Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Aprendiendo lo básico (Priv.)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Gaius el Lun Dic 28, 2015 12:04 am

Gaius sintió el impulso de Saabirah sobre su pecho, si bien solo lo había echo trastabillar y caer sentado hacia atrás le dio tiempo a la hechicera de liberarse de él y correr hacia el dragón. Acaso estaba loca? Porque corría hacia esa cosa!? Tenían que alejarse de ella y lo más rápido posible. Gaius trataba de incorporarse lo más rápido que podía, pero su propio nerviosismo lo hacia enredarse en sus propias piernas.

La vio y escuchó dirigirse al monstruo, dedicarle palabras y gestos amorosos, palabras que también le había dedicado a él. Paralizado en su sitio, sintió como los celos imponían presencia sobre el miedo. La sangre se le agolpaba en las cien, mientras apretaba los puños con fuerza. No importaba el miedo que sentía por el monstruo, si tenía que arrebatarle a la muchacha, lo haría.

Vio como la zarpa se cernía sobre la pelirosa. La vio, aún estando atrapada en las garras de la criatura, dedicarle dulces y conmovedoras palabras. Como podía seguir siendo tan amorosa con aquel monstruo? Acaso estaba ciega? Gaius se tapó las orejas con las manos, ya no podía soportarlo, sentía como si se le clavara una flecha en medio del pecho, y esa sensación era más poderosa que el miedo que le causaba el monstruo. Con los dientes apretados se incorporó a tropezones y corrió rápidamente hacia la criatura. Daga en mano y sin dudarlo, clavo su hoja en la garra que mantenía atrapada a la hechicera. No pensaba con claridad, los celos y la ira dominaban sus movimientos y lo mantenían completamente cegado.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Kija el Mar Dic 29, 2015 5:29 am

Habia logrado atrapar "algo" bajo su zarpa, mas cuando se acerco a admirarla pudo notar que no era la presa que el esperaba si no una mujer humana a la que no podía reconocer en ese momento. No obstante la criatura se detuvo cuando esta habia comenzado a hablarle, escuchándola cuidadosamente tal como Kija lo hacia desde el primer día en el que se conocieron.... aun atrapado dentro de su propio frenesí su esencia seguía latente. La mirada furiosa del dragón se suavizo unos momentos conforme ella hablaba pues era verdad que recordaba vagamente las palabras y las promesas que le había dedicado... poco, pero recordaba a la pelirosa.

Fue en ese momento que, de improviso el ladrón al que prácticamente había ignorado mientras escuchaba a la hechicera estaba corriendo hacia ellos enterrando su daga en un punto blando que había entre las grietas que conectaban sus escamas. Kija soltó un gemido de dolor que salio de su garganta como un rugido, apretando el agarre que tenia en la muchacha como un acto reflejo y enterrándole un tanto las garras en el proceso. El dragón arrojo a la pelirosa a un lado y sacudió su pata lastimada que había comenzado a sangrar un poco pues ciertamente un arma así de pequeña no podía hacerle una herida muy profunda.... era mas bien como si una avispa le hubiese encajado el aguijón. La mirada del manakete se volvió afilada nuevamente, esta vez tornándose agresiva y mucho mas molesta que en un principio pues aquel humano lo lastimo ya 2 veces por lo que aquello había dejado de ser un juego para el.

Kija intento agarrarlo entre sus fauces tal y como lo había hecho con el traficante de esclavos con la clara intención de prensarlo entre sus lagos colmillos, táctica que al parecer ya se le estaba haciendo costumbre. Para su sorpresa aquello no fue tan sencillo como lo pensó en un principio.... aquel era mucho mas rápido y ágil que cualquier oponente que hubiese enfrentado antes y, a diferencia del estrecho callejón que le había facilitado atrapar al esclavista aquel campo abierto le daba total libertad de movimiento al pelirrojo y jugando en contra del dragón que se movía relativamente mas lento, no obstante bastaría solo con acertar un ataque para fulminar al ladrón mientras que las escamas de Kija hacían difícil la tarea de asestarle un golpe que le hiciera un daño decente. Finalmente y harto de lidiar con su escurridizo oponente comenzó a acumular su hálito de energía que empezó a brillar en su pecho, no necesitaba ser exacto con ese ataque, solo atinar en el área en la que el ladrón estaba y su arma mas mortal haría el resto, alzo la cabeza y saco el pecho dando la señal de que estaba listo para atacar con aquella fuerza devastadora.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 29, 2015 8:03 am

Sentía que sus palabras le llegaban un poco y se emocionó al ver que la mirada del dragón cambiaba para asemejarse a los ojos del chico que una vez conoció. -"Así que no está completamente perdido..." -pensó, mientras él la observaba y parecía comprender vagamente el significado de sus palabras. Pero no pudo decir nada más porque Gaius estaba furioso, de nuevo. ¿Qué podía molestarle de que intentase salvar a su amigo y, de paso, evitar que calcinase la ciudad entera? No lo entendía pero su enfado llegó a tal punto en que atacó la garra en que ella estaba atrapada, con intención de que la soltase. ¿Cómo había llegado hasta allí? ¿Acaso había traspasado la barrera, o ya se había terminado su duración y el tiempo le pasó en un periquete? La zarpa, ante la agresión, se prensó a su alrededor y le clavó parte de las garras, teniendo suerte de que fuese en el ala derecha del cuerpo y no hubiese interferido con el corazón. Contuvo el dolor apretando los dientes pero un leve quejido se le escapó, así como un chillido cuando la lanzó hacia un lateral.

