Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Lun Jul 04, 2016 1:42 am

Hay cosas fascinantes sobre y debajo de la tierra, eso es algo que el joven manakete había aprendido en una de sus últimas lecturas y con el tema que casi había cansado a su madre. No podía evitar sorprenderse de que debajo de la tierra que pisaba no sólo podían haber algunos topos, hormigas y tal vez unas liebres, sino también organismos mucho más chicos, insectos de cascarón, otros finos como los hilos de su ropa y otros más interesantes como los gusanos. Pero el que más le había llamado al atención era ese que, según Hellen, era de los más importantes allí abajo: la lombriz de tierra. Se decía que había muchas en el mundo y que algunas podían ser más largas que su padre costado en el suelo, ¡era algo fantástico! Y aquellas cosa se movían bajo tierra sin que nadie se diera cuenta. Comían lo que tenían delante y lo defecaban y eso que dejaban en la tierra ayudaba al crecimiento de las plantas. ¡Sorprendente! No podía creer que realmente algo tan fantástico estuviese allí.
Sin embargo, por más libros que hubiese visto, Zeno nunca había tenido una en la mano o si lo había hecho fue de más pequeño. En esos momentos, con los ojos de un adolescente, estaba seguro de que podría apreciar mejor a esas criaturas que algunos pescadores usaban como carnada. Sí, lo sabía, podría haberse acercado a uno de los pescadores del pueblo para preguntarle al respecto, pero su padre no quería que lo hiciera y mucho menos con Kija como acompañante pues lo miraban de mala forma.
La verdad era que no entendía a los adultos. Eran tan raros, más aún los humanos.
Una vez más enterró su mano en la tierra y sacó un poco, dejándola a un lado. Había decidido que su lugar de exploración del día sería bien cerca de donde su padre tenía una pequeña huerta que en realidad le pertenecía a su madre; pero nadie quería sacarle a Tenkou las esperanzas de que podía hacer ese trabajo bien. Su padre era mejor cazando, no había otra cosa en la que destacara tanto, pero se empeñaba en hacer más cosas por el bien de ellos. Zeno amaba esa pasión que sus padres tenían hacia ellos y la vida.
Ese mismo entusiasmo se le había trasferido a él pero de otra manera: no sólo amaba a su familia sino también al mundo, que no dejaba de sorprenderlo. Por eso estaba allí,  nuevamente ensuciando sus manos y ropas de tierra para encontrar aquello que le llamaba la atención y mostrárselo a su pequeño hermano que estaba a unos pasos de distancia.

—Kija —lo llamó irguiéndose un poco y pasándose una mano sucia por el rostro al sentir una comezón allí. La mancha que dejó en su piel no le molestó en absoluto—. Kija, vamos, no tiene nada de malo ensuciarse un poco. Luego ayudaremos a madre a limpiar tu ropa —dijo intentando que él también participara de todo eso, aunque sabía que el pequeño de casi dos años posiblemente se negara una vez más por tener puesta su ropa blanca.

Sí, aunque él era pequeño podía razonar de esa manera. Tenkou había dicho que los manaketes, a diferencia de los humanos, aprendían con mayor rapidez y desarrollaban algunas habilidades cognitivas más pronto de lo común. Ellos eran híbridos pero al parecer la regla también servía ya que, después de todo, mientras un humano a esa edad apenas podía decir algunas palabras y estarse en pie, su hermano se movía y expresaba con mayor libertad.
¡Otra delas maravillas de la vida! Ese mundo jamás dejaría de sorprenderlo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Mar Jul 05, 2016 2:30 am

Hacia relativamente poco tiempo que había llegado al mundo pero aun a esa corta edad el niño de cabello blanco y ojos azules ya era bastante consciente de lo que sucedía a su alrededor y hablaba bastante bien para tratarse de un niño pequeño. No era tan vivaz como su hermano mayor pero le seguía a todos lados en todo momento, Kija siempre fue muy callado pero en general le encantaba escuchar todas las cosas que su hermano mayor le contaba y las cosas increíbles que descubrían juntos.... aun que el de menor edad era mucho más prudente y rara vez participaba, de hecho parecía tener preferencia por solo observarlo y escuchar atentamente todo lo que le decían.

- Es difícil quitar las manchas de la ropa blanca hermano mayor.... -

Declaro el pequeño buscando en un saquito que tenía en el cinturón de su pequeña túnica un pañuelo con el cual se acerco a su hermano de dorados cabellos y, sujetándole suavemente el rostro con una mano se dio a la tarea de intentar quitarle la tierra del rostro a su hermano mayor aun que sus movimientos eran algo torpes tratándose de los reflejos de un niño de 2 años.

- Si te ensucias mucho te enfermas.... y.... y.... no puedes tomar la merienda si tienes tierra en la cara. Vas a tener que bañarte y se van a enfriar las galletas. -

Comento el chiquillo inflando un poco sus mejillas pues el siempre le esperaba a que se sentara a la mesa antes de comer y su hermano mayor siempre estaba tan sucio que las galletas ya estaban frías para cuando el llegara.

- También estas molestando a los señores gusanos cavando tan fuerte.... que va a pasar si llegas a lastimarlos?. Es grosero escarbar en la casa de otros... y si mejor los llamamos?, si son gusanos educados deben salir a saludar. -

Al parecer Kija no entendía la diferencia entre un gusano y una lombriz, por otra parte en su razonamiento infantil le parecía más correcto el hablarles a los bichos primero antes que intentar sacarlos por la fuerza.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Mar Jul 05, 2016 11:39 am

Zeno soltó una ligera risa al escuchar sobre lo difícil que era quitar las manchas de boca de su hermano menor, él sonaba igual que su madre y no podía negar eso. A pesar de que el mayor se parecía físicamente a Hellen, su personalidad era más similar a su padre mientras con Kija parecía ser la inversa. Era por eso que alguno de sus comentarios le recordaban fácilmente a la mujer de cabellos rubios que seguramente iba a regañarle una vez más al llegar a casa.
Sin molestarse o apartarse, dejó que el pequeño le limpiara la mancha de su rostro mientras su sonrisa se ensanchaba. A pesar de la madurez mental del menor de la familia, él seguía teniendo un cuerpo pequeño y sus movimientos eran toscos, pero al mayor no le molestaba y se dejaba hacer sin quejarse. Le agradaba saber que él lo quería y se preocupaba por su salud. Aunque Zeno aseguraba que no iba a enfermar por un poco de tierra, pero no podía decir lo mismo sobre llegar tarde a la mesa de nuevo por su suciedad.
Con una carcajada entretenida se quedó sentado en la tierra y sus ojos azules viajaron al hueco que había hecho. No creía que por muy manakete que fuera las lombrices fueran a salir como si nada, según tenía entendido no poseían orejas ni ojos, lo que las guiaba eran las vibraciones de la tierra y si gritaban podían ahuyentarlas.
Zeno soltó un suave sonido mientras echaba la cabeza hacia atrás, simulando que estaba pensando seriamente en ello pero de pronto, sin aviso alguno, extendió sus brazos hacia Kija y lo abrazó arrastrándolo consigo al suelo. ¡Al demonio con la ropa blanca!

