Fire Emblem Rol
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Anécdotas destacadas
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER

Explorando Hoshido {Social-Libre}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Jue Mar 03, 2016 4:10 pm

En realidad no había sido tan difícil para Azir el entrar a Hoshido como había pensado, sabía bien que existían ciertas tenciones entre esta nación y Nohr así que supuso que tal vez el paso entre ambas estaría bastante vigilado y difícil de cruzar, y sin embargo, tal vez por causa de los emergidos, Azir había encontrado un punto carente de fuerzas de Hoshido o de Nohr, por el que pudo adentrarse, tal vez no era necesario el buscar un punto por el que entrar sin ser notado, pero era un hallazgo que podría llegar a ser bastante significativo en un futuro.

El tatico de Nohr se encentraba observando el campo frente a él con ojo analítico, buscando cualquier irregularidad en el terreno que pudiera ser significativa a largo plazo, realmente había entrado a Hoshido impulsado por su curiosidad sobre todo, deseaba poder observar los lugares de aquella nación con calma, desde las formaciones geológicas hasta las estructuras de algunas de las aldeas, todo aquello podía llegar a ser información importante en el futuro, no era que él tuviera algún deseo de luchar contra Hoshido o conquistarlo, simplemente era fundamental para él poder aprender todo lo posible, tal vez algún día aquella información pudiera ser importante.

En aquel momento el joven de cabello blanco se encontraba sentado bajo un árbol observando el campo que se extendía frente a él, cualquiera que lo viera podría pensar que estaba observando el paisaje, pese a que realmente estaba tomando notas mentales de todo, desde los accidentes geográficos a que distancia se encontraba cualquier punto desde el cual ocultarse o resguardarse.


Última edición por Azir el Jue Mar 10, 2016 3:53 pm, editado 1 vez
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Vie Mar 04, 2016 7:21 pm

Soltó una risita suave mientras sus manos se veían ocupadas por un montón de bolsas con diversos contenidos. Le gustaba el ir a visitar a la gente que vivía en las tierras de Hoshido ¡Preguntarles cómo estaba! Ofrecer humildemente su ayuda, sonaba ilógico ¡Hasta irreal! ¿Qué princesa hacía tales menesteres? Ella obviamente, su falta de talento en el campo de batalla la obligaba a realizar tareas menos importantes para un guerrero ¡Pero más para un gobernador! Le gustaba creer que podía ayudar a la gente de esa forma, mientras los campesinos estuviesen felices producirían comida ¡Y esa comida alimentaría a los guerreros! Era una cadena y ella apoyaría al eslabón al cual nadie le prestaba la suficiente atención.

Sintió como sus brazos dolían al cargar cosas, era una debilucha… pero no sólo eso ¡Era torpe también! No logró avanzar muchos minutos cuando una de los bolsos pareció caerse, deslizarse descaradamente entre sus dedos. Lo miró unos segundos atormentada ¿Ahora qué? La mejor idea hubiese sido dejar todo en el piso e intentar acomodarlo, pero claramente tomaba demasiado tiempo. De forma osada –porque sí, era una osadía para ella hacer eso- se agachó intentando agarrar a la molestia ¡La desgracia! Como si las futas decidieran rebelarse también rodaron de sus manos gracias a la gravedad cayendo al suelo.

Un suspiro, dos suspiros ¡Mil de ellos! Ninguno sería suficiente para expresar su frustración. Volvió al plan inicial, acomodar las cosas para llevarlas juntas, así no escaparían. Con calma y parsimonia metió todo en una de las bolsas para luego levantarla. Sonrió con suavidad al dar por terminado el problema ¡Obviamente la travesía no terminaría ahí! Dio dos simples pasos cuando la tela cedió dejando que todo se desplomara sobre el suelo.

Lo miró unos segundos para luego soltar un bufido, no era su día ¡Era una señal! Con cuidado se sentó al costado del camino junto a sus cosas y las miró en silencio como si éstas estuviesen castigadas. No logró dejar que ni un minuto pasara cuando sus manos tomaron una caja, para luego abrirla mirando su contenido. Sacó de ella un dulce para luego llevárselo a los labios, lo último que quería era que la comida se desperdiciara y que alguien la viera obviamente, aunque la segunda opción no estaba en sus manos.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Vie Mar 04, 2016 9:34 pm

Lo que el estratega de Nohr no sabía es que desde el momento en el que había decidido poner un pie en Hoshido, ya lo habían estado vigilando. Concretamente era Kagura, miembro del ilustre clan ninja Yato, la única que había estado siguiendo los pasos del extraño, procurando en todo momento pasar desapercibida. Al fin y al cabo, aquella era su especialidad y su deber -por mucho que eso le molestase- para con la nación. Además, los campos de arroz eran su territorio... aunque claro, no de manera literal. Sencillamente conocía mejor que nadie las extensas planicies (y no tan planicies) que conformaban el pacífico paisaje que en esos momentos el estratega de Nohr escudriñaba con inusitada atención. El extranjero se encontraba sentado bajo un árbol. Pues bien, Kagura se encontraba encima de ese árbol. Era muy improbable que el visitante hubiese detectado su presencia, ya que la muchacha era excepcionalmente ágil y silenciosa. Pero la propia kunoichi tenía una paciencia tan efímera como la esperanza de existencia de un castillo de arena construido a las orillas del mar: es decir, casi nula.

Cansada de esperar a que el estratega hiciese algo interesante. ¡Cualquier cosa que valiese la pena espiar! Decidió que era el momento de su gran puesta en escena. Pero antes de que pudiese siquiera salir de su escondrijo, su entrenado oído captó el sonido de algo... ¡de muchas cosas! cayendo al suelo. Enseguida se puso a buscar con la mirada el origen de aquel estruendo hasta que lo encontró: no muy lejos de donde se encontraba había otra muchacha como ella; y con el aspecto de tener una edad similar a la suya. Kagura se fijó en la elaborada vestimenta que portaba la recién llegada, que nada tenía que ver con el sencillo vestido rojo que ella solía llevar, o con los ropajes humildes que vestían los campesinos de los alrededores. Su presencia parecía tan fuera de lugar en contraste con el panorama que la rodeaba, que las alarmas internas de la pelirroja se dispararon enseguida, haciéndola olvidarse por unos instantes del asunto del misterioso extranjero. ¿Dónde había visto antes ese rostro? Kagura tenía el presentimiento de conocer en realidad a la chica, pero no recordaba exactamente por qué.

