Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

[Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Lun Oct 17, 2016 5:03 pm

Pent acababa de dejar su cargo como General Mago de Etruria. Fue una decisión difícil que metió en más de un aprieto no solo al ejército etruriano sino a la corte también. Ahora que no tenía ninguna obligación en papel, ¿cómo iban a averiguar a dónde iba y dejaba de ir? Los nobles intentaron presionarlo, especialmente considerando que no todos estaban de acuerdo con la persona elegida para sustituirle. Pent hizo caso omiso de todo lo que se decía y decidió ir a su mansión, donde muchos informes y papeleos le esperaban.

Uno de ellos le llamó especialmente la atención. Era un informe que relataba la presencia de unos individuos sospechosos. Desgraciadamente, la información era muy vaga como para poder realizar una descripción de los mismos. ¿Por qué llamó tanto la atención a Pent, preguntaréis? La razón es muy simple: en su estancia como General Mago escuchó historias de como seres que se consideraban de leyenda (dragones, principalmente), habían aparecido recientemente en Etruria justo en el lugar donde se relata la aparición de los sujetos sospechosos.

Por supuesto, todo el mundo debe pensar que no tiene nada que ver y que es solo una coincidencia, pero… ¿creéis, queridos lectores, que esto va a impedir que nuestro querido mago se lance en la búsqueda de quiénes podían ser los individuos sospechosos? No, señor. Él no. Especialmente ahora que tenía la libertad que tanto había deseado tener.

Y, avisando a su esposa de que iba a realizar una pequeña expedición, partió hacia la iglesia que se relató en el informe militar. Probablemente los militares tardarían más tiempo en ir hasta el lugar, especialmente considerando que había más emergidos que combatir y que el abandono de su cargo había aumentado la cantidad de trabajo en los soldados.

En otras palabras… ¡Tenía ese lugar entero para él solito!

Llegó hasta el lugar y lo primero que vio fue los restos de quemadura. Algunos de ellos los reconocía por haberlos provocado él mismo en situaciones pasadas: era magia. Sin embargo, había otras quemaduras que, por lo menos, no fueron provocados por ningún hechizo que él conociese o acostumbrase a usar.

¡Impresionante! Esto ha tenido que ser hechizos por el hechizo más básico de fuego. Sin embargo, ¿qué tipo de magia habrá usado? Es una pena no haber estado ahí presente para ojear algún libro... ¡Maldita sea! Pero esto es aún más impresionante... Estas quemaduras son de una calidad completamente diferente a las demás. ¿Habrá sido otro hechizo? O... ¿y si hubiese sido un dragón de verdad? ¿Y me lo he perdido? ¡Maldita sea mi suerte! ¿Cómo voy ahora a intentar localizar al autor de estas quemaduras? ¡Oh! ¡Estas de aquí también son diferentes! Se parecen a las otras, pero... tienen algo que las hace un poco distintas... Cómo me encantaría que Lord Athos estuviera. ¡Podría darme tanta información! ¡Tengo que contactar con él y traerle aquí en cuanto termine la investigación! Louise no sabe lo que se está perdiendo... ¡Esto es una joya!

Y ahí estaba nuestro querido mago inspeccionando todos los recovecos del lugar a los que podía acceder, deteniéndose en cada simple detalle para dejarse llevar por una imaginación que, en estos momentos, era más propia de un niño de la edad de su discípulo. Creo que ni siquiera es necesario decir que en estos momentos su edad física y su edad mental no concordaban en absoluto.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Mar Oct 18, 2016 6:15 pm

Habían pasado algunos días desde que su pesadilla se había vuelto realidad y todavía tenía recuerdos que le venían fugazmente a la mente y le quitaban el sueño por las noches. Empezaba a percatarse que un viaje tan lejano como aquel le quedaba grande para un joven príncipe de un país con una política tan cerrada como la suya, que haber cruzado el mar para ir a Elibe quizás había sido algo muy apresurado. Pero por otro lado Kurthnaga se reconfortaba pensando que a pesar de todo, las cosas habían terminado bien; el pequeño equipo laguz que habían formado habían podido salir de esa escaramuza emergida sin acabar gravemente heridos. O al menos, eso le habían dicho; porque llegado a un punto final cuando ya habían terminado de pelear, el dragón negro perdió la inconsciencia por estar agotado.

Y aunque lo que más ansiaba para pasar la página sobre aquella terrible situación que había vivido en Etruria era volver a su patria; todavía era pronto. Kurthnaga tenía que admitir que no estaba agotado solo físicamente, sino que también lo estaba psicologicamente y necesitaba unos cuantos días más antes de embarcarse en un viaje tan largo como era el de volver a Goldoa, porque a pesar de ser dragones no les gustaba usar su gran forma reptil para viajar de un lugar a otro; eran bastante disimulados con aquellos detalles que podían revelar su verdadero ser. Y no solamente él necesitaba descansar, su guardaespaldas también así que debía respirar hondo y tratar de evitar sus miedos mientras tuvieran que permanecer en aquel país que se lo hacía de lo más desconocido.

Sabía que volver al sitio que había sido el núcleo de sus pensamientos más negativos no era la mejor de las ideas, pero aun así tenía cierto miedo también a ir a los núcleos urbanos de los beorcs por si descubrían que eran un dragón y no uno de ellos; cuando se realizó de su camino, sus pasos ya le habían traído de vuelta cerca de donde habían tenido esa batallas. Una túnica le protegía del sol al mismo tiempo que su capucha le ayudaba a ocultar los típicos rasgos de su raza: orejas puntiagudas, símbolo dragón en su frente...

Sinceramente, esperaba ver algún emergido y estaba preparado para huir de la zona pero... en su lugar pudo distinguir la silueta de un beorc, que cuando Kurthnaga se acercó disimuladamente a donde estaba deambulando, también pudo notar que estaba de lo más emocionado por estar en esa zona... Lo cual era sorprendente porque para él era más bien algo sobre lo que girar la cabeza y no fijarse en los detalles de los restos de ceniza y cuerpos calcinados. De todas formas aquel beorc le causaba interés por la fijación que tenía por su alrededor y no pudo evitar acercarse con algo de indecisión. - Perdone... No creo que sea muy seguro que deambule por aquí, solía ser un escondite de emergidos, no debería bajar la guardia bajo ningún concepto. - Solo trataba de ser  un buen ciudadano y advertirle del peligro, pero Kurthnaga no tenía en mente que aquel beorc pudiera saber de antemano lo que había ocurrido allí.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Miér Oct 19, 2016 7:02 am

Cabe destacar que, como nuestro querido mago estaba tan ensimismado con el misterio que estaba frente a él y elaborando hipótesis sobre el origen de las quemaduras X (a falta de un término más concreto), no se percató en absoluto de la presencia del aparentemente menor que había llegado. De hecho, el pobre Pent dio un pequeño saltito en respuesta a las palabras que le sobresaltaron. Escuchó la advertencia, pero… cayó en saco roto. No porque no fuese algo importante. De hecho, lo era, y mucho, sino porque la prioridad de Pent era descubrir el origen. Y al pobre desconocido le había tocado la mala suerte de ser quien sufriera al escolar soltando hipótesis.

 Agradezco vuestra preocupación, mas creo que estaré a salvo. Mi nombre es Pent, es un placer ―realizó una leve inclinación, tal y como se había (mal)acostumbrado, para después observar el lugar―. La batalla fue hace poco y el ejército etruriano está vigilando las zonas limítrofes. Esta es mi única oportunidad para estar aquí y, ¡la única oportunidad para desentrañar este misterio! ―sus ojos brillaron por unos instantes. Instantes que significaban una pequeña tortura con el nombre de palabras―. Veréis, sucede que estudio las artes arcanas y… Aquí, ¿veis? ―se acercó a una quemadura relativamente suave―. Estas quemaduras fueron originadas por magia. Deduje entonces que algunos de los emergidos eran magos. Sin embargo… Si observáis con más detenimiento… ―se agachó para observar otras que eran diferentes―... podréis observar que estas de aquí son muy diferentes de las anteriores. Al menos, puedo asegurar que su fuente no es de un hechizo cuya existencia conozca.

Y ahora, que había actualizado un poco al desconocido que en ningún momento le había hecho ninguna pregunta al respecto pero que, por azares del destino, le había tocado ser su asistente, Pent decidió contrastar su hipótesis con la de otro, incluso si no sabía siquiera si este desconocido había realizado estudios.

Tengo mis hipótesis, mas me gustaría corroborarlas con otro. ¿Cuál creéis vos que es el origen de estas dos quemaduras tan similares?

Mientras iba pensando Pent en su hipótesis de la aparición de dragones en Etruria hizo memoria de todo lo que había pasado hasta aquí. Fue entonces cuando se dio cuenta de algo tan importante que ni es posible describirlo si no entramos en su cerebro y empezamos a analizar su procesamiento de ideas.

