Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Dom Abr 22, 2018 10:43 pm

Habían pasado semanas, quizás meses, desde que Hanzo deambulaba por las tierras interiores de Tellius, pero ya su misión allí había acabado. Deseaba regresar a Akaneia. Pero el camino más económico era cruzar el mar sólo hasta Elibe, y desde allí ir por tierra hasta Valentia, al puerto de Chon'Sin. Todo lo que iba ganando siempre lo había donado a los orfanatos de los lugares que había recorrido. Sin embargo, su ruta en barco se vio desviada por el mal tiempo de pronto, totalmente improvisto. Incapaces de dar la vuelta y aproximarse de nuevo a las costas de Begnion, tuvieron que hacer un desembarco de emergencia en una pequeña isla, o más bien un islote.

Al llegar a ese pequeño y humilde muelle, se enteró que aquel sitio era uno de los islotes próximos a Kilvas, donde se estaban preparando para un ataque frente a frente con los emergidos que tenían prácticamente controlados los accesos por mar a la isla principal. Esto le causó curiosidad, por lo que fue a comprobar si el grupo de mercenarios necesitaban a un sanador o hubiesen ya heridos. Mientras lo que otros pasajeros hicieran no era de su incumbencia; él fue a acercarse al primer campamento que vio pero se vio golpeado por un costado, un pequeño tropiezo de una mujer que aparentaba ser poco más joven que él, y cuyos rasgos eran algo familiar y a la vez no coincidían con lo que se había acostumbrado a ver ese tiempo en Tellius. Su cabello era rosado y su tez morena por el sol, de grandes y brillantes ojos celestes.

- ¡Ah! ¡Disculpe, de verdad! Esto me pasa con ir con prisas... -exclamó la chica, apurada mientras recogía las verduras del suelo que se habían caído.

- No se preocupe. -Respondió seco, como de costumbre, pero ayudando a ésta, quien no pudo evitar fijarse en el báculo que el pelado cargaba a un lado de su cintura.

- U... ¿un monje? Jajaja... -murmuró de pronto algo nerviosa, se notaba en su rostro que no habría tenido buenas experiencias con los temas religiosos. Él decidió no presionarla, simplemente asintiendo con la cabeza y llevando las verduras a los cajones donde ella se dirigía.

- ¡Muchas gracias! La verdad al ser un grupo pequeño, soy la única encargada de las provisiones aquí... Sé que ustedes acaban de desembarcar, pero la verdad vendría bien algo de ayuda. -comentó ella con una sonrisa amable en su rostro. Parecía agotada pero no por ella la detenía de hacer aquello por los demás.

-  ¿Por qué estáis aquí? -preguntó sin más dilación, obviando que no eran de allí, y mucho menos de Kilvas. Le intrigaba saber el motivo por el cual querían liberar algo que no era suyo. Se había malacostumbrado al egoísmo de los de Begnion, y echaba de menos ver personas con buen corazón como los Ylissenses.

- Oh pues... somos un grupo de soldados de Durban. -explicó ella mientras seguía trabajando con su ayuda, de un lado para el otro. La fuerza del clérigo le venía bastante bien para cargar aquellas pesadas cajas que, aunque ella podía llevarlas, tardaba más. - Son... islas del oeste de Elibe, el continente que está al sur. -Hanzo asintió, sabiendo dónde quedaba.- Estamos aquí en nombre de nuestro reino para evitar que este caiga. Creo que... ya sabes que la cercanía con Phoenicis es peligrosa, y los lugareños parece que son incapaces de luchar por sus propias tierras... -comentó preocupada- ¡Pero seguro que bajo mando de Durban conseguiremos ayudar a que vivan en libertad!

Aunque fuera una manera de decir que estaban tratando de conquistar aquella isla, ciertamente el motivo era noble. Mientras alguien estuviera dispuesto a salvar a los desamparados, a él poco le importaba de dónde fuera. Era por eso que nunca le había tenido rencor a Nohr durante su infancia. - Ya veo.

- Perdona, eres... ¿eres de Hoshido? No he podido evitar fijarme en tus rasgos... ¡Mi padre era de allí! Ah, me llamo Itsuki, encantada. -se presentó alegremente. Eso también explicaba la apariencia de ella.

Hoshido... allí había sido la última vez que le había visto a él. Oh, por Naga, ¿por qué no había dejado de pensar en el ladrón en todo su viaje?

-  Hanzo. -asintió- Nací allí pero soy de Ylisse, que también está en Akaneia. -respondió él, lo más escueto posible.

- Ahhh... Bueno, la verdad es que yo llegué hasta Durban con... alguien, y desde hace poco decidí estudiar magia allí, ¡aunque aún estoy aprendiendo! Nunca me han gustado las armas como tal pero me vi en la necesidad de defenderme y vi en los tomos algo apropiado para mí. -sonrió, mientras se quedó mirando una de las fresas que guardaba.

Curioso, al hombretón nunca le había llamado la atención el tema de la magia más allá que la curativa, que se manifestaba a través de los bastones en vez de los libros. Él apostaba más por llegar a ser uno de aquellos conocidos monjes guerreros de Ylisse, no cualquier sacerdote o sabio.

- ¡Oh! Cierto, si quieres ayudarnos creo que necesitarías un permiso de armas pero... -miró de nuevo su báculo- No creo que sea necesario para tí en este caso, siendo que nos vemos necesitados de sanadores...

- Y por cierto, es trabajo pagado. -añadió, guiñándole un ojo mientras se iba al interior de una de las casetas. El pelado se quedó afuera, pensativo, ¿cómo habría intuído su principal motivo?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Mar Abr 24, 2018 6:26 am


El muchacho bajó a toda prisa del barco, aliviado de llegar a su destino si no fuera algo desagradable incluso besaría el suelo, mas eso no sería necesario necesario. Había llegado finalmente a las pequeñas islas cercanas a Kilvas, a donde estaba destinado el navío, el viaje se hacía eterno, pero Cimet disfrutaba cada oportunidad que tenía de ver el mundo que le rodea, aprender acerca de otros países, otras culturas, y sobre todo probar distintos alimentos de cada una de ella.

-Un, dos, tres, cuatro- Al sonido de cada numero el muchacho estiraba, su cadera y sus brazos para dar un poco de movimiento al cuerpo, luego tal como abandonó el navío, el muchacho se giró dispuesto a subir de nuevo al barco, sin embargo un sabio anciano lo agarró del hombro y lo arrastró consigo- joooooo- se quejó mientras sus pies arrastraban por el camino que el mayor decidía para el.