—¡Ahora tendremos que bañarnos los dos! —exclamó con una risa mientras restregaba su cabeza contra la del pequeño y luego le pasaba las manos embarradas por la cara—. Ahora no podrás echarme la culpa porque las galletas se enfríen.

Esa fue su excusa para luego intentar hacerle cosquillas al pequeño, dejando sus dedos llenos de tierra sobre la tela blanca. Casi podía escuchar el regaño de su madre dentro de su cabeza, pero lo ignoró haciendo más grande su sonrisa.

—Y vamos a llamar a las señoras lombrices juntos, ahora que te ves como un desastre como tu hermano mayor —agregó al final, sonriendo triunfante y dejando en paz el estómago de Kija.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Miér Jul 06, 2016 3:42 am

El pequeño Kija arqueo ladeo ligeramente la cabeza para verificar que la mancha en el rostro de su hermano hubiese desaparecido, dibujando una pequeña sonrisa satisfecha en cuanto lo hubo logrado. El menor miro al rubio con curiosidad cuando este se puso pensativo, expectante por lo que fuera a decir, sin embargo el sorpresivo abrazo lo atrapo con la guardia baja. El chiquillo alvino protesto un poco en cuando su hermano comenzó a frotar sus mejillas contra las suyas llenando su rostro y ropas blancas de tierra, sin embargo antes de poder decir nada las cosquillas que sintió en el estomago le sacaron una involuntaria carcajada. La voz de Kija era suave y aun que se había dejado llevar por la risa no era escandaloso ni molesto. Cuando por fin las cosquillas terminaron el pequeño intento limpiar su propio rostro con el pañuelo arrugando un poco la nariz al cerrar los ojos, sacudiendo un poco su ya manchada túnica dando pequeños golpecitos a la tela.

- Si que puedo... tu eres quien me ha ensuciado hermano mayor -

Respondió el chiquillo muy digno sacando un poco el pecho hacia adelante en respuesta a su comentario, pero después sonreír nuevamente por que aun que estaba sucio había sido divertido y ahora estaba en iguales condiciones que su hermano.

- Hermano.... y como es una lombriz?, para que la buscamos? -

Pregunto con curiosidad gateando hasta quedar sentado junto al rubio enfrente del pequeño pozo que este había cavado. Nunca había visto una lombriz en su vida pues por una parte aun era muy pequeño y por otra sus padres no lo dejaban irse muy lejos de la casa gracias a su peculiar mano derecha recubierta por pequeñas escamas y garras en los dedos.

- Señora lombriiiiiz..... lamento molestarla pero.... seria mucha molestia que saliera a saludar?. Mi hermano quiere verla y yo quiero saber que es una lombriz. Prometo que nos vamos a portar bien así que... puede salir? -

El chiquillo hablaba de forma suave, cordial y muy educada intentando ser diplomático con... una lombriz. El pequeño espero expectante mientras miraba fijamente el pozo de tierra con sus grandes ojos azules brillantes. Espero, espero y espero otro rato pero la lombriz no daba señales de querer aparecer.

- Hermano.... por que tarda tanto la señora lombriz en salir?. Le dije algo malo?.... crees que... le paso algo mientras venia para acá? -

Kija miro a Zeno notoriamente preocupado por el hecho de que su cordial llamado lombricil no hubiese sido suficiente, era apenas un crio y uno pequeño por lo que no podía evitar desesperarse por cosas como esas, intentando entender que había salido mal con su limitado entendimiento sobre las lombrices.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Miér Jul 06, 2016 3:37 pm

El mayor soltó una gran carcajada por la respuesta de su hermano que, con una postura orgullosa, decía que sí le podía echar la culpa. A pesar de todo, se notaba que le parecía divertido y que no iba a decirle nada luego.
Por suerte, al estar ya sucio y sin nada más por decir, Kija se acercó lentamente hasta el pozo que había cavado el rubio, que no era más grande que sus dos manos juntas, y le preguntó que era una lombriz y para qué la buscaban. La realidad era que Zeno solo la estaba buscando por curiosidad, no pensaba hacerle nada a ese pequeño animalito y planeaba devolverla sana y sana a la tierra por todos los beneficios que le daba.

—Es como un gusano, pero rosado y más largo —explicó con tranquilidad mientras volvía a meter una de sus manos en la tierra y escarbaba solo un poco más.

Abajo el color negro de la parte fértil del terreno anunciaba la humedad que las plantas absorbían para vivir y el posible hábitat de la señora lombriz a que la Kija comenzó a llamar para que saliera. La forma adorable en que él le pedía al animalito salir le sacó una sonrisa enternecida e hizo que sus ojos azules volvieran a la tierra. No creía que de esa forma fueran a salir, pero la realidad era que le causaba ternura esa inocencia que el menor tenía. Se preguntaba si él de pequeño había sido igual pues no recordaba nada de cuando tenía dos años, pero su madre siempre decía que en vez de ser un niño callado y obediente él era un torbellino de energía.
Los hermanos eran muy diferentes, pero en cierto punto se complementaban y parecían. Se preguntaba si su relación con Kija seguiría siendo igual de buena cuando él creciera o si acaso cambiaría. Esperaba que pudieran siempre llevarse así de bien.

—Ocurre que las lombrices son sordas —le explicó a su hermano, volviendo la mirada—. ¿Recuerda aquel anciano con las mulas que pasó cerca hace unos días? —preguntó y al hacerlo recordó, con amargura, cómo su padre le había dicho otra vez que no se acercara a los extraños con Kija en brazos, que era peligroso—. Ese señor no hablaba y no podía escuchar, se comunicaba haciendo grandes señas, lo mismo ocurre con las lombrices. No pueden oír nada. Por eso no te ha oído.