En todo caso, parecía estar en apuros. Pero la kunoichi no era una buena samaritana, así que por mucho que la otra muchacha despertase su curiosidad, no estaba muy dispuesta a ayudarla a menos que obtuviese algo a cambio. No obstante tampoco le gustaba la idea de ignorarla. Por lo que se deslizó cuidadosamente por una rama y dejó caer de golpe su cuerpo en posición invertida, como si fuese un murciélago, para quedar cara a cara ante el estratega de Nohr.

-¡Buh!- dijo Kagura con picardía y una sonrisa maliciosa. Esperaba haber sobresaltado al extraño, dado a que su atención parecía estar más centrada en el paisaje que en lo demás. -¿Acaso no eres un hombre? ¡Anda y ve a ayudar a esa chica de ahí!- la pelirroja señaló a la muchacha de antes a la vez que se bajaba con destreza del árbol. Se dispuso a agarrar al táctico de la mano y a tirar de él, para forzarlo a levantarse. -¡Vamos!-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Sáb Mar 05, 2016 12:26 pm

Azir sabía que había sido demasiado fácil entrar a Hoshido, la parte más optimista de él deseaba pensar que había logrado infiltrarse sin que nadie lo notara, parte más realista sabía que aquello no debería de ser tan fácil, y según había escuchado los ninjas de Hoshido eran bastante hábiles para pasar de ser percibidos, por esa razón el estratega había procurado actuar de la forma más simple posible, sin hacer nada que pudiera levantar demasiadas sospechas sobre él.

Mientras continuaba con su observación del paisaje, escucho el sonido de varias cosas cayendo al suelo, lo que llamo su atención, al girar la cabeza pudo observar a una joven de cabello rojo vestida con las ropas que según lo que sabía correspondía con los de una sacerdotisa, aquella combinación de ropas con su cabello hizo sonar una alarme en la parte trasera de su mente, ¿Seria acaso quien el suponía que era? Si lo fuera eso podían o muy buenas noticias o muy malas dependiendo de cómo se diera la situación, pero de momento no debería haber demasiados riesgos.

Justo cuando el Táctico de había decidido a levantarse para ir a ayudar a la joven, una figura baja del árbol bajo el cual estaba sentado, Azir la miro con una expresión des apasionada a su intento de sorprenderlo, claro que lo había sorprendido e incluso inquietado un poco el hecho de que pudiera acercarse tanto sin que él lo notara, y por eso mismo es que no tuvo tiempo de aparentar sentir cualquier emosion.

- ¿Enserio pensaste que era buena idea ponerte en esa posición usando un vestido? – Fue lo primero comento, y es que la chica, la cual también era pelirroja, se encontraba en posición invertida usaba un vestido.

Azir no dijo nada más mientras se dejaba levantar por la chica, y camino hacia la chica vestida como sacerdotisa, al estar más cercas de ella pudo confirmar que era quien pensaba que era… bueno al menos podría obtener información bastante interesante.

- Buenos días señorita. – Dijo al estar frente a la pelirroja, mientras en su rostro se formaba una sonrisa cortes.- ¿Necesita ayuda?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Sáb Mar 05, 2016 8:57 pm

Comió en silencio con su cara triste, una bastante común para ella. Cuando finalmente terminó la caja de dulces buscó con la mirada otra cosa la cual ingerir, era gula… lo sabía ¡Pero peor era desperdiciar la comida! Tarareó una canción entre bocados de su merienda, sintiendo como era demasiado para ella, además que algunas cosas ni podría engullirlas. Suspiró con el estómago lleno ¿Qué haría ahora? La bolsa se había roto y solo le quedaba una infinidad de pequeños sacos.

Sus sentidos la alertaron cuando pisadas se acercaron hacia su persona, arrugó su nariz y frunció el ceño con los nervios ¡Qué vergüenza! Era una tonta por creer que nadie la vería, que un milagro ocurriría. Las palabras del recién llegado la sorprendieron, le ofrecía ayuda sin conocerla ¡Tan amable! Sonrió con suavidad examinándolo, él no era de Hoshido su ropa se lo decía… a menos que tuviese un ingenioso sentido de la moda ¿De dónde sería? Últimamente se encontraba con bastantes extranjeros.

Muchas gracias por ofrecer la ayuda… p-pero no sé cómo me podría ayudar a cargar estas cosas, son muchas y mi hogar está lejos — apuntó a ellas para luego tener una grandiosa idea ¡La mejor de todas! Regalaría algunos, mataría dos pájaros de un tiro, además que no podía llevar a un completo extraño al palacio ¡Ni loca! — ¡E-espere!

Buscó entre el montón de objetos uno en especial, un dulce especial de sus tierras ¡Tan delicioso! Pero ella ya no podía comer nada más. Se levantó apresurándose mientras sus manos de forma torpe buscaban el regalo. Se movió unos centímetros cuando sus piernas encontraron divertido el hecho de pisar una de las frutas obsequiadas a su persona. Resbaló entre chillidos para luego chocar con él. Su cara se tornó azul mirando cómo había ensuciado al amable extraño con azúcar…

Y-y-y-yo lo siento, no pretendía que eso pasara, de verdad lo siento ¡Ah! — sus ojos se tornaron rosas regresando al montón de utensilios, traía un poco de tela en algún lugar… aunque más bien era bastante ¡Pero serviría para que él se limpiara!

Nerviosa y con un claro movimiento involuntario de las manos hizo un ademán de extenderle las telas cuando nuevamente tropezó con los objetos en el suelo. Ésta vez su rostro chocó con el suelo, mientras los géneros volaban hacia el muchacho buscando impactar con él de forma poco… agradable. Se quedó en el suelo llenando el ambiente de suaves sollozos ¡Era una tonta!

Le gustaban las flores ¿Las de funeral serían bonitas? A juzgar por la estación, si lo serían
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Dom Mar 06, 2016 10:00 am

Kagura dejó escapar una mueca de disgusto ante la expresión vacía que le devolvió el extranjero, que no parecía sorprendido por su espontánea puesta en escena. Incluso pudo permitirse mantener la suficiente compostura como para dirigirle unas palabras con total naturalidad y como si nada hubiese pasado. Concretamente, le lanzó la pregunta de si de verdad había creído que era una buena idea colocarse en aquella postura invertida debido a su atavío. Mucha gente le preguntaba cosas parecidas a diario, mas en esta ocasión, la muchacha ignoró el comentario porque aunque tenía fundamento, en realidad su ropa estaba diseñada no solo para resultar cómoda, sino también para evitar la clase de situación que el extraño sugería.

