Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Vie Oct 13, 2017 8:03 pm

El resultado de aquella batalla fue, sin duda, favorable para las tropas de Renais. Yo misma he de confesar que me alegré por tal hazaña. Habíamos logrado salvar este país. Yo misma veía que había una oportunidad de librarnos de esos seres del averno. Al menos, eso creía hasta que me dieron una noticia que me destrozó por completo. – ¡Jehanna y Carcino han caído! ¡Los emergidos se dirigirán hacia aquí!

Durante varios segundos, me quedé en completo silencio. No… Carcino ya es toda una desgracia pero, ¿también Jehanna? ¿Por qué? ¿Por qué tuvo que pasar esto? No… La gente de allí es también gente de Rausten. Seguro que algunos huyeron. No quise contactar con la reina Ismaire para no dar tensiones políticas. ¡Se suponía que esa era la mejor opción! ¡Se suponía que ella se ocuparía de protegerlos! Se suponía que ella era la adecuada… Yo ya había fallado. Permití que otro lo hiciera. ¡Otro con más experiencia! ¡Otro con más capacidad!

¿Y qué he ganado? ¡Nada! Ahora mismo, por cada segundo que paso lamentándome, ¡debe estar muriendo más de un civil! Deben estar pasando por toda una matanza y no puedo hacer nada. ¡Y eso suponiendo que haya supervivientes! No debería haber confiado en la reina Ismaire. Debía haber tomado cartas en el asunto yo misma. ¿Cómo pude ser tan estúpida como para no darme cuenta?

Lo mínimo que puedo hacer es informar de mis intenciones a aquel hombre que ya había logrado cumplir su destino. Suspiré, antes de ir a buscar al príncipe Ephraim. Supongo que estará en el área de construcción.

Todo esto se me hace ahora tan irreal. Es impresionante cómo unas simples palabras han podido cambiar mi perspectiva completa del mundo. Lo que antes me parecía tan acogedor ahora me provocaba tantísimo dolor que ni siquiera creo ser capaz de pensar con la lógica y el raciocinio que se espera de mí.

Caminando, acabé llegando a donde estaba el príncipe. – Señor, he escuchado ciertas nuevas sobre mi patria. Lamentándolo mucho, debo acudir de inmediato. Gracias a vos, he aprendido que es posible lograr salvar un país. Intentaré hacer lo propio con Jehanna. Nunca olvidaré esta experiencia. Es por ello que he venido a despedirme de vos como corresponde.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Dom Oct 15, 2017 9:14 pm

Por suerte había algunos hijos de arquitectos presentes, por desgracia sus padres habían muerto en la caida del reino, pero aún así eran jóvenes muy capaces y sus justificaciones para la forma en que estaban reconstruyendo la ciudadela eran lo suficientemente buenas como para que Ephraim confiara plenamente en ellos.

Eran tres personas, dos eran hermanos y el tercero era el primo de ellos, los tres habían luchado valientemente en la batalla final y habían salido con vivos, eran prometedores no solo como soldados sino que, de seguro en algún momento serían grandes constructores. En ese momento Ephraim se encontraba en una tienda mirando los planos de uno de los hermanos llamado Carl, el gobernante de Renais les había pedido que le explicaran en qué se basaban para hacer los planos para aprender él también aunque no estuviera entendiendo demasiado, de todos modos era útil para distraerse y no pensar en las vidas perdidas durante los dos años de guerra, al final las había podido "honrar" recuperando su reino aunque el haberlo recuperado le había dejado un profundo vacío en su corazón porque no tenía noticias de su padre o de su hermana, ni tampoco de sus amigos pero, lo peor que le sucedía en ese momento era que no podía mandarlos a buscar, su reino era primero, no podía preocuparse ahora por sus preocupaciones egoístas.

Fue a mitad de la explicación sobre la contrucción de una torre que sería uno de los pilares de la muralla que defendería el castillo que L'Arachel entró en la tienda. Al oirla Ephraim suspiró y se refregó el rostro con ambas manos antes de mirar a Carl con el rostro lleno de pesar, su boca se curvaba para abajo y sus ojos mantenían una mirada baja. -No es nada preocupante, de hecho el movimiento de los emergidos no es así, sería tonto de su parte, probablemente se concentren en los paises caidos e intenten expandirse hacia otros lugares, no te preocupes Carl, estamos a salvo... Lo prometo.- El joven arquitecto hizo una pequeña reverencia y se retiro bastante tranquiloluego de las palabras de Ephraim.

Una vez se fue el joven, Ephraim le hizo seña a la dama para que cerrara la tienda por completo, básicamente tenía que desatar una de las cortinas era solo eso. Una vez ya nadie los podía ver y solo la luz que traspasaba la tela iluminaba el lugar. Ephraim levantó las manos hacia atriiba y las bajó con fuerza golpeando la mesa y parándose. -¡MIERDA!- Tomó todo el aire que pudo y lo exhaló lentamente logrando así calmarse un poco. -Eso fue lo que le sucedió a Renais tiempo atrás... Tardamos en atacar... He allí mi falla pero... Probablemente el gobierno de Jehanna pensó que los emergidos se concentrarían aquí, habrán pensado que no era necesario ayudarnos... Idiotas... De Carcino no me extraña, no es un lugar donde la fuerza militar se muy alta pero Jehanna... Todos esos mercenarios... Mierda.- Ephraim suspiró una vez más y volvió a sentarse. -Toma asiento L'Ara... Chel. Dijo mientras levantaba la vista y la miraba serio, le explicaría cómo defendería a su pueblo, era algo que tenía pensado hace ya un tiempo pero solo lo haría en la peor de las situaciones, tristemente el peor escenario posible estaba frente a ellos. -Agradezco tu ayuda... Y... Creo que te mereces saber lo que tengo planeado y la mejor forma que hay de defender Magvel... He tenido noticias... Noticias que preferí guardarme para no alarmar a la gente, no se qué tan ciertas son pero... Tienen mucho sentido. Bern era otro país que estaba "rojo" le diré rojo a los países que cayeron ante el poder de los emergidos y azules a los que lograron sobreponerse y expulsarlos en su mayoría.- Suspiró. -Puede que lo que estés por escuchar no te siente del todo bien así que no diré una palabra hasta que me jures que mantendrás la calma lo más que puedas.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Dom Oct 15, 2017 9:35 pm

Por desgracia, no me percaté de la presencia del tercero. Fuimos afortunados tanto él como yo porque el príncipe logró convencerlo y tranquilizarlo. Sin embargo, la realidad fue bastante más diferente de lo que esperaba.

Cuando me pidió que cerrara la tienda, me pareció ver una vez más al príncipe Ephraim del primer día. Aquel príncipe que estaba obsesionado con conseguir liberar su país incluso si ello implicaba su muerte. El análisis que dio me pareció, por desgracia, muy acertado. – Es perfectamente probable. Después de todo, el plan les funcionó con Rausten – dije, esperando a ver si aquello provocaba alguna reacción. – Aunque he de confesar que no creí que caerían ellos. En cuanto a Carcino, es como habéis dicho. Su potencia militar era reducida.

Como me indicaron, tome asiento y me preparé para escuchar aquella explicación que me dio, introductoria a lo que realmente me quería explicar. Por otro lado, si cree que es buena idea explicarme esto a mí, entonces escucharé encantada. Toda información que pueda proveer será más que útil para poder salvar a esos civiles. Cada segundo que pasa es una vida perdida, pero no puedo permitirme ir a la carga sin tener un plan.

“Rojos” y “azules”. Colores para referirse a los países caídos y a los que los expulsaron respectivamente. Una división interesante, cuanto menos. ¿Acaso esto tiene que ver con el movimiento de los emergidos? De ser así, ¿qué tendrá que ver el color de los países con ellos? Independientemente del caso, lo cierto es que debo prestar especial atención a lo que él me vaya a decir. – Haré todo lo posible por mantener la calma. No sé hasta qué punto lo lograré, mas tenéis mi palabra de que me controlaré lo máximo posible, no importa lo nefasta que sea la información.

¿Qué clase de datos podrían ser tan malos como para poder hacer que perdiera la calma hasta tal punto que el mismo noble de Renais que tengo frente a mí teme mi reacción? – Tenéis mi completa atención.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Lun Oct 16, 2017 10:22 am

Ephraim no dijo una sola palabra hasta que L'Arachel aceptó las condiciones que él le había impuesto, ahora solo se preguntaba cuánto tardaría en perder la cabeza, después de todo su patria estaba pasando por un mal momento ahora y a nadie le gusta que otro vaya a conquistar, además, el que Ephraim se haya proclamado soberano de Renais porque simplemente no le quedaba otra no era demasiado alentador.