Explicó antes de darle una palmada cariñosa en la cabeza al pequeño y sonreír. Algo de tierra oscura se quedó pegada al cabello blanco del manekete más pequeño y Zeno soltó una pequeña risa.

—Así que vamos a excavar un poco más, sí no encontramos nada entonces echaremos algo de agua y dejaremos la tierra como antes para que nadie se lastime con el hoyo. ¿De acuerdo?

Le preguntó antes de volver a sacar tierra. Algunos pocos bichitos caminaban por allí, algunos cascarudos, otros planos, otros eran pequeñas hormigas, pero aún no encontraban una lombriz. Entre medio de toda esa comunidad de animalitos encontró un gusano y lo sacó con un gesto de asco. No le gustaban esos, parecían poco simpáticos y, además, un tanto repugnantes.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Vie Jul 08, 2016 5:04 am

Kija intento imaginar a un gusano tal como lo describía su hermano.... largo y de color rosado. No supo exactamente cómo pero se imaginaba algo así como una oruga gigante de un color rosa vibrante como las flores de los cerezos que crecían en el bosque, la imagen en general le parecía curiosa aun que siendo franco consigo mismo nunca fue muy afín a los insectos al igual que su madre. Sus preocupaciones acerca de por qué las lombrices no parecían acudir a su llamado fueron disipadas en cuanto su hermano le explico que los bichos aquellos no podían escuchar como el señor del burro, recordando al mismo tiempo la forma tan extraña en la que el hombre lo miraba mientras se encontraba abrazado del cuello de Zeno cuando este lo tenía en brazos.

Asintió con una suave sonrisa en cuando retomaron el plan original de cavar un hoyo sin percatarse de que su plateada cabellera ahora lucia una mancha enorme con la forma de la mano de su hermano mayor. No obstante en cuanto el chico escarbo un poco más el más pequeño sintió un terrible escalofrió al ver como "cosas" salían del pozo reptando por el piso, su primera reacción fue arrugar la nariz con desagrado y retroceder un poco para intentar alejarse. Distraído mirando a su alrededor no logro notar como una babosa de tierra camuflada entre la tierra removida comenzó a subir por su mano izquierda y al no tener escamas en ella pudo sentir claramente como algo frio, viscoso y húmedo comenzaba a trepar por ella.

- Her... hermano..... -

Lo llamo casi con un hilo de voz mientras quito su pequeña mano del piso, mas ya era tarde pues la babosa seguía trepando poco a poco sin saber el terror que le estaba causando al pobre crio. A sus ojos era una criatura totalmente asquerosa y repulsiva, empeorando la situación el hecho de que al ser un niño pequeño todo le resultaba mucho mas grande. Los grandes ojos azules de Kija comenzaron a llenarse de lagrimas extendiendo su brazo y haciendo la cabeza para atrás en un intento inútil de hacerle más largo el camino a la babosa mas no hacia ningún intento por usar su zarpa de dragón en contra del animalillo pues por muy asqueroso que fuera no deseaba hacerle daño. Sin poder evitarlo y presa del pánico Kija comenzó a llorar como todo niño que se desespera al no poder solucionar el problema por su propia cuenta, sujetando la ropa de Zeno por el lado de la manga como una forma de pedirle ayuda.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Dom Jul 10, 2016 10:00 pm

No le sorprendió que Kija retrocediera un poco al ver aquellos bichos bajo tierra pues sabía que compartía con su madre una repulsión hacia los insectos. De hecho, parte del plan de Zeno sobre jugar con ese tipo de seres de a poco era intentan sacarle el miedo a su hermano, después de todo un manakete estaba unido a la naturaleza y que sintiera rechazo a parte de esta era algo que parecía extraño. Él, como mayor, intentaba ayudar a su forma y no exageraba cuando él hacía esos gestos de desagrado o retrocedía un poco sino que lo dejaba ser. Mostrarse preocupado no ayudaría en nada al joven de cabellera blanca.
El rubio escarbó un poco más y pensó seriamente en darse por vencido. No había allí más que tierra y algunos otros bichos, pero no encontraba lombrices. Tal vez no estaba la tierra lo suficientemente húmeda o no estaba teniendo suerte. Sacudió sus manos, se pasó una por la frente dejándose la piel sucia de nuevo pero apartando en el proceso unas gotas de sudor y suspiró dispuesto a decirle al pequeño que lo dejaran y fueran a bañarse. Sin embargo, antes de poder pronunciar una palabra, escuchó la voz de Kija como un en hilo y su cuerpo se puso en alerta.
Como si un enemigo pudiese estar detrás de ellos. Zeno se volteó para ver al pequeño llenos de lágrimas, con uno de sus brazos extendidos y la cabeza puesta en otra dirección como alejándose de algo. El mayor tardó un poco en notar que por el brazo del joven una babosa ascendía con el mismo movimiento de un caracol, achicándose y estirándose, dejando un camino de baba brillante a su paso. Aquella escena lo dejó sorprendido un instante y sólo reaccionó cuando su hermano rompió en llanto y lo tomó de la ropa pidiéndole ayuda.

—Tranquilo, tranquilo —le dijo con suavidad acercándose a él y tomando con una de sus manos a la babosa, apretando un poco más de los debido para que no se le escapara. Quitó de un movimiento al animalito y lo lanzó por el aire hacia un matorral pues sabía que el impacto entre las hojas no iba a hacerle nada—. ¿Ves? Ya se fue —agregó sonriéndole a Kija y usando su propia ropa para limpiar el camino de baba—. Ya pasó, no fue nada.

Tras decir aquello, Zeno le limpió las lágrimas a Kija con el dorso de sus manos antes de envolverlo con sus brazos para reconfortarlo. Atrajo al menor hacia su pecho y apoyó su cabeza en los cabellos blanquecinos, moviendo su rostro suavemente de un lado a otro como haciéndole una caricia.

—Creo que hay sido muchos bichos para ti por hoy, ¿verdad? —le preguntó con ternura, sin soltarlo e intentando que él dejase de llorar.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Miér Jul 13, 2016 1:43 am

El brazo le temblaba de forma notoria y poco a poco podía sentir como el bicho avanzaba dejando una sensación húmeda y desagradable a su paso, algo digno de una pesadilla. La voz de su hermano cerca lo hiso calmarse finalmente mientras observaba como la babosa era arrojada hacia un arbusto y la mucosidad que dejo en su brazo era retirada con cuidado. El niño de grandes ojos azules y pelo blanco se mordió ligeramente el labio inferior haciendo un esfuerzo inmenso por no seguir llorando a la par que los gruesos lagrimones escurrían por sus coloradas mejillas sin poder ser contenidos.

