Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Campaña de lib.] Beyond Wisdom... What will you find? [Priv. Krishna]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de lib.] Beyond Wisdom... What will you find? [Priv. Krishna] Empty [Campaña de lib.] Beyond Wisdom... What will you find? [Priv. Krishna]

Mensaje por Invitado Miér Abr 04, 2018 5:31 am

Soltó en bajo una palabra impropia cuando, por el pasillo de la Universidad, un grupo de estudiantes, de diferentes razas, avanzaban charlando de forma amena entre ellos, cargando con libros y túnicas. Sabía que, de avanzar por el mismo pasillo que ellos, se pararían, lo observarían con curiosidad y se darían cuenta de la verdad: ¡Oh, por Ashera! ¡Era un sobreviviente del clan de las garzas!

Arisco a la idea de que le parasen para hacerle mil y una preguntas y después apuntarlas en un papel, o que peor aún, le pidiesen acerca del idioma antiguo que ellos hablaban al igual que Erk lo había hecho innumerables veces, prefirió corretear hacia otra habitación, una que supuso, equivocado, que estaría libre.

Entró sin permiso, interrumpiendo así el trabajo de una de las profesoras de la Universidad. Ambos casi dan un respingo, pero el dedo levantado de la garza a sus labios le dio la indicación necesaria para que mantuviera silencio. Ella asintió y solo cuando las pisadas desaparecieron se atrevieron a hablar. La profesora empezó primero.

Seraphiel ¿Por qué no te dejas ver por los niños? –Inquirió en bajo, sonriendo con suavidad, casi sabiendo, de antemano, la respuesta de la garza– No. Esa parte se la dejaré a los profesores de este lugar... Contarles la verdad de Serenes y de las garzas –Era mucho más simple de aquella forma– Además... Ya conozco a uno de ellos... Es tan curioso que perderé la paciencia –Su fruncir de ceño causó que la mujer riese en bajo.

De todas formas, Shaila ¿Donde encuentro a Krishna a estas horas? –Preguntó a la par que se movía por la estancia pulcramente ordenada, llena de hojas, documentos y maquetas distintas– ¿El canciller Krishna? No le vi abandonar aún la cancillería –Esa era ya, suficiente información para él, avanzó más apresurado, dibujando una sonrisa divertida, casi maléfica si no fuese porque su raza era incapaz de ello.

Se dirigió a la ventana, que no tardó en abrir de par en par y extender sus alas cuan largas eran, cuidando de no tirar nada en el proceso. Shaila pareció darse cuenta de lo que pretendía y se apresuró a acercarse, aunque ya demasiado tarde– ¡Espera! ¡Sera...! –Él había ya salido, la observó en cuanto volvió a levantarse un poco, ya fuera de la ventana, usando sus alas para permanecer suspendido en el aire.

Le obsequió a la profesora una sonrisa y se impulsó hacia arriba. De ir por los pasillos no llegaría ni en horas, así que, lo más simple era usar el cielo, de todas formas prefería volar a caminar. Buscó con la mirada el balcón que daba a la cancillería y al encontrarlo, ensanchó más aún su sonrisa. Apoyó uno de sus pies sobre el barandal, empezando a plegar sus alas y bajó a tierra firme con un pequeño salto.

Al no haber entrado por la convencional puerta, tocó el marco de la puerta traslúcida del balcón como si fuese la de madera y, sin siquiera esperar, entró en la habitación al encontrar abierta la puerta. Ignoró la cantidad de material que estaba aquí y allá, estábamos hablando de Krishna, seguro tenía más cosas de las que se pudiesen ver. Lo buscó con su azulada mirada– ¿Krishna? –Inquirió curioso. ¿No estaría allí?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de lib.] Beyond Wisdom... What will you find? [Priv. Krishna] Empty Re: [Campaña de lib.] Beyond Wisdom... What will you find? [Priv. Krishna]

Mensaje por Invitado Miér Abr 11, 2018 9:20 am

Krishna se recostó sobre la silla que presidía la gran mesa de la sala de juntas de la cancillería tras despedir a los arquitectos y jefes de construcción. Observó como todos los implicados en la reunión salían y tras el último cerraron la puerta. Una vez sólo resopló. La reunión para discutir con los arquitectos el proyecto de construcción de un gran taller había sido acalorada para el reciente canciller. Pero al final había terminado, o mejor dicho, había sido pospuesta tras resolver un par de cuestiones clave.

Todos los días eran ajetreados en la universidad pero esas reuniones le agotaban. A pesar de los grandes avances todavía había muchas cosas por hacer en la reconstrucción del mayor centro de conocimiento del continente. La reconstrucción de las ruinas donde se habían establecido era una de las más difíciles. Los sabios de la institución, entre los que se encontraba el mismo canciller, querían preservar al máximo las construcciones antiguas que habían hallado entre la selva pero a la vez que fuesen útiles. Era una cuestión delicada. Aún no estaban completamente terminados o restaurados todos los edificios imprescindibles y eso era un quebradero de cabeza. A la vez se construía y ampliaba con sumo cuidado la ciudadela en torno al campus universitario. Sin embargo, el acoso de los emergidos desde la selva a las zonas aledañas de la ciudad suponían un problema en continuas interrupciones de la labor.

Por suerte la fuerza de trabajo del compañerismo característico de los habitantes del reino de Sindhu hacía que todo fluyera hacia delante. Aunque de todas formas el progreso siempre caminaba hacia delante, pensaba el canciller.

Tras un rato se levantó y cogió con cuidado diversos documentos y papiros con planos y notas. Con calma salió de la sala de juntas, avanzó por los pasillos y subió por las escaleras hasta donde se encontraba la cancillería que quedaba cerca. Se le ocurría aprovechar a descansar un rato sirviéndose un apacible té antes de .

Abrió la puerta y para su sorpresa se encontró a un miembro de los laguz garza en el centro de la habitación. Se quedó en la puerta mirándole y reaccionó ante su presencia dos segundos más tarde. Era una visita completamente inesperada.
Seraphiel — saludó al laguz garza mientras entraba y cerraba la puerta tras de sí. — No esperaba verte por aquí, pensaba que te encontrabas por la Ciudad Blanca. ¿Te aburrías de allí y viniste a husmear?— Preguntó. Dejó los pergaminos sobre su mesa y paseó por la amplia habitación hasta una mesilla donde reposaba un juego de varias piezas de metal entre los que se incluía una tetera ornamentada y varias tazas. — Te ofrezco té aunque está frío. No lo tomes si no gustas — ofreció encogiéndose de hombros antes de servir en las tazas.

Mientras vertía el líquido frío en la segunda taza se escuchó un fuerte sonido grave de corneta. Levantó la tetera parando de verter y giró la mirada a la gran balconada de su despacho. Chasqueó la lengua fastidiado por lo que señalaba: un nuevo ataque de los emergidos.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.