Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Judal - The Black Sun

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Judal - The Black Sun

Mensaje por Judal el Sáb Feb 13, 2016 9:03 am

Judal
Dancer
I'm just going to go on doing as I please~ just as I always have!

Datos
Nombre: Judal Rukh. Cuando se presenta en danzas se anuncia como "El Sol Negro".

Edad:  18 años.

Clase:  Dancer.

Especialización: Dagas.

Afiliación: Nacido en Jehanna pero viviendo gran parte de su vida en Begnion se siente más aliado con este último.

Ocupación:  Consejero político. Bailarín.

Personalidad
Se podría decir que es una persona cruel e infantil, sumamente caprichosa y mimada... y no sería mentira pues es lo que muestra. Siendo sumamente mimado en su crianza no ha sabido lo que es un "no" a sus caprichos, solo necesitaba decir lo que deseaba para que sus padre moviesen mar y tierra para dárselo. Si bien no era un niño especialmente problemático con sus padres si resultó ser alguien sumamente difícil de tratar con otras personas. Difícilmente obedece lo que se le manda y es su manera o nada cuando hace algo, no acepta críticas de casi nadie.

No le importa la opinión de los demás sobre su persona, cataloga enseguida de envidia las malas lenguas y siendo sumamente vanidoso siempre se muestra arreglado disfrutando ver las miradas voltearse hacia él. Sin embargo de unas muy pocas personas sobre el mundo le importa realmente la opinión que tienen sobre él, sus padres y su ex pareja. No le gusta disculparse, mucho menos agradecer pues considera que es obligación de los demás consentirlo.

Esta hermosa combinación de rasgos hace que sea una persona que no suele tener amistades que le duren demasiado, muchas veces cayendo mal desde un inicio sin llegar siquiera a conocerle más allá de sus palabras crueles y arrogancia caprichosa. Esto le pesa demasiado, pues contrario a lo que pareciera, no le gusta ser una persona solitaria y le gusta recibir cariño y atención de la gente, detesta la soledad y prefiere estar con alguien por obligación a estar solo, incluso llegando a doblar su orgullo para quedarse. Muchas veces actúa de manera infantil solo para llamar la atención o conseguir algo de cariño apuntando a la ternura que puede causar... en personas que no lo conocen demasiado.

Aún con todo esto, es una persona inteligente aunque torpe emocionalmente, le gusta mucho leer de variados temas y poner a prueba su mente, siempre presentándose frente a problemas nuevos o temáticas conflictivas, debatiendo él mismo en su cabeza con temáticas contradictorias. Es especialmente bueno con la política, sin embargo, en contraste, es sumamente inepto con las personas y los sentimientos. No sabe controlar sus propios sentimientos dejándose llevar por ellos, así mismo no sabe cómo reaccionar a los sentimientos de los demás hacia él, normalmente actuando de manera hiriente para protegerse a sí mismo.

Suele ser alguien que se muestra alegre frente a los demás pero en soledad suele estar serio, se enoja y harta con facilidad de las cosas, le aburren las actividades que no sean un desafío y trata de transformar todo en un juego. Si bien es alguien exigente, no le gusta que los demás hagan las cosas por él, le gusta valerse por sí mismo y tomar crédito de sus propias acciones, no de alguien más.

Historia del personaje
Comenzando su vida en Jehanna, en una villa desértica de escasos recursos, pasa sus primeros meses de vida con su madre y su padre, querido y amado pese a los sacrificios que sus padres tenían que hacer para poder alimentarlo no llegó siquiera a ser consciente de ello que unos bandidos atacaron la villa robando todo lo que encontraron. Sus padres murieron intentando defender lo poco que tenían y el bebe fue tomado, junto con todos los niños y mujeres que sobrevivieron, para ser vendidos como esclavos. El pequeño viajó llorando hasta la ciudad puerto de Renais donde los bandidos fueron capturados por el gobierno antes que pudiesen escapar. Los niños quedaron a cargo de las mujeres quienes enseguida emprendieron camino de regreso a su villa, pero el pequeño fue adoptado por una pareja de mercaderes que había presenciado todo el despliegue militar y el revuelo. Puesto que algunas de las mujeres sabían que el pequeño no tenía padres no vieron problema en ello, tampoco era que tuviesen los recursos para hacerse cargo de más niños siendo realmente un alivio que al menos uno de los pequeños encontrase una familia allí.