“Un momento... Estos emergidos están completamente calcinados. Yo no los habría distinguido de otros humanos si no hubiese leído el informe… Sin embargo, él los distinguió y no parece ser un soldado... De lo contrario, me habría reconocido. ¿Por qué? No hay nada que llame la atención, al menos que yo vea… ¡Santa Elimine! ¡¿Y si él estuvo presente?! ¡Es un testigo de lo que sucedió! ¡Tiene que serlo! Aunque también existe otra posibilidad… ¡¿Y si fuese uno de los que combatió contra los emergidos?! Der ser así, ¡tiene que saber de qué son estas quemaduras tan peculiares! Y, si esas quemaduras son de un dragón… ¡¿Podré conocer uno?! ¡¿Tendré el honor de conocer a un ser milenario que hasta hace relativamente poco eran una leyenda?! ¡Por favor, señor! ¡Dígame que estuvo ahí! ¡Dígamelo!”

Los ojos de Pent perforaron al aparentemente menor, como si aquellas preguntas internas hubiesen sido hechas de forma verbal. Nada más lejos de la realidad. Cuando volvió en sí (pero sin olvidar su hipótesis perfectamente idealista), recobró la compostura, pero jamás pensó en el gran fallo de su lógica: la persona frente a él no tenía en absoluto la apariencia de un guerrero ni portaba ningún tomo de magia.

Lo lamento. Es solo que me llamó la atención un detalle de vuestras palabras… Vos habéis afirmado sin ninguna sombra de duda que este lugar solía ser un escondite de emergidos… Mas, ¿cómo podéis conocer esta información? Hasta después de su intervención no creo haber mencionado que fuesen emergidos―porque ni él mismo estaba seguro de lo que decía y lo que no cuando se dejaba llevar. Podía habérsele escapado―, y estos cadáveres se encuentran en tan mal estado que me resultaría difícil distinguirlos de humanos si no les observase desde más cerca… Sin embargo, vos lo habéis visto sin ningún esfuerzo. ¿Cómo es eso posible?

Otra hipótesis pasó por el tan imaginativo cerebro de nuestro mago. “¿¡Y si fuese un estudiosos que se dedica a analizar los cuerpos de los emergidos para descubrir sus secretos!? ¡Eso podría significar que he encontrado al probablemente primer erudito de Lycia sobre los emergidos! ¡Elimine debe haberme bendecido desde los cielos con su suerte!”

De nuevo, el pobre extranjero estaba siendo objetivo de una mirada del mago llena de curiosidad y deseo de saber.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Dom Oct 23, 2016 4:19 pm

A Kurthnaga nunca le gustaba advertir de su presencia tocando a otras personas, más si estas eran totalmente desconocidas como era aquel caso; no por ser de una raza u otra, sino que simplemente lo veía con un gesto de total falta de educación por su parte, pero tampoco esperaba que el beorc estuviera tan ensimismado en sus pensamientos como para que al oír su advertencia se sobresaltase por una voz que no había previsto. Y cuando aquel beorc se presentó con el nombre de Pent, se percató de que todavía no se había presentado por su parte; estaba demasiado preocupado porque andase en una zona que en su mente, era peligrosa. - Perdone que no me haya presentado antes, mi nombre es Kurthnaga. El placer es mío, señor Pent. - Y con el mismo gesto formal que el beorc se presentó, el dragón también se inclinó levemente para dedicarle una reverencia. Era agradable que aquel gesto formal fuera algo que no cambiaba a pesar de las razas, Kurthnaga quería pensar que no eran tan diferentes al fin y al cabo.

Cuando el mago le explicó que el ejército etruriano ya estaba investigando la zona, el príncipe no podía evitar pensar si habían conseguido reducir el impacto de los emergidos peleando para intentar sobrepasar la muralla, batalla que había evitado para sumirse en la suya propia. Y al mismo tiempo era un problema que estuvieran investigando sobre el lugar... porque había escuchado anteriormente que comunmente, no habitaban demasiados laguz por aquel continente. - Artes... ¿arcanas? Se trata de magia, ¿verdad? - El dragón negro poco conocía sobre magia, porque englobaba las armas de beorc y si tenía poco interés en conocer la guerra, todavía era más disperso sobre algo que no se aplicaba en Goldoa. - Ah... Si, claro, tiene razón. Las cenizas son diferentes...

Aún si le daba la razón, Kurthnaga tenía que admitir que no estaba viendo donde estaba señalando directamente el beorc, porque todo aquello le traía pesadillas y le reproducía imágenes de la batalla, que, sinceramente no quería volver a pensar en ellas por algún tiempo si podía evitarlo. El dolor también era algo que se pudiera leer en el rostro transparente del joven dragón. Pero algo que no tenía previsto en absoluto, más de lo que esa absurda situación podía ser, es que el beorc le hubiese preguntado por su propia hipótesis. ¿Y ahora que podía decirle como excusa? Kurthnaga juntó sus manos nerviosamente y entrelazaba los dedos, moviendolos sin ningún sentido. - Ah... Me temo que no tengo ningún conocimiento teórico sobre la magia, no tengo la menor idea de como diferenciar diferentes ataques entre sí... No puedo brindarle ningún tipo de soporte sobre mi opinión que tenga un razonamiento estable.

Sabía que aunque tratase de obviar el tema, probablemente el dragón no podría hacerlo para siempre porque parecía haberse encontrado con algún tipo de intelectual que estaba seguro que podría razonar lo que había ocurrido en el lugar sin que Kurthnaga dijese nada. Y aquella idea fue confirmada cuando parecía que el dragón había hablado más de la cuenta y el propio razonamiento de Pent le había llegado a la conclusión de que él sabía mucho más que un mero soldado etruriano pudiere conocer. Suspiró. La única opción que le quedaba era explicarle la verdad: que era un dragón de Goldoa que se había visto inmiscuido en la batalla que había ocurrido días atrás en el lugar. En el mejor de los casos, al intelectual le parecería interesante y no le haría nada, en el peor... tendría que convertirse en su forma original y salir volando a buscar a su guardaespaldas.

Así que con las manos temblorosas se quitó la capucha de su túnica para revelar su rostro; con aquel vistoso símbolo sobre su frente y sus orejas levemente puntiagudas. - Si conozco tanta información es porque... estuve hace unos días aquí, en la batalla. Me refiero a... ¿tuve que pelear junto a un grupo contra los emergidos? Soy uno de los causantes de que las cenizas no parezcan obra de magos... - Le costaba buscar las palabras adecuadas para expresarse de lo nervioso que estaba, porque en parte no estaba acostumbrado a relacionarse con los beorcs y porque no quería expresar directamente el hecho de que era un dragón aun sí sabía que con aquellas pocas palabras, al final Pent acabaría atando cabos por sí solo.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Dom Oct 23, 2016 7:56 pm

El nombre del asistente definido por el mago era Kurthnaga y era alguien que poseía unos modales tan adecuados como los que se podía esperar de un noble. ¿Sería uno? De ser así, ¿de qué casa noble sería? El detalle que no se le pasó por alto hizo que empezase a hacer memoria, pero no podía. Una desgracia demasiado común para nuestro noble. Sin embargo, su “asistente” no parecía estar muy capacitado para estar en algún campo de batalla. Él era consciente de eso.

Hablo de magia, sí ―explicó, para hacer que se calmase un poco pensando en otro asunto―. Concretamente, soy un usuario de la magia elemental del viento, el fuego y el rayo, aunque debo mejorar mucho en ello. La magia oscura es un campo demasiado complejo para mí, por desgracia… ―y era hora de una pequeña lección sobre magia para hacer que Kurthnaga se relajase―. La magia consiste en, teóricamente, modificar las fuerzas de la naturaleza a tu favor. Sin embargo, aunque esto parezca en ideal algo perfecto, no lo es. Al igual que para dominar el arte de la espada, la magia requiere también fortaleza, solo que de espíritu. Esto es mucho más cierto en los practicantes de la magia más oscura e infrecuente. En ocasiones, el poder de la magia puede ser tan grande que el que la conjura, si no la puede controlar, acabaría como un recipiente sin alma alguna. Pero la usamos. Algunos por necesidad y otros, como yo, por deseo de conocer más y más sobre el mundo. En ocasiones aterroriza, pero… la satisfacción cuando uno es capaz de comprender cómo funcionan las leyes de la naturaleza, que no necesariamente manipularlas, tiene un valor tan elevado que no sabría ponerle precio justo. Espero con esta charla aburrida sobre la magia haya logrado calmaros un poco. No os preocupéis, lo haré lo más breve posible…

Estuvo investigando, pidiendo la opinión de su asistente que demostró no tener mucho conocimiento al principio hasta que después de realizar la pregunta sobre cómo era capaz de saber que hubo emergidos antes del mismo mago mencionarlo le fue respondida.

Miles de pensamientos se estaban procesando en el cerebro de Pent en segundos. “¿Ha dicho que ha combatido? Lo ha dicho, ¿verdad? Y ha dicho que es uno de los causantes de esas cenizas diferentes a las provocadas por el hechizo de fuego. ¡Ha estado ahí! ¡Y sabe qué son! ¡Oh, Santa Elimine! ¡Gracias! ¡Gracias por brindarme esta oportunidad! Ojalá sea un dragón… Ojalá lo sea…”

Perdonad, pero… necesito aclarar mis pensamientos en estos momentos… Solo para encajar todo lo que habéis dicho… Si no he oído mal… ¿habéis dicho que habéis combatido aquí contra un grupo de emergidos junto a aliados vuestros? Y… Lo más importante. ¿Habéis dicho que sois uno de los causantes de esas cenizas que no parecen obra de la magia?

