Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Sáb Nov 28, 2015 8:40 pm

Lyn abrió los ojos ni bien los primeros rayos del sol iluminaron el horizonte. Su cuerpo sabía siempre el horario exacto, aún tras el exhaustivo viaje comenzado días atrás (exhaustivo hasta para ella) le era imposible continuar durmiendo sabiendo que la luz del disco celeste le auguraba un nuevo día.

Se incorporó con cuidado, pasos silentes como los de un felino, para así evitar romper el delicado sueño de su compañero de viaje ¡Si es que siquiera había logrado dormir aquella noche! Si el viaje había llegado al punto de lograr cansancio en la nómada, el stress sobre el cuerpo del noble debía de ser devastador. Ya la primera noche en la gruta había dejado en claro algo: Eliwood no era una persona para exteriores.

Llegando a las alforjas, y tranquilizando con su mano a Madelyn que a pesar de estar metros lejos del campamento ya le había detectado, Lyn desempaco los artículos de cocina dispuesta a comenzar el desayuno. Le haría bien al pelisrojo una caliente tras lo descubierto el día anterior ¡Por Hanon! ¡Ella misma necesitaba algo caliente! Aun la comida empacada para viajes calentada con un poco de manteca sería mejor recibida en sus estómagos que cualquier manjar frío aquella mañana.

Cuarto día de viaje. Deberían de ya haber visto los limites de Lycia en el horizonte junto al fin de las llanuras nómadas de haber podido tomar el camino directo. Y esa fue la cuestión... No pudieron hacerlo.

Ni bien partir, la mitad del primer día les demostró que el ejercito silente iba en la misma dirección que ellos. El mismo ejercito por el cual se habían ocultado en las grutas. Siguió a eso marcha apurada por el camino largo en un intento por rodear la armada y llegar a Lycia antes que ellos los días siguientes... Y aun así no lo consiguieron.

Cansado y agotados, el día anterior al finalizar el vieron tras una colina lo que intentaban evitar: silentes, aquella mancha negra en la verde Sacae había avanzado pese a su gran tamaño por delante de ellos, obligándolos así a seguir por el camino aun más largo si es que no buscaban enfrentarlos o siquiera arriesgarse a ellos.

Un viaje con la premisa que el tiempo apremiaba... Con la incertidumbre de si llegaría a tiempo a ver a su única familia...

El olor a humo le trajo de vuelta a la realidad, viendo como una de las tiras de carne seca, en un intento extraño de tocino improvisado, tomaba una forma más achicharrada y negra de lo deseado. Con la presteza de una maestra en la espada, las manos de Lyn empuñaron la espatula de madera y alejaron los pedasos de carne de las brazas para poner una nueva tanda en la sartén. La quemada sería su porción...

Un suspiro de frustración se escapo de sus labios ante toda aquella situación. Tanto por la carne como por el viaje. Su vida tan simple y directa de semanas atrás parecía tan lejana y ajena entre tantos problemas e incertidumbres.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Lun Nov 30, 2015 1:18 am

Aquel viaje había pasado de ser una familiar cabalgata de ida y regreso, a una travesía que le retiraba de su realidad. Era fantasioso e increíble, era un vuelco esperanzado y un cambio excelentemente recibido al panorama de los últimos tiempos, mas de a ratos más aventura de la que podía manejar. No era la primera vez que estaba lejos de casa, por tiempos más largos que ese inclusive, tampoco era incapaz de improvisar a medida que los peligros le cerraban el paso a él y a la heredera de Caelin por un flanco y por el otro; aquello que limitaba su resistencia no yacía sino en los mundanos detalles del sueño y las comidas, de la falta de un mapa que le guiase en aquellas heterogéneas e infinitas praderas o la seguridad de saberse dentro de un plan certero y definido. Había mucho que a fuerza debía de dejar en manos de Lyndis, quien afortunadamente demostraba ser más que de confianza. Él, por su parte, se preocupaba de cuidar de ella. Aún si Lyndis actuase como si no lo necesitara y aún si en gran parte estaba en lo cierto, Eliwood sólo podía intentar no serle una carga y atender primero a la seguridad y a las necesidades de ella. Hasta que no se inclinase frente a la nómada en el trono de Caelin, jurando su lado del pacto que compartían los marquesados de Lycia, no cesaría de sentir que era su responsabilidad.

Su estómago jamás había estado tan vacío como en aquellos días y su descanso distaba de ser el idóneo, pero se mantenía tanto como un excelente mentiroso podía: mientras no se le mirase muy de cerca, era aún la viva imagen de la elegancia y la rectitud, impecable en su postura y en su comportamiento. Con el pasar de las jornadas había conseguido un mejor sueño, el césped era más cómodo que el interior de la caverna en que habían pasado la primera noche y había aprendido a imitar a Lyndis en dormir contra su caballo por el calor tanto como por el resguardo. Al despertar se tomaba su tiempo en componerse, buscar donde lavar sus manos y su rostro, peinarse con los dedos, acomodar su ropa y su armamento. No era raro que despertase después de la sacae o inclusive que no lo hiciese hasta que ella misma le removiera o le hablara, pero siempre dedicaba el inicio de su día a revisar los alrededores, adelantándose un poco en búsqueda de cual pareciese ser la ruta más segura. Siguiendo aquella mañana ese mismo patrón, desapareció del lugar en que había descansado, llevándose consigo a su corsel; las señales podían dar a asumir que simplemente se había retirado, mas no fue mucho después que reapareció, habiendo hecho su revisión.

Ya había, para aquel entonces, un distintivo aroma a comida en el aire. No el más apetitoso ni nada por el estilo, pero para quien había comido tan poco en varios días, cualquier cosa habría tenido que bastar. Si tan sólo ese alguien no fuese un quisquilloso marqués que extrañaba con toda su alma usar cubiertos y degustar la cocina de sus atentas criadas. Simplemente no tenía el corazón para rechazar la buena voluntad de Lyndis. Bajando de su caballo, sin necesidad de atar al bien entrenado animal, se acercó a la nómada con las noticias de la mañana.

- No puedo sino pensar que están buscando algo en particular, o apuntando a un destino que desconozco. - Comenzó. Antes de sentarse del otro lado de la fogata dio la usual reverencia a modo de saludo, imprescindible para él, aún dadas las condiciones. - Muy buenos días, por cierto. ¿Se encuentra bien? ¿Ha tenido un plácido descanso? -

Lyndis era alguien cuya compañía disfrutaba y en quien había puesto considerable confianza, mas nada quitaría su necesidad de tratarle con prudencia. Tomó asiento sin dilación, el tiempo que tenían para prepararse era escaso y cuanto más lo redujesen, más tiempo dejarían a proseguir el viaje. Pensativo, Eliwood continuó repasando mentalmente lo que sabía de la zona, intentando comprender el extraño patrón de movimiento de los emergidos. - Si se tratase de ingresar a Lycia, la ruta que toman sería bastante inconveniente. Así mismo si se tratase de cruzar al territorio de Valentia. ¿Quizás hay algo más que intenten hacer en Sacae? Alguna otra ciudad de importancia, quizás, además de Bulgar... -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Lun Nov 30, 2015 6:15 pm

Dejó que sus preocupaciones se fueran con el viento ni bien escuchar los cascos del corcel de su compañero al galope. Interrumpirlo en su rutina mañanera había resultado ser poco fructífero, simplemente atrasaba más el largo y, a su parecer, innecesario proceso. Pero si eso le daba al pelisrojo una cierta paz, equilibrio o control en aquel ambiente tan ajeno al común suyo ¿quien era ella para negarselo?

Cuando se sentó al fin al otro lado de la fogata, cualquier preocupación había desaparecido del rostro de Lyn. Conservaba su firmeza y ánimo habitual, por más que la situación fuera poco provechosa para el objetivo del viaje. Era mejor siempre tratar con aquellas cosas en el rango de su espada, aquellas más allá del mismo tendrían su turno de ser tratadas cuando le alcanzaran.

-Solo un silente sabe el objetivo de otro silente me temo. Si los descubriera sería uno de ellos y tendria que matarle, Eliwood- bromeó la guerrera con un guiño, pasando inmediatamente a urgar en las alforjas en busca de los bols de madera para servir la comida. Una mínima decencia que había encontrado necesaria para tratar con el chico de alta casta.Dudaba haberlos usado más de una decena de veces antes de aquel viaje.

Asintió en respuesta al interrogante de su compañero, entregándole su correspondiente plato de comida. -Pocas cosas son capaces de alterarme el sueño en verdad ¿Como se encuentra usted?- comentó, jovialmente, comenzando a hincar el diente en la propia comida. Su estomago recibía con agrado la magra y caliente comida, aun el trozo medio ennegrecido de "tosino" era un manjar para alegrar la pesada marcha.

