Hora en el foro


Síguenos
Conectarse

Recuperar mi contraseña

FE:LW - Awards













TWITTER
afiliados



Crear foro

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Sep 18, 2019 7:40 am

A pesar de que Kurthnaga llevaba una temporada en Goldoa tras regresar de explorar el mundo exterior, viajando fuera de las murallas e incluso yendo más allá de su continente, en numerosos casos habiendo sido acompañado de su fiel guardaespaldas; había llegado a la conclusión de que necesitaba descansar de aquel conjunto de nuevas experiencias que había recopilado en poco tiempo, volviendo a su patria por ese principal motivo. También sabía que su padre no era un necio, no era como si ellos dos tuvieran una relación muy estrecha y aunque Kurthnaga estuviera en palacio podían pasar varios días en los que no cruzaban palabra alguna pero, si desaparecía durante meses era obvio que ningún sirviente podría dar una buena excusa para que su ausencia no fuera tan evidente. Sin embargo, ya había sucedido en el pasado que el príncipe había viajado y había regresado en el país y, en ninguno de esos casos el Rey había hecho referencia alguna a ese hecho. Kurthnaga no tenía valor suficiente para tampoco hablar del tema con su padre, ni exponer en alto sus opiniones.

Podría decirse que antes de iniciar sus viajes, el corazón del dragón negro había estado en paz, en el sentido de que como los ideales de Goldoa sostenían, el pensamiento de Kurthnaga se mantenía en aprovechar el día a día y normalmente, no iba mucho más allá. Sin embargo, había pisado países que habían sido destruidos por la presencia emergida, países en los que la mayoría de edificios que en un día fueron importantes, apenas se mantenían en pie y los ciudadanos tenían que sobrevivir de una manera muy precaria. Sabía muy bien que Goldoa estaba muy lejos de alcanzar un punto tan terrorífico como aquel pero, muchas veces se iba a dormir y tenía pesadillas de que por su política de neutralidad junto a la impasibilidad de los dragones por lo que ocurría en el exterior, les fuera a llevar a un punto de no regreso. Le gustaría asumir que era un miedo injustificado pero, no podía quitarse la idea de la cabeza tras haber visto una situación real con sus propios ojos.

El miedo le había llevado a frecuentar los puntos más peligrosos de su país, como las cuevas Kauku o el acantilado de los náufragos, ya que, después de todo, los emergidos no accedían dentro de las murallas de la ciudad y el peligro estaba más allá. El acceso a información en Goldoa era más que limitado así que, mientras que estuviera allí, estaba seguro que no tendría ningún tipo de indicio sobre lo que podía llevar a los emergidos a comportarse de esa forma y la única manera de confrontar su presencia era básicamente detectar los puntos donde se reunían y pelear contra ellos. Pero aquello le estaba desgastando mucho mentalmente y no era como si pudiera proceder de esa forma un día sí y otro también, por lo que aquel día cuando salió de las puertas de palacio, en lugar de dirigirse fuera de las murallas, prefirió pasear tranquilamente por la ciudad.

El príncipe dragón disfrutaba mucho de pasear por las calles y observar el día a día de los otros dragones pero, todo cobraba mucho más sentido cuando se ponía en contexto: Su infancia y gran parte de su juventud la había pasado recluido en Palacio, estudiando entre libros y sin realmente ningún amigo por la falta de dragones cercanos a su edad que sirvieran a la nobleza. Tuvieron que pasar muchas décadas hasta que tuviera libre acceso a entrar y salir de Palacio, siempre acompañado por supuesto y con un toque de queda bastante restringido pero, ver cómo la gente vivía sus vidas ordinarias era algo que siempre le agradaba a la par que le relajaba. Y sobre todo, ¿Su parte favorita? El mercado, donde la gente adquiría pescado, carne y verduras frescas, era una imagen que a ojos de Kurthnaga se le hacía como muy familiar porque básicamente, su familia no funcionaba de esa manera: No había la costumbre de cocinar, ni siquiera de comer juntos y era algo que le daba un poco de envidia.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration_2

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] 2aYlcp6

Gold :
4649


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Ignis el Dom Sep 22, 2019 2:28 pm

Mí día a día en Goldoa no tenía nada de extraordinario, no me agradaba vivir con mis padres pero después de mi suspensión de trabajo como consejero de la corte real, había tenido que buscar un lugar al que pertenecer de nuevo y ese había sido mi familia. Mis padres en el pasado siempre habían sido duros conmigo y mi educación, pero después de perder mi vista se habían mostrados más dispuestos a ayudar a mi reincorporación al mundo.

