Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Vie Jul 28, 2017 10:56 pm

Los bandidos habían llegado a un poblado, haciéndose pasar por mercenarios parecían estar ganando dinero limpiamente, si es que pudiese verse de esa forma el actuar de los mercenarios de clase más baja, dispuestos a todo por dinero, con poca lealtad y menor moral, ¿realmente se diferenciaban mucho de los bandidos?, si… ellos no robaban, a menos que ese fuera el trabajo encomendado, claro. En el caso del grupo al que por desgracia el joven branded pertenecía, los trabajos eran aquellos de lo más bajo, robar, asesinar, a veces si el pago no era bueno ni siquiera terminaban su deber, todo dependía del momento. El mestizo no disfrutaba nada de eso y por ello solía ir encadenado, soltado solo para pelear o cargar cosas como su wyrven. ¿Por qué los aguantaba entonces?, únicamente por ella. Aquella bailarina que le había mantenido con vida, que era su alegría y conexión con la “humanidad”, pero que a la vez era su mayor atadura, pues era a causa de ella que no se liberaban ni él ni su compañera alada que pro tanto tiempo había actuado como madre para el joven, hasta que fueron capturados…

La bailarina no era una mala persona sin duda, pero el miedo la mantenía con cadenas invisibles atada al líder de aquel grupo, su pareja podía decirse y por ello hacia la vista ciega a las barbaridades a su alrededor, pero aquel jinete era un niño ante sus ojos, inocente aun cuando sus manos se mancharan con sangre, realmente parecía que ni siquiera sabía lo que hacían. La culpa la carcomía pero sabía que no podían huir, además él era un branded aunque no lo supiese y su distintiva marca le haría ser rechazado por todos; suponía que así al menos se mantendría con vida, aun cuando esta no fuese buena.

Aquel día había estado consiguiendo dinero en lo que había reemplazado al coliseo, una arena de pelea clandestina en las calles, por suerte había logrado ganar todas las batallas, pues rendirse no era una opción hasta que los bandidos decidiesen. Su vida no valía nada, pero no querían que su compañera muriese, después de todo un wyvern era útil y podría venderse, pues no haría más caso que a su jinete.

Estaba agotado, la noche llegaba y los bandidos estaban en la taberna donde pensaban hospedarse, la bailarina haría un show ahí y quizás divertiría al dueño de otras formas para conseguir el hospedaje de todos, claro el muchacho no era consciente de ello y aunque se lo dijesen seguramente no lo entendería, su cuerpo pusiese verse como el de un joven, pero su mente era tan pura como la de un niño pequeño, pues había crecido alejado de los humanos y poro recordaba de su vida antes del caos.

Escuchar que debía dormir con las monturas no le molestaba, de hecho lo prefería, quizás porque había vivido en Crimea y conocido jinetes, en realidad se sentía cómodo entre caballos, pese a no recordar casi nada de aquella época. Se acercó a acariciar su wyvern, quien tenía una de sus patas encadenadas, eso le molestaba, pero no era muy diferente a su situación con una cadena al cuello como las bestias, recordándole el lugar que tenía en el grupo aun cuando ya no estaba siempre atado, después de todo había pasado a tener cadenas imaginarias que hacían innecesarias las físicas.

Se recostó en un montón de paja, era lo más cómodo para el que ya había olvidado que se sentía dormir en una cama desde hace muchos años. El cuerpo le dolía pero no se quejaba, aunque había heridas que aun sangraban, por lo que se quitó la pechera de la armadura, fue entonces cuando ella apareció. Sus ojos se dirigieron a su figura sin decir nada, más una leve sonrisa se dibujó en su rostro cuando la vio acercarse con una pequeña caja en las manos. Se colocó a su lado en cuclillas y saco un trapo con alcohol para limpiarle las heridas. Aquello ardía y se notaba en su rostro, nunca se acostumbraba.

