Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Dom Oct 21, 2018 6:31 pm

Había sido una lenta recuperación desde que su hermano de Serenes lo saco de aquella jaula, había recuperado algo de peso y los colores le regresaron al rostro. Sus largas plumas celestes en las alas a su espalda igualmente habían retomado fuerza y si bien aun no era capaz de volar por sí mismo por lo menos podía aletear y planear un poco. De momento no se le daba del todo bien las multitudes pues al no entender el idioma predominante de forma clara o ya siquiera hablarlo correctamente era un impedimento importante y, cuando muchos se le acercaban a decirle quien-sabe-que cosas el pobre laguz de alas celestes terminaba mareado y, por qué no?, un tanto intimidado.

Fue por ello que, para variar y ya que podía hacerlo, se escapo un rato del lugar donde se estaba alojando y se adentro a la selva para liberar su espíritu un rato… quizá no fuera capaz de sentir felicidad a falta de un corazón, pero podía sentir el alivio que cantar traía consigo, la satisfacción de poder entonar una nueva melodía. Por ello, acomodándose en un claro qué le pareció adecuado extendió sus largas alas y tomo aire fresco para llenar sus pulmones. De sus labios nacieron palabras en un idioma tan antiguo como el tiempo, una melodía mas hermosa que cualquiera que hubiese escuchado oído alguno en muchos años, una melodía que se conectaba con el alma del espectador y lo llenaba con una extraña vitalidad y bienestar. Muchos animales incluso se acercaron, poniéndose cómodos para disfrutar de aquel hermoso y gratuito espectáculo.
Spoiler:

Poco antes de terminar la canción dichos animales salieron despavoridos, escapando ante la presencia de alguien más. Quizá una garza normal habría seguido también aquel escape de no ser porque él no sentía miedo alguno y por ello el rechazo a lo extraño le era bastante indiferente. Sentado allí sobre una piedra recubierta de musgo se encontraba la figura del joven de larga cabellera platinada con ojos del mismo color, sus finas alas apenas y rozaban el césped con las puntas de sus plumas y su esbelta estampa así como sus rasgos finos daban la impresión incluso de ser una escultura tallada, algo que resaltaba por su belleza pero entonaba a la perfección con el ambiente.

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] LcBYI2o

Comento ladeando la cabeza ligeramente hacia un lado, con las alas extendidas hacia los lados por si necesitaba marcharse… no podía sentir miedo pero eso no quería decir que, ante un inminente peligro se quedaría quieto.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Miér Oct 24, 2018 6:42 am

Después de haber participado activamente en una campaña de liberación en su propia tierra, Senay, Alm partió con sus compañeros a otro país del mismo continente, dispuestso a prestar apoyo militar a los países que lo necesitaran. Sus heridas de la anterior batalla aún estaban sanando y aunque insistió para acompañar al grupo de reconocimiento y así poder visitar la capital de Sindhu, su superior no se lo permitió. "Ese hombro no va a sanarse solo" le había dicho, mientras le revolvía los cabellos para mitigar su mal humor.

No le gustaba discutir y menos con alguien que estaba encima por encima de él, por lo que tuvo que aguantarse y esperar en el campamento nuevas instrucciones. Al principio fue fácil contener su impaciencia, pues se dedicó a afilar su espada y a echar una mano en las cocinas. Más, pasados un par de días, su estómago se encogía cada vez que miraba al cielo y pensaba que ella podía estar en la ciudad a la que no le habían permitido viajar. Mycen, su abuelo, se había llevado a Celica en su fiel corcel de guerra. Las probabilidades de que estuviesen aún en Valentia eran bastante grandes.

Incapaz de poder quedarse quieto, dando vueltas en la tienda como si fuese un león enjaulado, decidió salir a dar una vuelta. Prometió que no iría a ninguna ciudad y para que los demás se quedasen tranquilos, dijo que iría en busca de plantas medicinales. Estaban muy cerca de la zona de selva de Sindhu y conocía varias hierbas y plantas que podían crecer por aquel lugar. Así pues, salió en su expedición únicamente equipado con una bolsa de viaje y u cuchillo de cocina. Se le hacía extraño salir sin el peso de la espada en su cintura o la presencia de la sencilla armadura. Pero, por otro lado, la sensación de libertad le agradaba.

Su ansiedad fue disminuyendo conforme se internaba en la selva. Los sonidos de las distintas aves le mantenían entretenido y descubrir nuevos animales, corriendo entre el follaje del suelo o saltando por los árboles, despertaba su curiosidad. Identificó unas raíces que estaba buscando y cuando se agachó para cortarlas con el cuchillo, un canto detuvo su acción.

No supo identificar el idioma, sólo que la voz y la melodía en general eran muy hermosas. Parecía que el cantante estaba cerca y la curiosidad le instó a dejar su tarea y seguir aquella voz, como si le hubiese hipnotizado. Tal y como había supuesto, la persona no estaba muy lejos y cuando llegó a un claro, descubrió un corro de animales escuchando con atención la canción de aquel joven alado. Detuvo sus pasos a una distancia prudente, pero uno de los conejos se percató de su presencia y echó a correr, alertando a los demás animales, que no tardaron en unirse a su huida, dejando al chico sobre su roca.

