Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Pelleas Lun Feb 27, 2017 10:58 pm

Por más que le agradase tener reconocidas sus mejoras, en ninguna forma creería que al león le importaba su progreso. Contradictoriamente, tampoco le creía alguien muy capaz de mentir o tener falsas intenciones, que requerirían de una mente más cuidadosa y comportamiento menos impulsivo; entonces, por qué hablaba como si le importase su fortaleza permanecía como un absoluto misterio para Pelleas. Quizás tan sólo le divertía presionarlo y recalcar su superioridad física. De cualquier modo, era algo que le convendría más ignorar. Ahora que se sentía a salvo, ahora que confiaba en poder detenerlo si avanzaba demasiado en una dirección incómoda, podía darse el lujo de hacer eso. Y tal como el león decía, en mayor parte no era tan difícil; no era alguien de carácter y podía pasar por alto muchas cosas, si tan sólo dejaba de enfocarse. A excepción, claro, de algo que verdadera lo exaltara, como una respiración demasiado cercana a su lado, a la altura de su cabello.

- Dioses... - Claramente sobresaltado, dio un presuroso paso atrás, demorando unos instantes en componerse nuevamente. Aunque el cuestionarlo cruzó su mente un momento, no se atrevía a hacerlo; el olfateo no era algo que deseara entender mejor. Se limitó a agachar la vista y responderle de una vez. - N-No, no, si pierdo esto ahora no conseguiré esta ruta por una semana más, o tendría que seguir a pie... ¡no puedo! Debo ir a Valentia de inmediato. - Aprehensivo, se acomodó el bolso en el hombro, pasándolo sobre su cabeza. Al apresurarse sus manos eran más torpes aún de lo usual, desordenándole el cabello con la correa y dejándolo así mismo sin notarlo. Nuevamente, no imaginaba el por qué del interés del subhumano, y en ese instante ni siquiera se daba el tiempo de reparar en demasía, más centrado en su propio problema. En voz baja continuó, tras un suspiro apesadumbrado. - Aún tengo que seguir mis estudios, tengo muchos lugares a los que llegar. Valentia, cruzar el mar a Akaneia, Plegia, Nohr... -

Aún sin estar totalmente seguro de no dejar nada atrás, anduvo junto al león hasta la salida de aquel recoveco, parando allí para mirar en toda dirección. Los últimos carruajes partían, la ciudad que sólo vivía una vez en la semana comenzaba a cerrarse con toda seguridad. Las antorchas marcaban los pocos puntos de importancia, las rutas de salida y lugares de alojo. Con el hombre más alto cerca, siguiéndole con extraña naturalidad, Pelleas se preocupó tan sólo se intentar identificar la carroza que había visto antes, aquella que se adentraría más en Sacae y que le serviría en su cruce a Valentia. Sus palabras, relajadas y seguras como siempre, frenaron un tanto su hilo de ideas y le descolocaron. - ¿Ahora? - Cuestionó, mirando por sobre su hombro. No era un asunto de tan simple descarte, pues por algo causó en él una pausa de largos momentos, en humor ilegible, simplemente contemplativo y un poco sorprendido. Sonaba a que el león lo aceptaría, aunque dudaba de si era en las condiciones que Pelleas originalmente había pensado; como un animal de caza prácticamente, como los nobles de Begnion en secreto tenían a sus propios esclavos. No suponía que el terco laguz fuese a someterse a tal cosa, y sin embargo, tampoco imaginaba qué sucedería si lo aceptaba cerca. Las cosas cambiaban, al saber el mago que podía defenderse y cesar de temer a su presencia, pero no tanto.

