Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

La bella y la bestia (Priv-Marth)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 25, 2015 4:06 pm

El amanecer iluminaba el castillo de Ostia, Hector se había levantado hace unos minutos, comenzó su camino hacia el comedor para poder desayunar en solitario como era su costumbre ya que le costaba mucho comprarse como un marques en la mesa. Varias cosas pasaban por su cabeza a medida que desayunaba solo en tan amplio comedor, debía hacer algo urgente con los llamados emergidos, su fuerza era algo a tener en cuenta especialmente después del ataque propinado hacia Ostia. Había recibido varias notificaciones que hubo ataques similares por otras partes del mundo, este día tomaría una decisión para una solución a ese tema, viendo que comenzaba a llegar personas al comedor, retiro su silla de la mesa para así levantarse y tomar rumbo a su estudio, -Buenos días a todos, exclamo para ser educado con todos los presentes.

Recorriendo largos pasillos hacia su estudio, pensó ir a visitar la tumba de su hermano al que tanto echaba de menos, (-Quizás si tu estuvieras, las cosas hubieran sido distintas aquel día.)

Una vez arribo a su estudio noto que un mensajero lo esperaba en la entrada, se acercó a él y se le entrego una carta sellada con el escudo de Pherae, (-¿Eliwood? Que extraño el enviando correspondencia en esta época) mientras el mensajero se retiraba a proseguir con su labor, Hector entro a su estudio, una habitación no muy grande ni mucha decoración, pero acogedora al gusto del Marques, al cerrar la puerta se propuso a abrir la carta que había recibido, efectivamente era de Eliwood diciéndole que dentro de un tiempo seria visitado por un joven que había emprendido viaje desde Altea y que lo recibiera en buna confianza. Hector sabía que Eliwood no era de confiar tanto en alguien como para mandarle una carta, (-Si viene de Altea debe de ser muy importante, esta carta salió de Pherae hace ya un tiempo así que no debe de tardar en llegar.) Hector guardo nuevamente la carta y la dejo sobre el escritorio, salió de su estudio y se dirigió hacia la entrada del castillo, ya se podía notar más movimiento dentro de él, llegando a la sala principal se dirigió hacia la puerta a hablar con los dos guardias que ahí estaban, -Es posible que dentro de poco llegue un visitante de Altea pidiendo una audición conmigo, cuando eso suceda háganlo pasar e inmediatamente envíen un mensajero a mi estudio que vendré a recibirlo en persona.

Los dos guardias golpearon sus lanzas contra el suelo, asintiendo con la cabeza para notificar que habían recibido la orden claramente, una vez que dictó la orden Hector se dirigió nuevamente a su estudio, (-Altea, ¿dijo? espero que traiga noticias sobre los ataques.)

Una vez llego a su estudio e ingresar en el abrió las cortinas que evitaban que la luz del sol entrara a la habitación y se propuso a planear sus siguientes movimientos en contra de estos extraños individuos, estando ahí contemplando el panorama durante unas cuantas horas.


Última edición por Hector el Lun Nov 30, 2015 1:15 pm, editado 1 vez
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Sáb Nov 28, 2015 9:11 am

Había pasado unos días maravillosos en compañía del marqués de Pherae, no solo había firmado una alianza muy provechosa para su país y la economía del mismo si no que había conocido a un hombre encantador que había sabido complacerle en cada capricho y llenado cada expectativa, tomando incluso la posibilidad de considerarlo como un futuro amigo más que solo un aliado político. No solo habían compartido gustos en la música, la literatura y la danza si no que también había descubierto que compartían puntos de vista políticos y sociales, encontrándose con una persona la cual le resultaba muy sencillo tratar y discutir. Se imaginaba que cada marqués de la zona serían como Eliwood por lo que solo había crecido más su interés de conocerlos a todos y extender sus lazos políticos. Eliwood por su parte había hablado muy bien de ellos, sobretodo del marquesado de Ostias, un territorio un poco más grande que Pherae y que había dicho que tenía una fuerza militar mucho más fuerte. Se había tomado la libertad de leer de la biblioteca del marqués por lo que se había, como era correcto, embebido con la historia del marquesado y del linaje de sus gobernantes antes de hacerle una visita, sobretodo prestando especial atención a la historia del padre del actual marqués y del hermano que había sido marqués antes. Era básico para él conocer aquellos datos y no cometer errores a la hora de interactuar.

El caballo blanco, regalo del marqués de Pherae, cabalgaba con la elegancia que caracterizaba a los corceles de dicho marquesado, con el príncipe sobre su lomo quien vestía casi que de gala, con su capa azul y roja ondeando al viento en su cabalgar así como su traje de pantalón negro algo ajustado y chaqueta azul con detalles en dorado, sobre su cabello llevaba la tiara de oro y en sus dedos se veían varios anillos, detrás de él venía una caravana de caballeros, escoltas y sirvientes principalmente. Al llegar a las puertas del marquesado se detuvo entregando a los guardias una carta cerrada con un sello de cera con el escudo de la casa de Pherae - Lord Marth Lowell, Príncipe de Altea. - se presentó mostrando el anillo de su pulgar que tenía el escudo de Altea grabado - Vengo a una audiencia con Lord Hector, Marqués de Ostia. - el soldado le entregó la carta a otro presente y tras asentir ordenó abrir la puerta para que la caravana pasase, dentro ya un soldado se montaba y se disponía a guiarlos hacia el castillo donde le esperaba el marqués.

Al llegar a la puerta volvió a presentar su anillo y el guardia ingresó con la carta sellada por Pherae y la noticia de la llegada del príncipe de Altea. La carta era simplemente un comprobante de identidad del príncipe y la recomendación formar de lo que seguramente Eliwood ya había advertido de antemano al marqués peliazul. Fuera del castillo el príncipe desmontó dejando que se llevasen el caballo y fue guiado al interior donde esperaría la presencia del marqués.

Desde un inicio notó las claras diferencias con Pherae, la presencia militar era mucho más fuerte, los guardias estaban más armados, el marquesado amurallado y la seguridad mucho más rigurosa. Aprobaba en silencio, pues pese a ser un lugar pequeño comparado con su país y su isla de gobierno, se notaba que estaba bien protegido y libre de enemigos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 30, 2015 9:21 pm

Habían pasado unas horas desde que estaba en su estudio, se encontraba meditando en su estudio cuando llaman su puerta, efectivamente le habían venido a informar que el visitante había arribado a Ostia, -Perfecto, comunica a uno de las empleadas que prepare té y que lo lleve al estudio grande donde usualmente me reúno con Eliwood cuando yo llegue con nuestro invitado. Una vez dicho eso el informante se retiró, Hector se dirigió al escritorio rápidamente para así abrir el cajón en el cual guardaba la llave del otro estudio, una vez en sus manos tomo camino hacia la sala principal donde lo aguardaba su invitado.