- E-estoy bien.... n-no me dio miedo. -

Dijo Kija haciendo el intento de parecer más valiente de lo que era, cosa que le duro poco pues en cuanto vio un escarabajo caminar tranquilamente cerca de él se apresuro a abrazar al rubio lo más fuerte que le permitían sus escasas fuerzas de infante con el cabello de la nuca erizado y esos temblores en el cuerpo que no desaparecían.

- Lo siento, padre siempre dice que los manaketes no lloran por tonterías pero... esas cosas que se arrastran son asquerosas. Pero.... encontrar esas lombrices te hará feliz, cierto?. V-vamos a buscarlas u-un poco más si quieres -

Dijo el niño aun sin soltar a su hermano mayor, acurrucando su cabeza en el pecho contrario pues siempre que estaba con él se sentía seguro.

- Quisiera ser tan valiente como tu... pudiste enfrentar a ese bicho sin problemas y parece que no le tienes miedo a nada. Eres como el héroe de los cuentos que mama siempre nos lee... -

Siempre que se metía en problemas Zeno siempre estaba allí con su flamante sonrisa. Lo admiraba y difícilmente se separaba del como si fuese un pollito siempre detrás de la gallina. Quería igualmente mucho a sus padres pero ellos eran adultos y hacían cosas de adultos como lavar la ropa o cazar la cena de esa noche, eran que familia unida y feliz pero su hermano era el más cercano que tenia.

- Además... dijiste que las lombrices son buenas para la tierra no?, quizá si llevamos unas al jardín las plantas crezcan mejor.... -

Al decir aquello Kija intento limpiarse las lagrimas con las mangas de su túnica las cuales también estaban llenas de lodo por el momento en que apoyo sus manos en la tierra para ver el agujero, haciendo que el menor de los hermanos se ensuciara igualmente. Al sentir el lodo en la cara intento quitárselo con su pañuelo, mas solo logro esparcir mas la mancha en su cara, Kija alzo la mirada hacia su hermano, sonriendo levemente pensando que había logrado limpiarse con aquel su cio pañuelo.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Vie Jul 15, 2016 6:22 pm

Zeno se obligó a no reír con ternura ante la reacción de su hermano. Le parecía adorable que él quisiese verse valiente a pesar de sus miedos, que aunque estaba temblando quisiese hacer sentir tranquilo a los demás pareciendo fuerte. Sin embargo, aquellos brazos frágiles que lo rodearon le dejaron en claro que él estaba asustado, que no le gustaban aquellas cosas y que esperaba que desaparecieran de su vista. El rubio le hizo unas suaves caricias en la cabeza, intentando que se tranquilizara.
Una sonrisa suave se pintó en sus labios al escucharlo habla, intentando sobreponerse y diciendo cosas como que él era el héroe de un cuento. ¡No había nada más alejado a la realidad! Pero frente a su hermano, Zeno intentaba siempre ser recto, dar el ejemplo, ayudarle demostrándole que se podía hacer frente a muchas cosas en la vida pese a que él tenía sus miedos internos. Lo intentaba, pero sabía que nunca podría llegar a ser tan digno como su padre que, pese a sus pintas de vagabundo, era un gran manakete que inspiraba confianza y seguridad.
Al notar que él intentaba limpiarse la cara, Zano lo soltó un poco y lo observó de frente, pues estaba sentado en la tierra para poder verlo a los ojos, y soltó una risa por lo bajo al notar que él en vez de limpiarse terminaba más sucio. Tomando con cuidado a Kija el mentón, Zeno usó una de sus mangas para quitarle la mancha.

—La lombrices hacen bien a la tierra, es cierto, pero están por todos lados. Seguro que en el jardín también hay —intentó tranquilizarlo. Tras haberlo visto tan mal prefería llevarse a Kija a casa, darse un buen baño, comer y leer algo juntos a seguir allí para que se terminara de asustar peor—. Además, Zeno no las necesita para ser feliz —agregó mirándolo a los ojos y limpiándole la punta de la nariz con una gran sonrisa en e rostro—, soy feliz si Kija está feliz. Así que mejor dejemos a las lombrices, mañana seguiremos buscando.

Le propuso dejando al final en paz su rostro porque ya estaba limpio de nuevo, aunque no podía decir lo mismo de la ropa de ambos. Zeno le dio una de sus manos para que la tomara y se levantó para empujar con firmeza usando un pie la tierra de nuevo a su hueco, aplastándola un poco a pisotones para que nadie se lastimara si iba por allí. Además, si su padre se enteraba que estuvieron escarbando y dejaban el hoyo abierto les regañaría por la preocupación que le generaría pensar que ellos podían salir heridos. Sus padres eran bastante protectores, pero era porque los amaban.

—Ya verás, cuando crezcas serás un manakete muy valiente, mucho más alto que tu hermano y más fuerte —le aseguró al dejar la tierra tranquila, observando al pequeño con una sonrisa entretenida—. Entonces padre y madre te dirán que eres un gran manakete. ¡Zeno lo sabe!

Exclamó elevando al final una de sus manos para animarlo, haciendo un gesto chistoso como si estuviera declarando alguna especie de verdad universal.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Mar Jul 19, 2016 7:41 pm

Su hermano le limpio el rostro con la manga de su ropa y le sonrió ampliamente de vuelta cuando declaro que no necesitaba esas lombrices para ser feliz… de alguna forma también se sintió aliviado del hecho de que no habría más bichos rastreros por el resto del día. Tomo la mano del rubio con su pequeña zarpa, pues más mal que bien el niño era diestro por lo que la utilizaba aun sin darse cuenta. Admiro de igual manera como era que el hoyo había sido cubierto soltando un largo suspiro y sonriendo alegre pues en su mensa quedaba la idea de que los bichos no podrían salir de ese agujero del piso para intentar asustarlo.

- Pero… tú ya eres bastante grande y fuerte, hermano. También eres el único que puede transformarse como papa

Comento el niño abrazándose del brazo de Zeno en un gesto cariñoso e igualmente como una forma de refugiarse del mundo que los rodeaba. Kija siempre fue un niño muy tímido por lo que era normal en el refugiarse con frecuencia detrás de sus padres u su hermano, era aún bastante dependiente de ellos aunque su forma de hablar y expresarse a veces disimularan aquella verdad.

