Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Alas protectoras [Campaña - Alice]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 04, 2016 6:12 pm

¿Por quién le tomaban? ¿Acaso se creían que era el chico de los recados? Tenía cosas que hacer, sitios a los que ir y pistas que seguir, sin embargo siendo sincero consigo mismo tampoco podía haber rechazado aquella petición ni aunque así lo hubiera deseado. Después de todo era un hombre de honor a quien le habían inculcado que siempre debía de proteger a los débiles, y no era alguien que faltara a su palabra fácilmente. Tras haber visitado la capital del reino había logrado encontrar algunas pistas que le indicaron un posible lugar por el que sus hermanos debieron de pasar hace dos años, debía ir hasta allí y tratar de encontrar a alguien que hubiera sido testigo…la verdad es que sonaba algo realmente difícil sin embargo no lo daba por imposible. Pero a cambio de la información le habían pedido su ayuda, si es que “pedir” podía ser la palabra adecuada y no “exigir”. Tal parecía ser que habían recibido noticias de que una aldea al norte de Renais estaba siendo atacada en esos momentos por los Emergidos, debían de actuar cuanto antes y a pesar de que ya habían dado la voz de alarma para que algún destacamento se acercara lo antes posible temían que para cuando llegara fuese demasiado tarde. Y siendo realistas él tenía uno de los mejores medios de transporte que existían en esos momentos, así era como directamente se lo habían vendido.

Así que allí estaba ahora, jinete y wyvern se movilizaban con gran rapidez por las verdes tierras del reino en dirección al pueblo que le habían nombrado. Veikan se encontraba totalmente concentrado en seguir las indicaciones que Jacen le había dado, parecía que él mismo era consciente de que debían llegar cuanto antes (después de todos estos años estaba claro que Vei era uno de los wyverns más inteligentes que uno podía encontrar, como si hubiera sido bendecido por la propia naturaleza). Mientras tanto el muchacho yacía sobre su cuello (entre las dos alas concretamente) con los ojos casi cerrados por completo y con el rostro sumamente relajado, volar sobre su compañero era una de las experiencias que más le agradaban. Sentía como su pelo era mecido así como su rostro acariciado por el viento que alrededor de ambos se levantaba por su desplazamiento, sus oídos se llenaban con un rumor que era mucho más mágico para él que el que podían hacer los ríos y las cataratas. Además el sentimiento de libertad que uno sentía en esos momentos era simplemente indescriptible, era consciente de que podía ir a donde quisiera y únicamente necesitaba de Vei para sentirse acompañado. Poco a poco incluso una media sonrisa de satisfacción fue aflorando en su rostro…al menos hasta que un gruñido bastante sonoro del wyvern le hizo volver a la realidad.

Abrió con rapidez los ojos, sorprendiéndose relativamente al ver la escena que tenían más adelante. Entre las grandes montañas, en un valle por el que pasaba un riachuelo que posiblemente desembocara en el mar había una aldea de no mucho tamaño que parecía ser un buen lugar para pasar unas tranquilas vacaciones, desde luego la imagen que presentaba parecía digna de grabarla para la posteridad en un cuadro. O al menos así hubiera sido de no ser porque grandes e imponentes columnas de humo manaban desde diversos puntos del lugar producto de fuegos que consumían las viviendas y otros edificios. –Parece que hemos llegado… Diría con un tono serio mientras que su ceño se fruncía, su cuerpo se iba preparando para el combate conforme se iban acercando. Conocedor de que iban a entrar en una batalla de verdad había decidido vestir su tan característica armadura de placas metálicas y cuya figura se asemejaba a la de un dragón, no solo le daba un aspecto más imponente sino que también como era obvio le protegería de ser necesario (incluso Veikan había sido preparado para la batalla luciendo así placas en distintos puntos de su cuerpo). –Ahora que caigo, vamos a estrenarnos contra esos engendros. Veikan soltó un sonido que uno podía identificar como una risa o algo así, era una de las pocas veces en las que tanto jinete como wyvern estaban de acuerdo en que aquello pintaba divertido (por lo general era Jacen quien se lanzaba al peligro sin pensárselo dos veces para exasperación del otro). Si bien habían tenido otros enfrentamientos anteriormente ninguno de ellos había sido contra esos seres que ahora estaban asolando todo el mundo, ¿cómo sería luchar contra ellos? ¿Estaría a la altura? Esas preguntas no hacían sino darle más emoción al asunto. Mientras pensaba en esto apretó un poco más sus talones sobre el cuello de Vei para transmitirle una orden, acto seguido sus alas comenzaron a ser batidas con más fuerza y la velocidad que llevaban aumentó. En menos de dos minutos ya estarían sobre la aldea…
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Ene 04, 2016 10:10 pm

Frelia, en la región norte de Renais, es el hogar de los pegasos del continente y la principal zona de instrucción de sus jinetes. Magvel y Judgral tienen una relación amistosa que se extiende tanto a nivel comercial cómo militar. Sus caballeros de pegaso no son la excepción, y los jinetes visitan con frecuencia los puestos de países aliados. Ninguna pegaso se conformaría con una cuadra cuando puede contar con unas instalaciones personalizadas para mantener a su montura, además de la seguridad que aporta un cuartel militar. En concreto, Alice siempre acudía a Frelia cuando visitaba Renais, aunque la mayoría de los asuntos que la traían hasta dicho país provenían del mismo cuartel en el que hacía su estancia. Las tareas incluían un amplio repertorio: Envío de misivas, refuerzo temporal, instrucción conjunta... Una serie de favores que las divisiones pegaso de Silesse y Renais intercambiaban constantemente.

Esta vez era por un intercambio de mensajes, y la joven Schuberg fue elegida cómo mensajera. Pero el ser la chica de los recados tenía una recompensa especial, pues podía disfrutar del clima templado de Renais mientras el superior al mando leía el mensaje entregado y formulaba una respuesta. Un descanso al frío invernal de Silesse que hacía que los días de viaje merecieran la pena, sobre todo desde el momento en el que se ponía un pie en el continente de Magvel. Alice tomó la ruta que atravesaba el norte de Jehanna y Carcino para llegar a Frelia, que por lo general era bastante tranquila, pero no desde que aparecieron los emergidos. Relativamente cerca de su destino, uno de los poblados de Renais estaba sufriendo un ataque a la llegada de Alice.