Cayó en cuenta de que había estado en silencio por demasiado tiempo, mirando aquel rostro impasible enmarcado por corto cabello rojo y ojos dorados, sin llegar a conclusión. Había sido demasiado en que pensar, súbitamente. En cierta forma avergonzado, el mago carraspeó, apartando la vista y hablando en una voz ínfima, tímidamente reducida. - Estoy, uhm... voy en dirección contraria. - Murmuró. No era hacía mucho que se habían visto, después de todo, y aquello había sido en Begnion. Prácticamente acababa de retirarse de allí. Exhaló pausadamente, bajando los hombros antes de continuar con más calma, logrando alzar la vista al hablarle con toda honestidad al león rojo. - Pensándolo... tú tampoco deberías ir. Puede que te atrapen nuevamente. La captura y esclavitud laguz son ilegales desde hace un tiempo, pero así estabas la primera vez. Puede volver a ocurrir. - Lo cual significaba que advirtiera del peligro a Advari con cualquier clase de intención de protegerlo, sino tan sólo de evitar que cayese al servicio de alguien. Su seguridad no le era de importancia, mas aquello sí. El interés en ello jamás se había perdido. En lugar de correr hacia los carruajes como debía ya estar haciendo, sino tomando los pocos instantes que tenía de margen, culminó en responderle a la bestia. Debía partir, pero con una propuesta como aquella en el aire, permanecía el instinto de cuanto menos saber donde iría, donde estaría, si acaso habría otra oportunidad de resolver las cosas en la forma que originalmente había pensado. - Hasta que no regrese al continente, es... difícil. Supongo que has hallado lugar ahí, no has de tenerlo en los países subhumanos tampoco, ahora que no están a salvo. Menos que los demás reinos, quiero decir, o eso es lo que oí... ¿es por eso que estás aquí y no allí? -


Última edición por Eliwood el Lun Mar 13, 2017 1:30 pm, editado 1 vez (Razón : le habia puesto el color de texto de Morgan en lugar del de Pelleas (?))
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 8mjmvEx
Virion Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 JEIjc1v
Yuuko Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 8mjmvEx
Aran Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Jjoa5TACien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 PcpaFGL

Experiencia :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 POvHqgT

Gold :
1852


Volver arriba Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Invitado Dom Mar 12, 2017 4:20 am

El león era grosero, ignorante y egoista, pero se tomaba su tiempo para prestarle atención al corderito. Al menos le dejó hacer sin interponerse más en su camino cuando comenzó a recoger sus cosas. Las orejas leoninas se inclinaron hacia el frente al escuchar a Pelleas explicarse de manera tan torpe y actuar tan apresurado al mismo tiempo. Que gracioso era su corderito, le hacía querer apretar sus brazos flacos y clavarle las garras en la carne suave, dejando más marcas y cicatrices para no dejarlo ir aunque sea en la memoria del mago. Su cabello alborotado le provocaba un cosquilleo en la lengua, esos mechones de cabello rogaban que alguien le apretara contra el suelo y le lamiera por puro placer de jugar con desordenado pelo ajeno.

Valentia, Akaneia, Plegia, Nohr. Me estas rogando que te siga, dejando un rastro por todo sitio que tocas y mirandome así. Tampoco podía creer todo lo que saliera de sus labios, pero era mejor que nada. El jovencito era más que capaz de engañarlo si se lo proponía, esa pequeña trampa maliciosa de magia se lo decía y le hacía desearlo más. Solo podía suspirar y pensar en los muchos usos que un hechizo semejante tendría. Una risa baja hizo retumbar su pecho, encontraba divertidos sus propios pensamientos sucios.

- Bien bien, se cuando una leona no va a ceder, no me interpondré entre mi princesa y sus estudios de magia - no parecía interesado en otra cosa, pese a que le provocara con tanta habilidad.

Olfateó un poco el ambiente, aparte de la suciedad habitual, había algo de aroma a comida, de los hostales sin duda. No que el león fuese a quedarse en un lugar así; el dinero que robaba de los cadáveres le estaría mejor empleado en otras cosas. Seguir las pistas del joven mago por ejemplo. Volvió a mirarle y gruñó suavemente al ver que le estaba analizando. ¿Qué le estaba midiendo con los ojos? Pelleas debía saber ya muy bien su tamaño, le había tenido dentro y había chillado deliciosamente. Pero si necesitaba un recordatorio más carnal Advari no tenía problemas en dárselo. La sonrisa brilló en sus ojos con esa idea y el rabo leonino se agitó un poco. Pelleas no sería muy susceptible a la idea en un inicio, tendría que convencerlo nuevamente con algunas caricias y mimos algo rudos. O tal vez no necesitaría convencerlo mucho si fingía que su interés en esas cosas había pasado y le hacía bajar la guardia. Las leonas a las que no se le prestaba atención eran las que mas buscaban al macho. Nah, sería innecesariamente problemático . E incómodo, el león se había malacostumbrado en su corto tiempo de libertad. No se reprimía, disfrutaba mucho ese hedonismo recién descubierto como para abandonarlo tan pronto.

