Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Jue Dic 08, 2016 5:56 pm

A pesar de llevar su vida entera prácticamente en Plegia, nunca antes de había permitido el lujo de poder ir a visitar aquella zona desértica donde se encontraban aquellos huesos casi dignos de ser considerados un monumento. Y es que, muchas leyendas corrían sobre qué podría ser, pero la versión oficial y la que se debía de decir en alto era que aquellos huesos eran de Grima, de su Dios. No había otra opción a creer, a decir, no. Simplemente era así, y toda Plegia, aunque no lo creyera, era lo que diría si sabía lo que le convenía. Porque las consecuencias de herejía podían ser muy graves. Muy, muy graves...

Y también, por eso mismo, por ese hecho de ser los restos de Grima, era por lo que a Jeanne, el haber ido hasta allí le estaba otorgando un sentimiento de emoción e ilusión, incluso cuando su trabajo real era el de proteger a aquella que era La Hija del Grande. Porque ella, realmente, era una fiel creyente capaz de cortar lenguas de oír una blasfemia en contra de su señor y de aquellos a los que obedecía. Y por eso mismo, el estar tan cerca de aquel al que idolatraba... era simplemente genial. No podía describirlo con palabras realmente lo que estaba sintiendo, mas sus ojos si eran capaz de transmitir el torbellino de emociones que estaban entrelazándose en su cuerpo. Se detuvo, a pesar de sentir el fuerte sol en su espalda para deleitarse del paisaje, de aquel esqueleto que se comenzaba a ver a la distancia y que, indicaba también por ello su grandeza y tamaño.- Es... es... ¡Es  genial! ¡¡Mira, Morgan, mira!! -exclamó con entusiasmo antes de dar un saltito y adelantarse hasta alcanzar la figura de la joven de oscura cabellera, aunque quedó unos pasos por detrás mientras seguía con la vista clavada en la figura ósea que ante cada paso hacía que estuviera más cerca.

Claro, su trabajo allí era cuidar de aquella chica, pero no quitaba que, por su parte, no fuera a disfrutar de poder permitírselo. Y en ese caso, estaba emocionada y exaltada. Pero, los que debían de estar alucinando eran los otros dos soldados que estaban allí observando ese inusual actuar de la que era su general. De hecho, sus caras eran suficientes para adivinar lo anonadados que se encontraban por ver a Jeanne de una manera tan jovial y casi aniñada ante la emoción que la embargaba. Quizás, fuera demasiada gente para un simple viaje como aquel en busca de proteger a La Hija de Grima, pero... toda precaución era poca. No se podía saber lo que iba a ocurrir y, hombre precavido valía por dos, en las mujeres se aplicaba el mismo caso.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Jue Dic 22, 2016 3:33 pm

Morgan no se mentiría a sí misma, ni se había molestado en ocultar la verdad de las cosas ante los demás: no le gustaba estar tan fuertemente protegida. Disfrutaba demasiado de la independencia, de a ratos el derecho a hacer como se le antojara, conferido por su importancia en la orden religiosa. Guardaespaldas, asistentes o servidores le eran útiles en el sentido en que tenía a quienes parlotear incesantemente, como también a quienes reclamar caprichos si alguno surgía, pero la protección era innecesaria y las restricciones no le hacían gracia alguna. Con todo, habría preferido estar a solas. Terca y todavía insistente en pretender que no tenía tres guardaespaldas unos pocos metros atrás, caminaba a un paso acelerado para mantenerse separada, pretendiendo a su vez que no estaba agitada por comportarse así bajo el inclemente calor. Su preciada chaqueta de estratega debía ser llevada en su brazo en lugar de puesta por aquel mismo motivo, dejando debajo una ligera prenda blanca que tampoco le hacía sentir del todo fresca. Mientras sus pies se hacían camino con toda costumbre sobre la tierra arenosa, en el rostro de la joven heredera se dibujaba un gesto decidido, con el ceño apenas fruncido y la mirada fija en su destinación, que surgía blanca y ondulante en el ambiente demasiado cálido.

La voz de Jeanne se hizo oír no más que un par de segundos después, y en breve los pasos de la general siguieron. Cuando Morgan se volvió hacia ella, no fue por el inusual tono ni por lo que recalcaba en sí, sino porque se cuestionaba en gran medida cómo podía tener aún la energía para eso. La Hija de Grima iba ligera en vestimenta y cargando tan sólo con el paquetito de ofrendas que tenía que llevar al sitio sagrado regularmente; en ventaja, se había asegurado de ir aprisa para separarse tanto como para agotar a sus guardias, esperando que con eso fuesen disuadidos de su muy innecesaria labor. Al menos con esos intentos se había divertido, hacerles charlar para percibir la falta de aliento en sus voces le había dado un agradable sentido de triunfo en su momento, pero a Jeanne simplemente no parecía poder derrotarla. No era que la mujer le desagradara; le encantaba como persona, ella en particular, mas dejaba en claro que era la protectora que más le incomodaba tener como tal. Era demasiado buena en ello, demasiado atenta y eficiente. No le dejaba el margen de independencia ideal. Era su menos favorita en ese aspecto, aunque su favorita en otros. Al tenerla más cerca, Morgan vislumbró con claridad la expresión alegre en su rostro, acompañando al animado tono de su voz. Eso era algo que no veía a diario, y como tal, le hizo efectivamente detenerse un poco, mirando curiosa ese gesto que tan novedoso lucía en esa persona en especial.

- Jo... ¡alguien está de buenas! - Anunció en voz alta lo obvio. Inevitablemente ponía en su propio rostro una sonrisa, alzando la mirada a la chica de escasa mayor altura que también paraba allí. El calor le jugaba bastantes trucos a la vista, mas en esa corta distancia no podía haber error. Morgan tomó aire y alzó la voz aún más. - ¡Ahh, Jeanne sonriendo! ¡Jeanne sonriendo! ¡No la miren, que quema! - La evidenció sin tacto alguno, frontal como siempre; si lo decía en forma positiva o negativa solía quedar a interpretación ajena, aunque su tono era uno contento, casi risueño. Tomando su brazo, jaló un poco como para enseñarla a los demás, tan atrás en el camino. Ciertamente no parecían compartir el entusiasmo. Torciendo los labios en una mueca menos complacida, la estratega aprovechó que ya tenía sujeta a la general para llevársela a andar nuevamente, encogiéndose de hombros. - Oh, bueno, mejor vamos. Hora de dejar a estos perdedores en el polvo. - Dijo, despreocupada. Una era mejor que tres. Con algo de suerte, en ese humor Jeanne estaría menos atenta y podría distraerla.

Se acercaban al sitio, y quizás con eso fuese suficiente. Pese a la frágil y deteriorada memoria de la heredera, las visitas a aquel lugar y hasta la ruta para llegar eran recuerdos demasiado numerosos en los últimos años como para perderlos, haciendo del peregrinaje algo poco llamativo para ella ya. No obstante, todavía podía ver el encanto del asunto, percibiendo el inmenso tamaño de la estructura ósea al aproximarse cada vez más. El espacio al interior de la caja torácica tan grande como un salón de templo, los arcos de hueso tan altos como los pilares de cualquier construcción. La sombra que todo ello cernía podía cubrir a mucho más que dos personas. Morgan miró atrás rápidamente antes de adentrarse entre los primeros huesos desperdigados, esparcidos lejos del cuerpo donde las seis alas habrían yacido extendidas. Allí soltó a Jeanne para secarse el sudor de la frente y acomodarse el cabello tras el oído.

