Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Jue Ene 07, 2016 9:06 am

La noche lentamente se sumía sobre ellos al tiempo que cabalgaban dejando atrás Bulgar. Sus posibles objetivos poco a poco se alejaban de ellos por lo que Lyn se vio obligada a espolear a Madelyn para acelerar el paso pese a tener las alforjas llenas y llevar un pasajero extra encima. Ya le compensaría con una marcha tranquila al día siguiente.

Sentado a espaldas de la nómada se encontraba el pastor de libros que, tras ser dejado atrás por su caravana, la nómada le había ofrecido su ayuda para alcanzarles. Sentía una molestia muy grande ante aquella situación ¡Que clase de gente dejaba a su compañero atrás! Pero considerando la ferrea ley de Bulgar en cuanto los accesos a la ciudad, podía comprender que no les quedó mucha opción.

Lo principal en aquel momento era encontrar al grupo, ya habría tiempo para razonar el asunto en más cuidado luego. Tampoco es que fuera de su incumbencia, pero la idea de dejar solo al pobre pastor de libros en la ciudad se le hacía por algún motivo extremadamente cruel...

Dejó que el viento se llevara de nuevo aquellos pensamientos que le aquejaban y dedicó todo su poderío mental a la tarea frente a ella: Illia estando al norte, redujo las caravanas posibles a las que avanzaban en aquella dirección. Los caminos al oeste eran más numerosos por no decir inumerables, aquello facilitaba en gran medida el asunto. Aun así las posibilidades eran muchas...

-El más concurrido entonces- arriesgo, dando un viro hacia el este en la dirección de Madelyn y encarando al principal camino en dirección al norte. Más diligencias y carromatos implicaba que había más chances estuvieran allí. Era la mejor apuesta.

Tomando en cuenta que habían partido con el suficiente tiempo para que Sindri no les viera ni el rastro, superó a los rezagados de aquel camino y bajó el paso ni bien llegar al siguiente conglomerado de carros. Los guardias que los escoltaban se pusieron inmediatamente de alerta pero al ver que eran simplemente dos personas se relajaron. Más bien, se despreocuparon, un ataque con solo dos personas en medio de tanto guardia era simple suicidio.

-¿Algún rasgo característico con que podamos diferenciarla?- preguntó a su acompañante, mirandole por sobre el hombro sin detener el andar en ningun momento. Era un trote ligero, a penas superior a la velocidad de los vehiculos. Tiempo suficiente para observar carro a carro al pasar.

off:

creo lo mejor sería no encontrarlos hasta visitar uno de los caminos menos transitados, daría para una mejor situación si estan siendo atacados.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Dom Ene 10, 2016 7:50 pm

Estaba oscuro y estaba sobre un caballo desconocido de camino hacia algún punto indeterminado de Sacae. Huelga decir que lo que más lamentaba en estos momentos Sindri era el hecho que estaba encima de un animal que quería ir a una velocidad muy superior a la que él preferiría.

¡Aaaaaargh! ¿¡Por qué tiene que iiiir tan rááápidooo!? – pongámoslo en perspectiva. El bibliotecario, que lo más cerca que había estado de un caballo en los últimos años había sido dentro de una carreta tirada por éstos, se encontraba en estos momentos en un curso improvisado de equitación en sidecar. Lo más rápido que había ido en esa carreta podría definirse como “algo más deprisa que a pie” y ahora se veía a sí mismo trotando a una velocidad muy superior a cualquier otra, que además se veía intensificada por las espuelas de la nómada – ¿Seguro que no se caerá? ¿Seguro que puede ir tan rápido? ¡¿Seguro que no me caeré yo?! – iba soltando las preguntas con desesperación, casi esperando respuestas positivas para no decidir lanzarse del caballo al suelo, que al menos no se movía. No podía agarrarse a nada ni a nadie: sería indecoroso siquiera pensar en tocar a Lyndis y no tenía absolutamente nada más, por lo que mitad de la concentración del muchacho se debía destinar a no caerse. Era bastante cómico, alguien haciendo aspavientos tratando de conservar el poco equilibrio que tenía en el lomo de un caballo... de acuerdo, no ganaría concursos de risa pero era algo harto ridículo de ver. Por suerte, la oscuridad enmascaraba un poco la escena.

¡Espera! ¡No tan deprisa! ¡Si eso va a paso de mulaaaa! – exclamó Sindri tras oír el camino que elegía la experta nómada y tener que sufrir un cambio de dirección rápido que quizá un jinete podría soportar fácilmente, pero que removió todo el estómago del bibliotecario completamente. ¿Cómo podría alguien soportar eso durante mucho rato? Anotó mentalmente darles mucho más reconocimiento a los nómadas, caballeros y toda clase de gente que usase una montura regularmente como transporte. ¿Y los que volaban? Porqué él si caía, mira, había hierba en el mejor de los casos y una piedra en el peor de ellos, pero la distancia del suelo era bastante poca. No quería imaginarse el vértigo que sentiría en una de esas. En realidad, ahora mismo no quería imaginarse absolutamente nada de nada.

Y así continuó durante un rato, pasando gente a una velocidad extremadamente alta para Sindri, hasta que la velocidad se aminoró cuando el bibliotecario comenzó a temer el impacto contra uno de los carros que seguían por el camino. Los caballos eran listos, sí, pero quizá decidía frenar de sopetón y él no dominaba todavía el arte de volar – ¿R-rasgos? – trató de recobrar la compostura lo más rápido que pudo para responder a la pregunta. Comenzó a recabar de su memoria toda la información que tenía – Era una caravana con cuatro carruajes antiguos tirados por caballos... se notaba en la madera con la que estaban hechos. Eran mercaderes de telas y tejidos, a juzgar por los objetos que llevaban a Bulgar, aunque no sé si se dedican sólo a eso... – miró al cielo nocturno, como esperando algún tipo de ayuda – Las carretas no eran muy altas, pero sí suficientemente anchas como para estar cómodo sentado. – no sabía realmente qué información era la más valiosa para la búsqueda, por lo que decidió proporcionarle la que él recordaba mejor.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Dom Ene 10, 2016 11:20 pm

Lyn sonrió amargamente ante las dudas y quejidos de Sindri. Tarde recordó de la desconfianza del chico con los caballos... Y eso que tanto había ahondado sobre el tema en Bulgar.

Desgraciadamente, dadas las circunstancias, quedaría para otra ocasión el darle al pastor de libros un paseo tranquilo para que perdiera su temor a esas bestias. Había prioridades más grandes en aquellos momentos.

Pese a los detalles de la descripción de Sindri, poco podía intuir con aquello... El tipo de madera y el que fueran carruajes grandes y tapados descartaba un par de posibilidades. Sumado a sacar los grupos de menos de cuatro carruajes. Pero tan cercanos a Bulgar... Los carruajes se amontonaban en los principios de sus respectivos viajes, lo que provocaba que difícilmente hubiera grupos menores a aquel número.

Ella tenía esperanza que describiera algún emblema mercante, o algún color de manta diferenciable a simple vista. Datos de ese tipo hubieran simplificado mucho la tarea.

-No queda otra que ir inspeccionando carro a carro... Aun si no son los de tu caravana, intenta identificar detalles similares a los de tu grupo. Como un tamaño similar, o algun color de manta. Los caballos es imposible saber, quizás hasta los intercambiaron en Bulgar y perseguiriamos una pista sin sentido- le comentó a su pasajero sus conclusiones, mirandole sobre el hombro mientras pasaban por un grupo de 3 carros con un claro emblema que los diferenciaba del resto. Desconocía de que reino o ciudad eran, pero si eran solo ese numero difícilmente serían su objetivo.

Una rápida pregunta a unos guardias les desvelo que el siguiente grupo de carretas se dirigían a Lycia y luego a Etruria, por lo que tampoco eran los correctos. Pero les pudo proveer que más adelante había un par que creía iban a Illia, así que no fue tiempo perdido totalmente en vano.

Mirando el horizonte ya prácticamente en total penumbra, solo los puntos de luz cual estrellas terrestres eran su guía a sus posibles objetivos. Su principal esperanza fuera que pararan a pasar la noche y les alcanzaran antes del amanecer... Estaban en manos de Hanon y sus designios.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Mar Ene 12, 2016 7:34 pm

Bien, la cosa parecía mejorar, al menos en el departamento de la velocidad, puesto que Sindri no sentía la necesidad imperiosa de lanzarse del caballo. En cierto modo se sentía mal por el pobre animal, que tenía que cargar además con su peso, pero es que él no podía hacer nada para ayudarle... no creía que apreciase palabras de ánimo o algún conjuro con Magia Arcana para reforzarlo. Ya le regalaría algunas jugosas zanahorias en algún momento que se volvieran a encontrar o algo, a los caballos les gustaban las zanahorias, ¿no es así? Eso decían los libros que había leído y en los cuentos siempre aparecían dibujos de caballos y ponis comiendo zanahorias y otras hortalizas. Incluso los unicornios y los pegasos disfrutaban con una pieza de fruta dulce, como una manzana. No creía que los libros fueran a mentirle ahora.

