Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Miér Nov 18, 2015 4:41 am

La vida en Plegia era realmente dura, no solo por estar destrozado por la guerra si no por el hecho de que no podia poner un pie en ningún pueblo sin ser perseguido o cazado.... Había prestado en una ocasión sus servicios para la venta ilegal de hiervas pero los viajes en barco no eran lo suyo, incluso intento reencontrarse con sus raíces Laguz y vivir de la naturaleza como se supone que debía ser pero tampoco había dado resultado. No, el no era un animal salvaje, había sido criado y adoctrinado para depender de los seres humanos, para seguir ordenes y para entretener a una chiquilla mimada.... ahora que estaba por su cuenta el mundo fuera de su pequeña y cómoda jaula parecía abrumadoramente grande y frío.

Fue asi como, vagando como le era costumbre llego al reino de Altea. Ciertamente parecía un lugar un poco mas amistoso que Plegia y menos salvaje que Tellius, no perdía nada en probar suerte en aquel reino y con algo de suerte encontrar un lugar al cual pertenecer. Las reacciones de las personas en ese lugar eran por demás variopintas, como era de esperarse debía tener mucho cuidado en su trato con los humanos pues eran criaturas fáciles de impresionar o asustar por lo que evitaba en la medida de lo posible el tomar su forma animal frente a ellos, en cambio se limitaba a entretenerles con las danzas, las canciones y las poesías que le habían enseñado en su época de cautiverio a cambio de un par de monedas. La cosa no iba del todo mal por lo que después de un tiempo se aventuro a probar suerte en la ciudad de altea pues a diferencia de Plegia los lugareños de Altea eran mucho mas pacíficos y buena gente en general. Fue así que llego a lo que llamaban el teatro publico donde un gran numero de artistas mostraban sus mejores talentos para el deleite del publico y de paso ganar unas monedas. Artemis llego a llamar un tanto la atención en ese lugar al ser el único individuo en el lugar con orejas y cola de animal, suponia que los Laguz no eran algo muy común de verse asi que contaba con aquella ventaja para atraer mas al publico en general.

Fue entonces que, al ritmo de la musica que tocaban los juglares el lobo de plateada cabellera comenzo a realizar su numero de danza con movimientos estilizados y elegantes, saltos con piruetas en el aire imposibles de hacer para cualquier humano y un increíble despliegue de talento que solo podría haberse logrado con años de practica y estricta disciplina, al final de la presentación las monedas de oro llovieron sobre el escenario. Aquello por supuesto genero descontento entre los otros interpretes del lugar por lo que entre algunos se pusieron de acuerdo para jugarle una mala pasada al lobo de plateada cabellera. Fue asi como una especie de bufon entro a escena impidiendo que el laguz bajara del escenario, comenzando a hostigarlo con bromas y burlas que molestarían a cualquier persona. Intento retirarse nuevamente simplemente brincando por encima del bufón pero desde atrás del escenario fue lanzada una cuerda que lo sujeto de la pierna y le impidió escapar por las buenas, ahora obligandole a quedarse aun mas tiempo en escena. Las personas reían animadamente pensando que todo era parte del espectáculo pero Artemis estaba llegando al limite de su paciencia, siendo el hecho de que tiraran de su cola la gota que derramo el vaso. Un rugido estridente se escucho por su parte, mas como una forma de protestar por el maltrato recibido que como un gesto agresivo, tomando su forma animal para librarse de la atadura en su pierna y de paso intimidar al bufon y sus allegados para que lo dejaran tranquilo.

Fue así que el pánico se desato en la plaza publica pues los presentes incluyendo los actores tomaron aquello de mala manera, seguramente pensando que aquel enorme animal que solo buscaba que lo dejaran tranquilo se habia descontrolado y atacaria a los primeros incautos que tuviese enfrente. Un problema menos, las personas se habían replegado al igual que el bufón y compañía, pero para su desgracia  eso había atraído a los soldados del lugar armados con lanzas y espadas con la intención de hacer su trabajo y "controlar" a la bestia que amenazaba la paz de la ciudad.

- Tranquilos colegas, vamos a tomarnos las cosas con calma.... bajen sus armas y me retirare tranquilamente. -

Aquello no sirvió de mucho pues a como estaban las cosas dudaba bastante que ellos bajaran sus armas, seguramente sospechando que el animal se les echaría encima, Artemis por su parte no recuperaba su forma humana pues sabia que de hacerlo quedaría totalmente vulnerable y aquello no era una buena idea tomando en cuenta que le apuntaban con todo tipo de armas.

- Saben una cosa?.... me rindo.... estoy cansado de correr, estoy cansado de pelear y sobre todo estoy cansado de lidiar con ustedes los humanos. Solo... hagan lo que quieran conmigo hasta que estén satisfechos, realmente ya no me importa. -

Finalizo con un gran suspiro siendo el primero en ceder, retomando su forma humana y sentándose en el piso con resignación. No había un lugar a donde correr, no tenia un hogar al cual regresar y tampoco un sitio al cual pertenecer, salvo ciertas excepciones lo único que encontraba fuera a donde fuera era rechazo y miedo.... "Que pase lo que deba pasar", pensó para sus adentros.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Lun Nov 23, 2015 6:37 pm

Más allá de su trabajo y sus estudios, el poco tiempo libre que tenía el príncipe le gustaba ocuparlo en su biblioteca junto a sus lecturas, libros de historias fantásticas o si no en la plaza de su ciudad. La plaza de Altea era conocida por su teatro público, artistas de todos lados del mundo se reunían allí para mostrar sus habilidades y ganar algo de dinero extra, pues un pueblo tan próspero se podía permitir el dar dinero a los espectáculos que les sacaban una que otra sonrisa o deleitaban a los más impresionables. Siempre lo diferente era bienvenido en Altea, siempre y cuando fuese atractivo y cumpliese el amplio reglamento que la ciudad tenía. Marth estaba orgulloso de aquello, él mismo visitaba cada vez que podía los teatros para buscar artistas que alegrasen sus galas, la corte de Altea, compuesta por varias familias nobles, acostumbraban tener galas seguido, cenas donde se ostentaba la buena comida del lugar así como estrechaba lazos entre las personas con más influencia política en el territorio.

Si bien se había acercado a los músicos, al sentir conmoción en el público, aplausos y risas se acercó donde se veían bailarines, en especial uno con curiosas orejas y cola, aparentemente de algún canino, observó toda la actuación, mezclado en el público solo con la compañía de uno de sus más cercanos caballeros y normalmente escolta. La seguridad en Altea era suficientemente alta como para permitirse caminar por las calles entre la gente sin temor alguno, la guardia real se encargaba de mantener las calles limpias de cualquier, nativo o extranjero, que fuese de alguna manera sospechoso o conflictivo, ladrones y borrachos primeros en la lista de ser sacados del país. Al ver que comenzaban a hostigar al joven rió creyendo que era parte de la rutina, incluso creyendo que serían cola y orejas falsas, pero al ver como se transformaba frente a sus ojos en un hermoso lobo de considerable tamaño su risa se detuvo. Enseguida su guardia le tomó por los hombros para guiarlo a la salida diciendo sobre su hombro que debían retirarse, que los soldados se encargarían, que no debía preocuparse y que la gente estaría a salvo. Pero sin dejarse arrastrar el peliazul se adelantó contra la gente, había visto lo ocurrido y comprendía que había sido provocado, así mismo que no estaba mostrando una actitud agresiva si no más bien defensiva.

Rodeó el escenario adelantándose entre los solados con su caballero con arma en mano, cuidando la seguridad del príncipe. Aún detrás de dos soldados que apuntaban con lanzas al animal alzo su voz, joven y suave delatando una edad demasiado joven para el cargo que ostentaba - Bajen las armas. Claramente esta criatura no es agresiva. - los soldados dudaron un momento antes de bajar las puntas de las lanzas hasta que estas tocaron el piso, postura que si bien seguía siendo atenta, no era tan agresiva. A lentos pasos el príncipe se adelantó a los soldados, quedando frente al laguz, con su caballero casi pisando sus talones cuidándole de cualquier reacción agresiva que el joven, ahora nuevamente en forma humana, realizase. - Mis disculpas por el mal rato que ha tenido que pasar. De pie, por favor, mis soldados no le harán daño. - le ofreció una sonrisa amable, el príncipe portaba, como siempre, una tiara dorada recogiendo parte de su cabello, solo un flequillo no demasiado largo caía sobre su frente, vestía de manera sencilla, sin armadura alguna, solo una chaqueta larga azul con bordados dorados en sus bordes y puños, una capa azul y roja, pantalones negros y botas de mismo color, la capa estaba sostenida por un broche donde se veía una joya roja rodeada por un dragón, sus manos desnudas de guante alguno dejaba a la vista dos anillos pequeños, cintillos dorados y un grueso y pesado anillo en su pulgar que tenía grabado el escudo de Altea, señal que pertenecía a la familia real.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Lun Nov 23, 2015 10:04 pm

"Mal termina lo que mal empieza, supongo"

Pensó para sus adentros al verse rodeado por los eficientes soldados del reino de Altea, fuertemente armados y entrenados para lidiar con cualquier cosa que amenazara la paz del reino. Artemis no pudo hacer mas que soltar un suspiro resignado, no es como si pudiese hacer algo para mejorar su situación de todas maneras. Las largas orejas plateadas del laguz que hasta el momento se habían encontrado agazapadas hacia atrás se alzaron de golpe al escuchar una voz clara y suave que daba paso a un humano de porte noble pero su estampa revelaba que aquel que pedía a los soldados que bajaran sus armas era casi un niño.

- Descuide alteza, me lo tengo merecido por venir por mi cuenta a una ciudad tan grande. -

Comento el lobo de cabello plateado inclinando ligeramente la cabeza en señal de respeto, comenzando a ponerse de pie con movimientos lentos y suaves para no elevar nuevamente las tensiones. Sabia frente a quien se encontraba desde antes de poder ver el escudo de la familia real de altea en su dedo pulgar pues solo una persona podría tener la suficiente autoridad como para darle ordenes a los soldados de altea y ser lo bastante importante como para tener que ser custodiado tan de cerca por un caballero de tan alto calibre.