Cuando Kagura se propuso a levantar al joven del lugar en el que había permanecido sentado y contemplando los campos de arroz durante tanto tiempo, se fijó en que éste no se resistió. Inclusive hasta se mostró colaborativo, puesto que ya de pie y sin decirle nada más, empezó a caminar en dirección a la otra chica de ostentosa vestimenta. Mientras el estratega se acercaba a su destino, la kunoichi del clan Yato lo seguía muy de cerca. Le inquietaba haberle visto horas atrás cruzar la frontera que separaba Hoshido de Nohr como si nada. Por ello, el instinto le sugería que sería mejor vigilarlo todo el tiempo que fuera necesario hasta confirmar sus verdaderas intenciones.
En aquellos tiempos tan turbulentos que transcurrían, ignorar la presencia de visitantes sospechosos podía ser contraproducente.

Cuando el extranjero le ofreció a su ayuda a la chica de cabello color rosado, lo hizo haciendo gala de una cortesía inesperada, que en nada podía compararse al modo tan poco afable con el que se había dirigido a la kunoichi antes. La pelirroja frunció el ceño. ¡Hasta la trataba de usted! Claro estaba que Kagura tampoco se había presentado de buenas maneras al extraño caballero, pero aunque odiase las formalidades y los protocolos de etiqueta, le molestaba mucho la diferencia de trato que había recibido por parte de éste en comparación con la amabilidad y respeto que en esos momentos denotaba hacia la recién llegada. Sin embargo, no dijo nada y se dedicó a observar la escena estando ubicada a unos cuantos pasos detrás del estratega. Aún no quería intervenir porque estaba ocupada intentando contener su creciente desánimo. Entendía que tenía una personalidad difícil de tratar, ¡pero también tenía sentimientos! Y el hecho de que hasta los extranjeros se comportasen con ella con tanta indiferencia era algo que empezaba a afectar a su autoestima.

Mientras el estratega y la otra chica iniciaban un diálogo, Kagura puso su atención en los sacos desperdigados por el suelo. Estaba segura de que la caída de éstos había sido la causante del estruendo anterior, pero seguía sin comprender qué hacía la muchacha en aquellas tierras. Un vistazo más minucioso a sus ropajes le permitió deducir que se trataba de alguna especie de sacerdotisa de Hoshido, y tal descubrimiento reforzaba aún más sus dudas. ¿Qué hacía ella en ese lugar? Los campos de arroz eran el terreno donde gente humilde trabajaba duro a diario para abastecer las necesidades del país. No era precisamente el destino preferido de los turistas ni de la gente acostumbrada a la comodidad de la ciudad. Y aunque no recordaba haberla visto antes, Kagura seguía teniendo el inquietante presentimiento de que  la conocía prácticamente desde siempre.

La sacerdotisa correspondió a la amabilidad del estratega con un tartamudeo agradecido. Estaba tan nerviosa que ni siquiera parecía haber reparado en la presencia de la ninja, y cuando se dispuso a ofrecerle un dulce al extranjero, falló con estrépito ensuciándolo con azúcar. Avergonzada, quiso después ofrecerle algo para que se pudiese limpiar. Aunque el remedio propuesto terminó siendo peor que la enfermedad. Kagura no daba crédito a lo que veía. ¿Cómo se podía ser tan torpe? Claro que ella tampoco se quedaba atrás. Pero la tímida sacerdotisa estaba directamente a otro nivel.

Compadeciéndose un poco de su infortunio, la kunoichi decidió acercarse a la desconsolada muchacha para ayudarla a levantarse, tal como había hecho con el extranjero antes.

-Venga, venga. No pasa nada.- le dijo intentando tranquilizarla.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Lun Mar 07, 2016 12:29 pm

Cuando la chica vestida de sacerdotisa dijo que no sabía cómo podía ayudarla a cargar las cosas ya que eran muchas cosas, el táctico asintió aun con una leve sonrisa, sabía que no había mucho que pudiera hacer, pero uno de los libros que había leído hablaba de cómo las personas valoraban la voluntad de ayudar aunque esta no fuera necesaria o posible, y por las palabras de agradecimiento de la pelirroja al parecer aquello será cierto.

Antes de que Azir pudiera decir nada más la chica le dijo que esperara, lo cual él hizo, después de todo acaba de encontrarse con una persona de interés, y aquella oportunidad de aprender información relevante era bastante atractiva como dejarla pasar, sobre todo habiendo tan pocos riesgos, la chica comenzó a buscar entre sus provisiones algo, al parecer para ofrecérselo sin embargo tropezó y el táctico termino cubierto de azúcar.

- No se preocupe señorita, solo es un accidente. – Dijo aun con amabilidad, mientras la chica se disculpaba y al parecer buscaba otra cosa entre su cargamento, e hizo un ademan de extenderle unas telas para que pudiera limpiarse, sin embargo se tropezó y la tela salió disparada hacia él golpeándolo, por suerte Azir logro levantar uno de sus brazos para evitar algún impacto más desagradable, mientras llegaba a una conclusión inequívoca… la persona de interés era extremadamente torpe.

- No pasa nada señorita, los accidentes ocurren de vez en cuando. – Dijo mientras veía como la chica lloraba y la otra pelirroja se acercaba a intentar tranquilizarla y ayudarla a levantarse. – Además este sigue siendo un buen día… no todos los días uno se encuentra con dos bellas damas mientras viaja por un país en el cual no está familiarizado. – Dijo con una ligera sonrisa mirando a ambas chicas, ya que recordaba que a las mujeres les agradaba ser alagadas por su apariencia, tal vez de esa forma podrían estar más dispuestas a actuar de forma favorable a él. – Por cierto, mi nombre es Azir… ¿Puedo saber cuál es el nombre de las dos encantadoras pelirrojas que tengo frente a mí?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Lun Mar 07, 2016 5:54 pm

La ayuda no tardó en llegar ¡Una emisaria protectora de la gente estúpida! Mucha suerte, ahora viviría condenada por el resto de la eternidad. Se levantó limpiándose la ropa entre suaves sollozos para luego escuchar las palabras del albino, al parecer no estaba molesto ¡Era comprensivo! Raro, todo era terriblemente extraño y perturbador.

Sus mejillas se tornaron de un intenso color rojo al escuchar el cumplido, no estaba acostumbrada a ellos ¡Solían dárselo a su hermana! ¿Pero a ella? Se replanteó seriamente en estar inconciente ante la caída, porque eso parecía más un sueño ¿Le habrían dado veneno en los pasteles y ahora convulsionaba al borde de la muerte? Esperaba que no, aún era muy joven para fallecer. La pregunta le causó un terrible nervio, no supo qué responder inicialmente, era tan fácil como decir su nombre… pero había un detalle ¡No lo podía decir!

