Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] Empty [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis]

Mensaje por Invitado Jue Mayo 18, 2017 8:59 pm

La albina percibe un calor familiar dirigido al rostro, con el fin de comprobar el origen de su molestia abrió sus ojos, no obstante, estos fueron cegados momentáneamente por los rayos del sol, anunciando su llegada a los residentes. Para evitar un efecto extenso, parpadea múltiples veces, despejando su visión. Levantándose de la cama con lentitud, puede estirar cada musculo de su cuerpo para evitar algún dolor repentino con estar en esa posición durante mucho tiempo. Sigue con la rutina de ese día. Alistarse, revisar la mercancía y preparar todo lo necesario, cuando se trataba de ir a Bulgar. Para su suerte, ese día la ciudad abre las puertas a todos los mercaderes. Una variedad de personas se presentaran en aquel lugar, algunos con artículos importantes, aunque, la gran mayoría resultaba asequible. La labor de artesano resulta entretenido y práctico. Cuando se trata de crear utensilios o adornos, hecho por la persona, puede ser agradable, le ahorra ciertas necesidades. Además, en Bulgar, las ventas varían, dependiendo de la calidad y objeto en venta. Deseó con intensidad que se vendieran sus objetos. Al terminar de empacar, fue directo a sus dos familiares para despedirse. Y seguir su camino hasta la siguiente ciudad.

En ese momento, cinco campesinos se dirigen al mismo destino, con el fin de aprovechar la compañía. O mejor dicho, protegerse mutuamente de los ladrones, transportarse eficazmente y lo principal, todo articulo debe llegar a salvo. No hubo quejas a la hora de ordenarse, aun así, apenas empezaban su rumbo.

Y como todo libro tiene un fin, paso lo mismo durante el recorrido. La caminata desgastante por fin cerró ciclo, pues, ya estaban en las entradas de la ciudad. Cada uno ubicó su establecimiento, la albina escoge un espacio muy ventajoso, no era opacada por otras tiendas, garantizando una futura buena suerte. ¿Qué era exactamente lo vendido por esta mujer? Piezas, para ser exactos, jarrones, tazas, copas… el tallado y bordado realizado en esos trabajos son dirigidos a la naturaleza. Como flores representados en los jarrones, animales en tazas o juguetes. Se puede indicar que dicho estilo es atrayente a ciertas clases de personas. Solo han vivido encerrados, en lugares sin vida, desiertos etc.

Justo en ese instante, la venida de los consumidores empezó. Algunos tomaron la decisión de comprar jarrones y tazas. Normalmente sucede a menudo, no todos piensan en los niños, especialmente en estos tiempos no es manera de demostrar lo mejor a los chicos. Lue, guarda los sobrantes como regalo a los pequeños que rondan por la zona. Y así fue durante su estancia en el lugar. Alcanzó a ver niños curiosos y los llamó para que vinieses a su puesto. Recoge una cantidad de juguetes cercana a las de los niños, para después repartirlos. Todo transcurre con normalidad hasta que se acercó  un pequeño exaltado, sin ninguna razón aparente, lanzo los juguetes a sitios diferentes. Acción que enojó a la albina, pero supo controlarse en el momento. Detuvo al niño y este reclamo a la mayor.

¿Tus padres no te han enseñado a respetar los objetos de los demás? Es mal visto, tus familiares pueden verse como irresponsables. No lo vuelvas hacer. — Mencionó, con un tono de voz firme para proyectar la seriedad del asunto.

S-sí señor, no lo volveré hacer…  — arrepentido por su acción, fue a disculparse con las personas que fueron golpeadas por los objetos. Incluyendo a los niños que esperaban el regalo.

Sin embargo, la palabra “Señor” quedó rondando en su cabeza, le pareció una gracia al ser confundida. Aparenta ser un chico, incluyendo que la vestimenta, lo respalda, ya que buscaba un estilo varonil, pero no quiere decir que todos sus rasgos sean masculinos.

Dando perdido la mercancía, sigue en su rutina hasta que otro suceso llamó la atención. Un hombre proclamaba con locura que todos los vendedores agregan veneno a sus artículos con el fin de matarlos. «No puede ser, no puede estar pasando estos sucesos en un día», arqueo una ceja y sigue escuchando. Ninguna palabra salió de los labios, a cambio, presentó agresividad ante una vendedora, agarrando firmemente el brazo de la mujer, hasta al punto de lanzarla al suelo.

