Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Sáb Ene 16, 2016 12:30 pm

Virion oteó desde la cima de aquel pequeño cerro el horizonte, aprovechándose de la claridad del día. El exduque de Rosanne era presto a alabar sus propias cualidades en demasía e incluso atribuirse más de un virtud de la que realmente carece, pero sí que era cierto que gracias a su entrenamiento como arquero gozaba de gran agudeza visual, bastante útil a la hora de llevar a cabo misiones de rastreo como la que estaba teniendo lugar ahí mismo. Tras un minuto de concienzuda observación del paisaje que desde esa altura se abría bajo sus pies, se volvió en dirección hacia Chrom, monarca de Ylisse, el cual se encontraba a escasos metros de él.

-Alteza, no veo directamente a los Emergidos, pero el rastro los lleva directamente a aquel bosque de pinos de allí abajo, que seguramente los está ocultando de mi visión. Si descendemos la colina y vamos directos hacia allí, no deberíamos tardar más de una hora en darles alcance.-comentó Virion mientras le señalaba al rey el bosque del que le hablaba y el rastro de huellas, todavía fresco, que habían dejado los Emergidos.

El tono del arquero al hablar era serio y estaba ausente de las habituales florituras barrocas con las que suele intervenir casi siempre que abría su boca. Llevaba así toda la mañana, prácticamente desde que comenzase aquella improvisada persecución. Cualquiera que conociera mínimamente a Virion sabría que ese no era su estado natural de comportamiento. Pero el exduque no lo podía evitar. Al fin y al cabo, estaban a punto de volverse a enfrentar a lo que para él representa la encarnación misma de todos los males: los Emergidos. Y eso siempre le afectaba emocionalmente.

La persecución no había hecho más que comenzar. Su Alteza estaba haciendo una ronda de exploración de las aldeas cercanas a Ylisstol puesto que ha habido ya varios casos de avistamiento de Emergidos por aquella zona. Y Virion, recientemente nombrado jefe de arqueros de los Custodios por el mismo rey le acompañaba en esa misión de reconocimiento. No eran los únicos, también dos jinetes Custodios les acompañaban para esa tarea que aunque pudiera parecer rutinaria era de gran envergadura. Al arquero le resultó interesante constatar que su Rey no era de los que se quedaban en castillo a salvo mientras ordenaba que otros se jugaran el cuello e hicieran el trabajo sucio sino que se implicaba en primera línea como el resto. El valor y audacia del Rey Chrom I era de sobra reconocido en el cuartel de los Custodios pero a Virion le agradó poder constatar aquello en primera persona.

Lo acontecido fue que al llegar a la zona en cuestión no tardaron en encontrar rastro de Emergidos. En concreto, varios testimonios de granjeros que aseguraban haber visto a un pequeño grupo a lo lejos. El problema es que parecían dirigirse hacia una aldea ¡¿Iban a atacar?! No había tiempo que perder. Los dos jinetes se adelantaron cabalgando al galope para llegar a la aldea en cuestión y alertar a la población del posible ataque para que prepararan sus defensas, mientras que el rey y su sirviente arquero seguían el rastro de aquellos monstruos con el fin de seguir sus movimientos y localizar donde se encontraban para poder combatirlos antes de que llegasen a la aldea en cuestión.

-No parece que sean muchos, a juzgar por las huellas que han dejado. Como máximo habrá una decena. Aun así no debemos bajar la guardia. Sugiero que les alcancemos pero que ataquemos hasta que los dos jinetes vuelvan.-propuso el arquero, sabiendo que el rey tenía la última palabra. En principio no era necesario atacar ellos dos solos a menos que ese grupo se acercase demasiado a la aldea, y al ritmo al que iban podían asegurarse que así fuera. Pero aun así había que estar preparado para todo, y por ello mismo, Virion tenía ya el arco en una mano y una flecha en la otra, mas un carcaj lleno de ellas a su espalda, dispuesto a disparar si así lo fuera oportuno en cualquier momento.

Virion estaba preparado. Su venganza contra esos seres comenzaría hoy mismo. Desde que se vio obligado a abandonar su hogar por culpa de aquellas malévolas criaturas había soñado con el momento de poder acabar con todos y cada uno de aquellos seres. Y aunque aquella vez sólo fuera un pequeño grupo, consideraba aquello ya un paso adelante a la hora de acabar con esa cruel amenaza. Pero su razón le insistía que anduviera que no se desconcentrase ni se dejase llevar simplemente por su odio, sino que aprovechase también aquella ocasión para tratar de conocer más a aquellas cosas que se habían convertido en su enemigo jurado. Por eso mismo, la noche anterior se había vuelto a releer el libro sobre Emergidos que obtuvo el día que conoció al príncipe Pelleas, con el fin de probar si alguna de las tesis e hipótesis que allí se exponían servían realmente para combatir a esos siervos del Mal. Y también debía observar a Chrom, y conocer hasta qué punto él se enfrentaba a los Emergidos y si realmente podía considerarlo un aliado contra los Emergidos en general.

El pulso de Virion estaba acelerado, cada vez que se acercaba más y más a su objetivo. Por ello mismo no actuaba como normalmente hacía, concentrado en la tarea que tenía por delante. Sí, se daba cuenta de que no estaba siendo él mismo, pero si aquello servía para acabar contra los Emergidos, que así fuera. Seguiría teniendo la boca cerrada, el semblante serio y la mirada fija en el rastro de huellas. Y llegado el momento, actuaría sin vacilar.

OFF: Post sencillito que sirve de entrada para la campaña. Si hay algo que no os guste o que no quede del todo claro, avisadme y lo editaré sin problemas. Espero que sea de vuestro agrado ¡¡Nos leemos!!
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Dom Ene 17, 2016 5:02 pm

-Y yo que había decidido pasar desapercibido por los bosques...

El hombre de cabellos plateados llevaba un mal día,mas bien un par de malos días. Tenia que volver a reunir los materiales para aquel encargo que había perdido al ser encarcelado.Y estaba siendo mas difícil que la primera vez,y no es que la primera vez hubiese sido fácil! Por el momento solo había logrado reunir las plumas de pegaso.

Por ello había decidido seguir en movimiento,sin descanso,en busca del resto de objetos.Para ello la ruta escogida había sido ese bosque donde la visibilidad era menor y las probabilidades de que alguien,o algo,peligroso para su persona lo viera. Claro eso tenia una desventaja y el hombre lo sabia,también era difícil para el ver cuando algo se le acercaba.Por eso no se percato de los emergidos hasta que se acercaron lo suficiente a el como para cortarle el camino. Ese no había sido el problema.El problema era que al darles la espalda mas emergidos venían en dirección contraria,rodeandole poco a poco e impidiéndole el escape en todas direcciones. Eso si que era un problema.

-Estoy empezando a creer que hay un ente superior que si que odia a los mestizos...

Alzo la vista al cielo a pesar de no ser creyente de nada

-Que quieres que te diga,no haberles dado a todas las razas los mismos órganos reproductores.

Aun tenían que acercarse mas para poder rodearle del todo,para estar a una distancia peligrosa. Pero eso no significaba que pudiese huir,porque para pasar entre dos de esos seres tenia que acercarse demasiado a ellos. Si llevase armas,o si supiese usarlas,no habría problemas,pero los había. Porque era un inutil para la lucha. El sobrevivía gracias al "pies para que os quiero" y el "sálvese quien pueda". Y no sabia si en esa ocasión podía aplicarlo. Girase sobre si mismo observando todo su entorno en busca de una solución

Y a pesar de no encontrarla no estaba preocupado,estaba tranquilo.Como si el escapar de esos seres que seguramente estuviesen dispuestos a matarle no fuese mas que un juego. Después de todo había escapado de situaciones parecidas,puede que incluso peores. Si lo había echo antes para que preocuparse? Eso no le iba a ayudar para nada.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 18, 2016 2:49 pm

Todavía no había dimitido, era una época en que sus preocupaciones eran las mínimas y se contentaba con ser una oveja más de aquel rebaño militar que luchaba cada día para no caer presa de los depredadores que asolaban testarudamente toda población que encontraban a su paso. Odiaba la idea de que pudiesen hacer trizas las vidas de personas inocentes y por eso se enorgullecía de alzarse como general para defender a los inocentes, pensamiento que tendría especial relevancia para la incursión de la poderosa mujer en aquella campaña, además de un reencuentro inesperado con un viejo aliado cuya excentricidad no conocía límites.

Un permiso bastante corto la liberaba de sus obligaciones durante un escaso período de tiempo, había recibido el reclamo de su hermana mediante misiva buscando su ayuda con respecto a un asunto que no había querido determinar por escrito. Como buena primogénita, la mejor hermana mayor se había pateado medio mundo para adivinar lo que sucedía en la vida de la atolondrada albina que tenía de hermana mediana. Pero le quedaba aún un poco de camino antes de llegar a la localización exacta que habían señalado para encontrarse. Concretamente, en aquel momento tenía que atravesar la espesura para acortar las distancias, no estaba por la labor de bordearla cuando portaba aquella pesada armadura cuyo punto fuerte no era la movilidad.

Se adentró, confiada, esperando escuchar ruídos naturales y la pacífica quietud que solía reinar en los bosques y que evidenciaba habitualmente el sonido de las juntas de su armadura con cada desplazamiento, como si se tratase de una base musical rítmica. Pero el sonido de las aves no la habían recibido, la presencia de insectos o mamíferos era apenas notoria. La alteración del hábitat le hizo preocuparse en gran medida y se dirigió a las profundidades del bosque, lugar en que encontró un perfil que ya conocía: Un albino muy parecido a ella físicamente pero cuyas actitudes eran opuestas, así como el lado en que ambos portaban una trenza. Mientras que él parecía inundado por una despreocupación imprudente, ella frunció el ceño al verle rodeado de emergidos. Casi formaban un corrillo a su alrededor. Desenganchó su lanza de doble filo de su espalda y acudió con la mayor presteza que pudo a ensartar a uno de los enemigos en plena carga, penetrando el arma por su costado y saliendo por el pecho mientras en sus ojos se extinguía la falsa luz de la vida. Emergidos. Uno que se encontraba adyacente la atacó con una espada pero no le permitió acceder a ella, lanzándole el cuerpo de su compañero encima para causar su caída y poder acceder al mercader en serios apuros. ¡Podía alcanzarle al fin!

