Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

{ Ficha: Eliwood Pherae }

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{ Ficha: Eliwood Pherae }

Mensaje por Eliwood el Lun Oct 05, 2015 11:02 pm

Eliwood Pherae
Lord
“I… I’ve no love for war. If I concentrate on the foe before me, I’m fine. But if I picture families, innocents caught up in our foolish politics..."

Datos
Nombre: Eliwood.

Edad: 32 años, aunque ciertamente no los aparenta porque no hay mucho fanart donde luzca mayor.

Clase: Lord.

Especialización: Espadas. Disfruta el uso de las espadas ligeras y sables, en particular.

Afiliación: Lycia tiene su total lealtad. Ayudaría a cualquier lyciano, sin importar de qué parte de la liga o de qué marquesado provenga.

Ocupación: Marqués de Pherae.

Personalidad
Siendo de alta alcurnia por nacimiento y con la crianza más noble posible, Eliwood se ha formado lejos del mundo de los plebeyos como un hombre inteligente, culto y de gentil carácter. Es alguien de envidiables modales, uno de aquellos nobles que encajan demasiado bien en su papel, pues francamente disfruta relacionarse de esas formas amables y correctas con las demás personas, tanto que se dirige con el mayor de los respetos inclusive a plebeyos y personajes cuestionables. No parece juzgar a nadie en ese sentido, sin poder ni imaginarse actuando de forma descortés aún con alguien verdaderamente vil. Apenas con sus más cercanos amigos relaja un tanto su disposición, y aún entonces, su lenguaje es siempre cuidadoso y su actuar es considerado.

Eliwood posee un profundo aprecio por el mundo y por las demás personas, aunque no esté muy en contacto ni les entienda. Pacífico por naturaleza, es alguien capaz de hacer ojos ciegos a mucho si de eso depende evitar choques y conflictos. Es muy difícil de alterar, casi completamente carente de ira e incapaz de mantener mucho sus resentimientos. Tal es su control sobre su persona, que siempre prioriza actuar como debe en lugar de como quiere, siendo bastante diestro en diplomacia, torcedura de palabras y hasta en mentir. No es algo que le enorgullezca, pero es un talento común en su familia. Así mismo, su trato para con el género femenino en particular es tan practicado y medido, que se ha hecho de cierta fama como un halagador empedernido y el más encantador de los marqueses. Tiene ideas bastante anticuadas y convencionales de lo que una dama es y no puede ser, pero lo cierto es que le divierte y le agrada hacer que las demás personas se sientan bien, por lo que un poco de coqueteo sin consecuencias no le viene mal.

Pese a ser conocedor en una amplia gama de materias, un lector ávido y un hombre agudo de mente en general, lo cierto es que es un poco ingenuo y ciego a la realidad. Jamás le ha faltado nada, jamás ha convivido cercanamente con las personas normales, jamás ha carecido de un sirviente o un caballero que haga las cosas por él; hay mucho del mundo que no conoce ni entiende, y no es maldad, sino sólo una gran ignorancia. Hay muchas cosas que no es capaz de hacer por sí mismo y hay muchos sentimientos que, si bien simpatiza, jamás entenderá personalmente.

Historia del personaje
Hijo de Elbert, el anterior marqués de Pherae, Eliwood es poseedor de sangre noble y descendiente de una casa de impecable reputación, además de buena posición económica. Su vida no ha sido sino colmada de lujos, a la vez que de reglas y formalidades. Desde muy jóven se le educó en una variedad de temas como historia, literatura, el arte de los modales finos, el uso de la espada, un mínimo de tácticas militares... por no mencionar pasatiempos nobles como música (piano, violín y otros tantos instrumentos), equitación y deportes varios. Jamás un niño difícil de manejar o un adolescente complicado, Eliwood atendió a sus deberes y a su educación con bastante agrado, pues era solamente durante los días de clases que podía interactuar con otros jóvenes de su edad y distenderse un poco.

