Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Mar Ene 26, 2016 5:33 pm

El Sol brillaba con fuerza aquel día en Aldea Guapa. Antes que nada aclarar que no es broma, la aldea se llama Aldea Guapa. Tampoco es que sea especialmente hermosa, goce de grandes vistas o tenga edificios emblemáticos. Es una aldea cualquiera, como las centenares que hay ocultas entre las montañas ylissenses al sur de la capital. Ocho casuchas, una calle “central” y para de contar. Nada que le haga especialmente digna del nombre que ostenta, a excepción de una peculiaridad que se daba en ese día: el más guapo de los arqueros se hospedaba en una de las habitaciones de la única posada que tenía la aldea. Y para Virion, cualquier lugar que tuviera el gran honor de acogerlo era ya hermoso sólo por el mero hecho de tenerlo allí dentro. A Virion le traía sin cuidado el verdadero motivo por el que aquel lugar perdido de la garra de Naga se llamaba así.

¿Y qué hacía Virion en aquella aldea? No era cuestión de placer, aunque lo relajado y acogedor del lugar le invitaba a disfrutar de unas merecidas vacaciones. No, como jefe de arqueros de los Custodios, designado por el Rey Chrom I en persona, había estado liderando un pelotón por las montañas, siguiendo rumores de avistamiento de Emergidos con el claro fin de localizarlos y exterminarlos a todos. Sin embargo, para desgracia de Virion y su eterno deseo de venganza contra aquella estirpe de malévolos zombis, no localizaron nada. Tras el fracaso de la búsqueda, Virion despidió a sus compañeros, los cuales aprovecharon para regresar a sus casas de permiso unos días, y él mismo inició el camino hacia Ylisstol.

Pero el destino no quería ponérselo tan fácil y mientras caminaba a buen ritmo por los distintos senderos de montaña en dirección a su nuevo hogar, una tormenta se alzó de repente, de gran potencia e intensidad, que le obligó a detener su marcha y buscar refugio. Y lo encontró en Aldea Guapa, que no se encontraba a apenas distancia del lugar en donde Virion caminaba.

A pesar de la premura que se dio el arquero de arqueros, no logró llegar suficientemente a tiempo y cuando entró por la puerta de la posada “Bruja Dorada” se encontraba completamente empapado. Entre eso, y que entre el personal de la posada no había ninguna chica linda, convencieron rápidamente a Virion de que lo mejor era irse directamente a su habitación, secarse, cambiarse de ropa y acostarse sin perder mucho más tiempo.

La lluvia duró toda la noche. Pero por la mañana estaba todo despejado, sin apenas nubes en el cielo. Aun así, un vistazo al pueblo desde la ventana de su habitación bastaba para comprobar que efectivamente había sucedido una lluvia torrencial: charcos de agua, barro, y un montón de hojas y ramas caídas de árboles por el empuje del viento. Los pobres aldeanos iban a tener un buen día de limpieza, y Virion suspiraba por el temor de que sus zapatos se manchasen por la tierra húmeda que le iba a tocar pisar. Aun así, no pensaba demorarse mucho más, así que tocaba hacer un sacrificio ¡Larga vida a los zapatos de Virion! ¡Llorad por su triste y fatídico encuentro con el barro maléfico y pecaminoso!

Virion lo tenía claro. Recogió todas sus cosas, pagó su habitación y salió de la posada con el fin de salir de la aldea y regresar definitivamente a Ylisstol. Mas no había recorrido más de diez metros desde la puerta de la posada cuando una súbita conmoción le llamó la atención.

-¡Haya orden! ¡Calmaos! ¡Enseguida distribuiremos los equipos y comenzaremos la búsqueda, pero necesito que os calléis primero!-gritó una potente voz sonora sobresaliendo por encima del resto de voces indistinguibles, haciéndolas callar.

Virion se dio la vuelta en dirección a aquella voz. Había un grupo, de unas diez personas, que parecían que se preparaban para hacer una batida. El que había hablado era un tipo bastante grande, de casi dos metros de altura, calvo y muy musculoso. Imponía nada más verlo. Parecía ser que era él quien daba las órdenes al resto. Virion se extrañó ante aquella escena. Apenas conocía la aldea, pero no parecía ser un sitio de cazadores. Y sin embargo, allí estaban todos, con alguna arma rudimentaria en la mano, con azadones, hoces, redes e incluso una guadaña. No podría ser… ¡¿Emergidos?! Quizás alguno de esos aldeanos había visto un Emergido y estaban preparándose para ir a cazarlos y defender su aldea. El grupo de Virion no los había encontrado, pero a lo mejor habían logrado escabullirse y habían sido por el contrario avistados en Aldea Guapa. Virion no pudo evitar interferir para descubrir la verdad.

-¡Greetings, mis señores!-dijo en voz bien alta para llamar la atención de todo el grupo, mientras les dedicaba una recargada y barroca reverencia a modo de saludo.-¿Puedo preguntaros a qué se debe tanta agitación a estas horas matutinas? ¿Qué es aquello que os obliga a movilizaros armados con armas tan rudimentarias?
-Nada que le importe a un extranjero ¡Piérdete!-respondió seca y directamente la voz del hombre, claramente el líder de aquel grupo.
-¡Oh, mil perdones! Os he preguntado sin presentarme primero ¡Soy Virion, arquero de arqueros, héroe de leyendas y amante de todas las mujeres aparte de la criatura más bella de toda la creación! Ah, y miembro jefe de los Custodios de Ylisse.-las últimas palabras las dijo mientras enseñaba una insignia que tenía cosida en el antebrazo, identificándole como tal.

Al principio, la visible irritación de aquellas gentes se amplió ante la palabrería de Virion. Mas cuando éste mencionó (y demostró) que era miembro de los Custodios, la actitud de aquellos hombres cambió por completo. Todos abrieron los ojos como platos, una harto gustosa reacción para el arquero.

-¡Os pido mis disculpas, mi señor Virion! ¡Los Custodios son siempre bien recibidos en Aldea Guapa! ¡Nunca podremos pagaros las veces que nos habéis defendido de bandidos y plegianos!-dijo el hombre visiblemente arrepentido, e incluso intentó hacer la misma reverencia que Virion, algo un tanto grotesco siendo el pedazo de mole que él era.-Soy Rauth. Espero que me perdonéis, estamos todos con los nervios a flor de piel, y no confiamos en nadie.
-No hay nada que disculpar. Al contrario, he venido para socorreros en mi inmensa galantería e infinita bondad, viendo que algo ha acontecido que ha hecho alzaros en armas. Contadme ¿Cuál es el problema?
-Uno terrible. A mi hermano le han entrado en casa y le han robado las joyas de su familia. Era un pequeño tesoro que llevaba guardando desde varias generaciones, y un cobarde, aprovechando la tormenta, ha entrado y la ha destrozado, llevándose sus joyas ¡Es horrible!
-En más de treinta años jamás se ha cometido un crimen en Aldea Guapa ¡Es imperdonable!-añadió otro tipo, uno con sombrero de paja y con parche en el ojo.
-Por suerte, sabemos quién es el culpable. Ayer vi a un hombre lobo merodeando por la zona. Jamás había visto criatura igual, creo que eso que llaman Laguz o algo así. Un subhumano asqueroso ¡Sin duda él lo hizo!-dijo un tercero, algo más joven que el resto, rubio y de tez morena.
-¡Yo también lo vi! Esa cosa aparece y se comete un robo ¡Está claro que ese monstruo es el ladrón!-corroboró el segundo.
-Ya has oído, señor Virion. Estamos organizando una partida para cazar a esa bestia y recuperar lo que le han quitado a mi hermano ¿Podéis ayudarnos?-solicitó amablemente Rauth.
-Gustoso os ayudaré a encontrar al ladrón. Mas lo buscaré por mi cuenta. No os ofendáis, pero como gran héroe, tengo mi propia forma heroica y legendaria de actuar. No temáis, que en mis manos el abyecto y vil criminal no tendrá escapatoria posible.-respondió Virion haciendo otra reverencia.
-¿Ayetobil? Bah, contamos contigo, señor Custodio ¡Suerte!-dijo a modo de saludo el jefe de aquel grupo para luego dirigirse a los suyos.-¡Vamos, chicos! ¡Es hora de cazar lobos!

El grupo marchó y Virion hizo lo mismo por otro lado. Al principio, el arquero estaba decepcionado de que aquello no tuviera que ver con Emergidos, pero el hecho de que se acusase a alguien sólo por ser laguz y ya se le considerase culpable por ello le escamaba. Virion le había tirado los tejos a más de una laguz, para él no había diferencia entre ellos y humanas, en cuanto ambas especies son igual de lindas y merecedoras de halagos por sus mujeres. Además, aquel caso le escamaba, así que iba a investigarlo por su cuenta. Hacía mucho tiempo que no jugaba a los detectives, y quien sabe, quizás un reto intelectual le viniera bien para ponerle a prueba. Su primer paso: visitar la escena del crimen.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Miér Ene 27, 2016 6:26 am

Sub-humano lo llamaban, como detestaba ese calificativo. El era el fiel compañero del príncipe de Altea, su lobo de caza siempre leal y dispuesto a dar la vida por el bienestar de su joven amo, eso y ademas del hecho de su posición como "mascota" de un príncipe tenia un estilo de vida mucho mejor que cualquier aldeano que debe dejarse la piel trabajando para conseguir algo de dinero. Sea como fuere, en ese momento no estaba en el castillo y debía apañárselas a como podía pues un grupo de ladrones de poca monta había tenido las agallas de infiltrarse en el reino y salir campantes con algunas pertenencias de los ciudadanos de altea en una ola de robos menores pero que amenazaban la reputación de su señor. Sabia que el joven príncipe no podía movilizar sus tropas mucho tiempo para apresarlos ademas de que eran mas escurridizos que las comadrejas. Por tanto Artemis se ofreció a ir en su cacería y búsqueda, orgulloso de su agudo sentido del olfato pues no había mejor manera que atrapar a sabandijas así que usando a un poderoso lobo entrenado para rastrear y cazar.... bueno, en realidad estaba entrenado para entretener a los nobles pero poco importaba, era un lobo gigante y eso bastaba.

Su persecución lo llevo a un lugarsucho cerca de las fronteras del reino de Ylisse, un pueblo llamado "Aldea guapa" que de guapa no tenia nada, siquiera mujeres. Poniendo nombres así de cutres y el era la bestia, vaya. El lobo de plateado pelaje llevaba al cuello una placa con el escudo real de la casa de altea bastante vistoso que lo marcaba como pertenencia del príncipe, eso le ayudaba a movilizarse sin problemas por el reino que su amo gobernaba pero no parecía funcionar igual de bien en el reino vecino.

El olor de los saqueadores misteriosos lo llevo cerca de un granero de una casa genérica igual a todas las otras casas del lugar.... el aroma era fresco, debían de haber estado allí hace poco. Para su desgracia el dueño de la casa lo diviso olfateando las cercanías en su forma de lobo pues de esta manera detectaba mas fácilmente los olores y pego un grito en el cielo envidiable por cualquier cantante soprano. Artemis retomo su forma humana al instante alzando los brazos intentando calmarlo para explicarle la situación pero en un acto de total valentía y virilidad el hombre corrió del lugar como alma que lleva el diablo pidiendo ayuda.

- Estos humanos aveces son un incordio.... -

Murmuro con fastidio, logrando esquivar un escobazo que venia en su dirección gracias a sus agudos sentidos auditivos. Al parecer la mujer de aquel hombre tenia los pantalones mejor puestos que su esposo e intentaba ahuyentar al laguz a punta de escoba, el cual opto por escapar para evitar hacerle daño a la regordeta mujer de toscas maneras. Para su buena o mala suerte una tormenta bastante fuerte lo ayudo a retirarse del lugar sin ser perseguido por mas aldeanos mas debió quedarse resguardado en una apertura que había en un árbol muy grande del bosque cercano.

A la mañana siguiente estaba empapado y algo sucio, por lo que retomo su forma de lobo para avanzar sin ensuciarse mas sus finas ropas y de paso seguir con su búsqueda, aun que todo rastro de aroma había sido borrado por la tormenta, dejándolo sin pistas. Aun en su forma animal el elegante collar con el llamativo escudo de la casa de altea estaba visible, después de todo estaba hecho con ese fin mas en realidad sabia de sobra que aquel collar solo le seria útil si tratara con algún noble que reconociera el escudo, lo cual era un caso perdido en un lugar olvidado por Naga como ese.

El lobo alzo las orejas en cuanto escucho a alguien acercarse, no sabia si eran los aldeanos o los bandidos que perseguía pero no se quedaría quieto esperando a ser atacado en cualquiera de los casos. Gruño con fuerza mostrando sus largos y afilados dientes tan blancos como perlas, erizando el pelaje de su lomo en un gesto agresivo, si aquel era un simple aldeano que deseaba sus 5 minutos de fama por cazar a un laguz aquello seria mas que suficiente para disuadirlo y que regresara a la seguridad de su casa.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Vie Ene 29, 2016 5:14 pm

-Interesante… Muy interesante…-dijo para sí mismo Virion, arquero de arquero, convertido en detective de detectives por un día. Observaba mirando el suelo de los alrededores de casa asaltada, y aunque el resultado era el esperado, seguía llamando su atención.

El suelo se había convertido en barro, gracias a la tormenta que había acontecido la noche anterior. Un suelo perfecto donde dejar huellas grabadas con solo pisar sin darse uno debida cuenta de ello. Muchísimas pisadas de muchos pies distintos podían verse en aquel suelo, caminando en todas direcciones. Virion, quien había empezado a especializarse en el arte del rastreo para poder perseguir y cazar Emergidos, era capaz de discernir fácilmente e interpretar las huellas que tan claramente se habían grabado en el fango. Especialmente importantes eran aquellas que se encontraban justo al lado de la ventana rota por la que aparentemente había entado el ladrón, y que delataban un calzado pequeño. Si eran huellas del infame criminal o de algún otro aldeano que se había acercado al ver la ventana rota era algo que Virion no podía discernir con absoluta certeza, más sí que había un detalle que al arquero no se le había pasado desapercibido. Todas, absolutamente todas las huellas que Virion había descubierto y analizado alrededor de la casa de la víctima eran de humanos. No había ninguna huella de laguz o de lobo. Así que una de dos, o el lupino criminal tenía además alas y podía volar, o era, como sospechaba Virion de entrada, alguien inocente al que se le había acusado de entrada por el mero hecho de pertenecer a una especie distinta a la humana sin tener en consideración evidencia alguna que respaldase tal acusación.