-Taylor... El destino es caprichoso, así como vuestra actitud. -le saludó, interponiéndose entre él y un enemigo que se le había abalanzado, siendo su escudo la defensa perfecta para el cuerpo endeble del traficante, que ella prefería tomar por mercader. Seguía forcejeando, por lo que no le miraba directamente mientras hablaba. -¿Es que acaso sois absolutamente imperturbable? Os jugáis la vida ahora mismo y soy vuestra única e inesperada carta. -trató de hacerle consciente de la gravedad de la situación, esfuerzo que seguramente caería en saco roto pero no podía evitar. Ella, serena por naturaleza y afrontando la situación con absoluta templanza, no podía creerse la poca seriedad con que Taylor se tomaba su existencia. Quería comprender el por qué, esperando que no se tratase de un suicidio o de alguna locura de las suyas. Dispersó el ataque del agresor y lo atravesó horizontalmente con su lanza en el corazón cuando perdió su arma, por lo que su lanza rebanó su carne y cayó en el acto. Miró por el rabillo del ojo al hombre que estaba protegiendo, clavándole sus ojos lila grisáceos con gran determinación. Había de vigilar el perímetro del indefenso si quería evitar que fuese herido.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 26, 2016 3:37 pm

Chrom asintió a las palabras de si arquero con una ademan de la cabeza.  

-Es evidente que esas bestias nos asechan, pero aunque nos superen en numero nuestro deber es ir allí donde el necesitado nos aclame!-  

Sus palabras estaban más llenas de prosa que de realidad, juntarse mucho con su fiel arquero le había modificado el habla y ahora le importaba más que sus palabras sonaran bonito a que poseyeran sentido o coherencia.  
Levantando la vista hacia donde el arquero le señalaba creyó distinguir a las bestias moviéndose entre los arbustos y abetos.

-Por Naga! Son más que nosotros... Pero aunque nos superen en numero, nunca nos superaran en espíritu! Es solo encontrar un buen punto y …-

El ruido de pasos a ajetreo a su derecha lo interrumpió en pleno improvisado discurso. Pudo distinguir como un grupo de emergidos se movían por la zona y también... Un humano? Un simple muchacho de negras vestiduras estaba parado en medio de esas temibles bestias! Debían acudir en pos del necesitado antes de que fuera demasiado tarde!

-Por allá! Han rodeado a un aldeano!  Debemos acudir a su rescate!-  

Dijo y emprendió carrera hacia la batalla sin esperar a que sus compañeros se agruparan. Corrió espada en mano, dispuesto a todo en pos de salvar al desvalido. Pero en su carrera, no vio a un emergido que cargó contra el desde su izquierda, dándole un fuerte impacto con el hombro y derribándolo contra un árbol. El golpe del emergido no fue tan poderoso, pero al aterrizar contra el duro tronco, su cabeza rebotó contra la madera del mismo. Chom cayo de rodillas, sintiendo como el mundo se empezaba a desvanecer a su alrededor. Con su ultimo acto de conciencia llegó a balbucear
-Sigan sin m...-
Su mente se apagó, y el rey cayó desmayado sobre la mullida hierba.

off rol:
Abandono el tema, sigan sin mi
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Jue Ene 28, 2016 12:24 pm

Virion y Su Majestad el Rey Chrom I no tardaron en alcanzar el grupo de Emergidos al poco de avanzar en el bosque. No es que aquellas criaturas hiciesen grandes esfuerzos para ocultar su rastro y además, pronto se daría cuenta nuestro fabuloso y magnífico héroe de que semejantes seres de ultratumba estaban ya ocupados como para percatarse de la llegada de tan importante figura y su regio acompañante.

La idea principal era simplemente la de seguir los movimientos, pero el rey, motivado quizás por la extraordinaria forma de expresarse que habitualmente tenía Virion, parecía más dispuesto a combatirlos directamente. Una idea algo loca, teniendo en cuenta que en total sumarían una decena de aquellos viles demonios renacidos. Aunque Virion tampoco podía culparlo: él también quería acabar con los Emergidos lo antes posible.

No les quedó más remedio que entrar en acción igualmente. Y es que los Emergidos habían rodeado ya a un aldeano, el cual parecía completamente indefenso. La aguda vista de Virion también le indicó que al mismo tiempo, ese hombre estaba sonriendo de manera un tanto sádica y enfermiza ¿Es que acaso le complacía la idea de ser trinchado por un grupo de Emergidos asesinos? Hay gente con hobbys muy raros por ahí. También había una mujer de cabello plateado con una gran armadura roja que se había colocado en posición de defender al aldeano, y que demostraba saber bien como luchar. El arquero pudo ver como ella lograba derrotar al primero de esos Emergidos sólo con un golpe de su lanza. Pero los Emergidos más que probablemente eran demasiado para ellos dos (o ella sola, ya que parecía que el tipo no fuera a o no pudiera luchar) por lo que había que actuar cuanto antes… y sin embargo…

-¡Alteza, esperad! ¡Cargar así es demasiado pelig…!-gritó Virion a su rey, cuando éste marchó corriendo a toda prisa en dirección de donde se encontraba el aldeano sonrisas y la mujer de la armadura roja. Un aviso totalmente bienintencionado y que había dado en el clavo, solo que no llegó suficientemente a tiempo a los oídos del monarca.

Un golpe. Un golpe bastó por parte de un Emergido para hacer tropezar al rey y que este se diera un buen golpe en su cabeza con el tronco de un árbol. El rey cayó inconsciente. Virion apenas pudo escuchar las palabras que dijo Chrom antes de sumirse en la inconsciencia: que siguieran sin él. No podrían contar con él para esa batalla. Virion maldijo su mala suerte.

Mas no tuvo tiempo de maldecir mucho, ya que el Emergido que derribó a Chrom se acercó, lanza en mano, con el fin aprovechar que éste había caído para rematarlo. Virion ya tenía el arco en una mano y sacó una flecha de su carcaj con la otra a velocidad cuasi del sonido, para tensar la cuerda y arrojar el proyectil directo a la espalda del Emergido. Era un blanco fácil, al estar centrado en Chrom, el Emergido no lo vio venir. Se dio la vuelta con el fin de enfrentarse a Virion, pero con eso sólo logró dar tiempo al arquero de arqueros para arrojarle una segunda flecha que se clavó directamente en el pecho. El Emergido trató aun así de luchar, avanzando hacia corriendo hacia el arquero, pero en lo que tardó en recorrer la distancia que los separaba, éste ya había preparado una tercera flecha, esta vez disparada de lleno a la cabeza. El monstruo cayó de bruces contra el suelo, y se disolvió en ceniza hasta convertirse en nada. La amenaza primera contra el rey había sido destruida, pero tirado ahí en el suelo Chrom seguía corriendo peligro. Mas Virion sabía que no podía dejar de lanzar flechas si querían sobrevivir a aquella contienda, por lo que no le quedó más remedio que pedir auxilio.

-¡Oye, tú! ¡Sonrisitas! ¿Te importaría coger a mi amigo y moverlo hasta algún sitio donde pueda estar a salvo? Lo haría yo mismo, pero ando ocupado matando Emergidos.-solicitó el arquero de arqueros, mientras con una flecha empezaba a acribillar a otro de esos repugnantes zombis.

Los Emergidos no tardaron en darse debida cuenta de la existencia del arquero, y algunos de ellos se movieron en su dirección. Virion sabía que desde corto alcance no tenía absolutamente ninguna posibilidad de sobrevivir, con lo que buscó refugio. Primero utilizó como escudo el mismo árbol con el que Chrom fue golpeado en la cocorota, mas cuando los Emergidos trataron de rodearlo desde ambos lados, no le quedó otra que volver a correr, esta vez hasta detrás de la mujer con la armadura roja.

-¡Virion, arquero de arqueros, héroe de leyendas y el mejor amante que jamás haya existido se presenta ante vuestros pies, mi estimadísima doncella!-se presentó Virion mientras con una flecha abatía a otro Emergido utilizando a la dama como escudo para asegurarse que ni ese ni ningún otro le daba alcance.-Gustoso aceptaré una cita romántica con vos, con cena, cama y boda incluida, mas temo que ahora debemos dar prioridad a estas criaturas y complacer su innato deseo de morir a nuestras manos.

Si la idea de luchar contra Emergidos parecía haber vuelto a Virion en alguien serio y disciplinado, la visión de una hermosa mujer parecía haberle devuelto a su estado normal. Sin embargo, el arquero de arqueros siguió defendiendo su título, lanzando flechas y abatiendo Emergidos, con el mismo dedicado empeño, sin dejar que su concentración fuera mermada a pesar de estar acompañado ante tan hermosa y apabullante mujer. Sus vidas estaban en juego, la de su rey también… y eran Emergidos lo que se estaban enfrentando. Y contra Emergidos no valía nada salvo matarlos a todos, sin piedad, misericordia y dándolo absolutamente todo en la batalla.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Dom Ene 31, 2016 3:39 pm

Los emergidos poco a poco se acercaban mas y mas,podía notar,ver,sus intenciones. Esos rostros carentes de vida pero llenos de sed de sangre dispuesto a abalanzarse contra el. Y eso era malo,muy malo. Porque no importaba cuanto pensase o maquinase sobre como librarse sobre ello,con sus habilidades lo único que podía era esperar una oportunidad. Que se acercasen y dejasen entre ellos un hueco por el cual huir,que se tropezasen con algo y cayesen para soltar sobre ellos. Algún giro inesperado del destino...aunque lo que esperaba era algún pequeño accidente en el bosque gracias a la gran cantidad de emergidos,o algo relacionado con la torpeza de alguno de ellos. No a una mujer de roja armadura surgiendo de la nada y acabando con barios de los cuerpos hasta llegar a su posición. Estaba seguro de que si los arboles del bosque no cubrieran parte del sol la armadura de la mujer lo hubiese cegado ante tal triunfal aparición.

-Eso a sido genial,maravilloso!

Aplaudió efusiva mente a la mujer ante sus hazañas,esa maestría que poseía con la lanza,el como el emergido fue atravesado casi sin problemas y el posterior uso del pesado escudo para evitar que el mismo fuese atacado.

-Como estas? Te a tratado bien la vida? Y que haces tan lejos de casa?

Si antes no estaba preocupado ahora que tenia a alguien que le ayudaría a salir de tan problemática situación muchísimo menos. Aunque esa actitud...estaría mal vista por Edith? Le había reclamado sobre ello,aunque sin motivo a su parecer

-Imperturbable no pero de que me va a servir preocuparme? Entrar en pánico juega en contra y no a favor,es muy tonto,prefiero tomármelo con calma...y mira que bien a salido!

Iba a seguir conversando con la mujer cuando un ruido lo distrajo.El golpe unos gritos y...eso de sonrisitas era para el? Se señalo a si mismo ante el recién llegado hombre,preguntándose si era a el o no y miro alrededor. La mujer,el hombre del arco y un hombre tirado en el suelo...cuando había llegado tanta gente? Si hacia un par de minutos estaba solo rodeado de aquellos seres que traían la muerte.

