Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 26, 2015 10:25 pm

Escuchaba atentamente y con claridad las palabras pronunciadas por el ahora dragón Kija, este se expresaba bastante bien para la forma que había adquirido. Kija indicaba que si podía volar, y que su padre le había enseñado que posiciones debía usar para ejecutar bien el movimiento, sin lugar a dudas sonaba fácil pero seguramente era difícil de lo que parecía.

Kija mostraba sus alas y posteriormente también contaba que podía usar un fuerte rayo de energía por la boca, aunque se rescindía por el poco espacio que había en la habitación. No pude evitar sorprenderme ante ello, estaba fascinado por cada cosa que oía del joven Hakuryuu.

-¿Un rayo de energía? Algún día deberíamos luchar juntos, o bueno, algún día has de enseñármelo. ¿Sí? Y yo te mostraré alguno trucos con mi espada.

No era precisamente lo mejor, ni tampoco lo peor aquello que le había ofrecido. Pero algo estaba claro; seguramente no se comparaba a lo que le pedía a Kija que me mostrase. Un rayo de energía, ¿sería simplemente una bocanada de fuego?

Entonces el dragón respondía que podía mantener la transformación por un tiempo pero la alimentación y el descanso influyen en la duración, así como decía que igualmente le cansaba hacerlo tanto física como mentalmente. Hablaba sobre que no podía cambiar de forma sin la dragonstone, allí dudaba pues no sabía de que hablaba.

-De ser así, me gustaría que volvieras a ser humano ahora. No quiero que te agotes demasiado.

Tras dicho eso, repasaba lo escuchado por Kija una vez más.

-¿Dragonstone? ¿Qué es eso?

En verdad, desconocía que era una dragonstone. Es decir, tenía que ver con los dragones, pero seguía sin saber que era ciertamente. Y con Kija, alguien tan inteligente allí, no perdería la oportunidad de despejar aquella duda.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Vie Nov 27, 2015 2:24 am

Kija esbozo una sonrisa ante las palabras de Tazerus y aun con aquel aspecto tan imponente aquel gesto en su rostro delataba la tranquilidad característica del joven híbrido..

- Por supuesto, seria fascinante ver como maniobra la espada y de la misma manera le mostrare mi hálito en la primera oportunidad que se presente. -

Comento feliz de haber hecho aquel acuerdo pues con eso habían pactado una actividad que podrían hacer entre amigos cuando se encontraran bajo las circunstancias adecuadas. Ante la petición contraria para retomar su forma humana el gran dragón blanco asintió suavemente con la cabeza a modo de afirmación, envolviéndose una vez mas en aquel resplandor tan misterioso mientras poco a poco retomaba su aspecto normal.

- Ohhhh, es verdad, pocos humanos saben acerca de las dragonstone y no es para menos... después de todo su función es tan antigua como la existencia misma de los dragones. -

Comento ante la ultima pregunta de su compañero, metiendo su mano derecha a través del cuello de su túnica para sacar lo que parecía ser una piedra brillante de un color extraño y aspecto parecido al cristal. Estaba ya bastante mellada y se notaba que podría romperse de un momento a otro.

- Hace miles de años los dragones ancianos advirtieron que una plaga llamada "la degeneración" atacaría las tribus nativas de los dragones la cual básicamente carcomía la mente y los convertía en bestias salvajes incapaces de razonar. La única cura era adoptar una forma humana y sellar su verdadero poder dentro de piedras, las cuales actualmente son conocidas como dragonstone. -

Le explico aun mostrandole aquella pequeña piedra para momentos despues volver a ocultarla entre sus ropas para mantenerla segura.

- Por esta razón los manaketes no pueden adoptar su verdadera forma sin una de estas y al haber heredado la sangre de mi padre yo no soy difere.... -

No pudo terminar la frase pues de pronto lo invadió de golpe un fuerte mareo y la sensación de perder totalmente las fuerzas por lo que termino desplomándose contra el piso mientras que su conciencia poco a poco se desvanecía hasta dejarlo inconsciente. Había sido bastante imprudente al transformarse pues ciertamente su cuerpo ya se encontraba débil por la falta de descanso y comida por lo que lo único que logro fue aumentar de golpe la fatiga que su cuerpo ya sentía.

- Donde.... estoy? -

Fue lo primero que murmuro cuando al fin fue capaz de comenzar a abrir los ojos, mas su cuerpo aun se negaba a moverse. Estaba aun aturdido y tenia la vista borrosa, se sentía desorientado especialmente por que la cabeza aun le daba vueltas. No estaba seguro de cuanto tiempo de había desmayado pero esperaba no haberle hecho pasar un mal trago a su buen amigo con ello.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 27, 2015 9:14 pm

El dragón aceptó algún día mostrarme un poco de su poder así como indicaba estar completamente de acuerdo en que yo le mostrase un poco de mis habilidades con mi espada, lo que no era problema.

