Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

Sinister Servant [Hubert ID]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sinister Servant [Hubert ID] Empty Sinister Servant [Hubert ID]

Mensaje por Hubert el Mar Nov 26, 2019 7:54 pm

Hubert von Vestra
Tactician
My only wish is to see Lady Edelgard fulfill her ambitions. All other matters pale in comparison.

Datos
Nombre: Hubert von Vestra

Edad: 20

Clase: Tactician

Especialización: Magia negra

Afiliación: Viejo Imperio de Valm (Adestria)

Ocupación: Estudiante, heredero de la Casa Vestra y vasallo de la heredera de Adestria

Personalidad
Hubert destaca desde el primer momento por su enemistad y actitud amenazante hacia aquellos ajenos a su confianza, dando lugar a interacciones que sólo pueden ser consideradas como siniestras y villanas. Esta personalidad no desaparece con personas cercanas: Su comportamiento frío y elocuencia sarcástica suele enturbiar sus buenas intenciones al tratar con sus aliados. Por lo general, es una persona que evita expresar sus sentimientos con una facilidad pasmosa, siendo rara la vez que se deja llevar por el sentimentalismo.

Aunque la mayoría lo tacha de individualista y despiadado, su lealtad hacia la heredera del ducado de Adestria es indudable. La casa Vestra forma parte del círculo cercano de los emperadores y Hubert heredó aquella tradición a los seis años de edad, forjando una servidumbre y lealtad eterna hacia ella. Asegurará su protección y el cumplimiento de sus objetivos, con actos repudiables y mezquinos si fueran necesarios. Esto puede llegar hasta el extremo de ignorar órdenes directas de Edelgard que considere imprudentes o urdir planes de dudosa moralidad unilateralmente,siendo consecuente con el riesgo a un castigo por parte de la mandataria.

Hubert es una persona calculadora y pragmática con amplios conocimientos sobre la magia y la estrategia militar. Sus planes suelen ser tan efectivos como retorcidos, en los que utiliza toda clase de tácticas y recursos para hacerse con la victoria. Es igual de versátil y eficiente con los preparativos de una batalla, como con los movimientos de batallones en pleno combate o la orquestación de un conflicto a lo largo de los meses y años. Siempre trabaja para estar un paso por delante de sus enemigos, ya sean actuales o potenciales, escondiendo sus cartas hasta el último momento, Edelgard incluida. A pesar de todo, jamás subestima al oponente y no dudará en retirar sus tropas y recalcular su estrategia si la situación lo amerita.

A pesar de su personalidad y capacidades, sus ambiciones se proyectan en satisfacer los objetivos de su país y los de su futura duquesa, la digna sucesora del viejo imperio Valm. Ansía un futuro en el que el nacimiento del imperio de Adestria sea una realidad, por lo que no hay manera de que deseos personales lo distraigan de esa meta. Aunque no trate de adoctrinar a sus aliados, confrontará sin reparos a todo aquél que ponga en duda este proyecto. Mientras tanto, en absoluto secreto, prepara meticulosamente la senda escarlata que llevará a la duquesa Hresvelg hacia su destino: La unificación de la antigua Valentia.

Historia del personaje
La casa Vestra reside en la capital de Adestria, Enbarr, prácticamente desde el nacimiento de dicho ducado. Forma parte de la élite política de la región junto a las demás familias aristócratas que heredan el cargo de los sendos ministerios. Concretamente, el ministerio de la casa ducal, es la encargada de manejar los asuntos delicados de la familia Hresvelg: véase la coordinación de ceremonias, rituales, consortes ducales y administración de su guardia personal. También son responsables de los asuntos más oscuros del ducado como el espionaje, el sabotaje y despachar las amenazas políticas y conspiraciones. Su desempeño es tan cercano que es tradición que los miembros de la casa Vestra sean los protectores directos de la casa Hresvelg. Son la mano derecha y el principal consejero del ducado.

Aquella era una tradición que pervivía desde entonces, y en la que nació, creció y fue educado el primogénito de la siguiente generación de los Vestra. Por eso, los primeros recuerdos que tenía Hubert sobre sí mismo estaban ligados a su unión con una de las hijas del duque, a los seis años de edad. Fue entonces cuando su educación se agravó para estar a la altura de la protección de Edelgard y del ministerio que heredaría. Él no tenía otra opción que aceptar su destino, mas no fue el adoctrinamiento familiar lo que le llevó a aquello, si no una precoz devoción que despertó hacia ella. Desde entonces, se aseguró de acompañar a su protegida donde quisiera que fuera y se convirtió en su vasallo más cercano.