La gran mayoría prefirió ignorar dicho pleito. Al dejar una tienda sola, puede ser una presa fácil para un ladrón. Y posiblemente, sea una distracción. ¿Por qué? Aprovechar el disturbio y robar la mercancía. «Injusto, pero comprensible», pensó, buscando una solución beneficiosa para ambos, aun así, ayudar a la joven daba como consecuencia abandonar el local. «No hay otra opción, si ayudas, se motivan ayudar», se dirige a enfrentar al tipo de manera pacífica, si existe esa posibilidad del diálogo…  
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] Empty Re: [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis]

Mensaje por Lyndis Lun Mayo 29, 2017 7:01 pm

Bulgar la encontró aquella vez más pronto de lo esperado.

Bien aprovisionada aún, tenia suficiente hilo y medicinas para seguir cuanto menos un ciclo más. Dos incluso, si administraba bien sus provisiones y hacía buen uso de aquello que generosamente las llanuras siempre proveían.

Pero los vientos de Hanon habían traído planes distintos ante ella: bandidos, una caravana y mercaderes asustados y perdidos le habían llevado en un desvío más al oeste de lo que esperaba. Debería de viajar lindando las montañas para llegar a destino tras dejar Bulgar, idea que se le hacía para nada apetecible... Pero eran problemas que el viento le traería a solucionar luego, en el futuro.

Habían llegado con un día de anticipación debido al apurado paso de los comerciantes, deseosos de evitar cualquier peligro extra y tener cuanto menos sus espaldas cubiertas con las gruesas murallas de la única gran urbe de las llanuras. Lejos estaba de ser la joya del país nómada, pero cuanto menos era un centro de comercio de lo más útil que con el pasar de los años se había convertido en proveedor de productos de todas partes del mundo.

Y era la ciudad más inmensa que Lyn jamás hubiera visto. La única, en verdad.

Tras acampar y descubrir por primera vez la vida nocturna de los comerciantes en pos de las murallas, Bulgar abrió sus puertas encontrandola a Lyn sin obligaciones y con más monedas en sus bolsillos de las que necesitaba. Y sin muchos gastos.

Tras dejar a Madelyn, su yegua, atada en una de las argollas cercana a las murallas (dejando su espada también allí, no era necia como para tentar la ira de los guardias de la ciudad), partió a cumplir las pocas compras obligatorias... Y a media mañana las terminó. Solían tomarle gran parte del día por lo general.

En su espalda un pequeño morral de cuero con algo de medicina extra y alguna que otra especia que andaba un poco corta. Solo quedaba eso que siempre dejaba a ultimo momento si es que las horas del día estaban a su favor...

¡Curiosear!

Con una sonrisa, se dedicó a pasear entre los puestos que poco y nada tenían que ver con ella. Brillantes joyas, extraños artefactos de diverso origen y difusa funcionalidad, tónicos cuyos vendedores prometían milagros y que hacían despertar su imaginación a ideas extrañas y mundos lejanos y desconocidos... Pero sabía lo suficiente para saber que no sabía nada y que posiblemente los vendedores, especialmente de origen extranjero, tampoco. Su bolsa no se abría con tanta facilidad.

Tras pasar unos minutos observando un extraño animal tras barrotes con rasgos de hombre pero cuyo vendedor (y sus orejas) aseguraban eran un felino, procedió a un puesto más normal de conservas varias. El jarrón de duraznos en almíbar era muy tentador... ella solía secarlos, un proceso como el de aquellos era algo muy dificultoso de hacer en el camino, más cuando el camino es de uno... ¡Y estaban a buen precio!

El ruido de disputas le sacó desgraciadamente de su encrucijada, ganando un chasquido de lenguas del vendedor que ya comenzaba a ver una venta asegurada en su futuro. El ruido y actitud del altercado le hizo instintivamente llevar la mano a la empuñadura de la espada que no llevaba encima, frustrándole pero recordando donde se encontraba.

Bulgar era de las llanuras pero no de los nómadas. Allí había leyes y guardias que las cumplían a la fuerza.

Miró con desapruebo y odio al extranjero que agarraba a la vendedora. Instintivamente dio un paso al frente y cerró su puño con fuerza... Pero se contuvo. Solo un necio intervendría en algo así, los guardias llegarían y no harían distinción del quién o qué cuando llegaran.

Solo quedaba en manos de Hanon y de su gracia...
Lyndis
Lyndis
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord | Gold Knight

Cargo :
Heredera Marquesa

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Sol Katti [0]
Espada de acero [4]
.
.
.

Support :
Eliwood [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] JEIjc1v
Sindri [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] JEIjc1v
Luzrov [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] 8mjmvEx
Khigu [Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] OaIUyNL

Especialización :
[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] 964aIaZ[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] J11cggD

Experiencia :
[Social] Calm before the storm [Priv: Lyndis] Jm5byz1

Gold :
1648


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.