Todavía necesitaba calmarse. Pero, de hecho, Pent no estaba en absoluto tranquilo. Al principio le había dicho que no sabía nada del lugar cuando lo de su hipótesis, pero ahora le aseguraba que no solo sabía, sino que estuvo ahí combatiendo. Sin embargo, no veía arma alguna que portase Kurthnaga y a juzgar por su triste conocimiento sobre la magia, no podía ser un mago bajo ningún concepto. Todo ello le llevaba a una conclusión: tuvo que pelear sin usar ni armas ni magia. Pero, ¿cómo podría ser capaz de provocar quemaduras sin usar magia? Eso no tenía ningún sentido. A no ser…

“¡Oh, grandiosa Elimine! ¡Tiene que ser un dragón! ¡Louise, Lord Athos! ¡He conocido a un dragón!”


Y Pent se abalanzó a Kurthnaga para darle un abrazo quizá demasiado intenso por la emoción. No tenía la fuerza para ello pero, de haberla tenido, en estos momentos el supuesto dragón se encontraría encima del mago que le habría aupado.

¡Sois un dragón! ¡Una criatura milenaria! ¡Siempre he deseado conocer a uno de vosotros! ―un poco más y Pent daba saltos de la misma emoción, pero el abrazo no dejó de ser más intenso―. Me habían hablado de vosotros pero, ¡nunca pensé que tendría la oportunidad poder ver, hablar y tocar a uno en persona! ¡Bendita sea Elimine! ¡Gracias! ¡Gracias!

Cuando volvió en sí se dio cuenta de que muy probablemente había invadido el espacio vital del pobre Kurthnaga. Lentamente, se alejó un poco de él y tosió levemente para intentar recobrar su compostura.

Lo… lamento. Es solo que jamás había conocido a alguien que no fuese humano. Desde que empecé a estudiar la magia siempre me pregunté cómo serían los dragones, qué haría si viese a uno… De qué podría hablar con él… Siempre me he imaginado cómo sería mi encuentro con uno de vuestra especie. Y ahora que he tenido por fin la oportunidad no he podido evitar emocionarme demasiado…

“Y necesito preguntar mil cosas sobre vosotros. ¡Lo necesito!”, pero Pent decidió no decir nada de eso. Al menos, no de esa forma. En su lugar, decidió ponerse de rodillas y realizó una inclinación ante Kurthnaga por la falta de educación que había cometido por culpa de su exceso de emoción.

¡Lo siento! Puede que no lo parezca, pero soy el cabeza de la casa de Reglay de Etruria. Como uno de los nobles más influyentes del país, he dado una impresión vergonzosa de mi patria. Además, en el momento en que vos y vuestros compañeros ―por los cuales sentía tanta curiosidad como por él― yo era uno de los generales del ejército etruriano en aquelentonces. Me gustaría actuar como representa mi cargo por una vez en mi vida… ―se volvió a inclinar―. En nombre de Etruria, ¡muchísimas gracias por la ayuda que nos prestasteis!

Y ahí se quedó, pero no porque pensase que debía quedarse, sino porque su mente se había quedado en blanco. Ahora que tenía a un dragón delante de él, no sabía cómo actuar al respecto. Intentaba pensar en mil cosas que decir, pero era completamente imposible. Su velocidad de procesamiento mental se había detenido por demasiada emoción que estaba conteniendo. De ser por él, cogería en brazos a Kurthnaga y lo llevaría a su familia para presentárselo. Luego, iría por el desierto y hablaría con su maestro y le presentaría al dragón, haciéndole ver que no todos eran como los de su época. Finalmente, se encargaría de hacer lo que quisiera hacer el ser que se convirtió momentáneamente en su ídolo, incluso si eso implicase presentarle a otros nobles etrurianos y hablar de asuntos de política, con lo poco que le gustaba.

Hasta ahí llegaba su fijación por Kurthnaga desde el momento en que dedujo que era un dragón.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Miér Oct 26, 2016 6:16 pm

Agachó algo la cabeza cuando el beorc le dio aquella explicación sobre la magia, quizás sería algo de lo más lógico en su cultura, pero sin duda no era nada común para los dragones saber sobre un poder que nunca podrían controlar. A Kurthnaga le gustaría poder decir que tenía un conocimiento base sobre la mayoría de temas pero la verdad es que las armas beorc era un tema que se le escapaba por completo y que además, como pacifista tampoco le ponía demasiado interés en llegar a comprender sus diferencias. Y tenía que admitir que aunque había tratado de seguir la explicación con cierta fluidez, habían puntos en los que el dragón no podía empatizar y por lo tanto, entender y cuando se quería volver a reenganchar a la conversación, ya se había perdido por completo. Así que lo único que pudo hacer fue asentir con la cabeza e intentar que su rostro no diera la impresión de que era un completo bobalicón.

Y estuvo en lo cierto acerca de no decirle directamente que era un dragón de Goldoa, sino solo decir que estuvo en aquella batalla y que simplemente, Pent llegaría por sí solo a aquella conclusión con la capacidad intelectual que tenía. Pero lo que no esperaba es que tuviera una reacción tan entusiasta sobre el detalle de haber participado en la batalla, así como su verdadera raza y por su parte, su reacción fue la de avergonzarse y esconder su rostro detrás de sus manos, cruzándolas tapando parte del mismo. Asintió levemente con el rostro cuando le preguntó si verdaderamente había estado peleando allí y había sido el causante de extrañas cenizas que no eran producto de magia, sino de aliento de dragón terrenal.

Los primeros instantes donde el beorc se abalanzó sobre él para abrazarle al exclamar que era un dragón, Kurthnaga se quedó estupefacto sin saber como reaccionar... ¡No estaba acostumbrado al contacto físico! La última vez que recordaba haber dado un achuchón en condiciones era a sus hermanos mayores y eso era unas décadas tiempo atrás. No quería empujarlo ni forcejear... ¡Eso sería una cara muestra de mala educación! Aunque suponía que podía ser maleducado si se sentía en una situación incomoda, pero igualmente sus modales le reprimían de comportarse de tal manera. - Joven beorc... ¿Podría soltarme? ¡Soy un dragón, sí, pero en mi cultura estos actos no son comunes! No me importa hablar con usted si me suelta. - Aunque trató de mantener la calma, la verdad es que acabó moviendo sus manos de un lugar a otro nerviosamente y su voz también sonaba alterada, por lo que no podía mantener un tono de voz monótono.

Cuando se separaron y el otro tosió, probablemente incómodo por ese gesto que parecía haber sido totalmente impulsivo, Kurthnaga no pudo evitar estirar un poco de su túnica por la manía de que todo estuviera en su lugar. - No se preocupe, es de los primeros humanos con los que tengo el placer de mantener una conversación, así que el sentimiento es mutuo. Espero no decepcionarle mucho como dragón, haha. Y agradecería que a pesar de su entusiasmo pudiera ser un poco menos... ¿eufórico? ¡Si se abalanza sobre mí de esa forma, no puedo evitar asustarme! - No le gustaba admitir de aquella forma que se asustaba con poca cosa, pero lo cierto era que encontrarse tan fuera de lugar no era algo que precisamente quisiera que se volviera a repetir.

-Oh, si me revela su título nobiliario, supongo que lo más cordial será hacer lo mismo por mi parte. -  Hizo una pequeña reverencia mientras llevaba sus manos detrás de su espalda. - Mi nombre como ya he dicho, es Kurthnaga. Soy el tercer príncipe de Goldoa, país de dragones terrenales. Y no es necesario que en nombre de su país y su título nos agradezca, en realidad solo estuvimos aquí en un momento infortunado. - En realidad haber dado la información de que se trataba de un noble de su país podía dar la confusión de que Kurthnaga se estaba moviendo por motivos políticos, cuando en realidad estaba viajando escapándose de la mirada de su padre, pero esperaba que hubiera sido claro con lo que se habían topado con los emergidos por un golpe de mala suerte. Aunque a decir verdad no se sentía demasiado orgulloso de lo que había pasado en aquel lugar días atrás, porque sí que había peleado para defender a sus amigos pero al final, como en la mayoría de casos; había acabado siendo él el defendido. O eso suponía, porque a un punto de la pelea había perdido la consciencia.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Jue Oct 27, 2016 12:08 pm

Pent se había dejado llevar demasiado y era consciente. Pero, a pesar de la explicación de Kurthnaga, lo cierto es que no se arrepintió en absoluto de lo que hizo. Estaba tan feliz de conocer a un dragón que ni siquiera era consciente de qué cosas eran consideradas las correctas y cuáles no. De hecho, ni siquiera escuchó que se refería a él con una palabra desconocida hasta entonces.

¡No, no! ―se excusó rápido―. Siempre se me ha dicho que soy un poco excéntrico, incluso dentro de mi círculo… ―rio―. Siento haberos asustado, Kurthnaga. De verdad que no era mi intención… El hombre que me enseñó magia me habló mucho sobre vosotros y siempre quise conocer a alguno. Saber cómo eran y, si fuese posible, entablar amistad…

Todavía estaba un poco nervioso cuando se había arrodillado y tuvo que contenerse lo que no está escrito para volver a abrazar al dragón que no solo era un dragón, sino que además de la realeza. El nombre del país le sonaba. ¿De Tellius, puede ser? Ahí se referían a los dragones como laguz, según los libros que leyó. Sin embargo, cuando escuchó la última frase, se reincorporó y miro con cierta seriedad al invitado.

