Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Discord
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Sindri el Sáb Sep 02, 2017 7:40 pm

¡Si usted oyera lo que cuentan los marineros de los Laguz Pájaro pirata, milord! Sus historias siempre han sido objeto de controversia. Algunos ni las creen. Otros creen que son monstruos más allá de los mares. No fue hasta hace poco… poquísimo seguramente para usted… que se contrastó que eran Laguz. – Sindri asintió con la cabeza con decisión, puesto que escuchó alguna de esas historias en su niñez. Para un Laguz Dragón, eso podía ser tan cercano como para él era la semana pasada – Cargamentos robados, naves destruidas, naufragios… de todo un poco vaya. Piratas de alta mar, a los que aprendieron a temer tanto o más que a los piratas Beorc. – obviamente uno podía defenderse en una pelea entre navíos, pero cuando los enemigos atacaban desde el aire y no les hacía falta ningún barco era un cantar totalmente distinto. Cayó en la cuenta que hacía bastante tiempo que no escuchaba ningún relato sobre los piratas, pero lo más seguro es que los marineros ya hubieran descubierto alguna defensa. O que la cosa cambió y ya no dejaban más supervivientes que contaran nada – ¿Lobos? Esa también es una novedad. – que apuntó con toda la diligencia posible – Teníamos conocimiento de Laguz Gato y Laguz Tigre en cuanto a felinos, pero no más. ¡Nos queda tanto por saber! – y entonces, paró especial atención a la parte sobre movilidad. Seguramente a alguien con facilidad para volar, o al menos moverse con rapidez, podía cambiar fácilmente su lugar de residencia. Al fin y al cabo, los nómadas de Sacae movían sus residencias con una facilidad impensable… ¿Por qué no podían los Laguz hacer lo mismo?

Oh, ¿Me está diciendo que no podré ver una migración de Laguz Dragón? ¿Ningún tipo de viaje en el que miles de dragones enormes eclipsen el sol volando juntos y en masa? Qué pena más grande. – dijo el Dark Mage con una sonrisa, marcando la poca seriedad que le daba al tema en cuestión. El hecho de imaginarse dragones viajando así tenía un cierto tono humorístico, pero tras escuchar tanto y tanto sobre como de cerrada era la comunidad dudaba que unos dragones decidieran esporádicamente empaquetar sus bienes y volar hasta otro lugar – Por ahora aguantamos, la verdad. Hay ataques, hay incursiones y algunas patrullas Emergidas campan a sus anchas por Ilia, pero hoy por hoy el país aguanta. ¿Mañana? No le sé decir mañana, pero hoy aguantamos. – alzó los hombros en signo de desconocimiento del futuro. A él no le habían dado tal habilidad, por lo que quizá cuando volviera a Ilia todo sería poco más que un manojo de escombros, piedra quemada y silencio sepulcral. O quizá todo seguiría en su sitio. ¿Quién sabe? Ilia era su lugar de residencia, pero no su hogar... aunque sí que sentiría una punzada de pena si no tuviera su páramo congelado particular al que volver.

Sí. Sí. “La sabiduría se encuentra en los lugares más insospechados”. “El verdadero tesoro son los amigos que hicimos durante el camino”. Tal y cual, muy informativo todo. Pero debo reconocer que tal… dolorosa aproximación a la filosofía me disuadió de cualquier nuevo intento de profundizar sobre la materia. – con un tono algo exasperado, cerró los ojos y movió la cabeza con negatividad. Seguramente el Laguz Dragón, con todas las escamas que le ofrecía su transformación, no hubiera sentido el más mínimo tipo de daño. ¡Qué suerte tener una armadura al instante y no tener que preocuparse de collejas o correctivos de ninguna clase! – Ustedes, con su capacidad de vivir eras enteras deben tener una sofisticadísima escuela filosófica. ¿Quién mejor para encontrar respuestas a las preguntas que nos da la vida que aquellos con más tiempo en este mundo? – tenía sentido, ciertamente, pero no sería la primera vez que sus suposiciones acababan siendo refutadas por el príncipe de Goldoa.