A Alm le costó un poco reaccionar, pues la belleza de aquella escena le había dejado embelesado. Reaccionó cuando se hizo el silencio, después de que la garza le hubiese dicho algo en un idioma que desconocía. Agitó la cabeza para espabilarse y esbozó una torpe sonrisa —Perdón, no te entiendo —confesó y bajó la mirada hacia la punta de sus botas. Jugueteó con nerviosismo con la correa de la bolsa, mientras luchaba interiormente con poner orden en sus pensamientos. Era la primera vez que veía a alguien con alas, sabía que existían los llamados laguz, pero nunca se había topado con uno y tenía la sensación de estar ante alguien espectacular.

Ahm... ¿Puedo acercarme? —preguntó, alzando un pie para acompañar sus palabras con un gesto. No sabía si, al igual que él, el chico le entendía.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Miér Oct 24, 2018 8:46 am

Ante las palabras del joven, Uriel ladeo ligeramente la cabeza hacia un lado sin lograr entender el por qué de su actitud. Lo que si le quedaba claro era que el chico no podía hablar su idioma cosa que no le sorprendió… Bueno, en esta ocasión era solo uno por lo que no sería bombardeado con un montón de palabras, si, podría practicar un poco su manejo del nuevo idioma.

- Ahhh… m-mío… curpa…. Beorcs hab-lan… otra… ¿cosa?.... ¿d-dije bihen? -

Guardo sus alas a los costados, tomándose unos momentos para entender bien lo que recién le habían preguntado. Hasta la fecha nunca se había interesado en aprender el idioma actual, el que se hablaba afuera de Serenes porque nunca hubo nadie con quien quisiera comunicarse, por tanto ahora que estaba en otro lugar viviendo con otra gente debía esforzarse en aprender las costumbres y palabras de quienes vivían en ese reino.

- ¿Acerucarthe?.... eso… es como…. ¿ceruca?, ¿aquí?... si eso, si... tu ceruca. -

Pregunto con aquel característico acento de quien no habla el idioma, señalando con su mano el suelo a su lado para confirmar si había entendido bien lo que el otro solicitaba. Aun así, se bajo de la roca para quedar más a la altura del joven humano pues le tenían dicho que era de mala educación saludar sentado.

- M-mío… nombre…. Uriel… ¿Enthien-des?, ¿cual... tuyo nombre? -

No sentía hostilidad por su parte ni tampoco malas intenciones por lo que el joven alado se mantenía tranquilo pero curioso al respecto, las ropas del chico desentonaban un poco con lo que había visto en Sindhu hasta ahora por lo que imaginaba que no era de allí.

-  Uriel… ¿nuevo?, nuevo… aquí… perho…. no aquí de ceruca como dihiste… aquí de aquí… -

Quería explicarle, como quedaba bastante claro, que él no era de ese lugar quizá con la esperanza de que se entendiese su burda forma de hablar. Se quedo de brazos cruzados, pensativo, como si hiciese esfuerzo en recordar algo removiendo a l par un poco las alas tras su espalda.

- Ciertho… sal-u-do… Beorcs sal-u-do cuando… ¿ven?, ¿como sal-u-do era? -

Miro hacia arriba notando que era ya pasando el medio día. Los humanos parecían tener distintos saludos según la hora del día cosa que el aun no entendía. Que era día?, que era noche?, que era medio día?, no lograba recordar que era cada cosa pues recién se lo habían enseñado.

- Es… buenhas… algo… no recuerdho… -

Era normalmente tímido con los extraños pero quizá la aparente juventud del otro le hacía más fácil las cosas… si, era con los humanos adultos con los que tenía problemas, con los crueles y poco escrupulosos humanos como quienes le habían encerrado, como aquel mago que le había arrancado su corazón.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Mar Nov 06, 2018 6:36 pm

La dicción del chico no era perfecta, pero Alm apreció el esfuerzo y puso de su parte para intentar entender, de una manera global, lo que quería decirle. Nunca había visto un laguz, mucho menos había hablado con uno, y era tan ignorante en ese campo que jamás pensó la posibilidad de que no hablasen el mismo idioma. Si los propios humanos tenían sus diferencias lingüísticas, tenía sentido que de una especie a otra hubiese una gran distinción.

Se acercó cuando tuvo el permiso del contrario y asintió con la cabeza. —No te preocupes, aunque no digas las frases completas, se te entiende bastante bien —dijo con sinceridad, esperando que no se lo tomase a mal, pues no era su intención. Colocó las manos en su espalda y ladeó la cabeza, tratando de unir las palabras que el ave pronunciaba con aquel peculiar y extraño acento.

¿Uriel? vaya, es un nombre muy bonito— respondió y esbozó una sonrisa amistosa —Yo soy Alm —se guió por la fuerza de la costumbre y extendió su mano izquierda para formalizar la presentación, pero luego pensó que quizás las grullas tenían otra manera de presentarse y bajó la mano despacito, dejando a la elección del contrario el responder al saludo.

La siguiente frase le resultó más difícil de entender, pues no estaba seguro de si le estaba explicando que era nuevo en esa zona de la jungla, o que vivía ahí pero no conocía mucho más. Parpadeó despacio, procesando sus palabras y se llevó la mano al mentón. —¿Quieres decir que eres parte de una jungla? ¿Un laguz... salvaje?— según pronunció esa palabra, se llevó las manos a la boca y se inclino para hacer una reverencia de disculpa —Perdón, eso sonó ofensivo. Quería decir si eres nuevo en este territorio, pero antes has vivido en otro sitio muy similar.