Recorriendo los pasillos ya iba pensando como dirigirse a esta persona, debía ser muy educado con él ya que venía con buenas intenciones, (-Eliwood, espero haber aprendido buenos modales estando todo este tiempo contigo.) no paso mucho hasta llegar a la sala principal, una vez Hector ingresa a dicha sala uno de los guardias pronuncia en voz elevada, -Lord Hector, Marques de Ostia, Lord Marth, Príncipe de Altea. Todos los guardias en simultaneo golpearon suavemente sus lanzas contra el suelo, generando un solo sonido dando en forma de bienvenida a las dos figuras importantes que se encontraban en el castillo.

Hector camino lentamente hacia el joven peliazul, (-Es más joven de lo que pensaba, bueno es un príncipe después de todo, tiene un leve parecido a Eliwood cuando era más joven.) situándose frente a él, - Sea bienvenido a Ostia Lord Marth, soy Lord Hector el Marques de Ostia. Hector estaba un poco nervioso ya que no acostumbraba a esas formalidades diariamente, lentamente extendió su mano para estrecharla con el joven, - Se me había notificado con anticipación de su llegada, ¿le puedo ofrecer algo? Te ¿quizás? o ¿preferiría que nos retiráramos directamente a mi estudio?  Estaba nervioso sabía que no debía comportarse de forma brusca ante el príncipe, (-Eliwood, espero que valga la pena hacerme pasar por esto.)
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Vie Dic 11, 2015 10:42 pm

Al ser recibido por tal comitiva solo le hacía eco en su mente las palabras de Eliwood sobre dicho marquesado: "no hay un sólo habitante de Ostia que no esté actualmente involucrado en la milicia". Aquello quedaba claro, la presencia militar era muy fuerte en aquel lugar, incluso más que en su tierra natal y al ver llegar su marqués, no cabía duda que las palabras del marqués de Pherae estaban bien justificadas. El hombre que se le presentaba delante le llevaba un buen tramo de altura y definitivamente era mucho más corpulento, no dudaba que podría blandir una espada doble con la misma facilidad con la que él blandía el florete. Se tensó ligeramente cuando las armas golpearon el piso, un poco sorprendido y no familiarizado con esa clase de recibimiento pero aceptándolo cortésmente con una sonrisa, apenas bajó un poco la cabeza, no haciendo reverencia al ser su título mayor pero mostrando respetos hacia el regente de aquel territorio. Detrás suyo, ambos caballeros que le escoltaban presentaron sus armas y las bajaron más acostumbrados al código militar, siempre actuando por el bien del hombre delante suyo.

Una vez hecha la presentación Marth se acercó un paso hacia el marqués extendiendo su mano sobre la mano ajena, posicionándola para ser besada al dorso, como acostumbraba, sus dedos delgados y cuidados distaban de estar curtidos por la batalla o siquiera por el intensivo uso de la espada, decorados con finos anillos de oro y gemas sus uñas estaban prolijamente cortadas y pulidas. Se notaba a simple vista que esas manos no habían pasado por trabajo alguno en su vida. - Un gusto el conocerle, Lord Hector, Lord Eliwood me ha hablado mucho de usted y su territorio, ha elogiado mucho su milicia y permítame decirle que no ha exagerado. La seguridad del territorio se ve reflejada en la paz de sus habitantes. - mantenía una sonrisa en cada palabra, una sonrisa tan ligera y natural que no podía i no significar que estaba conforme con todo aquello - No ha sido un viaje largo desde Pherae, no será necesario descanso alguno. Espero no molestar con mi atrevimiento, pero me agradaría beber en su estudio de ser posible. Cuento con pocos días en Ostia pero no veo el por que apresurar el trabajo, seguro tendrá preguntas sobre mi visita y los tratos que traigo hacia su marquesado. - era sumamente directo. Si bien no había intercambiado carta alguna ya el contar con la recomendación de Pherae le dejaba en muy buena posición.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 12, 2015 12:22 am

El joven príncipe deslizo su pequeña y cuidada mano sobre la de Héctor que era completamente lo contrario a la suya llena de grietas y cayos por todo el trabajo duro en
Sus entrenamientos que hasta el día de hoy practicaba,
(- ¿Qué? ...no pretenda que se la bese ¿o sí?) –pensaba en su mente mientras lentamente tomaba la mano de Marth (-Debes estar bromeando, Eliwood pagaras por esto lo juro) –doblo una de sus rodillas hasta quedar apoyada en el suelo ya que la diferencia de estatura era demasiada (-Ahhh~~~~~~ qué más da, hermano tú lo habrías echo sin dudar ¿verdad? mi deber es hacer todo lo que pueda por el bien de Ostia y de Lycia…esto no es nada comparado con tantas veces que sacrificaste tu honor como marques por el bien de nuestras tierras) –bajo su cabeza hasta estar a la altura de su mano y beso uno de sus anillos, rápidamente volvió a su postura habitual.
-El gusto es todo mío príncipe Marth, me honra con sus palabras, solo intento hacer lo mejor por Ostia y sus tierras –pronunciaba mientras sonreía al decirlas. –¿Molestar? En lo más mínimo es un alago que tenga presente a Ostia en sus planes, si así lo desea lo invito a que me acompañe rumbo a mi estudio, así que por favor sígame. – expreso mientras se daba la vuelta en dirección a su estudio que normalmente usaba cuando venía Eliwood de visita, caminaba lentamente unos pasos por delante del príncipe, doblo por el pasillo de la izquierda.

Sorpresa fue que al doblar por ese pasillo se encontraba Erica parada al ras de la pared la joven de perlo corto y castaño, equipada con una armadura de cuero conjunto con su capa verde sobre sus hombros miraba fijamente a Héctor, (-Erica…por favor no hagas nada extraño…por favor) –repetía en su mente mientras la miraba con grandes ojos.
La joven no hizo más nada que ponerse firme pegando ambos brazos al cuerpo mientras miraba a Héctor, antes que nadie pasara Erica extendió sus labios hacia adelante y movió sus cejas reiteradas veces en burla hacia Héctor.
(-Pero por favor…) –decía en su mente mientras pasaba a su lado.

Atravesando el largo pasillo del castillo se podía ver como cada cierta cantidad de metros se encontraban guardias aun si era un único pasillo sin nada que resguardar, luego de unos minutos se arribó a la puerta del estudio que se encontraba custodiada por dos guardias, uno en cada extremo de ella, -Bien, aquí esta. – dijo mientras abría la puerta con su llave, seguidamente coloco ambas manos sobre ella y empujo hacia dentro.
Ambas puertas cedieron sin problemas, en el interior se podía ver un despacho mucho más espacioso que el que usaba diariamente escritorio al fondo frente a un gran ventanal conjunto con sus cortinas, diversas estanterías con libros en varias de las paredes, algunas que contenían finos brebajes para beber, mapas colocados en una de las paredes, en el centro se encontraban dos sillones individuales de gran calidad, uno de color azul y otro de color rojo. No pasaba de ser percibido la mesa en medio de los sillones con un tablero de ajedrez que a su lado tenía una pequeña mesa con el Té que había ordenado que le llevaran conjunto con bocadillos para la ocasión, todo sobre una gran alfombra.

