Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Mar Oct 18, 2016 5:13 pm

Goldoa... Goldoa... Goldoa... ¿Qué sabía de ese particular reino más del hecho que pertenecía a la Alianza Laguz? Alianza Laguz... Alianza Laguz... Según había entendido, a base de preguntar y leer libros, era que dicha alianza se comportaba de forma racista con los humanos, cosa que no le desagradaba para nada, sobretodo cuando parte de Begnion mismo se dedicaba a la esclavización de los Laguz. Pensó, quizás erróneamente, que los Beorcs también necesitarían ver que ellos, los Laguz, no eran solo sus mascotas, sino que si se les antojaba, perfectamente podrían arrasar con sus fuerzas de forma simple. Pero también se de cuenta que a nada servía el resentimiento, que a él en particular no lograría animarlo. Quizás no la venganza, pero sí se había levantado con mucho más ánimo que de costumbre. A veces, saber que no eras el único de una raza que hasta momentos atrás considerabas aniquilada por completo, era una buena forma de animarse, al menos él lo consideraba así. Por ello, oportunidad presentada, no dudó dos momentos antes de alejarse del molesto séquito que incluso en tierra de sus 'hermanos' le habían acompañado. Ingenuo o no, dudó que se atreverían a lastimarlo, no siendo un Laguz como todos los que en Begnion habitaban. Pero tampoco era su intención la de encontrarse con demasiadas personas, o al menos, no por el momento.

Empujado por nada más que la pura curiosidad de conocer un lugar nuevo, voló hasta que una gran montaña no le impidió el paso. Pero no una montaña cualquiera, aquellas que tantas veces había podido admirar no transmitían más que calma y tranquilidad. Esa en particular tenía algo más, algo que al momento no supo identificar si le agradó o totalmente lo opuesto. Goldoa estaba lleno de lugares parecidos, pero ese lar en concreto le dejó un desagradable sentimiento que le hizo estremecer. Culpando a nada más que al aire extraño que corría allí cerca, decidió bajar hasta posar sus pies en suelo firme, a considerados metros del comienzo de la montaña. En un fluido y elegante movimiento plegó sus amarillas alas detrás de su espalda. Un amarillo particular de hecho, pues era más claro aún que su dorado cabello. Entonces, firme donde estaba, de pie ante la inmensidad de la montaña simplemente se dedicó a observar lentamente a su alrededor, a hacerse otra perspectiva más de aquella aérea. Bosques de verdes hojas detrás de él, que como más se alejaban más parecían tornarse oscuros. Pero no un oscuro aterrador, sino el propio de un sano y denso bosque. Delante suya, hacia la montaña, logró observar con sorpresa como una abertura oscura parecía advertirle del peligro.

¿Hacer caso a su instinto? ¡Jamás! Sera era demasiado testarudo para ello, así que, con un paso aparentemente seguro se acercó y, apoyando una mano en la piedra se inclinó hasta adentrar únicamente su cabeza en la oscura entrada de la cueva. ¿Qué espero ver ahí? ¿Quizás bellas estalagmitas de colores? ¿O quizás el azul del cielo en las profundidades de la tierra? Todo lo que por la mente de la garza al momento pasó fueron nada más que cuentos antiguos y de dudosa procedencia... ¿Acaso pensaba que todo sería tan simple? La oscuridad devastadora le complicó el lograr ver y, como había presentido, algo no parecía ir del todo bien con esa cueva. Contrariado si entrar y explorar o mejor buscar algo más... 'A su alcance' dejó que el tiempo corriese demasiado rápido... ¡Pero demasiado! No fueron ni murciélagos ni osos los que le espantaron, sino una oleada de viento cálido que al instante le desconcertó. Sin saber bien del por qué, se inclinó tan rápido hacia atrás que si no fuese porque extendió sus alas casi por instinto habría acabado sentado en el suelo— Pero que susto... —Murmuró para si, retrocediendo con unos pocos aleteos. ¡Como si un dragón le hubiese enseñando su aliento! Dragones... Imposible ¿Cierto?.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Jue Oct 20, 2016 11:00 am

Volver a su patria y que las cosas estuvieran más tranquilas que lo que había acostumbrado a notar cada vez que volvía de sus viajes, era algo que hacía que el príncipe Kurthnaga se sintiese de lo más cómodo allí pero al mismo tiempo le daba algo de nostalgia. Sabía que no servía de nada rezar porque las cosas siempre fueran bien porque que el curso natural de las cosas se torciera era algo que incluso un dragón no podría controlar, pero le hubiera gustado admitir que no encontraba como algo halagador el hecho de que se hubiera involucrado con batallas y peleas en sus viajes por la situación que todo el mundo se enfrentaba contra los emergidos. Y todavía le apenaba más tener que ver que aquellos daños también se producían en sus tierras, aunque hubieran cesado temporalmente eso no quería decir que los emergidos se hubieran retirado; Kurthnaga no pensaba que fueran tan débiles, quizás se estaban reagrupando de nuevo y eso era algo que le asustaba.

La nostalgia por envidiar la paz que recordaba en sus tiempos de crío donde podía jugar tranquilamente por los alrededores de palacio con sus hermanos, también le llevaba a recordar lo difícil que se le habían hecho los últimos años en comparación; en primer lugar por temer desde su posición por no tener información del exterior y no verse capacitado como para actuar de ninguna forma para el bienestar de su país, y en segundo lugar cuando se vio más a la altura de la situación... pelear a día de hoy era un recuerdo que incluso le revolvía el estomago de la incomodidad que le proporcionaba. Kurthnaga no se arrepentía de haber abierto su mente al darse la posibilidad de viajar y conocer con su propia percepción lo que se encontraba ahí afuera pero sí que rompía totalmente con la influencia que había recibido en su país; debían entregarse a su país por completo, salir no era ni una opción.

Y por eso no podía evitar pensar en las peleas en las que se había visto involucrado, la primera de todas... Había sido protegido por un beorc, y realmente, no entendía todo aquel racismo entre beorcs y laguz: incluso a día de hoy Kurthnaga sabía que si no fuere por aquel pelirrojo mercenario ahora no seguiría con vida. Y los beorcs eran como la vida; había beorcs buenos y habían humanos malos, no tenía sentido juzgar a alguien por su raza. Pero el dragón negro también había sido capaz de proteger a sus seres queridos; tal y como había pasado en la entrada de las cuevas Kauku, donde tiempo atrás había quedado con Reyson para intercambiar información allí pero todo terminó bien, porque fue capaz de usar el poder que la diosa le había dado como dragón para hacer algo bueno. Y de alguna forma u otra, no pudo reprimir sus pasos cuando una vez más; se dirigieron a aquel lugar infernal.

Iba a admitirlo; nunca había entrado en las cuevas Kauku y probablemente, no lo haría si no fuera necesario. Había escuchado historias de pequeño para asustarle pero se había documentado lo suficiente para saber que dentro de encontraba lava capaz de quemar a cualquiera y aunque fuera un buen camino que comunicase a su país con Gallia y Begnion, prefería optar por otras rutas. Pero lo que le sorprendía del lugar no era la aparente calma que había en las cercanías de un camino al infierno, sino... que no era el único que parecía estar allí. Pero debía estar soñando porque veía a un laguz alado, que por el color de sus alas solo podía ser una garza. El príncipe Kurthnaga desconocía que hubieran más supervivientes a la gran escaramuza que hubo en el bosque de los Serennes más que Reyson, pero habían muchas cosas del exterior que también desconocía.

Pero más que la sorpresa por ver a un garza más en el lugar, le asustaba que pareciese tan cercano a la entrada de tal peligroso lugar. Seguramente si se hubiera transformado en un gran dragón hubiera llegado más pronto, pero Kurthnaga no se sentía conforme consigo mismo en esa forma por lo que lo único que pudo hacer fue apresurar su paso hasta quedar detrás de aquel desconocido. - ¡Perdone! - No tenía la confianza suficiente como para tocarle para captar su atención por lo que lo único que podía hacer era alzar un poco la vez sin ser acabar de ser del todo molesto, tratando de que se girase. - Esa entrada da lugar a las cuevas Kauku, es un lugar peligroso, le aconsejo que se retire un poco del lugar... Y... Perdone mi indiscreción. ¿Es usted una garza? Oh, no quiero parecer maleducado, debería presentarme en primer lugar; mi nombre es Kurthnaga. Perdón por la pregunta fuera de lugar, es el segundo de los suyos que tengo el placer de coincidir, me ha impresionado, nada más.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Jue Oct 20, 2016 7:29 pm

Concentrado como estaba en el susto... Aunque más correcto sería decir que seguía ligeramente desconcertado por la oleada de cálido viento, tampoco se percató de que alguien se acercaba a él hasta que escuchó ese "¡Perdone!" a sus espaldas. Entonces todo se esfumó, como si una repentina ráfaga de viento se hubiese llevado toda la neblina de su alrededor, le despejó. Se volteó con calma hacia atrás, fijando sus celestes orbes en la figura del hombre que tenía delante. ¿Preocupado? Estaba en reino Láguz y siempre podía sacar alguna excusa de entre las mangas, después de todo tampoco mentiría, estaba ahí como un embajador, el embajador de Sindhu para ser más exactos. Claramente sus motivos para estar ahí no eran más que políticos, a pesar de que prefería no desvelarlos si podía, pues al fin y al cabo, no era más que un cargo, ante todo era un Láguz. Después, pero no menos importante, el hombre que tenía delante no parecía ser nadie cruel sino todo lo contrario, a pesar de que el aura que presentía a su alrededor era... Majestuosa... Enorme... No supo descifrarlo con claridad, le recordó vagamente a los Dragones que había conocido en Sindhu y con quienes había llegado a tener relaciones realmente cercanas... Esa persona en cambio, era un total desconocido, quizás por eso no se acababa de acostumbrar a ello. Dibujó una pequeña y dulce sonrisa por costumbre y finalmente habló:— Lo siento... No planeaba ser descortés. Estaba recorriendo la zona y la cueva se me hizo particularmente escalofriante...