- ¿No habías venido aquí antes? Parece raro. Yo vengo todo el tiempo. - Dijo. En efecto, acudía más veces de las que ella misma querría. No le tenía demasiado apego a los huesos en sí, que por seguro eran impresionantes y de mucha importancia, pero huesos en el desierto no la consentían como su padre adoptivo y el resto de los sacerdotes. Era fácil decidir a quien prefería. Ser sagrada no estaba nada mal, pero sus disculpas a Grima, que no sería su padre favorito si no revivía en el mundo pronto.
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Miér Feb 01, 2017 6:09 pm

Por supuesto que, siquiera el cruel sol del desierto capaz de quemar su pálida piel sería capaz de detener a aquella mujer de corto y claro cabello. ¿Cómo esperar que en un momento tan emocionante para Jeanne fuera a rendirse bajo las inclementes condiciones del desierto? Para rendidos ya estaban aquellos dos hombres que eran parte de la escolta. Y, realmente, Jeanne no estaba demasiado de acuerdo en que hubieran ido. Ella se veía suficientemente capaz de ser la única guardiana que la Hija de Grima pudiera necesitar. Pero, a la vez, no iba a montar una innecesaria bronca por ello, menos cuando la responsabilidad era la protección de aquella chica. Suficiente había tenido ya de ese tipo de cuestiones... aunque eso no quitaba que, en la medida de lo posible, siguiera haciendo lo que quisiera y como quisiera.

Claro, que fuera eficiente y responsable no quitaba que su actitud, en ciertas situaciones cambiara a una forma risueña y casi infantil dependiendo del contexto. Como en ese caso. Sobre todo al escuchar a Morgan decir aquello.- Mi sonrisa es más fuerte que el mismísimo sol, ¡lo sé! -exclamó con alegría y un exagerado orgullo mientras era tomada del brazo para avanzar al lado de la que ahora era su protegida y que, tanto contrastaba a su lado debido a que ella cargaba con ropas oscuras y parte de la armadura. Sorprendente era que no cediera al calor por tanto el color que absorbía el calor como por la pesada armadura. Pero si algo caracterizaba a Jeanne, era la fuerte voluntad que hacía que se moviera fuera cual fuera las circunstancias. Por eso, ante la especie de queja que aquellos guardas quisieron decir pero la seca garganta de ambos le hicieron callar fue lo que hizo que la general volteara su rostro hacia ellos, mirándolos por encima del hombro con el ceño sutilmente fruncido. Malo... eso era malo.- Malditos... ¿eso es todo lo que podéis hacer? ¿Qué clase de babosa blandengue fue la encargada de vuestro entrenamiento? Merecéis que os echen sal en la boca ahora mismo. -soltó sin compasión alguna, dirigiéndoles una mirada que por sí sola podía ser considerada un filo. Mas no tardó en volver a dirigir su mirada al frente, con la seguridad y firmeza que ya la caracterizaban.

Y eso era porque aún quería beber de aquella escena, de esa imagen tan impresionante que era la estructura ósea que tenía enfrente, cada vez más cerca y, con ello, poder percibir el verdadero tamaño de dicha figura, poder apreciar cada vez más cada detalle, hueso anclado en la arena. Pero cuando ya lograron alcanzar los primeros huesos, y a su vez sintió como aquella chica le soltaba el brazo, volteó su cabeza para observar en 360º al girar a la vez y sonreír de nuevo. Extendió una de sus manos para poder apoyarla en el hueso más cercano y, un escalofrío la recorrió. Era espectacular...- No, no había venido... hace poco me enteré de cuando era tu rutina de perenigraje y, fue cuando solicité el ser parte de la escolta -confesó directamente, directa y natural. Pero aun así, como un resorte, se encaró en la dirección de aquellos dos tardíos hombres y apoyó sus manos en sus caderas con el mentón alzado.- ¿Aún estáis a esa altura del camino, zopencos? -les bramó para hacerse oír y, bueno, también por gusto por que podía. Pero de golpe su atención se desvió hacia una zona concreta de las dunas que delimitaban el paisaje. Allí... ¿había algo? Por eso, fue que dio unos pasos adelante, por inercia en busca de poder distinguir mejor con su mirada dorada esa zona. ¿Serían espejismos? Llevaba bastante tiempo bajo el sol con un atuendo no adecuado para un clima así...
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Jue Feb 23, 2017 12:33 am

Ver a Jeanne de buen humor y tan sonriente era agradable, le recordaba más aún lo mucho que podía divertirse a su alrededor si lo desease, pero no quitaba que estuviese allí en calidad de protectora y que la Hija de Grima, por tanto, tuviera el instinto de rebelarse. Calculaba que, si tan fascinada estaba con todo el asunto, fácilmente podría dejarla mirando la reseca y erosionada cabeza de Grima, y separarse ella a lo suyo; si pasaba el viaje manteniendo distancia con los guardaespaldas y hasta perdida de vista de tanto en tanto, suponía que se reportaría que era demasiada molestia innecesaria y a la próxima no se le asignarían en absoluto. Al menos, por esos rumbos iban su hilo de pensamiento y sus esperanzas. Sin embargo, reconocía que sería una lástima separarse tan pronto y perderse de una Jeanne así; enérgica, alegre, y en igual medida cruel con los demás que no seguían su paso. La pequeña estratega rió en voz alta al oírla provocarlos, hasta doblándose un poco de lo súbitamente que le había caído en gracia, sin consideración alguna. Esa clase de actitud entretenía bastante cuando era dirigida a terceros, de los que pudiese reír sin más. Nuevamente, una lástima que pronto tuviese que rehuirle a ella también y perderse de más.

Los acólitos de Grima no eran la clase de personas con las que cualquiera deseara tener problemas, pero la Hija de Grima hacía y deshacía a su gusto en Plegia. En el peor de los casos, sería Jeanne la de los problemas interpersonales, y Morgan dudaba que eso le importara mucho. Con la misma actitud despreocupada aún, siguió su camino hacia adelante con un leve rebote en su andar, de ánimos un poco más en alto. Al llegar a la primera sombra lo suficientemente grande como para cubrirla entera, se giró hacia Jeanne, soltando un prolongado suspiro de alivio al quedarse fuera de lo asoleado. La halló corta distancia detrás, todavía inmersa en su encuentro con el primer gran hueso de una de las muchas alas del dragón caído. - Wow. ¿Tanto lo querías? Para mi ya es tan... visto. Y que la chica de la amnesia te diga que ya vio mucho una cosa es bastante. - Comentó en tono risueño, siempre la primera en aligerar sus propias situaciones extrañas; cosas peores le habían pasado a muchos magos a través de menos rituales de los que ella había tenido que soportar, que simples pérdidas de memoria y sus secuelas. En Plegia, no era asunto poco común. Pero apreciaba la entrega y devoción de Jeanne para con el dios que les regía, y por ello veía con tanta ternura su forma de proceder. Cuando la general se volvió para gritarle otra vez a los acólitos, Morgan se apresuró a interrumpirla, agitando una mano y hablando prisa. - Ssshh, ssshh, déjalos. Tú ven por acá, que te mostraré algo bueno. -