En el suelo, se aseguró de no estar en peligro y luego se llevó la mano izquierda al costado derecho para palpar cuán profunda era la herida. El dolor no le dejaba percibirlo de por sí, pero no parecía el tipo de arañazo que mata a nadie, no en vano había sido involuntario. Clavó la mirada en su palma de la mano, el conjunto de tajos independientes de cada garra sangraba bastante. Podría haberse vendado la herida pero tenía preocupaciones más acuciantes, como saber que él ahora iba a tomar represalias contra Gaius, algo que no podía permitir. Había visto los efectos de todos aquellos movimientos y, si bien esquivar zarpazos y mordiscos estaba entre su destreza, ese hálito descomponía lo orgánico al tacto.

Se levantó y tuvo que tomar una decisión que no le agradó en absoluto para detenerle. Grimorio en mano, convocó un rayo lineal encima del manakete para que el daño que le causaba frenase aquella táctica. Se acercó a él. -Lo siento, Kija, pero jamás te permitiré que mates a Gaius. -le dijo, severa pero sin mirarle en ningún momento, con la vista desviada y expresión de dolor porque le pesaba tener que hacer eso para detenerle. Sabía que eso iba a ser doloroso y podría constituír el detonante de que perdiese el poco control que le quedaba, que se enfocase en atacarla a ella, pero no le importaba. -¡¡Da igual cómo, pero aléjate de su aliento!! -previno a Gaius, alterada pero llena de razón. Exponerse no era un riesgo que valiese la pena correr. No quería seguir viendo cómo se destruían entre ellos... O lo intentaban.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Gaius el Sáb Ene 02, 2016 2:55 pm

Gaius estaba más que confundido. Primero había visto a la descomunal bestia llenar su boca con una extraña y flameante luz blanca, no sabía mucho de dragones pero había escuchado unas cuantas leyendas por lo que no era difícil adivinar lo que pasaría después, pero antes que el ladrón pudiera pestañar dos veces el monstruo fue embestido por un potente rayoQue lo tumbo de costado haciendo un gran estruendo. Atónito el ladrón contemplo la escena sentado en el suelo sin saber lo que estaba pasando, si sabía que le debía la vida a ese rayo. Se incorporó para comprobar si su contrincante iba a contratacar pero solo encontró a la criatura tumbada en el suelo dando ligeras e involuntarias convulsiones. Claramente el rayo lo había atontado pero el ladrón no podía desaprovechar la oportunidad de oro que se le presentaba pues el entumecimiento no duraría mucho tiempo, si quería resultar victorioso debía atacar ahora.
Estaba por dar un paso hacia la espalda del monstruo, cuando la imagen de la hechicera cruzo su mente. Que estaba haciendo? Otra vez actuaba de forma tan vil y delante de ella? El recuerdo de las garras del dragón estrujando a la muchacha volvió como un rayo a su mente. Había olvidado por completo que la joven había resultado herida en combate, desesperado giro sobre sus talones y la busco desesperadamente, la encontró tendida sobre su costado, sus heridas sangraban copiosamente mientras la agotada muchacha reposaba con la mirada perdida hacia el lugar donde había caído su ataque.
-Saab!- Exclamo.
Corrió presuroso a su lado, la sostuvo suavemente mientras trataba de cubrir sus heridas. No eran demasiado profundas pero era primordial detener el sangrado. Apoyándole la cabeza sobre su hombro sacó su propio vulnerary y se la dio a beber a la muchacha. Acto seguido, corto girones de su propia capa e improviso vendajes con los que detener el deterioro de la joven.
-Oh….Saab…- El bandido no tenía más palabras. Todo era su culpa. Suya y de sus celos.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Kija el Dom Ene 03, 2016 1:37 am

El manakete estaba ya por lanzar su hálito de energía, deseaba terminar de una vez con aquella amenaza y quiza, solo quiza recuperar algo de paz pues de forma inconsciente relacionaba al ladrón que le atacaba con su confusión emocional y mental. Su pecho brillaba con intensidad y abrió sus fauces para soltar aquel rayo de energía letal sobre su enemigo mas antes de poder liberarlo un rayo se formo de la nada sobre el y cayo implacable sobre la criatura de blancas escamas tornasol dejandole fulminado en el piso.

En ese momento Kija estaba totalmente fuera de si, ya no era capaz de pensar en nada... o bueno, en nada que no fuera el intenso dolor que le recorría todo el cuerpo desde adentro causándole quemaduras serias en todo el cuerpo. La criatura entonces soltó algo parecido a un gemido de animal herido mientras intentaba estabilizarse nuevamente, agitando sus alas traslucidas cuyo brillo ahora estaba opacado y contorsionando su cuerpo golpeandose varias veces contra el piso en ese momento.