¿Carro a carro? Eso puede tardar mucho... – dijo Sindri tratando de alargar el cuello para ver toda las caravanas que había en el lugar... realmente era increíble las aglomeraciones que podían crearse ahí. Para alguien de Ilia, ver más de diez pequeñas carretas al mismo tiempo es algo nuevo e inusual... aunque le vino a la memoria imágenes de un cierto lugar de Lycia en el que se agolpaba todo tipo de gente. Si lo había olvidado o lo había querido olvidar, de eso no estaba seguro. Sacudió la cabeza, como sacándose aquello de la cabeza: necesitaba concentrarse en el presente y no quería bucear en el pasado – Tamaño... le puedo decir que cabíamos en la parte de atrás de cada carreta unos seis, no habiendo mucho espacio extra. Teníamos que compartirlo con muchas cajas y sacos... telas y tejidos, o eso me pareció escuchar en alguna conversación. No llegué a abrir nada, no fuera a caer algo y no saber como volverlo a meter dentro... – debía portarse bien con los propietarios de las carretas y no molestarles más allá de lo necesario. No le hubiera gustado que le hubieran echado fuera en medio de las planicies de Sacae, sin ningún atisbo de ciudades o poblados por ningún lado. Obviamente eso era ponerse en el peor escenario posible, pero si sucedía, estaría preparado. Mentalmente, claro – La manta era blanca con algunas líneas horizontales de un color rojizo a los lados... – cerró los ojos para tratar de recordar mejor – ... y tenían un símbolo en un lado. No lo pude reconocer, pero era como una llama de color naranja. Como la de una vela. O eso creo yo, nunca tuve la oportunidad de preguntar. – abrió los ojos de nuevo, fijándose de nuevo en los carruajes que pasaban.

¿De veras? Pensé que los caballos pertenecían al carruaje y eran como mascotas. No sabía que se podían cambiar en una ciudad. Tiene sentido, pero... – miró al caballo en el que estaba sentado ahora mismo mientras decía esas palabras. Él no se imaginaba cambiando un caballo que tuviese él por otro, si acaso lo correcto sería descansar en algún lugar para que ambos pudieran retomar la marcha de nuevo. Le daría mucha pena dejarlo atrás. Claro que en ese caso era un negocio y no podían perder tiempo, y por consecuencia dinero, por causas sentimentales. Pero no podía sino sentarle mal la práctica – No es ninguna de éstas, señorita Lyn. Son muy pequeñas y no coinciden con las que vi. – informó tras echar un vistazo a todas las carretas y caravanas que podía ver durante el corto trayecto. Miraba con curiosidad los ocupantes, que a veces le devolvían la mirada a su vez, pero no encontró rastro alguno de nadie que conociese, ni siquiera sólo de vista – Recuerdo que el jefe de caravanas solía usar atajos que, según él, “conocía bien y no eran muy empleados”. No sé si hubiéramos llegado más pronto o no por otros caminos, pero había una gran cantidad de baches y de piedras en algunos momentos... – fueron momentos bastante incómodos del viaje que, extrañamente, no parecían incomodar a ningún trabajador. Quizá ya estaban acostumbrados.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Miér Feb 03, 2016 10:34 pm

Lyn respiró aliviada al escuchar como la memoria del mago comenzaba poco a poco reactivarse, hurgando detalles significativos que harían un reconocimiento al pasar mucho más sencillo. Quizás podía haber 2 o 3 caravanas con una descripción similar, más no, menos con tanto detalles. Podría ser incluso que solo una, la de Sindri pero... La suerte comenzaba a sonreirles, eso era seguro.

Pero la siguiente descripción le hizo parar en seco y mirarle a los ojos por sobre el hombro, como asegurándose que estuviera diciendo la verdad ¡Por Hanon desearía que aquellas palabras fueran mentira! Sí, Sindri no tenía razones por las que mentirle pero... La descripción se acercaba demasiado a un camino que rodeaba una serie de montes y canteras. Un camino muy conocido por ella, que había visitado incontables veces por "trabajo".

Aquel sendero parecía escupir bandidos de tanto en tanto como si de las mismas piedras crecieran aquellos cuerpos fornidos y malolientes. Si así fuera, no le extrañaría en lo más mínimo. Eran criaturas del más oscuro averno dracónico.

-...Eso es grave- murmuró, mordiendo su labio y observando como la caravana que acababan de pasar se les adelantaba bajo miradas curiosas de sus cocheros y guardias. Poco le importaba lo que pensaran en esos momentos.

...Sin esperar más espoleo a Madelyn, que tras resongar con un bufido dio un giro de 90 grados y comenzó a avanzar a campo traviesa, dejando atras la luz de las antorchar y pasando a un andar con más saltos y súbitas subidas y bajadas.

-¿Cuando crees que un grupo de bandidos atacaría? ¿Cuando las alforjas están vacías de provisiones tras un largo viaje por las llanuras o ni bien abastecidos tras salir de una ciudad que cierra sus puertas a seguro y auxilio de los viajeros?- explicó sin parar un instante, y forzando a su yegua al limite de sus capacidades -¿Y donde pues, atacaría, sino en el camino más desolado, estrecho e inaccesible fuera de aquella ciudad?-

Quizás y ya era demasiado tarde. Posiblemente la caravana había dejado de existir... ¡Pero que estaban pensando! ¡Por algo nadie tomaba aquel sendero y viajaba junto a otras caravanas!

Aunque su mejor apuesta sería dejar a Sindri en otra carreta rumbo a Illia... Sus compañeros se encontraban en el transporte. Y ella no sería quién arrancaría de alguien la esperanza de volver a ver a los suyos, más si aun existía la chance de salvación para aunque sea uno de ellos.

Un compañero... Tan solo uno marcaría completamente la diferencia de todo...

Dejando que el viento se llevara aquellos lúgubres pensamientos mezclados con los deseos de una antigua Lyn, clavó su visión en el horizonte y agudizó sus sentidos ¡Les encontrarían!
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Sáb Feb 06, 2016 8:55 pm

Uh... puedo decir que tengo bastante buena memoria, no hace falta que me mire así. ¿Que he dicho alguna barbaridad o me he equivocado? – Sindri respondió algo azorado a la mirada que le dedicó la nómada... no tenía mucho conocimiento de la geografía del lugar, pero había tratado de recordar todo lo más destacable del viaje y los hábitos del jefe de caravanas. Él no era un miembro de alto rango de la expedición, por lo que no había tenido muchas ocasiones para hablar con él... y de las pocas que tuvo pudo sonsacar que no le gustaban los bibliotecarios curiosos que no le dejaban trabajar en paz – Estoy seguro que había muchos baches y nos aseguró que era un atajo en repetidas ocasiones... como respuesta a las numerosas veces que nos quejamos por los saltos que daba el transporte. – no fue la parte más agradable del viaje, aunque les quedó claro que fuera lo que fuera lo que transportaban la caravana no eran productos que se rompían fácilmente... o si lo eran, no sacarían mucho beneficio de la venta en Bulgar. No sabía si Lyn desconfiaba de sus palabras o si no le gustaba lo que implicaban, pero no tardó mucho en adivinar a qué se debía su comportamiento.

¿“Grave” como “va a haber muchos baches también ahora, por lo que prepárate a salir volando”? – preguntó el bibliotecario con temor a que el caballo volviera a la velocidad de galope... ya le iba bien este paseo, si bien no era el movimiento óptimo para perseguir a una caravana... que Sindri supiese. Dejaba las decisiones de rastreo y similares a la nómada, que seguro que tenía mejores habilidades que él – ¿O quizá otro tipo de gravedad? ¿Alguno en el que no intervenga salir corriendo otra...? ¡Argh! – no acabó la pregunta, puesto que el galope cortó cualquier conversación que pudiese tener. No solo el caballo había dado una vuelta, sino que había comenzado a trotar rápidamente de nuevo... Sindri seguía sin saber cómo harían los jinetes experimentados para no tener miedo a tal cosa.

