Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 01, 2015 10:03 pm

Era una noche silenciosa en Silesse.
Había vuelto durante la mañana al pequeño pueblo por el que convivía de pequeño, uno ciertamente bastante oculto aunque amplio y con una cantidad de habitantes poco esperada para el tamaño que poseía el lugar.
Durante la tarde, todo estuvo tranquilo en el pueblo.
Las personas circulaban con normalidad y se llevaron a cabo todas las actividades del día a día como siempre se había venido haciendo, además, los mercados estuvieron igual. Y nada, no había absolutamente nada extraño.

Al menos, yo no había notado nada diferente a como siempre había venido siendo. Pero entonces, en la noche, tratando de dormir en la posada en la que me había alojado, todo fue diferente. El clima era muy fuerte incluso para aquellas chozas tan fortificadas, en la habitación donde estaba las ventanas se abrían incluso sosteniéndolas por una rara brisa y para terminar de complementar lo poco consecuente que las cosas estaban siendo, una extraña silueta se podía observar a la lejanía, y poco a poco, eran más y más siluetas, mientras que aquellos que todavía seguían fuera para la hora que era comenzaban a correr, como una escena de terror exactamente, mientras los emergidos se colaban en el pequeño pueblo que se suponía estaba escondido y muy difícil de hallar por muy grande que fuera gracias a que estaba rodeado de árboles y montones de nieve.

Tomaba mi espada de bronce mientras salía de la posada, rogándole a todos los que estaban ahí que se resguardaran bajo todas las medidas posibles y a su alcance, claro.

Tras eso corría fuera del establecimiento, y sobre la oscura noche, sin una luz que me iluminase, me preparaba, para hacerle frente junto a algunos civiles armados -muy pocos a decir verdad- a aquellos emergidos, que comenzaron a empujar su ejército contra el pueblo y buscaban bajo cualquier circunstancia colarse para poder comenzar a hacer desastre y a aprovecharse de los inocentes e inofensivos ciudadanos.
- ¡Bien! ¿Queréis pelea? ¡Aquí la tenéis!
Y rápidamente iniciaba la lucha, con una seria desventaja por nuestro lado. Había mucha diferencia numérica, pero la esperanza era lo último que se perdía.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Alice Schuberg el Jue Dic 03, 2015 8:41 pm

- Ooh, miren allí abajo. Sí que son muchos. - anunció una de las jinete de pegaso que formaban escuadrón con Alice. Acompañó sus palabras extendiendo el brazo hacia la posición de los emergidos, que por la altura, visibilidad y la densa vegetación de la zona eran difíciles de localizar. Un aviso de un jinete de reconocimiento alertó al destacamento de la zona sobre un aumento inusual de actividad de emergidos en los alrededores, los cuales parecían estar agrupándose y tomando decisiones coordinadas. Un comportamiento que nunca había llegado a ver de los mismos seres solitarios que erraban por las nevadas tierras de Silesse. También se movilizó a la fuerza terrestre, pero iban a tardar más tiempo del que disponían los civiles, pues la villa ya estaba siendo asaltada.

- Estos árboles nos dificultan, pero debemos ganar algo de tiempo antes de que el resto de la fuerza militar nos alcance. La caballería terrestre, por lo menos. - Quien replicó fue la mujer al mando, mientras analizaba el estado de la situación. - Podemos obstaculizar la entrada principal al pueblo, hay espacio suficiente para maniobrar. Sin embargo, no podremos impedir el paso a todos, y menos a los que ya han logrado entrar... Necesito a una en tierra. - Dejó de hablar unos segundos mientras decidía quien sería la elegida para defender a los civiles. - Alice. - Nadie osaría cuestionar aquella decisión y perturbar la cadena de mando, pero las dudas aparecieron momentáneamente en las otras tres compañeras, incluida Alice. Si se pudiera hacer un resumen sería el de "Alice protege mejor cuando combate a sus enemigos lejos del resto". Cómo si pudiera entender los motivos de aquel silencio, siguió explicando. - Esto no es una misión de intercepción, debemos proteger a la gente hasta que lleguen los refuerzos. No ganaríamos un enfrentamiento directo. ¿Comprendido?

