Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin]
por Virion Hoy a las 5:19 pm

» [Campaña de liberación] Quien sabe magia no necesita trucos. [Priv. Mallory]
por Mallory Hoy a las 12:22 am

» [Misión] Inmortal [Arngeir, Alice, Seraphiel]
por Seraphiel Ayer a las 5:50 pm

» Transacción entre personajes
por Zephiel Ayer a las 5:15 pm

» [Social] Expect nothing, appreciate everything [Priv. Luzrov]
por Kurthnaga Ayer a las 8:52 am

» Registro de Support
por Garou Sáb Mayo 30, 2020 2:32 pm

» Tienda de armas
por Alice Schuberg Sáb Mayo 30, 2020 6:17 am

» Venta de artículos
por Alice Schuberg Sáb Mayo 30, 2020 6:16 am

» Ausencia~
por Aran Vie Mayo 29, 2020 5:54 pm

» Convoy
por Eliwood Vie Mayo 29, 2020 3:49 pm

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 17, 2017 12:30 pm

No sabía exactamente cuánto tiempo había volado ni en que dirección, lo único que deseaba era alejarse lo más posible de la horrenda visión de ver su reino destruido ante sus ojos y la incapacidad de no haber podido hacer nada. Se supone que había prometido no intervenir en los asuntos humanos pero esto se escapaba de todas sus expectativas, su renuencia a mezclarse demasiado con asuntos de reinos y guerras provoco que su amado hogar cayese en las garras no solo de los emergidos si no que el ejercito del reino vecino había comenzado a ocupar las tierras devastadas. Una vez quedándose sin fuerzas y sin saber en donde se encontraba, el enorme dragón de blancas escamas tornasoladas y alas cristalinas se desplomo en una estructura que parecía abandonada, dolido en el alma y con una gran herida que aun no había sanado totalmente en uno de sus costados…. sabía que huir de aquel lugar destruido había sido cobarde de su parte pero pese a ser un dragón poderoso Kija no era un guerrero y por más que lo hubiese intentado un panorama tan descorazonador hiso estragos con su espíritu.

Si tan solo pudiese arreglarlo…. si tan solo hubiese actuado antes.

Herido y dolido en el alma, el dragón gigante, aun sin retomar su frágil forma humana se agazapo un poco sobre su mismo y, aun que se cubrió con sus alas estas al ser transparentes dejaban ver a través de ellas. Su cuerpo brillaba levemente en lo que la herida en su costado sanaba poco a poco pero a un ritmo constante y rápido…. seguía, sin embargo, consciente de lo que sucedía a su alrededor aun si de buenas a primeras parecía lo contrario.

El lugar, de momento, parecía tranquilo y aun que un tanto desolado le brindaba un poco de paz a su lastimado corazón. Debía pensar en que hacer a partir de ahora, encontrar un motivo que le ayudase a no sumirse en un letargo de siglos por la pena que lo acosaba…. debía de haber aun alguna esperanza, en algún lado y bajo alguna forma que quizá desconocía.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Mar Oct 17, 2017 4:27 pm

Gracias a la generosa ayuda de Ephraim, pude emprender un viaje a Rausten. Aseguró que iba a ser doloroso, pero que me ayudaría a ver todo desde otra perspectiva. Y ahora mismo eso es justo lo que necesito para poder superar esto. ¿Cómo hacer frente a todo esto? Las respuestas deben estar en Rausten. En ese castillo en ruinas.

El viaje lo realizamos en barco, rodeando el continente de Magvel. Usamos las montañas que había al noreste del continente para poder ocultarnos como era debido. El barco fue atracado en un acantilado que había con una pequeña ruta que podíamos atravesar a pie. Mi tío me habló hace tiempo de cómo mi padre solía escapar por estas zonas cuando era más joven. En total, contándome a mí misma, éramos dieciséis los que tripulábamos ese barco.

El sendero montañoso por el que tuvimos que pasar mientras llegábamos hasta las ruinas del castillo de Rausten fue muy duro. Al menos, lo era para mí. Los soldados, con toda su amabilidad, me ayudaron en ocasiones. Sin embargo, poco después de subir, escuchamos un estruendo que nos dejó a todos de piedra, paralizados. Miramos al cielo y vimos en el cielo algo sobrevolando el terreno. ¿Qué puede ser esa bestia? Así, a lo lejos, parecía ser un dragón. Pero, ¿por qué vendría aquí un laguz? No tiene sentido. – Avanzaremos con precaución. Debemos ver qué es lo que ha aterrizado en el castillo. Manteneos alerta y no bajéis la guardia bajo ningún concepto.

Con cuidado de no toparnos con ningún emergido (lo que nos fue posible gracias a nuestro más que reducido número), logramos colarnos en el castillo de Rausten, dejando a dos soldados en el barco, para poder escapar en el peor de los casos. Curiosamente, los emergidos parecían haber respetado las insignias sagradas del país. Todo lo que era relacionado con el culto estaba en perfecto estado… Una pena que una inmensa parte de las paredes, incluso si tenían presentaciones de insignias, no lo estaba. Pero lo cierto es que era lo suficientemente parecido como para recordar mi país como era antes. Esto, por supuesto, no era una buena sensación. Y tampoco lo era ver armaduras portadas por ya esqueletos. Armaduras que yo de inmediato reconocí. – Soldados de Rausten caídos en combate – a juzgar por su armadura, estos debían de ser de la guardia personal de mi tío… Lo que significa que él debió también haber estado aquí. Suspiré. Sabía qué le había pasado.