Bueno mucha suerte estaba teniendo así que seria generoso y acudiría a buscar al hombre tirado en el suelo. Gracias al arquero que con gran habilidad cosía a flechazos a los emergidos,y la mujer de gran armadura y mejores habilidades con sus armas pudo acudir hacia el derribado hombre,agachándose a sus pies. También era una suerte que los emergidos no fuesen tontos del todo y en lugar de concentrarse en los desarmados en esos momentos se concentrasen en el hombre y la mujer que eran capaces de matarles. Ya matarían luego a los dos inútiles en batalla.

Mientras el hombre se presentaba,de una manera que demostraba que era un optimista que tenia sus propias capacidades en alta estima,el mercader se dedicaba a observar a los emergidos. Tenia que llevar a ese saco de carne y huesos a un lugar seguro pero...donde?

-Bueno...habrá que probar suerte....

Tampoco tenia muchas opciones. O se acercaba a los dos guerreros acercándose también inevitablemente a los enemigos,o tomaba el rumbo contrario y rezaba porque no se percatasen los seres,cosas,lo que fueran los emergidos. Opto por la segunda opción,agarro al derribado monarca,sin saber que lo era,de los tobillos y se incorporo. Poco a poco comenzó a avanzar,cuidando de no hacer mucho ruido y mirando al suelo para tomar el camino con menos obstáculos en el suelo.No fuese a darle con una piedra en la cabeza al hombre que arrastraba por el suelo
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 31, 2016 6:57 pm

No pudo contener un suspiro afable ante el entusiasmo inagotable de aquel que se encontraba en peligro de muerte y subestimaba las circunstancias en gran medida. Parecía igual de impresionado por sus habilidades bélicas que cuando vio su armadura por primera vez, incluso le había dedicado un aplauso cual público satisfecho. Seguía sin comprender el modo en que su mente funcionaba, dudaba llegar a lograrlo en lo que le restaba de vida. Otro emergido se dirigió hacia ella pensando que había bajado la guardia durante aquella interacción social, nada más lejos de la realidad. Su lanza apunta directamente hacia su gaznate y lo apuntaló despiadadamente, arrebatándole la voluntad que animaba su cuerpo putrefacto. Solo entonces se dispuso a contestar la pregunta formulada por el albino, aún sonriente.

-Estoy aquí porque mi hermana mediana me lo ha pedido, parece que necesita de mi presencia para lidiar con algún tipo de infortunio. Por otra parte, salvo por la preocupación que eso me causa, todo se encuentra perfectamente. ¿Qué hay de vos? -devolvió el interrogante, con gran curiosidad por ver qué había sido de aquel hombre tan peculiar durante el tiempo que no hubieron mantenido el contacto. Incapaz de contener una sonrisa por el comentario posterior, asintió con la cabeza. -Supongo que eso es innegable... Sois un caso perdido. -no lo decía con exasperación sino con una divertida resignación por darse cuenta de que su vida era incluso más emocionante que la de todos los militares que pertenecían a su ejército juntos. Quizá era esa actitud irreflexiva la que traía consigo tanta acción, pero no esperaba otra cosa que tranquilidad por parte de alguien que se había quedado tan pancho al ser encarcelado por su persona en el pasado e incluso nombrando de forma absurda a la celda para tomarle cariño, algo que no olvidaría jamás en la vida.

Paralelamente, un hombre de cabellos grises azulados corría para buscar la cobertura de su armadura, que amablemente le brindó por el simple hecho de estar vivo, requisito bastante exigente en medio de aquella situación incluso si no lo parecía. Se tenía en gran estima y aquello era evidente por su modo de hablar de sí mismo, ensalzándose y tratando de ligar con ella de una forma descarada pero elocuente. Pudo bajar la guardia para sorprenderse -éste había derribado a otro de los enemigos de un flechazo muy bien asestado- algo sonrojada y llevándose la mano delante de la boca debido a la suma sorpresa de que la hubiese abordado de aquel modo tan inesperado.

-Entiendo, Virion, yo también coincido en que sería mucho más conveniente librarnos de la horda antes de determinar nuestra... emmm, relación. Mi nombre es Edith Parthalán, soy general de Lycia y mi presencia por estas tierras es bastante inusual. -se presentó, sin poder dedicarle la reverencia que hubiese gustado de escenificar porque no era procedente bajar la guardia cuando estaban rodeados y ella era la principal defensa, el muro entre ellos y los emergidos. Además, contaban con un herido. -Pero me alegro de haber estado aquí en el momento oportuno y de brindaros mi protección. Debo recalcar que vuestro compañero se ha llevado un buen golpe. -comentó, recordando las imágenes que había contemplado por el rabillo del ojo acerca de cierto peliazul dándose de lleno contra el tronco de un árbol porque no tuvo cuidado. De todos modos, lo que había sido terrible fue el sonoro impacto, a nadie le había pasado desapercibido. También de reojo contemplaba a su mercader para que no fuese abordado por el enemigo, por lo que trataba de interceptar a todo aquel que se fijase en la silueta del espeluznante hombre cargando a uno desfallecido.

-No os preocupéis, Taylor, seguid adelante. No permiré que os alcancen. -elevó la voz un poco más de lo habitual para ser oída desde la distancia, para luego dar un tajo horizontal con su lanza y mucha fuerza cargada sobre sí. Atravesó así los órganos más viscerales de un dúo de no muertos que parecían muy interesados en la presa desarmada y su inconsciente carga. Se dio cuenta en el último momento de que un portador de dagas le atacaba de lleno hacia el rostro, pero no se retiró de su posición porque entonces podría haberle atinado al arquero. Elevó la faz para que no le dirigiese el filo a los ojos ni a ninguna parte peligrosa, permitiendo que le rajase una mejilla y ésta comenzase a dejar fluír la sangre a lo largo del mentón y gotease en su armadura escarlata. Si bien su yelmo con forma de pico la cubría muy bien, partes de su cara quedan parcialmente desprotegidas. Paró el filo con su lanza de doble filo y torció el mango para desarmarlo, dándole una patada baja para alejarlo de sí. Imperturbable, otros enemigos le preocupaban mucho más que aquel. Posicionó su metálico tacón cubriendo el arma requisada y apuntó con su lanza a los restantes a modo de amenaza, con el pico mayor apuntándoles.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Lun Feb 01, 2016 7:26 pm

La situación se había vuelto bastante negra desde el momento en que el rey cayó inconsciente de un golpe contra el árbol. Había sido un golpe de muy mala suerte, en cuanto que él era más que capaz de luchar contra los Emergidos, mas de nada servía lamentarse en ese momento de tan mala fortuna. Ahora sólo había dos guerreros capaz de hacer frente a la amenaza resurgida de las entrañas de la tierra, y uno además debía mantenerse a la retaguardia. Sin embargo, no todo eran malas noticias.

La primera buena noticia fue que el “Sonrisitas”, tal y como lo había llamado Virion, había aceptado la petición de éste de cargar el cuerpo inconsciente del rey y mantenerlo alejado de los Emergidos, lo cual suponía un alivio en cuanto que no tendría que estar pendiente de proteger a su soberano caído, al menos por el momento. La otra buena noticia era que la mujer sabía defenderse bien por sí sola, siendo capaz de detener a varios de Emergidos con su lanza sin demasiadas dificultades.

Y aquí se acaban las buenas noticias. El enemigo era bastante superior a lo que Virion se había imaginado. El rastro pertenecía a un escaso grupo de aproximadamente diez Emergidos, pero en esa zona había el triple ¿Es que acaso el rastro que seguían era el de un pequeño grupo que iba a unirse a uno más grande en ese bosque? Ese parecía el caso. En situaciones normales, no hubiera entrado en la batalla sino que habrían regresado a solicitar refuerzos, pero haber comenzado aquel ataque contra el mercader y la mujer de armadura ya no había vuelta atrás. Había que luchar, fueran diez, treinta o un millón.

Le generala se presentó, mientras seguía luchando con empeño. Su nombre era Edith Parthalán de Rosanne, o eso le gustaría a Virion. Por lo visto provenía de Lycia, y el motivo por el que andaba tan lejos de su hogar era completamente desconocido, pero en aquella ocasión no era importante conocerlo y siendo tan guapa Virion lo aceptaba todo. Los halagos del arquero sorprendieron a la mujer de fuerte armadura, pero por fortuna no bajaron su guardia lo suficiente como para que pudiera seguir matando malignos Emergidos. Virion sonrió satisfecho, pensando que podría tener posibilidades. Pero lo primero era acabar con aquella amenaza, como ambos habían asentado. Y Virion no iba a tener piedad.

-¡Como osas herir el rostro de tan bella mujer! ¡Muere mil veces y púdrete en los Infiernos por crimen tan ruin e imperdonable!-gritó Virion a uno de los Emergidos, un zombi con dagas que había logrado acercarse lo suficiente a Edith como para herirle en la mejilla antes de que la mujer lograse empujarle. No sólo se limitó a gritarle, también sacó una de sus flechas y se la clavó, directa entre los ojos del Emergido, el cual cayó al suelo sin remedio.-Permitidme deciros que vuestra forma de luchar es admirable y soberbia. En verdad los bardos se deleitarán narrando vuestras hazañas en el campo de batalla, y se quedarían cortos por muchas palabras que usasen narrando la espectacularidad y destreza de vuestros letales movimientos.-alabó a la generala mientras sacó otro par de flechas con el que poder seguir acribillando a los enemigos más cercanos.

Pero la cosa no pintaba bien. Virion llevaba 50 flechas en su carcaj y ya había gastado unas diez en total, pero todavía había un gran número de Emergidos a su alrededor y el arquero empezaba a dudar si habría suficientes flechas para abatir a todos. Además, el patrón de ataque de los Emergidos había cambiado. Si al principio habían atacado de frente, creyéndose capaces de abatir a la generala, pronto descubrieron que no era una mecánica efectiva. En su lugar, se separaban, claramente con el fin de rodearlos y tratar de atacarles por varios frentes al mismo tiempo. Eso era un problema grave, ya que Edith sólo podría protegerle desde un lado y si lograban rodearles, recibiría golpes por el resto. Y no era lo único.

-¡Cuidado, sonrisitas! ¡Detente!-gritó Virion al mercader. No es que quisiera ofenderle llamándole así, es simplemente que se le había ocurrido el mote nada más verlo y ahora no era capaz de quitárselo de la cabeza.-¡Emergidos se acercan desde lejos cortándote el paso! ¡Tienes que retroceder!

Aquello era cierto. La vista aguda de Virion, entrenada para poder dar en el blanco con su arco, le había permitido ver como efectivamente se acercaban mas de esos monstruosos seres precisamente desde el lado por el que el mercader pretendía huir. Si avanzaba hacia allí, iría directo hacia su perdición. La situación parecía empezar a ser desesperada, mas todavía quedaban alternativas.