Sonrió entretenida con la insistencia de Eliwood de entender lo inentendible, como de un niño tratando de comprender los tantos misterios de la naturaleza. Sobrenaturales, incontrolables e incalculables eran los silentes, como tantos otros fenómenos. Tendrían tanta suerte de comprender su razonar como el de un rayo al caer.

-No hay mucho tan cercano al borde- respondió de todas formas siguiendole el juego, apreciando los intercambios con el muchacho por más que fueran sobre un tema tan poco provechoso. Aquella inocencia se le hacía refrescante a la mente un tanto más cínica de la nómada en aquellos tópicos. Demasiado práctica, quizás, tras tantos años de buscar la eficiencia por sobre la razón por el simple hecho de la razón.

-Nor-oeste un pequeño poblado, menos de dos docenas de personas, exiliados Kutolah- señaló en la dirección con su mano, engullendo sus plato entre frases, e incluso en medio de ellas por momentos -Al Oeste ruinas de un fuerte, que ha estado en ruinas desde que tengo memoria. Sur-oeste una pequeña parroquia, ningun culto local.-

Terminando la explicación, dio un largo sorbo de su odre de agua, que prontamente debería recargar, y se limpió sus manos en su túnica verde. -No pueden estar buscando nada en medio de la nada. Son una tormenta en paso. Pasarán- concluyó encogiendose de hombros. Posiblemente Eliwood tendría otra visión del asunto, pero a ojos de la nómada no había mucho más en ello. Era imposible predecir en exacto a tan errante armada.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Mar Dic 08, 2015 3:54 pm

El noble apretó los labios en leve y silenciosa desaprobación, como única respuesta; esa vez, no falló en entender que Lyndis bromeaba con él, sin cesar de sorprenderle lo fácil y seguido que parecía estarle causando gracia. No habría sabido si Lyndis le tomaba en seriedad o no, tenían prioridades bastante distintas, por decir lo menos, aún no descubría qué era lo que sonsacaría verdadera preocupación de la nómada o si algo existía que pudiese. Por el momento, tan sólo hablar de su familia parecía haber abierto una grieta en ella, ínfima, breve, apenas una muestra de sensibilidad que rápidamente fue superada. El resto, lo tomaba con inverosímil naturalidad. Algo que Eliwood era incapaz de hacer.

- Muy pocas cosas, en efecto. - Concordó enseguida. No quitaba que Lyndis estuviese haciendo bastante por él y por la situación en general, aunque la viese demasiado tranquila para su gusto. Hasta cocinaba para él, algo que tomaba por intrínsecamente femenino y que sentaba un poco extraño en ella. No pudo sino dar una leve sonrisa, apreciando el esfuerzo en compensación a lo poco que podía elogiar de las habilidades culinarias de su acompañante. - Me siento repuesto, descuide, estoy en apto estado para la jornada. Son sólo mis pensamientos de crónico preocupado de los que pierdo control, no ceso de pensar en cómo estarán las cosas en mi ausencia... en cómo están las cosas aquí... - Exhaló tendidamente y evitó pensar en si querría o no comer. Su paladar prácticamente sufría de abstinencia en aquel entonces, pero no querría menospreciar a quien tanto hacía por él...

Acabó por llevarse el bowl a los labios como si de una taza de té se tratara, dejándolo allí y tomando mínimos sorbos del brebaje. ¿Por qué había sólido dentro? ¿Sin cubiertos? Algo cálido a primera hora era un sorbo de vida misma, pero tenía sus dudas. Hizo su mayor esfuerzo por no pensar en ello y ocuparse, en su lugar, en buscar el patrón en la información que Lyndis le daba. Se mantenía atento, su espalda erguida, sus gestos medidos, formal a un punto inverosímil considerado que se encontraba sentado sobre un trozo de madera en plena pradera, y aún así, una leve incomodidad se hizo visible en sus ojos al presenciar a la mujer (dama noble, se repitió mentalmente) comer mientras hablaba. ¡Y limpiarse en su ropa! La caída de su extraña falda se veía ya roída y algo polvorienta, pero seguía siendo inexcusable. Le distraía de sobremanera, pero la cortesía le ataba a no decir nada, tan sólo seguir desconcertado. Fijó su vista a la distancia, intentando imaginar cómo alguien recordaría la dirección de las cosas en un mar verde como aquel.

- Sigue pareciendo un patrón carente de sentido, pero... es algo de lo que no puedo despreocuparme. - Debió de persistir, sosteniendo el recipiente entre sus manos y dejando que el calor pasara a sus dedos. - No como persona, no como marqués. No puedo simplemente desviarme de ellos, saberme a salvo y desechar el asunto, espero comprenda. Las fronteras que deseo proteger no pueden simplemente desviarse, pero tampoco veo el enfrentar y repeler como mi predilecta opción, lo cual me deja escasa opción. Es necesario para mi entender más, por imposible que parezca. - Se explicó. Estaría junto a Lyn un largo tiempo aún, a través de la frontera de Lycia y después de esta; prefería, en ese punto, no esconder lo que pensaba y cómo su cargo le ataba a pensarlo, responsabilidades que pronto recaerían sobre ella también. Además, depositaba en la nómada bastante confianza ya.

- Quizás lo comprendamos en las siguientes jornadas. No parece que esten siguiéndonos a nosotros en absoluto, pero me aliviaría comprobarlo con seguridad a medida que nuestros caminos difieren. - Dijo. Hasta el momento parecía que los emergidos tenían su propia ruta y que esta se cruzaba apenas de casualidad con la suya, pero naturalmente que había sospechado de ello. Si continuaban cruzando caminos de esa forma en todo el trayecto, contaría sus dudas por disipadas y asumiría lo peor. Depositó el bowl casi vacío en el suelo, restaba algo del caldo con leve sabor a carne, pero no creía poder continuar. - ¿Por dónde nos dirigiremos el día de hoy? ¿Qué posibilidades tenemos de converger por mera casualidad con aquellas criaturas? -
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Lun Dic 14, 2015 8:22 am

La extrema formalidad del noble pese a la por demás informal situación no dejaba de parecerle curiosa a la nómada, aun tras días de viaje, inspeccionando los extraños gestos y actitudes en los diversos "rituales" que tenía.  Aunque con el avance de por las praderas poco a poco la tensión de Eliwood parecía haber desiminuido, parecía resistirse a tranquilizarse del todo. Si lo hacía, eran por cortos momentos.

-Mm mm- asintió, comprendiendo parcialmente la explicación del noble. Eran mundos, situaciones, perspectivas distintas las suyas. Los nómadas tenían aquella facilidad de simplemente moverse en caso de necesitarlo, los pueblos extranjeros... No tanto.

Mientras que en Sacae los silentes eran tan solo una plaga, una tormenta, una molestia y disturbio en el paisaje, en Lycia eran una armada. Marchando, sitiando y arrasando ciudades... ¿Ciudades como Caelin?

Un escalofrío recorrió su espalda. No... ¿Acaso los problemas que hablaba Eliwood sobre Caelin eran...? Hasta aquel momento no lo había considerado, no de una forma tan profunda ni con una perspectiva tan clara.

Desvió su mirada al horizonte, dejándola perderse en las praderas e inspirando profundamente, tratando de alejar esa preocupación sin sentido. El comprender no significaba tener que compartir el punto de vista de su compañero de viaje.

-Preocuparse innecesariamente no solucionara el problema tampoco, Eliwood- acotó, agitando la cabeza en desaprobación. Aunque era loable la preocupación del joven por su pueblo, preocupación sin acción no llevaba a nada.

-Comparto el sentimiento de que cuanto más difiera nuestro camino con el de los silentes, mejor- bromeó, con una sonrisa divertida para luego fruncir el ceño al ver el bol ajeno sin acabar.

Alzó una ceja acusadora, pero prontamente suspiró y agito su cabeza nuevamente, rindiéndose. Era demasiado quisquilloso con la comida Eliwood, se preguntaba como siquiera llegó a aquella edad comiendo tan poco. Aunque eso al menos explicaba el porque de su contextura más delgada con respecto a los rechonchos nobles que había cruzado en el pasado.

Tomando la comida ajena, a sapiensas que obligarle a terminarla simplemente demoraría más la partida, la acabó de un tirón y se limpio la boca en el hombro de su túnica. Ella no desperdiciaría comida.