Virion entonces se apartó de aquella escena para meditar acerca de cuáles eran sus posibilidades a partir de ahora. Había podido averiguar lo que ya sospechaba, que el laguz mencionado por los aldeanos era realmente inocente. Pero temía que si les decía sin más que el lobo era inocente, no le creerían. No, la única posibilidad para la cual aquellos racistas y prejuiciosos aldeanos de Aldea Guapa creyeran en la palabra de Virion sería si éste descubría y detenía al auténtico culpable, recuperando de paso el botín. Mientras tanto, temía que el laguz siguiera corriendo peligro por esa zona ¿Qué debía hacer? ¿Centrar primero sus esfuerzos en encontrar al culpable? La única pista que tenía de momento eran sus pequeños pies ¿O debía primero encontrar al laguz y avisarle de la persecución para mantenerle a salvo? Si aquel laguz era inteligente, muy probablemente ya se hubiera dado cuenta de ello por sí mismo y se mantendría alejado de ese grupo de locos, pero cabía la posibilidad de que no fuera así. Además… ¿qué hacía un laguz lupino en esa aldea montañosa oculta de los ojos de todos los dragones divinos? Virion no podía evitar sentir curiosidad por ello.

Y lo que no se esperaba es que su curiosidad iba a ser probablemente satisfecha mucho más pronto de lo que se imaginaba. Pues mientras meditaba apoyado en un árbol cual sería su siguiente paso a dar, su rabillo del ojo izquierdo distinguió a lo lejos una figura moviéndose a lo lejos. Para cualquier persona normal, aquello hubiera pasado completamente desapercibido. Pero Virion no era alguien normal, era el arquero de arqueros. Y como tal gozaba de una capacidad visual entrenada muy por encima de la media. No quedaba duda alguna, aquello era un lobo.

Nuestro héroe no vaciló un instante en avanzar hacia la criatura, no corriendo sino caminando, para no alarmarla o asustarla. No quería que el laguz saliera huyendo, o peor aún, le atacase creyéndose que el arquero era una amenaza. Afortunadamente, el lobo no hizo una cosa ni la otra, pero se mantuvo en guardia en cuanto vio a Virion aparecer, enseñando sus afilados dientes y erizando su cabello. El mensaje era claro, pero Virion no se amedrantó. En su lugar, desvió la mirada hacia el escudo de armas que tenía a modo de colgante en el cuello el lobo. Un escudo de armas cuya identidad, gracias al estatus que había poseído previamente Virion como duque, podía identificar sin muchos problemas.

-¡Greetings, estimado laguz! Mi nombre es Virion, el héroe por el que todas las mujeres no pueden evitar suspirar cada segundo de su existencia atraídas por mi inconmensurable belleza y mi aristocrática gallardía. Es un honor el conoceros, casi tanto como el conocerme a mí.-se presentó el arquero haciendo una barroca reverencia al laguz, ignorando todas las posibles señales de peligro que este le había lanzado y no mostrando temor alguno hacia la criatura.-Veo que portáis en el colgante el escudo de la casa de Altea. Casa muy respetable, familia de nuestro amado rey Chrom I y por tanto bienvenidos siempre sus miembros y residentes a Ylisse.

Virion miró un momento a sus alrededores antes de continuar. No quería ser sorprendido por otro aldeano mientras hablaba con el laguz, no fuera a ser que se estropease el encuentro. Por fortuna, no había plegianos en la costa, así que siguió hablando con el lobo con total naturalidad.

-Aparte de héroe y absoluta esencia de la hermosura, también soy miembro de los Custodios de Ylisse, y ando investigando un robo aquí cometido.-le enseñó la insignia de Custodio al laguz, no sabiendo si sería él capaz de identificarlo o no como tal.-Parece ser que los aldeanos creen que el crimen lo ha cometido un laguz. Tranquilo, sé de sobra que eres inocente. Son sus infantiles prejuicios los que les llevan a hacer acusaciones infundadas sin el menor respaldo en evidencias palpables. Mas me temo que hasta que no encuentre al criminal, tu nombre no será limpiado a ojos de esos pobres palurdos. Oye ¿no tendrás alguna pista tú acerca de quién o quiénes son los responsable? Toda ayuda puede venir fabulosamente ahora mismo.-y esperó la respuesta del lobo, esperando haberse ganado la confianza de aquel laguz tras haber afirmado categóricamente su creencia en su inocencia.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Dom Ene 31, 2016 2:50 pm

El gigantesco lobo blanco diviso a alguien con pintas demasiado elegantes para ser un simple y llano pueblerino pero no bajaba la guardia pues en el peor de los casos podría ser algún tipo de mercenario contratado para eliminar al "animal salvaje" que todos parecían esmerarse en creer que era. Eso le molestaba hasta cierto punto pues siempre se esmeraba por que su pelaje estuviese limpio y muy buen cuidado por lo que el ser comparado con una bestia sin ton ni son le resultaba indignarte. Para su sorpresa el extraño comenzó a hablarle y, milagrosamente, con algo de cortesía para variar lo que hiso que el animal de pelaje blanco relajara sus facciones y alzara las orejas para escuchar atentamente lo que sea que tuviese que decir.

- Mi nombre es Artemis, un humilde lobo laguz asignado como el acompañante de mi amo Marth Lowell. Es un verdadero honor y un alivio para mi conoceros Lord Virion custodio de Ylisse. -

El animal hablo sentándose sobre sus patas traseras y haciendo una educada reverencia con la cabeza posando su pata derecha sobre su propio pecho en un gesto que resultaba demasiado humano y por tanto, se notaba extraño cuando un lobo gigante lo ejecutaba.

- Ha habido una serie de robos extraños en Altea y le pedí a mi amo que me permitiera encargarme del asunto, después de todo movilizar soldados por robos tan menores podría poner nerviosos a los ciudadanos.... aun que al final parece que han escapado a Ylisse pero francamente no me atrevo a regresar al castillo con las patas vacías. -

Explico el laguz hablando de forma respetuosa pues ademas de ser un custodio el llamado Virion parecía ser alguien importante. Por otra parte le agradaba la idea de que, al parecer, el hombre de cabello azul parecía ir tras la pista de los criminales que el estaba persiguiendo.

- Conozco su olor asi que los rastree hasta el pueblo donde su aroma era mucho mas fuerte, pero he perdido el rastro gracias a la tormenta y por razones que usted mi Lord ya conoce no puedo acercarme a investigar. Seria todo un placer para mi si me permitiera asistirlo en su investigación -

Comento acercándose lentamente a el meneando la cola alegremente. Habia escuchado acerca de los custodios y se había dado a la tarea de conocer las insignias de las familias y aliados de Altea por lo que tenia la confianza de que no seria atacado por aquel distinguido caballero.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Dom Ene 31, 2016 6:31 pm

Virion escuchó atentamente la presentación del laguz, que pese a su postura previa amenazante, ahora reaccionaba de manera mucho más cordial, tras seguramente comprobar que el arquero no era uno de los aldeanos perseguidores ni buscaba causarle daño alguno como el resto de las gentes que pululaban por aquellos lares.

-Así que estáis al servicio del mismo rey Marth de Altea en persona. Normal que entonces portéis tan noble escudo de armas. Encantado nuevamente de conoceros, Artemis.-saludó haciendo una segunda reverencia el arquero hacia el lobo blanco.

Éste también hizo una reverencia con su cabeza, a la vez que se apoyaba en sus patas traseras. Aunque con voz grave, se entendía perfectamente al laguz cuando hablaba aun estando en aquella forma lupina, y no tardó en explicar los motivos que le habían conducido hacia Aldea Guapa, alejándose de la protección de su reino y de su rey.

Los motivos fueron muy interesantes a oídos de Virion. Pero que muy interesantes. Por lo visto, se habían sucedido una serie de robos menores en Altea y Artemis era el encargado de capturar a los responsables de tamaños crímenes. El rastro le había conducido hasta Ylisse, más en concreto, la aldea donde se encontraban. Justo en el lugar donde se había cometido el robo ¡No podía ser una casualidad! Con muy gran probabilidad, los ladrones que perseguía el laguz eran los mismos que habían robado al hermano de Rauth. La información que había recibido era una pista importante a la hora de capturar al culpable.

El lobo blanco se acercó hacia Virion y este no pudo reprimir el impulso de acariciar suavemente el pelaje blanco de su espalda, dando a entender que confiaba en el laguz. Mientras, estuvo meditando unos instantes cual sería sus próximos pasos, mas no le llevó eso más que unos escasos segundos.

-Es obvio que estamos aquí persiguiendo lo mismo, estimado Artemis. Sólo por el hecho de trabajar yo en este caso tan particular el criminal está harto condenado, más si trabajamos mucho podemos capturarlo en bastante menor tiempo. Agradezco en consecuencia el apoyo que me brindáis, mi querido Artemis ¡Juntos haremos leyenda!-exclamó entusiasmado Virion, mirando al cielo con el puño diestro cerrado con determinación.-Permíteme ponerte al corriente de lo que he descubierto por el momento. Los ladrones, obviamente humanos, asaltaron la casa de uno de los habitantes de Aldea Guapa mientras dormían, seguramente aprovechando que el ruido de la tormenta ocultaba el propio ruido que ellos hacían al saquear la vivienda. Encontré huellas de pies pequeños cerca de la ventana rota por la cual entraron los criminales, por lo que es fácil suponer que al menos uno de ellos tiene los pies pequeños. Aparte de eso, gracias a ti sé que son varios y no uno sólo, puesto que tú mismo, al reconocer su olor, ya lo has indicado. Además, sabemos que vienen de Altea, gracias a ti. Eso pone las cosas más fáciles…-dedujo Virion tranquilamente, con los ojos en blanco concentrado mientras hablaba. Pero a continuación, lo siguiente lo dijo mirando a los ojos a Artemis.-Si los ladrones son extranjeros, es muy probable que los aldeanos sepan identificarlos de haberlos visto. Ellos supieron enseguida que no soy de por aquí, lo mismo pasará de haber visto a otros como los verdaderos causantes del saqueo. Si preguntamos por ahí, podremos encontrar algo. También puedes entrar en la casa y buscar el rastro que has perdido por la lluvia, esa es otra posibilidad… Sí, me gusta el plan. Mientras yo atraigo a la víctima y hablo con ella fuera de la casa, tú puedes intentar colarte y tratar de descubrir no sólo el rastro de los criminales, sino también alguna pista extra que nos ayude a identificarlos. Debemos darnos prisa, eso sí. Los ladrones es probable que abandonen pronto la aldea, si no lo han hecho ya, y tenemos que darles alcance pronto si queremos recuperar el sustraído botín.

Entonces, Virion se dio cuenta de que había estado hablando y hablando, y no había dejado hablar en consecuencia a su nuevo compañero lupino. Una vieja costumbre del arquero que a estas alturas no se iba a molestar en cambiar pues adoraba el sonido de su propia voz. Pero aun así decidió dejar que Artemis respondiera a las ideas que el arquero había soltado antes de empezar a ponerse en marcha, nuevamente en dirección a la aldea del crimen.

Sólo que antes de hacerlo, Virion se detuvo unos instantes y se volvió nuevamente en dirección al lobo de blanco pelaje:

-Me duele tener que pediros esto pero ¿es posible solicitaros que adoptéis forma humana mientras caminamos por esta zona? Más que nada para que podáis caminar por Aldea Guapa sin que os intenten acribillar por el mero hecho de ser quien sois hasta que podamos limpiar vuestro nombre ensuciado por los prejuicios estúpidos de estos aldeanos. Creo que hay una tienda de ropa cerca en la aldea, os puedo buscar una capa con capucha. Servirá para que paséis desapercibido. Si nadie se fija directamente en vos, no deberían descubrir vuestro linaje y haría la investigación más fácil. Mas si preferís mantener vuestra forma lupina, simplemente tendremos que improvisar alguna otra cosa, lo que prefiráis.-propuso Virion a Artemis, preocupado por el evidente hecho de que si los aldeanos veían al lobo blanco por las calles de la aldea se armaría un escándalo terrible que en el mejor de los casos retrasaría la investigación ahora que estaban en claro contrarreloj y en el peor alguien podría salir muy mal parado físicamente. Como Custodio tenía que garantizar la seguridad de todos, tanto del laguz como de los aldeanos, por muy racistas que fueran y poco merecedores de la ayuda por ello.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Mar Feb 02, 2016 6:13 am

Artemis escucho todo lo que su humano interlocutor tenia para decirle, era bastante información de hecho y sumamente útil. Le parecía sumamente descarado que los ladrones comenzaran a robar solo en llegar.... esas comadrejas escurridizas debían estar muy seguros de sus habilidades.

- La ultima vez los detecte cerca de un granero.... si la esposa de la victima del robo es una dama de esféricas proporciones y brazos fuertes entonces eso indica que, como usted dice, el robo se llevo a cabo durante o después de la tormenta. -

Probablemente aquella vez los ladrones se estaban preparando para asaltar la casa pero esto le llevaba a preguntarse si ese robo estaba premeditado o si había sido fortuito. El laguz se dejo acariciar sin ningún inconveniente incluso meneando la cola un poco pues era un laguz acostumbrado a ser tratado como un animal de compañía y por tanto el contacto físico era algo que incluso le llegaba a agradar ademas de sentirse sumamente orgulloso de su suave y mullido pelaje platinado al que ahora que vivía en el castillo recibía tratamientos y cuidados aun mas minuciosos.

- Ohhh, por supuesto, disculpe mi falta de cortesía mi lord.... lo que sucede es que me vi obligado a refugiarme de la tormenta en este lugar y no deseaba ensuciar de barro las prendas que mi estimado amo mando a hacer para mi. Después de todo soy la mascota real y es parte de mi deber lucir presentable en todo momento. -

Y tras decir aquello el gran animal se vio envuelto en una brillante luz blanca que dio paso a un joven de piel ligeramente morena con tatuajes azules, ropas elegantes y larga cabellera plateada de la cual salian dos grandes orejas de lobo, rasgos que aun mantenía de su forma animal al igual que su larga y mullida cola que se meneaba de u lado a otro con movimientos suaves y elegantes.

- Por otro lado su idea me parece maravillosa pero con personas de juicio rápido como lo son los habitantes de este lugar ver a alguien con capucha seguro volverá a ponerlos nerviosos y poco cooperativos. Recomiendo que me preste un par de prendas que me hagan ver como si fuera su asistente y de esta manera tendré mayor libertad para moverme. por mi parte no debe preocuparse, puedo hacerme pasar por un beorc sin mayores contratiempos -

Artemis señalo su propia cabeza echando las orejas hacia atrás de tal forma que se perdían entre su cabellera dándole un aspecto mucho mas humano. Artemis era un maestro del disfraz después de todo pues para entretener a un publico tan exigente como solían ser los nobles sus actuaciones no podían ser menos que perfectas.