Parpadeó, quizás eso no era lo más correcto decir... ¡Parecería como una garza de extraños gustos y esa no era su intención! La sonrisa se borró de sus labios y negó unas cuantas veces con la cabeza más para si mismo— No me malentienda. Goldoa parece un reino pacífico y me sorprendió la cueva, eso es todo. Por sus palabras, parece ser que no estaba mal encaminado —Entonces avanzó unos pasos hacia el misterioso Láguz que acababa de conocer, ensanchando nuevamente sus sonrisa ante aquella pregunta suya, seguida de aquella aclaración... ¡Ah! ¡Cierto, las Garzas! También había sido para él una grata sorpresa lo que se había encontrado una vez llegado a Goldoa, o mejor dicho, la persona con la que se había encontrado una vez llegado— No se preocupe, no está siendo para nada maleducado, más lo fui yo al cotillear sin permiso, pido perdón —Kurthnaga... Kurthnaga... Ese nombre le parecía terriblemente conocido... ¿Pero de qué le sonaba?— Mi nombre es Seraphiel, un gusto conocerla —Realizando una ligera inclinación de cabeza volvió a levantarla con una sonrisa mayor en sus labios— Y está en lo correcto, soy una garza —Era una de las primeras veces en las que alguien acertaba su raza a la primera, con razón debía ser así por sus palabras. Quizás los países Laguz que no habían sido 'corrompidos' por influencia humana siguieran recordando las maldades que estos habían hechos, a pesar de que él mismo, con el tiempo, había comenzado a pensar que quizás... Quizás... Sólo quizás algo podía ser posible.

¿Está usted hablando del príncipe Reyson? —Decir eso de alguna forma... Creaba en él un agradable sentimiento que había considerado extinguido. Se sentía, vagamente como lo había hecho viviendo en el bosque de Serenes, junto a todos aquellos que conocía y amaba... Ahora la única persona que había quedado de ello era un príncipe ya sin reino, pero, eso no impedía que no sintiese felicidad. Ahora, más que nunca, había dejado ligeramente de lado la diferencia entre los rangos. Tampoco era como si alguna vez hubiera prestado exageradamente atención a ellos. Ahora, no eran más que unas etiquetas de cortesía que había aprendido a asumir tratando con personas diferentes, pero, ciertamente prefería poder tratar de forma más amistosa a los Láguz al menos, a pesar de que la costumbre se había inculcado demasiado en él ya como para quejarse— Lo conocí hace unos pocos días... Fue, sin lugar a duda, una muy grata sorpresa... Pensé, al igual que él, que todos habían muerto en aquél entonces... —Incidente... Los humanos lo habían causado...  ¡Habían sido ellos los culpables! Una parte suya aún era incapaz de perdonarlos por completo, no aún al menos— ¡Oh! ¿Es usted acaso el príncipe Kurthnaga de Goldoa? —¡Finalmente lo había recordado! No era como si prestara poca atención a las palabras de su Duquesa, pero, con todo lo que había estado sucediendo, realmente se había alejado todo de su mente. Estaba solo ahora recordando parcelas de información y esperó, sinceramente, no haber parecido demasiado descortés, a pesar de que, realmente poco sabía de aquél Dragón.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Oct 26, 2016 4:24 am

Mentiría si no dijese que estaba nervioso en aquel momento mientras esperaba la respuesta de aquel garza. Quizás había tenido la oportunidad de viajar recientemente en sus últimos años, pero lo cierto era que si comparaba los largos años que había pasado confinado en palacio con lo poco que había visto el exterior, era una situación normal que le sorprendiera ver una garza después de haber leído todas aquellas cosas terribles que había sucedido en el bosque de los Serennes y las palabras del príncipe Reyson acerca de ello todavía reducían más la opción de esperar encontrarse a un miembro superviviente de su raza... y más paseando tranquilamente en una de las pocas zonas peligrosas de Goldoa. Hizo una pequeña reverencia cuando el otro se disculpó y Kurthnaga movió sus manos nerviosamente queriendo hacer entender que estaba bien. - No se preocupe, no ha sido descortés. Solo quería asegurarme que no pudiera entrometerse en nada que pudiera ser peligroso... - Porque aunque si su prioridad siempre eran sus iguales, aquello no hacía que rechazase ayudar a los demás, porque al fin y al cabo; él era de buen corazón y solo quería buscar la mejor situación para todo el mundo.

-Oh, sí, cierto. Aunque nuestra política sea pacifista no podemos controlar las irregularidades geográficas, así que me temo que lo único que puedo hacer es advertir a los que se encuentran por la zona si me encuentro cerca. - Décadas antes de que los emergidos aparecieran, habían dragones encargados de controlar las zonas más conflictivas del país como eran las cercanías de las cuevas Kauku o el estrecho de los náufragos, pero poco a poco se habían retirado para volver dentro de murallas y aquellas zonas habían quedado un poco más desoladas. Ahora las cosas volvían poco a poco a lo que era tiempo atrás, pero aquello no quitaba que los dragones llevaban un ritmo de vida muy lento y quizás aquellas medidas de guardar aquellas zonas tardarían en volver a inculcarse como algo habitual. - No necesita disculparse, en realidad es alguien libre de ir donde quiera, solo quería que fuera consciente de que esta zona no es como las demás que pueda encontrar en nuestro país. - Cuando el otro hombre se presentó no pudo evitar bajar un poco la cabeza con una leve reverencia. En realidad por su mente aparecían un montón de preguntas de las cuales quería saber respuestas pero no podía pisotear su educación solo por un poco de curiosidad, eventualmente iría conociendo más de él; o eso esperaba.

Se tapó la boca cruzando los dedos de las manos en parte del rostro, avergonzado de que al parecer, Seraphiel y el príncipe Reyson se conocían. - Ah, sí... Me refería a el príncipe Reyson, sí. - Aunque en su memoria también albergaba los recuerdos de haber escuchado canciones provenientes de la cultura de las garzas, pero cuando había tenido la oportunidad de escuchar al príncipe Reyson cantar sus galdr; se había percatado de que no era la misma voz. Pero era solo un recuerdo más, no lo podía asociar a un rostro, así que probablemente nunca tendría alguna pista de a quien le pertenecía aquella desconocida voz. - Oh, perdone mi mala educación. Sí, soy Kurthnaga, el tercer príncipe de Goldoa. Es un placer conocerle, Seraphiel. - Se agarró las manos a altura del pecho para dar una imagen más tranquila e hizo un pequeño gesto cordial con la cabeza.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Miér Oct 26, 2016 4:31 pm

Pensó que Kurthnaga era un chico, sin duda alguna particular a su manera. Agradable y educado, quizás algo avergonzado. Pero a mesar de todo, particular y agradable. O al menos esa había sido su primera impresión, y normalmente la primera impresión de alguien contaba mucho en una relación, por muy corta que fuese, de cualquier forma que esta tomara. Sus ojos, celestes como el mismo cielo despejado se quedaron fijos en los ajenos, más que nada por inercia, porque los ojos eran el reflejo del alma y, se daba el caso que su raza fuese buena en esos casos. Pero a pesar de todo no quiso parecer descortés o intimidante, por ello permaneció con una afable expresión, una que expresaba mucho más que sus simples palabras— En ese caso agradezco su advertencia. Procuraré, en el futuro, permanecer lejos de estas cuevas —A pesar de que le llamaba la atención y a la vez no aquél particular lugar. ¿Qué se escondería en sus profundidades? ¿Cuáles misterios aquella cueva estaría protegiendo? Quizás nada más que tierra sucia y telarañas, pero, en la mente se Seraphiel aquella curiosidad, mezclada con el disgusto, seguían palpitando. Prefirió entonces prestarle más atención a su sentido común y alejar la idea de su mente.

En ese caso, quizás me convenga más dar una vuelta por los demás lugares —Pero solo entonces se dio cuenta. De que, probablemente había hecho algo no totalmente correcto. Calló de golpe y pensó unos segundos al respecto— Espero que... No haya ningún problema con que haya venido así de golpe... Escuché que Goldoa era en centro de la Alianza Laguz... Me dejé llevar por la curiosidad y no pensé en que, probablemente, haya hecho algo... Indebido —Además, ahí no debían de haber humanos, cosa perfecta para él, pues de alguna forma era un descanso del hermoso, pero para él aún extraño ambiente que había en Sindhu. No era como si le desagradara de por si, tan solo... Había ese 'algo' ese 'algo' que siempre aparecía y destruía la perfección, como si no estuviese destinada a existir. Parpadeó pero ante las acciones del príncipe ¿Se había avergonzado acaso? ¿Por cuál motivo? Juntó ambas manos detrás de su espalda y sonrió cerrando sus ojos— Es todo un honor, príncipe Kurthnaga —Pronunció una vez volvió a abrir sus ojos. Permaneció firme en su lugar, solo realizando una ligera, pero cortés reverencia.

Provengo de Hatari, más exactamente de Sindhu. Sissi, la Duquesa del misio, me habló en alguna ocasión su intención de conocerle —Quizás al momento se le pasara el presentarse como embajador del mismo ducado, pero, tampoco era como si realmente prestara mucha importancia a ese detalle— Además... Príncipe... —Su sonrisa se suavizó un poco más, se volvió más dulce, quizás con un matiz de suave vergüenza y sus ojos, claros, fueron suavemente entrecerrados— Agradezco que la Alianza haya ayudado al príncipe Reyson... Seguramente usted lo hizo también —Quizás sus palabras a esa altura fuesen innecesarias, pero había sentido la necesidad de decirlo en voz alta, en hacerle saber al joven príncipe de Goldoa que, realmente estaba agradecido e igual de feliz, por haber encontrado a alguien más de su raza, aunque no les legasen lazos sanguíneos, ni se hubiesen conocido en Serenes, pero, al menos compartían la memoria del bosque, su unión. Quizás las cosas fuesen diferentes, pero, para él eran así. Entonces su sonrisa cambió nuevamente, enderezó poco más su cabeza y sus ojos se abrieron totalmente de nueva vez.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Oct 30, 2016 12:16 pm

Asintió con la cabeza cuando Seraphiel afirmó que intentaría alejarse de aquel  peligroso lugar, quizás no era un gran ejemplo él mismo, porque allí se encontraba igual que el garza paseando por el lugar mientras recordaba situaciones que en su mente parecían más una pesadilla que propios recuerdos de la vida real... pero tenía que dejar de ser tan pesimista, sí, la zona en sí de las cuevas Kauku le daba una mala sensación al príncipe dragón pero era solamente eso; una mala sensación. En aquel momento no estaba sucediendo nada por lo que preocuparse por lo que debería respirar tranquilamente y pensar que no había que alterarse hasta que la situación lo requiriese. - Quizás un lugar más tranquilo sería más adecuado, sí, el estrecho de los náufragos, la ciudad... No tenemos grandes lugares de referencia pero supongo que somos un lindo país. - Tenía que decir cosas bonitas de su patria, porque al fin y al cabo, era su país y además, le gustaba que Goldoa fuera así de tranquila y más ahora que había vuelto, se volvía a sentir cómodo en su hogar. No tenía que estar continuamente huyendo por miedo.

