Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 4:59 pm

Araphen, un importante enclave que unía las tierras lycianas del norte a las extensas praderas de Sacae más allá de las montañas. Llevaba un rato merodeando por el mercado prestando oídos a cualquier carreta o caravana que marchase hacia Ilia, y es que ese era mi destino. Luddy me había encargado el trabajo de encontrarme con uno de los contactos de Jauría Gris en una taberna de Carrhae para discutir un asunto que, a todas luces, parecía ser muy importante. Necesitaba llegar antes de la próxima luna, y aunque aún faltaban más de tres semanas para eso, no me gustaban los imprevistos y prefería manejar las cosas con cierto margen de tiempo. Por desgracia, no demasiados mercaderes se aventuraban a cruzar las montañas y mi búsqueda de un transporte gratuito empezaba a ser tediosa. Lo sencillo hubiera sido, por supuesto, comprar o alquilar un caballo del establo local... pero eso conllevaba una pérdida económica que, si podía ahorrármela, prefería no hacerlo.

Tuve suerte momentos después, cuando mis entrenados y perceptivos oídos captaron una conversación entre dos hombres. El primero, de tez oscura y ropajes y acento extraños, le sugería al segundo, un guerrero con un gran arco a la espalda, que actuase como su guardaespaldas en su travesía hasta Edessa, la capital de Ilia, a cambio de una acordada suma de dinero. Aquello era perfecto.

- Disculpad, mi buen señor -salí al paso con sonrisa inocente, como si no llevase más de cinco minutos espiándoles a escondidas- No he podido evitar escuchar que marcháis hacia Edessa. ¿Aceptaríais a una viajera más en vuestro carromato? Puedo...
- ¿Outrra viajerra? ¡¿Perrou no ves que iah voy lo bashtante carrrgadou?! -pronunció con voz grave mientras señalaba con energía su carro, custodiado por una mula, dos mujeres -una de ellas en avanzado estado de embarazo- y siete churumbeles entre tres y quince años que se encontraban organizando y colocando sobre la carreta diversos barriles, cajas de mercancías, sedas, alfombras y demás. Debía de tratarse de su familia, pues todos compartían la misma tez oscura y rasgos faciales de hombre- La pobrre Marrgarrita nou puede carrgarr más pesso. Si quierres acompaniarrnos, hazlo caminando.
- Es un trayecto demasiado largo para hacerlo caminando, y las noches pueden ser muy peligrosas... -me mordí el labio inferior, dándome cuenta en ese momento de que el arquero contaba con su propia montura. Un caballo de esas dimensiones podría perfectamente cargar a dos jinetes- ¿Y cabría la posibilidad de...?
- No. Lo siento -wow, eso fue rápido.
- Entiendo -sonreí con disimulada falsedad y me reverencié a modo de disculpa- Buscaré otras opciones por mi cuenta entonces. Muchas gracias "panda de desconsiderados hijos del mal, qué más dará cargar con algunos kilos más. Ojalá se despeñen por un barranco. A mi no me torea ni el santo apóstol" -esto último lo pensé para mis adentros mientras me alejaba, por supuesto.

Aquel carromato era mi única esperanza de alcanzar Ilia en el tiempo acordado, y no iba a desprenderme de él tan fácilmente. Aguardé con paciencia tras la esquina de un callejón, me ajusté bien la pequeña mochila que llevaba en la espalda con algunos útiles -una cantimplora con agua y cecina seca, entre otras cosas- y una vez que las masas se hubieron dispersado lo suficiente, me escabullí sin hacer ruido y me introduje dentro de una caja de madera cuadrada y parcialmente vacía. Sería un viaje bastante incómodo y oscuro. Suerte que me había desprendido de mis necesidades urinarias antes de partir.

Gran parte del trayecto me la pasé durmiendo o escuchando las diferentes conversaciones entre los miembros de la peculiar familia. Bebía algún que otro sorbito de mi cantimplora cuando apretaba la sed, y evitaba comer sólido para no tener que hacer demasiadas digestiones. Perdí la noción del tiempo, y sólo era capaz de distinguir el día de la noche cuando la luz se colaba por las pequeñas rendijas de la caja.

Una noche, un fuerte ruido me sacó de mi somnolencia. El relincho desesperado del caballo fue precedido por los gritos de los niños y las advertencias del guardaespaldas arquero. Y antes de que pudiera reaccionar, la caja sufrió una fuerte sacudida y perdí por completo el centro de mi gravedad.

- ¡No, no, n-! -golpe- ¡¡Mierd-!! -vuelta- ¡AY! -otra vuelta- ¡¡JODER!! -y otra más- ¡¡AAAY!! -y se detuvo.