Poco tiempo después, Kija asintió a mis palabras y comenzó a regresar a su forma humana soltándose aquel brillo durante el cambio de físico. Entonces, Kija me explicaba que una dragonstone no era más que el artefacto que concentraba el poder para transformarse en su interior. El joven Kija parecía querer seguir explicándome pero en cuestión de segundos desmayó, así, de la nada, ante mi increíble gesto de sorpresa, corriendo de inmediato hacia él.

-¿Kija? ¡Kija!

El joven estaba plenamente inconsciente, pero permitiéndome volver a respirar tranquilo, cuando hablaba, aunque en su voz se denotaba cansancio. Estaba mareado y no parecía saber qué había ocurrido ni dónde estaba.

-Estás en la Escuela de Naga, en Altea, Akaneia. Te transformaste y al regresar a la normalidad, te desplomaste contra el suelo tras unos segundos. ¿Cómo te sientes?

Esperaba no verme preocupado ni nada porque lo que debía reflejar en ese momento era serenidad para que el contrario se sintiese calmado y pudiera recuperarse con normalidad después de eso que le había ocurrido. Pero seguía sin entender qué le había pasado, estuvo transformado muy poco tiempo y aún así acabó desplomándose. Suponía que estaba agotado y que no había comido.

-Oye... has de estar agotado o hambriento. ¿Has dormido bien? Y... ¿cuándo fue la última vez que comiste algo? Aquí en la Escuela de Naga hay una cantina abajo dónde puedo buscarte algo de comer si quieres.

Dicho aquello me inclinaba para ayudar a mi amigo a reponerse y colocarse de pie, claro esperando de rodillas para ver si este se sentía lo suficientemente bien y seguro como para levantarse.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Vie Nov 27, 2015 10:44 pm

Comenzaba a recuperar la conciencia poco a poco notando que Tazerus estaba a su lado intentando reanimarlo. Su tono de voz y su rostro eran tranquilos pero el joven hibrido esperaba no haberlo preocupado con ello.

- Estoy.... bien, solo es fatiga. -

Comento el alvino soltando un pequeño suspiro, cerrando los ojos un momento para lidiar con el mareo que aun asediaba su cabeza. Poco a poco su cuerpo comenzó a responderle por lo que se empezó a reincorporar con la ayuda del espadachín, aun que aun se tambaleaba un poco.

- Comí un par de raíces hervidas en la mañana así como el día de ayer y el anterior a ese... igualmente descanso con regularidad algunos minutos cerca de la plaza publica o en las afueras de la ciudad -

Una dieta a base de raíces y poco descanso enfermarían a cualquiera que pasara el dia viajando de un lado para otro pero no era como si el joven híbrido pudiese hacer algo al respecto, después de todo le eran negadas las entradas a las tiendas de víveres y establecimientos de posada.

- Ah, no, descuide.... no podría importunarlo con algo como esto, ademas si le ven conmigo podrían echarlo a usted también. Solo... solo necesito sentarme un momento para reponer las fuerzas e iré a buscar mas raíces en las cercanías. -

Se sentía algo extraño pues su cuerpo no estaba acostumbrado a transformarse, tenia los músculos agarrotados y su agotamiento era comparable al haber estado corriendo sin descanso por varias horas.... suponía que solo era cosa de acostumbrarse.

- Vaya, mi idea inicial era mostrarle mi lado "impresionante" pero al parecer mi cuerpo no esta acostumbrado a cambiar de esa manera... es interesante ciertamente pues no comienzo a experimentar malestares si no hasta después de regresar a mi forma humana. -

Kija se sentó un momento para recuperarse del mareo que para ese momento era ya casi inexistente. Estaba sudando un poco y su corazón aun latía deprisa pero nada que fuese demasiado serio.

- Y... bueno, que otras cosas hacen los amigos? -

Pregunto intentando desviar el tema, dedicando una pequeña sonrisa a su interlocutor mas el cansancio en su rostro era bastante notorio. Al parecer Kija era un ser bastante poderoso cuando adoptaba aquella impresionante forma de dragón, pero al recuperar su forma original se volvía realmente frágil, totalmente vulnerable contra cualquier enemigo que no fuera capaz de eliminar con sus habilidades sobrenaturales.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 28, 2015 12:03 am

Fatiga, decía Kija. Aún se le veía un poco mareado y confundido.

