Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados


Project Fear.less

Crear foro

Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Vie Nov 20, 2015 10:38 pm

Mientras estaba de paso por Akaneia no podía desaprovechar la oportunidad de aventurarme más en tales tierras, específicamente en Altea. Si bien Altea era una zona bastante poblada, en Altea regía una religión bastante prolífica, era la religión de Naga. El dragón de luz, y lo contrario a Grima, el dragón oscuro. Naga para muchos de los ciudadanos era como un dios y solía recibir oraciones de su gente así como esculturas en su honor, estatuas, e incluso, construcciones como la que había decidido visitar, conocida como ''Escuela de Naga''.

Quizá no era el momento preciso para hacerlo, tenía otros pendientes, debía buscar alojo, pero eso poco importaba si se trataba de conocer un templo sagrado o una longeva construcción como lo era aquel sitio, donde se entrenaban a magos con hechizos puros, pues en el lugar no se impartía ninguna referencia hacia la oscuridad, hacia el odio, hacia Grima, que era lo contrario a Naga. Se impartía una especie de introducción a la historia de Altea por parte de varios servidores del lugar, que buscaban una sola cosa: dar a conocer la historia del dragón al que glorificaban. Yo estaba pendiente de cada cosa que decían, pero no me llamaba mucho la atención nada sobre Naga ni de Grima, apenas oía lo básico.

Llegando a la zona más interna del lugar me encontraba con una serie de imágenes sobre Naga que me llamaban mucho la atención y de hecho, me gustaban bastante. No podía evitar alegrarme al ver aquello, finalmente me sentía atraído a su historia. - Vaya que eres antiguo... - Musitaba, pasando mi mano por una de las imágenes de Naga, arrastrando una gran cantidad de polvo con ella.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Sáb Nov 21, 2015 2:00 am

Ciertamente el mundo era un lugar mucho mas basto e impresionante de lo que sus padres le pudieron haber contado nunca y pese a su largos años existiendo en las tierras de Akaneia aquella era la primera vez que se aventuraba fuera del resguardo de aquel refugio seguro apartado de todo.... aun que ahora le quedaba bastante claro el por que sus padres nunca le permitieron hacer eso con anterioridad.

Por supuesto, sus padres nunca le mencionaron nada al respecto pero no había que ser un genio para notar el evidente rechazo por parte de la sociedad en general hacia su persona llamándole  de todas las maneras despectivas posibles debido a su notoria mezcla de sangre, principalmente por su brazo derecho recubierto de escamas blancas el cual por respeto a su padre nunca se molesta en esconder. Kija, nombre que le fue otorgado por su padre manakete, realmente no alcanzaba a comprender del todo el por que debería sentirse avergonzado de si mismo tal como todos pretendían hacérselo ver, después de todo si el había nacido fue por el simple y llano hecho de que sus padres se amaban y decidieron consolidar ese acto de amor teniendo un hijo aun a sabiendas de todo lo que aquello conlleva y, siendo la mayoría de los habitantes de Altea y Hosido creyentes de las enseñanzas de Naga le parecía realmente extraño que no se apegaran al tan afamado amor al prójimo que tanto profesaba. Que si lo sabia?, claro, su madre era una sacerdotisa de Naga después de todo.

Encontrar comida y refugio fue una tarea por asi decirlo imposible, pues si bien las personas de buenas a primeras eran amables con el su actitud tendía a cambiar radicalmente en cuanto se percataban del aspecto que tenia su mano derecha, la cual se asomaba a veces de forma no tan discreta del atuendo de sacerdote que llevaba normalmente puesto, pero bueno, si había decidido emprender ese viaje fue con la determinación de proteger las tierras que su madre tanto amaba en vida y no dejaría que un par de días (o semanas) sin comer ni descansar adecuadamente lo desviaran de su meta, después de todo estaba seguro que su padre tampoco se habría rendido en una situación similar.

Llegando al reino de Altea donde según tenia entendido existía una escuela referente a Naga su recibimiento fue igualmente poco amistoso en las posadas cercanas, por lo que, pese a lo agotador que había sido el viaje a pie desde Hoshido se encamino hacia la escuela de Naga, donde su presencia fue mas o menos tolerada siempre y cuando no causara problemas. Comenzó con su investigación de aquel edificio de aspecto tan antiguo en busca de algún tipo de escritura que a los ojos humanos posiblemente no pasaría de ser simples dibujos o palabras en algún idioma extinto, mas para su desgracia todo lo que aquellas paredes tenían que decirle no era nada que no supiera ya. Fue en ese momento que, en uno de los corredores se encontró con un individuo que parecía fascinado con los dibujos que relataban la antigua leyenda sobre el dragón de la luz, una que sabia de memoria gracias a su madre que nunca se cansaba de contársela una y otra vez.

- Tiene buen gusto caballero, le interesan las pinturas antiguas? -

Pese a todo el trato que había recibido hasta ahora Kija siempre intentaba ser amable y cordial con los demás, después de todo así había sido educado y pretendía seguir las enseñanzas de Naga en la medida de lo que le fuera posible, aun que por supuesto no era un idiota tampoco y si su vida peligraba de cualquier manera sabia defenderse gracias a las enseñanzas de su padre y a la dragon stone que había heredado de el.... al final, quien sabe?, quizá y algún día acabaría conociendo a alguien a quien no le importara el hecho de que fuese un híbrido.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 21, 2015 1:26 pm

Observaba la imagen fijamente, si bien aquel corredor tenía varios bocetos de Naga y de los campos que había recorrido durante su vida siglos atrás, era bastante llamativo ver sobre el dragón que escuchar tanto de él sin una referencia, pero ahora lo creía, empezaba a darle un poco más de prioridad a la historia de Naga, y era entonces cuando llegaba alguien con apariencia de sacerdote, su físico me extrañaba un poco y no entendía claramente qué era pero el joven se acercó a mí y me preguntó si me interesaban las pinturas antiguas, lo pensaba un poco, pero posteriormente centraba mi mirada en él y sonreía.

- Sí, en efecto, me gustan mucho las pinturas antiguas. - No reconocía con claridad lo que le estaba diciendo al chico, no observaba mucho pinturas antiguas y a decir verdad en lo poco que había vivido esta era una de las pocas veces que tenía la oportunidad de ver unas de tanta longevidad, como eran aquellas. - Me gustaría conocer más sobre éstas pinturas, el dragón Naga parece que hizo mucho por estas tierras, o bueno, eso creo, pues aquí le oran y le tratan tal cual un dios. - La verdad al haber dicho eso trataba de plasmar que todavía no tenía claro porqué a Naga le querían tanto, seguía sin quedarme claro. Sonreía al chico y continuaba dirigiéndome a él - Me llamo Tazerus, no soy de estas tierras pero estoy aprovechando la oportunidad de conocerlas, un gusto conocerlo. - Extendía mi mano derecha hacia la de él, presentándome.

