Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Alice Schuberg el Sáb Dic 19, 2015 9:47 am

Alice llegó al límite de la tundra de Silesse minutos antes de que los primeros rayos de luz bañasen las planicies nevadas. La vista aérea estaba cubierta de nieve, hielo, y algunos árboles solitarios. La tundra era demasiado extensa cómo para evaluarla de un solo vistazo, y antes debía reunirse con el resto. Aterrizó sobre el punto de encuentro, a la espera de la llegada de sus compañeros. - "He llegado con bastante margen, ahora sólo queda esperar."

La cantidad de incidentes relacionados con emergidos había aumentado drásticamente en las últimas semanas, muchos de ellos llevaban pieles y botas gruesas, equipamiento perfecto para soportar temperaturas gélidas y transitar por zonas de nieve. Esas evidencias acotaron la búsqueda inicial a Silesse, zona invernal por excelencia. Una operación militar por parte del ejército quedó descartada, pero las autoridades tampoco podían ignorar el problema. Eventualmente Alice fue informada de la situación y aceptó encabezar voluntiariamente dicha misión, candidata perfecta por su conocimiento del terreno. Ella también tenía interés en esta misión mas allá de la de la protección del país, pues los potenciales méritos atribuidos por el cumplimiento de dicho encargo la ayudarían a extender su influencia dentro del estamento militar. - Quién sabe... Puede que esto incluso sirva para recibir un ascenso inmediato... - Pero no era el momento de pensar en el futuro, Alice agitó su cabeza para abandonar esas ideas.

La jinete de pegaso se las había arreglado para reunir a un grupo de luchadores para realizar la misión, cuya procedencia e identidad desconocía. Eso despertaba cierta desconfianza en la lancera, pero no podría hacer nada sin la ayuda de los que iban a ser sus compañeros de armas a lo largo de horas -incluso días-, era un riesgo que debía correr.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 19, 2015 4:44 pm

Llevaba algunas semanas asentada en Jugdral, más concretamente en Grannvale, echando de menos el clima sureño de mi adorada Lycia. Había dejado las labores colectivas con la compañía de teatro aparcadas durante un tiempo, ya que los últimos encargos del gremio eran bastante peliagudos que solicitaban precisas soluciones individuales. No obstante no me importaba, especialmente cuando obtenía las acordadas recompensas. Por aquel entonces me encontraba en una ciudad cuyo nombre no interesa en absoluto, prestando especial atención a la agitación popular que desde hacía días reinaba en los pueblos y regiones aledañas a raíz de un avistamiento masivo de Emergidos con curiosa indumentaria. Las noticias y los rumores viajaban a la velocidad del viento y sólo necesité mover algunas cuerdas entre contactos y conocidos para enterarme de los detalles: el gobierno y la milicia regional había desestimado la petición del pueblo de iniciar una ofensiva contra los Emergidos pues alegaban que no sabían ni su procedencia, ni su potencial numérico, ni nada de nada, y antes de lanzar a las tropas ciegamente a la batalla querían hacer un reconocimiento de campo contratando a tres o cuatro expertos que identificasen y estudiasen la procedencia de la mencionada escisión de Emergidos. Y ahí es donde entraba yo.

Me las ingenié para presentarme en el camino de aquellos que buscaban valientes voluntarios que ofreciesen sus armas a favor de Jugdral, y si bien no me consideraba una combatiente experta -sabía defenderme, pero no lo suficiente como para situarme en primera línea de batalla- mis habilidades a la hora de estudiar, espiar, observar y avanzar sigilosamente podían sernos de ayuda. Además, sabía que aquella era una oportunidad idónea para estrechar lazos con el gobierno de Jugdral a favor de Lycia, territorios actualmente asentados en la neutralidad política. Y es que siempre estaba bien mantener cierta deuda con otras regiones para que, en momentos de necesidad, pudiesen actuar como posibles aliados simplemente para devolver los favores prestados. Hoy por ti, mañana por mi.

Dispuse mis provisiones -comida y agua, ropa de abrigo, una manta, algo de dinero y por supuesto, mis dagas- sobre el lomo del caballo y las sujeté con firmeza. Había recibido instrucciones de reunirme con un pequeño grupo al norte, en las limitaciones de la tundra nevada, donde una persona nativa de Silesse y conocedora del territorio nos guiaría en nuestra expedición. Y así, sin más, empecé a cabalgar sin demora hacia el punto de encuentro.

Tres días y medio después de abandonar Grannvale ya me encontraba en las inmediaciones de la tundra nevada. Mucha nieve, mucho frío, alguna que otra ventisca inofensiva, árboles nevados aquí y allá... El astro caliente apenas comenzaba a despuntar, por lo que si mis cálculos no me fallaban -y el mapa que había dibujado en un pedazo de tela tampoco-, llegaría con tiempo de sobra para reunirme con el grupo. Entonces divisé una silueta cerca de tres abetos que conformaban la descripción del punto de encuentro, y espoleé al caballo para que trotase un poco más rápido en esa dirección.

- Buenos y congelados días -saludé con una sonrisa un tanto somnolienta a la muchacha rubia y su pegaso al tiempo que detenía el avance de mi montura- Eres la única criatura viva que he visto en más de cinco kilómetros a la redonda, así que a menos que te hayas perdido, me arriesgo a intuir que estamos aquí por lo mismo -mencioné esperando a que la joven confirmase mis sospechas. Tampoco quería presentarme o contarle mis intenciones a menos que tuviese claro que estábamos del mismo lado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Kija el Lun Dic 21, 2015 12:27 am

Había pasado ya bastante tiempo desde aquel día en que decidió dejar su pequeña zona de confort y abrirse al mundo. Aprendió tantas cosas y conocido a tantas personas  que por una temporada había olvidado la verdadera razón del que comenzara su largo viaje: Descubrir el origen de los "emergidos" cuya fuerza obscura que los movía denominaba "viento aciago", por ello en cuanto escucho que se estaba organizando una misión de expedición para investigar y erradicar lo que parecía una plaga de emergidos Kija no dudo en alistarse, destacando entre los aspirantes por su llamativa mano recubierta por escamas tornasol.

Al principio había dudas de si seria correcto aceptar a alguien como el para una misión tan importante pero.... bueno, cuando eres capaz de convertirte en un manakete de al rededor de 4 metros y medio pocos son capaces de negarse, quizá su amiga pelirosa estaba siendo una mala influencia para el. Le marcaron el punto de encuentro así que después de alistarse como era necesario el chico alvino apresuro el paso hacia Silesse, facilitándose transportes gracias al respaldo de su gremio. El clima era por demás frió pero Kija no parecía sentirlo con tanta fuerza como quizá lo haría un humano convencional ademas de que su conexión con la naturaleza le permitía orientarse en aquel lugar con descarada facilidad aun que nunca antes había estado allí.

No tardo mucho tiempo en encontrar a lo que eran sus posibles compañeras de viaje, aquellas con las que trabajaría codo a codo para liberar a esas bellas tierras blancas del asedio del viento aciago y sus esbirros los emergidos, esperando que su condición de híbrido no complicase mas las cosas en especial por que en una misión de ese calibre pelear codo a codo seria esencial e inevitable.