Una princesa en medio de la nada, un extranjero que la ayudaba en su pesar ¿No sonaba ligeramente sospechoso?

Mi nombre es Sa-Sa… — no logró articular la oración cuando se golpeó mentalmente, acababa de decir que NO debía decir cómo se llamaba — Sakuya…

Ah, había logrado salir ligeramente ilesa de la situación por ahora, porque no sabía si él le creería. Un ligero sudor se apoderó de sus manos obligándola a limpiárselas con su ropa ¿Ahora qué?  Esperó que la recién llegada también hablara, sin embargo no pudo evitar acercarse a ella como si la usara de escudo contra el desconocido.

Si no es de Hoshido — comentó haciéndose la desentendida, sabía que no era de ahí, pero tampoco quería parecer demasiado tosca al hablar — ¿D-De donde es usted? ¿Cómo se llama?

Un paso más fue necesario para hablarle desde la espalda de la otra chica. Sintió sus mejillas aun arder por el cumplido ¡Y lo peor es que sabía que el color no se iría pronto! Olvidó sus cosas en el suelo, también parte del recién incidente… más preocupaciones le daba el morir por la vergüenza, su corazón no podría soportar otro ataque o se le saldría por los labios.

¡Ay! Qué problema, ella tan solo quería visitar a la gente ¿Por qué todo debía tornarse tan complicado?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Mar Mar 08, 2016 9:34 am

-¡Ajá! ¡Lo sabía!- espetó de pronto Kagura al extranjero de nombre Azir, que tan sólo intentaba comportarse amablemente, tras permanecer un rato en silencio. Con rapidez, se llevó la mano al parasol azul que llevaba sujeto a su espalda y apuntó con éste al joven de forma amenazadora, como si de una espada se tratase. ¡Se había delatado! ¡Acababa de decir que no procedía de Hoshido! Y ella misma había sido la única testigo en presenciar cómo el estratega cruzaba la frontera que separaba la nación de Nohr y su país vecino furtivamente. Al principio tenía sus dudas, ya que aunque el rostro del tal Azir no le era familiar, pensó que quizás se podía deber a que jamás había coincidido con el albino en la ciudad. Pero tras escuchar aquellas palabras, ya estaba por fin segura de que su instinto no le había fallado.

La pelirroja, que no pudo contener la sonrisa maliciosa que se le dibujó en el rostro, no apartaba la mirada del estratega. Su tono de voz no había sido ni severo ni acusatorio, puesto que no creía que en realidad Azir fuese una amenaza. Tan sólo pretendía divertirse un poco.

-Te he estado vigilando desde el principio.- canturreó Kagura despreocupadamente. Sí, era cierto: le había agradado que la llamasen encantadora. Pero la kunoichi tenía una personalidad orgullosa muy difícil de tratar, por lo que jamás lo reconocería. De hecho, en parte estaba actuando de aquella forma en un intento de desviar la conversación y evitar sonrojarse, tal y como deducía que le estaba sucediendo a la otra muchacha a juzgar por el modo en el que se refugiaba tímidamente detrás de ella. -Así que vamos, haz caso a Sakuya y dinos de qué país procedes. Y tus verdaderas intenciones de paso.-

Era consciente de que no se había presentado, pero a su parecer, decir su nombre en ese momento equivaldría a aceptar el cumplido de Azir. Y eso era algo que su soberbia no lo podía permitir. Dio un paso hacia adelante, intentando convencerse a sí misma que aún tenía el control sobre la situación. ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que le habían dirigido palabras tan atrevidas? No lo recordaba. Nadie le dirigía cumplidos ya que a diferencia de la tímida Sakuya, ella no tenía nada de femenina… y mucho menos de encantadora.

La mano con la que sujetaba el parasol parecía firme en principio. Aunque Kagura temía que ésta se pusiese a temblar de un momento a otro debido a la confusión que empezaba a adueñarse de sus pensamientos.

Y poco a poco, la sonrisa maliciosa dejó de ser tan maliciosa.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Mar Mar 08, 2016 12:40 pm

Azir tuvo que reprimir un bufido de burla en incredulidad ante el nombre que le había entregado la chica vestida de sacerdotisa, en los informes de algunos de sus espías mencionaba que la princesa menor de Hoshido, Sakura concordaba con la descripción de la chica frente a él, es más, solo había cambiado una letra en su nombre, así que no era un gran disfraz.
Algo que Azir había aprendido hace bastante tiempo ya es sin importar lo buen mentiroso que seas siempre hay una oportunidad de descubran tus mentiras, y siempre era difícil confiar en alguien que sabias que te había mentido, esa es la razón por la que Azir no dudo en revelar que no provenía de Hoshido, sus ropas no eran demasiado común, y su tono de piel también era inusual en Hoshido fuera de la tribu de fuego que tendía a mantenerse alejada del esto de los habitantes del país así que en lugar de mentir prefería torcer la verdad, era más sutil y eficiente.

- Vaya, ¿Debo sentirme alagado de que una chica tan linda como tú se decidiera seguirme desde que me vio? – Dijo el albino ignorando el parasol con el que la pelirroja de quien aún desconocía su nombre le apuntaba de forma amenazante. Para luego recomponer su rostro en la más perfecta sonrisa de tristeza que se pudiera fingir, mientras baja un tanto la vista para evitar cruzar su mirada con la de cualquier de las chicas. – Realmente no estoy seguro de que país procedo… la aldea en la que vivía fue destruida mientras yo aún era bastante joven… -Soltó un suspiro de pesar intachable.- Mis únicos recuerdos de aquella aldea es verla en llamas y los gritos de los aldeanos pidiendo vivir… je… realmente lo único que me queda de aquel tiempo fue mi nombre… - Levantaría la vista para mirar a los ojos a la pelirroja aún sin nombre y sonrió con tristeza.- Mis intenciones en Hoshido son bastantes simples quería conocer este país… y también escuche el rumor de que en la tribu del fuego no eran tan extraños mis rasgos así que me preguntaba si… - Negó con la cabeza y bajo la mirada como si se avergonzara de lo que había estado preguntando, mientras dejaba la frase inconclusa.