-Oh, no. No hay ningún problema, al menos por mi parte, lamento decir que mi padre tiene una visión distinta a la mía. Pero mientras no sea irrespetuoso o llame la atención negativamente, no creo. Somos bastante cerrados políticamente con las visitas... Pero deberíamos mejorar eso, respecto a la Alianza Laguz me refiero. - Pero el príncipe Reyson solía entrar y salir del país sin ningún tipo de problema, así que Kurthnaga imaginaba que siendo Seraphiel un miembro de la misma raza y con la situación que había en el Bosque de los Serennes... Quizás su padre era más flexible por eso. Quizás lo era por algún motivo el cual desconocía, habían demasiados planteamientos del Rey de Goldoa que el más joven de los príncipes no alcanzaba a comprender pero no estaba en su mano precisamente cuestionar aquellos temas. - El placer es mio. - Hizo una pequeña reverencia acostumbrado a las formalidades. - ¿Proviene de Sindhu? ¡Qué sorpresa! Me encantaría visitarles por mi parte también, lamento admitir que tengo algunas responsabilidades que atender primero aquí antes de poder emprender un nuevo viaje. - ¡Un país con una universidad! A ese punto acabaría loco por releer tantas veces los mismos tomos en su biblioteca, pero había pasado muchas décadas aprendiendo cultura y conocimientos acordes a su título.

Cuando el de alas amarillentas quiso añadir algo más de lo que estaba diciendo pero lo hacía dudando, no podía evitar sentirse más curioso y mirarle de distinta forma; hasta aquel momento Seraphiel parecía bastante seguro con sus palabras así que el cambio momentáneo le sorprendía porque Kurthnaga no lo veía a venir. - ¿Qué? Oh no, por la diosa, no me tiene que agradecer nada. Seguro que he sido una carga para el príncipe Reyson más bien, puedo afirmar que seguramente él me ha ayudado más a mí que viceversa. - Sabía bien que probablemente serían de la misma edad pero Reyson era un referente para él, era muy fuerte, probablemente por las situaciones a las que desgraciadamente se había visto expuesto pero Kurthnaga no podía imaginar pasar por todas aquellas cosas y seguir con un espíritu firme como el del ex-príncipe. Mientras que él, por su parte, lo único que podía hacer era esconderse detrás de su guardaespaldas cuando las cosas iban mal y adoptar una personalidad equivalente a la de un chiquillo.

Sin embargo, mientras estaba sumido en sus pensamientos un ruido le hizo volver a la realidad y no pudo evitar reprimir un grito con una voz bastante aguda, pero cuando giró en aquella dirección, cerca de la entrada de la cueva, no observó nada que estuviera fuera de lo común. - Quizás era solo mi imaginación... - susurró.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Dom Oct 30, 2016 7:54 pm

Oh, no lo dudo, príncipe. Goldoa me parece un lugar estupendo, después de mucho tiempo logré relajarme un poco —Y ahí sonrió, sonrió abiertamente, amable, cortés, realmente estaba diciendo la verdad y Goldoa era como un viento fresco después de un arduo día de trabajo bajo un sol incesantemente poderoso. Ni cálido, ni frío, perfecto— Es, hasta cierto punto, reconfortante —Y no eran muchos los lugares que se le hicieran tales. Cerró por un momento sus ojos. Quizás aquellas cuevas cercanas eran una excepción, una que gratamente iba a intentar ignorar. Abrió nuevamente sus ojos cuando pasó a hablar del rey... Así que era una cuestión más peliaguda esa... Se preguntó, inevitablemente, que tipo de dragón sería el padre de aquél príncipe. Porque, automáticamente había asumido que se trataría de eso: De un dragón, al fin y al cabo esos eran los gobernantes de aquellas tierras: los dragones. Por otra parte, tampoco planeaba hacer algo para ganarse la enemistad del rey del país, sería una acción suicida, estúpida, un error que no estaba dispuesto a cometer— Lo tendré presente —Fue su respuesta. ¿A qué serviría pues afirmar que no cometería tal estupidez? Muchas veces las palabras a nada servían.

Y su sonrisa se ensanchó ligeramente ante sus siguientes palabras— ¿De verdad? —Entonces, una propuesta cruzó por su mente al instante— Pensaba permanecer un poco más en Goldoa. Para cuando parta, en caso de que haya acabado sus responsabilidades, puedo acompañarle hasta Sindhu. Para llegar hasta el Ducado habría que pasar el desierto y no siempre es amistoso... Además, me temo que aún habrán algunos... —Calló un segundo, rebuscó la palabra para designar a aquellos horribles seres y continuó— ... Emergidos, merodeando por algunas zonas. —Conocía lo suficientemente bien aquellas áridas tierras como para moverse sin tener que pasar por donde los emergidos se reunían, de la misma forma, podría ayudar y llevar al príncipe de forma segura al interior de la ciudad redonda que protegía todos aquellos ciudadanos del Ducado. Pero, prefirió, indirectamente dejar entender aquello— Siempre y que se de la ocasión, claro... —Sus ojos se entrecerraron con suavidad. Los emergidos, seres abominables que no se dedicaban a nada más que destruir todo lo que había al paso. Ya no eran solo humanos los enemigos, sino seres desconocidos sin moral también. Las cosas iban de una horriblemente perfecta forma.

Pero no se atrevió a decir nada más que un— ¿Usted cree? —Ante las afirmaciones del joven dragón con respecto al príncipe de las garzas. Quizás fuese un mal hábito suyo el apresurarse con sus conjeturas. Pero, pensaba que las cosas eran mucho más simples que eso. Aún así, nuevamente él no era la persona adapta para decir tales cosas y por ello solo se dedicó a observar con una extraña seguridad las acciones del príncipe. Pero, eso hasta que escuchó aquél grito ahogado que le hizo dar un ligero respingo. Sus alas se removieron en alerta y su cabeza volteó hacia un lado, el mismo hacia donde estaba observando el dragón y, al no ver, efectivamente nada, soltó un pequeño suspiro mientras acercaba la mano a su pecho— Ah, príncipe Kurthnaga no me asuste de esa forma... —Demasiado tarde, escuchó lo que parecía ser un gruñido mezclado con un grito que le hizo poner los pelos de punta y encogerse suavemente mientras volvía la mirada por vez segunda a las cuevas Kauka, esperando no volver a ver nada nuevamente. Ingenuo de él por creer eso. Estaba seguro de haber visto una mano cenicienta posarse sobre la piedra que formaba la salida de la cueva y, mientras uno de los emergidos salía al exterior mantuvo el respiro.

¡Emergidos! ¿Por qué tenía tan mala suerte? ¡Pareciera como si le estuviesen siguiendo! ¿Acaso había algo que los atraía? Dio un paso hacia un lado y levantó las manos hacia los oscuros seres en una muda petición de que no se moviesen— Sho, sho... ¡Vuelvan atrás! —Como siempre, no parecían ser capaces de escuchar sus peticiones y, en vez de retroceder, como abejas llamadas por la miel salieron lentamente. En menos de un parpadeo ya habían tres de ellos delante de las cuevas, ansiosos de guerra como solo ellos eran capaces de estarlo. Consciente finalmente que sus palabras no tendrían sentido retrocedió un paso y desvió su mirada hacia el príncipe de Goldoa— Príncipe Kurthnaga ¿Por qué no simplemente sellan la entrada a las cuevas? —Sus pasos, apresurados acabaron por romper las distancias y una de sus manos, tibia, acabaron por tomar al príncipe por una de sus muñecas con suavidad— Me temo que... Este es un buen problema... Deberíamos irnos cuanto antes... Príncipe... ¿Hay alguna guardia cerca? —Él no las había visto, quizás Kurthnaga tuviera más suerte y, por la situación, se vio imposibilitado de seguir calmo por ello sonó apresurado, casi inquieto y preocupado.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Oct 31, 2016 5:14 am

No pudo evitar una sonrisa de lo más honesta cuando escuchó por palabras ajenas que su país era un lugar estupendo, y se sentía un poco orgulloso de quien lo dijera no fuera precisamente un dragón más, sino a alguien que incluso era de un lugar que no estaba situado en un país colindante, sino en Sindhu que estaba más justo al otro lado del continente que tenían en común. Movió un poco la cabeza alegramente mientras murmuraba un agradecimiento por las palabras, porque que fueran un país tranquilo y agradable era su máxima meta con las políticas instauradas, Kurthnaga también soñaba algún que otro día pudieran abrir sus fronteras, pero también se percataba que quizás era un demasiado pronto para tener aquella clase de sueños; así que se conformaría con tener buenas relaciones con los laguz, por el momento. - Oh, estaría bien tener compañía durante el viaje hasta el ducado, avíseme cuando tenga pensado volver a su país, me encantaría unirme a usted. Y no se preocupe, he estado anteriormente en Hatari y tuve que cruzar el desierto, no lo recuerdo como una buena experiencia, pero sigo vivo y eso es lo importante. - Soltó una pequeña carcajada para restarle importancia al asunto, aunque aquel resultado se había dado en gran parte porque había tenido un buen guía.

Después, cuando el tema se tornó menos agradable, el príncipe simplemente negó con la cabeza. - No me gusta mucho pensar en... emergidos, pero fue algo con lo que lidiamos activamente por aquí también, así que no se preocupe. Es una amenaza global, es algo con lo que hay que convivir hasta que haya solución. - Porque aunque pareciese que en Goldoa se había reducido el número de ataques de los emergido contra la muralla que protegía a la ciudad, aquello no decía que hubieran desaparecido por completo, puesto que de vez en cuando volvían a aparecer para causar problemas nuevamente. Se preguntaba si aquella disminución de ataques se había dado también en otras zonas, pero el príncipe dragón no había tenido tiempo para salir del país porque debía atender nuevas responsabilidades, por eso había tenido que encargar a algunos de sus dragones más fieles que recogieran algo de información por él.