-¿Que posibilidades hay de que llueva imprevistamente?- respondió el interrogante con uno propio, mientras comenzaba a preparar la silla de Madelyn para la cabalgata, haciendo un gesto con la cabeza en dirección sur-oeste -Donde hay una capilla hay un camino, no muy popular pero con ello sospecho evitaremos los silentes. Es un paso estrecho y un poco accidentado para un ejercito, diría que tenemos menos chances de cruzarlos por allí-

Eso le decía su experiencia, su conocimiento. Su instinto por su parte... le decía que volvieran a las montañas y esperaran una semana más a que pasara todo. Una semana más en perspectiva de su vida los últimos años era la nada pero... Sabiendo que tenía una tribu, una familia allí afuera... Esperandole desde hacía ya 5 años ¡Cinco! Por Hanon, no podía quedarse quieta ahora. Apostaría a su mejor posibilidad y rogaría lo mejor...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Dom Dic 20, 2015 5:12 pm

Jamás conseguiría de Lyndis la clase de respuestas que en su estatus y en su experiencia consideraba las correctas, las que esperaba tener, pero sí alguna que otra de mayor utilidad. En ese sentido, si bien le frustraban los desacuerdos, no podía molestarse por ello. Algo había, sin embargo, que había dado un leve vuelco a su inquieto humor allí: Lyndis le había llamado 'Eliwood' a secas otra vez, sin título, sin adiciones, sin siquiera un aviso de que pensaba tomarse esa confianza o una petición de permiso para hacerlo. Al primer par de veces podía considerarlo accidental, pero ya parecía haberse vuelto un hábito. Qué fascinante detalle. Sonrió con un asomo muy poco disimulado de emoción, como si estuviese frente a lo más encantador que había oído en la década. Ladeó la cabeza levemente, y con sumo interés cuestionó. - ¿Estamos al punto de tratarnos por primer nombre, lady Lyndis? -

Al menos eso mejoraba su disposición. Miró como si nada al serle retirado el plato, acostumbrado a que tales cosas se hicien por él, a su vez que a malgastar inocentemente lo que decidía que no deseaba. Por supuesto que no acostumbraba que quienes le retiraban la mesa comieran de su plato, de hecho, ni su más cercana familia o siquiera su difunta esposa habría hecho tal cosa. Abrió la boca para decir algo, pero no se le ocurría una sola cosa que fuese cortés replicar en un momento así. Recalcarlo sólo lo hacía peor. Se limitó a quedar pasmado un par de momentos, cerrar la boca de regreso, agachar la mirada en pudor y prontamente ponerse de pie. Tendrían que trabajar tanto en etiqueta...

Cómo deseaba volver a la normalidad de su mundo, en que tales cosas habrían sido de primera prioridad. Pero restaba un camino largo aún, y aunque se acortaba en cada jornada de viaje, seguían distantes los días en que verdaderamente pudiesen ser esas sus únicas preocupaciones. Carraspeando y evadiendo en gran parte las cosas, Eliwood apagó la fogata con algo de agua, sin molestarse en deshacer los restos. Si estaban siendo rastreados, era desde hacía días ya y ocultarse serviría de poco. Subió de regreso a su montura, preparada desde la madrugada, y con su usual control de las riendas tomó su lugar junto a Lyn, en quien encomendaba usualmente guiar el camino, pues lo conocía mucho mejor.

- Inconveniente para ellos, entonces. Si se da el caso de que aún en esas condiciones nos intercepten nuevamente, asumiré que tienen un particular interés en nosotros. - Dijo. Suroeste sería, comprobar las cosas le vendría bien. Pensativo, agregó tras un momento. - Sino es en destruir capillas locales... ¿qué tan comunes son en esta zona, exactamente? Suena a blancos tristemente fáciles, lugares recónditos como aquellos, asumo que no muy bien amurallados o defendidos. -

Golpeó suavemente con las espuelas y echó a andar. El tiempo apremiaba, no era prudente apresurarse en demasía, pero habían caído en un ritmo fijo ya y aprovechaban cada minuto posible de luz. Localizó el suroeste gracias a las indicaciones de Lyndis más que cualquier otra cosa, pues se le dificultaba en sitios tan abiertos y carentes de marcas, y hacia allí se encaminó en fácil avance a través de tan transitable terreno, siempre a la par de su acompañante. Para un grupo tan reducido como 2 jinetes, cualquier ruta de Sacae parecía idónea y por el momento, parecían ser los únicos en ella. Era hasta inquietante, la amplitud del espacio vacío y el silencio en este, tan absoluto que el silbar del viento se oía con claridad.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Dom Ene 03, 2016 5:49 pm

El escuchar ser llamada por aquel extraño nombre y aquel extraño titulo le estremecían, por más que en verdad racionalmente no le molestasen. Era... falta de costumbre. Cinco años en no escuchar su nombre completo sin hablar de aquel tan misterioso aditamento ¿Ella una lady? No, jamas había pensado en si misma de aquella forma, nunca se acostumbraría a pensar en si misma como parte de la nobleza.

Gracias a esto tardo en comprender lo que se refería su compañero de viaje. -...Siento si he ofendido. No era mi intención. Con tantos días en el camino... Simplemente salio de forma natural. Si le molesta volverá a un titulo correspondiente-  se disculpó, con una sonrisa amarga sintiendose como una pequeña que había hecho algo malo.

De no haber usado su nombre completo seguramente habría refutado con mayor ímpetu y habría descartado el asunto. Pero siendo llamada con aquel nombre... Le remitía a su rol de hija, a aquella Lyndis que tiempo atrás había sido olvidada y que de una forma u otra el noble de Pherae había vuelto a la vida.

Rápidamente, Lyn la nómada volvió a la supereficie, al ver como el noble malgastaba agua en apagar la fogata... Le dedicó una mirada acusadora, anotando mentalmente que deberían parar a cargar agua mucho antes de lo previsto con aquello... Apagar una fogata con agua no usaba poca en lo más mínimo ¡Era un derroche! La vida en el camino no era la vida del pelisrojo, mucho menos cuando el tiempo apremiaba.

Trago sus quejas, y dejó que el viento se llevara su enojo. Ya habría tiempo de enseñarle a no malgastar comida y agua en otros momentos.

Montando, pronto Eliwood se le acercó al galope y comenzaron la marcha a paso lento, para ir lentamente subiendo la marcha. En jornadas largas como aquellas, era mejor no forzar a sus monturas y dejarlas acostumbrarse a un andar antes de proceder a uno más fuerte. No tenían el lujo de poder cambiar de caballos a medio camino como para justificar el acabar con la estamina de los propios.

-No podría decirle con seguirdad- respondió a la duda del noble, intentando recordar lo que sabía de la zona -No suelo moverme muy cerca de la frontera con Lycia, suelo terminar más en el este que en el oeste de Sacae. Desde los silentes, ha disminuido el trafico de gente por aquí y por ende los reportes de bandidos en esta zona en particular... Pero no puedo negar que las defensas de estos lugares suelen ser bajas- confirmó la sospecha del noble. No seria de extrañar llegar a la parroquia y encontrarla desbastada meses ha. Dudaba fuera con la surgida de los silentes un lugar muy frecuentado.

Pronto el andar volvió a su ritmo habitual. Los caminos en aquella zona eran tranquilos, más aun tan lejos de la salida habitual hacia Lycia. Colinas, llanuras y pequeñas formaciones rocosas se hilaban en un extraño entramado que parecía no tener otra razón más que el embellecer el extraño cantar de Hanon en el viento.

-Entre los nómadas se suele decir que es posible escuchar con mayor claridad la voz de Hanon en el viento cuanto uno más se aleja del corazón de Sacae- le explicó, alzando la voz por encima del galopar de los corceles y llevando su mano a su oido para agudizarlo y captar con mayor facilidad el silbido del viento con los extraños matizes que creaba en esa zona -Un ruego en pos de que volvamos a nuestras tierras, o una bendición plagada de tristeza como la de una amante viendo a su amor partir sin la certeza de que vuelva- citó aquello que había escuchado mil veces de los druidas y hechiceros de su pueblo.

Sonrió, cerrando los ojos y alzando los brazos dejando que el viento se arremolinara y le abrazara. Era sin duda algo espectacular y unico de su amada tierra... Tierra que pronto dejaría y que no sabía si algun día volvería a ver...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Dom Ene 03, 2016 11:14 pm

No era tan presuntuoso como para creer que se estaba desempeñando bien en esa agotadora, extraña y novedosa travesía, pero tampoco tan perspicaz como para saber en qué erraba y en qué no. Tan sólo podía dar su mejor esfuerzo y esperar que Lyn se lo hiciese notar si algo debía corregir, aunque como resultaban las cosas, era más a menudo ella quien simplemente preparaba y arreglaba, a medida que Eliwood caía de error de novato en error de novato. Era mayor para cambiar sus modos y aprender a hacer las cosas por sí mismo no era ambición simple ni pequeña.

Imperturbado e ingenuo, siguió adelante como si todo marchase a la perfección, dejadas de lado sus ansiedades para cuando pudiese realmente atenderlas. La pequeña aprehensión que distanciaba a la sacae de sí le sabía amarga, y aguardó hasta tenerla con él para hablar con calma, sin un ápice de duda en tocar un tema ligeramente delicado entre los suyos. - Por favor, Lyndis. Somos muy, muy pocos los señores de Lycia que nos contamos sobrevivientes, me hace bien saber que podemos dirigirnos los unos a los otros como amigos. Puedo ser Eliwood a secas, lo soportaré. - Finalizó con un tono casi divertido. Lo cierto era que no lo soportaba a menudo, no de la fuente equivocada, podía ser terriblemente quisquilloso al respecto (como con tantas cosas) pero con ella estaría bien.