Parecía que Uriel quería hacer un saludo en condiciones, pero que le costaba utilizar la palabra apropiada según el momento del día en el que estaban. Sonrió, no porque se estuviese burlando de él, sino porque le recordó a un niño que empezaba a defenderse con el lenguaje. —Buenos días —explicó y señaló al cielo —Cuando está el sol, se dice buenos días y si el cielo está oscuro, es buenas noches —bajó la mano y se la llevó a la tripa — Y si has terminado de comer, se dice buenas tardes —No sabía cómo explicar el concepto de "tarde" pero recordó que su abuelo se lo había explicado de ese modo cuando era un niño.

Bre... beoc... Bercs... —repitió varias veces la palabra que había utilizado Uriel, la cual se le hacía bastante difícil de pronunciar. Empezaba a entender lo complicado que era aprender un nuevo idioma y lo distinto que sonaba. — ¿Así es como llamas a los humanos? Nosotros a vosotros os llamamos "Laguz" ¿cómo se dice en tu lengua?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Jue Nov 22, 2018 2:53 am

La garza solo miraba al joven humano sin ningún tipo de expresión facial en el rostro, solo parpadeando el número necesario de veces para mantener sus ojos grisáceos humectados. Si bien las garzas eran sensibles a los sentimientos de otros seres vivos, Uriel en particular había olvidado el cómo interpretarlas, la escancia de lo que eran y el significado que tenia para los demás. El se sentía como una cascara vacía, incapaz de entender a los demás tanto en palabras como en sensaciones, entablar una conexión directa… Bueno, al menos el asunto del lenguaje ya estaba solucionándose poco a poco.

- Alm?.... bueno nombre… -

Comento al escuchar al otro presentarse, agradeciendo que tuviese un nombre corto, fácil de pronunciar y recordar. Miro unos segundos la mano contraria alzarse, no entendiendo que intentaba hacer con aquello, mas intento ser Cortez extendiendo la mano igualmente, sin tomar la otra, comenzando a bajarla lentamente tal cual lo había hecho el otro.

- Yah Entiendo… -

Comento mirando al cielo, entendiendo ahora mejor el concepto del tiempo para con los saludos. No podía decir que estaba emocionado por aprender algo nuevo, pues no era capaz de sentir pero sus alas se removieron un poco mientras seguía perdiendo la mirada en el cielo.

- Bueno día cuando… Sol, Buenhas No-shes cuando no Sol… y si… ya comida, Tardhes… -

Repaso en voz alta, ladeando ligeramente la cabeza, esperaba poder recordarlo pues esa información le sería muy útil mas adelante. Entonces fue que una palabra lo saco de sus cavilaciones, de hecho, varias que no entendía pues hasta ahora no las había escuchado.

- Ofen… Ofensivho?, nuevo palabra… que Ofensivho?, que Salvahe?, cosa mala? -

Pregunto ligeramente confundido por la reacción contraria, tapándose también la boca e inclinándose como el muchacho, abriendo las alas celeste claro en su espalda como un acto reflejo para guardar el equilibrio, dejando caer hacia adelante varias hebras de cabello platinado con ligeros reflejos celestes que semejaban a filos hilos de seda. No estaba seguro de que estaba pasando pero de momento no le había ido del todo mal imitando las cosas que notaba remarcable en otros; Se reincorporo en cuanto el otro lo hiso, posando sus manos en su regazo y replegando nuevamente sus alas en la espalda, mirándole con ciertos aires curiosos.

- Um… yo, Uriel, viene de otoro lugar, mucho lehos. Como es?... Busqué, mucho verde lugar. Pero ya no Busqué… ahora neghro casa? -

Intentaba gesticular un poco con las manos para darse a entender pero aquello solo resultaba en una tarea inutil y la pronunciación jugaba mucho en su contra pues había una enorme diferencia entre "bosque" y "busqué", por supuesto que su intento de simplificar el hecho de que su hogar había sido quemado había quedado garrafalmente enmarañado.

- Luego en… cosa beorc… mucho tiempho… lugar pequeño, y no-she todo tiempo -

No estaba seguro de cómo expresar cosas complejas como lo eran un encierro prolongado en una jaula donde lo tenían cubierto casi todo el tiempo para evitar que curiosos lo mirasen gratis y tampoco es que su falta de expresividad en el rostro ayudase mucho, al final era seguro que habría dejado al pobre chico con la mismas dudas sino es que mas.

- Laguz, si… bueno palabra, yo Laguz Garzah…. Beorc buenho palabra, si… Hum… Como es?... Laguz dice "Humahno" como malo palabra… para… enojar Beorc? -

"Laguz" era, de hecho, una palabra que entendía ya que existía en su idioma nativo, aun que aquellos que no compartían su lengua la pronunciaban, a su parecer, de forma extraña o incorrecta. Aun así no era nadie para corregir algo que todos hacían por lo que no quedaba más que aprender a pronunciar "mal" dicha palabra. Sabía que los laguz llamaban a los Beorcs "humanos" como un insulto aun que desconocía el termino de Insultar u ofender en si mismo así que lo acerco al termino mas próximo que si conocía.