Se quedó perplejo durante unos instantes mirando fijamente a Seraphiel, realmente creía que Reyson era muy fuerte y valiente, y tenía la esperanza de que algún día él podría llegar a ser un poquito más valiente como el príncipe blanco, para dejar de ser menos temeroso, pero no creía que fuera algo que debía compartir con alguien que acababa de conocer. Ya daba sensación de inseguridad como para expresarlo en palabras, realmente no creía parecer tan indefenso, porque al fin y al cabo era parte del símbolo de la familia real de Goldoa; uno de los pocos dragones negros que existían. Pero por el momento tendrían que lidiar con algo más peligroso que los pensamientos del joven dragón. - Lo lamento, no pretendía asustarle con mi comportamiento. - Afiló un poco más su mirada, no solamente porque su compañero laguz le decía que algo iba mal, sino que él mismo podía percibir que algo estaba fuera de lo común aunque no lo estuviera viendo como tal.

Pero los emergidos no tardaron de aparecer por la entrada de la cueva y no pudo evitar suspirar por recordar una situación similar que ocurrió unos años atrás. Notó como le parecía que Seraphiel perdía la calma que estaba emanando instantes atrás y le agarró por la muñeca para que Kurthnaga reaccionase de alguna forma huyendo de allí; pero no era momento para alarmarse, el pasado le había mostrado que eso solamente era contraproducente y que acababa siendo una carga para sus compañeros. Respiró hondo para tratar de actuar de la forma más calmada y luego deshizo la fuerza que hacía la garza sobre su muñeca para con ambas manos del dragón, aprisionar suavemente una de las manos de Seraphiel para transmitirle calidez, aun sí él estaba inquieto también. - Sellar la entrada de las cuevas no es la solución, pero confíe en mí, las cosas van a surgir bien.

Tenía que admitir que se sorprendía a sí mismo con aquellas palabras, porque se atrevería a decir que era la primera vez que admitía que era capaz de sobrellevar una situación con tanta seriedad... Pero si él no protegía su país, ¿Quién iba a hacerlo? Dio un par de pasos adelante para separarse del rubio, acción que cobró sentido cuando su cuerpo empezó a emanar una peculiar luz que daba paso a su cuerpo adoptando un gran nuevo tamaño que aumentaba y aumentaba para sobrepasar los cinco metros. La piel blandita se volvía en toscas escamas negras con un tono carmín en algunas zonas, pero lo que probablemente más impresionaba del cambio eran grandes alas capaces de mover su elevado peso y unas garras que se veían bastante duras. Antes de hacer nada que pudiera considerarse como imprudente, giró su cabeza hacía atrás para dar una pequeña advertencia. - Lamentaría que se viera envuelto en una pelea, así que aproveche que los emergidos todavía se encuentren alejados de nuestra posición. Odio... esto, pelear. Pero no puedo dejar que se acerquen a la ciudad y destrocen a su paso si puedo evitarlo, pero esto es un tema que me incube a mí. - Le daba un miedo atroz que podía incluso llegar a paralizarle el hecho de volver una y otra vez a inmiscuirse en peleas. ¿Pero que opción le quedaba? No era como si pudiera persuadir a los emergidos de que hicieran otra cosa, pero no podía pasar de la situación sabiendo que si nadie les paraba, las cosas se tornarían mal.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Lun Oct 31, 2016 6:00 pm

¡Oh, bueno! A pesar de que en su momento le pareció particular aquél joven dragón oscuro, terminó por considerarlo nuevamente. La particularidad no se la quitaría nadie, pero, al parecer lograba ser más animado hasta el punto de reír y eso, de alguna forma lo relajó bastante. Sus hombros cedieron un poco y sus labios dejaron escapar un silencioso suspiro. No estaba nervioso, claro que no, pero, de esa forma era más agradable— Lo haré... Y le enseñaré la forma más fácil de llegar sin tener que morir de calor en el intento —Una sonrisa, amistosa y gentil se posó en sus labios. No iba a mentir, la primera vez que había pisado el árido suelo de Hatari pensó que encontraría su final entre el enorme mar de arena, nunca se habría imaginado que lograría acostumbrarse al clima, no tan bien como lo había hecho. Su problema principal seguía siendo el mar, menor, pero seguía dándole cierto recelo el navegar pero eso no dejó que su sonrisa se borrara, siguió manteniendo sus ojos en el dragón con calma.

Calma que se esfumó como una ilusión cuando sintió la amenaza que suponían los emergidos y su ponzoñosa oscuridad que parecía invadir los alrededores cercanos. Como un veneno, como una plaga que consumía todo, como el caos personificado. Para él que tanta facilidad tenía por sentir las emociones o cualquier cambio significante en el ambiente, era más que claro que los emergidos habían vuelto a ensuciar la tierra con sus crueldades. Lo que le sorprendió además y le distanció de la realidad fue la inesperada seguridad de Kurthnaga, seguridad mezclada con inquietud, pero una clara y admirable determinación por hacer algo al respecto. Por ello no logró reaccionar rápido. Parpadeó y simplemente dejó actuar al otro hasta que tuvo que voltearse al verle avanzar y, estaba dispuesto a decirle algo si no fuese porque decidió transformarse. En un abrir y cerrar de ojos, el aparentemente inofensivo Kurthnaga se había convertido en un enorme dragón de oscuras escamas ante su sorprendida mirada.

Estaba acostumbrados a la presencia de dragones, al fin y al cabo las personas con las que estaba relacionado en Sindhu, con aquellos con quienes más lazos había entrelazado, eran, al fin y al cabo dragones o una raza semejante. ¡Pero jamás se había levantado ante él un dragón oscuro! Tan majestuoso y aparentemente poderoso... Le desconcertó suavemente verle voltear hacia él y decirle aquello... ¿Cómo lo había hecho? ¿Cómo era capaz de entenderlo perfectamente a pesar de todo? Su ensimismamiento cesó al darse cuenta de que era en realidad su propuesta: hacerle retroceder. Sus labios se torcieron hacia abajo en desacuerdo— Claro, haré lo que usted pida... —Se cruzó de brazos y, en un par de aleteos de sus alas tintadas de suave amarillo levantó el vuelo a espaldas del enorme dragón negro— ¿Creyó que diría eso? —Su voz, hasta el momento ligeramente más apresurada, volvió a adoptar su tono calmo y nada autoritario, pero firme. Se acercó hasta posar su mano suavemente sobre las duras escamas del cuello del ser, dándole a entender que estaba a su lado y sonrió observando a los enemigos.

Ahh... Ustedes dragones... ¡Pero tiene razón! —Le miró de reojo, consciente de que los emergidos de entre las rocas estuviesen formando una particular formación de espadachines en la primera fila— Y aún así, no puedo dejarle aquí solo. Le apoyaré, al menos eso puedo hacer y cuando hayamos acabado, me enseñará lo hermosas que son sus tierras más detalladamente —Habló con una particular sonrisa en sus labios— Confío en usted... Kurthnaga... —Y sonó más suave, moviendo suavemente la mano que mantenía apoyada sobre su escamoso cuello. Quizás fuese un inesperado cambio de opinión, pero lo notaba... La inseguridad del dragón, su nula gana de hacer eso y a la vez su inmenso deseo por cambiar algo. Seraphiel no podía abandonarlo, no se lo permitiría. Además lo había dicho 'confío en usted' ¿A cuántas más personas se lo había dicho? Sonrió para si mismo y cuando desvió nuevamente su mirada hacia los emergidos logró vislumbrar como uno de los arqueros que hacía solo poco había salido de la gruta tensaba su arco en dirección a donde él estaba. Usó el apoyo sobre las escamas del dragón para empujarse a un lado, esquivando así la flecha que acabó cayendo al suelo a espaldas del dragón.

Su atención, enemistosa, se fijó en los seres que estaban empezando a formarse en grupos. Los siete espadachines delante, aparentemente dispuestos a blandir sus espadas contra el enorme dragón y los otros cinco arqueros detrás, tensando sus arcos. Frunció el ceño ¿Tan poca mente había en ellos que siquiera estaban dispuestos a retroceder ante la amenaza de un dragón?— Príncipe... ¿Qué tal se lleva con la suerte? Si nos sonríe dejarán de salir de las cuevas... —En parte se sentía culpable también de que el príncipe acabara en aquél aprieto— Espero que su coraza de escamas sea resistente contra sus flechas y espadas... ¡Pero esos seres son unos insensatos! —Tenía que pensar rápido ¿Qué podía hacer él, un total inepto para las batallas? Se inclinó al frente y con unos nuevos aleteos usó la suave corriente de aire en su favor y se fue acercando a la montaña que había al frente, quedando a espaldas de los enemigos, algunos de ellos dirigieron su atención hacia la garza, sobretodo los arqueros y, las tres flechas que dispararon fueron a chocar inevitablemente contra la dura roca a sus espaldas.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Nov 01, 2016 2:30 pm

Estaba intentando actuar de la manera más seria que podía en aquella situación, Kurthnaga tenía que respirar hondo, poner sus pensamientos en orden y elevar su estima pensando que era un ser capaz de sobrellevar aquella situación. Porque el peor de sus enemigos no eran aquellos que decidían interponerse en el camino de la tranquilidad de su país, sino que él era su gran enemigo: no era alguien que hubiera sido educado para pelear, sino todo lo contrario, tampoco había pasado su infancia jugando con otros dragones y volando en su tiempo libre por lo que le atemorizaba transformarse en un gran dragón. Pero ahora había pasado algo de tiempo entre que las horribles batallas en las que se había visto involucrado a pelear y la actualidad, así que poco a poco iba ganando algo más de confianza en sí mismo durante sus aventuras. Tenía que pensar si la última vez, hacía unos años, había podido afrontar la situación contra los emergidos en las mismas cuevas Kauku junto al eficaz apoyo de Reyson... ahora estaba más preparado, todo tenía que salir bien, ¿cierto?

Y cuando el príncipe dragón le dio la oportunidad al garza de retroceder y apartarse de la batalla, no lo hizo porque pensase que no era capaz de ser de ayuda allí; después de las experiencias que había vivido con el ex-principe de Serennes sabía que aunque ellos como raza no pudieran pelear como tal, tenían habilidades de lo más necesarias en batalla y de alguna manera u otra, necesitaba aquella paz mental presente para no volverse loco entre tanta sangría. Había sido un acto de educación, porque Kurthnaga había decidido dar un paso al frente para proteger a su país... pero Seraphiel pertenecía al ducado de Sindhu, por lo que no podía obligarle a pelear por sus valores en contra de su voluntad. Kurthnaga se giró un poco para no darle la espalda y se arqueó un poco como si tratase de hacer una reverencia con su gran tamaño. - Lo lamento, no quería dar la impresión de que lo estaba menospreciando. Gracias por el apoyo que me va a brindar, ustedes... la raza de las garzas, me dan la impresión de que me ayudan a mantener la calma con más facilidad. Y eso es muy importante para mí. - No era un general de guerra, y probablemente, por mucho que se esforzase nunca sería talentoso para ello... Por lo que necesitaba el apoyo de sus aliados siempre que pudiera.