-Lo lamento, ¿estás bien?. ¡Debes pedir que detengan la pelea si te hieren tanto!- le regaño preocupada por su estado, cada día se sumaban más cicatrices innecesarias. Pero a él realmente no le importaba, ambos sabían que de nada serviría hablar con el líder, solo servía luchar y ganar. La mujer limpio la herida de su vientre, un corte con espada que había aprovechado que su armadura no le cubría del todo, sino que era más bien un peto que cubría su pecho. Comenzó a vendarle, pero se detuvo al escuchar unos pasos que ambos conocían bien. Se levantó rápidamente sacudiendo su ropa nerviosa – Ca..cariño, yo solo estaba…-

-Ya sé hermosa, tengo ojos, ya vete a la taberna que es hora de que hagas lo tuyo, yo me encargo de que coma y se cuide como debe –sonrió con malicia, la mujer nerviosa apenas se giró a ver al muchacho en el suelo que miraba con frialdad, quería creer en las palabras de quien era su pareja a la fuerza, pero era difícil, al menos esperaba que no le dañase más. El hombre esperó a que las pisadas de la mujer se perdiesen en la distancia, dándole una nalgada antes de que saliese, no se cansaba de ver su buen físico casi siempre muy al descubierto para el deleite de los varones. Al irse giro su vista al joven y le acerco un balde con agua - ¿tienes sed? – Dijo esperando que con sus manos encadenadas intentase sujetar parte de este para beber, más cuando por fin logró posicionarse, movió el balde con brusquedad para arrojar toda el agua sobre el. –¡Pues bebe!- ordeno en burla mientras el chico se quitaba el balde solo para ser jalado del cabello para subir el rostro, su mirada solo demostraba furia mientras su propia mano oprimía la muñeca de quien le sujetaba mientras un sonido similar a un gruñido salía de su boca, su wyrven se alteró y por ende también los caballos. –A los dueños no les gusta que la basura este con sus monturas, así que vete a dormir fuera – dijo soltándole con brusquedad, odiaba aquella mirada de bestia que en cualquier momento atacara, pero sabía que no lo haría, no mientras tuviese con el a su montura y a la bailarina. Mas esa mirada llena de rencor no se iba. -¿Qué tienes algo que decir, mocoso?, ¡pues dilo!- Se burlaba, sabía que no hablaba demasiado, en especial con él. Golpeo cerca del wyrven y ambos parecieron enfadarse, pero el branded solo se acercó a acariciarla para calmarla, no quería la dañaran también.

El bandido jalo la cadena de su cuello que llegaba hasta el suelo –Sal- El mestizo le miro con la misma expresión de siempre, pero obedeció apretando los dientes, llegaría el día donde no aguantase más aquel trato, ambos lo sabían, pero el bandido no temía, tenía las armas contra él. Desarmado salió de la caballeriza para sentarse en un callejón de junto, así podía apoyar la espalda contra el muro y sentir a su wyvern cerca, eso calmaba a ambos. Como si fuese poco el no haber sido vendado bien y estar intentando hacerlo con bastante torpeza, la lluvia comenzó a caer, subió la cabeza, ya estaba mojado así que poco le importaba seguir mojándose, subió la cabeza y abrió la boca sacando do la lengua para que algunas gotas le cayesen, tenía sed y ahora también tenía frío, se sacudió cual perro sintiendo el dolor en su abdomen lo que le hizo llevar una mano a la herida. Fue entonces que sintió un golpe en la cabeza, giro la vista hacia donde había venido una pequeña piedra dirigida contra su persona.

Niños incordiándolo por la marca en su cara, jamás lo había entendido, ¿Qué tenía de malo?, ¿Por qué la gente parecía odiarlo?. No lo entendía, de por si porque no sabía que especie era, mucho menos que tenia de malo serlo. La segunda piedra le hizo perder la pasividad, se levantó de golpe mirando a los niños como si fueran sus presas, estos lo entendieron de inmediato al ver su mirada propia de un animal dispuesto a atacar, aunque en realidad esa era su mirada normal. Los rostros de los niños palidecieron y corrieron asustados gritando que el branded los quería comer. Pensó ir tras ellos, pero recordó las veces que había causado problemas a la única persona que le trataba bien, por lo que volvió a dejarse caer al suelo, recordando entonces su herida por el brusco movimiento.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Sáb Jul 29, 2017 12:33 am

Por lo general no estaba acostumbrada a salir de noche a pasear, el caso es que no tenía donde hospedarme, mi bolsa de dinero pesaba tan poco como una hoja de papel. No tenía muchas opciones, así que al menos intentaría mantenerme ocupada hasta el alba para poder atender a mi cita con mis compañeros.

Mientras caminaba sin ningún rumbo pensaba en como había acabado allí. Tras recuperar la consciencia en una pradera de Ylisse había sido rescatada por Gerard, un caballero que rondaba por la zona y con el cual pronto entablaría una buena amistad. Después había pasado unos días en Ylistol, la capital del país, antes de volver con el. Sentía como si mi vida en realidad hubiese sido muy corta al no recordar nada anterior a esto. - Quizás alguien en Altea sepa quién soy - Pensé en voz alta. Tenía miedo de descubrir la verdad, pero también era ese el motivo de que emprendiese este viaje junto a los que creo poder llamar amigos.