-Mira...- Ephraim suspiró y se recostó sobre el asiento en el que estaba, juntó ambas manos y quedó mirando a L'Arachel fijo por unos segundos. -Voy a necesitar tu ayuda... Me gustaría que te quedaras a mi lado... ¿Recuerdas al emergido que estaba al frente de todo? Resulta que era uno emergido "importante", si nosotros no lo hubieramos derrotado ahora Renais sería un reino emergido, no exagero... Phoecis el lugar de los laguz halcón ahora es... Un reino emergido, no puedo arriesgarme, no puedo arriesgar a mi gente a que tenga un reino emergido cerca de ellos, es demasiado peligroso.- Hizo una breve pausa para pensar por donde seguir, era demasiada información para cualquiera por lo que debía ser sutil en la forma que se la brindaba a L'Arachel porque de seguro se lo tomaría mal. -Renais no fue el único reino que pasó de rojo a azul, en Bern también hubo gente luchando, aunque ellos no están tan mal como nosotros. Casi todo Elibe es azul con excepción de un pequeño reino llamado Ilia. También gran parte de Jugdrall ha caido por culpa de sus gobernantes, no me mal interpretes... Renais cayó por la culpa de mi padre y mia, preferimos defender en lugar de atacar y eso nos salió caro pero... ¿Cuántas personas aprende de ese error? Si te pones a pensarlo... Ahora hay más reinos rojos que hace algunos meses y solo dos nos hemos recuperado, los Alteanos tomaron la desición de conquistar Ragna Ferox y así protegerla. Creo que fue una desición muy acertada, no puedes arriesgarte a que los gobernantes de otro lugar aprendan la lección, no puedes arriesgarte a que si los ayudas no volverán a estar rojos... Aquí... Aquí sobrevive y reina el más fuerte porque nos guste o no estamos en guerra, una gran guerra contra un enemigo que no es humano. Conquistaré Carcino y Jehanna, en la actual posición de Renais no sería justo para mis súbditos que defendiera a otro reino sin esperar nada a cambio, además, empezarían a dudar de mi criterio para gobernar, pensarían que son iguales a extrangeros... Eso... Eso no puede ser. Por eso los conquistaré para poder justificar el defenderlos, refugiaremos a la gente de Jehanna y Carcino en Renais a todos los que podamos y también tengo en mente pedir ayuda a otros reinos que puedan entenderme, como por ejemplo Sindhu y Bern. Iniciaré negociaciones con Mitgard respondiendo a una carta que me han mandado mientras todavía eramos un reino rojo... Necesito moverme pero también debo liderar la conquista de nuestros países vecinos, no puedo hacerlo todo lady L'Arachel, necesito una noble que me ayude y vaya en mi nombre, necesito alguien que le enseñe a todos los que deseen luchar y tengan don para la magia, más clérigos y magos... Ahora ya no lucharé con civiles o con intento de armas... Ahora movilizaré un ejército y no puedo hacerlo solo. Espero contar con tu ayuda como así también con la de Alice y Morgan.- Ahora solo le quedaba esperar, no sabía si prometerle que volvería a su reino era lo correcto o no, no sabía si era eso lo que quería pero por sus palabras era seguro que deseaba liberar en lugar de conquistar para Ephraim, eso desde luego no sería una visión fácil de cambiar.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Lun Oct 16, 2017 11:29 am

OFF: Aviso, este es un post largo (?).

ON:
Una vez ya di mi juramento de intentar contener mis reacciones en la medida de lo posible, Ephraim empezó a hablar. Fue en ese momento en que todo pareció echarse encima. Si bien algunas eran buenas nuevas, sin duda, lo cierto es que esas buenas nuevas me hicieron empezar a hilar cabos. Poco a poco, empecé a comprender todo lo que iba pasando con respecto al movimiento de los emergidos con el paso de los años.

“Renais se hizo azul, pero Carcino y Jehanna se hicieron rojos”. Dudo que esto fuera casualidad. Es perfectamente posible que fuera debido a ello que los emergidos se retirasen a países menos protegidos.

“Gran parte de Jugdral ha caído”. ¿Y si hubiese una parte que se hiciera azul? En ese caso, todo encajaría. Sin embargo, temo que esa “gran parte” de la que habla sea Grannvale. Sir Gerard debe estar pasándolo tremendamente mal. ¿Habrá podido salvar a su familia? ¿Estará él a salvo?

Pero no necesariamente tiene que ser por eso. Basta con que unos emergidos vean que un país es difícil de conquistar como para ir a otro. Eso me lleva a dos conclusiones: la primera es que los emergidos eran seres inteligentes, como ya he podido comprobar anteriormente. La segunda…

La segunda es que Rausten no fue simplemente abandonada por Jehanna, sino utilizada. – ¡MALDITAS SEAN ESAS SERPIENTES! – jamás habría gritado tanto. Ni siquiera cuando me birlaron temporalmente mi anillo. – Si todo esto es cierto, entonces Rausten… Mi tío… Todo fue plan de los nobles de Jehanna…

Me empecé a sentir mareada. Tomé asiento para poderme tranquilizar un poco. Era demasiado apresurado, pero lo cierto es que era una información, sin duda, devastadora. Durante unos instantes, olvidé todo lo demás que él me explicó. Olvidé todo solo para maldecir con todo mi ser a esas serpientes del desierto. Cobras, venenos que se calan en la piel. ¡Tendría que haber actuado! ¡Qué ilusa fui! ¿Cómo pude siquiera pensar que no involucrarme sería lo peor? Lo que está pasando en Jehanna es, también, responsabilidad mía. ¡Malditos sean! ¡Malditos sean ellos y maldita sea yo, por mi ingenuidad!

Había, todavía, una esperanza. Pero lo cierto es que no es algo que pudiera confiar en Ephraim. Sin embargo, dijo que debía contactar con Sindhu… Sindhu… Si no recuerdo mal, sus orígenes datan de un país de refugiados. Renais no es capaz de acogerlos. Sigue reconstruyéndose. Además, sus esfuerzos sin duda se dirigirán a la guerra. No tienen forma de protegerlos. No hay forma de que ellos puedan ayudarme a salvarlos. Pero Sindhu es una opción.

Respiré para tranquilizarme. Sé por qué él me está pidiendo que haga esto. – No puedo. Lo lamento muchísimo, pero no puedo – me temblaba el cuerpo. – No puedo volver a confiar en un país que, a mis ojos, se aproveche de la desgracia de otro. Sé que lo hacéis porque pensáis que es lo mejor. Lo sé… ¡Y aun así no puedo aceptarlo! Ya lo hice una vez y permití que Jehanna protegiera a los civiles de Rausten. ¡Dejé de lado todo lo que me hacía ser yo! Todo por lo que consideraba que era lo mejor – mis mejillas se humedecieron. Menuda vergüenza, llorar en esta situación… Me sequé las lágrimas con las manos como pude. – ¡Y yo misma sé que Renais no tiene los recursos para poder conquistar y proteger ni a las gentes de Jehanna ni a los míos! ¡Lo que decís es un claro caso de sobreestimación a mis ojos!

Acabo de caer en cuenta de todas las implicaciones que había hecho sobre mí. Estaba tan ofuscada que ni me percaté. – Lo lamento. Estoy convencida de que lo que os estoy diciendo debe ser tremendamente confuso para vos. Empezaré desde el principio. Permitidme que me vuelva a presentar. Provengo de la antigua teocracia de Rausten. Soy L’Arachel, la sobrina del ya fallecido pontífice Mansel – me quedé un tiempo en silencio. Respiré tranquilamente.

Le conté todo. Le conté cómo descubrí lo que sucedió en Rausten. Cómo estaba dispuesta a volver para proteger mi patria cuando descubrí lo sucedido y cómo no llegué a tiempo, perdiendo así a mi familia, mi país y a mi gente. Le expliqué cómo no quise revelar mi identidad a los nobles de Jehanna para evitar un enfrentamiento político con el fin de, precisamente, evitar que esto sucediera y cómo intenté evitar visitar Rausten por mi cobardía. Jamás me sentí tan aliviada por contar por primera vez todo por lo que pasé. La sensación de alivio del final fue lo único que pudo por fin detener mis lágrimas. Hubo gritos. Muchísimos. También recuerdo que hubo momentos en que mi voz estaba entrecortada, y hasta en ocasiones ni se me podía entener. Yo misma no me había entendido entre tantas explicaciones y llantos. Así eran mis emociones. Ese remolino que parecía no hacer más que tragarme cada vez más y más.

Una vez ya más tranquilizada, volví a mirar a Ephraim. – Y esa es la historia de este fracaso de princesa. Esta es la segunda vez que revelo quién soy. Cuando nos conocimos, no pude evitar ver en vos una luz de esperanza. Por eso os asistí. Ahora, sin embargo, creo de verdad que no tenéis los recursos – todavía estaba demasiado nerviosa. – Si queréis de verdad mi asistencia, entonces debo preguntaros lo siguiente: ¿por qué no creéis que una liberación pueda valer? Vos aprendisteis vuestra lección. No hay nada que impida que otro la aprenda. Honestamente, incluso si creo que vuestra idea podría ser una solución, no soy capaz de abandonar la imagen de que vuestra idea contiene, al mismo tiempo, un afán de ambición. Si ocurriera que ese fuera el caso, entonces no tengo la menor intención de ayudaros a ello. No cuando, al menos, nuestras prioridades son tan dispares: vos buscáis el territorio para protegerlo en el futuro, según afirmáis, pero dejándolo bajo el nombre de Renais. Yo, por mi parte, deseo proteger el futuro de sus habitantes antes de que las llamas de sus vidas sean apagadas. Sé que no sois un hombre malvado, mas no puedo evitar pensar esto.

Dicho aquello, me tocaba ahora formular una pregunta a mí. – ¿Estáis dispuesto a proteger a los civiles por encima de los soldados? De ser así, tengo una idea que llevar a cabo. Una idea que podría cumplir nuestros objetivos personales. Mas, sin vuestra palabra de protegerlos, no la compartiré.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Lun Oct 16, 2017 4:55 pm

Al principio no era tan difícil escuchar a L'Arachel, era comprensible que perdiera la cabeza incluso después de haber prometido contenerse, evidentemente estaba cargada por su enojo, esa fue la razón por la cual Ephraim se mantuvo calmado al principio, intento no interrumpirla aunque de todos modos la dama no le estaba dejando tiempo para hablar. La historia que relataba era dolorosa pero si en verdad era princesa, Ephraim podía usarlo a su favor, ahora definitivamente necesitaba que L'Arachel idea de su lado.