Entonces volvió a voltearse y avanzó unos pasos en dirección a la entrada de la cueva. - Puedo considerar que tengo buena suerte, la última vez que peleé aquí, los enemigos se escondieron asustados de vuelta a la cueva. Por favor, espere detrás de mi hasta que tengamos un poco más de información sobre nuestros enemigos. - Porque recién habían empezado a salir emergidos de la cueva y todavía no podía identificar cual era el numero de su grupo o que tipo de armas portaban... Y saber si podían atacar a corta o larga distancia era una diferencia que al dragón negro le parecía abismal. Pero en cuanto Seraphiel le advirtió sobre los enemigos, su vista se centró; en primer lugar distinguió espadas y eso no lo asustó, pero lo siguiente fueron... flechas, y era bien sabido por la poca experiencia que tenía que alas y flechas no tenían una buena relación entre ellas. Pero su corazón se alteró cuando su compañero de batalla empezó a aletear siendo un blanco perfecto para los arqueros, que no llegaron a acertarle; pero no dejaba de ser peligroso.

Sin dudarlo unos instantes, voló en la misma dirección interponiéndose entre los arqueros y Seraphiel, como si su intención fuera la de convertirse en un escudo draconiano. Y aunque en el pasado hubiera dudado más en empezar su primer ataque, en esta ocasión actúo sin pensarlo, lo que le permitió ser más rápido y no dudar en si su acto era correcto o no. Empezó a a respirar de una forma pesada para guardar algo de aire en sus pulmones y al cabo de unos segundos aprovechó para transformar ese aire en un aliento azulado que proyectó contra los arqueros que se encontraba en el suelo; carbonizando a los que les dio de lleno mientras dejaba malheridos a los que se encontraban en las proximidades. El ataque también levantó algo de polvo en la zona mientras el ambiente se llenaba de un olor parecido al del azufre. - ¡No se exponga tan fácilmente al peligro, me dará un infarto si le atacan!
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Mar Nov 01, 2016 8:40 pm

Le pareció hasta cierto punto admirable. Que temiese tanto, y aún así que estuviese tan seguro de querer hacerlo. Esa duda que tenía a mitad se le hacía peculiar, pero nada cambiaba que fuese admirable, al menos bajo sus ojos. Seguro que nunca podría bajar solo al campo de batalla solo se dedicó a sonreír, suave, para si mismo y observar al dragón. Quizás fuese solo un pequeño ser inseguro, temeroso... Pero tendía a pensar que antes o después cambiaría y que, de un momento a otro se levantaría con la fuerza y la seguridad de la que, sin duda era señor. Sus palabras le alegraron de cierta forma, era grato saber que podían influir tanto en aquél joven dragón, que su presencia lograba calmar sus inquietudes, aunque fuese solo por un momento, por un instante— Me alegra oír eso, príncipe Kurthnaga... Y sabiendo eso, con mayor razón aún no puedo dejarla luchar solo. Así que en esta ocasión, yo se lo aseguraré: Todo estará bien —Y sus palabras, a pesar de suaves y calmadas, tuvieron una tonalidad de seguridad más notoria de lo usual, porque, su intención era justamente esa: dar ánimos al príncipe de Goldoa.

Y claramente no estaba en su ser el permanecer quieto, detrás del dragón más grande y simplemente dejarse proteger sin poder nacer nada al respecto ¿Con qué motivo se habría quedado sino? Así no sería más que una molestia para el otro. Por ello, observó sorprendido hacia el hocico del dragón al escuchar sus palabras y verse cubierto inesperadamente por su enorme forma real. Iba a reprocharle si no fuese porque notaba la sinceridad en sus palabras e, inevitablemente acabó suspirando— Está bien... —A regañadientes lo dijo, fijó sus ojos en los ajenos, esta vez con más seriedad y avanzó un poco, aún manteniéndose en el aire por el aleteo de sus alas— Pero... —Frunció el ceño, miró hacia los calcinados cuerpos de los emergidos y necesitó desviar la mirada hacia el dragón nuevamente. No... Definitivamente no estaba tan acostumbrado relacionarse con aquellos oscuros seres, mucho menos verles muertos, sin suspiro tendidos en el suelo y con la extraña atmósfera que se había formado a su alrededor— ...Es contraproducente. Kurthnaga, le acompañaré... Pero sería un problema aún mayor que escapen hacia el bosque... Sería mejor que volvamos a quedar delante de ellos, para que su único escape sea la entrada en la cueva —Se había acercado solo porque así las flechas serían más erráticas, además, no todos se centrarían en el príncipe.

¡Pero de esa forma temía tanto que pudieran llegar a correr hacia el bosque! En cambio tal parecía ser que más emergidos por el momento no saldrían, quedando así solo aquellas pocas filas de caballeros y arqueros. Los calcinados en el suelo no planeaban volver a levantarse, eso seguro. Los heridos en cambio, volvieron a tensar sus arcos. Así que... ¿Qué más podía hacer? Pensó rápido y finalmente volvió su atención a su compañero— Dijo que luchó junto al Príncipe Reyson ¿Cierto? —Quiso cerciorarse. ¿Podría hacerlo? ¿Realmente?— Entonces estará familiarizado con la habilidad de las garzas... Príncipe Kurthnaga... ¿Está listo? —Y había que dejar algo claro. Hacía mucho que no levantaba su voz, hacía mucho que no cantaba más que suaves tarareos... En un principio pensó que había sido el miedo, tiempo después entendió que no había sido nada más que la falta de un objetivo. Se deslizó hacia fuera de su inesperada protección y voló hacia el otro lado, para volver a darles la cara a los emergidos. ¿Funcionaría? ¿Realmente podría hacerlo? No le quedaba, por desgracia, nada más que intentarlo.

Nuevamente su mano se apoyó sobre las escamas del dragón, más que nada para un apoyo suyo personal. Tomó aire en silencio y, tras cerrar sus ojos dejó que una canción en un antiguo y casi olvidado idioma resonara. Al inicio lento, sin fuerzas, como un susurro. No, así no estaba bien. El registro fue subiendo junto a su voz y, en breves segundos lo que antes había sido un mero susurro, ahora era una canción alta y clara, dulce, quizás algo diferente a su usual tono de voz por culpa del cambio y, si alguien se fijara lo suficiente, el echo que se fue formando, la resonancia entre cada piedra, resultó extraña, casi fuera de lo común. No era una canción cualquiera, era un galdr. Uno que hacía ya muchos años no cantaba, pero que sonó como si realmente nunca hubiese existido aquella parte de tiempo en que había sido olvidada. Sonó fuerte y clara como la primera vez y con una grata sorpresa se dio cuenta que era capaz aún de cantar, de animar y fortalecer a sus seres queridos con sus canciones y sus místicas palabras.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Nov 05, 2016 9:54 am

Kurthnaga se sentía algo animado por no tener que verse peleando en aquella escena él solo, porque si pelear ya le daba miedo en sí, encontrarse sin ningún aliado que le brindase apoyo en un momento así era algo de lo más aterrador. También había la contraparte de que pelear con seres queridos a su alrededor era algo que también temía, porque no podía evitar pensar una y otra vez que ocurriría si por su culpa estos quedaban heridos; no conocía a Seraphiel más que de unos cuantos minutos pero no le daba la sensación de que fuera un mal tipo y de igual forma, quería protegerlo porque bien sabía que el garza no podría pelear por sí mismo pero probablemente igual que el príncipe Reyson tendría grandes habilidades que eran de mucha ayuda en combate y que, solamente ellos eran capaces de transmitir tanto como solo su voz. Y le parecía increíble que con un gesto que parecía tan poco pudieran repercutir tanto, era algo inspirador para el dragón negro. Además aunque fueran meras palabras, le gustaba el tono en el que Seraphiel le había dicho que todo iba a estar bien, realmente creería en esas palabras.

Agradecía que ahora el de alas claras parecía menos encaminado a llevarle la contraria como había hecho cuando le había propuesto que podía dar media vuelta e irse a un sitio más seguro, sino que ahora le daba la opinión de lo que él creía en encontrar en su alrededor. - Tiene totalmente la razón, tenemos que descender el vuelo e interponernos en su camino para que no tengan la oportunidad de escapar hacía la ciudad en lugar de que vuelvan de nuevo a las Cuevas Kauku... - Así que después de pronunciar aquellas palabras, Kurthnaga no tardó sino que unos pocos segundos en hacer tal y como había dicho, abanicando sus alas con menor intensidad para que su propio peso fuera el que le impulsase a aterrizar sobre suelo firme. No estaba a pocos metros de la entrada de la cueva, sino que se encontraba a pocos metros del grupo de emergidos que habían subido desde los infiernos de aquellas cuevas infernales. Ahora que lo único que podía esperar era que el otro laguz decidiera no hacer ningún acto que le hiciera saltar su corazón y le siguiera detrás de él.

Pero quizás solamente se estaba preocupando en demasía. - Luché en un par de ocasiones con el príncipe Reyson, sí... - Y su ansiedad pareció desaparecer proporcionalmente después de que el garza apoyase su mano en su escamoso hombro y una fina voz pudiera ser oída. Y aunque hubiera empezado como una fina voz imperceptible, el tono había ido subiendo y agarrando fuerza para ser una canción que le estaba transmitiendo las fuerzas necesarias como para dejar de lado a sus miedos por un rato mientras peleaba. - No es esa voz tampoco... - Kurthnaga había dicho aquello en un tono de voz muy bajo, imperceptible, porque al fin y al cabo estaba hablando con él mismo. La voz de Seraphiel tampoco coincidía con la voz que él recordaba en su mente que había escuchado en su niñez. ¿Cómo iba a pensar aquello? Kurthnaga se sentía algo estúpido por haber intentado relacionar voces, después de todo, Seraphiel parecía que pisaba Goldoa por primera vez, así que algo como aquello habría sido imposible. Negó con la cabeza. - Perdón, me distraje. Gracias por compartir sus fuerzas conmigo.

