Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] Empty [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin]

Mensaje por Virion el Jue Dic 12, 2019 5:03 pm

Virion levantó la mirada. Las montañas, pedregosas, grises y marrones, se levantaban ante su vista imponente, un recordatorio de que quedaba por recorrer, y de cómo el tiempo se le echaba encima.

Junto con un grupo de mercenarios, el duque de Rosanne llevaba un par de días de marcha forzada por las montañas. Escaso tiempo para dormir y comer, continuamente caminaban por caminos escuetos y empinados, subiendo y bajando a ritmo extenuante. Al arquero le dolían las piernas de tanto caminar y no era el único. La moral de los guerreros que le acompañaban no era muy alta. Aquellos mercenarios estaban entrenados para matar, pero para hacer senderismo continuado no parecían estar tan preparados.

El día anterior fue especialmente horrible. Una tormenta se les echó encima durante el camino. No duró mucho, pero aparte de acabar todos calados, la ruta se volvió mucho más complicada. Barro y piedra resbaladiza, hacía el caminar por aquellos difíciles senderos un reto todavía mayor. No hablamos de inocentes caídas, más de uno acabó cayendo ladera abajo. Suerte que entre los mercenarios había un par de clérigos sanadores, porque si no, las lesiones obligarían a tener que dejar a aquellos mercenarios atrás.

Y es que el tiempo era oro. Virion tenía que llegar a las minas antes que los Emergidos, o sería demasiado tarde…

Todo empezó hace unos días, tras una victoria contra un campamento Emergido situado sobre el norte de Rosanne. Las fuerzas del Arquero de Arqueros lograron tomar el campamento sin dificultades, pero la mala noticia es que la mayoría de los Emergidos lograron escapar con vida. El plan era usar ese campamento como anclaje para seguir avanzando hacia el castillo de Rosanne, pero Virion decidió cambiar de opinión cuando rastreadores le avisaron que los Emergidos expulsados habían decidido emprender la huida en dirección a las montañas.

Normalmente, Virion se centraría en su objetivo principal, y no gastaría tiempo, fuerzas y recursos en unos Emergidos que marchaban en retirada. Pero no podía hacerlo esta vez, porque la dirección a la que marchaban los Emergidos no era un lugar cualquiera. Las minas de las montañas estaban aparentemente abandonadas, pero estaban siendo utilizadas en la actualidad como uno de los refugios más importantes donde los ciudadanos civiles de Rosanne trataban de sobrevivir escondidos de los Emergidos.

Los Emergidos no tenían aparente interés en unas montañas rocosas y unas minas que hacía tiempo agotaron sus recursos, por lo que era un ambiente seguro para que los ciudadanos de Rosanne que habían sobrevivido a la invasión de los Emergidos pudieran mantenerse a salvo sin abandonar del todo su hogar, esperando tiempos mejores. Virion nunca había estado en ese refugio, aunque había oído hablar de él. A pesar de su regreso a Rosanne, había decidido pasar de largo para evitar meter a estos supervivientes civiles nuevamente en la pesadilla de la guerra, por lo que su plan era dirigirse a ellos cuanto Rosanne ya estuviera de nuevo en sus manos para avisarles de que el reino estaba a salvo y que podían volver a sus pasadas vidas.

Pero la huida de los Emergidos cambiaba las cosas. Si se cruzaban los Emergidos con el refugio humano, solo Naga sabía de los horrores que acontecerían. Y Virion no iba a permitir que eso volviera a pasar. Ya había tenido que dejar atrás a su pueblo una vez, y no estaba dispuesto a volverlo a hacer.

Afortunadamente, según los cálculos del arquero, aquel sería el último día de viaje. Conocía el terreno, y aquella ruta, a pesar de ser dura, permitiría llegar al refugio antes que los Emergidos. Los pondría sobre aviso, y se prepararía para la llegada de aquellas criaturas. Tras varias horas más de caminata, Virion logró ver en la lejanía el primer túnel de la mina donde se escondían los refugiados.

-¡Ya estamos llegando! ¡Una hora más y estaremos allí!-gritos de alivio y de jolgorio entre los mercenarios, que estaban tanto o más agotados que el arquero.-Deberíamos haber llegado con suficiente antelación, pero por si acaso preparad ya las armas. No sabemos realmente lo que nos vamos a encontrar.-y sacó su arco, con una flecha también, mientras retomaba la marcha.

Uno de los mercenarios levantó la bandera de Rosanne, para que los refugiados la vieran en la distancia y no pensasen que aquel grupo eran simples bandidos de entrada. Virion tenía el corazón en un puño, esta sería la primera vez que se encontraría cara a cara con su propio pueblo. Sabía de sobra cual era la opinión que ellos tenían del “duque cobarde” desde que se viera obligado a exiliarse. Pero les iba a demostrar lo equivocado que estaban. Esta vez les protegería, e impediría que ninguno de ellos cayera víctima de esos abominables Emergidos. Nunca más.
Virion
Virion
Afiliación :
- ROSANNE -

Clase :
Sniper

Cargo :
Duque | Custodio

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
Tónico de def [1]
Arco de Acero [4]
Narcissus [3]
.
.

