Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 19, 2015 5:54 pm

Había sido una viaje largo y cansador, pero había logrado cruzar la frontera entre Altea y Plegia en una sola pieza. El bandido, que después de muchas vueltas había por fin arribado a su destino, se dejó caer en una taberna próxima a la frontera. Si bien estaba acudiendo a un llamado del gremio en el sur del sombrío reino, sus cansados pies lo obligaban a detenerse a descansar. Además, el encargo del gremio no tenía especial urgencia, por lo que podía aminorar la marcha y permitirse pasear libremente por el reino. Bah, todo lo libre que puedes ir en Plegia.
Entró a una posada llamada “ cantos del corazón,” que no hubiera resultado nada inquietante si no tuviera una corazón real clavado en el letrero. Gaius rezó por que el corazón fuera de vaca o algún otro animal, y entró en el recinto. Evidentemente sus ropas y modales lo delataron como extranjero no bien puso un pie en el salón. Todos los ojos se posaron sobre él como aves de rapiña, midiendo su fuerza, resistencia y valor de las prendas y objetos que llevaba consigo. Gaius, sabedor que en Plegia se practicaba la esclavitud abiertamente, puso su mejor cara de fiereza y se adentró en el local tratando de demostrar que no le temía a nada. Sabia que si hubiera echado a correr, los cazadores se le habrían tirado encima de inmediato, pues habría confirmado que estaba solo e indefenso. Por lo menos así tenía a su favor el benéfico de la duda.
Se paró enfrente a delgado y pálido cantinero, y rezándole a su diosa favorita, colocó su moneda lisa sobre la barra. El tabernero, tras dedicarle una mirada a la moneda, dio un largo suspiro y comenzó a hacer señas sobre su cabeza. El bandido se dio vuelta justo para ver como unos seis hombres se volvían a sentar en sus mesas al fondo del salón. Un sudor frío le corrió por la frente. De que lo acababa de salvar su moneda? Rápidamente pidió una jarra de la bebida más cara y una buena porción de comida, las cuales pagó por encima de su precio, en agradecimiento al tabernero.
Estaba a la mitad de su cena, la cual no valía la fortuna que le había costado, cuando el tabernero se le acercó.
-Mira extranjero, ha llegado un trabajo nuevo. Pero ningún local está dispuesto a ensuciarse las manos con esto. Te corresponde hacerte cargo, no sabes de la que te acabo de salvar hace un rato.- dijo levantando una ceja, mirándolo circunstancialmente.
-Al este de aquí, hay un viejo caserón de una familia rica. No son demasiado poderoso y no pertenecen a ninguna familia noble, pero igualmente tienen unos cuantos esclavos y un par de guardias. El encargo? Uno de sus esclavos pidió ser liberado. Dijo algo de la paga con lo más preciado que tenía. Viniendo de un esclavo, puede ser nada, o puede ser algo interesante. En fin, nadie aquí quiere meterse con esa familia. – le palmea la espalda al ladrón.
-Pero que suerte que tu no eres de aquí, verdad? – el cantinero se aleja riéndose entre dientes, mientras el bandido se frota su adolorida espalda. Liberar a un esclavo? Ese tipo de trabajos no pagaban casi nada, y solían requerir un gran esfuerzo. Suspiró, “ supongo que me he estado volviendo blando, me he juntado mucho con Saabirah” se dijo el bandido, quien terminó su cena y se puso en marcha. Cuanto antes empezara, antes terminaría.

Como había calculado, había llegado por la noche al gran caserón del este de la frontera. No era nada espectacular, apenas unos 4 edificios, siendo el mayor de dos plantas, todo rodeado por un grueso muro de troncos. Un trabajo simple, ya que la cantidad de guardias era mínima.
Con calma y paciencia, el ladrón, acobijado por el negro manto de la noche, logró atrapar el muro y situarse detrás de las caballerizas. Se quedó un rato ahí tendido esperando a ver si había sido descubierto. Cuando estuvo seguro de que había tenido una entrada limpia, comenzó a rodear las caballerizas en dirección al edificio principal, calculando que allí estaría su cliente, pero al pasar por una de las ventanas de la caballeriza, pudo ver a un hombre durmiendo entre la heno. Al principio sobresaltado, el bandido ser quedó contemplando al durmiente, viendo si daba señales de despertar pronto. Pero al rato se dio cuenta que ese muchacho coincidía con la descripción que le habían pasado. Con mucho cuidado de no hacer ruido, Gaius se coló en la caballeriza, donde además de caballos, solo dormía su cliente. Cubriendo la boca del hombre con una mano, sin llegar a ser brusco, lo despertó suavemente.
-Shhh!!!! Shhhh!!! – le susurró al recién despierto esclavo indicándole silencio con el índice sobre los labios-
-Eres Galatheo, verdad? Mi nombre es Gaius, y soy a quien enviaron a liberarte. – dijo con una sonrisa en los labios.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 19, 2015 7:37 pm