¿S-son preg-guntas ret-t-tóricaaaaaas? Si me deja un tiempo, y en tierra firme, q-quizá puedo respondérselas. – de nuevo, Sindri no sabía donde agarrarse para no caer, por lo que optó balancearse todo lo que podía para que el impulso no le tirase hacia atrás en ningún momento. Realmente era necesario encontrar alguna manera que un segundo pasajero pudiera asegurarse en un caballo... aunque quizá implementar eso sería costoso. No. Debía pensar en alguna otra cosa que no fuera la velocidad, o acabaría mareado – Pues... seguramente c-cuaaaaaando están llenas. O si no, no t-tendrían buen botín. – era lógico que las personas con menos escrúpulos robarían a aquellos que tenían más... más que nada porque robar a alguien con las arcas vacías era una pérdida de tiempo. Si había otros motivos, eso Sindri ya no lo sabía puesto que nunca se había puesto en la piel de un bandido – S-si es un lugar alejado mejor, así habría menos interrupciones y posibilidades de ser descubierto. – no sabía si quería una respuesta o no, pero el Mago Oscuro no estaba en posición de pensar sobre eso. Sólo quería algo para sacarse de la cabeza el pensamiento de “saldrás despedido por los aires como la yegua frene de sopetón”.

Todo parecía indicar que la mujer creía que podrían estar en un terreno peligroso donde algún bandido podría atacarles... Sindri esperaba de todo corazón que no fuera así y, simplemente, hubieran elegido un momento propicio para pasar por el atajo. No sabía cuántos bandidos podría haber, pero la caravana no estaba especialmente armada o protegida por guardias...
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Dom Feb 14, 2016 5:17 pm

Sonrió amargamente al ver como Sindri malentendió sus comentarios. No es que dudara de él, simplemente... Hubiera sido mejor que se equivocara. Si en verdad hubiera dudado de su palabra no habría saltado a la acción con tanta rapidez, pero no era aquel tiempo para explicaciones o disculpas.

Casi sin notar un verdadero cambio en el irregular camino, viraron de campo traviesa y tomaron el peligroso camino en descenso a través montes y canteras. El paisaje no tardó en demostrarlo de todas formas, comenzando poco a poco la iluminación del cielo a desaparecer tras tierra y rocas, hasta convertirse en un pasaje que, aunque amplio, se oscurecia en sobremanera y daba una sensación casi claustrofóbica en comparación a las interminables llanuras.

Tras minutos de silencioso andar solo interrumpidos por el galope de Madelyn, un grito ahogado y una luz tras una vuelta en el camino le obligó a Lyn a parar precipitadamente y desmontar con rapidez. Sin esperar le señaló a Sindri que guardase silencio y le acompañe, avanzando lentamente en cuclillas hasta aquella vuelta del terreno.

Lentamente asomó la cabeza por la esquina que el monte de tierra generaba, iluminandose sus mechones verdes con el naranja de la fogata a unas decenas de pies de distancia. Un grupo de personas se encontraban atados junto a la misma, en el suelo, con dos tipos de ropas diferenciandoles. Uno se encontraba abatido en el suelo, a un lado, a esa distancia le era imposible saber si transitando el largo camino o aun en aquel lado.

Cuatro bandidos controlando a los prisioneros, otros cuatro desvalijando el carro de todo lo que pudiera servirles y un ultimo cuarteto inspeccionando los alrededores, uno de ellos a corta distancia de la nómada y el pastor de libros. Espadas, arcos y hachas... predominando estas ultimas pero con una variedad de armas poco vista. Bien organizados... y más de lo que podía lidiar ella sola...

-¿Son ellos?- susurró a Sindri por sobre su hombro, con la esperanza de recibir una negativa ¿Como podrían acabar con ellos...?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Mar Feb 16, 2016 6:02 pm

Fue un camino arduo y doloroso durante tanto tiempo que Sindri perdió la cuenta... o tal vez no pudo hacerlo desde un principio a causa de las prisas que llevaba la yegua en su carrera en pos de un lugar desconocido para él. A decir verdad, había comenzado a acostumbrarse en cierta manera a la velocidad en sí, pero eran aquellos movimientos súbitos los que no podía soportar en absoluto y le hacían temer por caer irremediablemente al suelo... algo que no le hacía nada de gracia. Los colores del paisaje, lo único que podía advertir por el momento, se volvieron terrosos y grisáceos lo que quería decir que se estaban adentrando en un terreno montañoso de alguna clase. Pero más no podía aventurar puesto que la luz parecía menguar a cada paso... un fenómeno muy interesante que se pararía a investigar si tuviera algo de tiempo.

De sopetón, tras cabalgar durante un buen rato, Lyn paró la yegua y se desmontó con habilidad, algo de lo que no podía presumir el bibliotecario, puesto que se permitió unos segundos para recobrar el aliento, destensarse y tratar de localizar si tenía todavía todos sus miembros intacto. Percibió el gesto de la mujer para que guardase silencio... aunque no tenía que hacer mucho esfuerzo para eso, no se notaba en esos momentos con muchas ganas para gritar o ponerse a discutir o hablar con nadie. Asintiendo, saltó al suelo de forma torpe, pero suficientemente afortunada como para caer de pie y se acercó tentativamente a la nómada, para cambiar su posición a una de cuclillas también cuando se encontraba cerca de ella... el sigilo era una especialidad suya, que cultivó mientras a aprendía cómo caminar por la Gran Biblioteca de Ilia sin molestar a aquellos que leían los tomos que contenía. O cómo no despertar a nadie en sus turnos de noche. Ella miró más allá de un saliente que oscurecía su visión pero, a la vez, les proporcionaba algo de cobertura y cuando le habló no parecía especialmente de buen humor.

Déjeme ver, que desde aquí sólo veo una pared de roca. – con suavidad se acercó al saliente y dejó que su mirada escudriñase el lugar para responder correctamente a la pregunta. Lo primero que vio fue un fuego, que destacaba por encima de todo e iluminaba la escena, y cerca de éste vio unas figuras que obviamente estaban ahí en contra de su voluntad – Esos son los bibliotecarios que conforman la expedición a Bulgar... – señaló a uno de los grupos, el que parecía que tenían las ataduras menos pesadas, mientras susurraba – ... y esos son los miembros de la caravana. No están todos, o al menos no puedo verlos. – cambió la dirección de su mano hacia el segundo grupo de presos, los que parecía tener unas cuerdas más gruesas y resistentes – Dos, cuatro, seis, ocho... doce. Doce bandidos en total que pueda ver. – calculó rápidamente con la información que tenía a mano.

Eso haría seis maleantes para cada uno de nosotros o cinco y siete si alguien quiere más. Esto pinta difícil, pero no veo que haya mucho tiempo para ir a pedir ayuda... – su voz era animada, pero grave, como alguien que estaba ante una situación seria y trataba de ver el lado positivo – Si hubiera alguna manera de distraer su atención para no tener que luchar contra muchos a la vez... no parece haber muchos con armas a distancia. Un ruido fuerte, por ejemplo... – divide y vencerás, decía la máxima que el bibliotecario esperaba utilizar. Sin esperar más, Sindri abrió lentamente el zurrón que llevaba con él y metió su mano derecha en él, sacando de él un libro grueso y de aspecto vetusto que reposó cerrado en su antebrazo izquierdo. Un grimorio con la cubierta de color púrpura oscuro, agradable al tacto y con detalles plateados en el lomo... y un extraño símbolo en la portada del mismo color. Era un Tomo de Magia Arcana conocido con el nombre de Ruina que Sindri poseía por si era necesario luchar en algún momento, un instrumento antinatural que permitía canalizar los hechizos de Magia Arcana con fines concretos – Oh, no tiene porqué preocuparse de mí en absoluto. Puedo defenderme moderadamente bien e incluso servirle de apoyo en la distancia... pero debe confiar en mí. Sin importar lo que vea u oiga, yo estoy de su lado. Ahuhuhu~ – advirtió con una voz afable y amable, tratando de entonar para irradiar confianza, a pesar de lo que acababa de decir. No quería ser una distracción para Lyn en un potencial combate, pero desconocía la opinión de la gente de Sacae sobre la Magia Arcana – Listo cuando usted lo esté. Sólo deme una señal.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Jue Feb 18, 2016 1:59 pm

A pedido del pastor de libros, Lyn le hizo espacio junto al borde y dejo que observará la situación a su lado, tratando de seguir con la mirada las cosas que marcaba Sindri. El saber a ciencia cierta que, en efecto, eran sus compañeros fue un alivio y condena para la nómada.

¡Por Hanon que rogaba que no fueran ellos!

-Ni 6 ni 5 son un numeros que pueda enfrentar por mi cuenta me temo... Ni hablar 7- respondió al comentario del pastor de libros, con una sonrisa amarga -Más no niego que sea la única forma que tendremos una chance contra ellos. Si dejamos se agrupen estamos perdidos- En esa cuestión, el que estuvieran tan desperdigados por el "campamento" les jugaba en cierta forma a su favor.