- Mi olfato no es tan bueno cuando adopto mi forma humana pero es igualmente mas agudo que el de un beorc por lo que es muy probable que si me acerco a la escena del crimen encuentre alguna pista de provecho. Entonces Lord Virion, voy detrás de usted, le agradezco infinitamente su cooperación. -

Artemis comenzó a avanzar junto a su nuevo e improvisado compañero contra el crimen teniendo la confianza de que aquellos ladrones no tendrían oportunidad teniendo a un custodio de Ylisse y a la siempre fiel y confiable mascota de Altea, una alianza que daría bastante de que hablar cuando todo se resolviera y pudiese regresar a la comodidad del castillo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Miér Feb 03, 2016 3:28 pm

Artemis había accedido al plan de Virion. De entrada, aceptó sin problemas adoptar forma humana (o “beorc”, como llamaba él) para no llamar la atención y pasar desapercibido. Cuando el laguz se mostró en humana forma, Virion asintió satisfecho con la cabeza y sacó la mochila con sus pertenencias que llevaba cargando consigo. No la había dejado en la posada, pues cuando pagó la habitación y salió de la misma no se imaginó que iba a tener que quedarse en Aldea Guapa a resolver un crimen como el que le había tocado resolver.

-Bien, bien… No va a hacer falta comprar ropa al final. Veo que somos más o menos de la misma talla, puedo daros algo de ropa de repuesto que llevo en mi macuto de viaje para ocultar vuestros rasgos más llamativos… No pretendo ofenderos en lo más mínimo, pero vuestras adorables orejas y vuestra suave cola peluda son una señal demasiado obvia que temo que sólo nos acarraría problemas. Estos pantalones deberían ser lo suficientemente anchos para ocultar la cola… Y sí, una capucha sería demasiado sospechoso, pero al menos un sombrero para tapar las orejas… No suelo usar sombrero, pero tengo una de ala para ciertas ocasiones especiales. Tremendamente oportuno, es como si los hados hubieran predeterminado nuestro encuentro para honra de la justicia y orgullo de nuestras naciones.-comentaba Virion mientras sacaba de su mochila las prendas y se las iba enseñando a Artemis, y que se las fuera probando si así lo consideraba. Al final, sacó también una insignia de repuesto de los Custodios, que también le pasó al laguz.-¡Yo, Virion, jefe de arquería de los Custodios de Ylisse, os nombro miembro honorario de los Custodios por un día! Me gusta tu idea de hacerte pasar por mi asistente, y aunque estos palurdos son tremendamente ignorantes en todo tema intelectual posible, al menos saben reconocer el símbolo de los Custodios. Con esta insignia no dudarán ni un instante que trabajas para mí. Eso sí, recuerda devolvérmela al final, o me meteré en un lío bastante gordo.

Cuando todo estuvo listo y el plan estaba elaborado, laguz y humano emprendieron camino en dirección a la casa de la víctima, tal y como habían planeado. No estaba lejos, ya que Virion acababa de venir de allí cuando estaba investigando precisamente los alrededores en búsqueda de huellas. Más todavía no había tenido oportunidad de ver la casa por dentro, ni tampoco de conocer a los residentes. Se trataba de una granja grande, de dos pisos. Probablemente tuvieran niños. Virion se acercó a la puerta principal y llamó sin dudarlo dos veces.

-¡Vooooy!-gritó la voz de una mujer algo grave desde dentro de la casa. La puerta no tardó en abrirse y Virion no tuvo más remedio que admitir que la descripción que le había dado el laguz de aquella señora era completamente acertada. De unos cuarenta años, complexión fuerte y evidente caso de sobrepeso.-Hola ¿Qué desean?-preguntó con el ceño algo fruncido al ver que no reconocía a quienes le había llamado.
-¡Greetings, mi estimada señora! Debo suponer que sois la hermosísima cuñada de Rauth, estoy en lo cierto. Mi nombre es Virion, arquero Custodio, héroe y gran amante, enviado para investigar el crimen recién acontecido, junto con mi leal compañero Artemis. Un grato honor el conoceros, mi dulce y bella damisela.-y terminó el saludo con una barroca reverencia antes de mostrarle su insignia que le acreditaba como Custodio. Sí, aunque Virion prefería a las mujeres más jóvenes y no tan gordas, él no se molestó en cortarse ni siquiera con la víctima de aquel caso.
-Ehh… Encantada, supongo.-respondió la mujer acariciándose una mejilla incapaz de articular una mejor respuesta ante el espectáculo que Virion le había brindado en forma de extravagante saludo.-Yo soy Sakhashira, Saki para abreviar… ¿Puedo… puedo ayudarles en algo?-preguntó todavía en estado de shock.
-Una sonrisa vuestra bastaría para ayudarme a alcanzar el mayor éxtasis ante la imagen que tanta belleza provocaría en mi mente, pero imagino que en estas tristes circunstancias no sea algo sencillo para vos.-volvió a halagar impúdicamente el arquero a la mujer, a pesar de saber que estaba casada y no tenía ni una posibilidad con ella.-El motivo por el cual hemos venido a vuestro hogar es el de encontrar y capturar a los responsables del robo de vuestra casa. Toda la información que podáis proporcionarnos nos sería muy beneficiosa.
-¡Oh sí, claro! Pero no creo que necesitéis investigar… O sea, sabemos que el robo lo hizo un asqueroso subhumano con forma de lobo. Mi familia ha montado un grupo para cazarlo, deberíais uniros para ayudar a atraparlo y no perder el tiempo aquí.-repuso la mujer, con cierto tono de desdén en su voz. Realmente los prejuicios eran algo verdaderamente grave en ese pueblo.
-Comprendo vuestra posición, mas debo insistir, mi bellísima damisela. Tenemos claros indicios que el... subhumano como vos decís… no trabaja solo sino que tiene cómplices que le están ayudando a escapar. Toda ayuda que nos pueda dar para identificarlos nos puede ser excelente para acelerar su predestinada e inevitable captura y detención.-respondió Virion, deseando internamente que Artemis no se ofendiera ante el bulo que había tenido que soltar para ganarse la confianza de Saki, y mucho menos ante los insultos de ésta.
-Oh, entiendo… ¿Quién podría trabajar con esa bestia inmunda? ¡Cuánto mal en el mundo!-respondió Saki, añadiendo todavía más puntos en el ranking personal de “Racistas de Aldea Guapa”.
-¿Qué me va a contar? En fin, necesito que haga un esfuerzo y me diga si ha visto a algún forastero en estos días que le haya llamado la atención. Obviamente, excluyendo a mi compañero y a mí.
-Umm… No, no se me ocurre nada. Aquí nunca pasa nadie. Bueno, nadie salvo el grupo de circo itinerante que pasó hace dos días por aquí ¡Jo, que payasos más graciosos! ¡Y los enanos eran tan alegres! ¡Y había un lanzador de cuchillos! buenísimos ¡Hicieron un número en la plaza fenomenal! ¡Me lo pasé tan bien! Pero no dirán que…-empezó a mostrar cara de preocupación ante las implicaciones de su afirmación.
-Responda sólo a esto ¿El grupo de circo ambulante ese… venía de Altea?-la mujer esperó un par de segundos para responder y al final lo hizo asintiendo con la cabeza.

¡BINGO! Vaya, eso había resultado tan fácil que era toda una desilusión. Sin embargo, era conveniente no dejar cabos suelos. Al fin y al cabo, aún había que llevar a cabo el plan original.

-Tengo más preguntas que hacerle, le prometo que serán breves pues odio oportunar y malgastar el tiempo de tan honrada y bondadosa mujer a la par de preciosa ¿Le importa que mientras las hago, mi compañero entre e indague pistas a ver si el laguz u alguno de sus compinches dejó alguna pista para averiguar su paradero? Le garantizo que mi querido Artemis no le perturbará nada de su hogar, bajo pena de descenso muy considerable de su sueldo.-propuso el arquero, mientras le lanzaba un guiño muy disimulado al laguz.
-Está bien. Puede pasar. Pero por favor, trate de no tocar nada. Y sed breves, aun tengo que hacer la comida a mis niños.-solicitó la mujer, dando via libre para continuar con nuestra investigación.


OFF: Sobre el sombrero de ala que le presta a Artemis, se refiere a uno como ÉSTE.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Dom Feb 07, 2016 5:01 pm

El lobo de blanco pelaje ahora en forma humana miraba con atención las prendas que le facilitaban arqueando ligeramente una ceja a la par de que esbozaba una sonrisa al comprobar el buen gusto que el arquero tenia, o bueno, por lo menos según sus estándares pues gustaba de las ropas vistosas y elegantes como las que tenia en sus manos en aquel momento.

- Descuide, tiene usted un gusto exquisito Lord Virion y no habria honor mas grande para mi que vestir tan llamativas y nobles prendas. Por otra parte y aun que concuerdo en que cada parte de mi es propiamente adorable las personas de aldea Guapa no son el tipo de gente que se detiene a apreciarlas antes de perseguirme a punta de trinche y palo. Por tanto acepto humildemente su generosa oferta -

El laguz meneaba la cola alegremente de un lado para otro, no solía hablar normalmente de aquella manera pero estaba entrenado para hablar con sumo respeto frente a personas importantes y las palabras rebuscadas estaban a la orden del dia. Sin embargo, le divertía estar con aquel caballero de impecables maneras pues se notaba que era un hombre culto y de mente muy abierta, le agradaba y ciertamente no le hubiese importado tener un dueño como el.... en fin, de todas maneras eso estaba fuera de discusión desde el momento en que acepto portar el escudo de altea.

- Descuide, tomare prestada con gusto la insignia de los custodios solo por esta vez pero el recuerdo de que le debo un gran favor por su ayuda permanecerá en mi memoria. Sea pues, escurridizos o como sea que fuere no tendrán oportunidad contra nuestro intelecto y estilo -

Y asi, acomodandose en la cabeza el gran y vistoso sombrero de ala fue que Artemis se encamino junto a Virion de nuevo hacia aquella pequeña aldea a buscar pistas siendo la escena del crimen el mejor lugar para ello. La dama de la escoba fue quien atendió a la puerta pues era muy probable que su poco varonil esposo decidiera aumentar sus horas de trabajo en el campo gracias a que su pequeña fortuna había sido robada, sorprendiéndole el hecho de que su compañero humano le coqueteara de aquella manera pues si bien el igualmente estaba versado en el arte del coqueteo jamas se habría atrevido a decirle tales palabras a una mujer de belleza tan.... tan, tan TAN interior por decirlo de una forma amable y menos aun que lograsen sonar tan naturales. Al final no sabia si el llamado Virion era un actor mucho mas talentoso que el o si de verdad se sentía atraído por semejante tepocata. En fin, había cosas mas importantes de las que ocuparse.

Mentiria si dijera que los agravios hacia su persona no le molestaron, de hecho le resultaba ofensivo no solo que cuestionasen la pulcritud de su persona que con tanto ahinco cuidaba si no otros calificativos que hubiera provocado que cualquiera de los suyos le saltara a la regordeta a la garganta. Pero no, el no era una bestia salvaje y lograba mantener el recato aun en una situación tan incomoda y políticamente incorrecta.

- Es una criatura inmunda sin duda, señora -

Afirmo el lobo con una gran sonrisa en aquella frase que lograba tomarse tanto en el sentido en que concordaba con los 2 humanos como en el hecho en prácticamente le había escupido en la cara afirmando que ella era quien merecía mas ese calificativo, la mujer no era tan avispada como para entender aquello así que el laguz se conformo con haberse desquitado aun que fuese un poco. La sonrisa que les dedicaba en ese momento era una falsa pero tan acostumbrado estaba a esbozarla que en el se veía en algo natural, en fin, el chico de cabello plateado entro sin mayores miramientos acercándose por la ventana mas cercana a la dirección del granero. Se inclino ligeramente al marco, olfateando con cuidado este de forma discreta para no ser descubierto. Ciertamente le era mas complicado captar los olores con una nariz humana pero con la distancia suficiente era igual de efectiva que en su forma laguz. Entonces detecto algo inusual... el cristal olía a sangre aun que la lluvia de la tormenta se había encargado de limpiarla. Eso indicaba que probablemente uno de los perpetradores de había cortado con el vidrio al entrar en medio de la tormenta.

El rastro de sangre era fácil de seguir por su nariz aun ya estando de pie pues la sangre lograba emanar un olor muy característico y fuerte, por otra parte las pequeñas gotas derramadas en el piso pasaban desapercibidas en la madera negra y un tanto podrida del piso. Aquel rastro lo encamino por supuesto hasta donde el botín había sido extraído. Estaba por obtener mas información cuando de pronto un potente aroma golpeo su nariz como si se tratase de una patada de caballo lo cual ocasiono que el pobre Artemis se cubriera la nariz y la boca instintivamente. Ajo, cebolla, queso de cabra y otros aromas ya de por si fuertes para el olfato humano acribillaran al laguz de plateada cabellera al punto de hacerle llorar los ojos. Se excuso de forma educada y salio del lugar lo mas rápido que los modales se lo permitían.

- Solo le faltaba meter zorrillos vivos en esa olla -

Afirmo el pobre jadeando un poco intentando limpiar sus fosas respiratorias de tan desagradable aroma. Momentos después se aclaro la garganta recuperando la compostura pues la mascota real no debe perder el decoro en ningún momento para salvaguardar la imagen de su amo.

- Pero si que he logrado encontrar un par de pistas importantes.... La primera es que nuestro criminal, o por lo menos uno de ellos tiene una cortada importante en la mano derecha según pude comprobar por el olor en el marco de la ventana, debe ser en el área de la palma o entre la separación del dedo indice pulgar tomando en cuenta la posición que debió tener al entrar. Tomando en cuenta que el incidente fue ayer es muy probable que aun tenga la herida o en su defecto una marca en caso de que usara un vulnerary. -

Comento Artemis dando su conclusión respecto a lo que pudo averiguar con las escasas pistas que logro identificar, evidencia que fácilmente habría escapado a ojos humanos.

- Pero atento, solo pude detectar el olor de las gotas de sangre que lograron derramarse en el piso pero no de las pisadas de alguien mas. Comprendes?, en la entrada por la ventana hay 2 olores distintos pero dentro de la casa solo esta el olor de uno en el piso, ademas de que por el olor que desprenden puedo afirmar que uno de los aromas es reciente y otro no tanto.... también resulta extraño que el rastro de sangre que dejo nuestro ladrón fuera directamente hacia el botín y no hubiese mas rastros en otras áreas de la casa... En pocas palabras, nuestro ladrón sabia donde buscar. -

Atremis intentaba atar los cabos pero le parecía muy ilógico que 2 entraran a la casa y uno no dejase rastro ademas de la diferencia de un dia por lo menos entre un intruso y el otro.