Si con los huesos de las alas se fascinaba tanto, tenía con qué continuar distrayéndola. Llamándola con el gesto de la mano, se apresuró ella misma a trotar más dentro de la zona, entre cada vez más numerosos y enormes huesos, que no formaban áreas sombreadas sino que recovecos enteros, cuales habitaciones naturalmente formadas. Ignorante a cualquier irregularidad en el área en general, Morgan sólo se enfocó en seguir los huesos hasta el torso de la gigantesca figura yaciente, luego doblando hacia donde el largo cuello se curvaba y la cabeza finalmente descansaba. Allí, a la sombra de todo, el suelo no irradiaba la inaguantable temperatura de más atrás, permitiéndole a la joven andar con mucha más soltura. La arena removida por sus botas altas rápidamente volvía a asentarse, sin dejar una marca duradera. Esperando a su guardiana, Morgan se quedó observando el enorme cráneo alargado, cuyas seis cuencas sostendrían alguna vez los mismos seis ojos marcados de nacimiento al dorso de su mano. La misma mano que posó sobre los restos.

- ¡Taráaa! Seis ojitos para verte mejor. Admira, diviértete. - Dijo, apenas se acercara la general. La cornamenta orientada hacia adelante, curvada como las pinzas de un depredador, jugaban su propia parte en hacer a la estructura aún más imponente. De verse más cercanamente la mandíbula enterrada pero entrabierta, además, se notarían las tres hileras completas de dientes, muchos aún allí. Morgan acercó el paquete envuelto que portaba contra su pecho. - Yo voy a dejar esto dentro, hay un par de altares en la cabeza y por ahí. Sólo podemos entrar yo y mi hermano, así que quédate aquí afuera haciendo guardia, tostándote del otro costadito y tal, ¿entendido? - Le indicó, convencida de que la pálida mujer debía estar ardiendo dentro de su armadura. Aquella era su perfecta estrategia para desaparecer, apenas dejara las velas, alimento y ofrendas de sangre y otras piezas orgánicas separadas. Hallaría otra salida por la caja torácica después. Satisfecha y todavía con aquel ritmo particular en sus pasos, Morgan se giró con un movimiento de su corto cabello y echó a andar hacia la apertura por donde podría meterse a la habitación formada al interior del cráneo, asegurándose de hablar bastante alto entre tanto. No era como si hablar para ella misma o hablarle a un ente eternamente silencioso fuese poco habitual, de todos modos. - ¡Estoy en casa, papá Grima! ¿Qué te cuento, señor menos visitador del año? ¿Cuando apareces tú a darme saludos a mi? En fin, traigo los regalitos de siempre, vamos a ver... -
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Mar Abr 18, 2017 7:24 pm

La gracia de todo aquello era que, estaba rozando los dos extremos más distantes de los sentimientos y la actitud, ya que sí, estaba entusiasmada, emocionada, exaltada y, a su vez, se encontraba decepcionada por aquellos dos estúpidos e ineptos hombres que se hacían llamar guardias. ¡Ha! De eso se podía reír. Pero incluso Jeanne sentía las consecuencias de aquel abrasador clima, aunque no diera muestras faciales de aquello. Pero su respiración era más densa, en busca de oxigenarse más, y una parte de su mente sabía que cuando se quitara la armadura, probablemente tendría llagas y rozaduras causadas por el inclemente calor. Pero en esos momentos eso no importaba: era un estimulante dolor fácilmente soportable a cambio de poder seguir contemplando aquella estructura ósea que tanto significado y misterio cargaba. Para la joven general de Plegia, aquello era lo que más importaba en ese momento. Eso y no perder de vista a la Hija del Eterno, por supuesto.

Pero dejando de lado aquellos espejismos que creía haber visto e internamente agradeciendo aquella sombra que acobijaba a ambas féminas, siguió las indicaciones  de aquella jovencita de oscuros cabellos, de alguna manera llegando a sentirse algo cohibida ante la idea de... estar caminando por el hueco creado por la caja torácica del imponente esqueleto. Y más allá... cruzando en ese momento lo que en su momento habría sido un esbelto cuello con una intricada red de tendones y musculos... Se dirigían a...

Su corazón latió más fuerte, haciendo vibrar su pecho por el retumbar de aquellos latidos cuando fue capaz de apreciar el complejo cráneo. Aún caminando, sus ojos brillaron un momento en un cristalino reflejo, como oro derretido mientras sus párpados se abrían de par en par. Casi podía llegar a sentir como su garganta se cerraba de golpe, dejándola por un momento sin aliento. Y deteniéndose cara a cara con lo que en su momento debieron de ser las facciones de aquella inmensa bestia, observó con sus labios temblando en un ligero tic aquella estructura, clavando su mirada en cada una de las cuencas vacías. ¿Era terror lo que sentía? No... no era terror... Era una profunda admiración. Una profunda, visceral e intensa admiración por aquello. Y es que... no podía ser de otra retorcida forma.

- ¿Eh? ¿Qué? -Soltó cuando volvió a tener su mente en tierra, fijando en todo aquel rato por fin su atención en la joven que parecía estar mostrándole aquel paquetito. Parpadeó un par de veces en busca de espabilarse del todo y, tras reflexionar y procesar la información, se irguió un poco más, recuperando la complexión más recta que la caracterizaba.- ¡Claro! No hay problema -Asintió a aquello, posando una de sus manos en su cadera con cierta despreocupación, mas cuando ya veía alejarse la figura de Morgan, sonrió de lado, perversa.- ¡Morgan! -Bramó para hacerse oír, llegando a ahuecar sus manos frente a su boca en busca de amplificar el sonido más. No juegues conmigo al escondite, ¿eh? -Y es que, se olía ya algo. Quizás no exactamente lo que pretendiera por completo pero... sí alguna trastada, el escabuirse. Esa chica debía de querer realmente no tener a nadie detrás revisando sus pasos. Pero, también era responsabilidad de Jeanne el seguir de cerca el camino que trazara aquella joven.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Jue Mayo 04, 2017 1:06 am

Se hallaba bastante convencida de que se salía y se saldría con la suya. Ya era innegable el efecto de las ruinas óseas en Jeanne; la imponencia del cuerpo dracónico o la ausente mirada de las seis cuencas vacías la habían capturado, dejándola en silencio allí atrás, frente a la descomunal cabeza. Bendita fuera su devoción. Aunque mirándola por sobre el hombro y hallándola así, con la mirada tan viva ante algo hacía siglos inerte, Morgan no podía evitar pensar que se excedía de emoción. Grima, al que de alguna forma llamaban su progenitor, no estaba por dar muestra alguna de poder o siquiera de presencia; Morgan se las había intentado sacar mil y un formas en sus visitas, hasta el momento sin resultado. Ni siquiera un aura inquietante o un cielo obscurecido, sólo huesos enterrados en la arena. Cualquier figura humana no era más que un minúsculo punto oscuro ante él, tan sobrecogedor de ver e imaginar en vida que ciertamente quitaba el aliento, pero eso era todo. La estratega paró un instante, apoyando la mano nuevamente en la superficie de duros huesos que jamás dudaba en tocar, como era su derecho.