- Buenas tardes señoritas, pueden llamarme Hakuryuu. Según entiendo este es el punto de encuentro para la misión de reconocimiento y exterminio, cierto?. -

Pregunto de forma educada a las jóvenes que se encontraban ya reunidas. Centro su atención especialmente en el caballo alado pues aun que había oído hablar de los pegasos esa era la primera vez que tenia la dicha de ver uno con sus propios ojos, sin embargo no estaba allí para admirar a tan magnifico animal por lo que centro su atención en las chicas humanas una vez mas.

- Tengo poca experiencia en batalla pero espero serles útil. Puedo preguntar sus nombres? -

Kija era diestro por lo que su mano de dragón normalmente salia a la vista mas pronto que tarde y tampoco era como si buscara ocultarla activamente. El chico de ojos azules conocía de sobra las reacciones que la mayoría de los humanos tenia para con el, pero esperaba que por lo menos la importancia del encargo restara el desagrado hacia su persona si es que acaso existía tal.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 22, 2015 3:55 pm

Quería pedir disculpas por la tardanza. Acabo de hacer vacaciones y finalmente puedo centrarme en Fire Emblem. Tampoco respondí los mensajes privados por dos razones: La primera y más importante, que no sabía contestarlos de manera que os llegaran a todos y no tener que enviar tres mensajes diciendo lo mismo. La segunda era porque estaba de acuerdo con vuestra elección territorial. Un abrazo.

Ya habían pasado varios días desde que Quinn dejó atrás las tierras de Begnion. Su misión era la de recabar información para su agrupación y así ganarse la confianza y el respeto de sus nuevos compañeros de gremio. Lo cierto era que había sido bien recibida tanto por su líder Argus como por el resto de miembros, pero aquello no le bastaba para sentirse satisfecha. Les debía algo, una muestra de su fidelidad y entrega a la causa. El consentimiento y la aprobación de sus superiores, le bastaron para ponerse rumbo a Silesse, Jugdral. El viaje resultó más complicado de lo que parecía aunque desde que Quinn abandonó su tierra natal, había logrado adquirir un gran afán por la aventura y la exploración en tierras desconocidas. El clima allí no era tan distinto del que solía sufrir cuando vivía en Elibe y sus tierras gélidas, por lo que no le costó acostumbrarse a él. -Vaya Valor, parece que estamos condenados al frío eterno- Bromeó con su halcón que le observaba desde el cielo. Éste, desde la altitud, oteaba y observaba el camino por el que se suponía llegaría al punto de encuentro.

Tras varias horas de caminata y frío, pudieron vislumbrar unas huellas humanas sobre la nieve intacta. Era un rastro, muy lejos del camino natural y demasiado cerca del lugar donde el equipo de reconocimiento debía reunirse. Quinn susupo que serían las pisadas de algún miembro de la patrulla a la que debería acompañar en aquella aventura. Valor apareció de la nada, dejando atrás de sí una colina nevada e impoluta sobre la cual se reflejaba la luz del sol.
-¿Enemigos?- Preguntó. Valor hizo un gesto que la chica reconoció al instante. -Entonces deben de ser ellos. Buen trabajo- Afirmó y dejó que se posara sobre su hombro.

Quinn alcanzó la cima de la colina, no sin antes resbalar varias veces pues el terreno no era plano y presentaba deformidades invisibles a simple vista con la capa de nieve. El sol golpeó a la chica, la cual usó su mano diestra para ver mejor el horizonte desde las alturas. Allí, a lo lejos, pudo ver tres siluetas.
-Hemos llegado Valor. Apresurémonos- Indicó. La chica aceleró el paso, aunque no se olvidó de sacar su arco por si había errado a la hora de identificar a sus nuevos compañeros. El grupo estaría formado por cuatro personas y sólo faltaba ella, era obvio que eran ellos aunque una arquera nunca se podía fiar.

A pocos metros del reducido grupo, hizo llamar su atención.
-¡Supongo que vosotros sois el equipo de reconocimiento! ¿Me equivoco? Me llamo Quinn y seré vuestra exploradora. Él es Valor y nos servirá como vigía. ¿A quién tengo el honor de conocer?- Preguntó con firmeza pero con amabilidad.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Narrador el Miér Dic 23, 2015 2:49 am

Apenas amanece y las luces son lentas en aparecer en el norte del mundo. A medida que el sol se alza, se pueden percibir en el ambiente señas de otra noche inquieta: columnas de humo en varios puntos del horizonte, rastros de nieve removida por un desplazamiento de muchas, muchas personas a la vez, pero claro, ningún testigo que quede atrás para informar. Cosas ya comunes en Silesse.

Sin dudas, el lugar de mayor concentración de emergidos en el continente. ¡El lugar correcto de la misión!
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Alice Schuberg el Miér Dic 23, 2015 11:17 am

Alice no tuvo que esperar mucho hasta encontrarse con los miembros de su equipo, que fueron llegando de forma escalonada. - Esperemos al resto. - Fue lo que dijo a los dos primeros en el momento en el que se presentaron, pues le resultaba innecesario repetir la presentación continuamente. Una vez el equipo estuvo reunido la jinete bajó de su montura con el fin de estar a la misma altura durante las presentaciones. Esperó a que Quinn, la última en llegar, acabara su introducción para darse a conocer. - Bienvenida, Quinn. Bueno, parece que ya estamos todos. Mi nombre es Alice Schuberg, jinete de pegaso del ejército de Silesse. En primer lugar, gracias a todos por llegar puntualmente, así podremos organizarnos mientras amanece del todo. - Mientras hablaba echó un vistazo a cada persona para saber con que fuerzas contaba. - Se me ha otorgado la responsabilidad de guiar el equipo en estas tierras. Tengo conocimiento del terreno, pero la geografía no es lo que preocupa . Los incidentes con los emergidos se han multiplicado en las últimas semanas, cada vez están mejor organizados, y es por eso por lo que estamos aquí. - Aunque había dado por hecho de que estaban al tanto de la situación, nunca era un mal momento para refrescar la memoria del equipo.

- Veo que Quinn podrá darnos apoyo a distancia en caso de que las cosas se compliquen. - Comentó al ver el arco que portaba su compañera. - La lanza es el armamento por defecto para todos los caballeros de pegaso. - Añadió. - Sois libres de hacer una presentación a la totalidad del equipo. Por lo menos el nombre y vuestros medios de defensa para poder trazar un plan inicial. - Esas palabras fueron dirigidas a Hakuryuu y a la otra mujer, cuya identidad desconocía. 

Al centrar toda su atención en el primero descubrió un rasgo que la sorprendió en primera instancia: Su mano -Mejor dicho garra- derecha sufría una hipertrofia y estaba cubierta de escamas. Había oído hablar de esos seres pero no había conocido a ninguno en persona. Su condición no dejaba indiferente a ningún humano, despertando odio o admiración dependiendo de la persona. Para Alice ese hecho no suponía nada negativo, en Judgral se creía en los espíritus tanto bondadosos como malvados. Concretamente el espíritu animal habitaba en el cuerpo de los Laguz, aunque no era nada que pudiera escandalizarla tampoco podía ignorar su curiosidad, por lo que no le quitó el ojo de encima unos instantes. Por otro lado estaba la mujer a caballo, pero nada hacía pensar a Alice de que se tratara de un jinete. Esperó a que ambos se dieran a conocer un poco mejor.