Señor Kurthnaga, si alguien os ayudase a vos, ¿se lo agradeceríais? ―hizo esa pregunta con una trampa―. ¿No es lo correcto agradecer cuando alguien nos ayuda? Lo habría hecho incluso si no hubiese sido un noble. Con vuestra ayuda y la de vuestros compañeros habéis conseguido salvar vidas etrurianas. De hecho, siento que debería disculparme con vos por y vuestros compañeros por haberos involucrado en este asunto ―añadió―. Por favor, si es posible, extended mis agradecimientos a vuestros aliados.

Pero muchas preguntas se estaban formando en su cabeza en estos momentos. ¿Cómo era Goldoa? Por lo pronto, sabía que era monarquía pero, siendo de laguz, ¿es una monarquía como a las que él estaba acostumbrado? ¿Habría diferencias? En caso de ser así, ¿cuáles? Además, aunque aún no lo había expresado, sentía una inmensa curiosidad por los compañeros de Kurthnaga. De hecho, se podía considerar un milagro que aún no lo hubiese preguntado.

Sois el príncipe de Goldoa, mas no lleváis escolta con vos en estos momentos. ¿La sociedad laguz funciona de forma distinta a la humana? Normalmente suele haber escoltas por doquier cuando el hijo de un noble se pasea lejos de su morada ―él, probablemente, sería la única excepción a la regla. Al menos, que él conociese―. Y… si no es mucho pedir… ¿Podría conocer un poco más de vuestro país? Leí libros de Begnion, pero no pude evitar darme cuenta de un detalle: los humanos que desprecian o temen a los laguz lo suelen hacer por miedo a lo desconocido. De hecho, me sé de más de uno que ahora mismo estaría completamente asustado tras averiguar que sois un dragón ―rio de nuevo, como si hubiese contado el mejor chiste del mundo―. Por eso me gustaría conocer sobre vosotros: vuestra sociedad, vuestra cultura, vuestra política… La única forma de saber hasta qué punto son ciertas las informaciones que leo sobre vosotros es preguntándoos directamente. Si vuestros compañeros estuvieran, me encantaría preguntarles a ellos también. Imagino que no son humanos, ¿no? De lo contrario, podrían haberos acompañado sin problema. ¿Son también laguz? ¿Son todos dragones, como vos?

No pudo contenerse al preguntar pero, esta vez, estaba intentando tener un poco más de educación y calma a la hora de hacerlo. Sin embargo, cayó en un pequeño detalle: llamarían mucho la atención ellos dos hablando como si nada…

Si algún soldado viniera por aquí nos llamaría la atención. ¿Qué os parece si entramos? Vos habéis estado aquí antes, así que me conformaré con un lugar que no tenga muestras de batalla ―sugirió, siendo un poco considerado con su reacción de antes―. Considerando que soy un noble sin ningún escolta, creo que si un soldado apareciese y me reconociese me obligaría a volver. Y, sinceramente, no me gustaría perder esta oportunidad para hablar con vos y saber un poco más de los laguz.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Sáb Oct 29, 2016 5:09 pm

Sabía que no había sido la mejor manera de reaccionar ante el excesivo abrazo del beorc, pero Kurthnaga no estaba acostumbrado a aquellos gestos; en realidad le aliviaba conocer que aquellos actos extremados no eran parte normal dentro de la cultura de los beorcs pero tampoco necesitaba una disculpa de aquella manera, así que el dragón negó con manos y moviendo la cabeza de un lado a otro de forma pausada como muestra de que estaba bien. - No se preocupe, es solamente... No hay costumbre de estos actos en mi país. Por mi parte supongo que es lo mismo, siempre he conocido a los beorcs por lo que se escuchaba en rumores o en leyendas y la verdad es que me gustaría dar mi propia opinión al respecto sobre ustedes. Entablar amistad a pesar de la diferencia de nuestras razas, creo que es posible.

Porque por la ideología de su propio país, había muy mala perspectiva de los beorcs; lo cual, el príncipe podía entender que fuera de aquella forma, porque todas las razas de la Alianza fueron esclavizadas en algún punto u otro de la historia, y estaba bastante seguro de que aunque ahora aquellos actos se suponiera que fueron abolidos; la perversión de las personas siempre podía ser superior a cualquier ley, por lo que no podía estar seguro de que se siguiera cumpliendo una simple palabra firme. Pero como todas las cosas en la vida; Kurthnaga quería llegar a pensar que aunque hubiera laguz con valores buenos y valores de lo más cuestionable, lo mismo debería aplicarse a los beorcs. Y Pent desde su punto de vista no parecía un tipo malévolo, simplemente era un beorc con mucho interés por una raza que era la primera vez en su vida que podía conocer, siendo un hombre tan culto, se podía entender como normal que le causara aquella sensación de querer saber más y más ahora que tenía la oportunidad.

Asintió con la cabeza. - Así sería, en mi posición también agradecería el acto. En cuanto a mis compañeros... No puedo prometerle que comunicaré su mensaje: no tienen a los beorcs en demasiada estima por unos motivos u otros, así que sería mejor evitar el comentario. - Su guardaespaldas no haría ningún tipo de comentario al respecto y Kurthnaga estaba seguro que el mayor se quedaría esos comentarios para sí mismo, pero no podía decir lo mismo de Reyson; lo cual no era de extrañarse, los humanos le habían quemado su hogar al fin y al cabo, un acto despreciable y que nunca debería haber ocurrido.

-Oh, no. Claro que tengo guardaespaldas, pero a pesar de que seamos dragones también tenemos que descansar. Había salido a que me diera un poco el aire, venir a este lugar es algo que... no tenía planeado en un inicio, mis pasos simplemente me condujeron hasta aquí. - Su rostro se volvió pensativo mientras apoyaba su puño en su barbita y la otra mano libre en el codo contrario; era extraño hablar de su país cuando se trataban de detalles que le parecían de lo más normal para él pero que seguro que eran destacables para los que no vivían en lugar. - No me importa comentarle sobre mi país, no creo que mi guardaespaldas dragón, el garza y el taguel que nos acompañan opinen lo mismo... Como ya he dicho, son reacios a tenderle la mano a un beorc. Y oh, soy probablemente lo opuesto a los dragones de mi país; tiene que entender que somos un país milenario que ha vivido en una política aislacionista para poder mantener una situación de paz. Mis gentes no tienen interés en el exterior, viajar es algo de lo más insospechado para un dragón, lo mismo que pelear por voluntad propia. Soy el más joven de los nobles, probablemente eso explique que mi punto de visión sea como un soplo de aire fresco para nuestras creencias. De todas maneras, Padre ha conseguido mantener la paz para nosotros así que apoyo incondicionalmente su punto de vista distinto al mio.

Antes había opinado que era una locura mantener la calma mientras estaban siendo rodeados de emergidos, pero había llegado a la conclusión de que alertarse de mala manera y sembrar el caos en una nación llena de dragones con un gran potencial tampoco era que fuese la mejor de las ideas. Y tenía que creer, que aunque las decisiones de su padre no siempre le parecían lógicas, él era mucho más sabio por la experiencia que le había aportado la vida, tampoco era como si tuviera voz ni voto en las decisiones más importantes: era todavía un dragón muy joven como para ser tomado en cuenta.

-¿Qué? ¡No! Ese era lugar donde los emergidos habían establecido su campamento, incluso si entramos por alguna sala en la que no estuvimos peleando, no es asegurarse nada. Preferiría no meterme en la boca del lobo, es tentar demasiado al peligro. - Cualquier dragón que tuviera el tamaño que tenía Kurthnaga en su transformación seguramente tendría una confianza superior a que podía salir de situaciones problemáticas con facilidad, pero él en cambio era un pacifista empedernido que incluso se sentía mal por tener que atacar enemigos que habían iniciado con la batalla. Le gustaba viajar, y conocer las diferencias del mundo con sus propios ojos pero de igual manera no podía evitar actuar como el pacifista que era.  - Ugh, está bien, si realmente dice que le van a obligar a retirarse... Sígame pero a la menor duda, saldremos de las mansiones. ¿De acuerdo?

Recordó la ruta que tomaron días atrás e intentó obviarla para escoger una aleatoria, no tenía una buena sensación porque un lugar abandonado ya le impresionaba de por sí como para añadirle el hecho de que días atrás se encontraron con un grupo más grande de emergidos de los que había visto anteriormente.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Dom Oct 30, 2016 12:31 pm

Ilusionado, escuchó toda la explicación que Kurthnaga le pudo dar. Una pena que aquella ilusión se fuese sustituyendo por decepción mezclada con comprensión y un suspiro por su parte. Su ilusión de intentar conocer a los dragones había caído por lo que su rey hacía hasta entonces. Sin embargo, él lo podía entender perfectamente: con una política aislacionista uno no es influenciado por las cosas del exterior y no se contamina por lo que pueda suceder. Él mismo, en cierto sentido, lo hacía con las casas nobles de Etruria porque más de una vez las reuniones entre nobles eran una pérdida completa de tiempo.