- Yo mío curpa… solo día poco hablan-do palabra Beorc… D-difícel para tu, si? -

Apreciaba el esfuerzo que hacia el otro por entablar una charla con él o al menos intentarlo, deseaba compensarlo de alguna manera por ello, después de todo era correcto agradecer el tiempo de otros. Fue entonces que, alzando la vista encontró que el manzano cercano tenía algunas ya maduras aun que estaban muy arriba como para poder bajarlas.

- Hambre? -

Pregunto señalando al manzano y abriendo sus grandes alas intentando darle a entender que bajaría una si el aceptaba. La brisa no era muy fuerte por lo que no sería demasiado complicado, sus alas aun no se habían recuperado totalmente del entumecimiento causado por su encierro por lo que no veía problema alguno, punto y a parte seria un buen ejercicio para recuperar movilidad.


Última edición por Uriel el Jue Dic 06, 2018 8:41 pm, editado 1 vez
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Miér Nov 28, 2018 10:17 am

Asintió con la cabeza cuando el chico repitió los saludos de manera correcta. Si bien la pronunciación no era del todo exacta, parecía que había entendido el concepto general y realmente, eso era lo que importaba. Nadie nacía sabiendo y aprender una nueva lengua era complicada, sobre todo porque cada dialecto tenía sus propios fonemas y muchas veces, uno no es consciente de la cantidad de sonidos que su aparato fonador puede interpretar.

Le hacía cierta gracia que imitase sus movimientos, pero contuvo la risa para que no pareciese que se estaba riendo de él o algo por el estilo. —Ofensivo es algo malo —explicó, manteniendo una sonrisa. —A ver cómo lo explico... es como si de pronto te digo cosas que no te gustan y te hacen enfadar. Pueden ser verdades o mentiras, pero son palabras que están hechas para hacer daño—. Dudó si se estaba explicando bien, quizás había alargado demasiado la explicación. Permaneció un rato pensativo, hasta que la siguiente pregunta le inspiró para dar matices al concepto de antes —¡Oh! Salvaje es cuando un animal vive fuera, lejos de los humanos —levantó el índice para hacer un apunte —Por eso dije que era ofensivo. Te estaba poniendo al nivel de un animal.

Sonrió con cierta torpeza y decidió no dar más detalles o confundiría más al contrario ¿Cuántos años tendría? No sabía nada acerca de los laguz y por tanto, desconocía si todos eran como los manaketes y vivían un montón de años, o dentro de las especies había diferencias. Pensó la posibilidad de que Uriel aún fuese demasiado joven como para hablar otro idioma, o quizás las circunstancias de la vida le habían impedido aprender correctamente.

Prestó toda la atención posible a su explicación sobre su hogar y aunque se esforzó para entender, no logró sacar mucho en claro. Alzó una ceja y no pudo evitar hacer una mueca confusa. —¿Huh? ¿Negro? —se había perdido en esa parte y cuando la garza mencionó al humano, dedujo que había "trabajado" para uno. —¿Vivías con un humano? —miró hacia otro sitio y pensó, que eso explicaba muchas cosas. Los humanos y los laguz, por lo que había oído, no se llevaban muy bien.

¡Oh! ¡Ya entiendo! Por eso dices Be... Bec... Beor ¡Cómo se diga! —movió la cabeza hacia los lados, intentando ocultar su mala pronunciación y miró contento a Uriel, al saber que en algo podrían entenderse —Entonces, ¿esta bien si te llamo Laguz? —hizo una breve pausa —No, tienes un nombre, así que te llamaré Uriel, que por algo es un nombre bonito.

Esta vez si rió, animado y luego miró hacia el árbol que el chico señalaba. Las manzanas colgaban de la rama del árbol con un color rojo tan vivo que las hacía muy apetecibles. Hambre, lo que se dice hambre de verdad, no tenía, pero no rechazaría un aperitivo. Además, en Senay no había muchos manzanos, por lo que no era una fruta que tomase muy a menudo. —¿Puedes alcanzarlas? ¡Eso sería genial! —se acercó a la roca sobre la que antes había cantado Uriel y se subió a ella para ver mejor el manzano. Desvió la mirada hacia el laguz y se fijó en sus alas. Eran bastante impresionantes plegadas, sin duda, verle volar sería todo un espectáculo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Vie Dic 07, 2018 12:11 am

La explicación acerca de que eran las palabras que no entendía llegaron rápido y aun si no logro asimilar toda la información que le fue proporcionada sí que logro entender lo que quería decir. El joven con alas de color celeste ladeo ligeramente la cabeza hacia un lado sin quitar aquel gesto inexpresivo de su rostro, envidiable por cualquier jugador de póker, eso era porque algo de lo que le había dicho no le parecía del todo acertado.

