Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Mar Abr 26, 2016 4:42 pm

Se sentía más tranquilo si el extraño no viajaba con ellos, la seguridad de su hijo era primordial para él y sabía que wyverns nuevos alteraban a los que ya estaban presentes, sobretodo una hembra entre dos machos, y uno de los machos ya se mostraba interesado. Fue mejor que el jinete se mostrase receloso con el grupo y siguiese su propio camino, a fin de cuentas no era normal ver jinetes wyvern en grupo a no ser que fuese en el ejercito, eran más bien de naturaleza solitaria debido al fuerte lazo con su propia montura, padre e hijo siendo una lógica excepción y una excepción mayor el que Haar estuviese con el gran pelirrojo, buscando un lugar seguro para su hijo más que por elección. Ya aquel comportamiento había cobrado sus consecuencias, en la base del grupo ya los mercenarios y habitantes comenzaban a no ser muy afines a la idea de convivir con un par de wyverns, siendo bastante más desastrosos y escandalosos que caballos o incluso pegasos... tampoco siendo muy agradables en los momentos que la naturaleza llamaba, siendo especialmente en la comida (nadie le gusta limpiar sangre y cueros de animales desmembrados) y mucho menos cuando la comida terminaba su viaje por el interior del wyvern. Pequeñas cositas que agregar a la lista de "Razones para vivir en una casita en el pico de una montaña".

Derivando la atención al pequeño castaño y a su regordete lagarto soltó un profundo suspiro, una de sus manos descansó en su cintura mientras la otra peinó hacia atrás su cabello ya un tanto largo y cortado un tanto descuidado, hacía meses que no lo cortaba y ya en su nuca pasaba ya sus hombros y hebras plateadas dejaban en evidencia su edad y estress, su mirada cansada miró en dirección a la mansión y movió su cabeza dando una afirmativa - Será lo mejor. Iremos como exploración en primera instancia y después podremos instalarnos por la noche. - dijo sin mucho peso aún, esperando a que se retirase el otro jinete antes de sentirse más cómodo y bajar un poco su guardia. Ya con compañía conocida se sintió más a gusto, meditando un poco las palabras de su jefe, por duras que podrían llegar a sonar, no impactaron de esa manera en el jinete, estaba acostumbrado a la crudeza de la vida, cargando en su rostro la lección más fuerte, sabía que sería una dicha que Haru le enterrase a él y no alrevez y esperaba que cuando eso ocurriese, la guerra hubiese pasado o al menos le hubiese encontrado un lugar seguro para vivir a su pequeño. No era un mal chico, mucha energía y un espíritu aventurero y de superación que él había tenido en su juventud antes de chocar contra la gran pared de la realidad, esperaba que eso nunca le ocurriese al menor y por tal razón a veces le sobreprotegía un poco de más - Iremos despacio y con sigilo, mantente cerca Haru, no te adelantes demasiado que puede que hayan magos de trueno o incluso arqueros. -

Sus manos acariciaron la trompa de su wyvern para llamar su atención, más que caricia era una rascada brusca con sus uñas chatas, pero con la gruesa piel escamada se sentía como una simple caricia. El brusco gesto del animal no tardó en venir, empujando con su cabeza el pecho del jinete pidiendo más cariños, como un gran cachorro mimoso, pero con garras, dientes y escamas, los cariños siguieron distrayéndole mientras el mercenario subía ya con más práctica, no era algo difícil de hacer si se sabía donde pisar y de que correas sujetarse. Una vez que estuvo arriba él mismo montó y con un jalar suave de las riendas hizo que el wyvern avanzase hacia uno de loa árboles trepando para salir de la zona más ramificada, si bien no estaban en un área espesa del bosque, el movimiento y la envergadura del animal con sus alas extendidas era demasiada para maniobrar con comodidad, subiendo por el árbol, nuevamente arrastrando las ramas y hojas por los costados e incluso por el rostro de los jinetes si no se escudaban con el brazo, llegó a la parte más alta donde el animal pudo extender sus alas y alzar vuelo.

No tardaron en sobrevolar la zona de la mansión, tal como su hijo había dicho, los techos de esa mansión tenían un enrejado y un pequeño murito, ideal para los guardias y les vendría bien para resguardarse, sobretodo desde el piso. No se acercó demasiado, sobrevolando a distancia prudente en busca de algún peligro antes de exponerse.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Vie Abr 29, 2016 2:55 am

Malva no estaba del todo feliz de ver partir al otro wyvern, pero no hizo intento de seguirla tras distraerlo con un tironcito de correa, el joven cachorro volvió a centrarse en saludar a su padre con carantoñas felices y pequeños gruñidos. Un wyvern joven y feliz, con un jinete joven y feliz. Extremadamente feliz por salirse con la suya. Con todo y aquel encuentro había esperado mayores contratiempos, pero al final el otro jinete sirvió como distractor de la ira paterna ¡Muy bien Haru! sentía que había obtenido todo un logro, experiencia extra en escabullirse sin meterse en líos. Infló el pecho escuálido, orgulloso de sí mismo. Y de Malva, el joven wyvern siempre le hacía sentirse orgulloso.

Ahora, si tan solo pudiera averiguar que planeaban allá.

Porque a Haru no le gustaba que se quedaran tan serios y secreteando cerca de Queso. Por lo que sabía aquellos estaban complotando para dejarlo en un sitio seguro, otra vez. Eso no pasaría. Decidió el jovencito cruzandose de brazos y mirando torvamente al par de adultos, como si pudiera leer sus labios o sus pensamientos. Al menos los sobreprotectores pensamientos paternos.

 - No adelantarse, no hacer ruido, no ser visible, lo tenía cubierto, pero el olfato de otro wyvern siempre es un problema para escabullirse - le sacó la lengua a su padre de un modo infantil y muy falto de respeto, pero aprovechando la distancia segura para librarse del rapapolvo merecido.

 - Lo tengo, lo tengo~ buena cosa que Malva y Queso sean negros ¿no? perfecto para sigilo nocturno- malo para ver donde estaba la cabeza de su compañero, pero no iba a ir dando hachazos en pleno vuelo si no sabía a donde apuntar. Mejor pensar que podían dar un sobrevuelo tranquilo por la zona, a distancia segura, buena altura y esperando que el “enemigo” se descubriera a si mismo por alguna antorcha o similar.