Creo que más o menos puedo comprender a vuestro padre, príncipe Kurthnaga ―dijo―. Estoy seguro de que no llego ni a la suela de sus zapatos, pero, ¿recordáis cuando dije que era un tanto excéntrico incluso en mis círculos? Se puede decir que tengo cierta fama en Etruria de no involucrarme en absoluto en la política. Las opiniones ajenas siempre tienen una cierta confusión. Incluso en los libros. Así que siempre pensé en que había dos soluciones a esto… O bien me mantengo aislado y no me relaciono con nadie o descubro mi propia versión de la realidad.

Se quedó un rato pensativo, pensando en que quizás había dicho algo demasiado confuso. Podría ser, considerando que él había tomado justo la decisión contraria del rey de Goldoa. Sin embargo, cayó en otro detalle.

Leí que en el pasado mi especie os tenía esclavizados. Si eso fuese cierto, entonces la idea de vuestro padre es completamente lógica. ¡Aunque me da rabia! ―no pudo controlarse ese impulso―. ¡Hay tantísimo que podríamos aprender de todos si tuviéramos la oportunidad...! Pero considerando que, como bien habéis mencionado, existen laguz que no nos ve como vos… Quizá la elección de vuestro padre es la más segura. ¡Aunque me da rabia! ―repitió, como si fuese un niño pequeño que estuviera pataleando―. Ojalá pueda cambiar en el futuro poco a poco. Me encantaría conocer a varios de vuestra especie.

Cuando sugirió entrar para hablar, Kurthnaga se opuso completamente, pero cedió después de la justificación que Pent le dio. Le sentaba mal tener que aprovechar su posición social para hablar con el laguz ahora que podía. Además, todavía le quedaba preguntar sobre sus acompañantes y si todos, sin excepción opinaban lo mismo. Además, le quería preguntar sobre uno de ellos en concreto: dijo que uno de ellos era de la tribu de las garzas. El mago había leído que fueron extinguidas, así que sintió un gran alivio cuando escuchó sobre su supervivencia.

Sin embargo, todas las preguntas se esfumaron cuando llegaron a un lugar que parecía una especie de capilla abandonada. El lugar en sí no era lo más llamativo, sino el hecho de que había varios libros llenos de polvo. Pent se acercó a ellos y entonces descubrió que eran libros sobre santa Elimine. Además, había una pequeña estatua de la misma o, al menos, como ellos creían que era. Nunca tuvo la oportunidad de ver una con su maestro para que se lo confirmase.

Me pregunto por qué habría una capilla, por aquí… ―se acercó a la estatua―. Llevaré esto a alguna iglesia después. Mejor eso que no que los emergidos lo destrocen… Y esto también debería… ―miró los libros, pero se percató de que le faltaban manos―. Bueno, haré varios viajes… ―por fin, después de su cavilación, se dirigió a Kurthnaga―. ¿Estáis cómodo aquí? ―preguntó―. Antes habéis dicho algo que me ha llamado mucho la atención y me alivió. ¿Dijisteis que uno de vuestros compañeros era un miembro de la tribu de las garzas? Leí en libros de Begnion que habían sido exterminadas… ¿Existen, entonces, supervivientes?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Dom Oct 30, 2016 6:42 pm

Escuchando lo que Pent tenía que decir sobre su excentricidad y lo que aquello afectaba entorno a su circulo de conocidos políticos, Kurthnaga llegaba a pensar que aquel beorc quizás podía entender de alguna manera el pensamiento de su padre mejor que él, porque después de todo, aquella pequeña explicación tenía una coherencia bastante firme y tenía que admitir que el joven dragón muchas veces desistía de llegar a imaginar en lo que le rondaba por la cabeza a su padre a la hora de tomar decisiones. - Supongo que tiene su punto que no se interese en la política, para mí es algo difícil mantenerme al margen. Es cierto que por mi corta edad no tengo ningún tipo de implicación directa pero se me ha dado una formación para que tenga una opinión al respecto de esos temas, opinión que choca al haber tenido contacto con el exterior de mi país, también. - Nunca había admitido en voz alta sus puntos de vista contradictorios en la corte, no quería ser llamado un traidor, ni que le confundiesen por tales palabras; realmente apreciaba el trabajo que hacía su padre, pero no podía evitar tener su propia opinión tampoco.

-Así es. La esclavitud fue algo real que sucedió, y me atrevo a decir que incluso a día de hoy hay muchos beorcs que no ven lo atroces que fueron esos actos, eso es lo peor de todo. Al igual que usted, me gustaría creer que todos deberíamos poder convivir: aprender unos de otros, mejorar con nuestras diferencias. Lamento que no pueda ser así hasta que la gente no aprenda a diferenciar entre el bien y el mal, no puedo decirles a mi gente que dejen de discriminar a los beorc si ellos nos tratan como mascotas. - Sabía que la conversación se había turnado hacía un tema que no le gustaba nada tocar, porque en primer lugar nunca había conocido casos en particular: solo había leído de ello y había hablado con terceros, pero era un tema real el cual preferiría que no fuera más que una pesadilla. Quería pensar en un futuro en el que fuera posible, pero no sabía si era demasiado utópico. - No todos los países laguz son tan cerrados con ese tema, tengo conocimiento de que Gallia, país de felinos, tiene colonias beorc en su propio territorio... Aunque no soy consciente de hasta que nivel la convivencia es eficiente.

Aunque vio que Pent miraba su alrededor con cierta curiosidad, mirando elementos que la capilla contenía, Kurthnaga era bastante temeroso con todo lo que allí se encontraba por lo que prefería no tocar nada y rehuir su mirada si veía algo desconocido. Cualquiera pensaría que los dragones eran seres poderosos y que podían incluso intimidar, el dragón negro no negaba que había alguno de sus subordinados que cumplían aquellas características a la perfección pero él era más bien el contrario, además que su padre siempre le hubiera sobreprotegido más de lo necesario tampoco ayudaba demasiado. Pero cuando Pent le preguntó que si estaba cómodo en el lugar, no sabía como reaccionar porque no lo estaba pero no quería admitirlo para no causar problemas a nadie así que simplemente escondió un poco su cabeza entre los hombros y murmuró algo ininteligible.

-El Bosque de los Serennes fue quemado por los humanos de Begnion: no hay rastro de vida allí. Sin embargo, conozco de un caso que sí pudo escapar a tiempo de terminar con el mismo destino, es probable que hubiera algún superviviente más pero... lo dudo. Visité ese lugar una vez, ¿sabe? Es... despreciable. Solucionar las cosas a la fuerza, sin recurrir antes a las palabras... Terrible. - Escondió parte de su rostro detrás de la manga de su chaqueta; era un tema que realmente le dolía. Si un grupo de humanos decidía entrar en Goldoa con fuego... probablemente les podrían hacer frente. ¡Pero se aprovecharon de la superioridad de fuerza que tenían sobre las garzas! Siempre quería ver el punto positivo de todo el mundo, pero cada vez el mundo parecía que le diera una razón más para que no fuera una buena decisión confiar en los beorc. Quizás su padre estaba en lo cierto, al fin y al cabo.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Miér Nov 02, 2016 8:24 pm

Kurthnaga tenía una opinión distinta a la de su padre en lo que se refería a la política exterior de Goldoa. Sin embargo, dijo anteriormente que la respetaba y que su padre tenía la mayor de sus lealtades (aunque fuese con otras palabras). Esos hechos hicieron que Pent sonriese la leyenda de los Ocho Héroes de Elibe que su maestro le contó.

Una opinión diferente es algo bueno, de hecho, príncipe Kurthnaga ―dijo―. Yo, al menos, agradecería tener a alguien que opinase de forma diferente todo el tiempo. Implica una perspectiva diferente. Si bien es cierto que su padre tiene la última autoridad… Una opinión distinta siempre puede ser muy útil en el más insospechado de los casos. Miradme a mí. ¡Soy la opinión distinta de toda la corte de Etruria, si se me permite el egocentrismo!

Rió con la broma. Era cierto que era el modelo de opinión dispar. Después de todo, casi nunca aparecía y cuando lo hacía era para evitar los asuntos más complicados e intentar resolver las cosas de una forma distinta siempre, sin excepción. Por suerte, al ser el líder de una de las casas más importantes, su rey escuchaba su opinión. Por eso estaba convencido de que incluso si su padre no seguía su consejo, estaba convencido de que lo tendría en cuenta. Sin embargo, no quiso decirle eso literalmente a Kurthnaga. Quizás un día, cuando fuese padre, lo comprendería.

El tema, por desgracia, derivó a la esclavitud por el mismo comentario que Pent había hecho. Se quedó en silencio. “Si los beorcs les tratan como mascotas… o peor”, pensó. La ausencia de sus palabras acompañadas por una mirada de dolor por lo que otros humanos hacían era demasiado dolorosa. Hubo una palabra que no entendió del todo, pero no le hizo demasiado caso. La vergüenza que sentía por la especie humana en estos momentos por su falta de deseo de aprender a comunicarse y entenderse los unos con los otros.

Lo peor es que no es solo con laguz ―fue lo único que dijo, a modo de susurro con cierto desprecio.