A menudo la vida podía llegar a ser una auténtica tragedia para todos aquellos incautos que no nacen bajo la estrella de la suerte, sí, algunas pobres almas habían nacido con el único propósito de sufrir en este mundo y desear cada día que su tiempo de vida expirase. Por suerte Galatheo no se consideraba uno de esos hombres, al contrario de lo que mucha gente pensaba existían muchas otras estrellas en el firmamento bajo las que nacer y él lo sabía bien, después de todo era Galatheo de la estrella incandescente de la servidumbre. Un hombre que había renacido de las cenizas de una pobre alma que había sido asesinado tras nacer bajo la estrella del sufrimiento y que ahora se alzaba orgulloso de sus grandes habilidades como esclavo, no había tarea demasiado complicada ni exigencias lo suficientemente disparatadas para que él no pudiese llevarlas a cabo... O quizás sí, después de todo seguía siendo un hombre con defectos e imperfecciones y no un dios nacido para servir y eso se veía reflejado en los atisbos de humanidad que quedaban en él.
Muchas podrían hacer la pregunta de qué impulsa a un hombre como Galatheo a seguir bajo el mandato de su amo, qué razones tiene para no alzarse como una serpiente traidora y morder a su señor para segar su vida con el veneno del odio que el haber sido tratado así debería de correr por sus venas, bien, el motivo es que Galatheo no ostenta odio en su corazón. En el pasado sí, en su anterior vida odiaba a su madre por ser débil y abandonarlo, odiaba a su padre por depreciarlo y venderlo, odiaba a sus amos por comprarlo, torturarlo y masacrar su espíritu. En su anterior vida guardaba mucho rencor pero ese rencor ya no formaba parte de él, había renacido de entre el dolor y se alzaba con el único propósito, el de servir a su amo. El odio es algo que se escapa de su entendimiento, casi todo se escapa de su entendimiento pues lo único que comprende y hay en su mente es satisfacer los deseos que le son impuestos por su señor.

Llegar a comprender a un hombre... no, a un objeto como Galatheo es algo sumamente complicado pues aquellos que le miran ven a un hombre pero él sabe que no es más que una máquina, un mero autómata dispuesto a obedecer, y lo hace realmente bien. Es por eso que su amo decidió castigarlo tan duramente, a su edad como un esclavo en la edad de todo un hombre pensó que ya había aprendido todas las leccione que debía aprender pero se equivocaba. Quizás lo más doloroso de la vida del ser renacido fue el de recordar cómo una vez fue querido en su vida pasada, cómo de un tiempo para atrás sentía unas suaves manos que acariciaban su rostro, cómo una tierna mirada le observaba antes de sonreírle... sí, habían muchos recuerdos que deberían herir el corazón de aquel ser pero lo único que le atormentaba era el rastro de un amor que se perdía en la bruma del olvido día tras día.
¿Acaso amor no es humano? Sí, sí que lo es y precisamente ese era el pecado por el que debía pagar por traicionar a su amo y señor, su única motivación para existir hasta que una herramienta como él se rompiese.El eje central de su propia existencia se quebró en pedazos cuando encontró el amor en los brazos de un pobre granjero al que arrastró a la tragedia. Sentir lo que era el amor, sentir el cariño de otra persona le hacía sentir extrañamente lleno, como si fuese... humano, eso estaba mal.