- Me dirijo a usted con el respeto que se merece, alteza. Mi nombre es Artemis y soy solo un humilde artista ambulante cuya ambición no va mas allá de llenarme el estomago y dormir en una cama cómoda en la medida que mi presupuesto me lo permita. -

Hablo con modales impecables haciendo una respetuosa reverencia al presentarse, pues si algo le habían enseñado en su tiempo de cautiverio fue a comportarse frente a los nobles y el protocolo de las buenas maneras que necesitaría para no dejar en ridículo a su antiguo dueño.

- Lamento el revuelo causado y si bien no fue adecuado de mi parte el haber tomado aquellas medidas para salvaguardar mi dignidad he de afirmar en mi defensa que pocos son capaces de actuar con recato cuando sus posaderas están siendo comprometidas en publico. -

Aquella larga y esponjada cola que comenzaba a menearse suavemente de un lado a otro con un movimiento tranquilo y rítmico, mas era notorio el hecho de que su pelaje se había desarreglado un tanto por la forma tan brusca en la que aquel bufón tiro de ella. No era tampoco que hablara normalmente con palabras tan rebuscadas pero según le habían enseñado desde cachorro esa era la forma en la que debía dirigirse ante las personas importantes.

- Se que mis actos fueron poco decorosos y aun que estoy dispuesto a cumplir con la sentencia que en mi recaiga francamente seria poco grato si al final decide convertirme en tapete o cualquier objeto decorativo, asi que hago constar que no opondré resistencia siempre y cuando mi castigo no sea mas severo de lo que es justo. -

A estas alturas incluso pasar un tiempo en prisión parecía atractivo: 3 comidas al día, un techo donde refugiarse y la seguridad de estar seguro sin temor a ser cazado o perseguido. El laguz de pelo plateado guardo silencio siempre guardando su actitud respetuosa hacia el joven gobernante.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Miér Nov 25, 2015 2:51 am

No aprobaba tratos agresivos hacia visitantes, mucho menos hacia artistas. Como una ciudad que apoyaba tanto la cultura y los entretenimientos culturales, su gobernante esperaba que todos tratasen con respeto y educación a los artistas que venían a mostrar sus talentos a Altea, más aún uno con tales habilidades como el joven de larga cabellera. Enseguida negó con su cabeza ante las palabras del otro apenado por el comportamiento y mal recibimiento que le habían dado - Por favor, lamento mucho que tenga esa impresión de Altea, me disculpo por el comportamiento de mi guardia, solo buscaba mantener la paz. Especialmente me disculpo por el comportamiento del otro artista, será él quien deberá de pagar por su comportamiento hostil hacia un compañero. - ladeó el rostro y uno de los guardias asintió enseguida yendo en busca del artista que había tirado la cola al lobo. Si bien sonaba severo, no sería más que una reprimenda y a lo sumo una multa, y claro, prohibida la entrada al escenario del teatro público por el tiempo que el príncipe considerase correcto.

Dedicándole una sonrisa recatada y dulce se adelantó un tanto más, con su mano hizo un gesto que enseguida movilizó a los guardias que alzaron sus armas en posición inofensiva y se alejaron regresando a sus puestos usuales quedando a espaldas del príncipe solo su custodio, el caballero aún con su mano sobre el mango de la espada pero sin desenvainar - Permítame invitarle a almorzar y brindarle cobijo por la noche en muestra de disculpas por el mal rato que ha tenido que pasar, estimado caballero. - alzó una de sus manos a sus labios cubriendo con el reverso de esta la corta risa que le provocaron las palabras ajenas, más aún el mover grácil y rítmico de la peluda cola. Definitivamente ya captaba la atención del príncipe con creces, sobretodo s habilidad de tomar forma animal, la cual no mencionaba solo por mera etiqueta, aunque la curiosidad le carcomía demasiado.

Las únicas criaturas que conocía que podían cambiar de forma eran los dragones sagrados, los manaketes, criaturas divinas procedentes de las islas de Altea según contaban los libros, que se habían extendido por toda Akaneía tras la fundación de Altea y la muerte de los dragones terrestres en manos del ancestro del príncipe. Ver una criatura que tuviese las mismas habilidades de tomar forma animal era algo enigmático. - Espero que acepte mi humilde oferta y me acompañe al castillo. Si es trabajo lo que le falta, puedo encargarme de ello. Siempre son bienvenidos los artistas de buen talento en las galas de la corte. - y claro estaba, sobresalir él como el noble que llevó al artista más encantador y curioso, sobretodo por esas facciones animales que tan bien le sentaban.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Miér Nov 25, 2015 4:24 am

Esperaba un castigo por parte del joven noble dado el revuelo que había causado, mas las palabras ajenas le hicieron alzar las orejas de golpe y abrir los ojos con notoria sorpresa, pues lo normal en cualquier otro lugar que había visitado era que el cargase con la culpa y por ende recibiese el castigo. Al mencionar la comida junto con el alojamiento su cola comenzó a moverse con un poco mas de energía delatando la felicidad que aquella invitación le provoco.

- Si es una petición de su alteza no puedo declinar. Sera un veredero honor y placer aceptar su amable invitación, así mismo si tiene cualquier duda o petición hacia mi persona hable con soltura. -

Miro de re-ojo al caballero, el cual estaba siempre atento ante cualquier movimiento sospechoso y francamente entendía el por que: el joven príncipe estaba invitando a una criatura potencialmente "peligrosa" y de la que nada sabe al respecto a pasar la noche en el castillo.

- Descuide alteza, no tengo una mala impresión de su reino, de hecho las personas aquí son mucho mas amables y tranquilas que otros lugares donde he estado... Razón por la cual decidí probar suerte por primera vez en una ciudad tan grande y aun con aquel pequeño contratiempo quede embelesado por la belleza de este lugar. -

Aquello lo decía sinceramente pues la ciudad es mucho mas grande y colorida que los pueblos pequeños en las lejanías que había visitado. El ambiente era animado, las personas se veían felices paseando por el lugar y se respiraba la paz por todo el lugar, ciertamente las ciudades era un lugar maravilloso e impresionante.

- Por mi parte, permitame disculparme con su escolta por darle mas trabajo que hacer el dia de hoy. -

Ciertamente admirada hasta cierto punto al joven príncipe, pues pese a que vio a la bestia en la que se habia convertido hace un momento el chico no tenia reparos en acercarse a el y hablarle de frente cuando hasta la fecha los humanos que habia conocido solian ser desconfiados, como si esperasen que les saltara a la garganta sin previo aviso.

- Y dígame alteza, que tipo de rutinas suelen agradarle mas?. Tengo un gran repertorio: Danza, poesía, actuación e incluso acrobacia. -

Tenia que pensar en una rutina que fuera del agrado de aquel simpático jovencito, pues estaba seguro que de gustarle quiza y podría conseguir un empleo mas remunerado. Por otra parte le era imposible evitar estar un poco nervioso conforme acompañaba al joven heredero al palacio pues si bien una noche de comida decente y una mullida cama le sonaban sumamente atractivas la posibilidad de ser puesto nuevamente en una jaula siempre estaba latente tratándose de las personas con cargos importantes.... en realidad no le tenia miedo a la jaula si no al látigo que usualmente la acompañaba.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Sáb Nov 28, 2015 8:53 am

La forma que el laguz se desenvolvía con las palabras le sorprendía sorprendentemente, no esperaba que una criatura así fuese tan amplio en entendimiento y en modales. Pese a que veía a aquella criatura con habilidades que solo se le habilitaba a seres divinos como eran los manaketes no significaba que la pusiera al mismo nivel, ni siquiera que le pusiera al mismo nivel que un humano. Mostraba una habilidad divina, pero no había nada de dragón místico en lo que había visto, si no que no más que un perro grande, o un lobo de blanco pelaje, era poco menos que una parodia a los dioses que adoraba y eso mismo le maravillaba. Si bien de haber estado solo y no rodeado de guardias le habría temido, probablemente él mismo hubiese desenfundado espada y hubiese quedado a la defensiva, no quitaba que el canino había mostrado una actitud totalmente sumisa que le hacía ganar algo de confianza, de sentir un poco la superioridad de su posición por sobre el artista. - Por favor, sígame. Podremos hablar un poco en el camino al castillo. -. Mientras caminaba guiándole pensó en lo hermoso que sería tenerle, no solo como invitado, si no como habitante del castillo, mostrar a su bailarín personal con curiosas orejas y cola que en sus bailes sorprendiese a todos con su transformación. Tales ideas le hicieron sonreír mientras avanzaba por la ciudad.

Asintió un poco al escuchar su voz - Me alegra mucho que le guste Altea, si bien no somos el país más grande esta ciudad si es la más grande de la zona siendo casi toda la isla la ciudad. - por ciudad se refería todo dentro de las murallas, la cantidad de casas, comercios, edificios públicos y plazas abrazadas y protegidas por la seguridad del gran castillo que se elevaba en el medio de la misma. Por fuera habían pocas casas y algún mercado, más que nada dedicaos al puerto y la pesca. Casi toda la isla estaba rodeada de murallas por lo que era casi impenetrable a no ser por las puertas principales en el puerto por donde se ingresaba al país. Ante la disculpa el caballero que escoltaba al príncipe le miró con mala gana, sin terminar de confiar en él, observando deliberadamente sus orejas y la manera que se movían cuando hablaba o cuando hacía gestos, como si no terminase de creer que fuesen reales.