La sorpresa fue grande de la nómada al ver a Sindri sacar un libro, un libro sin igual del tipo que había visto en ocaciones en el pasado ¡Un libro mágico! La sorpresa inicial rapidamente se alejo tras notar lo natural que quedaba la imagen de aquel pastor con un miembro de su rebaño. Era lógico que alguien con un trabajo como aquel usara un tomo como arma.

Las palabras que intentaban inspirar confianza en ella le dejaron preocupada y desconfiada. Era claro que el campo de batalla no era el lugar de su compañero, como un rebaño de libros no era el de ella. Pero aunque desconocía de magia lo suficiente como para conocer sus diversos tomos y efectos, había tenido la suerte de luchar junto a magos en 3 ocaciones en el pasado, trabajando de guía para algun noble en las llanuras ¡Y que compañeros confiables que eran! Fuera cual fuera el efecto, porque hasta donde entendía y vio eran diversos y extraños, sería un gran aliado en todo ello.

-Confío en que harás todo en tu poder para salvar a tus compañeros, sino no estaríamos aquí.- le aseguró, aferrándose a aquello en lo que estaba convencida ante todo. Era un amateur en combate el pastor, no, el mago, pero no dudaba de su determinación, y eso pesaba más en ella que cualquier destreza o maestría en el arte de la guerra.

Asintió, con un gracias la disposición del chico y se tomó un par de segundos para pensar. Sus ojos rápidamente se desviaron a Madelyn que, con espuma en la boca tras la larga carrera, se recuperaba varios metros atrás recostada en el suelo. Huir ya no era una opción.

Un ultimo vistazo de los bandidos le terminó de convencer del plan de acción. Planes complicados no era lo suyo, ni pelear en grupo, por lo que incorporaría lo dicho por Sindri con su accionar actual... ¡Y por los vientos! Forjarían con las hojas de espada y libro su destino.

-Atacaremos de improvisto a mi señal, la sorpresa y la noche nuestros aliados. Haré lo posible por llevarlos a diestra y tu lo posible por siniestra... Y roguemos que aquello sea suficiente.- explicó en tono firme, poniendo su mano sobre el hombro ajeno y mirandole a los ojos... Instantes después, sonrió.

-Yo no tengo planes de morir aquí esta noche con tanto aun pendiente de hacer. Más aun, debiendote demostrar que si hay dragones allí afuera tendrá que haber algun unicornio también ¡Y por Hanon, si existe le domaré!- su sonrisa, pequeña al principio, floreció en su totalidad con esto ultimo mostrando su dentadura a la luz de las estrellas.

Y aun portándola, se incorporó, manteniendo su centro de gravedad bajo y se zambulló al combate dando fin por la espalda al bandido más cercano. El peso del pesado cuerpo impactando en el suelo no pasó desapercivido en el "campamento" enemigo.

Solo 11 más.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Lun Feb 22, 2016 4:21 pm

No la había convencido.

No podía culparla, sus palabras no eran exactamente las que nadie en esta situación quisiese oír, pero eran bastante mejores que “Eh, por cierto, soy un Mago Oscuro. Bueno, ¡Vamos a luchar!”... esas podían acabar con un cuchillo clavado en la espalda antes de incluso comenzar el combate y eso duele bastante. Además que puede matarte si te descuidas. No es que estuviera especialmente orgulloso en su elección de palabras, pero no tenía tiempo para hacer una introducción a la Magia Arcana y su potencial peligrosidad – Es una muy buena manera de verlo, señorita Lyn. – concedió el muchacho con un susurro, tratando de hacer el mínimo ruido posible. Si no confiaba en su magia, que era lo más normal del mundo, y dejaba de confiar en él por ser usuario de ésta, al menos estaban luchando contra un enemigo común y con el mismo fin – Un mismo objetivo, con distintos métodos para conseguirlo. – apuntó brevemente, pensando que si dejaba escapar demasiada información sobre sus habilidades antes de ser vistas en combate podría ser contraproducente. Él confiaba en la nómada, pero cualquier distracción grave podría ser mortal en una batalla con tanta desventaja y su magia podía llegar a ser... vistosa.

Esperaré su señal con los ojos abiertos y la mente despierta, señorita Lyn. El flanco izquierdo es mío. Como bien usted apunta, la oscuridad será nuestra mejor aliada en este tiempo de necesidad. – notó el contacto de la mano de la mujer en su hombro, lo que lo reconfortó. El campo de batalla no era su lugar, puesto que estaba lejos de las cálidas y seguras paredes de una biblioteca, y los nervios no le tardaron en aflorar. Sí, confiaba en sus capacidades, pero jamás había tenido ante él una prueba de tal envergadura – Me encargaré de todos aquellos que están a la izquierda... pero si necesita algo de ayuda, no dude en avisarme. No soy un arquero, pero la magia tiene bastante alcance. – señaló levemente al libro que aferraba fuertemente en su brazo izquierdo, casi como si fuera un metafórico escudo de lo que está por venir – Sí, aún quedan muchas cosas por hacer en este mundo. No podemos caer aquí. Y si salgo de ésta personalmente le acompañaré en su búsqueda de dragones y unicornios... ¡Será toda una aventura! Si le parece bien, claro está. – una sonrisa nerviosa apareció en sus labios, inseguro de lo que decía. Hacer planes de futuro se decía que era una afición sana antes del combate, puesto que ayudaba psicológicamente... al menos había algo que esperar tras ella – Y... no puedo agradecerle suficiente su ayuda. Sé que no es su lucha y, aún así, ha decidido acompañarme en esta batalla contra corriente. Siempre le estaré agradecido por esto. – el hecho que cuando se dirigiera a la batalla todavía sonriera dio algo de coraje al bibliotecario, quién se quedó en posición hasta que la mujer desapareció de su vista. La suerte estaba echada.

Decir que la situación no era desesperada sería mentir, y Sindi pensaba en ello mientras se movía lentamente, amparado por las sombras y la noche, hasta encontrar unos árboles que le proporcionaban algo de cobijo de la vista de indeseados, pero desde los que podía controlar algunos bandidos. Y así, esperó unos segundos que se le hicieron eternos hasta escuchar el ruido de algo pesado caer contra el suelo: era la señal esperada – Allá vamos... – el Dark Mage abrió el libro, cuyas páginas parecían moverse solas, y se zambulló en la Oscuridad tras cerrar los ojos y respirar rítmicamente. Todo a su alrededor se silenció durante unos momentos y pronto la energía recorrió su cuerpo, un poder antiguo y olvidado por muchos lo llenó de vigor, borrando todo rastro de miedo o temor. Con la ayuda de un ente con milenios a sus espaldas, ¿Quién lo podía vencer? ¿Quién lo podía herir? – Ah, sí... hacia tiempo que no usaba Magia Arcana. – ¿Quién llevaba a cabo los susurros que escuchaba en el límite auditivo? ¿A quién pertenecía la seductora voz que le prometía tantas cosas maravillosas? No le importaba. Sólo quería oírla más. Más promesas. Más victorias. Más. Más. Más. Una sonrisa serena en su rostro, unos ojos que parecían ver más de lo que había ahí – Nadie puede oponerse a la Oscuridad. – con ese susurro levantó su brazo derecho, apuntando hacia el bandido más cercano, que no tenía idea alguno de lo que iba a suceder. El aire se sobrecargó con energía mágica y chispas blancas comenzaron a ver en la mano extendida del muchacho y el libro sirvió de conductor: un hechizo de Ruina, el más básico del arsenal de la Magia Arcana. Y el símbolo arcano acabó materializándose en la mano del muchacho por unos instantes, marcando el éxito del conjuro: un círculo lila con un cuadrado dentro, que desapareció tan fácilmente como llegó.

Dos pilares de oscuridad se formaron encima del hombre, apuntando hacia él. No había otra forma de describirlo: no era una mera sombra o falta de luz, sino unos verdaderos constructos hechos de oscuridad, completamente antinaturales, con destellos de energía púrpura crepitando por ellos. Era algo completamente antinatural. Y Sindri no podía estar más feliz de verlo. Ambos convergieron formando una equis de pronto en un estupefacto bandido, quién se arqueó de dolor, cayendo de rodillas y, finalmente, quedó inerte en el suelo, sin vida. Si bien el fuego, el trueno y el viento hacían mella en el cuerpo de la víctima, la Magia Arcana hería la propia salud o alma... o eso se decía. El bibliotecario, embriagado de poder, no estaba en el estado mental óptimo para pensar sobre ello o divagar sobre los efectos de la oscuridad en el cuerpo de los seres vivos.

Quedaban diez enemigos. Asiendo fuertemente el libro, Sindri dio unos pocos pasos hacia el frente... debía hacer todo lo posible para salvar a sus compañeros.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Mar Feb 23, 2016 10:14 pm

Los bandidos no tardaron en reaccionar y dieron la voz de alarma, sorprendiendo a aquellos inspeccionando la caravana por mercancías y haciendoles tropezar en el proceso. Por más que tenían tanta vigilancia, era claro que no esperaban una irrupción real... mucho menos un ataque tan frontal.