"Duele.... duele mucho...."

Era lo unico que ocupaba su cabeza en ese momento, incluso rayando ya la inconciencia. En una ocacion un rayo le habia rozado la pata pero no era nada comparado a haber recibido un ataque de lleno, estaba asustado, adolorido, alerado.

"Casa.... quiero regresar a casa.... a casa...."

Un lugar seguro, un sitio para refugiarse y descansar, reponer las heridas y estar tranquilo. Deseaba regresar a su hogar, abrigado por una calidez nostálgica de la cual tenia recuerdos borrosos en ese momento, pero su casa en Hoshido estaba a un mar de distancia y lo mas cercano que tenia a su hogar era el gremio de la jauría gris. Se había quedado en el piso un rato, respirando pausadamente pero sin perder su transformación pues según su instinto era lo único que realmente lo mantenía seguro. Fue así que, reuniendo sus ultimas fuerzas Kija logro ponerse de pie, fijando su mirada en la ciudad y soltando nuevamente aquel gemido lastimero casi como si pidiera ayuda, poco después, cojeando y arrastrando las alas el híbrido se encamino de regreso a la ciudad sin nada mas en mente que refugiarse y escapar de aquellos rayos tan terribles que le atravesaban la piel y lo quemaban desde adentro.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 03, 2016 2:24 am

Procuró acercarse al dragón para verificar su estado, totalmente consumida por el remordimiento de haber tenido que electrocutarlo. Necesitaba saber que se encontraba bien. El gemido que había emitido antes de caer le fulminó el alma como si se hubiese lanzado el rayo a ella misma. -"Kija... No... Soy demasiado horrible para reclamar tu amistad. Soy un completo fracaso. Debería morirme desangrada, es lo mejor que puede pasar." -pensó, sabiendo que no había podido protegerle adecuadamente, ni a él ni al ladrón con quien compartía otro tipo de intimidad. Se sentía como si todo aquello le viniese muy grande, había estado sola toda su vida... Ni un amigo con quien jugar por considerarla una "bruja", ni mucho menos una pareja. Sola. Fingiendo ser inquebrantable por puro orgullo, solo bajando la guardia progresivamente a medida que se dejaba llevar por la calidez que esas personas iban compartiendo con ella por vez primera en la vida. Quería aferrarse a esas manos y no volver a soltarlas nunca más, no volver a caminar sola. ¿Era tanto pedir? Quizás sí para ella.

Influyendo su estado mental en el físico y provocando que sus fuerzas cediesen, se desplomó en el suelo al entender su cuerpo el mortecino deseo. Con la mano extendida hacia la víctima de su ataque, se precipitó sobre su costado y observó cómo parte del futuro que había deseado se desvanecía ante sus ojos. Pero luego cerró los párpados y se repitió cuánto se lo merecía. Cuando ya se había dejado, notó una mano levantando su torso y oyó su nombre. Atontada, se dejó caer sobre su pecho con la respiración algo pesada. Apenas se enteró de nada hasta que ingirió del vulnerary que le tendieron y abrió algo más los ojos mientras él apretaba sus heridas para evitar su sangrado. -¿Gaius? Eres una hermosa visión. -respondió, con la voz algo más baja de lo pretendido, estaba algo aturdida. -¿Qué ha pasado? ¿Por qué has dejado de creer en mi? -preguntó, con los ojos ligeramente vidriosos. No comprendía del todo el asunto, ingenua de ella, pero solo un ciego podría no darse cuenta de que se sentía furioso y traicionado.


-No sé lo que ha pasado, pero podemos hablar luego. Estoy segura de que se trata de un error. Kija es un buen hombre, es mi amigo. -justificó, mientras veía por el rabillo del ojo cómo éste lloriqueaba de nuevo y huía por el dolor que su magia le causaba. Tomó la mano de Gaius con la suya. -Y tú parece que eres mi ángel de la guarda... Así que, ayúdame a salvarlo. Por favor. Tiene problemas serios ahora mismo, está fuera de sí, él nunca hubiese reaccionado así. Pero ahora está débil... Por mi culpa. Es vulnerable físicamente. Por favor, Gaius, ayúdame, tengo que salvarlo de sí mismo. Él está solo como lo hemos estado tú y yo, no puede irse pensando que no tiene a nadie en el mundo. -pidió, implorando, mientras apoyaba su escaso peso en el cuerpo de Gaius para levantarse. Lo miró, ya en pie, sonriendo levemente pero claramente apesadumbrada por las circunstancias. Con un gesto, lo invitó a ir con ella y echó a correr.