Tenía algo más importante frente a sus ojos como para perderse en la nostalgia del pasado. Ahora tenía que luchar por el presente y el futuro, a Kurthnaga le daba miedo pelear en tierra porque no era un gran guerrero y luchar a cuerpo-cuerpo... le daba asco. Podía soportar la olor de azufre y cuerpos quemados, pero no podía con la olor de hierro y sangre mezclada entre sí pero no tenía tiempo como para lamentar su decisión: porque solo podía permitirse ganar. Como no sabía como proceder en un caso así porque los enemigos estaban algo dispersos como para simplemente ponerse a lanzar su aliento contra los emergidos sin ningún tipo de planificación, así que lo único que se le ocurrió fue pensar: “¿Cómo actuaría mi guardaespaldas si estuviera aquí?” y directamente sin pensarlo mucho; rugió, no era algo aterrador sino que parecía algo cohibido pero debido a su tamaño fue un rugido suficiente como para que los humanos se asustaran y se reorganizaran un poco, momento que Kurthnaga aprovechó para acercarse con grandes zancadas al enemigo y hacerlos retroceder al realizar un movimiento con sus garras sobre los enemigos más cercanos. No hundió sus uñas lo suficiente como para arrancarle la piel a aquel espadachín pero sí como para hacerle heridas que le provocaría ir desangrándose poco a poco hasta perder la vida.

Los emergidos parecían mirarse entre sí para cambiar la formación de su ataque para algo más eficaz y Kurthnaga solo pudo protegerse con sus alas alrededor de sí como si en lugar de tener una función para volar; fueran un escudo. Porque había previsto que próximamente los arqueros impactasen sobre sí y no estuvo equivocado en cuando el gran dragón emitió un quejido cuando notó aquellas puntas afiladas clavarse entre sus escamas.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Sáb Nov 05, 2016 1:44 pm

¡Diabólicos emergidos! ¿Cómo podían ser tan persistentes y no darse por vencidos aún ante las acciones de un dragón? ¿Tan metidos estaban en su horrenda comisión como para no entender que sus miserables vidas corrían peligro? Cuando su canción acabó, no pudo hacer más que observar como volvían a cambiar su formación y ahora se dedicaban a atacarlos con flechas. Inesperadamente, por el lugar donde estaba acabó protegido por las alas del oscuro dragón a su lado. Le observó con el ceño ligeramente fruncido. A aquél príncipe no le gustaba tal parecía ser, luchar contra aquellos emergidos y las flechas le estaban dañando inevitablemente a pesar de sus fuertes escamas... Su quejido se lo había demostrado que así era. Se movió un poco, acercándose poco más a él y entonces entreabrió sus labios para hablar— No debería dejar que le apunten con sus flechas... Solo se dañará —Y de alguna forma se sentía culpable, después de todo el príncipe se había acercado para poder prevenir del inminente peligro que igualmente había aparecido.

Intente usar el batir de sus alas como defensa contra las flechas. El aire que sus alas formarán, deberían ser suficiente para parar las flechas de aquellos... Seres... —Propuso, pues no se atrevería a ordenar, siquiera a sonar imperioso, después de todo tampoco estaba seguro de que sus conjeturas fueran ciertas. Por otro lado, se refirió a ellos como simples seres al percatarse de que, tampoco eran beorcs, pero mucho menos laguz... ¿Quizás alguien los estaba creando? ¿Quizás los controlaban? Puede que meramente fuesen una raza más, desconocida y bélica. Pero eran una molestia, eso nadie se lo iba a negar. Miró hacia las alas que les protegía y, nuevamente volvió a ver hacia el príncipe de Goldoa— Probablemente no logremos muchas cosas... Pero deberíamos intentar empujarles de vuelta hacia la cueva... No son tontos, sabrán que no tienen esperanza contra un imperioso dragón —Habló, firme pero suave, en ningún momento tomando el tono de una orden. No, él jamás daría una, no sin motivo, se llevaba mejor con las peticiones, con los consejos.

Y durante todo el tiempo que había estado viajando en el último año, se había percatado que aquellos seres, aquellos enemigos que más parecían a horribles humanos, a pesar de no escuchar palabra que le dirigiesen, sí eran lo suficientemente listos como para planear ataques, dividirse y aniquilar su enemigo. Supuso que se alejarían hacia las cuevas nuevamente, sobretodo si veían que no podían seguir atacando, que sería inútil y eso era, precisamente, lo que Seraphiel anhelaba— Con un poco de suerte volverán a la cueva y no saldrán nuevamente —Unos aleteos bastaron para hacerle levantar en el aire, alejándose un poco del hombro del dragón, sin desviar su mirada nuevamente de él— Después de todo usted es enorme y ellos, demasiado pequeños como para esperar lograr vencer, le deben de temer... Solo hay que demostrarles que no tienen forma de ganar... Un poco más... ¿Está listo?... —Dicho eso, desvió de nuevo su mirada hacia el frente. Quizás la única y mejor forma para ayudar a aquél joven dragón era así... Era poderoso, lo notaba... Un conductor nato... Un príncipe que solo no estaba acostumbrado a demostrar lo poderoso que realmente era.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Nov 06, 2016 8:00 am

Apretó los colmillos con fuerza mientras cerraba los ojos para unos segundos no ver que sucedía a su alrededor, el dragón negro solo se centraba en el dolor de las flechas que intentaba que se disipase pronto. No estaba acostumbrado al dolor físico porque no había sido un niño que había jugado con los demás y se había caído, causándose rasguños; sino que había sido el hijo menor del rey, el sobre-protegido dragón que solo había tenido acceso a libros y a aprender nuevos conocimientos que nada tenía que ver con la pelea y las guerras. En su momento, no había tenido ningún reproche en ser educado de aquella forma, porque incluso lo veía como algo normal. No se sentía superior por ser dragón negro pero si que era diferente por la autoridad que le habían otorgado al solo nacer y tenía que ser consecuente de ello... pero en los momentos de verdad como aquel, le costaba imponerse en una batalla y no querer llorar cuando recibía daños: porque nadie le había enseñado a ser un fiero general de guerra.

-Oh, lo lamento... No tengo ningún tipo de formación militar y sinceramente no había pensando en esa opción para intentar inutilizar sus flechas, lo tendré en mente para la próxima vez. - Aunque Kurthnaga estaba bastante seguro de que probablemente, no se acordaría de ello si los arqueros volvían a apuntar sus flechas contra él en grupo. Ya lo había dicho, no era un militar, no tenía ni la más remota idea de cuales serían los movimientos más eficientes que realizar en un campo de batalla y aunque en algunos casos intentaba pensar antes de actuar, la realidad era que la mayoría de casos el dragón negro se movía impulsivamente porque tenía tanto miedo que si no se movía aunque fuera temerariamente, sus garras se quedarían clavadas al suelo y eso quería evitarlo a toda costa. - Ugh, sí, intentaré hacerlos retroceder hacía las cuevas.

Lamentablemente aunque su cuerpo fuera el de “un imperioso dragón” como había dicho Seraphiel, su carácter no era para nada imponente, dudaba cada dos minutos sobre si lo que había hecho estaba bien y solo quería hacer lo mejor: pero en aquella situación no podía decirse que fuera quien tuviera la dominación del panorama, porque mientras los emergidos parecían que se estaban reorganizando en combate con una estrategia diferente y él, en cambio, estaba herido. Agradecía que su alido fuera también su apoyo moral porque era algo muy necesario para el príncipe, incluso si era evidente que tenía un gran tamaño y que aquello conllevaba un gran poder también; no era como si él se lo acabase de creer de todo, como si las posibilidades de que todo fuera a ir bien, desapareciesen una vez se le confiase la responsabilidad a Kurthnaga. Pero aunque su autoestima no fuera muy elevada, siempre trataría de hacer lo posible para proteger a sus amigos y a sus gentes.

-Estoy listo, sí. - Asintió con la cabeza y una vez más recordó los movimientos que había visto realizar a su guardaespaldas en las peleas en las que habían tenido que estar juntos, sabía que simplemente imitar no teniendo en cuenta que no era la misma situación no era del todo eficiente... Pero no se le ocurría nada más que pudiera hacer. Así que rugió contra los emergidos nuevamente, los cuales se pusieron alerta porque se lo tomaron como una advertencia de que iba a suceder algo otra vez y Kurthnaga empezó a hinchar sus pulmones, respirando hondo. Una vez se sintió lo suficientemente cargado de energía, volvió a proyectar su aliento zafiro contra los emergidos, consiguiendo abrir una brecha entre los espadachines que intentaban proteger a los arqueros que estaban detrás pero estos, al ver como sus compañeros quedaban calcinados por el aliento dragón, empezaron a retroceder sin parecer muy seguros. Pero Kurthnaga todavía no conseguía que los emergidos tuvieran tanto miedo como para huir corriendo dentro de las cuevas.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Dom Nov 06, 2016 12:11 pm

Parpadeó. Así que aquél joven príncipe no estaba nada acostumbrado a las peleas... Curioso, pero normal hasta cierto punto. Era un príncipe, era joven, inexperto, tenía miedo y aún así estaba allí de pie, en su enorme forma dragónica y dispuesto a luchar hasta calcinar a los enemigos que amenazaban sus tierras. Cerró sus ojos y sonrió— Oh, Kurthnaga lo está haciendo muy bien para no haber tenido formación militar. Está actuando de maravilla —Le aseguró con un calmado y dulce tono de voz, lo suficiente fuerte como para que le escuchara, pero sin quitar el timbre amable y calmado de ella. Los emergidos no iban a escucharles ¡Ha! Eso les pasaba por seres carentes de emoción alguna, nunca se enterarían de lo que ellos dos estaban hablando. Era un secreto, un secreto que aquellos seres del mal jamás conocerían y eso, internamente le agradó.  Pero lo notaba, el pobre tenía miedo y a pesar de que su sentimiento recorrió por su piel también, intentó ignorarlo lo mejor que pudo. Debía de creer que todo estaría bien, debía hacerlo.