Finalmente, acabamos localizando el ser que antes vimos volar hasta aquí. La sala estaba también en ruinas, pero he de admitir que la vista era sobrecogedora. Los trozos de vidrieras restantes, esparcidos por el suelo, parecían reflejar la luz a esas alas que apenas parecían verse. Allí había un dragón.

Tragué saliva. ¿Qué habría hecho Ephraim en estos momentos? ¿Se habría acercado? ¿O se habría ido? No sé si es amigo o enemigo, pero hay dos cosas que tengo claras. La primera es que eso es algo que a los emergidos les importará bien poco. La segunda es que no puedo dejar esa herida así, sin más. – Registrad el castillo. Al oeste hay un bosque desde el que os podéis ocultar si es necesario. Que uno lo vigile. Los emergidos podrían asaltarnos desde allí. Que otro suba por esa torre y vigile el sur. La altura que proporcionará será limitada, mas es mejor eso que nada. El resto que se prepare para una posible batalla con los emergidos. Dudo que ellos se hayan percatado. Yo hablaré con él.

Estaba asustada. Mi cuerpo temblaba. Pero lo que no podía hacer era asustarlo. Saqué mi bastón y, cuando estaba a una distancia prudencial de aquel ser, me detuve. – ¿Os encontráis bien? – me quedé en silencio. – ¿Hola? ¿Podéis entenderme?

Si era un laguz, entonces debería volver a su forma humana. Si no… no tengo ni la más remota idea de qué hacer. Pero, por lo menos, quiero demostrarlo que no soy hostil contra él.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Lun Oct 30, 2017 5:17 am

Cubierto por sus alas transparentes el dragón dormía para recuperarse de sus heridas, el lugar estaba callado y tranquilo y un aura familiar le llenaba el corazón de tranquilidad, una que encarecidamente necesitaba. Por esa razón a los sentidos del manakete no le fueron indiferentes los sonidos de pisadas que llegaban a sentirse en el lugar. En un principio pensó que quizá se tratasen de emergidos por lo que se puso alerta, sin embargo la suave voz de una mujer le hiso descartar dicha idea. Sus ojos azules se abrieron lentamente, mirando a través de la traslucida membrana de su ala a quien estaba del otro lado. El miedo de la joven era notorio por lo que adivino que se debía a la forma que tenía en aquel momento por lo que, brillando todo su cuerpo con una luz blanca el dragón poco a poco fue tomando su forma humana. Quien apareció frente a la joven fue un muchacho de cabello blanco y ropas típicas de un clérigo de Naga. En uno de sus costados tenía una mancha de sangre roja y una herida que si bien hasta hace unas horas era más grave seguía viéndose seria.

- Puedo entenderle, descuide…. -

Comento el chico alvino intentando reincorporarse con cierta dificultad, sujetándose el costado herido al comenzar a reincorporarse. Aquel individuo podría quizá pasar por un humano convencional a simple vista, en lugar de su brazo derecho tenía una desproporcionada zarpa de color blanco que resultaba imposible de ocultar.

- He estado mejor, si he de admitir, pero un poco más de descanso debería servir para poder recuperarme totalmente. -

La voz del joven era suave y clara, pese a todo se mostraba amable y cordial aun que las fuerzas de momento no le alcanzaran para ponerse de pie. Aun así y, admirando un poco a su alrededor pudo darse cuenta que el lugar efectivamente no estaba en las mejores condiciones, cayendo en cuenta que igualmente no sabía hacia donde había volado o que tan lejos se encontraba de su tierra natal.

- Disculpe la pregunta pero… puede decirme por favor dónde estoy?, es…. una larga historia pero no tuve mucho tiempo para contemplar hacia donde estaba volando y no tengo idea de donde me encuentro. -

Sus ojos azules se paseaban por la enorme habitación, parecía haber estado abandonada por años y cierto aire inquietante la rodeaba, finalmente centro su mirada en la joven, permaneciendo en silencio para esperar su respuesta.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Vie Nov 10, 2017 9:45 am

No pude dar crédito a lo que vieron mis ojos cuando pude ver lo que había pasado ante mis ojos. Aquel dragón había adoptado la forma de un ser humano. ¿Será este uno de los laguz? O, quizá… ¿podría ser un antiguo dragón divino? Si fuese lo primero, debía tener cuidado con no importunarlo. Hay demasiados conceptos culturales que no comprendo de ellos. Sin embargo, si era lo segundo… Debía hacer algo para ayudarlo.

Y esa garra… ¿Los laguz dragón tenían un rasgo tan destacado? No he podido conocer ninguno, pero algo me dice que no es el caso. Sin embargo, las presentaciones y todo lo demás era secundario. Debía sanar esa herida. – Si me lo permitís, me gustaría tratar esa herida – mostré mi bastón. – Soy clériga. Puedo sanar heridas.

Ni siquiera esperé a que me diera permiso para hacerlo. Acerqué el bastón y dejé que su luz hiciera el trabajo mientras todavía seguía pensando en lo que podía ser este individuo aquí presente. – Os encontráis en Jehanna, en Magvel. Para ser más precisos, en el caído reino de Rausten. Mi nombre es L’Arachel. Soy… Soy la princesa de Rausten.

¿Cuánto tiempo hacía desde la última vez que me presente como tal? Era tremendamente doloroso cuando lo hacía, pero me daba fuerzas para intentar avanzar y no echarme atrás. Era una sensación extraña. Me dolía, mas me daba al mismo tiempo cierta sensación de orgullo – Habéis tenido suerte. Este lugar ha sido completamente invadido por los emergidos. Que no hayan aparecido emergidos es prueba de vuestra fortuna. Si me lo permitís, me gustaría haceros una pregunta, si no es mucha indiscreción… ¿sois un dragón divino?