Lyn no se detuvo a inspeccionar ni esperar a que aquellos que vigilaban a los cautivos prepararan una contraofensiva. Con pasos rapidos,  cubrió la distancia y, para su desgracia, cruzó aceros con el hacha de un bandido, que de un empujón le hizo retroceder un paso a la guerrera.

El arma enemiga se levantó, lista para comenzar un duelo que, numéricamente, terminaría poniendo en desventaja a la nómada tarde o temprano. Debía acabarlo rápidamente antes que sus compañeros se le unieran.

Un sollozo y un escalofrío fuera de aquel mundo inundó el campamento y recorrió la espalda de Lyn de arriba a abajo. Sin motivo aparente, la letal hacha frente a ella descendió de su férrea guardia mientras una expresión de terror se dibujó en el rostro del maleante. Pese a su instinto aclamando a gritos del peligro, peligro que su cuerpo sentía claramente, la sacae se zambulló en una estocada aprovechando la abertura de su oponente que atravesó el pecho desprotegido del bandido. Sin cambiar esa expresión de terror de desesperación, el cuerpo se desplomó sin vida, y no fue hasta notar a todo el campamento paralizado con su vista atraída por un punto en comun en el espacio que volteó.

Por un momento no supo lo que vio. Era... algo más allá. Aquel mal del cual los ancianos hablan, aquello de lo que hay que protegerse desde tiempos inmemoriables. Una sensación ajena aun más extrema que aquellas que los guerreros silentes provocaban.

Pronto, acostumbrandose a la oscuridad vio a su compañero en aquella casi suicida campaña, a Sindri... Y pese a que quizo sonreir al verle imponente y listo para la batalla, sus labios no le respondieron ¿E-era... era en serio el mismo Sindri, el pastor de libros aquella figura envuelta en la oscuridad de la noche?

El viento mismo parecía haber parado, como si la misma Hanon guardara silencio en la espera, o el mismo tiempo se hubiera detenido en aquel desolado lugar de la extensa Sacae.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Jue Feb 25, 2016 6:51 pm

La Oscuridad era una patrona generosa con aquellos que investigaban sus misterios y luchaban en su nombre. Un fervor se adueñó del Dark Mage, casi un iniciado en las artes mágicas de la Oscuridad, mientras disfrutaba del miedo y terror que provocaba en todo aquél que le miraba, como un experto degustando una bebida alcohólica guardada durante generaciones en una bodega secreta de un palacio. Su mirada se posó brevemente en las facciones de los bandidos: ojos temerosos que dudaban entre mirar a otro lado o seguir clavando la mirada en él, no fuera a volver a conjurar algo; labios abriéndose y cerrándose, quizá murmurando algo que no llegaban a entonar; manos temblorosas que no permitían asir bien las armas. Por no decir de los prisioneros, que todavía no podían ver bien la acción, encadenados donde estaban. Era algo que el bibliotecario jamás había experimentado, pero no quería que acabase... se sentía poderoso, por encima de los demás, algo que no era normal en él. Intoxicado, casi podría decirse, pero todavía con consciencia: no podía permitirse perder más tiempo.

Como ovejas al matadero... – con esas palabras en una voz serena y calmada, incluso con un tono de mofa, levantó un brazo para señalar a uno de los bandidos más cercanos, uno que llevaba un arco, y el círculo comenzó de nuevo a formarse en su mano. Crepitó durante unos segundos para formar el círculo de nuevo, con un cuadrado dentro, con una energía pálida y mortecina con tintes púrpuras... y volvió a desaparecer. Y, entonces, silencio... por unos pocos instantes – Un sacrificio más para la Oscuridad. – el libro que portaba con él se iluminó durante unos momentos y, de la palma de la mano que apuntaba al enemigo, salió un tropel de oscuridad que impactó contra el torso del arquero bandido. En un principio nada ocurrió pero, con un grito, el hombre dejó caer el arco y se llevó las manos al pecho... y entonces cayó al suelo para no levantarse de nuevo – No os preocupéis. Vosotros sois los siguientes. – y, entonces, algo hizo clic en el cerebro de los bandidos quién, a pesar del miedo, entendieron que debían luchar contra aquellos invasores desconocidos. Había algo casi primigenio en aquél comportamiento, natural si cabe. El trance acabó y todos volvieron a actuar, con la vista fija en el desconocido que enarbolaba los poderes más oscuros que habían en Elibe y, posiblemente, en el resto del mundo.

Ocho... podría ser peor. No parecéis muy duros, la verdad. Eh, tú. Sí, tú, el del hacha, mírame bien. Pero, aún así, creo que voy a necesitar ayuda pronto. – hablaba en voz alta pero no miró a Lyn ni hizo ademán de mirar a nadie más que no fuera a los bandidos que tenía ante él, listos para atacar, pero indecisos de cómo hacerlo. No sabía bien donde estaba la nómada y, aunque lo supiera, tampoco lo haría: era una aliada en las sombras y seguramente podría encargarse de algún enemigo que esté concentrado en él. Al fin y al cabo, un mago era un foco de atención por lo vistosa que era la magia... lo que quizá podía jugar a su favor – Si tuviera alguna ayuda, me gustaría que se encargase del bandido con el arco. – el aludido, que ya tenía una flecha puesta en el arco, miró a derecha e izquierda, pero pronto o bien lo clasificó como desvaríos de un mago superado en número o una treta, por lo que decidió no sacarle los ojos de encima.

Si bien tenía la ayuda de una magia tan antigua como el mundo, bien era cierto que no podría contra ocho enemigos atacándolo a la vez... al menos no con su nivel de maestría arcana actual. Seguro que los grandes chamanes y druidas podrían encargarse de aquellos villanos con una maldición y un movimiento de brazo, pero si Sindri quería seguir vivo para llegar a aquel nivel necesitaba la ayuda de Lyn. Y es que tenía a los bandidos atentos de sus movimientos, pero ahora por ahora su mayor peligro era la nómada, que el bibliotecario esperaba de todo corazón que estuviera cerca de su posición. Comenzó a cargar magia de nuevo en su mano, eligiendo cuál sería la mejor víctima para su próximo hechizo... si es que le daba tiempo a lanzarlo.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Sáb Feb 27, 2016 6:33 pm

Las palabras que salían enunciadas en la voz del pastor de libros se le hicieron extrañas. Estaban impregnadas de una frialdad y jatancia tan ajenas a aquel tono inocente y curioso del chico que conoció en Bulgar que la nómada se pregunto si es que había escuchado mal y era un recién llegado el que hablaba.

Los bandidos reaccionaron y recuperaron su centro antes que ella. Alguien les atacaba y tenían que acabar con él, su linea de acción no presentaba muchas variantes. Lyn por su parte... no estaba del todo segura.

No fue hasta que de forma muy directa, Sindri, o aquello con su forma vestido en oscuridad, mencionó a un aquero amenazándole que reaccionó. Fuera lo que fuera... era su única apuesta en pos de salir viva de aquello y rescatar los amigos del pastor de libros. Ya habría tiempos de interrogantes y respuestas al terminar.

Era el momento de actuar.

Cuando divisó al bandido en cuestión, ya una flecha se encontraba en el arco en proceso de tensarse, la vista del mismo clavada en la mano extendida con energía purpura del mago. Sus pies se movieron antes que sus ojos terminaran de interpretar lo visto, y en 4 grandes zancadas se encontraba ya con su espada atravezando la garganta del arquero con un fuerte grito de guerra.

Sorprendidos, algunos de los bandidos voltearon hacia ella, divisando su espada que reflejaba parte del purpura de la magia del que, esperaba, fuera su compañero. Para desgracia de Lyn, por reacción más que otra cosa, un hacha arrojadiza voló en su dirección, rozandole la mejilla y dejandole un largo tajo aunque superficia.

Dudaba que la siguiente fallaría.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Lun Feb 29, 2016 7:30 pm

Soundtrack:


Al parecer su sugerencia no sólo había sino también aceptada: Sindri tuvo un lugar privilegiado para ver como el arquero sucumbía a la herida provocada por la espada de la valiente mujer nómada... una herida mortal, que hizo caer al hombre de improviso y tiñó la hierba de rojo. Una espada. Sindri no pudo evitar clavar sus ojos en ella. En sus destellos a la poca luz que había en el lugar. En sus colores y el nuevo color que había adquirido. Era una herramienta que muchos taumaturgos consideraban como burda y sin misterio, muy por debajo de cualquier hechizo, pero bien vista el Mago Oscuro no podía verla así. Nunca había sido un apasionado de las armas, incluso al contrario, las había llegado a detestar por lo mal que se le daba esgrimir cualquiera. Sentimientos de miedo y vergüenza le recorrieron la cabeza. Un relámpago de rencor le recorrió la espalda. La bruma de su memoria se esclareció y le mostró imágenes del pasado que había enterrado a consciencia. Si tan sólo tuviera una pizca talento para un arma. Si tan sólo tuviera una semilla de capacidad para ser un líder capaz y digno sucesor del cargo que su familia esperaba de él. Si tan sólo... si tan sólo... si tan sólo...