¿De veras prefiere posponerlo? Supongo que los Laguz Dragón lo ven de otro modo. La muerte es un fenómeno totalmente natural, por lo que no encuentro razones para evitar que entre en los temas de conversación. Pero si es un tema que le incomoda, descuide, que lo abandonaré al momento. – del mismo modo que no tenía problema para hablar de la muerte, tampoco era un tema que le pareciera tan fascinante como para hablar de ello horas y horas. Claro que las actitudes frente a la muerte y los rituales funerarios decían mucho sobre una cultura en particular y valía la pena estudiarlos, pero no en conversaciones en las que podía crear incomodidad – ¡Ah, consuélese! Yo veré lo que hay más allá antes que usted. ¿Quiere que intente volver para contarle como es? Ahuhuhu~

Pues no sé que decirle… no es un manjar, especialmente, sino raciones hechas con el propósito de durar lo máximo posible. Ingredientes autóctonos, claro, pero… digamos que si puede masticar uno de estos tochos sin transformarse en dragón quedaré impresionado. – y no lo decía en broma, aquello era casi imposible de masticar sin acompañarse con mucho líquido. Es lo que tenían las recetas de supervivencia de Ilia: nunca sabes exactamente cuando podrás volver a hacer fuego para cocinar, por lo que la mejor comida es la que dura – ¿Carne? ¡No puedo decir que me disguste! No es algo que suela comer, ya sabe, en los mercados el precio de la carne está por las nubes… – no es que la Gran Biblioteca de Ilia tuviera problemas económicos, pero importar verduras era mucho más fácil que importar carne. Sobretodo verduras en vinagre.

No voy a ser yo quién comience un conflicto transfronterizo, por lo que me quedaré bien quietecito en esta piedrecita. No me moveré ni un poquito. – dijo con voz animada mientras daba un par de suaves golpecitos a la roca que iba a usar como silla durante un tiempo indeterminado.
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v
Khigu Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v
Hrist Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v

Especialización :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Tomo-4Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Staff-1

Experiencia :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Iu4Yxy1

Gold :
3228


Volver arriba Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Kurthnaga el Mar Sep 05, 2017 7:30 am

No desconocía completamente el hecho de que las tribus aladas solían atacar a los barcos beorcs que navegaban por las rutas comerciales que atravesaban las islas de Kilvas y Phoenicis, así que para nada le sorprendía que la mala fama se hubiera extendido hasta el punto de que beorc de otros continentes fueran conocedores de lo que allí ocurría. También cabía admitir que su interés por realmente intervenir en temas ajenos era muy limitado, por lo que aquellos datos que le llegaban en forma de noticia normalmente no pasaban a ser objeto de debate por su parte. - Tengo conocimiento de que son rutas marítimas comerciales complicadas sí. Nunca me he encontrado con piratas beorc así que en ese caso, no tengo una referencia como para comparar. - Aunque de igual forma que habían laguz que se dedicaban a sabotear y atacar a marineros inocentes, siempre cabía la opción de que existieran beorcs de parecida mentalidad.

-Según mis fuentes la tribu de lobos laguz solía vivir en el desierto de Hatari pero, al ser una tribu nómada, es muy probable que desde esa última vez que tuve noticias de su existencia hasta este día, se hayan movido hasta otro punto. - Hatari nunca había sido parte de la Alianza Laguz ya que, en algunos puntos habían decidido apoyar a los beorc por la cercanía de las fronteras de su país con los países beorc y eso había hecho que los países de la Alianza Laguz también perdieran todo interés en quizás, querer integrar la opinión de aquella tribu en sus reuniones. Una tribu que, por su localización geográfica no había tenido las mismas vivencias que ellos sí por la capacidad de alejarse un poco de las comunidades beorc y centrarse únicamente en su raza.

-Me temo que por el momento, esa idea de una migración es algo totalmente inhóspito en nuestro caso. Nuestra comunidad está fuertemente arraigada en Goldoa y no somos una raza de viajeros propiamente dichos. - Habían dragones que habían dejado su país, o que se habían visto forzado a dejarlo por las diferentes situaciones o motivaciones personales pero hasta la fecha, no había partido ningún grupo particulamente grande como para crear el efecto que Sindri mencionaba. - Existe otra raza de dragones... Llamada... ¿manakete, era? Que quizás al tener unas características diferentes a las nuestras, quizás no se sientan tan arraigados a una comunidad concreta. Me temo que no son más que conjeturas, desconozco bastante acerca del tema. - Solo había conocido dos manaketes en su vida y ambos, de procedencia de distintos países por lo que asumir que su sentimiento de patria no era tan fuerte como los de su raza. Pero Goldoa tenía características muy concretas; después de todo, habían sido el primer país en fraccionarse de Begnion, probablemente el país que había sido el impulsor a que la fragmentación de países del nuevo continente de Tellius fuera la que fuera. Y sobretodo, lo que les diferenciaba de los demás era su aislacionismo.