Lamento si mi historia arruino su ánimo, señorita sin nombre, Sakuya-hime... -Dijo antes de sonreir avergozado mirando a la chica que se habia llamar Sakuya.- Perdon si le molesta que le llame hime, solo es que cuando la vi por primera vez pense que realmente se trataba de una prinicesa... pero claro ¿Que haria una prinicesa en un lugar como este?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Mar Mar 08, 2016 6:51 pm

Se sentía protegida por la muchacha y aunque ambas debían ser de edades similares sus personalidades eran completamente contrarias. Escuchó las palabras del muchacho sintiendo como su corazón se apretaba ligeramente ¡Pobre! Vivir tales penurias, se preguntó qué haría ella en ese caso… seguramente moriría de la pena, literalmente lo haría. Arrugó su nariz cuando éste la trató de princesa, algo estaba mal ¿Cómo podía suponer eso siendo extranjero? Ella no parecía una princesa, no era brillante ¡Ni bella! Menos poseía el carisma de un noble. Algo de mala espina le daba aquel muchacho y también la recién llegada ¿Ambos salidos de la nada para ayudarle? Tampoco era demasiado desconfiada con la gente como imaginarse que los dos serían enemigos esperándola para atacar ¡Nada ganarían mintiéndole! Quizás solo eran casualidades, nada más… ¿No?

S-sería muy extraño que una princesa se encontrara aquí — intentó reírse con suavidad, soltando una risita nerviosa — A ningún noble se le permite salir del palacio sin un acompañante o eso tengo entendido

Juntó sus manos y se la llevó hacia el pecho como si esto la protegiera de los extraños recién aparecidos, obviamente no lo haría, pero si la calmaba entonces nada quedaba por hacer. Cerró sus ojos soltando un suspiro suave, preparándose para hablar, no quería ¡Pero eso sería lo mejor!

P-pues, preferiría que me llamara por mi nombre — movió una de sus manos en negación — Sin el hime, no quiero luego meterme en problemas con eso ¡S-Si no le molesta claro está, Azir san!

Tembló nerviosa ¿Qué tal si se enojaba por su petición? No quería problemas, aunque ya estaba metida en uno, les mentía de quien era ¡Si la descubrían quedaría mal! Sería cuidadosa, buscaría huir de la manera más sutil posible o deshacerse de ellos fácilmente.

Pues podría ser, he escuchado de ellos por mi madre, pero nunca vi uno — jugueteó con sus dedos mientras su vista se dirigía al suelo — L-Le deseo suerte en su viaje, extranjero

Realizó una reverencia hacia él notando como algo aparecía en el suelo ¡Claro! Sin pensarlo mucho se agachó para luego tomar una de las bolsas de seda que traía consigo. Se la extendió hacia el albino sin moverse demasiado, el estar tras la otra chica le daba seguridad o algo así.

Tómelo, seguro podrá ofrecérselo al líder de la tribu que me cuenta, es un té especial de Hoshido — su mano tembló con una suavidad casi imperceptible — Lamento mucho las molestias anteriores, no era mi intención, espero que me perdone...
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Mar Mar 08, 2016 10:20 pm

Puede que Kagura estuviese confundida por las melosas palabras del extranjero, pero supo apartar sus pensamientos para mantenerse firme y hacerles frente. Apretó con más fuerza la empuñadura del parasol y miró con severidad al albino. No percibía que fuese peligroso, pero su instinto bien entrenado le decía que debía mantenerse alerta. Y es que la pelirroja sospechaba que había subestimado la astucia de Azir, pues la cortesía con la que éste había ofrecido ayuda, sus buenas maneras a la hora de restar importancia al asunto del accidente de la comida, e incluso sus sonrisas en apariencia sinceras, no eran más que máscaras que usaba con abrumadora destreza para aturdirlas y así obtener algo a cambio. La verdadera personalidad de Azir debía de ser entonces muy fría e inteligente.
Kagura le dirigió una rápida mirada preocupada a Sakuya. La sacerdotisa parecía demasiado avergonzada y nerviosa como para darse cuenta de que en realidad se estaba librando una batalla psicológica muy intensa, en la que el objetivo era obtener información del contrario. La kunoichi en verdad se sentía estúpida por haberla involucrado en todo aquello, pero no dejó que esos sentimientos negativos se reflejasen en sus ojos cuando volvió a mirar a Azir. Quizá estuviese exagerando, pero el difunto Maestro Dong le había enseñado muy bien a diferenciar lo sincero de lo no-sincero, y estaba casi segura de que si no se andaban con ojo, caerían de lleno en la tela de araña que el extranjero había empezado a hilar desde el primer momento.

Como estaba ya alerta, la historia que les contó Azir no le convenció. Por mucha pantomima y tristeza que añadiese a su actuación, sabía que sus intenciones tenían que ser otras. Era bastante bueno, pero existía un factor con el que no había contado: ella era una ninja. Y si había alguna familia de shinobis especializada sobre todo en el engaño y la infiltración, esa familia sería el clan Yato.

La facilidad con la que Azir parecía controlar lo que decía y lo que hacía, lograba ponerle a Kagura la carne de gallina. Era como si supiese exactamente qué botones tocar para alterar el comportamiento de las dos muchachas: la kunoichi estaba pensando antes de actuar -algo impensable en condiciones normales- y la sacerdotisa parecía estar a punto de sufrir un paro cardíaco.

Las siguientes palabras pronunciadas por Azir fueron tan reveladoras, que ni siquiera Kagura pudo evitar mostrarse sorprendida. ¡Eso era! Con aquella indirecta, ¡acaba de recordar por qué le sonaba tanto el rostro de Sakuya...! O mejor dicho, ¡de la princesa Sakura de Hoshido! El clan Yato había servido fielmente durante generaciones a la realeza, y por eso Kagura había tenido varias oportunidades a lo largo de su vida de ver de cerca (aunque a una distancia prudencial, claro estaba), a la familia real. Azir se estaba haciendo el tonto. Realmente sabía a quién se estaba dirigiendo, y por ello la pelirroja instintivamente se movió para ocultar aún más a la sacerdotisa. En realidad, no le gustaba la princesa Sakura ni sus altivos hermanos, ya que representaban aquella autoridad y poder que tanto detestaba. Pero era su deber protegerla del extraño. En el peor de los casos, si éste intentaba dañar a la muchachita de cabellos rosados, tendría que verse obligada a asesinarlo.