-Estimada Edith, no podemos quedarnos aquí. Si lo hacemos, nos rodearán y avasallarán. Debemos cargar en una dirección y tratar de huir, al menos hasta encontrar un sitio donde no puedan atacarnos más que de un solo frente.-sugirió Virion aprovechando que los Emergidos no atacaban aún, midiendo sus pasos para precisamente poder acercarse a ellos dos desde diversos flancos como profesionales.-Ese lado de ahí parece estar más libre de Emergidos, si cargamos tendremos más probabilidades. Yo trataré de lanzar un par de flechas para que no alcancen a tu amigo, pero debemos darnos prisa y actuar YA o será demasiado tarde.-propuso mientras señalaba el flanco izquierdo, donde el grupo de Emergidos todavía era menor.

Pero Virion no se movió de momento, pues tocaba esperar la respuesta que tenía Edith al plan del arquero. Y es que dicho plan tenía sus riesgos, pues suponía cargar frente al enemigo y tratar de abrirse paso prácticamente a ciegas, pues Virion no sabía muy bien si mas allá de donde proponía correr encontrarían algún lugar donde efectivamente podrían dar la batalla. Y el mercader tampoco lo tendría sencillo, pues tendría que huir en la misma dirección cargando con el cuerpo del rey. Pero no parecía haber otras opciones de menor riesgo y el tiempo se les estaba acabando a gran velocidad.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Mar Feb 02, 2016 4:23 pm

La vista del hombre de cabellos platinados se dividía entre el frente y el suelo por el que pisaba.Tenia que comprobar que no fuese directamente hacia los emergidos,pues a pesar de estar ocupados luchando contra el hombre y la mujer que parecían haber aparecido de la nada para salvarlo,todavía podían cambiar de idea e ir a por ellos. Pero al mismo tiempo también tenia que mirar por donde arrastraba al herido,el pobre hombre ya tenia bastante con el golpe en la cabeza como para que en un descuido golpease su cabeza con algún otro objeto que la naturaleza hubiese dejado tirado. Aunque aun así sabia que la espalda,o los ropajes,del pobre hombre de cabellos azules quedaría destrozada.Pero no había nada que pudiera hacer,lo mas correcto seria cargarlo pero el no tenia la fuerza para hacerlo,así que lo mas rápido y efectivo era ese método.

Mientras se alejaba del centro de la batalla su mente divagaba sobre Edith y sus hermanas,era la segunda vez que se encontraba y la segunda vez que mencionaba algo sobre las mismas. Debían de ser muy importante para ella,no solo para hablar sobre las mismas aun cuando nadie preguntaba al respecto,si no por el echo de toda la distancia recorrida para cumplir la petición de una de ellas. La posición que la mujer poseía en el ejercito de su propio país no debía dejarla viajar con tanta libertad,no como a el que estar en un país u otro le era indiferente... Cuando se sorprendió a si mismo pensando sobre esos temas en medio de dicha situación. Quizás Edith su tuviera razón,parte de ella,y fuese un poco imperturbable,pero solo un poquito.

Detuvo sus pasos cuando gritaron,no su nombre precisamente pero si una palabra que sabia que hacia mención a su persona. Eso de sonrisitas no estaba nada mal,puede que lo usase como nombre en alguna ocasión. Lo cierto era que la manera de hablar del tan Virion le parecía sumamente graciosa,pero no era el momento de hablar de ello.

-Pues no son tontos estos bichos no,una lastima...


Giro e hizo girar el cuerpo tirado en el suelo,antes de dirigirse hacia los dos guerreros. Incluso el sabia que la situación apremiaba así que avanzo medio corriendo y sin cuidado alguno,haciendo que la cabeza ajena recibiese algún que otro golpe. Mejor despertar con dolor de cabeza que sin brazo,ademas estando inconsciente no le reclamaría. Esperaba que los que parecían sus dos compañeros temporales le abriesen paso hacia ellos a medida que se acercase al lugar.Aunque bueno conociendo a la mujer no dudaba de que pudiese acercarse a ella sin problemas,o que ella acudiese a el. Y eso que tampoco la conocía tanto
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 03, 2016 4:22 am

Tras de sí contaba con un valioso aliado para el que la agresión del emergido no había pasado desapercibida ni era de tan escasa importancia como para ella, que seguía alzándose y empalando rivales sin el menor miramiento. Era solo un tajo en una zona en donde el flujo de sangre se concentraba y el movimiento inconsciente de la musculatura facial no contribuía a la coagulación del líquido bermejo. El reguero de sangre no le molestaba, estaba acostumbrada al frío y a su olor, bastante menos nauseabundo que el que emanaba del plasma putrefacto de los no muertos que iba rebanando... Prefería ser embadurnada por sus propias heridas que por las ajenas, especialmente en ese caso. Sin embargo, el arquero no iba a perdonarle aquella afrenta al emergido con la misma facilidad que la albina y le ensartó una flecha en plena frente -¡diana!- mientras le reprochaba su comportamiento.

-Gracias. -le respondió, girando el rostro ligeramente para dejar ver una sonrisa de agrado por ser tan fieramente defendida. Era un halago, así como sus palabras posteriores que ensalzaban su estilo de combate, basado mayoritariamente en el estilo militar que le hubieron transmitido en el ejército pero conservando el toque lancero de la familia que sir Armin Parthalán tuvo a bien impartirle a grandes rasgos desde su más tierna infancia. -Sois sumamente amable, querido Virion, vuestras palabras me animan a esforzarme y llegar a ser realmente digna de ellas. -y es que no consideraba serlo, tal vez de haber solucionado la situación desde un inicio sí lo creyera, aceptando el halago. Pero no, estaban todavía rodeados por una amenaza numerosa de la que le costaba deshacerse y ya le habían herido, aunque se tratase de una minucia. - Nuestra resistencia en el campo de batalla no sería la que estamos demostrando de no ser por vos, por ello he de agradeceros y cederos el puesto cuando los bardos narren esta epopeya. He contado con el apoyo de múltiples arqueros a lo largo de mis años como general, pero he de admitir ninguno tan diestro. Estoy segura de que hallaremos el modo de vencer. -respondió, cargada de determinación, admirando desde su yelmo la visión plagada de emergidos que se desplegaba ante ambos guerreros. Esperaba que su sincero piropos sirviese también de arenga, pues les quedaba un largo camino por delante antes de finalizar con todos aquellos seres maléficos que amenazaban sus existencias sin descanso porque ya lo habían hallado en la muerte.

Le llamó la atención la percepción de Virion alertando de cómo los rodeaban cual corrillo de marujas enfurecidas. Querían atacarles a ellos mientras no podía defenderlos con su carente omnipresencia, estaba claro. Era lo lógico, pero igualmente le molestó sobremanera y no pudo evitar fruncir el ceño por lo ruin que le resultaba, seres sin moral alguna como siempre habían demostrado. Pero el tirador tenía una idea: Debía cargar para despejar el camino, él se ocuparía de cubrir a los rezagados. Aguardaba su respuesta, a lo que ella asintió con la cabeza, muy conforme con respecto a su idea, el flanco izquierdo estaba considerablemente más despejado que el resto.

-Vuestra mente es tan ágil como vuestra visión. Sí, el plan es fiable y eso es lo que haremos. Cubridlos, por favor, yo me ocuparé del resto. -la mujer comenzó a avanzar inexorablemente hacia los enemigos a su izquierda, no sin antes haberse asegurado de que Taylor y el desfallecido peliazul les iban a la zaga. Fue entonces cuando se lanzó sobre uno con un grito guerrero, elevando el escudo sobre su nuca y dejándolo caer con la fuerza suficiente como para dejarlo atontado en el suelo. Luego, le siguió un pobre desafortunado que fue ensartado por su lanza mientras detenía a otro con el escudo. A falta de manos libres, picoteó con su yelmo en forma de ave al que se precipitó sobre ella y lo derribó por el impulso que había tomado antes de dirigir el rostro en su dirección. Solo restaba sacudir el cuerpo del enemigo que colgaba de su lanza y ensartar con la misma al que peleaba inútilmente contra su protección más poderosa. Así fue que el camino se despejó todo lo deprisa que la general pudo, no llevaba cuenta de los segundos pero supo que había sido relativamente eficiente.

Acudió al encuentro de ellos porque percibió que alguien había tomado la idea de copiar a Virion y lanzarles flechas a los tres. Interpuso su enorme escudo como paredón mientras los acompañaba en el avance. -Desde luego, eso sí que ha sido un flechazo por vos. Marcáis tendencia. -bromeó al pasar por su lado, con su particular sentido del humor siempre presente en sus comentarios, incluso situaciones tan desesperadas no cesaban su divertimento.

-Taylor, vamos allá, os cubro a los tres del aluvión de flechas. Procurad avanzar juntos, yo os seguiré cual bastión a través del bosque -explicó, aún desplegando su impenetrable defensa y usando su cuerpo acorazado en los puntos que no alcanzaba a cubrir. No importaba que avanzasen algo lento hasta librarse de la lluvia de perdigones, mientras luego apurasen el paso en la verdadera huida.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Vie Feb 05, 2016 8:14 am

Si algún de un miembro de la corte observase como aquel mercader “transportaba” al Rey de Ylisse, arrastrándolo medianamente por los suelos, seguramente sufriría un infarto o algo peor ante tamaña afrenta hacia el soberano del Sacro Reino. Y cuando el “Sonrisitas” escuchó las palabras de Virion y dio media vuelta para escapar de la emboscada de los Emergidos que pretendían cortarle el paso, la situación empeoró. El arquero no pudo evitar hacer una mueca de dolor al ver los golpes que estaba recibiendo Chrom en la cara al ser arrastrado con tanta premura. Pero Virion era lo suficientemente inteligente como para saber que no tenía otro remedio. El mercader no parecía tener la suficiente complexión como para poder cargar sobre los hombros el musculoso y pesadamente armado cuerpo del rey y había que reconocer que esa era mejor opción que ser simplemente masacrado y devorado por esos monstruos salvajes. Ahora bien, Virion no podía imaginar la cara que pondrían el mercader y la generala en cuanto supiesen la verdadera identidad del hombre al que estaban salvando.

Hablando de la generala, parecía ser que ella misma había aceptado el arriesgado plan de fuga de Virion, dándose cuenta ella también que cualquier otra opción era todavía más arriesgada o directamente suicida. No sólo eso, sino que además se encargó de alabar la destreza del arquero con su arco y sus reflejos mentales a la hora de diseñar el plan de huida. Para Virion, esos eran indicios claros de que la mujer estaba cayendo prendada de él y que no le costaría nada ligársela una vez hubieran salido de tan peligrosa amenaza. Pero para poder disfrutar de la compañía de tan bella y fuerte mujer, lo primero era salir de aquel bosque con vida.

-¡Adelante!-gritó Virion como señal para que la mujer comenzase su carga mientras al mismo tiempo disparaba una flecha contra otro Emergido que estaba por la zona donde pretendían huir, dándole en el costado. No sería suficiente para matarlo, por desgracia, pero sí que lo debilitaría lo suficiente como para que no fuera una amenaza a la hora de pasar por su lado.