La luz del amanecer bañaba progresivamente la tundra mientras hablaban, hasta que iluminó la atmósfera lo suficiente cómo para que se pudieran reconocer evidencias de actividad. Una gran cantidad de nieve se había compactado por pisadas continuas en un amplio tramo, por el tamaño se podía hablar de una gran cantidad de caminantes. Diversas columnas de humo hacían evidente una actividad reciente en una zona prácticamente inhabitada. Las sospechas de Alice se intensificaron en ese instante, por lo que subió a su montura de inmediato. - Algo ha sucedido esta noche en la tundra.  Seguiremos el rastro, echaré un vistazo desde el cielo mientras avanzamos. - informó a sus compañeros justo antes de ponerse en marcha. - ¡Hyah! - Un leve tirón de las riendas fue suficiente para poner en marcha a su pegaso, el cual dio un intenso galope mientras agitaba sus alas para alzar el vuelo. La altura permitió a Alice tener una mejor percepción sobre el terreno, tenía la esperanza de localizar el origen del humo.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 29, 2015 2:33 pm

No tuvimos que esperar demasiado a que apareciesen los miembros rezagados del equipo. Primero nos alcanzó un muchacho de cabellos blancos que se introdujo como Hakuryuu, de porte amigable y sin demasiadas apariencias de tratarse de un portento físico asiduo a la primera línea de combate. ¿Qué otras habilidades tendría entonces? No pude evitar que mi siempre curiosa mirada repasase todas y cada una de sus facciones, vestimenta y pertenencias en busca de algo que esclareciese mis dudas. Y entonces apareció; esa mano diestra fue la carta de presentación que necesitaba. ¿Un manakete? Eran raros de ver. De hecho, nunca tuve la oportunidad de contemplar a uno de ellos en acción, y sólo sabía lo que eran capaces de hacer por los rumores y los chismes que pululaban a veces por los pueblos. Un compañero interesante.

Apenas algunos minutos después, se nos unió una mujer con un halcón como compañero y un arco como arma. Apoyo a distancia, siempre necesario. Tras presentarse como Quinn, le dediqué una leve reverencia con la cabeza a modo de saludo y desmonté del caballo mientras nuestra guía empezaba con las primeras instrucciones.

- Soy Keeva, experta en reconocimiento terrestre, analista objetiva de situaciones atípicas, rastreadora silenciosa y hábil superviviente en los entornos más hostiles. Pelear de frente no es lo mío y aunque no tengo problemas en hacerlo... -y así lo demostraban las dos dagas medianas que me colgaban a ambos lados del cinturón- ...soy más de acercarme por detrás, planear trampas o emboscadas de ser necesario, y facilitar información del enemigo para que otros puedan luchar cómodamente sus batallas -pronuncié en cierto tono de broma- A vuestro servicio -y es que nunca estaba de más adornar un poco el currículum. Etiquetarme como simple espía hubiese quedado demasiado cutre.

Con las primeras luces del amanecer se pudieron vislumbrar en el horizonte numerosas columnas de humo que hasta ahora habían pasado desapercibidas dada la oscuridad de la noche. Y el humo no podía significar otra cosa más que fuego: algo se estaba o se había quemado durante la noche. La nieve no ardía, tampoco el hielo, ni las rocas. ¿Quizás algún árbol? ¿Algún poblado cerca? ¿Los restos de alguna caravana? Desde la posición en la que nos encontrábamos era imposible suponer algo a ciencia cierta, así que nuestra guía Alice alzó el vuelo junto a su pegaso para tener una perspectiva aérea más precisa.

Yo, por mi parte, sujeté con la mano izquierda las riendas que colgaban bajo el hocico del caballo y tiré con suavidad de él para que empezase a andar, dirigiéndome primeramente a una zona donde la nieve estaba bastante removida. Me puse de cuclillas y examiné lo que parecían ser cientos y cientos de huellas, tan mezcladas y superpuestas unas encima de las otras que resultaba casi imposible saber de dónde venían. Arrugué la frente y me concentré, observando en todas direcciones y analizando.

- Son pisadas que siguen una misma línea uniforme. Y la nieve aún está suelta, reciente, no más de medio día. Marchaban hacia el norte, directos a las columnas de humo -informé a mis dos compañeros y me incorporé, retomando la marcha hacia adelante siguiendo el rastro- Por cierto, ehm... ¿Hakuryuu, verdad? ¿Puedo hacerte una pregunta desde el desconocimiento más absoluto e inocente? -pronuncié con una pequeña sonrisa esperando que no se sintiese ofendido- ¿Puedes volar? ¿Cargar a alguien mientras estás... ya sabes, transformado? Por que, pregunto, en el hipotético caso de que nos veamos superados y tengamos que salir cagando leches de aquí, está bien saber que contamos con un plan de escape alternativo. Ya sabes, cuando me juego el cuello me gusta considerar todas las posibilidades -expliqué desinteresadamente mientras continuaba avanzando y, de vez en cuando, le echaba un ojo a Alice que sobrevolaba el cielo. Sabía que los manaketes no eran lo mismo que los wyverns, pero como jamás había visto a uno de ellos en acción personalmente, no estaba segura del alcance de sus posibilidades. Y siendo sinceros, tenía curiosidad e interés por saberlo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Kija el Miér Dic 30, 2015 6:57 am

Kija saludo a la ultima integrante del grupo con una ligera reverencia la cual portaba a una imponente ave como compañero, le sonrió al igual que a las otras jóvenes mostrándose siempre educado y correcto.

- Como ya les comente a la señorita Schuberg y a la señorita Keeva pueden llamarme Hakuryuu. Soy un arqueólogo y me especializo en el estudio de escritos e idiomas antiguos de Akaneia aun que con algo de tiempo puedo traducir también otros idiomas nuevos. si me preguntan sobre mis habilidades en batalla.... bueno, puedo adoptar la forma de un manakete y poseo un hálito de energía bastante potente que pocas cosas son capaces de soportar. Mis escamas son bastante duras y pueden resistir con facilidad ataques de armas de poca calidad como el hierro y en general la magia tampoco me supone ningún problema. por ultimo mis garras y colmillos son bastante afilados.... aun que prefiero no usarlos, es desagradable la sensación de tener a alguien retorciéndose en mi boca. -

Contesto de la forma mas franca que le fue posible pues sentia que seria necesario agregar detalles para que la persona a cargo pudiese disponer de sus habilidades como creyese pertinente.

- Pero debo advertirles un par de cosas. Usar mi hálito de forma continua me causa una fatiga considerable y me dificulta mantener mi transformación. Aun que resisto sin problema la mayoría de los ataques mágicos la magia de trueno para mi resulta mortal por lo que no seré útil contra ese tipo de magos y por ultimo, soy totalmente vulnerable en mi forma humana y no poseo la capacidad de defenderme en dicho estado.... creo que es todo. -

esperaba que aquella información fuera mas que suficiente e, igualmente estaba totalmente abierto a mas preguntas las cuales no tardaron en llegar. Miro a la joven de nombre Keeva dedicándole una pequeña sonrisa dándole a entender que no había tomado a mal su comentario.