Su servicio se perpetuó en el tiempo tanto como la calma reinó en el ducado, hasta que la vida de ambos cambió para siempre en el incidente de la Insurrección de los Siete. El golpe fue tan repentino que Hubert no tuvo tiempo de acudir en el rescate de la familia del duque. Hasta donde sabía, una parte de las familias ministeriales habían participado en aquella traición, el duque estaba apresado y el resto de la familia en paradero desconocido. Para el primogénito Vestra, la sensación de la desaparición de Edelgard era indescriptible y el horror de su impotencia como si le hubieran cercenado todas sus extremidades. Una serie de sospechas condujeron al niño de 10 años hasta la prisión de la capital, donde se infiltró junto con su guardia personal y combatió con los carceleros durante horas. En medio de la trifulca, el padre de Hubert apareció y ordenó a los escoltas de su hijo que le apresasen, ese fue el momento en el que descubrió que su casa también formó parte de la conspiración. El incidente se resolvió con su rendición, no sin antes asegurarse de que podría ver a su protegida con frecuencia. Accedió a colaborar, consciente de que sería la única forma de ayudar a Edelgard, dejando su visceral odio a los traidores de lado por el momento.

Durante los siguientes años acudió a las mazmorras del palacio siempre que se le permitieron, pero nunca bajo su apariencia de vasallo. Siempre que la visitó, le exigieron vestir con las toga cultista y máscara de pesteador para no interferir emocionalmente en Edelgard. Si no colaboraba con el culto, las concesiones acabarían, y con ellas la posibilidad de recabar información sobre su estado y los experimentos que estaban realizando a sus hermanos. No podía descubrir mucho de lo último porque sólo le permitían la visita en periodos de relativa calma, pero lo que no podían ocultar era el deterioro físico y emocional de los primogénitos Hresvelg. Locura y deformaciones, seguido de su desaparición y vuelta a empezar con el siguiente vástago. Quedaba poco para que le tocara a Edelgard cuando Hubert se ofreció voluntariamente al culto con el fin de darle algo más de tiempo a su protegida. Su sacrificio fue inútil en todos los sentidos: ellos lo engañaron, pues no realizaron con él los experimentos que realizaban con la familia del duque. Lo sometieron al rito de iniciación de magia negra habitual, su cuerpo afín a aquella escuela mágica se adaptó a los nueves poderes sin efectos adversos.

Desde aquél momento, le negaron futuras visitas, y los siguientes meses fueron desesperantes. Puso todo su empeño y dinero en contratar a espías que vigilaran las cercanías del palacio mientras progresaba con su educación. Eventualmente, su inversión dio sus frutos y recibió la noticia del secuestro de la heredera al ducado por parte de su tío. Su desaparición no sería tomada con desesperación aquella vez, pues pesaba mucho más el alivio de que aún seguía con vida. Y no sólo eso: Con la muerte o discapacidad de sus hermanos mayores, ella pasó a encabezar la linea sucesoria. Las primeras cartas se habían volteado sobre la mesa, con información suficiente para que Hubert trazara estrategias precisas para asegurar la toma de poder de Lady Edelgard. Para cuando ella volvió a Adestria tres años después, el ya había tejido los apoyos y contingencias que pudiera necesitar en el futuro. Como era indudable, retomó su vasallaje hacia Edelgard y se empapó de sus pensamientos e ideales en los siguientes meses. Las ambiciones de la heredera a duquesa le servían para idear sus siguientes planes, empezando por la purga de las familias ministeriales, y la casa Vestra no sería una excepción. Con esto, aseguraría la cimentación del nuevo sistema político de Adestria antes de poner sus ojos en las regiones que coexistían en Valm.

Hubert tejió aquellas conspiraciones a espaldas de su familia y de Edelgard mientras seguía instruyéndose y sirviéndola, respectivamente. Sólo la hizo cómplice de su plan -parcialmente- cuando la crisis de los emergidos asoló Valentia. La nueva plaga era la distracción perfecta para los enemigos de la futura duquesa y una oportunidad ideal para que ésta recuperara el liderazgo y credibilidad perdida de su familia. Se inscribió con ella a la academia de oficiales de Garreg Mach para alejarse del control de su familia y, bajo la máscara de un alumno cualquiera, seguir con su labor de consejero. Mientras se aseguraba que la autoridad de Edelgard se fortaleciera en cada batalla, él trabajaría desde las sombras para preparar una posible guerra con los países vecinos.

Extras
Intereses:

  • Estudiar estrategia y tácticas militares
  • Proteger a lady Edelgard

Le gusta:

  • Café
  • Ironía
  • Gente capaz y espabilada

Odia:

  • Iglesia de Seiros
  • Quienes dañan a Edelgard
  • Juegos
  • Alturas
  • Nostalgia
  • Pereza

Otros:

  • Mide 1.88m
  • A pesar de su mediocre musculatura, ha demostrado habilidad con la lanza y el arco