El matrimonio provenía de Begnion asentándose dese hacía un año en aquel puerto haciendo prosperar su negocio, la mujer, una joyera muy hábil que podía trabajar tanto cobre como oro y tenía el pulso de hierro a la hora de tallar piedras preciosas consiguiendo siempre el ángulo perfecto de pulido para que el sol sacase los colores más hermosos de la piedra, y el hombre, un joven mercader que con una lengua sumamente ágil lograba hacer tratos sumamente provechosos en cada puerto que pisaba y siempre consiguiendo los mejores materiales para que su esposa pudiese trabajar. Habían puesto un negocio que se había transformado en el favorito de la burguesía local con joyas de todos los gustos, tanto hechas a medida como traídas directamente de Begnion así como artículos de alta clase y curiosidades de otras tierras como cajas de música, esculturas en piedra de sal o paisajes pintados en piedras semipreciosas. El dinero no les faltaba y podrían consentir al pequeño que había llegado como un milagro... pues por varios años la pareja había intentando concebir a un hijo sin éxito alguno. El pequeño contaría con una vida de lujos y nunca cuestionaría sus orígenes ignorándolos hasta el día presente, no notando que pese a su cabello negro y ojos carmines sus padres eran ambos castaños claros con ojos celestes ella y color miel los de él.

La familia feliz, tras amasar una buena cantidad de dinero y regresando su padre con una oferta mejor de trabajo en sus tierras natales, decidieron regresar a Begnion con el pequeño niño que apenas pasaba su cuarto cumpleaños. En una mansión modesta en una ciudad portuaria, siendo burgueses pero sin llegar a pisar en los escalones de la nobleza, creció el pequeño Judal viendo desde lejos las maravillas de un puerto tan activo como el de Begnion. Su primer encuentro con la danza fue a muy temprana edad, en un festival donde vio sobre el escenario un cuarteto de bailarines efectuar danza con espadas y fuego, si bien eran esclavos de tierras lejanas, la joven mente del niño no comprendió aquel detalle solo fascinándose por los movimientos que daban y como se hacían uno con el fuego y las espadas. No tardó en expresar su interés a su madre pidiendo clases y tutores de danza. Pese a los peros de su padre logró conseguir a base de berrinches y tratos sus clases, aunque comenzó también a acompañar a su padre a sus negociaciones para empezar a meterse en el negocio familiar. Si bien no estaba demasiado interesado en ser comerciante, no tardó en encontrar un especial encanto en los dobles discursos que su padre daba para conseguir un buen trato. Por otra parte, no tardó en destacar en sus clases de danza, siendo pequeño y ágil no tardó en aprender a moverse con la música, en silencio su madre asumía que venía en la sangre de la gente del desierto.

Los años que siguieron sonrieron a la familia. En una cena de negocios en su casa donde el pequeño mostró sus habilidades en la danza como parte del entretenimiento, su padre cerró un importante trato. No eran negocios muy trasparentes, si bien frente a la familia se hablaba de exportación de alfombras, cuando los hombres hablaron a solas en el patio, el pequeño escuchó términos como "mercadería exótica" y precauciones como "jaulas bien aseguradas". A sus diez años ya estaba bastante consciente de que se trataba, sin embargo solo se alegró de que todo mejoraría, pues un trato que trajese buen dinero al hogar significaba que menos tenía que preocuparse él por mantenerlo. El primer viaje pasó y el pago dejó suficiente dinero como para comprar una pequeña villa y, codeándose con algunas personas correctas, el título de Barón. Oficialmente era un noble, habiendo saltado al escalón que le separaba de la gente común, ya no se preocupaba de ir a reuniones o a festivales si no que asistía a fiestas de condes y marqueses. Este no era el único cambio que recibió su vida, pues ahora que eran una familia rica, el padre contrató tutores para educar a su pequeño, economía y política serían los claves a sus ojos para criar a un exitoso comerciante como él.