Pero al fin de cuentas ¿quién no le tendría miedo a las guerras? ¿Quién podía permanecer impasible ante aquello sin sentir su pulso elevarse? ¡No había forma de quedar firmes! Por mucho que alguien estuviese acostumbrado a luchar. Estaba seguro de que incluso en los más experimentados el temor era grande, a pesar de que se dejaban ver tranquilos y fuertes. Por ello no era malo tener miedo, porque era necesario. Cuando el dragón se movió y se preparó para calcinar a los emergidos mantuvo su mirada fija en el desastre que había tenido lugar, a pesar de que sus orbes se entrecerraron en un pequeño signo de disgusto. ¿Por qué tan desesperados estaban con destruir todo lo que se encontraban? ¿Quién podía ser el culpable de tal crueldad? Seguramente nadie desearía tener que meterse en aquellas luchas innecesarias, al menos no laguz... Los humanos eran diferentes, eran tan bélicos y oscuros como aquellos emergidos y cayó en la cuenta que debía haber mano humana detrás de todo aquello, que los laguz no tendrían la necesidad de ello... Los crueles humanos... Siempre destruyéndolo todo.

¡Un poco más! —Pronunció, girando tan repentinamente su rostro hacia el príncipe que su dorado cabello se balanceó. Batió nuevamente sus alas para tomar impulso y subió hasta volver a quedar cerca del hombro del enorme dragón— Avance un paso y vuelva a dejar salir el fuego. Yo me ocuparé de que pueda lograrlo —Un poco más y se darían cuenta de que no había forma de salir vencedores. Llenó sus pulmones de aire y, concentrándose unos segundos mientras los emergidos dudaban entre volver a la carga o modificar su formación, Sera logró encontrar el Galdr escondido en su mente. Entonces dejó salir su voz, nuevamente, mucho más pura y clara que la primera vez, pero igual de misteriosa tonalidad, resonando en el espacio, en las rocas y los árboles que formaban aquél inesperado escenario. No podía hacer nada más, solo dar su apoyo al príncipe dragón que tenía a un lado, esa canción era su única manera de mezclarse en la batalla, de sentirse útil. Abrió sus ojos y nuevamente fijó su azulados orbes en los emergidos al suelo.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Dom Nov 06, 2016 3:09 pm

Muchas veces realmente pensaba que quizás le decían todas aquellas cosas bonitas como “todo iba a ir bien” o “lo está haciendo bien, no se desanime” simplemente por su posición; porque era el tercer príncipe de Goldoa, sabía bien que el rey le había sobreprotegido mucho hasta el punto de que no toleraría algún tipo de comentario que pudiera hacer que su hijo se sintiera desvalorado. Y Kurthnaga a veces pensaba que muchas de aquellas palabras podían ser fruto de aquella presión que ser un dragón negro suponía, pero la mayoría de casos encontraba alguna respuesta sobre que en el mayor número de casos eran situaciones honestas y las opiniones eran fruto de los pensamientos de las personas. Ese caso era el mismo, ¿que motivaba a Seraphiel mentirle? Quizás que el dragón negro no se desanimase y que no acabasen perdiendo aquella batalla con los emergidos, permitiendoles el paso hasta la ciudad... Pero Kurthnaga ya le había dado la oportunidad de volar lejos de allí y buscar refugio en un lugar seguro, pero no lo había hecho; por lo que su hipótesis no tenía ningún sentido visto los acontecimientos. Realmente sentía que podía confiar en su nuevo compañero.

-Tu puedes Kurthnaga, tu puedes... Ya empiezan a retroceder, solo un poco más... - Aunque el dragón intentase susurrar para sí mismo, no tenía la calma suficiente como para controlar su voz y aunque no era del todo elevada, estaba seguro de que Seraphiel no estaba lo suficientemente alejado de él como para no poder oír aquellas palabras de apoyo a sí mismo. Esperaba que no se pensase que al dragón se le había ido la cabeza por completo; porque aunque admitía que al inicio de empezar a involucrarse personalmente en las peleas contra los emergidos en numerosas ocasiones había perdido el control de sus movimientos... Llegando a perder su forma dragón en momentos de lo más preocupantes o que la mente se le nublase como si se fuera a marear y caer desplomado, por suerte había crecido poco a poco y había aprendido a controlar aquellos hechos de lo más problemáticos. Quizás no podría perder los nervios de la batalla o las náuseas del asco que le producía la sangre y la desolación a su alrededor, pero eso eran cosas con las que le tocaría lidiar en su día a día pero no se moriría por ello... O eso creía.

Pero se sentía mucho mejor cuando escuchaba los galdr de la tribu de las garzas, había experimentado que aunque las voces fueran diferentes, el efecto de aquellas canciones era el mismo y aunque estuviera desanimado o cansado, rápidamente se sentía revitalizado como para continuar usando sus pesadas habilidades de nuevo. - Gracias, en serio... - Y después de aquellas palabras dirigidas al garza que sonaban de lo más débiles, dio un paso adelante que fue con firmeza y que con su gran garra fue un movimiento que impacientó a los emergidos. Kurthnaga no tardó mucho en hacer tal y como Seraphiel le había dicho y volver a transformar el aire respirado en aliento que golpeó a los enemigos, situación que asustó a los que se encontraban en la retaguardia lo suficiente como para romper la formación que estaban manteniendo en ese momento.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Dom Nov 06, 2016 4:46 pm

Logró escuchar aquél ligero susurro del dragón, sus propias palabras de ánimo para lograr avanzar. ¡Le daba tanta lástima que tuviera que empujarse tan lejos! Y todo aquello por culpa de ellos. Si solo habría podido hacer algo más para poder suavizar el pesar de Kurthnaga lo habría hecho, pues cierto era que no solía tomarle cariño a los demás así porque sí, quizás eso porque hasta el momento los laguz que había conocido eran particulares, pero el príncipe dragón era totalmente otra cosa. Le agradaba, le causaba una ternura y un deseo de poder ayudarle superior a cualquier otro. Quizás por su amabilidad, por su inocencia e ingenuidad, como con la Duquesa Sissi había sucedido, lentamente en él iba naciendo el deseo de poder ayudar a aquél joven dragón, aunque fuese solo con suaves palabras, aunque fuese solo para poder darle un poco más de ánimo y demostrarle que no estaba solo y ni lo estaría. Quizás era demasiado amable, quizás solo quería sentirse útil, pero ese era su deseo y el motivo daba igual.

Solo pudo volver a fijarse al frente y concentrarse en las notas que estaban escapando de sus labios, en las palabras pronunciadas en su antiguo idioma. No podía permitirse despistarse y perderse, no en aquél preciso instante. Su voz fue sonando cada vez más livianas hasta que acabaron en una última nota, junto al aliento del dragón proyectado sobre los pobres emergidos que lentamente parecieron comprender que no tenían alternativa más que retroceder. Los cuerpos calcinados en el suelo permanecieron allí y los pocos que habían quedado vivos, vivos pero heridos, titubearon y con rapidez comenzaron a volver a entrar en el interior de la cueva— ¡Observe! Finalmente se asustaron —Habló emocionado, se inclinó hacia el frente y sostuvo el respiro varios segundos después de que hasta el último de los emergidos se hubieran internado en la gruta. Se escucharon pisadas en el silencio, finalmente nada más y, de sus labios terminó escapando un ligero suspiro de alivio que fue incapaz de mantener— Parece ser que no pretenden volver a salir — Repentinamente se sintió algo decaído, más exactamente cansado, pero lo ignoró.

Batió sus largas alas hasta lograr levantar su cuerpo y avanzó, cubriendo varios metros antes de ir bajando, apoyando suavemente sus pies en el suelo, plegando suave sus alas detrás de su espalda y dando la espalda hacia la cueva y los calcinados emergidos en el suelo. ¡Inmundos! ¡Ya no quería verlos! En cambio levantó su mirada hacia el príncipe y entreabrió sus labios— Kurthnaga, acérquese, por favor. Deje que me asegure que no está herido de gravedad. Me sentiría horrible que acabara herido por mi culpa —Pronunció, alto y claro, amable y paciente. Nuevamente su voz tomó un tono casi de súplica y miró al dragón con preocupación. Levantó una mano y le hizo un gesto con ella para que se acercara. ¡Esperaba que no saliese volando en su forma de dragón! Deseaba que le dejase asegurarse de que estaba bien y que, al menos un poco había logrado superar aquél miedo que le había estado transmitiendo queriéndolo o no. Pero claramente, nada diría al respecto. Por otro lado estaba seguro de que no se atreverían a volver, a pesar de que prefirió permanecer atento por cualquier extraño movimiento que pudiese suceder a sus espaldas y al mismo tiempo ignorar los cuerpos inánimes de los emergidos.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Lun Nov 07, 2016 6:37 am

No esperaba que siguiendo las indicaciones de Seraphiel pudiera controlar la situación de una forma que, los emergidos realmente huyeran con un poco de fuego y algunos actos que con su gran tamaño les proporcionara temor. Confiaba en el garza, porque si no hubiera sido así hubiera preferido seguir su propia convicción... aunque no tuviera muchas pistas en mente sobre cuál era la mejor manera de proceder, pero aquel no era el problema, ya que el problema era siempre el mismo: su propia confianza. Y aunque Kurthnaga era capaz de hacer grandes cosas, él estaba cegado por una inseguridad que no le permitía percatarse de ello, porque si lo pensaba bien no era la primera vez que obligaba a los emergidos a darse la vuelta para buscar refugio en aquellas cuevas que, probablemente, les matarían lentamente ya fuera quemados con su magma o por no conseguir agua allí dentro durante días. Pero porque en el pasado lo hubiera conseguido hacer no era suficiente fundamento para que otra vez volviera a suceder, pero no pudo evitar esbozar lo que parecía una sonrisa en su escamoso rostro.

Y a pesar de estar mucho más animado porque la situación parecía que se iba normalizando de nuevo, bien sabía que era pronto para bajar la guardia. Era un dragón y no era precisamente rápido por su condición, si a eso le añadía que por no tener formación militar todavía tenía más problema en realizar movimientos: era una suma de hechos que le confirmaban que lo que tenía que hacer en ese momento era esperar, esperar solamente un poco más mientras su mirada seguía los pasos apresurados de los emergidos que tal y como había dicho Seraphiel, se le notaba que estaban asustados. Realmente Kurthnaga quería volver a su forma más pequeña, porque no estaba acostumbrado a tener que lidiar con un gran cuerpo de dragón y aquello le cansaba de gran manera, aunque poco a poco iba aguantando mejor, nunca parecía ser lo suficiente como para que no hubieran complicaciones y no acabar molestando a sus amigos. Pero se mantuvo estático mientras vigilaba aquella posición como un guardián y su posición no pareció volverse más tranquila una vez se volvieron dentro de la cueva, después de unos segundos de ver que no parecían cambiar de pensamiento y los laguz volvieron a quedarse solos en aquel lugar.

