Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Sep 18, 2019 7:40 am

A pesar de que Kurthnaga llevaba una temporada en Goldoa tras regresar de explorar el mundo exterior, viajando fuera de las murallas e incluso yendo más allá de su continente, en numerosos casos habiendo sido acompañado de su fiel guardaespaldas; había llegado a la conclusión de que necesitaba descansar de aquel conjunto de nuevas experiencias que había recopilado en poco tiempo, volviendo a su patria por ese principal motivo. También sabía que su padre no era un necio, no era como si ellos dos tuvieran una relación muy estrecha y aunque Kurthnaga estuviera en palacio podían pasar varios días en los que no cruzaban palabra alguna pero, si desaparecía durante meses era obvio que ningún sirviente podría dar una buena excusa para que su ausencia no fuera tan evidente. Sin embargo, ya había sucedido en el pasado que el príncipe había viajado y había regresado en el país y, en ninguno de esos casos el Rey había hecho referencia alguna a ese hecho. Kurthnaga no tenía valor suficiente para tampoco hablar del tema con su padre, ni exponer en alto sus opiniones.

Podría decirse que antes de iniciar sus viajes, el corazón del dragón negro había estado en paz, en el sentido de que como los ideales de Goldoa sostenían, el pensamiento de Kurthnaga se mantenía en aprovechar el día a día y normalmente, no iba mucho más allá. Sin embargo, había pisado países que habían sido destruidos por la presencia emergida, países en los que la mayoría de edificios que en un día fueron importantes, apenas se mantenían en pie y los ciudadanos tenían que sobrevivir de una manera muy precaria. Sabía muy bien que Goldoa estaba muy lejos de alcanzar un punto tan terrorífico como aquel pero, muchas veces se iba a dormir y tenía pesadillas de que por su política de neutralidad junto a la impasibilidad de los dragones por lo que ocurría en el exterior, les fuera a llevar a un punto de no regreso. Le gustaría asumir que era un miedo injustificado pero, no podía quitarse la idea de la cabeza tras haber visto una situación real con sus propios ojos.

El miedo le había llevado a frecuentar los puntos más peligrosos de su país, como las cuevas Kauku o el acantilado de los náufragos, ya que, después de todo, los emergidos no accedían dentro de las murallas de la ciudad y el peligro estaba más allá. El acceso a información en Goldoa era más que limitado así que, mientras que estuviera allí, estaba seguro que no tendría ningún tipo de indicio sobre lo que podía llevar a los emergidos a comportarse de esa forma y la única manera de confrontar su presencia era básicamente detectar los puntos donde se reunían y pelear contra ellos. Pero aquello le estaba desgastando mucho mentalmente y no era como si pudiera proceder de esa forma un día sí y otro también, por lo que aquel día cuando salió de las puertas de palacio, en lugar de dirigirse fuera de las murallas, prefirió pasear tranquilamente por la ciudad.

El príncipe dragón disfrutaba mucho de pasear por las calles y observar el día a día de los otros dragones pero, todo cobraba mucho más sentido cuando se ponía en contexto: Su infancia y gran parte de su juventud la había pasado recluido en Palacio, estudiando entre libros y sin realmente ningún amigo por la falta de dragones cercanos a su edad que sirvieran a la nobleza. Tuvieron que pasar muchas décadas hasta que tuviera libre acceso a entrar y salir de Palacio, siempre acompañado por supuesto y con un toque de queda bastante restringido pero, ver cómo la gente vivía sus vidas ordinarias era algo que siempre le agradaba a la par que le relajaba. Y sobre todo, ¿Su parte favorita? El mercado, donde la gente adquiría pescado, carne y verduras frescas, era una imagen que a ojos de Kurthnaga se le hacía como muy familiar porque básicamente, su familia no funcionaba de esa manera: No había la costumbre de cocinar, ni siquiera de comer juntos y era algo que le daba un poco de envidia.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration_2

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] XyoARbx

Gold :
4652


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Ignis el Dom Sep 22, 2019 2:28 pm

Mí día a día en Goldoa no tenía nada de extraordinario, no me agradaba vivir con mis padres pero después de mi suspensión de trabajo como consejero de la corte real, había tenido que buscar un lugar al que pertenecer de nuevo y ese había sido mi familia. Mis padres en el pasado siempre habían sido duros conmigo y mi educación, pero después de perder mi vista se habían mostrados más dispuestos a ayudar a mi reincorporación al mundo.