Fue en sus lecciones formales que conoció a su más cercano amigo, Hector, uno de los descendientes del marquesado de Ostia, además de a varios jovenes que se convertirían en los futuros regentes de territorios circundantes. Eliwood supo mantenerse en buenos términos, o al menos en términos neutrales, con todos ellos, algo que supuso que le serviría en un futuro. Con Hector, sin embargo, encontró una afinidad particular, convirtiéndolo en su compañero de estudio, juego y entrenamiento, alguien con quien medirse y competir, además de alguien que le obligó a relajar un poco sus impecables modales.

A sus 16 años, con sus estudios formales casi completos, Eliwood se vio obligado a asumir provisoriamente el comando de Pherae, dada la súbita desaparición de su padre y su platón personal de caballeros, sin aparente causa. No obstante, para el lugar y la época, 16 años eran más que suficiente para que se le considerase un adulto hecho y derecho, incluso era un poco extraño que a esa edad no se casara o se estableciera en la corte todavía, por lo que no resultaba extraño que recayera en él la responsabilidad. Como marqués provisorio de Pherae, Eliwood intentó una y otra vez misiones de búsqueda y de investigación, encontrando tan sólo ciertos rumores y pistas que ataban la desaparición de su padre con cultos practicantes de magia oscura. Sin importar en cuantas batallas se involucrase, Eliwood jamás fue capaz de avanzar en la búsqueda de su padre y, eventualmente, aunque mantuviera esperanzas e intentara consolar a su madre al respecto, no tuvo más opción que tomar permanentemente el comando de Pherae, quedándose como marqués. En aquel momento, velando por los intereses de su tierra y por parecer un marqués capaz y decidido, contrajo un matrimonio un poco súbito con una dama de misteriosa procedencia, pues no era conocida en ninguna casa noble de la zona. El hecho era que simplemente se había dejado llevar por un enamoramiento y que, casualmente, necesitaba un matrimonio para lucir estable frente al resto de Lycia.

Pese a continuar con su vida, siempre mantuvo sus intenciones de encontrar a su padre, mas con el tiempo las pocas pistas que había se desaparecían, sus responsabilidades pasaban a ser otras, las misiones de búsqueda se hacían menos. Pasaban los años y ya no era una causa en la que pudiera invertir recursos del reino constantemente. Los demás marqueses dejaron el asunto atrás y le acoplaron al ambiente político con normalidad. Su vida pasó a centrarse en torno a su trabajo, su esposa y el joven hijo que tuvo con esta y, eventualmente, la aparición de los Emergidos le dio una crisis mucho más grande de la cual encargarse.

Cuando los Emergidos surgieron, la posición de Pherae peligró. Así como el padre de Eliwood había desaparecido, desapareció prontamente su esposa, en la misma noche en que los Emergidos comenzaron a marchar por el mundo. Temiendo que lo mismo sucediera con su aún joven hijo, Eliwood lo recogió en brazos y lo mantuvo consigo a través de la fatídica noche, aún mientras movilizaba a sus caballeros y soldados para proteger a los suyos. Organizando la cooperación entre civiles y soldados, Eliwood se aseguró de ver a Pherae sobrevivir antes de poder siquiera preocuparse de la desaparición de su esposa; para aquel entonces era y demasiado tarde como para buscar pistas o saber por dónde empezar. Bajo recomendación de sus caballeros se declaró viudo, aunque así como aún cree que podrá volver a ver su padre, cree que su esposa debe continuar con vida en algún lugar. Desde entonces, se ha dedicado en igual medida a proteger Pherae y cooperar con el resto de Lycia, tanto como a montar pequeñas misiones de investigación en Elibe y en reinos lejanos, según las pistas le guíen. Vela siempre por la seguridad del territorio, por lo que no lo deja carente de caballeros o soldados; si lo estima correcto se aventura él sólo en sus viajes, a modo de dejar más defensas en Pherae.

Extras
-Admira a las personas con talentos, así sean talentos inocuos como atar un palito de cereza con la lengua. Él no tiene talento natural en nada y sólo sabe hacer los haberes nobles.

-No come casi nada que no sea gourmet y alta cocina. Es muy, muy quisquilloso con la comida.

-Siente atracción hacia lo inusual y lo misterioso. Claro está que, para él, la mayoría del mundo cae dentro de 'misterioso'.