Mientras tanto, con un grito de guerra, Edith se lanzó a la carga como lo habían planeado, sorprendiendo a los Emergidos que no se esperaban esta respuesta por parte de la guerrera. En poco tiempo había logrado dejar fuera de combate a todos aquellos que estaban en frente y liquidar a varios de ellos. Virion no perdió el tiempo y fue corriendo detrás suya, disparando alguna que otra flecha para disuadir a sus perseguidores.

Fue entonces cuando se fijó que una flecha volaba en su dirección, dispuesto a clavarse sobre él. Maldita sea, Virion presumía de tener buena vista pero no se había fijado que entre aquellos Emergidos había arqueros también. Afortunadamente, la generala de Lycia corrió en su auxilio y bloqueó esa y otras dos flechas con su portentoso escudo.

-Por favor, agradezco vuestros cumplidos pero no me comparéis con semejante escoria. Permitidme enseñaros como se dispara un arco de verdad.-comentó con su típica arrogancia Virion mientras disparaba una flecha contra el arquero que había atacado primero, lográndole derribar. No era lo suficiente para matarlo tampoco, pero al menos les daría un respiro.

Pero no era el único arquero, y otros más arrojaron una auténtica andanada de flechas con el fin de parar la huida del pequeño grupo de humanos. Virion sabía que no podía responderlos a todos, así que en su lugar aceptó la idea de dejar que el escudo de la generala detuviese el avance de tan peligrosos proyectiles.

-Cuento con vos, mi amadísima Edith. Si salimos de esta, os prometo la cita más romántica y fabulosa que hayáis podido imaginar en vuestra vida.-garantizó el arquero mientras guardaba su arco en su espalda y se dirigía hacia donde se encontraba el mercader arrastrando como buenamente podía al rey.-Permíteme que te eche un cable, juntos cargaremos más rápido a su al… a mi amigo.-le dijo Virion a Taylor, verdadero nombre del Sonrisitas, o así lo dedujo al ver que la generala le llamaba con ese nombre. Por poco se le escapaba la verdadera identidad del hombre inconsciente, cosas que ocurren cuando uno está bajo tanta presión, pero creía que había sabido reaccionar a tiempo.

Cada uno cogió a Chrom por un hombro y empezaron a correr a gran velocidad, mientras Edith los cubría como había prometido. Virion guiaba la marcha, a ciegas como temía, pero al menos la fortuna empezó a sonreírles, pues no sólo no se encontraron a mas Emergidos de frente, sino que gracias nuevamente a su aguda visión, alcanzó a ver algo que les permitiría salvarles, o por lo menos ganar tiempo.

-¡Escuchad! ¡Veo un pequeño cerro a cien metros de aquí! Si subimos hasta arriba del todo, nos será más fácil abatir y defendernos del grupo de Emergidos ¡Pero tenemos que llegar rápido! ¡Vamos, vamos!-gritó el arquero, arengando al resto para que le siguieran a toda velocidad hacia la dirección indicada. La situación todavía era desesperada, pero Virion empezaba a confiar que podrían salir de esta. Y más valía que así fuera, desde luego no tenía pensado acabar sus días a manos de esa basura. Tenía todavía muchas cosas por hacer, unas tierras que reconquistar y muchas mujeres a las que conquistar también. Iba a sobrevivir, costase lo que costase.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Sáb Feb 06, 2016 10:39 am

Teniendo ahora su atención centrada únicamente en la dirección que tomar,olvidándose de por donde pisaba,el mercader tenia una mejor visión de la situación.De la lucha en si y de los ires y venires de sus compañeros. Ayudaba mucho el hecho de no darles la espalda y acudir hacia ellos en lugar de huir en la dirección contraria. Lo único malo de la situación era que el pobre peliazul sufriría las consecuencias,pero lo cierto era que cada vez estaba menos preocupados por los golpes que el hombre podía estar recibiendo. Estaba mas concentrado en otra cosa. En no seguir sus instintos por ejemplo.

Todo parecía ir bien en cuanto la mujer cargo contra los emergidos,con fuerza y habilidad a ojos del albino parecía que los seres habían sido masacrados sin dificultad alguna. Aunque el branded seguía maravillado ante las acciones ajenas porque para el el solo echo de llevar dicha armadura era una tarea titanica. Y el acabar con los emergidos como si se estuviera cortando mantequilla con una espada con dichas vestimentas era algo inimaginable.

Por desgracia su admiración fue cortada  cuando las flechas comenzaron a dirigirse hacia ellos. Y hay fue cuando comenzó la lucha contra sus instintos.Porque si por el fuera en dicha situación correría esquivando flechazos y podía jurar que no le rozaría ni uno. Apostaría sus ojos a ello si hiciera falta. El problema era que cargaba con el cuerpo ajeno y no podía moverse como quisiera,si llegaba a correr entre la lluvia de proyectiles le seria una tarea mucho mas complicada el evitarlos.Y aunque consiguiera que no le diese ni uno el cuerpo tirado a sus espaldas seria el dañado. Y sinceramente no conocía al pobre inconsciente y tampoco se preocupaba mucho de su bienestar. Pero una vez que lo había comenzado a cargar y a dar tantas vueltas con el seria un desperdicio dejar que lo hiriesen. Eso y que era amigo,o conocido al menos,del arquero que los estaba ayudando. Y lo cierto es que el tal Virion le agradaba. Era muy bueno en su trabajo,una puntería excelente,y muy divertido el escuchar sus palabras. Que ese era otro tema

-No entiendo como podéis hablaros con tanta educación mientras peleáis con los bichos. Yo no lucho contra ellos y me estoy acordando de todo su árbol genealógico,del dark mage que no les maldijo en vida,y del hijo de meretriz que los mato en su día.

Le comento al arquero de arqueros cuando llego a su lado y entre ambos tomaron el cuerpo de su amigo para trasladarlo de una manera mas saludable.Porque era cierto,al no poder esquivar y correr como deseaba cada vez que una flecha se acercaba a ellos maldecía a todo lo había y por haber que tuviera relación con los emergidos. Menos mal que la mujer se aseguraba de que no quedasen como un colador gracias a su escudo. Si alguien alguna vez decía en su presencia que las mujeres eran el sexo débil le pagaría una visita al cuartel de Edith,a ver si le rompían los dientes de un golpe de escudo.

El comerciante de dudosa ,por no decir nula,legalidad estaba algo mas incomodo al llevar al monarca de aquella manera.Pues no estaba acostumbrado,por lo que no corría tan rápido como podía. Aunque aun así no tuvo dificultad alguna para seguir el ritmo de Virion,y dejándose llevar por sus pasos se dirigieron hacia el cerro. Mas rápidos que un esclavista de laguz escapando de un dragón de 10 metros. Y porque no ,mas incomodo para el pero mas seguro para el muñeco viviente. Porque acababa de decidir llamarlo así.
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 07, 2016 4:59 am

Se rió cuando Virion mencionó lo de la futura cita romántica tras aquella matanza sin cuartel, supuso que se trataba de su particular sentido del humor debido a que hablaba mucho del asunto a la ligera y la mayor parte de la gente se tomaba aquellos asuntos como algo relativamente más serio. Era común el hecho de que una persona se anduviese con miramientos, avergonzada, pensando en la imagen que daría y en cómo se resintiría su relación con la persona a quién se declaraban. La reacción habitual era morirse de reparo y no hacerlo al final, pero aquel hombre lo soltaba con un desparpajo impresionante que inicialmente la había abrumado un poco -en especial porque más bien podría llegar a verle como un compañero de cacería sentimental antes que como a pareja potencial- pero luego se lo había tomado con mucha filosofía, pensando que quizás podría ser su forma de animarla en una situación complicada. Edith siempre idealizando las intenciones de la gente de bien, pobre ingenua.

Se congratuló al ver que que ninguno de ambos habían sufrido daños. Ahora cargaban al peliazul desfallecido entre ambos, lo que consideraba bastante más provechoso para el desmayado porque Taylor estaba golpeándole la cara literalmente contra el suelo en los instantes anteriores a contar con la ayuda del arquero, quien había acudido a socorrerlo después de darle una demostración gráfica de cómo debían lanzarse las flechas. Le convencía bastante más que las que enviaban los enemigos, a quiénes seguro les fallaba el pulso por eso de estar muertos y tal. Devolvérselas no era del todo provechoso, por lo que se alegró de que ambos colaborasen para huir en lugar de plantar resistencia... Pensó en el desconocido que portaban, ¡aquello le iba a doler durante días!

Los cubrió con el escudo como muro mientras corrían por el bosque. Ella no era ni de lejos tan rápida como los dos hombres y medio, incluso si iban cargados como mulas, la armadura era un lastre mayor bastante más que aquel peso muerto. Por lo menos, ofrecía resistencia, pero le costaba correr con aquello puesto y el crujido de las juntas de su blindaje resonando con el eco del bosque casi vacío de criaturas lo evidenciaba. Aprovechó que se estaba quedando un poco atrás para frenar y detener a algunos de los enemigos con lanzazos hacia el frente en distintas trayectorias diagonales que disuadieron a muchos de aproximarse y a los pocos temerarios les desgarraban al tacto. Echaba a correr un corto tramo entre una intercepción y otra, dando tiempo a sus compañeros sin quedarse absolutamente rezagada.

-¿Os encontráis bien? -preguntó, pues le daba esa impresión en los vistazos fugaces que les había dirigido durante todo el camino pero no estaba totalmente segura. Quería asegurarse de que todo estaba en orden, preocupada como ella sola. Comenzó a subir a aquella elevación del terreno con algo de cansancio por la carrera emprendida y llevada al extremo con tan pesada coraza, el esfuerzo había sido grande para dejarlos atrás mientras adoptaba la nueva posición de combate desde la altura del cerro. Jadeaba notablemente y sudaba, pero no podía permitirse descansar porque los enemigos se dirigían hacia ellos. No podía cubrir todos los flancos si eran tan numerosos todavía, por lo que decidió optar por la bravuconería.

-Vamos, ¿eso es todo lo que tenéis? Ni siquiera podéis acabar conmigo, yo me alzaré por todos nosotros. -provocó, determinada, empuñando su lanza como si fuese una pica en posición descendente, para poder pinchar al que se atreviese a ascender. Como si un influjo sobrenatural proveniese de la mujer de rojiza armadura, los emergidos comenzaron a centrarse en ella con obsesiva fijación, como si estuviesen hipnotizado por la amenaza altanera de sus palabras y su imagen poderosa superando el cansancio en lo alto del desnivel.


