Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

• Marth Lowell • Principe de Altea •

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

• Marth Lowell • Principe de Altea •

Mensaje por Marth el Miér Oct 07, 2015 4:02 pm

Marth Lowell
Lord
"I will not follow your orders."

Datos
Nombre: Marth Lowell.

Edad: 16 años.

Clase: Lord.

Especialización: Espadas.

Afiliación: Altea (Akaneia)

Ocupación: Principe de Altea.

Personalidad
Honrando su educación y su sangre es un muchacho con excelentes modales y fuertes valores, desde pequeño fue educado y fue tanto el nivel de exigencia que sus padres le imponían que su educación no fue más que la mejor disponible y él dio, literalmente, lo mejor de sí en cada aspecto. Destacado en todos sus estudios y obligado a sobre exigirse se vio forzado a crecer demasiado rápido, teniendo pocos momentos para simplemente ser niño ocasionando un efecto bilateral en su personalidad, por un lado es un joven sumamente serio, rara vez sonríe y no sale de las casillas y etiquetas que le fueron impuestas comportándose como un correcto caballero y príncipe como es esperado de él, sin embargo por otro lado nunca pudo simplemente ser un niño irresponsable y jugar a sus anchas por lo que tiene pequeños rasgos infantiles contenidos siendo alguien un tanto caprichoso y egoísta, incluso algo iluso con el mundo, especialmente el mundo natural.
Siempre se crió rodeado de lujos y sirvientes, desde esclavos, siervos e incluso mismo los caballeros reales, que atendían cada necesidad del menor, desde sus horarios, sus comidas e incluso la ropa que usaría en cada momento del día, por lo que es bastante exigente con su entorno y bastante inútil al encontrarse solo, al crecer entre estos lujos ni siquiera nota todo lo que hacen por él y simplemente vive su vida ajeno a que alguien lava su ropa, alguien limpia su alcoba, pule sus joyas y hace su comida.
Así mismo siempre se mantuvo alejado de la vida diaria común de los plebeyos pasando gran parte de su vida dentro del castillo o de intercambio con otras casas nobles para mejorar sus estudios, por lo que vive en lo que se podría llamar una burbuja lejana a la realidad, si bien puede entender los conceptos no simpatiza con situaciones como es el pasar necesidad o incluso el trabajo forzado o exhaustivo para mantener a una familia. Aunque tiene muy clara las clase sociales y la función de cada uno en la sociedad del reino, sabe cual es su función y lo valiosa que es así como aprecia y sabe la función del agricultor o soldado en el reino. Trata con respeto a cualquier persona mientras muestre ser una parte útil del reino, sin embargo es mano dura con los "obstáculos" tales como vagos, borrachos o ladrones ya que vela mucho por la seguridad y prosperidad del país donde vive.

Historia del personaje
Altea no solo es reconocido como el país más rico y mejor posicionado del continente si no también por su prosperidad y tener la sangre noble más pura siendo la casa noble de este los descendientes directos de los elegidos por Naga. Marth nació con aquellas enseñanzas y peso sobre sus hombros, recibiendo la mejor educación y rodeado de riquezas y comodidades, ni bien el pequeño peliazul mostró señales de comenzar a aprender fue expuesto a cuanta lectura y tutoría fuese posible cortando muy temprano su infancia. Su padre era un hombre estricto pero de buen corazón, siempre buscando la paz y prosperidad de Altea así como la felicidad en su familia, Marth pasó mucho tiempo con sus padres y su hermana mayor en su infancia, pese a sus estudios y exigencias nunca le faltó cariño ni presencia familiar, empapándose tempranamente en las tareas que realizaba su padre al acompañarlo en su día a día o hacer sus estudios cerca de este.

Ni bien tuvo edad para viajar, así lo hizo, visitando otras islas del país fue con tutores de diferentes áreas, incluso viajando hasta Ylisse, donde compartían sangre debido a viejos matrimonios entre familias quedándose en el castillo de la familia real instruyéndose allí en espada y estrategia completando así sus estudios. Así mismo exploró un poco de mundo, sin la mirada cercana de su padre pero si con sus caballeros personales pisandole los talones paseó por las calles de Ylisse y hasta exploró un poco fuera de las murallas. Si bien, por educación expresó que era un país hermoso, al regresar a su hogar decidió que seguiría los pasos de su padre para mantener a Altea lo más limpia y libre de gente que atentase contra la paz y la funcionalidad del país. En Ylisse, paseando por sus mercados y plazas pudo observar figuras sospechosas en las esquinas, borrachos en la puerta de los bares y demasiados refugiados que no hacían más en el país que consumir sus recursos, a su punto de vista. Si bien eran cosas comunes en un país, Marth no lo quería para el suyo.