- Oooye, a mi no me miras con esa cara, y soy igual de santa. Hija de esta cosa, ya sabes. Muy mal de tu parte. - Dijo, en el usual tono bromista y despreocupado, mas cualquier queja que se molestara en comunicar en voz alta era una que en cierto nivel tenía. Ella estaba viva y merecía la mayor admiración también. Sin dar más que esas palabras, se dispuso a proseguir de inmediato en su camino, mas detenida apenas un paso más adelante por la advertencia de la general plegiana a su espalda. No podía decir que Jeanne no le pusiera suficiente atención, realmente. Lo estaba haciendo. A eso, Morgan se limitó a reír con alegría y dar una respuesta interrogativa, poco clara. - ¿Eeh? ¿Yo te haría eso, Jeanne? -

Después de todo, era sólo la atención la que le agradaba, no así la cercana protección. Morgan volvió a apurar el paso, esta vez hasta perderse de la vista ajena, cubierta por las más profundas sombras donde las grandes extensiones de hueso sólido formaban a cierto modo habitaciones, recovecos; el cráneo entero era una suerte de caverna en sí mismo. El ambiente allí dentro, como siempre, se le hizo a la muchacha extrañamente fresco, un cómodo y bien recibido cambio del clima unos metros afuera. Con alivio, movió los hombros hasta conseguir que su chaqueta cayera un poco, dejándola pendiendo de sus codos para que su acalorado cuello, pecho y hombros recibieran un tanto el alivio. Con un largo suspiro, prosiguió aún desaliñada y algo sudorosa a lo más recóndito del alargado cráneo, donde un pequeño altar esperaba las ofrendas usuales. Acostumbrada a aquel proceso, Morgan se sentó de rodillas en el suelo para desenvolver el paquete, encendiendo las velas y adhiriéndolas sobre la cera que quedaba de las anteriores, ya por completo consumidas. Abrió los pequeño frascos de ofrendas de sangre y los virtió en la forma debida sobre los cuencos y tallados en el mismo altar, para luego poner en sitio las demás ofrendas: piezas simples de comida, bollos de extraña forma cuyos ingredientes no recordaba ni estaba ansiosa de recordar, planchas tan finas como papel de lo que tenía entendido era piel grimleal tratada, huesos gravados y otras piezas irreconocibles.

- Y ahí está. ¿Te gusta? Espero que sí, porque si no dices nada, sigue habiendo más de esto en tu futuro. Yo, al menos, pienso que quedó bonito. - Habló en voz alta; una de las muchas unilaterales conversaciones que tenía con su padre cuando estaba allí. Terminado todo, la joven heredera apoyó las manos en el suelo para levantarse, sacudiéndose luego la arena de las palmas y dando un paso atrás para contemplar su trabajo. Las velas encendidas y el altar listo; todo en orden, a su parecer. Levantó la vista a los lejanos detalles del interior del cráneo, hablándole a este y escuchando tan sólo el eco de su propia voz retornar. - Creo que tendríamos una relación dios-hija más sana si tú también tuvieras gestos conmigo, ¿sabes? A una chica le gustan sus regalos sorpresa de vez en cuando, como papá-- o sea, el sacerdote... pero bueno. A ti también te quiero. - Suspiró, girándose para retirarse. Se despidió sacudiendo la mano derecha, pese a no haber dirección particular a la cual dirigir el gesto. Su deber quedaba cumplido, y con eso, pasaba a emocionarse nuevamente con la idea de su escapada. En lugar de dirigirse a salir por donde había entrado, se adelantó al trote por la caja torácica del dragón, saliendo luego bajo los huesos de un ala semienterrada y escabulléndose fuera por un flanco que no creía que Jeanne sospechara.

No llegó más lejos que eso. Apenas salió del resguardo de los huesos, un contundente golpe en la cabeza y subsecuente tirón en su cabello la tiró de súbito a la arena, todo sucediendo tan rápidamente que la joven no fue capaz de reaccionar. Lo único que supo era que su cabeza dolía, que sentía sangre mojándole la nuca y no podía ver recto el horizonte, con su casi recta línea recortando la arena amarillenta del celeste cielo despejado. Algo había caído sobre ella, alguien la había atacado. Con la adrenalina disparándose al suponer un combate, Morgan se giró torpe pero apresuradamente, llevando la mano a su cadera en busca de una funda de espada que no estaba allí. Tan rodeada de protectores, no le habían permitido traer su propia arma. Ante sus ojos se movió a contraluz la figura culpable, corpulenta y de brillantes ojos rojos, buscando cernirse sobre ella otra vez, y Morgan debió hacer lo posible por incorporarse, ayudándose de rodillas y manos para alejarse en la arena. Lo que había sentido en la cabeza no había sido el hacha que aquel emergido portaba; no el filo al menos, sino probablemente el mango, en un intento de dejarla inconsciente apenas al caerle encima. El tirón en su cabello debía haber sido un vengativo agarre al fallar en eso. Razonó todo aquello sin desearlo siquiera, más enfocada en recobrar sus sentidos y esquivar el inmediato riesgo.
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Dom Mayo 14, 2017 5:25 am

Y entonces, se hizo un extraño y poderoso silencio. Uno capaz de enmudecer como lo había hecho durante siglos a aquellos huesos, los cuales podrían contar tantas historias... Tanta, tanta información sellada en unos monstruosos huesos que configuraban la forma dracónica de aquel ser.

¿Cómo podía ser eso? Y, en ese momento en el que la emoción comenzaba a diluirse en su cuerpo como una copa de vino pasadas horas, la dejó en un extraño estado de inquietud. Recordando que antes le había parecido ver algo... ¿Sería realmente culpa del calor? Indudablemente no estaba cómoda con aquella pesada armadura del color del ónice bajo el infernal sol desértico... Un poco más y sería Jeanne asada en sus propios jugos en cacerola de armadura. Pero... había visto una figura, si...

Intentando hacer memoria, cruzó sus brazos y cerró sus ojos con un pequeño suspiro que no se atrevió a romper el silencio y reflexionó. ¿Lo había visto? Si... ¿Dónde? En su mente comenzaba a formarse la imagen, no nítida, de todas formas había sido algo muy rápido, pero... ¿En qué dirección? Fue cuando estaban ya casi a la par con la estructura ósea... entonces...

Y lo más importante. ¿Qué era?

- ...Oh, mierda -Murmuró para sí mientras giraba sobre sus pasos con un leve respingo en cuanto el suave murmullo de un golpe seco llegó hasta sus oídos. ¿Dónde estaban esos inútiles guardias que las había seguido? ¿Por qué aún no estaban allí? Y apresurada, comenzó a rodear la imponente figura ósea intentando captar más sonidos que le indicaran el dónde podría estar aquello que los acompañaba no gratamente.