Así que una vez estuvo seguro de que podían volver a estar tranquilos en aquel lugar, Kurthnaga se giró un poco para ver a Serpahiel y después de suspirar, volvió a emitir aquella luz característica de cuando los laguz se metamorfoseaban de una forma en otra. - No se preocupe, estoy bien... Y no se preocupe no es su culpa que acabase herido. - Pronunciaba aquellas palabras mientras trataba de estar calmado, porque realmente dejaba de estar tan tenso, pero aun así continuaba estando más cansado de lo normal y aquello se notó claramente en cuando sus piernas le fallaron y el joven dragón se cayó en el suelo. Pero no se golpeó fuertemente en ningún lugar y en cuanto pudo, se apoyó sobre sus manos para quedar en una buena postura, aún sentado sobre el suelo. - ¡Perdone! No es por las heridas en mis alas, me agota mucho pelear en mi forma dragón, no se altere... Solo necesito descansar un poco antes de volver. - Porque todavía podía sentir el dolor que antes era punzante en sus alas, desplazado en su pequeña espalda, pero había tenido heridas peores en el pasado y aunque le doliera como para quejarse, por educación no lo haría.

Sin ganas de levantarse por necesitar descansar su cuerpo aunque fuera en un lugar tan incomodo con el suelo, Kurthnaga levantó el rostro para seguir mirando a Seraphiel. - ¿Donde tenía pensado dirigirse después de acudir a este lugar? ¡Oh! No era para presionarle a que me ayudase a andar de vuelta a la ciudad de Goldoa, era puramente curiosidad.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Seraphiel el Lun Nov 07, 2016 5:41 pm

¡La horrible sorpresa que se había llevado al luchar con aquellos seres! No le gustaban, para nada, en lo más mínimo e inevitablemente se sintió aliviado cuando descubrió que no parecían querer volver a salir. Fue por eso que pidió a Kurthnaga que volviese a su forma humana, en parte porque quería asegurarse que no estuviese realmente demasiado herido y por otro lado, porque también había tenido posibilidad de notar que no se sentía del todo cómodo en su forma de dragón. Entrecerró sus ojos con suavidad ante el deslumbrante cambio de forma y sonrió de lado ante su afirmación— Es complicado que no lo haga. Preocuparme. Si no me importara su bienestar, tampoco me preocuparía... Pero usted me cayó bien —Y ahí estaba, su inesperada sinceridad, algo de por si particular, una faceta que no fácilmente se mostraba, pero existente y presente— Kurthnaga... ¿No está disculpándose demasiado? —Porque hacerlo le empujaba a pensar que era algo lógico y que también debía de disculparse, así de simple. Dejó decaer un poco sus hombros en un calmo movimiento y al verle caer de rodillas extendió sus alas para planear hacia él.

Sus pies tocaron con suavidad el suelo y al no plegar aún sus alas fue dejándose bajar hasta sentarse sobre sus propios talones y solo entonces pasó a plegar lento sus alas detrás de su espalda. Ambas manos acabaron apoyadas sobre su propio regazo y lo observó desde una altura similar. No iba a admitir que había querido sentarse un poco él también, aunque fuese para asegurarse que su emoción por lo que acababa de suceder le hiciera trastabillar— Está bien... —Murmuró en bajo, ladeando con suavidad su cabeza hacia un costado y causando que su largo cabello dorado se balanceara suavemente al frente— Pero... Lo hizo bien, muy bien teniendo en cuenta que no está acostumbrado... Gracias —Y una tímida sonrisa afloró en sus labios— Habría estado en problemas si no fuera por usted —Y no mentía. ¿Qué habría hecho? ¿Salir volando? ¿Se habría escondido en el bosque y habría esperado que se alejaran? ¡No! ¿Y si lo quemaban? ¿Y si los bosques de Goldoa acabaran como el de Serenes? ¡Ni quería pensar en ello! Decidió finalmente hacer un esfuerzo y dejar de lado sus pensamientos, centrándose en el ahora.

Y la pregunta de Kurthnaga le sirvió de maravilla. Se quedó pensando, durante unos largos segundos acerca de lo que podría hacer y finalmente volcó nuevamente su atención en él— Realmente no tengo una dirección fija, solo estaba volando por los alrededores. Me resulta reconfortante estar por Goldoa, quizás porque la naturaleza me recuerda al bosque de Serenes... No tengo problema en acompañarla hasta la ciudad, de paso también la podría ver —Sus alas volvieron a desplegarse y se movieron de tal forma que su cuerpo se levantó hasta quedar incorporado. Se inclinó entonces un poco al frente y le extendió la mano hacia el príncipe, en una indirecta propuesta de ayudarle a levantarse— Pero no parece un lugar demasiado lindo donde descansar... ¿Puede levantarse? —Sus alas se removieron un poco, acomodándose mientras su atención estaba fija en aquél joven príncipe de amable corazón.
Seraphiel
Seraphiel
Afiliación :
- SINDHU -

Clase :
Pure Heron

Cargo :
Embajador

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [6]
Elixir [4]
Llave de puerta [3]
Baculo de heal [1]
.
.

Support :
Thoth [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] JEIjc1v
Sissi [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
1330


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Nov 09, 2016 7:13 am

No había caído con fuerza y tampoco en una mala posición como para que hubiera algo dentro de sí que se notase fuera de lugar, lo cual suponía que probablemente con un poco de descanso y cuando Kurthnaga consiguiese despejar su mente; con suerte, estaría bien en poco tiempo. Aunque no podía estar certero de ello porque sus heridas siempre habían sido atendidas por otros dragones, porque tampoco tenía conocimientos prácticos de como atender rasguños y heridas; nunca lo había necesitado hasta hacía pocos años y lo rápido en lo que acontecían los cambios le impedía al príncipe aprender cosas nuevas para aplicarlas durante aquella aventura que avanzaba a un ritmo demasiado rápido de seguir. - Entonces es reciproco el sentimiento; debido a que usted también me cayó bien, Seraphiel. Y no debería preocuparse demasiado por mi, solamente estoy fuera de mi ambiente natural y no estoy cómodo con batallas y peleas: no quiero que se esté preocupando todo el rato por mí por pequeñeces. - Lo decía porque en aquel preciso momento no estaba gravemente herido y sí, el dragón podía caer y quejarse, y un montón de cosas más, pero al fin y al cabo solo estaba molesto porque los emergidos le obligaran a usar su gran forma de dragón para pelear y eso le disgustaba.

-Oh, ¿Lo estoy haciendo? Intentaré parar de disculparme, aunque me temo que lo hago inconscientemente. - No tendría que ir disculpándose si hiciera un buen trabajo y tuviera la situación controlada en todo momento; pero claramente no era lo que estaba sucediendo, no podía ni siquiera fingir que estaba en una buena condición física y estaba seguro que se vería de lo más asustadizo en aquella situación en los ojos de los demás. Pero aquel Kurthnaga con sus fallos era el Kurthnaga verdadero, así que no le quedaba más que admitir tanto lo bueno como lo malo. - ¡Y no tiene que agradecerme nada! Solo he hecho lo que tenía que hacer por mi país, no importa si odio... esto. - Refiriéndose a las batallas. - ¿Quién va a defender a nuestras gentes si los dragones negros no lo hacemos? Y me alegro que no esté herido, en mi caso con un poco de descanso estaré bien no se preocupe. - Y aunque sus palabras se pudieran malentender por creer que Kurthnaga estaba mencionando algo similar a que los dragones negros pudieran superiores a los demás, aquel mensaje iba más encaminado a que ellos eran quienes tenían que soportar la responsabilidad de lo que ocurriese en su país. Eran de alguna forma, los elegidos por la diosa de nacer en aquella condición y tenían que proteger a sus gentes aunque los otros dragones fueren fuertes suficientes como para soportar participar por su cuenta, pero no tenía que ser su pelea, no si no lo habían elegido así.

Agarró la mano que el garza le había extendido para ayudarle a levantarse del incomodo suelo y con su otra mano, Kurthnaga intentó no tirar demasiado de Seraphiel para que ambos perdiesen el equilibrio, así que intentó con todas sus fuerzas no ser una gran carga mientras se levantaba y notaba que esta vez, sus piernas no temblaban tanto como para que acabase otra vez por los suelos. Solía pasarle que después de transformarse le costaba adecuarse a su entorno, pero con un poco de reposo normalmente, se le pasaba. - Me alegro que encuentre Goldoa como un lugar reconfortante... No tengo palabras para expresar lo que ocurrió en el bosque de los Serennes y yo todavía era joven y se me ocultaba ese tipo de información por entonces... Así que tampoco creo tener suficiente empatia para decir nada que esté a la altura. Pero me atrevo a decir que aunque Goldoa sea muy cerrada con sus políticas... ¿En el caso de su raza parece ser diferente? Puede quedarse aquí el tiempo que lo necesito, mi Padre no se va a oponer a ello con tanta rectitud. - Porque el príncipe Reyson pasaba mucho tiempo en Goldoa y su padre nunca se había dirigido a él de la misma manera tosca con la que solía echar a los forasteros que se atrevían a adentrarse demasiado en el país.

-Entonces vayámonos hacía la ciudad y se la enseñaré un poco, aunque no es que tengamos lugares demasiado emblemáticos, haha. -  La ciudad simplemente estaba colocada alrededor de una muralla y dentro de ella los dragones tenían sus casas y trabajaban allí, aunque algunos de los dragones tenían sus oficios o bien en palacio o bien a las afueras de la muralla; pero lo normal es que toda la vida se realizase dentro de las murallas desde el intercambio de comida en el mercado hasta algunas tabernas para que los dragones pudieran despejarse un poco de su vida cotidiana. - Creo que podré andar hasta allí sin problema, eso sí, a un paso no demasiado apresurado. -  Porque era débil y los pinchazos que le producía el dolor hacía que no pudiera moverse con toda la normalidad que pudiere, pero no parecía que necesitase ayuda extra por el momento.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Iwzg0SR

Especialización :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Fy4uE7I

Gold :
3412


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga] Empty Re: [Campaña de Liberación] Emergidos, ¿perdieron el camino? [Priv. Kurthnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.