- Soy un manakete relativamente pequeño señorita Keeva pero con ayuda de una amiga mia he tomado algo de practica en llevar pasajeros incluso dentro del campo de batalla. Sin embargo solo lo he intentado llevando solo a una persona asi que no estoy seguro si llevar a 2 o mas afecten mi vuelo de alguna manera.... tampoco puedo cargar a los caballos así que en caso de que deba llevar a alguien conmigo deberá abandonar a su montura. -

Fue entonces que las pupilas del joven híbrido se contrajeron haciendo que volteara inmediatamente hacia donde indicaban las columnas de humo. La Conexión que tenia con la naturaleza no era tan fuerte como quizá la tenia su padre, pero podía sentir el pulso de los caminantes impíos contaminar la tierra, aquello tan antinatural que el mundo mismo parecía rechazarlo.

- Cuidado señoritas, puedo detectar una concentración muy fuerte de viento aciago venir de aquella dirección, deben ser muchos. -

Hasta ahora su instinto nunca le había fallado y se mantenía alerta, listo para cubrir a sus compañeras en cuanto la pelea comenzara.... estaba nervioso pues aun que ya había participado en varias batallas tantas caras nuevas le daban cierta sensación de inservidumbre pero daría lo mejor de si para que todo saliese bien.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Mar Ene 05, 2016 6:28 pm

El grupo resultó ser realmente curioso y diverso. La chica que parecía una jinete se presentó como la líder del destacamento. Quinn sabía que debía simplemente obedecer órdenes de aquel o aquella que se presentara como capitán o capitana y estaba claro que la decisión de haberla elegido a ella era la más acertada. El resto de integrantes eran una chica exploradora con la que supuso lograría tener una buena relación dadas sus aficiones similares y un joven de aspecto normal a excepción de uno de sus brazos con forma escamada y de dragón.

Todos se presentaron finalmente y fue entonces cuando comenzó la misión. El cielo ya había empezado a clarear, dejando paso al haz de luz solar que formaba preciosos destellos sobre la nieve virgen del lugar. Alice, la capitana, se dispuso sobre su montura y avisó de que ella seguiría el camino a través del aire. El resto continuamos a pie, atravesando la naturaleza.
-Ve con ellos, ya sabes lo que tienes que hacer- Ordenó Quinn a Valor. Éste izó el vuelo y sobrevoló por encima se nuestras cabezas para situarse junto a Alice en el aire. Así, aunque se fiaba de su capitana, al menos podría saber si le pasaba algo a ella o a su Pegasus.

Mientras tanto, Keeva y Hakuryuu comenzaron a conversar acerca de su transformación y la posibilidad de transportar a alguien sobre él. Quinn escuchó atentamente mientras que Keeva se encargaba de analizar una pisadas sobre el terreno, al parecer recientes y que llevaban a las columnas de humo. Lo cierto era que Quinn jamás había visto a alguien que pudiera transformarse en un dragón, aunque su curiosidad se vio frustrada al conocer el gran cansancio que provocaba aquél cambio sobre el joven. La arquera esperó a que dejaran de hablar para hacer algunas preguntas.
-¿Qué sabéis sobre los Emergidos? Yo jamás he visto uno en persona. Dicen que son similares a los humanos comunes, pero eso no podría ser posible. Algo debe de diferenciarlos del resto, si no, no sabríamos identificarlos. ¿Son peligrosos? Y... En ese caso... ¿Nos enfrentaremos a ellos?- Preguntó casi con la voz convertida en un suspiro.

La idea en sí de enfrentarse a ellos no era problema, aunque lo cierto era que combatir contra alguien o algo de lo que apenas tienes información sí puede resultar peligroso y ligeramente aterrador. Al menos procuraría que ninguno de sus compañeros saliera perjudicado y mucho menos Valor, su todo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Narrador el Miér Ene 06, 2016 3:05 pm

Desde el aire se divisan primero las señales. La más cercana columna de humo proviene de los restos de un pueblo, en cuyo centro arde una pila de paja, muebles de madera, trozos de viviendas y cuerpos irreconocibles. Más adelante, una solitaria casona con un amplio corral detrás, todavía en vivo fuego. Más allá, la tercera señal de humo cuyo origen no llega a verse, pero por seguro más reciente todavía.

Y en la misma línea del horizonte, apenas visible a un ojo muy entrenado, el movimiento de tropas entre los árboles, alejándose ya. Mucha distancia y poco tiempo para ocuparse con todo, claramente deberá hacerse una elección.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Alice Schuberg el Vie Ene 08, 2016 10:28 pm

Alice pudo reconocer el origen de los focos de humo desde la perspectiva aérea, que resultaron ser la firma de la barbarie que se había producido en la tundra aquella noche. Los emergidos no necesitaban descansar ni mantenerse calientes, fue una ingenuidad por parte de la jinete de pegaso pensar que pudieran haber sido producto de una fogata. 

En primer lugar, la columna de humo más cercana, provenía de una hoguera pero desempeñó una función muy distinta a la de proporcionar luz y calor. Estaba situada en la plaza central de un poblado pero no podía verse a nadie transitando sus calles. Si se prestaba mayor atención a la pira podía verse su estructura exageradamente asimétrica y heterogénea. Había muebles enteros de madera apilados unos encima de otros, junto con escombros y otros materiales, lo que daba a pensar que se hizo de forma improvisada. Entre los enseres había otros elementos, los cuerpos de los que antes habitaban esa aldea, o al menos eso era lo más probable. La imagen fue capaz de arrebatarle a Alice el poco calor que le quedaba en esa fría madrugada. Un pueblo de Silesse, su país, había sido borrado del mapa en una sola noche. No llegó ninguna petición de auxilio, no quedaron supervivientes, tan solo un puñado de casas en ruinas. Pero, ¿Por qué una hoguera para incinerar a los cadáveres? Alice había visto la naturaleza de los emergidos, pero en ningún momento llegó a imaginar que pudieran tener ese tipo de comportamiento. A fin de cuentas, un ser carente de vida y de razón habría dejado a sus víctimas en el suelo. 

Más adelante se encontraba el segundo foco, provenía de un caserío que había corrido la misma suerte que el pueblo. Las llamas eran más recientes pero Alice tenía dudas de poder encontrar algo que mereciera la pena. La tercera columna de humo era la más interesante por ser la última en ser provocada, pero estaba demasiado lejos cómo para que pudiera distinguirse el motivo de las llamas. Y hasta allí alcanzaba su línea de visión, la entrada de un bosque era lo último que se podía otear, casi de forma imperceptible. Era imposible obtener más información visual, pero un grupo de aves que abandonó la arboleda alertó a la jinete de pegaso del posible movimiento que se estaba produciendo entre los arboles. Desde aquella distancia era difícil determinar qué había asustado a los pájaros, pero el humo y el rastro en la nieve apuntaban a aquél lugar, lo más probable es que se tratara de los emergidos.