-¿A donde crees que ibas joven Cimet?- quien le hablaba no era más ni menos que el sacerdote mayor del templo de Naga donde el muchacho vivía, aunque los sacerdotes mandaban al muchacho a las guerras contra los emergidos, la situación de Kilvas era demasiado negativa, y el mayor sacerdote acudiría de buen grado para asistir a los heridos y atender a relaciones de política y negociaciones entre países... aunque por lo visto en este área, solo había soldados y campesinos, un chasquido se hizo presente en el mayor, ¿a caso había confundido su destino?

-¿Sucede algo?- El chico preguntó, curioso, y la verdad algo esperanzado de que así fuera, el propio lugar ya olía a guerra, por suerte no habían guerreros heridos en el campamento, pero eso podía cambiar en cualquier momento, sin embargo Cimet aun ansiaba volver al barco, no tendría problema en permanecer en un campamento, pero adentrarse en territorio emergido.... el muchacho sentía escalofríos con ello.

-No, he de buscar a quien esté al mando, joven Cimet- el anciano lo soltó- confío en que te presentes ante los guerreros y unas las artes que se te han enseñado a su causa, y... de no ser así... tu castigo será ejemplar.

Dicho esto se marchó, dejando al joven en solitario, un tanto desalentado, los guerreros y aldeanos, iban y venían, el muchacho tenía que recabar información claro, al menos presentarse como mercenario y que lo destinen a un destacamento... o algo así, ¿Que podría decir?...

Se fijó en las personas que allí habitaban, un destacamento de soltados, un joven fornido ligando con una señorita cargada de verduras, aldeanos comerciando el pescado, el armero comerciaba las armas que el mismo forjaba.....

El muchacho debería hablar con algún estratega o comandante de la zona, y no parecía que pudiera verlo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Mar Abr 24, 2018 12:57 pm

Desde que su vida había dado un giro de 180 grados hacía dos años, cuando los emergidos habían acabado con la vida de sus seres queridos, con su marquesado e, incluso, con su propia identidad como heredero de los Cornwell, se había prometido a sí mismo que conseguiría venganza. Venganza no solamente contra asesinos en primer grado de su familia, sino también contra quienes habiendo podido ayudar, nunca extendieron su mano a un pueblo inocente. La rabia se había apoderado de su persona, así como el resentimiento y la desconfianza. Ahora formaban parte de su ser, le daban fuerzas para continuar cada día, buscando como mercenario aquellas misiones donde además de para ganarse la vida, le sirvieran para aplacar, por poco que fuera, su ira interior. No era lo más sano, ni física ni psicológicamente hablando, pero tener una visión futura en donde tuviera la oportunidad de luchar contra los causantes de la mayoría de sus desgracias era alivio suficiente.

Uno de sus últimos trabajos había tenido lugar cerca de la frontera de Durban, el extraño reino del que tantas veces había escuchado hablar en los últimos tiempos. Estaría mintiendo si negase que tenía cierta curiosidad por el ambiente que se pudiera esconder en tan singular territorio, pero también sabía de las normas estrictas y de la poca benevolencia de quien se hacía llamar su reina en caso de que estas fueran incumplidas. La necesidad de contar con un permiso, como se había tomado la molestia en averiguar, tampoco ayudaba a que su interés se precipitara.

Pero siempre existía un buen motivo por el que apartar sus pensamientos, aunque fuera durante unos días simplemente. Mientras descansaba en una posada de dudosa calidad, todavía en los terrenos pertenecientes a la Liga lyciana, varios hombres fornidos, portando armas de todo tipo, hablaban ferozmente sobre la posibilidad de acudir al llamamiento que la reina Yuuko, la regente de las Islas de Durban, había hecho: se pagaría por liberar un territorio situado al Norte, perteneciente a Tellius, donde los emergidos parecían haberse establecido en los últimos tiempos. Preocupada por la cercanía de su nación, ofrecía una recompensa a quienes alzasen sus armas para liberar el lugar.

No había necesitado más información para levantarse de su mesa, pagar unas monedas por la escasa y rancia comida y partir rumbo a la frontera.

Lo que me faltaba… –Murmuró por lo bajo, apenas audible, mientras ponía los ojos en blanco. No eran las mejores noticias a recibir que cualquier mago, fuera su poder mayor o menor a su fuerza, estuviera por encima jerárquicamente. Pese a todo, ahora que se encontraba en una isla en medio del mar, no tenía muchas más opciones salvo aceptar ese pequeño mas importante detalle. Le gustaba tener libertad, actuar por su propia iniciativa incluso aunque  formara parte de un grupo mayor. Comenzaba a pensar que quizás no había sido tan buena idea adentrarse a un territorio desconocido completamente solo, rodeado de otros forasteros y de magos a quienes debía una especie de servidumbre.

Chasqueó la lengua, esperando con los brazos cruzados mientras permanecía apoyado en una gran pared de roca desnuda. Poco a poco se estaban formando los grupos que partirían hasta la isla principal de Kilvas, emplazamiento donde tendría lugar la batalla contra los emergidos. Con los ojos cerrados, trataba de concentrarse en una conversación cercana a su posición, mas no era capaz de identificar más que palabras sueltas. Seguiría esperando hasta que algún superior le indicase quiénes serían sus compañeros de escaramuzas.

Esa era su nueva vida.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Mar Mayo 01, 2018 10:25 am

Hanzo aprovechó aquel breve momento para buscar al mensajero del lugar, ya que estaba, aprovecharía para mandar una misiva que había escrito en el barco.

- ¡Atención, soldados! Soy vuestro encargado. -exclamó un tipo de aspecto inteligente, gafas, complexión delgada y una capucha. Parecía ciertamente importante, pues todos los que estaban en el lugar le prestaron caso enseguida, pausando todo aquello que andaban haciendo.

- Escuchad, ya sabéis que antes de llegar a Kilvas vamos a tener que asaltar sus flotas de vigilancia. Asegurad los botes de emergencia, pues es probable que intenten quemar nuestro barco para interrumpirnos el paso; lo preferirán antes que tener que confrontarnos. Pero recordad que ante todo hay que acabar con ellos... y volver vivos, si queréis vuestra ansiada recompensa. -el sabio conocía de sobra a lo que habían venido la mayoría de mercenarios que se encontraban allí.

- Ahora, iré llamando a cada uno del primer grupo que tendrá que zarpar. -declaró, antes de ponerse a ello, eligiendo con ayuda de un estratega a su lado, quien parecía imponer el mismo respeto que tal.