Prueba de rol
Bajo la sombra y el secretismo del bosque sellado, una comitiva de encapuchados se reunió al pie de las antiguas ruinas y esperaron la llegada de aquél que los había convocado, ocultos y silentes. Su identidad era irreconocible por las máscaras de los doctores de la plaga, tampoco mostraban ningún distintivo que pudieran relacionarlos con nación alguna. A ojos del mundo eran una secta hereje de Valentia, y tal sería su destino si algún inesperado testigo los encontraba: Enemigos de la iglesia de Seiros y de todos los estados del extinto imperio de Valm, también del ducado que los había contratado. Los sujetos eran plenamente conscientes de aquélla 'penalización' si vulneraban su contrato tanto como de la efectividad del hombre que lo ejecutaría. Cuando llegó la hora acordada, una última figura se personó en lo más recóndito del bosque, ataviado con el uniforme habitual de la academia de oficiales. - Demasiado pronto. - Reprochó con severidad y un impasible semblante, antes de salir de las sombras. - Algunos habéis llegado demasiado pronto. Vuestra insensatez es deplorable a la par que repulsiva. - Los agentes se reunieron en torno al estratega, algunos con pasos dubitativos, temerosos de las represalias que podían sufrir por su falta de sesera. - Deberíais recordar, por vuestro propio bien, que las características de vuestra misión exigen una perfección rotunda. Grabároslo a fuego a partir de ahora.

Los ojos dorados del primogénito Vestra escrutaron todos y cada uno de los asistentes e hizo un rápido recuento antes de volver a tomar la palabra. - Si estáis aquí es porque habéis conseguido enrolaros a tiempo al servicio de las grandes casas de forma merecida y transparente. Como representante de la heredera del ducado, os doy la enhorabuena por vuestro ingreso al funcionariado de Adestria. Me reconforta saber que ninguno ha fallado en su cometido, me habría decepcionado tener que organizar vuestros... accidentes. - Sus labios se torcieron para formar una sonrisa malvada  mientras el resto aguardaba en absoluto silencio. Tras unos segundos de pausa, prosiguió. - Y me alegra más todavía que vuestro juramento a la bandera esté subordinada a la voluntad de Lady Edelgard, la legítima heredera del ducado. Con vuestra colaboración nos aseguraremos de que su ascensión sea efectiva y trascendental. Los traidores de la aristocracia ni siquiera pueden evitar ocultar su recelo ante aquella a quien deberían rendirle lealtad y vasallaje. Por supuesto, intentarán aferrarse al reciente poder que han robado de su verdadera dueña. - La gravedad de sus palabras iba acompañado de un tono de voz sobrio y una expresión fría. La purga de la nobleza era una realidad que tenía tan asumida que se reducía a una mera cuestión de tiempo. No existía duda alguna, ni con su propia casa, se aseguraría de que el castigo de su familia sería rotunda y ejemplar.

- La paga extra que recibiréis mensualmente proviene de mi patrimonio, eso quiere decir que no respondéis ante la casa Hresvelg. Es más, ni Lady Edelgard, ni su padre ni el mio pueden saber nada de esto. Estáis a mis órdenes, y éstas son las de desempeñar un trabajo impecable en vuestros nuevos puestos hasta entonces. Debéis estar preparados de inmediato, el día podría acontecer en seis lunas como en cinco años, y vosotros deberéis demostrar lealtad a vuestra legítima líder llegado el momento. Me encargaré personalmente de sentenciar a aquél que falle en su deber, dude o cambie de bando. - Los agentes de Hubert asintieron. - Eso es todo. Id, vivid vuestra vida a placer. No os faltará de nada. Emprended vuestros proyectos, saciad vuestros vicios, tened una familia... Siempre que cumpláis a la hora de la verdad, no me importa en absoluto.

Hubert no podía perder más tiempo en el bosque si no quería levantar sospechas en el monasterio, así que despachó rápidamente a sus espías. Se había escaqueado un par de horas, tiempo suficiente para que la gente -incluso Lady Edelgard- se preguntara por qué no estaba acompañando a la delegada de las águilas negras. ¿Cual sería la excusa? Para prevenirse, cazaría algún animal mientras volvía a Garreg Mach.


Nota: me gustaría que se cambie el nombre de esta cuenta a 'Hubert'

Un saludo y gracias de antemano
Hubert
Hubert
Afiliación :
- VALM -

Clase :
Tactician

Cargo :
Heredero | Vasallo

Autoridad :

Inventario :
Tomo de Ruina [2]
Vulnerary [3]
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
Sinister Servant [Hubert ID] Tomo-1

Experiencia :
Sinister Servant [Hubert ID] Jm5byz1

Gold :
51


Volver arriba Ir abajo

Sinister Servant [Hubert ID] Empty Re: Sinister Servant [Hubert ID]

Mensaje por Eliwood el Sáb Nov 30, 2019 12:13 pm

¡Ficha aprobada! ¡Bienvenido!
No olvides pasar por el Registro de Físicos para reclamar oficialmente el PJ que ocupas.
Eliwood
Eliwood
Afiliación :
- LYCIA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Marqués de Pherae

Autoridad :
★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [1]
espada de acero [5]
.
.
.
.

Support :
Marth Sinister Servant [Hubert ID] Iwzg0SR
Lyndis Sinister Servant [Hubert ID] JEIjc1v
Nils Sinister Servant [Hubert ID] JEIjc1v
Izaya Sinister Servant [Hubert ID] JEIjc1v

Especialización :
Sinister Servant [Hubert ID] Espada%202

Experiencia :
Sinister Servant [Hubert ID] Iu4Yxy1

Gold :
799


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.