- Ya veo- ronroneó y se acercó a Pelleas, aspirando su aroma y frotando su mejilla contra el cabello suave. - Aprecio la dulce preocupación pero no iré de regreso aun. Acabo de salir, había recuerdos jodidamente incómodos de jaulas ahí-era tan confuso y delicioso, reprochándole, fingiendo distancia pero luego soltando joyas como aquella. ¿Cómo no quería tener al león tras sus huellas si se comportaba de esa manera tan deliciosa? - Me refería al puerto, cuando estábamos ahí cogiendo como animales en celo, querías usarme como tu bestia de ataque- su mano se veía muy grande en comparación con la mejilla del humano. Acomodó un poco los cabellos desordenados con sus garras. - Estoy bastante libre ahora, y tienes tu precioso hechizo para sentirte seguro- tendría que dejarle tarde o temprano para ir a su tierra natal, pero podía permitirse el jugueteo mientras reunía el valor.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Pelleas Dom Mar 26, 2017 11:54 pm

Todavía le era sorpresivo y extraño, aunque no de mala forma, que la distancia se preservara y Advari accediera a dejarlo ir. No lo llamaría "respeto", pues no creía que la bestia supiese respetarle aún, pero se trataba de un inicio. Aunque no pretendía estar en absoluto cerca a un equilibrio o una resolución final con el león, las cosas en definitiva habían cambiado. No obstante, era consciente de que se trataba de un pequeño progreso todavía. Lo ocurrido en el pasado jamás desaparecería, ni llegaría a haber un entendimiento o un sentido de paridad al respecto. Se sentía satisfecho del paso dado, de reivindicarse al menos un tanto ante el subhumano y poder estar en su proximidad sin temer, sin carecer de control sobre lo que ocurriese, pero no era un nivel de comodidad en el que pudiese relajarse todavía. Aún así pensó que, quizás, sí llegase el día en esa seguridad llegara, inclusive el día en que pudiera obrar como originalmente había pensado y llevar consigo a la bestia, bajo su mando y como propiedad.

Podía ser. Sólo que no en ese mismo tiempo. Listo para partir, Pelleas le miró por sobre el hombro, a medias esperando que el tema de hacer camino juntos quedara hasta allí y a medias queriendo que algo más se dijera al respecto. Tenía prisa como para pensarlo detenidamente. Como siempre, la mirada en los ojos dorados no le dio el más tranquilizador augurio, e intentó no sobresaltarse en temor cuando el subhumano apoyó el rostro contra su ondulado cabello, frotando la mejilla un poco. No sabía cómo interpretar tal gesto. Pese a encoger los hombros, disminuyendo un tanto su porte al agachar su postura un tanto, el príncipe se quedó en el lugar e intentó mostrarse impasivo. Un denso tragar de saliva delató su intranquilidad, pero permaneció, aunque el roce contra el cuello y hasta el cosquilleo de su cabello a esa altura le hicieran arder la herida reciente.  

- S-Sí, es mejor evitar Begnion por ahora... - Coincidió en ello. Al menos, el león no era inconsciente respecto a sus probabilidades ahora que iba libre. Alzó la vista a él de forma ingenua al sentir que apartaba, y por algún motivo su pesada mano se posaba a pasar los dedos por su cabello, achatándolo de regreso a la posición usual. Su contacto era extraño si no estaba lastimándolo o tomándolo bruscamente. Pelleas miró hacia las calles de la ciudad, en exceso temeroso de que un transeúnte u otro llegase a verle, ver a otro hombre tan cerca de su persona; al hallarse a salvo de miradas se relajó un tanto, volviendo la atención al animal. Parecía realmente dispuesto. Con su tacto inseguro, siempre tocando de puntas de dedos, Pelleas empujó cuidadosamente por la gruesa muñeca para que le quitara la mano de encima. - ¿Lo dices en serio? - Preguntó. Rara vez descrifraba si hablaba con seriedad o no, y en esa ocasión no tenía tiempo para quedarse a interpretarlo. Tenía razón en que no había motivo para no hacerlo, pero aún así dudaba.