Era el momento de informar al resto del equipo, no había tiempo que perder así que hizo un descenso bastante picado. Alice echó de menos algún método de comunicación con los de tierra, el halcón de Quinn habría sido útil para haberse ahorrado el descenso de haber tenido el material necesario para mandar un mensaje escrito -si ignoramos el hecho de que escribir con pluma encima de una montura alada es tarea imposible-. El pegaso descendió a pocos metros delante del grupo, una vez se reunió con ellos comenzó con el reporte. - He podido ver un total de tres focos de fuego. El primero viene de un poblado, pero... - La terrible imagen volvió a aparecer en su mente, inundándola de malas sensaciones. Pero sabía que debía estar por encima de las circunstancias, así que se recompuso y siguió informando de forma objetiva. - No hay nada salvable allí. En segundo lugar tenemos una casa aislada, también en llamas. No he podido sacar nada del tercer punto... Hay una cosa mas... He visto algo en el bosque... Tienen que ser ellos. - trató de ser lo más concisa posible para no darles a los emergidos ni un segundo más de ventaja. - Voy a adelantarme para evaluar el tercer foco del fuego y el bosque, vosotros debéis alcanzarme lo más rápido que podáis. 

Keeva, Hakuryuu y Quinn pasarían de cerca el pueblo y la casota, no descartaba que pudieran salvar algo de entre los restos pero deseaba que no perdieran demasiado tiempo con eso. Alice no se quedó parada mucho más, retomó el vuelo para alcanzar cuanto antes el bosque que vio en el horizonte. Es posible que no pudiera ver con claridad la fuerza que se movía debajo de las copas de los arboles, pero su objetivo era el de encontrar el próximo destino de los emergidos.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Kija el Miér Ene 13, 2016 3:49 am

El manakete escucho la duda de Quinn, si ella nunca habia enfrentado a los emergidos lo mejor era ponerla al corriente para evitar que corriera riesgos innecesarios aun que el mismo no sabia mucho sobre ellos.

- La diferencia es que básicamente ya están muertos.... o algo por el estilo me marca mi instinto. Son lo bastante inteligentes para poder usar armas marciales y tomos mágicos por igual, incluso crear estrategias de combate básicas por lo que no hay que subestimarlos, especialmente por que tienen mas fuerza que un humano promedio. Son duros de derribar señorita Quinn así que procure no confiarse mucho pues un emergido puede seguir peleando aun con heridas que matarian a una persona normal. No sienten miedo ni remordimientos, no se puede dialogar con ellos, la mataran si tienen la oportunidad asi que no se las de. -

Finalizo el joven de blanca cabellera mientras que la jinete pegaso descendencia con las noticias sobre los puntos que había logrado vislumbrar. Escucho todo aquello en silencio intentando trazar el mejor curso de acción que habría de tomar allí en mas.

- Si les parece bien yo iré al pueblo, no soy tan rápido ni hábil volando como lo es su pegaso pero si me permitirá desplazarme fácilmente para dar un chequeo rápido al lugar. Si hay la posibilidad, por mínima que sea de encontrar sobrevivientes en el lugar vale la pena revisar, quizá haya algunos bajo los escombros y necesiten ayuda. Si no encuentro nada procurare darles alcance en la brevedad de lo posible. -

Y dicho esto el joven híbrido se alejo de ellas un tanto pues su nueva forma ocuparía mucho mas espacio que su frágil forma humana. Poso su mano derecha sobre el collar en el que portaba su dragonstone mientras su cuerpo se recubrió de una intensa luz blanca con la cual su cuerpo comenzó a transformarse. De esta forma un gran manakete de brillantes escamas blancas abrió sus alas y emprendió el vuelo hacia el punto mas cercano que le habían marcado. Habia que admitir que aquella fogata llena de cuerpos humanos le causo un revoltijo en el estomago difícil de describir pero debía centrarse en ver si había quedado algún sobreviviente, permaneciendo alerta en caso de que aun hubiese enemigos cerca.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 13, 2016 2:49 pm


Quinn escuchó atentamente las palabras de su compañero entre las que destacaban ‘muerte’ e ’inteligencia’. La arquera se quedó ligeramente aturdida, intentando asociar aquellos términos sin demasiado éxito. Cualquier persona cuerda sabría que algo que ya estaba muerto era incapaz de poseer inteligencia y aun menos causar tal devastación. Lo que sí era cierto, es que estaba tratando con profesionales y no con locos supersticiosos que se inventaban mitos y suposiciones. Quinn se limitó a digerir aquello, deseando que todo fueran rumores o una burda leyenda. La sombra de Alice se cernió sobre sus cabezas hasta que logró alcanzarles. La joven jinete descendió y les informó de lo que estaba sucediendo. Los fantasmas de Quinn se hicieron tan reales como su propia existencia. Como sospechaban, las columnas de humo habían sido provocadas intencionadamente y las sombras que probablemente habían causado todo aquello comenzaban a marcharse en dirección al bosque. Valor se posó sobre su hombro y dio veracidad a todo aquello.

Alice decidió ir a investigar el bosque y sus proximidades, Kija iría a una casa aparentemente abandonada más próxima a su poción y el resto irían a una columna de humo más alejada. Todos se pusieron en marcha, dispuestos a demostrar su valía. El joven se convirtió en lo que parecía un dragón, dejando con la boca abierta a la arquera. Era un grupo singular, aunque muy polivalente y posiblemente uno de los mejores equipos de exploración que se pudiesen crear.
-Bien, ahora nos toca a nosotras- Indicó a Keeva mientras se ponía en marcha y dejaba atrás a su compañera suponiendo que esta le acompañaría.

Desde allí se pudo ver cómo partían el resto de compañeros, surcando el cielo. Quinn esta vez se quedó con Valor, pues lo necesitaría sin lugar a dudas. Por suerte, además, disponían de un caballo por si las cosas se complicaban.
-Bueno Keeva, ahora que somos compañeras estaría bien conocernos mejor. Háblame de ti- Preguntó a sabiendas de que tardarían varios minutos en alcanzar su objetivo. La nieve se extendía durante varios metros sin la presencia de ningún obstáculo que les privara la visión del paisaje. Quinn dudaba mucho que les pillaran con la guardia baja. -¿Qué más sabes sobre esos Emergidos?-
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Vie Ene 15, 2016 1:47 pm

Spoiler:
Perdón por la tardanza chicos, estos días he estado un poco bajita de ánimos y no tenía la cabeza para ponerme a escribir ^^U

Escuché atentamente y con curioso interés todo lo que Hakuryuu explicó sobre su condición de manakete, ya que pese a conocer la existencia de su especie y saber más o menos cómo funcionaban, nunca estaba de más escucharlo por boca de uno de ellos. Eso sí, no encajé demasiado bien el hecho de conocer el cansancio que la transformación le provocaba a nuestro compañero. Era lógico, supongo, pues los rumores que corren de boca en boca con frecuencia tienden a exagerarse hasta el punto de convertir cualquier hazaña aislada de cualquier guerrero en todo un acontecimiento de leyenda. ¿Manaketes machaca-ejércitos? Ojalá. De todas formas, y pese a la actualización de la información que tenía sobre su especie, Hakuryuu seguía siendo un valioso aliado por el mero hecho de que podía convertirse en un maldito dragón.