Ephraim, a diferencia de L'Arachel hizo un esfuerzo increíble para escucharla como ella lo había escuchado, pero hacia el final empezó a fruncir el ceño de a poco, no solo estaba dudando de el sino que lo estaba menospreciando, las palabras de L'Arachel tomaban todo el esfuerzo de Ephraim y lo arrojaba a la basura como si no tuviera importancia alguna. -Silencio.- Murmuró. -Entiendo perfectamente como te sientes, pero no piensas claro. Estás siendo la niña estúpida que llamo a los soldados y se quedó junto a mi en lugar de huir, arriesgaste a muchas vidas sin motivo alguno solo por hacer lo que tú querías.- Ephraim mantenía su posición, solo que mantenía su ceño fruncido y contenía sus ganas de gritar. -Estas viendo las cosas como tú quieres que sean, como tú tienes que verlas para justificar tu enojo, para poder insultar al reino que salvo a Rausten, porque si, te guste o no. Jehanna salvo a Rausten y después fuimos nosotros los que arruinamos su reino. Pero fue su culpa por bajar la guardia eso si... Deberías pensar antes de hablar la reputisima madre que lo remil parió. Teníamos recursos para salvar Renais? No! Sería estúpido pensarlo. Pero yo arriesgue mi vida de todas formas, ahora existen recursos, existen oportunidades y podemos salvar gente pero no puedo hacerlo solo. Piensa un poco, solo un poco. Cómo se sentiría mi gente si desaparezco y voy a ayudar al reino que les negó la entrada hasta que apareció yo... Ah! Claro! Tu no lo sabías verdad? De no ser por el actual rey de Senay todo un pueblo estaría muerto. Me tienen como un héroe, no quiero que me vean como una persona que busca ser reconocido. Son mis súbditos y todo lo que haga es por y para ellos. No puedo ir a luchar para liberar Jehanna ni Carcino, pero no pienso dejarlos y, la forma de que mi gente acepte liberarlos es si se convierten en parte de Renais. Se vienen tiempos oscuros para el mundo L'Arachel date cuenta joder! Quiero que para ese entonces Renais sea tan poderosa que los emergidos no nos miren y eso solo va a pasar si Magvel es poderosa. Unificando Magvel no habrá enemigo que no podamos derrotar. Las fuerza militar de Renais es la más fuerte del continente y no lo pienso desaprovechar. Te guste o no es la mejor forma de salvar a todos. A partir de hoy... No solo la gente de Renais es mi súbdito... Todo Magvel está bajo mi mando y los pienso proteger, los protegeré con mi vida. Cómo osas hacerme una pregunta tan estúpida después de haber visto de primera mano mi sacrificio, nadie se da cuenta y así lo prefiero, pero tú me comprendes... Eres una princesa y estuviste en mi lugar... L'Arachel... Con mi posición actual sería muy fácil para mí buscar a mi familia en todo el mundo, familia y amigos desaparecidos que ni siquiera apareces sabiendo que Renais ha resurgido, les ha pasado algo es seguro... Pero no puedo... No puedo mandar a buscarlos, nuestros recursos son limitados, y hay mucho que hacer en Renais, sin mencionar la guerra contra los emergidos de Jehanna y Carcino... No te haces una puta idea de lo fácil que sería quedarme sentado viendo cómo se reconstruye Renais pero... Que sucede si Jehanna y Carcino se hacen más poderoso? Los emergidos podrían volver, y déjame serte sincero. Yo pude porque he luchado toda mi vida. Tu que harás? Buscaras un campeón y liberaras tu tierra? Podría ser interesante pero... Que pasa si tu campeón muere? Soy uno de los luchadores más fuertes de Magvel he tenido muy buenos maestros por suerte, no encontrarás a nadie mejor que yo y...- Hizo una pausa para beber agua. -La mayoría de la gente no se sacrificaría por otros ni por todo el oro del mundo. Yo ya he dado mi vida muchas veces y pide la muerte más veces que cualquier ser vivo con solo dieciocho años... Sigo vivo y hasta que me muera me sacrificaré por todo el que tenga algo que proteger, ya sea soldado o no porque todos tenemos merecemos la oportunidad de vivir y yo, como gobernante tengo la obligación de brindarle esa oportunidad a todos sin mirar a quien, sea Laguz, branded o humano, sea mago oscuro o clerigo. Porque todos tenemos algo por lo que luchamos, todos tenemos una razón por la cual queremos volver a casa todas las noches, todos tenemos una razón para ser felices y... Alguien debe sacrificarse por el bien de los demás, si el que está en el poder no lo hace... Quien lo hará?- Ephraim por fin estaba calmándose y su mirada se tornó sería, su enojo se desvaneció por completo. -No creo que esto sea lo correcto, sé que es lo correcto. Protegeré a todo Magvel y pediré toda la ayuda que sea necesaria para ello.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Lun Oct 16, 2017 7:10 pm

Las palabras que salían de los labios de este hombre eran dolorosas. Dolorosas por completo. Cada palabra era una fina daga que se iba clavando en mi pecho. Cada frase era, sin duda, un recuerdo más de mi inutilidad. ¡Maldita sea! ¡Claro que comprendo su posición! ¡Claro que sé que lo que hace es muy complicado! ¡Soy perfectamente consciente! – ¡¿Y qué se supone que iba a hacer?! ¿Haber proclamado mi derecho al trono de Rausten? ¿Haber intercedido con las autoridades de Jehanna? ¡Mi mera existencia era un problema para ese gobierno! No tenéis ni idea de lo que es ser un problema para otros simplemente por existir. Vuestra desesperación me es familiar. ¡Por supuesto que lo es! ¡He vivido una situación hasta peor!  Soy consciente, Ephraim… ¡Soy consciente de que no puedo hacer ni una maldita cosa por mi misma!

Me tomé una pausa, completamente humillada y avergonzada de mí misma. Lo peor es que pensé que este hombre podría más o menos empatizar un poco. Solo un poco. No, mentira. La única que está siendo egoísta aquí soy yo. Lo entiendo perfectamente. – Sé que estoy siendo egoísta. No puedo hacer nada. A la hora de la verdad, es como decís, tendría que buscar a alguien que luchara en mi nombre. ¡Porque es así! ¡No puedo hacer nada! ¡No puedo hacer nada salvo sentirme inútil por todo esto! ¡No tengo vuestra capacidad de liderazgo! ¡No tengo vuestra destreza en batallas ni vuestros conocimientos en el arte de la guerra! ¡Todo lo que sé sirve para cuestiones de protocolo! ¡Nunca se me enseñó nada más! ¡Me protegieron del mundo por la muerte de mis padres! ¡No se estimó necesario que se me ensañara nada propio de la guerra!

Maldita sea… ¿Por qué? – Decís que es egoísmo. Decís que me muevo simplemente por hacer las cosas que yo quería. Permitidme corregiros. Para mí, vos erais una esperanza que perdí. Vos erais la representación de lo que yo tuve que abandonar y la esperanza de que es posible hacer algo. Mientras que yo, no. Mi única opción fue huir. Huir y esconderme. Evitar que me descubriera Jehanna. Hasta tuve que aprender a hablar como los plebeyos. ¡¿Cómo creéis que me sentí cuando tuve que abandonar toda posibilidad de recuperar Rausten?! ¡No fue por escapar! ¡No tuve otra elección! ¿Acaso os podéis imaginar lo doloroso que fue tener que abandonar mi lazo con mi única familia? ¡Vos mismo habéis pasado por algo similar! No puedo aceptar esas palabras vuestras. Seré una mujer débil a vuestros ojos. Quién sabe, quizá hasta una niña estúpida, como ya habéis destacado. Pero lo que he hecho ha sido siempre siguiendo las enseñanzas que me transmitió mi querido tío. Por muy gobernante que seáis, Ephraim, no pienso consentir ningún insulto a los muertos, y menos aún a él.

Pero, claro, ¿qué iba a saber él? ¿Qué diantres iba a saber él si tuvo la posibilidad de salvar su propio país? ¿Qué narices puede entender él cuando su mera existencia era motivo de esperanza para miles de personas, incluyéndome? – No tenéis ni la más remota idea de por lo que tuve que pasar, ocultándome durante todo este tiempo a los ojos de la nobleza de Jehanna. No tenéis idea del dolor que da saber que tu mera existencia es un motivo de división. Y tampoco tenéis idea de cómo se siente saber qué es lo que se debe hacer y sentirse completamente impotente al respecto por temor a ocasionar precisamente división… Yo también he pecado al decir cosas de vos fuera de lugar, y de verdad que lo lamento. Pero, ¡¿acaso tenéis idea de lo impotente que me siento en estos momentos?! Por mucho que arriesgue mi vida, ¡sé que no servirá! ¡Y no puedo pedir que otros luchen por mí! Porque yo no soy capaz de otra cosa que no sea sanar sus heridas. ¡No tengo la capacidad para luchar al lado de las tropas como hacéis vos! Yo... ¡Y no puedo hacer ni una maldita cosa! ¡Soy perfectamente consciente de que el mundo es cruel! ¡Soy perfectamente consciente de que la gente muere! Pero, ¿¡qué narices creéis que debo hacer!? Si no intento ser como era antes de todo esto, ¡no podré soportarlo! Así que, por favor... no me pidáis que no lo haga. Yo ya estoy en mi límite...