¿Quién os ha dado permiso para darme la espalda, villanos? Tal menosprecio os saldrá caro, ya lo creo. Ahuhuhu~ – murmuró en voz baja mientras trataba de mantener su mente ocupada en algo distinto, cualquier cosas era buena en aquél momento. La Oscuridad era una fuerza que incorporaba todo, sin hacer distinción: todo lo bueno y todo lo malo, por lo que el torrente de emociones que podía provocar en un iniciado... y no convenía dejarse llevar por ellas. La lucha. Sí. Si se desconcentraba demasiado quizá acababa con un hacha en el cuello y eso no tenía pinta de ser bueno para la salud – ¡Aquí! – descargó un golpe al aire, señalando a uno de los bandidos que tenían una espada. No tenía nociones de lucha más allá de lo estrictamente básico... y aún así eso dejaba mucho que desear... pero prefería enfrentarse a gente con palos que cortaban sólo de un lado, y no de los dos – ¡Al abismo contigo! – de sus dos dedos índice y corazón salió una concentrada fuente de oscuridad que se dirigió a uno de los impertinentes maleantes que se había atrevido a darle la espalda. Craso error, que no pudo enmendar, puesto que la energía le golpeó de pleno e hizo caer su cuerpo sin vida al suelo, sin que le diera tiempo a articular palabra.

¿Y bien? ¿Qué será, será? Seis han caído. Seis siguen en pie. Ahuhuhu~ – una voz juguetona, casi como la de alguien que está inmerso en un juego, ahora que se daba cuenta del logro que habían conseguido la nómada y él. Y, al parecer, ahora que lo había mencionado los bandidos también cayeron en la cuenta... algunos miraron en derredor, identificando los cuerpos que tenían a la vista y mirándose los unos a los otros, como esperando qué hacer – ¿Me darán la espalda? ¿Se la darán a ella? No pueden mirar adelante y atrás a la vez... al menos no en vida. ¿Quién me atacará? ¿Quién será mi adversario? Cuidado, el tiempo apremia... – no sabían donde mirar puesto que, aunque eran más, el nerviosismo de saber lo fácilmente que habían caído sus compañeros los impedía a lanzarse al ataque directamente. Vigilaban a la figura de la nómada para estar en guardia y, de pronto, cambiaban la dirección de su cabeza para dedicarse a mirar al sonriente Mago Oscuro. Se notaba que si bien seguramente sabían mucho de trampas y métodos similares, no tenían mucha idea de qué hacer cuando la emboscada era contra ellos – Tic toc, se acaba el tiempo. Hay que decidir. – inspiró y movió el libro suavemente, adquiriendo una posición más cómoda. Al fin y al cabo, el que había tirado el hacha ya no la tenía y era uno que ya no estaba armado... y quizá, quizá hacía que otro se lo pensase dos veces antes de lanzar la suya. Un bandido nervioso era un bandido que pensaba menos, para bien o para mal, pero no tardarían en decidir... y entonces las cosas podían complicarse.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Dom Mar 06, 2016 12:23 pm

La magia de su aliado hacía estragos en los bandidos. Caían sus pesos muertos en un dolor y oscuridad que hacían revivir todos los miedos religiosos, supersticiones, todo lo que apelaba a aquellos instintos primitivos humanos que en aquellos destables y salvajes hombres eran aun más fuerte que en el resto.

La certeza de que obraba en formas e intensiones claras en su favor eran lo único que le permitía a Lyn seguir adelante y no huir o atacar a aquella figura presa del mismo miedo que estos. Ella era una mujer de las llanuras y, a la larga, había transitado un camino que le llevaba más cerca de aquellos seres de lo que hubiera temido. Su percepción a todo aquello no era menor que la de aquellos seres despreciables.

Mil y un preguntas inundaban su mente, pero dejó que el instinto llevara sus acciones, que el fragor de la batalla apaciguara las dudas que nublaban su juicio y reacciones. Todo el que no portara un libro mágico, que no estuviera impregnado en aquella sombra espectral fuera de este mundo era un objetivo a abatir en pos de, aunque sea, sobrevivir y ver el alba. Tan bajo habían caído sus objetivos.

Otro sombra inundó a otro bandido, llevándolo al largo camino de una forma tan súbita y limpia que no podía evitar la nómada sentirse asqueada. No había sangre, no había batalla alguna, era como si simplemente tras unos segundos de dolor su llama se hubiera extinguido. Comparándola con las bolas de fuego o truenos vistos en su pasado, aquella era una magia que aunque más silente y menos vistosa, era aun más poderosa y perversa que aquellas que afectaban el plano físico y entendible.

La atención de los bandidos viró nuevamente al mago, al lobo en piel de Sindri ¿O sería un zorro? Dejando, pese a su intento de formación cerrada para defenderse, una nueva apertura en las filas enemigas.

Alzándose como una guillotina, la espada de la nómada calló y cegó por la espalda otra vida de un bandido, produciendo un reguero de sangre que, aunque austero, no podía ser más opuesto a las muertes de su hablador compañero. Eran lados opuestos de la muerte, formas tan distintas de llevarles aquel juicio inevitable a sus victimas.

Ganarían.

Chispas inundaron el aire un instante al chocar el metal de su hoja contra el hacha de un oponente. Dos instancias más de chispas, y un corte profundo en el estomago cerró la inevitable muerte de otro bandido.

Y en ese momento, con la confianza y vigor del momento a pleno, la victoria a flore de piel, unos brazos desnudos la cogieron del cuello y separaron del piso cortando toda vía de escape. Y más grave aun, negando que el viento de vida de Hanon llegara a su cuerpo.

Una mano rugosa, calluda y desarmada inundó su visión ¡Era el bandido desarmado!

Intentó forcejear sin resultados. La fuerza se iba de sus extremidades.

Emitió un grito de guerra, un sollozo lleno de furia más que dolor, pero solo pareció mermar aun más rapido sus fuerzas.

Su visión se inundaba poco a poco de oscuridad ¿O era la magia del mago que comenzaba a apresarla como a los bandidos que habían caído antes que ella? ¿Como saberlo...?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Mar Mar 08, 2016 6:44 pm

Parecía ser que la batalla comenzaba a decantarse, puesto que el número de enemigos se había reducido a menos de la mitad. La mente de Sindri estaba embriagada con la promesa de una limpia, y más que merecida, victoria, que debía agradecer también a las habilidades de la nómada con la espada: ella se había encargado de comenzar el ataque y se había dedicado a eliminar bandidos de una manera más que eficiente. Sí, las cosas iban bien, Lyn acababa de ensartar a otro enemigo cual aceituna en una de esas bebidas de las que gustaban los noble y no había perspectivas de derrota inmediata, aún estando en desventaja numérica. Miró en derredor para ver a los caídos, posando su mirada brevemente en cada uno de ellos. Un testamento a su fuerza, o a la fuerza de la nómada, pero una muestra patente de sus habilidades en el mundo. De pronto se dio cuenta que no se sentía culpable por aquellos hechos, aunque una voz apagada de la consciencia le requería que lo estuviese... pero la oscuridad, aullante a su manera, acallaba cualquier otra conversación que su subconsciente pudiera tener.

No es por nada, pero si dejaseis aquí vuestras armas y os marchaseis, nos haríais un enorme favor... – su voz estaba empapada de mofa y rebosaba una actitud condescendiente y de desprecio hacia los bandidos, tratándoles de inútiles en la mejor de las interpretaciones. Normalmente no era tan confiado, ni se animaría a hacer burlas en aquél momento, pero ahora mismo sentía que podía hacerlas, que estaba facultado y, en cierta manera, que era su obligación moral de critica su debilidad – ¿No? ¿En serio? ¿Y si añado una alta probabilidad de no ser atacados por la espalda? Hoy me siento benevolente. – su sonrisa confirmaba que “alta probabilidad” no implicaba total seguridad puesto que, quién sabe, quizá resultaban tener mucha mala suerte este día en particular. No es que fuese mala persona, pero es que habían secuestrado a sus compañeros bibliotecarios, y eso era una ofensa que no podía dejar pasar en absoluto.