Por suerte, el mal humor se le pasó rápido al estar con tantas antigüedades. Sin embargo, parecía que el príncipe dragón estaba un tanto incomodado. “¿Habrá algo que no sea de su agrado? De ser así, ¿no sería mejor buscar un sitio aparte donde escondernos?”, pensaba mientras intentaba deducir qué era lo que le sucedía.

La historia humana nos enseña que nosotros somos seres estúpidos ―fue claro en su juicio―. Guerras, robos, asaltos, asesinatos… Estas cosas aparecen en los libros una y otra vez ―se sentó donde pudo―. Para defendernos de esos miedos, creamos las armas y la magia. Sin embargo… ¿Qué sucede si encontramos a alguien que no tiene capacidad de combate? El resultado es… La masacre de Serenes ―se quedó en silencio―. Sumad a ese gran incentivo de “no habrá represalia” el dolor de los humanos y entonces tenemos las mayores incongruencias de la historia.

A Pent le apasionaba la historia, pero no lo que provocaba algunos de esos hechos. Por eso, más o menos, podía entender lo que decía el príncipe Kurthnaga y lo que su padre hacía con el país.

Honestamente, creo que si hubiese pasado por las circunstancias que los laguz habéis pasado, habría tomado en el mejor de los casos la solución de vuestro padre: si hay aislamiento no hay guerra. Si no hay guerra, entonces no habrá muertes. Es una idea simple, pero tremendamente eficaz.

Dicho aquello, se incorporó y se volvió a acercar al dragón. Estaba convencido de que no estaba cómodo. Ya sea por la conversación o por el lugar, estaba convencido de que quería irse…

¿Qué os parece si damos un paseo? Si algún guardia me descubre, pues nos separaremos… Pero sospecho que será mejor esto que estar aquí dentro. A no ser que prefiráis este lugar, por supuesto ―dijo, como una indirecta con la que decirle que prefería que no se cohibiera.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Sáb Nov 05, 2016 10:22 am

La conversación había llegado a un punto en el que el dragón negro incluso se sentía incomodo de tratar aquellos temas; no era porque Pent fuera un beorc, porque estaba seguro que incluso hablaba con alguna de sus gentes sobre esclavitud laguz se sentiría cohibido de igual forma, hasta podría ser que incluso más porque dentro de lo que cabía, el era joven y había crecido en un mundo lleno de protección para él, lo cual también aplicaba censura de todos los temas que podían provocarle intranquilidad en su vida. No estaba orgulloso de ello, pero al mismo tiempo Kurthnaga sabía que no era fuerte como recordaba que sus hermanos lo fueran, así que no podía negar que entendiese porque las cosas habían sido de esa forma. - Oh, desconozco como funciona la política en la Corte de Etruria pero en mi caso no es que tenga mucha influencia, soy joven y mi padre es una gran figura política. ¿Quizás debido a la longevidad de los dragones y que siempre ha sido el rey de Goldoa desde su formación? Creo en él y no quiero quebrar las opiniones. Todavía no creo que sea mi época, hay mucho que debo aprender.

Quizás su mayor problema había sido que debido a que Deghisnea siempre había sido el rey de Goldoa, no se sabía muy bien como funcionarían las cosas si un día dejaba el trono. En primer lugar porque Kurthnaga no había sido criado como príncipe heredero pero ya que sus hermanos habían desaparecido... intuía que si no se solucionaba, dentro de unos siglos tendría que adoptar esa responsabilidad. Pero no se veía capaz de ningún día estar a la altura de su padre, él era... diferente en sus ideas pero sus convicciones firmes hacía que tuviera la convicción de que, sabía lo que hacía, mientras que Kurthnaga recordaba todas las situaciones en las que había tenido que adoptar una posición de liderazgo, por pequeño que fuera, y no podía recordar todo lo que había dudado. Todavía era joven y tenía mucha inexperiencia, realmente creía que necesitaba mucho para vivir para mejorar como dragón y como autoridad alguna.

Negó con la cabeza. - No me recuerde esa masacre. No lo he vivido como tal, era joven... Y mi padre siempre me ocultó información para protegerme, pero leer sobre lo que aconteció y haber visitado aquel lugar incluso muchos años después de que hubiera ocurrido... Lamentable. Me duele mucho que las garzas hubieran tenido que compartir su bosque en un país beorc, quizás si su geografía hubiera sido más ventajosa como la de las otras naciones laguz... Quizás las otras razas hubieramos podido hacer algo. No lo sé. Me rompe el corazón lo que ocurrió allí. - Era consciente de que probablemente Goldoa no hubiera movido ni un dedo si su país no hubiera estado en alerta, si no habían sido muy consecuentes con la aparición de los emergidos que les afectaba directamente... Kurthnaga no estaba tan seguro que hubieran defendido a otros. Pero Gallia... Phoenicis... Quizás hubieran hecho algo, políticas diferentes y puntos de vista muy alejados a los de los dragones.

-Sinceramente, el aislamiento no es que me convenza mucho. Está bien darle la espalda a los beorcs, han demostrado que no nos tienen en mucha estima y es mejor evitar posibles conflictos... ¿Pero a las mismas razas que han sufrido lo mismo que nosotros? Somos una Alianza y sin embargo, Goldoa no ha cambiado sus leyes, nuestro punto de visión es el mismo. Realmente creo en ese dicho que dice que “la unión hace la fuerza”. Sin embargo la situación entre todos está muy tensa como para intentar cambiar las cosas. Quizás, con el tiempo... - Tenía mucha vida por delante si era consecuente de sus debilidades y limitaciones, así que Kurthnaga jugaba con el tiempo a su favor porque no tenía que tener prisa para ver que era factible y que no: las cosas eventualmente llegarían con el tiempo.

-¡Ah, no, no! - Movió sus manos nerviosamente. - Suena como si estuviera en problemas si le encuentran en este lugar. ¿Debería encontrarse atendiendo responsabilidades en este momento? Aunque no soy el mejor para hablar, no le avisé a mi guardaespaldas que iba a dar una vuelta para despejar mi mente... Oh, adelántese usted, yo le sigo. - Seguía sin estar muy confiado de encontrarse en ese lugar así que prefería no ir primero, si se encontraba algo fuera de lugar; su corazón daría un vuelco.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Lun Nov 07, 2016 4:11 pm

Pent concretamente no hablaba de autoridad cuando hablaba de las opiniones. Sin embargo, si el mismo príncipe aseguraba que sería un problema, él no iba a ser quien le dijese lo contrario. Desconocía cómo funcionaba la política del país, así que no podía hacer más que dar análisis. Todo lo demás podía ser visto como un grado de preocupación e intrusión innecesario.

Lamento ser descortés. Desconozco cómo funciona vuestro sistema política o, si fuésemos más sinceros, el de los países laguz en general. Tendré más cuidado en el futuro.

Pero, obviamente y cómo no, Pent-enciclopedia debía meter de nuevo la pata. Esta vez fue con el asunto de Serenes. Aunque esta vez su opinión coincidía con la del laguz, lo cierto es que ese fue quizá el momento en que el príncipe había sido más claro en su opinión respecto a algo de lo que ha podido conversar con él.

Lo siento. No he llegado a estar allí, así que puede que haya sido demasiado extremo… ―a él también le dolía lo de las garzas, aunque probablemente no fuese al mismo nivel que el laguz. A él le habría encantado conocer alguna garza para poder saber cómo era su sociedad antes. ¿Cómo iba a decir algo así? Era impensable y muy descortés. De hecho, fue por esa misma razón que no quiso pedirle al príncipe que le presentase a sus compañeros (por no mencionar que no tenían la misma visión que él de los humanos)―. Evitaré hablar sobre ello a partir de ahora.

Poco después, al fin, Kurthnaga dio unos argumentos para defender su opinión en lugar de simplemente escudarse en que no era lo correcto opinar de forma distinta. Hubo una pequeña sonrisa en los labios de Pent cuando lo escuchó. Sin embargo, aquella sonrisa se fue cuando, por lo visto, Goldoa se había aislado también de los laguz… Aquello le dio mucho que pensar y, como era de esperar, cuando él reflexionaba ignoraba por completo el resto del mundo. De hecho, buscó un lugar donde apoyar su espalda y se quedó ahí, meditando, sobre las razones que podrían llevar a alguien hasta ese punto. Como bien había dicho Kurthnaga, la unión hace la fuerza. Y fue esa misma frase, cuando la recordó, que descubrió algo parecido en la misma historia de Elibe.

Príncipe Kurthnaga, ¿habéis estudiado un poco la historia de este continente? ―preguntó―. No soy el más indicado para dar un curso de historia, pero existe una leyenda muy común aquí sobre unos ocho héroes. Si queréis conocer la versión más extendida, os recomiendo un libro que relate la historia de la Batida, pero en resumidas cuentas en Elibe existían dragones en el pasado. Estos dragones eran inmensamente poderosos y casi nos extinguieron. Sin embargo, con la ayuda de ocho héroes legendarios, se los logró expulsar. No puedo decir si esa historia era real o no ―literalmente, no podía. Decirlo sería equivalente a tener que demostrar pruebas de ello y eso a su maestro no le haría ninguna gracia―, pero… Si fuésemos a ponerlo a un nivel de similitud… Es correcto asumir que la mayoría de los laguz nos desprecian por el pasado de esclavitud, ¿no? Imaginad ahora que todos los países laguz decidieran reclamar su libertad, algo completamente lógico, librando una guerra con, por proponer un ejemplo, Begnion. ¿No habría muertes innecesarias en ambos bandos? Habría inocentes que morirían por una rencilla que a ellos no les afectaba. No conozco a vuestro padre, mas no puedo evitar pensar… que lo que quiere es cortar ese ciclo de odio y dejar que el tiempo sane las heridas.