- Cree que.... mientras estaban todos distraídos en el espectáculo mandaban a un espía a verificar que casa tenían riquezas y donde?.... quizá no los tomaban por que seria sospechoso que hubiese robos durante la función así que un segundo ladrón vendria un rato después para que no los relacionaran. Usted que opina Lord Virion? -

Imaginaba que el espía seria el responsable de los pies pequeños que su compañero había mencionado.... si, alguien sigiloso y ágil que pudiera moverse con libertad mientras el ruido del espectáculo circense atraía la atención de los pueblerinos. Aun así, deseaba escuchar a su compañero y comparar opiniones, a lo mejor el también consiguió pistas valiosas que complementaran lo que había descubierto.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Mar Feb 09, 2016 3:13 pm

Durante el tiempo que duró el cuestionamiento de Virion a la mujer víctima del robo, su temporal compañero Custodio, al que por cierto le sentaba bastante bien el sombrero de ala que le había prestado el arquero, supo mantener la compostura, a pesar de las hirientes palabras que le dedicara aquella mujer sin desconocer que el destinatario de las mismas lo tenía justo en frente. Es más, Virion tuvo que reprimir una carcajada que a duras penas no logró salir de su boca, tras el comentario que el laguz le dedicara a las palabras de la tal Sakhashira y cuyo verdadero sentido no le había costado interpretar.

En cuanto la mujer dio su permiso, Artemis se puso manos a la obra. Mientras tanto, Virion hizo otro tanto, esperando poder sacar más información de aquella mujer.

-¿Qué es lo que le han robado en total? ¿Cuánto le ha sido sustraído?
-¿Sustraqué? Por favor, no me hable en idiomas pijos que me pierdo.-confesó Saki rascándose la cabeza ante el lenguaje exagerado del exduque.-Nos han quitado las joyas de la familia. Collares, pendientes, un par de pulseras y una diadema. La diadema es lo más valioso, junto a mi anillo, pues son de plata.-Saki enseñó entonces el anillo de matrimonio que tenía en su mano zurda, y efectivamente era de plata. Virion se preguntó cómo era posible que una panda de aldeanos pudieran tener acceso a accesorios tan caros, y Saki enseguida se dio cuenta de ello con sólo mirar la cara del arquero.-La familia de mi esposo fue hace mucho tiempo mercaderes muy ricos. Pero que muy ricos. Pero todo lo que sube baja, negocios no salen tan bien y uno se arruina. Las joyas que conservábamos eran los pocos restos que había heredado mi marido tras utilizar la mayoría que le quedaba su padre para comprar esta granja. Y ahora van y nos las quitan… ¡Serán cab…!
-No se sulfure, mi hermosa mujer. Comprendo y comparto el dolor de tan grave tragedia y os garantizo que pronto vuestras joyas os serán devueltas sin el menor percance.-intentó tranquilizar Virion a Saki, quien mostraba un evidente enfado hacia el usurpador, para luego seguir con las preguntas.-¿Sabían el resto de los aldeanos que poseían ustedes tan preciadas reliquias?
-Reli… ¿Las joyas? ¡Claro que sí! Bueno, no es que ande presumiendo de ellas por ahí, pero el anillo de plata siempre lo llevo puesto y en ocasiones muy especiales como el bautismo de mis niños o tal las saco a relucir… Pero si lo pregunta por si sospecha de alguno de mis vecinos, ya le digo que no. Llevo viviendo aquí toda mi vida, son como mi familia, jamás le haría daño a nadie y ellos me lo harían a mí.
-No lo pongo en duda, mi señora. Ya he podido experimentar de primera mano la gran alta moral que vuestra noble gente posee.-halagó Virion nuevamente, como de costumbre.-Una última pregunta ¿Sabe a dónde se dirige el grupo circense éste que pasó por aquí? Si están colaborando o no con el laguz debo ir a comprobarlo cuanto antes.
-Pues creo que se marcharon esta misma mañana en dirección a Villasur. Son un grupo numeroso, así que imagino que irán despacio ¡Oh, Naga! Espero que no tengan nada que ver, me llevaría una desilusión tan grande…
-Yo también lo espero, pero un verdadero Custodio debe investigar cualquier posibilidad. Voy a marchar ya, pero no san antes felicitarla y agradecerla toda la ayuda que nos ha prestado y que ha sido cuantiosa y de gran calidad. Mi gratitud hacia vos sólo es comparable a la belleza de vuestro semblante y el brillo cautivador de vuestros ojos.
-Oh, vaya… Gracias, jeje…-respondió casi sin palabras y ruborizada Saki antes de despedirse y cada uno ir por su camino.

Virion no se alejó mucho, y se limitó a esperar a que Artemis hiciera acto de presencia. En cuanto regresó, éste le hizo una exposición bastante exhaustiva de lo que había descubierto mientras investigaba la casa. El arquero escuchó en silencio, meditando cada una de las palabras que el laguz pronunciaba y no empezó a responder hasta un buen rato después de que Artemis hubiera terminado de hablar. La cosa parecía complicarse.

-Muchas y muy valiosas pistas has descubierto, mi querido compañero lupino. La verdad, estoy gratamente asombrado. La providencia de Naga bien ha querido que nos juntemos para resolver este caso cuanto antes.-alabó en primer lugar al laguz, con palabas que sonaban más sinceras que las que le dedicara al final a Sakhashira.-Tengo una pregunta ¿Fuiste capaz de reconocer, entre los dos olores que percibiste, si alguno pertenecía o era distinto a los olores de los ladrones de Altea? Te lo pregunto porque empiezo a pensar en otra posibilidad ¿Y si hubo un intento de robo frustrado, luego un robo real y ambos fueron cometidos por gente distinta? Sé que mi teoría es menos plausible que la que tú propones, la cual considero también la más lógica, pero no conviene cerrarnos sólo a una posibilidad.

Sin embargo, nada más plantear aquello, Virion empezó a caminar siguiendo una senda en dirección a Villasur.

-Sin embargo, la pista que tenemos más importante es la del grupo circense, así que vamos a hacerles una visita. Eso sí, mucho cuidado. Todavía no sabemos si ellos son los culpables o no. E incluso es posible que sólo una parte del grupo sea culpable mientras que los otros sean honrados payasos y malabaristas totalmente ignorantes de las perversas actividades de sus compañeros. Voy a necesitar tu olfato de nuevo para poder separar el grano de la paja, si se diera el caso ¡Vamos, Artemis! ¡Esto se pone interesante!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Sáb Feb 13, 2016 5:45 am

Virion parecio examinar las pistas que habia encontrado en la escena del crimen de forma minuciosa, tomandose su tiempo para analizar e intentar atar los cabos, pero al parecer aun faltaba informacion para tener el panorama completo. Al final Artemis se sorprendio cuando su compañero compatio con el una teoria distinta pero igualmente posible, lo que hiso que el laguz pusiera gesto pensativo en el rostro intentando hacer memoria.

- Ahora que lo dices.... si.... el olor que percibí de la sangre era distinto del olor usual de los ladrones. Ademas, hasta ahora no habían cometido un error tan garrafal como el cortarse con el cristal así que podemos pensar que hubo un intento de robo y otro que fue exitoso. La pregunta es: El robo exitoso fue el primero o el segundo? -

aquella era una cuestión interesante pues las variables eran altas dependiendo de quien había logrado llevarse las joyas de la señora regordeta... aun que en tal caso se preguntaba por que el ladrón descuidado de la cortada en la mano había esperado hasta ese momento para hacer su maniobra.

- Por otra parte, tiene sentido que los ladrones no fueran capturados en altea si son artistas ambulantes, te explico: los talentos artísticos son muy apreciados por el joven soberano, así que usualmente los espectáculos como ese cuentan con vía libre para moverse por el reino sin mayores contratiempos. Probablemente nunca sospecharon de ellos y por eso se les escurrían de las manos como agua de río. -

Ahora las cosas se iban armando para el lobo, debia resolver pronto ese conflicto para regresar al castillo y reportar que el problema estaba solucionado y, por supuesto, regresar a las victimas sus pertenencias hurtadas.

- Quien crees que pueda ser nuestro ladrón descuidado?, sera otro viajero? o.... crees que exista la posibilidad de que se trate de alguien de la aldea? -

Quizá el peliazul tenia algo en mente, o quizá no, la investigación apenas comenzaba. Debían apresurar el paso si querían alcanzar a la caravana circense aun que al moverse en un grupo irían mucho mas lento y el lobo blanco podía seguir su rastro sin ningún tipo de contratiempo.

- Por cierto, que les diremos?. No creo que se muestren muy cooperativos si saben que un par de custodios los están investigando... claro, suponiendo que todos estén en este complot del robo. Es mas que lógico que nos van a superar en numero así que si las cosas se ponen feas quédese detrás de mi Lord Virion. -

A paso rápido no tardaron en alcanzar la caravana circense, la cual había instalado su campamento pues dentro de unas horas mas comenzaría a anochecer. Eran básicamente 2 carretas y los inegrantes, a primera vista, no debian ser mas de 20. Aun asi incluso a la distancia se podria apreciar que la mayoria eran niños.

- Infantes.... seguramente huérfanos que nadie reclamara o extrañara. También explica lo de los pies pequeños. Que hacemos?, los abordamos directamente? -

Pregunto el laguz con un ligero gesto de molestia en el rostro pues le parecía despreciable que usaran a los niños para cometer crímenes, los mas grandes rondarían los 15 o 16 años aun que también comprendía que los pobres chiquillos estarían dispuestos a hacer lo que sea por un plato de comida caliente y un techo para dormir.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Miér Feb 17, 2016 3:16 pm

La idea de dos intentos de robo cometidos por gente distinta pero la misma noche y en el mismo lugar era bastante más complicada que la de dos intentos de robo cometidos por un mismo culpable, y por tanto, mucho menos probable que la segunda posibilidad, no podía ser descartada en lo inmediato. Y cuando Artemis le dio la respuesta, Virion suspiró, pues parecía que su teoría había dado en el clavo.

Bien, ahora tenían DOS culpables. Aunque sólo uno de ellos había logrado cumplir el objetivo de llevarse las joyas de la casa de Saki. Era muy probable que uno de los culpables trabajase para el circo que hacía poco había pasado por Aldea Guapa. De hecho, Artemis dejó bien claro que en Altea se tienen en muy alta estima para los artistas ambulantes, y por ende, era fácil que caminasen por las tierras del rey Marth sin ser cuestionados , interrogados o registrados a menos que hubiera muy fuertes indicios contra ellos. Por lo que casi con total certeza los ladrones que buscaba Artemis eran los de aquel circo ¿Pero y el ladrón de joyas?¿Se trataba también de los miembros del circo? ¿O había sido otra persona distinta? Artemis preguntó acerca de la posibilidad de si había sido otro viajero o si se trataba de alguien de la aldea. Virion no tardó en contestar.

-La mujer no recuerda haber visto a nadie extraño salvo al circo, así que probablemente no se trate de otro viajero. También ha hecho hincapié en que era imposible que se trate de alguien de la aldea, y por ello mismo, creo que esa es la opción más plausible.-comentó el arquero de arqueros, haciendo una pausa tras emitir semejante contradicción para darle dramatismo teatral a la cuestión.-Veamos, es obvio que en una aldea pequeña, todos se conocen, por lo que uno no puede cometer un robo cuando le plazca puesto que enseguida sabrán que ha sido uno de ellos y le descubrirán enseguida. Ahora bien, si uno espera pacientemente hasta que alguien del exterior aparezca, sea por ejemplo un circo itinerante, y decide cometer el robo esa noche, la sospechas se centrarán en el elemento extraño en vez de en los aldeanos mismos. El ladrón sólo debe mantener escondidas las joyas a buen recaudo hasta que la situación se haya normalizado y luego provechar alguna visita a la ciudad en el futuro para vender el botín robado.

Virion retomó entonces el camino en dirección a la caravana circense, a buen ritmo gracias a que al laguz ni a él mismo le costaba seguir el rastro dejado por tanta gente. Mientras tanto, siguió explicando su plan.

-Por ahora, seguiremos centrándonos en el circo. En caso de que mi teoría sobre el ladrón aldeano sea cierta, éste no se irá a ninguna parte en lo más pronto a riesgo de despertar sospechas, así que tenemos tiempo de sobra con él.-entonces Artemis le preguntó a Virion cuál sería el procedimiento a seguir con los miembros del circo ambulante, a lo que el arquero de arqueros no le costó nada responder.-No revelaremos nuestra identidad. No de entrada, al menos. Nuestra primera misión es la de descubrir quienes son los ladrones, si lo son todos o sólo algunos. En este caso, voy a confiar en tu olfato para ello. Mi tarea será nuevamente la de ganar tiempo para que puedas olisquear a gusto. Espero que esta vez no estén cocinando sopas demasiado fuertes…

No pasó mucho tiempo hasta que llegaron efectivamente a la caravana ambulante. En verdad que el ritmo de ambos había sido presuroso y efectivo. Mas alcanzarles era sólo el primer paso, lo importante estaba por venir. Pero antes de eso, Artemis hizo una interesante observación.

-¿Niños? No recuerdo que Sakashira los mencionase. Eso complica las cosas, más todavía. Pero no vamos a echarnos atrás. Vamos, Artemis. A la caza de los ladrones.-y acto seguido siguió caminando sin echar mirada atrás en dirección a la caravana.

Los niños enseguida notaron la presencia del arquero de arqueros y corrieron entre ellos en busca de la autoridad que dirigiera el cotarro. No tardó en aparecer un hombre mayor, de toroso desnudo y bastante musculoso, con barba negra y mirada penetrante. Iba desarmado, pero a su lado iba un joven delgado con un par de cuchillos que movía sin parar. Debía ser el lanzador de cuchillos del que le habló Saki.