Eran como personas después de todo ¿no era así? seguro necesitaban luz para ver, y si había un campamento o algo debería haber vigías. Frunció el entrecejo, lo último que querían era ser divisados y derribados en pleno vuelo. No sería bonito tener que aterrizar forzosamente y mataría a quien le lanzara flechas a su querido Malvavisco. Su compañero confiaba en él para no meterle en líos demasiado gordos, o más gordos que él. Y para protegerlo como él le protegía.

Malva imitó a su padre y trepó a un árbol especialmente grueso para poder estirar las alas, las ramas crujieron amenazadoramente pero mantuvieron el peso. El joven wyvern alzó vuelo pesadamente pero sorprendentemente pudo mantenerse en el aire y maniobrar despacio cada vez más alto. La idea de arqueros o magos con ataques a larga distancia que pudieran herir a su compañero era suficiente para tenerle alerta y poco dado a presumir sus habilidades de vuelo. Porque Malva puede ser rechonchito, pero sabían volar. En silencio, sabían volar en silencio también. Cosa bastante difícil para alguien tan hablador como Haru. Ceño fruncido en concentración, logró mantenerse quieto por varios minutos, la silueta de la mansión cada vez más cerca hasta que podía ver las ventanas vacías, algunas tapiadas, muy mal tapiadas. Muy tétrico también, casi deseaba ver lucecitas de antorchas por ahí, así no pudieran aterrizar, pero al menos evitaría que se imaginara sombras entrecortadas contra los muros y cosas así. ¿Se arriesgaría a bajar un poco más para ver a distancia más segura?

Su padre le regañaría, pero debían tener la certeza de que no había lanceros ó arqueros parapetados en las sombras de los muros.  Guió el hocico de Malva hacia abajo, solo un poquito, lo suficiente para ver con mayor claridad en el siguiente sobrevuelo, pero dejando espacio para una maniobra evasiva. No que eso fuera infalible, pero era joven y estúpido.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Jue Mayo 05, 2016 10:23 pm

Los dos wyvern riders roden la zona, comienzan a ver movimiento al aproximarse a la villa, su vuelo nocturno y alto no altera a los emergido que parecen estar haciendo campamento allí.



Se inicia la MODALIDAD DE MAPA.


Durante este combate, todos los movimientos de los aliados (sprites en colores de acuerdo a cada personaje) y los enemigos (sprites en rojo) serán representados en el mapa, que corresponde al área que les es visible.



Hay 1 ladrón en el área inmediata, moviéndose en silencio entre los árboles desde la altura pueden llegar a verlo.


MODO DE USO Y REGLAS:

MODALIDAD DE MAPA:

1. Los posts se redactan normalmente. Pueden ser tan extensos o breves como el usuario desee. Sin embargo, cada personaje sólo podrá atacar a un enemigo por post. El ataque puede ser tan complejo o simple como el usuario desee (simplemente un ataque directo con el arma, o hasta un completo triple salto mortal desde detrás culminando en un tacleo con el arma por delante, etc.), pero al fin y al cabo 1 ataque.
2. En caso de usar un item o realizar una curación por báculo, también es 1 por turno.
3. El uso de un item y solamente el uso de un item es combinable con otras acciones. Se puede usar 1 item y luego atacar en el mismo turno, o usar 1 item y luego curar mediante báculo, sin embargo no podrá huir o moverse del lugar si utilizan un item con una acción.


4. Se aplican niveles de arma, siendo el acero superior al bronce, y la plata superior al acero, con las características laguz (garras, aliento, etc) estando al nivel del acero. Un arma dos niveles superior (ej: plata respecto a bronce) rompe la otra. Un usuario de arma superior derrotará a uno de arma inferior apenas acierte un ataque. Usuarios de armas equivalentes necesitarán 2 ataques (2 turnos) para derrotarse, aunque claro, contar un vulnerary o un healer prolongaría la resistencia.
5. Se aplican pautas de superioridad e inferioridad de armas. La superioridad de arma no define la victoria o derrota de un enfrentamiento, sólo puede causar que según el control de Narrador un ataque falle ocasionalmente (ya sea que en la escritura alguien bloqueó, falló, el arma se cayó etc.). Las pautas son: usuarios de espada tienen ventaja sobre usuarios de hacha, usuarios de hacha tienen ventaja sobre usuarios de lanza, y usuarios de lanza tienen ventaja sobre usuarios de espada. Tanto dagas como arcos son inferiores a las armas directas, y equivalentes entre sí. Características laguz (garras, aliento, etc) son superiores a todo tipo de arma. La magia en su totalidad es equivalente a armas físicas y superior a características laguz. La magia oscura es superior a la magia elemental, la magia de luz es inferior a la magia elemental, y la magia de luz es superior a la magia oscura.


6. Narrador controla a los enemigos y modera, por ende, Narrador es quien dictamina si han muerto o no, qué clase de daño han recibido, etc.
7. Ya que los enemigos son el personaje que Narrador controla, se aplican las pautas usuales del personaje ajeno. No god mod (controlar lo que el personaje ajeno hace o el estado en que queda), no metarol, no ignorar acciones, etc


8. Se muestran los aliados y enemigos presentes en el área del campo de batalla. Aliados y enemigos lejanos, aparecerán al acercarse.
9. El entorno es el mostrado en el mapa. Si bien la movilización es totalmente interpretativa (el usuario puede escribir que su personaje se desplaza hacia donde guste y le parezca razonable), tener en cuenta cuerpos de agua, montañas, etc., como también que lo que no está en el mapa o no sea descrito por Narrador no existe en el entorno.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 08, 2016 11:11 pm

Spoiler:
Anduve platicando con Haar con respecto a lo que hacer esta ronda, y debido a que mi turno estaba bastante ligado al de él, ya que estoy sobre su montura, me dio autorización de manipular levemente a su wyvern. Básicamente solo es dar por hecho que me bajan en el campo de batalla para yo poder realizar mi turno con libertad. En caso de que esto no esté permitido simplemente ignoren la segunda parte de mi turno y asumamos que me bajé luego del turno de él.