Agachó a cabeza al exhalar, en busca de estabilidad, de acomodar sus pensamientos en un intervalo tan corto para un asunto tan difícil de decidir. Al levantarla otra vez, cerrando con decisión la enjoyada mano alrededor de la muñeca ajena, comunicó las cosas como deseaba, sin importarle ya si el león hablaba en serio o sólo se metía con él. - No puedo llevarte ahora, pero si es en serio... puedo hallarte en un tiempo. Volver por ti y llevarte. - Le dijo. Podía mostrarse burlón otra vez si así lo deseaba, o retractarse en lo que acababa de proponer, pero el mago oscuro había resuelto responderle con seriedad, y así proseguiría. En una voz más calma, su normal tono silencioso pero grave en lugar del murmullo de timidez, continuó. El agarre se destinaba a asegurarle que el animal le escuchase hasta el final, aunque ninguna maldición o presencia de sobra obraba allí ya, sólo el viento removiendo su ropa rasgada contra la mordida en su cuello y el bajo de la túnica en torno a sus piernas. - La última semana de otoño. Pasaré por las islas al Este de este lugar, un sitio llamado las Islas de Durban, antes de regresar a Tellius. No prohíben la entrada a extranjeros o a subhumanos, hasta donde sé, mientras no porten armas... te buscaré, y si estás allí, podrás ir conmigo. Si no lo estás, supongo que no habrá sido en serio, aunque... si te veo, o a tu clase, en mi camino después... probablemente los mataría. Es peligroso capturar subhumanos, siempre fue verdad. Así que... será entonces, o jamás. -

Apretó los labios, algo pálidos por el frío nocturno que se asentaba ya en el ambiente, viento de las planicies calando hasta a través de su ropa. Sentía que debía decir algo más, pero nada surgía. Sólo restaba ver qué hacía el otro en ese entonces. Bajó la vista al pecho del subhumano en lugar de su rostro, divisando un rojizo asomo de la cicatriz en su pecho al borde de la ropa. Su mirada perpetuamente algo decaída se quedó allí, mientras le soltaba al fin, retrocediendo hacia la concurrida calle. - B-Bueno... debo irme. - Ni siquiera se despidió; cualquier despedida parecía muy cortés para dirigir a Advari, incómoda de decir en voz alta. Tan sólo dio unos pasos hacia atrás, sin mirarle al rostro, antes de girarse y partir hacia las carrozas que aún partían, aprisa. Lo último que hizo, en el camino, fue cerrar la ropa como pudo en torno a su cuello. Cuando hubiese obtenido transporte y estuviese sentado en camino se encargaría de sanar eso.
Pelleas
Pelleas
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Sorcerer | War Priest

Cargo :
Rey de Daein

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Tomo de Nosferatu [3]
Báculo de heal [1]
Baalberith [0]
Elixir [1]
.
.

Support :
Judal Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 8mjmvEx
Virion Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 JEIjc1v
Yuuko Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 8mjmvEx
Aran Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Jjoa5TACien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 PcpaFGL

Experiencia :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 POvHqgT

Gold :
1852


Volver arriba Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Invitado Vie Mar 31, 2017 1:57 am

Pelleas le parecía a Advari encantadoramente ingenuo. Luego de todo lo que habían pasado se detenía a escucharlo. Era sin duda un corderito dulce que deseaba mordisquear suavecito y amasar con sus garras para hacerle balar. Al mismo tiempo, parte de él quería hacerlo fuerte, por el puro orgullo de tener una pareja de apareamiento que se ajustara a sus normas. En la arena no había prospectos débiles, no solían sobrevivir más allá de su uso como carnada o práctica para los inexpertos con futuro. Pelleas no podía ser menos. Agradeció que hubiera mostrado tener más pelotas en ese encuentro, hubiese sido una pena verle acobardarse completamente, posible era que hubiera perdido el interés si así fuera.