De patas arriba; así me quedé. Sin saber qué puñetas estaba pasando, la caja había volcado súbitamente aterrizando del revés e imposibilitándome la salida. Me costó infiernos volver a colocarme en la postura correcta y creo que me fracturé algunas vértebras en el intento -aquello no era una suite precisamente- pero lo que más me preocupaban eran los gritos de pánico y llantos que se escuchaban en el exterior. Alcancé a ver parte de la escena por una de las grietas de la caja, horrorizándome al ver cómo un pequeño grupo de Emergidos arrasaban y asesinaban a los miembros de la caravana mientras, poco a poco, un mortecino y devastador silencio se iba apropiando de todo. Quise ayudarles, quise romper la maldita caja a patadas y empuñar mis dagas contra ellos, pero un mazazo cargado de realidad me dejó sin oxígeno: ¿qué iba a poder hacer yo, una simple ladronzuela poco o nada acostumbrada al combate directo, contra una veintena de esos seres? ¿Cuando ya no quedaba nadie a quien proteger? Me llevé las manos a la boca y contuve la respiración al notar cómo uno de ellos arrastraba sus pies a pocos centímetros de la caja, y así permanecí durante un buen rato. Quizá minutos. Quizá horas.

Hasta que se hizo de día.

- ¡¡Maldita sea, mierda!! ¡VAMOS! -gritaba furiosa- ¡Ábrete! ¡¡ÁBRETE!! -me resultaba completamente imposible voltear la caja de nuevo hacia arriba, por lo que sólo me quedaba romperla desde dentro. Desgraciadamente, el espacio era bastante reducido y mis patadas apenas adquirían la potencia necesaria para quebrar la madera. Pero no iba a desistir. No después de lo que había pasado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Miér Ene 06, 2016 9:09 am

-Uggh- un gruñido de queja poco característico en ella salió de los labios de Lyn al tiempo que cabalgaba sobre Madelyn a buen ritmo. Dos días y medio de cabalgata ya le separaban del limite con Lycia y de aquellas largas noches en vela, y así y todo aun sentía su cuerpo agarrotado como colateral de aquello.

La clave de su cuerpo sano estaba en la rutina: como una espada bien forjada, constantemente siendo calentada, martillada y enfriada a un ritmo claro y preciso. Como el acero, un error o cambio en aquel proceso podía mellar el metal o fortalecerlo,  y era aquello primero lo más preocupante y difícil de resolver una ves ocurría.

Se había sobreesforzado. Tras días sin dormir, en constante tensión y alerta no eran algo de lo que se recuperase fácil. Los cortes, magullones y quemaduras podían solucionarse con facilidad usando medicina o buscando el favor de algún clérigo si se tenía algo de suerte ¿El cansancio desmedido? Eso solo se curaba con descanso adecuado, disciplina y, de ser posible, evitándolo.

Si fuera solo un letargo físico en sus músculos no sería tanto problema ¿Molesto? Sí, pero no tan problemático. El dilema estaba en sus sentidos... Esas trasnoches la dejaban descuidada, dificultaban su capacidad de mantenerse alerta y su percepción. Tenía un cierto orgullo de sus sentidos agudos y en un día como aquel no eran estos más que una sombra de lo usual.

Su malestar no hizo más que empeorar tras ver la escena frente a ella al alcanzar una depresión en el terreno: un rastro de pasto quemado, trazando un camino en dos direcciones, con un gran círculo en el medio separándolos. Coronaba el circulo lo que antes intuía había sido algún tipo de carreta, pero que ahora no era más que madera seca, astillas y carne en descomposición.

-Silentes- murmuró, con una mueca de disgusto en su rostro pero despidiendo una impasividad que su yo de 13 años seguro envidiaría. Dudaba que alguien se pudiera acostumbrar a una escena así, pero ella daba fe que se podía aprender a tolerarlo. Hasta cierto punto al menos.

Los cuerpos eran aun demasiado frescos... Frescos considerando que fueron atacados por silentes y aquella ola de decadencia que desprendían, claro. Siendo que el sol estaba aun cerca del horizonte y lejos del cenit, el ataque había sido la noche anterior ¿Habría podido escucharlos y ayudarlos en caso de estar sus sentidos en su alerta normal...?

No era una pregunta que sirviera de mucho hacerse, pero le costaba horrores dejarla ir con el viento. Quisiera o no, sentía un cierto sentimiento de culpa.

Desmontando, inspeccionó la escena: parecía una familia viajando, emboscada y asesinada, aunque tres cuerpos de emergidos indicaban que hubo oposición. De entre la decadencia notó los restos de unos ropajes tradicionales de Sacae, y rápidamente relacionó el caballo extra con el aquel cuerpo: un escolta, que claramente no fue suficiente para defenderles.

Cerrando los ojos, murmuró arrodillada frente a su hermano sacae una plegaria a los vientos de Hanon en su honor, y fue en ese momento que entre la destrucción le llegó el sonido de gritos y golpes.

Como golpeada por un rayo se incorporó con rapidez y desenfundó su espada hacia la dirección del sonido, pero no encontró nada. Alerta, se mantuvo en guardia hasta que los gritos resurgieron, avanzando en dirección al mismo con paso cauteloso hasta encontrarse con el origen ¡Y que origen!