Atendió al prospecto bastante inseguro que tenían por delante. Sólo podía esperar que la parroquia no fuese un punto crucial de descanso en la marcha, pues por como describía Lyndis el asunto y cuando podía él asumir, tenían menos posibilidades de encontrarla a salvo que de cualquier otro modo. Nada que pudiese hacer al respecto, sin embargo, sino hasta estar allí. Podría desviar de antemano y no optar por un punto intermedio tan incierto, pero aquello sería aún más amargo, como el admitir una derrota ni siquiera combatida. Replicó con lo único que le parecía acertado. - Mantendré esperanzas hasta que lo veamos con nuestros propios ojos. -

Y no permitió que sombra alguna de duda le afectase más. No era desagradable la ruta ni perdía oportunidad de apreciar aquello que jamás había conocido en profundidad, pues hasta no entrar en la búsqueda de Lyndis, jamás se había internado en Sacae. Las palabras de la nómada le instaron a mirar con otros ojos lo que le rodeaba, buscar en el paisaje el misticismo que describía. El mundo fuera de su ciudad no cesaba de parecer fantástico, se remitía a novelas leídas y rumores ávidamente oídos de criaturas, deidades, reinos ocultos, magias antiguas y otras maravillas que se creía todavía, a sus 32, tanto como en su más temprana infancia. Siempre había deseado saber que tales cosas existían y súbitamente parecía que las había encontrado, a través de tan inesperada persona como la heredera de Caelin. Estaba fascinado por el mundo de ella, tan distinto al que a él se le había traspasado, cual herencia familiar. Una amplia sonrisa se dibujó en sus facciones, y aunque no veía absolutamente nada fuera de lo común en las planicies, tomó cada palabra como la textual verdad.

- ¡Eso es increíble! Cielo santo, ¿es eso lo que escucha usted en este viento? ¿La bendición de su viaje? ¿O quizás un llamado a no tomarlo? Por favor, cuénteme todo. - A duras penas contuvo su fascinación, aunque supo mantener su montura en ruta cuando su atención se volcaba de lleno a la mujer. Sinuoso, el camino descendía y conseguía agrandarse entre rocas y altibajos, hasta tomar la anchura de una carreta de gran tamaño, facilitando el paso más adelante.

Habían señales de tránsito, recientes pero leves, y al notarlas Eliwood no supo si debía de preocuparse o no. Ciertamente no era como si el camino hubiese estado abandonado por semanas, entre aquel día y la anterior lluvia varios habían dejado sus huellas, así como limpiado el camino de una forma sospechosamente sistemática. Como abriendo paso. El marqués parpadeó con leve desconcierto. - Lady Lyndis, mire. - Le llamó, cauteloso, bajando la voz como si se encontrasen en compañía. El hecho de que el camino hubiese sido utilizado no necesariamente significaba que fuese por presencias indeseadas, mucho menos que aquella pequeña ruta también se hubiese convertido en un paso de emergidos, pero mentiría de decir que la idea no cruzaba su mente.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Lun Ene 04, 2016 12:08 am

Le alegró el saber que no se había extralimitado en su confianza. Le había tomado mucho afecto al noble extranjero en el corto periodo de conocerlo y no pretendía insultarlo en lo más mínimo ¡Le había traído la buena nueva que tenia familia allí afuera! Sin esperar pago ni exigirle nada a cambio, motivos de sobra tenía para no querer estar en el lado malo del pelisrojo. Le debía demasiado.

Sumado a que aquellos extraños protocolos de la nobleza no le agradaban. Si, estaba acostumbrada a tratar con nobles a través de los años, pero la idea de caer en aquel juego inútil de nombres y títulos con Eliwood le disgustaba.

La reacción de su compañero de viaje a su relato le tomó por sorpresa, no esperando un interés tal por las costumbres e historias de su gente. Con su actitud tan ajena a la intemperie y las planicies... Una sorpresa grata de todas formas, que prontamente le exacerbó la sonrisa.

-No sabría decirte- le respondió con sinceridad clavando sus ojos en los ajenos -Solos los druidas y hechiceros del pueblo pueden oir con claridad la voz de Hanon en el viento, pero a veces es posible... ¿sentirlo?- intentó buscar una palabra con que expresar aquello, cerrando los ojos nuevamente y dejándose llevar por el viento con brazos abiertos.

-En general es como un llamado... Una sensación de pertenencia, un susurro asegurando buena caza y suerte. Pero aqui... es como un llanto... siento que no quiere que me vaya de aqui...- la sinceridad con la que decía aquellas palabras le dio escalofríos a la misma Lyndis ¿Acaso era la voz de Hanon o sus propias inseguridades las que oía?

Pero sentía el llanto lastimero y el viento abrazándole, tirándole en sentido opuesto a su camino, rumbo a las llanuras...

Las palabras del noble le trajeron de vuelta a la realidad, aminorando el paso y observando la huellas del camino. Con su relato había perdido la noción del espacio y pasado por alto las mismas. Había sido descuidada.

Desmontando, se arrodillo en el sendero y comenzó a inspeccionarlas con seriedad, acercando su rostro al suelo y pasando su mano por entre las huellas.

-No cabe duda que fue transitado recientemente- concluyó la nómada -Pero veo más carros que tropas y- señalando al costado del camino al pasto verde continuó -No parecen haber pasado los silentes, les falta su toque- bromeó, con una sonrisa picara para volver a montar a Madelyn.

-Aun así veo algunas huellas muy recientes. Por el viento en la zona es difícil de decir pero quizás incluso hoy mismo ha transitado gente este camino...- dejó aquella conclusión que se asentara en el noble antes de volver a andar, más seria y alerta que antes.

Los silentes no eran los únicos peligros en aquel mundo al fin y al cabo...
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Jue Ene 07, 2016 2:29 am

Lyndis mediaba entre Eliwood y aquello que era invisible a sus ojos, esquivos los misticismos del mundo para quien no sabía ni donde buscarlos, mas el mensaje que comunicaba no le dejaba del todo tranquilo. La fascinación con que aguardaba se transformó pronto en confusión. Sospechaba que no contaban, entonces, con la bendición de las deidades de las planicies, lo cual le hacía sentir extrañamente culpable. Como si debiese una disculpa a aquel Hanon por alejar a una nómada de sus brazos, disculpa que resultaba bastante imposible de dar. - Oh... - Acongojado, bajó la vista. Qué desafortunado primer contacto con esa clase de fuerzas.

Se detuvo cuando Lyndis lo hizo, aunque poco entendía por qué se apeaba del caballo para mirar, mucho menos qué esperaba encontrar mirando tan cerca. Huellas eran huellas. Formas heterogéneas, patas de animales, marcas de zapatos, rastros de ruedas a lo sumo. Le decían que alguien había estado allí, tan pronto como para no ser borradas por el viento o la lluvia aún, pero no más que eso. Aún así, aguardó hasta oír el veredicto de ella y comprendió que al menos el peor de sus miedos no parecía ser el caso. Podían aún ser muchas cosas, sí, pero no emergidos. De donde fuese que viniera la conclusión de que habían sido dejadas tales marcas en el día, quiso confiar en que así era y no cuestionó.

- Es un alivio, entonces. No han de ser muchas personas, podría tratarse simplemente de viajeros. ¿Quizás se dirigen también a la capilla? - Dijo con un idealista toque, mas apenas se escuchó a sí mismo pronunciar tales palabras en voz alta, las completó en su mente. Como podían ser viajeros, podían ser muchas otras cosas, y que se dirigiesen a la aislada y solitaria capilla era todo lo opuesto a un pensamiento tranquilizador. A Lyndis tampoco parecía gustarle demasiado. Rogaba que lo que fuese que sucediese, tomase lugar efectivamente en el día, pues les daría tiempo a llegar. Tanto mejor si no era nada de qué preocuparse. Miró el camino, largo y sinuoso aún, tan vacío como antes. - ...será mejor adelantarnos. -

Si podían dar alcance a lo que había dejado ese rastro, querría hacerlo, aunque no estuviese a distancia visible o audible. Confirmó que su espada siguiese a cómodo alcance en su cinto, espoleó al caballo y pasó de una tranquila cabalgata a un apresurado galope, apenas inclinándose sobre la montura; no la forma más eficiente, no, pero tenía la educación de un caballero de Pherae para culpar por tan recto estilo. Vigiló que Lyndis estuviese aún con él, y con un serio gesto fijo en sus facciones habló por sobre el rítmico golpeteo de los cascos en el camino y un aullido más marcado del viento. - ¡Sólo quiero estar seguro de que no es nada por lo que deba preocuparme! - Se justificó, manos firmes en las riendas.