-Siente gran rechazo por las palabras burdas y las groserías, no soporta mucho tiempo junto a alguien que las use.

-Tiene por sagrados los escalafones de autoridad en la sociedad, así como las tareas que a cada quien le corresponden por su nivel.

-Le agrada bailar, así sea baile de salón tanto como tontear con música de fondo, simplemente le pone feliz.

-Parte del motivo por el que es un tan buen mentiroso, es que hay algo en su voz que le hace sonar como si siempre dijese la verdad.

-Disfruta mucho hacer sentir bien a las demás personas y a veces se ve en necesidad de mentirles, en falta de algo positivo o lindo que decirles.

-Detesta la sangre y tiene poca resistencia respecto al dolor ajeno. A su edad está seguro que ya jamás se acostumbrará a dañar o ver dañados a otros seres humanos.

-Su tecnica con la espada es fina, delicada y precisa; no es capaz de pelear de una forma que no sea siguiendo los movimientos más vistosos de la esgrima, por más fuerza que agregue.
-Sabe pelear tanto a pie como a caballo.

Prueba de rol
Aminoró el ritmo de su cabalgata y guió al corsel en un amplio desvío, amparándose en la periferia de un área boscosa para no ser visto. El calor y la humedad en el aire volvían el área sofocante, tornaban su aliento pesado, mas era lo mejor que podía hacer. Fuera de la espesura, parecía estar tomando lugar una batalla entre dos bandos de Emergidos; uno de ellos con emblemas de las ligas de Lycia en sus estandartes y armaduras, y el otro, con variadas banderas de reinos de Akaneia alzadas. Por qué los espectros habían decidido ir allí escapaba su entendimiento, también por qué existían espectros de su propia tierra que estuviesen contrarestando la invasión, pero estaba allí justamente para intentar comprender. Observaría. Mantuvo al corsel en movimiento, lejos del campo de batalla, mirando con preocupación entre los árboles, a la escena que se desenvolvía sobre las colinas, recortada contra la luz pálida.

Jamás se acostumbraría a ver a los Emergidos, a estar a su alrededor. Las criaturas combinaban algunas de las cosas de su mayor desagrado y su sola visión calaba profundo en su estado mental. No les temía a ellos, per se. Quizás sí le helaba oír su marcha, los ruidos de las batallas, los gemidos de dolor y el metal contra metal; era una mala señal y una fuente de terror si les oía cerca de la ciudad de Pherae, aquella era su preocupación. El mal omen que representaban para los suyos, más que para él mismo. Y el desagrado se dirigía también, en gran parte, al aroma a cosas largamente muertas que cargaban, el desgaste, el óxido y la suciedad sobre todo. Como los ejércitos de algún cuento apocalíptico.

Repudiaba tener que enfrentarles, aunque había aprendido ya que si se mantenía a una buena distancia, fuera de vista y sin enterferir, tenía buenas posibilidades de evadirlo. Rodeó cuanto pudo el campo de batalla, cuanto le permitiera el lindero del bosque. La observación no le daba muchas más pistas sino las que eran ya conocimiento público, aunque servía, a cada momento, para convencerle de aque aquellas criaturas de mirada vacía y movimientos mecánicos no tenían consciencia alguna. No había vida latente allí. - ...pobres hombres. - Exhaló con cierta lástima, desviando la vista lejos de la batalla. No había nuevas pistas, al menos no en ese campo de batalla en particular. No estaba seguro de qué esperaba encontrar, si algo referente a la desaparición de su padre, si algo que avivara esperanzas sobre su esposa, o si una pista sobre los Emergidos en sí, pero no le quedaba más opción que irse con las manos vacías otra vez.

Giró al corsel y con sumo cuidado deshizo el camino al borde del bosque, para luego emprender la cabalgata de regreso a Pherae. Necesitaba buscar de otro modo, o en otro sitio. Algo tendría que ocurrírsele.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3588


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: { Ficha: Eliwood Pherae }

Mensaje por Narrador el Miér Oct 07, 2015 9:17 pm

• Ficha aceptada •
Support :
None.

Experiencia :

Gold :
2258


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.