De ser así, debía actuar rápido y en consecuencia por el ser al que estoy observando en estos. De serlo, ¿podría ser esto una señal? ¿Una señal de que los espíritus están de nuestra parte? – ¡Mi señora! ¡Se acercan emergidos!

El aviso vino del soldado que había encomendado la vigilia del sur. – ¿Cuántos son? – pregunté, para confirmar qué se puede hacer y qué no. – Son alrededor de unos treinta, mi señora – nos doblan… suspiré. Quizá deberíamos aprovechar que había ya muchos cuerpos muertos, pero… ¿funcionaría? No. Eso podría ser demasiado arriesgado. Veamos… Piensa, L’Arachel. Piensa…

Después de un minuto, logré llegar a una posible solución. – Bien. Avisa a los demás. Los enfrentaremos aquí. Tenemos cierta ventaja de territorio. Que los arqueros se encarguen de reducir su número. Sin embargo, lo más importante es que nuestros propios números no se reduzcan.  Si es necesario huir, huid.

Cuando aquel soldado se fue, empecé a tocar las paredes, buscando una cosa en concreto… Bien, aquí se nota aire viniendo de la pared. Ya casi había olvidado que estaba este pequeño pasadizo. Además, a juzgar por el estado del suelo, no debe estar bloqueado. – Siento deciros esto, señor, pero, como habéis escuchado, se acercan emergidos. Os protegeremos con todo nuestro poder. Poneos a salvo, por favor.

Por muy dragón que fuera y muy poderoso que eso le hiciera, no podía forzar a aun extranjero a luchar una batalla que no era la suya. Mi prioridad es ahora salvar todas las vidas que pueda… Me tiemblan los brazos. ¿Tan asustada estoy? ¿Será porque he visto aquellos cadáveres antes? ¿O será porque, por primera vez, estoy dirigiendo yo tropas? No puedo consentir que ni uno solo caiga… Incluso aunque Ephraim ya me advirtió de que pasaría, debo evitarlo por todos los medios posibles… Por otro lado, bien puede ser porque es perfectamente probable que fuese aquí donde mi querido tío cayó en combate...

Sacudí la cabeza. No debo pensar en esas cosas ahora mismo. Se acercan enemigos y debo estar atenta a todo lo que pueda acontecer.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 02, 2017 5:32 pm

Kija no se negó a ser curado, de hecho siquiera le dieron oportunidad de negarse más aun así agradecía el caen gesto por parte de la joven. La escucho en silencio notando aquel ligero dolor en su mirada al proclamarse princesa… entendía muy bien ese sentimiento pues recientemente le había fallado a su hogar en Hoshido y todos sus habitantes.

- Los humanos suelen considerarme como tal, señorita L’Arachel, pero le aseguro que no hay nada en mi que pueda considerarse "sagrado"…. mi padre lo fue en su tiempo sin duda pero dejo atrás un hueco en el corazón de Hoshido que yo no fui capaz de llenar. -

Se sentía culpable por lo ocurrido, indigno, inútil pues pese al gran poder que poseía no pudo hacer nada para proteger su amado reino lleno de cerezos y eso lo torturaba día y noche, razón por la cual la herida que aquel emergido le había logrado hacer en el costado y con la cual casi sintió que le daba muerte le dolía mas que cualquier otra que hubiese tenido en su vida; su confianza como dragón y como humano estaba por los suelos además de la culpa lo carcomía. La conversación fue interrumpida por un soldado y, al escuchar la situación la mirada de Kija se afilo casi inmediatamente, ya había tenido suficiente de emergidos y la culpa por no haber actuado en Hoshido a tiempo lo impulsaba casi de forma obligatoria a actuar en ese momento.

- Señorita, por favor déjenme luchar con ustedes…. permítame redimir un poco al menos el daño que mi pasividad ha causado a otros; esta vez pienso intervenir plenamente en este asunto. -

El hombre alvino se negó a ser llevado a un sitio seguro, sacando de entre sus ropas la piedra del dragón que usaba para transformarse y mirando a la joven rubia con determinación.

- Por esta vez, aun que sea solo por esta vez denme la satisfacción de protegerles como la criatura sagrada que creen que soy. Les guardare bajo mis alas para evitar que su gente sufra más de lo que ya lo ha hecho…. le suplico no me niegue este capricho. -

Y al decir aquello se alejo unos pasos, a la par que su cuerpo comenzaba a brillar de nuevo con aquella intensa luz blanca para dar paso de nuevo a la inmensa bestia de escamas blancas que brillaban de color tornasol con los rayos del sol que se colaban por entre las desgastadas paredes, la herida de su costado aun le dolía pero gracias a la magia de la joven había dejado de sangrar; podría resistir esta pelea, por lo menos deseaba darle un poco de paz a su corazón dolido. Finalmente, la enorme criatura se postro frente a la joven clérigo, mirándola fijamente con sus penetrantes y claros ojos celestes, esperando a alguna indicación por parte suya; por esta vez se pondría a su servicio, porque entendía el dolor de ver la tierra hogar destruida y el sufrimiento de la gente, porque lo entendía le prestaría su fuerza a aquella doncella.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 04, 2017 9:52 am

Estaba ante un dragón divino. Esto no era un sueño. Era real. Los dragones divinos siguen existiendo. Y aquí tenía frente a mí a uno. Me siento tan afortunada que ni siquiera soy capaz de expresar con palabras las emociones que están invadiéndome en estos momentos. ¡Hay tanto que preguntar! Sin embargo, al mismo tiempo, hay tan poco tiempo… ¿Cuánto tiempo habrá vivido? ¿Cuánto sabrá de la historia de otros países?