Pero entonces, a Kagura le sorprendió oír cómo la vocecita tímida de la sacerdotisa surgía de detrás de su espalda. Estaba intentando mantener la compostura, esforzándose como podía para evitar descubrirse a sí misma. La ninja escuchó su diálogo en silencio, con esa poca elocuencia tan inusual en ella. Era evidente que la princesa estaba de los nervios y se sentía muy incómoda. Probablemente hasta tuviese ganas de marcharse. Pero aunque sus palabras fuesen temblorosas y su actitud insegura, Kagura pensó que estaba siendo muy valiente. Pero apartó esos pensamientos enseguida, porque Sakura seguía siendo princesa, ¿verdad? A las órdenes de la realeza de Hoshido, algunos de los miembros de su clan habían fallecido cumpliendo las misiones que se les encargaban. Pero la pelirroja no sentía rencor hacia la familia real precisamente por la muerte de aquellos que habían sido en vida sus hermanos y familiares.

Cuando la sacerdotisa se dispuso a entregarle a Azir una de las bolsas de seda, la kunoichi decidió que no podía permitirlo. Detuvo con su mano libre el brazo de Sakura y se acercó hacia el extranjero hasta que la punta de su parasol quedó a unos escasos centímetros de distancia con respecto a su cuello. Hasta el momento, con sus acciones había estado bailando al son de Azir, dejando que éste la controlase a su antojo. No podía permitir que el estratega se saliese con la suya y se marchase encima con un regalo. La reputación de Hoshido dependía de ello.

-Soy Kagura, del clan ninja Yato de Hoshido- dijo finalmente. Su voz sonaba igual de dura y autoritaria que la de una reina, y en nada tenía que ver con cómo se había dirigido antes al joven. Intentaba intimidarlo de algún modo, para darle a entender que no estaba de humor para más juegos. Tenía la suficiente experiencia tratando con espías y embaucadores como para hacerse una idea de lo que buscaba Azir en esas pacíficas tierras, y por mucho que le fastidiase, no permitiría que el honor de la familia real se viese comprometido debido a sus engaños. -Y no podrás marcharte a menos que me digas toda la verdad.-

Daba miedo. Hasta la propia Kagura se estaba asustando un poco al oírse a sí misma. ¡Parecía otra persona! Pero en aquellos instantes, le motivaba el deseo de proteger el honor del país que tanto amaba. Le fastidiaba saber que en las otras naciones, la filosofía de vida de Hoshido era considerada débil en comparación con la de, por ejemplo, Nohr, que se centraba mucho más en el poder militar. ¡El simple hecho de que Azir hubiese cruzado de manera ilegal y con toda su despreocupación la frontera de los dos países era una clara demostración de la manera en la que veían a Hoshido en otros lugares!
“Nunca hagas cosquillas a un dragón dormido”. Aquel era el antiguo dicho que se había convertido casi en el lema del clan Yato, y que Kagura se esforzaba por aplicarlo en su día a día. Con algo de suerte, también se aseguraría de que a Azir se le quedase grabado en la mente.

-Te he visto cruzando la frontera. ¿Vienes acaso de Nohr?- inquirió con severidad. Y antes de darle tiempo a responder agregó una advertencia. -Si me mientes. Lo sabré. Y supongo que sabrás qué sucederá si decides mentirme…-

Presionó un poco la punta del parasol contra el cuello del joven para darle una pista de lo que lo que sugería.

-Y dime también cuáles son tus verdaderas intenciones. No me creo que sólo busques hacer turismo y reunirte con una tribu. De ser así, habrías entrado a Hoshido como cualquier otro visitante.-
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Miér Mar 09, 2016 12:58 pm

Al comprobar la reacción que sus palabras, al referirse a Sakura como hime, ocasionaban en ambas pelirrojas sonrió internamente, tal vez sentía cierto placer retorcido al exponer el secreto de la princesa de Hoshido, y sin embargo tenía que empezar a andarse con más cuidado, al parecer sus últimas palabras habían acabado de erosionar el control sobre si misma que tenía la pelirroja de quien aún no conocía el nombre, y sin embargo, si cambiaba su acto de forma demasiado abrupta solo levantaría más sospechas, así que solo simplemente seguirá co el acto hasta el final, después de todo era lo mejor que podía hacer.

- Claro no tengo ningún problema con llamarla por su nombre señorita Sakuya. – Dijo con una sonrisa cortes, mientras premeditadamente ignoraba a la otra pelirroja, que parecía ahora estaba decidida a ponerse entre Azir y la otra chica. – Le agradezco sus buenos deseos.

Mientras se disponía a alejarse la princesa llamo de atención ofreciéndole una bolsa que podría llevar como ofrenda al líder de la tribu del fuego, lo que sería bastante bueno si tuviera algún plan de ir a aquella región pronto, sin embargo la otra chica la había retenido para evitar que le entregara la bolsa a la vez que se presentaba como Kagura.

- No se preocupe Señorita Sakuya, no es necesario que me ofrezca nada, aunque me alegra mucho haberme encontrado a una persona tan amable en mi viaje. – Dijo mirando a la princesa con una pequeña sonrisa, ignorando las palabras de Kagura de momento antes de voltear a mirar a la nija con la misma pequeña sonrisa cortes que antes le había dirigido a la princesa.

Vaya, al parecer había hecho enojar a la chica con sus juegos… que divertido, Azir solo confirmo que la ninja tiende a actuar antes de pensar bien las cosas, enfrentarse abiertamente a un enemigo desconocido y además con el deber de proteger a alguien que no podía pelear por sí mismo… no era la mejor idea.

- Encantado de conocerle Señorita Kagura. – Dijo finalmente ignorando por completo la punta del parasol presionando su cuello, y aunque su tono de voz tal vez podría ser intimidante Azir sabía que de momento no haría nada, necesitaban la información de quien era él, y que hacía en Hoshido. – Pero lamento decepcionarla pero no soy omnisapiente a pesar de lo que pudiera haberle hecho pensar, no conozco todas las verdades del mundo, ni siquiera conozco toda la verdad sobre mi propio pasado. – Dijo siguiendo con su juego, su sonrisa amable y un tanto despreocupada jamás abandono sus labios.- Pero le puedo asegurar que no he mentido una sola vez desde que nos encontrábamos. – Dijo y aquello era verdad, podría haber ocultado cosas, podría haber redactado sus frases de forma que se malentendieran, pero jamás una mentira había abandonado sus labios.