Uso de skill:
Provocar
Skill que permite al general llamar la atención enemiga hacia sí, actuando como distracción para atraer atención, ataques o persecuciones hacia su persona en lugar de cualquier otro. Muy útil si se tiene en cuenta la capacidad defensiva del general.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Dom Feb 07, 2016 5:00 pm

-Créeme, Sonrisitas. Yo albergo más odio hacia esos seres de ultratumba del que te puedas llegar a imaginar en toda tu larga vida. Mas un auténtico aristócrata siempre ha de saber mantener la compostura en todo momento, o perderá su misma esencia. Y se verá incapaz de inspirar a los demás en situaciones como las que nos encontrarnos ahora mismo.-contestó Virion a Taylor mientras ambos seguían cargando al rey Chrom I y corrían en dirección al cerro a toda la velocidad que podían.

A pesar de la “carga real” que ambos llevaban a sus espaldas, la premura de la situación les permitió llegar y subir el cerro en menos tiempo del que el mismo Virion había calculado en un principio. Sin embargo, en ese momento no estaba tanto preocupado por ellos como por la generala que les estaba cubriendo la retirada. Con aquella enorme y pesada armadura, le era difícil mantener el ritmo y correr a buena velocidad. Pero mientras todavía cargase al rey, no podría asistir con su ayuda. Aunque tampoco es que pareciese necesitarla, pues si algún desdichado Emergido lograba dar alcanza a la titánica generala, ésta lo despachaba con su lanza rápidamente.

Una vez llegado casi hasta arriba del cerro que Virion había escogido como lugar para poder resistir el envite Emergido, el arquero dejó el cuerpo del rey en una roca y rápidamente sacó de nuevo su arco y flechas para poder continuar abatiendo Emergidos aprovechándose de la ventaja de la altura para poder llegar más lejos y dar mejor a cada blanco. Edith preguntó desde abajo del cerro, mientras empezaba a subirlo, por el estado en el que se encontraba el grupo. Virion respondió con una sonrisa.

-Vuestra preocupación os haría más bella si no fuera por el hecho de que haceros más hermosa de lo que sois es francamente imposible, mi amada Edith. No hemos sufrido daño alguno gracias a mi admirable guía ¡Pero cuidado, vienen más!-gritó al fina al ver como la hora de Emergidos se aproximaba ante la base del cerro en donde se encontraba la generala.

Virion estaba realmente preocupado por la mujer. Si ellos seguían con vida era gracias en grandísima medida a ella, pues Virion jamás sería capaz de dar la batalla cara a cara con tan cuantiosos y feroces enemigos. Pero incluso Edith, en toda su grandeza y gloria, no parecía poder evitar dar muestras de cansancio. Y la batalla parecía todavía prolongarse todavía bastante más. Aun en esas condiciones, Edith no sólo no se rindió, sino que, clavando su lanza en el suelo, provocó a los Emergidos, los cuales se lanzaron en tropel contra ella.

El arquero tomó nota mental de lo que estaba sucediendo. Había oído hablar de la habilidad de algunos generales de lograr que el enemigo fijara su atención en ellos, pero le llamó la atención que eso funcionase también contra los Emergidos, como si pudieran ser provocados exactamente igual que un humano. Se prometió que si salía de esta, le informaría al príncipe Pelleas de todo lo descubierto ese día, tal y como le había prometido en su ocasional encuentro en el Mercado Modelo de Ylisstol.

Pero ahora tocaba seguir luchando, o la carta que le enviaría al príncipe de Daein tendría el Infierno como remitente. Aprovechando que la atención del enemigo estaba centrada en Edith, Virion pudo aprovechar aun más la ventaja que la altura le proporcionaba y empezó a disparar más y más flechas. Centró su atención especialmente en los que se encontraban más a los lados del cerro. Así, si por algún casual se les ocurría dejar de prestar interés a la generala de Lycia, les costaría más volver a llevar a la práctica su plan de cercarlos y atacar desde diversos ámbitos.

Gritos de rabia, furia y dolor por parte de los Emergidos se escuchaban en aquel cerro con bastante fuerza, pero Virion no permitió que eso mermara su concentración a la hora de apuntar y lanzar sus certeras flechas. Cuando se quiso dar cuenta, ya había gastado la mitad de su carcaj, quedándose sólo con 25 flechas aproximadamente. Y sin embargo, el número de Emergidos era todavía demasiado elevado. A ese paso, sólo era cuestión de tiempo que los Emergidos los acabaran avasallando, aun con la ventaja del cerro incluida. Virion pensó entonces en la alternativa y le trasmitió la idea que se le ocurrió a la cabeza al mercader.

-¡Sonrisitas, enciende una hoguera! ¡Si hacemos señales de humo, es posible que alguien lo vea y acuda en nuestro auxilio! ¡Rápido!-ordenó el arquero a Taylor para luego seguir apuntando y lanzando sus flechas contra otro Emergido, que cayó abatido tras ser golpeado en el abdomen-¡Otro disparo para los bardos!-exclamó entonces algo arrogante y satisfecho ante ese lanzamiento, mas sin permitirse bajar la guardia por ello.

Mientras, esperaba que Sonrisitas hubiera hecho caso a su orden. Le había dicho que era para poder hacer señales y pedir socorro, lo cual era cierto… en parte. Tenía otra idea en mente para el fuego, si la situación se volvía desesperada, mas no iba a decirla abiertamente de momento, no fuera a ser que el mercader se echase para atrás pensando que el arquero se había terminado de volver loco. No, por el momento, tocaba resistir.

-¡Ánimo, bella Edith! ¡Vuestra fuerza y vuestros movimientos son un soneto de amor al arte de la guerra que deja en evidencia a héroes de leyenda! ¡Seguid así y seremos la pareja más letal y dichosa que habrá pisado Ylisse, Akaneia, Elibe y el mundo entero!-dijo entonces el arquero a la generala, con el fin de motivarla más todavía… y dar más pasos en el camino de conquistarla. Que sobrevivir a un ataque zombi no entra en contradicción con el amor.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Mar Feb 09, 2016 6:33 pm

-Pues ser un aristócrata parece un coñazo

Consiguieron alcanzar la meta,el cerro avistado por el arquero,y sin tener que perder al hombre-maniquí por el camino. Se dedico a correr y no mirar atrás,no se iba a preocupar por Edith.Para que? Ella parecía arreglárselas bien por su cuenta y el no podía hacer nada para ayudarla. Bueno tal vez hacer de cebo vivo...pero ser comido,despedazado... asesinado en general por unos seres que no se sabia si estaban muertos o habían arrasado con toda la reserva de hidromiel del país no entraba en sus planes. Por ello hasta que no alcanzaron la cima y Virion deposito al desconocido sobre una roca no se molesto en girarse para asegurarse el estado de la mujer.Tal y como suponía por su voz estaba bien,aunque no esperaba que se hubiera quedado tan rezagada. Algo malo tenia que tener esa armadura. Pero aun habiéndose quedado rezaga la mujer no se rendía,continuaba el camino para llegar a ellos a medida que acababa con los seres con muchísima maestría.

Comenzó a aplaudir al tiempo que tarareaba una alegre melodía que se mezclaba con los gritos y gruñidos del enemigo. No eran agradables de oír.Y tanto la mujer como el hombre necesitan ser reconocidos por su trabajo. Y que mejor manera que atendiéndolos. Aunque tal practica tuvo que ser pospuesta cuando Virion le hizo cierto pedido. Inflo las mejillas en un gesto infantil de protesta,mas no dijo nada y comenzó con la tarea que le habían encomendado.Porque no era muy sensato llevarle la contraria a quien te esta salvando el pellejo.

Recogió algunas ramas,ramitas y hierbajos sueltos del suelo del cerro hasta formar un pequeño montón.Suficiente a su parecer. Metió las manos en los bolsillos para comprobar que no tenia ni yesca ni pedernal,no acordándose cuando los había vendido u olvidado en alguna posada. Aunque no le sorprendió el no llevarlos.En ocasiones se despistaba. Ante tal contratiempo su primer pensamiento fue revisar las ropas del inconsistente hombre .Pero por un lado su amigo quizás no se lo tomase bien y malinterpretase la situación. Y por otro suficiente que le había dejado la cara echa un cuadro como para encima cogerle cosas prestadas sin permiso. Así que tocaba usar métodos mas arcaicos. Busco piedras,cogió tres de ellas ,porque quería coger tres ,y comenzó a golpear dos.Una contra otra. Tardo mas de lo esperado y en mas de una ocasión estuvo a punto de tirarlas todas y tumbarse mandando al diablo el fuego,mas no lo hizo y al fin lo consiguió. Una pequeña chispa que creo una llama minúscula que avivo soplándola.

-Listo! Conseguido! Soy el mejor!

Se levanto pues se había sentado para encenderlo,y con una de las piedras en la mano como pudo se aplaudió a si mismo. Ahora era el momento de darle uso a la tercera piedra,a esa que sobraba. Se acerco al arquero,pues había echo el fuego a cierta distancia. Y desde allí la tiro con toda su fuerza,no mucha,contra un emergido. No fue difícil acertar,le dio en toda la cabeza,gracias a que todos se habían concentrado en la misma zona,con la atención puesta en Edith. Doler no le dolió eso estaba claro pero parecía haberlo despistado.

-Diana! Diez puntos para mi !
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Jue Feb 11, 2016 6:04 am

Tanto los melódicos aplausos de uno como los elaborados elogios del otro le habían hecho sonreír en una situación que claramente estaba dejando de tener bajo control, motivo por el que agradecía los ánimos mientras trataba de encauzarla. Si algo había aprendido durante su adiestramiento era que la labor de los generales era mantener a salvo al resto del grupo con su capacidad protectora, defendiendo su posición con honor y únicamente pidiendo auxilio a sus compañeros en caso de encontrarse frente a poderosos magos -supuesto en que, afortunadamente, no se encontraban en aquella escaramuza.

Era por ese motivo que se posicionaba ante sus compañeros de batallas para encarar ella los golpes de los emergidos, tentados por el aura provocadora de la mujer armada que les había hablado con tal recochineo a sabiendas de las inmediatas consecuencias. A su lado contaba con un combatiente a distancia, un traficante indefenso y un pobre lastre que se encontraba en el limbo del tremendo leñazo que se había llevado, es decir; que ella era la única con la suficiente entereza física como para frenar la oleada de emergidos en la situación en que se encontraban. Pero siempre con la mayor prudencia. Erigió su escudo ante los enemigos que osaban atacarla de lleno, aprovechando sus momentos de flaqueza para pincharlos con el pico más afilado de su lanza cual gigante y mortífero alfiler de filo degradado cual cimitarra.

Percibió la iniciativa de sus compañeros de mandar señales de humo pero, ¿quién acudiría en su ayuda exactamente? Consideraba complicado que alguien lo suficientemente capaz avistase su llamada de auxilio y, asimismo, esperaba que ningún incauto se aproximase movido por la curiosidad o tendría otra vida por la que velar entre tantas dificultades. La hoguera ya ardía gracias a la inestimable colaboración del otro albino del grupo, ocurriéndosele a ella alguna otra aplicación para la misma. El compañero al que iba a dirigirse se estaba divirtiendo lanzándoles piedras en toda la cara, aturdiéndoles y causando la risa de Edith, que tuvo que contenerla ligeramente para no ser escandalosa.