-Después de usted. –Dijo mientras se colocaba a un lado de la puerta.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Sáb Dic 12, 2015 1:41 am

Recibió el beso con naturalidad, le era normal que su mano fuese besada y lo tomaba como algo completamente cotidiano en las presentaciones con otros nobles e incluso con personas de altos rangos en su país como generales o algunos mercaderes. Bajó su mano casi enseguida y asintiendo le siguió con pasos cortos pero apresurados, su andar recto era elegante y su capa ondeaba con cada movimiento que realizaba, en el camino su mano acomodó algunos mechones de cabello que se había caído contra su rostro y enseguida acomodó la tiara sobre su cabeza, cada pequeño detalle en el príncipe estaba cuidadosamente acomodado, cada anillo tenía su gema perfectamente posicionada en el centro del dedo hacia arriba, el medallón de su collar estaba perfectamente centrado en su pecho, el broche que sostenía su capa estaba perfectamente alineado para que quedase recto el escudo en este, así mismo sus ropas no mostraban arrugas y pese de apenas haber bajado de un caballo no había nada fuera de lugar, incluso su espada estaba pulida como si fuese una más de sus joyas.

Su mirada pasó por todo el lugar mientras avanzaban, no perdía detalle del castillo, los cuadros que tenían colgados, los estandartes, que clase de arte tenía en exhibición, incluso la forma que estaban vestidos los guardias y como se comportaban a la presencia del marqués. Frunció un poco el ceño al ver a la joven hacer aquella clase de burla pero no emitió comentario, solo continuó caminando detrás del peliazul de mayor tamaño hasta que fue guiado hasta el estudio. Apenas intercambió miradas con los guardias, parecían presentes en cada rincón del castillo.

Al abrirse las puertas pasó acercándose hacia los sillones siendo sus pasos enseguida amortiguados por la alfombra, sus dedos descansaron en el respaldo del de tonalidad azul y volvió a pasar su mirada crítica por el lugar, no habían suficientes libros para su opinión, le hubiese gustado ver más arte en el lugar, quizás un lugar menos protagónico a las bebidas pero la presencia de mapas y el ajedrez dejaban una impresión mucho mejor en el príncipe, quizás estaba siendo demasiado estricto con el marqués, no podía esperar que todos fuesen como Eliwood con quien había congeniado desde el primer instante siendo ambos afines en gustos. Evidentemente un marquesado más inclinado hacia la milicia era ya de sorprender que tuviese una presencia literaria tan fuerte - Asumo que es amante del ajedrez, quizás guste después una partida amistosa. - dijo tomando asiento en el sillón azul cruzando sus piernas tan juntas como lo haría una dama, siendo descortés y fuera de etiqueta hacerlo de una manera en la que sus piernas quedasen burdamente abiertas. Esperó al otro para que sirviese el té, o en su defecto a algún sirviente, como invitado no pensaba mover dedo alguno... aunque fuese una auto invitación prácticamente.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Jue Dic 17, 2015 10:57 pm

Rápidamente el joven príncipe dio un paso a dentro de la habitación, algo parecía no gustarle, pero era el lugar más acogedor que tenía el marques para llevarlo, aunque no era muy amante de las cosas finas nunca sobraba tener un cuarto para poder platicar a gusto, el marques miro a Marth mientras se sentaba en el sillón azul, (-ESE ES MI SILLÓN) –dijo para sus adentros mientras se dirigía a tomar asiento en el sillón rojo. –Por supuesto, hemos pasado incontables horas con el marqués de Pherae jugando ajedrez. –dijo dirigiéndole una mirada al príncipe mientras se sentaba.  Héctor miro nuevamente al príncipe notando su delicada postura, (-por supuesto que no, no pienso hacer esa postura, además no podría mi físico no me lo permite, lo lamento Eliwood hasta aquí llegaron mis modales) –se dijo a sí mismo, mientras se colocaba en su postura habitual al momento de jugar ajedrez, colocando las piernas semi abiertas apoyando su codo en el sillón y llevando su dedo índice hacia su labio inferior.
-Espero que no le moleste charlar mientras jugamos príncipe Marth, me llena de curiosidad su tan repentina visita, si me permite decirlo. –al terminar esas palabras estiro su brazo izquierdo en dirección a un lado del sillón, para así tomar y hacer sonar una pequeña campana que guardaba debajo.

El marques esperaba que un sirviente viniera rápidamente al escuchar el resonar de esa campana, sin embargo, puso una cara de susto al ver lo que entraba por la puerta en traje de sirvienta, una gota de sudor recorrió el rostro de Héctor al ver a Erica ingresando a la habitación, dando pasos delicados en línea recta parándose frente a el juego de té y lentamente comenzó a servirlo mientras lo miraba.
–Aquí tiene su alteza. –Dijo mientras clocaba la taza de té frente a Marth con una sonrisa.
(-Erica, por favor no hagas nada raro por favor) –se decía a si mismo mientras Erica le servía te a él también. –aquí tiene Lord Héctor –Dijo colocando la taza de té frente a él.
Héctor tomo lentamente la taza que tenía frente a él y sorbió un par de tragos,
-Muchas gracias Erica, puedes retirarte, te llamare si necesitamos algo más. –expreso mientras dejaba la taza sobre la mesa.  –por supuesto Lord Héctor, príncipe Marth me retiro. –Expreso haciendo una reverencia con las manos frente a ella y retirándose por la entrada.

-Bien, a lo que íbamos, usted primero por favor. –Dijo haciendo un leve movimiento con la mano hacia Marth. Héctor ignoraba la entrada de Erica de esa manera, tenia cosas más importantes de que preocuparse ene se momento.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Vie Dic 18, 2015 5:24 pm

El noble no precía siquiera notar la molestia del marqués al ser utilizada su silla, simplemente escogiendo esta por el color, como siempre era predominante en su vestuario y accesorios, armonizando con sus ojos y cabello. Observó con el mismo detenimiento con el que venía obsevando cada rincón del lugar, el juego de ajedres delante suyo, el tallado de las piezas, el material en que estaban hechas, incluso el acabado de las mismas, si eran pintadas o se habín utilizado diferentes tipos d madera para las piezas blancas y las piezas negras. - No se preocupe, me agradaría llevar una charla mientras jugamos. Distiende un poco la tensión y la sana competitividad. - dijo con una sonrisa burlona a modo de broma. Silenciandose cuando escuchó la campana,  no le agradaba hablar delante de criados que no fuesen los suyos.