No odiaba a su amo, realmente se veía incapaz y sabía que era una mera herramienta, un objeto. Su deber era servir, su misión era proteger y satisfacer, era como si a un estratega bajo el servicio de un general que le hubiese hecho algo malo tomase la decisión de echar por tierra todo su trabajo. Sí, puede que no tuviese aquello mucho sentido y enviar la petición de asesinas a su señor se pudiese ver como una traición mas para Galatheo no era así, tantos años de tortura y de enseñarle que no debía pensar por sí mismo le hicieron ser un poco cabezón y corto de miras en las pocas decisiones que tuviese que tomar que fuesen más allá de seguir órdenes.
Si tuviese que ser sincero diría que no querría matar a su amo pero era consciente de que el asesinado de su amado merecía un castigo, de que una vida debía ser tomada por otra y aquel vil asesinato tras la tortura tenía que ser cobrado con la sangre de aquel hombre que dio la orden. Esa fue la auténtica motivación que le llevó a pedir que ajusticiasen a su señor a cambio de lo único de valor que él pudiese dar... su propia vida bajo el estandarte de un nuevo señor, después de todo él era un esclavo de primera clase.

Mucho tiempo había pasado desde que había solicitado el encargo a aquella asociación de dudosa reputación, mucho tiempo había pasado desde la última vez que alguien le dijo que todo se llevaría con la mayor presteza posible. Aquella noche se fue a dormir sin pensar si quiera en que por fin sus anhelos de venganza serían cobrados.
Por lo general solí estar despierto, alerta ante cualquier cosa pero ese día era su cumpleaños así que siempre se daba un pequeño caprichoso aunque nadie lo recordase. Su amo no le permitía tener cumpleaños. Así que ese día decidió regalarse a sí mismo una noche de sueño profundo y reparador como no había tenido en los últimos 365 días.

-Hmm...- Fue arrebatado de su sueño reparador cuando una mano se posó sobre su boca de una forma un tanto poco amable para silenciarlo. Su momento de descanso se terminó en el momento que abrió los ojos alertado y movió la mano en cuestión de un instante para intentar agarrar la empuñadura de su espada hasta que escuchó aquellas palabras. Sobresaltado y un poco asustado fijó su mirada por primera vez en el chico que le hablaba sorprendido de aquello, aún estaba un poco adormilado y su corazón desbocaba en el interior de su pecho mas no había motivo para sentirse amenazado. De momento. -H-hhh...- Fue a decir algo pero una mano aún le tapaba la boca mientras aquel hombre le sonreía. No le agradó mucho aquella sonrisa, realmente le pareció un poco odiosa, aunque quizás fuese simplemente por su mal despertar en el día de su cumpleaños aunque bien pensado ahí estaba su gran regalo de cumpleaños, pero Galatheo no era un hombre de pensamiento rápido más allá de las órdenes y e combate o el cómo ser más eficiente como esclavo, siempre fue un poco rarito.
Asintió con la cabeza lentamente mientras alzaba su mano derecha para sujetar con firmeza pero suavidad la del otro y así liberar su boca lo suficiente para poder hablar. -En efecto, soy al que amo hace llamar Galatheo de la estrella incandescente de la servidumbre.- El joven esclavo murmuró con su grave tono de voz mientras alzaba el trozo de tela de su cuello para así poder cubrir su boca, no se le estaba permitido hablar si su señor no se lo permitía o le hacía una pregunta directa. Hizo un leve gesto con la cabeza como saludo para aquel cazafortunas que había acudido a su llamada, tas aquello se levantó y miró a los alrededores por si había alguien mientras iba recogiendo su espada a la espera del plan que el ladrón pudiese tener para asesinar a su amo, pese a que era él quien había hecho el llamado no tenía ningún plan en mente más que... hacer el llamamiento que ya había hecho.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 22, 2015 8:36 pm

Las pocas palabras y la actitud extremadamente pasiva del esclavo descolocaron un poco al bandido, quien aprovechó el momento para darle una buena mirada a su cliente. Era un hombre alto, delgado y de complexión atlética, parecía bastante capaz de poder solventar cualquier clase de problema por lo que el bandido comenzaba a preguntarse porque había sido contratado. Miró en redondo, analizando el resto de la habitación. No había nada fuera de lo normal, unos cuatro caballos descansaban en sus cubiles, mientras que el resto del lugar estaba cubierto por pequeñas pilas de heno. No fue hasta su segunda mirada que notó la cabeza en descomposición sobre el marco de la entrada. El bandido instintivamente dio un salto hacia atrás tapándose la boca.

-Por la dama! Que es eso?!- exclamó, y si no hubiera cubierto su boca con sus manos, reflejo adquirido con la práctica, su grito podría haber llamado la atención de los guardias.