Y tardó, el moverse con una armadura rápido era una tarea complicada, y aunque habituada, no quitaba que fuera costoso. Pero en cuanto la imagen se reflejó en su retina, más allá de la sobra generada por una de las alas de hueso, no tuvo ya dudas sobre todas aquellas cuestiones que había tenido. Ahí estaban. Todas sus respuestas y encima su protegida siendo asaltada por uno de aquellos grisáceos seres con ansias de sangre.

Chasqueó su lengua, apretando sus puños en un gesto de enfado que rápidamente se convirtió en un sprint lo más rápido que fue capaz de recorrer hacia aquellas dos figuras. Y no se molestó en blandir su espada ni nada, no. Con toda la inercia de la carrera y aprovechando el peso adicional que adquiría por ser una acorazada entera, le dio un sendo placaje a la figura del emergido que sin ser capaz de reaccionar a aquel embiste, cayó al suelo con la figura de la general encima.

Y sin tardar, Jeanne soltó un bramido a modo de grito de guerra y tomó entre sus manos el cráneo de aquel ser, comenzando a golpearlo sobre la rígida arena por culpa de la sombra que la convertía en algo más solido. Con saña y ganas de tener en su mirada la visión de esa cabeza siendo el cuenco de una compota de materia gris incapaz de moverse.- ¡¡Te...!! -comenzó a decir en alto, dando un fuerte golpe contra el suelo con la cabeza del emergido y escuchándose el tétrico sonido que eso causaba.- ¡¡... dije...!! -otro golpe más, con más fuerza.- ¡¡... que no...!! -de nuevo el sonido retumbó en un extraño eco por aquella escena ante el nuevo golpe, como el rítmico sonar de un tambor.- ¡¡... TE ESCAQUEARAS!! -Y con el último bramar, dejó caer con fuerza la cabeza destrozada y desfigurada del emergido al suelo, dándole un puñetazo que hizo crujir la mandíbula y los huesos ya astillados del cráneo. Y con esa brutal y salvaje escena, teniendo sus manos enguatadas con el adorno del rojizo líquido, se incorporó y con un morboso y macabro deseo le propinó una patada a aquella cabeza desfigurada, haciendo que una mancha abstracta de diversos colores generados por los fluidos se esparciera cerca de donde estaba.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Lun Jun 05, 2017 1:36 am

Le costaba de sobremanera ponerse de pie. No era la falta de tiempo para situarse o recobrar el equilibrio, ni siquiera la presencia a su espalda la que se lo impedía más fuertemente, sino el palpitante dolor en su nuca. Su cabeza entera tronaba. No conseguía estabilizarse del todo. Sentir el suelo arenoso bajo sus dedos y saber que debía impulsarse hacia arriba le ayudó, no obstante, apenas la joven estratega llegó a enderezarse, sus instintos desesperadamente le indicaron que sería mejor mantenerse abajo. Se agachó, evadiendo las amplias blandidas del emergido tras ella. La adrenalina estaba despertándola rápidamente, reanimando los sentidos embotados y diciéndole a su cuerpo qué hacer más pronto de lo que su mente se enteraba. Con las piernas dobladas para sí, se giró a medias para ver a su enemigo, buscando una señal de qué hacer a continuación o cómo derribarlo.

La señal llegó por sí sola. Un escalofrío y una palpitación inusual en el pecho le indicaron que algo andaba muy, muy mal; no una percepción consciente, sino algo antinatural que la ponía en alerta sin más. Conocía esa sensación, el mal augurio que llenaba el ambiente cuando los magos oscuros combatían. Sus guardias peleaban contra algo, en algún sitio de las ruinas. No obstante, no era aquella la señal que aguardaba, sino el seco y rítmico sonido de alguien corriendo en el suelo bajo la sombra de las ruinas. Al oírlo Morgan supo, de inmediato, que lo que debía hacer era quedarse quieta unos momentos más, y sin falla su salvación llegó: antes de que el emergido diese otro paso hacia ella, Jeanne dio contra él con la fuerza de un caballo de guerra, tumbándolo. No hubo nada que Morgan pudiese llegar a decirle. Tan sólo llenó sus pulmones de aire y se irguió con alivio, aprovechando de llevarse la mano tras la cabeza para constatar cuanto sangraba. Descuidadamente tocó la herida con sus dedos, quejándose por el ardor antes de dejarla; de todos modos, no parecía seguir sangrando. A salvo, miró a Jeanne encargarse con sus propias manos del enemigo, sin desenfundar siquiera la espada a su lado.

- ¡Wow, gracias Jeanne! Ese casi me atrapó... - Comenzó a decir, con la voz algo más baja de lo usual, quebrada, pero su humor poco afectado. La muestra de violencia ante ella tampoco la distraía en demasía, ni el frustrado tono de Jeanne, pues asumía que era al emergido a quien le gritaría algo sobre no tocar un cabello en la sagrada cabeza de la hija de Grima; sólo se detuvo al tornarse obvio que era a ella a quien hablaba la general. - Oh, ehh... - Titubeó, poco acostumbrada a una reprimenda real. Pese a la furia que mostraba y el desastre que hacía del cuerpo del enemigo, sabía que Jeanne no haría mucho más que asustarla. Aún así, permanecer a solas con ella en ese humor no era un prospecto muy atractivo. Sonriendo para alivianar el humor general, Morgan apartó las manos de su cabello húmedo de sangre y dio un paso adelante. Habría deseado agradecerle por el eficaz servicio en su defensa o felicitarla por lo bien incapacitado que había dejado al agresor, pero parecía que aquello tendría que quedar para un mejor momento.

- C-Creo que esto no se ha terminado, ¿sabes? Estoy segura que los demás están peleando. Se siente. - Dijo, llamando la atención de la general con un gesto de la mano que apuntaba en la dirección general tras de sí, distrayendo. De todas las veces que había sufrido en carne propia los efectos de la magia oscura, lo cierto era que no recordaba ninguna. Desde el último golpe de amnesia, no había sido sujeta a más de ello. No obstante, su cuerpo respondía igualmente, sensible a aquellas oscuras auras, muy consciente de cuando aquel augurio pesaba en el aire. Hizo amago de moverse, sintiéndose ya más estable sobre sus pies. El dolor en su cabeza era una palpitación distante, sorda. - Tengo que echar una mano, ya podrás regañarme después. - Avisó. Podían terminar con ese asunto primero. Sin embargo, antes de dar siquiera el primer paso la heredera sacerdotal debió volver a ver a su protectora; armada, a diferencia suya. Y sin un arma entre manos, sería muy poco en lo que podría asistir a los demás. Sonrió, radiante y encantadora, al pedir un desvergonzado favor más. - Oh, y... oye, ¿me prestarías tu espada un minuto? -
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Dom Ago 13, 2017 11:06 am

Aún jadeante ya no sólo por la carrera que se había dado y los sendos golpes que le había proporcionado al pobre emergido que  ni podía ser reconocido por el cráneo desfigurado, si no por el torrente de adrenalina que había cruzado sus venas como un activador para poder arremeter de aquella manera, acabó pro voltear hacia la figura de oscuro cabello ahora más distorsionado en cuanto a tonalidad por la sangre que lo bañaba en la nuca.