Llegó hasta donde se encontraba Hanzo, nuevamente al lado de la chica de las provisiones. Los dos superiores se quedaron mirándolo, pues obviamente su cara no le sonaba de antes, pensando que lo habían tenido todo controlado durante la mañana.

- Hanzo. -respondió ante tal reacción, y escueto como siempre.

- Va... conmigo, ¡señor! -exclamó la mujer antes de que le pudiesen pedir el permiso. El estratega la miró y aceptó, apuntándola en su lista.

- ¿Es un curandero o un guerrero?... -murmuró el encargado- Da igual. -prosiguió nombrando a los demás junto a su compañero. Hanzo suspiró.

- Es el mago Linmer, está al mando. -susurró ella intentando llegar a la altura del hombretón.

- ¿Usted también va, señorita Itsuki? -preguntó el monje, a lo que ella asintió. Su puesto no es que fuera útil para la pelea pero podría encargarse de otras cosas en el barco, que siempre venían bien.

- Muchacho, tu superior me ha dicho que te vienes conmigo. -mandó al joven sacerdote, y siguió con lo suyo.

- Oh, mira. -comentó Itsuki en voz baja- Vaya, qué... bien que podamos contar con dos sanadores. -se le notaba aún incómoda, ¿qué le habría pasado con los clérigos?- Así no estarás a dos manos con lo que pueda suceder. -sonrió. Hanzo sólo pudo pensar en lo joven que era aquel chico... ¿niño? Recordaba que él había sido adoptado muy pronto por su maestro, pero no fue hasta que cumplió la mayoría de edad que comenzó a ejercer las enseñanzas de Naga de una manera más práctica.

- Y... tú también. -señaló al hombre con cara de malas pulgas que se encontraba apoyado en el muro.

Terminando ya de organizar, dió unas palmadas y volvió a alzar la voz. - ¡Vamos, todos a bordo!... ¡Para hoy! -apresuró.

Los soldados y mercenarios nombrados comenzaron a subir a una barca de guerra de tamaño mediano, apta para un grupo pequeño pero efectivo, rápida pero sin dejar de ser cómoda y decentemente resistente.

Al ser el primer grupo, tenían tanta prisa que obviaron que todos llevaban su respectivo permiso de armas. Además, principalmente habían mandado a los pasajeros del barco en el que había venido Hanzo, que se mantuvieran en tierra pues ellos no habían desembarcado para el conflicto. Sólo el monje era el único de aquellos que se habría saltado las normas. Pero sabía que en aquellas situaciones tenía que arriesgar algo.

- En una hora partirá el segundo grupo, tened todo preparado. -declaró el comandante mientras esperaba en las rampillas.

Entonces subió el último, después de comprobar que todos habían subido ya; entre ellos el joven clérigo, el mercenario malhumorado, la encargada de las provisiones y Hanzo.

- ¡Todos a sus puestos, zarpamos ya! No os acomodéis mucho, pues llegaremos enseguida aunque el mar esté picado. -ordenó antes de irse al lado del capitán del barco. - Hmm... habrá que ir con cuidado, ciertamente. -murmuró.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Mar Mayo 01, 2018 2:15 pm

Al muchacho se le hacía muy familiar ese hombre, pero no recordaba de que lo podría conocer, sin embargo si el anciano había dictaminado que iría con el pues... no quedaría otro remedio, eso sí, hubiera preferido tener que caminar, no quería tener otro enfrentamiento en barco... o simplemente no quería navegar.

El chico en silencio remoloneó antes de subir al barco, quedando de los últimos viajeros en embarcar, sabía que era necesario que subiera pero sinceramente no estaba por la labor de encomendarse al mar de nuevo tan pronto, ya había confiado mucho en el agua ese día.

-Naga... cuida de nosotros- suspiró el muchacho observando como el barco zarpaba sin mayor demora, todo había sucedido bastante rápido para su gusto, le hubiera encantado al menos comer algo, pero hay que reconocer que no sería posible hacerlo en un lugar en el que la comida se podría considerar un tesoro. Fue en ese momento en el que agradeció que nadie en el barco pudiera leer la mente, de no ser así posiblemente ninguno confiaría en el.

Echó un vistazo a los demás mercenarios, todos eran muy toscos y rudos, ¿Sería acaso el único sanador en sus filas? De hecho la presencia de mujeres era bastante limitada, por el momento solo veía a la misma de antes, seguro que había más, pero Cimet solo veía a una, la cual seguía acompañada de otro mercenario bastante grande.

Eso le alegró, seguramente tendría motivos de sobra para quedarse en retaguardia, cuando hay más sanadores algunos deben ir a la vanguardia a apoyar, sin embargo si Cimet es el único debe quedarse en retaguardia y esperar a que los heridos lleguen a el, y bajo ningún concepto arriesgarse, si el cae, nadie podría ayudarle, y las pociones no son tan efectivas como la magia.

Sin embargo eso significaría mucho trabajo, no sería un problema, estaba preparado para soportar tal carga laboral.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Jue Mayo 03, 2018 12:57 pm

Sin cambiar ni un ápice el semblante que llevaba manteniendo todo el rato mientras, poco a poco, los equipos se iban formando, observó a quien parecía estar al mando de la misión. Con su aspecto inteligente, alto y desgarbado, casi se asemejaba a un estratega, aunque la otra persona que caminaba a su lado también contaba con los rasgos típicos de uno. En realidad poco importaba, no era más que un mandado, un actor secundario en aquel barullo de personas que se disponían a asaltar la isla principal de Kilvas; así pues, poco afectaba a la situación quién de ellos era el estratega siempre y cuando se aseguraran de darle un papel en la contienda.

Cuando se acercaron a su situación, le mantuvo la mirada al hombre del semblante serio. No le intimidaba, no parecía ser un hombre capaz de vencerle en un combate uno contra uno, aunque allí mismo se encontraba rodeado de otros tantos mercenarios, clérigos y magos. Asintió, a pesar del tono amargo cuando se hubo referido a su persona –De acuerdo –No iba a invertir más palabras de las que habían usado para dirigirse a él.

Por fortuna, parecía que el primer equipo que sería enviado, en el cual acababan de incluirle, partiría en minutos, así que despegó su ancha espalda de las piedras que le habían servido de apoyo hasta el momento, encaminándose junto al resto de tripulantes.