-Porque siempre en Plegia tienen este tipo de tradiciones?! Quien era? Un ladrón? El esclavo anterior que intentó escapar? Dios, no me sorprende que te quieras ir- dijo sin ningún tipo de reparo en sus palabras. Nuevamente el bandido cometía el error de decir lo primero que le acudía a la mente, sin pensar en su interlocutor. Respiro hondo un par de veces para calmar sus nervios, le dedicó una ultima mirada a la podrida calavera antes de girarse hacia su cliente.
- Bien! Nos vamos de aquí, no quiero pasar un segundo más en un cuarto con esa cosa. Dime muchacho, que es lo que necesitas para ser libre? Imagino que tu libertad no puede ser comprada, de lo contrario ya lo habrías hecho por tu cuenta. Digo, vas a pagar mis servicios, no?- arqueó ligeramente una ceja al hacer esta pregunta. Seguía sin saber bien que era el “objeto valioso” que iban a intercambiar como pago.

-Puedo deducir que no es tan simple como saltar el muro y correr, un hombre de tu complexión habría hacho eso décadas atrás. E incluso no creo que tuvieras problema alguno en matar a todos los que aquí viven.- el bandido no pudo evitar que sus ojos recorrieran el cuerpo del esclavo al decir estas palabras, rápidamente se dio cuenta, por lo que desvío la mirada apenado consigo mismo. Otra vez le estaba pasando? Debía de estar falto de compañía femenina. Suspiro y volvió su mente al negocio.

- Como te decía, a mios ojos, eres perfectamente capaz de escapar por tu cuenta, así que porque estoy aquí?-

Mientras interrogaba a su cliente, la mente del bandido comenzaba a trabajar en una forma de acabar con el problema de raíz. Era evidente que para que el escape funcionara, debían matar a todos en ese castillo e huir del reino. Un trabajo sucio, pero el bandido no era muy fan de la limpieza de todas formas. Siempre y cuando el oro valiera la pena.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Invitado el Sáb Ene 02, 2016 11:32 am

Su fiel espada ya estaba sobre su cintura mientras escuchaba atentamente las palabras de aquel hombre que reflejaban el nulo conocimiento de la situación en la que estaban en aquel instante los dos hombres. Cuando el otro se sorprendió ante el acompañante de habitación de Galatheo este se giró y observó a su antiguo amante una última vez, o al menos él esperaba que fuese la última vez que tuviese que observar la razón de su alzamiento contra su amo en pos de una libertad que le brindase a quién servir,  a alguien mejor esperaba.
-Él es la razón de mi ira, él era el hijo de una granjera de las villas que rondan esta fortaleza...- Mientras observaba aquel cruel recuerdo de su error la ira parecía apoderarse de su interior poco a poco, el único rasgo posible de apreciar en su rostro eran sus ojos debido a la pieza de tela que cubría todo lo demás pero en su mirada ardía el odio y el rencor que observar lo que quedaba de aquel hombre despertaba en su interior. -Hubo un día en que fuimos inmensamente felices amándonos hasta que mi amo nos descubrió... era un hombre realmente bueno, no se merecía nada de esto... - Pese a su mirada su voz se mantenía neutra, en un tono de voz estable y frío casi como si ese esclavo no tuviese ni sangre ni corazón para reflejar sentimiento alguno más allá de la absoluta neutralidad.

-Haremos arder todo el castillo, esta fortaleza me repugna. Ahora estarán dormidos.- Hizo una leve pausa para salir del lugar en donde dormía para quedarse de pie en la entrada de los establos observando el lugar en donde su opresor descansaba pacíficamente. -Mataremos a os guardias, habrán seis vigilando las tres entradas, si el fuego comienza allí podremos escabullirnos dentro y llegar hasta el piso superior y entonces matarás a mi amo. Luego podremos escapar por los torreones así que procura no cargar con demasiadas cosas aunque yo cargaré con todo el peso por ti. Después de su última palabra se giró hacia el ladrón y se descubrió el rostro nuevamente para mirar directamente a su libertador regalándole una amplia sonrisa, cosa que casi nunca hacía por no decir que jamás había sonreído a otro hombre que no fuese su difunto amado y más aún con el rostro al descubierto. -Y entonces os entregaré algo que el dinero no podrá volver a comprar. Era un ladrón, no podía decirle abiertamente que oro no iba a recibir si no un esclavo, algunas cosas son mejor dejarlas a la imaginación....
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 4:18 pm