Mientras Alice, nuestra capitana, terminaba de sobrevolar los cielos, Hakuryuu le explicó a la arquera Quinn qué eran los Emergidos mientras yo avanzaba prestando atención a cualquier colina, cualquier valle o cualquier planicie que pudiera indicarnos algo más. Alice entonces descendió e informó sobre sus descubrimientos. ¿Un movimiento sospechoso en el bosque? ¿Qué más que un ejército de esos cadáveres andantes eran capaces de sacudir los árboles? Estaría bien no perderles de vista. Seguirles. Ver a dónde se dirigen. Y entonces, actuar en consecuencia. Alice lo sabía, y es por eso que decidió ser la primera en adelantarse con su pegaso.

- Yo sólo digo que nosotros somos cuatro... y ellos, a juzgar por la magnitud de las huellas, me juego mis cuatro extremidades a que no son precisamente pocos. Estamos en inferioridad numérica, así que recomiendo precaución. Quizás queden Emergidos rezagados por la zona, o quizás no -advertí. Había tenido experiencias anteriores de compañeros demasiado impulsivos que gustaban lanzarse al campo de batalla sin pararse a estudiar todas las posibilidades, dando como resultado el honor de ponerse a criar malvas bajo tierra- Ten cuidado -le dije a Hakuryuu antes de que éste se transformase y partiese hacia las ruinas del poblado.

Quinn y yo quedamos dispuestas a examinar la columna de humo más alejada y también la más reciente, así que empezamos a andar.

- ¿De mi? Bueno, no hay mucho que contar -sonreí con cierta gracia cuando resultaba ser todo lo contrario. Y es que Quinn tampoco necesitaba saber qué hacía o a qué me dedicaba, ni nada que no afectase al rendimiento de esta misión. Pero tampoco estaba de más ser amable y sociable con una compañera que, en momentos de necesidad, puede extender un brazo o lanzar una flecha para salvarte la vida- Vengo de Lycia, aunque lo cierto es que me muevo por todo el mundo buscando trabajos aquí, trabajos allá. Mercenaria o Cazatesoros, estoy cómoda siendo ambas cosas -aquello tampoco era ninguna mentira; simplemente había omitido la parte en la que trabajaba para Jauría Gris- Y sobre los Emergidos, bueno... Hakuryuu te ha dicho lo más importante. Son difíciles de matar porque están muertos, no sienten dolor ni cansancio, puedes hacerles diez mil cortes y heridas que seguirán en pie, por lo que la única forma efectiva de matarlos para las personas como nosotras que no tenemos la fuerza ni la magia de cien héroes, es apuntar a sus zonas vitales. Yo prefiero la cabeza o el cuello.

La columna de humo se antojaba más lejos de lo que parecía y al ritmo que marchábamos acabaríamos siendo las rezagadas del grupo, así que opté por subirme de nuevo a lomos del caballo.

- No cobraré por llevar pasajeros extra. Vamos, sube. Llegaremos antes cabalgando que andando -insté a mi compañera a subirse con un gesto con la cabeza. Era un animal fuerte, sin duda podría correr sin problemas con dos mujeres encima, y además la nieve no estaba tan profunda- Así podrás contarme más comodamente cosas sobre ti.

Aceptase o no aceptase el aventón, lo cierto es que la columna de humo aún seguía siendo todo un misterio que sólo el transcurso de los minutos revelaría. Quién sabe las cosas que podríamos encontrar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Narrador el Lun Ene 25, 2016 3:21 am

Uno de los miembros del equipo se detiene en los despojos del pueblo, pero entre el humo y el nauseabundo aroma a carne y grasa quemada, no parece quedar nada de provecho.

Dos miembros del equipo proceden adelante por el camino, aproximándose a la segunda fuente de humo. Gritos surgen en el aire, pero son prontamente acallados en seco. La gran mansión en llamas aparece a la vista, detrás de esta el corral parece a salvo, exceptuando el hecho de que los caballos que lo habitan se hallan inquietos por el fuego cercano. Hay tropas de emergidos a la vista, terminando de lanzar flechas llameantes a los pisos superiores y las estructuras aledañas de la mansión.

La líder del equipo se adelanta aún más. Allí donde surge el último rastro de humo hay una pequeña posada de paso, y es allí donde más movimiento hay: emergidos entrando, civiles huyendo o siendo arrastrados fuera, antorchas recién llevando fuego al lugar, carretas siendo desvalijadas... un batallón entero de emergidos haciendo de las suyas, claramente demasiados para que una sola persona o un grupo pequeño pueda deshacerse de ellos.

Y hay una última cosa. La jinete pegaso logra ver, gracias a su posición aérea, que el resto de las tropas enemigas se mete en un recoveco particular en la nieve, un camino al cual era difícil prestar atención si no fuese porque ellos mismos lo tomaban. A medida que bajan, desaparecen de vista enseguida entre la blancura de la nieve. Huyen a algún lugar en particular, pero quedan pocos de ellos, y sólo puede hacerse una cosa: o quedarse a ayudar, o perseguirlos y ver donde es que están metiéndose.
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Alice Schuberg el Mar Ene 26, 2016 3:27 pm

- "Pecas de ingenuo, están todos muertos." - Pensó, sin llegar a expresarlo verbalmente. No quería perder el tiempo discutiendo cual era la mejor opción, además, en ocasiones el beneficio de la duda daba lugar a sucesos inesperados. Alice abandonó el lugar deseando que estuviera equivocada con Hakuryuu, aproximándose lo más rápido que pudo a los puntos de actividad más recientes. No se podía decir que se sorprendiera de lo que pudo contemplar cuando estuvo lo suficientemente cerca, pero no por ello hacía la realidad menos dolorosa. El rastro en la nieve no se equivocaba, la cantidad de emergidos que pudo ver Alice desde el aire era incontable, un escuadrón entero de ellos. Presenció con impotencia cómo asaltaban el edificio, saqueando sus bienes, arrastrando a sus víctimas fuera para darles muerte y quemando sus cimientos. La soldado de Silesse, con el orgullo roto, sentía cada vida que era arrebatada cómo en un deshonor, pues todo soldado jura velar por la seguridad de los civiles. Pero saltar en su defensa en ese momento no iba a cambiar su suerte, sólo conseguiría acabar muerta. También temía haber cometido un error de organización: Puede que la ayuda del draconante hubiera equilibrado la balanza, o puede que ni siquiera un dragón pudiera lidiar con tal cantidad de emergidos. La escena, de una crudeza difícil de describir, le provocó nauseas a la jinete de pegaso. Lo que estaban haciendo a personas inocentes, indefensas y desarmadas era simplemente barbárico. - Lo siento... Lo siento... - no hubo mucho donde elegir, Alice se vio obligada a darlos por perdidos, una decisión que le daría un alto cargo de conciencia. 