Y un Advari desinteresado resultaría en problemas para el principito.

Aunque uno insultado podía llegar a ser igual de problemático. Y el pequeño mago acababa de hablar de él como si fuera alguna especie de paquete que pudiera pasar a recoger cuando le fuera conveniente: ¿Su último envío? oh si, está bajo resguardo con el tabernero del pony pisador, registrado bajo su nombre por supuesto, ¡Oh! y no olvide dar una propina al señor Mantecona.

Encantador~ este si que sabe como hacer que un león se sienta apreciado . Sacudió una oreja en mortificación, pero no verbalizó su disconformidad con ese asunto. Al menos le estaba tocando sin temblar todo, eso era un avance. Miró con interés el agarre en su muñeca.

Su futura reina podía ponerse quisquilloso si trataba de negociar ese asunto si continuaba tocando de manera que se le antojaba tan posesivo.Ronroneó suavemente. Mejor sería no dejar que masticara mucho todo ello. Si decía que tal día, bueno, más le valía estar ahí en tiempo y forma. El león no tenía problema alguno con cazar al joven mago por varios continentes si llegaba a darse la necesidad. La buena suerte le había sonreido hasta el momento, bien podía aprovechar la racha afortunada y apostar que todo saldría jodidamente bien para él al final. Atraparía al maguito con la guardia baja en algún momento, o mejor aun, en su propia curiosidad el humano terminaría instigando que un nuevo intercambio de fluidos se llevara a cabo. Había sido Pelleas quien provocó las mordidas posteriores a la cópula en el puerto. Un león podía soñar pervertideces si quería, no había leyes contra eso. Solo tendría que soñar despierto y no brincarle demasiado pronto al cuello.

Podía hacer eso. Ser paciente y toda esa mierda.

- Mientras cumplas tu palabra, puedo esperar- La amenaza estaba implícita. El “O si no” era obvio. Más le valía a Pelleas ser listo en ese aspecto y cambiar itinerario si pensaba escapar y dejarlo plantado. Pocas cosas más problemáticas que un laguz con una rencilla personal pendiente.  - Unos cuantos días o meses no son nada- se irguió, orgulloso y algo presumido. Como si realmente fuera a esperar pacientemente. Rondaría el lugar como león enjaulado mientras se repetía a si mismo lo paciente y magnánimo que era con el principito. Justo así lo haría.

- Última semana de otoño, islas al este- respondió como despedida. Parte de él quería ser terco y seguirlo, pero se contuvo. Que desagradable era contenerse. Una de las pocas cosas que había aprendido desde su liberación. Tan irritante no poder solo romper cuellitos y tomar lo que quería. No si quería seguir siendo un laguz libre. Resopló a sus espaldas y le dejó marchar. Eso estaba bien. Lo vería nuevamente, de un modo u otro, se aseguraría de ello.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Eliwood Vie Abr 14, 2017 2:54 am

Tema cerrado. 110G a cada participante.

Ambos obtienen +2 EXP y +1 Bonus EXP!

Gracias al incremento de experiencia, Advari obtiene el primer skill de la rama Laguz (Lion):

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Corazon%20Salvaje Corazón Salvaje - Permite al laguz permanecer en su forma animal por todo el tiempo que necesite, si se encuentra en una situación de presión en que le sea necesario estarlo. La urgencia puede hacerle ignorar el agotamiento hasta que el laguz decida transformarse de regreso, momento en el cual desfallecerá de cansancio.

¡Felicitaciones!
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
espada de acero [3]
.
.
.
.
.

Support :
Marth Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 OaIUyNL
Lyndis Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 JEIjc1v

Especialización :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 NqTGGyV

Experiencia :
Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Fy4uE7I

Gold :
977


Volver arriba Ir abajo

Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento] - Página 2 Empty Re: Cien veces recordado [Privado; Advari // Entrenamiento]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.