-Taylor, tengo otra idea mejor, escuchad. -sin perder detalle de la batalla, rotó un lateral del rostro para avistar la silueta del alocado contrabandista.-Tomad la rama caída más larga que halléis y haced arder uno de sus extremos, la improvisada antorcha mantendrá a salvo vuestro perímetro en caso de que logren acercarse. Son como bestias en diversos aspectos. -le previno, pues siempre podía haber alguno que se zafase de su influjo y acudiese hacia ellos, por lo que era bueno que contasen con una forma de repelerlos en caso de emergencia.

Seguía luchando a base de lanzazos mientras escondía su metálico cuerpo tras su protección principal. Incluso si contaba con un cuerpo acorazado, había zonas como el rostro que estaban menos protegidos y lo mejor era cubrirlos mientras se encorvaba, parecía una enorme pared de metal que tomaba furiosas represalias ante todo tipo de ofensivas realizadas hacia sí. Estaba usando de pica una lanza que fue pensada para asestar tajos pero el resultado era satisfactorio en cuanto a que, desde el cerro, tenía acceso a sus puntos vitales... Si así se les podía llamar a los órganos de criaturas que recién regresaban de la muerte.

-Gracias, Virion, vuestro apoyo está siendo igualmente importante para mermar las filas enemigas. Mantendré a salvo vuestra integridad a cambio con todas mis fuerzas, contáis con mi palabra. -le devolvió el elogio, sonriendo mientras luchaba y su sudor descendía en pequeños chorros ocasionales por su frente. Era un gran esfuerzo, pero contar con compañeros tan divertidos y motivadores le daba ánimos. -Propongo que protagonicemos un cantar heroico conjunto: "La armadura andante, el arquero de arqueros, el enemigo del bosque y el tirapiedras". Será todo un clásico. -respondió, divertida, con voz cantarina que luego se transformó en un gruñido de esfuerzo al verse atrapada su arma con la del enemigo y tener que abrirse paso a través de la misma para llegar a la tráquea, agujereándola sin piedad para que dejase de darle problemas. Obviamente, no tomaba en serio las palabras del arquero de arqueros que tantas flechas lanzaba en su favor, similitud que poseía con cupido aparte de por sus melosas palabras de amor. Para ella era solo el elogio de un compañero tratando de restar hierro a un asunto que chirriaba por el choque de las armas sedientas de sangre.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Vie Feb 12, 2016 11:03 am

Taylor “Sonrisitas” hizo lo que le pidió Virion sin mucha dilación ni protesta alguna. A pesar de carecer de las herramientas idóneas, se las apañó para poder hacer una pequeña fogata con la que poder hacer fuego. Nadie preguntó al arquero sobre la viabilidad de su idea. Alguien podría haberle objetado que quién podría aparecer por aquel lugar perdido de la mano de todos los dioses y dragones. E incluso que si alguien acudía atraído por el fuego, podría ser un campesino u otro mercader incapaz de servir de ayuda. De haberlo hecho, el arquero no les podría culpar, al fin y al cabo, no sabían que él era Custodio, el hombre inconsciente era el rey y que había soldados Custodios cerca que con suerte verían el humo y acudirían al auxilio tarde o temprano. Pero como no lo hicieron, Virion pudo ahorrarse el tener que improvisar explicaciones.

Ahora bien, pedir auxilio no era la única finalidad por la que quería encender el fuego, ni tan siquiera la principal. Edith le había propuesto al mercader que usara una rama ardiente para mantener alejados a los Emergidos, puesto que estos parecían tenerle miedo, como si de animales salvajes se tratasen. Eso era lo que quería comprobar Virion. En el libro que adquirió del príncipe Pelleas en Mercado Modelo se mencionaba como el comportamiento de los Emergidos variaba en presencia del fuego. Las notas que apuntaban eran obtusas y un tanto confusas pero parecían indicar que el fuego era una barrera para ellos. Era el momento de demostrar si aquello era cierto o no o hasta que punto era así.

-Un título excelente para la mejor de las canciones, mas a ésta canción todavía le falta el climax. Oh, cuanto los bardos lleguen a esta parte, el público se quedará con la boca tan abierta que necesitarán una palanca para poder volverla a cerrar.-comentó el arquero de arqueros, mientras disparaba otra flecha más antes de volverse hacia la hoguera.

Lo primero de todo, se sacó su mochila y sacó de ella un par de botellas de vidrios llenas de licor, las cuales mostró al mercader como si de un camarero especialista en vinos le estuviera enseñando a un catador.

-¡Eh aquí uno de los tesoros de Ylisse, mi amado Sonrisitas! Agua de fuego de Villa Oeste, cosecha de… de hace unos años, ni me acuerdo ya. Una bebida espirituosa de alto contenido alcohólico. Se dice que sólo con probarla te conviertes en dragón por unos instantes o por lo menos escupes fuego por la boca. Son bastante caras, pero con bastante moderación son deliciosas. Eso sí, muy inflamables.

Y dicha esta explicación, procedió a actuar sin demorarse más para no dejar desatendida tanto tiempo a la generala, bien capaz de defenderse por sí sola pero cada vez más exhausta por el esfuerzo dedicado en mantener a raya a los Emergidos. Y para ello, se vio obligado a cometer el mayor sacrificio que jamás tuvo que hacer desde el día que tuvo que abandonar a los suyos en Rosanne. Se quitó… su pañuelo de cuello.

Rápidamente, vertió un poquito del contenido de la bebida en el pañuelo y enseguida utilizó ese pañuelo como tapón de una de las botellas de vidrios llenas del “Agua de Fuego”. Alguien podría pensar que si Virion llevaba consigo tales bebidas es porque era un borracho empedernido. Lo cierto es que, desde que supo que iban a tener una misión contra Emergidos, se había traído esas botellas con el fin de usarlas para lo que iba a hacer ahora. Tocaba demostrar hasta qué punto los Emergidos temían al fuego.

-¡Échate para atrás, mi amada Edith!-gritó Virion con fuerza mientras prendía la tela que funcionaba de tapón. El pañuelo de cuello convertido en mecha prendió, y antes de que llegase al fondo Virion lo arrojó contra uno de los Emergidos que se encontraban más cerca, explotando al poco de impactar. Sí, Virion acababa de inventar el cóctel molotov.

La explosión misma derribó a tres Emergidos los cuales cayeron al suelo. Uno de ellos además se prendió completamente y las llamas empezaron a consumir su cuerpo entero. Gritos desgarradores de dolor y de rabia salieron de aquel cuerpo. Gritos que estremecían todo el área y que afectarían profundamente al arquero… si el que los lanzase fuera humano. Pero como no lo era, Virion sonrió satisfecho ante el resultado.

El fuego empezó a sembrar algo de caos entre los Emergidos, los cuales se apartaban como podían de los Emergidos en llamas. Sin embargo, y a pesar de todo, éstos no cejaron en su empeño de alcanzar al grupo. Parecía ser que los Emergidos temían al fuego, sí, pero como cualquier mortal con dos dedos de frente haría, nada más. Había ganado tiempo con aquella explosión, pero no había logrado que el enemigo se desbandara definitivamente, como había esperado que pudiera ocurrir. Algo era algo, al menos.

-¿Mejor que una piedra, no crees Sonrisitas?-comentó Virion con cierta arrogancia mientras le pasaba la otra botella a Taylor.-Tómala, te dejo usar la otra. Hazlos arder a todos.-y acto seguido volvió a su puesto para seguir acribillando a flechazos a esos inmundos y ahora quemados Emergidos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Undertaker el Dom Feb 14, 2016 1:40 pm

La hoguera no era muy grande y por lo tanto el fuego y el humo creados por la misma tampoco lo eran.Y el mercader no sabia si eso era bueno o malo. Porque las señales de humo serian leves,y eso podía jugarles a favor o en contra. En contra si quien pudiese ir en ayuda no las veía ,a favor si había emergidos en la zona lo suficientemente listos para interpretarlas y no acudían ante ellas por no captarlas. Pero lo dicho,no iba a contradecir a aquellos que le salvaban el pellejo....bueno no contradecirles mucho.

-Pues que quieres que te diga,prefiero que en el cantar me llaméis el sonrisitas que el tirapiedras. Osea,sonrió mas que tirar piedras,me viene mejor!

Ahora venia la duda...a quien obedecía? Seguía intentando hacer señales de humo aumentando el volumen de la hoguera o cogía una rama la incendiaba y la usaba cual escoba para apartar emergidos. Parecería alguna ama de casa o un tabernero espantando borrachos de su puerta a las tantas de la madrugada.

No tuvo que pensar que hacer pues Virion acudió a el de nuevo,sacando unas botellas consigo. Aplaudió la presentación del producto mientras escuchaba las palabras con atención y las acciones ajenas con mas atención aun. Cuando escucho lo de inflamable pareció entender...y sonrió...Era una buena idea! Y parecía divertida! Incluso se permitió ponerse en pie ,dejando momentáneamente la hoguera a sus espaldas,solo para ver las consecuencias de las acciones del arquero. Lo cierto era que fue impresionante la manera en la que los emergidos fueron alcanzados y uno de ellos fue prendido. Gritos,seres huyendo del compañero incinerado,y el pobre desgraciado retorciéndose. Y aun así algunos ni se inmutaban y seguían cargando contra la general. Impresionante y espeluznante al mismo tiempo,no puedo evitar abrir la boca en un gesto de asombro y aplaudir con alegría.

-Maravilloso! Increíble!! Ahora yo ahora yo!!!


Volvió a la hoguera y se agacho,mas no se sentó,cerca de la botella que Virion amablemente le había dejado a el. A diferencia del arquero el no contaba con un pañuelo,así que tuvo que romper un trozo de la parte baja de su túnica negra. Consiguió un trozo de tela mas largo que el pañuelo usado por el arquero de arqueros,pero también menos grueso. Abrió la botella y la miro unos momentos,antes de poner el trozo de tela...medito...y lo decidió.Seria un desperdicio así que antes de tirarla le dio un pequeño sorbo,muy leve,y menos mal! La boca ,toda la garganta le ardía y hasta tuvo que sacar la lengua para ver si se aireaba un poco. Normal que fuese inflamable...lo que no se explicaba era como no ardía ya con la sola cercanía del fuego.

Ya con no tanta pena por echar a perder el licor mojo un trozo de tela y con el otro extremo tapo la botella tal y como Virion hiciera antes.La miro antes de prenderle fuego y le dio un beso al futuro arma. Después de todo era un objeto maravilloso que acabaría con los emergidos!....o eso esperaba!