Otros tantos se habían mantenido en la costa, aún, permaneciendo atentos a las órdenes de quien se encargara del segundo grupo. No estaba muy seguro del motivo de aquella división, pero sin duda debía tratarse de algún tipo de estrategia seguida por quienes manejaban la situación. Simplemente, tenía algo en cuenta: la gran mayoría de los usuarios de armas clásicas, un buen puñado de magos y solamente ciertos clérigos se encontraban en el primero de los botes que se dirigían a su destino, así que cabía pensar que eran la fuerza principal.

Pasó la vista por toda la cubierta, empapándose de los rostros y de las habilidades que, en un primer vistazo, parecían tener los tripulantes. No obstante, el mar se hallaba encrespado, dificultando la tarea. No quería llegar mareando, a pesar de que el líder de la campaña había admitido que llegarían en poco tiempo. No se fiaba de las palabras de ese hombre, por algún extraño motivo.

Sus ojos se posaron poco después en una figura menuda. Levantó una ceja, sorprendido por su presencia en el barco, rumbo a una inminente batalla. No debía tener ni la mayoría de edad cumplida. En algún acto de estupidez, completamente temerario, un joven que portaba un báculo se encontraba entre todos ellos, sin saber exactamente cuál era su papel en la aventura que se cernía sobre ellos. Negó un par de veces con la cabeza, suspirando pesadamente. No era quién para reprochar o no la presencia de un individuo, pero muy desesperados o demasiado imprudentes habían sido como para aceptar a un menor entre sus filas. No sería él quien hiciera de niñero, él había ido a luchar, a derrotar asquerosos emergidos y, después, a solicitar su debida recompensa.

Pasó cerca de donde se mantenía el muchacho, lanzándole un nuevo vistazo –Procura mantenerte en la retaguardia –Era el mejor consejo que podría salir de sus labios. Sus habilidades eran necesarias en el campo de batalla, pero esperaba que el fervor de la contienda no le disparara el nivel de tontería. Adolescentes.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Dom Mayo 20, 2018 3:55 pm

Hanzo se quedó en su lugar en silencio durante todo ese momento, no era de los que socializaban y la joven que le había acompañado ahora estaba ocupada contando la parte de las provisiones y pociones que habían traído.

Cuando no habían pasado ni 15 minutos, hasta que de lejos se hizo visible uno de los barcos enemigos entre la bruma marina.

- ¡¡Ahí estan!! ¡Recuerden, eliminarlos es importante pero volver con vida aun mas! -gritó el mago Linmer.

- ¡Primera fila mercenarios con armas de conveniencia! ¡Segunda fila magos y arqueros! -exclamaba a su lado, el estratega- Los primeros tendran que asaltar en cuanto nos acerquemos más a ellos.

Entonces el monje se levantó, iría detrás de los de la primera fila pero antes se dirigió al joven curandero, asintiendo a las palabras que había escuchado del hombre pelirrojo. -Hazle caso. Quédate por aquí, yo me encargo de los primeros auxilios y tú de los dedicados. -aun con escasas palabras, pero esperaba que pudiese entender el motivo obvio por el que se lo decía. Al pelado no le importaba salir herido al estar en primera linea; su cuerpo había sido entrenado de aquella manera para ello, así que mientras él se dedicaría a estar atento a las heridas menores que se pudieran atender rápidamente, el chico se encargaría con más paciencia de los graves, ya más a salvo apartados en ese mediano barco.

- ¡Oh, cierto! -mencionó Itsuki, que recién salía nuevamente al lugar- Yo ayudaré a transportar a los heridos que requieran retirarse inmediatamente hasta ti. -sonrió la joven al pequeño- Puede que no lo parezca, ¡pero tengo algo de fuerza para cargar peso! Jeje.

Al estar el mar picado, no tardaron mucho más desde que estuvieron lo suficientemente cerca, para que los arqueros de rojizas miradas vacías comenzaran a atacar desde la borda de su barco.

- ¡Defended! ¡Aquellos que tengan escudos álcenlos y protejan al resto! -gritó el estratega.


OFF:
Siento la tardanza, estoy enterrada en trabajos de clase, hago lo que puedo! ;w;
also, perdonen también si avanzo muy rápido, no se me da muy bien lo que viene siendo "masterear" (????) XDDD
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Sáb Mayo 26, 2018 9:27 am

Cimet se sorprendió bastante cuando el hombre más grande y fuerte de todos afirmaba que se encargaría de los heridos, es decir... en un primer momento pensó que se haría cargo de transportarlos, pero no, es un monje, llevaba un baculo y se veía capaz de usarlo, no es que discriminara ni nada, simplemente.... sorprendía, los monjes no solían entrenar su cuerpo, al menos los monjes que el conocía.

Ya más tarde hablaría con el... si salían con vida y el muchacho no se mareaba por la trifulca. De momento solo se limitó a asentir a las advertencias, esas recomendaciones, aunque innecesarias, demostraban que por lo pronto uno de los combatientes físicos había reparado en su presencia, tal vez se aseguraría de protegerlo, el muchacho pensaba que así sería, en el monje fuerte... no podía confiar en la protección de alguien desarmado, aunque sería capaz de levantar un par de emergidos y lanzarlos por la borda... seguro.

Sonrió a la muchacha, se veía digna de confianza -Vale..... confío en ti- le hizo saber, ella tenía razón, no parecía muy fuerte, pero ya le había prometido que se ocuparía de transportar a los más necesitados a una posición segura.

Era indispensable que el muchacho se mantuviera en el centro del navío, más cerca de popa, pero que no llegara a ver el mar, no por nauseas, si no porque uno no sabe quien puede subir por ahí, su posición de sanador le hacía tener que evitar todos los impactos, si el podía hacer eso, los demás combatientes podrían luchar sin temor a ser dañados.

Quería avisar a los que habían hablado con el que tuvieran cuidados, que se protegieran de golpes en cabeza, cuello y pecho, que se aseguraran de tener siempre capacidad de movimiento, un mal golpe en las piernas te dejaría imposibilitado y no podrían llegar hasta el, quería advertirles, pero dedujo que ya lo sabían, que seguro estaban al tanto de que heridas pueden ser curadas, y cuales son mortales.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Mar Jun 05, 2018 7:05 pm

La violencia del mar y del cielo dejaron entrever, poco a poco pero a un ritmo constante, las figuras de navíos enemigos que se aproximaban hasta su posición. El primer combate contra los enemigos tendría lugar en alta mar, un hecho poco común que le motivó a concentrarse más que si se enfrentara un encuentro convencional contra los emergidos. Respiró hondo, manteniendo la cabeza bien alta mientras se aseguraba de pasar a la primera línea de combate, tal y como solicitaba el estratega que daba las órdenes en aquel lugar. No tenía intenciones de buscar destacar por encima de los demás, pero una victoria era necesaria para alzarse con la recompensa, tanto pecuniaria como moral.