- Vive lejos Beorcs no cosa mala…. bueno animalhes, bueno laguz…. "Salvahe" no malo palabra…. Idea beorc que animalhes cosa poca... -

Comento mientras alzaba la mirada al manzano nuevamente, detectando donde era que había mejores manzanas y el lugar donde sería más fácil bajarlas. Las alas de Uriel entonces se abrieron completamente luciendo sus largas plumas del color de las nubes, alas grandes y hermosas pero definitivamente más pesadas que las de sus colegas halcones y cuervos. El joven se inclino ligeramente y al alzarse emprendió el vuelo dando un pequeño salto, batiendo sus alas con delicadeza y elegancia características de las garzas. Aun si llegaba a tambalearse un poco en el aire debido a lo desacostumbrado que ya estaba a volar ninguno de sus movimientos llego a verse mal realmente, aterrizando en la rama del manzano con tal suavidad que esta siquiera llego a menearse o a crujir pues el escaso peso del muchacho apenas y seria notado por el árbol. Alzo sus delgadas manos y con un cuidado comparable a quien maneja algo sumamente frágil y valioso Uriel tomo un par de manzanas poniéndolas a buen resguardo en la tela de su tucía.

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] OrQL0s8
Al decir aquellas extrañas palabras en su idioma natal hiso una educada reverencia dirigida hacia el árbol, casi como si le estuviese agradeciendo y dando un pequeño salto decenio suavemente con las alas extendidas las cuales frenaron su caída casi como si se tratase de una pluma. Aun así, antes de girarse de nuevo con el chico humano Uriel se quedo mirando al manzano con ciertos aires circunspectos…. No había podido escuchar su respuesta, ya no sentía aquellos susurros entre las hijas ni podía entender lo que el árbol quizá tendría para decirle, al ser despojado de su corazón todo era silencioso y pacifico, pero muy solitario.

- Uriel no… Viviahn con beorc… Humanhos usar Uriel… no buenos… -

Era la primera vez en toda esa charla que se refería a aquella raza como "humanos", sin poder odiarlos realmente por lo que le habían hecho pero mostrando su desacuerdo con el trato que le habían dado todo ese tiempo por otro lado no conocía otra mejor palabra para expresar lo que le habían hecho, solo le podía llegar a la memoria aquel termino que utilizaban al "usar" herramientas u objetos pues de esa misma forma estaba seguro que lo veían antes de llegar a Sindhu, como un muñeco, como algo y no como alguien. La garza entonces, sin preocuparse demasiado en preguntar avanzo hacia el chico y se sentó a su lado, ofreciéndole una de las manzanas que él había bajado.

- Beorc…. no escucha, no importa…. Uriel pensar eso… pero… aquí no igual, más.... bueno? hentil?. -

Aquello le fue más fácil de expresar pues eran las palabras que hasta ahora había repetido mas, tomando en cuenta que estaba comenzando en tomar confianza su voz salía ligeramente más fluida y se entendía mejor. El joven garza plegó sus largas y grandes alas en su espalda, dando un pequeño mordisco a la manzana que había bajado para sí mismo. No era alguien que tuviese muchos apetitos, su cuerpo requería poco mantenimiento así que de momento solo una manzana bastaría. Uriel entonces guardo silencio, no sabía exactamente de que podría hablar con un humano pues nunca se había interesado hasta ahora en hablar con uno… dudaba que le interesase que había encontrado una flor de llamativos colores esa mañana y en caso de que lo hiciese quizá querría arrancarla si le gustaba. Uriel ladeo nuevamente su rostro a un lado, pensativo…. que tema podría gustarle a un humano?, que podría decirle?, en todo caso tampoco sabía demasiadas cosas del mundo fuera del destruido Serenes así que su conocimiento era quizá poco más amplio que el de un niño pequeño.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Miér Dic 19, 2018 9:18 am

"Idea beorc que animalhes cosa poca..." reflexionó acerca de esa frase, en silencio, para no liar más al contrario. A él le gustaban los animales y al haberse criado en una aldea agrícola, sabía lo importante que era tener un ganado o rebaño saludable. Pero, si le daban a elegir entre la vida de una persona o la vida de un animal, sin duda escogería lo primero ¿Era a eso a lo que se refería la garza?

Salió de su reflexión cuando vio cómo desplegaba las alas. No se había equivocado, extendidas eran mucho más bonitas. El color azul de las plumas se abría ante él como si fuese un abanico e inclinó ligeramente la cabeza a un lado para percibir algún detalle. No se acercó mucho para no molestarle en su maniobra, incluso retrocedió un par de pasos cuando el chico se preparaba para alzar el vuelo. ¿Quién le diría que algún día vería a un laguz volar para acercarle una manzana? Sonrió, pensando que por momentos como aquellos, merecía la pena haber dejado la aldea.

Siguió el movimiento de Uriel con la vista, subiéndose a la piedra de musgo cuando éste despegó y observando con atención el manzano que había enfrente. Desde esa perspectiva, parecía que el follaje del árbol se había tragado al joven, pero los suaves movimientos de las ramas le indicaban que estaba ahí, seguramente escogiendo las manzanas. El viento le trajo parte de las palabras en aquel extraño idioma que Uriel había mencionado y cuando volvió a ver su figura, se bajó de la piedra de un salto.

Su radiante sonrisa desapareció cuando escuchó las siguientes palabras. A pesar de que la dicción no era precisa, había entendido perfectamente el mensaje de Uriel.  Bajó la mirada, sintiendo una tremenda vergüenza ajena por lo que su raza hacía a esas criaturas tan maravillosas. —Lo siento —susurró y tomó la manzana. Jugueteó con la fruta antes de sentarse, mirando con atención a su nuevo amigo y volviendo a sonreír ante esa última reflexión.