....Tal vez tenía que ver con que ya estaba siendo bastante frecuente el asunto de tener que montarse en el lomo de un wyvern, o quizá simplemente ya su confianza en el jinete era bastante, pero el hecho era que ya no se sentía tan nervioso encontrándose encima de Queso. Y si bien su cuerpo se estremeció un poco en cuanto la criatura comenzó los bruscos movimientos conforme escalaba, y todavía más cuando inició vuelo, ya sus manos no se aferraban a la silla de montar con todas las fuerzas que sus manos le permitían. Dicho de otro modo, la ansiedad que se apoderaba de él en ese momento ya no tenía que ver con que dudara sobre la bestia que le transportaba, sino simplemente con lo incómodo que se sentía por no tener sus pies en tierra firme o poder movilizarse por su propia cuenta.

....Y mientras el trío surcaba el cielo nocturno, el mercenario poco a poco podía sentir cómo sus expectativas y sus esperanzas se esfumaban. El no haber conseguido ni el menor rastro del de los Emergidos en lo que llevaban de noche le hacía preguntarse qué tan buena idea fue salir a explorar, ¿había sido una pérdida de tiempo? ¿No estaba tratando de buscar una aguja en un pajar? Empezó a considerar dejar esa clase de misiones en manos de gente más capacitadas y con mejores recursos, como el ejército de Begnion o algún otro noble. ¿Qué tanto podía rastrear dos jinetes y un mercenario?

....Pero el hilo de sus pensamientos fue interrumpido por completo, conforme sobrevolaban la zona, se hizo presente algo de movimiento debajo de ellos. El pelirrojo agudizó la vista tanto como le fue posible e inspeccionó la zona, mientras con su mano derecha daba un par de palmadas suaves sobre el hombro del jinete. -
Por allá, mira. Por lo visto sí que hay emergidos en la zona. - Sus palabras brotaron en un murmullo apenas lo suficientemente alto como para que su compañero le oyera. Estaba siendo precavido en exceso al cuidar de no hacer demasiado ruido, pero no quería que la oportunidad se arruinara por una estupidez de su parte. Luego, con la misma mano con la que tocó el hombro del jinete, señaló los distintos puntos en los que veía algo de movimiento. - Son todos los que veo, pero seguramente habrán más enemigos descansando o escondidos.

....Llegados hasta ese punto el grupo se enfrentaba a una pregunta vital: ¿qué harían? Inicialmente el plan era examinar la zona y buscar actividad enemiga en el área, y ese primer objetivo finalmente lo habían cumplido. Podían limitarse a observar la zona desde lo alto, en completo sigilo y silencio, o marcharse tras comprobar que sí habían emergidos cerca. Pero por algún motivo no se sentía del todo satisfecho con eso. Debajo de ellos había un puñado de guerreros que, de ser ignorados, atentarían al día siguiente, o cualquier otro día en el futuro, contra la vida de gente inocente, y que perturbarían todavía más la paz de Tellius. La sola idea de no hacer nada le hacía sentirse igual de culpable que ellos.

....Su rostro se tornó serio y la sonrisa se esfumó de sus labios. Tenían que hacer algo, y si la situación se tornaba realmente peligrosa daría la orden de retirarse. No estaría satisfecho hasta, por lo menos, intentar hacer algo al respecto. Fue entonces cuando su mirada volvió a examinar el terreno, si bien con algo de dificultad por las penumbras que ofrecía la noche. -
Debo bajar. Todavía no nos han visto, por lo que el factor sorpresa está a nuestro favor. Acércame a aquellos árboles al este, a partir de ahí me moveré por mi cuenta. Será peligroso, así que no te arrastraré a nada contra tu voluntad, ni a tu hijo. Son libres de marcharse luego de dejarme ahí, o de simplemente mantenerse volando sobre la zona por si desean vigilar. - A pesar de que su compañero lo llamase "jefe", él no se veía a sí mismo como el superior de él, ni se consideraba con poder sobre su voluntad como para ordenarle el blandir su arma en una lucha que, en realidad, no le correspondía ni le perjudicaba de forma directa. Pero tampoco era quien para impedírselo si deseaba participar.

....Mientras la enorme criatura comenzaba a aproximarse al punto acordado, el corazón del mercenario comenzaba a latir con más fuerza. Los nervios y la ansiedad comenzaban a mezclarse e intentar causar estragos en él, mas la voluntad del varón era suficiente para mantenerlos a raya y no permitir que su juicio o su pulso se viesen afectados. Cada campo de batalla le ofrecía incertidumbre, pues sabía que sin importar cuán hábil fuera un guerrero, nadie estaba exento de morir bajo el filo del enemigo. Y en esta ocasión no solo desconocía a quién se enfrentaba específicamente, sino que sus contrincantes les superaban en número.

....Por un momento perdió la noción del tiempo. No supo cuánto transcurrió desde que pidió que se le bajara hasta que pudo colocar sus pies en el suelo firme. Su mano derecha no tardó en desenvainar la espada, y su izquierda realizó un ademán hacia el jinete para indicarle que alzara vuelo. No deseaba pronunciar palabra alguna ahora que se encontraba en territorio enemigo y tan cerca de los emergidos. Seguidamente inclinó un poco su cuerpo y comenzó a moverse lentamente a través de los árboles, refugiándose entre las sombras que estos tenían para ofrecerle.

....Uno... dos... tres. Su mirada pudo apreciar tres jinetes en los alrededores, y así como un individuo a pie que parecía portar un báculo. Probablemente un sanador, o quizá un hechicero, aunque creía recordar que estos últimos empleaban tomos. Debía pensar cuidadosamente su siguiente movimiento. Cada enemigo se encontraba relativamente cerca del otro, por lo que una mala decisión lo podría dejar en una posición desventajosa.

....Decidió tener en la mira al jinete que se encontraba más al este, aislado de todos los demás, en particular del sanador. Continuó su caminata a través del follaje y se aproximó hasta unas ruinas que, presa del tiempo y de las desgracias que azotaron esas tierras, ya no eran ni la sombra de la estructura que fue antaño. Valiéndose de cualquier pared o escombro lo suficientemente grande trató de mantener su presencia oculta, por lo menos hasta encontrarse lo suficientemente cerca de quien pretendía que fuese su víctima.