-¿Quién va?-preguntó el hombre musculoso cruzado de brazos y con la mirada fija tanto en el arquero como en el laguz.
-¡Mi nombre es Virion, actor, poeta y bardo a vuestro servicio!-explicó haciendo una reverencia al hombre con gracia y agilidad a partes iguales.-Recién vengo de Aldea Guapa y escuché maravillas de la actuación que vuestro bien avenido grupo hizo en aquel lugar. Soy un artista trotamundo, traigo mi voz y mis historias a los niños en compañía de mi leal compañero y otros muchos más en nuestro propio grupo itinerante. Pero por distintas desavenencias internas, el grupo se disolvió y sólo quedamos nosotros dos. Mas no queremos quedarnos solos así que hemos acudido para ver si tenéis necesidad de actores y bardos en vuestro grupo para actuar junto a vosotros en el noble arte de aliviar las duras penas de los pueblerinos con risas, cantos y heróicos relatos épicos.
-Hablas como un bardo, no cabe duda. Pero vistes prendas demasiado caras para ser un simple trotamundos, Virion.-señaló con clara señal de sospecha aquel hombre, el cual todavía no se había presentado.
-Todas las ropas que tanto mi amigo como yo llevamos son regalos de nobles damas a las que hemos encandilado con nuestros irresistibles encantos y que han sucumbido a la pasión de mis palabras. Dejadme formar parte de vuestro grupo y convenceré a alguna para que también os deleite a vos no sólo con prendas sino con claros y suculentos gestos de amor.

Tras soltar toda aquella fanfarronería, se hizo el silencio. El hombre los siguió mirando muy fijamente, sin respirar. Virion tampoco lo hacía. Podía ocurrir cualquier cosa. Pero lo que ocurrió al final es que el tipo soltó una sonorísima carcajada.

-¡Ja, ja, ja! Cierto que eres un buen actor, nunca antes había oído a alguien presumir de sí mismo con tanta genialidad y soltura.-siguió riendo, hasta que empezó a toser, lo que obligó a parar su carcajada.-¡Bienvenidos al Circo Buenos Días! No pregunten por el nombre, lo puso mi difunta esposa en paz descanse. Se le daba fatal poner nombres, pero cuando se le ocurría uno, no había forma de hacerla cambiar de opinión. Hay, Ángela… Me llamo Rambo, director de esta compañía, aunque más bien es mi familia..-y golpeó en el hombro al joven de los cuchillos con cierto cariño, para luego hablarle a él directamente.-Jamie, ve fuera y mira si hay bandidos por los alrededores. Por si acaso.-el joven asintió con la cabeza y marchó fuera del grupo mientras dedicaba una mirada letal hacia el arquero. El hombre en cambio, les sonreía a ambos con gran franqueza.-No creo que sean estas vuestras reales intenciones, pero tampoco os dejo de creer. Son tiempos oscuros, y uno ha de estar alerta. Pero si vuestras intenciones no buscan hacer daño a mi familia, seréis bienvenidos ¡Venid, creo que tenemos algo en la cazuela! ¡Os invitamos alegremente!-e hizo una señal para que ambos entrasen a una de las tiendas donde efectivamente parecía que se estaba cocinando algo suculento. Virion esperaba que aquello no alterase demasiado el olfato del laguz.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Lun Feb 22, 2016 7:43 pm

Todo parecía cobrar sentido con los datos que el arquero arrojaba al asunto, ciertamente era de ayuda tener a un compañero humano que pudiese obtener información de las personas tan fácilmente, verdad aparte de que tenía una lengua muy ágil que le sumaba puntos para tratar con las damas según parecía, todo tipo de damas.
Al parecer aún tenían tiempo en caso de que el ladrón exitoso fuera alguien de la aldea así que de momento la prioridad era investigar la caravana la cual si bien pudieron no ser los responsables de ese robo en concreto seguro por lo menos un par de ellos sí que eran los amigos de lo ajeno que venía persiguiendo desde Altea. Antes de llegar a la caravana se aseguró de ocultar su collar con el escudo de la casa real debajo de su ropa y el emblema de custodio que le habían prestado pues de nada serviría que mintieran respecto a su identidad si reconocían los sellos (además de que un collar de perro enjoyado y fino no era algo para pasar desapercibido). Al llegar los jóvenes integrantes de la caravana fueron en busca de lo que, según podía apreciar era quien estaba a cargo del espectáculo circense, permaneciendo en silencio mientras que su elocuente compañero se encargaba de presentarlos. El lobo de ojos azules miro con detenimiento al hombre llamado Rambo, intentando olfatear discretamente desde la distancia a la que se encontraban, ciertamente cayo en cuenta de que le hacía en falta un buen baño pero por lo menos aquel aroma no era uno que reconociera, Jaime por otra parte era ligeramente distinto pues su olor era parecido al que detectaba en las escenas del crimen pero no igual. Los niños parecieron tomar algo más de confianza en cuanto Rambo les dio la bienvenida por lo que se acercaron para admirar a los 2 extraños y aparentemente nuevos miembros del grupo.

- La carpa de comida esta por acá -

Señalo un chiquillo que no debía rebasar en edad los 12 años, guiándolos para invitarles a comer de lo que sea que estaban preparando. Artemis por su parte lo veía como una buena oportunidad de estar cerca de todos los integrantes de la caravana posibles con la esperanza de captar el aroma de los culpables los cuales confirmaba sin lugar a dudas que se trataban de 2 por lo menos, probablemente el vigía y el ladrón.

- Señor y usted que sabe hacer? -

Pregunto una de las chiquillas con cierto interés en quien acompañaba al supuesto bardo y que hasta ahora no había dicho palabra alguna, después de todo si eran artistas ambulantes alguna gracia debía tener.

- Yo soy Panaberto Pecopon, bailarín y acróbata mi bella señorita. -

Artemis sonrió haciendo una reverencia del calibre exagerado que tendría cualquier actor o artista, quitándose el sombrero unos momentos dejando sus largas orejas de lobo ocultas entre su cabellera al tenerla echadas hacia atrás, dando la ilusión de que era totalmente humano, regresando aquel accesorio tan llamativo a su cabeza momentos después. Por otro lado y aun que había mentido sobre su nombre ya que de "Artemis" era bien conocido en altea por ser la mascota del soberano no mentía con respecto a sus habilidades pues ciertamente, más que un soldado o un laguz de pelea estaba entrenado con el fin de entretener desde que era bastante joven, más aun la verdad era que antes de asentarse en el castillo era un artista ambulante especializado en dichas actividades. No era bueno rechazar la comida que les ofrecían, menos aun cuando desde el día anterior no había logrado probar bocado y la sopa que estaban preparando olía bastante bien aunque la porción fuese pequeña pues había muchas bocas que alimentar, lo cual llamo su atención en cierta forma pues por que habrían de tener una comida tan miserable con todo lo que lograron saquear de Altea.... o estaban siendo MUY cuidadosos o en realidad la mayoría de los presentes no era consciente de los crímenes cometidos.

- Ahhh, de verdad?. Entonces podrás actuar junto a Jasmine?, ella es acróbata también y una muy buena!!! -

Comento la niña señalando a la muchacha que estaba al fondo, al parecer sirviendo los platos y repartiéndolos entre los niños, la cual era en apariencia idéntica al lanzador de cuchillos pero con el pelo un tanto más largo y rasgos ligeramente más delicados, deduciendo que era su hermana gemela al notar la similitud en edad, aunque puede que fuera su hermana menor por pocos meses. El olor de la comida le dificultaba la tarea pero al ser prácticamente agua y verduras no le impedía del todo captar otro tipo de aromas, acercándose a ella gracias a la pequeña que lo estaba acompañado.

- Jasmin!!!, Jasmin!!!, el señor Panaberto ha dicho que también es acróbata así que ya no tendrás que hacer el numero tu solita!!! -

La muchacha miro entonces al lobo unos momentos, alzando una ceja en señal de cierta duda como si no creyera que el hombre realmente fuera lo que decía ser, sin embargo aquella presentación había sido lo suficiente como para captar su aroma, el cual juraría que era exactamente el que estaba buscando. Mujer joven, casi una niña por lo que la característica de los pies pequeños era casi obligatoria, ágil y veloz por su cualidad de acróbata por lo que era muy normal que fuera escurridiza y la indudable evidencia de que poseía el aroma que venía persiguiendo desde altea.

- Un placer señorita Jasmin, aunque admito que se me da mejor la danza que la acrobacia

Comento de forma cordial mientras que la joven se limitó a soltar un pequeño bufido, al parecer era tan arisca con los extraños como lo era su hermano gemelo. Decidió hacer una pequeña retirada estratégica para seguir investigando y averiguar si su elocuente amigo había descubierto algo más.

- Virion, va y resulta que nuestra encantadora acróbata tiene un trabajo nocturno poco honrado. La cuestión aquí es si el chico cuchillo, su hermano, es cómplice pues su aroma aun que es similar al de su hermana no es uno de los que estoy buscando, tu que has averiguado?

Pregunto el lobo a su compañero estando seguro que no los escuchaban pues tenía sus largas orejas alzadas por debajo del sombrero prestado, siempre alertas para detectar si alguien se acercaba o intentaba escuchar a escondidas.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Miér Feb 24, 2016 11:39 am

La sopa que le sirvieron a Virion era bastante pobre y apenas sabía a nada, pero a pesar del refinado paladar del exduque, éste no se quejó en lo más mínimo sino que se lo tomó todo como si no hubiera comido en días. Pero si bien no paraba de comer, su cabeza estaba en otra cosa, pendiente de todo lo que acontecía a su alrededor en busca de pistas que le sirvieran para atrapar al o los posibles culpables.

Lo que se fijó es que realmente había bastantes niños. Eso era un problema para Virion, quien no estaba acostumbrado a lidiar con ellos. Siendo noble, de crío había recibido una educación privada y personalizada y nunca tuvo relación con otros niños, ni jugar con ellos ni nada por el estilo, por lo que cuando los veía jugar con la comida, reír entre ellos o gastarse bromas era algo que Virion llamaba la atención. Pero pese a eso, el arquero disimuló todo lo que pudo para no llamar la atención, pues podía ser considerado sospechoso si se quedaba mirando demasiado tiempo a los niños y cómo se comportaban.

Decidió dejar de entrada el asunto de los niños a Artemis, quien parecía lidiar mucho mejor con ellos. Le sorprendió a Virion positivamente lo bien que estaba actuando el laguz, no dejando entrever por su parte tampoco pista alguna de sus verdaderas intenciones en aquella compañía circense. Una vez terminada la sopa, Virion decidió que lo mejor que podía hacer por su parte era dirigirse a donde Rambo se encontraba. Tenia preguntas que hacerle, aunque tenía que tener cuidado para que no le descubriera. Ya era bastante obvio por la conversación que tuvieron que él no terminaba de fiarse de las intenciones de Artemis y Virion.

Le encontró en su tienda, probándose uniformes para actuar en las aldeas. Enseguida notó la presencia del arquero y le recibió con una sonrisa en su rostro.

-¿Qué tal la sopa? ¿Ha sido de tu agrado?-preguntó amablemente aquel corpulento hombre.
-Ha sido deliciosa. Su sabor y textura lograría satisfacer el escrupuloso y complejo gusto de los críticos culinarios más exigentes. Mi eterna gratitud por haberme dejado degustar semejante prodigiosa delicatesen.-respondió Virion, mientras hacía una reverencia al dueño del circo, lo cual provocó otra gran carcajada en aquel hombre.
-Desde luego eres un actor de primera. Tu manera de mentir es tan deliciosa y majestuosa como descarada. Todo un profesional.-alabó alegremente Rambo antes de mostrar un rostro más serio ante el arquero.-¿Se han portado los niños bien con vosotros dos? Lo pregunto porque suelen revolotearse un poco cuando ven aparecer alguien nuevo en el campamento.
-¡Son unos ángeles! Aunque no me esperaba que hubiera tantos…-reconoció Virion, tras soltar otra de sus mentiras.
-Lógico que pienses eso. Seguramente pensarás también que esos niños no deberían estar aquí. Que deberían estar en una casa con techo, con una familia, quizás ayudando a sus padres con sus tareas pero trabajando continuamente por unas pocas monedas y malvivir de esta forma…
-Yo no…
-Yo también lo pienso.-le cortó Rambo antes de que Virion pudiera formular algo coherente.-Esto no es vida para un niño. No digo que esta sea una mala profesión, me encanta. Pero no es para un niño, los niños deberían vivir de otra manera…
-¿Si pensáis de ese modo, por qué los tenéis aquí? ¿De dónde han salido?-preguntó Virion curioso ante la respuesta inesperada de Rambo. Éste soltó un largo suspiro antes de contestar.
-De un orfanato plegiano. Fue atacado hace un par de años, cuando aparecieron los Emergidos por primera vez, y dejaron el edificio prácticamente en ruinas. El gobierno de Plegia se desentendió por completo del tema, ya que considera a los Emergidos no como una amenaza y suele permitir que hagan lo que les plazca. Los niños supervivientes se quedaron sin nada, y no habrían sobrevivido de no ser porque mi entonces pequeño grupo actuó por la zona antes del ataque. No me quedó más remedio que acogerlos. Al principio yo estaba en contra de hacerles trabajar, y en parte lo sigo estando, pero en nuestro Circo apenas hay comida para un grupo tan grande y la mayoría de los míos insistió en que no quedaba otro remedio si no queríamos dejarlos en la estacada. Al fin y al cabo, los niños mismos quieren quedarse y no volver a otro orfanato. No parece que tuvieran buenos recuerdos del mismo, incluso antes del ataque de los Emergidos.-su tono de voz parecía verdaderamente compungido, como si en cierto modo le doliera tener que hablar de esto a pesar de que a estas alturas ya debería estar acostumbrado.-Intento ser el buen padre que nunca tuvieron. Intento que esta sea la familia de la que nunca pudieron gozar. Y educarlos y darles un futuro que realmente merezcan. Sólo los dioses sabrán al final si mis esfuerzos han valido o no la pena. Comprendo que si la situación con los niños te incomoda deseéis marcharos, no serías el primero en hacerlo.
-Sois un buen hombre, eso me ha quedado claro de vuestra conversación. En verdad me llenaría de orgullo estar a vuestro servicio.-respondió Virion haciendo una reverencia nuevamente ante el hombre.

Rambo fue a contestar, pero antes de ello, Jamie (el lanzador de cuchillos) entró en la tienda interrumpiendo la conversación entre ambos.

-Ningún bandido a la vista, jefe. Estos dos han venido solos.-habló el tipo fríamente, apenas dirigiendo una mirada sospechosa hacia el arquero. Éste le devolvió la mirada, pero pronto se fijó momentáneamente en el brazo zurdo durante unos instantes antes de volverse en dirección hacia Rambo.
-Muchas gracias, Jamie. Sabía que podía confiar en ti.-contestó Rambo acudiendo el hombro del lanzador de cuchillos suavemente antes de volverse ante Virion.-Parece que no mentíais después de todo, algo de lo que me alegro profundamente. Siéntete tú y tu amigo como en casa. Aunque pronto nos seguiremos moviendo. Tenemos que alcanzar la siguiente aldea en dos días.
-Sin problema, iré a avisar rápidamente a mi compañero Panaberto.-respondió Virion con otra reverencia. En serio, el cómo se había acordado Virion del nombre falso de Artemis era puro milagro.