- Según todos los mapas que he estudiado la única forma de entrar por tierra a Hoshido es atreves de Nohr, así que tuve que entrar atreves de ese país, y a Nohr tuve que entrar a través de Ylisse que es la única forma de entrar a Nohr por de tierra. – Ladeo la cabeza un tanto confundido, como si su pregunta fuera algo tonta, y era cierto la última vez que entro a Nohr fue por Ylisse, aunque las chicas no necesitaban saber cuánto tiempo había pasado desde eso, aun sin prestar menor atención a las amenazas que le hacía. – Le puedo asegurar señorita Kagura que mi única intención al venir a Hoshido era la de conocer este hermoso país, y no quise entrar a Hoshido atreves de algún punto bien conocido por que se de las tenciones entre Nohr y Hoshido y pensé que si alguien me veía entrar por Nohr seguramente me tratarían como un enemigo y no tendría la oportunidad ver con calma este bello país… y parece que tenía razón, aunque intente evitar precisamente eso tú me viste atravesar la frontera y ahora me tratas como a un enemigo… - Dijo con una leve sonrisa de tristeza, y aunque la sonrisa era fingida sus palabras eran reales.- Supongo que al final es más importante de donde vienes que quien eres ¿No Kagura?
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Jue Mar 10, 2016 12:20 pm

Odiaba los conflictos, los detestaba con cada fibra de su ser ¿Por qué debían pelear? Los escuchó hablar muriendo por los nervios. Se iba a desmayar por el conflicto, tenía la letalidad de un ninja por un lado y el desconocido poder de el chico por otro lado. Una mueca de disgusto se formó en su rostro ¿Qué hacía ella ahí? Pues… decorar el ambiente al parecer, respirar también, fuera de eso no era más que un simple estorbo.

Entendía la molestia de la Shinobi, la gente de Nohr no era bienvenida en el país de las flores ¡Las sombras solo traían desgracias! La gente de grima no era buena, eso se lo repetían constantemente hasta el cansancio, pero quería creer que no eran tan malos, anhelaba eso con tantas ansias que dolía.

¡Ay! El extranjero tenía razón, aunque también se podía llegar por barco. Jugueteó con sus manos unos segundos cerrando sus ojos, tendría que hacer de mediadora ¡Practicar su labia! Un buen líder tendría que hacer eso. Se posó en medio de ambos sintiendo como sus mejillas tomaban más color de lo necesario ¿Buena idea? Era la peor del mundo y ella era una estúpida, pero ya estaba en eso ¡Tendría que afrontar las consecuencias!

N-No peleen por favor — movió sus manos de un lado a otro — A Hoshido son bienvenidos todos los extranjeros que no tengan malas intenciones — habló entre suaves titubeos y balbuceos — P-pero la gente de Nohr no será bien recibida. Aunque las hostilidades han cesado por ahora… Espero que algún día podamos tener paz con la gente de allá ¿Sería magnífico, no creen?

El solo pensar en esa situación la llenaba de aliento ¡Era lo que más quería! Lástima que eso estuviese fuera de su alcance. De forma suave tomó las manos de ambas personas para luego sonreírles de forma tranquila.

Ahora hagan las paces, pelear no traerá ningún bien — los regañó a ambos, aunque Azir no tuviese la culpa — ¿Está bien? Si lo hacen les daré un regalo a ambos, c-creo que tengo unas especias que son muy buenas ¡Y también algo de té! Qué daría por beber un poco ahora

Suspiró sin soltarlos, después de todo algo le decía que si lo hacía volverían a enfrentarse, tal como unos niños pequeños ¿Y ella que sería? En el juego... claramente era la madre, aunque no le correspondía.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Jue Mar 10, 2016 2:30 pm

A Kagura le hervía cada vez más la sangre con cada osada palabra que salía de la boca del extranjero. ¡Estaba tergiversando absolutamente todo lo que ella había dicho antes! ¿En qué momento le había acusado de mentir? Tan sólo le había exigido que le contase toda la verdad. Sin dejarse nada en el tintero. Pues sus verdades retorcidas al límite la ofendían profundamente. Aun así, Azir se empeñaba en continuar con los juegos pese a su advertencia. ¿Por qué nadie la tomaba nunca en serio? ¿Acaso se debía a su jovial apariencia? No lo entendía. Por mucho que se esforzase por mejorar, todo el mundo sin excepción la trataba como si su existencia no valiese más que la de una simple y molesta mosca.

Estaba a punto de abrir la boca para replicar cuando la princesa de Hoshido se interpuso de repente entre ella y el estratega. Kagura nunca antes se había sentido así de enfurecida, pero bajó el parasol de inmediato, hundiendo con mucha fuerza la punta de éste en la tierra del suelo. No podía dar crédito a lo que veía: un miembro de la familia real defendiendo a un extranjero que no mostraba ni siquiera un ápice de arrepentimiento ante el hecho de que había cruzado ilegalmente la frontera. Además de que había muchos puntos sin incongruentes en la historia que les había contado. ¿Acaso no se daba cuenta?

Sakura no tardó en exigir que dejasen de pelearse. Dijo que Hoshido daría la bienvenida siempre a los extraños que no albergasen malas intenciones. Habló también de paz y les ordenó que dejasen de actuar de aquel modo hostil. Kagura no pudo evitar soltar un bufido de desprecio. ¡Aquella era una de las razones por las que no soportaba a la realeza! Ellos siempre tenían todo lo que querían y cuando lo querían. Con una sola orden, podían obligar a cientos de personas a postrarse ante sus pies, y tenían acceso a riquezas desmesuradas que raramente compartían con el resto de sus ciudadanos. ¿Y qué habían hecho para merecer tanto reconocimiento? Únicamente nacer en el seno de la familia adecuada. Kagura también había sido afortunada al permitírsele formar parte del clan Yato, pero la diferencia radicaba en que ella había tenido que trabajar muy duro durante muchos años para que al fin la aceptasen abiertamente. Su infancia no fue bonita, y su adiestramiento, poco piadoso. Nunca tuvo muñecas con las que jugar de niña, ni tampoco las necesitaba, pues su vida entera sólo podía girar en torno a la infiltración, el hurto y el derramamiento de sangre. Hablar de la paz también hubiera sido fácil para ella si nunca se hubiese visto obligada a cometer su primer asesinato a los cinco años. Justamente a las órdenes de aquellos que constituían la autoridad de Hoshido.

Al final y a pesar de su timidez, la propia Sakura poseía en el fondo la misma arrogancia que sus hermanos. Kagura se apartó con brusquedad. Se encontraba tan desmoralizada que ya no tenía ganas de continuar con aquello.