Al ver la joven entrar pestañó un poco confundido, manteniendo un poco la mirada cuando le entregó el te y esviandola con cortesía al momento con su ceño fruncido. Esa era la misma chica que le había visto en el pasillo haciendo gestos hacia el marqués, y no habia estado vstida así en ese momento si no que con una armadura de cuero como un soldado. Recordó nuevamente las palabras dl marqués de Pherae recalcando en su mente que todos los habitantes tenían entrenamiento militar, aunque le resultaba un poco extraño el cambio de atuendo. Sin querer caer en la descortesía miró su te y como el azucarero así como la leche habían quedado en la mesa - Gracias... - susurró casi espeando que la joven se retirase antes de acercarse un poco a la mesa inclinandose grácilmente a un lado dejando la taza en la superficie y sirvindose un par de terrones de azucar y completando con apenas un chorrito de leche, incapaz de ponerle tanto como gustaba ya que no se le había sido preguntado que tanto té deseaba. Revolvió con sumo cuidado y volvió a sentarse erguido en el sillón con la taza en su mano.

- Lamento si le ha parecido demasiado repentina mi presencia, espero no haber sido un problema en su agenda. A diferencia de Lord Eliwood, con quien he mantenido correspondencia por bastante tiempo, no he tenido el placer de hablar con usted antes si no hasta que he visitado en persona al marqués de Pherae. Fue bajo su recomendación que le he visitado, si bien ya tenía en mente comenzar a extender relaciones petenía iniciar con alguna correspondencia o, si el marqués me lo permitía, en una gala en su castillo. - hablaba mirando el tablero, siendo piezas blancas, razón por la que empezaba primero, adelantó dos casilleros al primer peón. - Una visita me parece mucho más ágil y conveniente. ¿No lo cree así? - alzó su mirada, celeste y gentil, aunque sumamente afilada a detalles, mirando primero el rostro del hombre de mayor edad y enseguida a su postura tan poco apta para un caballero.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Dom Dic 20, 2015 4:39 pm

Ignorando por qué Erica había entrado vestida así también el que no sabía servir él te apropiadamente, - No es ningún problema, es verdad que me sorprendió la visita de alguien de su estado social. –dijo mientras miraba como Marth movía uno de sus peones. –Debe de encontrar diferente el sistema que llevamos los marqueses, todo bajo un acuerdo pactado y no teniendo un rey como usted en sus tierras. –expreso mientras movía el segundo peón de la derecha. –seguramente pudo notar la diferencia que llevamos el marqués de Pherae y yo en cuanto a nuestros territorios, desde pequeños él siempre ha sido muy formal, respetuoso con todo el mundo, en cuanto a mi debo admitir que soy un poco más brusco. –dijo llevando la taza de té a su boca dándole pequeños sorbos. –Efectivamente en estos momentos una visita es lo ideal, ya que corren tiempos difíciles en todo el mundo. –mientras miraba el siguiente movimiento del príncipe. –Disculpe mi atrevimiento, pero ¿ha tenido algún encuentro cercano con los emergidos? –expreso mirando seriamente al príncipe ya que se trataba de algo serio.
-Los emergidos surgidos en Tellius atacan los continentes de Valentia, Elibe, Magvel y Jugdral sin embargo evitando el continente de Akaneia. A su vez Akaneia hace el mismo patrón de ataque evitando a Tellius, por otra parte, Elibe y Valentia lanzan un ataque a Tellius y Akaneia evitando a Magvel y Jugdaral. –decía mientras miraba hacia el ventanal. –Y finalmente Jugdral y Magvel atacan Tellius  y Akaneia evitando Elibe y Valentia, se podría deducir que Akaneia y Tellius están en alianza o perfectamente tratando de conquistar territorio uno antes que el otro en cuanto a los demás evitar ese avance…pero… -parpadeo un par de veces como si estuviera atontado llevándose sus dedos pulgar y índice a los ojos frotándolos, miro nuevamente Marth. –Lo lamento, me deje llevar por el tema. –dijo dándole unos sorbos a su te.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Dom Dic 20, 2015 5:17 pm

Si bien la visita venía con ánimos serios, no era cortés poner directamente sobre la mesa apenas cruzada la puerta. La situación no estaba aún tan en riesgo como para llegar a tomarse esa clase de medidas, habían ataques pero no era una guerra donde estuviese comprometido tanto su territorio, y si bien eran tratados favorables para ambas partes, obviamente Altea salía más beneficiado por lo que Marth cuidaba de preparar muy bien el terreno antes de presentar su trato. Sin embargo comenzó a comprender casi de inmediato que no se encontraba frente a alguien como Eliwood que apreciase las etiquetas, definitivamente este hombre no se detendría a cederle un baile cuando habían vidas en riesgo - Si, claramente es un sistema político al cual no estoy acostumbrado, verá, en Akaneia cada país tiene su propio rey, y ducados, marquesados, villas y demás territorios se amparan bajo el ala de la casa real, sin embargo no soy ajeno al concepto y lo comprendo. - bebiendo un trago de té movió su caballo hacia el espacio que acababa de liberar, cuidaba su manera de jugar así como cuidaba sus palabras, con un movimiento tan precipitado pero aún protegido mostraba que era rápido en tomar acciones, sin embargo no se precipitaba demasiado como para dejar huecos en su formación, así mismo omitía deliberadamente su opinión respecto a aquella clase de gobierno tan complicada y engorrosa a la hora de hacer tratados, teniendo que visitar a cada uno de los marqueses para poder realizar un tratado con el país y no pudiendo simplemente hablar con un solo cabecilla. Seguramente tras tener tratados individuales tendría que juntarse con todos los marqueses para poder hacer un tratado global.