No comentó mucho más sobre los ataques de los emergidos, tampoco su rostro adoptó un semblante de sorpresa: porque no lo estaba en absoluto. La situación de unos países serían mejores que otros, pero todos se veían continuamente afectados por la aparición de aquellos desconocidos enemigos. Goldoa había expulsado a los emergidos de su país, lo que había provocado que los otros países de la Alianza Laguz cayeran y lo peor de todo era, que Goldoa cada cierto tiempo sufría ataques de los emergidos, aunque estas veces fueran en lugares recónditos como las Cuevas Kauku, lugares que los propios ciudadanos no frecuentaban pero eran ataques que seguían existiendo a pesar de todo.

Asintió con la cabeza. - Algunos de los nuestros son eruditos y se centran en temas filosóficos, entre otros. Lo cual tengo que añadir, es bastante admirable dado que al ser un país aislacionista eso afecta directamente en obtener datos del exterior y en consecuencia, tenemos una fuerte censura. - Por su parte, la filosofía no era un tema que le llamase especialmente la atención porque pensar sobre un mismo objeto pero con distintos puntos de vista era una cuestión que, llegaba a agobiarle de alguna forma u otra. Pero tenía que admitir que le gustaba leer, le gustaba informarse y sobretodo, le gustaba poder adquirir conocimientos a través de las páginas de un libro porque no era una situación de riesgo como exponerse a conocer el mundo con sus propios ojos. -Supongo que no existen barreras para los que disfrutan adquiriendo conocimientos y profundizando sobre ellos. - La muerte... tan lejana para los de su raza pero, al mismo tiempo, nunca se podía conocer si a alguien le llegaría la muerte de forma sobrevenida. - Creo que prefiero posponer los secretos de la muerte hasta que me llegue mi turno. - No pensar sobre ello no era que le beneficiase en ningún modo porque no había nada más natural que la muerte, pero era un tema que si empezaba a rondarle por la cabeza: nunca conseguía quitárselo de la mente con facilidad.

-A pesar que la descripción que me da de dichas raciones no es para nada apetecible, eso no hace que mi interés disminuya, no he tenido muchas ocasiones para probar comida foránea. - Porque aunque había viajado, poco en comparación a lo que otras culturas pueden estar acostumbrados, no solía mezclarse entre aldeas y ciudades beorc, no sentía que pudiera tener el disimulo suficiente para ello y tampoco quería problemas. Así que cualquier ocasión era buena para probar nueva comida, aunque probablemente tendría que seguir protocolo y que alguien probase la comida antes que él... y explicar de donde había sacado comida beorc podía ser un problema... Ya se ingeniaría alguna excusa. - ¡De acuerdo! Trataré de no hacerle esperar más de lo necesario.


La manera más rápida de llegar a palacio hubiera sido, evidentemente, adoptar su forma dragón pero a pesar de que eran una comunidad formada únicamente por dragones no era muy común verles con aquella forma si no la situación no requería del uso de gran fuerza. Además, sus escamas eran de color negras lo que indicaban que formaba parte de la familia real y llamaría bastante la atención tanto por el color de sus escamas como por su tamaño un poco más grande de lo que era común. Así que aunque fuera a perder tiempo, Kurthnaga recorrió el trayecto hasta adentrarse dentro de las murallas y llegar a palacio, a pie. Aunque todavía faltaban unas horas para que la luz solar desapareciera, dando paso a la noche y que fuera la hora para servir la cena, algunos empleados ya estaban trabajando en las cocinas.