El príncipe, encantado por la pregunta se explayó un tanto más - No sabría escoger, pero tengo cierta debilidad por el teatro y la danza, mejor si ambas materias se combinan, he visto espectáculos hermosos de bailarines que cuentan una historia con su baile. - Avanzando por las calles la gente observaba con curiosidad a la criatura de orejas y cola caninas, algunas madres sujetaban con más firmeza a sus hijos, otros desviaban la mirada en contraste con quienes detenían su tarea para mirarlo pasar. Nadie se atrevía a señalar o alzar palabra por la presencia del príncipe y la guardia. - Sería de mucho agrado disfrutar de sus talentos. Por favor, cuénteme de donde viene. En Altea no es muy común el ver bestias entre las personas. -


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Dom Nov 29, 2015 2:49 am

Artemis escucho al joven principe atentamente mientras que sus largas orejas plateadas se meneaban suavemente dependiendo de los sonidos que los rodearan y de la voz misma del chico que le hablaba.

- Oh, su alteza tiene gustos bastante refinados. Si que puedo hacer danza narrativa y de hecho tengo un gran repertorio de rutinas con esa categoría.... aun que casi todas ellas son historias de romance o tragedia, espero que no le moleste

Después de todo ese era el único tipo de historias que su antigua dueña le pedía interpretar, el amor imposible, la tragedia, el romance, las tenia tan bien aprendidas que estaba seguro que podría interpretarlas aun dormido.

- "La dama del profundo mar azul" y "La princesa caballero" son unas que recomiendo ampliamente y, modestia a parte, creo que son las rutinas de ese estilo que se me dan mejor.

Eran 2 historias algo conocidas y populares entre las jóvenes hijas de nobles, hablando la primera de una doncella que con el corazón roto decidió refugiarse en la obscuridad del océano hasta que un caballero fue a rescatarla y la segunda de una princesa que, al ser la única heredera de su reino debía hacerse pasar por varón para no ceder el trono a su malvado tío, complicándose las cosas cuando ella se enamora del príncipe del país vecino.

- Bestia?

Artemis se paro en seco abriendo los ojos como platos, mirando con gesto incrédulo a su noble interlocutor como si no hubiese dado crédito a lo que había escuchado. Acto seguido cubrió ligeramente su rostro con su abanico de pavo real en un intento por disimular la risa que le había invadido, la cual salio en forma de un pequeño bufido. 

- Por mi parte le hago saber que no tengo inconveniente con ser llamado de esa manera pero ciertamente le recomiendo que evite llamar bestia a un laguz, suelen ser algo... "delicados" con el tema.

Comento el canino divertido con aquello pues sabia perfectamente que aquel muchacho no lo había dicho con intenciones de ofender o discriminar y la inocencia con lo que lo decía de alguna manera llego a parecerle un poco adorable. 

- Voy hacia donde el viento me lleve sin marcar un rumbo fijo, alteza. Soy de aquí, de allá y de ningún lado... -

Artemis no era tonto y sabia la situación en la que los reinos de Akaneia se encontraban por lo que estaba seguro que declarar abiertamente que fue criado casi toda su vida como el esclavo de un noble en Plegia era una mala idea, ademas mantener una cierta aura de misterio siendo una criatura tan "exótica" en esas tierras podría resultar en una publicidad casi poética: "Un artista laguz que es de todos lados y ninguno".

Admiraba con curiosidad las diversas reacciones de las personas, imaginando que de estar solo en aquel momento ya se habrían suscitado mas de una situación incomoda o desagradable, pero allí estaba siendo admirado en silencio por algunos y temido por otros tantos, siendo la presencia del joven príncipe la que marcaba toda la diferencia. 

- Debo admitir igualmente que la guardia de esta ciudad es impresionante.... no es que sienta especial simpatía por ser azuzado a punta de lanzas y espadas pero admito que sus soldados son hombres muy confiables. Las personas fueron evacuadas con velocidad, el potencial peligro fue rodeado con eficiencia y la coordinacion entre las fuerzas de mando fue algo digno de verse. No me sorprende que su alteza pueda pasearse tranquilamente por las calles de esta manera.

Si los comparaba con los matones de Plegia o incluso los guarda espaldas de su antiguo dueño podría notarse una diferencia tan marcada como una piedra y una montaña, le alegraba saber que, de alguna manera había lugares donde las personas podían vivir de forma tan tranquila y amena como en aquel lugar. 

- Ohhhh, y ya que he tocado el tema también puedo hacer algunos trucos en mi forma animal aun que usualmente no lo hago por que las personas suelen ponerse muy nerviosas.... tampoco es como si yo diese tanto miedo, o si?

Comento aun con aquella sonrisa divertida admirado como una persona con la que cruzo miradas ladeo la cabeza y apresuro el paso, conteniendo el lobo para si una pequeña risa por lo interesante que le resultaba toda aquella situacion.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Jue Dic 10, 2015 11:57 pm

Encantado con lo que escuchaba sus pasos eran un poco lentos interesado en la conversación del hombre de orejas, cada vez se sentía más encantado con ello, su mirada pasaba de tanto en tanto a su interlocutor mientras caminaba, totalmente ajeno a las miradas que de tanto en tanto recibían - Oh, tengo mucho agrado por el drama sobre el escenario. Aunque lamento decir que no conozco las obras que me menciona, mas será un agrado y un placer poder verlas a traves de su interpretación. - su emoción era auténtica, disfrutaba esa clase de espectáculos y más si eran interpretados por alguien tan diestro como aquel canino, más aún por alguien tan exótico.

Al detenerse el lobo también lo hizo el príncipe, deteniéndose a unos pocos pasos girándose para ver que era lo que ocurría, la manera que las plumas se movían delante del rostro ajeno, los vivos colores tornasolados solo acentuando el tono fuerte y vivaz de los ojos ajenos. La risa no fue muy bien recibida, tensando un tanto las cejas del príncipe y enderezando un poco su espalda mas cuando este le dijo que era lo que ocurría se llevó sus dedos a sus labios apenas cubriendo su sorprendida expresión - Cuanto lo lamento. Ignoraba completamente que se ofendiesen por dicha palabra, aunque es lo que son ¿no? bestias como lobos, tigres y halcones, mitad hombre, mitad bestia, por lo que he leído. No sospechaba que se ofendieran por llamarles como su parte animal. ¿Entonces "laguz" sería el término correcto? Hjmjm... es un poco extraño, no es como si nosotros nos llamáramos "humanos" entre nosotros. - emitió una ligera risa suave a su último comentario dejando entrever un poco su opinión real al respecto pese a sus modales. No tenía demasiado sentido para él aquello, eran parte bestia y parte hombre, y algo que no era completamente hombre no podía ser catalogado como tal, pues obviamente tampoco estaban a su mismo nivel.

Retomó camino ligeramente pese a la interrupción, esperando que el lobo continuase detrás de él, asintiendo un poco aunque no del todo convencido de aquella respuesta - Entiendo. Viajas mucho pero no tienes tierra fija. - igualmente eso sería mejor para él, de no tener tierra fija ni compañía, no tendría problemas en aceptar la oferta que planeaba plantearle el príncipe, no tendría excusa para rechazarle en caso de pedirle que se quedase en el castillo, que fuese su pequeño artista personal, quizás hasta su mascota si pasaba suficiente tiempo en su forma animal.

Ampliaba su sonrisa a cada alago que daba, acostumbrado a recibirlos pero nunca despreciados - Nuestra guardia es reconocida en todo el continente, son soldados bien entrenados y dedicados a la sangre de la corona, mantienen Altea limpia y segura, más que cualquier otro país vecino. Cualquier amenaza a Altea es firmemente atacada y eliminada, claro, a veces pequeñas amenazas pueden llegar a ser mal entendidos pero espero que sepa comprender que es por un bien mayor. Más aún se debe cuidar de la ciudad cuando se reciben tantos extranjeros. - si bien sus palabras sonaban como que las puertas de Altea estuviesen tan abiertas como las de Ylisse, no era ni siquiera una sombra, solo artistas y comerciantes entraban en Altea, refugiados, viajeros y demás quedaban puertas afuera a no ser que tuviesen un muy bien motivo para ingresar al país. Las políticas cerradas de Altea lo hacían un país muy seguro aunque un tanto hostil hacia la desgracia de la gente fuera de sus fronteras y que no pertenecieran a un reino aliado.

Al ser mencionada su forma animal el guardia que iba más cerca se tensó un poco sujetando su arma, aunque el príncipe se mostró bastante más curioso - A decir verdad, a mi me gustó bastante su forma animal, ciertamente adorable. He tenido perros toda mi vida, aunque son los que me acompañan de cacería, me gustan los animales en general. Es bastante novedoso hablar con uno. - dijo alegre que con la idea. - N ohe podido evitar notar que aún puede hablar en su forma canina. Si quiere puede optarla, si le es más cómoda. La verdad me agradaría mucho. - llegando hacia el castillo se veían más guardias a los alrededores, dos de ellos se adelantaron al llegar a las escaleras solo para pararse a ambos lados para darle la bienvenida al príncipe y su invitado, un par más esperaban en las amplias puertas de madera abriendo estas para permitir el paso.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Vie Dic 11, 2015 7:41 am

Artemis no podía dejar de sonreír, divertido por lo aparentemente desinformado que estaba el joven noble respecto a los de su raza, no lo culpaba, después de todo sabia de sobra que los libros no decían mucho al respecto y de no ser por su amigo salvaje, el mismo seria igual de ignorante respecto a sus propias raíces. Por otra parte aquellas reacciones y gestos por parte del peliazul le resultaban por demás entretenidas por su expresiva sinceridad, lo cual despertaba un cierto grado de simpatía en el laguz de cabello platinado.

- Descuide alteza, no es como si hubiese muchos laguz por estas tierras de todas maneras pero le aconsejo humildemente que intente recordarlo. -  

Al escuchar aquello sobre las fuerzas armadas de Altea Artemis llego a comprender bastante mejor el panorama, reafirmando su idea de mantener oculto el dado de ser prácticamente un esclavo refugiado de Plegia, uno con un gusto excelente para las artes y la lectura, intimidandole un poco la idea de que habría sido de el si aquel joven príncipe no hubiera intervenido cuando el mismo fue considerado una "amenaza".