Aquella no era su tierra, pero aquello pocas veces le detenía o cambiaba sus actos. Era la tierra de Lyndis, lo cual debía ser suficiente. Siguió el camino marcado, desconociendo el terreno fuera de asumir que le conduciría al lugar correcto. No divisaba movimiento al horizonte y suponía que así sería por un tiempo aún, mas guardó un tenso silencio al proseguir, buscando con la mirada un techo, una torreta, un símbolo, cualquier cosa que augurase la capilla. Al menos no había humo hasta donde veía. Vagamente se preguntó si sería un lugar de culto a la misma deidad en que Lyndis creía, y si podía encomendar alguna suerte a ello.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Luzrov Rulay el Jue Ene 07, 2016 3:19 pm

El templo siempre habia estado construido de tal manera en el que las voces dentro pronunciadas hicieran eco en sus paredes,expandiéndose por el lugar. Todos los templos que el conocía tenían el mismo efecto,una manera de que la voz de los clérigos llegase a oídos de todos los creyentes por muy lejos que estuviesen de su persona. O incluso que llegasen a la santa misma. Fue por eso que incluso a través de la cerrada puerta de madera el priest era capaz de escuchar las oraciones que su superior,aquel encargado de la capilla, guiaba. Pidiéndole a la santa que guiase y bendijese el camino de los viajeros que en el interior se encontraban. Momentos de silencio para que los creentes pudiesen realizar sus propias oraciones o sus propios pedidos,y la voz se elevaba una vez mas dando gracias a Elimine y pidiendo su gracia divina.

Era extraño para el escuchar ese sonido proveniente de esa pequeña capilla,pocos habian sido los viajeros que a la misma habian llegado ,por lo menos desde su estancia en el lugar. El silencio solía reinar en el recinto ,roto únicamente por los ronquidos de borrachos del sacerdote y los gritos que el mismo le regalaba a su persona. Ver que por una vez aquel que estaba a cargo de la santa sede de Elimine cumplía sus obligaciones resultaba extraño,no sabia si en el buen o mal sentido.

Cuando el grupo de viajeros llego al lugar,rogando por la bendición de su viaje de vuelta a su Lycia natal iba a ser el mismo quien encaminase las oraciones y atendiese a sus invitados,ofreciéndoles descanso y guía antes de partir de nuevo. Hasta que el hombre apareció y de mala manera lo aparto a un lado,haciéndose el cargo de los viajeros. Ese era el principal motivo de que el clérigo de cabellos blanquecinos se encontrase en las afueras de la capilla. Quedándose sin labor en el interior se ofreció voluntario para guardar los caballos de los viajeros,los cuales tenían cierto temor en dejarlos solos. De esa manera todos pudieron entrar en la santa sede,nadie mas que el priest quedo vigilando a los seis caballos.

Sus pensamientos en esos instantes se dividían en orar el mismo por un viaje seguro para sus invitados y en analizar a los mismos,producto de la curiosidad de tener a tanta gente en lo que en esos instantes era su hogar le producía. Por los atuendos y la constitución de los dos únicos caballos que no tiraban de ningún carro llevaban supuso que dos de los ocho viajeros eran guerreros. O que por lo menos conocían el manejo de las armas que portaban y que con las mismas se dedicaban a proteger al pequeño grupo. Mercenarios seguramente. El resto parecían simples civiles,con ropajes quizás un poco mejores que aquellos que trabajan la tierra,pero no eran lujosos. La carga que portaban era desconocida y prefería que así siguiera siendo.

Y aquellas oraciones que repetía en su mente quedaron interrumpidas.Por dos siluetas acercándose al lugar desde la lejanía. Por el sonido de los cascos de los caballos cada vez mas audibles. No pudo evitar enarcar una ceja con cierta extrañeza. Semanas sin ninguna visita y dos grupos pasando por aquel casi abandonado camino el mismo día. Seria una bendición o una maldición? Algo que aplacase su monótona rutina o algo que la destrozase por completo? Su naturaleza le impedía el siquiera pensar que las dos nuevas siluetas eran una amenaza para el lugar,pero no pudo evitar pensar que si habian acabado todos en dicho lugar en el mismo momento era una señal divina. Y no sabia si la misma era buena o mala.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
932


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Jue Ene 07, 2016 7:37 pm

La nómada no pudo evitar ver con mirada curiosa a su compañero de viaje al escuchar la decepción en su voz ante su interpretación del viento. Tan animado que estaba y deseoso de saber la respuesta instantes atrás... aquel cambio brusco se le hizo a Lyn algo por demás inesperado.

Tras varios minutos de meditativa contemplación, la sacae terminó por encogerse de hombros y dejar que el asunto se desvaneciera de su mente. Posiblemente no lo entendiera aun si preguntaba y obtenía respuesta.

-Una gran posibilidad, considerando que es el único refugio para extranjeros tan cercano al borde en estas épocas- concedió a la conclusión de Eliwood con actitud seria. Aun ajena a la religión que profesaba la capilla, ese tipo de lugares eran símbolos de resguardo. Pero la posibilidad de ser bandidos en pos de saquear el lugar tampoco desaparecía, no era bueno relajarse en base a una conclusión tan incierta.

Sonrió complacida ante la reacción del pelisrojo a todo aquello. Alerta, listo para lo inesperado. Asintió, conforme, alejando su vista del joven y clavándola al frente -Ya puede verse en la distancia, recibiremos nuestra respuesta a la brevedad-

En efecto, en el horizonte ya era visible el sin igual techo de aquel tipo de construcciones, que poco a poco se agrandaba a cada zancada de los corceles hasta llegar a un tamaño descomunal ¿Que deidad querría residir en un edificio de piedra regia? Dudaba grandemente que la suya.

Viendo que se encontraba alguien en las afueras de la misma, observándolos, intercambió una mirada alerta con Eliwood y disminuyo la marcha. Una mano en las riendas y otra disimuladamente en su regazo, lo más cerca de la empuñadura de su espada que le era posible sin levantar sospecha y amenaza.

-Buena mañana- saludó en tono cortés al extraño elevando la voz, manteniendo una distancia prudente. En caso de un ataque, debería desmontar para pelear y era una acción que le tomaba un par de segundos.

Largo cabello claro y una tunica holgada identificaban al desconocido como miembro del clero. De algún clero al menos, estaba segura de haber visto ropas similares en algunos sacerdotes itinerantes en el camino o en Bulgar. Podía tratarse tranquilamente de una falsificación, le era imposible identificar detalles particulares en ropajes como aquellos.

Bandidos dedicados a emboscar viajeros desprevenidos. No era la primera vez que escuchaba de algo así.
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Lun Ene 11, 2016 6:32 pm

La pequeña iglesia no podría haber parecido más pacífica a sus ojos, e inclusive en aquella área del largo camino reinaba poco más que el silencio de los campos, pese a ser el único destino factible de la ruta; por qué Lyndis le dirigía aquella cautelosa mirada, Eliwood no lo comprendía, pero resolvía tomarla en cuenta de igual modo. Aminoró el paso a medida que el pintoresco entorno se descubría a su vista, a modo de no parecer extraños en la prisa que llevaban. No era una gran construcción, la entrada parecía casi nueva, quizás reciente renovación o quizás sólo desuso, pero las alargadas ventanas no mostraban vidrio tinteado, sino común. Una iglesia muy bien cuidada para el confín de la frontera en que descansaba, pero humilde al fin y al cabo.

Un único encargado se hallaba a la puerta. O encargada. Una mujer de largo cabello de un color blanco puro, igualmente inofensiva a sus ojos, aparentemente haciendo compañía a los 6 caballos que se hallaban atados fuera, casi todas las cabezas metidas en un largo bebedero cuya agua probablemente necesitase rellenarse ya. Si bien Lyndis guardó su distancia, Eliwood no vio motivo para no avanzar, bajando de la montura para terminar de adelantar a su caballo por las riendas con suma naturalidad, impávido inclusive a la extraña imagen que generaba al poner al equino blanco, de montura finamente labrada y estandartes de Pherae pendiendo sobre las patas traseras, junto a los animales de mucho más simple equipamiento. El animal ni siquiera agachó la cabeza o cambió de postura sino hasta que el jinete le hizo un gesto con la mano, un movimiento de lado a lado la palma relajada que significaba que descansara; implacable entranamiento de caballo de guerra.

- Buenos días, dama. - Saludó, volviéndose hacia la entrada y subiendo los dos pequeños escalones al agradable descansillo de madera. Aún teniendo al clérigo justo frente a sus ojos, seguía tomándole por una dama sin chistar; no era sólo el cabello, sino la suma de todo, algo respecto a la forma de su rostro, o quizás respecto a sus pestañas, fallaba en darle una impresión suficientemente masculina como para caer en cuenta. En acorde reacción bajó la cabeza frente a ella, el resumido gesto de una inclinación, llevando su mano brevemente a su pecho al hacerlo. Una practicada sonrisa afloró en sus labios, y con la misma naturalidad prosiguió. - ¿Puedo preguntar por los caballos? Tanta concurrencia el día de hoy... es raro ver demasiada gente coincidir en este camino a la vez, realmente. -

Lo cierto era que no tenía la más mínima idea, pero Lyndis había explicado tales cosas sobre ese camino, y cuando se trataba de hacer las cosas sonar mejor o disfrazarlas de naturalidad, Eliwood era un excelente actor. Podía tomar lo que le convenía de las palabras de ella, fingirse un conocedor y facilitarse las cosas a la hora de indagar. Los años le habían llevado desde el inocente hábito de querer reconfortar a aquellos a su alrededor mostrando siempre el mejor lado de las cosas, hasta una gran habilidad para mentir al respecto si era lo necesario; al final, se había hecho tan buen mentiroso como su conciencia le permitiese.