En realidad, hay más gente buena que mala. Pero cuando alguien es cruel, destaca mucho más que alguien honrado —comentó, dando un mordisco a la manzana. —Si alguien vuelve a ser malo contigo, llámame y te defenderé —añadió serio, aunque aún estaba masticando la manzana y su mejilla estaba ligeramente abultada.

Después de aquello, se hizo un silencio. Alm no estaba incómodo, estaba acostumbrado a esos tipos de silencios pero le dio la sensación de que su compañero estaba un poco inquieto. Volvió a tomar un trozo de su manzana y al ver el fruto rojo, alzó la vista hacia el árbol de antes y recordó cómo se las había apañado el Laguz para bajar las manzanas.

¡Eres increíble! ¿Cómo es la sensación de volar? —preguntó curioso, con emoción y se puso en pie. Siempre le había llamado la atención el volar.  Cuando observaba a sus compañeras en los pegasos no podía evitar observar sus maniobras y pensar que debería sentirse muy bien surcar los cielos, como si se fuese completamente libre. Y eso era encima de un pegaso, hacerlo por ti mismo... debería ser el doble de genial. —Ojalá también pudiese volar. Podría viajar a muchos sitios y conocer a muchas personas y... encontrar a mi amiga —esto último lo dijo muy bajito, como si fuese un apunte para él mismo.

Con la manzana en la boca, extendió los brazos, fingiendo que eran alas y correteó en círculos por el lugar. ¿Qué se necesitaba para poder volar? ¿plumas? ¿poco peso? La verdad es que Uriel no parecía muy distinto, físicamente y sin contar con las alas, a él. Por andar haciendo el tonto, tropezó con una piedra y casi cayó al suelo. Por suerte, logró mantener el equilibrio y atrapar la manzana al vuelo. Sin embargo; la maniobra con sus brazo fue tan repentina que su herida se resintió y soltó un pequeño quejido. —¡Ay! —se llevó la mano al hombro y volvió a sentarse —Ya estoy mayor para estas cosas...
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Miér Dic 19, 2018 10:22 am

Si bien Uriel ya no era capaz de entender los sentimientos ajenos y siquiera poder expresar los propios a falta de ellos sintió inmediatamente el cambio en el rostro del joven humano al darle aquella respuesta, ladeo ligeramente la cabeza a un lado con su típico gesto tranquilo al no entender el por qué de las disculpas.

- Alm… no daño Uriel…. no "lo siento", Alm no malo Beorc -

A su manera trataba de decirle que no debía preocuparse por ello o al menos que no le consideraba como una amenaza o un enemigo por pertenecer a la misma raza que aquellos que lo mantuvieron tranquilo…. no los odiaba por que no podía y quizá así era mejor.

- Intre… intre… i… breh? -

Repitió aquella palabra, esforzándose por pronunciarla lo más cercano posible a lo que el chico había dicho pues ciertamente el idioma de las garzas tenía una pronunciación ligera y fluida, comparable a una suave brisa o al tranquilo correr de un rio. Por ello la estaba pasando tan mal aprendiendo el nuevo pues había sonidos que no estaba acostumbrado a hacer.

- Sen…sensen sioh…. Volar?... alas?... como siente alas? -

Pregunto señalando a su propia espalda y entreabriendo sus propias a las un poco para enfatizar su pregunta y saber si a eso se refería. Lo cierto era que no entendía del todo lo que le decían, solo ideas claves con las palabras que le habían enseñado y con ellas armaba sus conjeturas, aun que las frases largas o palabras complicadas le diesen especiales problemas. Lo que si le ayudo fueron los gestos del chico los cuales le dieron una clara idea de a que se refería.

- Siente como baño agua… con no agua…. -

Spoiler:
[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] 00xRLju

Comento intentando explicarle que era algo similar a nadar pero sin el agua mas las palabras que conocía no eran suficiente para explayarse tendidamente sobre el tema. Sin embargo, algo le salto las alarmas… Si bien el joven Alm había logrado salvarse de una caída, al parecer algo le dolía, lo cual manifestó claramente no solo sujetándose el hombro si no acompañándolo de un quejido. No había mucho que Uriel pudiese hacer pero mostraba interés por el sufrimiento de otros como toda garza debía de… al parecer siquiera el perder su capacidad de sentir emociones lograba arrancar la gentileza natural de la garza.

- Alm daño?, duele? -

Pregunto acercándose a él, arrodillándose a su altura y acercándose para poder verlo mejor, sin ser del todo consiente lo que significaba el espacio personal pues era una lección que aun no le habían enseñado.

- Mayor?... hombre grande?.... no, no, Alm pequeño Beorc….  no dolor bueno pequeño Beorcs… tu daño. -

A los ojos de Uriel, quien ya tenía poco más de un siglo de edad Alm era un polluelo, o cachorro, como sea que se les llamara a los humanos mas jóvenes. No había manera en la que el pudiese imaginarse que, un niño a sus ojos ya sería un guerrero formado en el mundo de los humanos, un niño que podía salir lastimado o morir en batalla.