Alice asintió sin vacilación. - Si, entendido. - no había mucho más tiempo para instrucciones, pues estaban prácticamente encima de la villa. La falta de luz era notable, tan solo un puñado de edificios con velas o algo parecido en su interior. Eso ayudaba a que los pegasos fueran difíciles de detectar en el aire, convirtiéndolo en la principal protección frente a los posibles arqueros. Las preocupaciones de Alice eran otras, pues debía enfrentarse a los emergidos en la misma calle. Por suerte, su armadura era mucho más pesada que la que suelen llevar los jinetes de pegaso, adaptándose perfectamente a su estilo de combate.

Había emergidos arremolinándose cerca de uno de los edificios, pudo encontrar allí un grupo de milicianos haciéndoles frente. Más que milicianos eran hombres desesperados tratando de protegerse con lo poco que tenían a mano. Alice se separó del grupo y aterrizó sobre el tumulto de emergidos. Con su lanza en ristre atravesó a uno de esos seres mientras que la fuerza del descenso de la montura desplazó a otros cuantos, algunos incluso lanzados por el aire. - ¡Ejército de Silesse! - Exclamó Alice a su llegada, anunciando a los aldeanos que se estaba lidiando con la amenaza.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2031


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Invitado el Jue Dic 03, 2015 11:38 pm

Aquella noche silenciosa después de todo se había vuelto claramente en un escándalo.
Gritos pidiendo ayuda, unos pocos emergidos dentro de la villa golpeando casas y civiles, asimismo, civiles armados intentando pelear bien y hacerles frente a los rivales. No era nada tranquilo el ambiente que se vivía en aquel momento y se complementaba con la situación de combate.
Pasó un rato y los emergidos habían formado fuera del pueblo una especie de barricada, que avanzaba cargando bien en alto sus armas. Sólo había algo claro: trataban de entrar al pueblo, pero no podía dejar que eso ocurriera. Por lo que con mi espada y la ayuda de algunos civiles nos abalanzamos contra ellos. Se oía por cualquier parte del lugar el rechistar de armas, cortes y por supuesto empezaba a hacerse un terreno sangriento aquel lugar.

En cuestión de segundos, un grupo de emergidos se arrinconó sobre el grupo con el que estaba protegiendo la zona. Por unos segundos pensamos que estábamos perdiendo el control, pero entonces un ataque zarandeó a los emergidos, a muchos los mandó a volar y a otros los dejó devorados por el impacto sobre el suelo.
Era simplemente espectacular de ver, y escalofriante al mismo tiempo. Sin lugar a dudas una gran fuerza estaba cerca.
Y era una mujer linda de cabellos dorados, con una armadura a destacar bastante fortificada y cargando una lanza con la que parecía haber impactado a los enemigos. Gritaba fuertemente que se trataba del ejército.
-Vaya, habéis demorado un poco. -dije en voz baja riendo levemente, a lo que cambiaba de aires con rapidez y ahora dirigiéndome más decidido a la chica hablaba en un tono de voz más serio. -Buenas noches, mi lady. Déjeme ayudarle con estas bestias. -Acto seguido, daba un fuerte golpe a uno de los enemigos justo a la espalda de la chica, apartándolo.

En verdad no tenía ni idea de que hacía allí expuesta, además, iba por su propia cuenta, al menos, eso creía. El código moral de mi persona era claro, escoltarle como pudiera y me lo permitiera. De la nada, una lluvia de flechas apareció prácticamente de lo oscuro de aquella noche estrellada. Entre saltos y volteretas me cubrí como pude con una carreta, a lo que asomaba la cabeza minuciosamente y preguntaba:
-¡Mi lady! ¿Se encuentra bien? -sacaba el cuerpo de bajo de la carreta y me dirigía a dónde la había visto, entre el griterío y auge de los emergidos.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Alice Schuberg el Sáb Dic 05, 2015 10:01 am

El aterrizaje sobre los emergidos había conseguido el objetivo que buscaba: abrir una brecha en su formación, desorganizar la fila y, ya de paso, llevarse unos cuantos por delante. Fue un recurso de único uso, pues no volvería a levantar el vuelo en mucho tiempo. Su margen de maniobra se había reducido considerablemente al encontrarse rodeada de enemigos. Con su lanza mantenía a raya a los que se acercaban por delante mientras su pegaso empujaba a los de los costados extendiendo sus alas. Combatir en tierra con una montura alada era bastante torpe e ineficiente, pero también le ponía las cosas difíciles a los enemigos. Los emergidos no podían acercarse a Alice pero ella tampoco podía salir de allí, estaban en un punto muerto. A su espalda se encontraban los campesinos, pero salir del atasco iba a resultar complicado.