-  No se parece a la gente de Altea, ¿es usted de por acá? - En Altea se vestían de una forma muy diferente al contrario, que parecía ser un sacerdote, a decir verdad. Tampoco quería atosigarle, y la verdad comenzaba a sentir que lo estaba haciendo, así que decidí dejar de preguntarle tan directamente. - ¿Cuántos años cree usted que tengan estas pinturas...?
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Sáb Nov 21, 2015 4:07 pm

- El placer es todo mio señor Tazerus, puede llamarme simplemente Hakuryuu si así lo desea -

Aquel hombre parecía ser amable.... al igual que todos antes de conocer su procedencia pero no pretendía darle demasiada importancia al asunto, sin embargo en la actualidad habia adquirido la costumbre de no decir su nombre de buenas a primeras mas que nada para evitar que le hicieran burla al nombre que le habían dado sus padres con cariño y orgullo. El contrario le extendió la mano para saludarle a lo que el joven alvino no pudo evitar quedarse mirando unos cortos momentos, no por que no supiera que era un saludo si no por el hecho de que le estaban extendiendo la mano derecha, por lo cual debía responder del mismo modo y eso hasta la fecha no había acabado bien. Temiendo ser descortés con aquel buen hombre decidió saludarle con la mano izquierda para evitar el disgusto que al parecer suponía el tocar su mano cubierta por escamas blancas para la mayoría de las personas, no se avergonzaba de su brazo derecho ni mucho menos.... aquello era simple respeto hacia el prójimo.

- Naga ha hecho mucho por estas tierras, aun que las pinturas en realidad están algo incompletas pues solo comienzan a relatar desde el momento en que Naga comenzó a ser considerada una deidad. Es decir, desde sometió al dragón caído Grima. -

Conocía casi de memoria ambas versiones de la historia vista desde el punto de vista humano y el manakete pues solía escuchar con atención cualquier historia que sus padres le relataran. Admiro por unos momentos las pinturas en la pared entrecerrando un poco los ojos, evaluándolas de forma rápida para identificar su antigüedad aproximada.

- No puedo hacer una valoración exacta con solo observarlas, pero tomando en cuenta que la religión de Naga se fundo casi al mismo tiempo que el reino de Ylisse podemos pensar que estas ilustraciones fueron pintadas algunos años después, por lo tanto calcularía que tienen por lo menos unos cuantos cientos de años encima... -

De forma inconsciente llevo su mano derecha a su mentón de forma pensativa mientras intentaba sacar mas información de aquellas ilustraciones con aquel vistazo rápido, pues mal que le pesase era diestro y usaba aquella mano, de hecho, para realizar todo tipo de acciones cotidianas.

- Ohhhh.... no, no, yo también estoy aquí de visita. Mas concretamente pretendía darle un vistazo a la biblioteca de Naga que según tengo entendido tiene todo tipo de libros antiguos pero.... al parecer sera algo complicado para mi el obtener el acceso a la afamada biblioteca. -

Suspiro con ligero pesar ante el hecho de que habia hecho un viaje realmente largo desde Hoshido hasta Altea practicamente en vano, pues ciertamente no podia forzarlos a darle el acceso a dicho recinto.

- Pero bueno, como ya dije usted tiene un gusto excelente para el arte. No todos los días se encuentran personas que puedan apreciar estos increíbles retasos de historia y se pregunten por cosas como lo es su antigüedad. Es algún tipo de investigador? -

Esperaba que, si tenian algo en comun seria por lo menos un poco mas llevadero y sencillo el limar asperezas entre las especies.... o eso queria creer por lo menos.

Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 21, 2015 6:51 pm

El joven Hakuryuu se presentó, de una forma bastante amable y respetuosa. Además, el chico comenzaba a explicar mucho sobre Naga, hablaba sobre las pinturas y su referencia con el dragón, también daba su punto de vista sobre el tiempo que consideraba que tenían las pinturas entre algunas cosas, sin lugar a dudas Hakuryuu sabía mucho de la historia de Naga, y de las tierra de Altea o en su defecto, de Ylisse. Su mano diestra era mostrada posteriormente y parecía ser algo rara, Tazerus le dejó pasar inconscientemente de largo a aquello. El mismo indicaba que estaba de visita igualmente, Hakuryuu quería más bien entrar a la biblioteca pero estaba bajo cuidado y no era permitido el paso a cualquiera, por lo que habló de la dificultad que suponía adentrarse en la misma.

Hakuryuu hablaba de que tenía un excelente gusto para el arte, no se pudo evitar enrojecer un poco tras ello pues le gustaban mucho los halagos, además, indicaba que no siempre se veían personas admirando aquellos pedazos de historia tan importantes, eran como un rompecabezas, sin ellos no se podría formar todo... y dar a conocer a los demás lo que había ocurrido.

- Hakuryuu, ¿no? La verdad estoy fascinado por vuestros conocimientos, me ha dejado perplejo ante tanta sabiduría por vuestra parte, no tengo palabras para describirle lo inteligente que usted ha de ser. - Indicó, poniéndole la mano en el hombro derecho.  No soy un investigador, pero me ha llamado la atención este lugar y no he dejado pasar la oportunidad de conocerlo. Me ha aburrido oír a los demás guías... pero usted me ha hablado mucho mejor que ellos, lo reconozco. ¿Usted, es algún tipo de investigador? - Dudaba ello, le parecía que Hakuryuu era investigador de alguna forma y es que tenía muchos conocimientos para tratarse de alguien joven como aparentaba ser, la verdad habían muchas dudas pero algo que estaba claro es que frente a él había un joven claramente inteligente pero un tanto peculiar.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Dom Nov 22, 2015 1:02 pm

La situacion parecía prometedora y el joven híbrido comenzaba a sentirse emocionado de encontrar al fin a alguien con quien compartía gustos similares, después de todo Kija sentía cierto agrado por quienes sabían apreciar el valor de las cosas. Los halagos contrarios le hicieron sonrojarse haciendo que apartara la mirada y se rascara la nuca con cierta timidez pues ciertamente aquella era la primera vez que recibia halagos de alguien que no fuese de su propia familia.

- Solo digamos que tengo facilidad para las cosas muy antiguas. Básicamente me dedico a leer y traducir escritos antiguos y a desenterrar los secretos de las civilizaciones ya extintas. Soy un.... como lo llaman ustedes?, Arqueólogo. S-si no recordara cosas tan básicas como la historia de Naga y sus orígenes no podría siquiera verme al espejo de la vergüenza.-

De hecho no se avergonzaba de sus propios orígenes ni de lo que era, pero sentía desde el fondo de su alma que no seria capaz de perdonarse si olvidara aquellas lecciones tan importantes que atesoraba desde niño, era lo ultimo que le quedaba para aferrarse a ese pasado que ya nunca mas regresaría... aquello si que seria su verdadera razón para avergonzarse de si mismo.