Se dio cuenta de que había hablado demasiado. Una pequeña risa nerviosa salió de sus labios a medida que intentaba quitar importancia a todo lo que había dicho en un desvarío del mago.

¡Lo siento! Esto suele sucederme cuando pienso. Necesito organizar mis pensamientos y esta es la forma con la que lo hago con más facilidad… No tenéis que responder a lo que dije y lo lamento si he dicho algo fuera de lugar.

Había metido la pata hasta el fondo. Además, recordó los problemas que había dejado después de abandonar su cargo como el General Mago. Los “deberes” de los que el príncipe hablaba y de cómo había dejado atrás a su guardaespaldas le hicieron reírse un poco. Parecía que, en cierto sentido, ambos eran muy especiales.

En mi caso, supongo que he dejado una carga un tanto elevada para mi sucesor ―dijo, entre risas, antes de calmarse―, antes era uno de los generales del país y se puede decir que a los nobles no les hizo gracia mi elección de sucesor ―explicó―. Imaginaos que me encontrase ahora con mi sucesora. “¡Lord Pent! ¡Volved ahora mismo al cuartel! ¡Necesito que me expliquéis por qué hicisteis del despacho del general vuestra biblioteca personal”a ―dijo, imitando una voz de mujer para hacer las fiel el juego―. Luego, si hablamos sobre la corte… “¡Lord Pent! ¿Cómo habéis podido dejar vuestro cargo en estos momentos de crisis en los que os requerimos más que nunca? ¿Acaso no sabéis qué es lo que está sucediendo?” A lo que me encantaría responder… “¡Precisamente porque no lo sé es que necesito dejar el ejército e investigar, amigos míos! ¿Tan difícil es verlo?” ―suspiró―. En ocasiones envidio a los plebeyos…

Después de desahogarse un poco, rio de nuevo y entonces, con una sonrisa amistosa, se dirigió al laguz.

¿No existen de vez en cuando estos momentos en vuestra vida o alguno similar? ¿Esos momentos en los que pensáis “¡Yo también tengo mi vida! ¡Dejad de agobiarme!”?

No había terminado de salir del lugar cuando se había quedado mirando al laguz y cayó en la cuenta de un dato muy importante pero que no preguntó por curiosidad. Dijo que su padre llevaba ya siglos… ¿Qué edad tendrá? Y, ya que estaba en el tema, ¿qué edad tiene Kurthnaga? Fue una pena que no quisiera hacer esas preguntas para evitar un impacto emocional demasiado grande. Sabía que eran especies diferentes, pero la posibilidad de que el jovencito aquel le cuadriplicase en edad le asustaba lo suficiente como para no atreverse a formular dicha pregunta.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Sáb Nov 12, 2016 5:33 pm

No podía evitar hacer aquellos gestos exagerados con las manos para tratar de quitar importancia a las palabras ajenas, no era algo común en sus gentes el hacer aquello era simplemente que Kurthnaga que se sentía nervioso por las pocas veces que había intercambiado palabras con un beorc. - ¡Oh! No se disculpe, yo tampoco soy un gran entendido sobre los sistemas políticos o si también existe monarquía en el resto de países como se aplica en los países laguz, así que por mi parte también tengo que informarme mejor. - Porque además la única historia a la que había podido acceder a través de grandes tomos era la de Tellius pero habían muchos más continentes allí afuera y no tenía porque regularse por monarquía como en su caso o, por ducados en Begnion por ejemplo. Probablemente algunas comunidades preferirían girar cabeza y decidir que la monarquía no era lo mejor para ellos, pero el joven dragón tenía demasiado por aprender y descubrir, presumía.

Se agarró las manos por delante de su cuerpo y después de ello, Kurthnaga hizo una pequeña reverencia en señal a que agradecía la empatia que Pent había tenido por un hecho que le quedaba lejos. - Agradecería si no tocásemos el tema del bosque de los Serennes, lo lamento. Como ciudadano de Goldoa es algo que me queda lejos por nuestro aislacionismo, de todas maneras es un acto por el que me siento atacado por raza. No se deberían llegar a estos extremos, nunca. - Sus manos fueron subiendo hasta la altura del pecho y cerró los ojos unos instantes, respirando hondo para tratar de que aquel tema no le afectase tanto como para no poder continuar con la conversación. Además, como había dicho, no lo había vivido ni mucho menos de cerca así que lo que había sucedido allí no dejaba de ser una gran influencia de libros que había leído, escritos por laguz, por supuesto.

Cuando el tema de conversación se volvió hacía otro tema que no tenía nada que ver, el dragón negro simplemente negó con la cabeza ante la pregunta del otro noble. - No he tenido la ocasión de tener acceso a libros de historia de otros continentes, tengo que admitir. No hay acceso a esa información en mi país, poder estudiar sobre la historia de Tellius ya es mucho avance para una cultura como la mía. - Por eso se sorprendió al saber que en el pasado existieran dragones en otro continente. ¿Serían como los dragones terrenales de Goldoa? Todos los beorc parecían de la misma raza aun siendo de diferentes países y continentes, por lo que cabría la opción de pensar lo mismo de los laguz... Aun sí leyendas y creencias no parecían ser las mimas en diferentes puntos. - Lamento escuchar esa infortunada situación con los dragones. Aunque desgraciadamente desde mi punto de vista, una guerra también sería inconcebible: aunque hubieran razones de peso para iniciarla. Prefiero cortar todo los hilos que tenga con el exterior a iniciar una guerra con nuestros vecinos. Es por eso, aunque me oponga a los actos violentos y trate de solucionar las cosas por medio de la palabra; entenderé que mi gente tenga resentimiento a los humanos y viceversa, no puedo negar que los sentimientos y el odio sea real.

No podía vivirlo en primera persona, él no tenía odio ni sentimientos negativos; pero a penas había conocido a dos beorcs y uno de ellos le había casi salvado la vida por un ataque emergido que le había pillado desprevenido. Había leído actos atroces que habían ocurrido en el pasado y algunos de ellos, probablemente se suponía que no deberían ocurrir pero sin embargo probablemente estaría sucediendo a día de hoy también; pero no era algo en lo que el joven dragón se hubiera visto inmiscuido. Era algo como tan “cerca y tan lejos” para él, y solo podía rezar para que no verse envuelto en tal atroces circunstancias. - No debe preocuparse, tengo que admitir que aprecio la honestidad, sobretodo si no está fundada en maldades.

Se quedó perplejo ante la situación de su sucesor aunque no podía evitar temer un poco al mismo tiempo, Goldoa siempre había tenido como rey a Dhegisnea pero por muy longevas que fueran sus vidas: no eran eternas. Nunca había pensado en aquellos temas porque no era su lugar el de ser un príncipe sucesor, sino el de su hermano mayor pero las noticias sobre él habían sido nulas desde que había desaparecido y... eso no era buena señal. Y Kurthnaga no había sido criado como para ser una sombra de su padre, pero prefería evitar pensar en ese tema: era demasiada responsabilidad en sus hombros solo de pensarlo. - No puedo evitar sentir lastima por su sucesora... Aunque al mismo tiempo le comprendo, nunca he tenido una vida como los demás dragones porque siempre he sido criado de forma especial, en nuestro caso supongo que podría decirse que tenemos monarquía hereditaria; eso lo justificaría. Digo “podría decirse” debido a que durante un milenio siempre hemos tenido el mismo rey, el mismo rey que fundó Goldoa, pero se espera que eso sea lo que suceda.

-Pero la cuestión es, que a veces veo a dragones volar como si fuera lo más natural, que en parte lo es, pero luego me da envidia. ¡Yo de niño estaba rodeado de libros! No en una gran planicie donde poder practicar ese tipo de cosas, aprecio mi conocimiento pero creo que quizás todo hubiera venido a su debido tiempo... Oh, lo lamento, me he puesto de volar como si fuera algo natural en todas las razas...
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Invitado Miér Nov 16, 2016 4:40 pm

No pudo evitar reír un poco cuando descubrió que el príncipe extranjero también desconocía la política de muchos países ajenos al suyo. Una pequeña sonrisa se dibujó mientras lo reflexionaba.

Entonces supongo que no pasará nada si nos equivocamos un poco al hablar de los sistemas. Después de todo, no hay nobles etrurianos aquí presentes… Ah, estoy yo ―se le olvidó por completo. Lógico, considerando que no iba casi nunca a las reuniones cuando se le convocaba―. Bueno, no importa.

Con respecto a Serenes, lo único que hizo fue asentir, en respuesta a la petición del tema. Él no era laguz, así que no podía imaginarse cómo debían sentirse aquellos que sí lo son o cómo podían sentirse las garzas supervivientes de tal masacre. Sin embargo, Kurthnaga cometió un pequeñísimo error: animar a Pent mientras cavilaba.