Indicaba que había comido raíces hervidas los últimos días, un alimento que al menos a mí persona le parecía fatal y nada convincente. Estaba acostumbrado a un buen plato de comida, algo pesado, que llenase completamente el estómago. Tenía ganas de que Kija probase algo de eso pesado, seguramente le encantaría.

-¿Raíces hervidas? Por favor... ¿has probado por casualidad el pan de por aquí?

Pensaba que Kija estaba a dieta, raíces hervidas... le dejaría seguramente aún con hambre. Quería buscarle pan al menos, por ahí cerca, o alguna fruta, como una manzana. Podía traerle varias manzanas o una bolsa de pan y compartirla, esa era la idea que tenía. Kija dormía en plazas públicas o en las afueras de la ciudad, parecía no tener un lugar establecido. Hacía una mueca de rabia, con la gente, conmigo mismo. No tenía mucho que pudiese ofrecerle al dragón. Me ponía de brazos cruzados ante ello; además, Kija decía que buscaría más raíces.

Esa era la idea, darle algo más de lo que acostumbrado a tener. Que sintiese que no habían barreras, que aprovechase cuánto estuviera a su alcance. Tras eso Kija preguntaba que otra cosas hacían los amigos, ante ello me dirigía a la puerta y me quedaba parado en ella unos instantes, mientras observaba al joven.

-Los amigos se obsequian cosas, sin esperar algo del otro. En esta oportunidad, yo quiero darte algo sin recibir nada a cambio, comida, pero la que los humanos comemos a diario. ¿Vienes conmigo? Prometo que será rápido. O, puedes esperarme aquí, como quieras.

Salía de la habitación y  tal cual como esperaba en la cantina que había abajo daban bolsas pan y también vendían manzanas, a lo que pedí un poco de pan y manzanas, no esperaba comerlo todo, pedí más bien para guardar un poco. Me dirigí hacia Kija después de haber realizado la compra y le expuse tanto el pan como las manzanas, sin mostrarle las raíces que tal vez esperaba.

-Esto... pruébalo y dime qué te parece.

Le ponía un trozo de pan en su mano, primero.

-Ahora... esto.

Ponía una manzana, en su mano. Sonreía ante él, tratando de inspirar confianza. Que supiese que no estaba malintencionado, después de todo, ya eramos amigos, tenía que confiar en mí. Tenía un presentimiento que tal vez no estaría muy seguro de probar aquello, pero, seguramente le gustaría, y tal vez ya lo había probado, pero al ser un híbrido temía de ir a buscar esto tan frecuentado por humanos recurrentes de la sociedad.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Sáb Nov 28, 2015 6:29 am

No sabia que contestarle a su compañero pues aun que varias veces había querido probar la comida de aspecto tan delicioso que la ciudad y los pueblos cercanos ofrecían nunca se le había dado la oportunidad de probarlos pues las puertas de cuanto establecimiento pretendía visitar se le cerraba en las narices cuando notaban su poco discreta mano "deforme". Por otra parte llevaba meses viviendo de raíces, hiervas y plantas silvestres desde las provisiones que saco del jardín de su antiguo hogar se terminaron.

- Ahhh.... e-espe.... -

Intento detenerlo cuando salio por la puerta, diciéndole que de regalo le traería algo de comida ya que al parecer los regalos eran parte de ese asunto de la amistad. Por un momento quiso seguirlo y acompañarlo, pero se detuvo en seco y volvió a sentarse notando que sus propias manos estaban temblando.

- Que me esta pasando?, por que me duele tanto el pecho? -

Murmuro para si mismo mientras esperaba el regreso de Tazerus. Desde que había salido de viaje realmente nunca llego a importarle lo que dijeran de el ni el trato que recibía por parte de las personas, siempre tubo la seguridad en si mismo de que por lo menos sus padres le querían y estaba orgulloso de haber nacido tal cual era. No obstante por alguna razón el hecho de que insultaran o agredieran al espadachín por culpa suya lo acongojaba, por primera vez en su vida alguien le estaba tendiendo la mano en ayuda, por primera vez... se estaba preocupando por alguien mas.

Fue por eso que decidió esperar a Tazerus en ese mismo lugar para evitarle malos tragos con las personas del pueblo, reflexionando sobre todo lo que había aprendido ese día, repasando sus apuntes y haciendo otros tantos mas. Cuando el joven humano regreso, Kija miro atentamente el pan que posaron en su mano por unos momentos, apreciando aquel delicioso aroma que desprendía y le tentaba a darle una mordida mientras que en su mano izquierda fue depositada una manzana.