- No creo ser especialmente listo, solo he tenido mucho tiempo para estudiar y aprender. Eso es todo. -

Poco menos de 300 años mas o menos en los que no tenia cosa mejor que hacer que estudiar o escuchar a sus padres relatarle todo tipo de historias y sucesos.

- Usted tampoco parece un viajero convencional, puedo saber a que se dedica si no le resulta inoportuno? -

El era ciertamente del tipo de persona que disfrutaba de las charlas extensas  y hasta ahora habia pasado bastante tiempo sin mantener ninguna, por lo que no podia evitar sentirse feliz en aquel momento, por otra parte no tenia reparo en compartir sus conocimientos a cualquiera que quisiera aprender.

- Esto.... yo no trabajo en la escuela de Naga, tal como le he comentado yo solo estoy de visita pero.... pero si le agrada la idea puede consultarme cualquier cosa referente al dragon sagrado o pintura que le cause curiosidad, es la primera vez que estoy aquí pero tengo la confianza de poder resolver sus dudas eficientemente. -

Despues de todo habia sido muy bien instruido en todo lo referente a Naga y por bastantes años mas que cualquiera que habitase aquel templo (o eso suponía), por lo cual el joven medio dragon tenia plena confianza en si mismo y en las enseñanzas que había recibido de sus padres.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 22, 2015 4:46 pm

El joven Hakuryuu parecía impactado por los halagos, era algo que decía en verdad al contrario, nada era mentira, le parecía alguien muy inteligente y sabio para su corta edad. Sin embargo el joven aclaraba todo, era alguien muy estudioso, podía traducir escritos antiguos y averiguar los secretos de antiguas civilizaciones, como él más adelante diría, era un arqueólogo, pero no uno común, claramente. Uno más que dotado. Hakuryuu preguntaba a qué me dedicaba, allí titubeaba un poco pero le respondía firmemente - Bueno, la verdad trabajo como escolta o como guardaespaldas, suelo proteger el traslado de mercancías, proteger personas y claro, protegerme a mi mismo... es un trabajo agotador a decir verdad, ya podrá usted imaginárselo. - Dicho aquello no le estaba contando ni pío de lo molesto que era ver a veces tanta cantidad de sangre por los aires, sentir el filo de tu arma atravesar el cuerpo de un adversario o viceversa, la verdad, aquella respuesta había sido más serena de lo común. Esperaba no haber atemorizado al arqueólogo con aquello que le había dicho, pero con lo poco que le había dicho, tal vez no le parecía la gran cosa. Ya sabiendo a qué se dedicaba el contrario, este último le decía que cualquier duda se la podría aclarar si yo gustaba, de inmediato mi mirada se centró en una de tantas pinturas en las que el dragón Naga y el dragón Grima parecían estar luchando o rugiéndose el uno al otro, allí me detuve un instante, pensativo, y volteé al joven Hakuryuu. - Esta pintura... ¿Naga tiene un hermano? No consigo entenderla... - si bien en la imagen ya conocía a ambos personajes, no sabía la relación que había entre ellos, según lo dicho por el joven Hakuryuu anteriormente Naga y Grima pelearon, pero no lo tenía claro, ¿porqué? Esperaba que Hakuryuu supiera algo, pero no había duda de que si no lo sabía, estaba por hacerlo, pues era bastante inteligente y lo poco que le había dicho le parecía muy bien narrado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Dom Nov 22, 2015 5:36 pm

Escuchaba atentamente todo cuanto tenia que decirle, agradeciendo para sus adentros el que el contrario estuviese dispuesto a entablar el dialogo. Siendo franco consigo mismo poco y nada conocía acerca de los detalles que tenían que ver con el combate armado, despertando en cierta forma la ya creciente curiosidad del joven alvino sobre en cuanto podrían diferir los estilo de combate antiguos con los modernos. No era que hubiese visto pelear a nadie en el pasado pero tenia una idea muy vaga gracias a los libros que había leído.... quizá con algo de suerte podría pedirle que le hiciera alguna pequeña demostración mas adelante. Centro su mirada azulina en la pintura que le señalaban, analizándola tal y como lo había hecho con la otra pero esta vez con el fin de entender su contenido y no de averiguar la edad de la misma.

- Permitame un segundo..... mhhhh.... "La obscuridad se cierne sobre Ylisse bajo el yugo del dragón caído Grima.... Solo la luz de Naga puede apartarlas y hacerles frente, pero las fuerzas opuestas permanecen iguales" -

Cito traduciendo lo que parecía ser un pequeño escrito en la pintura, mas el deterioro y los años le dificultaban un poco la tarea.

- Técnicamente este cuadro no describe la pelea entre Naga y grima, ya que según tengo entendido ambos estaban en igualdad de condiciones.... esto representa mas concretamente el choque de aquellas fuerzas opuestas. -

Kija camino un par de pasos señalando otra de las pinturas donde se mostraba a un heroe sujetando una espada iluminada con la luz de Naga y al dragon grima siendo sometido por este.

- Fue por eso que Naga le brindo su poder al primer Exaltado y con la ayuda de la falchion sometieron al dragón caído grima. Después de eso el primer exaltado fundo lo que es el reino de Ylisse expulsando a los seguidores de grima que escaparon hacia Plegia. Siendo los portadores directos del poder de Naga que ya era considerada una deidad nació la casa noble de Ylisse de los descendientes del primer gobernante, los cuales heredaron el titulo de exaltados con el paso de las generaciones. -

Señalo a otro cuadro un poco mas adelante que igualmente describía con imágenes lo que el joven manakete relataba. Se cruzo de brazos sonriendo y sacando el pecho un tanto orgulloso esperando haber podido complacer a aquel hombre tan agradable y haber disipado sus dudas sobre la pintura.

- Y respondiendo a tu pregunta: Naga y Grima no están emparentados. Naga era la líder de los "dragones sagrados" que era mas concretamente una tribu de manaketes que protegían a la humanidad de los dragones terrenales con el poder del "escudo de los sellos".... Oh, pero me estoy desviando del tema, lo lamento. En fin, no tengo muchos datos acerca de grima y tampoco he tenido la oportunidad de investigarle pero la historia deja muy en claro que era una fuerza maligna de proporciones titanicas. -

Esperaba no haber aburrido a su interlocutor con semejante cátedra, menos aun a sabiendas de que solía emocionarse con respecto a los temas que tenían que ver con ha historia en general.