Un sonido aún distante llamó su atención entonces, no otros viajeros u otra señal de la cual desconfiar, sino algo tan simple como las oraciones dentro del recinto. Podía oír con suma claridad la voz del sacerdote. Habían sido literalmente años desde la última vez en que había oído tal cosa como un representante de la iglesia de Elimine impartiendo misa, y no pudo evitar mostrar una mirada de interés, ladeando la cabeza hacia las puertas de la iglesia. - ¿Están orando? -  Por cortesía preguntó apenas superficialmente, aunque lo que realmente pretendía preguntar era si se podía acercar. Miró por sobre su hombro a la nómada que le había llevado hasta allí, como consultándole si podía.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Luzrov Rulay el Lun Ene 11, 2016 7:46 pm

No se movió de su posición pues por el momento no era necesario.Si aquellas dos sombras cada vez mas visibles atravesaban el camino sin reparar en el templo hubiese sido inutil ir en busca de alguien que no iba a detener su caballo.Si por el contrario acudían al lugar serian ellos quienes se acercasen al clérigo.

Fue el segundo caso. Aminoraron la marcha y se detuvieron en las inmediaciones del la capilla,a pocos metros de su persona.Si bien era cierto que tenia un ligero temor por la repentina aparición de tanta gente en el lugar en el mismo día,algo realmente inusual,en el fondo no podía mas que dedicarles una suave sonrisa a los recién llegados. La gente,la compañía en ese lugar era como un oasis en medio del desierto para el,y bueno o malo era algo que no podía evitar muy en el fondo de su ser.

-Buenos días mis señores.

Les dedico una reverencia a ambos a modo de saludo,tal y como acostumbraba a hacer con todos aquellos que acudían a la iglesia. Al momento de alzarse de nuevo les dedico una discreta mirada a ambos. Una mujer de verde cabellera y sencillos atuendos típicos de Sacae. En ningún momento había descendido de la montura ni parecía tener intenciones de hacerlo.El clérigo ignoraba el porque de ello y prefería no pensar,pues no le gustaba juzgar de antemano y las ideas le llevarían a eso.

El hombre de cabellos rojos sin embargo si que había descendido, con una actitud mas cercana y confiada. Los ropajes no eran de dicho país,si no que los identifico como prendas de su país natal. Mucho mas lujosas que las de la mujer y los mercaderes dentro de la iglesia,de mayor calidad. Al igual que la riendas de la montura que el portaba. Los aspectos de ambos viajeros diferencian bastante,un curioso grupo. La diversidad agradaba al priest. Ver a gente de distintas clases,países y situaciones colaborando juntos.

Mas ante sus palabras no pudo evitar mas que soltar el suspiro. No era la primera vez que lo trataban como mujer al haberlo confundido con una,y estaba resignado a que tampoco fuese la ultima vez. Mas sin embargo eso no significaba que para el fuese agradable,era un echo menor,un simple y minúsculo error que no debería influir en mucho,pero había ocasiones en las que suponía todo un problema para el. Sobretodo cuando aquel que se había equivocado tenia las manos muy largas,aunque por suerte no fue ese el caso,y no era ese punto el primero a ser tratado.

-Lo cierto es que si es raro que alguien tome un camino tan remoto,mas aun que se detengan en este lugar. Mas sus motivos tendrán para preferir este camino. Nuestros invitados son un grupo de viajeros retornando a su Lycia natal,pidiendo la bendición de la santa para su camino de vuelta. Mi señor también es de Lycia cierto?

Pregunto con amabilidad después de la explicación,pronunciada con una afable y tranquilo tono de voz.

-Si lo desean, siempre y cuando no inopurtune a nuestros actuales invitados,pueden unirse a las oraciones. Y no teman por su montura pues ese es el motivo por el que estoy fuera del templo en lugar del interior

Se aparto de la puerta y se ladeo,dando así paso a la misma,invitando a ambos a pasar al interior si así lo deseaban. Fuese cual fuese la respuesta de ambos,si acudir o no al lugar,no iba a molestarse por ella. Pues era consciente de las distintas fes y que si bien iban bastante unidas a los países no tenían porque ser de dicha manera, y puede que el caballero de Lycia no creyese en la misma fe que su persona.

-Antes de que se me olvide amable caballero. La manera en la que se a estado refiriéndose a mi me temo que es errónea. Soy un hombre y no una dama

Seguía sin explicarse el porque de dicha confusión,cada vez mas frecuente.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
932


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Mar Feb 02, 2016 6:10 pm

Al ver el despreocupado comportamiento del noble, Lyn no pudo evitar soltar un suspiro. Era demasiado poco precavido... Seguía siendo un misterio para ella como había llegado tan lejos de Lycia como para encontrarle. Los vientos debían de soplar en su espalda constantemente ¡De otra no había!

Resignada, desmontó y imitó al noble, poco convencida pero sin intenciones de ser descortés. Mas su mano no se alejó de la empañadura de su espada. No era una zona habitual que conociera, y debía mantener la guardia en alto ante todo... Más aun, debía mantener la guardia alta por ambos.

Instintivamente acarició el costado de su yegua al ver la demostración de poderío del caballo de Eliwood. Personalmente, Lyn prefería un caballo que supiera comportarse y manso que uno agresivo capaz de ser controlado. Pero no por ello aquel corcel dejaba de ser un semental impresionante, digno sin lugar a dudas de la posición del pelisrojo. Aunque Madelyn era infinitamente mejor, a ojos de ella claro.

La naturalidad con la que el extranjero hacía tanta fanfarria le dibujo una sonrisa divertida a la cautelosa nómada, olvidandose unos instantes de dicha cautela. Su cansado compañero de viaje había desaparecido siendo reemplazado por el caballeroso marqués, la rapidez en que cambiaba de ritmo era por demás curiosa y entretenida para la joven. Una reacción a la delicada dama, ver rostros más cercanos a su tierra natal o quizas aquella extructura tan ajena a las planicies, un pedazo de un país extranjero menos salvaje.

Quizás, fueron las 3 cosas.

Bendijo internamente a Eliwood por recordar su advertencia anterior e indagar el asunto más sospechoso de todo aquello: los caballos. La delicada pristina clériga respondió con naturalidad, con una paz y sinceridad que hacía difícil dudar de sus palabras. La excusa también era sensata, creíble. La situación parecía ser mucho más tranquila que lo que Lyn hubiera esperado en su peor de los casos.

Relajando un poco los hombros, suavizó su expresión pero mantuvo sus manos a la altura del cinto. Había ganado el beneficio de la duda aquella parroquia cuanto menos.

-Ve si lo deseas- le expresó a su benefactor en relación a la propuesta de entrar, declinandola personalmente con un movimiento de su mano -Si no consume mucho tiempo no afectará el viaje, estamos aun a buen tiempo- aseguró, sonriendo comprensiva.

Aquel atisbo de civilización extranjera seguro que consolaría la ansiedad y cansancio del pelisrojo acumulados en los últimos días. Tener algo a lo que aferrarse posiblemente facilitaría el final del viaje.

Sumado a que ella odiaba lugares cerrados de aquel tipo, mucho menos de piedra ¿Acaso en verdad podía alguna deidad posar en un lugar así?

La declaración de la joven del clero instantes después alejó aquella expresión de calma en la nómada, y sus dudas a la religión ajena en el proceso, reemplazándola por una de incredulidad, perplejidad. Por donde le vieras... ¡Hasta su voz podía jurar que era más aguda que la de la propia Lyn!

Sin importar modales o decencia, observó intensamente de arriba a abajo al supuesto muchacho. Con aquellas ropas abultadas, mucho quedaba a la imaginación pero... Eliwood era delicado, comparandolo con los fornidos arqueros de sacae e incluso con sus mujeres, pero aquel extraño clérigo estaba en un nivel completamente distinto.

¿Acaso extrañezas como aquella les esperaban más allá de las llanuras...?