Mas la prioridad estaba en su estado mental. No pude evitar sentir cierta empatía hacia él. ¿Empatía? ¿Yo? ¿Hacia un dragón divino? ¡Eso implicaría sentirme como igual a él! ¡Menuda osadía! ¿Yo? ¿Una simple servidora de la luz, al nivel de un dragón divino? Que los espíritus me acojan en su gloria, menuda herejía acabo de proferir de forma inconsciente. – Desconozco lo sucedido en Hoshido, mas, aunque quizá suene demasiado presuntuoso por mi parte, no puedo evitar veros como algo sagrado a pesar de lo que decís. Crecí con historias sobre los dragones divinos y sobre guerras entre la luz y la oscuridad. Vuestra mera presencia, aquí, frente a mí, me produce tal alegría que no puede ser medida con palabras, pues no haría justicia a vuestra presencia.

Esperaba que no se lo tomase a mal. Pero, ¡por el amor de San Latona! ¡Estoy entablando conversación con un dragón divino! ¿Cuántos humanos a lo largo de la historia han tenido la oportunidad de hablar con uno? ¡Me siento más que maravillada! Incluso si él no se considera sagrado, ¡para mí es una señal! ¡Una señal de que no debo caer ante la desesperación! San Latona debe haberlo enviado aquí para precisamente decirme esto. Y es por eso que me ofrecí a protegerlo con todo lo que tenía.

No esperaba en absoluto que se ofreciera a combatir con nosotros. ¡¿Aquello era una piedra dragón?! ¡Eso aparece en mis libros! ¡Es un dragón divino, sin duda! San Latona, bendito seas un millón de veces por darme la oportunidad de conocer a un dragón divino en mi corta existencia. Me encargaré de aprovechar al máximo esta oportunidad. – Yo… Muchísimas gracias, señor… – estoy demasiado nerviosa. ¿Grandísimo? ¿Altísimo? ¿Excelencia? ¿Santidad? ¡No sé qué decir! Me lo enseñaron, estoy segura, mas ahora que tengo a un dragón divino frente a mí estoy en blanco. ¡No sé qué decir! – Si no es mucha molestia, me gustaría conocer vuestro nombre. Serán un verdadero placer y honor para mí poder combatir a vuestro lado. Os lo agradeceré eternamente.

Luego tomó forma y se transformó. Aquello era maravilloso. Una completa y verdadera maravilla. Tanto que estaba completamente sin palabras. Esta debía ser una señal. – Lo que voy a hacer ahora es muy cruel, sin embargo. Si queréis combatir como una criatura sagrada, deberé presentaros como tal para aumentar la moral de las tropas. Espero me perdonéis por esta osadía, mas aunque me sienta la mujer más afortunada del mundo por haberos podido conocer, mi deber como líder de las tropas y como noble me exige que lo haga.

Me dirigí a las tropas, ya en sus distintas posiciones. Alcé la voz para que me oyeran. – ¡Soldados! ¡Como sabéis, se aproximan emergidos a nuestra posición! Desconocemos el número exacto, aunque sospechamos que son cerca de treinta. Pueden tener refuerzos. ¡Mas no debéis desesperar! ¡Hemos sido bendecidos con la presencia de un dragón divino que ha accedido a combatir a nuestro lado! ¡Luchad y venced! ¡Mas no olvidéis que debéis sobrevivir ante todo! Tenéis una vida y todas y cada una de ellas tienen su valor. ¡La huida no es un acto de cobardía! Si huimos hoy, viviremos para vencer mañana. Sin embargo, ¡no por ello les permitiremos tomar el castillo que han abandonado! ¡Si recuperamos el castillo, este lugar será donde reuniremos a los civiles que encontremos hasta enviarlos en barco a un lugar más seguro! ¡Venceremos!

Hubo un grito por parte de los soldados y entonces volví a dirigirme al dragón divino. – Necesitaré de vos que hagáis algo de grandísima utilidad. Vuestro deber no será combatir de por si en caso de que lo logréis. ¿Veis aquella montaña? – la señalé. – Hasta donde recuerdo, aquello era un volcán activo. Necesito que lo hagáis entrar en erupción. La lava acabará con la mayoría de los emergidos antes de que lleguen aquí, reduciendo sus números bastante. ¿Podréis hacerlo?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 11, 2017 3:55 am

No podía evitar sentirse algo culpable ante las palabras de la joven pues ciertamente él no se consideraba nada especial ni digno de tales elogios… el también habría crecido con historias sobre la diosa Naga y el demonio Grima, con historias de su padre acerca del clan de los dragones sagrados y muchas otras cosas, contemplo con sus propios ojos a su padre hacerse cargo del templo, ahora destrozado, en tiempos aciagos durante la guerra que tuvieron contra Nohr…. Su padre, dragón milenario y, aun que no lo aparentase, mucho más sabio que él supo cómo ayudar a los suyos sin intervenir directamente en la batalla, supo protegerles y traerles esperanza sin tener que abandonar su montaña. Entonces estaba el, un hibrido que no solo había fracasado en defender el hogar que sus padres le heredaron si no que había defraudado a miles. No se sentía merecedor de caminar por los mismos pasos de su padre dejo atrás y su corazón estaba hecho trisas; pero pese a todo la joven humana se veía tan ilusionada de tenerlo allí y sin así pretenderlo parecía haber traído algo de esperanza a las apagadas miradas de los soldados que al igual que el miraban su hogar destrozado.