- Y.... bueno, ya que he mencionado la espada legendaria falchion usted que tipo de arma utiliza?, tiene algún estilo de combate definido o es uno propio?. Aprendió de un maestro o es autodidacta? -

Quería aprovechar aquella oportunidad para aprender aun que fuese un poco mas sobre los humanos y ya que era un tema que desconocía casi en su totalidad no se le ocurrió mejor tema de conversación que el combate, pues pensaba que quizá era algo con lo que aquel hombre tan amable estaba familiarizado.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Dom Nov 22, 2015 6:00 pm

Oía atentamente al joven Hakuryuu, que era bastante preciso en lo que contaba, aclarándome varios puntos sobre Naga y Grima con sus conocimientos. A decir verdad, había incluso descrito un cifrado de la pintura que estaba irreconocible, prácticamente. Manchado de polvo hasta el tope y con un idioma nada común por ninguna tierra, el joven Hakuryuu todavía así pudo descifrarlo, sorprendiéndome claro. El arqueólogo explicaba que el choque entre dos fuerzas opuestas era lo representado en aquella imagen, además, dijo que Naga le dio fuerzas a un hombre que enfrentó a Grima y lo venció, expulsando a Plegia a los seguidores de Grima, entonces pensaba, Plegia no estaba muy lejos de aquel lugar. Se había formado una casta real en Ylisse surgida de aquel exaltado. El joven Hakuryuu no parecía tener mucha información sobre el dragón caído Grima, más bien parecía saber más sobre Naga. El contrario hablaba de la espada legendaria que usó el exaltado para vencer al dragón caído Grima, allí me preguntaba que arma usaba yo y mi estilo de combate, sonreía un poco tras oído eso. - Mi arma... pues, hablando de esa espada legendaria, también uso una espada, es efectiva y bastante filosa pero yo no estoy muy bien adiestrado para usarla.. - Hacía un leve silencio tras eso, pero era cierto, nunca tuvo la dicha de recibir la práctica de su arma con alguien muy experimentado como lo fue su padre, casi siempre entrenó por su propia cuenta. - Sin embargo, sigo entrenándome para hacerme más fuerte. Sobre mi estilo de combate... suelo atacar primero que el enemigo, sé que eso implica riesgo pero en esta vida si no uno no arriesga, no gana.

Un poco tanteado de hablar de él mismo, volteó a ver al joven Hakuryuu y le sonrío. - Pero lo mío no es más que técnica y fuerza, lo suyo es algo admirable y mucho más respetable que lo mío... ¿cómo llegó a manejar tan bien este tema? ¿Desde siempre quiso ser arqueólogo? Cuando yo era pequeño sentí cierta influencia por mi padre para hacerme un espadachín, pero sigo admirando esta arte y me ha abierto las puertas para conocer muchas personas y viajar por el mundo. - Con todo lo que implicara ser espadachín también era verdad que le dejó muchas puertas abiertas, había conocido un sinfín de gente y de hecho el motivo por el que fue a Altea fue para un trabajo que recibió, todo gracias a su habilidad de combate y su puntualidad en cumplir siempre.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Lun Nov 23, 2015 1:16 am

Un espadachín, aun que parecía asegurar que no era aun muy diestro en arte de la espada pero si trabajaba como guarda espaldas y estaba de una pieza debía ser bueno.... eso o el trabajo de guarda espaldas era sencillo.

- Entonces... al atacar primero se arriesga a que si no termina con el objetivo este lo ataque de vuelta. Una táctica interesante sin duda y bastante osada si me permite agregar. -

Comento el joven de cabello plateado sacando un pequeño libro en el cual comenzó a hacer anotaciones de los datos que recién había adquirido para repasarlos mas adelante. Nuevamente no pudo evitar sentirse un tanto avergonzado por los halagos, pues de alguna manera realmente le agradaba que su esfuerzo fuera reconocido tiñendo su pálido rostro de un tono carmesí muy notorio.

- Le agradezco profundamente tales palabras de aliento pero se equivoca en una cosa. Lo que usted hace merece el mismo tipo de crédito pues al igual que yo he dedicado tiempo y esfuerzo estudiando usted ha hecho lo mismo en aprender a usar la espada. Ninguno es mejor o peor ni merece mas merito que el otro, el conocimiento es valioso por el simple hecho de ser adquirido. -

Puso un gesto pensativo ante las preguntas contrarias, poniendo sus pensamientos en orden para poder dar una respuesta satisfactoria a su compañero de conversación.

- Se podría decir que simplemente la cultura humana me parece fascinante. Por otra parte creo que tal como le sucedió a usted la influencia de mis padres igualmente habrá tenido algo que ver en el asunto. -

Declaro de la forma mas sincera que le fue posible pues desde que tiene memoria los libros y aprender cosas nuevas siempre había sido su pasatiempo favorito, siendo su ya innata curiosidad alimentada constantemente por los relatos de su padre y su madre.

- Pero nunca pensé realmente que terminaría siendo un arqueólogo, de hecho ese termino de oficio lo aprendí hace relativamente poco tiempo y dadas las circunstancias me parece acertado decir que lo soy. La verdad desde que soy pequeño simplemente estudie todo eso por que me gustaba, nunca espere darle uso algún día. -

Se encogió ligeramente de hombros restandole importancia al asunto pues francamente desde su perspectiva nunca antes en su vida se había planteado el salir de su refugio, pero ahora estaba de viaje y tenia la oportunidad de aplicar lo aprendido y descubrir cosas nuevas que no habría podido aprender de quedarse en su zona de confort.

- Y.... disculpe que lo pregunte pero, a que se refiere con que su oficio le abre las puertas?. Tiene.... algun tipo de conjuro o algo por el estilo que le permita irrumpir a través de ellas o algo por el estilo? -

Y allí estaba preguntando cosas raras pues ciertamente al no entablar mucho dialogo con los seres humanos no entendía del todo algunos términos comunes que solían usarse, por lo que los tomaba de forma literal la mayor parte del tiempo.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 23, 2015 1:45 am

Al contrario le parecía que mi estrategia era osada pero interesante... cabía destacar su opinión, pues no era alguien que combatiera a menudo, si era arqueólogo. Era algo claramente para tener en cuenta. Sacaba un libro y hacía anotaciones, no sabía si era de lo que recién había dicho o de qué.

El joven Hakuryuu contradecía mi opinión sobre lo respetable de ambos trabajos, y destacaba que ambos teníamos el mismo crédito o mérito, era alguien muy reflexivo, eso lo deducía cuando decía lo de ''ninguno es mejor o peor ni merece mas merito que el otro, el conocimiento es valioso por el simple hecho de ser adquirido'' una anécdota que al instante me parecía para el recuerdo y que no cualquiera soltaría con la ligereza del joven Hakuryuu, además, para ser alguien tan joven, qué inteligente era, sí señor, no podía dejar de sorprenderme. El joven Hakuryuu parecía tener influencia de sus padres como yo, allí me dirigía a él. - Sus padres... ¿ellos eran arqueólogos o...? - Preguntaba, dudoso de que ejercían sus padres, después de todo debían de ser igualmente de genios como el joven Hakuryuu, para haber tenido un hijo tan sabio.