La relación con su familia siempre fue muy estrecha, siempre pasó mucho tiempo con su hermana, incluso esta le ayudaba con su tutoría o hasta tomaban clases juntos, su madre siempre le apoyó y ayudó en todas sus tareas y educó especialmente sus modales, en cuanto a su padre, no solo lo acompañaba en sus tareas reales si no que desde joven fue llevado a actividades sociales. Un fuerte recuerdo que tiene es el de una tarde salir a cazar con arco y flecha con su padre y otros nobles amigos del monarca y Marth, tras haber cazado un venado y acercarse a su presa verle agonizar, sintió sus lágrimas brotar y siendo incapaz de rematar su presa como su padre ordenaba este le dio un fuerte golpe en el rostro con el reverso de su mano reclamando que se hiciera hombre o no sería digno de ser heredero al trono. Si bien no fue la primera ni última vez que su padre le alzaría la mano, es la que más recuerda, recuerda el dolor latente, el sonido del venado agonizando, la mirada de los adultos sobre si y la vergüenza que sintió en dicho momento.

Altea acababa de celebrar en su plaza un carnaval en honor al cumpleaños número 14 del príncipe, ni siquiera se habían quitado los banderines de las calles cuando el primer informe de ataques aislados en los límites del país estaban fueron enviada caballería volviendo con terribles noticias. Legiones de soldados atacaban desde el límite con Plegia y estaban avanzando a una velocidad aterradora. Debiendo llevar una fortaleza militar mayor fue el mismo monarca que salió encabezando el ejercito llevándose consigo a sus caballeros de confianza, dejando solo a su más experimentado para que cuidase de su familia en el castillo, debía viajar desde la isla principal al continente donde emprendería viaje hasta la frontera. Marth tomó enseguida las tareas más básicas del castillo con la cercana tutoría y guianza de la reina, apenas como figura pública ya que era su madre que realizaba todas las tareas.

Si bien la fuerza militar de Altea logró mantener limpias las islas no permitiendo que los emergidos ni siquiera se acercasen a los puertos, apenas podían mantenerlos lejos de las áreas más agrícolas donde no habían murallas que los contuviesen. Tras pasado un año sin noticias del rey, solo la gran cantidad de conteo de caídos en la contención fronteriza les dio a entender a la familia real que no había caso en seguir esperando, tomando por completo el lugar de su padre, Marth se encarga de la administración del país así como sus relaciones por completo por más que aún no ha habido ceremonia de coronación ni sucesión, cargando aún con el título de príncipe. Su madre no tardó en caer enferma por la depresión de la desaparición de su esposo empeorando su estado día a día, cada vez dejando más a solas al peliazul en todo lo relacionado con el manejo del territorio.

Siguiendo los pasos de su padre fue mano dura desde el inicio de su gobierno viéndose obligado a tomar decisiones difíciles como el retirar las fuerzas militares de ambas islas del norte para centrar la protección en la isla principal y en el territorio del continente. La capital de Altea goza de seguridad y prosperidad y sus habitantes no han llegado siquiera a ver un emergido, los puertos son fieramente vigilados y no permiten que ningún barco que no esté identificado se acerque e incluso cuando lo hacen son interceptados antes de tocar tierra por la milicia dejando pasar solo los barcos comerciales. Así mismo retiró tropas del continente permitiendo a los emergidos tomar algo de terreno, y con ello, así como en las islas del norte, dejar abandonadas familias y hogares, pero poder detenerles en los fuertes  cercanos a las ciudades y pueblos periféricos a las principales. Es muy consciente que dichas decisiones han hecho perecer cientos de vidas, vidas que confiaban en el país y en su protección, pero prefirió salvar su poder militar para poder proteger mejor un área más reducida que ir perdiendo poco a poco hombres y eventualmente todo el territorio. Sus siguientes planes son hacerse de aliados para poder combatir y exterminar a los emergidos en su territorio y mira muy de cerca los territorios en Valentia y Magvel debido al paso por agua de donde parecen venir los emergidos por mar.