Miró hacia los lados, comprobando que el resto de mercenarios con armas de combate cuerpo a cuerpo se encontraban a su alrededor. No eran demasiados, pero estarían bien escoltados por el número de magos que les cubrían las espaldas, así como algún que otro arquero. Más peligroso iba a ser no precipitarse al océano, teniendo en cuenta la bravura de las olas que golpeaban el casco.

Volvió a mirar de reojo a la menuda figura a quien había aconsejado que permaneciera detrás. No estaba seguro de cómo se iba a desarrollar aquella contienda, pero cuanto más lejos del primer borde estuviera, más seguro que estaría. Chasqueó la lengua, pensando en las posibles consecuencias de una pérdida tan prematura, pero por fortuna parecía que uno de los clérigos más fornidos del grupo se había interesado por el menor. Con algo de suerte sabría recomendarle una buena posición.

Su mente pronto se centró en la emboscada que pronto se les avecinaría. Tan fugaz como la tormenta que los había sorprendido, la amenaza de los demonios de ojos rojizos se hacía cada vez más palpable. Los primeros enemigos, los arqueros, se disponían a lanzar proyectiles que, sin duda alguna y conociendo las habilidades emergidas, impactarían justo sobre su blanco. Buscó con la mirada rápidamente algún trozo de madera o escudo que pudiera utilizar como defensa, recogiendo uno que parecía no tener dueño cerca del costado del barco. Lo alzó en posición de defensa, utilizando las piernas para asegurarse con fuerza en su posición. En apenas unos segundos, un par de flechas rasgaron el cielo hasta aterrizar contra su protección. La punta hacía atravesado ligeramente la madera del escudo, demostrando la peligrosidad de las armas enemigas –Buena puntería y bien preparados, va a ser un reto de lo más interesante.

A su derecha, uno de los mercenarios de la primera fila se encontraba en el suelo, quejándose por una de las flechas que había impactado sobre su cuerpo. Ese par de curanderos iban a tener trabajo incluso antes de lo esperado.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Jue Jun 21, 2018 6:41 pm

Mientras la joven y los demás hacían lo suyo propio, Hanzo miraba como ya estaban lo suficientemente cerca de la nave enemiga como para descender una de las rampillas, que funcionaría de pasarela para atracarles. Aunque habría que luchar peligrosamente sobre ella y tenerla vigilada para que los emergidos no la usaran de lo mismo.

El combate comenzaba, y ya habían un par de heridos por el repentino asalto de los arqueros de ojos rojos. El monje eficientemente se acerco a atenderle rápidamente. Analizando la herida de uno de ellos, el cual no parecía grave, y tampoco sangraba al mantener aún la flecha clavada de lleno. El problema era precisamente ése, quitársela con cuidado antes de sanarlo con el báculo iba a ser un trabajo que había que hacerlo con la precisión y tiempo del que él no podía disponer si tenía que andar atento y ágil con los primeros auxilios.

- ¡Señorita Itsuki! -llamó, sin hacer mucha más palabra para que ella entendiera lo que le estaba pidiendo. Mientras ésta asentía y se llevaba al guerrero ofreciéndole su hombro y cubriéndose de los ataques que llegaban más lejos, Hanzo se dispuso para sanar al otro combatiente. Como ya tenía el báculo preparado en su mano, repasó aquellos cortes que eran un incordio para aquellos guerreros como esos que tenían que usar armas y ciertos roces molestaban.

...

- ¡Perdona! ¿Cimet, te llamabas? -preguntó la chica, si no recordaba mal, era así como lo había alistado el jefe Linmer. - El monje, Hanzo, me ha dicho que lo llevara contigo. No está grave pero hay que atenderlo con cuidado. -explicó mientras dejaba al mercenario con el chico. Esperando que conociera el procedimiento, pues no estaba segura si todos los religiosos sólo se dedicaban a utilizar sus bastones o sabían algo más.

...

El tema de sacar una flecha... al hombre pelado le venían recuerdos de la primera vez que había conocido a cierto bribón. Tras varios encuentros y largas charlas profundas con él, no había podido sacárselo de su cabeza, por alguna razón. Muchas veces se había preguntado qué tenía que hacer con ello, que era raro. El pelinaranja había calado profundamente... en su corazón. Mirando mucho más atrás, él era una persona que cada vez que se enamoraba solía dar el primer paso, y las relaciones siempre acababan mal, como si le hubiesen aceptado por la curiosidad o emoción del momento. Porque quisieran sólo sentirse amados, aunque en el fondo se acababan siempre aburriendo de Hanzo, de una forma u otra. Él jamás supo el motivo, y la incapacidad que sentía fue lo que le hizo cerrarse ante los demás, poco a poco. Por eso esta vez se lo había callado, prefirió hacerlo, pues aparte de creer fielmente que el "dulce" ladrón era un hombre con gustos... "normales", no quería... que pasara de nuevo. Cierto era que hacía demasiados meses que no sabía nada de él, por las distancias con el otro Ylissense. Pero pensaba que, si tenía que aburrirse del monje, Hanzo prefería que lo hiciera mientras mantuvieran aquella simple amistad. Aunque no quería perderle.

Mas ahora no era el momento, ni el lugar... no tenía más tiempo para andar pensando en aquellas cosas. Estaba allí, en una misión, arriba de un barco, atendiendo a todo aquel que recibía heridas que pudiesen solucionarse con la luz de su báculo, no sólo luchando por dinero, si no ayudando a una causa... Cuando miró de reojo atrás, hacia el otro curandero. Él era definitivamente demasiado joven para estar ahí. Tal vez no fuese ya un niño, pero el mayor no podía evitar sentir esa debilidad y sentido de la responsabilidad.  Así que una vez más, volvió a mirar serio, mientras se quedaba de pie justo detrás de la marabunta de mercenarios.

- ¡Muy bien, vamos bien! ¡No debe de faltar mucho... pero sigan peleando! -comandaba el superior y el estratega a su lado, dando ejemplo de lo mismo con sus tomos. Magia de ánima, parecían ser.