- Además no necesito ser grande y fuerte, nuestro padre siempre estará aquí para protegernos y tú también… no necesito nada más.

La granja de sus padres no estaba muy lejos y a la lejanía podían apreciarse perfectamente los bastos campos de arroz donde los aldeanos trabajaban arduamente para cultivar y cosechar el preciado alimento. Estando cerca del pueblo Kija se escondió casi de forma automática detrás del rubio pues aunque no supiera exactamente porque los ojos con los que le miraban los otros aldeanos le daban escalofríos, como si hubiese hecho algo indebido solo por estar frente a ellos.

- Hermano… tenemos que pasar cerca del pueblo?, los adultos allí dan miedo.

Pregunto el niño aun escondido detrás de él aferrándosele a las ropas. Pasar por el pueblo era el camino más directo y seguro para llegar a casa pues el camino que rodeaba pasaba por un área del bosque que había en los alrededores del pueblo, lugar que les tenían dicho era peligroso. Aun así Kija no entendía nada de eso, tanto por qué los adultos parecían siempre molestos con el como el hecho de que siempre que caminaba por el pueblo no había otros niños jugando por los alrededores, casi como si todos decidieran meterse en sus casas a propósito cada vez que el alvino estaba a la vista.

- Seria tan malo.... solo por esta vez pasar por el bosque?
Spoiler:
Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Tumblr_o479dklr3g1uuzuq7o1_500_zpsxe7bcgou

Pregunto el niño asomándose un poco de su escondite para mirar al mayor con sus ojos grandes y brillantes pero con una expresión de preocupación y angustia muy marcada en su pequeño rostro al saber que en ese lugar no era bienvenido, pero sin saber por qué.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Vie Jul 22, 2016 4:06 am

Con cariño tomó a Kija por su zarpa sin sentirse en peligro o ser cuidadoso por ello, él nunca había sentido miedo o preocupación por aquella mano escamosa del pequeño sino que en cambio le parecía algo fascinante. Muy dentro se preguntaba si las escapas de su hermano serían igual de blancas y hermosas cuando tomara su forma de dragón completo o si acaso con la luz del sol algo cambiaría. ¡Le encantaría verlo pronto! Pero no podía, tenía que ser paciencia, aún Kija era muy pequeño.
Mientras andaban, y él prestaba atención al camino, escuchó las palabras del menor y estas le produjeron ternura. Él lo estimaba demasiado, más de lo que realmente podía merecerse, después de todo si bien podía transformarse como su padre, era real que el color de sus escamas resultaba demasiado llamativo en el cielo y que él no terminaba de sentirse c´modo en aquella figura. Aún le costaba pensar muchas cosas en su forma de manakete y si bien sus padres le decían que debía ser paciente Zeno sabía que su falta de costumbre salía del miedo. Temía lastimar a alguien al ser tan grande, ¡y eso que no llegaba ni a tener la mitad del tamaño de su padre!
Sin embargo, no dijo nada de todo eso, sino que le sonrió a Kija y dejó que se aferrase a él a gusto. Al escucharlo hablar de nuevo soltó una suave risa.

—Kija, tienes que ser fuerte tu también, así protegeremos a madre juntos y pasearemos en el cielo codo a codo —le dijo para animarlo, aunque enternecido por lo mucho que confiaba en él y en su padre.

La idea de poder cruzar el cielo con Kija algún día era algo que lo animaba a probar, a intentar y a seguir entrenando en su forma cuadrúpeda y escamosa. Saber que podía proteger a su familia era lo que lo hacía moverse hacia delante. Pero esa vez se detuvo. Al sentir que el pequeño se escondía detrás de él se quedó quieto y observó lo cerca que estaban del pueblo. Su rostro se plagó de preocupación y de pronto cerró las manos en puños; por un segundo había olvidado que el mundo no era todo alegría.

—De acuerdo —dijo con la tranquilidad de costumbre, relajando sus manos y volviendo los ojos a él. Los irises casi iguales entre sí se encontraron y Zeno volvió a sonreír para no angustiar más a Kija—. ¡Vayamos por el bosque! Es mucho más divertido que el pueblo —excusó y se giró hacia él para tomarlo de la cintura y cargarlo al hombro como una bolsa de patatas—. ¡Andando! exclamó elevando una mano por encima de su cabeza.

Con pasos grandes y exagerados, incluso saltando un poco, Zeno comenzó a adentrarse por el bosque para dar un gran rodeo al pueblo. Siempre consciente de cómo llevaba a su hermano, se encargó de zarandearse un poco más apropósito y simular que se golpearía con cosas para molestarlo. Quería que ese rostro lleno de angustia desapareciera, que Kija riera y se olvidara de los tontos aldeanos que se asustaban de lo que era diferente.

—¿Crees que madre hará galletas con arándanos hoy también? —le preguntó de pronto, sin cambiarlo de posición y vigilando dónde pisaba para no caer.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Mar Jul 26, 2016 2:04 am

Kija dibujo en el rostro un gesto lleno de alivio una vez que su hermano mayor accedió a ir por el sendero del bosque, al parecer esa vez no tendría que lidiar con aquellas personas ese día por lo que la sola idea ya lo ponía contento, si tenía a sus padres y a su hermano mayor no necesitaba a nadie más. Sus pensamientos fueron abruptamente interrumpidos en cuanto fue alzado por el costado y puesto en el hombro del rubio como los sacos donde guardaban las verduras al ser cosechadas, al principio de asusto un poco pero poco después dibujo una pequeña sonrisa acurrucándose en el pequeño espacio que le habían regalado.

- C-cuidado hermano.... si llegas a pisar mal vas a torcerte algún tobillo -

Comento el manakete mas joven mas preocupado de que su hermano se hiciera daño que de su propia seguridad pues confiaba plenamente en que Zeno no le dejaría caer.

- Pero si me hago fuerte quiere decir que ya no voy a necesitarte y dejaras de cuidarme, cierto?. Si es así no quiero hacerme fuerte.... Quiero estar así con mi hermano mayor por siempre, aun que también quiero volar como tú, vaya cuestión. -

Protesto en una especie de berrinche pasivo inflando las mejillas. No quería que las cosas cambiaran, todo era perfecto como estaba y era feliz.... no quería que algo como aquello le arrebatara a su hermano, que lo tratase diferente a lo que ya lo hacía. Quería esas palmadas en la espalda, que salieran a explorar juntos y le enseñara tantas cosas nuevas que desconocía.