Última edición por Lyndis el Sáb Feb 06, 2016 11:46 pm, editado 2 veces
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Sáb Feb 06, 2016 12:29 am

El calmo y parejo tono en la voz de la clériga suavizaba su timbre, dificultando percibir exactamente qué tan grave o agudo era. Así, el engaño construido en la mente del marqués permanecía tal y como estaba aún tras oírle, identificando a la gente en la parroquia como meros viajeros. Quizás habían seguido con preocupación una falsa alarma, quizás no; 'viajero' era una palabra verdaderamente amplia. Aún así, Eliwood se aseguró de tomar todo con naturalidad, asintiendo en entendimiento. Le había sido advertido que el camino no era de fiarse y querría comprobar, al menos echar un vistazo a aquellos viajeros para saber que todo estaría bien. En gran parte porque los modales de Lyndis comenzaban a recordarle a los de sus propios caballeros, mateniéndose silenciosa y distante, como preparada para cambiar de defensiva; simplemente no parecía soltarse como lo hacía él mismo, por lo que Eliwood se sentía en necesidad de tranquilizarla.

- Así es. Eliwood de Pherae, mi dama. Veo que tales viajeros están en la misma situación que nosotros, entonces. - El marqués confirmó; cómo la clériga había sabido su procedencia exactamente, lo desconocía y no le preocupaba en particular. Podía ser simple intuición, como también que reconociese el estandarte de Pherae que su montura portaba. Dar su nombre era sólo lo cortés en tal contexto, mas dejó de lado ostentar título en un momento así, para evitar entorpecer las cosas.

La agraciada dama de la parroquia estaba permitiéndoles ingresar a presenciar lo que restaba de la misa; Eliwood podía esgrimir que era una buena forma de ojear a las personas dentro, pero lo cierto era que también le generaba considerable ilusión el simple hecho de ser partícipe, aunque se limitase a mantenerse a un margen. Y Lyndis parecía aprobar de ello. Una sonrisa poco característica de un caballero de 3 décadas se dibujó en su rostro al obtener permiso de su temporal guardiana, aunque continuaba preocupándole que ella no quisiera entrar. Ciertamente esa mujer podía aprender a divertirse un tanto más, pero ya pensaría en eso más adelante. Por el momento, el marqués tan sólo acortó la distancia restante en la entrada del recinto, acudiendo a la clériga de blanco para tomar con sumo cuidado una de sus manos; ni siquiera aquello llegó a romper la errónea imagen que se había hecho, pues a través de la tela de su guante percibía una mano más pequeña que la propia, y para nada curtida o tosca.

- Se lo agradezco-- - Comenzó a agradecer, alzando la mano ajena en intención de dejar un breve y alegre beso sobre el dorso. Fue entonces, sin embargo, que sus palabras terminaron de cobrar sentido, y el pelirrojo se vio congelado en su posición, parpadeando con desconcierto. - ...caballero. - Terminó por decir. Tenía la fortuna de no haber llegado a besar su mano, sí, pero la posición en la que estaba no era mucho menos comprometedora. Inclusive era ofensiva, de cierto modo. Por error estaba haciendo algo inmensamente descortés y tal cosa pesaba en él como pocas; la más certera forma de dejar a un noble sin palabras, atraparle haciendo algo fuera de etiqueta y sin salida fácil. - Con... su permiso. - Murmuró finalmente, soltando con suma lentitud su mano y agachando la vista, un fuerte sonrojo en sus mejillas. Había sido descortés, por los dioses, qué vergonzoso y horroroso. Le dirigió a Lyndis una mirada que rogaba "sálvame, por todo lo que es sagrado," antes de meterse a la capilla, haciendo su huida del mal momento.

Cerró la puerta tras de sí con la misma delicadeza con que la había abierto, cuidadoso de no hacer ruido alguno. Apenas y se apartó un tanto hacia un lado, permaneciendo de pie allí atrás para ver la ceremonia, pues demasiado vistoso habría sido meterse en los bancos a esas alturas. Se conformó con deleitarse con el agradable ambiente y el eco de la voz del sacerdote, así como aprovechar de pasar la vista por los viajeros. Gente inofensiva, en efecto. Lyndis podría estar tranquila, cuando se atreviese a salir e informárselo.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Luzrov Rulay el Sáb Feb 06, 2016 1:22 pm

Se felicito a si mismo ante su aguda observación cuando el hombre se presento y confirmo su procedencia.Aunque lo cierto era que el echo de que no pertenecía a esas tierras era bastante evidente y el sacerdote no poseía merito alguno. En cuanto a la mujer podía jurar que si pertenecía a Sacae. No conocía lo suficiente del país en el que habitaba desde hacia meses pues el único lugar que había conocido era el templo,a parte de las rutas tomadas para llegar al mismo. Mas sus ropas no era de Lycia si no de Sacae,pues había visto algunas con patrones similares. Y al parecer tampoco compartía la fe del país natal del priest,pues dio permiso al hombre llamado Eliwood para aceptar su invitacion de entrar al templo mientras su actitud dejaba ver que ella permanecería fuera. Aquello hizo sonreír suavemente al hombre de cabellos claros,pues otros hubiesen entrado o por presión social o por no negar la amable invitacion,mientras que ella parecía mantenerse firme en sus creencias y pensamientos.Algo que siempre era de admirar pues no resultaba sencillo.

Se percato entonces cuando el hombre de elegantes ropajes se acercaba a el,que no se había presentado ante ambos viajeros,a pesar de que el pelirrojo si lo hizo. Mas sus palabras,su nombre a punto de ser pronunciado,y la reverencia que seguiría al mismo fue interrumpida. Con la duda plasmada en sus ojos mas no en su rostro dejo que su mano fuese tomada sin entender el motivo de la acción. Los movimientos ajenos congelados,su asombrado rostro,todo aquello dejo en claro el motivo por el que Eliwood había tomado la mano. Habia estado a punto de besarla. Reconoció el gesto,esa perplejidad  plasma en los rasgos ajenos,pues no era la primera vez que sucedía. Aun así,a pesar de que intentaba tener paciencia,creía que con su declaración había sido suficiente. Una declaración que llego tarde a oídos ajenos.

Se obligo a sonreír y a no articular palabra,como si nada de aquello hubiese sucedido. Pues a pesar de que la situación no era de su agrado estaba seguro de quien mas incomodo se sentía en esos instantes era el hombre de Pherae y no el mismo. Espero a que Eliwood entrase al recinto y la puerta fuese cerrada a sus espaldas ante de soltar un suspiro. Llevo su mano a su cabeza,tomando con ella algunos de sus cabellos en un vano intento de no suspirar mas. Porque dicho error? Tenia una apariencia tan delicada? Tal vez debía cortarse el cabello... A su memoria llegaban aquellos días de antaño en los cuales su padre con una sonrisa expresaba el parecido que tenia con las características físicas de su madre. Antes se lo tomaba como un cumplido,mas ahora ya no sabia como interpretarlo...

Se obligo a desechar esos pensamientos de su mente y a guardar la compostura. El hombre había entrado al templo a pedir por un viaje seguro,mas la joven permanecía fuera. A pesar de no desear visitar la casa de culto era una invitada y debía tratarla como tal. Dejarla esperando en silencio no era la mejor de las opciones. Ademas tampoco le parecía justo que solo el hombre orase.

-Si no es molestia mi señora... puedo saber si cree en algún ente o deidad? No me parece justo que solo su compañero pida por un viaje seguro,y seria una falta de respeto para usted que yo orase a mi santa pidiendo por su bien cuando no compartimos creencias. Por ello...me gustaría ser capaz de desearle de todo corazón que llegase bien a su destino,pidiéndole a su dios o aquello que la proteje por ello. Aunque no sea capaz de entonar una oración seré capaz de llevar a cabo una petición.

su voz sonaba tranquila,suave ,pero sobretodo sincera.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
932


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Lyndis el Lun Feb 08, 2016 9:45 pm

Lyn interpretó rápidamente la mirada de auxilio que su compañero de viaje le dirigió. Se había dejado llevar por su acto de caballerosidad noble y, prácticamente, había insultado a la clériga... a EL clérigo en el proceso.

Un sudor frío recorrió su espalda, sintiéndose completamente ajena al asunto. Era como un nómada en el mar. Si fuera salvarle de un oponente a manos del metal de su espada lo haría sin problemas pero... Dudaba pudiera solucionar el problema con violencia.

...Aunque quizás... No, no, solo ocasionaría un acto mayor ofensa si levantaba su arma contra ella... ÉL. Contra él.

Por suerte el muchacho rompió el silencio. La reacción del mismo tras que Eliwood desapareciera en el interior del edificio no había ayudado a simplificarle las cosas. Parecía ser un problema que le pesaba, mas ¿que podía ella hacer para ayudarle a tan extraña y peculiar criatura? Porque a eso había caído aquella existencia a sus ojos, un espécimen extraño que había que tratar con sumo cuidado.

-No es molestia- negó rápidamente, con una sonrisa en sus labios al ver que la situación se había vuelto a calmar, encaminándose a un tema de respuestas más claras. -Creo en la heroína Hanon, como los de mi pueblo, patrona de los nómadas.- procedió a explicar, señalando son un ademán de su mano a las llanuras que ya tan atrás habían quedado. En aquel camino rugoso y tan alejado del corazón de Sacae parecía que se encontraba ya en un país distinto pese aún faltar un par de leguas.