Algo llamó mi atención mientras cruzaba las laberínticas y mal formadas calles de Altea, una plaza. Llevaba caminando ya un par de horas y pensaba que había cruzado la ciudad de punta a punta, estaba equivocada. Tenía las piernas algo doloridas y un poco de hambre. - Quizá sentarme un poco a descansar me venga bien - Dije para mi misma, claro, no tenía nadie con quien hablar, eso haría las cosas mucho más amenas.  

Encontré una zona con bancos de piedra pulida al lado de una fuente, - perfecto - Pensé mientras apoyaba el cuerpo en el asiento. Quizá fuese por el cansancio o la necesidad de hablar con alguien lo que hizo que soltase un gritito de satisfacción. Aunque no duró mucho, ya que en ese momento numerosas gotas de lluvia empezaron a repiquetear contra el empedrado suelo de la plaza, así como sobre mi. La verdad es que estaba empezando a enfadarme yo sola, no llevaba bien la soledad, pero por si no fuese suficiente tampoco podía descansar con un poco de propiedad. Todo empezaban a ser problemas, y no me gustan los problemas.

Corrí a refugiarme al primer sitio que encontré lo suficientemente cubierto como para guarecerme, es decir, ninguno. Había un establo, pero parecía ocupado. Me resigné y tapé mi cabeza con la capucha de la túnica, apenas se me veía con aquel nivel de oscuridad, pero nadie necesitaba hacerlo. Me senté contra el muro de una taberna, apoyando la espalda en la fría piedra. Por lo menos en aquella situación no creía quedarme dormida. Lo que quedó confirmado cuando se montó una escena en la entrada del establo.

Una mujer apareció por la puerta del "alojamiento" apurada, tenía cara de preocupación. Se paró un momento frente a la puerta de la taberna e intentó poner una sonrisa sincera, que acabó en una mueca torcida. No parecía haberse percatado de mi presencia, a tan solo un metro de ella. Un momento más tarde cruzaba la puerta de la taberna, cerrándola tras de si. Realmente esto no fue lo que me impactó, si no los siguientes en salir del establo. Un matón salía precipitadamente tirando de una cadena. Al principio pensaba que intentaba sacar algún tipo de montura, me quedé petrificada al ver a una persona ser arrastrada por el cuello hacia la calle, seguida por un wyvern. ¿Qué estaba pasando? Sabía que debía detener lo que fuese que estuviese pasando, pero la sorpresa me frenó lo suficiente como para que el matón dejase al chico y el wyvern fuera mientras volvía a entrar en el cobertizo.

Por si no fuese suficiente, una panda de niños que andaban por la calle comenzaron a lanzar piedras al encadenado y su montura. - ¡Hey! ¡No hagáis eso! - Grité, aunque el sonido quedó ahogado por el repiqueteo de la lluvia en el suelo.

El chico se levantó, probablemente sobresaltado, y los niños huyeron. Realmente él no había hecho nada para que estos se fueran, no lo entendía. Me levanté del suelo y poco a poco me acerqué a la pareja de extrañas criaturas que había a pocos metros de mi. Parecía que nadie se había percatado de mi presencia. - ¿Qué hago? No quiero que se asuste si le abordo de repente - Pensé para mis adentros, - Simplemente le saludaré.

- Buenas noches, ¿estás bien? - Dije sin saber muy bien como reaccionaría el chico.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Sáb Jul 29, 2017 1:49 pm

La cadena en la pata del wyvern le obligo a volver con las demás monturas, siendo tranquilizada a través del muro por su bípedo colega de vuelos, cuya cadena no lo ataba a ningún lugar ya, al menos no la que traía en el cuello, pues ahora eran otro tipo de cadenas las que lo ataban, invisibles y resistentes, aun mas molestas que cualquier otra quizás. Era bueno que se marchase bajo techo, así no se mojaría y no trataría de comerse a la gente molesta, después de todo el joven no era el único con mal carácter.