- En Hoshido se me conocía como "Hakuryuu" -

El dios que habitaba en lo alto de la montaña más alta en los jardines de Sevenfold, ese era el nombre por el que conocían a su padre, titulo el cual heredo al quedar a cargo de aquel viejo y abandonado templo. La joven se disculpaba al decirle que debía presentarlo como la criatura sagrada que era para subir la moral de las tropas por lo que Kija decidió finalmente no utilizar el nombre que sus padres le dieron al nacer si no el nombre que como "deidad" ostentaba. Aun así no había mucho tiempo para ponerse a pensar en el asunto, los enemigos se acercaban y el numero parecía ser incierto.

- De hecho…. si se trata de un grupo grande seria más fácil que los fulminara con mi halito…. no es que quiera contradecirla pero despertar un volcán dormido traería consecuencias luego para ustedes…. y…. como decirlo?..... me he enfrentado a grupos de emergidos más numerosos…. de hecho, me dan más problemas cuando son pocos ya que mi vista al volar no es muy buena -

Aun que hablaba suavemente su voz en forma dragón resonaba desde su garganta haciéndola sonar un tanto más imponente que en su forma humana, de igual manera el dragón se mantenía inclinado a su altura para poder escucharle mejor. Sus alas cristalinas estaban replegadas sobre su cuerpo haciéndolas casi ver como una capa tornasol traslucida y sus escamas blancas reflejaban los brillos irisados como si se tratasen de ópalos blancos. Por otra parte no sabía que tan buena idea era llevar a cabo el plan del volcán… de hecho siquiera estaba seguro de si la potencia de su halito no acabaría por destrozarlo o hacerlo entrar en erupción de forma más violenta de la que normalmente lo haría; aun así no deseaba ser tampoco quisquilloso ahora que habían accedido a que les ayudara por lo que igualmente lo consideraría como una opción en caso de verlo necesario.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 30, 2017 3:39 pm

Así que no solo era de Hoshido, sino que también fue tratado de forma especial allí. Sin embargo, ¿por qué está aquí? ¿Cuál podría ser el motivo? Tenía entendido que la situación en Hoshido por los emergidos era un tanto negativa, mas ¿no debería ser por ello precisamente? En circunstancias normales, me alegraría de que hubiese venido un mismísimo dragón divino en nuestra ayuda. Este no era el caso. Algo tiene que haber sucedido para que haya venido una entidad aquí, herida… Entidad de nombre raro, por cierto. Ya sabía que los nombres de ese país eran, cuanto menos, curiosos. Sin embargo, no esperaba que llegase hasta ese punto. ¿Jácuriu? Desde luego, es un nombre un tanto extraño. ¿Acaso lo habré entendido bien? Probablemente no.

Aquello no era, sin embargo, lo que debía interrogar en estos momentos, pues él mismo se encargó de hacer entender que mi plan tenía cierto problema. Problemas lógicas. – Tenéis toda la razón, mi señor, mas es precisamente por esas consecuencias que ese es mi deseo. Todo ciudadano de Rausten sabe perfectamente que aquel volcán no ha entrado en erupción desde hace décadas. Lo mismo podemos decir de los ciudadanos de Jehanna. Provocar una erupción será un suceso que llamará la atención a los civiles, especialmente si un dragón divino volase hasta allí. Tenemos demasiadas historias con relación a los vuestros. Pocos fallarían en considerarlo como una señal.

Luego di una pausa, preparándome así para la siguiente parte de la explicación. – Los emergidos, sin embargo, llevan aquí muy poco tiempo en comparación. Dudo que sepan sobre la historia y culto de Rausten, así como su geografía. Además, en muchas ocasiones se les ha visto actuar de forma precavida, evitando batallas peligrosas. Si se les confunde haciéndoles ver que un volcán entró en erupción, es bien posible que se planteen un asalto al castillo en el futuro cercano.

Los soldados se estaban poniendo en posición, listos para hacer frente a los enemigos. Seguramente habrá alguna baja, tal y como dijo Ephraim que habría probablemente… No. No pensaré en ello. Soy la dama de la luz, L’Arachel. Sobrina del pontífice Mansel y heredera al trono de la mismísima teocracia de Rausten. Mientras haya una sola gota de sangre en mí, no consentiré ni una sola muerte. Es mi deber guiarlos de vuelta hasta su señor. Es por él por quien combaten, no por mí. He de tener eso muy en cuenta y no olvidarlo nunca. – Mi señor Jácuriu, si tenéis alguna otra idea, estaré encantada de escucharla. Los emergidos llegarán en cualquier momento.

Sobreviviré. Y haré que todos sobrevivan. No consentiré ni una sola baja.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 10, 2018 1:57 am

Escucho atentamente las razones de la joven humana, sintiéndose tonto por haber cuestionado su plan… ciertamente desconocía casi todo a cerca del lugar donde se encontraba por lo que, pese al peligro y desventaja que veía en ese plan inicialmente ciertamente no logro considerar el significado que llegaría a tener en sus habitantes, pensando en ello y si era como la joven decía entonces quizá llegaría a valer la pena aun que el dragón de blancas escamas no terminaba de convencerse con ello.  Aun con esas, le hiso gracia la forma en la que la chica humana pronuncio su nombre, esbozando una suave y gentil sonrisa notoria aun en su rostro cubierto de escamas pero sin intención de corregirla.