OFF:
siento haber tardado; estaba en las semanas finales de la evaluación!
también siento si no consigo del todo unificar a los tres personajes, hago lo que puedo >_<
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Miér Jul 25, 2018 8:08 am

La situación detrás de las lineas no era mucho mejor, no eran pocos los que habían sido heridos por la primera carga de flechas, así pues cuando la joven se acercó con el soldado herido, Cimet tenía un par más, uno tenía la flecha incrustada en su cuello, y el otro en la rodilla, en la rodilla sería sencillo, no era un punto vital, pero el cuello.....

-Necesito que me ayudes, tienes que sacar la flecha con todas tus fuerzas, así yo podré curarlo, pero tiene que ser rápido- le explicó el muchacho.

En lo que se trataba de curar heridas, era bastante bueno, otros sacerdotes podrían haber curado esa herida incluso con la flecha, su magia simplemente haría que el organismo corporal, desintegrara la punta y aquello que estuviera debajo de la piel, y al separarse el resto simplemente caería, pero Cimet no tenía tanta habilidad ni conocimiento mágico, así pues tenía que sacar todo lo dañino antes de proceder a reparar el daño.

-Bien... una... dos...- tomo aire- ¡¡TRES!!-

El primero fue el más delicado, el que su vida peligraba, la muchacha sacó la flecha con ayuda de otro mercenario que los acompañaba, y Cimet cerró la herida, el monje pensaba que de haber tardado un segundo más de la cuenta, ese individuo podría haberse quedado paralitico o muerto, sin embargo, su herida sanó al instante, el hombre daba muestras de notar repentinamente el sudor y la sangre que lo recorría, y antes de auxiliar a aquel que traía una flecha en su pecho – aquel que Itsuki le llevó- volvió a la lucha, Cimet le habría recomendado reposo, su cuerpo estaba perfectamente, sin embargo las rápidas transiciones de salud podrían aturdir a cualquiera, pero es cierto que la aportación que pudiera hacer en combate serían vitales para impedir bajas.

Comparado con el primero, los otros dos fueron más sencillos, el muchacho tenía que asegurar cerrar sus heridas lo antes posible, pero al menos no había peligro mortal lo cual era un consuelo.

Sin embargo la oleada no hizo más que empezar, pues los barcos se acercaban y lo que antes eran armas arrojadizas, ahora era un enfrentamiento directo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Sáb Ago 04, 2018 9:50 am

Miró de reojo al curandero de mayor edad y volumen. Parecía tener experiencia en batalla y, extrañamente, su físico no parecía casar con su profesión. Quizás tiempo atrás se había ganado la vida mediante otra profesión que no fuera la de sanar heridas ajenas, como ocurría en el presente; puede que incluso se tratase un campesino que, tras largas jornadas preocupándose de la tierra y de sus frutos había decidido cambiar de estudios, conservando de esa manera su fuerza. Sacudió ligeramente la cabeza, parando por completo aquellos absurdos pensamientos; no era el lugar ni el momento adecuado para divagar sobre el pasado de un compañero de armas, ya que mientras realizara su labor diligentemente, no tendrían de qué preocuparse –¿Tardarás mucho? –Le preguntó sin miramientos, señalando con la cabeza al mercenario herido. Podía, durante un corto período de tiempo, protegerlos a ambos de otros posibles ataques con flechas, pero no tardarían en recibir nuevas órdenes de los superiores y se vería obligado a obedecer sin rechistar. Cómo lo odiaba.

Miró hacia los lados, asegurándose que ambos flancos eran seguros. No sería capaz de atender varias oleadas si estas tenían su origen en ángulos demasiado diferentes entre sí, por lo que en cierto modo era un alivio saber que las embarcaciones emergidas solo se encontraban en el frente.

En cuento se encontrasen lo suficientemente cerca de los navíos enemigos, el intercambio de individuos de unas naves a otras dificultaría no solamente el desplazamiento de los heridos a las zonas seguras donde pudiesen ser atendidos, sino que también estas mencionadas zonas estarían en peligro constante. Los emergidos eran mucho más inteligentes de lo que en un primer momento se pensaba, conocían cómo hacer daño, y nada mejor que dejar a un batallón enemigo sin clérigos que sanasen las heridas provocadas por el fragor de la batalla. Mil ojos y escudos no serían suficiente si decidían focalizar sus arremetidas contra ellos.

Solo nos separan unos metros, atentos –No fue más que un murmuro algo más alto de lo habitual. Pretendía dejarlo claro, por si quien estuviera a su alrededor no era capaz de ver, procesar o confirmar que los barcos emergidos casi se podían palpar con la mano. Dejó a un lado el escudo improvisado, que hasta el momento había usado para cubrirse, para aferrar con fuerza la empuñadura de su desgastada hacha. Quizás no fuese un arma tan rápida como las espadas o las lanzas, pero sin duda alguna, un guerrero experimentado sabía sacar provecho de sus potentes embestidas, allí donde las anteriores habían abierto un hueco. Por ese motivo se colocó en segunda fila, justo después de aquellos mercenarios cuya sangre hervía por enfrentarse a los demonios que tenían justo en frente.

«Tres, dos, uno. Aquí están».

La batalla de verdad había comenzado.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Dom Ago 05, 2018 12:48 am

Hanzo miró al pelirrojo, ¿Raven? así es como habia escuchado del jefe que se llamaba. Y mientras, con la misma ya colocaba su báculo sobre la herida del compañero - No. -respondió igual de corto, pero respondió. cerró un segundo los ojos para mandar sus plegarias a la divina dragona, como era de costumbre, y eso fue lo que tardó la luz del baston en sanar aquel superficial corte que, aunque rápido de tratar, de mientras impedía que el guerrero pudiese manejar bien su arma.

- ¡Vamos, ya queda menos! -exclamó el mago a cargo, Linmer.

[...]

- ¡Yo tambien quiero luchar, superior Volfogg! -se escuchó desde la parte de atrás.

- No, Dober, es peligroso aún para vosotros, quédate aquí con Glue. -ordenó uno de los mercenarios a sus aprendices que aunque sabían pelear, todavia eran jóvenes para meterse en medio de una batalla tan complicada. Y que de mientras, se habian quedado ayudando a organizar todo encima del barco.

Mientras, la chica seguía ayudando al joven clérigo con las tareas de cargar a los malheridos y en lo que hiciera falta. Era un no parar.

- Lo estás haciendo bien, Cimet. ¡Muchas gracias por estar entre nosotros, la verdad! -sonrió Itsuki, intentando suavizar aquellos momentos de mayor estrés que pudieran pasar.

- ¡Ahora, adelante! -aclamó el estratega líder al ver como por fin los emergidos arqueros se habian quedado sin flechas. Aprovecharían ese momento en el que tendrían que reponerlas para proceder a un paso más ofensivo contra ellos. Una lucha que sería mas centrada cuerpo a cuerpo encima del bote enemigo.