Era entonces cuando el joven Hakuryuu preguntaba si yo usaba algún tipo de conjuro o algo que abriera las puertas gracias a mi oficio, entonces soltaba una pequeña carcajada y ponía mi mano diestra en su hombro. - Jajaja, vaya que usted es gracioso joven Hakuryuu, no sólo es inteligente, sino que cómico también, jajajaja - Aquella carcajada no era exagerada en lo absoluto, desde su razonamiento, era algo amable y esperaba que el contrario no se lo tomase a mal. Después de haber reído un rato, le respondía con seriedad, aunque aún sonriendo y riendo un poco. - Al ser guarda espaldas la gente va pasando la voz de mi labor, uno tras otro, y me van contratando y llamando. Ahí conozco más gente; y con ''me abre las puertas'' me refiero a eso, conozco gente que me hacer conocer a otros y así tengo más y más trabajo, ¿sensacional, no? Por ejemplo... hoy me está conociendo a mí gracias a su trabajo, y yo cuando tenga la oportunidad de nombrarlo, si me da su permiso, lo haré, pues es usted un gran arqueólogo y cualquiera que quiera conocer más sobre estas tierras estará agradecido de tener a un guía tan dotado intelectualmente como usted.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Lun Nov 23, 2015 3:25 am

El tema de sus padres era un asunto delicado, eso lo había aprendido desde el primer momento que salio de su hogar en Hoshido y aun que ciertamente los respetaba profundamente le era complicado abordar el tema de su procedencia sin terminar ofendiendo a alguien o ganándose el odio de las personas solo por el hecho de estar vivo.

- No, no, mis padres no eran arqueólogos. Mi madre era una respetable sacerdotisa de Naga y se especializaba en la magia curativa. Mi padre.... bueno, el no tenia un oficio en si, mas bien viajo por muchísimos lugares antes de conocer a mi madre. Ambos me enseñaron todo lo que sabían y yo solo me limitaba a escucharlos y aprender, básicamente es así como empece a formar los conocimientos que tengo en la actualidad y solo termine de complementarlos con lo que podía leer en los libros -

Le explico esperando poder darse a entender mas sin ahondar de momento en el tema de las razas para evitar que la conversación terminase de forma abrupta, aun que a estas alturas el joven híbrido comenzaba a pensar que quizá y solo quizá Tazerus no seria ese tipo de persona. Ante la risa contraria Kija abrió los ojos notoriamente sorprendido sin entender del todo cual era la gracia aun que tampoco lo tomo como algo malo pues aquella risa distaba mucho de ser aquella hiriente y burlesca que tanto llevaba escuchando desde que empezó su viaje.

- Entonces eso de abrir las puertas era una forma de hablar?, entiendo.... "abrir las puertas" es la forma que utilizan actualmente para referirse a la red de contactos que se crean por medio de las interacciones sociales o laborales. -

Y nuevamente volvió a hacer anotaciones en su pequeño libro de forma entusiasta, casi como si hubiese hecho el descubrimiento del siglo.

- Aun que.... la verdad es que no estoy muy seguro si esas "puertas" de las que habla puedan abrirse para todos. Me alegra saber que usted me considera útil pero es muy probable que la mayoría de las personas que usted conozca no quieran tener nada que ver conmigo. -

Al decir aquello miro las pinturas que habían sido las causantes de aquella amena charla, de aquel encuentro tan agradable en un mar de amargas experiencias que había sufrido hasta ese momento.

- Es probable que incluso le cause problemas serios el simple hecho de conocerme así que agradecería que no le contara de mi a las personas que conozca. Créame, se lo digo por su propio bien..... quizá sea lo mejor dejar algunas puertas cerradas. -

Miro de vuelta a su interlocutor dedicándole una pequeña sonrisa, mas con un cierto gesto de tristeza en el rostro, pues mal que le pesase entendía perfectamente que las personas como el no eran bienvenidas en casi ningún lugar y, siendo franco consigo mismo lo que menos deseaba era arrastrar a ese buen hombre a problemas innecesarios.

- Pero le aseguro que cuenta con mi ayuda siempre que lo necesite, así que tenga la confianza de acudir a mi si cree que le puedo ser útil en algo. No planeo estar mucho tiempo en Altea pero nuestros oficios nos hacen viajar mucho y es probable que volvamos a vernos.... al final quien sabe?, quizá y algún día pueda contar con sus servicios igualmente -

Recordaría la amabilidad recibida, siempre lo hacia y asi pasaran 100 años mas guardaría en sus memorias la cara de aquel hombre llamado Tazerus, después de todo cuando se vive tanto tiempo los recuerdos son probablemente lo único que permanece.  

- Y.... bueno, el nombre de Hakuryuu es un apodo por el cual me llamaban los habitantes de Hoshido por la mezcla de sangres que corre por mi cuerpo, pero el nombre que me fue otorgado el día que naci por mi padre es Kija. No me avergüenzo de ser hijo de una madre humana y un padre manakete ni tampoco les guardo rencor por haberme traído a este mundo, lamento no haberme presentado correctamente con anterioridad pero actualmente no guardo la costumbre de utilizar el nombre que ellos me dieron. -

No había necesidad de prolongar innecesariamente ese dato, igualmente quería corroborar si aquel hombre tenia idea de con quien estaba hablando y si entendía lo que ello implicaba. Kija decidió guardar silencio entonces, esperando por ver el tipo de reacción o respuesta que recibiría de la persona que tenia enfrente.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Lun Nov 23, 2015 3:14 pm

Entonces, los padres del joven Hakuryuu no eran arqueólogos... pero su madre era una sacerdotisa de Naga y eso aclaraba un poco las cosas, mientras su padre viajaba con continuidad. Vaya que si tenían que ver con el chico. Él decía que sólo se limitaba a escucharlos y aprender de ellos, entonces, el chico ha de ser sumamente dedicado y respetuoso, pero de eso no había duda alguna tal cual se estaba llevando la charla con él.

Parecía que Hakuryuu no entendía bien lo de ''abrir las puertas'', era una expresión que no se le hacía fácil e incluso la anotaba en especie de una libreta, ante esto no pude evitar sorprenderme un poco por verlo registrar eso allí. Decía que por mi propio bien dejara las puertas de él cerradas, pero no entendía. ¿Quién se molestaría ante semejante genio? Una persona tan paciente e intelectual... como guía ha de ser espectacular. Aunque... después de todo el joven tenía razón, seguramente algunos no le prestarían atención y le tratarían mal, o quizás simplemente le daba pena que le hiciera conocer a más gente.. era una posibilidad nada más. El joven continuaba diciendo que quizás y lo que si pasaría era que nos volviésemos a encontrar, ante eso sonreía. - Eso espero, de verdad. - Respondía al contrario. - Siempre puede contar con mis servicios, ¿escuchó? Siempre. Y olvídese del dinero; es lo de menos.