- Entiendo su punto, puedo hacerlo entonces. De todas maneras mis escamas son muy llamativas al ser tocadas por la luz del sol así que no serian pocos los que llegarían a verme sobrevolar si se encuentran en las cercanías, emergidos incluidos. -

Comento Kija ligeramente pensativo, alzándose para mirar hacia el techo donde había un gran boquete, causado por el minutos atrás al estrellarse contra la edificación pero que ahora le funcionaria como una salida para comenzar con la tarea que le habían asignado. Aun con la mirada orientada hacia arriba el dragón se sentó sobre sus patas traseras, abriendo sus grandes alas y replegando sus patas delanteras contra su pecho, preparando un despegue con el cual los humanos que compartían la habitación con el no se viesen muy afectados por la ráfaga que su aleteo produciría. Se impulso con sus flancos traseros para dar un gran salto, aprovechándose de la ligereza natural que poseía su raza para el vuelo, aleteando suavemente una vez ya estaba arriba para mantenerse en el aire. El viento que sus bellas alas cristalinas provocaban era fuerte mas no lo suficiente como para derribara los humanos que se encontraban en el área aun que quizá si para hacerles retroceder un par de pasos.

Spoiler:
Al salir del templo y sin ningún tipo de dificultad el dragón de brillantes escamas blancas se desplazo con elegancia por el cielo a una velocidad que siquiera el Pegaso mas rápido podría igualar al ser el manakete una criatura mucho más grande en tamaño pero menos ágil que un caballo alado por poco. Por lo que le había dicho la joven la idea general de aquella táctica no era solo cortarle el paso a los emergidos si no mandar un mensaje a las personas de ese reino por lo que Kija soltó lo que parecía ser un rugido aun que aquello más que intimidante era un sonido que los humanos podrían considerar bello y tranquilizador aun si resonaba con tanta fuerza que probablemente sería escuchado por varios kilómetros a la redonda y esa era la idea, que le viesen y le escuchasen. Comenzó a sobrevolar a lo alto del cielo, dando varias vueltas en la cima del volcán antes de posarse sobre este y prepararse para despertar a aquel gigante durmiente. Tomo aire a la par que su pecho se iluminaba de un tono celeste brillante para después soltar un halito de energía pura en el centro del volcán; por supuesto, el manakete tuvo que alzar el vuelo nuevamente pues en cuestión de segundos la tierra había comenzado a temblar dando aviso de que el volcán entraría en erupción por primera vez en mucho tiempo. Por supuesto el desastre natural tomo a los emergidos desprevenidos, siendo el rio de lava el principal causante de que  aquel grupo de avanzada perdiera a gran parte de sus integrantes, más los que había logrado pasar antes de ello seguían avanzando imperturbables, siendo ya un numero mucho menor y mas controlable que el que era inicialmente. Kija regreso volando hacia el templo sin mayores contratiempos y, al pasar nuevamente por el agujero del techo recupero su forma humana a unos cuantos metros de tocar el piso, cayendo estrepitosamente contra este respirando agitado y sujetándose el costado que antes tenía herido.

No era para menos, hacia no mucho tiempo había librado una batalla muy difícil, una que había perdido garrafalmente y aun que el bastón de la joven aminoro por mucho la gravedad de su herida esta aun necesitaba algo de tiempo para sanar… más aun, estaba agotado por el viaje en el que no había comido ni bebido agua por lo que básicamente había logrado agotar el resto de sus fuerzas con aquel potente ataque al núcleo del volcán para obligarlo a despertar.

- Lo siento mucho… no he podido acabar con todos utilizando el volcán…. se me acabaron las fuerzas más rápido de lo que había anticipado. Aun así y aun que no logre contarlos son menos de la mitad de los que eran inicialmente… lamento mucho no ser de más ayuda. -

El pensar que de alguna manera había contribuido a ayudar a esas pobres personas le brindo un alivio a su herido corazón que, al relajar un poco sus tenciones y frustraciones le hicieron estar consciente de lo cansado que estaba en realidad, dudando el que pudiera transformarse de nuevo en un buen rato.

- El resto depende de ustedes...-

Finalizo dedicándole a la chica una débil sonrisa, comenzando a reincorporarse lentamente, tambaleándose un poco por el cansancio que le pesaba en el cuerpo.

Spoiler:
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] J8ofWUY
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 10, 2018 5:10 pm

Al final, el dragón divino accedió a mi petición. Dio una cuestión que me preocupó un tanto, pero ahora mismo debía intentar salvar todas las vidas posibles. Si la lava podía acabar con aunque sea tres de los emergidos, bienvenida sea. – Por favor, tened cuidado.

Cuando el dragón ascendió en vuelo, no pude evitar taparme el rostro. El viento resultante del batir de las alas demostraba ser mucho más impresionante de lo que jamás habría podido imaginar, llegando hasta casi caer al suelo. Sin embargo, poco duró. Él ya estaba partiendo a su destino y estaba a cierta distancia. Como bien dijo, se le podía ver.

Me tocaba a mí. Me dirigí a donde estaban los soldados. – Soldados, como bien habéis podido comprobar, un dragón divino accedió a ayudarnos. Él se encargará de activar las defensas naturales de este país. Nuestro cometido será exterminar al resto de emergidos. Preparaos para la batalla – después de decir esto suspiré antes de continuar. Esto de dar órdenes no es precisamente de mi agrado, pero… – Que no quede ni uno en pie.

Y, como si lo hubiese sincronizado, justo después pude escuchar un grito. Para cuando me di cuenta, Jácuriu estaba rodeando el volcán. ¿Quería que lo viera más gente? Desde luego, ello ayudaría a que los encontraran, pero… ¿no es eso demasiado peligroso para él? Desde luego, es un enviado de los espíritus… Debe ser por haberle explicado el objetivo. Os lo agradeceré, mi señor.