Pero poco podía hacer la jinete de pegaso ella sola, por lo que sólo pudo volar por encima de la población mientras era testigo de la matanza. Un puñado de humanoides, posiblemente emergidos, estaban atacando indiscriminadamente a los habitantes de la aldea. Los pocos que intentaban defenderse no eran suficientes ni estaban a la altura de los guerreros oscuros, que dejaban un rastro de fuego y muerte a su paso. - "De seguir así este pueblo será historia en muy poco tiempo" - Se lamentó, aunque tampoco podía cargar con aquellas muertes en su conciencia. Tenía otras órdenes e intervenir en aquel conflicto sin ayuda era una misión suicida. - De hecho, deberíamos llegar cuanto antes e informar de ellos a nuestras amigas en Frelia, aunque temo que será demasiado tarde para entonces. - Expuso a su compañero alado, su acompañante en todas las aventuras. Pero su pegaso no parecía muy por la labor, el cual revolvía su cabeza tirando de las riendas de su jinete. - No hay nada que podamos hacer por ellos, por mucho que queramos entrar ahí. - Replicó Alice, intentando hacer entrar en razón a su testarudo amigo. Pero él había visto una silueta en el cielo y siguió insistiendo hasta que consiguió que su jinete la viera.

- Oh, ¿crees que se dirige al poblado?... Sí, la respuesta es bastante obvia... Y parece que es un wyvern... Esto cambia las cosas. Creo que vamos a poder meternos en la pelea, después de todo. Esperemos a que llegue y veamos cuales son sus intenciones.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 7:30 am

-¡Es hora de la batalla, Veikan prepárate! Ya estaban sobre el pueblo, habían recorrido el espacio que les quedaba en un más que breve lapsus de tiempo y ahora había llegado el momento que ambos habían esperado (y el muchacho incluso ansiado en cierto modo). Tomó el casco que reposaba en una faltriquera de cuero al lado de su pierna derecha y se lo ajustó en la cabeza, a continuación tomó con fuerza su lanza y la apuntó hacia abajo, señalando a un grupo de lo que suponía que eran Emergidos. –Vamos, preséntanos como es debido. El wyvern soltó un rugido que hizo que todo retumbase y el mismo se esparció como un eco por toda la zona. Estaba llamando la atención, sí, pero si tenemos en cuenta que la figura de algo en el aire ya de por sí la llamaba esto no importaba demasiado, de este modo al menos conseguía que se fijaran en él y dejaran en paz a los aldeanos que hubieran sobrevivido al ataque. Quizás Jacen era un poco suicida al lanzarse de este modo a un combate en el cual no sabía si iba a ser capaz de perseverar, vencer y sobrevivir…pero qué podemos decir, es parte de su encanto esta protección tan ciega a los más indefensos.

Wyvern y jinete se lanzarían entonces al ataque. La criatura alada comenzó a descender en picado hacia el pueblo con las alas levemente cerradas para ganar mayor velocidad y de paso evitar destruir alguna que otra casa por accidente. Tal y como había visto con anterioridad el pueblo estaba formado por casas bajas de cómo mucho dos plantas (contando la baja como una de ellas) decoradas con un estilo somero en el que abundaban las banderas con el escudo del reino. Las calles eran relativamente amplias y en varios puntos estaban decoradas por arcos que se extendían de un lado a otro de las mismas. Había gran cantidad de árboles gracias al buen clima que hacía por allí aunque por desgracia demasiados para su gusto yacían cortados o en llamas, o ambas cosas. Y en el centro se alzaba lo que supuso que era el ayuntamiento del lugar. Veikan una vez se aproximó al suelo extendió de nuevo las alas y las batió con fuerza para estabilizarse, las corrientes de aire que esto produjo causaron que los fuegos de alrededor se vieran superados y se consumieran en el acto, despejando así varias viviendas que habían sido afectadas. -¡A la carga! Sin necesitar dar más órdenes el wyvern se lanzó hacia el frente por entre las calles del lugar a una altura relativamente baja, sus alas medio plegadas tenían la suficiente fuerza como para derribar y noquear a los emergidos que se encontraban por el camino, varios incluso salían repelidos por el impacto y acababan chocando contra alguna edificación.

Tras esta primera ofensiva descarada en la que sin duda había demostrado sus intenciones Vei tomó a varios de los seres esos que intentaron atacarle con sus poderosas garras y acto seguido se elevó con fuerza, sobrepasando en cuestión de segundos las edificaciones del pueblo y quedando a una buena altura. Jacen por su parte se encaró a uno de los que tenía más próximo, era la primera vez que veía a uno y podría decir que lucían casi igual que un ser humano, casi porque en cierto modo tenían un toque de muerto viviente que seguro causaría más de una pesadilla a los niños. -¡¿Quién os envía?! ¡¿Por qué hacéis esto?! Las únicas respuestas que recibió, si es que se podían considerar así, eran gruñidos por parte de todos y cada uno de ellos, junto al intento de morderle la cara por parte del que estaba más próximo y al que le había intentado sacar información. –Joder, desde luego hay que tener cuidado con estas cosas. Por acto reflejo había retirado la cara a pesar de que en ningún momento hubiera podido llegar hasta él las fauces de esa criatura. –Vei, tengo mis dudas de si estos seres son realmente humanos, la verdad es que pienso que son alguna clase de demonio o algo así…¿tú qué opinas? El wyvern giró parcialmente su cabeza y le observó con uno de sus rojizos ojos, parecía que le estaba penetrando hasta el alma, a continuación soltó un leve gruñido y miró hacia abajo. –Sí, yo también creo que deberías soltarlos. Sin más dilación el alado liberó sus garras y todos los emergidos cayeron con rapidez, colisionando contra los tejados de las casas que había bajo ellos. Acto seguido Veikan se giró sobre sí mismo dispuesto a volver a descender de los cielos en cualquier momento.

imagen aproximada del pueblo:

armadura de jacen:
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Miér Ene 06, 2016 9:23 pm

Alice contempló cómo el wyvern y su jinete alcanzaron el poblado, el fuerte rugido de su montura se encargó de llamar la atención desde el cielo antes de precipitarse. Ella optó por esperar unos segundos antes de entrar en acción para contemplar el despliegue de poder que estaba ejecutando la pareja. - Esas criaturas son enormes, sin duda alguna. - Nunca había tenido la oportunidad de contemplar a un wyvern en combate, en el momento que extinguió diversos focos de fuego con un batir de sus alas entendió el potencial de los dragones. - Quizás demasiado grandes, no le va a ser fácil moverse entre los edificios. - Pero no era un obstáculo insalvable, el draco parecía desenvolverse bien en espacios cerrados. - Cómo sea, ya hemos esperado suficiente. - La jinete y su pegaso se dirigieron a la zona central de la población, donde el wyvern había apresado a varios emergidos con sus garras para después dejar que cayeran al vacío. 