Sin embargo, un nuevo sonido, como el de un grito ahogado, y un movimiento súbito captaron la atención del muchacho, quién tuvo que forzar un poco la vista para ver bien lo que estaba pasando en la penumbra. ¡Un bandido había atrapado a Lyn! No podía atisbar todos los detalles, pero por la posición de ambos, parecía ser que la estaba estrangulando sin ninguna arma. Pues bien, el bibliotecario no iba a permitir tal cosa, pero debía elegir muy bien su siguiente movimiento: el hombre estaba tras la mujer y la Magia Arcana no distinguía entre amigos y enemigos, por lo que si lanzaba del mismo modo podría dañarla... y no estaba seguro de la Resistencia de la mujer ante la magia. No quería correr riesgos que pudieran lamentarse luego – Puedo hacerlo. Veamos... ¡Observad todos! ¡Mi más poderoso conjuro! ¡Contemplad mi poder! – y, con un par de movimientos dramáticos con las manos, consiguió que se acobardasen por unos momentos, cubriéndose la cara con los brazos. Suficiente tiempo para que el Mago Oscuro moldease de una manera algo especial el conjuro... sí, no podía controlar la Magia pero podía darle forma.

Con un movimiento de brazo, lanzó un torrente de oscuridad crepitante hacia la dirección donde estaba Lyn... que pasó de largo, envolviéndola a ella y a su atacante, sin tratar de dañarles en absoluto. Quizá les rozó, pero no con la intención de provocar daños. Y, entonces, cuando había pasado de largo, Sindri cerró su puño y estiró de un anzuelo imaginario. La Oscuridad, como escuchándolo, se arremolinó durante un momento quieta en el lugar y cambió de dirección, golpeando la espalda del hombre con violencia. No tenía la pericia de golpear a más de una persona con su magia, por lo que dudaba que hiciese ningún daño a Lyn. Su efecto no se haría de esperar y pronto el hombre dejaría de respirar: ninguno de ellos tenía una gran cantidad de Resistencia, por lo que no había escudo ante su magia.

Aunque eso provocó otro problema: los otros tres sujetos, enfadados por haber sido engañados, se habían acercado a él con hachas en mano y con intenciones nada amistosas mientras él había controlado así el hechizo. Para cuando se quiso dar cuenta, los tres estaban sólo a unos pocos metros, enarbolando las armas y pensando el mejor modo de lanzar un golpe... Sindri reaccionó extendiendo la mano hacia uno, luego hacia otro y luego hacia el tercero, intermitentemente – ¿No podemos ser todos amigos? – les hizo dudar, pero no detenerse completamente, y el mago necesitaba un momento para concentrarse para otro hechizo. Si nadie hacía nada, esto acabaría mal, puesto que no podría enfrentarse contra tres a la vez...
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Dom Mar 13, 2016 7:49 pm

Escuchaba palabras lejanas, inentendibles. Las figuras difusas en la oscuridad terminaban de desaparecer...

Una luz ¿O una sombra? Una mancha purpura leve en la lejanía y de repente... Un remolino. Ya no sentía sus extremidades pero podía ver aquel mar violeta y negro rodeándole, envolviéndole.

Le había atacado. Al final aquello que usaba la piel de Sindri le había atacado ¿Era acaso eso aquello que todos los bandidos vieron al morir? Sofocación, oscuridad y luego... ¿el fin?

...Que forma más horrenda de morir.

Sintió un escalofrió en su espalda, como jamás lo hubiera sentido. Como si un hierro frío por las nieves de las montañas de Illia hubiera sido incrustado en su cintura.

...Cayó hacia atrás, nuevamente sorprendida por sentir el arriba y abajo, con un impacto amortiguado por un colchón de carne.  El firme agarré en su cuello cesó y su boca dio instintivamente una bocanada, sintiendo nuevamente la vida de Hanon en el viento entrar a su cuerpo.

Vida... ¿Estaba con vida?

Lentamente, su visión se recuperó, o al menos lo poco que podía recuperarse dadas las circunstancias.

Se bajo de lado de encima del bandido, sintiendo como su mano caía al suelo con más fuerza presa de un peso ajeno a su propio cuerpo. Mirándola notó el inconfundible reflejo del filo de su espada lo que le produjo una sonrisa. Hasta en la puerta de la muerte no soltaría su arma. Era ella, era parte de su todo.

La voz del pastor de libros le hizo alzar la mirada. El escuchar el tono más... Sindri que aquel embrigado en poder le trajo en si y reubicó en el campo de batalla.

Sindri... Rodeado de 3 bandidos...

No tuvo que ni ordenar a su abarrotado cuerpo a moverse. Cada paso restauraba vida y vigor a sus extremidades y, pese a no sentirse del todo recuperada, atravesó jadeante la espalda de un bandido tras abalanzarse con todo su cuerpo sobre él y derribarlo. Con esfuerzo, levantó con rapidez su espada y la apuntó al cuello de otro bandido, aunque sin fuerzas suficientes para blandirla y atacar.

Solo mantenerla alzada le era una esfuerzo sobrehumano.

La vista de los dos bandidos se clavó en ella, sorprendidos al darla por muerta en el ataque mágico que había acabado con el compañero que la apresaba. Sí, hasta ella se había dado por muerta en ese ataque.

-Lo siento... Sindri... No me llama ser amiga de escorias como estas... Sepas... Disculparme- acotó a la sugerencia entre jadeos, dibujando una sonrisa mezcla de picara y despiadada en sus labios.

Prefería escoger con mejor cuidado a sus amigos, y esperaba Sindri hiciera lo mismo.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Miér Mar 16, 2016 7:19 pm

Arrinconado por tres armas, Sindri comenzaba a notar algo detrás de la oreja, a través de las nieblas de la oscuridad, que le decía que podría haber algún tipo de problema para vencer. Obviamente no le hizo caso y continuó apuntando alternativamente a cada uno de los tres sujetos, dando un paso atrás cada ciclo. No estaba huyendo sino que se estaba reposicionando tácticamente para tener mayor ventaja. Además que esa espada y esas dos hachas parecían muy afiladas y no las quería cerca de él, por razones obvias. Las opciones se comenzaban a descartarse ellas solas mientras que no podía hacer más que retrasar lo inevitable – Bueno, ahora quedan tres... ¿No creen que les he hecho un favor? Ahora sólo deben dividir el botín en tres partes, en vez de doce. Si lo miran así, creo que deberían darnos las gracias y dejarnos ir como signo de buena voluntad, ¿no creen? – no fueron unas palabras muy efectivas, aunque uno de los bandidos pareció quedarse pensativo por unos instantes. La verdad es que no tenían muchos incentivos para creer lo que dijese un Mago Oscuro que acababa de eliminar varios compañeros suyos... de hecho, mucha gente elegía no creer nada que saliera de la boca de un adepto de las Artes Arcanas, por muy pacífico que pareciese – No... hubo suerte. ¿Sí? ¿No? ¿Tal vez? – dijo tentativamente y, tras ver los ojos de los bandidos, decidió que la mejor defensa era una buena ofensiva y que, si quería ver un mañana debería dedicarse a otro plan. Clavó bien los pies en el suelo y se puso en posición de ataque, lo que hizo detenerse a los atacantes... quizá habían adivinado que si atacaba a uno, dos podrían lanzarse a por él, lo que significaría un golpe seguro.

Pero había algo en lo que no habían contado: la nómada no estaba muerta y, de hecho, todavía le quedaba mucha vida en ella, a juzgar por el hecho que acababa de acercarse sigilosamente a uno y tras un placaje de primera, enterró su espada en la espalda del maleante con suficiente destreza para sacarla de un movimiento y amenazar a los que quedaban en pie. Y, todo sea dicho, éstos no estaban en sus mejores condiciones, puesto que se habían girado para ver a alguien que creían muerta abalanzarse y acabar con un compañero... ¿Qué pensamientos pasarían por su cabeza en aquellos momentos? No podía leer las mentes, pero el bibliotecario sabía perfectamente qué iba pensar, o mejor dicho dejar de pensar, uno de ellos en los siguientes momentos – ¿Qué os dije yo de darme la espalda? – y con esas palabras acompañó una fuente de una energía oscura y vibrante que acabó impactado contra la espalda del bandido que tenía más cerca. No tardó mucho en caer, todavía con la cara de sorpresa ante los acontecimientos.

Quedaba uno.