- Vi a nuestra madre ir temprano a recoger frutillas en las montañas y regreso con una canasta llena de ellas, va a preparar bastantes galletas para nosotros en la merienda seguro.... oh.... se suponía que sería una sorpresa. -

Más tarde que temprano el chiquillo se dio cuenta que había hablado de mas por lo que se tapo la boca unos momentos aun que su hermano no pudiese verlo pues aun lo traía a cuestas, finalmente suspiro un poco resignado.

- Madre estaba muy emocionada por que quería sorprendernos, que voy a hacer ahora?, he arruinado la sorpresa para ambos. -

Al parecer Cija se angustiaba fácilmente con problemas simples a diferencia de otros niños de su edad, el pequeño alvino razonaba las cosas de tal manera que entendía sus acciones ya fuera tarde o temprano y las consecuencias que ello traía. Era un chiquillo inteligente y centrado pero un chiquillo al fin y al cabo cometiendo errores que cualquiera cometería aun que para el manakete más joven parecía acabársele el mundo cada vez que metía la pata.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Jue Jul 28, 2016 1:27 pm

Si su madre había estado recogiendo frutillas, era obvio que haría galletas con ellas o algún dulce para ponerle al pan. Era increíble lo buena que era Hellen haciendo cosas dulces y lo mucho que a él, a pesar de sus diecisiete años, le gustaban ese tipo de cosas. Kija también compartía su gusto y entre ambos disfrutaban mucho comer las ricas meriendas de su madre, ella siempre se esmeraba y muy pocas veces ponía en la mesa algo que estuviera mal hecho o a las apuradas. Era una mujer muy amable y cariñosa, como su padre. Zeno no podía evitar sonreír al pensar en ellos.
Sin embargo, era cierto que Kija acababa de decirle la sorpresa, si ellos no simulaban estar sorprendidos su madre estaría un poco menos entusiasmada de lo que ambos esperaban. Soltó un sonido pensativo, llevándose la mano libre al mentón y asintió una vez. Luego, con cuidado, tomó a Kija para sacarlo de su hombro y dejarlo sentado sobre uno de sus brazos, permitiendo que se agarrara de su cuello para no caer. De esa manera podía verle el rostro.
Cuando los ojos, que compartían color, se vieron nuevamente él sonrió con despreocupación.

—Entonces, cuando madre deje las galletas sobre la mesa, sería bueno sonreír y alegrarnos como si no supiéramos nada. Una mentira blanca para que ella sea feliz y será nuestro secreto, ¿de acuerdo?

Le propuso guiñándole un ojo antes de volver la vista al camino. Esquivó un tronco caídos y pasó entre un arbusto, llenándose de hojas el pantalón, pero no se molestó en quitárselas.

—Kija —lo llamó entonces, pensativo—, respecto a lo que decías antes... —No es que Zeno hubiese obviado el tema por maldad o por estar despistado, sino que simplemente había dejado una parte de su cabeza pensando en cómo buscar las palabras correctas—. Que te hagas fuerte y crezcas no es malo, eso significa que podrás tomar caminos por tu cuenta pero no quiere decir que nuestra familia no esté contigo. Siempre estaremos a tu lado, yo no te dejaré solo nunca —le prometió ampliando la sonrisa hasta mostrar sus dientes y viéndolo nuevamente.

Era difícil decir aquello porque sabía que, eventualmente, la vida iba a separarlos. Así como su padre estaba sólo, así como su madre dejó todo por él, así como ellos estaban en aquel sitio donde no eran demasiado bienvenidos. Todos partían alguna vez de su hogar para seguir el destino o la vida, todos dejaban atrás a las personas que amaban pero no por eso las olvidaban, sino que estaban en su corazón y dejaban allí la certeza de que se tenía un lugar donde volver. Un lugar no como una ciudad, sino como una persona a la que acudir, una familia que siempre los recibiría con los brazos abiertos sin importar qué.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Miér Ago 03, 2016 5:20 am

En el momento en que lo bajo de su hombro para sujetarlo en brazos Kija se sujeto del cuello de su hermano prestando atención a sus palabras, asintiendo con una sonrisa ante el plan que el rubio propia.... no era que mentir le agradara pero era por una buena causa y el hecho de que compartiera ese secreto con el manakete mayor lo llenaba de confianza.

- Supongo que no hará daño.... después de todo es para que nuestra madre pueda sonreír como siempre, verdad? -

Sentía algo de culpa por el asunto aun que el hecho de que se hubiese levantado temprano por un vaso de agua fue algo fortuito y como resultado vio a su madre llegar con la canasta llena de frutillas, entrando de puntitas a la casa con la esperanza de no hacer ruido para no despertar a su marido y a sus hijos.

- Quizá y sería bueno que nosotros le diéramos una sorpresa también.... Oh, qué tal si recogemos algunas flores y le hacemos adornos con ellas?, así cuando nos traiga las galletas ella va a sorprenderse también. -

La idea llegaba a entusiasmarlo bastante y a diferencia de las flores pequeñas que había en las cercanías de la aldea las flores silvestres eran normalmente más bellas y mas grandes sin tantos animales de granja que las pisaran o masticaran.

- El otro día vi como dejaron tirada una corona de flores cuando me acerque al pueblo, estaba a medio hacer pero pude entender como tejerlas para darles forma.... n-no es que me interesara jugar con ellos ni nada por el estilo... es solo que tenía que pasar por allí por que mi pelota se fue en esa dirección -

Kija era lo bastante listo para aprender ciertas cosas por sí mismo, en especial si era algo que llamara su atención. Por otra parte no podía evitar sentirse un tanto frustrado pues aun que siempre lo negara lo cierto era que siempre quiso poder jugar con los otros niños del pueblo tal y como lo hacía con su hermano.

- Hermano... por que a ti no te tienen miedo?, como haces para tener amigos?. A ti incluso te mandan a traer cosas del mercado pero a mi nuestros padres no me dejan salir de casa. -

Algún día iba a tener que preguntar pues aun él con su corta edad comprendía que a su hermano lo trataban diferente. Poco y nada sabia el más joven que su problema radicaba en que el rubio parecía totalmente humano igual que sus padres.