- Me considera adorable?, hará que se me suban los colores alteza. Sera un verdadero placer mostrarle mi aspecto animal para que pueda contemplarlo a detalle pero tendrá su momento y su lugar, con las medidas de seguridad que su eficiente escolta considere pertinentes. -

Pareciera que estaba relajado por su rostro sonriente y su cola que se meneaba contenta de un lado a otro de forma rítmica, mas la verdad era que sus orejas estaban alzadas en posición de alerta, atento del caballero que resguardaba la seguridad del joven príncipe tanto como aquel humano estaba pendiente de todos sus movimientos y palabras, aquello ponía al lobo ligeramente tenso ya que sentía que podrían cortarle la garganta en el momento en que hiciera un movimiento brusco.

La vision del castillo de Altea era mucho mas impresionante que lo que se podria admirar a la distancia, admirando como incluso les daban la bienvenida aquel par de guardias que se encontraban en la puerta. No era que no estuviese acostumbrado a los lugares elegantes y ostentosos, había sido la mascota de una familia noble después de todo pero la realeza era un nivel totalmente diferente y aquella era realmente su primera vez pisando un lugar así, acompañando a una persona de tan importante posición social pese a su juventud. el laguz se distrajo totalmente mirando a su alrededor de forma curiosa, olvidando sus remarcados modales momentáneamente para alzar la nariz y olfatear el ambiente, admirar la belleza del lugar y dejarse envolver por el ambiente. De verdad estaba en el castillo de Altea donde fue invitado a comer y pasar la noche, mas impresionante aun, tendría la oportunidad que muchos artistas solo podrían siquiera soñar en sus fantasías de licor mas desaforadas.... Si se ponía a pensarlo un momento era afortunado y le emoción que sentía se reflejo en su larga cola que se esponjo un tanto haciéndola ver mas mullida de lo que era normalmente.

"De haber sabido que vendría a un lugar así habría pagado esas 2 monedas de oro extra para que me dejasen tomar un baño en la posada el día anterior.... Debo de estar oliendo como animal sucio en este momento, me pregunto si esa mancha en mi chaleco sera tan notoria como creo que es!!!..... rayos, rayos, rayos, todos me están mirando pero por que me estoy poniendo nervioso ahora?!!!, Te maldigo hombre tacaño de la posada!!!, te maldigo a ti y a tu cobro extra por los baños!!!"

Penso para sus adentros mientras que en el exterior mantenía un porte tranquilo y despreocupado pues de mostrarse alterado podría saltar los nervios de mas de un guardia que lo considerarían como un gesto agresivo por su parte.... los contras de tener como armas de defensa colmillos y garras que no podría quitarse aun que así lo quisiera. Fue en ese momento que un sonoro ruido hiso eco en el pulcro pasillo por donde transitaban, mas concretamente proveniente del estomago del lobo quien no había sido capaz de probar bocado desde aquella mañana por falta de capital, razón que lo llevo a presentarse en el teatro publico.

- Vaya, que bochorno. Humildemente le pido disculpas por mi falta de decoro alteza pero espero comprenda que mi situación era un poco.... precaria antes de ser tan amablemente invitado a su bello e impresionante castillo. -

Nuevamente recurría a su colorido abanico para cubrirse el rostro, esta vez intentado disimular el notorio sonrojo que se dibujo en la piel morena de sus mejillas, agazapando sus largas orejas caninas hacia atrás cuando hasta ahora se habían encontrado alzadas y atentas. Sus profundos ojos azules habían apartado la mirada de su noble anfitrión mientras su larga y ahora esponjada cola se meneaba con menos energía que antes dándole en cierta forma un aspecto ligeramente cómico.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Sáb Dic 19, 2015 1:47 am

Adentrarse entre tanto lujo era entrar en su hogar, a diferencia de lo que se podía llegar a pensar, Marth se encontraba cómodo entre el arte exótico, las alfombras de angora, los sirvientes, guardias y todo lujo ostentoso que se desplegaba tras esas puertas de madera. Ese era su hogar y lo encontraba sumamente acogedor  con sus largos pasillos y enormes habitaciones. Lejos de sentirse solitario o ajeno a aquello como muchos otros decían sentirse.

Dentro de aquel lugar no tardaron en acercarse tres sirvientes parándose bastante rectos a un lado de la sala que era recibidor del lugar, claramente esperando ordenes aunque con miradas nerviosas al acompañante del príncipe. Los guardias que estaban dentro enseguida alistaron sus armas, pero las bajaron de inmediato al notar que era efectivamente un acompañante del príncipe y que su escolta estaba tan cerca suyo con el arma baja aunque brazos tensos y mirada afilada, clavada en cada movimiento del laguz. El príncipe parecía demasiado tranquilo en presencia del canino - Entonces podemos ir al jardín, allí podrás tomar tu forma con tranquilidad y libertad, perdón si me equivoco, pero asumiré que estarás más cómodo cerca de la naturaleza, entre árboles y flores. - si bien era muy cortés su forma de hablar no parecía dejar lugar a dudas.

Se adelantó hacia uno de los pasillos pero se detuvo a mitad de camino al escuchar el resonar del estómago ajeno, giró sobre sus talones para mirarlo. Los guardias se acercaron, quizás confundiendo el resonar del hambre con un gruñido, pues sus lanzas bajaron amenazantes hacia el canino. Marth alzó su mano, dedos juntos y palma extendida, y las armas bajaron enseguida regresando a sus puestos, la misma mano bajó y sus dedos hicieron un gesto, un llamado que atrajo a uno de los sirvientes - Tomaré un té en el jardín, traigan cena para mi invitado. - se dirigió entonces al otro con una sonrisa más cortés y voz un tanto más amable - ¿Cordero asado y vino estará bien? - le permitiría confirmarle al sirviente antes de dirigirse nuevamente hacia el pasillo para guiarle al jardín interior.

El pasillo no fue demasiado largo, si bien continuaba enseguida desvió a una de sus paredes que no era sino dos grandes puertas de cristales tinteados, en cada ala la mitad del escudo de altea, mismo diseño que estaba en cada rincón de aquel lugar. Los dos sirvientes se adelantaron para abrir las puertas y dar paso al jardín interior al cual se adentró enseguida. El lugar era amplio, rodeado de altas paredes de piedra con ventanales que daban a los pasillos, no había techo por lo que el sol iluminaba cuando estaba en su punto más alto, caminos de piedra estaban rodeados de cesped, árboles y flores, incluso un pequeño estanque con peces de colores, repartidos por el lugar se veían algunos pavos reales albinos y uno normal que enseguida abrió su amplia cola sacudiendo su largo plumaje en una versión mayor de lo que el laguz hacía con su abanico. El joven príncipe se dirigió por el camino empedrado hacia un área cubierta del sol por los árboles donde se veía una mesa de metal y tres sillas, los sirvientes enseguida retiraron una para dejar solo las que serían utilizadas.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Sáb Dic 19, 2015 3:34 am

Era inevitable, no pudo evitar sentir un horrible escalofrió que le hiso erizar la cola y alzar las orejas de forma nerviosa, tensando totalmente su cuerpo en el momento en que un inocente sonar de tripas alarmo a los guardias cercanos los cuales le apuntaron con sus lanzas por unos momentos, Artemis no pudo evitar abrir sus ojos como platos y su gesto de susto el cual fue disimulado gracias a su dichoso abanico de colores.

"Enserio.... me creen tan estúpido como para atacar al joven heredero del en un lugar como este?!!!, eso seria suicidio!!!!, sentido común hombres!!!, se llama sentido común!!!!"

Penso para sus adentros soltando un ligero suspiro de alivio cuando las cosas se calmaron mas se notaba que el joven había comenzado a mostrarse tenso al considerarse en un lugar potencialmente peligroso para su salud y.... bueno, su vida. Asintió tranquilamente con la cabeza guardando su abanico y recobrando la compostura aun que para cualquiera que fuera observador podía notar que su cola había dejado de menearse y el pelaje que la recubría estaba erizado, muestras claras de que había abandonado su postura relajada para tornarse mas tenso y mas alerta ante una posible amenaza.

- Cordero y vino son perfectos alteza. Aprecio enormemente su consideración -

Acompaño al joven príncipe a lo que eran unos jardines de belleza impresionante, tanto que los ojos azules del laguz brillaron con un entusiasmo notorio y su cola regreso a ese meneo alegre y rítmico de antes. Efectivamente las sospechas del chico no estaban del todo erradas pues pese a que prefería dormir en una cama que a la intemperie ese tipo de sitios lo llenaban de unas ganas casi irrefrenables de corretear por todos lados en su forma laguz ladrando y aullando, revolcarse en el pasto y retozar tranquilamente a la sobra de algún árbol disfrutando de la brisa.... de hecho estuvo a punto de hacerlo pero se detuvo en seco al mirar discretamente por sobre su hombro para encontrarse al escolta con aquellos ojos afilados atravesándolo como las dagas de un asesino. Artemis se sintió sudar frió y desistió casi de inmediato, frustrado por estar en un lugar tan maravilloso y contar con tantas restricciones, aun así, lo comprendía.

- Es un bello lugar sin duda.... -

Comento el laguz casi en un suspiro lleno de resignación, agachando las orejas y dejando de menear su larga cola una vez mas. Habia otro problema a solucionar, su joven anfitrión quería verlo transformarse, pero de hacerlo estaba seguro de que seria atravesado casi al instante por la escolta y los guardias cercanos.... como declinar la petición de un soberano de forma sutil?, estaba seguro que si estaban el jardín era por esa razón pero Artemis apreciaba mucho su vida como para ser tan imprudente..... a lo mejor si no lo mencionaba terminaría olvidando el tema?.