Una caja, que al compás de los golpes y gritos en su interior se mecía levemente de lado a lado.

Lyn quedó impávida, mirando aquella extraña ocurrencia. Era una primera vez viendo algo así, eso era seguro.

-¿Hola?- enunció, dubitativa, golpeando un par de veces con la punta de su espada en el extraño objeto que por alguna razón parecía tener algo vivo, y parlante, dentro ¿Un sobreviviente?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [3]
Vulnerary [2]
Esp. de plata [6]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 07, 2016 4:57 pm

Respira hondo. Vamos. Tú puedes hacerlo. Esta vez es la definitiva, sólo un esfuerzo más. Venga; a la de una, a la de dos...

- ¡¡¡GGRRRRRÑÑÑÑÑHH!!!

¡Espera, espera, espera, relaja la espalda o te romperás los huesos! Así no conseguirás destruir la caja. ¿Quién demonios te crees que eres, una berserker capaz de destrozar un navío con la fuerza de sus músculos?

- ¡¿Y qué mierda quieres que haga?! ¿Se te ocurre algo mejor? ¡LO HE INTENTADO TODO! ¡¿O pretendes que me coma el aire hasta hincharme como un globo y haga explotar esta cosa?! -vociferé con rabia y desesperación.

Ay la demencia, la demeeeeeencia... Llevaba más de sesenta horas ahí metida y ya comenzaba a tener alucinaciones y a delirar con la existencia de un ente invisible que a veces me alentaba y otras se burlaba a mis espaldas. A eso le sumábamos el insoportable entumecimiento de todo el cuerpo al estar en la misma posición durante tanto tiempo, más los nudillos destrozados de tanto golpear el interior de la caja, más el hecho de que llevaba la misma cantidad de tiempo sin comer absolutamente nada sólido. Las tripas me rugían. La cabeza me daba vueltas. Y el agua se me empezaba a acabar. Y el tiempo. Y la paciencia.

Fue entonces cuando unos tímidos golpecitos resonaron en el interior de la caja y dejaron paso a una voz que, en ese momento, atribuí a mi querido amigo el ente invisible.

- ¡Ni 'hola' ni cuernos! ¡¡Menos bromas y más sacarme de aquí, me cago en los coj-...!! -expresé con muchísimo enfado. Sin embargo, y por suerte, la cordura aún no había abandonado del todo mi consciencia y reaccioné con rapidez dándome cuenta de que aquella voz no había sido para nada producto de mi imaginación- ¡Espera! ¡¿Hola?! ¿Hay alguien ahí? ¿Puedes sacarme? Estoy atrapada. Si sólo pudieras voltear la caja hacia un lado... Por favor, no te haré ningún daño -¿una luz al final del túnel, o un problema mucho más peligroso que los Emergidos? Quién sabe. En cualquier caso, mejor fuera que dentro.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Lyndis el Jue Ene 07, 2016 7:52 pm

La voz del interior de la caja le confirmo la presencia de... algún tipo del ente en su interior. Femenino, si se atrevía a presuponer, aunque con aquel tono de voz cargado de furia y la madera de por medio tranquilamente podría de ser un niño.

La curiosidad era bien sabida una existencia que acababa hasta con el guerrero más preparado y precavido. Y aun sabiendolo, aquel extraño objeto parlante despertaba la de la nómada de una forma que le era imposible contenerse.

El cambio repentino de voz de furia a tranquila negociación y ruego le hizo dudar. Más aun tras escuchar el "no te haré ningún daño".

En su experiencia, era el tipo de frase que alguien capaz de hacer daño (y que incluso lo habia considerado) enunciaba. Al fin y al cabo, era una frase que ella había usado varias veces en el pasado.

Era la certeza que fuera quien fuera la otra persona, se poseía la convicción de ser capaz de herirla. Sobrevivir era otra cuestión, pero no era necesario sobrevivir para dañar a otro. Los ataques suicidas eran una táctica tan valida como cualquier otra al fin y al cabo. Táctica que, en su apuro y juventud, había empleado más veces de lo prudentemente necesario los ultimos 5 años.

-...De acuerdo- concedió, al fin, con tono firme y con su espada alzada y lista para un ataque de cualquier tipo. Inmediatamente después... Empujo la caja con el pie con todas sus fuerza.

Súbitamente el contenedor cayó de lado gracias al empujón, saltando hacia atrás Lyn y preparándose para responder de la forma necesaria al ente en la caja. Llamandolo así, hasta parecía un encuentro salido de alguna leyenda o cuento. Lyn y el demonio en la caja.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [3]
Vulnerary [2]
Esp. de plata [6]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
.

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov

Especialización :

Experiencia :

Gold :
279


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Marth el Sáb Abr 16, 2016 11:44 pm

• Tema cerrado •

Lyndis gana 20 G


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de bronce [1]
Vulnerary [2]
.
.
.
.

Support :
Eliwood
Eugeo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1724


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Hoy no es ese día [Campaña - Lyndis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.