No sé en qué momento fue que me levanté, pero al final sentí como mis piernas empezaron a desfallecer y como caí al suelo. Me apoyé en el primer sitio que pude tocar y pude notar algo húmedo. Probablemente mis lágrimas. – Ephraim, decidme… ¿Qué debo hacer? Yo… ya no lo sé. No tengo vuestra fuerza. No tengo vuestra capacidad de liderazgo. Y ni siquiera soy capaz de pedir ayuda a absolutamente nadie. Pensé en contactar con Sindhu, pues tuve un contacto pasado con el país, para que dieran refugio a los civiles de Jehanna. Mas, de nuevo, no puedo. ¿Qué puedo hacer? ¿Construir un navío? ¿Robarlo? Ambas cosas me resultan imposibles. Pero aquí estoy. ¡No quiero sentirme así! Pero en el fondo siempre seré esa chiquilla que llegó demasiado tarde. Eso es un hecho innegable.

Las piernas no me respondían. Probablemente fueran por las lágrimas, pero lo cierto es que me había quedado sin fuerzas en ellas. Lo único que me queda es una opción… – Ephraim, si lo que decís es cierto. Si vuestras intenciones son esas… Ayudadlos. Os lo suplico… No tengo a nadie más a quien recurrir.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Lun Oct 16, 2017 8:35 pm

Ephraim una vez más estaba dispuesto a escuchar a L'Arachel tranquilamente, aunque su paciencia se agotó rápidamente, le molestaban las palabras de L'Arachel porque no sabía si el se había explicado mal o simplemente ella no entendía, parecía haberse cerrado en su pensamiento. 

Ephraim se paró golpeando la mesa del enojo en el mismo momento que la princesa de Rausten se levantó. Estaba por empezar a gritar y ganar la discusión, sabía cómo hacerlo, L'Arachel se lo había dejado servido en un plato, sin embargo sería solo eso, una discusión. Fue entonces que Ephraim entendió lo que había hecho, había hecho enojar a L'Arachrl sin sentido alguno, fue en ese momento que se calmó al instante debía explicarse mejor y hacer que ella se calmara para que llegarán a un acuerdo. La mesa no era muy grande, y eso era algo que el joven de cabello azulado agradeció porque de repente L'Arachel parecía estar débil, lo que pasó después fue un reflejo, se movió rápidamente por la derecha de la mesa para atrapar a la dama antes de que está cayese al suelo y se lastimara, recién en ese momento entendió que también debía protegerla a ella y debía hacer sacrificios por ella también, aunque no podría ceder ante algunas cosas porque simplemente no había otra salida.

-Estas confundida lady L'Arachel... Me temo que... No... O sea... No me entendió... No culpo a su tío de los conocimientos que le brindo... Nosotros no somos el espejo de nuestros maestros, tomamos los que nos sirve de el conocimiento que nos brindan pero al final hacemos lo que nos parece mejor... Rara vez hacemos lo que ellos hubieran hecho. Fueron algunos de mis maestros los que recomendaron defender el castillo cuando en realidad había que atacar.- Suspiro, estaba tan concentrado en lo que debía decir que olvidó que la tenía en brazos a medias y no la ayudo a levantarse. -Cada uno tiene su papel en la vida. Yo no sé nada de eso pero necesito saberlo, necesito alguien que sepa cómo tratar con otras personas importantes cerca mío. Tu no debes arriesgar tu vida, tu debes salvar las vidas que se arriesgan.- Ephraim acercó a L'Arachel hacia su pecho, hacia la armadura que ella le había mandado a hacer. -Para luchar bajo riesgo de muerte estoy yo... Tu puedes hacer algo mucho más importante... Algo importante de verdad, no importante como una estúpida guerra. L'Arachel... La paz no la puedo traer un guerrerlo...- Por fin Ephraim levanto a la joven de cabello esmeralda en brazos y la llevó hasta la silla y la sentó en la mesa, la razón de por qué la sentó sobre la mesa no era algo que sepa, simplemente a veces ayuda a distender la mente tener los pies en el aire y jugar con ellos.

-No quiero poder... Bueno... Sí quiero poder... Pero es para proteger a Renais, en Phoecis hay un emergido que reina sobre los demás y es imposible conocer sus planes. No quiero arriesgar a Renais... No... No quiero arriesgar a Magvel. Si necesitas un barco yo te daré uno, en persona iré a buscar sobrevivientes a Jehanna y a Carcino, los que sean pacíficos irán a Sindhu. Los violentos o soldados heridos se quedarán aquí o irán a Senay, el rey de Senay ya ha ofrecido su ayuda a Renais antes. Te necesito conmigo porque hay muchas cosas que yo no sé y no tengo tiempo de aprenderlas. No ahora... Una vez hayamos rescatado a todos los sobrevivientes posibles te acompañaré a Rausten, llevaremos un ejército allí y lo liberaremos, allí comenzará la conquista. Supongo que podríamos establecer una base en Rausten. Es un buen lugar... Peor ahora tendremos soldados de verdad, tendremos alimentos, armas y armaduras de primera clase. También pediré wyverns y... Los pegasos ya han vuelto a Frelia por lo que habrá más jinetes.-  No tenía sentido seguir discutiendo con L'Arachel, por suerte fue algo que Ephraim entendió a la perfección y ahora hablaba calmado frente a ella, estaba parado un poco más alto que la dama con las manos en la cintura apoyando todo el peso de su cuerpo en la pierna derecha. -Te lo pediré una vez más... Lady L'Arachel me otorgaría el honor de tenerla a mi lado como asesora? Realmente se lo agradecería mucho.- Tomo el vaso de agua y lo envío hasta que no quedó nada en el. -He de admitir que establecernos en Rausten es un capricho. Pero... Volver a casa ayuda a despejar la mente y ver las cosas como realmente son, duele. Duele mucho... Hace unos meses atrás volví al castillo, una asesina intento matarme y lo hubiera hecho de no se porque los emergidos entraron para invadirlo... Creo que te ayudaría y... Como agradecimiento por ayudarme empezaré recuperando tu reino si está de acuerdo mi Lady.- La verdad es que a estas alturas los modales eran un poco confusos a veces estaban presentes y otras veces no.

A pesar de la diferencia que había marcado antes la dama, había algo que era cierto. Ella y Ephraim eran bastante parecidos o eso pensaba el príncipe, ambos hacian lo que les parecía mejor. El podría haber ganado esa discusión, porque aunque él no se escondía de nadie siempre luchaba contra enemigos que intentaban matarlo, estuvo por dos años luchando todos los días a veces sin comer y otras sin dormir, pero a veces era mejor perder una batalla en lugar de perder la guerra, esperaba que la discusión ya hubiera pasado y confiaba en que había tranquilizado a L'Arachel.


Última edición por Ephraim el Miér Oct 18, 2017 10:02 am, editado 1 vez
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Mar Oct 17, 2017 1:49 pm


Esta vez, a diferencia de hace unos instantes, las palabras de Ephraim demostraron ser todo lo contrario. Donde antes me parecieron dagas que apuñalaban mi corazón, un cálido manto que parecía arroparme surgieron de las mismas. Sus brazos, cuando me abrazaron, se sintieron muy cálidos, tanto que ya la poca resistencia que pude haber mostrado inútilmente a mis emociones cayó por completo. ¿Cuánto tiempo deseé yo esto? ¿Cuánto tiempo he estado deseando que alguien, quien fuera, hiciera algo así? A pesar de mi inutilidad e incapacidad, hay alguien que, aunque sea indirectamente, me pide que haga lo mejor. Que puedo hacerlo. ¿Cómo no voy a actuar como una verdadera niña estúpida, dejándome consolar por aquellas palabras que aliviaban temporalmente mi pesar y aquellos brazos que me hacían sentirme más segura de lo que jamás me había sentido en años? Eso era, simplemente, imposible. Lloré y lloré. Fue completamente vergonzoso, pero lo hice.

No sé cuánto tiempo estuve así. Lo único que recuerdo es que después de haberme desahogado me encontré con este hombre llevándome en brazos y depositándome en la mesa. ¡Por el amor de San Latona! ¡Esto ya es demasiado! Aunque admito que era necesario, considerando mi estado actual… ¡No, L’Arachel! ¡No le des demasiadas vueltas! Ha debido hacerlo simplemente o bien por amabilidad o simplemente porque es un hombre que no tiene en cuenta la situación. Probablemente lo segundo…

Cuando habla parece sufrir mucho. ¿Cómo no he sido capaz de ver esto antes? Estoy nerviosa. Demasiado nerviosa. Esta no es una sensación normal y este hombre tiene que ser el causante. ¡Ha debido ser ese gesto! Antes no sentía lo mismo, pero ahora… Supongo que ahora siento cierta verdadera empatía hacia él. Sin embargo, no pude evitar dejar escapar una pequeña risa cuando, de nuevo, me dio la elección. – Sois cruel, Majestad – aquella fue la primera vez que me dirigí a Ephraim por su nuevo título. Ya no es un simple príncipe. – Me veis así, destrozada, y me forzáis a elegir –dije a modo de broma, para relajarlo un poco. – Mas tenéis toda la razón. No podré avanzar si no lo hago, ¿no es cierto? – me sequé las lágrimas, mientras esperaba a que mis piernas recuperasen sus fuerzas. – El honor será mío. Permitidme aceptar esa responsabilidad.

Tras unos pocos ejercicios de respiración para tranquilizarme, las fuerzas volvieron a mis piernas y decidí reincorporarme. – Perfecto. Puedo mantenerme en pie – informé, satisfecha. – Veamos, si el objetivo es salvar tanto a Jehanna como a Carcino de los emergidos serán necesarias tropas. Ese aspecto está cubierto. El problema serán todos los asuntos diplomáticos. Debéis saber que sois todo un experto en explotar a vuestros hombres, majestad – dije, de nuevo a modo de broma. – Pero si existe una forma de hacerlo, desde luego mi deber es asesoraros de la forma que lleve a esa finalidad, ¿me equivoco? Dicho esto… Recuerdo que estaba por aquí… ¡Ajá! ¡Aquí está!