-¡¡Paaara, Kijaa, te lo ruego!! -exclamó, con total desesperación en la voz, casi al borde del llanto. Corría con la mano en las heridas, doblada. Se sentía mucho mejor desde haber tomado el vulnerary, pero tampoco era tan eficaz como la magia y por ello aún notaba pequeños tirones dolorosos al hacer el esfuerzo en una postura en que intentaba que no se le abriese la herida. No podía alcanzarle pero veía desde la distancia que su color palidecía alarmantemente. Preocupada, pegó un acelerón y le tiró de la cola. -¡Te prometo que no debes tener miedo! Nadie volverá a hacerte daño. ¡Lagartija inerte, devuélveme a mi amigo! ¡Vuelve a ser quién eres en realidad! ¡¡KIJA!! -berreó, con una voz exageradamente aguda, aferrándose a su cola y jamás dispuesta a soltarlo. Trató de llamarle una vez más, ahora como una loca desbocada a quién se le terminaban las opciones y desconocía cómo proceder. Tal vez no fuese la mejor amiga que podría tener, pero le quería y mucho.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Gaius el Miér Ene 06, 2016 6:14 pm

-A-amigo?- preguntó incrédulo el bandido. Su respiración seguía agitada, sus manos todavía le temblaban. Tenía sobre su regazo a la persona más importante de su vida, y estaba siendo testigo como sus improvisados vendajes se teñian más y más de rojo. Cuanto demoraría en hacer efecto la pócima? El desesperado ladrón no sabia que hacer. Si darle otra ración, si correr en busca de ayuda, o si solo quedarse con ella y esperar. Tenía la mente muy embotaba como para ver con claridad la situación.
-Ese monstruo es tu amigo? Saab, casi te habré en dos hace unos momentos! Como puedes llamarla tu amigo?.- el terco ladrón era incapaz de darse cuenta que si no hubiera atacado y enfurecido a la bestia, esta nunca se hubiera salido de control. No, a sus ojos él no era culpable de nada, y como siempre, la culpa era de los demás.

La hechicera se sintió mejor, y usándolo como muleta se puso de pie para enseguida correr tras la criatura. Gaius entendía a medias lo que le decía. Que ese monstruo era como ellos? Que necesitaba de su ayuda? Ese monstruo debería estar muerto! Y su cabeza decorar la sala de algún palacio. Como podía la muchacha tener tan buena opinión de ese adefesio? Miró la espalda de la muchacha mientras se alejaba a tropezones tras el monstruo. Que estaba dañado en su mente? Como podía estar tan ciega? Acaso lo amaba tanto? Era ese fenómeno el verdadero dueño de su corazón?
Gaius apretó los puños y tomo aire lentamente. Ideas locas le corrieron por la mente, pero demasiado locas como para que el ladrón las llevara a cabo, y por sobre toda la locura el recuerdo de los labios de la muchacha primaban en su mente manteniendo atada a su bestia interna. No, no se dejaría llevar por sus impulsos tan fácilmente. El bandido comenzó a seguir los pasos de la joven, albergando la esperanza que todo esto fuera un mal entendido, y al mismo tiempo a sabiendas que la bestia estaba herida y atontada, presa fácil para su daga. Si llegaba a siquiera rozar un leve cabello de la muchacha…. Ahí ya no habría ataduras para su monstruo interior.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Kija el Jue Ene 07, 2016 3:13 am

El cuerpo le dolía con cada paso que daba, sus alas arrastraban en el piso incapaces ya siquiera de retomar su lugar correspondiente debido a la falta de fuerzas. Habia sido demasiado arrogante quizá o su sangre misma fue la que le jugo aquella mala pasada creyéndose un ser superior como tantas veces negó serlo.... en ese momento lo confirmaba, en realidad era tan mortal como cualquiera de los humanos a su alrededor, no era intocable ni mucho menos un ente invencible.

Sintió un pequeño tirón en su cola pero aun falto de fuerzas podía seguir avanzando sin problemas pues no había manera alguna en que la joven pudiera detener su avance.... o eso parecía hasta que grito el nombre del híbrido, el cual se detuvo en seco casi al instante. El manakete volteo la cabeza entonces para mirar a la hechicera, sus pupilas aun estaban contraídas dando testimonio de que aun no recuperaba los cabales pero por lo menos parecía responder a su propio nombre, aquel que significaba tanto para el y solo revelaba a personas en las que realmente confiaba.

- Gyyyyaahhhhhhh!!!!!! -

Le soltó aquel rugido que mas bien sonaba como un grito, un gemido igual a los que había soltado anteriormente como si la bestia se estuviese quejando con la pelirosa por las heridas que tenia en el cuerpo, pidiéndole que le soltara ya que la reconocía como aquella que podía invocar aquellos mortales truenos pero, al mismo tiempo como la que lo estaba llamando por su nombre tan desesperadamente. De la misma manera chillo en cuanto el ladrón volvió a acercarse corriendo probablemente siguiéndola a ella reconociéndolo como aquel que no solo le había agredido estando en su inofensiva forma humana si no que se las había arreglado para lastimar su pata la cual aun sangraba un poco. Intento retroceder nuevamente pero la falta de fuerzas solo logro que sus piernas le dejaran caer nuevamente dejandole tendido contra el piso sin poder hacer nada mas que seguir gimiendo de forma cada vez mas lastimera. El rayo habia causado estragos en su cuerpo y aquello se notaba por varias escamas que estaban levantadas dejando grietas visibles en todo su cuerpo y que debilitaban la antes impenetrable armadura brillante del manakete.