Poco después, la naturaleza empezó a actuar después del ataque del dragón. La lava empezó a desplazarse hacia donde estaban los emergidos. – ¡Quiero un informe de los números restantes de emergidos! – ordené rápidamente, mientras veía que el héroe de hoy volvía, todavía herido y completamente exhausto. Necesitaba reposo… ¿Por qué no me di cuenta de ello antes? – Habéis hecho muchísimo, mi señor. No solo habéis hecho aquello que os pedí, sino que lo habéis mejorado y habéis hasta comprobado los números restantes… Por favor, descansad. Ya habéis hecho mucho más de lo que era necesario.

Lo acompañé a un pequeño pilar. Estaba destruido, pero al menos era un sitio mejor que el suelo. – Os agradezco enormemente este favor, mi señor. Nosotros nos encargaremos del resto…

Un hombre volvió rápido. Era el mismo explorador de antes. – ¡Mi señora! ¡Las fuerzas de los emergidos han sido tremendamente reducidas! Han sobrevivido doce al ataque del volcán – perfecto. Casi 1 a 1. Podemos hacer esto. – Bien. Comunica a las tropas que vamos a lanzarnos al ataque. La sorpresa de la lava debe haberlos desconcertado. ¡Atacaremos ahora que todavía tienen que maniobrar con la lava!

He de decir que gracias a la ayuda de Jácuriu, la moral de los soldados estuvo muy elevada. Logramos eliminar a los emergidos sin bajas, pero con heridos gracias a la inmensa capacidad de combate de los soldados y al uso del bastón que tenía. Si bien su poder no era demasiado elevado, logró salvar más de una vida en batalla. Este resultado me hizo pensar en las palabras de Ephraim. Me dijo que debería acostumbrarme a ver a gente morir y que ello fuese por mi culpa por no haber planeado bien. De verdad espero que no llegue ese día nunca, aunque sé que lo hará.

Después de sanar las heridas más graves, me volví a dirigir a donde estaba el dragón divino y extendí mi bastón a él, para intentar ayudar a la sanación de su herida como pudiera. Si no fuese por él, como mínimo habría habido bajas. Quién sabe, quizás ni habríamos podido vencer. – ¿Os encontráis bien? Si necesitáis algo, decídmelo. Haré cuanto esté en mi mano. Hemos logrado terminar con los emergidos sin bajas gracias a vuestra invaluable ayuda. Tenéis mi completo agradecimiento, mi señor.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 11, 2018 4:24 am

Era un alivio las palabras que escuchaba de la joven, sintiendo que esta vez estaba siendo útil. Un tenue descanso llego a su corazón carcomido por las culpas y el dolor de perder su hogar, ahora solo quedaba esperar para ver el resultado intentando confiar que todo estaría bien a partir de allí. Los soldados parecían más animados que antes por lo que Kija no pudo evitar sentirse satisfecho con ello… Ciertamente no se sentía como algo sagrado y menos aun pero en tiempos aciagos como aquellos él aferrarse a una esperanza siempre era gratamente recibido por un corazón cansado; ellos tenían a su dragón sagrado y el a alguien a quien proteger. Cerró los ojos un momento, escuchando a la lejanía el sonido del combate que se estaba librando, una melodía no muy grata para el pero a la que ya se estaba acostumbrando tristemente. Fueron el eco de unos pasos los que alertaron al joven hibrido de que alguien se acercaba, siendo la joven humana para su alivio quien parecía traer buenas noticias.

- Ya veo, entonces no hubo bajas…. me alegra escuchar eso. -

Spoiler:
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] XH36bGO
Suspiro con una sonrisa aliviado por la noticia, todos estaban vivos y esa era una excelente noticia pues aun si estaban heridos podrían recuperarse, regresar con sus familias y reconstruir su hogar destruido poco a poco. Ciertamente estaba débil, cansado siendo que la herida recibida en Hoshido habría sido suficiente para matar a cualquiera mas para su suerte las capacidades regenerativas de un manakete eran casi milagrosas. Aun con esas, la luz del bastón de aquella joven le pareció reconfortante aminorando el dolor de su costado; Por supuesto, en ese momento Kija distaba mucho de parecer alguien importante pues sus blancas ropas de clérigo estaban totalmente sucias ya fuera por su propia sangre o por la batalla en general, del costado herido estaba hecha jirones y su capa ya solo parecía un trozo de tela colgante.

- No, estoy bien señorita, no tiene nada de qué preocuparse… La herida sanara por sí sola, solo necesito darle un poco tiempo. -

Tenía hambre y sed pero dadas las circunstancias no se creía capaz de pedir nada, imaginaba que el pequeño ejército tendría los recursos contados por lo que el blando corazón del joven albino era incapaz de pedirle algo a la joven que, según él, ya había hecho bastante con sanar su herida y restarle días de recuperación. Estando ya tranquilo, el aura típica de las criaturas como él se hiso presente, una sensación reconfortante casi como un aura cálida que los manaketes comparan con aquellos a quienes consideraban como aliados y tenía la extraña cualidad de purificar, ya fuera efectos de venenos, enfermedades, agotamiento entre otras cosas… curiosamente no serbia para sanar heridas pero aun así aquella característica tan útil era por la cual su raza, quizá, fuese considerada sagrada.

- Usted me recuerda mucho a una persona que llegue a apreciar mucho. Ella también tenía dificultades para pronunciar mi nombre… -

No pudo evitar contener una pequeña risa, ciertamente su madre nunca fue capaz de pronunciar correctamente su nombre y por eso acabo llamándose "Kija" ante la resignación de su padre y el mismo.