- Tiene unas aves magnificas en este lugar.... había leído un poco sobre los pavo reales pero es la primera vez que les veo enteros y no como un accesorio elegante -

Cambiar el tema hacia algo mas amistoso podría resultar en algo positivo, valdría la pena intentarlo en lo que hacia tiempo mientras llegaba su comida. Artemis retrocedió unos cuantos pasos hasta quedar en un sitio abierto iluminado por el sol pero lo bastante cerca para que el peliazul pudiese verlo bien y su escolta lograra relajarse por la ligera distancia que separaba al lobo de su señor. La danza del pavo real igualmente le traía recuerdos.... era uno de los bailes favoritos de aquella chiquilla que estaba tan obsesionada con la realeza que quiso convertir a un pobre lobo cautivo en su príncipe azul ideal.... de alguna manera Artemis no podía evitar preguntarse que cara podría ella si pudiese enterarse de que, de hecho, su mascota ahora entretenía a un príncipe hecho y derecho.

- De hecho, hay una danza referente a ellos, permitame mostrarle mi gratitud interpretándola para usted. -

Comento sacando su famoso abanico, saludando con una educada reverencia a su escasa audiencia de 4 personas, las sirvientes, el caballero y el joven noble. Normalmente esa danza requería de un traje mucho mas vistoso que el que traía puesto.... no se podía hacer nada pues todos sus finos ropajes se habían quemado en el incendio que le dio muerte a su antigua dueña. Armado únicamente con aquel abanico el lobo comenzó a interpretar una danza llena de movimientos elegantes, aprovechando los movimientos mismos del aire para hacer de cada paso un movimiento mas impresionante, calcularlas era fácil gracias a sus agudos oídos que notaban con facilidad los leves silbidos del viento.

Los adornos de oro que aun llevaba encima tintineaban con el movimiento y el choque que se producía con algunos movimientos creando una música natural.... Cualquier humano podria aprender los pasos que componían aquel baile, pero Artemis la había adaptado de tal manera que su condición de laguz actuara a su favor; Una danza que solo un laguz podría hacer, pero que ninguno querría aprender gracias a su marcado orgullo.... esa era una danza única, una danza que solo Artemis podría interpretar. El Lobo termino su interpretación sudando un poco pues el esfuerzo y concentración que se requería para tal espectáculo no era algo sencillo de emplear.

"Maldicion.... ahora si es seguro que apesto, buen trabajo Artemis"

Penso para sus adentros mientras dedicaba una amplia sonrisa a los presentes, agradeciendo las ovaciones con una amplia reverencia.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Sáb Dic 26, 2015 11:18 pm

Los guardias bajaron enseguida sus armas y regresaron a sus lugares, incluso parecían apenados por haber reaccionado así, ya fuese por la falla en si o por las palabras del laguz que los dejaba en evidencia. Incluso el escolta más cercano al príncipe se apartaba un par de pasos para dejarles más intimidad en su charla, aunque este no parecía arrepentido por el error, si no que miraba con más atención la cola del invitado así como sus orejas, frunciendo el ceño al reconocer esos signos de los perros de caza del noble.

El príncipe podía llegar a ser sumamente terco y caprichoso, como era lógico de ser de cualquier hijo de la realeza, pero sumamente educado no insistió en el tema de momento, desviando su mirada hacia los pavos reales que picaban la tierra y caminaban con calma sin temor a los visitantes, acostumbrados a la seguridad de aquel lugar.

Enseguida miró al joven de claros ojos - Muchas gracias. Han sido un regalo de cumpleaños de mi tía, la princesa de Ylisse, son criaturas sumamente mansas y de infinita belleza. Si me permite decir, mucho más hermoso de apreciar su plumaje sobre el ave y no simplemente un abanico. Me resulta un poco extraño, sin ningún ánimo de ofender si no más bien mostrar mi curiosidad, que siendo usted animal utilice a otros animales como decoración. - si bien él no era ajeno al uso de pieles, plumas, huesos o cualquier parte de animal, si le resultaba curioso que si lo fuese un lobo. A su vista era un acto tan barbárico como el de él utilizar cabello de dama en sus tejidos o piel de caballero en sus botas.

Encantado con la idea de un baile se acercó a la silla tomando asiento en una de las sillas dispuestas, una de las sirvientes acercándola para él y enseguida volviendo a apartarse para observar también atenta el baile. Al lado del príncipe se posición casi de inmediato el guardia, su escolta inseparable y desconfiado. El peliazul apoyó sus manos con cuidado en sus rodillas sentándose recto, apenas rozando con su espalda el respaldo de su silla, prestando atención al baile, en principio con cortesía pero creciendo poco a poco su interés.

Los saltos y pasos que daba el laguz eran seguidos muy de cerca por los presentes, fascinados por la elegancia y facilidad con la que el cuerpo se movía en el aire. Sorprendido los sirvientes aplaudieron con el reverso de su mano, el guardia golpeó suave la cola de su lanza contra el empedrado y el príncipe aplaudió con un sonido algo ahogado por los guantes que llevaba, su amplia sonrisa se abrió al hablar - Ah sido sumamente maravilloso. Es increíble, incluso más hermosa que la pieza que presentó en la plaza. Es evidente su talento y su facilidad con el cuerpo. - alababa el joven ignorando la fina película brillante que se formaba sobre la piel trigeña del lobo dejándole un aspecto menos aterciopelado pero más místico con los ligeros brillos que el sol tocaba sobre su piel realzando las marcas celestes sobre esta.

Extendió su mano para indicar el otro asiento y con un ligero tocar de sus dedos sobre la superficie uno de los sirvientes se dirigió al interior del castillo - Por favor, tome asiento, descanse, ya le traerán bebida para refrescarse. ¿Dónde ha aprendido a bailar así? ¿Es típico de los de su raza? - preguntaba más que nada por la curiosidad hacia los laguz, ignorante totalmente de su cultura. Casi enseguida volvía la joven con una jarra metálica cubierta por una servilleta y dos copas de cristal labradas sobre una bandeja. Posicionando ambas copas delante del príncipe y el lobo vertió el contenido, un líquido ligeramente ambarino de aroma dulce - Agua de durazno. - anunció con voz suave la joven dejando la jarra en el centro.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Dom Dic 27, 2015 9:21 pm

Artemis entonces tomo asiento en el lugar en el que príncipe le indico notoriamente mas relajado pues aquello no solo había funcionado para desviar la atención del tema de su transformación si no para aliviar las tensiones que se habían ido acumulando desde el teatro publico. Escucho y analizo las preguntas contrarias tanto para saber con que intenciones estaban formuladas como para poder explicarle al joven heredero de una forma que le fuera amena y satisfactoria.

- Creo que entiendo a donde va su primera duda alteza y la respuesta es en verdad muy simple: Soy un laguz, no un animal. Me explico; no tengo problemas con vestir trajes de cuero, plumas o pieles de animales por que francamente también los consumo como alimento al igual que ustedes los humanos, incluso la piel de un lobo normal seria una prenda incomoda pero tolerable. Lo que realmente resultaría barbarico para mi y los de mi especie seria, por ejemplo, vestir ropas hechas de la piel de otro laguz. -

Prefirió evitar mencionar la referencia de vestir "piel humana" como algo reprochable ya que no estaban en muchas confianzas y Artemis sentía que debía ser cuidadoso pues al parecer era fácilmente malinterpretado por su condición de "animal", tomándolo probablemente con aquello: Una bestia impredecible sin raciocinio que atacara a la menor provocación aun que ya había demostrado con creces ser bastante consiente de su lugar y entender la situación frente a quien estaba.

- Aun que debo admitir también que hay otros laguz que prefieren no llevar nada encima, en lo personal conozco a uno que parece disfrutar grandemente de sentir la libertad de tener descubiertas esas áreas donde "el sol no llega" y... eso al parecer entre los nuestros también es bien visto. -

No pudo evitar soltar una pequeña risa al recordar a aquel lobo salvaje que tanto le había enseñado y cuya principal característica era precisamente el hecho de no conocer lo que era el pudor. Un orgulloso lobo de espíritu indomable.... tan diferente a el que prefería la seguridad y comodidades de la sociedad humana, aun que ciertamente las ropas que traía puestas eran por así decirlo escasas. Las bebidas llegaron, jugo fresco de durazno con aquel tono amarillo transparente que despedía un delicioso aroma dulce. Antes de beber el laguz tomo su copa y la acerco como si fuese a beberla, deteniéndose a pocos centímetros de su boca y olfateando el contenido. Igualmente estaba entrenado para identificar los aromas de una gran cantidad de drogas y venenos que pueden ser puestos en las comidas o bebidas por lo que hacer aquello, especialmente si se encontraba en casa de un noble, era rutinario para el.

- Lamento desilusionarle alteza pero la danza es una costumbre humana. No se mucho acerca de los otros laguz pero le aseguro de primera mano que por lo menos el clan de los lobos usualmente tiene cosas mas.... urgentes de las cuales preocuparse así que difícilmente encontrara a otro lobo bailarín. -

Recordaba lo desconcertado que estaba su camarada salvaje al conocerlo. Su forma de hablar, de moverse, de expresarse.... era demasiado correcto y educado, incluso anormalmente culto a lo que llego a escuchar de su contratarte silvestre. Artemis sabia de sobra que era diferente, aun que a los ojos de los suyos quizá no de una buena manera.

- Y aprendí a bailar de los seres humanos alteza, aun que tiempo después lo volví un estilo propio. -

No quería ahondar mucho el el tema pues no era algo que pudiese soltar como si nada frente a tantas personas y mas aun, frente al príncipe de un reino. Aun estaba alerta y ligeramente a la defensiva por sentirse amenazado así que quizá aquello seria lo mas que podría sacarle de información personal en aquel momento.

- A su salud alteza. -

Ya habiéndose asegurado que la bebida no estaba alterada con nada se dio el lujo de comenzar a beber, disfrutando de aquella deliciosa y fresca bebida que le repuso las fuerzas después de tan agotadora presentación. Su forma de beber y su etiqueta era por supuesto impecable, digna de un noble y allí era lo extraño pues aquellos conocimientos no eran accesibles para cualquiera, menos aun para simple artista callejero perteneciente a una raza considerada por muchos como simples bestias silvestres.