El joven en aquel momento decía algo sobre su nombre, por la mezcla de sangre que había en su cuerpo, su padre era manakete y su madre una humana... entonces, ¿era un híbrido? Estaba confundido... su nombre, decía que el real, era Kija... - Joven Hakuryuu... - Sorprendido dejaba salir un suspiro con pesadez, mientras devolvía mi mirada a él. - No se preocupe, al hablar con un desconocido a veces no es conveniente contar esas cosas. Entonces... mezcla de sangres... tiene sangre de manakete... ¿es usted un híbrido? - Preguntaba, a un bajo tono de voz, intentando no llamar la atención. Aquel tema surgió así, de pronto. Esperaba que el contrario no se ofendiera por eso.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Lun Nov 23, 2015 6:34 pm

Aquel suspiro le preocupo un tanto pues temía que en ese momento aquel momento tan agradable se convirtiera en uno no tan grato... aun que debía admitir que le sorprendía el hecho de que no se hubiese dado cuenta de su condición hasta que fue mencionada cuando la mayoría de las personas ya estaban persiguiéndolo a punta de escoba y espada con solo ver su mano derecha.

- Lo soy señor Tazerus y entenderé perfectamente si quiere que me retire de su vista en este momento. -

Precisamente a eso se refería con lo de "mantener las puertas cerradas". Sabia acerca de la existencia de personas que no siguen el paradigma social de odio hacia híbridos y marcados pero la madurez y la experiencia adquirida por el paso de los años le hacían comprender para su pesar que aquellas personas podía contarlas con los dedos de una mano.

- Si le digo la verdad.... no termino de entender por que los humanos desprecian algo que nació del amor entre dos personas y por mas que lo intento no encuentro ninguna razón para sentirme avergonzado de llevar la sangre de unos padres maravillosos. -

Camino unos pasos para quedar al lado de una de las ventanas del lugar, admirado desde aquella distancia la ciudad que se extendía a los pies de aquella gran estructura, esbozando una pequeña sonrisa.

- A mi me agradan los humanos, no solo por que mi madre era una persona increíble si no por que son seres llenos de potencial. Se de sobra que no soy bienvenido en el mundo que ustedes habitan pero.... con solo verles a la distancia me parece suficiente. -

Ciertamente admiraba mucho el como lograban cosas tan grandes en sus periodos de vida tan relativamente cortos, los consideraba una raza apasionada y con una cultura tan variada que podía ser totalmente distinta de una era a otra.

- Y.... admito que he disfrutado mucho de nuestra pequeña charla. Ha sido realmente interesante aprender el como se usa la frase "abrir las puertas" en este periodo de tiempo. -  

A la fecha había leído ya varios pergaminos y escritos antiguos y aun que había aprendido a hablar de forma "humana" con su madre era un dialecto que en realidad tenia poco mas de 200 años de antigüedad por lo que algunas frases y dichos tenían significados o tintes distintos a los que el joven dragón conocía. No dijo nada mas al respecto y se limito a guardar silencio un tanto cabizbajo, admirando aun el escenario que la ventana le proporcionaba, intentando prepararse mental y emocionalmente a la posibilidad de que su interlocutor no estuviese muy contento de saber la verdad acerca de su condición híbrida.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 24, 2015 11:44 am

La respuesta del joven Hakuryuu fue algo impactante, era la primera vez que observaba frente a frente y entablaba un diálogo con un híbrido. Kija... ese era su verdadero nombre. El otro era un apodo que se le había dado. El joven Kija asintió a la pregunta, cabizbajo, y de inmediato habló de si quería que él desapareciera de mi vista, a lo que me negué inmediatamente. - Por supuesto que no, quédese aquí.

El contrario hablaba sobre algunos humanos que desprecian a los híbridos, a los que tienen esa mezcla de sangre tan peculiar en sus genes, a esos. Yo no me podía considerar uno de ellos; crecí en un entorno donde no había particularmente uno y nunca había sido acoplado a una ''conducta'' a la que recurrir al ver uno, por lo que estaba neutral. Había oído de ellos en mi largo viaje, pero es que dar con uno personalmente es difícil pues suelen estar escondidos. El joven Kija tenía razón en no encontrar una razón para sentir avergonzado por su sangre.

No todos los humanos odiamos a los híbridos... no hay ningún mal que usted esté haciendo nada más por llevar la sangre de su padre también consigo. Y eso a mi no me molesta en lo absoluto, lamento si se sintió ofendido por mi pregunta. Nunca había hablado con uno, ni tampoco puesto al descubierto su tapadera. Me sentía deplorable, parecía que el joven Kija quería abandonar la escena corriendo, y todo por mi culpa. El joven finalmente se  daba media vuelta y decía que había disfrutado la charla, en la que aprendió a usar la frase ''abrir las puertas''. Ahora la libreta en la que él escribía tenía sentido... cuando el joven se volteaba para macharse le ponía la mano en el hombro, frenando a este. Aguarde un segundo, joven Kija. Déjeme decirle que no quiero ser el humano que le enseñó a usar una expresión, no quiero ser ese humano que cerró una charla después de haber conocido su verdadera raza. Yo quiero ser el humano que le acepta tal cual es y así como usted admira los humanos admiro los híbridos, como usted. Conoce tanto de la historia en general de estas tierras... y es alguien muy inteligente. Ha aclarado todas mis dudas el  día de hoy sobre estas pinturas. Le decía, sonriente. Kija no tenía nada de que avergonzarse frente a mí, no era una persona que hiciese el mal en lo absoluto. Que no se sintiese rechazado por cualquier persona de la raza humana sería un gran logro y haber dado el primer paso para que Kija acepte que hay distintas personas dentro de la raza humana, sería increíble. Cuando usted quiera le puedo enseñar como usar más frases o expresiones, o cosas que los humanos hacemos continuamente... aunque no creo que usted viva escondido siendo arqueólogo, ¿o sí? Preguntaba con una leve risa amistosa, suponía que el terremoto para el joven Kija había pasado después de esas palabras de aliento, en las que certificaba que no era un humano del montón que lo había despreciado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Mar Nov 24, 2015 9:34 pm

Parpadeo ligeramente incrédulo mientras Tazerus hablaba, sintiendo aquella cálida mano en su hombro que le impedía simplemente marcharse para evitar cualquier conflicto.

- Es usted un buen hombre, señor Tazerus.... sera un verdadero honor para mi el poder seguir contando con usted para entablar charlas tan amenas como esta. -

Se giro para mirarle con sus pálidas mejillas teñidas de rojo y una mirada brillante que delataban la emoción y la felicidad que sentía en ese momento.

- Y claro que no voy a esconderme, eso seria admitir que me avergüenzo de ser lo que soy y por tanto le estaría dando la razón al odio sin fundamento. No, debo mostrarme al mundo sin miedo y enseñarles que no somos realmente tan diferentes.... Es verdad que pasare por muchas penurias, pero encuentros como este hacen que realmente valga la pena. -

Alzo un poco su mano derecha para admirarla un poco mientras recitaba aquellas palabras y las escamas blancas que recubrían la piel humana de aquella extremidad reflejaban la luz del sol que las tocaba con colores prismáticos.