- Si me hago fuerte podre acompañarte al mercado algún día? -

Pregunto el infante con la inocencia escrita en el rostro, aun abrazándolo del cuello y con la mirada atenta. En realidad poco y nada conocía el chiquillo de los lugares a los que siempre iban y aun que regresaban pasando cerca del pueblo nunca entraban en el totalmente.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Jue Ago 04, 2016 4:44 pm

       ¡Ese era le punto de todo! Tal y como Kija decía, para ver a su madre sonreír valía la pena guardar ese secreto además de que, ambos lo sabían, si Hellen estaba feliz su padre mostraba un rostro lleno de cariño que les entibiaba el corazón. Cuando veía a su familia de ese modo no podía evitar sentir que eran los momentos más felices que podría conseguir en su vida.
       Zeno ladeó la cabeza con curiosidad cuando el pequeño mencionó sobre los adornos de flores. Él no tenía idea de cómo hacerlas, aunque estaba seguro de que de alguna manera se darían maña, pero le pareció una buena idea que alegraría a la mujer. Aunque apostaba que incluso un ramo de flores silvestres de parte de ellos la haría feliz, ella siempre se alegraba por las cosas más simples. Sin embargo, lo que lo dejó completamente sorprendido fue el hecho de que Kija se hubiese acercado al pueblo y descubierto de una forma un tanto amarga cómo hacer coronas. ¿Cuándo había pasado eso? Por lo general sus padres no le sacaban el ojo de encima a Kija porque él era muy pequeño aún, pero para que se hubiese acercado tanto al pueblo... ¿Qué había pasado?
       Se puso un como serio al escuchar aquello y bajó la mirada al escuchar sus palabras. Los de pueblo eran unos idiotas por temerles, por apartarlo y escaparse simplemente porque su mano derecha era diferente a la de los demás. No tenía nada de malo, no había nada que temer, no le haría daño a nadie, pero aún así todos lo veían como si fuera alguna especie de monstruo desagradable. Zeno los detestaba por eso, pero intentaba no transmitir esas cosas a su hermano.
      Además, había algo en lo que el pequeño estaba equivocado: Zeno no tenía muchos amigos, la realidad era que su mayor tiempo lo pasaba con la familia y sólo era cordial con los pocos que se cruzaba en el pueblo. Él no había podido hacer una real amistad allí, no podría ser amigo de quienes despreciaban a su hermano.
      —Cuando seas mayor, iremos juntos al mercado —le prometió retomando una sonrisa suave—. Ahora eres pequeño, podrías perderte allí, peor cuando seas más grande iremos juntos y harás amigos. ¡Ya lo verás!
       Ese era el mayor deseo del muchacho, que su hermano pudiese andar tranquilamente por donde quisiera sin que nadie lo molestara o acosara. Sin que huyeran de él. Quería que Kija se transformase a alguien orgulloso de si mismo y que nunca tuviera que esconder por pena su peculiaridad física. Era un manakete, aquello era parte de serlo.
      —Si no mal recuerdo, hay un campo con flores aquí cerca —comentó entonces—, te traje también la última vez, ¿recuerdas? El camino es por aquí.
      Canturreó mientras se metía entre medio de un par de árboles, pasando por encima un arbusto bajo y caminaba hacia un sitio donde los troncos se apartaban unos de los otros, el espacio para moverse era mayor y poco a poco la cantidad de árboles disminuía hasta dar paso a un claro en medio del bosque. No era demasiado grande ni tenía agua ni nada por el estilo, era un simple óvalo lleno de flores silvestres.
      Cuando pusieron los pies allí, Zeno dejó a Kija en el suelo y lo animó a adentrarse. Sabía que no había grandes desniveles y que él podía andar tranquilo. Sólo debían estar atentos por si algún animal se acercaba, aunque las posibilidades de que una bestia se apareciera y les hiciera daño eran casi nulas.
      —Vas a tener que enseñarle a tu hermano mayor cómo se hacen las coronas —le dijo con una enorme sonrisa, llevándose ambas manos a su cadera y elevando el mentón con orgullo—. Mi hermanito es muy inteligente, no puedo compararme.
      Y si bien el tono fue bromista, Zeno decía muy en serio aquella sinceras palabras.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Vie Ago 05, 2016 3:36 am

La idea de poder ir al mercado junto a su hermano le hacia muchísima ilusión pues imaginaba que en ese lugar habría todo tipo de cosas interesantes y nuevas, viéndolo así no le parecía entonces tan malo crecer aun que el rubio ya no pudiera cargarlo como ahora. Se acurruco en el respirando profundo, relajado, tranquilo y feliz.

- El campo de flores?.... creo que sí recuerdo el lugar pero no el camino. -

Comento el niño de forma pensativa pues siendo franco consigo mismo rara vez se fijaba por donde iban, más bien se limitaba a seguir como pollito a su hermano a casi todas partes y difícilmente sus padres lo dejaban solo con excepción de alguno que otro descuido. En cuanto llegaron al lugar Zeno lo bajo de sus brazos para dejarlo andar libre por el lugar, Kija era en si un niño muy tranquilo por lo que en lugar de corretear por todos lados como lo haría cualquier chiquillo de su edad se limito a caminar tranquilamente mirando las flores y seleccionando las adecuadas para la corona.

- De verdad lo crees? -

Las mejillas del infante se colorearon de un notorio color rojo ante el aparente halago que recibió, pensando para sus adentros lo mucho que había valido la pena pasar una tarde completa aprendiendo por su cuenta a tejer las dichosas coronas.

- Es muy fácil en realidad, primero necesitamos flores de tallos largos... umh... como estas de aquí. Después tomas las flores desde la parte de abajo y comienzas a tejerlas entre ellas así... -

Comento el más joven cortando unas cuantas flores de color azul brillante, acercándose a Zeno para mostrarle paso a paso como era que debía tejerlas. Las manos del manakete blanco eran aun pequeñas y torpes pero se las ingeniaba para poder hacer dicha tarea correctamente dejando terminada en unos cuantos minutos una bella corona de flores azules.

- Esta es para ti, te gusta?. Intenta probártela para ver si te queda -

Al decir eso el chiquillo se paro en las puntas de sus pies estirando los brazos para poder ponerle el mismo la corona pero la diferencia de esturas aun era mucha por lo que el otro tendría que agacharse un tanto.