Ambos despidieron al arquero y éste no tardó en reunirse con el laguz, el cual le puso al tanto de sus descubrimientos. Parecía ser que la ladrona era una niña trapecista. Pero Virion había descubierto algo más por su parte, que no tardó en dar a conocer a su compañero.

-O una de dos, o el tal Rambo es un muy buen actor, lo cual tampoco sería de extrañar aquí, o es realmente una buena persona. Aun así, no doy por completamente asegurada su inocencia. Ya vemos los apuros económicos que pasa este circo, y no sería de extrañar del todo que tuviesen que recurrir al robo para poder seguir subsistiendo. Pero hay otra cosa de importancia… Jamie. Apenas lo vi un segundo, y si no fuera por mi aguda visión de arquero, ni eso habría logrado, pero el tipo lleva escondido bajo su manga una pulsera bastante cara. Una pulsera que se molesta en mantener escondida incluso a ojos de su jefe. Algo que apesta a parte del botín robado. Muy probablemente la trapecista y el lanzador de cuchillos trabajen juntos, o ésta esté al servicio de Jamie.-entonces Virion calló unos instantes para meditar un plan de acción.-Debemos registrar las pertenencias de Jamie. Si encontramos los objetos robados ahí, tendremos a nuestro culpable. Pero debemos hacerlo sin que nadie se entere, lo que será difícil pues al ser los “nuevos” nos tendrán mucho más vigilados que al resto… Podemos intentar el modus operandi de yo entretener y tu rastrear como hemos hecho hasta ahora, o pensar alguna otra alternativa ¿tú qué propones, Artemis?-preguntó el arquero queriendo conocer la opinión del laguz en una aventura que tenía sus riesgos. Al fin y al cabo, si eran descubiertos correrían bastantes peligros. A Jamie no se le llamaría “Lanzador de cuchillos” por tocar el piano precisamente… Pero a estas alturas no iban a dar marcha atrás en la misión.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Sáb Mar 05, 2016 3:55 am

Artemis escucho nuevamente la información recopilada por su compañero y poco a poco todo parecia ir cobrando sentido y si bien el llamado Rambo aun era sospechoso la verdad era que había pocas probabilidades de que estuviese relacionado con el caso, mas aun parecía que debía admirarsele el hecho de llevar a cuestas a tantos infantes y mas aun habérselas arreglado para mantenerlos a todos en tiempos tan duros como aquellos. Mas aun le intrigaba el dato sobre la pulsera seguramente robada que llevaba el tal Jaime consigo. De buenas a primeras la táctica de distraerlos sonaba buena, pero notando como los miraban los principales sospechosos desde que habia llegado le dejaba bastante claro que no seria algo tan sencillo como el solo distraerlos pues estaba seguro que por lo menos ellos dos estaría muy al pendientes de sus movimientos y en aquel lugar se encontraban en una clara desventaja tanto numérica como estrategicamente.

- Si bien creo que podríamos distraer a Rambo, dudo que con los chiquillos se tan fácil mi estimado Virion. Sabemos que por lo menos la chiquilla es culpable y estará al pendiente de que nadie se acerque a sus cosas. Sospecho que si el "niño cuchillos" es cómplice o artífice de esta operación sera igualmente cuidadoso en especial tratándose de dos extraños que llegaron poco después de haberse cometido un robo, no lo crees? -

Declaro el lobo encogiéndose ligeramente de hombros pues si bien aun que actualmente tenia un estilo de vida honrado y cómodo en muchas situaciones se vio obligado a depender de formas menos honestas de ganarse la vida por lo que hasta cierto punto comprendía el como actuaria un ladrón y las precauciones que el tomaría de estar en la situación de esos chiquillos.

- Recomiendo hacer un golpe a 2 bandas. Tu puedes distraerlos actuando de cebo, es decir, les harás sospechar que los estas investigando por lo que se centraran mas en ti, entonces yo por mi lado aprovechare para hacer una inspección rápida.... Aun que tomando en cuenta que el chico es un lanzador de cuchillos esta maniobra podría suponer un riesgo importante, entenderé si no desea proceder -

Encontrarían otra manera de ser así aun que aquello parecía ser la forma mas rápida de proceder aprovechando la desconfianza que los ladrones ya deberían tener muy arraigada. por otra parte el laguz de pelo plateado no estaba muy seguro de como debía proceder en caso de encontrar a todos los culpables y confirmar que, en efecto, robaban para poder mantener las pequeñas bocas que conformaban el circo.... ciertamente no se sentía con corazón suficiente como para arrestarlos pero su cargo como mascota del regente de altea le impedía regresar con las manos vacías pues dejaría en ridículo a su amo y eso estaba totalmente fuera de cuestion. Soltando un ligero suspiro acomplejado el lobo se acomodo el sombrero de ala prestado y miro a su compañero esperando su respuesta.

- Igualmente podemos quedarnos tranquilos un rato y esperar a que bajen un poco la guardia.... aun que eso implica darles tiempo a ellos también de descubrir quienes somos -

En términos simples aquella era una batalla en la cual era crucial dar el primer golpe antes que los otros, debían ser inteligentes para ello y aun que los chiquillos parecían astutos ciertamente Artemis tenia plena confianza en que no podrían igualar las fuerzas combinadas de su compañero custodio y el..... ya se daría a la tarea de pensar en lo que haría después con los criminales.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Dom Mar 06, 2016 6:00 pm

Virion escuchó muy atentamente la opinión de Artemis, mientras meditaba acerca de cuales eran sus posibles opciones. El mayor problema era la falta misma de información. Es decir, sabían ambos de sobra que dos de los integrantes de aquel circo itinerante eran culpables ¿Pero y el resto? Rambo se le había antojado a Virion realmente como alguien honesto y decente, mas quizás era una actuación. Al fin y al cabo, todos en aquella caravana vivían de eso. Si Artemis y él exponían a esos dos como ladrones y revelaban su verdadera identidad como agente de Altea y Custodio de Ylisse ¿cómo iban a reaccionar Rambo y los demás? ¿Se rendirían ante la autoridad del laguz y el arquero y permitirían que se devolvieran los objetos robados? ¿O saldrían en defensa de la trapecista y el lanzador de cuchillos, siendo cómplices de sus hurtos? Cualquier plan que fueran a llevar a la práctica debía tener en cuenta todos estos posibles factores. Al final, Virion contestó a Artemis, con cuidado de no ser escuchado por el resto de niños que correteaban por la caravana:

-No perderemos más tiempo. Como tú bien dices, cuanto más tiempo pase, más sospecharán de nosotros. Y además, tenemos que volver pronto a Aldea Guapa. Al fin y al cabo, tenemos a otro ladrón que capturar allí.-comentó Virion, quien además, tenía ganas de volver pronto a casa y esta misión se había empezado a complicar demasiado. Pero eso no significaba que podían forzar las cosas y arriesgarse innecesariamente sólo para ganar tiempo. Había que ser cuidadoso.-Me gusta tu plan, y no, no tengo ningún problema en llevarlo a cabo. Un héroe que se precie, tan guapo y galante, no retrocede ante la adversidad. Y es obvio que a ti se te da mejor que a mí el arte del rastreo, así que te dejo al cargo. Lo que debes ir haciendo también es buscar una posible ruta de escape. Todavía no sabemos como reaccionará el resto de los miembros del circo cuando descubramos a los ladrones, pero puede que no se lo tomen muy bien. Y tengamos que escapar, huyendo. Convertido en lobo te sería seguramente muy fácil escapar, pero yo carezco de tu agilidad lupina. Quizás sea necesario robar un caballo. No soy bueno montándolos, pero a veces la necesidad obliga. Estate preparado por si acaso. Y deséame suerte, porque voy a la carga.

Virion no esperó más y se dirigió hacia donde estaba el lanzador de cuchillos. Se encontraba cerrando varias tiendas de campaña para poder volver a iniciar la marcha, y estaba recibiendo la ayuda de la trapecista ¡Perfecto! Si podía distraer a los dos a la vez, Artemis lo tendría más fácil para registrar sus pertenencias sin ser detectado.

Jamie, que era como se llamaba el lanzador de cuchillos, no tardó en darse cuenta de que Virion se acercaba y le lanzó una mirada seria e inquietante. Virion respondió con una sonrisa y saludándole con una mano.

-¡Greetings, estimado Jamie! Creo que no me he presentado formalmente ante ti en persona, mi nombre es Vi…
-Sé cómo te llamas, capullo. Lárgate.-contestó no muy amablemente el joven lanzador de cuchillos.
-Oh, por favor. Sólo vengo a charlar un rato. Me he fijado que no he empezado muy bien contigo y quería remediarlo. No sé si te he causado algún mal o si simplemente desconfías de extraños, pero quiero decirte que no hay razón alguna para que no seamos amigos y…
-Estoy trabajando, capullo ¿Te importa?-respondió fríamente Jamie.
-¡Pero hermano, quiere ser amigo nuestro! ¿Eso no es bueno?-dijo la trapecista Jasmín bastante tímidamente tirándole suavemente de la manga a Jamie. A Virion no se le escapó el dato que confirmaba la sospecha de que ambos estaban relacionados.
-No necesitamos más amigos, Jasmín. Sólo con el circo es más que suficiente.-respondió el lanzador de cuchillos acariciando la cabeza de la trapecista, mientras seguía mirando de reojo al arquero.
-Bueno, yo ahora soy también del circo ¿No es así? Podemos ser amigos, entonces…-dijo Virion con una sonrisa amigable, desafiando la lógica de Jamie.
-Tú no eres de los nuestros. Nunca serás de los nuestros. Rambo es un buenazo pero a mí no me engañas. No sé lo que buscas en nuestro circo, pero aquí no lo encontrarás. Vete cuanto antes… o lo lamentarás…-la amenaza era más que evidente.
-Hermanito…-la voz de Jasmín sonaba aterrada por el tono de voz de su hermano. Era claro que el chaval hablaba muy en serio.
-Bueno, bueno, tampoco es para enfadarse. Sólo quería que nos lleváramos bien, pero veo que no se me quiere aquí, así que me retiraré de momento…-dijo Virion retrocediendo unos pasos con las manos en alto, como en gesto de rendición. Pero luego añadió lo siguiente.-Por cierto, me gusta tu pulsera ¿dónde la has comprado?

Cuando Jamie escuchó hacer mención a la pulsera que llevaba escondida, primero se puso erguido, como si una descarga eléctrica le hubiera sacudido. Pero luego, con una mueca de pura rabia se lanzó en dirección a Virios, sacándose uno de sus cuchillos y colocándoselo en el cuello en un movimiento tremendamente veloz. Lo tenía sujeto a un mero centímetro del gaznate del arquero. Por fortuna no pasaba nadie más por ahí, que si no aquello hubiera llamado demasiado la atención. Y Virion lograba mantener la compostura, aunque no pudo evitar que una gota de sudor frío asomara su frente.

-¿Quién eres y qué quieres? Responde o muere.
-Me llamo Virion. Y no quiero haceros nada malo.-respondió seriamente Virion, conteniendo al máximo la respiración.
-¡Jamie, detente! Por favor, no le hagas daño.-suplicó Jasmín a su hermano, tirándole nuevamente del brazo para que retrocediese, mientras sus ojos se humedecían en cuestión de segundos.

Durante casi un minuto Jamie no se movió. Virion tampoco. Al final, se empezó a escuchar ruido de gente acercándose, y Jamie se vio forzado a retirar su cuchillo y actuar como si nada hubiera pasado, continuando con desmantelar la tienda. Jasmín, que estaba llorando, se calmó un poco y empezó a ayudar a su hermano en silencio. Virion se fijó que no lograría sacar nada más en claro, pero que al mismo tiempo había logrado ganar suficiente tiempo para Artemis. Ahora tocaba volverse a encontrar con él y esperar que él si hubiera logrado encontrar pruebas con las que poder actuar de verdad. Mas valía que hubiese encontrado algo, pues después de aquello, estaba claro que estaban en el punto de mira del joven pero letal lanzador de cuchillos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Mar Mar 08, 2016 7:53 am

Debía admitirlo, admiraba el valor del humano pues había elegido el arriesgarse en pos de agilizar la investigación en la medida de lo posible. Artemis le dedico una amplia sonrisa, meneando un poco la cola debajo de su holgado pantalón.

- Si llegara a darse el caso puedo llevarte en mi lomo sin mayor problema pues no necesitas saber montar, solo sujetarte lo bastante fuerte de mi pelaje y ya me encargo yo del resto. Descuida, tengo suficiente fuerza como para cargar a dos como tu sin problema.... ventajas de ser laguz, ya sabes. -

Comento encogiéndose de hombros restando importancia al asunto. Un laguz normal quizá preferiría morir a llevar a alguien en su espalda como bestia de carga pero Artemis distaba mucho de ser un lobo normal pues carente de ese marcado orgullo laguz no tenia problema alguno en transportar personas encima suyo siempre y cuando no tuviesen sobrepeso o le atosigaran con algún tipo de herramienta.

el lobo pues se dirigió hacia donde debían estar las cosas de los gemelos, fue muy fácil encontrar la tienda de campaña pues conocía de sobra su aroma y no le fue difícil seguir el rastro. Lo verdaderamente complicado era sortear a los chiquillos que corrían de un lado para otro por los alrededores haciendo sus deberes para con la caravana circense, debía ser cuidadoso y no dejarse ver en una actitud sospechosa para no alertarles aun que sabia que el trabajo mas pesado se lo estaba llevando su compañero, pues por lo menos el lanzador de cuchillos era evidentemente peligroso... no podía culparlo, después de todo el también venia de Plegia por lo que imaginaba que los pobres críos habrían sufrido de todo tipo de abusos.

Asegurándose de no ser visto por nadie el laguz se metió a la "habitación" de los gemelos para comenzar a olfatear el lugar. No tardo mucho en encontrar lo que buscaba pues su fino olfato detecto a los pocos minutos varios olores distintos provenir de dos lugares en concreto, el primero entre la cama de paja de Jaime y el otro en el improvisado ropero de Jesica. Efectivamente allí estaban las joyas robadas.... o una parte de ellas, imaginaba que las demás ya estarían en manos de algún mercader poco escrupuloso, aun así esto era prueba suficiente. No obstante lo que de verdad le preocupo fue ver una pequeña jarrita de barro con un tipo de planta seca adentro, Artemis sabia perfectamente que era un tipo de droga plegiana que causaba adicción y terribles síntomas que se presentaban si no se consumía con regularidad, el que estuviese entre las pertenencias de los niños solo le hacia pensar en la peor de las situaciones.