- Quiero creer que algún día las personas entenderán, pero hasta que llegue ese momento solo debo hacerme mas fuerte tal y como usted lo hace en el camino de la espada. Yo tengo mucho que aprender de ustedes, pero prometo esforzarme y entenderlos. -

Le dedico una sonrisa alegre, era verdad que Kija doblaba en años a casia cualquiera que se encontrara en el reino pero la verdad era que su actitud seguía siendo la un joven muchacho, uno lleno de sueños, aspiraciones y metas.

- Que hacen ustedes los humanos en momentos como este?, cuando conocen a un nuevo amigo me refiero. Mis padres me enseñaron muchísimas cosas pero las relaciones sociales no eran una de ellas.... Supongo que nunca contemplaron la idea de que abandonara la capilla o conociera personas nuevas. -

Pregunto con su pequeño libro de apuntes en mano, notoriamente animado por la idea de tener a alguien a quien podría considerar un amigo, o por lo menos eso era lo que tenia entendido.

Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Mar Nov 24, 2015 11:54 pm

¡Bien! Kija no se marchó como parecía que haría. Supongo que el híbrido pudo captar mi intención de no querer ofenderle. Después de todo, no sabía como otras personas reaccionaban frente a él cuando sabían de su mezcla de sangre o observaban su mano cubierta de escamas. Pero eso era lo de menos en el momento, hacer sentir a Kija como alguien normal era lo que quería y todavía el joven no se veía plenamente tranquilo allí, aún se veía modesto y sereno como seguramente era un híbrido frente a un humano cualquiera, tal vez y más que todo por una sola cosa: miedo, miedo a como reaccionasen frente a él pero a pesar de que ya le había manifestado mi calma sentía que el joven Kija no estaba plenamente calmado. Eso sí, podía ver la alegría en su mirada  cuando pude hacerle saber que yo no quería que se marchase o empezar un conflicto con él. Como dijo el joven Kija, lo que debía hacer era mostrarse al mundo, probablemente muchos humanos le traten mal, pero seguramente hallará gente como yo; que traten igualmente a cualquier híbrido que no sea malo, y que de hecho, quiera cuajar en la sociedad como cualquier persona normal, eso, tal cual Kija, que anhelaba que los humanos y híbridos, algún día, convivan en paz mutua.

Kija me preguntaba que hacían los humanos en momentos como aquel, cuando conocían a un nuevo amigo, no pude evitar sonreír un poco tras oír eso, me consideraba un nuevo amigo... Mmm... los amigos acuerdan más encuentros, para volver a verse, preguntarle al otro como le ha ido y además de ponerse al día, hablar... Lo que decía era lo que le había venido a la mente, quizá el híbrido viese con diferentes ojos aquello. Los amigos comparten cosas, secretos, ideas... pero nosotros no nos conocemos hace mucho, los amigos que se conocen desde ya un largo tiempo pueden optar por eso. Nosotros podemos optar a seguir hablando, a pactar otro encuentro y claro, como cualquier amistad, a ayudarnos entre nos. ¿Qué te parece? Preguntaba esperando que el contrario se encontrase entusiasmado, no tenía en mente que reaccionase negativo ante aquella nueva circunstancia de su vida. Ciertamente no tenía muchos amigos... o bien, en su defecto, no tengo... pero empezar por una persona tan especial como Kija que seguramente sepa valorar ese lazo es un inicio mucho mejor que el común. Quería que el contrario confiase en mí, que supiera ante cualquier momento que no lo desampararía y que siempre trataría de ayudarlo ante cualquier medida. No esperaba nada a cambio, excepto la amistad que ya parecía haber logrado.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Miér Nov 25, 2015 6:06 am

Le escuchaba con atención haciendo las anotaciones pertinentes y así saber que hacer en caso de que llegase a tener mas personas que pudiese considerar amigos, reflexionando con cuidado todo lo que le decían.

- Entiendo, el compartir información y ayudarse entre si es lo que hacen los amigos. Suena interesante, me gustaria intentarlo. -

Estaba entusiasmado con la idea ya que aquel humano seria el primer amigo que tendría en su vida la cual no era escasa. Puso un gesto pensativo en su rostro intentando buscar algo que poder compartir con el espadachín y así consolidad su nueva amistad.

- Vaya.... conozco sobre tantas cosas y en un momento tan importante tengo la mente en blanco, esto pasa con regularidad? -

Pregunto notablemente sorprendido por su repentina falta de temas de conversación, probablemente producto de la emoción y nerviosismo que sentía al respecto. Fue entonces que, mirando su mano derecha de re-ojo se le ocurrió un tema interesante del cual conversar.

- Señor Tazerus, seguro usted tampoco ha se saber absolutamente nada de los manaketes como raza, cierto?. Mi padre me conto que los Laguz en Akaneia suelen ser escasos y raros a la vista.... Usted me ha enseñado muchas cosas el dia de hoy, asi que yo igualmente voy a mostrarle algo que seguro sera de su agrado. -

Le tomo de la mano y comenzó a andar apresuradamente con una gran sonrisa llena de ilusión en el rostro mientras que corría por el pasillo buscando un lugar que fuera adecuado para lo que planeaba hacer. Finalmente encontró una habitación vacía lo suficientemente amplia, invitando a pasar a su compañero y asegurándose de cerrar la puesta tras de si para evitar que terceros pudiesen entrar.

- Este lugar debería funcionar. -

Comento el joven de pelo blanco comenzando a apartar los muebles y las sillas para replegaros contra las paredes y así hacer un poco mas de espacio, así mismo le pidió a su nuevo amigo que se apartase un poco haciéndole un gesto con la mano.