Se situó a la misma altura del caballero de dragón, separados por varios metros de distancia. Con el contacto visual establecido y la atención captada Alice hizo su presentación. - Alice Schuberg, ejército de Silesse. - La jinete de pegaso había supuesto que hablaba con un miembro del ejército, por lo que consideró oportuno explicar los motivos de su viaje. - Vengo a a hacer entrega de un mensaje a nuestras compañeras de Frelia, pero mi encargo puede esperar unas horas.- Echó otro vistazo al pueblo una vez hizo su introducción. - ¿Cuál es la situación? - A simple vista parecía evidente: la población estaba siendo tomada por fuerzas emergidas que se extendían con rapidez entre las calles. La mayoría de las edificaciones, construidas principalmente de madera, habían sido incendiadas por la fuerza invasora. Ella buscaba otro tipo de información con su pregunta: Estimación de número de tropas enemigas, plan de contención y tiempo hasta la llegada de los refuerzos, entre otras cosas. - Te ayudaré a estabilizar la situación hasta que la ayuda llegue. - Añadió mientras revisaba los enganches de su armadura y extraía la lanza de la funda -una especie de carcaj- atada en el lateral de su montura. Los preparativos apenas duraron unos segundos. - Estoy lista. A tu señal.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 08, 2016 9:57 pm


Un suave gruñido de alerta resonó en el aire cuando el wyvern se percató de que una presencia se acercaba hacia ellos, ladeando mientras tanto el cuello en la dirección de la que procedía el olor que había detectado. –Sí, yo también me di cuenta de que tenemos más compañía. Jacen seguía tranquilo pero alerta, aunque se estuviera divirtiendo eso no significaba que fuese a perder la cabeza. Siguió con su mirada la dirección en la que señalaba su compañero observando de este modo como otra criatura alada se acercaba hacia ellos. A pesar de que su rostro no podría ser visto por el yelmo sus ojos se arquearon por la sorpresa. ¿Un caballo alado? ¿Acaso eso existía? Digamos algo de nuestro joven jinete, era alguien muy versado en el arte de la lucha pero en lo que se trataba de cultura general y geografía era peor que un paleto de pueblo, demos gracias a que sabía dónde se encontraba. Sobre esta exótica montura, la cual le parecía peculiarmente “débil” en comparación a su wyvern (sentía que podía ser tumbada con solo un zarpazo de Veikan), montaba una muchacha de cabellos dorados como los haces del sol matinal, haces que también incidían sobre su brillante armadura causando que se reflejaran a su alrededor. Desde la distancia aquel resplandor podía ser tomado por un halo o una aureola, los más supersticiosos quizás lo tomarían como una buena señal…él simplemente se imaginaba el curioso contraste que ambos caballeros alados harían cuando se acercaran. –No parece una enemiga…¿verdad, Vei?

Al cabo de pocos segundos los recién aparecidos llegaron hasta su posición. La chica fue quien tomó la iniciativa presentándose (mientras tanto su “dragón” estaba analizando con la mirada y el olfato al pegaso que tenía al lado, por algún extraño motivo que el muchacho no se preocuparía en comprender). –Saludos, Alice, yo soy Jacen de la Casa Hawke de Renais. El wyvern al escuchar a su compañero se enderezó mientras se adquiría una pose solemne. –Y este es Veikan. Al saludo ceremonioso de la joven correspondió con uno que pudiera estar a la altura, aunque debía de admitir que con el yelmo puesto su voz sonaba tan metálica e imponente que incluso a él le sobrecogió un poco, aunque le gustó. Escuchó atentamente lo que ella decía, no tenía ni idea de a qué se refería (¿qué era Frelia? Sabía que esa pregunta le rondaría por la cabeza durante un rato) pero no la cortó en ningún momento, pero se sorprendió ligeramente cuando ella le preguntó por la situación. ¿Acaso no lo veía? Carraspeó un poco con la garganta mientras pensaba qué decir. –El pueblo está siendo atacado por esos emergidos, Vei y yo echamos un vistazo por encima pero tampoco parecen demasiados, supongo que los habitantes no sabrían ni defenderse. Miró a su alrededor, localizando a un grupo que estaba haciendo una escaramuza e intentaba entrar en una casa cuya puerta seguramente estaría bloqueada desde el interior. –Supuestamente desde Renais están enviando un destacamento de hombres a controlar la situación, pero temo que no lleguen a tiempo. Su gesto preocupado cambió un poco cuando esbozó una media sonrisa al oír la proposición de la dama. –Tu ayuda se agradece, joven dama. Al igual que ella tomó la lanza de la funda en la que reposaba y la esgrimió hacia el frente. –Adelante pues.

Sin más dilación el wyvern volvió a descender casi en picado mientras que Jacen lo conducía hacia el pequeño grupo que había visto anteriormente, debía impedir que entraran en esa casa o sería demasiado tarde. Mientras se acercaban a la superficie giró la cabeza tratando de localizar a Alice. –¡Lo primordial es apagar las llamas, no podemos dejar que el fuego se siga propagando o los supervivientes estarán en mucho más peligro! Elevó un poco la voz, entre el ruido del aire y su casco ni el mismo se escuchaba algunas veces, eso hacía que sintiera que la chica tampoco lo iba a hacer…esperaba equivocarse. Cuando estaban a punto de llegar al lugar en el que se encontraban sus enemigos llevó su brazo derecho hacia atrás y cuando ya jinete y wyvern se cernían sobre ellos descargó una poderosa estocada hacia el frente atravesando la cabeza de quien estaba más cerca de un modo perpendicular. No sabía si los emergidos podían seguirse considerando como seres vivos pero su padre le había enseñado tiempo atrás que en una batalla siempre se debía elegir entre la vida de los enemigos o la de aquellos a los que intentabas proteger. Jacen ya había hecho su elección hacía mucho tiempo.