Gracias a su buen oído escuchó a alguien gritarles a los niños, pero no presto atención a quien había sido, ya que muchas veces que se detenían esas conductas no era por querer ayudarle, sino por la seguridad de los molestos críos. Ja, como si fuera a hacerles algo… Bueno quizás sí, realmente su paciencia no era para nada grande y no le importaría golpearlos hasta que olvidase que eran seres vivos, pero eso si superaban su límite de tolerancia. Realmente no era un mal tipo, ni disfrutaba de la violencia, simplemente una vez que empezaba a atacar, era difícil detenerse. Los wyvern eran resistentes, eran fuertes y agresivos, de ellos había aprendido que la única forma de ganar u lugar en la vida era abriéndose paso a mordidas. Su condición de “esclavo” era realmente molesta, sin duda mataria aquel hombre que lo saco de su montañesco hogar, pero no lo hacia por ella. Cual Wyvern con su jinete, el era leal con aquella bailarina, la verdadera portadora de sus cadenas, el afecto era un arma de doble filo para él.

Miraba su abdomen tratando de colocar bien las vendas, una mancha roja empezaba a notarse en estas, posiblemente había apretado demasiado la tela. Su rostro mostró cierto disgusto, aun cuando ya estaba acostumbrado a tener heridas, finalmente ató las vendas con muy poca prolijidad, ignorando a quien se le había acercado a hablar. No era que no le hubiese escuchado, solo que realmente no pensaba que le hablaba a él, pues ¿Por qué lo haría?, mas notando que no se marchaba miró los alrededores con cierto desgano, al notar que realmente no había nadie más que él para ser el receptor del mensaje decidio fijar su vista en aquella mujer.

Su único ojo visible detallo a la encapuchada a penas, usualmente su vista iba directo a los ojos y por ello resultaba incómodo para algunos, pues su mirada era fija y severa, tenía la clásica mirada penetrante acompañada muchas veces con un aire violento a su alrededor, su pupila alargada y colmillos sobresalientes no ayudaban a suavizar la imagen que proyectaba. Seguramente aun si no fuese un branded seguiría siendo intimidante por su apariencia, pese a que si se borrasen todas aquellas marcas de una vida dura, solo quedaría la imagen de un muchacho joven con, incluso, algo de atractivo y una estatura respetable. De todos modos ¿Quién pensaría en eso?, todos veían su enorme marca de raza y luego detallaban sus rasgos bestiales acompañados por su labio roto. Ser capaces de ver un colmillo completo y 3 dientes más (6 considerando arriba y abajo), era algo que la mayoría de las personas consideraba grotesco y la imagen empeoraría si pudiesen ver bajo su cabello de ese lado aquella quemadura en su rostro y su ojo blanquecino casi ciego por aquel incidente provocado por sus captores. Si había algo que aprendió aquel día es que no hay que temer a las bestias o seres extraños, sino a aquellos que parecen más humanos, pues son aquellos que llaman monstruos a otros los que realmente lo son, aunque claro, el jamás mostraría temor, su forma de ser lo impedía, después de todo el miedo te volvía una presa fácil.

Realmente estaba esperando que corriese, le arrojase algo o algo similar, por lo que aun mirándola no le hablo, hasta que supuso debía hacerlo, pues no parecía que la muchacha fuese a irse simplemente y eso le daba cierta curiosidad. – Si- No saludo, solo se limitó a responder la pregunta que ni el mismo se había hecho, pero suponía que estaba bien, un poco de agua y algo de sangre nunca había matado a alguien… o bueno si, pero no estaba grave y era normal para él tal condición. - Me hablas… ¿Por qué?- Preguntó con cierta curiosidad, no era usual algo así, y ahora la mujer podía saber que realmente le entendía y si sabía hablar, cosas que pudo poner en duda por el tiempo que demoro en responderle. Aunque se notaba que no era muy dado a las palabras, mas bien parecía que le costaba un poco hacerlo de manera correcta.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Lun Jul 31, 2017 8:53 am

Se me había encargado tanto a mi como a un reducido numero de soldados proteger un carruaje noble hasta Altea, en un principio me negué, pero cuando dijeron el pago acepté. En un principio tuve bastante suerte, fue rápido y bien pagado a pesar de que no suelo coger este tipo de trabajos y ahora recuerdo bien por que... Tanto soldados como nobles  estuvieron durante el viaje dándome conversación, interesándose por mi, ofreciéndome mas trabajos de ese tipo, vaya lo que cualquiera en mis condiciones aceptaría sin pestañear, son gente con honor y palabra por ende los respeto, pero para nada me encontraba bien, estaba muy estresada, necesitaba algo de soledad. Al llegar a Altea y tras cobrar mi pago me apresuré a desaparecer lo antes posible entre callejones, estaba muy alterada.