-T-tu …- el bandido quedó con los ojos como platos cuando el muchacho confesó haber sido amante de la calavera colgada de la puerta. Habría escuchado bien? Había dicho hombre? Gaius comenzó a sentirse terriblemente incomodo en aquel momento, tanto que las manos le empezaron a sudar. Rápidamente desvío la mirada del esclavo, de la calavera, de todo el asunto. Porque lo estaba afectando tanto? Ya eran varias las ocasiones en las que hablar de este tema lo ponían terriblemente nervioso e incomodo, porque? La mayoría de sus colegas darían caras de asco y desprecio, los más benévolos harían chistes de como se fornicaba entre hombres, pero a él no le generaba más que … ni él sabía bien como describirlo.
Inhaló profundo y trató de calmar la mente, estaba aquí para trabajar! Pero definitivamente después de esto iría a un prostíbulo.
-Ok, ok… veo porque quieres dueño a tu muerto… Digo! Muerto a tu dueño.- suspiro.
- Bueno, dejemos las palabras de lado y pasemos a la acción. Debemos aprovechar que la noche es joven.- el bandido dio una vuelta en redondo por la caballeriza. Afortunadamente para él, el portón principal tenía un pasador interno, el cual trancó con uno de los tridentes que por ahí reposaban. Sacudiéndose las manos volvió a revisar el lugar.
-Chico, tu eres claramente más fuerte que yo, podrías mover algunas cajas para bloquear mejor la entrada?- le pidió a su compañero mientras el ladrón comenzaba a hacer una hiera con el heno en cada rincón del lugar, hasta que dibujó la silueta del establo con un gran circulo de paja. También descolgó del techo la lámpara de aceite que iluminaba el lugar, y la dejó cuidadosamente en el centro  de la habitación fuera de peligro, no quería apresurar las cosas.
Los caballos que hasta el momento permanecían tranquilos, lo miraban ir y venir por su cuadril. Gaius corroboró que sus cuadrillas estuvieran bien cerradas, cosa que no pudieran escapar fácilmente. Mientras estaba en eso, uno lo golpeteo amistosamente con el hocico. El ladrón no pudo evitar acariciarlo.
-Ah… Lo lamento mucho compañero, pero para que el plan funcione tu y tus amigos deben ser las víctimas aquí. Pero animo! Si gritan lo suficiente y son lo bastante fuertes para romper sus ataduras, quizá alguno de ustedes logre sobrevivir- dijo en tono suave y gentil, mientras lo seguía acariciando.
Una vez terminados los preparativos se volvió a su cliente.
-Muy bien, este es el plan, saldremos por la misma ventana que yo entré. Sobre la paja que ya dejé en el lugar, romperemos la lámpara de aceite, eso generará un incendio que se propagara por todo el lugar. –dijo mientras señalaba el camino de heno que había dibujado.
-Los caballos relincharán fuerte no bien huelan el humo, lo que generará gran revuelo. Eso nos dará una ventana para poder colarnos en la casa de tu amo. Pero de este punto en más, tu debes guiarme, ya que no tuve tiempo de hacer una gran exploración del lugar antes de llegar, de acuerdo?- el bandido seguía sintiendo un extraño dolor de estómago al permitirse colocar tanto en las manos de un hombre al que no conocía. Era sensato hacer todo esto? Y si era una trampa? Sacudió la cabeza despejando la idea. Si los capturaban. El esclavo probablemente se llevaría la peor parte por traicionar a su amo, y si el esclavo estaba permitiendo que prendiera fuego las caballerizas, definitivamente quería irse del lugar para siempre. Y como siempre se decía: si la otra parte tiene más para perder que tu. Entonces puedes confiar que su ayuda es sincera.
- Bueno, pongámonos en marcha antes que alguien se le ocurra pasar por aquí.-

Cruzaron el marco de la ventana, Gaius con la gran lámpara en mano.
- Esta es la primera acción hacia tu libertad. Estrella esta lámpara contra el montículo de paja bajo la ventana con toda la fuerza  que puedas para que el aceite salte hacia todas partes- dijo al tiempo que le ponía la farola en las manos
- Te cedo el honor de iniciar el incendio- y le dio un guiño cómplice.
Anonymous
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Eliwood el Vie Feb 19, 2016 10:51 pm

Tema cerrado.
20G a Gaius.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Iwzg0SR
Lyndis Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) JEIjc1v
Nils Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) JEIjc1v
Izaya Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) JEIjc1v

Especialización :
Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Espada%202

Experiencia :
Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Iu4Yxy1

Gold :
464


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius) Empty Re: Cadenas rotas (privado Galatheo -Gaius)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.