....Y entonces aguardó. Su respiración era lenta, controlada, y su pulso totalmente firme mientras sujetaba la espada, mentalizándose en lo que estaba por venir. Solo le quedaba esperar a que tanto la mirada del jinete como la del equino no estuviesen dirigidas hacia el punto en el que él se encontraba, y cuando así fue se lanzó a correr con todas sus fuerzas hacia aquel dúo. Sin titubear, aprovechó el impulso de la carrera para lanzarse contra el soldado con la espada al frente, tratando no solo de atravesarle el torso con el filo sino también de derribarlo de donde se encontraba. A diferencia de lo que acostumbraba no hubo grito ni advertencia, solo un gruñido contenido al realizar aquel esfuerzo.


Spoiler:
Por "el Este" me refería a la derecha, aunque no sé si es realmente el Este. (?) Y como de todos modos en esa dirección había árboles tanto abajito como un poco más arriba, se me ocurrió poner una imagen de lo que yo tenía en mente sobre lo que sería mi movimiento. Como es mi primera vez con este sistema no sé qué tanto me puedo mover, ni qué tanto se puede mover el wyvern al llevarme, la imagen es puramente orientativa para explicar bien lo que pretendía hacer.



La flechita morada es hacia donde quería que me llevara Queso. La flechita roja es el camino que yo quería hacer por mí mismo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Miér Mayo 18, 2016 7:51 pm

El sobrevolar el cielo nocturno tenía algo que le calmaba, incluso con un solo ojo veía el lugar con bastante claridad, as distancias eran algo que le complicaba un tanto pero confiaba en su Wyvern para ello. De gran tamaño este movía con suma calma las alas apenas haciendo un sonido suave, planeaba algunos metros y volvía a tomar altura, por sus movimientos en el aire casi no parecía que pesase tanto, una tonelada de carne, huesos y escamas moviéndose en el aire como un murciélago. Detectó el movimiento cuando se le fue señalado, primer instinto ver a su hijo que se había adelantado y seguirle para mantenerse cerca, estaban en un territorio enemigo ahora y el peligro estaba a la vuelta de la esquina, debían mantener la ventaja del ataque sorpresa - Pare que si acamparon aquí. Iremos con cuidado. - no gritaría para llamar la atención de su hijo, solo alzó su mano para que lo mirase y señaló el área donde se escabullía lo que tomó como un explorador en primera instancia, el reflejo rojizo de sus ojos lo delataba como enemigo sin embargo. Acto seguido señaló hacia el área de la mansión donde se veía la silueta de alguien a caballo, inmediatamente le gesticuló para que se acercase.

Inclinó su cuerpo sobre el gran lagarto, apoyando su pecho contra este deslizó su mano a la altura de su rodilla y hacia atrás, sus dedos rozaron la pierna del mercenario pero solo para guiarse sin mirar poniendo sus dedos en el mango de un hacha corta y de gran filo curvado, un hacha arrojadiza, habían varias aseguradas en la montura, deshizo con facilidad la hebilla que la aseguraba y la sacó sujetándola muy cerca del filo haciendo balance con el peso y el mango bastante grueso y pesado, el mismo funcionaba como contrapeso para mantener el hacha girando en el aire al ser lanzada. No mostró intención de atacar, solo sujetó con la misma mano las riendas y fue guiando a queso hacia donde el héroe le estaba indicando. Sobrevolando más bajo en un pequeño descampado que daba a un amplio camino mantuvo tensas las riendas para que el wyvern no se precipitase contra el piso, bajando con cuidado primero una pata y después otra hasta tener las cuatro en el piso con el menor ruido posible. Desde allí abajo negó con su brazo para que Haru se mantuviese en el aire, un wyvern regordete era mucho más torpe en tierra y a simple vista no veía arqueros. Esperó al que el mercenario bajase antes de hablar, ahora que no tenía el viento en contra podía hacerlo en voz baja sin riesgo - Tome cuidado, jefe. Sabe que cuenta con mi hacha, Haru y yo iremos por arriba. - desde el camino a donde habían bajado llegaba a ver una silueta a lo lejos, bastante resaltante por su color blanco y las amplias alas del caballo, señaló hacia allí - No encargaremos de las bolas de algodón come-manzanas y volveremos aquí. - dicho esto volvió a alzar vuelo dejando la carga frente a la arboleda, lo bastante lejos para que los caballeros no llegasen a verlo, o al menos eso esperaba.

Se reunió con su hijo en el aire, tan cerca como podían estar utilizó su mano con el hacha para señalar, indicando, al tener el arma en la mano, a quienes atacarían. Era un código básico, señalar con su mano vacía era observar, prestar atención, mano extendida era esperar o cautela, su utilizaba su arma para señalar era que atacarían, un movimiento brusco con el arma era señal de atacar al instante. No podía simplemente gritarle a su hijo sin llamar la atención en el silencio de la noche, de esta manera era mucho más sencillo comunicarse... aunque lamentaba aún que su hijo debiese aprender aquel lenguaje de guerra. Sobrevoló hacia el pequeño lago junto a una pequeña casa, tomando altura suficiente para ver al jinete pegaso y hacerse una idea más clara de donde atacar. Alzó su hacha y la bajó abruptamente, sus piernas se tensaron y separó su cuerpo de la montura mientras esta bajó en picada, sus pantorrillas aseguradas por las fuertes correas impedía que cayera del gran lagarto, por lo que al pasar cercano a su objetivo lanzó el hacha usando la fuerza de su cuerpo así como el impulso del wyvern, se tendría a una corta distancia del pegaso, a un costado de este, dejando el camino libre hacia él para su hijo. El hacha giró en el aire directo hacia el cuerpo del pegaso, si atacaba al animal el jinete ni siquiera podría alzar vuelo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 23, 2016 12:59 am

No era capaz de escuchar nada de lo que los adultos decían, y solo tenía vaga noción de que decían algo por el movimiento de la mandíbula; en primera por el volumen de voz y en segunda por el viento alrededor de Malvavisco y suyo, cada aleteo pesado del wyvern para mantenerlos arriba le impedía escuchar algo aparte del viento cortante. Sin embargo, su pequeño vuelo le permitió observar un poco de movimiento a su izquierda, más allá y más abajo, desconocía si había más, su vista no estaba tan bien entrenada en la oscuridad, pero había algo, así que ya era señal de alerta. Por un lado aquello era una pena, no podrían acampar en los techos sin averiguar primero el alcance de aquella invasión. Al mismo tiempo era algo interesante, ya que habían descubierto un movimiento desconocido de gente por ahí.