- Mhhh... a mama le gustan los narcisos, verdad?; crees que haya por aquí?. Para padre quizá deberíamos buscar algunos tréboles pues con algo de suerte pueda hacer florecer el jardín de verduras. -

Su padre era un manakete, uno grande, fuerte y... quizá algo sabio aun que normalmente no se le notaba, sin embargo era un verdadero desastre con las herramientas de arado o todos los artilugios humanos en general, en pocas palabras se le dificultaba la vida del campesino corriente y moliente. El chiquillo entonces se dispuso a buscar más flores notoriamente alegre pero manteniendo siempre esa actitud tranquila tan característica de él, buscando en el claro las flores cuidadosamente pues deseaba usar solo las mejores para su familia.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Mar Ago 23, 2016 4:59 am

      Siguió a Kija por el lugar y escuchó la explicación sobre las coronas de flores que él le daba, aunque no podía terminar de imaginárselo. Zeno no era bueno para las artesanías en general, apenas podía cocer de forma decente y hacer algo al horno de leña sin quemarlo. La verdad era que apestaba con todo ese tipo de cosas pero, en cambio, parecía bueno en todo lo que era cazar y seguir rastros. SU padre decía que no todos eran buenos en todos los puntos y casi podía apostar que Kija era o sería excelente en todo lo que él no lo era. Decían que así funcionaban muchos hermanos y a él no le parecía para nada extraña esa lógica.
      El pequeño tomó unas cuantas flores azules y se acercó a él para comenzar a tejerlas, mostrándole el paso a paso. Para poder ver todo mejor, Zeno se inclinó hacia delante y clavó sus ojos azulados en las manos pequeñas del joven que, a pesar de su tamaño y de su edad podía controlar aquella corona de una forma hábil. Se preguntaba si acaso él había estado practicando en secreto o si simplemente podía hacerlo tras verlo una vez. Si era eso último, podía asegurar con más fuerzas que él era mucho más inteligente.
      Cuando su hermano se estiró para regalarle la corona, el mayor bajó la cabeza para que él pudiera ponerle en su cabeza con tranquilidad y le sonrió con cariño.
      —¡Es hermosa, Kija! —le aseguro—. Me gusta mucho.
      Y el azul era de sus colores favoritos, así que el pequeño había acertado. En su interior, Zeno se preguntaba si acaso luego podría guardar la corona dentro de un libro o sería demasiado grande para meterla. Le gustaba guardar flores disecadas entre loas páginas de los tomos de historias que tenía su madre o entre los papeles que usaba para escribir. Era como guardar allí un trozo de historia que con sólo buscarlo podría revivir.
      —Creo que padre necesitara más que suerte para que su jardín florezca correctamente —bromeó el mayor dando unas carcajadas al final.
      Su padre de verdad tenía mala suerte siendo un granjero, era mejor que se dedicara a cazas y pescar pero decía que, como manaketes, cuidar la naturaleza era primordial y que no podían vivir de la carne. Incluso, a veces, el mayor decía que podía sentir parte del sufrimiento de la tierra o de la naturaleza. Zeno aún no estaba tan en sintonía con ese aspecto del mundo por lo que no podía entender demasiado a qué se refería su padre con esas palabras.
      —Oye, Kija, ¿qué tal si tu buscas narcisos por allí —dijo señalando un cúmulo de flores blanquecinas a un lado del campo—, y yo por aquí? —propuso dando ya unos paso en su dirección. La distancia a la que estarían no era demasiada y sabía que si algo pasaba podría estar junto a Kija pronto, era por eso que proponía el separarse un poco.
      No estaba seguro de si allí había narcisos suficientes como para hacer una corona para su madre, pero tan vez podrían encontrar los suficientes como para, junto a otras flores, hacer dos para que sus padres las llevaran a juego. Primero tendrían que juntar los materiales, luego le propondría aquella idea a Kija.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Invitado Jue Sep 01, 2016 2:30 am

El mas pequeño quedo encantado con la felicitación de su hermano, eso y que aquella corona con flores azules realmente le sentaban bien pues eran del mismo color que sus ojos, iguales a los de su madre.... en realidad ambos hermanos compartían gusto por ese color.

- Supongo que tienes razón, quizá no hay suficientes tréboles en el bosque como para lograrlo... siquiera de 3 hojas. -

Concluyo el más chico de forma pensativa intentando pensar en algo que pudiera ayudar a su padre con aquel jardín, resultaba extraño en una criatura que estaba en sintonía con la naturaleza aquella dificultad para hacer crecer las plantas.... quizá se debía a que el hombre albino tenía un trato algo brusco. Llego a la conclusión de que entender quizá no significaba que pudiera realizarse con éxito por lo que ahora le quedaba un poco más claro el por qué su padre lo intentaba con tanto esmero pese a fracasar una y otra vez. La voz de Zeno le saco de sus pensamientos, asintiendo enérgicamente ante su idea pues le parecía razonable que separándose pudieran cubrir más terreno para buscar narcisos.

- Entiendo, veamos quien logra conseguir más narcisos -

El chiquillo la estaba pasando bien junto a su hermano al igual que siempre por lo que no podía evitar sonreír ampliamente. Era curioso que solo frente al rubio pudiera mostrarse tan abierto y alegre cuando la mayor parte del tiempo se comportaba como un niño muy educado y tímido frente a otros, sus padres incluidos.... quizá por que Zeno pese a ser el mayor también era un niño o por la simple y llana razón de que era su único amigo. Kija avanzo entre las flores con movimientos ligeramente bamboleantes pues sus piernas cortas aun no le permitían moverse con total libertad, extendiendo un poco los brazos para mantener el equilibrio.

- Mhhhhh.... narcisos, narcisos.... -

Por más que buscaba no encontraba ninguno por lo que caminaba de aquí para allá removiendo un poco el mullido follaje lleno de plantas varias. Hasta que al final sus grandes y expresivos ojos azules fijaron su atención en una flor blanca muy bella que reconoció como un narciso. El problema fue que dicha flor habia crecido sobre lo que parecía el tronco hueco de algún enorme árbol muerto que no era muy estable que digamos.

Torpemente el niño intento escalarlo haciendo uso de las pequeñas pero afiladas garras de su mano derecha, la cual le resultaba útil para ese tipo de cosas pero con cada movimiento el tronco se bamboleaba peligrosamente amenazando con aplastar al infante en cuando cediera y diese un giro.

- Ya casi.... la alcanzo.... -

Murmuro para sí mismo estirándose todo lo que le era posible para alcanzar la flor que usaría en la corona de su querida madre.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Eliwood Miér Oct 26, 2016 4:39 pm

Tema cerrado. 50G a Kija.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] OaIUyNL
Lyndis Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] JEIjc1v

Especialización :
Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] NqTGGyV

Experiencia :
Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Fy4uE7I

Gold :
945


Volver arriba Ir abajo

Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija] Empty Re: Oro, plata y lombrices [Flashback - Kija]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.