Las palabras del peliazul captaron enseguida su atención, desviando su mirada del tablero para subir al rostro del serio marqués - Lamentablemente he decir que si he tenido un encuentro con estas criaturas... - una herida demasiado fresca en su brazo, cubierta por finas vendas y gracias a los sanadores de Pherae no siendo más que una línea blanca sobre su piel, cubierta por sus ropajes, eran claro recordatorio de que aún tenía mucho por mejorar como guerrero. El príncipe era completamente ignorante a estos patrones, así como ignoraba que Ostia tuviese una red de espías tan grande como para haber podido observar aquellos patrones - Por favor, continúe. Lamentablemente no conocemos demasiado bien a estos enemigos, no tan bien como usted parece conocerlos. Altea ha cometido el error en centrarse demasiado en cuidar su territorio y su gente y no observar demasiado al enemigo que enfrentamos, pero es lo que estoy intentando cambiar ahora. Verá, la alianza que planeo plantearle no es meramente comercial o política, si no que también bélica. Sé que su gente está altamente capacitada y probablemente no necesite de apoyo militar, pero estoy seguro que encontraremos la forma que ambas partes saldremos favorecidas, sobretodo por los estrategas de Altea que le podrán ser especialmente útiles. - en su mente ya repetía para no olvidar los preciados datos que el marqués le estaba brindando.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Dom Dic 20, 2015 6:35 pm

–No pretendía insinuar que no comprendiera, me disculpo si mi pregunta fue malentendida.
–expreso a la respuesta de Marth relacionada con el sistema de marqueses. Tras observar el movimiento de caballo del príncipe supo que no era alguien que tomara decisiones a la ligera, sin embargo, eran rápidas y efectivas.
Sin lugar a duda había captado la atención del joven príncipe de Altea al mencionar a los emergidos. El marques sabía que había sido precipitado e incluso descortés al sacar el tema con tal rapidez, sin embargo, prefería hacerlo de esa manera para poder entrar en confianza con el príncipe, sin embargo, se sintió un poco mal al ver la cara de Marth cuando le pregunto si había tenido algún encuentro con el enemigo, incluso a él le afectaría esa pregunta con todo lo que había ocurrido en el pasado,
-Lamento si mi pregunta le ha incomodado, sé que puede ser un tema delicado, incluso yo me veo afectado al hablar de eso, pero algo no cabe duda, somos los que defendemos nuestra patria y a nuestra gente, debemos mostrarnos firmes y seguros frente a nuestro pueblo, porque si nosotros no les inspiramos la confianza que necesitan para luchar ¿quién lo hará? – expreso mientras movía otro peón, sabía que quizás no era la mejor estrategia pero el avanzar juntos hace la fortaleza.

El marques dedico unos segundos a explicar lo que había deducido sobre los patrones de ataque, sin embargo, no había logrado más que eso en todo este tiempo lo cual lo frustraba mucho, el estar incontables horas en su despacho leyendo informes que le llegaban de otras partes del mundo, trazando rutas de movilización a través del continente sin poder descubrir nada más siquiera un punto estratégico donde posicionarse para evitar su movilización.
-No se preocupe, no es que conozca mucho sobre ellos es la información que procesado mediante los informes que me llegan, algo no cabe duda estas criaturas son una fuerza a tener en cuenta yo al igual que usted he estado en primera fila contra ellos, pero sin poderlos derrotar y cortar su avance. –dijo llevándose la taza de té a los labios. (-no queda mucho, debería llamar a Erica…mejor no, aun no.) –dijo para sus adentros, colocando nuevamente la taza sobre la vajilla. – Sin duda alguna es algo admirable lo que está haciendo, no cabe duda de eso, estoy seguro que llegaremos a un acuerdo entre nuestras tierras yo por mi parte no tendría inconveniente en prestar mi apoyo militar a usted, algo es seguro, nunca se tienen suficientes compañeros a la hora de luchar en el campo de batalla, en cuanto a los estrategas sin lugar a duda son un intelecto que nos brindara diversidad de estrategias al momento de avanzar. –respiro lentamente después de responder al príncipe. –Sobre el patrón, no es más que eso, aún no he llegado a deducir el porqué de él, aunque siempre he pensado que pueden tener un sistema de alianza entre ellos, aunque también una monarquía o varias, distribuidas entre los continentes, espero no estarlo agobiando con mi discurso. –expreso mientras reía entre dientes mirando a Marth.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Lun Dic 21, 2015 12:02 am

Negó con la cabeza y terminando su té dejó sobre la mesa la taza vacía - Por favor, no lo tome a mal, simplemente ha sido una aclaración. - dijo respecto a la preocupación del marqués de mayor edad. Sus dedos volvieron a mirar el tablero mientras consideraba lo que estaba escuchando, adelantando un peón para reforzar la defensa del caballo y de paso liberando camino al alfil de querer moverse. Nuevamente alternaba movimientos defensivos con avances de ataques dejando caminos pero bien ocultos a simple vista.

Su codo se apoyó en el posabrazo y su postura se relajó un poco hacia ese costado alzando su mirada al peliazul con su interés aún activo en la conversación - Mucha verdad, realmente es tan buen líder como mi estimado ha dicho. - dijo refiriéndose al marqués pelirrojo al cual le había tomado ya bastante cariño habiendo tenido una afinidad casi que única. Asintió ligeramente con su cabeza - Creo que sería provechoso, ya que se ha tocado el tema, de hablar del mismo, más bien comenzar a trazar un esquema de lo que realizaremos y mi escriba podrá transcribirlo de inmediato. - claramente se refería a la alianza que pretendía realizar.

Había realizado una muy provechosa y conveniente con Pherae, y si bien sus expectativas con Ostia eran altas no pretendía igualar la oferta, pues habían detalles que había pulido con Eliwood y que prefería entregárselos como beneficiario a su primer contacto en el territorio, como ser el puerto comercial en Pherae casi como una sucursal de Altea en cuanto a comercio. Claro, los términos de aquel beneficio tendrían que ser tratados entre los marqueses, sobretodo por la falta de puerto en Ostia. Igualmente pretendía escuchar al otro antes - Dígame, Lord Hector, ¿tiene alguna idea o expectativa de nuestra alianza? ¿Que le interesa de Altea? - sus manos descansaron sobre su regazo entrelazando sus dedos, inconscientemente sus dedos comenzaron a acariciar el grueso anillo dorado que mostraba el escudo de su país. Estaba sumamente interesado en la idea que los demás tenían de su país, de su pueblo, sobretodo de su economía y milicia, sabía que rumores corrían sobre Altea y esperaba que estos hubiesen llegado a oídos, incluso que hubiesen cruzado el continente.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 21, 2015 3:53 am

El marques miraba la forma de avanzar de Marth, era lenta pero segura no esperaba menos de alguien que fue quizás más inculcado en el arte de la etiqueta que él, - ¿Eliwood a dicho eso? –expresaba mientras reía entre dientes. –Él siempre ha sido de exagerar cuando habla de los demás sin darse cuenta que él es incluso mejor en muchos aspectos, créame que he estado frente a su hoja y el brillar en sus ojos es sin lugar a dudas el de un verdadero líder, además de buen estratega, si no fuera así como ha habido encuentros tan largos mientras llevamos a cabo nuestros entrenamientos. –dijo con un tono de alegría y confianza mientras hablaba de su amigo.