Años y voluntad habían sido fundamentales para que ahora fuera capaz de moverme por la ciudad libremente, sin la compañía de otro dragón, sin la necesidad de un bastón y lo más importante, sin tropezar frecuentemente por pequeños resaltos en el terreno.

No me sentía de mucha utilidad en casa, mis padres trabajaban mientras yo tenía la gran suerte de que no me habían cortado mi salario a pesar de que ya no realizaba ningún tipo de tarea en palacio. Entendía la decisión que se había tomado, yo había sido el consejero personal del príncipe Rajaion y él ya no se encontraba en el país, no había ninguna necesidad de que siguiera rondando por palacio sin hacer nada.

Así que trataba de ayudar en casa en todo lo que podía; mayormente asegurándome que siempre hubiera comida en la despensa y un plato caliente encima de la mesa en las horas indicadas. Cocinar era una de mis habilidades, no era mi pasión, pero siempre era de agrado saber que a la gente le gustaba lo que uno preparaba.

Como cualquier día más, cuando el sol ya había salido y mis padres ya habían ido a trabajar, era mi momento para partir hacia el mercado y comprar los ingredientes para la comida del día. Aunque había técnicas para conservar la comida durante unos pocos días, si podía conseguir comida fresca no iba a desperdiciar la oportunidad. Era un día soleado y tranquilo, nada fuera de lugar pues la gran mayoría de días eran así en Goldoa: donde no importaba si te parabas un momento a disfrutar de la paz de alrededor, siempre tenías la opción de continuar más tarde.

Las voces en el mercado me eran más que familiares y no era de extrañar cuando pasaba cada uno de sus mañanas en el lugar, no siendo difícil de pasearme entre los puestos a pesar de que mi visión no me permitía más que ver unas sombras que me despistaban más que aportarme información útil… El verdadero truco residía en ser capaz de detectar aquella aura que desprendían los otros laguz y moverse a su alrededor.

Además era un laguz de costumbres, por lo que siempre compraba en el mismo lugar y la voz de la tendera siempre era un indicador de que no se había perdido entre la multitud. – Buenos días Ignis, ¿Qué vienes buscando hoy?

Hice una leve reverencia inclinando la cabeza, saludando. – Estaba pensando en quizás un plato principal que contenga pescado, tengo hortalizas que debería gastar ya. ¿Qué me recomienda?

La mar últimamente está muy brava así que no estamos teniendo buena suerte con la pesca. Hoy tengo doradas pero no son muy grandes, ¿Quieres que te deje ver una muestra?

Cabeceé levemente. – Si no es mucha molestia. – Era obvio que no podía “ver” el pescado y ella lo sabía, así que extendí mis manos y me puso un espécimen sobre ellas. Era algo que no haría con los demás, pero había confianza y supongo que yo era un caso especial que no era el habitual. Había tenido que aprender a ver si el pescado era fresco y bueno con otros datos que no eran la apariencia, como era el tacto de las escamas o el olor. – Me gusta, me llevaré una de más para compensar el tamaño.

La mujer me retiró el pescado de las manos y me entregó un trapo para que me limpiase las manos mientras me preparaba el pescado, recubriéndolo de papel para que me lo pudiese llevar a casa sin mancharme.
Ignis
Ignis
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Consejero real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Jm5byz1

Gold :
58


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.