- Sindhu bueno lugar… ayuda daño y dolor ya no -

Quizá una garza no tenia por si misma poder curativo pero si conocía a varios clérigos en la ciudad a los cuales podrían pedir ayuda. El por su parte, de poder, habría llevado volando al chico a la ciudad pero al ser una garza sus fuerzas eran tan escasas que no podría siquiera levantar una piedra , mucho menos a un jovencito. La garza se quedo agachado a su lado, obedeciendo al instinto protector que tenía su raza por naturaleza aun que sin cambiar en ningún momento su expresión tranquila y neutra.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Jue Dic 27, 2018 8:56 am

Aunque Uriel no había dado una extensa descripción sobre lo que se sentía al volar, Alm le había entendido sin problemas. Incluso dejó escapar una pequeña risa ante aquella comparación. Supuso que la sensación de ingravidez en el agua era similar a la de estar surcando los cielos, pero sin mojarte o sentir las ropas pesadas por el agua. La próxima vez que se diese un baño, cerraría los ojos e imaginaría que estuviese volando, sería la sensación más parecida.

La molestia causada por su herida llamó la atención de la garza y aunque su rostro seguía igual de inexpresivo, sus acciones le indicaban que se mostraba preocupado. El contrario se acercó tanto que casi podía sentir su respiración. No retrocedió, aunque sí que se echó un poquito hacia atrás, por reflejo más que por incomodidad. Personalmente, no le molestaba el acercamiento de otra persona -a no ser que esa persona fuese con malas intenciones-, pero la situación le resultaba un tanto extraña.

Ahora que le tenía más cerca, pudo ver con detalle su rostro, el color de sus ojos, similar al del cielo y la forma de su pupila, totalmente distinta a los ojos humanos. Las garzas eran muy bonitas y elegantes. Casi podía entender el motivo por el que alguien le hubiese encerrado, como quien guarda una flor bonita entre las hojas de un libro o mantiene aves de distintos colores en una bonita jaula. Cielos, la codicia del ser humano no tenía límites.

¿Pequeño? —repitió aquella palabra con cierta decepción, aunque se consoló pensando que, a ojos de un laguz, hasta un hombre de 40 años podía verse pequeño. —No te preocupes, es una herida ya curada —añadió, intuyendo que el contrario le estaba indicando donde podía encontrar un curandero. —Fui a luchar contra los emergidos y me dieron con un hacha... pero gané ¡Por que soy un caballero! —concluyó con orgullo y se estiró para parecer más alto (y mayor).

En ese momento, cayó en que quizás estaba siendo demasiado charlatán y que posiblemente Uriel no le estuviese entendiendo. Tenía que acortar más sus frases, o tal vez nombrar cosas que la garza pudiese conocer y fuesen fáciles de entender. —¡Oh! Acabo de recordar —se llevó la mano a la cabeza, haciendo un gesto —Antes, estabas cantando. Esa canción era bonita... ehm... ¿qué significa?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Vie Dic 28, 2018 4:19 am

La mirada de Uriel se centraba en la del chico, las garzas eran criaturas afines a la vida y por ello aquel don natural de sentir los sentimientos, no solo de humanos sino animales y plantas solía serles útil en especial si alguien les estaba mintiendo o tenia malas intenciones… pero Uriel hacia tiempo ya que había perdido esa capacidad por lo que era incapaz de saber si el joven le decía la verdad con respecto a lo que parecía dolerle.

- Herida curada no duele… -

Se limito a responder, soltando un pequeño suspiro y dejándolo pasar pues no era quien para meterse en la vida ajena… aun así, las largas plumas de sus alas se encresparon en cuanto le conto la razón del porque ese dolor. Podía ser que su rostro no lo mostrara pero las plumas erizadas de sus alas daban a entender que aquello lo había alarmado de una forma que no comprendía.

- Caballero?... pequeños beorc caballero? -

No sabía exactamente que era aquella sensación que lo invadía, no estaba seguro de cómo reaccionar ante aquella dura realidad. Sabía lo que era un soldado y un caballero, había muchos en Sindhu y eran personas, humanos y laguz por igual que peleaban para proteger la ciudad ya fuese de emergidos, bandidos o incluso caníbales. Había visto a algunos llegar heridos de sus misiones y si bien no podía sentir pena por ellos algo en su interior se removía con aquello… un niño era un caballero, por alguna razón el mundo se había vuelto un lugar ligeramente más gris para la garza. Perdió su mirada en el horizonte unos momentos, sentándose al lado del chico sin saber muy bien que hacer o decir. El rostro de la garza se giro hacia Alm ante lo último que preguntaba lo cual le hiso pensar un momento, tomo entre sus delgadas manos una de sus alas y con cuidado comenzó a poner las plumas en su sitio.

- Canción… así beorcs llama a Galdr de garzas… Galdr… algo mucho antiguo, algo que... no se... recuerda?. -

Como podría explicar el Galdr?, más que un idioma o que simples sonidos como el idioma humano era más como una manifestación del entorno, algo que conectaba a los seres vivos, algo similar al rozar del viento en las hojas de los arboles, el fluir del riachuelo acariciando la superficie de las piedras, cada palabra en el Galdr tenía su significado mas allá de lo que representaba el simplemente pronunciarlo. Como explicar aquello a un humano?, como poder darle una traducción de aquello que él llamaba canción cuando el Galdr y el idioma que hablaban en ese momento eran tan compatibles como el agua y el aceite?, Acomodo sus alas nuevamente en su espalda y volvió a acercarse al chico, posando sus manos en los ojos del muchacho para que los cerrara.