El Príncipe parecía dispuesto a hablar sobre la razón de su visita, mientras el príncipe hablaba se limitó a mover uno de sus caballos para que ocupara uno de los espacios vacíos y quedar en primera fila. –Cuando usted esté listo. –Dijo dando los últimos sorbos a su te.
El marques no tenía idea de qué tipo de tratado había firmado con Pherae, sin embargo, no era de su incumbencia ya que sabía que Eliwood habría hecho un buen tratado entre ellos.
–Sin lugar a duda me gustaría presentarle diversas ofertas en las cuales me limitare a las más importantes en estos momentos, sin lugar a dudas lo que Altea a echo es formidable, me han llegado reportes de que la capital se encuentra libre de enemigos acción que es digna de alabanza, no cabe duda que su padre esta haciendo un inmejorable trabajo en las fronteras al igual que usted lo hace en todo momento, no cabe duda que Altea es un fuerza a tener en cuenta tanto militar, política y económica. –pronuncio mirando al príncipe que lo observaba de piernas cruzadas mientras frotaba su anillo. –Me gustaría ofrecerle mi apoyo militar, aunque Altea esté libre de enemigos no significa que en resto del continente la situación sea tan favorable, seguramente en algún momento esté planeando algún movimiento en contra de esas criaturas, sin embargo, me gustaría contar con el mismo beneficio de su parte. –dijo entrelazando los dedos a la altura de su pecho, apoyando los codos sobre su asiento.
–Obviamente eso también incluye las guerras en contra de estas criaturas, mismo beneficio, mi apoyo militar en el caso de que Altea se vea involucrada en una guerra o un ataque directo a su continente, sin embargo, he de decir que no intervendría inmediatamente si fuera un conflicto político, pero siempre se puede pactar algún acuerdo si eso llegara a pasar.
-Por otra parte, me gustaría abrir un puente comercial entre Altea y Ostia, por desgracia Ostia carece de puerto alguno así que se deberá discutir con más detalles ese punto, si es que piensa tomarlo en cuenta.
Habiendo dado a entender sus puntos se acomodó un poco esperando la oferta que el príncipe le iba a proponer, aunque lo principal era el servicio militar nunca estaba demás tener un buen comercio con otro continente. –Obviamente tendrá ideas fijas de lo que quiere así que lo escucho joven príncipe.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Mar Dic 22, 2015 9:51 pm

Le sorprendía un poco la risa del marqués, que se sorprendiese de las palabras del líder de Pherae era algo bastante ilógico a sus opinión, ambos parecían cercanos y por lo que le había dicho el pelirrojo, tanto en cartas como en persona, Ostia y Pherae eran mucho más cercanos que el resto de los marquesados compartiendo no solo una alianza de primera mano si no que siendo amigos cercanos desde pequeños. Y cualquiera que conociera a Eliwood sabría que no mantendría a su lado gente que no estimase la mejor y así mismo, no tendría problema en dar grandes halagos a estos - No tengo lugar a dudas, Pherae ha sido un placer de visitar, su gente es el reflejo de un buen líder. - concordaba con la opinión del peliazul, de otra manera no habría hecho tratos tan abiertos con dicho territorio.

Una sutil sonrisa elevó la comisuras sus labios al escuchar exactamente lo que esperaba, movió un peón para salvarlo del rango del caballo, demasiado pronto como para perder piezas o permitir una inclusión en sus filas, al menos a coste de una baja. Escuchaba con atención mientras una de sus manos se apoyaba sobre su pecho bajando un poco su mirada - El trabajo de mi padre es inigualable, poniendo en frente su vida por el bien de nuestra gente, realmente es un Rey digno de su pueblo. - alabó descaradamente - Exijo, como base, carta abierta en sus alianzas y completa lealtad a las decisiones de Altea. - dijo tajante, más tajante de lo que la voz infantil y suave del menor parecía poder sonar - Altea tiene alianzas con varios países de Akaneia y si bien no tiene ningún enemigo declarado directamente, somos fieles a nuestros aliados, cualquier nuevo integrante deberá apegarse a dichas políticas. Sepa comprender. Nuestros tratos con Plegia, si bien son neutrales, no podemos ignorar que la mayor concentración de emergidos que atacan nuestra frontera provienen de dichas tierras así mismo tampoco podemos ignorar la constante guerra que parecen intentar levantar contra nuestro aliado por sangre Ylisse, donde mi tío es su regente. - explicó ejemplificando para dar más claro su punto - En caso que no esté siendo claro, una alianza con Altea le restringiría alianzas con otros países. Claro, todo estará muy claro en caso que acepte los términos. Altea brindará apoyo militar siempre que sea necesario, sin cuestionar si es de un conflicto que involucre directamente su territorio, esperamos que sea recíproco. En cuanto al comercio, lamento decirle que es mi estimado Eliwood quien ha pedido y se le ha brindado la exclusividad en el comercio con Altea, pero siendo tan buenos aliados asumo que podrán llegar a algún acuerdo. -


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Miér Dic 23, 2015 2:25 am

El marques no se veía sorprendido ante la sonrisa del príncipe al mencionar a su padre estaba seguro que lo llenaba de orgullo que hablaran así, como a el de Uther. –Sin lugar a duda lo es joven Marth. –expreso adelantando su caballo evitando el lugar en el que sería derribado. –Es justo lo que quería escuchar, no tengo ningún problema con esos términos, ciertamente estaré desechando la oportunidad de otras alianzas, pero no puedo evitar no corresponder a su noble propuesta. –dijo mientras hacía sonar la campana. –Sin embargo, me gustaría preguntar en el caso de que alguien que esté en nuestra misma alianza atacara Lycia, ¿Altea tomaría medidas neutrales? O ¿se decidiría a brindar su apoyo al más antiguo en el pacto o al que considere que está en lo correcto? –expresándose con un tono de duda. –Por supuesto no estoy cambiando los términos, únicamente me gustaría conocer su respuesta a esa duda, en cuanto a la suya mi milicia estará a su servicio en el caso de que se lleguen a dar los hechos y se desate una guerra, sin embargo, me gustaría aclarar que el apoyo militar se le brindara a Altea y no a otro país de Akaneia únicamente haría eso con una petición redactada y firmada oficialmente por usted joven Marth, espero que entienda el por qué estoy diciendo esto ya que no estoy interesado a brindar poder belico a alguien que no haya venido a establecer sus términos como usted lo a echo excepto que Altea este de acuerdo con eso. –dijo entrelazando los dedos a la altura del pecho.

Las puertas de la habitación se abrieron, el marques tenía la expectativa de que fuera Erica nuevamente sin embargo para su sorpresa ingreso una joven mujer uniformada con el traje de encargada, muy bien acicalada de pelo recogido con un leve tono de rubio,con una postura inmejorable ante los ojos del marques, -Lord Héctor con su permiso, ¿cómo desea su te hoy? ¿dos terrones como de costumbre y sin leche? Me atrevería a decir. –dijo la joven con una gran sonrisa esperando en medio de ambos caballeros.
-Como siempre Johanna conoces mis gustos, adelante. –dijo sin temer que nada saliera mal esta ves ya que su mejor encargada estaba presente en la sala, no podía evitar sentir la duda de que pasaría con Erica.