Y su mirada aun más semejante a la de una bestia que a una mirada humana se clavó en las facciones de la Hija de Grima, mas no tardó en voltear un poco, pretendiendo mirar hacia la dirección donde recordaba haber visto algo, pero sin estar segura de si aquella sería realmente la dirección adecuada. A pesar que un mal sentimiento sí le hacía erizar la piel de su espalda. Porque sí sabía de lo que era capaz la magia oscura... En un inicio fue entrenada para poder manejarla. Y el mero pensamiento hacía que todos los recuerdos volvieran a su cabeza.

- Casi te abren la cabeza como a un coco. ¿Estás segura de estar en condiciones para ayudar? - Claro, ella no había hecho nada similar, nooo. Solo una pequeña pero brutal y fatídica práctica para abrir cocos a base de golpes contra el suelo. Con la cabeza de un emergido. Pero por otra parte... sabía que aquella joven muchacha marcada en su mano era tan terca y cabezota como la propia Jeanne... Así que, ¿qué se le iba a hacer? Y la confirmación de ese resignado pensamiento llegó cuando le escuchó pedirle directamente la que era su espada. Parpadeó ante el descaro de ella, aunque derecho tenía aun así para pedírselo, pero no tardó en desenvainar con el agudo sonido que chasqueó cuando el filo rozó las paredes internas de la vaina.

Pero su acción siguiente no fue entregársela en la mano, si no clavarla profundamente en la endurecida arena por la sombra de los gigantes huesos de la bestia, justo a escasos centímetros de donde se encontraban los pies de Morgan. E inclinándose un poco hacia ella, y por ende también sobre la empuñadura de la espada, la miró fijamente a los orbes violáceos que portaba la plegiana. - Debería de enterrarte en esta arena hasta el cuello para evitar que te vuelvas a escaquear a algún lado y acabes rota como una muñeca... -Gruñó desde lo más profundo y grave de su garganta, con su mirada tan afilada como la espada que se interponía entre ambas féminas. Mas... no tardó en suspirar y retroceder un par de pasos, aunque al desviar su mirada y toparse con la materia gris del cráneo del emergido, esbozó una mueca y se retiró más. - Pero va a dar igual lo que diga, ¿cierto? Así que...vamos. Eso sí, procura no perderla. Me gusta esa espada.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Lun Ago 28, 2017 11:59 pm

Dejó que su postura recta y su sonriente rostro ante Jeanne respondieran por ella. Muy rara vez Morgan se retractaba de una posibilidad de combate, tomando todo como una experiencia nueva, un tipo de práctica desconocido tras otro, todos aportando lo suyo a sus conocimientos de combate. Sumando a ello, por supuesto, que todas eran oportunidades de demostrar su capacidad en un modo que podría después alardear ante su padre. Esperó a que su guardiana cediera, segura de que no habría resistencia que ofrecer, atribuyendo aquello más a sus propios encantos que al hecho de que ostentaba autoridad allí. Sólo debía ser valiente y segura ante aquellos ojos tan dorados como la arena caldeada por el sol, un rostro que de tétrico siempre resultaba parecerle más bello, y sabía que obtendría lo suyo. Sin falta, Jeanne bajó las manos a su espada y la desenfundó ante la estratega, que se mordió el interior del labio para no cantar victoria todavía.

Tomó aire tan rápido que hizo un ruidito cuando la espada terminó enterrada en el suelo y Jeanne, con más intensidad que antes, volvió a darle una de sus miradas. No siempre comprendía en exactitud qué intentaba transmitirle, si acaso una tierna intención de proteger o sólo de advertirle que no hiciera tan difícil el trabajo de la general, pero en definitiva eran sus miradas. Haciendo de cuenta con todas sus fuerzas que no acababa de sobresaltarse, Morgan aplicó esfuerzo adicional en adelantarse, poniendo ambas manos en el mango de la espada y hasta alzarse de puntillas hacia la otra mujer. - ¿Lo dices así porque te recuerdo a una muñeca? ¡Awww, Jeanne! ¡Gracias! - Respondió, animada. No lo imaginaba de otro modo. Entonces, dado un poco más de espacio, retiró el largo filo de la arena endurecida, tomándolo en una mano y luego en la otra, decidiendo en cual sentía más natural y cómodo su peso. - Sé como manejar una espada, descuida, tendré cuidado. Ya dirás tú cuando me veas. - Agregó. Sabía que tenía mucho que aprender aún y que la confianza podía ser un arma de doble filo, pero no dudaba de sí ante ningún oponente.

Porque la general tenía razón, fuese como fuese, Morgan insistiría hasta llegar a ese mismo punto. Dado su permiso, pues, asintió y se volvió en la dirección correcta. Su cabeza aún palpitaba por el dolor residual y seguramente se estaba quedando con un mechón menos entre su melena negra, pero estaba mejor. Estar a la sombra unos momentos había ayudado, también. Con una seña de la mano indicó a la general que le siguiese, echando a andar al trote en la dirección en que se divisaban hálitos negros alzándose y desvaneciéndose en el aire, señal de magos oscuros invocando. Cuando la proximidad entre las dunas ondulantes y los huesos semi enterrados le permitió vislumbrar la escena propiamente, halló a los demás hechiceros con otro emergido de iguales características al suyo subduido entre ellos, envuelto en un pesado humo negro que se le adhería a la cabeza y a la parte superior del cuerpo, asfixiándolo. Un tercero yacía ya caído cerca, el rostro congelado en una mueca irreconocible. Morgan se detuvo tan cerca como podía, apretando los puños con fuerza para suprimir los temblores que esa atmósfera pesada e inquietante generaban.

- ¿Eh... ya está? - Cuestionó en voz alta, dando una patada un poco brusca al cuerpo de bruces en la arena, que terminó de caer allí, humo negro escapando de cada orificio en su contorsionado rostro. Respetuosamente, los hechiceros confirmaron, y Morgan sintió un repentino deje de pánico. - ¿Nada para que yo vengue la profanación del lugar sagrado de padre Grima un poco y todo eso? ¿Qué le voy a decir a papá? Jeanne... - Volvió la vista en busca de la mujer de cabello claro, aunque ni ella misma estaba muy segura de qué pretendía o buscaba. Sólo le inquietaba la noción de volver a casa a comentar una infiltración de emergidos fuera de regla en las ruinas óseas, e informar que aparte de haber sido golpeaba y herida, no se había encargado de uno sólo de los enemigos. Más aún, por distanciarse de los guardias, tampoco había dado comando estratégico. Bajando la vista a un lado y al otro en claro proceso de pensar, se agachó a arrancar del brazo del emergido más próximo una pequeña placa adherida al dorso del guante de cuero, con un bajorrelieve claro de una cruz de Grannvale. Morgan no recordaba la simbología extranjera, más si conocía las locales, pudiendo saber de ese modo la procedencia de los invasores. Se acercó un paso a la mujer para hablarle en voz baja a ella, enseñándole la pieza.