Su presencia allí no era para nada habitual, aunque había pasado a una etapa donde tampoco comía demasiado en el comedor real con su padre. Muchas veces Kurthnaga no estaba ni en palacio o simplemente pedía que le llevasen la comida para comer en otra sala mientras leía, no había pasado nada en particular pero su relación se había ido distanciando con el tiempo. No le gustaba mentir y además, cuando lo hacía se notaba demasiado que había algo mal así que simplemente pidió si se podía llevar algo de comida sin dar ningún tipo de explicación y le dieron el visto bueno. Pudo también tomar algo de la despensa con lo que hacer un paquete de carne en conserva y guardarla dentro de un saco para transportar la comida de vuelta al estrecho de los náufragos sin que se viese el contenido de lo que llevaba.

Tuvo suerte de que por los pasillos de palacio nadie le parase para ninguna charla, sí que al reconocer su presencia los dragones le saludaban o simplemente inclinaban su cabeza a su paso pero no tuvo ninguna noticia que hiciera que su tiempo se extendiera más de lo que hubiera querido. Una vez salió de la zona más concurrida y atravesó de nuevo la muralla, intentó apresurar un poco más su paso pero sin llegar al punto de correr. Allí fuera no solía haber demasiados dragones y menos desde la aparición de los emergidos, así que esperaba que su actuación no se pudiera ver sospechosa por el hecho de que simplemente, no habría nadie para observar su comportamiento. Intentó recordar cual era el punto en el que habían estado hablando para regresar allí, quizás no esperando que Sindri siguiera sentado en la roca porque eso parecía un tanto incomodo.

-¡Perdón por la espera! - El príncipe dragón se veía algo fatigado por haber estado andando a una marcha rápida durante un tiempo prolongado pero, era capaz de que su respiración no se viese del todo afectado por ello. Descolgó el saco que portaba en su espalda para tomarlo entre sus manos y ser más cercano. - Lo prometido es deuda, mi parte del intercambio. Espero que sea de su agrado, más si comer carne no es algo frecuente para usted. - Aunque no sabía si sus caminos volverían a cruzarse de nuevo, así que quizás Kurthnaga no llegaría a conocer si a un beorc le podía llegar a gustar la carne de la manera que la comían los dragones. - Supongo que aquí se separan nuestros caminos. Tenga cuidado en las Cuevas Kauku y por supuesto, ha sido un honor poder tener una conversación con usted.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Iwzg0SR

Especialización :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Expiration_2

Experiencia :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Fy4uE7I

Gold :
3572


Volver arriba Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Sindri el Dom Sep 10, 2017 6:25 pm

Me temo que si un pirata Beorc viera de primera mano un Laguz Dragón saldría corriendo en la dirección contraria al momento. Remando si es necesario. Y si no es posible, nadando mar a través. – trató de imaginarse la escena cómica de un corsario curtido en decenas de abordajes saltando a la quilla de un barco Laguz blandiendo su alfanje y pidiendo todo el botín para encontrarse a cinco o seis extremadamente grandes, extremadamente poderosos, extremadamente enfadados Laguz Dragón. Realmente es algo que le gustaría ver, aunque fuera una sola vez en su vida. Haría para una buena novela… pero ¿Cuál sería su audiencia principal? ¿Los piratas? No sabían leer. ¿Los Laguz Dragón? Al parecer no importaban absolutamente nada. ¿Los nobles aburridos que buscaran algún tipo de divertimento? Ellos ya tenían sus propios escritores para hacer novelas de lo que deseasen. La historia tenía potencial, pero no ahora. En algún otro tiempo, quizá. En un futuro. Un futuro muy, muy lejano – Se les da bien cuidar su propio pellejo, desde luego. Nada de batallas que no puedan ganar. – Sindri jamás había experimentado un atraco pirata pero, viendo cómo se mareaba con sólo pisar uno de aquellos aparatos, no pensaba que fuera mucho peor que el mundo diera vueltas durante días y días. Al menos un pirata era algo en lo que fijar la mirada, ¿cierto?

No perdió tiempo en escribir de nuevo toda la información sobre los lobos, especialmente aquello referente al lugar conocido como Hatari y a los Manaketes. Manaketes de nuevo, los Laguz de Akaneia según le había explicado el Príncipe de Goldoa y mucho menos atados a un lugar que los Laguz Dragón. Ágiles y elegantes, en comparación con la fuerza y fortaleza de los Laguz de forma dracónica de Tellius… si alguien le dijera hace un mes que había más dragones que aquellos que formaban parte de la historia de Elibe y que los había de todos tamaños y colores seguramente le preguntaría si venía de la taberna.