- No ruido… escucha…. respira… lento… -

Era un Galdr que hablaba sobre la libertad, sobre volar hacia la luz atravesando la obscuridad y para poder entenderla Alm debía escuchar primero a la luz que lo rodeaba, contrastando con la obscuridad de sus parpados cerrados. La Garza entonces abrió sus grandes y largas alas, comenzando a agitarlas suavemente provocando una suave brisa que mecía gentilmente los cabellos verdes del muchacho. Finalmente Uriel volvió a entonar la primera estofa del Galdr, cantando con suavidad y lentitud para que el humano pudiese entender lo mejor posible.

"Los días tristes…. pasado… volar hacia… futuro… que es obscuro pero brilla"

Muchas de las palabras en el Galdr perdían mucho significado al ser trasladadas al idioma humano, otras simplemente no tenían traducción o el joven garza aun desconocía como expresarlas por lo que aquello fue lo más que logro rescatar, quizá lo más cerca que, con su ausencia de sentimientos y escasa capacidad de establecer un vinculo con otros podría ofrecer.

- Alm… entiende?... -

Pregunto Uriel aun sentado frente a él, dejando de crear aquella agradable brisa con sus alas y mirando al joven fijamente sin estar seguro si esa explicación le bastaba o su no había llegado a alcanzar al muchacho humano.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Invitado Mar Feb 05, 2019 11:33 am

Percibió como las hermosas plumas de la garza se erizaban y ladeó un poco la cabeza, preguntándose si había dicho algo malo. No estaba muy seguro de si aquella reacción era a causa de haber mencionado a los emergidos o al haber sido herido en combate. Decidió no preguntar, ya que no le gustaría hacerle sentir incómodo y corrían el riesgo de meterse en una conversación complicada, ya no por el idioma, sino por los distintos puntos de vista.

Se distrajo observando al contrario y aunque hubo un pequeño silencio, la situación no le resultaba incómoda. Seguía con sus ojos los movimientos de las manos que éste hacía para ordenar sus plumas. A pesar de que su vista estaba en las manos de Uriel, su atención estaba puesta en sus palabras. Aquel día, estaba aprendiendo un montón de cosas, aunque la mayoría le resultaban tan complicadas de pronunciar que, muy a su pesar, terminaría olvidándolas. Haría un esfuerzo para recordar aunque fuese el concepto. Le hacía cierta ilusión conocer cosas acerca de los laguz de primera mano, dichas por una garza.

Su pregunta era más complicada de lo que había pensado y estuvo por decir que no pasaba nada si no podía responderle, hasta que la mano contraria cubrió sus ojos y automáticamente guardó silencio. Curiosamente, una extraña sensación de melancolía le invadió con aquel simple gesto. Sus ojos no veían más que oscuridad, pero a sus oídos llegaban los sonidos del bosque y, aquellos que le resultaban familiares, le trasladaban a la aldea donde había crecido. Además, la suave brisa que provocaba Uriel le recordaba al tiempo cálido y agradable que hacía en verano, cuando después de trabajar en la granja te sentabas sobre una de las vallas del cercado y observabas cómo el sol se ocultaba tras las montañas. Casi podía oler la hierba reseca, tostándose al sol, mezclada con el aroma de las flores silvestres.

Permaneció quieto en el sitio, luchando contra aquellos recuerdos para captar el mensaje que Uriel le quería mostrar. Sus palabras llegaron con claridad, en contraste con los discretos sonidos del bosque, pero no estaba seguro de a qué se refería con los "días tristes", o mejor dicho, ¿cuándo fueron esos días tristes?

La frase dio varias vueltas en su cabeza, tomándose su tiempo para reflexionar. Incluso mantuvo la posición una vez la garza detuvo la brisa y formuló su pregunta. Había cerrado los ojos sin darse cuenta, por la concentración y poco a poco los abrió, parpadeando despacio. Se encontró con la atenta mirada del contrario y esbozó una pequeña sonrisa. —Creo que sí... más o menos —respondió con cierta timidez. —¿Quiere decir que aunque el futuro sea incierto, está en nuestras manos que sea brillante?

Jugueteó con los restos de la manzana y recordó que algo parecido le había enseñado Mycen. Era curioso, parecía que no sólo los hombres luchaban por buscar un lugar en este mundo, también era una preocupación de otras razas. Volvió a mirar las alas de Uriel y frunció el ceño, pensativo.

¿Cantabas eso porque te encuentras en esa situación? —no sabía si su pregunta era muy clara, pero no se le ocurría otro modo de expresarse. —No sé si tiene mucho que ver pero, si necesitas a alguien que te ayude a pasar por esa oscuridad, puedes contar conmigo —sonrió finalmente, de manera sincera. —Los amigos pueden hacerte más ligero ese camino.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Eliwood Dom Ago 25, 2019 4:24 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Ambos obtienen +1 EXP.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] OaIUyNL
Lyndis [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] JEIjc1v

Especialización :
[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] NqTGGyV

Experiencia :
[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Fy4uE7I

Gold :
1109


Volver arriba Ir abajo

[Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm] Empty Re: [Social]Sorprenderse, extrañarse, es comenzar a entender. [Priv. Alm]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.