En ese momento llegó uno de los milicianos para asistir a la soldado de Silesse. - Eres un hombre dado a la ironía, ¿huh? - comentó algo molesta ante las dos primeras frases del espadachín. - Por supuesto, ¡matemos a estas abominaciones! - Contestó enérgica. - ¡Hyaaah! - jinete y montura se revolvieron para distanciar de nuevo a los emergidos mientras el mirmidón despejó su retaguardia, permitiendo que el pegaso diera un giro de ciento ochenta grados. Finalmente Alice pudo replegarse junto al resto de defensores en una posición mucho menos trabada que la de antes, pero un nuevo contratiempo iba a suceder entonces.

Un grupo de flechas fue lanzado a su posición, Alice se percató cuando la primera se clavó en el suelo, muy cerca. Era demasiado tarde para encontrar cobertura, y más para un jinete de pegaso. Se agachó lo más que pudo y con su brazo izquierdo protegió su cabeza. Varios proyectiles pasaron muy cerca suya y otros fueron desviados por la parte más gruesa de la pechera, pero finalmente lograron herirla a ella y a su montura. Un proyectil penetró en su brazo izquierdo y otros cuantos le produjeron cortes a su pegaso. Las flechas no llegaron a clavarse en éste, por fortuna, pues llegaron muy desviadas y con poca fuerza. Aun así lograron despertar la preocupación de su jinete. - Oh no... ¿Estás bien? - preguntó con un atisbo de miedo en sus ojos, mientras evaluaba las heridas de su caballo. Suspiró aliviada cuando comprobó que se trataba de heridas superficiales y comprobó el estado de su brazo. - Tsk. - Agarró la flecha y la extrajo cuidadosamente para no desgarrarse más de lo necesario, por suerte tampoco había alcanzado ninguna vena importante, aunque el goteo de sangre era continuo.

Sus compañeras localizaron al grupo de arqueros que los atacaron y los hostigaron antes de que pudieran disparar una segunda andanada de proyectiles. Si bien no acabaron con todos consiguieron desviar su atención. No iba a haber más lluvia de flechas por el momento. - Sí, estoy bien. Concéntrate en los emergidos. - Replicó. - ¡Abran paso! - Ordenó una vez estuvo preparada para volver al frente, lanzando una carga terrestre contra la linea de emergidos. Calculó bien su fuerza para no acabar en medio de los emergidos de nuevo, pero lo suficientemente potente cómo para volver a desestabilizar su formación. Las placas metálicas frontales del pegaso no sólo lo protegían del acero enemigo durante una carga, también permitía golpearlos con fuerza adicional.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2031


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 05, 2015 3:45 pm

Después de todo, quizá no había sido lo suficientemente cortés ni tampoco estaba causando el impacto debido a la miliciana. Era patético... pero cabe destacar que se pudo despejar alrededor los emergidos que ella tenía y nosotros de por sí, gracias al trabajo en equipo.

La lluvia de flechas que había zarandeado nuestro grupo fue más efectiva de lo que parecía, se veía que muchas habían golpeado el caballo de la contraria y hasta a ella misma. Pero no quería que me centrase en ella, sino en los emergidos. Por lo que desviando mi mirada de la chica decidí voltearme y adentrarme un poco más en el pueblo, mientras algunos emergidos atacaban hogares y empezaban a usar el fuego como su herramienta principal para ocasionar desastre.  No estaban quemando todo a su alrededor; pero a los civiles que estaban ofreciendo su ayuda les estaban castigando con las antorchas, golpeándolos y quemando sus cuerpos al hacerlo. Esa pequeña unidad que manejaba el fuego fue mi objetivo, así que me lancé sobre ellos con mi espada al frente esperando despejarlos y obviamente lastimar al menos a uno con aquel movimiento, por suerte, esa meta la conseguí. Más allá de haber creído acabar con los cargadores de llama, al horizonte se veía una unidad de magos rivales acercándose a gran rapidez con su marcha al pueblo. Cargando sus tomos, empezaron a quemar hojas de estos y lanzar hechizos de fuego al lugar y volviendo ese oscuro ambiente en un bastante despampanante y alumbrado a dónde quiera que se miraba de un tono rojizo, no era más que el fuego envolvente haciendo de las suyas.