-Y aunque agradezco el ofrecimiento no creo que me haga falta. El viento de Hanon recorre toda Sacae, ella sabe lo que pasa y lo que necesitamos, ofreciendo sabiduría y ayuda a quien sabe escucharla. Sabiendo escuchar, las palabras terminan sobrando- explicando lo básico de lo básico de su tierra se sintió un instante nuevamente como dentro de su tribu, animándose. Había llegado a la edad donde los pequeños comenzaban a ser su responsabilidad cuando pasó... todo. Remitirse a eso le alegraba y animaba, olvidando por completo así la incomodidad de minutos atrás.

-Sino es mucha ofensa, ¿vive acaso allí su deidad? No imagino a alguien de mucho poder limitándose a vivir en un edificio tan pequeño cuando el mundo es tan inmenso.- preguntó, con genuina duda, apartando la mirada de la chica para observar nuevamente la capilla.

Era... duro, artificial. Podía hasta cierto punto tolerar una cueva ¿pero porque insistían los extranjeros a hacer sus propias cuevas cerradas a cal y canto? Ajenas del viento y sus verdades... ¿Eran acaso prisiones para humanos y espíritus?
Afiliación :
- SACAE -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Nómada

Inventario :
Esp. de bronce [2]
Vulnerary [1]
Esp. de plata [5]
Llave de cofre [1]
Báculo de Heal [6]
Jabalinas Mejoradas [4]

Support :
Eliwood
Sindri
Luzrov
Khigu

Especialización :

Experiencia :

Gold :
929


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Eliwood el Vie Feb 12, 2016 5:19 am

Si bien creía en la santa Elimine y tomaba su historia como una de incuestionable veracidad, lo cierto era que no seguía su religión cercanamente. No tenía mucha cabida a dedicarse a ello, aunque respetaba a sus seguidores cuando estos se adentraban en Pherae y apoyaba cualquier iniciativa que trajesen; a menudo ofrecían asilo a los huérfanos y ayuda a los heridos, por lo que lo menos que el marqués podía hacer era recibirles con agrado cada vez, aportando en comodidades y donaciones lo que estimara prudente. Calculaba que la santa no le tenía entre sus protegidos, pero que no estaba en mala relación con él. Era por ello que no se sentía fuera de lugar ni imprudente en presenciar la misa, menos allí atrás, fuera de la atención del sacerdote y de los fieles, contento con estar donde la voz le alcanzaba y la pacífica imagen se desplegaba imperturbada frente a sus ojos. No obstante, era un mero testigo. Pedir por protección y buenaventura estaba, para él, fuera de cuestión.

Se encomendaría a otras suertes. Tenía a una guardiana tanto o más confiable afuera: la Sacae que había velado hasta el momento por su bienestar, cual caballero del mismo Pherae. Dudaba necesitar más. Igualmente atendió a la ceremonia, dejó que el simple pero pristino ambiente borrase paulatinamente la incomodidad que había traído de la entrada, distrayéndose de buena gana del altercado de la clériga o clérigo. Desde que había entrado que quedaba poco a la misa; los viajeros estaban ya tomando su parte, realizando peticiones a las que el sacerdote daba aval y remitía, en teoría, a la santa. Posteriormente los ocupantes de la gran sala oraban juntos, Eliwood murmurando casi que inconscientemente en conjunto, y daban fin a la ceremonia. Se juró envuelto en renovadas energías, puesto de alegre humor con todo aquello. Así, antes de que los viajeros comenzaran a salir y se toparan con el participante de sobra, resolvió ser el primero en dejar el lugar y regresar por donde había venido.

La brisa del borde de Sacae y las voces de Lyndis y del clérigo le recibieron. Delicado, el marqués evitó hacer ruido con la puerta, a la vista de la nómada pero a espaldas del clérigo; le dedicó a ella una agradecida sonrisa por la distracción de la que le había permitido gozar. Entonces se apartó a paso tranquilo, saliendo por el costado del pintoresco recibidor en lugar del frente, a modo de no interrumpir al par. La baranda del recibidor tenía aperturas a cada lado también, las mismas breves escaleras de apenas un par de escaloncitos separando la superficie de prolija madera del suelo. Bajó por estos y permaneció apenas allí, tranquilo y sin prisa, con la vista puesta en el camino fronterizo. A la dama que le acompañaba habría de hacerle bien esparcirse y distraerse un poco también, esperaba que hablar con alguien que conocía Sacae, o al menos vivía allí, le sirviese de algún modo. Era algo que indirectamente hacía por ella.

No vigilaba exactamente el entorno, sólo miraba el camino con agrado y disfrutaba la transición del cielo despejado al césped. La distracción que apareció, por tanto, le tomó totalmente desprevenido, inseguro de siquiera haberla visto realmente. Parecía que las frondosas ramas de un árbol se habían movido de forma extraña, casi abriéndose, antinatural para ser ocasionado por el sólo viento. Pocos eran los árboles en el área, algo alejados los unos de los otros, fácil vigilarlos. Otro de ellos tuvo un movimiento similar. No lo estimaba, sin embargo, suficiente como para alertar a quienes tenía cerca, al menos por el momento. Tan sólo optó por asegurarse él mismo, alejándose un poco de la parroquia para ver con más claridad, sin siquiera bajar la mano al mango de su espada; no, no preocuparía, luciría calmo al respecto por cuanto no supiese si era algo digno de importuno o no.
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Dagas de acero [4]
Espada de acero [4]
Katana de bronce [3]
Gema de Ascuas
.

Support :
Marth
Lyndis
Nils

Especialización :

Experiencia :

Gold :
3197


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Luzrov Rulay el Dom Feb 14, 2016 4:24 pm

La religión siempre era algo sumamente curioso. Habia distintas fes con distintas creencias y dogmas y aun así el origen de ellas podía ser tan similar... Estaba seguro de que la fe de Hanon y de Elimine poco tenían que ver la una con la otra ,pues si fuesen similares su templo no tendría razón de ser en Sacae. Y aun así ambas eran heroínas y ese parecía ser el motivo de ser de ambas religiones. Era curioso.

-Me temo que no estoy familiarizado con Hanon y mucho menos sabre escucharla...así que me arriesgare y le pediré que escuche por mi y que sus palabras lleguen a ti sin problema alguno...

Se sentiría inquieto,con una sensación de desigualdad,si no oraba también por la mujer.Por mucho que esta dijese que no era necesario,y aunque no fuese una oración encaminada a la fe que el clérigo profesaba necesitaba hacerlo. Eran pequeños actos y decisiones egoístas,para autocomplacerse,pero inevitables al estar presentes en todo ser humano.

No pudo evitar soltar unas suaves carcajadas,una melodiosa risa carente de maldad,al escuchar la duda de la mujer. No se estaba riendo realmente de ella si no porque sus palabras tenían mas razón de la que creía,era mas consciente de la función que no podía tener dicho templo a pesar de no ser parte de la fe. Aunque esos eran simples pensamientos suyos que sus compañeros de la iglesia no compartían. Uno de los motivos por el que en parte era considerado un hereje

-Este es mi mas humilde opinión y la mayoría de la gran iglesia de Elimine no la comparte pero...los templos son para los mortales no para las deidades. Nuestra santa no vive allí. Son edificios para encaminar las oraciones y para que los sacerdotes guíen a los feligreses,un lugar en el que uno sabe que encontrara a siervos de la santa.es conveniente el tenerlos,pero también es presuntuoso el creer que la deidad responderá únicamente a lo pedido en dicho edificio o que viva en el mismo siquiera. Simples templos edificados por el ego y el egoísmo humano,para su disposición .

Recordaba que una vez expreso su opinión en voz alta,cuando le estaban inculcando el echo de que los templos eran lugares sagrados protegidos por la santa y bendecidos por la misma y por el sacerdote a cargo. Los rostro de horror de aquellos hombre de fe que le rodeaba fueron difíciles de olvidar y los gritos que recibió hicieron eco en su mente durante varios días.

-Aun así he de confesar que me agradan los templos. Son lugares que trasmiten paz y refugios tanto espirituales como físicos. Incluso aquellos que no crean en la santa pueden entrar y resgu....

Sus palabras al igual que su respiración fueron cortados de improvisto. Con tanta brusquedad que su ser entero se sacudió internamente.El pecho ardía,un liquido cálido comenzaba a caer por la comisura de sus labios y su mirada se torno borrosa antes de ser consciente siquiera de que era lo que sucedía. Solo...fue interrumpido...
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Bishop

Cargo :
Clérigo (Iglesia de Elimine)

Autoridad :

Inventario :
Báculo físico [2]
BÁCULO DE HEAL [1]
Tomo de luz [2]
Tomo de Ellight [3]
Vulnerary [3]
.

Support :
Lyndis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
932


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Traicionero camino [Privado Eliwood, Luz][Campaña]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.