Le prendió fuego y se incorporo,acercándose con rapidez hacia donde estaba el arquero,mas cerca de los emergidos. Tiro la botella a un lugar cercano a Edith,donde se concentraban la mayoría de emergidos.Porque había que tener varias cosas en cuenta. No tenia fuerza y no podía lanzarla muy lejos. Lanzar piedras era una cosa a la que todo el mundo estaba habituado quisiera o no,pero con las botellas los cálculos eran distintos. Y por ultimo no tenia puntería alguna. Así que suerte tuvo cuando la botella callo en el suelo ,pegado a los pies de unos de los emergidos que en masa intentaban acercarse a Edith para atacarla,de que la leve explosión alcanzara la carne muerta.

No prendió de forma tan espectacular ni con tanta fuerza como cuando Virion les alcanzo.Pero había comenzado a prender

-Eso son 100 puntos!
Afiliación :
- NOHR -

Clase :
Villager | Wyvern Rider

Cargo :
Comerciante ilegal

Inventario :
Concoction [4]
Vulnerary [4]
Lanza de bronce [2]
Espada de bronce [1]
.
.

Support :
Sothe
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
383


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 17, 2016 4:19 am

Ante la réplica de Taylor por considerar mejor su nuevo y popular mote antes que el que derivaba de su nueva afición, no pudo evitar reír sonoramente mientras asentía con la cabeza. Era verdad que sonreía de forma espeluznante en todo momento, incluso sí su instinto le decía que aquella vez parecía estarse divirtiendo de lo lindo. Igualmente, coincidía con que tirar piedras no era lo suyo, incluso si le encantaba atizarles en toda la cara a los emergidos que se aproximaban. Mejor pensado, ¿había alguien cuya especialidad fuese arrojar pequeñas rocas en combate? Supuso que no existiría tal cosa pero, de ser así, imaginaba a alguien empujándolas a conciencia con una honda. Se quedó mirando al infinito mientras valoraba si aquella era una buena idea para proporcionarle un modo de autodefensa al albino, que no sabía si agradecería o no pero así no tendrían que recurrir a lanzarlas como si fuesen canicas voladoras.

Sintió el grito preventivo de Virion sacándola de sus vacilaciones y despertando sus reflejos. Se quitó de en medio para ver una botella con un pañuelo ardiendo incrustado, lo que le hizo enarcar una ceja con duma sorpresa. Pero no tardó en atar cabos casi a tiempo para presenciar la explosión, el líquido alcohólico tan potente que el arquero hubo descrito alimentó las llamas que provenían del paño y causó una combustión importante que comenzó a incinerar a los emergidos como si aquello fuese una churrascada en que la carne se había pasado.

Como si les hubiese sabido a poco, ambos hombres comenzaron a conspirar para lanzar otras de aquellas, pues Virion venía muy bien equipado de licores que emplear a modo de arma, de lo que dedujo que era un bebedor empedernido o que su estrategia vendría preparada de casa. Gritos en masa fueron el resultado de su táctica, ante la que parecía profundamente satisfecho y Taylor también. No podía negarse que éste le había puesto el suficiente empeño como para despejar la zona adyacente a la albina mediante un impacto ígneo tremendo. La mirada de Edith era de plasmó absoluto, había visto magias de fuego menos destructivas dirigidas a su persona, lo que le hizo estremecerse al pensar en sentir aquello en sus carnes, recorriendo su armadura. Los elementos, gran debilidad de la mujer acorazada que los acompañaba.

-Cuanta... violencia. -se dijo a sí misma, boquiabierta y llevando la mano extendida ante sus labios con finura. Parecía no darse cuenta de que ensartar emergidos como a pinchos morunos no era exactamente la alternativa pacifista, pero para ella el fuego, viento y rayo constituían la mayor de las masacres. Puntos de vista diferentes, como siempre. Pero sabía aprovechar la ventaja que aquella incineración les daba, usando su lanza para ensartar a los ardientes cuerpos que seguían teniendo la voluntad de desplazarse, todavía resistiéndose a ser mermados. Los más cercanos cayeron unos tras otros, por lo que la zona circundante quedó despejada.

Descendió de un salto del cerro para avanzar unos cuantos pasos y aprovechar la confusión del bando contrario para arrastrar la lanza de doble filo con parte incrustada en la tierra y alzándola en posición ascendente. De este modo, el filo desgarró la carne de los individuos cercanos, derramando su oscura sangre por doquier como si se tratase de petróleo en pequeñas cantidades que iban en aumento. Al haber hecho palanca mientras atacaba desde el suelo, un par de fragmentos de tierra fueron desprendidos y estampados contra la mole de emergidos que empezaba a aglomerarse a su alrededor, levantando una polvareda que los cegaba a todos y siendo los pedazos desprendidos poderosas armas contra las cabezas de algunos de ellos. Noqueados y frotándose los ojos a partes iguales, eran presa fácil para los próximos ataques proferidos hacia ellos, disminuyendo la marabunta relativamente deprisa.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Virion el Vie Feb 19, 2016 10:30 am

La ígnea idea de Virion tuvo reacciones distintas. Por un lado, Taylor “Sonrisitas” pareció disfrutar con el espectáculo que el arquero de arqueros había orquestado. Tanto que aplaudió y alabó en buen grado la explosión y el resultado de aquella bomba improvisada que había arrojado Virion contra aquel puñado de Emergidos. No tardó ni un instante en pedir al arquero que le diese oportunidad de hacer lo propio, deseando también participar él en semejante barbacoa de Emergidos.

En cambio, Virion pudo percibir como la generala Edith vacilaba un poco ante aquello y hasta murmuraba unas palabras de desaprobación que el arquero logró escuchar someramente. Y como un resorte, no pudo evitar responder a aquello:

-Comprendo vuestra vacilación, mi adorable Edith. Pero recordad, no son humanos. Ni siquiera merecen los derechos que pudieran tener animales. Son monstruos. Y el deber de los héroes es destruir a los monstruos, con todos los medios necesarios.-comentaba, mientras disparaba otra de sus flechas y empezaba a notar que su carcaj se estaba quedando ya vacío, con menos de una decena de flechas.

Mientras tanto, Taylor hizo lo prometido y lanzó su segunda botella (tras darle un besito de buena suerte y un lindo lingotazo), no con tanta puntería como Virion, pero era algo comprensible ya que era un simple mercader y no el arquero de arqueros. El lanzamiento de la botella impactó en el enemigo, pero demasiado cerca de donde estaba posicionada Edith. Por fortuna, parecía que no recibió daños ni quemaduras, o al menos nada que no ocultase tan gigantesca armadura.

El caos que el fuego ocasionó fue aprovechado para que la generala avanzase y ganara posiciones, ensartando al enemigo que osaba cruzarse en su camino y utilizando su lanza cual palanca, aprovechando el terreno, para lanzar fragmentos de roca y tierra con los que cegar y golpear a unos cuantos de aquellos ruines e inmundos Emergidos. Virion volvió a echar un vistazo a su carcaj, ya quedaban sólo unas cinco flechas. Era ahora o nunca.

-Vuelvo enseguida ¡Vigila que el fuego siga encendido, Sonrisitas!-ordenó nuevamente Virion a Taylor. Aunque la función principal de la hoguera ya estaba resuelta, en tanto que sólo se había traído dos botellas y no iba a poder hacer más bombas como las que ellos dos habían arrojado antes, todavía quedaba la posibilidad de que sirviera el humo para llamar a los refuerzos. No podían estar muy lejos, al fin y al cabo, los miembros que los acompañaban pronto se preguntarían qué habría pasado con su Rey y se verían obligados a investigar. Y el humo debería mostrarles más rápido el camino.

Y es que viendo que el fuego no había logrado desbandarles como había soñado Virion, no quedaba otra opción que la de ganar tiempo hasta que la ayuda llegase. Y para eso, necesitaba más flechas con las que poder seguir apoyando a Edith a mantener la posición ¿Pero de dónde sacarlas? No podía recuperar las flechas que él mismo había usado, pues estaban clavadas en muchos enemigos dispersos, tardaría demasiado en recuperar aquellas que pudieran ser recuperadas y no se hubieran roto en el proceso. Pero él no era el único arquero. También había arqueros entre las filas de los Emergidos. Y los arqueros tienen flechas también.

Rápidamente, colocándose detrás de Edith y aprovechando la situación que ésta había creado, lanzó las pocas flechas que le quedaban directo a uno de los arqueros que se había acercado con la finalidad de alcanzar a la generala con sus flechas e intentar patéticamente hacerle algo a pesar de estar tan sobradamente protegida por tan portentosa armadura. Las flechas dieron en el blanco, en el pecho y la cabeza e incluso una llegó a darle en la entrepierna. El Emergido cayo y Virion corrió en su dirección a toda velocidad.

Normalmente, esa táctica ería condenadamente arriesgada, sino un suicidio, pues era ponerse justo enfrente de la vanguardia del enemigo, pero entre que los Emergidos estaban dispersos gracias al fuego y las acciones de Edith, y a que éstos seguían centrados en abatir a ésta ignorando al resto por las palabras y el aura que la generala despertaba, Virion se consideraba lo suficientemente a salvo como para al menos, alcanzar el cadáver del arquero recién abatido, recoger su carcaj lleno de flechas y correr nuevamente a colocarse detrás de tan bella generala para seguir proveyéndola de apoyo con sus flechas mientras ésta le ofrecía la necesaria cobertura.

-Aguantad un poco más, mi amada Edith. Sé que no tenéis por qué creerme, pero la ayuda está de camino. Pronto podremos disfrutar de nuestra cita romántica prometida ¡Seguid así!-trató de animar Virion a Edith, mientras lanzaba flechas nuevamente a su espalda, ahora que había logrado obtener mayor munición para seguir luchando aunque fuera unos minutos más.

Pero más valía que los refuerzos llegasen efectivamente pronto como había dicho Virion, puesto que si bien los Emergidos habían sufrido bajas considerables, todavía seguían ahí un buen puñado dando la batalla y sin intención de desistir lo más mínimo. Y muy difícilmente iban a poder resistir aquel envite mucho más tiempo. Edith era fuerte, pero el cansancio cada vez hacía mella, al igual que en Virion. No podrían luchar eternamente. Y si en algún momento sucumbían al cansancio, sería el fin para todos. Por eso mismo, desde dentro Virion rezaba a Naga y todos los dioses habidos y por haber para hacer que efectivamente los refuerzos acudiesen antes de que fuera demasiado tarde.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Archer

Cargo :
Miembro de Los Custodios.

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Arco de bronce [2]
Arco de bronce [2]
Arco de acero [4]
Vulnerary [3]
Tónico de res. [1]
.

Support :
Pelleas

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2511


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Matar Emergidos es Sana Afición [Campaña Privado Chrom, Undertaker, Edith]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.