- Asi que para esto necesitan tanto dinero.... -

eso explicaba muchas cosas segun el lobo, el por que la comida en el lugar era escasa pese a las riquesas que estos robaban.... era probable que usaran algo para ello pero probablemente la verdadera razon de los robos era para costearse la planta y asi evitar los dolorosos efectos secundarios de esta. Con cuidado el lobo salio de la tienda llevando consigo la evidencia para mostrarsela a su compañero.

- Es peor de lo que pensaba... efectivamente encontra parte de las joyas robadas en altea pero también encontré un poco de mandrágora plegiana. Es una droga muy adictiva común en Plegia que usan algunos magos obscuros para torturar a sus victimas pues causa un dolor desgarrador en las victimas cuando se deja de consumirse. Es probable que esos chiquillos fueran utilizados cono sujetos de pruebas en la academia de artes Grimales en Plegia, me pregunto cuanto tiempo llevaran consumiéndola. -

Comento el lobo con un gesto notoriamente preocupado en el rostro y cierto pesar en su mirada pues no concebía como alguien podría hacerles algo tan cruel a unos chiquillos de no mas de 14 años.

- Esos niños deberían estar con un sanador en tratamiento intensivo para desintoxicarse, no en una celda donde morirán a los pocos días. La cantidad que tienen aquí es aun moderada así que puede que no sea tarde para ellos.... -

Finalizo el lobo cambiando su gesto a uno mas decidido, habría primero que hablar con el tal Rambo para confirmar si era ignorante del asunto o activamente estaba forzando a los chiquillos a robar a cambio de la droga, en cualquiera de los casos planeaba llevárselos aun que fuera a rastras.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Lun Mar 14, 2016 3:14 pm

Cuando Virion escuchó los descubrimientos que Artemis había hecho mientras él “socializaba” con Jamie, se dio debida cuenta de que había llegado el momento de la verdad. Había llegado el momento de dar un paso al frente, de afrontar al peligro cara a cara, de revelar las cartas y ver quien ganaba la partida. La situación era más grave de lo que Virion se esperaba, pues ya no sólo era cuestión de robo, sino que había drogas de por medio. Drogas caras y muy peligrosas.

-Los hados del destino y los seres celestiales que rigen el cosmos así lo han predeterminado, no queda otra que ir a hablar con Rambo. En el mejor de los casos, y en el que yo espero si los dioses nos son propicios, él no tendrá idea del asunto y se mostrará razonable a la hora de devolvernos lo robado y llevar a los chicos a un hospital de desintoxicación. En el peor de los casos… probablemente me tenga que subir a tu lomo al final. Pero os garantizo y os doy mi siempre leal y fidedigna palabra que sólo sería una huida temporal, pues mandaremos a un contingente de Custodios a detenerlos y salvar a los críos lo antes posible.

Tenían un plan. Un plan con ciertas lagunas y defectos, pero un plan al fin y al cabo. Un plan que confiaba en su compañero Artemis en caso de que no saliera como esperaba. Virion pensó para sus adentros acerca de la buena fortuna que había tenido de tener a ese laguz como compañero. Si había llegado tan lejos, había sido gracias a él, su olfato y su capacidad de rastreo. Realmente hacían un buen equipo.

Ambos se dirigieron a donde se encontraba Rambo, el cual terminaba de preparar las cosas para comenzar también el viaje. Jamie estaba con él, lo cual podría poner un poco las cosas al principio, pero Virion no retrocedió, pues no había tiempo alguno que perder.

-¿Qué hacéis, chicos? ¿No os he avisado de que os fuerais preparando para marchar? ¿O es que ocurre algo?-preguntó Rambo y Virion pudo notar cierta sospecha en su voz. Era natural y comprensible. Pero la farsa iba a terminarse de una vez.
-Mi estimado Rambo, no ocurre nada, salvo que este es el sacro y espléndido momento donde el truco es revelado, donde la magia se desvanece y la verdad se muestra en su más profunda pureza.-como no, Virion siempre tiene que hablar más de lo necesario e irse por las ramas en vez de ir directamente al grano.-Sabed todos que habéis sido víctimas de un engaño, pues ni mi compañero ni yo somos realmente artistas itinerantes, ni hemos venido a formar parte de vuestro encomiable grupo.
-¡Lo sabía! ¡Maldita basura! ¡¿Qué queréis de nosotros, malnacidos?!-respondió Jamie a punto de saltar furioso contra nosotros si no fuera porque Rambo lo detuvo con su brazo.
-No sois malos actores, pero sospeché de vosotros desde el principio. Pero tampoco tenía pruebas y no quería echar a perder a potenciales compañeros de gremio por una mera intuición.-empezó a decir Rambo con el tono calmado y sereno para fruncir luego el entrecejo.-Aunque no comparto las formas de Jamie, su pregunta es la misma que la mía ¿A qué habéis venido entonces? Si sois ladrones, habréis visto que no hay nada de valor para robar aquí.
-Tranquilizaos, mi estimado Rambo, pues no somos ladrones ni nuestras intenciones son malignas o dañinas. Pero os equivocáis cuando decís que no hay nada de valor aquí…-dijo Virion para luego hacer una pausa dramática antes de señalar con un dedo acusador a Jamie.-…¡Pues Jamie tiene escondida aquí una bonita colección de objetos robados en Altea!
-¡¿Quéee?!-gritó Rambo sorprendido cuando Virion hizo semejante revelación.

Los ojos de Rambo se dirigieron enseguida hacia Jamie, el cual también se mostraba sorprendido los primeros instantes. Pero la mirada del lanzador de cuchillos pasó enseguida de desconcierto a pura rabia homicida.

-¡Mentira! ¡Eso es una mentira! ¡Una asquerosa y absurda mentira! ¡No les hagas caso, Rambo! ¡Son farsantes, embusteros, mentirosos! ¡Muy mentirosos!
-No es mentira. Somos miembros de los Custodios de Ylisse, servidores de la ley del Sacro Reino.-dijo Virion seriamente mientras mostraba su insignia de Custodio a Rambo antes de volver a guardársela.-Se llevan cometiendo una serie de hurtos en Altea, y uno recientemente cometido en Aldea Guapa. El rastro lleva directamente a este circo. Os pido disculpas por haberos engañado, pero era la única manera de poder investigar y descubrir al culpable era de esta manera. Gracias a ello, encontramos la mayoría de los objetos robados y pudimos ver que el autor de todos esos robos es Jamie, utilizando a su hermana como cómplice.
-No… no puede ser verdad… Jamie ¿acaso tienen razón estos hombres?-preguntó Rambo en estado de shock al joven lanzador de cuchillos. Éste no tardó en responder.
-¡Claro que es mentira! ¡Se lo están inventando todo! ¡Absolutamente todo! ¡Es mentira! ¡MENTIRA!-respondió furiosamente, casi salido de sí mismo Jamie ante las acusaciones recibidas.
-Podemos enseñarle los objetos robados cuando quiera, mi estimado Rambo. Así como la mandrágora plegiana que también tiene Jamie oculta.-respondió algo fríamente Virion, sin dejarse intimidar por los gritos claramente de desesperación de Jamie.
-¿Mandrágora… plegiana? Pero… ¡Pero si es una droga peligrosísima! ¡Oh, dioses!-exclamó aun más sorprendido Rambo. Su desconcierto era sincero, lo cual parecían ser buenas noticias ya que mostraba que él no estaba implicado en los hurtos ni en el turbo asunto de la droga.
-¡Te repito que es mentira, Rambo! ¡MEN-TI-RA!-respondió Jamie a su superior, antes de volver a mirar a Artemis y Virion con odio homicida.-¡¿Quién dice que no sois vosotros los ladrones?! ¡Os están persiguiendo vuestro rastro, y como sabéis que os van a cazar tarde o temprano, me endosáis el botín y la droga para que cargue yo y mi hermana con la culpa y saliros de rositas! ¡Malditos! ¡Esa es la verdad!

Virion se sorprendió por unos instantes ante la réplica de Jamie. El lanzador de cuchillos, que hasta el momento simplemente se había puesto a gritar, daba ahora una respuesta un tanto desesperada, pero racional. Efectivamente, nada podía probar de manera definitiva que los objetos robados eran de Jamie y no de Artemis o Virion. Pero no era más que una salida desesperada, al fin y al cabo.

-Lo cierto es que la droga explicaría por qué últimamente estás tan agresivo y tu hermana tan distante…-razonó serenamente Rambo recuperado algo de shock.
-¡¿Vas a creerte lo que dicen estos payasos, Rambo?! ¡Mírales las pintas! ¡Entraron con engaños! ¡Y siguen engañando! ¡No son de fiar, mienten!
-Son miembros Custodios, su insignia así lo prueba…-musitó casi para sus adentros Rambo, en respuesta a las palabras de Jamie.
-¡Otra mentira! ¡Seguro que robaron esa insignia! ¡O mataron a su anterior propietario! ¡O es falsa! ¡Da igual! ¡No hay que fiarse de ellos! ¡Deshazte de ellos, Rambo! ¡Por favor, confía en mí!-respondió suplicando Jamie a Rambo. El espectáculo era un poco vergonzoso, pero parecía que el dueño del circo todavía no terminaba de decidirse. Virion decidió que había que darle un empujoncito a la cosa y acabar con tanta tontería.
-Entiendo que la sorpresa os haya dejado anonadado e incapaz de responder, mas los hechos son los siguientes. Hemos registrado la tienda de Jamie y hemos encontrado la droga y los objetos robados en el ropero de Jasmín, así como también debajo de la cama de la trapecista. Está claro que lo escondía todo allí para en el caso de ser descubierto, echarle la culpa a su hermana en exclusiva de todos los robos. Que desalmado.-soltó Virion con seriedad y un tono claro de reproche.
-¿Desalmado…? Pero qué… ¡Idiota! ¡¿Cómo te atreves a acusarme de hacerle eso a mi hermana?! ¡Yo amo a Jasmín! ¡Os habéis confundido de cama, imbéciles! ¡Esa era la mía, no la suya! Yo jamás haría algo como culpar… a mi hermana… Oh no… ¡Maldita sea, me has engañado!-Jamie se dio cuenta de su error, pero demasiado tarde. La sonrisa de superioridad de Virion era más que palpable en su rostro. El lanzador de cuchillos había caído en la trampa del arquero, y ya no había vuelta atrás ninguna.
-Sois listo, mi querido Jamie. Lástima que no tanto como yo, pero no os frustréis por eso, pues muy pocos hay en todos los reinos tan listos como un servidor.-respondió Virion con total falta de humildad, con los brazos cruzados y su sonrisa todavía marcando por entero su rostro.
-¿Entonces es cierto? ¿Jamie, tú…?-preguntó ya más convencido Rambo. Jamie bajó la cabeza, incapaz de responder y haciéndose un silencio que parecía eterno. Pero entonces alguien que hasta entonces no había estado presente en la escena, lo rompió al completo.
-Sí, Rambo. Jamie y yo somos ladrones. Somos culpables. Lo sentimos mucho.-dijo Jasmín asomándose desde detrás de un árbol. A saber cuánto de la conversación había escuchado la chiquilla allí escondida.
-Jasmín, no digas na…
-No, Jamie, ya estoy cansada. Tú sabes igual que yo que no podíamos seguir así siempre. Esa droga nos está destrozando. Tú cada vez estás mas furioso y yo, yo cada vez siento más difícil sentir algo. De preocuparme y relacionarme con los demás. Si sigo así, dejaré de ser una persona, dejaré de querer a nuestra familia del circo, dejaré de quererte a ti ¡Y no quiero que eso pase! ¡No quiero dejar de amarte! ¡Por eso hay que parar! ¡Tenemos que parar!-cualquiera diría por esos gritos que estaba a punto de llorar, y sin embargo, había cierta frialdad en su mirada, probablemente efecto de la droga.
-No es demasiado tarde, Rambo.-dijo Virion, ya nuevamente con un tono y un rostro mucho más serio.-La cantidad de dosis que han tomado es grave, pero pueden salvarse. Hay que llevarles a un hospital enseguida.
-Yo… Sí, lo haré.-dijo Rambo saliendo definitivamente del shock.-Me siento fatal por todo lo que ha pasado, jamás me imaginé que esto estuviera pasando y justo delante de mis narices. Siento que os he fallado. Lo siento, lo siento muchísimo.
-No es culpa tuya… Tú siempre nos has tratado tan bien, no queríamos que te mezclaras con esto. Soy yo quien lo siente. He fallado a mi hermana y te he fallado a ti…-respondió  Jamie con la cabeza todavía gacha.
-Vámonos de aquí y dejémoslos a solas un rato.-dijo entonces Virion a Artemis, viendo que necesitaban hablar y que por ahora el arquero y el laguz molestarían.

Una vez pasado la cantidad razonable de tiempo, Rambo se acercó a Virion y Artemis, con todos los objetos robados y la droga. Se comprometió a llevar a Jamie y Jasmín al hospital más cercano y a tener cuidado para que nada como eso volviera a ocurrir en su circo. A cambio, Virion decidió hacerse cargo de parte de los gastos que supusiese la recuperación de ambos. Virion confiaba plenamente ya en Rambo, aunque una vez terminada su misión, se pasaría para echar un vistazo a los dos chavales en el hospital y comprobar que el director del circo había cumplido con su palabra.

Pero aún había otro misterio por resolver. Entre ninguno de los objetos robados estaban los que se habían sustraído en Aldea Guapa. El responsable de aquel crimen todavía estaba libre y con el botín en su poder. El deber de Virion no estaba concluido… pero ¿Y Artemis?