Los civiles retrocedían al igual que algunos milicianos y dejaban el camino abierto a los emergidos, aunque no intencionalmente, sino más bien buscando cubrirse. Quedarme ahí solo no era más que un intento de suicidio ante aquel ejército, por lo que corrí tras los civiles y también tras la chica de armadura, situándome a un lado, pensativo, mientras se amontonaba nuestro grupo y el de los enemigos hacía lo mismo. La diferencia era que nosotros estábamos estáticos, buscando proteger el pueblo, mientras los emergidos, se adentraban hacia este. No esperaba que ninguno actuara pero la mejor opción era que se hiciese un ataque en grupo al rival, o bueno algo así. Los magos finalmente ya dentro del pueblo lanzaron sus hechizos contra los hogares y eso desestabilizó a los civiles y milicianos presentes, que corrieron tras los magos para eliminarlos antes que se promoviera el problema.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Alice Schuberg el Jue Dic 10, 2015 9:25 am

El impacto sacudió a un puñado de emergidos y los lanzó por los aires, uno de ellos no fue capaz de levantarse después de ser ensartado por la lanza de Alice mientras que los aldeanos aprovecharon la oportunidad para hostigar a aquellos que habían caído al suelo. Cómo la fuerza que proporcionaba la caballería era algo que no podía ser combatida por unidades desmontadas, la joven de cabello dorado estaba proporcionando el caos que acostumbraba a sembrar en estas situaciones. Ya que la desorganización perjudicaba más a los emergidos que a los defensores, Alice no tenía intención de cambiar de estrategia. - "Bien, ampliemos el cerco" - con ese plan en mente cargó contra una de las pocas barricadas cercanas que quedaban en pie. Ni ella ni su montura titubearon por el posible daño que sufrirían al romper aquel aglomerado de madera, haciendo que su empuje atravesara el bloqueo y golpeara a varios enemigos. Con la confianza puesta en sus compañeras de escuadrón, los emergidos no entrarían lo suficientemente rápido cómo para que tal refuerzo no fuera atajable. Con el campo de batalla ampliado la distancia entre los emergidos acabaría por aumentar, lo que le permitiría interceptar objetivos aislados más fácilmente.

Pero entonces los milicianos empezaron a retroceder y a buscar cobertura, buscando refugiarse de un grupo de hechiceros que atacaba desde la retaguardia. Todos ellos lanzando sortilegios de fuego dirigidos a aldeanos y edificios cercanos, prendiendo todo lo que golpeaba. El pegaso se puso de costado a la lluvia de fuego y  cubrió a su jinete y varios aliados cercanos de los proyectiles  usando su ala como pantalla. Al tratarse de un pegaso éste consiguió absorber la mayor parte del daño mágico, reduciendo los abrasadores proyectiles a costa de quemaduras menores. Los hechiceros debían tomarse su tiempo para volver a formar nuevos hechizos, tiempo que aprovecho Alice para tratar sus heridas. - Ten, bebe. - Se abrazó al cuello del animal para acercare una poción curativa, que fue consumida a la mitad por el mismo. Alice bebió la otra mitad, sintiendo calor y hormigueo en la herida de su brazo, su herida había sido parcialmente sanada. - ¡Seguid mi carga, os acercaréis a los magos mientras yo os protejo! - exclamo justo antes de lanzarse al ataque.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2031


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 12, 2015 7:33 pm

Una vez que retrocedí junto a otros milicianos y civiles, la joven se dio cuenta de lo que ocurría y nos cubrió unos segundos con su montura, para después inspirar un ataque mientras ella acarreaba al resto de los enemigos y lideraba la ofensiva. Era una estrategia muy buena, podríamos acercarnos a los magos y acabarlos uno por uno. Entonces, todos obedecimos a la chica y nos sacamos de encima a los soldados y emergidos del camino, mientras ella bloqueaba a los adversarios hasta llegar finalmente a la alineación de magos que concurría a las lejanías del pueblo.

Muchos civiles seguían en pánico, ya los magos habían hecho prevalecer su poder y todo el lugar estaba tildado de un naranja, que era el fuego alumbrando el entorno. Estaba todo en llamas, parecía una guerra infernal.