Acto seguido el wyvern se posó en tierra y soltó un gran rugido que causó que los adversarios se echaran hacia atrás por un momento…hasta que decidieron retomar el ataque y cargar contra ellos, pero antes de que se acercaran lo suficiente Veikan barrió lateralmente con su pata delantera izquierda golpeando a los tres que quedaban en pie y derribándolos. -¡Si! El vitoreo del joven fue perfectamente audible, así mismo su montura prosiguió hacia el frente, cargando contra un grupo que se encontraba un poco más adelante. Detrás de ellos una ventana del piso superior de la casa que habían protegido se abrió y varios rostros contemplaron sorprendidos a la par que maravillados como un caballero había ido a salvarles. Parecía que no estaba todo perdido aquel día.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Ene 11, 2016 9:55 am

- Es un placer, Jacen. - Desconocía sobre cual fue el origen o las hazañas de la casa Hawke, pero el aspecto solemne que le daba aquél dragón era un aval bastante convincente. No todo el mundo tenía la capacidad de montar sobre aquellas criaturas y seguramente su mantenimiento era costoso, una montura reservada a la élite militar y/o nobiliaria. Al menos Alice tenía esa idea, por lo que no le costó mucho alcanzar un primer grado de confianza en el jinete de wyvern. - Y también a ti, Veikan. - Añadió con una leve reverencia al jinete y su compañero, tenía entendido que los dragones y wyverns eran criaturas muy nobles pero tremendamente orgullosas, así que se aseguró de que tanto él cómo su amigo se sintieran lo más respetados posibles. Y no es que lo hiciera por obligación, de verdad sentía gran admiración por su raza, casi tanto cómo la que profesaba a sus queridos pegasos. - Éste es Ícaro. - Presentó a su compañero mientras le dedicaba una sentida caricia en su cuello. Una vez terminadas las presentaciones escuchó con atención a Jacen, quien confirmó las sospechas de la joven caballero pegaso. Con un número moderado de emergidos que despachar hasta que llegaran los refuerzos, el principal problema residía en ocupar todo el espacio que habían tomado del poblado, diseminados en pequeños grupos. - No hay por qué agradecerlo pues mi deber es el de proteger los intereses de mi país, y Renais se encuentra en esos intereses. - Replicó Alice pegando su brazo al pecho, un gesto común entre nobles y soldados para expresar su compromiso con la causa.

Inició su descenso detrás del wyvern, ligeramente a un lado, se podría decir que Jacen tenía a Alice a sus Siete. La jinete de pegaso hacía un análisis mas exhaustivo del poblado ahora que podía ver más de cerca calles, edificios y malhechores. Los emergidos no parecían tener intención alguna de acabar con la pesadilla de los aldeanos, pateando puertas y lanzando objetos en llamas con la intención de extender el incendio que asolaba las viviendas. No necesitó escuchar de forma clara a Jacen para entender lo que intentó exclamar -sin demasiado éxito- antes de que tomaran tierra. Segura de que su voz no podría alcanzar al jinete de wyvern, Alice prefirió asentir a malgastar palabras. No podía hacer nada por el fuego más que neutralizar a los causantes de los focos para evitar que siga extendiendose, pues su montura carecía del tamaño adecuado para extinguir las llamas cómo hacía Veikan. Alice ajustó el ángulo de aterrizaje para que su pegaso no perdiera la inercia una vez tocara tierra, también cuidó la distancia respecto al grupo de emergidos para que estos no fueran capaces de tomar ninguna acción evasiva. El ataque sorpresa funcionó bastante bien, logrando quebrar la formación y mandar varios oponentes por los aires. Uno de ellos fue atravesado con una estocada de la lancera, liberándolo de su penosa existencia. Luego se aseguró de que aquellos que quedaron en el suelo semiaturdidos no volvieran a levantarse. Algunos consiguieron incorporarse a tiempo e intentaron llegar hasta ella, sin mucho éxito, pues la lancera extendió lo máximo que pudo su brazo mientras su pegaso daba un giro de trescientos sesenta grados. Los emergidos sufrieron profundos cortes y fueron empujados de nuevo al suelo.

Algunos aldeanos pecaron en su inocencia, abriendo ventanas y asomándose para saciar su curiosidad con la escaramuza que estaban teniendo los dos jinetes. Eso no hacía más que ayudar a los emergidos, pues llamaban su atención y ponían sus vidas más en peligro de lo que ya estaban. Ese acto insensato enfureció a Alice en gran medida, quien los reprendió con dureza. - ¡CERRAD LAS VENTANAS, NECIOS! - Exclamó colérica, un grito perfectamente audible en la mayor parte del pueblo. Siempre, de una forma u otra, la situación acababa sacando el lado más temperamental de Alice.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Jue Ene 14, 2016 11:18 am

Mientras avanzaban hacia el frente los emergidos que habían sido golpeados previamente por la pata izquierda del wyvern y derribados se volvieron a levantar con la intención de atacarle desde la espalda. Sin embargo Jacen había estado pendiente desde el principio de todos los flancos pues sabía que el tamaño del dragón en algunos momentos podía llegar a ser algo peligroso y gracias a ello se fijó en la situación. -¡Vei, a tus seis! Sin más que decir al respecto la criatura movió con fuerza la cola golpeando nuevamente a todos y posiblemente rompiendo más de algún hueso por dentro, algunos incluso salieron despedidos hacia un edificio colindante donde se estrellaron, dado que eso podía no ser suficiente repitió el gesto hacia el otro lado y la poderosa cola terminó por noquear a todos los que allí habían. Al mismo tiempo que esto sucedía en la delantera descargaba dentelladas a diestro y siniestro contra los que se ponían a su alcance mientras que el jinete realizaba continuos ataque a los alrededores para despejar los flancos atravesando a tantos emergidos como pudiera. El espectáculo que montaban era una muestra suficiente de las grandes capacidades de combate que aquel dúo poseía.

Una vez despejaron lo suficiente la zona las alas del reptil volvieron a ser batidas con fuerza provocando que se elevara en el aire unos metros, lo suficiente como para permitir una visión nueva de la situación al muchacho que sobre él iba montado. Además igual que había sucedido antes las corrientes de aire creadas apagaron los pequeños fuegos que habían diseminados por el alrededor (aquella zona en la que se encontraban no había sido muy damnificada de todos modos, por ello lo había podido hacer con tanta facilidad). Jacen podía ver como el número de emergidos empezaba a ser más reducido no solo gracias a sus acciones sino también a la participación de la fémina de dorada cabellera, quien igualmente estaba siendo capaz de lidiar con aquellas criaturas junto a su pegaso, quien mostraba tener una actitud muy noble en combate. Parecía que después de todo había más diferencias entre Ícaro y Veikan más allá de las físicas. Igualmente su visión le permitió observar que cerca de su posición un grupo más se congregaba alrededor de lo que parecía ser una tienda o un bar, lo más seguro es que allí hubieran civiles sino no tendrían tanto empeño. -¡Vamos, esto no ha acabado! Con un pequeño rugido dando a entender que estaba listo para más acción el wyvern se desplazó raudamente hacia la posición a la que le dirigía su jinete.