Extraje un pergamino de ahí y lo expuse en la mesa. Se trataba de un mapa del mundo. No era la primera vez que lo veía. Sabía ya dónde estaba. – Nosostros debemos encontrarnos más o menos aquí – señalé un punto en concreto del territorio de Renais. – Nuestros objetivos son dos: proteger a los pueblos de Carcino y Jehanna y adoptar los territorios como parte de Renais y así garantizar que esta protección perdure. Carcino es una república que carece de mucha potencia militar. Creo que aceptarán toda ayuda que se les preste. El mayor problema será Jehanna, sin duda – me quedé dubitativa. – Sus mercenarios son leales a quienes les paguen, si queda alguno. Y no es posible contactar con la familia real. Anteriormente lo era. Ahora lo será aún más, que ni siquiera sabemos su estado.

Aparté un momento mi mano del trozo de tierra que era Magvel y, con un movimiento de mano, tracé lo que sería una línea imaginaria desde Renais hasta lo que antes era Rausten. – Probablemente Rausten haya sido ya abandonada. Quedarán emergidos, pero pocos. Si hay una localización geográfica que conozca como la palma de mi mano, esa es mi patria. Conozco lugares desde los que poder investigar con un buen porcentaje de seguridad. Además, Rausten y Renais comparten una ventaja. Desde ambos lugares se puede acceder tanto a Carcino como a Jehanna. Dudo que los emergidos sean capaces de esperarse un ataque desde dos puntos, lo cual, sin duda, podría ganar el favor de los mercenarios supervivientes.

Dejé un tiempo el mapa y volví a mirar a Ephraim. Esperaba que estuviera de acuerdo con esta sugerencia que, en otras circunstancias, podría ser de locos. – Señor, me gustaría partir a Rausten. Es posible que sea la única persona en el continente que conozca el área, dada la situación en Jehanna. Además, si este grupo encontrara heridos, sería capaz de sanarlos. Aquí ya hay una serie de sanadoras especialmente capaces. No las veo capaces de entrar en batalla, mas puedo asegurar su efectividad desde la retaguardia con completa seguridad – aquel trío de ancianas. Hablarán mucho, pero su eficacia es innegable. Si tan solo hablaran menos podrían ser unas sanadoras casi milagrosas – ¿Qué opináis? No soy ninguna estratega. ¿Creéis que es una idea factible desde la que partir? En cuanto a las misivas, si habéis tenido una buena relación con el rey de Senay, creo que es mejor opción que seáis vos quien contactéis con él. Yo apelaré a las autoridades de Sindhu y les haré saber las intenciones de proteger al pueblo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Miér Oct 18, 2017 9:53 am

Ephraim se había confundido, no entendía por qué L'Arachel había pasado de llorar a reirse, pero eso no era todo sino que sus palabras coincidían con las de una persona enojada, no con una persona que está riendo, además, era perfectamente comprensible que estuviera llorando pero ¿reirse? Ephraim cerró lentamente los ojos y murmuró  -Lo siento.- Suspiró. -Pero necesito una respuesta.- Lo que pasó después solo confundió más a Ephraim porque de un momento para otro L'Arachel parecía haberle entendido, el joven de cabello azul solo asintió, al final cuando la princesa decidió ayudarle Ephraim sonrió de lado como si hubiera cumplido su objetivo, luego se acercó hacia ella y se sentó a su lado sobre la mesa.

Ahora estaba todo más calmado, cosa que parecía imposible desde el principio ya que L'Arachel entró presipitada desde un principio, sin embargo algunos insultos de la dama hicieron que Ephraim terminara bajando la cabeza y suspirando. -Lo se...- Murmuró antes de seguir escuchándola aunque por un momento perdió el hilo de la conversación porque tuvo un recuerdo de su hermana muchos años atrás sentada en una silla que era más alta que ella, fue extraño y doloroso por lo que el joven cerró fuerte sus ojos y los abrió de golpe volviendo hacia la princesa de Rausten. ¿En qué se equivocaba? Ephraim debería prestar más atención para saber de qué se perdió pero, con su capacidad no podría hacerlo y era muy probable que solo siguiera la conversación como si nada.

Ephraim una vez más volvió a pararse, esta vez para darle lugar a L'Arachel en la mesa, ahora la escuchaba atentamente mientras miraba el mapa pensando cuál sería la mejor alternativa, los mercenarios serían un verdadero problema porque si les rinde más saquear Jehanna y Carcino, no solo roban recursos del lugar sino que se exponen a malas condiciones para luchar contra emergidos, en un principio no debería haber mercenarios luchando en las filas de Renais o por lo menos no si tienen una pizca de pensamiento criminal. Ellos irían a Senay pero Ephraim desconocía a la gente de ese reino, solo sabía que había criminales redimidos, por lo que no estaría tranquilo enviando civiles allí, antes la joven de cabello color esmeralda había mencionado algo de Sindhu, irían allí en caso de que se lo permitieran claro.

Por suerte la princesa nombro a Sindhu una vez más, ahora el joven peli-azul estaba seguro de lo que haría, además, si ella conocía el lugar sería perfecta para mandar una expedición aunque dado su poco poder de lucha sería peligros. -Sientate por favor.- Dijo Ephraim antes de volver a la silla donde estaba sentado antes. -Partirás en tres días con quince soldados. Tienes tres días para leer dos libros básicos de estrategia, no son muy pesados de leer pero debes comprenderlos. Yo hablaré con el rey de Senay, rescataremos a todos los que podamos, si algún mercenario pide oro para ayudarnos será enviado junto con todos los demás refugiados a Valentia pero se quedará en Senay. Confío que allí podrá estar con gente que se pueda llevar bien con él, además Thoth puede terminar persuadiéndolo de que nos ayude como soldado en lugar de un mercenario caro. Si alguien ayuda voluntariamente lo tomaremos como soldado.- Suspiró. -Yo debo mantenerme aquí hasta que la muralla esté medianamente lista, luego partiré a ayudarte... Iré solo, empezaré con algunos hombres pero los repartiré por Jehanna. Te aviso que iré solo porque ya se que dirás y no está abierto a discución el tema. Yo ya he luchado contra emergidos solo mucho tiempo, puedo con esto... Y por último... No quiero que ataques el castillo tu sola porque no sabemos qué puede haber allí dentro. Recuerda la última batalla L'Arachel. También empezaré con la construcción de barcos, un ingeniero está viajando hacia Renais en estos momentos, él nos ayudará a contruír barcos y catapultas para la frontera. Si tienes alguna otra pregunta dime, de otra forma iremos al corazón del castillo y te mostraré algo.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Jue Oct 19, 2017 6:16 am

Probablemente fuera porque estaba bastante agotado, pero Ephraim estuvo un tiempo sin reaccionar. Otro motivo posible podría haber sido nuestra discusión de hace poco. Independientemente del caso, lo cierto es que al final respondió y, si bien es cierto que no corrigió nada, si que me dijo que leyera libros sobre estrategia. Dos, ¿eh? Lo dicho: es todo un experto a la hora de explotar a los efectivos. Aunque hubo un detalle que no se me pasó por alto. Si no me equivoco, creo que tiene que ver con el hecho de que exigía mucho – Solo una duda, mas creo que es importante aclarar algo. Si bien he dicho que se os da bien explotar a vuestros hombres, no creo que ellos se quejen de ello. Todos, incluida yo, estamos aquí porque así lo hemos deseado, independientemente de las circunstancias. Tened eso en cuenta – aclarado aquello, lo siguiente era solucionar mi déficit cuanto antes. – Dicho aquello, me gustaría saber una cosa. ¿Asumo que los libros de los que me hablasteis se encuentran en la biblioteca? – de ser así, sería fácil encontrarlos, sin duda.

En cuanto a la idea que tuvo, me pareció bastante acertada. Si el rey de Senay es capaz de organizar ese tipo de problemas con facilidad, podría hasta ser útil. Desconozco su identidad, pero debe ser un sujeto interesante, cuanto menos. No creo que haya nadie capaz de cambiar la forma de vida de un mercenario… Mas no se pierde nada por probarlo. Por otra parte, como si me hubiese leído la mente, ya dijo que no iba a atender a razones con respecto a ir solo. – Un último detalle. Si bien no podré convenceros de no ir por vuestra cuenta, al menos prometedme que ejerceréis todas las precauciones necesarias. Renais será libre, mas esto no es el final, majestad. Es el inicio. Dicho esto, creo que no tengo ninguna pregunta. Leeré los libros para estar preparada antes y durante el viaje.

Definitivamente, seguía siendo el príncipe suicida que conocí en su día. Ahora se le podía ver un poco más sereno, pero estaba claro que aquello no fue fruto de la desesperación, sino de su personalidad. ¿Cómo diantres le han educado en el castillo antes de que sucediera todo esto? Si no fuera por sus dotes de liderazgo y carisma, me costaría demasiado creer que fuera de la realeza. Más aún un rey, considerando lo acontecido.