La joven vertió sutilmente él te dentro de la taza de Lord Héctor sin derramar ni una sola gota fuera seguido de colocar los dos terrones de azúcar dentro de la taza utilizando la pinza como era debido. –Aquí tiene, que lo disfrute.  –expreso al dejar la taza nuevamente donde la había colocado Héctor.
-Muchas gracias. –dijo en modo de agradecimiento ante la joven.
-Sin embargo, no conozco los justos del joven príncipe aquí presente, ¿le gustaría más te? ¿Quizás con un poco de leche tibia? Siéntase libre de pedirme lo que dese. –dirigiendo su mirada hacia Marth, aun conservando su postura con las manos colocadas hacia el frente.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Dom Dic 27, 2015 3:00 pm

La mesa de ajedrez se volvía algo secundario cuando la charla se dirigía ya directamente a lo que eran términos de lo que sería su alianza. Asintió mientras escuchaba tomando nota mental de los intereses del marqués de mayor edad, mucho más directo que su vecino y sin tantas etiquetas, sin embargo no era mal visto, simplemente le tomaba como un hombre mucho más centrado y con un norte mucho más fijo.

Un poco descuidado adelantó un peón quedando en una zona de peligro, pero su mente comenzaba a detallar y repasar los términos de sus aliados, y como había cubierto aquella duda del marqués - No se preocupe... los aliados de Altea tienen una alianza colateral entre ellos mismos, de levantar armas contra otro pierden automáticamente el apoyo de Altea. Altea cuenta con muchos recursos que están a disposición de nuestros aliados, territorio neutral, mesa de consejo, estrategas y literatos a disposición. En Altea fomentamos más los acuerdos sin armas que las guerras, cuidamos a nuestros aliados y buscamos que entre ellos se cuiden. Sin embargo, en caso de que se salga de control la situación, cada caso será tratado de manera particular pero en primera instancia Altea permanecería neutral hasta petición de intervención, donde allí serían solicitadas reuniones con los correspondientes líderes para ser planteada la situación y puesto sobre la mesa los nuevos términos de las alianzas. Altea no se permite tener dos aliados en guerra por lo que corren el riesgo de perder la alianza o incluso ponerse en contra de los intereses de Altea consiguiendo una declaración de guerra. Reitero, buscamos siempre el camino de la palabra antes que la espada. - cuando ingresó la sirvienta se silenció al instante, no le agradaba hablar en presencias que no fuesen las involucradas directamente en la conversación o sus propios sirvientes y escoltas, que era en quienes confiaba.

Esperó a que ella sirviese el té al mayor antes de corresponder con una sonrisa ante la joven que si parecía más educada para el servicio - Un tercio de leche, dos terrones de azúcar, gracias. - Volvió a esperar que la joven terminase de servir para tomar su taza y remover el líquido dentro con la cucharilla antes de dar un pequeño trago que apenas humedeció sus labios - Exquisito, muy agradecido. - dijo a la sirvienta con un ligero inclinar de cabeza, expresando su conformidad por sobre la chica anterior. No continuaría hablando hasta que la presencia ajena se retirase del lugar por lo que su mirada regresó al tablero frente a ellos.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 03, 2016 10:28 pm

El marques escuchaba con atención al joven príncipe siendo que estaba reponiendo justamente lo que él quería escuchar de entre sus labios, asintió diversas veces ante las palabras del joven Marth, inconscientemente movió su caballo y comió su peón, sin darse cuenta que lo dejaba completamente expuesto ante las manos del príncipe.

Un alivio recorrió su cuerpo cuando vio que Johanna atendió satisfactoriamente al príncipe.
-Sus palabras honran a esta humilde mujer mi señor. –Expreso la joven al ver que hizo un trabajo agradable a los ojos del príncipe. –Ahora con su permiso Principe Marth, Lord Héctor me retiro, siéntanse libres de llamar cuando deseen. –haciendo una inclinación de cabeza hacia los presentes comienzo a caminar hacia atrás para no faltar el respeto al darle la espalda a sus dos superiores, extendió sus brazos tomando ambas puertas y cerrándolas lentamente hasta el punto de escuchar apenas un leve ruido al trabar el mecanismo de la cerradura.

Sin lugar a duda la alianza que le estaba proponiendo su quizás futuro aliado era satisfactoria ante los oídos del marques.
–Bueno, ahora podemos continuar con la plática ya que estamos solos nuevamente, déjeme decirle joven Marth que su respuesta ha sido de mi completo agrado, no tengo ninguna queja sobre ella me ha dejado claro que tiene sus ideas muy claras lo cual es muy bien visto ante mis ojos un líder debe estar calmado y saber lo que hace en todo momento cualquier tropiezo puede ser catastrófico al momento de la batalla o de hacer intervención política, no cabe duda que usted será un gran rey algún día.
-dijo expresando su fuerte agrado ante las palabras del príncipe, no era un hombre de elogiar mucho a las personas sin embargo era necesario el buen trato hacia este joven. –Sin embargo, usted ya ha escuchado lo que yo ofrezco me gustaría escuchar si desea agregar algo o simplemente cambiar algún detalle sobre lo que dicho con anterioridad si no es molestia me sentiría incomodo si pactáramos algo simplemente con mis términos sin tener en cuenta los suyos.

Entrelazo los dedos nuevamente haciendo volver su mirada hacia Marth esperando ansiosa mente su respuesta, sin lugar a duda era una oferta que no podía rechazar viniendo de tan bueno aliado que se le presentaba gracias a su camarada de Lycia, eso no quitaba que le reprocharía lo de tener que besar al joven, se llevaría algunos golpes de su hacha cuando fuera tiempo de su visita para su entrenamiento habitual.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Lun Ene 04, 2016 7:11 am

Una sonrisa cuidada y amable se dirigió a la sirvienta cuando esta se despidió, esperando en silencio, mirando el tablero mientras ella se retiraba. Bebió un par de sorbos, mucho más tranquilo y complacido con la bebida antes de dejarla en la mesa sobre el platillo con un cuidado tal que apenas emitió sonido. En la pequeña pausa volvió su atención al juego haciendo un repaso de sus avances y viendo como ya había perdido una pieza. Encontrando la brecha en su formación adelantó su alfil pasando directo entre sus filas para eliminar una de sus torres y quedar esquinado.