Para cuando llegaron varios de esos seres estaban entrando ya en el interior del lugar pues habían destrozado las barricadas que seguramente habían hecho los aldeanos (sabía que habían sido hechas porque trozos de madera yacían dispersados alrededor de la entrada, incluso se podía apreciar alguna que otra pata de mesa o silla). Fuera había como unos cinco por lo que no supondrían ningún problema. Con rapidez arremetieron contra ellos desde el cielo y mientras que Jacen adelantaba la lanza desde uno de los flancos Veikan disponía sus fauces abiertas. Así wyvern y humano ensartaron y destrozaron a tres de ellos, de hecho para cuando ascendieron (realizaron un movimiento parabólico) uno de ellos todavía se encontraba en la boca del dragón, quien lo dejó caer como un fardo más. Los dos se habían puesto a cubierto y les comenzaron a lanzar flechas. La mayoría repiqueteaban contra las placas de metal que constituían la armadura de la montura y las que no fallaban o eran interceptadas por el guerrero. En vista de que no podían dejar eso así por mucho tiempo el wyvern batió con fuerzas sus alas desestabilizando así a los enemigos, acto seguido se acercaron y se puso a la altura suficiente como para que Jacen saltara entre los dos arqueros y todavía en el aire giró sobre sí mismo con la lanza bien agarrada y en horizontal cortando a ambos. Para cuando pisó la superficie rápidamente atravesó a uno y al mismo tiempo que sacaba la lanza del cuerpo sin vida de su adversario giró sobre sí mismo y habiendo acompañado el movimiento con un giro de su muñeca la lanza se alojó en el cuerpo del que quedaba en pie. Después de aquello su vista se fijó directamente en el establecimiento que había en el otro lado de la calle, el cual resultaba ser un bar, era el momento de entrar…esperaba que no fuese muy tarde.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Mar Ene 26, 2016 8:04 am

La pareja de jinetes llevó la batalla de forma independiente durante la primera encrucijada, posiblemente fuera la mejor elección ateniendo a lo dispares que eran sus monturas. Básicamente un wyvern tenía capacidad destructiva en todos los flancos -su demostración quedó patente a la hora de lidiar con el grupo de emergidos que le rodeaba- por lo que cubrirle las espaldas no sólo sería innecesario, si no además peligroso. Alice tampoco se alejaría demasiado de Jacen, pues así se repartirían la tarea para evitar que alguno de los dos se viera en excesiva inferioridad numérica. La jinete de pegaso no podía despachar a los emergidos con la misma facilidad, lo cual lo intentaba compensar con un estilo agresivo que mucho se desmarcaba de la técnica de combate de sus compañeras. Con rápidos y arriesgados movimientos remataba aquellos seres que caían al suelo para después girar una vez más y tirar a los que se iban levantando. Le resultó muy difícil a los emergidos acercarse a ella, y con poco atino, pues sus aceros golpeaban una y otra vez la cota de malla de Ícaro, oculta debajo del tabardo que portaba. Los efectivos caían progresivamente con cada corte y cada torso ensartado, hasta que esa plaza finalmente fue liberada de emergidos.

Haber frenado el avance de los emergidos había sido una victoria importante, aun así todavía quedaba una gran parte del pueblo por recuperar. Jacen no aguardó ni un segundo para retomar el vuelo y encontrar su siguiente objetivo que, a juzgar por el escaso tiempo que vio a Veikan en el aire, debía estar muy cerca de su posición actual. Alice le siguió justo después, desde la altura pudo contemplar como el duo combatía. Decidió no intervenir, pues parecía que lo tenía todo controlado, su ayuda habría sido una intromisión. Además, los arqueros era algo de lo que debía tener especial cuidado, pues su montura era especialmente vulnerable a sus proyectiles.  Aterrizó cuando el jinete de wyvern despejó la zona, miró a los ojos a Jacen y luego al local que había captado su atención. - Hay mucho ruido, seguro que son emergidos. - anunció mientras desmontaba agilmente de Ícaro.- Si hay problemas, no dejes que te cojan, ¿de acuerdo?- ordenó a su pegaso con un tono maternal, casi suplicante. Le preocupaba que su compañero sufriera daños mientras ella no estaba para protegerle, pero también confiaba en que o no habría problemas o Veikan pudiera lidiar con ellos. - Hay que salvar a los que aún viven. - Se arrimó a la pared, justo al lado de la puerta, esperando a que su compañero estuviera listo para atravesarla.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 05, 2016 12:21 pm

El haber despachado a las criaturas que se encontraban en la plaza donde se hallaba el establecimiento había permitido que desde allí pudieran coordinar mejor la entrada al lugar pues la que ahora era su compañera, la guerrera de dorada cabellera, y su caballo alado aterrizaron al poco tiempo después de haber acabado con los últimos de los enemigos que allí quedaban en pie. Seguramente habían estado observando desde que llegaron ya que le pareció ver algo en el cielo la segunda vez que su montura ascendió, aunque dadas las circunstancias tampoco es que pudiera fijarse demasiado bien (además el casco que portaba le quitaba un poco visión periférica). Tras el primer comentario de la guerrera una vez se encontraron asintió con la cabeza vehementemente, a pesar de que no se le pudiera ver estaba bastante serio dada la situación en la que se encontraban. –Efectivamente. La voz casi metalizada resonó a través del yelmo de aspecto draconiano. –Mientras llegaba unos cuantos han podido penetrar, si te fijas parece que las barricadas han sido destrozadas. Señaló hasta los restos de madera que anteriormente ya había visto. –Será mejor que entremos cuanto antes. Mientras decía estas palabras la rubia parecía estar hablando con su montura, esbozó una media sonrisa puesto que le recordó a él mismo con su wyvern. De todos modos eso significaba que ella también estaba de acuerdo en entrar ellos dos.