- No eran de nuestros emergidos, lo de Akaneia. Aunque es raro que aparecieran tan aquí afuera, donde no hay gente. ¿Qué habría que reportar? - Preguntó, consternada desde ya, hablando en un volumen considerablemente menor a su usual. Ya que la líder de la guardia en esa ocasión era Jeanne, a quien le correspondería hablar por el asunto de regreso en la ciudad sería a ella. Morgan había cumplido ya su parte, la de dar la ofrenda al dios oscuro, pero el resto de su propio desempeño no la dejaba nada feliz.
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Mar Ago 29, 2017 5:50 pm

No había manera de tratarla de manera normal a aquella joven, ¿eh...? Aunque bueno, no es como si alguna de las dos fuera precisamente la definición de alguien 'común' y 'normal' de todas formas. De la misma forma que la orgullosa general de Plegia tenía que lidiar con los caprichos y reacciones de aquella bendecida, a su vez la Hija del Eterno debía también lidiar con las reacciones de la imprevisible 'Espada' de Grima. ¿Eso no hacía las cosas justas al final? Dentro de lo que se pudiera calificar como justo, claro... ¡Estaba claro que allí a pesar de sus avisos y amenazas veladas, la que acababa perdiendo era ella, Jeanne!

Podía lograr sobresaltarla, incluso en algún momento hacer que diera un paso atrás o quedara algo desconcertada por alguna reprimenda, pero... ¿qué más daba? Si acababa siendo como si la regañara a ella misma... Seguía siendo un efecto parecido. Pero, oye, que por intentarlo no quedara. Y de hecho, al ver la reacción final de toda aquella sarta de palabras que había dirigido con intención de hacerla reflexionar sobre lo ocurrido acabó haciendo que los rosados labios de la general dibujaran una resignada, pero divertida sonrisa. Mira que sacar de contexto en todo aquello solo el hecho de que la hubiera comparado con una muñeca... ¡Le causaba gracia! - Ah, sí. Claro. Una sangrienta muñeca, ¿sabes? Tienes el pelo hecho un desastre - Le recordó mientras sus manos se acabaron posando en la curva de sus caderas, sin tener en cuenta que eso haría que la armadura que cubría esa zona quedaría manchada con la marca de aquella brutal acción contra ese desgraciado y desamparado emergido que había tenido la osadez de atacar a su, en ese momento, 'protegida'. - Ah, mira. Hasta pierdes pelo, ¡quedarás calva! - Soltó al poco como si fuera aquello un auténtico drama, juntando sus manos de golpe en un melodramático gesto cuando aquella joven pelinegra se adelantó un tanto y pudo verla de espaldas. Mas no tardó ni un segundo en seguirla, intentando alcanzarla todo lo rápido que su cuerpo ataviado del oscuro traje metálico de guerra le permitía. Y, por supuesto, conteniendo las vibraciones que querían hacer que su cuerpo se estremeciera ante aquella terrible sensación que ahora imbuía el ambiente. Por que... aquello al final...

Se reprimió, se contuvo y con un pequeño suspiro, como si con eso pretendiera eliminar la inquietud que la había intentado dominar, observó de reojo como aquellos dos guardias parecían haber sido al final útiles y reprimir a los emergidos allí, logrando incluso acabar con uno y estar en proceso de mandar a la inexistencia al otro que era parte de aquel pequeño grupo. Ya estaba... no había más. Y por si quedaba alguna duda que no tardó en realizar aquella joven, los magos con respeto confirmaron su pregunta, para desconsuelo por parte de la Hija de Grima. - No es como si fuera una gran guerra lo que teníamos encima... - ¿Excusa? No del todo, ya que.. realmente, tres emergidos contra cuatro sujetos preparados para la batalla ya fuera física o mágicamente no daba mucho lugar a tener problemas. O al menos... no unos 'peligrosos' problemas.

Y aun así, no pudo evitar sentirse intrigada al ver que Morgan se agachaba para coger algo de una de las manos del escabroso cadáver del soldado, ladeando un tanto su rostro a un lado como lo haría un curioso gato ante algo que llamara su atención. Y como si en un silencioso aviso le hubiera indicado que se acercara, la chica lo hizo y le mostró aquello que había llamado su atención. Eso era... - Parece ser que es de Jugdral... - No recordaba del todo el reino del que procedería, pero al menos sí le sonaba conocido el relieve plasmado en el metal de la placa, y dejando de lado la obviedad del hecho de que no era procedente de Akaneia, la general sí estaba segura de recordar que pertenecía a los reinos del Noreste. Entrecerró su mirada, reflexionando sobre aquello antes de extender su mano, en una silenciosa petición para que le cediera la placa. - Tendremos que tener en cuenta este detalle... Ya que, el hecho de que no sean 'nuestros' pero estén rodando esta zona... Sí, debemos reportar esto. Además... - Y girando de golpe hacia los magos, los miró con una clara intención. - ¿No hubo nada extraño con ellos? Os atacaron nada veros, hicieron algo inusual... Venga, va, escupid la información - Los instó a hablar con un gesto de su mano, y los cuales, algo inquietos, se miraron entre sí, como buscando respuesta uno del otro.

- No... nada destacable, pero...

- Ahg... perfecto...


Última edición por Jeanne el Miér Sep 06, 2017 9:41 pm, editado 1 vez
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Morgan Miér Sep 06, 2017 4:35 pm

Morgan no era la muchacha más femenina en Plegia, propensa a actuar brusca, moverse como le naciera y a veces hasta hablar con poco recato; tampoco era la persona más preocupada de su aspecto, feliz con vestir la ropa de papá en lugar de una que complementara su figura. Pero le agradaba su cabello, apreciaba sentirse adorable y, sí, le preocupaba un poco quedar hecha un desastre. En cuanto tuvo oportunidad, parada entre sus guardianes y a sabiendas de que no había más peligro al que estar atenta, creyendo que disimulaba pero fallando por completo en hacerlo se llevó la mano otra vez a la cabeza, tanteando desde la cima y la partidura su cabello para ver si encontraba una notoria zona arrancada. No hizo falta que sus dedos se aproximaran mucho al área herida en el cuero cabelludo para que tomara aire entre dientes por el dolor, pues el cabello apelmasado contra la sangre que se secaba hacía que cualquier movimiento del mismo tironeara. Desistió enseguida y volvió a bajar la mano. Sólo por si las dudas, conseguiría un sanador apenas regresaran a la ciudad.

Entregada la pieza de evidencia del tipo de enemigo enfrentado, que puso sin chistar en manos de la general a cargo, Morgan cruzó sus brazos bajo su pecho para abstenerse de volver a tocarse la herida. Si de algo le sonaba el lugar nombrado, era de los reportes recientes de jinetes wyvern que habían sobrevolado prácticamente cada rincón de mundo para traer hasta los estrategas plegianos información sobre los movimientos de los emergidos. Sólo por lo reciente retenía recuerdo del continente, pues el reporte había sido totalmente neutro y poco interesante, revelando una situación sin cambios que en total habían perdido tiempo revisando. Aparte, había culto a Naga por allí y eso nunca ayudaba a tenerle más cariño a un lugar. - Pffft, Jugdral. ¿Quién los conoce? - Respondió, encogiéndose de hombros. Prestando su plena atención a la otra mujer de momento, presenció el breve intercambio entre ella y los demás magos, tan lúgubres y cerrados en sí como siempre, sonsacando de la heredera una espontánea risa. Podía asumir que no había nada más a la situación, entonces.