Prefiriendo no arriesgarse volvió al “grupo”, manteniendo la distancia maniobrable pero a la vista. Era bastante difícil verlos como para añadir problemas a eso con sus ansias por investigar. Podrían ser solo mercenarios o ladrones, algo similar y relativamente inofensivo, pero dado los rumores, bien podrían ser los emergidos.  

Haru era un idiota la mayoría de las veces en cuanto a ser muy imprudente en sus ansias por crecer y además era muy terco. Pero tampoco era tan imbécil como para atacar de nuevo sin una estrategia planteada entre los tres, o al menos una idea de lo que iba a hacer su padre, que era quien traía al gigante pelirrojo de viajero. Había aprendido su lección, la parte que importaba.

Cuando Queso comenzó a descender les siguió de cerca, manteniendo al inquieto wyvern en el aire ante la señal y observando a los alrededores por cualquier movimiento sospechoso. Tal vez no fuera un pro en cuanto a búsqueda nocturna, pero no aprendería nada si no prestaba atención.

Haru mordió su labio inferior con inquietud y aferró su mano alrededor de su hacha. Aquello era nuevo, pero se negaba a acobardarse o arrepentirse por seguir a los adultos. Nada temía más que perder a su padre sin saber siquiera qué le pasó, lo peor era que ese tipo de sucesos era muy común, al menos entre la gente normal. Una emboscada, un ataque de emergidos, asaltantes de caminos, bestias, laguz; había en el mundo cientos de peligros, aun para ellos que tenían la ventaja de tener a sus compañeros. No eran invulnerables, como ya lo había visto el menor. Y eso daba miedo.

 - Calma amigo, solo tenemos que mantener el vuelo un poco más, luego podrás comer algo sabroso- murmuró a su montura, inclinándose un poco hacia el frente para susurrarle las palabras contra el cuello. Observó el gesto de su padre y siguiendo la dirección hacia donde apuntaba el hacha vio la silueta blanca. Sería la mejor estrategia, dos voladores contra uno. Cuando se movieron, lanzó una última mirada inquieta hacia donde había desaparecido el compañero de vuelo de su padre. El mayor se veía muy capaz, no debía preocuparse por él. Así que descartó sus preocupaciones como los nervios del enfrentamiento, la vez anterior fue pura adrenalina y velocidad, casi ni tiempo de pensar. Ahora en cambio volaban sigilosos.

Los aleteos pesados le permitían concentrarse en lo que debía hacer, atacar a la montura o al jinete. En cualquier caso se sentía un poco identificado, pero eran ellos o… bueno, ellos. Aflojó las riendas y tiró con una mano un poco hacia abajo para dirigir a Malva en una zambullida rápida justo tras el rabo de Queso, no quería darle un momento a reaccionar, si tenían la misma sinergia que ellos y sus monturas tenían, un instante podía ser suficiente para dejarle esquivar. El hacha larga era pesada en su brazo por lo que tenía que hacer, pero atacó al jinete, el arma zumbando en el aire mientras Malvavisco pasaba casi rozando con su cuerpo el costado plumoso del pegaso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:04 pm



[Narrado comenzará a tirar dados para ver si los ataques del equipo acertaron.]
[Haar y Haru no necesitan dado puesto que tienen superioridad en el triángulo de armas (Hacha contra lanza) pero se tirará por Argus.]
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:04 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'= tipo + nivel' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:16 pm



El mercenario se acercó a los caballos, siendo sumamente silencioso su presencia no fue detectada hasta último momento donde el jinete intentó sujetar las riendas pero el animal no reaccionó a tiempo. La espada se enterró en el costado del enemigo y el jinete cayó al piso apenas dando un último gemido de vida, su caballo lanzó a correr alertando a los otros dos jinetes que se aproximaron espadas en alto, seguidos por una dama del clero. Al estar cerca el héroe puede ver lo que cargan en sus manos y en sus cinturones.


Clase: Cavelier
Arma: Espada de bronce [2]
Items: Espada de bronce (arma equipada) [2], Vulnerary [1]
Skills: -


Clase: Cavelier
Arma: Espada de bronce [2]
Items: Espada de bronce (arma equipada) [2], Vulnerary [1]
Skills: -


Clase: Healer
Arma: Báculo de Heal [2]
Items: Báculo de Heal (arma equipada) [2]
Skills: -

Abos wyvens, negros por la noche no fueron detectados hasta que fue demasiado tarde, ambas hachas impactaron en jinete y pegaso casi al mismo tiempo cayendo sin vida sobre el césped.

El ladrón se apresura aprovechando el momento para abrir el cofre con ágiles manos. Roba del cofre: Espada de bronce [2] y 500G.

[Narrador tirará dados por los ataques de los caballeros hacia Argus, si ambos aciertan Argus perderá el conocimiento]


Última edición por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:17 pm, editado 1 vez
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:16 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'= tipo - nivel' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Dom Mayo 29, 2016 2:20 pm

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Lun Mayo 30, 2016 4:16 pm

Spoiler:
Como no tenía mucho para rolear en este turno donde me quedo inconsciente, y Narrador no fue muy específico con cómo me atacaron (¡no me quejo, mejor así, me dio libertad al narrar!) me tomo la libertad de interpretar cómo fue la pelea y cómo quedó inconsciente. Espero no sea problema.

....Sintió cómo su espada se hundió profundamente en el costado del emergido, atravesando seguramente una que otra zona vital en el acto. Cualquier intento por gritar se transformó sencillamente en un quejido de dolor mientras la sangre comenzaba a emanar de la herida y a empapar la hoja de la espada. La gran estatura del mercenario le había hecho más fácil el alcanzar al jinete a pesar de estar sobre su montura. El único problema, aquel con el que no contó en un momento al lanzarse sobre el enemigo, fue que sin lugar a dudas el equino terminaría asustándose por lo ocurrido, en particular por la muerte de su amo, y terminaría huyendo lleno de espanto. - ¡Mierda, mierda, mierda! - Murmuró malhumorado ante su propia torpeza mientras el veía a la montura galopar con todas sus fuerzas, y al jinete caer como un peso muerto sobre la tierra.