- Ohhh.... es verdad, ya había prometido dedicarle alguna danza interpretativa. Bueno, bueno, dejemos esto como un simple calentamiento después de todo usted ha tenido la amabilidad de invitarme y lo menos que puedo hacer por su alteza es agradecer la estadía que me esta siendo otorgada -

Esperaba que no tuviese que ser pronto y se maldecía a si mismo por pavonearse así de sus habilidades cuando aquel baile realmente le había hecho dar todo de si.... pero ese chico enfrente suyo tenia ese brillito de cachorro en la mirada que era sencillamente irresistible, era fácil impresionarlo y de alguna manera era el joven noble mas educado que había conocido hasta ahora pues si bien recordaba la mayoría, dueña incluida, le ordenaban hacer lo que sea que ellos exigieran sin tomar en cuenta el como se sentía o que pensaba al respecto... El era distinto, considerado y hasta le había dado un poco de jugo para refrescarse, ciertamente era complicado tomarlo a el como una amenaza y siendo franco consigo mismo, le causaba cierta simpatía.

- Alteza... es imposible pasar por alto esa mirada expectante y admito que intuyo la razón por la que estemos en el jardín. Estoy francamente agradecido por todas sus atenciones así que, si lo pide fuerte y claro no me rehusare en absoluto a cumplir una petición suya.... pero antes debo aclarar unas cosas que veo necesarias -

Se había puesto serio pues aquello lo ponía bastante nervioso, mas intentaba guardar la calma, mas que nada preocupado por los guardias y la escolta que el príncipe en si.

- Solo permitame expresar abiertamente que tengo perfecto control de mis instintos y mis acciones, no soy un animal ni mucho menos una bestia salvaje por lo que no tengo motivo alguno para morder la generosa mano que me su alteza me esta ofreciendo en ayuda. Estoy siendo claro?. -

Comento el laguz dirigiendo su mirada principalmente al escolta, enfrentándole por primera vez en todo ese rato aun que de una forma muy diplomática. Acto seguido observo al joven príncipe esbozando una sonrisa.

- Entonces alteza.... como le he dicho antes: Pídalo fuerte y claro para que sus leales y eficientes soldados no se hagan ideas equivocadas. -

Hablo el lobo poniéndose de pie una vez mas con una amplia sonrisa, poniendo ambas manos en su cintura en espera de la "orden" que le daría.... era emocionante de alguna manera. Quería complacer esa curiosidad que el joven humano tenia en la mirada desde hacia ya mucho rato, por esta vez no le molestaba recibir una orden de un humano como el.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Jue Dic 31, 2015 2:36 am

Las aclaraciones que daba el lobo eran bien recibidas, el aprender sobre nuevas culturas, compartiese o no sus costumbres y creencias, era algo que entretenía en sobremanera al príncipe. Ya había tenido el placer de conocer a otras personas de otros lados de los mares y si bien había escuchado cosas que eran blasfemas en su tierra, le parecía sumamente interesante, siempre curioso de aprender. Al parecer Tellius era un mundo a parte, no solo adoraban a una diosa, que por las descripciones que le habían dado y los dibujos que había visto parecía una mujer mitd humana y mitad ave con cabello color sangre... como si fuese poco era algo así como todo poderosa, omnipresente y omnisapiente. Ridiculeces que no llegaba a terminar de comprender el peliazul, algo tan poco racional.

Sin embargo la cultura laguz era algo más centrada que la parte humana del continente, hasta el momento ninguno había expresado adoración a ningún dios omnipoderoso, y lo que mencionaban sobre su cultura parecía ser bastante racional. Hasta que escuchó sobre los laguz que preferían no vestir ropa alguna. Un rubor subió a las mejillas del príncipe a la vez que su mano cubría sus labios en una exclamación de sorpresa - Que... que salvajes... - fue lo que llegó a decir, bastante apenado de siquiera pensar en ello.

Intentando sobreponer su vergüenza bajó un poco su mirada y asintiendo un poco tomó la copa con la bebida apenas humedeciendo sus labios antes de beber un trago más largo - Entiendo, ¿entonces convivió mucho tiempo con humanos? Es realmente interesante, siempre que he leído sobre los laguz de exploradores que han ido a Tellius han hablado de criaturas mitad bestia, mitad humano, y los locales siempre hablan de los "sub-humanos" como seres peligrosos y despiadados. Aunque creo, que si ustedes tienen uso de razón como el hombre, no pueden ser tan despiadados y peligrosos. Considero que un buen uso del diálogo y las palabras puede hacer que todos convivamos en paz. - realmente lo creía así, siempre se le había enseñado que la guerra más exitosa era la que comenzaba y terminaba sobre una mesa de discusión y no la que terminaba derramando sangre. Y si bien seguía considerando a aquella raza como inferiores, no significaba que no pudiese hablar con ellos, de hecho estaba descubriendo que lo disfrutaba bastante.

Al ver que el lobo bebía con la misma delicadeza que un noble, sus dedos tomaban la copa con elegancia, su gesto era sumamente silencioso y solemne aunque solo fuese inclinar su copa, eran gestos que solo veía en la corte, ni siquiera entre sus caballeros. Apreciando más a aquel espécimen sonrió detrás de la copa que se alzaba frente a sus labios.

Bajó su copa con anticipación al escucharle, y asintiendo a sus palabras miró a su escolta - Por favor, no habrá ataques de nuestra parte, mi caballero escolta solo cuida a quien le habla. Es un hombre capacitado y no atacará bajo una falsa alarma, así mismo, en caso de cualquier agresión, está perfectamente capacitado para reducir a un posible enemigo sin necesidad de matarle o incluso herirlo. Igualmente, por esta vez, para su tranquilidad, no se moverá si no se lo ordeno expresamente. - si el laguz estaba más tranquilo de esa manera, sería un precio bajo para lo que iba a ver. Anteriormente habiéndolo presenciado demasiado rápido y sin poder admirar de cerca el animal que de lejos había parecido tan hermoso a sus ojos.

Expectante se puso más al borde de su silla y una sonrisa amplia apreció en sus labios sin poder contenerla, con un asentimiento carraspeó - Artemis, sería de mi gran placer poder presenciar una vez más su forma animal, si me concede tal capricho, por favor. - si bien era una orden, no solía darlas de manera tajante si la situación no lo exigía, prefería ser amable, sobretodo con quienes apreciaba.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Vie Ene 01, 2016 6:09 am

No importaba como lo viese, conforme hablaba con aquel joven se sentía cada vez mas seguro pues ambos compartían una forma de pensar similar con respecto a poder entablar un dialogo entre las especies para así procurar una paz verdadera y, con algo de suerte el lobo podría lograr que dejasen de capturar y masacrar a su gente si lograba mover sus cartas adecuadamente. El laguz asintió con una educada reverencia para confirmarle que había comprendido la petición.... era extraño, ese joven noble era un príncipe, tenia uno de los títulos nobiliarios mas importantes de toda Altea y aun así le había pedido el admirar su forma animal de una forma bastante educada, como un favor y no como una orden. Era totalmente diferente a los nobles que había conocido hasta ahora.

- Sera un placer, alteza -

Confirmo el joven mientras los tatuajes azules de su cuerpo comenzaron a brillar con cierta intensidad: Sus brazos se habían transformado en gruesas patas, el blanco pelaje recubría su cuerpo entero y su boca dio paso a un largo hocico, al final frente al principe estaba de pie un lobo notoriamente mas grande que un lobo normal mostrando ahora de forma clara los tatuajes azules que las ropas antes ocultaban, el color de su pelaje era de un blanco impoluto y brillante con destellos plateados, de aspecto mullido que daba testimonio de los muchos cuidados que si bien ya no eran tantos como en su tiempo de cautiverio el lobo se daba a conciencia con cepillado, baño y cuando la situación se lo permitía lociones y tratamientos para evitar que se maltratara. Por otra parte cabía destacar que sus uñas, las cuales debían ser garras estaban cuidadosamente limadas, practica que solía hacerse en los circos o lugares similares con los animales salvajes para hacerlos menos peligrosos.

- Así es... he vivido mucho, mucho tiempo con los seres humanos y se podría decir que me he adaptado a vivir bajo sus reglas. -  

Confeso el lobo soltando un pequeño suspiro, articulando las palabras perfectamente aun cuando su hocico no parecía ser muy adecuado para ese fin. El joven laguz se sentó frente del príncipe permitiendo que este se le acercara para admirar todos los detalles que quisiera, e incluso no tenia problemas en dejarse acariciar o tocar.... después de todo aquello también ya era algo común en el.

- Y... para ser franco la palabra "sub-humano" si que resulta ofensiva incluso para mis estándares, no es de sorprenderse entonces que todos los que le hayan dicho semejante cosa a un laguz recibieran algún zarpazo o una mordida en respuesta. Todos los tipos de laguz tienen sus propias culturas, sus lideres, sus formas de ser cordiales y por sobretodo sus normas. Supongo usted que como príncipe que es debe saber mejor que nadie lo importante que es el protocolo de seguir las normas del lugar cuando pisas tierra extranjera. -

Comento el lobo tranquilamente meneando su cola de un lado a otro suavemente de forma tranquila pues ahora que sabia que no lo ensartarían con una lanza con solo estornudar había por fin recuperado la calma.

- Imagine por un momento que alguien llega a Altea proclamando que todos deben creer lo que el cree y comportarse como el se comporta. Si es un noble o solo un vagabundo en su tierra ustedes no lo saben pero viene con una actitud prepotente demandando que todos ustedes le obedezcan e incluso intentando llevarse por la fuerza a algunos habitantes. Eso es insultante, cierto?. Que es lo que un noble debería hacer en una situación como esa?... -

Artemis prestaba atención en las reacciones y los gestos del muchacho al plantear aquella situación hipotética, usando como ejemplo su propio reino para generar en el un sentido de empatia que lo llevara a la conclusión a la que debía llevarlo.