El otro foco de interés estaba en el bosque, donde un escaso número de emergidos parecía desaparecer sin dejar rastro. No podía determinar con exactitud cual era el truco, - "¿Un espejismo?, ¿Magia ilusoria?" - Parecía que se metían dentro de la tierra, pero no podía estar segura hasta que se acercara más, lo que llevaba a otro problema: No debía ser vista, por lo que tuvo especial cuidado a la hora de reducir la altura. - Ícaro, hay que planear. - susurró a su montura, indicando que un batir de sus alas podría delatar su posición. Acechó a los emergidos que quedaban con trayectorias circulares justo encima de ellos. Por suerte, el sol estaba demasiado bajo como para que su sombra se proyectara en el suelo, pues de no ser así los emergidos habrían sido alertados con total seguridad. Cuando localizara el escondite se retiraría a informar al resto del equipo, puede que incluso pudieran ayudar a aquellos que abandonó en primera instancia, pero no se veía muy optimista al respecto. En verdad, el mero hecho de saber que un gran número de emergidos estaba concentrándose en Silesse, burlando la vigilancia de su ejército, le tenía bastante atemorizada. Podría haber muchos más ocultandose, ¿y si llegaran a ser una amenaza directa a todo el país?
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Kija el Jue Ene 28, 2016 8:17 pm

No había quedado absolutamente nada. La escasa esperanza que el manakete tenia de encontrar sobrevivientes se esfumo en el momento en que dio un rápido recorrido, el olor a muerte del lugar le hiso un nudo en la boca del estomago.... pero ya habría otro momento para lamentarse, había cosas mas importantes que hacer y no podía darse el lujo de perder el tiempo. Abriendo sus alas de membranas cristalinas el manakete emprendió el vuelo nuevamente hacia el segundo punto donde habían ido las dos integrantes de su grupo que irían en pareja.

La llamativa criatura recubierta por brillantes escamas no tardo en llegar a la mansion en llamas donde todo, una vez mas parecía totalmente perdido, sin embargo Kija ya habia tenido suficiente de aquellas aberraciones por lo que no reparo en arremeter contra unos arqueros que aun tiraban flechas de fuego hacia los edificios soltando su hálito de energía en un intento e eliminar la mayor cantidad de engendros posible. Tenia la confianza de que sus flechas poco y nada podrían hacer contra su armadura de escamas blancas y menos aun siendo su única debilidad elemental el trueno.

Soltó un rugido atronador esperando que sus compañeras lo escucharan pues de esta manera ellas sabrían su ubicación exacta y de paso llamaría la atención de los emergidos para que ellas pudiesen moverse con soltura, seria muy difícil que aquellas pequeñas armas que portaban sus enemigos fuesen capaces de hacerle algún daño importante, aun que quizá estaba siendo demasiado soberbio e imprudente.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
5487


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Invitado el Miér Feb 10, 2016 5:00 pm

Sin prisa pero sin pausa. Después de cabalgar durante algunos minutos por la silente y vasta llanura nevada, Quinn y yo alcanzamos los aledaños de una mansión en llamas donde parecía estarse gestando una masacre. El incendio levantaba enormes columnas de humo negro, las ventanas escupían poderosas lenguas de fuego y la madera se resquebrajaba ocasionando derrumbamientos internos. Mientras, una masa igual de oscura que de silenciosa se ocupaba de trazar los últimos detalles de su asalto: los Emergidos. Lanzaban flechas incendiarias sin articular ningún sonido, destrozaban el hogar de una familia sin cambiar la expresión de sus rostros. Eran unos asesinos autómatas sin principio ni final. Y esos eran los peores. Cuando no sabes qué hacer para detenerlos. Cuando no sabes qué motivos les mueven a actuar como actúan. Cuando ni siquiera hablan entre ellos. Cuando sólo matan por matar.

Ugh. Se me revolvió el estómago.

De pronto, un grito atravesó el aire como una afilada cuchilla y me obligó a detener la montura en seco: supervivientes, siempre y cuando el alarido no hubiese supuesto la muerte de los susodichos, claro. Quizás ya estaban muertos. Quizás no. Pero había que intentarlo. Al menos había que intentarlo. Y es que si nos ponemos en posición, ¿a quién no le hubiera gustado gozar de una mano amiga que te arrastrase lejos del abismo de la muerte cuando crees que todo está perdido?

Desmonté del caballo a una distancia prudencial de la mansión y até sus riendas -no demasiado fuerte, para que pudiera soltarse solo en caso de necesidad- a un matorral cercano. Su envergadura llamaría demasiado la atención, y ser descubiertas era lo último que queríamos.

- Agáchate -le indiqué a Quinn ya empezando a planear cómo resolveríamos la situación- Sígueme y muévete rápido. No te pares. Nos acercaremos lo suficiente para que no nos vean.

Avanzamos con presteza y la espalda encorvada, de vez en cuando haciendo zig-zag cuando el terreno así lo disponía, y ayudándonos de las rocas, los matorrales o los desniveles del terreno para ocultar nuestra presencia. Si los Emergidos nos veían muy posiblemente cargarían contra nosotros, y no se tú, pero yo al menos no tenía ganas de enfrentarme a sus arqueros pirómanos ni a ningún otro con un arma mayor que mi brazo, dicho sea de paso. Sólo eramos dos; una y media si contábamos con mis escasas aptitudes para el combate directo. Cargar una ofensiva con los pocos recursos de los que disponíamos hubiera sido una total imprudencia, por no decir una apología al suicidio asistido. No; si queríamos hacer algo además de salir con vida, necesitábamos jugar de forma inteligente con las cartas que teníamos a nuestra disposición.

- Mira allá, a la derecha. Detrás de la casa -susurré en voz muy baja agazapada al lado de mi compañera- Hay caballos en el establo y están nerviosos. Podemos usarlos como una distracción. Si vas por la zona exterior y das un pequeño rodeo no te verán. Si consigues liberarlos del establo escaparán en estampida y eso atraerá la atención de los Emergidos, dándome a mi el tiempo necesario para acercarme por el patio trasero y colarme por una de las ventanas para ver si hay supervivientes en el interior -en mi cabeza el plan se antojaba arriesgado pero efectivo... Eso fue hasta que un dragón penetró en el campo de batalla con las fauces y las garras por delante- ...o también podemos usar un dragón con la fuerza de veinte carretas y dejar que lo destroce todo. Bien. Perfecto. Por qué no -no pude hacer más que poner los ojos en blanco e indicarle a mi compañera que la segunda parte del plan seguía en marcha.

Así pues, dejé que Quinn actuase como baza de apoyo en la batalla y mientras Hakuryuu causaba estragos en las filas enemigas, yo me escabullí sigilosamente como una rata de campo poniéndome a cubierto tras los distintos objetos que iba encontrando por el camino -conseguí empapar un pedazo de trapo en el abrevadero del ganado- hasta alcanzar una de las ventanas del piso inferior. Los cristales estaban rotos y el incendio aún no se había propagado lo suficiente en aquella habitación, así que me impulsé y entré en la vivienda.