En las fiestas conoció a quien daría un vuelco en su vida, un joven bailarín que se presentó antes que él en una cena, si bien la envidia y los celos por su público le hicieron hervir la sangre, no tardó más que 10 segundos en que aquel muchacho mayor de cabellos violetas le encantase con sus movimientos y su sonrisa atrayente. Se presentó frente a los nobles bailando como nunca, mostrando su repertorio más complicado con saltos y volteretas que, al hacer pie solo con la punta de sus dedos en total silencio, parecía que volaba seguido por las largas telas negras de su traje y la larga cola de cabello que llegaba casi hasta sus rodillas. Al terminar buscó de inmediato al joven esperando haberlo impresionado, descubriendo que no podía dejar de mirar sus labios y que las palabras no salían tan fácil frente a él, decidió poner punto final al asunto. Si bien sus intenciones habían sido simplemente hablar con él, se encontró en la privacidad de un balcón, contra uno de los rincones donde las cortinas cubrían, saboreando aquellos labios que no había dejado de mirar en toda la noche.

Coincidiendo en varias reuniones terminaron siendo un dueto de baile bastante popular entre la alta casta del país, sus interpretaciones eran comentadas en varios círculos incluso recibiendo ofertas para presentaciones fuera del ambiente que ellos acostumbraban, cosa que el pelinegro siempre negó. Bailando en un área gris entre ser amigos, compañeros de trabajo y pareja, terminó por dictar él mismo que eran pareja. Feliz y encantado su obsesión con el mayor se volvió demasiada intensa, creciendo tanto que comenzó a sacar a la luz sus escenas de celos frente a público si veía que recibía demasiada atención de las damas pero la situación se salió de control cuando encontró en la habitación de su pareja una carta de la hija de una noble, una declaración de amor... Fuera de si, gritando y reprochando aquello como si fuese culpa del danzante pelivioleta se fue daga en mano a poner fin al asunto. Si bien se acobardó y no llegó a realizar tal acto, esperaba que aquello fuese suficiente para dejar en claro su posición en la pareja, sin embargo aquello dio un resultado opuesto... alejándose poco a poco terminó por recibir un claro termino a su relación. La noticia le deprimió, llorando las noches en su habitación donde sus padres no entendían que le ocurría. Finalmente convenciéndose que no le necesitaba procuró seguir asistiendo a las mismas fiestas y pasearse frente a él con cuanta chica se cruzara incluso algún chico si entraba dentro de sus estándares... sin recibir la atención que buscaba volvió con ruegos abandonando toda su integridad sin encontrar más que negativas despertando un odio casi que visceral hacia aquel bailarín.

Alejándose del ambiente se centró en sus estudios dejando la danza como parte secundaria en su vida, mismo su tutor le había recomendado tomarse un descanso, pues el odio que le presionaba el pecho al comenzar a bailar y recordar a su ex pareja le dejaban de un humor tal que se volvía intratable, incluso insultando a su tutor cuando este le intentaba explicar que la danza tenía que armonizar con sentimientos, no hacerlos explotar y si quería bailar con odio tendría que aprender a canalizarlo mejor. Tonterías a sus oídos. Su padre le consiguió un trabajo como escriba para un duque, algo que hacer le distraería y daría un respiro a su pobre madre que parecía ser la única con la suficiente paciencia para soportar aquellos tratos bruscos y parloteos venenosos del joven. El trabajo le aligeró la mente, le ayudó a superar y tomar un gusto a la política escuchando y trascribiendo las reuniones, comenzó por aprenderse los nombres de los nobles de aquel lugar, claro que todos conocían a la Emperatriz y Apostol así como los senadores, pero el pelinegro hilaba más fino por lo que no tardó en saber el rostro y nombre de cada noble de Barón hacia arriba de aquel país. Haciéndose bastante amigo del duque se relajó a su alrededor, incluso permitiendole verle bailar cuando intentó retomar su pasión, pero solo logrando que el hombre mal interpretase aquellos movimientos con algo más. Ofendido renunció a su trabajo regresando a su hogar, tras mucho insistir su padre le consiguió otro trabajo en un marquesado como consejero político debido a su gran conocimiento de la nobleza de aquel lugar, lamentablemente debería de viajar al otro lado del país en la frontera con Daein.