-Tú verás.-
respondió tuteando a la princesa en un tono más relajado. Si ella se empeñaba en confiar ciegamente en el visitante ilegal, ese ya no sería su problema. -Pero no necesito ni especias ni té.-

Abrió su parasol y apoyó la varilla central de madera sobre su hombro. Sin decir nada más les dio la vuelta y se marchó.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Jue Mar 10, 2016 6:10 pm

El estratega de Nohr sabía que tal vez estaba estirando demasiado su ventaja con sus respuestas a las preguntas de Kagura, estaba bastante seguro que la ninja había visto atreves de su juego, es por eso que sus palabras no iban dirigidas a ella pese a estarla mirando, sus palabras estaban dirigidas hacia la princesa de Hoshido que se encontraba tras ella, tal vez no podría engañar a Kagura, pero al parecer estaba logrando ganar cierta simpatía de la princesa, y cuando vio como la chica vestida de blanco se puso entre ambos sabía que lo había logrado.

Tras ver la reacción de Sakura, Azir tuvo que detenerse de reír abiertamente era bastante inocente y hasta ingenua en realidad, tal vez si tuviera algo más de consideración podría considerarlo entrañable, pero en aquel momento solo podía pensar que era algo útil que fuera tan ingenua, estaba seguro que de haberse tratado de prácticamente cualquier otra persona puede que hubiera tenido que huir al verse superado en número… pero la actitud tan inocente de la princesa le daba una ventaja bastante amplia, y sin embargo, sabía que tal vez ya había presionado demasiado aquella ventaja, y sin embargo, no podía retirarse en aquel momento.

- Tal vez algún día se logre la paz. – Contesto a al discurso de la princesa sin comprometerse, en aquel momento la paz o la guerra no le importaban realmente.

Vio como la ninja parecía estar un tanto ofendida por la actuación de la princesa y no la culpaba, después de todo la princesa se había interpuesto entre ellos prácticamente descartando todas sus preocupaciones como si no fueran nada, eso sin mencionar que el propio Azir había seguido con su actuación pese a saberse descubierto tal vez solo había hecho que se sintiera, como si no fuera una amenaza real para ella.

- Agradezco mucho su oferta, pero creo que tal vez he sobrepasado mi bienvenida en este país, tal vez debería salir cuanto antes, no deseo ocasionar más problemas. – Dijo con una leve sonrisa.

Tras eso volvió a caminar en la dirección que había venido para recoger su bolsa de viaje, se sentiría mucho más cómodo una vez que la recuperara y con ella su tomo de magia, realmente no había sido la mejor idea dejarse arrastrar dejando tras de sí sus cosas, por suerte, ahora que tenía su bolso de viaje entre sus manos de nuevo se sentía más cómodo.

Tras recuperar su bolso de viaje volvió a donde se encontraba la princesa y pudo ver que la ninja ya se estaba alejando, con pocos segundos para pensar decidió arriesgarse y soltar un último comentario, aunque para estar seguro discretamente tomo en su mano su tomo de magia, solo en caso de esta última apuesta la terminara perdiendo.

- Fue bueno conocerla Señorita Kagura, realmente usted es una ninja bastante intimidad, seguro cualquier noble apreciaría en gran medida su ayuda… - Comento mirando a Kagura con una expresión más seria, realmente quería decir eso, la pelirroja había ganado algo de su respeto. – Estoy seguro que ningún noble… o princesa que se respete desecharía sus preocupaciones cuando se trata de seguridad. – Este último comentario lo hizo principalmente como crítica hacia la princesa pelirroja.


Última edición por Azir el Dom Mar 13, 2016 12:43 am, editado 1 vez
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Invitado Jue Mar 10, 2016 10:46 pm

Se había equivocado, podía escuchar la molestia en la muchacha… la vio partir sintiéndose ligeramente angustiada por aquello, aunque no la culpaba ¿Quién creería en una tregua con la nación enemiga? No había sucedido antes ¡Menos lo haría ahora! Suspiró con suavidad viéndola, mientras el albino parecía hablarle, seguramente provocándola, no quería más problemas innecesarios ¿Qué hacer? O tal vez la pregunta era… ¿Qué no debía?

Se llenó de valor, después de todo necesitaba decírselo. Juntó aire en sus pulmones ¿Hacía cuanto no levantaba la voz de esa manera? Por lo menos con tales intenciones, los gritos de dolor no valían ¡Cualquiera chillaría por un brazo herido! Separó sus labios y cerró sus ojos preparándose para lo peor.

¡K-Kagura san! Y-Yo haré que esta guerra se acabe — realmente no lo sabía, no quería darlo por sentado, nada se lo aseguraba ¡Aun así debía decírselo! — Quiero que los habitantes de Hoshido vivan felices, sin preocupaciones… suena imposible, pero se lo prometo

La miró sonriéndole con suavidad para luego posar su mirada sobre el suelo. Recogió con cuidado los paquetes restantes dándose cuenta que no necesitaba de demasiada ayuda y aunque su brazo no estaba en las mejores condiciones no le importaba, lo peor ya se lo había comido y derrochado. Miró de reojo al albino para dedicarle un escuálido intento de sonrisa, que claramente pareció más incómoda que complacida.

Será mejor que regrese a sus tierras Azir san, no es un buen momento o lugar — comentó mirándolo por última vez para luego hacer un ademán de regresar a su hogar — ¡Un gusto conocerlo! Tenga un buen viaje, que Naga lo proteja…

Sin decir mucho más caminó, llena de preocupación ¿Lograría cumplir su promesa? Lo haría, por primera vez se sintió segura de algo y no desperdiciaría tal sentimiento, no luego de saberlo con tanta claridad.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Marth Vie Abr 01, 2016 1:44 am

• Tema cerrado •

Todos ganan 50G

Todos ganan 1 EXP


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:
Explorando Hoshido {Social-Libre} 5SuOmoZ

Explorando Hoshido {Social-Libre} 2hzhmok

Explorando Hoshido {Social-Libre} Yuri10

Explorando Hoshido {Social-Libre} Mejor-10
Marth
Marth
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Emperador de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★ ★

Inventario :
Lanza de bronce [1]
.
.
.
.
.

Support :
Eliwood Explorando Hoshido {Social-Libre} OaIUyNL
Eugeo Explorando Hoshido {Social-Libre} JEIjc1v

Especialización :
Explorando Hoshido {Social-Libre} LmfEWd3Explorando Hoshido {Social-Libre} DEZKvV0

Experiencia :
Explorando Hoshido {Social-Libre} 2aYlcp6

Gold :
2468


Volver arriba Ir abajo

Explorando Hoshido {Social-Libre} Empty Re: Explorando Hoshido {Social-Libre}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.