- No dejaré que muera nadie, avanzaré con vosotros. -aclaró Hanzo detrás de las primeras lineas de mercenarios, mientras que los otros seguirían protegiendo las entradas y las bordas del barco, impidiendo así que el trabajo del otro sanador se viera interrumpido en el peligro.


OFF:
siento el abuso constante de npcs pero los necesito para poder interactuar de algún modo con ambos, y preparar para el final de Hanzo pronto... (?) Gracias por su paciencia <3
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Sáb Ago 18, 2018 8:07 am

Asintió severamente ante la respuesta del clérigo. Es cierto que su presencia allí se había requerido para luchar y acabar con la vida de los emergidos, pero el resultado de su campaña en gran parte dependía de la supervivencia del grupo como un todo. Los curanderos contaban con la labor de mantenerlos a ellos con vida, ¿mas quién si no se preocupaba por ellos si no lo hacían los propios guerreros que la reina Yuuko había contratado? No había más opción, en sus manos estaba la seguridad, un doble deber de batallar pero, a la vez, proteger vidas.

En cuanto hubo terminado y el verdadero clamor de la batalla se hacía eco, se abalanzó hacia un emergido que, lanza en mano, intentaba atravesar a uno de los otros mercenarios que hacía frente a un espadachín enemigo. Con destreza, blandió su hacha sin ningún tipo de remordimiento, incrustándolo sin piedad contra el costado del lancero. La profundidad no le regalaría demasiado tiempo de vida, y él no tenía ni un solo segundo que perder –Uno menos. –De una fuerte patada despegó el hacha del cuerpo del demonio de ojos carmesíes, buscando un nuevo objetivo. En una operación de grupo como aquella era necesario perder un par de segundos en identificar cuál era el enemigo más peligroso en cada momento. Todavía no entraba entre sus planes el perecer en batalla, aun cuando en ocasiones sus actos suicidas parecían desprender tal idea.

Lanzó una mirada rápida a un grupo de soldados que parecían estar discutiendo por algún motivo. El bramido del mar y el eco de los aceros entrechocando no permitía que escuchara todos los detalles de la conversación, mas tuvo que poner los ojos en blanco por un momento. Por lo que había podido entender uno de los jóvenes pretendía hacerse el valiente a pesar de la negativa de su superior. No deberían permitir que niños, ya fuera mental o físicamente hablando, se adentraran en las garras de los emergidos, pero ese no era su problema.

Uno de los emergidos arqueros que había logrado sobrevivir mientras volvía a cargar su arco se estaba posicionando peligrosamente en un punto estratégico, el justo y adecuado desde donde tendría a cualquiera de los mercenarios a tiro. Debía llegar lo antes posible para evitar una desgracia, aun si ello significaba atravesar dos emergidos fornidos que se alzaban imponentes justo en medio de su camino –¡No venceréis, tened cuidado los demás!
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Dom Ago 19, 2018 2:42 pm

Todos aquellos mercenarios eran fuertes, poco a poco pero conseguían acabar con los invasores. Ya quedaban muchísimo menos emergidos sobre aquel barco, si lograban eliminarlos definitivamente era un paso más cerca de liberar Kilvas. La mayoría de los presentes así lo esperaba, que bajo el reinado de la señora Yuuko pudieran vivir en paz.

- ¡Muy bien! ¡¡Seguid así!! -Gritó el líder. Aún faltaba algo de tiempo para que el segundo barco de refuerzos llegara, el capitán tenía una perspectiva bastante positiva de que junto a ellos lograran avanzar mucho más que el puesto de vigías y llegaran a tierra.

- ¡Genial! ¡Eso significa que ya puedo darlo todo en la batalla! -volvió a exclamar uno de los dos hermanos, mercenarios jóvenes.

- Ya te dijo el superior Volfogg que estábamos aquí para aprender a analizar a nuestros objetivos, no a... ¡Oye! -reclamó su compañero, al verle levantarse de pronto.

Mientras tanto Hanzo, y sin dejar de estar atento por si habían nuevas heridas, aprovechaba cuando tenía los brazos libres en usarlos para derribar a pura fuerza a aquellos emergidos que estuvieran en medio. Eso ayudaba al resto de guerreros a conseguir algo de tiempo extra, y ventaja en general a la hora de eliminarlos. El monje empujó a uno de ellos, enfrente del pelirrojo, emergidos casi tan corpulentos como él y los aliados que estaban allí, no debía subestimarlo. - Ahora, ¡vamos! -Su corazón le latía, sentía el ardor de la batalla final, casi tanto como la había sentido hacía meses en Begnion. Sentía que no le debía de quedar mucho para poder aprender a usar un arma fuerte junto a su bastón, un hacha como aquellos monjes guerreros Ylissienses que él siempre admiró. Extrañamente se sentía contento y motivado, era una de esas pocas situaciones de su vida.

- ¡No me ignores! ¡¡¡Dober!!! -Se escuchó desde atrás, pero el otro adolescente no siguió ni las órdenes ni los consejos de nadie, y llegó al barco enemigo enganchándose con una cuerda. Tanto los mercenarios como los emergidos que quedaban se alertaron ante esto.

Y Hanzo no fue menos. Desde su posición mientras sostenía al fornido emergido sobre las tablas del piso, podía lograr ver a aquel arquero que le tenía en el punto exacto de mira, tensando la cuerda. Una gota de sudor recorrió su cabeza, temiendo lo peor.
Aunque si estaba allí fuera por algo, a ojos del mayor, aquel sólo era un niño. Una de las debilidades de Hanzo, y más si comprendía aquel ansia de volverse útil.

Se levantó corriendo, tirando al otro emergido al mar, y agarró del chico del brazo, para apartarlo de allí. Sólo lo miró enfadado, pero no dijo nada, supuso que ya quien estuviese a su cargo le daría su buena reprimenda después. Ahora sólo tenía que ir rápido y de volverlo a llevar al barco a salvo, no había tiempo que perder.

Pero no bastó nada más que haber quitado al joven de su sitio, para sentir en su lugar lo que hubiera atravesado la cabeza del menor. - ¡...! -Hanzo se quedó un par de segundos con la mirada en dirección a aquel emergido, en silencio. Nadie que estuviera a su espalda lograría comprender qué acababa de ocurrir. No podía hablar, no podía moverse, sólo escuchaba los gritos de los otros guerreros, devolviendo al chico con su superior, y agarrando los hombros del monje llevándolo hacia atrás.