Sin perder más tiempo muchos de los milicianos y mi persona también comenzamos a golpear a los emergidos con nuestras armas, algunos civiles con rastrillos, escobas, sillas, antorchas... miles y miles de artefactos que no se asemejaban mucho al de algunos milicianos y mi persona, como lo eran espadas, lanzas, hachas. Era una batalla campal de otras, no de cualquiera. Cuando los magos se vieron muy afectados decidieron retroceder, algunos se dejaron decapitar, muchos magos se marcharon. Fue todo un éxito aquello. -Bien hecho, señorita. Es usted una gran líder. -decía, haciendo una reverencia. Y es que era claro, pocas veces me había encontrado con personas cuyo temperamento fuese así, y con todo y eso, tuviesen tanta alma de líder como ella. Una buena estrategia y además, cubría mucha parte de la batalla con efectividad. Pero la pesadilla en el pueblo seguía. Ahora, un grupo que no marchaba sino que corría con sus armas invadía todos los hogares. Los emergidos con sus espadas y lanzas atravesaban ventanas y tan bien personas con su acero. Era una imagen terrible. Los soldados bajaron del sitio donde los magos se habían refugiado para volver al pueblo y detener la invasión hogareña que hacían los emergidos. Me sumergía dentro de ese río de espadachines, sin poder distinguir bien a los rivales. Ahora la batalla estaba nivelada, pero era difícil saber quien era quien y generar espacios era muy difícil en aquel pequeño pueblo. Sólo un milagro nos podía salvar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Alice Schuberg el Mar Dic 22, 2015 9:30 pm

- ¡Hyaaaaaaah! - ese grito alentó la embestida de su montura, que atravesó la calle y a aquellos que intentaron interponerse en el camino de la jinete hacia los hechiceros. Los proyectiles ígneos antes de su llegada fallaron o fueron absorbidos de nuevo por el pegaso, las heridas producidas fueron sanadas de inmediato ya que el efecto de la poción no había acabado. Después de aquello no quedó espacio que separara a Alice de los magos. - ¡Muere! - su lanza atravesó al más adelantado y arrastró a muchos otros. Los milicianos se las arreglaron para repeler los emergidos mientras atravesaban la brecha que ella había abierto. Los pirománticos se vieron superados y fueron diezmados en gran medida, solo un puñado de ellos consiguió retirarse.

La pequeña victoria  estaba manchada de la sangre de aquellos que lucharon por conseguirla, algo que tuvo muy presente Alice mientras recuperaba el aliento gracias a los segundos de tregua conseguidos. La única decisión que tomó la jinete de pegaso fue atacar, sin embargo fue suficiente para inclinar la balanza a su favor. - Gr-Gracias... - No pudo evitar sorprenderse por las palabras del espadachín. - "Todo parecido con la realidad es pura coincidencia" - y era verdad, pues sus acciones solo eran guiadas por su espíritu bélico. Encerró ese comentario en su mente, no era una mujer dada a la modestia.

Esa pequeña calma precedió a una tempestad aún mayor, con un aluvión de emergidos inundando las calles de la población. Una resistencia habría sido inútil con los ataques mágicos, pero ahora el campo de batalla se había extendido, demasiado cómo para poder replegarse de forma organizada. Sólo se podía pelear hasta que llegaran los refuerzos, ayudar a los civiles que se encontraban en medio de la escabechina y ganar algo de tiempo. - "Son demasiados, esto no tiene sentido." - Alice estaba acostumbrada a interceptar solitarios, incluso pequeños grupos, pero nunca había visto una operación de emergidos de tal magnitud.

El caos se había adueñado de las calles, la oscuridad y el número de combatientes hacía difícil distinguir amigos de enemigos. Pero los emergidos tenían una peculiar característica que los identificaba: un tenue brillo escarlata en sus ojos. La noche hacía mucho más fácil reconocer tal rasgo, no dejando ni un atisbo de duda a Alice a la hora de decidir si ensartar a aquel tiene a su alcance. La altura y la distancia que le aporta la lanza permitió mantenerse considerablemente alejada de las armas de los emergidos, pero esa ventaja sería inútil en el momento en el que la cantidad de emergidos se fuera de las manos. - ¡La ayuda llegará! - exclamó Alice para evitar que la desesperanza se apoderara de los aldeanos.
Afiliación :
- SILESSE -

Clase :
Pegasus Knight

Cargo :
Soldado (Ejército de Silesse)

Autoridad :

Inventario :
VULNERARY [3]
Esp. de bronce [2]
Lanza de bronce [2]
.
.
.

Support :
None.

Especialización :

Experiencia :

Gold :
2031


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Eliwood el Vie Feb 19, 2016 11:28 pm

Tema cerrado.
40G a Alice.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Esp. de bronce [1]
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gota de Veneno [2]

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3516


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El oscuro andar de los Emergidos (Campaña) (Priv. Alice Schuberg)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.