....Su mirada buscó un sitio en el que refugiarse, ocultarse, pero fue demasiado tarde. En cuestión de segundos dos enemigos más hicieron acto de presencia, subidos a sus corceles, mientras detrás de ello un tercero que vestía una túnica y un báculo les seguía. La lucha era inminente e inevitable, y no tenía más opción que hacerles frente. Empuñó con ambas manos la espada y colocó ésta en frente de sí, preparado para lo que fuese que ocurriera.

....El combate inició. El primero de los jinetes cargó de frente contra el héroe y trató de asestarle un golpe, aunque su espada lo desvió al instante. El segundo no tardó demasiado, aunque en vez de intentar atacarlo con la espada hizo que su montura elevase sus patas delanteras e intentase hacer caer los cascos sobre el corpulento hombre. El pelirrojo no tuvo más alternativa que retroceder, quedando totalmente expuesto al ataque proveniente de su espalda, realizado por su primer atacante.

....Gruñó al sentir cómo la espada atravesaba la capa y se hundía en uno de los puntos expuestos por la armadura. Tan rápido como pudo, lo cual no era demasiado, avanzó unos pasos para que el arma ajena abandonase su cuerpo, y se giró para enviar un mandoble hacia las patas del caballo de quien le hirió, pero ya el hombre no estaba ahí, había retrocedido. Fue entonces cuando el segundo emergido se le acercó también por la retaguardia, embistiéndole con el animal y en el proceso realizando un profundo corte en el brazo izquierdo de su víctima.

....Su cuerpo cayó agotado al suelo. No sabía dónde demonios había sido la primera herida, pero vaya que le dolía sobremanera y que parecía drenarle cada fuerza de su cuerpo. Un nuevo ardor se hizo presente en el brazo lastimado mientras sentía el cálido sendero que marcaba la sangre por toda la extremidad. Hizo todo lo posible por levantarse pero su fisonomía parecía negarse a colaborar, y sus ojos poco a poco fueron cerrándose.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Jue Jun 09, 2016 2:04 pm

Sus nudillos estaban blancos de sujetar las riendas, era sano estar nervioso y en un campo de batalla pero era la presencia de su hijo en el mismo lo que le hacía tener sus músculos tensos y sus sentidos más alertas que nunca. Complacido al ver que el hacha golpeó a su objetivo volvió a alzar vuelo trazando un arco nuevamente hacia arriba, su cuerpo se inclinó sobre el cuello del animal, piernas tensas y cadera alzada bajó su mano para tomar una segunda hacha corta, misma que acababa de lanzar. Después se preocuparía de recoger las armas que aún sirvieran pero por el momento aquellas hacha arrojadizas eran de un único uso si no quería arriesgar su cuello tocando tierra. Se confiaba un poco de la soledad de la noche y se permitió descuidar un poco el campo de batalla para buscar con la mirada a su hijo, siendo de un ojo faltante debía de girar casi todo su cuerpo para poder tener una visión amplia del lugar. Respiró con alivio al ver al enemigo agonizar y el segundo wyvern seguirle, Haru estaba bien.

Seguirán con el plan de limpiar el lugar de la manera más silenciosa posible así que volviendo a tomar altura rodeó el área para ver en la cercanía viendo el movimiento del ladrón que se escabullía por entre las ruinas. Un ladrón siempre era mala señal, sobretodo si no portaba bandera. Escurridizas ratas que se aprovechaban de los caídos en el campo de batalla pero que también podían vender su silencio así como su palabra para cualquiera de los dos bandos. Seguramente les habría visto, no estaban tan lejos y no habían sido muy silenciosos en el momento del ataque y un wyvern, por más oscuro y entrenado que estuviese, hacía ruido al volar tan cerca del piso, aletazos fuertes y pesados. Su mejor opción era eliminarlo antes que fuese a dar alarma. Seguiría cuidando a su hijo, aún sin tratarlo como un soldado más procuraba mantenerse cerca, nuevamente aplicando el mismo sistema de señas alzó su mano con el hacha curva, el brillo a la luna mostraba el filo largo del arma cuando se movió hacia el ladrón, apenas una sombra entre los restos de una casa abandonada que ya ni siquiera techo conservaba.

Aún mantenía sus costumbres y entrenamiento de su tiempo en Begnion y Daein, era un hombre de costumbre y sincerado a golpes para formar el ex general que era ahora, confiaba en sus compañeros ciegamente y como se le había enseñado en ambos ejércitos, no perdía tiempo en mirar a los experimentados, confiando en su habilidad y en sus propias tareas, Haru era una excepción, incapaz de verlo como un soldado, sin embargo Argus era otro tema. Confiaba que estaba bien, que era suficientemente fuerte y listo como para poder en una situación reñida o incluso desventajosa, su parte del trabajo era limpiar lo más que pudiese antes de alertar y aquello lo estaba haciendo, cuando terminase se reuniría y continuarían en el avance.

Imitando la misma estrategia anterior bajó primero en picada hacia el ladrón, esperaba que la figura más pequeña y escurridiza no se alertase, esperaba contar con el factor sorpresa, no tanto por no ser visto si no por el ataque rápido. Se paró sobre los estribos alzando su cuerpo sujetándose solo de las riendas y alzando el hacha, su peso se inclinaba hacia adelante para contrarrestar la velocidad del wyvern, y calculando con el cuerpo de este la distancia lanzó el hacha al estar a corta distancia del ladrón, esta vez dejó que las pesadas patas del wyvern llegasen sobre las ruinas para que descansase, así cortarle el paso al ladrón y arrinconarle para el ataque de su hijo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Dom Jun 12, 2016 1:43 am

 - Eso… fue rápido - no dejó que le afectara matar a otro de esos extraños. Al menos no tuvo que matar a la montura, tenía debilidad por las monturas de otros, así fueran esas cosas plumosas y frágiles cubiertas de pelo. Un pegaso no era tan bonito como un wyvern a sus ojos, pero era una pena verle morir por culpa de su jinete idiota. Su puño aferró con fuerza el hacha, inclinándola hacia abajo para que la sangre corriera hacia la punta y no por el mango. Instó a Malvavisco a elevarse de nuevo. El aleteo pesado del wyvern sacudió plumas, hojas caídas y polvo en todas direcciones. Pronto estaban nuevamente en el aire.