Extras
- Su apellido significa "Pequeño Lobo".
- La tiara que lleva sobre su cabeza es un regalo de su hermana, tiene otras para diferentes ocasiones pero la que más aprecia es la que le fue dado de pequeño.
- Viajó bastante en su niñez mientras era educado, estudió tanto sobre historia, etiqueta, filosofía, matemáticas, estrategia militar y espada. Actualmente se está especializando en el uso del florete (rapier) en su país.
- Pese a su corta edad es alguien maduro y serio, obligado a crecer antes de tiempo esperándose mucho de él.
- Si bien es educado y un buen espadachín es un completo inútil en las tareas del hogar. Viniendo de una familia tan rica siempre ha tenido esclavos, siervos o incluso caballeros reales que han hecho todo por él.
- Es bastante egoísta y caprichoso aunque es más por ignorancia y falta de empatía, si nota que su comportamiento está perjudicando a otros intentará corregirlo al instante. Aunque su terquedad puede llegar a hacerle bastante ciego.
- Es un tanto racista y clasista debido a su crianza, cree que una persona puede ser mejor que otra solo por su herencia y posición socio-económica.
- Parte de su personalidad dura y fortaleza son más que nada de las exigencias de su padre que ha llegado a incluso golpearlo para que dejase de lado sus actitudes delicadas y poco aptas para el próximo rigente de Altea.
- Como todo miembro de su familia, posee una marca de nacimiento con un medio arco con una gota al centro, el suyo lo porta en la base de su cuello ente medio de las clavículas.

Prueba de rol
Los informes llegaban a diario, incluso muchas veces varios por día, la situación en las islas norte era desastrosa y el joven príncipe no tenía nada que pudiese hacer, o más bien nada inteligente que pudiese hacer, observaba con seriedad los papeles sobre la mesa, números, números que representaban vidas, conteo de soldados, conteo de caídos, conteo de sobrevivientes, conteo de enemigos... todo eran cifras que después de mucho mirarlas se podía llegar a perder la sensación de que se estaba tratando de vidas y no solo números sobre papel. Pasó su mano sobre los informes para poder ver el mapa debajo de estos, grandes áreas ya pintadas en rojo, no podía haber escogido peor color, pero era la tinta que tenía a mano en dicho momento y ahora solo le recordaba las áreas que estaban teñidas de sangre por la invasión.

Golpearon la puerta antes de pasar, nuevamente el mensajero, cansado y con ojeras le entregó una carta la cual no tardó en abrir y leer frunciendo su ceño. Parado a su lado se encontraba su concejal que tomó la carta para leerla cuando el príncipe se la extendió. - No... No podemos recibir en la isla principal a los refugiados del continente. Son demasiadas personas... - El concejal ni siquiera intentó disuadir la dura decisión del peliazul, que tomando asiento nuevamente revisó algunos documentos sobre la mesa centrándose en unos no especialmente recientes pero que tenían los datos que necesitaba. - En la isla no tenemos áreas de cultivo ni de cría de ganado, la mayor parte de nuestras provisiones provienen de una de las islas norte y del continente, sin tener la isla norte dependemos casi completamente del continente. No podemos permitir que abandonen sus puestos de trabajo, la minería es fuerte aquí pero la mayor cantidad de hierro proviene del continente también, nuestros herreros no pueden hacer espadas de oro... Y los refugiados no tendrán trabajo aquí, deberemos proveerles comida, refugio y asistencia, consumiendo los recursos del país que ellos mismos se están negando a proveer. No aceptaremos refugiados, hay una fuerza militar bastante grande centrada en proteger los pueblos del continente y manteniendo libre de enemigos las áreas habitadas. En respuesta enviaré refuerzos. - Dijo tomando papel y la pluma de su tintero para comenzar a escribir.

Tras algunos segundos de silencio el príncipe terminó sellando aquel documento con cera y su anillo con el escudo real y le entregó la carta al mensajero. Solo cuando estuvo a solas con su concejal miró al hombre mayor con algo de preocupación, dudando si había hecho lo correcto, solo volvió la mirada a sus papeles acomodándolos. - Los enemigos que nos enfrentamos no son tan terribles ¿No es así? Nuestra milicia puede con ellos, han mantenido la isla principal limpia, y han detenido el avance en el continente, simplemente... Simplemente no son tantos como para abarcar todo el país... ¿no es así? Concentrándola en puntos estratégicos podremos detenernos hasta poder fortalecernos tanto como para poder recobrar el territorio perdido. - El hombre solo asintió a sus palabras dándole la razón, aunque eso no ayudaba a Marth a lidiar con aquél peso. - Escribe a Licya, anuncia mi visita. Necesito apresurar estos tratados y si la única manera de hacerlo es firmando en persona, eso haré. - Se levantó decidido en sus palabras retirándose del estudio, necesitaba hacer preparativos.



Última edición por Marth el Lun Mar 14, 2016 5:30 am, editado 2 veces


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
400


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: • Marth Lowell • Principe de Altea •

Mensaje por Narrador el Miér Oct 07, 2015 9:17 pm

• Ficha aceptada •
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2908


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.