Aun así, no parecía querer permitir que ninguno se le acercara, chillando y mostrando los dientes como una advertencia de que intentaría defenderse hasta su ultimo aliento, despues de todo ambos eran una amenaza para el en ese momento.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Invitado el Jue Ene 07, 2016 5:09 am

El manakete no cesaba su avance por más que ella tirase, desconsolado y berrando como si esperarse que alguien le ayudase. La pelirrosa no podía pararlo, pues la fuerza de un humano era la misma que la de una hormiga para él y ella era incluso inferior, además de que estaba notablemente herida. Afortunadamente, se paró y giró cuando escuchó su nombre, demostrando que seguía recordando su identidad. Ella había soltado la cola y ahora lo miraba con empatía, sabía que estaba sufriendo física y emocionalmente, teniendo los dos presentes la culpa. Kija era una criatura buena y tan pura que todo en su ambiente lo volvía corruptible, ellos eran jóvenes provenientes de un ambiente marginal, acostumbrados al lado oscuro de la vida e inmunizados ante él. Los quejidos ante esa verdad proseguían y varias amenazas dentadas eran proferidas hacia ambos, en especial ante ella por ser quien se encontraba adyacente.

Su pareja se encontraba tras ella, daga en mano y aparentemente listo para atacar, por lo que se temió lo peor. Situándose entre ambos, estiró un brazo con la palma de la mano extendida hacia cada uno de ellos, pretendiendo detener sus impulsos asesinos. -¡¡Ya basta!! ¡No podéis heriros sin hacerme daño a mi también! -se anticipó a la posible horrorosa reacción del par de hombres furiosos que se encontraban junto a ella, cada uno fuera de sí por motivos distintos. Pero el movimiento había sido muy brusco y la herida se abrió ligeramente, por lo que se encogió hacia delante y abrazó sus propias entrañas. Flaca y menuda como ella era, aquel zarpazo suponía una amenaza mayor que para cualquier otra persona. Comenzó a sudar con mayor intensidad pero se reincorporó y trató de disimular su estado. Caminó hacia Gaius con la mirada algo más ausente, debido al dolor que la dominaba en el momento.

-Está asustado como un animalillo indefenso. No pretendía atacarme, tienes que creerme, él no es así por naturaleza. Algo está pasando en su mente, no es el de siempre. No lo entiendo... -explicó, justificando la conducta de su amigo, sabiendo que algo iba mal espiritualmente. Los magos eran confiables con esas cosas, no eran manaketes pero tenían un instinto natural otorgado por fuerzas superiores de la naturaleza, podían sentir algunas irregularidades. Y ella no sabía explicar qué sucedía, mas comprendía lo sustancial y la tribulación se reflejaba en su rostro. Miró fijamente a Gaius y puso su mano sujetando su muñeca, con la que aguantaba la daga. -Yo creo en tu buen corazón, Gaius. No te imaginas hasta qué punto te admiro por lo bondadoso que eres. Siempre he visto quién eras a pesar de todas las máscaras que empleas para poder ser más fuerte que los problemas. Conozco a tu verdadero dulce yo y te quiero. -le sonrió, pese al esfuerzo que era evidente que ya le costaba siquiera hablar o caminar, sonrió con sinceridad y afecto. Eran esos sentimientos hermosos y puros que alguien poseía por su primer y único amor hasta el momento. No le creía perfecto, no estaba en esa fase de idealización que la mayor parte de chicas tontas atravesaban, pero sí le veía como alguien en quien siempre podría contar y que no quería ver sufrir jamás de los jamases. Pero estaba pasando y no sabía cómo reaccionar. -Tienes que creer en mi, por favor. -se refería al asunto que tenían pendiente con salvar al albino, pero podía aplicarse inconscientemente a la problemática amorosa que tanto le había molestado. Elevó las punteras y posó sus labios sobre los de él unos segundos para apoyar sus palabras y su sinceridad. Ella le quería, pero eso no excluía a sus amigos de la ecuación y tendría que aceptarlo. ¿Es que también le iba a hacer eso a Sothe? Estaba preocupada por no comprender lo que le ocurría, trató de calmarle con su cariño antes de embarcarse en algo que quizás la hiriese más pero que era por una buena causa.

Intentó ir hacia el dragón pero el cansancio hacía tal mella en ella que se cayó sobre sus rodillas. Había quedado a un metro aproximadamente del peligroso rostro del dragón. Posó el tomo en el suelo para que quedase lejos, sabía que el inconsciente del albino seguiría recordando que ese era su catalizador y sin él estaba indefensa. Confiaba también en que la entendiese. Se acercó un poco más yendo a gatas y extendió la mano hacia él, incluso si la quería morder, pretendiendo acariciarle el morro suavemente. -Kija, por favor, se acabó. Vamos a olvidar todo esto. Podemos ser todos amigos, ¿no era eso lo que querías? Te emocionaste tanto cuando entendiste que había un lazo de amistad entre nosotros... Hoy quiero ser yo quien se emociones al recuperarte. Por favor. -imploró, con los ojos llenos de lágrimas que luchaba por contener y le quebraban la voz. Casi lloraba por dolor, de desasosiego y por la tristeza de que los tres se habían intentado matar de forma estúpida. Los quería tanto a los dos que no podía dejar de cuidarlos mutuamente, incluso si era de formas distintas.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Gaius el Jue Ene 07, 2016 1:03 pm

Ahí estaba Gaius. Enfrente a él el malherido dragón que bufaba y gruñía agazapado en el suelo, presentando una imagen lastimera que al bandido se le antojaba exquisita, pero dentro del mismo cuadro la mano de su amada lo frenaba, como si ella ya se hubiera anticipado a sus acciones. El ladrón, que observaba a la tambaleante muchacha completamente destrozada por las garras del monstruo, tubo que apretar los dientes para no volver a embestir contra la bestia. Haciendo caso a la hechicera, se mantuvo en el lugar, muy a pesar de que cada fibra de él quería hacer pagar a aquella monumental lagartija.