Comencé a caminar sin rumbo aparente, siempre por los lugares lo menos transitados posibles ignorando todo mi entorno, me ardía la frente y me dolía la cabeza de tal forma que parecía que en cualquier momento me derrumbaría, no paraba de pensar en contradicciones, mi capacidad de razonamiento me decía una cosa y mi corazón otra muy distinta, mi vida no me deparaba otra cosa que un conflicto sin fin y mi destino el permanecer sola, sería lo mejor desde luego, no estaba preparada para soportar a nadie.

Finalmente opte por pararme en una taberna a comer algo y beber grandes dosis de cerveza, así como puse un pie dentro supe que no debía haber tomado esa decisión, estaba a reventar, pero ahora si me daba media vuelta quedaría muy extraño además de la creciente hambre que me obligo a entrar. Tome asiento y no tardaron en atenderme. -¿Comida y cama? -  Me dijo el tabernero con una mirada que ya conocía muy bien, no estaba en mis mejores condiciones como para replicar con palabras, así que solo respondí. - Comida por favor, y que sea rápido, tengo algo de prisa – Le dí un par de monedas de más, sorprendido tomo prisa en realizar el encargo. Había demasiado ruido, carcajadas, risas de borrachos, alguno que otro peleándose, antes incluso de que me pudieran traer la comida ya se habían percatado de mi presencia en el establecimiento, tenían pinta de mercenarios  o bandidos, lo que estaba claro es que no me daban buena espina. En algún momento me trajeron la comida pero no me había percatado, tenia mi cabeza echa un lio, comí lo mas rápido posible y me bebí la cerveza de un trago, a lo que alguno que otro de los presentes exclamó por ello, me levanté apresurada y salí de aquel antro.

Había comenzado a llover, la razón me decía que debería ponerme a cubierto, pero aquella lluvia fría que no tardo en empaparme era reconfortante, alce la cabeza, extendí los brazos y comencé a caminar bajo la lluvia disfrutando de ello. De pronto pude ver como unos niños le lanzaban piedras a un chico herido que se se encontraba contra la pared de lo que parecía un establo, muy brevemente alcance a darme cuenta se la marca que lo identificaba muy bien, ahora tenía mas sentido aquel asunto. Algo dejó de funcionar como debía en mis adentros, mi cabeza dejó de estar confusa y decidida salí corriendo detrás de los niños al tiempo que cogía una piedra. Rápidamente los alcancé cortándoles el paso. No había nadie y la lluvia disimulaba muy bien todos los ruidos, lance la piedra con furia contra la pierna de uno de los malnacidos, el ruido fue brusco, perfectamente podía haberle partido el hueso, el niño no paraba de gritar, algunos de sus compañeros lo abandonaron, me acerque lentamente y agache para ponerme a su altura, me encontraba genial y estaba sonriendo. - Creo que así será justo, vosotros no lo conocíais ni se podía defender y a mi con vosotros nos pasa lo mismo, tienes suerte de no ser un adulto ya que probarías mi filo – Los niños marcharon despavoridos a lo que comencé a reírme, volvía a sentirme bien, la escoria debía aprender de esa manera.

Tome rumbo hacia donde se encontraba el branded retomando la compostura, no era una actitud propia de nadie. Justo antes de doblar la esquina del establo donde se encontraba me percate de la presencia de otra persona, me puse en alerta echando la mano a la empuñadura y aguardé a ver que sucedía, era un encapuchado y no hallaba a distinguir que pretendía, un paso en falso y saldría a por el.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Miér Ago 02, 2017 1:03 pm

Aproveché para acercarme al individuo, no le veía bien por la oscuridad y la lluvia. No daba señales de haberme escuchado tan siquiera, creía haber hablado bastante alto. - ¿Quizás sea sordo? ¿Debería probar más alto? - Pensé para mis adentros mientras me quedaba quieta a su lado. Tenía el cuerpo plagado de heridas de distintos tipos, tuve que ahogar un grito al verlo, probablemente procedían de alguna pelea callejera, concluí por la variedad. Empezó a mirar al rededor sin mayores ganas, ¿me habría visto al menos?

- Si - Dijo secamente, retrocedí por la sorpresa. No esperaba una respuesta tan súbita después de tanto tiempo. Al menos quedaba claro que me entendía y no le fallaba el oido. Eso era bueno. - Me hablas… ¿Por qué?- dijo después. No entendía a qué se refería. - Pues porque... No sé, simplemente me parecía extraño ver a un chico ser arrastrado a la calle junto a un wyvern... Además, no me pareció normal lo que hicieron esos chicos, ¿los conocías? ¿Por qué te tirarían piedras? - Intenté contestar a su pregunta y, de paso, tratar de mantener una conversación, la noche aún era larga.