Pero no.

Ahí estaba él, escribiendo en sus notas todo tipo de información sobre dragones y lobos de primera mano de uno de los Laguz más importantes de Goldoa. Lobos del desierto, nada menos, nada de lobos de bosques o praderas. Al parecer Tellius tenía absolutamente todo: tenía junglas, desiertos, montañas… y los Laguz Lobo quizá habían visitado todos y cada uno de los parajes, puesto que eran nómadas. ¡Como los de Sacae! Aunque los nómadas de Sacae solían quedarse dentro de las fronteras de su país. Quizá al volver a ver a Lyn en Elibe le preguntaría sobre costumbres nómadas… ¿Quién sabría mejor que ella sobre ese tema?

Seguro que un erudito de Goldoa es una fuente de información y sabiduría sin límites… ojalá aceptaran una invitación a la Gran Biblioteca de Ilia. Allí están reunidas las mayores mentes filosóficas de Elibe, ¿sabe usted? Tenemos muchísimas salas reservadas para debates filosóficos de todas las ramas posibles. – levantó las manos enseñándole las palmas a su interlocutor inmediatamente después de decir eso. Había aprendido varias cosas sobre Goldoa y sus habitantes durante el transcurso de la conversación y no quería parecer descortés – ¡Lo sé! ¡Lo sé! Los Laguz Dragón no suelen salir de Goldoa y no les gustan los Beorc. Pero soñar es gratis, ¿cierto? – acompañó las últimas palabras con un leve encogimiento de hombros. Si al Laguz Dragón le sentaba tan mal hablar de algo tan común como era la muerte él no iba a continuar la conversación por aquél cauce, aunque no pudo evitar preguntarse si aquella era una actitud típica de los Dragones de Goldoa o única al príncipe Kurthnaga, alguien que se autodenominaba a sí mismo como un pacifista.

¡Muy bien, pues! Aquí le espero. – con una sonrisa y un movimiento de mano de despedida, Sindri se quedó observando la espalda del Laguz dragón mientras seguía un camino que sólo él conocía y que, por mucho que preguntara, seguramente no podía recorrer. Por unos momentos se preguntó por qué, simplemente, no se transformaba en su forma de dragón para poder volar y llegar antes a su destino, pero viendo la conversación anterior seguro que tenía que ver con alguna vetusta e importante ley de los Laguz de Goldoa.

Una vez la figura del futuro monarca de Goldoa no era más que una mancha en la distancia, casi imperceptible en el paisaje, Sindri comenzó a hacer la tarea que tenía encomendada. Con sumo cuidado sacó el paquetito de tela que contenía sus raciones, pulcramente apiladas una encima de otra, y lo depositó para abrirlo sobre su falda. Como era de esperar, ni siquiera el largo viaje había hecho mella en aquellas raciones, que mantenían exactamente el mismo aspecto que al salir de Ilia. Una maravilla artesana, dirían algunos. Una comida extremadamente nutritiva, opinarían otros. Un manjar eficiente y que podía durar meses, afirmarían otros. Pero es que Sindri tenía problemas para hincarles el diente siquiera, por lo que las había relegado un poco a “comida de emergencia”. Mientras sacaba un pañuelo limpio de su bolsa para que el príncipe Kurthnaga pudiera llevarse unas pocas raciones encontró una duda: ¿Cuánto comía un Laguz Dragón? ¿Tanto como un humano? ¿Más? No quería parecer tacaño con la comida, especialmente cuando habían sido tan amables con él. Por ello, contó las raciones y movió la mitad al pañuelo vacío. Quizá un Laguz Dragón, con su larga vida, podía responder la pregunta de “¿Cuánto tarda una ración de Ilia en volverse inedible?”