Support :
Pelleas [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] JEIjc1v
Ram [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] JEIjc1v

Especialización :
[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] Arco 2

Experiencia :
[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] R5AMTTX

Gold :
2538


Volver arriba Ir abajo

[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] Empty Re: [Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin]

Mensaje por Kang Lin el Sáb Feb 08, 2020 4:15 pm

La presencia que vestía con ropas femeninas, de un estilo extranjero pero exótico, era allí conocida como Kang Lin. Su misión conocida dentro de aquel refugio era entretener al pueblo, bailarles como antaño e intentar que no se sintieran tan desgraciados por la larga situación de sus tierras.
Pero era en momentos como aquel o en la noche que aprovechaba y ayudaba con las estructuras defensivas y varios trabajos de carga dentro de las cuevas, que la gente no sabía quién lo hacía. Prefería que supusieran que eran algunos que otros guardias, granjeros fornidos, etc. No debían de saberlo, o le mirarían raro... No porque fuese una mujer o un hombre aparentemente débil. Si no porque conocía que su fuerza física no era exactamente humana del todo. Y otra vez tendría que huir, evitar que se enterasen.
Y no quería eso, quería esperar... Esperar al día en que aquella tierra estuviese liberada, el día en el que todo el mundo respirase libertad y amor. El día en el que su señor pudiera volver al castillo. El trabajo que le había dado cuando lo rescató de las celdas, hacía años, no lo podía haber vuelto a realizar desde que finalmente tomaron el castillo de Rosanne al poco tiempo de que su amo tuviese que irse.

Sí, quería quedarse con ellos.

Y precisamente es que andaba a escondidas, colocando un pequeño muro de piedra en el barranco mas alto de las minas, algo más alejado del túnel principal. Allí no le verían.
Aunque, siendo honestos... No le gustaba nada las montañas y los barrancos, por lo que había tenido que pasar en su infancia. Pero su gente era allí donde casi únicamente podían vivir, así que... Tenía que superar sus miedos alguna vez.

Entonces, por el rabillo de su ojo divisó un movimiento a lo lejos... un grupo. Se tensó; ¿emergidos...? No, no tenía sentido, al fin y al cabo aquel lugar era de los pocos más seguros en bastante tiempo, así que...

Ah, claro. Bufó con pesadez, mientras se colocaba detrás de una de las rocas, preparada para verlos de cerca. ¿Otra vez aquellos pesados bandidos...? Mejor no iba a opinar de ellos, esperando que pasaran de largo. Deberían saber de sobra que allí no había nada que les interesase. Solamente familias de viejos granjeros, refugiadas y haciendo su vida como podían. Literalmente nada más, y menos aún de valor económico.

Pero en ese momento, sus caídos párpados llenos de gruesas y rizadas pestañas, se abrieron en sorpresa al reconocer la bandera que alzaban. Estaban aún como a quince minutos de su propia posición, pero la distinguía perfectamente. ¡Rosanne!
Aunque era normal que todavía de lejos no supiese quienes eran, podía ver que era un grupo grande de mercenarios. ¿Vendrían a refugiarse? ¿Estarían bien? Kang Lin empezó a calcular dónde alojarlos en el túnel y si habría suficientes recursos para todos, pues ya había bastante gente de Rosanne. Por suerte, seguramente más al fondo de la mina habría más espacio, salvo que no podía estar tan seguro del alimento.

Como fuera, correría a saludarlos, a guiarlos, a darles la bienvenida. Lo más rápido que podía, ya que la noche o los peligros podían caer enseguida, así como no se permitía gritarles para avisar. Como era ligero y acostumbrado al baile, el terreno irregular no le fue especialmente problemático para sus sandalias de cuero. Era camino hacia abajo, de todas formas.

Y no fue entonces, que estuvo más cerca, que una de las presencias destacó con diferencia sobre las demás. Una además, que conocía de sobra, una que no había vuelto a ver en tiempo pero que aún así no falló en reconocer su don para maravillar a todo el que lo veía. Sus ojos se volvieron ligeramente más cristalinos y húmedos que antes. Y fue cuando no pudo evitar soltar su voz en alto, corriendo hacia él.

- ¡¡Mi señor Virion~!! -exclamó de alegría, con una voz melosa, juntando las palmas de sus manos a un lado de su cara, al verlo. ¡Sabía que regresaría! Que no había huido como un cobarde. Que amaba a su pueblo.

Sí... era él, mucho más masculino que la última vez, pero se acordaba como si fuera ayer. Por su condición de branded, tenía una percepción del tiempo ligeramente más alterada de lo normal. Comenzó a trabajar para él cuando Virion ya era mayor de edad, pero sin duda se veía un poco más mayor, como un debido y honorable caballero. Su cabello se había hecho mucho más largo pero seguía reluciendo como el primer día, y su figura aunque cansada y con rastros de batalla, impecable.
Yéndonos más hacia atrás, recordaba incluso que cuando era aun mas pequeño y Kang Lin había empezado a "trabajar" para su padre, se refería a él como "joven amo", mas nunca pudo interactuar con él... Pero allí estaba, hecho todo un hombre.
¡Vivo y de vuelta!

... Pero seguramente, tendría malas noticias que darle sobre su castillo. Por lo que el rostro del bailarín afeminado dejó un tinte de duda, arrepentimiento y tristeza sobre él. ¿Ya lo sabría...?
Kang Lin
Kang Lin
Afiliación :
- ROSANNE -

Clase :
Dancer

Cargo :
Mayordomo

Autoridad :

Inventario :
Vulnerary [3]
Arco de bronce [1]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
-

Experiencia :
[Campaña de liberación] Y tras tanto tiempo, se volvieron a encontrar [Priv. Kang Lin] YvwSTdF

Gold :
310


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.