Por su parte Veikan observaba a su alrededor con gesto totalmente sereno a la par que serio, pendiente de lo que pudiera llegar o suceder, Jacen no debía preocuparse realmente por él pues desde que lo conocía siempre había sabido guardarse bien las espaldas…incluso se atrevía a decir que la de los dos. Ante esto no tuvo más que darle unas cuantas indicaciones sobre lo que debía de hacer, básicamente esperar y proteger el lugar de toda desagradable criatura que intentara atravesar el perímetro de la plaza. Además, en caso de que no salieran tenía libertad para destrozar el lugar si era necesario con tal de buscarles…aunque esperaba que eso no fuese necesario. Tras aquello simplemente ambos jinetes se alejaron, aunque conforme lo hacían el muchacho se acordó de algo más. –Oh y protege a Ícaro si es necesario, ¡demuéstrale lo fuerte que es un wyvern! Con su tono despreocupado habitual había dicho estas últimas palabras, a continuación terminó de acercarse a la posición de Alice en el momento en el que ella volvía a hablar. Se colocó con determinación delante de la entrada al local y tomó con fuerza su lanza. –Entonces no podemos vacilar y tenemos que ser rápidos, cuanto más tardemos peor será para ellos. Debemos asegurar cada zona antes de pasar a la siguiente para que puedan llegar hasta la salida. Dio un par de pasos hacia el frente. –Vamos a ello. Junto a estas palabras sus piernas le llevaban al interior del lugar, había llegado el momento de representar bien la figura del caballero salvador…aunque quizás fue por la temeridad característica del joven por lo que entró sin ninguna preocupación en un lugar que podía estar infectado de enemigos.

Como todo bar lo que uno encontraba al entrar era un amplio salón en el que habitualmente se desarrollaba toda la actividad del establecimiento, aunque ahora solo hubieran mesas y sillas tiradas por todos lados. Al fondo se observaba una larga barra que ahora estaba un tanto desvencijada y con varias botellas rotas vertiendo los licores hacia el suelo, de la misma parecía que salía un quejido lo cual solo podía significar que había alguien que se ocultaba en la parte de atrás. Por su parte dos de los emergidos que anteriormente habían entrado mientras él llegaba parecía que estaban forcejeando con un par de hombres de fuerte constitución a quienes intentaban clavarle las espadas que portaban…aunque por sus rostros no aguantarían por mucho más. Varios más se dirigían hacia la barra y hacia las escaleras que daban al piso superior, ¿habría alguien allí arriba? Debían de averiguarlo ante que esas criaturas. –Yo me encargo de esos dos, si puedes despeja la barra y luego subimos al piso de arriba. Hay que poner a salvo a los civiles. Tras dar estas breves órdenes se lanzó a la defensa de los dos hombres mientras enarbolaba su lanza sobre su cabeza.

Off:
Disculpa el retraso, tuve que salir de viaje y hasta hoy no he tenido tiempo ni internet para postear D;
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Feb 08, 2016 7:04 am

Jacen tenía la misma impresión que la rubia del devenir que estaba por darse dentro de aquella taberna, un local en peligro de ser arrasado por lo emergidos. El caballero wyvern dio información adicional, los restos de una barricada que Alice no había tenido en cuenta debido a que el resto de la calle no es que tuviera mejor aspecto. - Es cierto, si hay resistencia es que hay gente allí adentro. - Sentenció. - Sí, cada segundo cuenta. - Añadió poco después mientras asentía, su expresión tomó un tono más serio que el anterior, no sabía cuantas vidas de civiles se estaban jugando dentro del bar ni cuanto tiempo les quedaba. No quería redactar en su informe extraordinario que había visto cómo morían inocentes delante de sus ojos, aunque nadie pondría en duda su dedicación Alice si que lo tomaría como un fracaso personal. Unas últimas indicaciones antes de intervenir, el primer objetivo era el de despejar la sala principal en el menor tiempo posible. No le ofreció una respuesta verbal a Jacen, ni siquiera asintió, tan solo le miró a los ojos con la misma determinación que desprendía el caballero detrás de ese yelmo metálico.

Ambos jinetes entraron con decisión y cierta temeridad, como si no tuvieran nada que perder a pesar de que no tenían información acerca del número de emergidos que esperaban tras la puerta. Una actitud que la pareja compartía, a veces más defecto que genialidad, aunque errar por pasividad era más trascendental en los tiempos que corrían. Jacen coordinó las responsabilidades de cada uno y Alice obedeció sus ordenes de forma inmediata, después de todo le había otorgado el mando en el momento que le indicó que le serviría de apoyo. La joven Schuberg se dirigió a la barra con la tarea de despejarla, reposando la lanza en su brazo menos hábil y utilizando su diestra para empuñar y arrojar diversos objetos que encontró en su camino. Botellas, cuchillos, taburetes... Cualquier cosa que pudiera hacer el daño suficiente para atraer la atención de los oscuros antes de que le hincaran el diente a algún desvalido.

Alguno pudo escaparse al piso superior, pero otros tantos se vieron provocados por la lancera, la cual empuño su arma con fuerza para hacer frente al envite. El suelo lleno de obstáculos le daba ventaja a la excesivamente acorazada luchadora, pues lo aprovechó en su favor para minimizar el número de flancos a defender, acompañado del largo alcance de su lanza que le otorgaba la ventaja. El primer emergido se le acercó de frente, un movimiento de fácil lectura que la de Silesse respondió interponiendo su asta en la trayectoria, cómo resultado una hendidura mortal en el pecho del poco lúcido agresor. El resto aprendió la lección y no siguieron la desafortunada decisión del caído. Ninguno se atrevía a atacar, esa fue otra decisión desafortunada. - ¡AAAH! - Alice entonces lazó su embate con la pica al frente, atravesando el abdomen de un segundo. El resto intentó responder, pero las espadas se quedaban cortas en esa situación, las sillas y los cuerpos del suelo dificultaban su avance, incluso alguno de ellos perdió el equilibrio y cayeron al piso.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Feb 16, 2016 7:49 am

-¡JIA! Profiriendo un tremebundo grito el caballero de dracónica armadura estampaba el empeine de su pie derecho en la cara de uno de aquellas criaturas desde la espalda después de haberse acercado hacia ellos a la carrera y haber saltado hacia el frente para ganar más potencia y llegar antes. Ante tal golpe el emergido directamente fue echado hacia el lado izquierdo y dejó de hacer fuerza contra el pueblerino que intentaba defenderse y que observó la escena con la misma cara de sorpresa que se le hubiera quedado al golpeado de poder tener alguna expresión. Tras el impacto el jinete enarbolaría sobre su cabeza la lanza en un acto de demostrar no solo gallardía sino además que también se encontraba preparado para combatir contra esos seres. El primer envite no se hizo esperar por parte del golpeado quien posiblemente quería saldar cuentas con él por eso olvidando así al hombre cuya vida había estado bajo amenaza, literalmente hablando además, hasta su llegada. Como un animal furioso se abalanzó contra él sin embargo en estas ocasiones la carencia de racionalidad aparente no era sino un impedimento para que las cosas pudieran salir a su favor, más teniendo en cuenta que no era un simple muchacho de pueblo sino que por el contrario se trataban de un guerrero experimentado…bueno o al menos entrenado.