¡Exacto! ¡Eso es justo a donde quería llegar! ―respondió, súper animado―. Una guerra no debe ser aceptada salvo en casos de búsqueda de supervivencia. Siempre hay otras opciones y eso es lo que debe estar pensando aquel que tiene responsabilidad para con su gente. El resentimiento y el desprecio son sentimientos, pero ahí es donde entran los líderes: deben intentar canalizarlo como puedan para que no vaya a más. Una pena que muchos gobernantes humanos a lo largo de la historia no hayan sido capaces de verlo… Y que haya otros que nunca tuvieron la oportunidad.

Lo último fue un pequeño comentario con relación a su propio príncipe, de quien se dijo que había fallecido. No era un asunto que contase al príncipe Kurthnaga, pero era uno que le preocupaba de igual forma.

Poco después de la pequeña disculpa por la efusividad de Pent y su explicación, el dragón realizó un comentario con respecto a la nueva General Mago de Etruria. Pent no pudo sino pensar que, en el fondo, la perspectiva del extranjero era lógica.

Solo por si acaso ―cayó en la cuenta―. Con sucesora, me refiero a sucesora en el ejército. Aún sigo siendo el líder de la casa Reglay, aunque creo que a efectos prácticos ese es mi hijo… ―suspiró―. Ahora que lo mencionáis, siento cierta culpabilidad al respecto… Y no poca... Tengo suerte de que Klein sea tan responsable...

Aunque se le pasó un poco cuando Kurthnaga habló de su situación personal. Quizá tanto si uno es laguz como si no lo es la situación no es tan distinta. Quizá no eran tan diferentes…

Puedo comprender más o menos vuestra situación personal, príncipe Kurthnaga, solo que a la inversa. En la sociedad humana tenemos un rey, la familia real y luego otras familias con cierto poder político como duques, marqueses, barones… Y es una especie de tradición que todos se conozcan unos a otros. Tenía que asistir a ellas cuando quería leer un libro que había comenzado hacía dos días, por ejemplo. De hecho, aunque esto debe quedar entre nosotros ―llevó el dedo índice a sus labios, como pidiendo silencio―, me escapaba muchas veces de mi hogar para no ir. Prefería leer libros, pero si tuviese que elegir entre salir a la calle o ir a conocer al hijo o hija de algún noble elegía lo salir sin duda. Pero, dejemos de hablar sobre mí… ―sus ojos se iluminaron y se fijaron sobre el extranjero―. ¿Cómo se siente volar? Porque imagino que habrá habido algún momento en el que habréis tenido la oportunidad no. ¡Cuéntemelo todo, por favor! Nunca he tenido la oportunidad y me gustaría saber cómo es, si no es molestia…

Esa última coletilla podría significar que no iba a insistir. Pero si alguien fuese a pensar que, efectivamente, ese era el significado, se iba a llevar una muy grande sorpresa. Su mirada, emociones, e intensidad no encajaban en absoluto con un “si no es molestia…”, sino con un, más bien “¡Por favor! ¡Cuéntemelo! ¡Necesito saberlo! ¡Mi curiosidad se está expandiendo y si no consigo una respuesta explotará!”.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Kurthnaga Miér Nov 16, 2016 7:11 pm

Kurthnaga también rio ante que no había problema que hablasen de política de una forma errónea por no conocer el sistema del otro, como también parecía ocurrirle a Pent. No sabía como definir a aquel beorc porque como no ha conocido a demasiados, no sabía que era lo más común en su comportamiento pero el dragón negro no creía que pudieran ser tan diferentes por lo que no podía evitar pensar que Pent parecía un beorc un tanto peculiar. No parecía que se fuera a molestar por hablar de forma errónea de su política, independientemente si él era un noble perteneciente en aquel país y aquello hacía que el ambiente fuera más relajado, al menos para él que no estaba acostumbrado a hablar con desconocidos y aun más, con beorcs.

Aunque le sorprendió lo animado en lo que Pent contestó a las ideas de Kurthnaga, sorpresivamente, evitando el tema sobre la masacre del bosque de los Serennes tal y como lo había pedido aunque hubiera estado dándole más vueltas de las necesarias. - Lamentablemente por lo poco que he logrado alcanzar a estudiar sobre la historia antigua y exterior, en pocos casos los dirigentes están dispuestos a hablar sobre sus diferencias y a tratar a encontrar una solución a través de la palabra; lo cual es triste, porque por el medio de la violencia se pierden muchas más cosas de lo que una guerra consigue. Aunque seguramente esté equivocado, después de todo, soy miembro de una comunidad que ha sido neutral durante milenios. - Y por una parte entendía que Goldoa habría perdido muchas cosas que un comercio exterior podía producir como impacto en un pequeño país como el suyo, el impacto de abrir fronteras aunque sus murallas siguieran allí... por otra parte, por su seguridad y tranquilidad, quizás no era una mala postura la que habían adoptado políticamente, valorar cuales eran los rasgos más importantes en una comunidad era algo difícil de compensar entre sí.

- ¿Oh? ¿Ejército? Entonces no entenderé demasiado, no tenemos una institución como tal. Sí guardias reales o dragones especializados en el arte de la batalla.. Aunque quizás como innatamente podemos pelear aun sí no se tiene una formación especifica, eso nos hace un poco más diferentes. - Porque el último caso era el suyo, su padre nunca le había dejado volar con otros niños o tener una formación más dirigida a la batalla, solamente dándole acceso a formación teórica para enfocar su postura política que ocuparía en el futuro; ahora un poco más diferente de la que se suponía que hubiere sido previsto que tenía que haber ocupado cuando él nació. - No debería sentirse culpable, relegar en su hijo también puede ser una muestra de que usted confía en que él puede realizar un buen trabajo. Además de una buena práctica para el futuro. Aunque no me haga caso, no hablo desde la voz de la experiencia; a penas tengo 100 años, no estoy en posición de ser nadie importante en mi corte.

Tampoco estaba muy seguro de que en su caso, fuera la mejor idea; y más atendiendo a que sus ideas eran de lo más contradictorias teniendo en cuenta las del Rey de Goldoa, no es que Kurthnaga lo hubiese admitido en voz alta delante de él pero al mismo tiempo, Dhegisnea era un dragón demasiado sabio como para pasar por alto algo como aquello. Y su hijo no era un total desconocido para él aunque se vieran poco residiendo ambos en el palacio real.

-En nuestro caso... Somos un pequeño país así que la única familia importante es la familia real, la de los dragones negros. Aunque también tenemos una corte real con consejeros y guardias, con dragones de reconocido prestigio, pero no dejan de ser subordinados. Aunque si se realizan reuniones con otros países laguz, aunque como conozco a los otros monarcas desde que era una cría la verdad es que no se me hace tan extraño actualmente... - Desde su punto de visión,no tenía la opción de decidir si quería acudir al foro de los antiguos en aquellas reuniones o no, así que era algo que debía hacer y ya ni le molestaba. Hoy en día agradecía conocer a alguno de aquellos nobles fuera de las relaciones políticas así que no era como si Kurthnaga lo viese como una desgracia.

-¿Volar? No sabría como explicar la sensación... La primera vez la sensación es de extender las alas y tener miedo, porqué, ¿Cómo van a unas simples alas aguantar aquel peso? Aunque mi miedo puede deberse a que por mi raza mi tamaño es superior a la media, y la primera vez en lugar de ser algo impresionante es algo aterrador; pero una vez dominas el hecho de emprender el vuelo y mantenerte en el aire... Es una gran sensación. Como que andar es bonito pero volar es maravilloso;  porque tu rango de movilidad es mucho más grande y el suelo parece tan lejano pero puede al mismo tiempo estar tan cerca... Es raro de explicar con palabras, es como una habilidad que te permite hacer mucho si sabes controlar bien. Aunque he visto que es frecuente el temor a zarpar en un navío cuando se tiene la habilidad de volar. - No siendo su caso, claro estaba; prefería la comodidad de viajar en un transporte como el marítimo antes que tener que hacer bastantes paradas para un recorrido en concreto. - En mi caso tengo que admitir que prefiero viajar en barco, tiene muchas ventajas aunque nuestro país no tiene puerto porque no le daríamos un uso de tenerlo tampoco.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Rey de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [4]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Iwzg0SR
Ammy [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Expiration_2

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
4073


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Eliwood Dom Ene 22, 2017 11:35 pm

Tema cerrado. 50G a cada participante.

Al ser el único personaje en su primera clase, Pent obtiene +1 EXP. Gracias a esto, Pent obtiene el primer skill de la rama Mage:

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Espiritualidad Espiritualidad - Permite al mago ignorar cualquier dificultad del territorio, utilizando su conexión con los espíritus para abrir su camino contra arena, terreno escabroso, mal clima, etc., inclusive avanzar lenta y cuidadosamente por sobre la superficie de un cuerpo de agua, sin que sus pies se hundan en esta.

¡Felicitaciones!
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] OaIUyNL
Lyndis [Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] JEIjc1v

Especialización :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] NqTGGyV

Experiencia :
[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Fy4uE7I

Gold :
920


Volver arriba Ir abajo

[Social] Ruin mode!  [Priv. Kurthnnaga] Empty Re: [Social] Ruin mode! [Priv. Kurthnnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.