Me senté a su lado ya que no parecía tener intención de levantarse. - Soy Daraen, encantada... ¿Me dirías tu nombre? - dije ofreciéndole un apretón de manos, siempre me habían parecido ridículos, pero las presentaciones tenían por costumbre ir acompañadas de ellos. - ¿Por qué equí? - Pregunté mientras esperaba a que respondiese a mi primera pregunta.

Levanté un poco la cabeza mirando al fondo de la calle, quizás eran imaginaciones mías, pero me daba la impresión de que no estábamos solos. Sea como fuere, un bandido no debería ser un problema para los dos, y el wyvern, pero me intranquilizaba la idea de ser observada por un desconocido. - Al menos llevo mi capucha, menos mal... - Pensé para mi.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Invitado Vie Ago 04, 2017 7:02 pm

Realmente no sabía si lo que ella había visto era anormal o no, pues si bien era cierto que no había visto le sucediese a otros presenciando el acto como espectador, si lo había protagonizado muchas veces, para él era algo normal en su actual vida y por ello no se quejaba mucho ya.

-Ah…- Recargó la cabeza en el muro – Ella estar bien- Dijo mencionando a su Wyvern quien había vuelto a estar bajo el techo del establo del cual no podía realmente salir, era una seguridad extra del líder de la banda, aunque no era necesario encadenarla realmente, pues ella iría donde su jinete fuera y este no quería dejar a la bailarina sola, aun cuando odiase a todos los demás del grupo.

Tampoco podía decir que era un evento aislado el que le arrojasen piedras, por desgracia eso tampoco era realmente anormal en su realidad, aunque no sabía la razón de ello, quizás la gente era simplemente mala, pues solo reconocía a la bailarina como una buena persona, punto de vista que para otros pudiese diferir mucho, pero en realidad ellos no eran muy diferentes, ambos estaban encadenados a aquel grupo, ambos por temor de lo que a ella le pasaría en caso de ir en contra de la voluntad de quien se autoproclamaba dueño de sus vidas. Lo que era seguro era que no conocía a aquellos pequeñajos, ni si quiera estaba seguro de haberlos visto antes, pues prestaba poca atención a los niños de las localidades, prefería mantenerse al margen de todos justamente para evitar aquellas acciones.

Se encogió de hombros como respuesta a por que tales acciones en su contra, no recordaba haber hecho algo malo, aunque quien sabe, quizás eran hijos de alguien contra quien compitió en las peleas y venció o algo así, no era algo que se detuviese a pensar y que de todos modos no era la realidad. La gente lo incordiaba simple y llanamente por ser un branded, además de ser algo extraño aun fuera de eso, cosa que se notaría bastante en su reacción al verla como le ofrecía la mano en saludo al presentarse.

-Hm?- De por sí ya era extraño que le hablase y que se pusiera a su lado, de hecho no lo sentía cómodo por lo que se apartó un poco de ella mirándola de reojo cuando dijo su nombre – Sin… nombre- El tiempo había hecho que olvidase su nombre real y dado que entre Wyverns no se hablaban como las personas, carecía de un nombre por el cual llamarse, al igual que su Wyvern, tratándose ambos entre gruñidos. La bailarina le quiso nombrar, pero su jefe lo impidió para dejarlo como la bestia que quería que fuese y que no le molestaba ser, por ello el mayor apodo que tenía era “Sin”, justamente por decir que no tenía nombre por el cual ser llamado.

La mano estirada le llamo la atención, por la forma en la que estaba no parecía ser aquel gesto por el cual los humanos esperaban que un animal se les acercase, cosa que en si no quería hacer. Tampoco parecía estar ofreciéndole comida, por lo que no comprendió que quería hacer. Acercó un poco el rostro con cierta curiosidad, olisqueándole sutilmente, pero entonces fue que se sintió observado y se apartó nuevamente. Si hubiese sentido que era su territorio hubiese gruñido, como si preguntara quien estaba ahí, pero como era una simple calle podía ser cualquiera, así que prefirió mantenerse tranquilo pero atento por si entre las sombras volvía a acercarse otra persona.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]  Empty Re: Bajo la lluvia [Social: Daraen + 1libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.