Empezamos a caminar al castillo y, cómo no, tenía que estar el trío de ancianas tan sociables y metiches como de costumbre. ¿Lo peor? Que estoy segura de que han empezado a cuchichear cosas sobre mí. Y conociendo las circunstancias anteriores en las que estuve yo involucrada… Por el amor de San Latona, ¡no te ofusques, L’Arachel! Debo seguir confundida por toda aquella conversación. Luego me aseguraré de saber exactamente qué han dicho. He de solucionar este malentendido cuanto antes.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Vie Oct 20, 2017 5:01 pm

La aclaración de L'Arachel provocó que el principe suspirase, si bien sabía que todos estaban ahí por voluntada propia, debía darles un descanso y lo tendrían, el descanso digno de un héroe de guerra para todos los que lucharon durante y después de la caida de Renais. Ya no quedaba mucho tiempo de batalla, el invierno estaba por acabar dando lugar a la primavera que junto al otoño Ephraim consideraba las mejores etapas del año para tener batallas ya que no hacía ni demasiado frio ni demasiado calor, además las lluvias para un buen estratega podrían ser una gran ventaja aunque eso solo sería algo de lo que preocuparse en Carcino, ya que en Jehanna serían más escasas por el desierto que ocupa un gran porcentaje de su tierra.

-Lo comprendo mi Lady, sepa que no soy alguien que muera fácilmente. Se necesitaran más que una decena de emergidos para acabarme a mi solo, si llevo a mis hombres conmigo no tendrán ninguna oportunidad y siempre que ande solo tendré la precaución de no enfrentarme a más de veinte enemigos a la vez, no pienso dejar a mi gente sin gobernante a menos que no haya otra opción y salvar a Magvel requiera que mi vida sea sacrificada.- Respondió para aclarar las cosas y darle tranquilidad a la dama de cabello color esmeralda, luego se paró y empezó a caminar. -En marcha. No están en la biblioteca, están en el castillo, pedí a algunos hombres que quitasen las piedras de una de las habitaciones, el castillo será lo último que se construya pero necesitaba comprobar que... Mi hermana ni mi padre estaban allí.-

Ephraim caminaba por las calles de la ciudadela, a medida que caminaba la gente le hacía una leve reverencia y continuaba trabajando, tenían mucho trabajo por hacer por lo que no podían perder tiempo molestándolo porque él también tenía cosas que hacer, la mayoría aburridas y diplomáticas pero eran cosas que hacer. Al pasar junto a unas ancianas que habían luchado en la gran batalla, Ephraim hizo una pequeña reverencia antes de continuar avanzando.

Al llegar a la entrada del corazón de Renais, el palacio real había que trepar por algunas piedras antes de poder caminar con pocos obstáculos, si pocos, porque había que esquivar montañas de escombros o alguna que otra columna que estuviera caida. Por supuesto Ephraim para cada piedra a la que había que subir le tendía la mano a la princesa para ayudarla, lo único que le faltaba era que se lastimara, eso era algo que nunca se lo perdonaría.

Una vez dentro no había mucha iluminación, todos los lugares donde poner antorchas estaban rotos o llenos de polvo de escombros, había que andar con cuidado hasta llegar al pasillo principal que conectaba a básicamente toda la planta baja del castillo con el salón real, esa parte estaba intacta y la luz del día era suficiente para iluminarlo todo. -Por aquí.- Ephraim giró hacia la izquierda hasta un marco de puerta, la puerta estaba en el suelo pero esa habitación estaba sorprendentemente limpia. -Aquí es donde mi padre se reunia con gente importante, es el único lugar que no pude registrar después de aquella batalla...- Caminó hacia un escritorio partido en dos por una piedra que había sido retirada anteriormente, tomó de uno de los cajones y jaló con fuerza hasta que rompió el escritorio y sacó el cajón. Había cuatro libros, uno era de cuentos de niños y los otros de estrategia básica, Ephraim tomó los tres y se los entregó a L'Arachel. -Son estos, apréndelos bien antes de salir... La vida de los soldados estará en tu manos, no de la forma que estuvo antes, no porque no pudiste curarlos... Sino que... Si alguno cae sentirás el peso de tu incompetencia... Lamento pero me siento obligado a advertirte de ello, es el peso de comandar un batallon.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Sáb Oct 21, 2017 11:13 am

Suspiré cuando escuché la explicación. Por lo menos, dijo que tendría cuidado con lo que hiciera. Sin embargo, no pude evitar pensar que se sobreestimaba demasiado cuando aseguró poder con tamaña cantidad de emergidos. Incluso en el mejor de los casos, dudo que pudiera contra diez él solo. Siguen siendo muchísimos. Por otro lado, no pude evitar estar tensa cuando dio la posibilidad de que podría salvar Magvel con su sacrificio y lo haría si fuera necesario. Sin embargo, lo único que hice fue asentir cuando me indicó por dónde caminar.

¡San Latona bendito! Sí que fue complicado tener que trepar. Sin embargo, por muy agotador que lo fuera, no pude evitar pensar que todo el esfuerzo físico que estoy realizando en estos momentos no será nada en comparación al esfuerzo mental que tendré que realizar con las ancianas. Suspiré, aunque para ese momento no estaba segura de si era por el cansancio o si era por el agotamiento físico. Lo que sí que agradecí fue la asistencia. ¿Cómo narices podía él tener tanta resistencia? Supongo que conocer el interior del castillo ayudaba.

Finalmente, entre caminos de sombras y luz, llegamos al lugar destinado. El comentario que hizo, introductorio, me hizo pensar que él, también, debía estar preocupado por su familia. Es obvio. Debía estarlo. ¿Quién no lo estaría, dada su situación? Además, es preocupante que no hayan venido tras saberse que Renais está libre. ¿Acaso no les habrán llegado las noticias?

La advertencia que me dio no iba a caer en saco roto. Si bien es cierto que me dio un libro más de los que había dicho anteriormente (¿no he dicho ya que es un experto en explotar a sus hombres? A estas cosas también me refería), lo cierto es que lo aprecié. – No os preocupéis. Me encargaré de protegerlos con todo lo que tengo. Los guiaré lo mejor que sepa gracias a estos libros y me encargaré de protegerlos con la sanación. Por otro lado, me gustaría que me llamarais L'Arachel. Aprecio que respetéis mi antiguo título, mas ya no soy princesa de nada.

Con suerte, quizá, habría otros libros que localizar en Rausten. Puede que hubiera alguno que estuviera en buen estado y también me sirviera para profundizar. Sea lo que sea, lo cierto es que estos libros son de especial valor. – Majestad, perdonad mi indiscreción, pero, ¿por qué me habéis pedido que viniera con vos? ¿No habría sido más efectivo pedir a unos soldados que lo registraran? ¿Por qué venir vos mismo?

Debía asegurarme. Si mi deducción era correcta, entonces debía intentar hacer algo por él, como ya había hecho por mí. La cuestión es, ¿cómo hacerlo?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Miér Oct 25, 2017 1:17 pm

-¿Quién crees que sos para decir eso?- Ephraim perdió la cabeza al oirla porque ahora tenían la oportunidad de recuperar Rausten y ella decía que no era una princesa así, como si nada. El joven de cabellos azulados no lo entendía, él durante toda su niñéz jamás dijo que no era un príncipe si bien algunas veces prefirió omitirlo jamás lo vio así, no le gustaba nada ese título pero aún así lo portaba aunque fuera de mala gana, ahora venía otra princesa y decía que no era princesa de nada, estaba abandonando a su gente y no podía permitirlo. -¿Vas a responder L'Arachel? ¿Eh? ¿Lo harás?- Ephraim empezó a levantar la voz poco a poco. -¿Tan fácil te es abandonar a tu gente? Porque ellos no te necesitaron antes porque los ayudó Jehanna de una u otra forma, el tiempo que estuvieron caidos fue muy poco porque Jehanna actuó realmente rápido. Ellos te necesitan ahora, ellos necesitan una princesa, alguien a quién seguir. Así que decime. ¿Quién crees que sos para dejar el destino de todo un reino al azar?- Para este punto ya estaba casi gritando. -Así si debe ser fácil comandar gente ¿no? No sos princesa no tenés la culpa, los salvas a todos y sos una heroina, nadie anda dicendo solo que cumpliste con tu deber.- Sin darse cuenta, en algún momento Ephraim tomó a L'Arachel de los hombros y su rostro estaba muy cerca del de ella, mantenía el ceño fruncido y la boca abierta, luego se alejó un poco y la soltó, conteniendo las ganas de empujarla porque era una dama al fin y al cabo y terminaría cayendo por la fuerza de Ephraim.

-Como sea... Te guste o no irás como la princesa de Rausten a donde sea, eso ayudaría mucho... Lamento no dejarte el título de heroina...- Bajó la voz intentando calmarse y entró a la habitación para sentarse en una silla frente al escritorio sin hacer nada. -Con respecto a lo otro... Lo siento. No lo había pensado, deja que me calme un poco y te ayudaré a bajar. Por alguna extraña razón este lugar me da paciencia, la paciencia que necesito para no salir corriendo por el mundo buscando a mi hermana, mi padre y mis amigos... Creo que solo debe ser porque es el último lugar en donde busqué es extraño...- Ephraim suspiró y se levantó de la silla, luego se acercó hacia la puerta. -Salgamos de aquí.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Miér Oct 25, 2017 6:16 pm

Por muy extraño que me resultara, mantuve la calma hasta el final, escuchando los gritos de Ephraim. Suspiré cuando había terminado. – Responderé a todo. Pero antes, permitidme hacer lo que los plebeyos llamarían "devolver la pelota". ¿Quién es el que está actuando como un niño malcriado ahora? No elegí ni ser princesa ni no serlo. Es un hecho que Rausten no existe. Aunque quisiera, no podría proclamarme la princesa de un país que no está. En segundo lugar – di una pausa. – Comprendo vuestro enfado mucho más de lo que creéis y por eso voy a suponer que vuestras intenciones distan mucho de vuestras hirientes, necias e incorrectas palabras. ¿Acaso no recordáis cuando os dije anteriormente que iba a ir a Jehanna para salvar cuantas vidas pudiera?