Sabía que la mejor manera de manejar todo aquello era ser rápidos y no dar tiempo a que dieran la alarma. Se preguntó cómo le estaría yendo al enorme pelirrojo. Su mirada vagó por un instante en la dirección que su padre le había bajado, pero no podía permitirse distracciones cuando era un asunto serio, al menos el adulto había martilleado eso en su cabeza, junto con las señas y sus significados, todo muy básico. Malva era igualmente capaz de seguir sus guías silenciosas con las riendas, pese a que al jovencito no le agradaba mucho mantenerse en silencio con su compañero, entendía el motivo. Más tarde compensaría al gran wyvern con un pescado sabroso y muchos mimos, Malvavisco necesitaba muchos halagos por ser un wyvern tan obediente. Y él necesitaba entrenar más. Mucho más.

Solo esperaba que nada saliera mal. Se las habían arreglado en una ocasión anterior, y aun así se ponía nervioso. Descartó esa pequeña inseguridad como algo normal. No estaba paseando por el bosque o pescando, estaban luchando y matando gente real, tan real como uno de esos emergidos pudiera ser, había escuchado rumores raros. Siguió el vuelo de Queso y mantuvo la mirada fija lo más posible en su padre para poder ver sus indicaciones silenciosas.

 - ¿Qué? - de nada servía hablar, pero miró hacia donde apuntaba el mayor. ¿Qué había ahí? menos experimentado que el adulto no notó donde estaba el ladrón hasta que comenzaron a moverse más cerca en su dirección. Vaya que sabía camuflarse en la oscuridad. Sin dudar guió al pesado wyvern contra la solitaria figura, Queso había bloqueado la mayoría de su visibilidad hacia el blanco, así que cuando éste aterrizó al otro lado ignoraba que tan grave estaba herido o si estaba herido el ladrón. Su hacha silbó en el aire, el arma pesada cayendo en un arco un poco torpe pero hacia el blanco, ambas manos sujetaban el arma pesada, confiando en su montura y en poder guiarle con señales con las piernas y talones. Si este no se distraía intentando comerse al ladrón.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Jue Jun 16, 2016 12:57 pm

Los caballeros al ver al hombre caído le dan enseguida por muerto y se apartan con su mirada vacía acompañados por la curandera, esta se aproxima a unas ruinas donde toma asiento en una de las rocas caídas, sus compañeros a rodean dejando que los caballos se calmen de la reciente agitación.

Los wyvern se aproximan al ladrón que arrinconado no encuentra punto de salida.



Al ambos contar con superioridad de arma el golpe del hacha arrojadiza da sin más así como el que le preside del menor. El ladrón perece y Haru recibe: Espada de bronce [2] y 500G

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Sáb Jun 18, 2016 11:38 am

Tal como había esperado, el escurridizo ladrón se vio arrinconado entre las ruinas y el manto negro de su wyven le había dado ese pequeño extra en tomar por sorpresa al enemigo. Sin oportunidad de dar voz de alarma habían su hijo y él silenciado al oportunista que para fortuna de ambos había dejado el cofre abierto con los restos del tesoro de algún pobre desgraciado. Begnion era un lugar amplio y aquella zona había sido en un momento un lugar repleto de palacetes con villas donde los nobles vivían ejerciendo su señorío sobre los pobladores y siervos, sin embargo con el ataque de los emergidos se habían visto obligados a perecer en sus casas haciendo frente a una masa enemiga demasiado grande o huir hacia el centro del país donde la capital podía dar una seguridad mayor con altas murallas y un ejército mejor formado. Como fuese el caso del dueño original de aquel lugar, o estaba muerto o había dejado voluntariamente atrás aquellos objetos, técnicamente no eran de nadie y no estaba en contra de sus códigos tomar lo que había sido abandonado. No le gustaba saquear, no quería ser parte de aquel grueso de soldados que revisaban los bolsillos de los enemigos caídos, mataban familias en sus casas y quemaban las cosechas tomando todo lo de valor como bandidos, las pocas veces que lo había hecho eran por ordenes o por necesidad pero siempre le había quedado un mal sabor de boca. Viviendo en los hospedajes de La Guardia junto con su hijo daba su hacha a cambio de techo y comida pero era verdad que necesitaba dinero para poder sobrevivir mejor y el trabajo no abundaba en aquellas zonas abandonadas. Miró a su hijo y señaló el cofre abierto donde se veía la espada y unas bolsas de cuero, una de ellas descosida veía que había monedas de oro, una pequeña fortuna para ellos - Tómalo. Dudo que su dueño valla a regresar por ellos si la propia casa está en este estado, ya las bolsas tienen moho del tiempo que han estado allí. La espada también, podría ser de utilidad. - la verdad es que prefería que el menor tuviese aquello, se sentía más tranquilo al saber que si algo le pasaba al menos su hijo tendría dinero suficiente como para mantenerse solo.

Sin bajar del lomo de su wyvern esperó a que el pequeño castaño obedeciera, atento y vigilante en caso que hubiesen sido detectados. La trompa del gran lagarto se alzó y pudo ver como sus fosas nasales se movieron al tomar aire y entreabrir sus fauces, estaba olfateando algo, seguramente los jinetes que habían visto antes... Un escalofrío le recorrió la espalda, si los jinetes se estaban aproximando podía significar dos cosas; o su jefe no había encontrado oportunidad de atacar o había perecido en el intento. Inundado por la urgencia se paró sobre los estribos y seguidamente sobre la silla del montar para ganar altura, en la oscuridad, entre las rocas de las ruinas y con su armadura negra confiaba en no ser fácilmente detectable. Desde allí pudo ver a dos jinetes, desde su ubicación no llegaba a ver al tercer hombre sentado. Volvió a bajar sentándose nuevamente en su montura y asegurando sus pies en los estribos, con tono bajo se dirigió a su hijo, sin enemigos cerca se podía permitir hablar - Veo dos jinetes, ataca al de la derecha que yo bloquearé al de la izquierda con Queso, lanzaré un hacha para distraerlo y así tu podrás atacar. Aprovecha la oportunidad para apuntar a su cabeza, un jinete decapitado no llegará muy lejos. Si algo sale mal, huye, no mires atrás, solo agita las riendas de Malva y vuela lejos, yo te alcanzaré. - esperaría que su hijo le confirmase que había entendido antes de azuzar a su montura para que alzase vuelo.