Una vez terminó con ello, apartó con cuidado ambos paquetitos y volvió a prestar atención a sus notas. ¡Había escrito tanto que tenía una miríada de temas que poner en orden y pasar a limpio! La gran mayoría de ellos trataban sobre Goldoa y los Laguz Dragón, sobre su cultura y sobre su demografía, pero también tenía apuntes sobre los conocidos como Manaketes y Laguz desconocidos para Elibe, como los lobos o las garzas. Un verdadero tesoro de información que haría las delicias de cualquier persona que buscara información sobre los Laguz en la Gran Biblioteca de Ilia. Pero había un problema: todo estaba anotado con la velocidad y el estilo de un escriba, o lo que era lo mismo, con unos jeroglíficos tan alejados de cualquier alfabeto conocido que únicamente el que los escribió sabía lo que significaban. Con suma paciencia y entintando su fiel pluma comenzó a reescribir las notas para ser legibles por cualquiera mínimamente literato.

Los minutos pasaron volando cuando Sindri perdió la noción del tiempo al enfrascarse en su cometido, puesto que sólo levantó la cabeza de su trabajo al oír una voz familiar, la del príncipe Kurthnaga, quién parecía algo cansado. Mientras escuchaba sus palabras, el bibliotecario comenzó a recoger todo con presteza de forma automática mientras le prestaba atención. Se aseguró tres veces de cerrar bien su tintero antes de introducirlo en su bolsa… si por descuido se abriera y manchara el interior tendría consecuencias funestas – No se preocupe en absoluto, la espera no ha sido larga. – y si lo fue, no tuvo conocimiento de ello. Con sumo cuidado, y con alegría contenida, cogió el preciado regalo del Laguz Dragón y lo guardó en su zurrón, no sin antes hacerle un buen hueco. A continuación, recogió el paquetito que había hecho momentos antes y se lo tendió a Kurthnaga – He intentado que hayan suficientes como para que le duren bastante tiempo. ¡No se preocupe! Están hechas para eso. – y con eso, el encuentro parecía haber llegado a su conclusión.

Tendré cuidado, descuide, seré el turista más cuidadoso que las Cuevas Kauku hayan visto jamás. Ahuhuhu~ – ¿Quién sabe lo que podía encontrar en aquel lugar? Quizá encontraba un dragón de Elibe allí escondido tras alguna piedra grande. Todo era posible en aquel continente tan distinto al suyo – Lo mismo le digo, milord, ha sido un verdadero y completo honor el conocerle aquí hoy. – y tras una pronunciada reverencia, como un miembro de la familia real merece, añadió finalmente – ¡No lo olvide! Tiene las puertas de la Gran Biblioteca de Ilia abiertas de par en par. No dude en pasar a saludar si algún día visita Elibe. ¡Sería un placer volver a coincidir con usted!

Tras la despedida y girarse un par de veces para decir adiós a Kurthnaga nuevamente, el bibliotecario de Ilia comenzó la caminata en dirección de las Cuevas Kauku, feliz de haber conocido a alguien nuevo y haber aprendido tantísimo sobre los Laguz. Sólo podía imaginar las aventuras que podría vivir en Tellius, aquél continente tan y tan singular… ¡No podía esperar!
Sindri
Sindri
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Sorcerer | Priest

Cargo :
Bibliotecario

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Nosferatu [2]
Tomo de Archfire [1]
Náströnd [4]
Protección de Mila
Báculo de Heal [2]
Tomo de Light [4]

Support :
Lyndis Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v
Khigu Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v
Hrist Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v

Especialización :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Tomo-4Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Staff-1

Experiencia :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Iu4Yxy1

Gold :
3228


Volver arriba Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Eliwood el Miér Sep 20, 2017 12:54 am

Tema cerrado. 90G a cada participante + 50G como bono por tema extenso (3 páginas o más).

Se procede a la tirada gratuita del dado Suerte, cuyo resultado será la recompensa para ambos.


Ficha | Relaciones | Cronología
Gracias a Roxy por el nuevo avatar!! <3


AWARDS!:
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Scf7o0
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Iwzg0SR
Lyndis Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 JEIjc1v

Especialización :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 NqTGGyV

Experiencia :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Iu4Yxy1

Gold :
569


Volver arriba Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Narrador el Miér Sep 20, 2017 12:54 am

El miembro 'Eliwood' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Suerte' :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 5ueBFXN
Narrador
Narrador
Support :
None.

Experiencia :
Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Jm5byz1

Gold :
6465


Volver arriba Ir abajo

Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga] - Página 3 Empty Re: Respuestas dracónicas [Privado; Kurthnaga]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 3. Precedente  1, 2, 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.