No me dejé amedrantar por las palabras ni los actos del joven rey. Esta vez no. Es más, no iba a consentir que dijera algo que no es. – Permitidme aclararos una cosa, Majestad. En ningún momento pensé en mí misma como heroína ni deseé serlo. Soy una fracasada que para cuando quiso hacer algo ya su país había desaparecido. No espero ningún tipo de vitoreo, por mucho que actúe en ocasiones como tal. Vos, Majestad, conocéis tan bien como yo el dolor de perder todo aquello que apreciáis. Sin embargo, poco a poco, incluso si quizás jamás llegue al mismo nivel, podréis restaurar vuestro estado y llevarlo a un cierto grado de normalidad – me coloqué entre él y la puerta. – Sin embargo, eso no es cierto para mí y lo sabéis. Os lo he dicho ya: vos sois mi esperanza. Vos sois la única persona que en estos momentos puede hacerme ver algo que no sea desesperación. Vos representáis una de las pocas luces en este mundo. La única con la que puedo sentirme cercana.

Dejé los libros en el suelo para acercarme a él, con los brazos abiertos. – Dicho esto, espero que me perdonéis lo que voy a hacer, mas en este lugar creo que se pueden evitar miradas y comentarios indiscretos.

Cuando me acerqué, lo abracé. Era más alto que yo, pero al menos intenté consolarlo de la mejor forma que pudiera. Llevé una de mis manos a su cabello y lo acaricié. Era sorprendentemente sedoso, he de admitir. Pero eso no era lo importante ahora mismo. – Ni vos ni yo somos héroes. Hacemos y haremos lo que podamos con lo que tenemos. Yo, como asesora, asistiré. Si es necesario, usaré el título que ya perdí. Pero, sabed una cosa. Existen quienes profesan lealtad y admiración a vos al igual que otros que os tienen en alta estima y conocen que no sois más que un hombre detrás de la fachada de rey. Permitidnos a esos pocos soportar parte de vuestro sufrimiento – abracé un poco más fuerte. – Está bien llorar. Pero, si no lo hacéis, entonces seré vuestros oídos para escuchar vuestro sufrimiento cuando estéis listo. Pero, por favor, si es demasiado duro, contadme. Os lo pido no como otra princesa ni como asesora, sino como posible amiga, si no os inoportuna – me alejé un poco de él y tomé sus manos. Lo miré. ¿Cómo era posible que no se diera cuenta de que no está solo? Con la de gente que lo aprecia... Tengo que hacérselo saber. – No estamos solos, Ephraim. Ya no. No tenéis que soportar la carga vos solo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Jue Oct 26, 2017 12:09 pm

Una vez más Ephraim se sentía enojado, la boca de L'Arachel no tenía filtro alguno, sin embargo estaba muy en desacuerdo con lo que decía, al admitir ella que su reino había desaparecido y ya no era una princesa, implicaba que él no había sido un príncipe cuando recuperó Renais, que podría haber buscado una vida tranquila lejos de allí, pero eso no era lo peor, lo peor era la posibilidad de que su familia y amigos hubieran pensado lo mismo que la dama de cabello esmeralda, que hubieran esperado a que algún país como Jehanna lo absorbiera, en ese momento los brazos de Ephraim cayeron a sus costados pegados al torso sin moverse. Ephraim no aceptaría esa posibilidad, ninguno de sus seres queridos la habría aceptado pero L'Arachel no era tan diferente a ellos, era fuerte y decidida y, aún así había abandonado Rausten. El enojo del joven aumentaba cada vez más pero no podía canalizarlo en L'Arachel, no podía enojarse con ella, no podía explotar como realmente quería y decirle todo lo que se merecía, sentía el impulso de guardarse todo para él e intentar arreglar las cosas por su cuenta como haría con cualquiera de sus súbditos solo para no preocuparlos.

Pero sin duda lo peor fue cuando ella lo abrazó. -Entiendo.- Murmuró sin saber por qué había dicho eso, no tenía sentido, ¿qué había entendido? De repente se calmó y se molestó mucho por eso, no podía ser que no se pudiera enojar con L'Arachel después de todas las cosas que le había dicho ¿quién en su sano juicio no se enoja después de que lo insultan sin razón alguna? No podía comprenderlo pero entonces se dio cuenta de una cosa cuando ella lo abrazó más fuerte. ¿Hace cuánto no lo abrazaban? Probablemente la última persona que lo hizo fue su hermana, habían pasado años pero era normal, era una guerra. Por unos momentos Ephraim no estuvo en sí, no hacía nada, no movía ni un solo músculo y se mantenía mirando el cabello de L'Arachel.

Recién pudo volver en sí cuando la princesa de Rausten le tomó de las manos, entonces, Ephraim la miró a los ojos con el ceño fruncido. -Solo... Si desapareces por algún motivo avísame.- Murmuró con un tono bajo y frio. -Ya no quiero ver desaparecer gente sin razón, si desapareces me iré de Renais y buscaré personalmente a todos... Aparentemente has aceptado esa responsabilidad por tus palabras. Eso incluye no morir porque de hacerlo estaré muy enojado contigo. Vamos.- El joven se liberó de las manos de L'Arachel, levantó los libros del suelo y se las arregló para pasar por la puerta con la mirada baja. -Tengo que preparar todo para la llegada de la gente de Carcino que ayudará a reconstruir el castillo, construír barcos y artillería para defender Renais. Vamos porque no puedo perder más tiempo haciendo nada y tu debes empezar a leer, si tienes alguna duda solo pregúntame y te pondré en alguna situación de una batalla para que la resolvamos juntos, se aprende con la práctica, al principio te costará tomar deciciones pero lo aprenderás pronto probablemente.- La parte que Ephraim no había dicho era que él había aprendido a tomar solo las deciciones correctas rápido después de que hubieran muerto tres de sus hombres un año atrás, antes le costaba y solo se concentraba en la pelea, la verdad lamentaba mucho por lo que estaba por pasar L'Arachel porque probablemente de los quince soldados moriría la mitad, en la guerra la gente muere era algo normal ahora ella debía entenderlo desde un punto de vista diferente al que estaba antes. -Puedes llamarme Ephraim si quieres.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Vie Oct 27, 2017 1:01 pm

Ahora que lo veía de cerca, este rey podía ser hasta mono en ocasiones. Supongo que habrá sido cosa mía, pero me ha parecido durante un instante que estaba un poco nervioso. Aunque más que eso me sorprendió el hecho de haber querido quedarme para mí ese momento. No pude evitar reír un poco ante lo tonta que me sentí al pensar de esa forma. – Imagino que seréis consciente, pero por si acaso, os haré mención: yo no soy la única que debe cumplir con la responsabilidad de no morir. Vos igual. No sé si sois creyente de algún culto, pero como se os ocurra la desfachatez de morir, me ocuparé de asegurar vuestro nombre con el de los demonios de la mitología. Espero que sea un buen incentivo. Esos demonios son tan peligrosos y fieros como horrendos – reí un poco de nuevo.

Asentí cuando dio ya la orden de salir. Desde luego, ahora me sentía completamente diferente a antes. Este príncipe… no, rey. Todavía no me he acostumbrado a eso. Sea lo que sea, tengo que demostrarle que soy de confianza y de utilidad. No quiero que cargue con ese peso él solo. Lo que sí que no entendí bien fue lo que dijo de las decisiones. No por la toma en sí, sino porque me dio la sensación de que había algo más allá de sus palabras. Supongo que ya es bastante habiéndole hecho relajarse un poco (o eso creo). – Como deseéis, Ephraim – dije. – Me aseguraré de estudiar estos libros con todas mis fuerzas – añadí.

Probablemente acabe entiendo un poco más el sufrimiento de este hombre. Esos libros no eran solo un método de estudio, sino una gran responsabilidad que había aceptado desde que decidí ser la asesora de este rey. Ahora mismo no solo controlo mi vida, sino también voy a ser responsable de otras muchas. ¿Acaso podré? ¿Acaso podré hacer algo yo, que nunca he sido capaz de estar dirigiendo tropas? No… No debo pensar de forma negativa. Debo ser más positiva. Debo hacerlo lo mejor que pueda y el único método es estudiando para proteger la mayor cantidad de vidas posible. Querido tío, sé que leer esto y estudiarlo desobedece por completo lo que deseabais para mí, mas este es el camino que he elegido. Espero que me podáis perdonar, allá donde estéis.

Acabamos saliendo del lugar y, una vez allí, me volví a dirigir a Ephraim. – Sé que es una pregunta muy personal, mas creo que debo hacerla… Creo que sé el objetivo de los libros, Ephraim, y lo que queréis transmitirme… Por mucho que espere que nunca llegue el momento, sé que lo hará… ¿Qué hicisteis vos cuando os sucedió?


Ni siquiera pude prestar atención a la respuesta que me iba a dar Ephraim cuando, de pronto, me percaté de dos detalles que, individualmente, no habrían sido en absoluto preocupantes, mas no podría decir lo mismo cuando se dan al mismo tiempo. Había hablado a Ephraim usando su nombre por petición del mismo. Eso no daba ningún problema. El problema era que, por ahí, estaba Arantxa. Por supuesto, el problema fue que me vio referirme al rey por su nombre. – ¡PRIMICIA! – tras aquel pequeño grito, una risa siguió a la anciana que, para su edad, iba a una velocidad extrema cuando se dirigió a sus dos amigas, Leandra y Miriam. Una mirada de las ancianas me bastó para saber exactamente qué les había dicho Arantxa. – No… Oh, no… Oh, no no no no no no... Que los espíritus me acojan en su gracia… Y mira que me esforcé...