“Todo es culpa de ese monstruo” de decía, “como puede estar Saabirah tan ciegamente enamorada de un bicho así. Acaso no le basto? He hecho algo malo para ella? Le gustarán las bestias más que lo de su propia especie?” el bandido comenzaba a darse cuenta de que en realidad, no había compartido tanto tiempo con la muchacha como para poder contestar ciegamente ninguna de esas preguntas. Pero haciendo memoria, recordó la primera vez que la conoció, sus caricias, sus labios… No, a pesar de que no supiera todo sobre ella, quería saberlo! Y no se iba a dejar derrotar por un ser de otra raza, por más grande que esta fuera.

La muchacha le retiró la mano de la daga y volvió a tambalearse hacia el dragón, pero no pudo dar más de un par de pasos que cayo rendida sobre sus rodillas. A pesar de estar herida en el suelo, seguía hablándole con dulces palabras al monstruo, cosa que le hacia hervir la sangre. A pesar de eso, el bandido ni dudo en correr a socorrerla. Tomándola desde su costado sano, la apoyó contra su brazo derecho, mientras la ayudaba a enderezarse.
Miró a la criatura a los ojos. “Esto es tu culpa! Mira como la has dejado! No toques lo que es mio!” le gritaba internamente, al punto que tubo que morderse el labio para no decirlo en voz alta. Volvió su atención hacia la hechicera, y al hacerlo suavizó las facciones de su rostro, dedicándole una tierna sonrisa a la joven. Le levanto el mentón y la beso. Pero no era un beso tierno, era uno cargado de pasión, que obligaba a la muchacha a caer sobre su brazo, y este le sostenía la cabeza y la espalda. En medio de tal acto, el bandido abrió los ojos y le dedico una desafiante mirada a la criatura. “No toques lo que es mío” se volvió a repetir.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Kija el Jue Ene 07, 2016 10:58 pm

El manakete no podía hacer mas que mirar a los dos humanos frente suyo, la pelirosa que le hablaba dulcemente y el pelirrojo que prácticamente lo desollaba con la mirada. Kija se sentía cada vez mas cansado, como si sus sentidos hubieran comenzado a apagarse uno a uno hasta dejar en la criatura una mirada vacía acompañando una respiración entrecortada. Las palabras de la joven se hacían cada vez mas difusas y lo único que fue capaz de ver antes de cerrar totalmente los ojos fue aquella mirada penetrante retorica, llena de rechazo y de odio, una mirada a la que ya estaba acostumbrado pero que no dejaba de molestarle. 

La luz blanca por fin invadió su cuerpo entero una vez mas revelando el cuerpo del manakete en su forma mas vulnerable, una en la que hasta un simple puñetazo del ladrón había sido suficiente para hacerlo sangrar. El muchacho de blancos cabellos respiraba con ligera dificultad jalando aire por la boca y sin las escamas que antes le recubrían el cuerpo ahora era fácil notar todas las quemaduras que el relámpago le había dejado, por otra parte y al igual que había sucedido el día anterior al pelear contra los emergidos Kija no respondía a ningún tipo de estimulo externo. 

Desde el momento en que intento escapar buscando refugio su cuerpo ya se encontraba entrando en estado de letargo para reponerse de las heridas que el rayo le había provocado y al no poder correr a ningún lado dicha condición simplemente termino por activarse. Los efectos de dicho estado no se hicieron esperar pues los antes desbocados latidos de su corazón se habían bajado el ritmo a uno mucho mas tranquilo y su respiración poco a poco empezó a estabilizarse hasta llegar a ser calmada pero constante. Sus músculos agarrotados por la descarga eléctrica se habían relajado totalmente facilitando así la recuperación y se notaba en su rostro un gesto totalmente tranquilo.... no había dolor, no había angustia, básicamente todo lo que no fuera estrictamente necesario para su sobrevivencia se había "apagado" y así centrar todas sus energías en recuperarse tanto física como mentalmente.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 08, 2016 2:43 am

Pudo percibir la mirada perdida del manakete al verles, ausente, parecía neblinosa, como la de aquellas personas que estaban al borde del desvanecimiento. Si bien no conocía el modo de sanar a alguien y no lo sabría hasta convertirse en sabia, sí había visto a muchos enfermos acudir en ese estado al auxilio de su padre y no siempre por su propio pie. Era señal de que se encontraba verdaderamente mal, saber eso la preocupó notablemente. Llegó a rozarle el hocico y a hacerle una caricia porque ni fuerzas presentaba ya para seguir gruñéndoles a ninguno de ellos, depositó su concernimiento por él en aquel gesto, comprobando que estaba muy debilitado. Pero no podía acercar a él más que las yemas de sus dedos porque se había desplomado a cierta distancia de su enorme cuerpo y no tenía posibilidad de aproximarse porque tampoco le quedaban apenas fuerzas para reptar.