-Mi estimado amigo laguz. Tu deber ha sido cumplido con gran elegancia y dedicación. No puedo sentirme más que halagado y feliz por haber tenido como compañero a alguien tan audaz, fiero, valiente y dedicado como has demostrado ser. Ya tienes lo que habías venido a buscar, y el robo de Aldea Guapa ya no entra en tu jurisdicción y no tiene por qué importarte su resolución. Ahora bien, si quisieras prestarme una mano y ayudarme a resolver este último misterio, jamás olvidaré el favor que tan buenamente me estaríais prestando.-solicitó Virion a Artemis, esperando a ver si podía ayudarle. Las posibilidades no eran muchas, ya que el pueblo de Aldea Guapa ya se había mostrado ruin con Artemis sólo por ser un laguz, y no tenía ninguna obligación de ayudar. Pero era decisión del laguz al fin y al cabo.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Mar Mar 15, 2016 10:58 pm

Artemis miro la confrontación entre Jaime y Virion con notorio interés mas estando igualmente alerta por si tenia que intervenir para proteger a su compañero y darse a la fuga. Afortunadamente no fue el caso pues el señor Rambo no parecía enterado del asunto lo cual fue un enorme alivio para el laguz.... al final resulta que aquellos chiquillos, todos ellos, estaban en buenas manos. El ambiente estuvo bastante tenso a ratos y el lobo debió admitir para sus adentros que aquella táctica de provocar al chiquillo para alterarlo y que confesara sus crímenes fue brillante, en su lugar por su parte Artemis hubiera usado métodos menos ortodoxos por lo que desde el fondo de su corazón agradecía contar con la ayuda de alguien tan inteligente como su amigo custodio.

- Igualmnte, si necesitan ayuda monetaria para su espectaculo pueden pasar de nuevo por Altea si prometen no causar mas revuelo. Como sabe allí los artistas son muy bien recibidos y contamos con programas de apoyo y patrocinio -

Finalizo el lobo antes de despedirse del hombre, deseandole lo mejor a el y a sus muchachos. Hacia mucho tiempo el fue también un esclavo plegiano y aun que su dueña lo trataba moderadamente bien ciertamente sus sesiones de adiestramiento no eran otra cosa que torturas diseñadas para quebrantar su espíritu y obligarlo a hacer lo que se le ordenara. Quizá fuera por eso que se sentía tan identificado con esos chiquillos y deseaba que pese a lo que sea que hubiesen vivido pudieran salir adelante con la cabeza en alto.... Entendía el cariño y el respeto que le tenían a Rambo al sacarlos de ese infierno pues aquel era el mismo sentimiento que el laguz sentía por su amo actual.

- Soy la mascota y compañero de mi amo Marth Lowell y como tal seria una total falta de respeto el no devolver la gran ayuda que usted, mi Lord, le ha prestado al reino de Altea para resolver este caso. Por otra parte no es solo el deber que mi posición me demanda si no que solo un ruin tunante de la mas baja calaña se atrevería a dejar tirado a un camarada después de que hemos llegado tan lejos juntos. -

Comento el lobo con una amplia sonrisa haciendo una notoria caravana en señal de respeto y gratitud para con su compañero, el cual se había ganado todo su respeto y admiración no con sus palabras, si no con sus acciones.

- Ademas, se equivoca en afirmar que el robo de aldea guapa esta fuera de mi jurisdicción. Puede que mi trabajo como agente de altea este culminado pero debo recordarle que usted, con la posición que ostenta, me ha nombrado custodio honorario de Ylisse por un día y me siento en la necesidad de recordarle que dicho día aun no ha pasado, por tanto sigo siendo un custodio y su ayudante. Sea pues mi Lord, disponga de mi como crea conveniente. Como sirviente de mi amo, como custodio honorario, como su amigo y compañero me veo en la necesidad de permanecer a sus servicios hasta que todo este asunto quede culminado. -

Los perros eran buena compañía para los hombres pero la verdadera definición de lealtad pertenecía al clan de los lobos laguz por lo que Artemis no pensaba abandonar a su nuevo amigo cuando aun podría necesitarle, Artemis era un perro noble y leal hasta la médula después de todo. Aclarado esto ambos emprendieron camino hacia aldea Guapa con el fin de resolver el segundo misterio.

- Debo admitir que su forma de hacer confesar al chico de los cuchillos fue magistral, pienso que podría aprender muchísimas cosas de usted. Por otra parte y si me permite, tengo un plan algo similar para desenmascarar a nuestro ladrón poco agraciado. -

Comento el laguz de ojos azules mientras se encaminaban de regreso, debían tener un plan de acción pues al igual que antes el tiempo contaba y mas aun siendo el caso de que los aldeanos ya estaban por enterados del hecho de que dos custodios estaban investigando.

- Dudo que quien sea que haya robado las joyas las tenga en el pueblo. Como tu has dicho antes, Se conocen entre todos y por ello seria arriesgado mantener el botín dentro de la aldea. Que te parece si le hacemos creer al ladrón que ya tenemos pistas de donde están las pertenencias robadas?, seguro estará ya de por si nervioso de saber que estamos sobre el caso. Si mi intuición no me falla al ser ladrón primerizo intentara ir a cambiarlas de lugar así que solo sera cuestión de seguirlo. Que te parece? -

Pregunto el laguz meneando un poco la cola bajo su holgado pantalón sugiriendo un plan parecido al que Virion uso con Jaime, después de todo había aprendido mucho observándolo y si un joven tan precavido y paranoico como Jaime cayo con descarada facilidad, cuanto mas un palurdo que a duras penas se las arreglo para realizar el robo.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Virion el Vie Mar 18, 2016 5:55 pm

Por un momento, Virion temió que el resto de la investigación tuviera que llevarla solo. Al fin y al cabo, ya nada ataba al laguz con lo que había acontecido en Aldea Guapa. No es que Virion se sintiese incapaz de llevar lo que quedaba de búsqueda sólo, pero Artemis había sido un confiable y eficaz compañero, a la par de simpático. No sólo tardaría más tiempo en resolver el caso, sino que sería más aburrido. Por eso mismo, se alegró bastante cuando Artemis le contestó que se quedaba con él, al menos hasta que el asunto del robo de Aldea Guapa fuese resuelto.

¿Era acaso la lealtad y camaradería que mostraba Artemis un rasgo de los laguz lupinos? ¿O era más bien carácter propio de los ciudadanos de Altea? ¿O es que él simplemente era así, con indiferencia del resto? Virion no sabía qué estaba detrás de que Artemis se decidiera a seguir ayudándole, pero tampoco iba a indagar demasiado. El hecho es que había aceptado seguir con él, y eso era una buena noticia.

-¡Excelente, mi querido Artemis! ¡Entonces marchemos hacia Aldea Guapa y resolvamos este asunto juntos de una vez por todas! Si trabajamos como hasta ahora, habremos resuelto el crimen antes de la hora de la cena.-comentó el arquero dando ánimos al laguz una vez quedó claro que ambos estarían juntos hasta el final.

Entonces, mientras iniciaban el camino de regreso a Aldea Guapa, Artemis alabó la manera en que Virion fue capaz de resolver el conflicto. Obviamente, el ser presa de halagos hacía que el arquero no pudiese evitar mostrar una sonrisa triunfante en su rostro.

-No lo olvides, Artemis. No hay arma más peligrosa y poderosa que las palabras. Aprende a utilizarlas, y serás capaz de hacer milagros. O como mínimo, seducir a alguna atractiva dama.-comentó orgulloso el arquero, para luego pasar a escuchar atentamente el plan que se le había ocurrido al laguz para encontrar el botín que ha sido robao en Aldea Guapa.

No era un mal plan, y Virion se sintió ciertamente orgulloso de que el laguz decidiese optar por tenderle una trampa al ladrón, pues en cierto modo sentía que estaba influyendo en la forma de ser de Artemis. Se tomó cierto tiempo para meditar hasta qué punto era viable y cómo debían de llevarlo a cabo. Pero no hubo que esperar mucho hasta que el exduque diera con una respuesta que considerase adecuada.

-No es mala idea, en lo absoluto. Tienes razón, el ladrón tiene que tener escondido en alguna parte el botín para poder venderlo más adelante, cuando pueda encontrar una excusa para poder abandonar la aldea. Pero para poder perseguirlo y descubrir donde tiene las joyas robadas, primero debemos descubrir quién es el ladrón. Si no, es como si anduviéramos a ciegas.-razonó Virion, y por sus gestos no se sabía muy bien si al final hablaba con Artemis o simplemente pensaba en voz alta.-Pero para identificar al ladrón no lo tenemos muy complicado. Sabemos que uno de los que asaltó la casa de la víctima se cortó la mano al entrar por la ventana, y sabemos también que no se trata de Jamie o su hermana, ya que ambos tenían las manos completamente sanas. Por mero proceso básico de eliminación basta concluir que el ladrón que buscamos es la persona con el corte en la mano. Entre eso, y el olor que desprende debería ser fácil poder identificarlo.

No había terminado de hablar cuando el dúo se encontró con un grupo de aldeanos que iba en dirección contraria. Virion reconoció a Rauth, el hermano de la víctima, liderando al resto. Iban con picas, azadones y demás utensilios  de labranza convertidos en improvisadas armas contra el supuesto laguz ladrón, al que por lo visto continuaban buscando. A Virion no le pasó inadvertido el hecho de que varios de esos hombres llevaban guantes, supuestamente para soportar el roce de los aparatos de labranza. Aunque quizás alguno de ellos lo hiciese también para ocultar alguna herida…

-Greetings, mis queridos amigos. Veo que todavía seguís con la persecución del infame ladrón lupino ¿Algún avance que resulte de interés?-preguntó el arquero tras hacer una reverencia a modo de saludo.
-Buenas, Custodio. Pues por desgracia ninguna. La muy bestia bastarda es demasiado escurridiza. No ha dejado ni rastro.-confesó irritado y avergonzado el corpulento campesino, se notaba el enfado en cada una de sus palabras.-Nos dirigimos en dirección al circo ambulante que pasó por aquí hace poco, para ver si se les ha colado el laguz ahí y lo tienen escondido sin saberlo, o por si ellos lo han visto y saben algo. Cualquier pista nos sería utilísima ahora.
-Por desgracia perderéis el tiempo. Ya se me ocurrió a mí esa idea, y del circo acabamos de volver mi compañero y yo. Pero nada. Ni el laguz se esconde entre ellos, ni saben nada del paradero del mismo. Me temo que no sólo nos enfrentamos a una bestia maligna e insaciable, sino también a un escrupuloso y temible genio del mal. Un ser tan astuto e inteligente como para hacer los actos más temibles sin dejar la menor huella ¡Pero no todas son malas noticias! Pues semejante engendro ha encontrado en mí a un rival imbatible e infatigable. Y he hecho ya algunos progresos, hasta el punto de intuir donde el malvado y ruin criminal tiene escondido el botín. Ahora mismo íbamos a comprobar si nuestro descubrimiento era exacto.
-¡¿Sabéis dónde tiene el laguz las joyas de mi hermano?! ¡Increible! ¿Pero cómo…?
-¡Silencio! He hablado demasiado, un defecto muy propio de un hombre tan ilustre como soy yo.-y aquí Virion bajó el tono de la voz, como si de un susurro se tratase, para que supuestamente nadie aparte del grupo ahí reunido pudiera escucharlos.-Los laguz tienen el oído muy fino, y si está cerca y se entera que sabemos donde oculta las joyas, intentará huir llevándoselas a otra parte. Lo mejor es que sigamos como hasta ahora. Ustedes sigan buscando al laguz por su cuenta y nosotros iremos a por las joyas. No pierdan la esperanza, la justicia prevalecerá.

Una serie de murmullos se escuchó por el grupo, pero Rauth acabó asintiendo con la cabeza y ordenó al resto que reanudaran la marcha y siguieran por su camino. Cuando estuvieron todos lo suficientemente lejos, Virion se volvió hacia Artemis.

-Dime, Artemis ¿Has olido algo de interés? ¿Está nuestro hombre en el grupo que se acaba de marchar?-Si era así, la cosa era sencilla, pues ese hombre no tardaría en separarse de los demás y marchar a comprobar si su botín estaba a salvo. De ser así, el plan de Artemis estaba en marcha.[/color][/color]
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2512


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Artemis el Lun Mar 21, 2016 2:21 am

Artemis sonrió ampliamente pues aquella era por mucho una de las expediciones mas interesantes que había tenido hasta ahora no solo por que su compañero era sumamente inteligente si no por el simple y llano hecho de que le parecía muy simpático. Era realmente difícil encontrar humanos como el que le tratara como un compañero e igual en lugar de como solo una herramienta o una bestia salvaje que necesitaba ser golpeada para que obedeciera alguna orden. Era esa mentalidad la que el laguz intentaba esparcir por el reino de Altea comenzando por su dueño.... quizá estaba siendo demasiado idealista pero si lograse tal proesa el laguz estaba seguro de que el mundo seria un lugar mejor para todos, de momento se limitaba a disfrutar de la compañía contraria.

Conforme se encontraron con aquella pequeña turba enfurecida Artemis se vio en la necesidad de forzar una sonrisa pues aun que sabia que Virion solo decía aquello para crear empatia con los aldeanos y ayudarlos a cooperar ciertamente la opinión que tenían dichos palurdos de el le molestaba de sobremanera. Sin embargo el laguz sabia que tenia trabajo aun que su forma humana junto con el ambiente aun húmedo del lugar le agregaban cierta dificultad a su nariz para rastrear mas el olor de la sangre siempre era notorio ademas de que el seguro culpable habia comenzado a sudar por los nervios.

- Y dicen que el salvaje es uno.... mira que buscarme con herramientas de arado como si de verdad creyeran que con eso pueden darme caza. Hum, te aseguro que si me tuviesen realmente de frente saldrían corriendo cual liebres asustadas en todas direcciones. -

Comento Artemis notoriamente de mal humor cuando los aldeanos ya estaban algo lejos y, soltando un pequeño suspiro, el laguz de pelo plateado recobro la calma para hablar de lo que realmente importaba en ese momento.

- Nuestro ladronzuelo esta en ese grupo, si. Es el muchacho de 20 y tanto de años que iba detrás de Rauth con la camisa de granjero amarilla y cara de poco avispado. Estoy seguro por su mano derecha que tenia el mismo olor que la sangre que encontré en el cristal roto de la casa y ademas apestaba a nerviosismo y miedo. Sin duda es nuestro hombre. -

Comento el laguz cruzándose de brazos mientras perdía la mirada en dirección en la que el grupo de aldeanos había continuado con su búsqueda.

- Y.... así que soy un "genio del mal", huh?. Debería tomarlo como un halago?. -

Pregunto el lobo a su compañero dibujando en su rostro una sonrisa burlona dándole a entender que por lo menos a el no le guardaba ningún resentimiento por lo antes dicho pues conociéndole un poco sabia que aquellas afirmaciones no eran verdaderas. Y así solo bastaba con esperar a que la oveja negra se separase del rebaño y el como buen lobo que era esperaría paciente para poder atraparlo con las manos en la masa aun que tenia la certeza de que aquello no cambiaría en nada la perspectiva que tenían los aldeanos de el.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [2]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Tónico de res. [1]
Vulnerary [4]
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1371


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Robo en Aldea Guapa [Privado Artemis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.