- ¡Está bien! Cuadra con lo que tenemos usualmente de invasores, Jeanne. Pasa que nuestros emergidos no suelen andar mucho por esta zona, se intenta cuidar que no se metan, por eso no habrían podido encargarse. - Dijo, intercediendo. Cuidadosamente manejaba y se mantenía al día de aquellos datos, las sutilezas entre emergidos del continente y extranjeros, de los que podían esperar ataques y de los que no; era parte importante de las decisiones estratégicas del reino. De sorpresa habían terminado haciendo una limpieza que igualmente habría sido necesaria, nada novedoso. El día en que tuvieran emergidos de Tellius o mismo de Akaneia tornándose hostiles hacia ellos sería el día en que las cosas se verían inusuales. Despreocupadamente, Morgan agitó una de sus manos. - ¡Pero no pasa nada! Yo pude terminar de hacer lo mío, dejé el altar puesto allá atrás y esto ya se resolvió, así queeee... volvemos, ¿no? -

Miró a Jeanne por aquella respuesta, de paso ya poniéndose a su lado para ir con ella. Seguía insatisfecha con el modo en que las cosas habían resultado, perdurando en su mente la preocupación de cómo sonaría todo ello a oídos de su padre si llegaba a ser informado. Buscando el modo de librarse de eso, apenas al tomar sitio junto a la general se le apegó un poco de sobra para tener su atención. No contaba con que la tuviera de buenas, considerado todo lo ocurrido, pero comenzando por volverle a poner la espada en la mano creía que tenía espacio cuanto menos a intentarlo. - Ajem... y reportamos que todo salió bien y sin incidente, ¿cierto? - Dijo, un último intento de ponerla de acuerdo en esa simplista versión, a ver si podía evadir que se remitiera que Morgan había sido herida. A lo que Jeanne dijera no podría discutir mucho, no con eso, pero otra vez su sonrisa ganadora se dibujaba en su rostro.
Morgan
Morgan
Afiliación :
- PLEGIA -

Clase :
Grandmaster | Wyvern Master

Cargo :
Estratega | Figura Sagrada (religión de Grima)

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Espada de plata [2]
Levin Sword [0]
Siegfried [0]
Espada de acero [2]
.
.

Support :
Marc [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v
Onix [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] 964aIaZ[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] UZx2VVf

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] YvwSTdF

Gold :
1130


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Invitado Miér Sep 06, 2017 10:55 pm

Bueno, razón no le podía quitar a la joven plegiana ante aquella respuesta a la información dada respecto al estandarte que tenía en relieve aquella placa. La información que pudiera llegar de aquellas tierras extranjeras era pasada por un filtro para buscar lo que fuera únicamente importante. Y además... bien era cierto que, las creencias de dichas tierras no ayudaban a que pudiera mantenerse un pensamiento cordial hacia ellas, no. Más bien todo lo contrario. Por eso... Sí, ¿quién los conocía?

Pero tanto la insulsa contestación por parte de aquellos guardias de oscura apariencia que no revelaba nada nuevo a aquel extraño panorama como el propio estado físico de la general no ayudaban a que su humor se templase, si no todo lo contrario. Su ceño se frunció suavemente y, desvió su mirada de nuevo hacia los actuales cadáveres de grisácea tonalidad que los delataban como emergidos. Y, el no poseer en su torrente sanguíneo más adrenalina que activara su cuerpo se hizo de notar por los efectos adversos de su disolución: Sus extremidades comenzaban a sentirse más pesadas, y un cansancio general fue invadiendo poco a poco a la general, no siendo de gran ayuda el intenso calor que hacía. Y que, obviamente, quedaba todavía más intensificado por aquella oscura armadura que portaba, estando en medio de un clima desértico... Los estragos de ambas situaciones comenzaban a afectarle...

Sintió cómo gotas de sudor descendían por su frente y cuello, perdiéndose en la tela que se mantenía debajo de la armadura; su mirada, dorada como oro pulido, comenzaba a desenfocarse sin remedio alguno. Y estaba segura de que sus mejillas debían de estar tornándose rojas por el sobreesfuerzo que suponía estar allí de aquella manera. A veces envidiaba los livianos trajes de los magos... Solo a veces. Más específicamente, en esa ocasión.

Alzó su mano para intentar retirar parte del sudor de su frente con un sencillo gesto y, su rostro se desvió esa vez hacia el ajeno de la Hija de Grima y, tras procesar las palabras de la pelinegra, también fue cuando se percató de que, efectivamente, eso simplemente había sido un pequeño fallo de cálculo y que, efectivamente, tendría que haber sido eliminado de todas formas. Sencillamente habían adelantado los seguros acontecimientos. Mejor, menos tiempo perdido. De alguna forma... Sí, todo había acabado bien, a pesar de lo 'extraño' del asunto. Parpadeó varias veces y, al final, acabó por soltar una leve risotada, frotando de nuevo su frente con su mano, exactamente, la izquierda, ya que la derecha aún mantenía ese pequeño metal marcado. - Sí, sí... Volvemos, volvemos ya - Confirmó aquello y, con un sencillo gesto, también le indicó a los dos magos oscuros que comenzaran a avanzar. Al menos de esa manera lograría no seguir bajo el inclemente sol y asándose en 'sus jugos' con la armadura puesta...

Avanzó y, nada más sintió un conocido peso en su mano, sin mirar directamente enfundó la espada con un pequeño suspiro, obviando el hecho de que Morgan mantenía una actitud que dejaba claras sus intenciones. Y por eso, Jeanne no se sorprendió cuando escuchó ese eficaz resumen de lo que sería reportado. Esa chica... - ¿Y tu cabeza para quién? - Soltó como si fuera el eslabón perdido de todo aquello, que lo era. Pero...solo necesitó dos pasos pesados y que arrastraban la arena para reflexionar al respecto. -... Asegúrate de que, antes de entrar a la ciudad, estés intacta, ¿sí?

Quería llegar, quitarse la armadura y meterse en agua fría. Tal cual. A pesar de que sabía que aquello no sería lo que haría... Pero, al menos, la misión había acabado. 'Sin incidentes'.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Eliwood Mar Sep 19, 2017 11:06 pm

Tema cerrado. 80G a cada participante.

Ambas obtienen +2 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Morgan obtiene el primer skill de la clase Tactician:

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Analisis Análisis - Con tan sólo una cuidadosa mirada a su entorno, el estratega es capaz de deducir la información completa del sitio, la cantidad y tipos de enemigos (clase, nivel, arma, número, refuerzos). De utilizarse sobre un sólo enemigo en lugar del campo de batalla, pueden deducirse sus skills, inventario y nivel sin necesidad de iniciar combate para verlos. En caso de Misión, el Narrador le proveerá de todos estos datos útiles.

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte. El resultado de este será la recompensa para ambos personajes.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] OaIUyNL
Lyndis [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] NqTGGyV

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Fy4uE7I

Gold :
987


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Narrador Mar Sep 19, 2017 11:06 pm

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Wz1G44N
Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Jm5byz1

Gold :
7216


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan] Empty Re: [Campaña de liberación] Si algo puede salir mal, saldrá mal [Priv. Morgan]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.