Jacen aguardó en su posición hasta ver claramente un punto descubierto que pudiera ser golpeado, el cual encontró justo cuando el emergido ya se puso al alcance de su lanza. De este modo al tiempo que se acercaba él mismo giró sobre su propio eje para situarse así a la izquierda del ser y mientras lo hacía extendió el extremo final de la lanza para así asestarle un contundente golpe en la cara que provocó que cayera derribado al suelo. Inmediatamente una vez lo tuvo a su merced hizo bailar el arma en su diestra para una vez detenida apuntar directamente con la parte punzante a la criatura mientras que su metálico pie se posaba en el plexo de la misma para impedir que se levantara. En un primer momento se quedó fijamente mirando a la cosa que se revolvía bajo su bota, la amenaza que había sentido mientras combatía había dado paso a la lástima mas eso no llegaría a evolucionar en misericordia, por suerte o por desgracia sabía a la perfección que esas criaturas no tenían redención. Manteniendo un semblante adusto bajo el yelmo descendió su lanza para atravesar al enemigo y poner fin así a su vida, de este modo le liberaría de las ataduras que le habían convertido en un emergido.

Acto seguido, como si le hubieran dado una marcha más veloz a la cámara después de este momento de tranquilidad casi ceremonial, el guerrero se desplazó con rapidez hacia la posición en la que se encontraba su segundo objetivo. El hecho de haber librado a uno de las garras de esos seres había supuesto que el mismo se lanzara sin preocupación a la ayuda de su compañero y por lo que había podido ver previamente por el rabillo del ojo imitó su procedimiento al estamparle una silla al emergido en la cabeza. Con ese golpe había logrado quitárselo de encima al otro hombre (que más bien parecía un muchacho en comparación al otro adulto que le había salvado) y ahora ambos estaban libres de los emergidos. -¡Rápido, salid de aquí, yo me encargo del resto! Diría Jacen con voz autoritaria mientras llegaba hasta la criatura para interponerse a continuación entre ésta y los dos humanos. Una vez le dieron los agradecimientos pertinentes y le informaron de que arriba posiblemente había refugiada al menos una pareja (ya suponía que había alguien arriba y eso solo confirmó sus sospechas) ambos salieron hacia afuera. –Y ahora solo quedamos tu y yo… Esbozó una media sonrisa, sus pies le acercaron hacia su objetivo, el cual también ya se estaba dirigiendo hacia él. Desplazó las manos a través del asta de su lanza para así darle un movimiento vertical a la misma, golpeando de este modo el mentón de la criatura con el extremo sin hoja para desestabilizarla. Una vez lo consiguió la lanza volvió a su posición anterior para ahora ser adelantada con fuerza atravesando de este modo el pecho de la criatura. Habiendo acabado con los enemigos se giró en busca de Alice para ver que tal lo llevaba ella, en el peor de los casos iría a su ayuda y si había despachado ya a los emergidos de la barra entonces ambos marcharían hacia las escaleras.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Lun Feb 22, 2016 7:34 am

La siguiente acción fue obvia para Alice, pues tenía al alcance uno de los que cayó en el suelo aunque no lo suficiente como para realizar una ejecución limpia. Se limitó a usar la fuerza bruta para romper la unión vertebral de su cadera y conseguir así que le fuera imposible levantarse, también dejó otra estocada en la zona abdominal que debería ser mortal con el paso del tiempo. Pero los emergidos no eran seres corrientes, no había certeza en que sus ataques fueran definitivos por lo que decidió recular un par de pasos y separarse un poco de los que quedaban. A pesar de que la lancera tenía dos rondadores esperando el momento para efectuar su ataque, la expresión de la de Silesse seguía impasible. Si había alguna emoción que eran capaces de identificar esos seres eran tales como la preocupación o el miedo. Aunque a veces era inevitable para la novicia sentir algo de apuro cuando era superada en número, sabía que no exteriorizar esas sensaciones era media batalla ganada contra los emergidos. Alice se plantó, agitando su lanza en el momento en el que los emergidos entraban dentro de su radio de alcance y obligándolos a retroceder para no ser cortados. El punto muerto fue mas evidente cuando la jinete de pegaso hizo uso de una mesa para mantenerse fuera del alcance de los emergidos, dando vueltas alrededor de ésta y protegiendo uno de los flancos con su lanza para que no pudieran atacarla cada uno desde un lado.

La situación duró unos diez segundos, hasta que tuvo a ambos emergidos en línea, situación en la cual volteó la mesa contra ellos. Ese truco consiguió darle una oportunidad, cargó contra ellos, su lanza trazó un arco horizontal a la altura del cuello consiguiendo separar la cabeza de uno. El segundo contestó con una estocada que Alice consiguió bloquear con el antebrazo. Fue afortunada, el acero de su armadura era de mejor calidad que el de la hoja de su atacante y no consiguió atravesarla. Deslizó la lanza sobre su mano para así empuñarla más cerca de su extremo permitiendo un ataque a corta distancia, y posteriormente obró atravesándole el pecho. En el suelo quedaban los dos a los que no le había propinado golpes mortales, no de forma inmediata, los cuales se arrastraban en su dirección. Alice se aproximó a uno de ellos a paso lento, el emergido alzó su espada tanto como le era posible en ese estado, una acción inútil. - Ser despreciable... - Con su greba izquierda pisó la mano que empuñaba el arma, su pie derecho se precipitó implacable contra la cabeza del emergido, el sonido del cráneo fracturándose hizo eco en toda la sala. Alice se desahogó con aquella bestialidad, casi rozando la sensación de divertimento por el acto. Aún quedaba un segundo arrastrado, justo en el momento en el que Jacen se reunió con su compañera. - Casi despejado. - Informó.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Invitado el Mar Mar 01, 2016 7:49 pm