- Bueno, ahora solo intercambie al reino de altea por las tierras laguz y voila allí tiene el por que de su reputación de "peligrosos y despiadados". -

Finalizo el lobo el cual alzo las patas delanteras y se encogió de hombros en un gesto que resultaría extraño ver en un lobo e incluso algo anti natural, pero allí estaba Artemis gesticulando y hablando con total naturalidad y fluidez aun en su forma de bestia.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Sáb Ene 02, 2016 6:29 am

Los ojos del príncipe se abrieron sorprendidos al ver los tatuajes brillar, al bajar su copa tardó unos segundos el sirviente en reaccionar y acercarse nuevamente con la jarra para rellenar de jugo el contenedor real, igualmente sorprendido como el príncipe del la transformación que estaba ocurriendo frente a sus ojos. Marth alzó su copa y ocultó tras esta sus labios para cubrir un poco su gesto de sorpresa, esperando con respetuoso silencio mientras el hombre frente a si dejaba paso a un lobo de gran tamaño, más del que recordaba haber visto sobre el escenario, pero nuevamente, tan rápido había sido que no había tenido ni siquiera tiempo de comparar su tamaño.

Bebió un trago muy lentamente mientras le miraba, su pelaje parecía suave, como un nube, aún más suave que las pieles de las que estaban hechas sus cubre camas, incluso dudando si la piel de conejo del borde de su capa de invierno era tan suave como la que aparentaba ser la de aquel animal, si bien sus patas, grandes y poderosas, mostraban unas garras que habrían podido ser afiladas, su verdadera preocupación, o más bien preocupación del escolta que sujetaba con más fuerza la lanza aunque no la movía de su posición de descanso, eran las fauces del lobo blanco. Dientes acordes al tamaño del laguz, a consciencia de lo que un perro de caza podía llegar a hacer con su mandíbula no dudaba que aquel animal tuviese dos o tres veces más fuerza que un can normal pudiendo destrozar huesos con esos dientes sin mucho esfuerzo. El príncipe por su parte parecía mucho más encantado que asustado, dejando la copa de lado para levantarse y acercarse a paso seguro, mirando sin preocuparse demasiado de la etiqueta, si bien era educado y le trataba con sumo respeto aún tenía latente en su subconsciente que se trataba simplemente de un ser inferior a los humanos, aunque claramente mucho superior a un simple animal.

Cuando el lobo habló el príncipe se sobresaltó no esperaba escucharle hablar en aquella forma, pero mostrando una sonrisa enseguida terminó de dar una vuelta alrededor del lobo - Entonces la manera correcta de llamarlos sería "laguz", ¿estoy en lo correcto? Y "sub-humano" es un agravio muy importante por lo que me dice. - sorprendido era poco cuando escuchó sobre la forma que se organizaban - ¿Líderes, normas y cultura dice? ¿Manejan forma de gobierno más allá de una manada o simplemente refiere a una manada con esas palabras? Si tienen alguna clase de monarquía, un país con un líder y una sociedad armada es realmente sorprendente. No es ético de ninguna manera tratarles de esa manera si son una sociedad tan avanzada... Mis disculpas ante mi ignorancia pero no tenía idea. Nunca he visitado Tellius, mucho menos he visto alguno de sus países, a mi vista por lo que he leído y se me ha contado, no eran más que puñados de animales viviendo en bosques y planicies, pero tu me dices algo totalmente diferente. - no podía evitar ver la escena un poco caricaturesca en su mente, un rey lobo en una corte de lobos era algo que rozaba lo ridículo, pero no era muy lejano si ponía en ese escenario alguien como el lobo que tenía en frente. Cosa que dudaba por lo que había dicho antes sobre preferir prescindir de las ropas y los modales, la imagen de comedia volvió a su mente.

Parándose delante de él asintió llevando una mano a su mentón mientras se planteaba la situación y a sabiendas que era un paralelismo entre su pueblo y el ajeno, cerró sus ojos un momento en un gesto de pesar antes de hablar - Claramente no es de esperarse una respuesta pacífica a tales atentados contra el pueblo... comprendo mejor de donde viene esa falsa fama. - se inclinó un poco y extendió su mano, palma hacia abajo delante de la cabeza ajena pero sin acercarse a tocarlo, tal como haría con un caballo o con un perro al cual está intentando ganar su cariño - Espero que no sea considerado una falta de respeto, pero ¿podría acariciarle? Su pelaje se ve sumamente suave. - esperaría a que el animal hiciera como gustase, olfatee su mano o simplemente se acercarse para dejarse tocar.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Dom Ene 03, 2016 12:34 am

Artemis se limito a menear la cola alegremente ante la respuesta del joven príncipe la cual ciertamente llego a darle bastantes esperanzas con respecto al jovencito. Sin embargo no pudo evitar soltar una pequeña risa que mas bien sonó como un pequeño bufido en cuanto el chico le extendió la mano, claro ejemplo de que el muchacho aun lo consideraba algo similar a un animal, acto seguido se acerco al joven en una pose sumisa y tranquila dejando que la mano contraria se posara en su cabeza.

- No hay problema alteza, estoy bastante acostumbrado al contacto físico así que siéntase en la confianza de acariciar cuanto desee. Sin embargo y como le he comentado anteriormente yo soy un laguz acostumbrado a los seres humanos, no vaya a tomarse estas confianzas con otros lobos pues si bien solo conozco a uno de los míos me ha dejado muy en claro que suelen ser algo ariscos con este tipo de tratos.

No iba a admitirlo pero en cierta forma realmente extrañaba ser mimado de aquella manera por lo que meneaba la cola de forma enérgica y una amplia sonrisa se encontraba dibujada en su rostro canino. Incluso en áreas mas sensibles como detrás del oído no podía evitar ladear su cabeza dependiendo del área que lo acariciaran o sacudirse de vez en cuando cuando el cosquilleo era demasiado. Parecía un perro en todo sentido, un perro enorme y mimado muy contrastante al aspecto salvaje y sanguinario que los laguz lobos tenían en algunos libros. 

- Deben gustarle mucho los animales Alteza, si hubiese un concurso de caricias tendrían que descalificarlo por ser demasiado bueno.

No mentía en ese sentido pues lo normal era que las personas se emocionaran de mas con el tacto tan mullido y suave de su blanco pelaje que al final terminaban por estirarlo o estrujarlo, en otras ocasiones incluso se le trepaban encima o le estiraban las orejas y la cola, sin embargo el joven gobernante efectivamente parecía saber donde acariciar y como hacerlo, experiencia probablemente adquirida con los perros que anteriormente menciono tener. 

- Y.... bueno, yo solo conozco la cultura del clan de los lobos así que no puedo hablar por otros laguz en ese sentido pero le diré que tiene razón y a la vez no la tiene. Efectivamente nosotros no nos basamos en títulos nobilitarios como ustedes los humanos pero tenemos cadenas de mando muy bien definidas que obedecemos tanto como ustedes, somos efectivamente una manada pero mucho mejor organizados que las de lobos convencionales. -

Para este punto el lobo estaba echado con el cuerpo totalmente suelto mas su larga y peluda cola aun ondeando con singular alegría demostrando lo contento que realmente estaba con ello.... no lo negaba, en muchos sentidos le gustaba ser tratado como una mascota y el ser acariciado o cepillado eran de sus favoritas. 

- Mhhhh.... por ejemplo, el líder del clan de los lobos es siempre una hembra a la que llaman "Matriarca", la cual en importancia podría llegar a ser el equivalente a su majestad el rey entre los miembros de la manada. Una matriarca no solo debe ser la mas fuerte para ir al frente de las formaciones y guiar a la manada por las áridas arenas de los desiertos, tiene que ser sabia para poder tomar decisiones importantes y resistente para poder socorrer a los mas débiles del grupo. Básicamente ir en contra de su palabra o faltarle al respeto es insultar a la manada misma y todos lucharían hasta la muerte para protegerla asi como ella lo haría por la manada

Ciertamente no daba indicios de ser una criatura agresiva si no mas bien todo lo contrario, se podría decir incluso que era mas dócil y sumiso que un perro... No era que no tuviese orgullo como laguz que era pero los humanos solían prestar mas atención a una criatura adorable y obediente que a una bestia salvaje que solo les muestra los dientes, era el método mas fácil de ser aceptado y francamente el que menos daba problemas.

- También están los cazadores, los recolectores, los rastreadores, quienes cuidan de los cachorros, etc.... Ahora, tomando en cuenta que las manadas de lobos viven en un entorno muy hostil pero dependen de la naturaleza para resguardarse y procurar sus alimentos.... así que podríamos decir que no son una civilización avanzada como ustedes pero es civilización al final de cuentas. -

Quería dejarle en claro ese punto pues al parecer el futuro monarca no podía visualizarse el como una manada de "animales" podía organizarse como una unidad civilizada y funcional así que esperaba poder ser capaz de aclarar ese punto, mas aun en el retomoto caso de que el príncipe algún dia tratara con lobos tuviese una noción aproximada de a quien trataba.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Jue Ene 07, 2016 6:09 am

La mano del príncipe se posó con cuidado sobre la cabeza del lobo adaptándose enseguida a la forma de esta cayendo con un poco de peso al acariciarlo. La suavidad del pelaje sorprendieron al peliazul, nunca había tocado tal suavidad en un canino, quizás en las liebres que correteaban en el jardín. Había esperado un tacto más áspero y menos esponjoso, como las pieles de lobo que tenía en algunas de sus ropas. Sus dedos se hundieron un poco más en el pelaje más abundante de su cuello y bajó con cuidado hasta el lomo del animal acariciando en movimientos cortos en el lugar - Descuide que me ha dejado en claro eso. Al parecer son bastante más salvajes de lo que esperaba contando su uso de la razón y el habla... - fue más un pensamiento en voz alta.