Volvió a sentir una de esas cálidas manos que conocía tan bien rodeándola para ayudarla a levantarse sobre uno de sus brazos. Trató de reincorporarse con todas sus fuerzas, no pudiendo dejar de temblar por el esfuerzo que estaba ejerciendo para levantarse. Empezaba a sentirse fría también, dolorida, necesitada de descanso. Igualmente, sonrió al sentir el aroma de alguien que le resultaba familiar y abrió los ojos para contemplarle, éste le devolvió el gesto con una mirada tierna y un beso plagado de pasión. Perdió la noción del tiempo y el espacio mientras aquella unión tenía lugar. Estaba tan debilitada que agradeció el poder de su brazo para mantenerla unida a él porque no quería despegarse más en lo que le quedaba de vida. Llevó las manos a su pecho y agarró su camisa con todas las fuerzas que le quedaban, besándole con toda la intensidad de la que era capaz en ese estado. Pero una duda le asaltaba la mente: ¿Por qué en ese momento tan crítico que estaban viviendo? Ignoraba el duelo de miradas que acontecía a su alrededor.

Cuando aquello acabó irremediablemente, le miró a los ojos, sorprendida y todavía vulnerable en apariencia. Ella también le quería y sentía que el corazón iba a salírsele del pecho en ese momento. Se abrazó a él, por cariño y para no perder el equilibrio, mientras se sonrojaba notablemente. -...Siento estar siendo una carga, es lo que menos desearía a aquel a quien quiero. -respondió, de forma tímida y con la voz notablemente apagada por el agotamiento. Sin embargo, al ser tan bajita, también disfrutaba de escuchar el palpitar de su corazón y de alegrarse de que siguiese con vida. Recordó la promesa que le había hecho en su primer encuentro, que siempre defendería su vida porque él había cambiado la suya; incluso si las consecuencias no le agradaban en lo más mínimo, había vuelto a cumplirla cuando el trueno cayó sobre Kija. Inspiró profundamente por la turbulenta mezcla de sentimientos que se habían hecho un hueco en su corazón ahora confuso acerca de cómo actuar.

Presenció cómo el susodicho era rodeado por la misma luz prístina que emanaba cuando se hubo convertido y se preocupó por su desmayo inminente. Pero percibía su respiración incluso estando ligeramente alejada. -Así que, finalmente, se ha acabado... -comentó, en voz alta, sumamente aliviada. Era un comentario para sí misma, pero anunciaba algo que les interesaba saber a la pareja. Se puso algo más seria e hizo un tremendo esfuerzo para agarrar al pelinaranja de las muñecas. Su escasa vitalidad no le hacía rival para él, pero trataba de aprehenderle como si pudiese inmovilizarlo. -N-no hagas ninguna locura. Vamos a hablar... -tuvo que hacer una pausa para jadear un poco del esfuerzo, pero negándose a soltarle. Lo miró fijamente a los ojos, intentando ver en el espejo de su alma lo que sentía realmente. -¿Por qué estabas tan enfadado? ¿Hemos hecho Kija o yo algo malo? Yo no lo entiendo, he intentado buscar motivos que justifiquen tu agresión pero no lo consigo. Me gustaría que me lo explicases. -le pidió, aunque ya no le sonreía sino que le miraba con cierto reproche. No pensaba tener en cuenta el incidente hasta saber la verdad sobre el mismo. Entrelazó su mano con la de él que no portaba un arma y aguardó con paciencia por su reacción.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Gaius el Dom Ene 10, 2016 8:34 pm

La delgada muchacha sujetaba sus manos con la mayor fuerza que podía. En otro contexto y circunstancias habría tomado esto como una invitación de su parte, pero en el aquí y ahora no eran más que los manotazos desesperados de la muchacha por frenar al bandido. Como si hubiera leído su mente, esta lo dedicaba una severa mirada, haciéndolo desistir de sacar su daga y terminar lo que había empezado.
-Pst! Que porqué estoy enfadado? No te hagas la inocente!- le recriminó con enfado.
-Hace días que lo único que se rumorea en el gremio es como tu y un muchacho de pelo blanco van de aquí para allá muy acaramelados!-
-Y..y… aparte llego, para desmentir todas esas patrañas, y ..y … Te encuentro corriendo a sus brazos, los dos muy juntitos y felices! No lo niegues! Se muy bien lo que vi!-