- Hace.... casi un año que no he podido comer algo como esto -

Murmuro con un tono de voz bajo, haciendo una reverencia respetuosa y llena de gratitud por los alimentos ofrecidos. Al dar el primer mordisco sus ojos azules se abrieron con sorpresa, masticando despacio para poder saborear aquel pan recién hecho, tostado por fuera y suave por dentro haciendo que brotara una sensación cálida en el interior de su pecho.

- Esta rico.... muy rico.... es lo mas rico que haya probado en años -

Varios cientos de años desde la muerte de su madre, de hecho. Fue necesario para Kija el cubrirse el rostro con el brazo izquierdo para evitar que el contrario mirase su rostro en ese momento pues las lagrimas habían comenzado a brotar de forma discreta de sus ojos azules con cada trozo de pan que comía. La manzana por su parte se la comió con igual entusiasmo, era dulce, jugosa y tanto su paladar como su estomago la recibía gratamente, incluso pudo sentir como las fuerzas le regresaban poco a poco.

- Es usted la primera persona que muestra tal amabilidad hacia mi. Estoy.... abrumado. No tengo idea de que hacer o decir y sinceramente dudo que incluso con mis 300 años de vida conozca las palabras adecuadas que expresen lo que siento en este momento. -

Se puso de pie, alzando un poco la manga de su túnica que cubría parte de su brazo derecho, buscando entre aquellas escamas blancas que cubrían su piel aluna que estuviese suelta acro seguido se la entrego al humano. La escama no era mas grande que una moneda de oro y al igual que las otras su color era de un blanco puro con brillos tornasol al ser tocada por la luz, Kija alzo la mirada dedicándole una sonrisa.

- Consérvela y mientras la mantenga consigo siempre sabre que se trata de usted, no importa cuantos años pasen ni el tiempo que pasemos sin vernos estaré dispuesto a prestarle mi ayuda a un buen amigo.... incluso si se trata de su hijo, o del hijo de su hijo siempre contaran con mi apoyo incondicional y atenderé sin falta cualquier petición que me hagan. -

Parecía algo exagerado por solo un trozo de pan y una manzana fresca pero Kija sentía desde el fondo de su ser que aquello era algo que deseaba hacer, que su primera amistad trascendiera el tiempo mostrando la genuina gratitud de un joven híbrido y su compromiso para con su primer amigo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 28, 2015 5:50 pm

Se tornó todo en un ambiente tan reconfortante que era imposible no sonreír en ese momento. Ver la sonrisa de Kija y el gusto con el que saboreaba aquello que le había dado era una sensación indescriptible. A veces sentía que podía hacer ese tipo de cosas siempre; pero no era así. Mientras que unas veces no tenía las herramientas, en otras, simplemente, no se encontraba con la persona correcta. Pero sin duda alguna estaba donde correspondía y haciendo lo que debía. Éramos amigos, después de todo. Era evidente que el dragón tenía mucho tiempo sin comer algo como eso, y le daba la bolsa, insistente, para que la cargase consigo. No había problema por mi parte, podía conseguir más luego... pero en su caso ese alimento era ostentado en tiendas y demás lugares donde su presencia solía ser rechazada, así que, era más difícil, mucho más. El joven decía que yo era la primera persona que le trataba con tal amabilidad, aunque después decía que tenía 300 años de vida... tal vez mentía, tal vez no, pero era música para mis oídos poder escuchar aquello. Se formaba un brillo en mis ojos por tanto agradecimiento del dragón, y se sonrojaban mis mejillas.

-No, no... es lo de menos. Lo que le he dado hoy no es mucho.

En realidad, no lo eran... apenas era un nuevo amigo, que le había dado un poco de pan y una manzana al contrario. Sí, quizá no era algo normal para un primer día de amistad, pero seguía siendo poco. Sentía que quedaba en deuda todavía, pero el joven Kija me daba una escama suya y me pedía que la guardase. Que entonces siempre sabrá que se trataba de mi y aunque después de años él estaría de acuerdo incluso en ayudar a mi hijo o al hijo de mi hijo, a lo que respondía con una reverencia.

-Para mí sería un placer en verdad eso, pero no le puedo pedir que vele por el bienestar de mis hijos o míos evaluando lo difícil que es su día a día y el mal trato que recibe de la sociedad.

Tenía fe de que aquel comentario no hubiese molestado al dragón, pero no me encajaba la idea de que él sintiese que me debía algo, por muy buena que fuera su intención, simplemente no podía darle algo más de peso a la vida que traía, que él tuviese que estar escondido y eso, era terrible. Pero no se avergonzaba de tener sangre manakete y mostrarse era un dificultoso paso, que quizá debía comenzar a adoctrinar en su vida cotidiana.