- ¡¿Hola?! -tosí varias veces. El calor era casi insoportable y costaba incluso de respirar, así que no tardé en ponerme el trapo húmedo sobre la cara para evitar respirar humo- ¡¿HOLA?! ¡¡¿HAY ALGUIEN?!! -grité aún más fuerte. No tenía demasiadas esperanzas, pero lo dicho... Necesitaba al menos intentarlo. Mi conciencia estaría mucho más tranquila de saber que hice todo lo que pude.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Narrador el Miér Feb 17, 2016 3:59 am

El equipo reagrupa un poco; el manakete alcanza la locación de la compañera más cercana y distrae la atención de los emergidos de la zona, mientras ella ingresa al hogar dañado. Dentro, hay señales de lo que podría parecer un robo; despensas abiertas, nada de valor a la vista, muebles levemente movidos de lugar. No obstante, lo que falta es más víveres que cualquier otra cosa, no hay señales de daño ni manchas de sangre por allí.

Por otro lado, el pegaso se acerca a la locación de los emergidos, y así su jinete llega a ver el punto del que están entrando y saliendo: una oscuridad insondable abierta en la tierra, un agujero de metros y metros de diámetro similar a una cueva, pero en una caída hacia abajo tan empinada que asemeja más a una caída hasta el inframundo.

Fuera del agujero, son muy pocos los emergidos que quedan, pues todos los demás han desaparecido dentro.

Se inicia la MODALIDAD DE MAPA.


Durante este combate, todos los movimientos de los aliados (sprites en colores de acuerdo a cada personaje) y los enemigos (sprites en rojo) serán representados en el mapa, que corresponde al área que les es visible.



Hay 4 emergidos en el área inmediata. Aunque se hallan lejos, su atención se vuelve hacia la caballero pegaso que ha aparecido.


MODO DE USO Y REGLAS:

MODALIDAD DE MAPA:

1. Los posts se redactan normalmente. Pueden ser tan extensos o breves como el usuario desee. Sin embargo, cada personaje sólo podrá atacar a un enemigo por post. El ataque puede ser tan complejo o simple como el usuario desee (simplemente un ataque directo con el arma, o hasta un completo triple salto mortal desde detrás culminando en un tacleo con el arma por delante, etc.), pero al fin y al cabo 1 ataque.
2. En caso de usar un item o realizar una curación por báculo, también es 1 por turno.
3. El uso de un item y solamente el uso de un item es combinable con otras acciones. Se puede usar 1 item y luego atacar en el mismo turno, o usar 1 item y luego curar mediante báculo.


4. Se aplican niveles de arma, siendo el acero superior al bronce, y la plata superior al acero, con las características laguz (garras, aliento, etc) estando al nivel del acero. Un arma dos niveles superior (ej: plata respecto a bronce) rompe la otra. Un usuario de arma superior derrotará a uno de arma inferior apenas acierte un ataque. Usuarios de armas equivalentes necesitarán 2 ataques (2 turnos) para derrotarse, aunque claro, contar un vulnerary o un healer prolongaría la resistencia.
5. Se aplican pautas de superioridad e inferioridad de armas. La superioridad de arma no define la victoria o derrota de un enfrentamiento, sólo puede causar que según el control de Narrador un ataque falle ocasionalmente (ya sea que en la escritura alguien bloqueó, falló, el arma se cayó etc.). Las pautas son: usuarios de espada tienen ventaja sobre usuarios de hacha, usuarios de hacha tienen ventaja sobre usuarios de lanza, y usuarios de lanza tienen ventaja sobre usuarios de espada. Tanto dagas como arcos son inferiores a las armas directas, y equivalentes entre sí. Características laguz (garras, aliento, etc) son superiores a todo tipo de arma. La magia en su totalidad es equivalente a armas físicas y superior a características laguz. La magia oscura es superior a la magia elemental, la magia de luz es inferior a la magia elemental, y la magia de luz es superior a la magia oscura.


6. Narrador controla a los enemigos y modera, por ende, Narrador es quien dictamina si han muerto o no, qué clase de daño han recibido, etc.
7. Ya que los enemigos son el personaje que Narrador controla, se aplican las pautas usuales del personaje ajeno. No god mod (controlar lo que el personaje ajeno hace o el estado en que queda), no metarol, no ignorar acciones, etc


8. Se muestran los aliados y enemigos presentes en el área del campo de batalla. Aliados y enemigos lejanos, aparecerán al acercarse.
9. El entorno es el mostrado en el mapa. Si bien la movilización es totalmente interpretativa (el usuario puede escribir que su personaje se desplaza hacia donde guste y le parezca razonable), tener en cuenta cuerpos de agua, montañas, etc., como también que lo que no está en el mapa o no sea descrito por Narrador no existe en el entorno.


Última edición por Narrador el Dom Mar 20, 2016 2:49 pm, editado 1 vez
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Alice Schuberg el Vie Feb 19, 2016 8:55 am

Alice consiguió camuflar su presencia el tiempo suficiente para poder localizar el punto de "desaparición" de los emergidos. Un gran cráter capaz de permitir el paso de múltiples unidades a la vez, una cuesta tan pronunciada que difícilmente se podía diferenciar de la de un desfiladero y tan profundo que fue capaz de provocarle vértigo a una usuaria acostumbrada a las alturas. Era cómo si el camino a los infiernos hubiera trascendido los límites etéreos para tomar lugar en el mundo real, la ironía se daba en el momento que el suceso inexplicable de los emergidos se podía desembrollar con la existencia de ese hoyo, cuya aparición era tan inescrutable como la existencia del más allá. - Por Forseti, esto es... - el panorama era tan apabullante para Alice que hasta fue capaz de sacar su religiosidad interior, que era fuerte pero que solía reservar para si misma o para los clérigos del templo. - Esto es muy grave... ¿Cómo hemos podido ignorar esto? - estaba exigiendo mentalmente los culpables, responsabilidades militares ante esta negligencia, empezando por ella misma, pues su destacamento era el que desempeñaba las labores de vigilancia.

De nada servía lamentarse, la única solución posible era la de dar parte inmediato a sus superiores sobre este suceso y participar sin descanso en las labores de purga de todas las zonas con túneles como este. Empezando con uno de los rezagados que localizó al norte, los emergidos se podían contar con los dedos de una mano, se había acabado el tiempo del sigilo. Eso sí, ninguno de esos seres debía escapar con vida o estaría en peligro su operación. La altura era considerable, suficiente como para precipitarse a velocidad máxima sobre lo que parecía ser un hombre sin armas de gran calibre, pues no pudo distinguirlas a simple vista. Alice iba a cobrarse su particular venganza por los asesinatos de aquella noche, de aquella madrugada. - ¡Por Silesse! - Ese grito de guerra daría inicio a la contienda, jinete y pegaso impactaron cual proyectil encima del emergido, que se encontraba en una zona derruida en la que sólo quedaban las raíces de pilares y paredes. El aterrizaje levantó una extensa nube de nieve, Alice esperaba un cuerpo caído, atravesado por su lanza debajo de esa nube de escarcha. O al menos golpeado por la montura, de alguna u otra forma herido, pero no estaba segura de eso.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Falcon Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
293


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ruptura II [Alice, Keeva, Kija, Quinn]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.