar el asunto; con la presión de otros exaltando al lobo, no.

Ya estaba decidido respecto a lo que haría, de todos modos. Esperó a salir y a aproximarse al bosque, y en la falsa tranquilidad del puerto y su oculto reverso, el bajo mundo que a los ojos ingenuos no se mostraba con facilidad, esperó que Mishael pudiese ver una ruta de escape viable. Entonces, sólo cuando hubo puesto el hospedaje una buena distancia a sus espaldas, alzó la voz. - Puedo hacer el resto del camino a pie, Mishael. No hace falta que me cargue. Más bien, es un poco vergonzoso, así que si pudiese... - Carraspeó para aclararse la garganta. Era algo que no le había pasado en muchos, muchos años, al reparar en ello dio una risa un tanto incómoda. - Ha dicho que me escucharía y quiero que lo haga, así que por mi propia conveniencia, aseguro que no huiré. Eso, y ciertamente prefiero hablar de frente. -
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] OaIUyNL
Lyndis Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] JEIjc1v

Especialización :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] NqTGGyV

Experiencia :
Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Fy4uE7I

Gold :
1019


Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Invitado Jue Ene 21, 2016 3:52 pm

Sin saberlo la sangre que brotaba de su herida mano, iría cesando hasta el punto de que solo quedaría pequeños residuos en su palma y dedos, donde una limpieza dejaría con solo una pequeña cicatriz, nada raro o doloroso para ese Lagus que ya tenia para ser coleccionadas en grandes cantidades. Al no sentir molestia o dolor al moverlo se llevo su extensión hacia la cercanía de su rostro para asegurarse que no lo habían envenenado, pero esto no seria capaz de lograrlo ya que las palabras del pelirrojo hicieron que chasqueara su lengua molesto y solo se dignase a girar su rostro en dirección contraria a este.- ¿Q- Que dices? N- No digas mas estupideces, Marques. O verdaderamente te comeré. -Por una extraña razón y en un principio, su voz se quebró y no era capaz de pronunciar ninguna palabra de forma clara, para luego agarrar el envión necesario para hablar con claridad denotando una gran molestia en su timbre. Aunque mas que nada se trataba de un capricho, ya que el peli-blanco no estaba acostumbrado a que lo trataran de esa forma y mucho menos que "lo leyeran" como si de un libro abierto se tratase. Mas a continuación y con la ayuda del Noble, las cocineras desistieron en su intento por detener al lobo con los artilugios que yacían allí, huyendo por unas de las tantas puertas y a los gritos pidiendo ayuda a cualquiera que estuviese ahí.- Todo sirve para que los Beorcs no se resistan y corriendo como si de presas se tratasen. Sin contar que las mujeres y niños son los mas fáciles de asustar, sea cual sea la especie. -Concluyo orgulloso de su análisis, sin saber si en verdad estaría en lo correcto o no. Solo hablaba de la experiencia vivida por %Él en distintas situaciones y como usaba su ingenio para resolver todo.-

Sabiendo que puerta tomar para huir de ese edificio, no lo pensó dos veces y tomando carrera se lanzo a por ella con su pierna derecha al frente derribándola con suma facilidad, provocando un pequeño estruendo al caer con su peso y el objeto bajo sus pies. Finalmente estaba afuera y libre. Estiro su brazo libre para alzar su cabeza en alto, inspirando a trabes de su nariz para dejarlo salir de forma paulatina por su boca, dejando que los rayos solares golpeasen su piel. No había mejor sensación que aquella. En su rostro se dibujo una sonrisa sincera, reconfortante y divertida a medida que sus piernas comenzaban a moverse con rapidez, alejando a ese dúo mas y mas de ese edificio, adentrándose en la espesura de ese pequeño bosque. Zigzagueando entre los árboles, dejando escapar algunas risillas y teniendo cuidado que ese humano no cayera de su hombro, el lobo se sentía mas relajado y ameno en su entorno. Y ya con unos 15 min. de huida, creía que era tiempo suficiente para aminorar la velocidad, debido a que observo por encima de su hombro y ya no podía observar el hostel, aparte de que no había ninguna señal de que lo estuviesen persiguiendo por el momento.- Esta bien, te liberare pero no hagas ningún movimiento extraño o te juro que te desgarro el cuello con mis propias manos. -Nuevamente aquella personalidad altanera y busca-pleitos hacia acto de presencia junto con esa voz socarrona. Tomándolo de su cintura lo ayudaría a descender con mucho cuidado para luego, utilizar sus largas uñas de ambas manos para cortar la tela que lo "retenía" en dos partes liberándolo finalmente de toda atadura.-

Claro. He dicho que si me ayudabas a escapar, escucharía todo lo que tengas para decirme. -Se alejaría unos pocos metros de su presencia hasta encontrar un enorme árbol donde sentarse bajo su sombra y descansar su espalda en su tronco. Contrajo su rodilla derecha para abrazarlo entre sus manos mientras su mirada se enfocaba hacia Eliwood con una notable seriedad. Incluso frunció un poco su ceño.- Pero ten cuidado, nunca doy segundas oportunidades a aquellos que me han ofendidos. Por ello, piensa bien cada una de las cosas que tienes por decirme. Que no te haya lastimado antes, era porque me servias mas sano y a salvo. -Termino su habla siguiendo resentido por lo anterior: como haberlo confundido con una hembra, que quisiera humillarlo por comida o que lo hiciera vestir. Cada una de esas cosas afectaron la relación del lobo con ese hombre, dando mas pasos hacia atrás que avances. Y ahora tenia la oportunidad de escucharlo otra vez con suma atención, esperando que ese "líder" comprendiera la actitud del Laguz como su malestar latente.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael] Empty Re: Correa noble, collar de oro [Privado; Mishael]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.