Con un ademán busco liberó sus manos del agarre de la muchacha al tiempo que daba un paso para atrás.
-Como crees que me hace sentir? Todo lo que escucho día tras día es como mi chica se divierte en brazos de otro. Soy el hazmerreír a donde quiera que voy! –
-Aparte con este… este… monstruo?! Saab! Ni siquiera es de tu especie! –
se dio vuelta bruscamente, ya no podía ver a la muchacha a la cara. Como afrontarla? Se sentía profundamente dolido en su amor propio, pero el dulce rostro de la hechicera seguía dejando mella en su corazón, haciendo casi imposible que pudiera enojarse con ella.
Mirando hacia el piso continuó.
-Mira… yo… yo ya no se que pensar…-
Sacó de entre sus ropas un frasco de vulnerary y se lo extendió a la joven.
-Tómalo, por culpa de ese monstruo que tanto proteges … ahora lo necesitas más que nunca.- Apretó los labios.
-Yo ahora me marcho. Has… has lo que consideres mejor para ti. Si quieres, después buscame y podremos hablar tu y yo. Pero ahora…- levantó la mirada a la hechicera, y por más que trataba de contener sus lágrimas, un las amenazaban con surgir. Tenía mil palabras atoradas en la garganta. Quería caer a sus pies y rogar que lo perdonara y aceptara. También quería golpearla por traicionarlo. También quería golpearse a si mismo, al muchacho de pelo blanco, al tabernero que le había pasado el rumor…. En lugar de eso simplemente se dio vuelta y comenzó a caminar. Nunca miró hacia atrás, no quería que lo vieran llorar.
Afiliación :
- YLISSE -

Clase :
Trickster | Hero

Cargo :
Ladrón

Inventario :
Báculo de Heal [0]
esp. de bronce [0]
esp. de bronce [2]
Arco de acero [4]
.
.

Support :
Kija
Hanzo

Especialización :

Experiencia :

Gold :
166


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 10, 2016 9:33 pm

Por primera vez en el tiempo que llevaban conociéndose, él le estaba gritando con una furia intimidante. La increpaba por actos que ella no había tomado como tales y causó que se quedase sin palabras, aún agarrando sus manos sin poder moverse. Solo podía fijarse en la velocidad de sus labios al hablar y en sus expresiones de tan marcada furia, el sonido tardaba varios segundos en asimilarlo realmente. ¿Le estaba diciendo que abundaban los rumores de que ella lo estaba traicionando? ¿Todos pensaban que jugaba a dos bandas? ¿No era solo aquel timador sino que todo el mundo pensaba que Kija y ella estaban emparejados? Tragó saliva y notó que no le era especialmente sencillo, tenía un nudo en la garganta.

-Así es, has visto un abrazo, pero... -fue lo único que logró decir antes de que se soltase de sus manos con una brusquedad que prácticamente la desestabilizó. Más bien eran balbuceos temerosos, todavía estaba haciéndose a la idea del problema que estaban teniendo. Se quedó sin voz y notaba que le raspaba el esófago solo con la pesadez de la respiración. Estaba atando cabos a la velocidad de la luz, no se estaba haciendo la inocente: ¡Era inocente! Su corazón era puro a pesar de sus cicatrices y ella era transparente como el agua clara. También por eso sus emociones confusas hicieron acto al mirarle, a través de sus ojos relucientes. Pero él le dio la espalda para no tener que establecer contacto visual, mientras ella se sentía impactada por todas sus palabras y al comprender que lo que le atacaban en ese momento eran los celos. No se sentía querido, se sintió culpable por eso. Pero no se arrepentía en ningún momento de su comportamiento con el albino, todo lo contrario, incluso se molestó cuando escuchó cierto calificativo.

-No hay ningún monstruo aquí y ahora. -replicó, tomando el vulnerary mientras ponía cara de pocos amigos. Sintió lo dolido que estaba cuando le redirigió la mirada y no pudo evitar desviársela lastimeramente. Pero se fue igualmente, no se sentía capaz de hablar en ese momento y deberían encontrarse en otro momento. -Gaius... ¡Te encontraré! -exclamó, todavía bastante desanimada, dándole un trago al vulnerary para ganar energías mientras le veía marchar. Miro a Kija yaciendo en el suelo y volvió a no tener dudas de qué hacer, lo subió sobre uno de sus hombros y lo cargó a duras penas hasta casa de su padre mientras sentía el dolor lacerante de las heridas que luchaban por no sangrar más que a pocos. Ambos serían sanados no en demasiado tiempo, a ese pensamiento se aferraba para poder con aquella dura empresa.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Marth el Lun Ene 11, 2016 4:38 am

Tema cerrado.
Cada participante obtiene 70G.

Kija ha gastado un uso de su Dragonstone.
Gaius ha gastado un uso de daga y dos Vulnerarys.
Saabirah ha gastado un uso de su tomo.

Los tres obtienen un incremento de +1 EXP.

Gracias al aumento de experiencia, Gaius obtiene un nuevo skill de la rama Thief. ¡¡Felicitaciones!!

Hurto - Permite al ladrón tomar de otra persona el 10% del dinero que carguen consigo, para lo cual debe encontrarse muy cerca de esta. Al aplicarse durante una misión a un enemigo desconocido, puede ser que obtenga algo tanto como que no. Sólo puede usarse una vez por tema.

El skill será agregado al post de Skills por Clase/Raza para ser libremente consultado por los usuarios.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
252


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Aprendiendo lo básico (Priv.)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.