Oh, vaya, qué pena. – dijo Sindri tras escuchar las palabras de la mujer, entrecortadas por el esfuerzo. Parecía que el ataque de aquél bandido le había hecho daño de veras... desde su lugar no pudo ver muy bien lo que sucedía, pero al menos la nómada parecía tener suficiente aliento como para sonreír – Ya ha oído a la señorita, me temo que entonces no hay nada que hacer... nada de hacer amigos en el campo de batalla. – su tono era desolado, pero claramente fingido, como el de alguien triste por alguna razón. Pero seguía teniendo aquél punto de risa y mofa que había dedicado desde el comienzo – Eso sería muy raro, ¿no crees? Simplemente ver un enemigo, hablar con él y, bam, ahora está de tu lado. – no hablaba con nadie en particular, sino que divagaba puesto que estaba en una posición de ventaja y no se sentía amenazado por el último bandido. Habían acabado con once de ellos ya, y la vocecita le seguía diciendo que no había absolutamente nada de lo que preocuparse. ¿Por qué no jugar un poco más como gato con un ratón? – Bueno, me temo que esto ya debe ser el adiós final. Puede elegir entre espada o magia, somos así de generosos. – alzó la mano al villano que estaba a las puertas de estar presa del pánico. Su banda completa había sido diezmada y se encontraba atrapado entre las dos personas responsables de ello... ¿Qué opciones tendría? Sindri, por si acaso, comenzó a cargar energía mágica por si acaso intentaba hacer algo disparatado y tenía que cortarlo de raíz.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Lyndis el Sáb Mar 19, 2016 9:55 pm

Con una descarga de esa extraña sombra mágica, como una vela siendo soplada otro bandido cayó, inerte. Aun presa de la sorpresa, sin siquiera llegar a descubrir que había muerto, que su vida había acabado...

Un escalofrío recorrió la espalda de la nómada al ver todo aquello tan de cerca, en primera fila. Era, sin lugar a dudas, el método más cruel de morir por aquella pulcritud fuera de ese mundo... Y siendo un bandido la victima de aquello no se quejaría que recibiera tan crudo final.

Una sonrisa de placer al ver aquella expresión de terror, tanto en el vivo como en el muerto, se plasmó en el rostro de Lyn. Ojala y sus almas sufrieran con aquella inhumana muerte.

El volver a escuchar aquella voz cargada de mofa, cargada de aquel ego tan ajeno al pastor, de aquella maldad fuera de este mundo no dejaba de perturbarle. El saber ya a ciencia cierta, fuera de cualquier duda, que aquel ser estaba de su lado, Sindri o no Sindri, le tranquilizaba lo suficiente para poder disfrutar del contenido de las mismas.

Cualquier que pudiéndole no le mataba, le salvaba de un bandido y, por sobre todo, disfrutaba del sufrimiento de los mismos tenía con lujo de honores el derecho de ser llamado su aliado. Mínimamente.

-Te lo dejo- acotó, rápidamente ante la propuesta del mago para con el bandido, más tras verle ya acumular en su mano aquella acumulación de energias de otro mundo. O sea lo que sean esas cosas negras, cuanto más rapido las usara mejor. -Las bestias no tienen el derecho de elegir su verdugo- sentenció finalmente.

Dejando en claro su punto, clavó su espada en el suelo y dio un largo suspiro, soltando al viento el calor de la batalla y dejando al mismo recuperarle su ritmo habitual. Había sentido el llamado de la muerte y el más allá muy cerca aquella noche... Demasiado incluso para su gusto....
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Sindri el Dom Mar 20, 2016 7:40 pm

¡Qué honor! – exclamó Sindri tras escuchar el juicio de la mujer sobre el destino del bandido. Parecía que no tenía muchos inconvenientes sobre el uso de la Magia Arcana si le permitía usarlo como un coup de grâce contra el último de los malhechores... o quizá tenía tan mala consideración de ésta que la alineaba con una herramienta de un ejecutor sin piedad. Fuera lo que fuera, al menos había tenido la consideración de dejarle a él los honores y era algo que tenía que respetar – Bueno, me temo que ya lo ha oído, seré yo el que me encargue de su final. No es nada personal, créame, pero decidió atacar a las personas equivocadas y eso no lo puedo tolerar. – apuntó entonces al bellaco con la mano cargada de energía de forma algo teatrera y melodramática, como queriéndose dar aires de grandeza. Era alguien que no tenía mucha experiencia en el combate, y todo lo que conocía lo había sacado o bien de tratados y crónicas antiguas adornadas hasta la saciedad, o bien de cantares de gesta de todo tipo. Huelga decir que no eran los lugares más adecuados de los que sacar patrones de comportamiento – Encomiéndese a la deidad o poder superior a su elección. – el villano, nervioso y viéndose contra las cuerdas, decidió jugárselo todo a una carta y soltando el hacha, se lanzó a la carrera hacia la maleza y los árboles más cercanos. Pero el Mago Oscuro, que lo seguía con la mirada, corrigió el rumbo de su brazo y lanzó el hechizo, la misma masa negruzca de energía que crepitaba en el aire y tomaba formas y arcos imposibles. No erró el tiro y golpeó de pleno la espalda del hombre, quién en un principio pareció no notarlo puesto que pudo dar unos pasos más. Pero la Magia Arcana era inexorable y pronto cayó al suelo, para no alzarse jamás.

Y entonces, un silencio inundó el lugar.

El bibliotecario no pudo estimar cuánto tiempo había pasado desde el principio de la pelea campal hasta el momento, pero le parecía que había sido una eternidad. Miró detenidamente todos los cuerpos inertes que habían en el lugar... habían triunfado esta vez y el muchacho se sentía eufórico por ello, portando una sonrisa de oreja a oreja. Sin embargo todo lo bueno llegaba a su fin y debía dejar de emplear la Magia Arcana... no era un juguete, al fin y al cabo, y nunca era buena idea tentar a la suerte. Aún así... todo en su cuerpo se resistía a cerrar el libro y dejar de sentir aquél poder maravilloso y antiguo recorrer su cuerpo, por lo que necesitó toda su fuerza de voluntad para cerrar el Tomo de Ruina y guardarlo en su zurrón. Y entonces todo cambió: como si se hubiera quitado una cálida manta de los hombros, sintió una frialdad intensa y un escalofrío le recorrió la espalda – Todo terminó... iré a ver cómo están los presos... – dijo para poder centrarse en algo distinto a la Magia Arcana y a los efectos que provocaba en él. Poco a poco, casi en sigilo, rodeó un poco el campamento hasta los prisioneros más cercanos a él: los miembros de la caravana que los transportaba de Ilia hasta Bulgar. Se acercó a ellos en silencio y, de no haber estado encadenados, seguramente hubieran salido corriendo del lugar, puesto que a diferencia de los bibliotecarios ellos habían tenido un puesto de honor para ver el combate concreto – Bueno, les diré lo que haremos, yo les voy a liberar y ustedes, a su turno, liberarán a los bibliotecarios, ¿Sí? – les explicó mientras comenzaba a trastear con sus pesadas cadenas – Yo no he estado aquí. Los bandidos se mataron los unos a los otros y ustedes acabaron liberándose solos. Ayudarán a los bibliotecarios en lo que ellos precisen y adecentarán el carromato, ¿Entendido? – como en un trance, los comerciantes asintieron con la cabeza – Y, esto es importante, no les dirán absolutamente sobre la verdadera batalla o habrá consecuencias. Y en un rato les alcanzaré, no se les ocurra salir de nuevo sin mi. Ahuhuhu~ – asintieron con más fuerza, si eso era posible. Tras liberar a dos de ellos, se marchó del lugar, para alivio de los presentes. De nuevo, hizo lo posible para estar fuera del campo de vista de los bibliotecarios: no quería tener que explicarles que era un Mago Oscuro, eso podría hacer las situaciones... tensas en Ilia.

Una vez llegó a la altura de la nómada la saludó efusivamente con la mano y se acercó a ella a buen paso, listo para contarle las nuevas noticias. Pero antes... – ¡Señorita Lyn! ¡Sobrevivimos! Estoy en deuda con usted por haberme ayudado a rescatar a los bibliotecarios. No he podido acercarme mucho a ellos por cuestiones... eh... logísticas... – señaló al zurrón donde tenía guardado el Tomo de Ruina – ... pero por lo que pude ver están todos bien de salud. La caravana también parece en buen estado y podrá partir pronto... creo. – encogió los hombros mientras decía eso... la carpintería estaba lejos de ser su área de conocimientos pero no le había visto ninguna rueda fuera de sitio ni nada por el estilo. Era un comienzo, ¿no? – Como marcan las reglas de la tradición guerrera, ahora registraremos los dos los bolsillos de los caídos y partiremos en dos las ganancias, ¿sí? – dijo con voz entusiasmada, emocionado de poder hacer algo que había leído tantas y tantas veces en sus libros de aventuras.
Afiliación :
- ILIA -

Clase :
Dark Sage

Cargo :
Bibliotecario (Gran Biblioteca de Ilia)

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [1]
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
Pergamino de Armas
Tomo de Worm [4]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3411


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La busqueda del presente [Campaña - Privado Sindri]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.