Remontó dando un amplio círculo en el cielo, desde su posición pudo ver el cuerpo caído del pelirrojo, sería perder valioso tiempo el intentar recuperarlo sin siquiera saber si estaba aún vivo o se arriesgaba a él y a su hijo por un trozo de carne sin vida, sería mejor apegarse al plan, encargarse de los jinetes y después ir a corroborar si su jefe seguía con vida. Suerte la suya que cada superior que llegaba a caerle bien y tener un buen trato terminaba muerto... Bajó en picada, necesitaba llamar la atención para que no reparasen en el wyvern de menor tamaño, grito de guerra y alzando su hacha hasta su montura abrió su boca emitiendo un chillido ya entrenado para intimidar al enemigo cuando su jinete así también lo hacía. Las pesadas patas del animal hicieron resonar el piso cuando bajó y volviendo a chillar contra el caballo le dio el tiempo para que el tuerto lanzara su hacha, no hacia el jinete que tenía delante si no al que tenía a su derecha apuntando al pecho del enemigo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Invitado el Lun Jul 04, 2016 2:45 am

 - Vaya... - El ladrón se veía pequeño ahí roto bajo el peso de Malvavisco. Había mucha sangre y la imagen del cadáver no era nada bonito. Desvió la mirada de inmediato, decidido a ignorar el hecho de que Malvavisco estuviera dando toquecitos con la nariz al cuerpo; tal vez decidiendo si era lo suficientemente sabroso para comer. No privará a su amigo de una comida, pero prefería que comiera pescado o carne de algún animal que hicieran presa. Más saludable y menos perturbador que observar a su wyvern sentir curiosidad malsana por lo comestible que pudiera ser un brazo o una pierna cubierta en armadura.  

 - Malvavisco, suficiente, no puedes comer, te pondrás pesado - Haru no añadía el peso para molestar al lagarto, pero si este decidía empacharse de comida en ese momento podrían tener problemas para elevar el vuelo nuevamente. No sin hacer mucho ruido. Y de momento al jovencito le daba algo de miedo la idea de llamar la atención sobre ellos.

Haru recordaba muy bien la peligrosa primera lucha seria en la que se había visto envuelto por su curiosidad y testarudez. Dudaba que fuera a olvidarlo pronto. Eso no significaba que fuera perfectamente obediente, solo más silencioso.

 - No me voy a sentir culpable por tomar algo que ha estado abandonado, descuida. Tranquilizó al mayor. - Igual soy yo quien cocina y compra la comida - Murmuró al bañar de su montura, manteniendo las riendas bien firmes para evitar que el cachorro curioso volviera a las andadas. La espada podía venderse o serviría para otra persona, alguien que tuviera habilidad con tales armas. Sintió un cosquilleo leve de curiosidad, pero sería un arma absurda de tener cuando montaba a su mejor amigo. Una espada no tenía el alcance, ni la resistencia para golpes desde arriba o a pleno vuelo. Las hachas, eso era para él. Guardó las monedas sacándoles primero de los sacos sucios y manchados de algo verde con motitas blancas y negras; las pasó a uno de los tantos sacos vacíos que traía en la silla de Malvavisco. Se aseguró de que estuviera bien apretada contra la silla, para evitar tintineos y esas ridiculeces peligrosas.  Estaba nervioso. Más nervioso una vez que terminó y volvió a montar. Escuchó la estrategia del mayor, no del todo contento, pero sabía que sería una estupidez discutir con su padre lo que era lógico.

Era más experimentado, sabía lo que hacía. Y que saliera herido por desobedecer podría ser fatal, para ambos.

 - Bien... - deberían reagruparse primero, pero no sabían donde estaba el pelirrojo. Tal vez se uniría a la lucha una vez empezaran. Era posible que algo le hubiera llamado la atención y estuviera investigando. O que hubiera más soldados de los que habían pensado en primer lugar.

Siguió con Malva el vuelo de Queso, aprovechando las corrientes de aire para mantener la velocidad adecuada. Desde ahí podía ver ya a los dos jinetes. Se centró en el de la derecha de manera tan decidido que no fue capaz de ver al mercenario caído. Toda su atención estaba en los movimientos que debía ejecutar. Su mano se apretó en el mango del hacha, agradeciendo que no padeciera de manos sudadas. Sus talones se apretaron contra la montura, la otra mano sobre las riendas. Un tirón suave bastó para guiar a Malva contra el otro jinete, el de la derecha, obligándole a que ignorara el instinto de ataque en conjunto contra el de la izquierda. Era difícil, el grito de batalla le emocionaba al igual que a Malva, que dejó escapar un gruñido feroz propio. Haru apuntó alto, de medio pecho hacia arriba, buscando una decapitación rápida con el hacha. Confiaba en que su padre sabía lo que hacía, debía de, o los cuatro estarían en problemas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Lun Jul 04, 2016 7:37 pm

[Narrador comenzará por lanzar los dados para confirmar el acierto o fallo de los ataques de ambos jinetes wyvern.]
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Lun Jul 04, 2016 7:37 pm

El miembro 'Narrador' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


#1 '- tipo = nivel' :


--------------------------------

#2 '- tipo = nivel' :
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Narrador el Lun Jul 04, 2016 7:55 pm



La cabalgata de los emergidos se ve bloqueada por un corpulento wyvern negro primero, y el otro de menor tamaño después. Los ataques de ambos portadores de hacha resultan en un jinete decapitado con total eficiencia, la cabeza separada completamente del cuello para caer del cuerpo, y un caballo que descarriado alejándose con los restos en el lomo. De las alforjas del animal cae lo que portaba el caballero, un Vulnerary [1] con muy poca dosis restante, que por el momento queda en el suelo.

El sanador enemigo rodeaba al caballo para asistir al jinete, previendo la necesidad de ello, mas con la muerte rápida queda sin trabajo que realizar, y además, separado del otro emergido restante, el cual no pierde tiempo en atacar al hombre que tiene justo en frente, adelantándose bastante para blandir la espada hacia él en lugar del resistente wyvern.


Clase: Cavelier
Arma: Espada de bronce [2]
Items: Espada de bronce (arma equipada) [2]
Skills: -

Contando con la superioridad de arma, este ataque acierta de inmediato: una blandida descendiente de la espada que cae sobre la pierna derecha de Haar, buscando desestabilizarlo de su montura.

Support :
None.

Experiencia :

Gold :
4462


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Develando un misterio [Misión: Ruptura I] [Argus, Haar, Haru]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.