Cuando el sonido de la puerta rompió el silencio volvió su atención al marqués, escuchando sus palabras se acomodó un poco en su asiento, bajando su pierna dejándolas rectas frente a sí mientras apoyaba ligeramente la espalda en el respaldo del sillón. Un poco mullido de más para su gusto, pues enseguida notó que si se dejaba descansar se vería afectada su postura recta. Sería cómodo, pero no correcto. Así que volvió a su posición de espalda recta ligeramente arqueada - Su oferta es muy tentadora, deberé de reconocer, sin embargo si hay algunas exigencias que pondré sobre la mesa. Como mencionamos antes, el auxilio militar es indiscutible, si bien nunca será solicitado sin justificación, al momento de serlo se pedirá que sea inmediato y afirmativo, en caso contrario se pondría en riesgo la alianza. Así mismo, el apoyo, sea militar, económico o simplemente de alojo o paso a cualquier enemigo de Altea, se considera una violación al tratado. La alianza con Altea significa, indirectamente, alianza con los demás aliados del país, por lo que conflictos entre aliados deberán ser resueltos sobre una mesa táctica y no en un campo de batalla, si bien este punto lo dije anteriormente, me gustaría recalcarlo. Y por supuesto, Ostia brindará asilo a cualquier enviado de Altea o aliado que lo necesite, esto, más que claro está, que es recíproco y cualquier enviado de Ostia o aliado de su marquesado será bien recibido en nuestras tierras. - bebió un trago de té para darle tiempo al otro a comprender las palabras que estaba diciendo, tomándose unos instantes para que no amontonar sus ideas.

Manteniendo su taza en el aire continuó sin dejar meter palabra al otro - Lo que ofrecemos se mantiene como he dicho con anterioridad, sin embargo no he mencionado pero me gustaría hacerle saber que cuenta con nuestras rutas terrestres y marítimas para los viajes que desee realizar, sean comerciales, sociales o incluso movilizaciones militares mientras no se incumpla ninguna parte del tratado. Sin embargo, los tratos comerciales en Elibe con Altea, tienen exclusividad Pherae, esto no quiere decir que tenga exclusividad las rutas las cuales podrá utilizar. Debo advertir sin embargo, que las rutas son celosamente cuidadas por la marina Alteana, sobretodo cerca de las islas, así que deberá tener siempre en alto su bandera si no quiere ser detenido. - advirtió pues había sido un problema que había tenido seguido... con su tío, Rey de Ylisse.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Invitado el Lun Ene 04, 2016 9:53 am

Se propuso a escuchar cuidadosamente lo que la príncipe tenia para decirle ante la pregunta que había formulado a su persona, tomo una postura más cómoda en su asiento al ser el que normalmente usaba Eliwood debido al menor peso ejercido sobre el respaldo no había cedido aun, pudo recostarse y descansar la espalda sin perder la postura erguida que tenía. Su mirada se vio perturbada al ver que había perdido una de sus torres, movió su caballero en diagonal hacia la izquierda tres lugares en esa dirección dejándolo perfilado para comer en el siguiente turno al peón que se encontraba frente al caballero más cercano al reí, una estrategia a la cual no recurría muy a menudo pero estaba desconforme con su desempeño en la partida, si todo salía como él quería podría mover la reina en el siguiente turno perfilándola frente a la línea del caballero mencionado con anterioridad haciendo  jaque mate cuando su caballero derribara su perón.

Volvió a su postura, para seguir escuchando lo que Marth tenía para ofrécele, aun así, creía que ya se habían dicho todos los beneficios y contras que tendría la alianza, estaba ciertamente en un error al escuchar que ofrecía sus rutas marítimas hacia el continente de Akaneia al carecer de zona portuaria era de esperarse tener que viajar a Pherae para emprender viajes a otras tierras, algo que no significaba problema alguno para el marqués.
El príncipe también recalco reiteradas veces el hecho de que bajo la petición de apoyo militar o de cualquier otro debería llevarse a cabo inmediatamente, lo cual era bien visto ante los ojos del marques, al igual que proporcionar refugio a enviados procedentes de ambos lados por igual.
–Son unos términos razonables y muy bien recibidos por mi persona déjeme decirle, es bueno saber que contaría con sus rutas marítimas para la movilización, eso agilizara las cosas en el caso que se deban envían tropas a sus tierras.tomo unos tragos de su te para humedecer los labios y continuar con la plática. –Entonces déjeme decirle que estoy de acuerdo sus términos a llevar a cabo en esta alianza, por mi parte no tengo más que decir ante su gran generosidad al tomarse las molestias de venir hacia Ostia con una propuesta tan justa e imposible de no aceptar, cuando usted crea prudente de pasar todo lo que hemos hablado a tinta y papel siéntase libre de hacérmelo saber para así hacer ingresar a su escriba personal.

El peliazul espero la respuesta del joven con ansias, pero sin prisa, expresando cada palabra con completa calma y seriedad sin apartar los ojos del joven al decir cada una de las palabras que salían de su boca, sabía que la visita del Marth era solo una visita no requería hospedaje, aun así, no quería ser descortés al mencionar lo de transcribir el tratado algo ya mencionado con anterioridad por el príncipe.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Marth el Lun Ene 04, 2016 12:20 pm

Estando más atento al juego  no pasó por alto el movimiento que el marqués planteaba sobre el tablero, tomándose unos momentos en silencio para pensar sobre la situación de cada una de sus piezas y plantearse los movimientos posibles del peliazul. Un ligero movimiento le llevó más al borde del sillón al estar más concentrado y absorbido por el enfrentamiento. Con cuidado movió nuevamente su alfil para posicionarlo en la línea diagonal para defender a su rey en caso de ser abierta su fila. Su estrategia cambiaba a una más segura.

Tras las palaras del marqués asintió con un deje de alegría en su rostro al poder llegar a un acuerdo de manera tan sencilla, con Eliwood habían tardado un día entero discutiendo acuerdos y puntos, afilándolos más y más siendo tan meticulosos que había sido exhaustivo  para ambas partes. Igualmente teniendo pulidos los puntos con Eliwood la propuesta que le había presentado a Hector era ya modificada y ya pulida por las horas que había dedicado en Pherae - Me parece que este es un momento perfecto si me permite decirle. No es mi intención apresurarle pero si le parece conveniente puedo llamar a mi escriba y comenzar en este mismo momento la redacción del tratado, firmaríamos al atardecer tras hechas las copias correspondientes. - no era su intención parecer urgido al respecto, pero con el tiempo limitado no podía tomarse el lujo que había tomado en Pherae de dejarse agasajar y disfrutar de pequeñas distracciones y juegos entre el trabajo ya que antes de la caída del sol tenía que estar a en camino de regreso al castillo de su aliado.

Tenía solo un día y ni siquiera completo para realizar el acuerdo y escrito a mano y a tinta tenía su tiempo de redacción, lectura y secado que los documentos debían hacer antes de poder ser guardados y transportados. Y sabía que la lectura, y correcciones llevarían su buen tiempo, pues una cosa era dar el punto claro y lo otro era extenderlos sobre papel.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord | Pegasus Knight

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
Vulnerary [2]
lanza de bronce [2]
Espada de plata [5]
Llave maestra [1]
Gema de Chispas

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
630


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La bella y la bestia (Priv-Marth)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.