-Aunque... esta escama la guardaré con mucho gusto. Será mi recuerdo suyo y la conservaré hasta mi último día, y la cargaré conmigo hasta en mis salidas laborales. Le prometo que la protegeré y tendré conmigo mucho tiempo.

Llevaba la escama hacia mi chaqueta, guardándola en uno de los tantos bolsillos que traía en ella, y acto seguido, volvía a replegar esta para que no se notase la escama que cargaba en su interior.

Tenía todavía un largo trayecto por recorrer si quería aprovechar mi tiempo en el continente de Akaneia, pasar aquel rato con el dragón había sido increíble y quería que él fuese mi compañero de viaje, pero no podía someterlo a eso, sino que debía dejarlo estar en las tierras que él considerara, seguramente no estaría acostumbrado a rondar otros territorios con climas y costumbres diferentes. Por lo que, me ponía de pie, y con un poco de pesar, me dirigía hacia el dragón.

-Yo... debo partir a buscar posada, esta atardeciendo y no tengo un lugar dónde dormir.

Aquello era muy tonto de decir, pero no encontraba las palabras para pronunciar un adiós y después de haber acordado un lazo tan fuerte en muy poco tiempo con Kija era difícil desprenderse evaluando cómo debía sentirse el dragón de verse separado de mi persona, no había tenido muchos amigos pero uno de ellos fue mi padre y cuando le veía partir a batallas recordaba que no quería despegarme de él por nada del mundo, y ahora entendía porque mi padre decía que para él era más difícil, algo así sentía, pues me costaba hacerle saber a Kija que ya no podría estar con él al menos en lo que restaba del día, y debía dejarlo por su cuenta.

-No sé como decir esto... pero creo que... será hasta otra vez, mi buen compañero.

Extendía mis brazos hacia el dragón y le daba un abrazo, probablemente este desconocía que era lo que estaba haciendo o ya también lo habría visto en sus 300 años de vida, una muestra de gratitud, de agradecimiento y de cariño, eso era un abrazo, esperaba que el sintiese aquel cálido apretón al cual posteriormente iba desajustando con los brazos hasta soltarlo finalmente y dirigirme hacia la puerta, donde con mi mano me despedía mientras esbozaba una sonrisa y  le decía adiós a Kija, esperando volver a verlo otra vez.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Lun Nov 30, 2015 2:06 am

Al parecer rechazaban su oferta con respecto a ayudar a su descendencia, a lo cual el joven híbrido se sintió un poco desilusionado, pero no le obligaría a aceptarla, incluso decía que aquello que le había entregado era poco mas Kija no estaba del todo descuerdo con ello.... después de todo, cuando se vive tanto tiempo y el mundo te da la espalda eran aquellos pequeños actos de amabilidad los que marcaban la diferencia y le hacían retomar su fe en el mundo, era por humanos como Tazerus la razón por la cual había decidido proteger al mundo de aquello que llamaba "viento aciago".

- Entiendo, significara mucho para mi el que la conserve. -

Sonrió ampliamente pues por lo menos el contrario había accedido a portar la escama y al ser una parte de el, por pequeña que fuese seria capaz de detectarla en caso de que estuviesen cerca, por lo que seria mas sencillo facilitar un encuentro con eso. Kija dibujo una ligera mirada triste al escuchar que su nuevo amigo ya tenia que marcharse pues el día había terminado y debía buscar posada. Deseaba acompañarlo, de verdad que si pero sabia mejor que nadie que aquello solo le traería problemas y le dificultaría las cosas al espadachín, así que prefirió guardar silencio respecto a eso.

- Descuide, entiendo perfectamente señor Tazerus. Le deseo la mejor de las suertes y espero que podamos volver a tener una charla tan amena en algun otro momento -

Se despidió con una educada reverencia, igualmente avanzando a la salida para tomar su camino, mirando hacia atrás por ultima vez para ver como su buen amigo se perdía en la lejanía de aquel pasillo. Admiro unos momentos la bolsa de pan que le habían regalado, sonriendo ampliamente para seguir avanzando... después de todo el también necesitaba buscar un lugar donde dormir.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Marth el Mar Dic 01, 2015 10:23 pm

Tema cerrado.

Cada participante obtiene 70G.

Kija ha gastado un uso de su dragonstone.

Ambos obtienen un incremento de +1 EXP.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Vulnerary [3]
Sello Maestro
.

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
252


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.