- Lo traje a este lugar por una razón importante.... vera, desde que soy pequeño mi padre siempre me ha dicho que solo debo hacer esto en situaciones muy importantes, por lo que en realidad solo he tenido la oportunidad un par de veces de experimentar con ello. Como usted ya sabe corre sangre humana por mi cuerpo pero así mismo también la de un manakete, por lo que herede la habilidad de mi padre para adoptar la forma de un dragón.... Estoy seguro que no muchos humanos tienen la oportunidad de ver uno de cerca, así que este es mi regalo para usted como muestra de nuestra amistad. -

Y dicho esto la piedra que mantenía a modo de collar comienza a brillar de forma intensa al igual que el cuerpo del joven híbrido. Un par de inmensas alas que asemejaban el cristal se hicieron presentes y su cuerpo poco a poco comenzó a cambiar de forma hasta adoptar la forma de un imponente dragón de escamas blancas con reflejos prismáticos. Cuando la luz de la transformación se apago la figura de la imponente criatura podía apreciarse a detalle, siendo tan grande que apenas era capaz de moverse en aquel cuarto que ahora le quedaba ajustado.
Se ve mas o menos asi, pero imaginalo de color blanco:

- Que le parece señor Tazerus?, Usted es el primero a parte de mis padres que me ve con esta forma.-

Comento con una voz mucho mas profunda e imponente, acercando su enorme cabeza hacia el espadachín que en comparación se veía pequeño y frágil. Los profundos ojos azules de la criatura le miraban fijamente en espera de ver la reacción que tendría su compañero.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 25, 2015 10:54 pm

Kija estaba muy atento a lo que yo le contaba sobre qué hacían los amigos, anotaba cada dato con rapidez y posteriormente lo acompañaba de un comentario concluyente. A decir verdad el híbrido parecía emocionado, ansioso. Le gustaba mucho la idea que le había explicado. Tal vez se me fue la mano de más, no a todos los amigos se les ha de contar cosas, pero frenarlo ahora será hacerlo desconfiar de los demás.

Cuando Kija veía su mano derecha al parecer surgió una idea, yo le miré extrañado por su reacción y posteriormente preguntó si yo conocía algo de los manaketes como raza, agachaba la cabeza y negaba con la misma. Kija agregaba que su padre le dijo que los laguz de Akaneia eran diferentes a comparación del resto.

- No... lamento decirlo, pero no sé nada de los manaketes como raza, excepto que hay mezclas de sangre entre ellos... creo haber oído más cosas, pero mi memoria no me ayuda en momentos como este.

Y sin esperarlo en un segundo Kija me tomó de la mano y comenzó a correr, apresurado, ante mi desapruebo en aquel momento.

- Uoooh! Espera!

Pasábamos por los pasillos atravesando por varios caminos llenos de imágenes de Naga, habitaciones, muchas de ellas identificadas, entre otros. Al final Kija me invitaba a pasar a una habitación que estaba un tanto vacía y me invitaba a pasar, con un poco de titubeo entraba a la misma y este cerraba la puerta, para proceder a abrir espacio apartando las sillas, muebles, mesas y las cosas que habían en la habitación, pidiéndome permiso a mí también. Me apartaba y Kija me decía que me mostraría algo que pocas veces ha hecho, que sólo lo ha hecho en momentos importantes y que como regalo de amistad lo haría. No sabía que decir ni como reaccionar, pero por esto último no debía preocuparme porque el tiempo igualmente...

El joven comenzaba a transformarse, o al menos eso parecía... su collar brillaba fuertemente, y su cuerpo también, y en cuestión de segundos comenzaba a desarrollar un cuerpo diferente con alas y poco a poco fue tomando la forma de un dragón, cuando la luz desapareció, ese brillo terminó de mostrar a Kija como un dragón, blanco, inmenso, feroz. Ya había luchado con los wyvern que eran algo parecido, pero sin lugar a dudas esto era diferente. Era el primero aparte de sus padres que le veía en esa forma.

-Y...Y...Y-o... no tengo palabras para describir... lo... sorprendido que estoy...

Decía, lentamente, más que sorprendido, asustado, impresionado, trastornado. Ver ese cambio de forma no era algo que ya había experimentado antes, por lo que, estaba marcado por ello.

-Y... ¿puedes volar?- Preguntaba mientras tocaba levemente el cuerpo cubierto de escamas de Kija, en verdad, era un dragón, pero seguía sin creerlo.

-Humm... y.... ¿cuánto dura la transformación?

Ahí estaba admirando a aquel dragón, me imaginaba a Kija batallando, no parecía lo suyo, pero con ese físico tan imponente podía hacer y deshacer. Aquel dragón inmenso me superaba considerablemente en tamaño, altura y peso, sin lugar a dudas. Ahora... sabía que tenía un amigo dragón, y recordaba que Kija dijo que quizá algún día contase con mis servicios, pero estaba claro que evaluando el poder que seguramente tenía en su interior no necesitaría ayuda, de hecho, seguramente sería al contrario. Pero, no suponía un problema ayudarlo aunque al transformarse fuese mucho más imponente que yo.
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Kija el Jue Nov 26, 2015 2:03 am

Kija admiro la reacción contraria con curioso detenimiento, notando que su amigo estaba efectivamente impactado por lo que sus ojos contemplaban en ese momento.... aun que no estaba seguro si aquello era algo bueno o malo.

- Se supone que en teoría si que puedo volar -

Respondió el ahora dragón a la duda de su compañero, acomodándose un poco para que este pudiera moverse sin mayor problema y mirase de cerca todo lo que quisiera.

- He practicado un poco con mi padre el como alzarme del piso agitando las alas y se como mover los músculos necesarios para mantenerme en el aire pero nunca he tenido la oportunidad de volar per se.... asi que no se que tan bueno sea moviéndome en el aire y mucho menos si soy capaz de llevar a alguien conmigo o no. -

Comento abriendo sus alas en la medida en que aquel cuarto se lo permitía, mostrando aquellas membranas traslucidas que parecían hechas de un fino cristal que reflejaba la luz de las velas. Las blancas escamas que ahora recubrían todo su cuerpo eran frías al tacto con un toque ligeramente aterciopelado similar al que tiene la piel de las serpientes, recubriendo totalmente el cuerpo de la imponente criatura como si se tratase de una cota de malla.

- También puedo arrojar un rayo de energia por la boca pero ya que estamos en una habitación cerrada dejaremos las demostraciones para otra ocasión. -

Aquello era en parte una broma y en parte no pues ciertamente parecía una pésima idea el ponerse a arrojar fuego en un lugar tan angosto y lleno de muebles de madera que terminarían desatando un incendio en el cuarto.

- Puedo mantener mi transformación por varias horas aun que factores como la alimentación y el descanso suelen influir en eso. De igual manera hacer esto me consume mucha energía física y mental por lo que normalmente termino agotado al recuperar mi forma humana.... y al hacerlo estoy totalmente indefenso. Igualmente no soy capaz de adquirir esta apariencia sin una dragonstone -

Le estaba confiando un secreto importante pues muchos humanos temían enfrentar a los Manaketes precisamente por lo mucho que imponían sus formas de dragón, sin tomar en cuenta que, mientras mantengan una forma humana son realmente vulnerables. Guardo silencio nuevamente, en espera de que su compañero expresara mas dudas al respecto, recostando el cuerpo en el piso de la habitación para adquirir una posición mas cómoda.
Afiliación :
- HOSHIDO -

Clase :
Sacred Manakete

Cargo :
Arqueólogo

Autoridad :

Inventario :
DragonStone Plus [2]
Elixir [2]
Tónico de resistencia [1]
Dagas de bronce [1]
.
.

Support :
Reyson
Gaius
Sissi

Especialización :

Experiencia :

Gold :
7


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Explorando tierras religiosas (Priv. Kija)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.