Allí aprendió sobre economía, entendió los impuestos y como hacer para sacar mayor jugo de aquel inagotable recurso que eran los pobladores, entendió más de la administración de un territorio y así como aprendió cosas buenas, también aprendió cosas malas, ayudando al marqués a perfeccionar su técnica para hacer crecer sus arcas se hizo de un poco de renombre como buen consejero, incluso haciendo cortos viajes a Daein en representación comenzando a codearse con la nobleza de aquel país también, estaba de más decir que comenzó sin dudarlo a estudiar sobre esta. No hay nada que sea más sencillo de convencer que un noble al cual se le reconozca y se le hable como si se fuese un gran admirador.

Cuando el marquesado fue atacado por los emergidos, Judal escapó dejando el lugar a su suerte, las últimas palabras al marqués fue su consejo que hiciera lo mismo, pero necio a perder su territorio y las riquezas de su mansión, se quedó... Judal no se quedaría a ver como aquello terminaba. Regresando a la capital donde la seguridad era mucho mayor, creyendo superado el tema de su ex pareja, le buscó, encontrándose con la noticia que había comenzado a viajar por el mundo. Envidioso declaró en el momento que haría lo mismo y pese a los ruegos de sus padres juntó una buena cantidad de oro se encaminó en su viaje.
 

Extras
- Fue pareja de Suzuki cuando tenía 14 años... no terminaron en buenos términos exactamente. Aunque en su momento fueron una excelente pareja de baile.
- Por más que no lo parece, es muy bueno en la política y le agrada mucho leer sobre diversos temas. Lo último en lo que ha estado metido es en libros sobre el dragón Grima.
- Su capricho puede llegar a no ver límites y empujar demasiado lejos las situaciones solo para salirse con la suya. En su defensa, esto lo hace alguien muy tenaz.
- Le gusta mucho la fruta, sus preferidos son los duraznos, sandías y las uvas.
- Sus brazaletes y collar son de oro puro, y la gema en su collar es un rubí pulido. Cada brazalete pesa poco más de medio  kilo cada uno y su collar poco más de un cuarto. Si los vendiera tendría suficiente para comprarse una pequeña villa... pero nunca lo haría, son demasiado preciados para él ya que fueron regalos de su madre.
- Tenía una daga de plata con empuñadura de oro enjoyada pero debió venderla para costear su extravagante estilo de vida y sus viajes.
- Si bien trabaja por oro puede legárselo a convencer de que trabaje gratis si el trabajo le divierte.
- No solo sabe bailar si no que también toca la cítara y la lira bizantina.
- Es excelente actor, no solo en el escenario si no que en el día a día. Tiene la habilidad de convocar lágrimas a sus ojos en instantes si lo necesita.
- Cuida mucho su cabello, siempre lo lleva atado para evitar que se hagan nudos. Atado le llega a las rodillas pero si lo suelta llega hasta sus tobillos cuando está mojado, debido a que es ondulado al estar seco le llega aproximadamente a sus pantorrillas.
- Es demasiado vanidoso, su ropa siempre está impecable y maquillas sus ojos para resaltar su mirada.
- Se sonroja con facilidad, ya sea por enojo o pena.
- Es de físico sumamente débil, si bien tiene buena resistencia por bailar mucho así como buena elasticidad y control de su cuerpo, carece de fuerza y se enferma con facilidad.

Procedencia
Nombre original del personaje: Judal
Procedencia: Magi: Laberint of Magic
14 años:
18 años:
Afiliación :
- DAEIN -

Clase :
Dancer

Cargo :
Consejero Real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Dagas de bronce [2]
Sello Maestro
.
.
.
.

Support :
Pelleas
Suzuki

Especialización :

Experiencia :

Gold :
222


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Judal - The Black Sun

Mensaje por Eliwood el Sáb Feb 13, 2016 10:52 am

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
605


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.