Su otra mano acaricio el costado del cuello del animal y ambas manos subieron con cuidado solo tanteando lo esponjoso de su pelaje deteniéndose detrás de sus oídos rascando suave con la punta de sus dedos. Su tacto era sumamente delicado aunque firme, sin tironear de su peaje ni pellizcar las zonas sensibles de sus orejas y cuello, solo masajeando para mimar. Una sonrisa de diversión se asomaba en los labios del príncipe, encantado con el comportamiento del animal. Estando acuclillado sin tocar con sus rodillas el piso, si no que solo equilibrado con bastante firmeza en la punta de sus pies, solo la capa tocaba el césped cuidando su ropa de posible suciedad, no perdiendo compostura ni siquiera en ese momento.

Escuchaba con atención sin dejar de acariciar al lobo, su mano abandonando sus oídos para bajar con suaves caricias por sus costados, sobre sus omóplatos y volviendo a su lomo sintiendo las diferentes texturas del pelaje más corto y más largo. Apretando muy suavemente la zona más lanuda solo para sentir su suavidad y volver a acariciar para acomodar el pelo que había desacomodado. Comprendía el sistema, a decir verdad era un poco similar si lo pensaba, aunque mucho más simple, entre las cosas que mencionaba obviamente no había palabras como "comercio", "tratados exteriores", "religión" o siquiera "justicia" entre las responsabilidades de una matriarca - Tal como una jauría de perros... - acotó con un hilo de voz, bajando a lo que sentía que se adaptaba más.

Sus perros de caza, si bien siempre salía con 6 u 8 en realidad tenía cerca de 20 perros viviendo en las perreras del castillo, jugando en los campos y organizándose entre ellos con un sistema de poder bastante claro teniendo un líder en la manada, los guardianes, los cazadores, las perras que tenían cría también tenían un pequeño sistema ellas mismas cuidando entre todas los cachorros independientemente de quien sean. Esta clasificación le había sido explicada por quienes cuidaban a los perros y como por esta podían saber cuales eran los mejores perros a llevar, cuales eran mejores cazando jabalíes por su fuerza y agilidad y cuales eran mejores para la cacería de zorros por su capacidad de rastreo y meterse en las madrigueras. De esta manera comprendió mucho más rápido como era que los laguz vivían.

Asintió suave con su cabeza y pasando su mano por el pecho del canino subió hasta rascar en su mentón con el reverso de su mano - Si viven en condiciones tan hostiles entonces su mejor opción es la que tu tomaste y vivir entre los humanos ¿no es así? Dime... ¿te quedarías aquí conmigo? Procuraré aprender sobre tu raza, nunca te faltará el alimento, tendrás tu propia habitación con una cama cómoda y resguardada del clima, tanto frío como cálido, ropa, joyas y comodidades al alcance de tu mano... pata. - dijo bajando su otra mano para rozar con sus dedos la pata ajena. Estaba demasiado maravillado por la belleza de aquel animal, no quería dejarlo ir, pero siendo un ser racional le parecía mal no preguntar.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Artemis el Vie Ene 08, 2016 5:32 am

- El precio para vivir entre los humanos es uno muy alto alteza... uno que no todos los laguz pueden o desean pagar. En mi caso solo vamos a dejarlo en que me considero afortunado y lo bastante listo como para saber sobrellevarlo. -

No era algo que pudiera explicarse o comprenderse en una sola sentada y Artemis lo entendía por lo que de momento simplemente opto por dejar las cosas tal y cual estaban disfrutando de las caricias ajenas enormemente ademas de que la sonrisa en los labios del peliazul le indicaba que el otro igualmente la estaba pasando bien. Escucho la petición contraria alzando las orejas de golpe mientras le rascaban el mentón y finalmente le rozaba suavemente una de sus patas. Tenia que admitirlo, estaba sorprendido y aquel gesto de sorpresa era notorio aun en su rostro canino, de verdad le estaba preguntando tal cosa?, eso parecía rozar en lo irreal. Artemis reflexiono un momento sobre aquello, aque joven era uno de los seres humanos que hasta ahora le había tratado con mas dignidad y respeto tomando en cuenta que no conocía pocos. Era aun muy joven pero se interesaba por su pueblo y había tenido la amabilidad de escuchar incluso a una criatura que en un inicio podría haber llegado a considerar primitiva o irracional, le tendió la mano y había confiado en el hasta el punto de estar allí, acuclillado frente a lo que todos consideraban un animal peligroso.

- Antes de responder.... quisiera hacerle yo mismo una pregunta si me lo permite alteza. -

Comento el lobo sentándose frente al chico con un gesto serio y la espalda recta y las orejas alzadas hacia el frente, mirándole directamente a los ojos dado el porte de un animal mas imponente pero no por eso agresivo.

- Por que me esta preguntando si deseo quedarme?. Es usted el príncipe de Altea, si quisiera que me quedara con usted podría simplemente retenerme en el palacio independientemente si estoy de acuerdo o no. Los laguz en altea son considerados como animales exóticos por lo que esta permitido que seamos capturados, vendidos o comprados. Solo bastaría una orden suya y su confiable guardia podría someterme sin matarme o lastimarme según recuerdo. Una jaula bastaría igualmente para tenerme con usted el tiempo que así lo disponga sin tener que ofrecerme siquiera comida o agua por ello.... entonces alteza, por que se toma estas consideraciones conmigo que según las leyes de su reino no tengo voz ni la capacidad de opinar?. -

Artemis daba a entender que estaba muy consiente de la situación en la que se encontraba y del peligro que alguien como el estaría corriendo en un lugar como el castillo o el palacio de un noble. Era posible que tuviese mucha mas fuerza y sus fauces pudiesen romperle el cuello a un caballo su así lo deseaba pero la realidad era que contra un grupo de humanos armados y acorazados con armaduras estaba ciertamente indefenso, destino que corrían todos los laguz que salían de su hábitat o eran forzados a ello. Por otra parte, el lobo estaba atento de todos los movimientos del joven monarca, lo estaba poniendo a prueba. Quería saber si se estaba equivocando o no en confiar en el, que tan diferente era ese joven de mirada compasiva del resto de los humanos que conoció a lo largo de su viaje... si era alguien a quien estaría dispuesto a servir y cuidar sus pasos, el líder a quien deseaba seguir y había estado buscando. El humano que, a diferencia de un lobo domestico sin voz ni poder, podría hacer la diferencia para los suyos en un futuro.
Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Ninetail Kitsune

Cargo :
Mascota real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Beaststone [1]
Beaststone [3]
Concoction [1]
Beaststone [3]
.
.

Support :
Under
Seimei
Marth
Sera

Especialización :

Experiencia :

Gold :
769


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Marth el Sáb Ene 09, 2016 9:56 pm

Cuando el lobo tomó una posición más firme apartandose un poco, también lo hicieron las manos del monarca. No por miedo, tampoco con un movimiento brusco, simplemente retiró sus manos con la misma clama con que las había movido al acariciarle. Se levantó irguiéndose en una posición en la que le prestaba atención, incluso mostrando respeto a sus palabras por más que estaba en un nivel de altura y poder mayor.

- Puedes preguntarme lo que desees, Artemis. - dijo con seriedad en paralelismo a la postura que había tomado, sus manos se acomodaron a su espalda y su mentón no estaba alzado con egocentrismo y arrogancia, si no que lo miraba bajando el rostro para que su mirada le viese directo y no desde arriba. Ante el cambio de humor de la escena el guardia apretó su mano sobre la lanza y el tensar de su cuerpo hizo que las piezas de armadura sonasen un poco al rozar entre ellas. Casi no se había movido pero alzaba su guardia más por la tensión.

Sonrió un poco al notar a donde venían dirigidas sus dudas, efectivamente, no había ley que amparase a los laguz, incluso la esclavitud estaba presente en Altea, habían nobles que tenían esclavos, incluso él los tenía, mas que diga... criados a palabras más suaves. Los laguz no eran diferente a ello, incluso más por debajo reduciéndolos a simples adornos como eran los pavos reales en su jardín. El príncipe le permitió terminar, tomándose unos momentos para acomodar mejor sus palabras antes de decirlas - Es verdad lo que dices, podría simplemente tomarte como mascota. Sin embargo no eres una criatura carente de razón, prefiero tener a mi lado alguien que quiera estarlo a alguien que esté en contra de su voluntad. En Altea se valora mucho más la lealtad y fidelidad que la sumisión y la lealtad y fidelidad, así como el respeto es algo que se gana, no que se obliga a tener. Dime ¿Serías leal a mi si simplemente te obligase a quedarte a mi lado? No quiero solo una decoración más, y no creo que sea correcto tratarte como si lo fueras. - si bien no era, quizás, la respuesta que el lobo esperaba, era una respuesta bastante sincera.

Consideró por algunos instantes lo que había dicho antes de seguir hablando - Que pueda hacer algo no significa que esté bien que lo haga o que deba hacerlo. No es como quiero proceder. - no pensaba cambiar las leyes de su pueblo, estaban bien así, no veía nada malo en ello, a fin de cuenta, eran animales más que personas, simplemente él prefería tenerle a su lado por voluntad que en su contra... no lo expresaba en voz alta y su sonrisa amable no dejaba espacio a que se viese sus intenciones, pero la verdad era que si el lobo se negaba, tampoco encontraría salida sencilla del castillo. El príncipe estaba bastante decidido en lo que quería y como lo quería, caprichoso como solo un noble de cuna de oro podía ser, pretendía tener a su lobo blanco bajo cualquier costo.


M a r t h
FichaCronologíaRelaciones ❝Lo lamento pero... no puedo permitirme una derrota.❞

Premios:






Afiliación :
- ALTEA -

Clase :
Great Lord

Cargo :
Príncipe de Altea

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
esp. de acero [4]
esp. de bronce [2]
lanza de bronce [2]
Sello Maestro
Tónico de res. [1]
Tónico de def [1]

Support :
Eliwood
Eugeo
Artemis

Especialización :

Experiencia :

Gold :
1773


Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un lobo muy humano [Social][Priv. Marth]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.