En cierto modo aquella taberna representaba a la perfección la situación que vivía el pueblo en general. Se había visto asolada por los emergidos y en cuestión de minutos ya había una gran parte del local que estaba totalmente limpia y con solo restos que ya se desecharían. Sin lugar a dudas aquellos dos jinetes estaban haciendo un gran trabajo ese día y sobre todo eficaz pues para que dos pudieran hacer tamaña empresa debía de significar que no eran precisamente unos nóveles cualquiera, con suerte ellos dos podrían llegar muy lejos en el futuro si se lo propusiesen…y seguramente así acabaría siendo. Volviendo al interior de la posada Jacen después de haber acabado con sus dos enemigos observaría como le iba a su compañera para descubrir que ella también tenía la situación controlada perfectamente, además se estaba enfrentando a un número mayor que él. No lo había ideado así intencionalmente y de hecho había muchas posibilidades que después le sacara el tema por si le había incordiado (después de todo era un muchacho muy comedido) e incluso estaba dispuesto a juzgarse más el pellejo en el siguiente cruce de aceros. Podía parecer una tontería mas no era de esos que disfrutaran con el trabajo fácil, él era totalmente lo contrario: cuando más complicado y temerario mejor.

Fuera como fuese aparte de por eso no tenía de qué preocuparse pues Alice había podido despachar con rapidez y facilidad a todos los adversarios, debía admitir que se encontraba gratamente impresionado. Viendo como lidiaba finalmente con dos seres que yacían en el suelo sin posibilidad de levantarse se acercó de todos modos aunque fuese más que aparente que no necesitaba que le echaran una mano, después de todo estaba cerca de las escaleras y tenía que ir hacia allí de todos modos. A través de las ranuras que tenía su yelmo observó cómo le daba un duro final a uno de los emergidos que quedaban, eso le pareció en cierto modo curioso a la par que brutal teniendo en cuenta lo ceremonioso que había sido el muchacho cuando acabó con la vida de sus enemigos. ¿Estaría disfrutando de aquello? No lo sabía y sin embargo tampoco es que fuese algo que quisiera preguntar. Permaneció por tanto a varios metros de distancia y simplemente bajó rápidamente la cabeza en el momento en el que ella le habló, estando a la espera de que acabara para continuar con la limpieza del establecimiento.  

-Luchas bien, es un honor trabajar junto a ti por la liberación del pueblo. Diría de un modo solemne una vez que hubiera acabado de despachar al emergido que quedaba. Tras eso simplemente se dio media vuelta y se encaminó hacia las escaleras. –No creo que hayan podido subir muchos pero será mejor que estemos alerta, uno nunca sabe de dónde va a salir un bicho de esos. Sus pasos ya comenzaban a llevarle hasta el piso superior y mientras lo hacía puso en ristre su lanza para estar preparado para cualquier cosa, siempre era mejor prevenir que curar. La planta de arriba era la típica de una posada, estaba constituida básicamente por un largo pasillo que posteriormente se bifurcaba a derecha e izquierda y con una decena de puertas a ambos lados. Lo primero que llegó hasta él fueron unos sollozos apagados provenientes de alguna de las habitaciones, eso quería decir que había alguien por allí, pero eso era tapado por el eco de unos golpes que se sucedían. ¿Estarían intentando entrar? Una vez ya pudo ver a la perfección descubrió un trío de emergidos a la mitad del pasillo. –Si te parece bien yo me encargo de despejar el camino, si puedes revisa las primeras habitaciones por si hay alguien que necesite ayuda. Cuando acabe con ellos me encargo de las restantes. Mientras decía eso tomaba con fuerza su lanza, su intención era continuar hacia el frente y cargar contra los enemigos si su compañera lo veía adecuadamente. En cuanto le diera el visto bueno iniciaría la segunda parte de la liberación del local.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Alice Schuberg el Mar Abr 19, 2016 6:50 am

- "Con todo el respeto, ya nos elogiaremos cuando hayamos acabado con esto." - Iba a contestar algo parecido mientras remataba al último emergido, pero su compañero le dio la espalda, dándole tiempo a la lancera de llegar a la conclusión de que esa respuesta habría sido descortés de todas formas. Lo más correcto habría sido devolverle el elogio o agradecérselo, pero cómo habría dicho, aquél no era el momento, no debía perder la concentración. Atendió a las indicaciones de Jacen, el siguiente objetivo era limpiar la planta superior (era obvio, a fin de cuentas) - De acuerdo. - Siguió al jinete de dragón hasta la zona de habitaciones, varias puertas esperaban a cada lado de un pasillo que se dividía hacia ambas direcciones. Mientras tanto un ruido de sollozos provenía de uno de los cuartos, era difícil determinar cual era la puerta correcta, pero era innegable que la fuente del sonido se encontraba en este mismo pasillo, ahora custodiado por varios emergidos. Jacen indicó que se encargaría del pasillo mientras ella despejaba cada habitación. - De acuerdo. - Contestó. - Con un pasillo tan estrecho iba a estorbarte, de todas formas. - Precisamente por el hecho de ser tan angosto suponía una ventaja para las lanzas, ya que su principal falla era a la hora de combatir a varios enemigos a la vez. - Buena suerte. - Comentó antes de entrar dentro del primer dormitorio, habían dejado la puerta abierta.

La primera sala estaba despejada ,en cuanto a personas o emergidos se refiere, todo parecía indicar que el que se hospedaba allí había escapado mucho antes de que los emergidos llegaran a alcanzar la posada. Todo estaba bastante ordenado, tan solo unas mantas tiradas por el suelo, la cama sin recoger y un pequeño broche abandonado en la mesilla de noche. Volvió al pasillo para entrar a la habitación justo de enfrente, esta vez la puerta estaba cerrada. Tras comprobarlo al tirar de la manija, Alice atravesó el quicio de la puerta con la lanza y forzó las bisagras echarla abajo. Una vez había resuelto el bloqueo entró y se encontró a una pareja atemorizada, había guardado absoluto silencio para hacer creer a los emergidos que esa habitación no estaba en uso. - Abandonen el local. - Les ordenó una vez se dieron cuenta de que ella no era un emergido, acompañándolos hasta las escaleras que les llevaban a la parte baja de la posada. Otras habitaciones le esperaban, pero antes quiso comprobar el estado de su compañero.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
444


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Eliwood el Jue Jul 14, 2016 8:05 pm

Tema cerrado. 80G a Alice.

Alice ha gastado un uso de su lanza de bronce, la cual se rompe.

Alice obtiene un incremento de +2 EXP.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Espada de acero [3]
Gema de Ascuas
.
.
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
464


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Alas protectoras [Campaña - Alice]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.