- Hakuryuu quiere decir "Dragón Blanco", era el nombre que los humanos le daban a mi padre cuando él se ocupaba del templo… Si le parece complicado, entonces deme usted un nombre nuevo. -

Comento el muchacho de ojos azules sonriendo amablemente, no utilizaría su nombre con el que había nacido, no creía merecerlo por lo que se tomaría mas enserio su papel en el mundo como "dragón sagrado" y lo que menos deseaba era que su nombre, uno que amaba al ser lo único que le quedaba de sus padres, deseaba mantenerlo para sí mismo. En eso y aun si el pobre chico se negaba a pedir algo, su estomago no parecía estar muy de acuerdo con ello por lo que hiso acto de presencia resonando en la habitación.

- Yo… ehhhh… l-lo siento…. ignore eso por favor -

Comento avergonzado y con el rostro mas rojo que una manzana madura, abrazándose el estomago como si con ello pudiese acallarlo más pareciera que este no estaba desacuerdo por lo que gruño nuevamente, ahora con un tanto mas de fuerza.

Spoiler:
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] AYWBkok
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 13, 2018 2:00 pm

El dragón divino estaba completamente agotado. Insistía en que no usase mi bastón para sanarlo, pero si quería que reposara como era debido debía dedicarme a tratar sus heridas, que no solo no eran leves, sino que además parecían tener ya bastante tiempo. En el peor de los casos, quizá tendría que buscar alguna hierba medicinal por si había infectado. Y ahora mismo no se me ocurre de donde sacarlas. No haber crecido en el campo, a pesar de haber viajado mucho, demuestra ser un problema importante. Pero, ahora que caigo, ¿las hierbas efectivas con humanos servirán con los dragones? Quizá… sea mejor seguir centrándome en su sanación. – No os preocupéis. Soy clériga, además de princesa. Es mi obligación sanar las heridas.

Poco a poco pude comprobar que se iba tranquilizando y no sé si fue por él o por otra cosa, pero lo cierto es que pude relajarme por primera vez desde que empezó el viaje. Hasta me había dado un poco de modorra. Qué raro… Fuera lo que fuese, aún no podía descansar. Tenía que tratar a los demás heridos y luego comprobar cómo están las cosas en el castillo. Es posible que haya algo que podamos usar.

Aunque pronto después recordé que estaba tratando con un dragón divino. Una entidad divina. No podía relajarme. ¡Menuda falta de respeto sería esa! – Entonces, ¿eso significa que su nombre no es ese, sino que… ¿“Jácuriuu”, se decía?, es una especie de título, ¿no?

Y, con una completa falta de conocimiento por mi parte, pues no sabía lo que aquello podía significar, me dijo que le diera otro nombre. ¿Tan mal lo decía? – No, mi señor. Haré lo imposible por pronunciar bien vuestro título, tal y como es debido. Además, darle un nombre diferente sería un insulto a quienes os dieron vuestro nombre. No el título, sino vuestro nombre. Del mismo modo, comprendo que os neguéis a ello, pero…

Fui interrumpida por un sonido claramente identificable. Además, hubo algo que me bajó por completo la guardia. Ahora mismo, el dragón divino que estaba frente a mí, aquella entidad que siempre habíamos adorado durante tantísimos años, acababa de mostrar una cara tan humana que no pude siquiera reírme por lo atestiguado. Muy maleducado por mi parte, sin duda. – Lo siento. Lo siento. Es solo que vuestra reacción ha sido tremendamente humana. Ha chocado mucho con lo que siempre se me ha enseñado de los vuestros.

Dicho aquello, me separé un poco de él y le dediqué una pequeña sonrisa. – Vamos a comer después de la batalla. Deberíamos haber traído más que suficientes provisiones. Si así lo deseáis, ¿por qué no os unís a nosotros? Habéis hecho muchísimo por nosotros. Me gustaría compensaros de alguna forma.

Me encantaría, además, tener la oportunidad de hablar con él durante la cena. Leí y estudié sobre los dragones divinos, mas nunca tuve la oportunidad de conocer a uno en vida. – Estaré tratando a los demás heridos para que puedan también asistir. Si me necesitáis, solo tenéis que preguntar por mí.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Eliwood el Dom Feb 18, 2018 5:53 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante +40G adicionales a L'Arachel gracias a donaciones eclesiásticas.

L'Arachel ha gastado un uso de su báculo de Heal.
Kija ha gastado un uso de su Dragonstone+.

L'Arachel obtiene +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, L'Arachel obtiene un nuevo skill de la rama Valkyrie:

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Sacrificio Sacrificio - Permite al obispo a valquiria canalizar directamente su energía interior y realizar una curación que prescinde totalmente del uso de un báculo. Usando nada más que el tacto de sus manos, el obispo o valquiria restaura heridas menores tanto como profundas, inclusive huesos rotos, todo excepto heridas letales. El costo de usar este skill es la vitalidad del mismo clérigo, dejándole agotado/a y débil por el resto del tema además de restarle tanto HP como sanó, motivo por el cual sólo puede emplearse una vez por cada tema.

¡Felicitaciones!


Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


AWARDS!:
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Scf7o0
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Iwzg0SR
Lyndis [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] JEIjc1v
Izaya [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Espada%202

Experiencia :
[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Iu4Yxy1

Gold :
292


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel] Empty Re: [Campaña de conquista] Mal de muchos, consuelos de tontos [Priv. L'Arachel]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.