Se acabó. Ahora iba a ser la comidilla de ese trío. ¡Con lo que me esforcé para precisamente evitarlo! Suspiré. Era inútil combatir contra esas señoras. Y encima tengo que verlas una vez más por su última sesión de adiestramiento... Este día va a ser uno muy largo... ¿Por qué tenía que ser hoy, precisamente, cuando todo saliera mal? – Qué se le va a hacer ahora… – suspiré. Cómo me alegraba que Ephraim les cayera en gracia. Si no, el joven rey ya podría decir adiós a su reputación…

Miré hacia el trío. Claro, por supuesto que iban a seguir hablando ahí, entre ellas. La pregunta es cómo no lo harían, más bien. Ya han encontrado su nuevo entretenimiento... Me alegra caerles yo también en gracia...
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Mar Nov 07, 2017 10:34 am

Ephraim intentaba entender qué tenía de gracioso el ser comparado con un demonio, pero si la dama se había reído era seguro que no estaba hablando en serio, lo que escuchó poco tiempo después le dio una gran tranquilidad, cuanto más dedicación invirtiera en su preparación mejor sería y menos probabilidades de fracaso habría.

La pregunta que vino apenas salieron del castillo dejó a Ephraim confundido porque no sabía cómo responder, recordaba solo un poco de esa primera vez, pero había solo un posible movimiento en ese entonces sacrificarse por sus hombres, probablemente así como ellos lo habían protegido él había intentado protegerlos, era una deshonra no recordar los nombres de esas personas, de un momento para otro el joven de cabellos azulados se enojó, apretó la mandíbula y, antes de responder a L'Arachel suspiró. -Ya no bastaba con cuidarnos entre nosotros y empecé a interponerme entre el arma del enemigo y la de mis hombres, ellos murieron porque hicieron lo mismo que yo probablemente... No lo recuerdo muy claro.- Generalmente no le hubiera molestado, pero en ese momento el enojo de Ephraim creció porque L'Arachel lo había ignorado, se cruzó de brazos y miró con desapruebo a la dama de cabello esmeralda. -¿Qué se le va a hacer? Estoy seguro de que me reprocharías si te hiciera lo mismo, si deseas ser mi amiga nunca tomes la vida de un soldado a la ligera, tendrás que pensarlo todo dos veces en Jehanna. Porque puedo asegurarte que quizás solo uno de los soldados que vaya contigo quede con vida y quizás termine incapacitado de por vida, condenado a vivir necesitando de otros L'Arachel.- Le dio la espalda y empezó a caminar hacia la tienda donde estaba anteriormente intentando borrar su enojo para que su gente no se preocupara, además, todavía tenía mucho que hacer y si lo veían con mala cara probablemente le tendrían miedo o algo, a nadie le gusta ver un gobernante con mala cara.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Mar Nov 14, 2017 9:27 am

Como si lo que había pasado con Arantxa no hubiese sido suficiente, ahora encima Ephraim me había malentendido. ¡No puedo dejar eso así, sin más! ¡Tengo que aclararlo! Me dispuse a seguirlo, de nuevo en la tienda. – Habéis malentendido por completo mi comentario… o, más bien, el motivo por el que lo dije – expliqué una vez estaba dentro. – Procederé a explicaros una cosa de la que estoy convencida de que no estáis al tanto en absoluto. Su importancia es muy pequeña, creedme, así que no es algo que os deba alarmar. O quizá sí, pero en un sentido completamente diferente del que alarma una batalla.

Suspiré y entonces decidí empezar a explicar. Sin embargo, demostraba ser difícil. Supongo que empezaré desde el principio. – Como bien sabéis, me dispuse a instruir a varias ancianas el uso de bastones para poder tratar a los heridos. Imagino que recordaréis que esa era una de mis misiones, ¿no? – introduje, primero, para poder dejarlo en el mismo lugar. – Pues bien, señor… Los rumores vuelan, especialmente con señoras mayores a las que les encanta chismosear. Ha llegado hasta el punto en que creo que he escuchado hablar de todos los soldados del ejército y de sus vidas románticas contra mi voluntad – aquel último dato era de especial importancia. Nunca deseé escuchar ese tipo de información. Y podría añadir que apenas recuerdo ya lo que me dijeron por culpa de la densidad de información.  – Y, por supuesto, no es en absoluto mi deseo que acaben diciendo algo sobre mi persona cuando he estado esforzándome para precisamente evitar esa situación – luego de ello, suspiré. – De hecho, estoy convencida de que no tenéis ni idea de hasta dónde puede llegar cierto trío de ancianas. Son inofensivas y no hacen más que hablar, sí, pero vos también sois presa de sus fantasías.

Tras un leve silencio, decidí ya explicarlo todo. Intenté ser lo más lejana a mí misma posible. – Ephraim, imagino que no sois consciente de que sois un hombre deseable por muchas doncellas. Lo único en lo que falláis es en vuestros modales, no apropiados para  alguien de vuestra categoría, mas ese es un defecto fácil de corregir. Sois buen guerrero, inspiráis a las tropas, sois considerado con los demás y ahora sois el monarca de Renais. Monarca sin esposa ni descendencia, permitidme añadir. Incluso antes, cuando no ostentabais esta posición, cierto trío de ancianas estaba pensando qué doncella sería la afortunada de desposarse con vos. Y ahora… Lo cierto es que una de ellas nos ha visto siendo más cercanos que de costumbre y la he visto comunicar lo que sería una ‘primicia’ a las otras. A esto me refería cuando dije «qué se le va a hacer». Sé exactamente de qué va a hablar de mí ese trío - terminé de explicar y luego hice una pequeña mueca de desagrado. Estábamos en privado, así que decidí dejar un poco los modales. – Dicho esto… Antes que princesa, Ephraim, soy clériga. No pienso aceptar ninguna réplica al respecto – me adelanté antes de que quisiera decir nada. Conociéndolo, lo haría. – Rausten era una teocracia y mi tío nunca fue referido como rey, sino como pontífice precisamente por referencia a nuestra fe. Darle prioridad a mi rol de princesa sobre mi rol de clériga es insultar toda la costumbre de mi país y es algo que no pienso hacer bajo ningún concepto. Aclarado eso – porque no era de esto de lo que quería hablar –, tenéis razón cuando asumís que no he experimentado vuestro dolor como dirigente de tropas que sois, pero vos tampoco sabéis qué se siente cuando, por mucho esfuerzo que haga, se pierde una vida. He visto incontables veces cómo la llama de la vida se apaga justo frente a mis ojos, Ephraim. Cierto es que he podido salvar vidas, mas el poder de un bastón curativo no es el de hacer milagros. Y esa es una realidad que aprendí incluso antes de conoceros.

Miré al suelo, todavía dolida por los soldados que no pude salvar en todo este tiempo, tanto aquí en Renais como en Grannvale, cuando decidí volver tras la aparición de los emergidos. – Llevo viendo muertes desde que los emergidos comenzaron su asalto. Llevo viendo vidas que se escapan de mis manos constantemente. Por favor, no me subestiméis de esa manera. Especialmente no cuando la razón es un malentendido tan simple como ese.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Invitado Vie Nov 17, 2017 7:28 pm

Ephraim se estaba por sentar cuando entró L'Arachel a la tienda, entonces se dio vuelta con el seño fruncido como si esperara una explicación a lo que había sucedido. La explicación de la dama dejó al joven de cabellos azulados muy pero muy confundido, no entendía la relación entre la tarea de la princesa de Rausten, las señoras y rumores y, conforme avanzaba la explicación la cara de enojo pasaba a una de total desconcierto, ojos abiertos, boca abiertas y la mirada fija en los ojos de L'Arachel.

Lo peor de todo fue cuando la dama de cabello esmeralda cambio de tema porque Ephraim todavía pensaba en lo primero que había dicho e intentaba entenderlo, empezaba a pensar en que puede que hubiera visto señales de atracción hacia su persona de una o dos de las jinetes de pegaso pero no de más, por lo que era una total exageración lo que estaba diciendo L'Arachel, entre sus pensamientos solo pudo escuchar el final de lo que estaba diciendo ella y sintió la necesidad de pedir disculpas por haberla cagado, pero primero debía confirmar lo de las ancianas porque era realmente extraño para él.-¿Estás hablando en serio? Creo que endulsan bastante lo que ven.- Suspiró y se acercó a L'Arachel, le puso una mano en el hombro y se agachó hasta poder juntar su mirada con la de ella. -Mira... Primero... Te pido disculpas porque fue mi culpa y perdí los estribos... Como sea... Segundo... Las cosas van a tener que cambiar, creeme que como clériga eres mucho más poderosa que como princesa de la misma forma que yo soy mucho más poderoso como soldado, pero no es lo que le importa a la gente, ellos esperan ser dirigidos por el buen camino por alguien con un título importante, eso no es más que un extra a tu nombre que te ayuda a conseguir cosas y luchar guerras, mientras sepas quién sos y a donde perteneces entonces no importa si te dicen princesa o lo que sea. Yo soy Ephraim, el soldado más poderoso de Renais y pienso llevar a mi pueblo hacia la victoria, mi puesto solo lo uso para conseguir favores y evitar muertes. ¿Lo entiendes L'Arachel?-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim] Empty Re: [Social] ¿Saldrá de su preciosa jaula aquel pájaro enjaulado? [Priv. Ephraim]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.