- ¡De prisa! ¡¡Llevadlo con el otro clérigo!!

- Niñatos brandeds tenían que ser... hmpf. -se escuchó murmurar entre los presentes.

Mientras aquel suceso no detenía al resto de mercenarios en su lucha, terminando con los pocos emergidos que quedaban sobre el barco, de entre ellos el letal arquero. Hanzo estaba tumbado en donde estaban Itsuki y Cimet. Volfogg también se encontraba allí, junto a su atrevido discípulo, quien permanecía en silencio y llorando de culpa.

- ... Lo... lo siento muchísimo. Mas tiene usted mi más eterno agradecimiento, señor monje... Esos chicos son lo único que tengo en esta vida.

- No se preocupe ya... lo dije, no dejaré... que muera nadie. -tosió, sintiendo los pinchazos en su cuerpo, y lo débil que empezaba a sentirse. Su cabeza o su cuerpo apenas respondían.

- ¡Señor Hanzo! ¡No hable, aguante! Por favor Cimet haz algo, confiamos en tí... -aclamó la mujer.

Mas ya era tarde. Esa herida no podia ser curada con ninguna clase de baculo o poción que hubiera sobre el barco. La flecha había impactado de lleno sobre su pecho, profundamente hasta su corazón. No había nada más que hacer.

"Espero que el esté bien..." murmuró. O al menos quiso murmurar. Ya no sabía. En la consciencia que le quedaba, estaba tranquilo, había podido salvar a alguien. Con algo más de positivismo, no había permitido que nadie en aquel barco muriese, junto al otro clérigo. Y más aún, aún tendría la esperanza de salvar aquella isla de los emergidos.

Hanzo jamás pudo cumplir algunos de sus más queridos sueños, pero hasta ahí había llegado. Fallecería con honor.


[...]


- ¡Retirada! -Lo habían logrado por ahora, pero ya no podían continuar con los de la segunda flota, no teniendo a un único curandero, siendo el más joven.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Invitado Dom Ago 19, 2018 7:31 pm

A pesar de tener un objetivo ya fijado, no podía dejar deambular a los emergidos restantes por los barcos como si estuvieran por su casa. No. Jamás lo permitiría. El corpulento curandero le había ofrecido en bandeja la cabeza de un par de emergidos que pedían a gritos ser ajusticiados –Yo me encargo de ellos, proseguid con vuestro camino, clérigo –No desperdiciaría tal oportunidad. Tener a dos asesinos a escasos centímetros de él consiguió sacar su máxima potencia. Primero un golpe ascendente para acabar con el primero de ellos. Una espada, con un filo y un cuerpo mucho menor que el de un hacha, no tenía ninguna posibilidad de parar la acometida que el pelirrojo le había regalado. El enemigo pasó a formar parte de la pila de cadáveres que se amontonaban en la cubierta de sendos barcos, aun cuando muchos de estos se habían transformado ya en comida para peces.

En el segundo caso, aprovechando la inercia, optó por un golpe descendente. El propio peso del hacha otorgaba aún más potencia al golpe, que de por sí se había incrustado con cierta facilidad en el cuerpo del emergido. Volvía a tener, nuevamente, el camino despejado para centrarse en su primer objetivo, en el verdaderamente enemigo peligroso de entre todos los restantes: el arquero.

Sin embargo, no fue suficiente. No había calculado bien la rapidez con la que se prepararía para disparar sus flechas contra un nuevo objetivo. Tampoco había previsto que los jóvenes mercenarios, descerebrados donde los hubiera, actuarían tan imprudentemente como para desobedecer las órdenes de sus superiores y ponerse a sí mismos en peligro; lo peor, en realidad, no era tal hecho, sino cómo habían desencadenado el resto de actos que tuvieron lugar justo después. Como buen clérigo, el alto y fornido curandero usó su voluntad para llegar hasta la posición de uno de ellos, que había sido elegido por el arquero como su siguiente víctima. Con una puntería mortal, no erró. La flecha no alcanzó su objetivo, no obstante, pero sí que sesgó una vida inocente y valerosa.

Se concedió el derecho de parpadear, perdiendo unos preciados segundos, para asimilar todo cuanto había sucedido en unos meros instantes. Aun cuando se habían llevado consigo al hombretón, dejándolo en manos del joven clérigo a quien con tanto empeño habían conseguido mantener con vida, no consiguió aferrarse a la vida.

En un acto de pura rabia y venganza, mientras sus compañeros le suplicaban que regresase, que no los abandonara su suerte, lanzó su hacha contra el emergido arquero en el momento exacto en el que buscaba un nuevo proyectil. Jamás volvería a utilizar un arma, fuera la que fuese. La violencia con la que había arrojado su hacha llevó el enemigo a caer por la borda. Se asomó por unos instantes, con la mandíbula apretada por un cúmulo de sentimientos de difícil expresión. ¿Rabia? ¿Temor? ¿Odio? Los emergidos no hacían más que llevarse injustamente a honradas personas, desde niños inocentes a valerosos guerreros que únicamente defendían sus tierras, ancianos, mujeres... y clérigos. Ya no tenía arma con el que continuar la batalla, mas no había lucha con la que proseguir.

La voz del mando ordenaba que esperasen al siguiente barco, con nuevos refuerzos, para intentar llegar a la isla tal y como habían acordado. A lo mejor incluso les ordenaban regresar a tierra, dando por finalizada su tarea en aquel lugar. Por norma general se preocuparía por si su llegada antes de tiempo supondría una disminución en la recompensa a reclamar, pero en ese momento ni siquiera le importaba –Descansa, compañero –Con el puño apretado regresó hasta su posición inicial, apoyado contra una de las paredes de la nave, en completo silencio y con los ojos cerrados. Que no fuera un hombre con facilidad para la palabra no le convertía en alguien sin sentimientos. De hecho, ojalá fuera así.

Muchos más caerían a manos de los emergidos. Sí, muchos.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Eliwood Lun Ago 20, 2018 6:53 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Hanzo ha gastado un uso de su báculo de Heal.
Raven ha gastado un uso de su hacha de bronce.

Raven obtiene +2 EXP.

El personaje de Hanzo fallece.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] OaIUyNL
Lyndis [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] NqTGGyV

Experiencia :
[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Fy4uE7I

Gold :
1021


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven] Empty Re: [Campaña de conquista] Los finales siempre dejan paso a un nuevo comienzo. [Priv. Cimet & Raven]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.