Años y voluntad habían sido fundamentales para que ahora fuera capaz de moverme por la ciudad libremente, sin la compañía de otro dragón, sin la necesidad de un bastón y lo más importante, sin tropezar frecuentemente por pequeños resaltos en el terreno.

No me sentía de mucha utilidad en casa, mis padres trabajaban mientras yo tenía la gran suerte de que no me habían cortado mi salario a pesar de que ya no realizaba ningún tipo de tarea en palacio. Entendía la decisión que se había tomado, yo había sido el consejero personal del príncipe Rajaion y él ya no se encontraba en el país, no había ninguna necesidad de que siguiera rondando por palacio sin hacer nada.

Así que trataba de ayudar en casa en todo lo que podía; mayormente asegurándome que siempre hubiera comida en la despensa y un plato caliente encima de la mesa en las horas indicadas. Cocinar era una de mis habilidades, no era mi pasión, pero siempre era de agrado saber que a la gente le gustaba lo que uno preparaba.

Como cualquier día más, cuando el sol ya había salido y mis padres ya habían ido a trabajar, era mi momento para partir hacia el mercado y comprar los ingredientes para la comida del día. Aunque había técnicas para conservar la comida durante unos pocos días, si podía conseguir comida fresca no iba a desperdiciar la oportunidad. Era un día soleado y tranquilo, nada fuera de lugar pues la gran mayoría de días eran así en Goldoa: donde no importaba si te parabas un momento a disfrutar de la paz de alrededor, siempre tenías la opción de continuar más tarde.

Las voces en el mercado me eran más que familiares y no era de extrañar cuando pasaba cada uno de sus mañanas en el lugar, no siendo difícil de pasearme entre los puestos a pesar de que mi visión no me permitía más que ver unas sombras que me despistaban más que aportarme información útil… El verdadero truco residía en ser capaz de detectar aquella aura que desprendían los otros laguz y moverse a su alrededor.

Además era un laguz de costumbres, por lo que siempre compraba en el mismo lugar y la voz de la tendera siempre era un indicador de que no se había perdido entre la multitud. – Buenos días Ignis, ¿Qué vienes buscando hoy?

Hice una leve reverencia inclinando la cabeza, saludando. – Estaba pensando en quizás un plato principal que contenga pescado, tengo hortalizas que debería gastar ya. ¿Qué me recomienda?

La mar últimamente está muy brava así que no estamos teniendo buena suerte con la pesca. Hoy tengo doradas pero no son muy grandes, ¿Quieres que te deje ver una muestra?

Cabeceé levemente. – Si no es mucha molestia. – Era obvio que no podía “ver” el pescado y ella lo sabía, así que extendí mis manos y me puso un espécimen sobre ellas. Era algo que no haría con los demás, pero había confianza y supongo que yo era un caso especial que no era el habitual. Había tenido que aprender a ver si el pescado era fresco y bueno con otros datos que no eran la apariencia, como era el tacto de las escamas o el olor. – Me gusta, me llevaré una de más para compensar el tamaño.

La mujer me retiró el pescado de las manos y me entregó un trapo para que me limpiase las manos mientras me preparaba el pescado, recubriéndolo de papel para que me lo pudiese llevar a casa sin mancharme.
Ignis
Ignis
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Consejero real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Jm5byz1

Gold :
436


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Kurthnaga el Sáb Dic 14, 2019 7:37 pm

Kurthnaga había pasado muchas décadas viviendo en palacio y mayoritariamente, realizando todas sus actividades en el gran edificio emblemático de la monarquía goldoniana. Por eso, muchas veces cuando salía a la ciudad, los dragones le reconocían como su príncipe y es que sus rasgos le delataban; pelo muy oscuro con un tono verdoso, ojos rojos y tez ligeramente más oscura, pero que otros dragones le saludasen no significaba que Kurthnaga les conociera de una manera directa. Su padre había sido muy sobreprotector con él y, después de la desaparición de sus hermanos mayores, quizás el comportamiento del monarca cobraba cierto sentido, pero provocaba que el menor de los príncipes tuviese aquella extraña sensación de que su círculo personal era muy limitado. Suponía que tendría que valorar más la calidad de sus relaciones interpersonales ante la cantidad.

De todas formas, al joven dragón negro no le molestaba en absoluto hablar con los otros dragones; eran una comunidad bastante unida dentro de murallas y le gustaba aquella sensación de armonía que compartían, a veces se sentía más relajado sobre todo el caos, sangre y terror que había visto fuera de su país, como si pudiera aferrarse a la falsa idea de que todo iba a estar bien mientras se mantuviera en Goldoa. Lo que quizás no se esperaba del todo, era encontrarse un rostro familiar entre los dragones que realizaban sus tareas cotidianas en el mercado pero… ¿Cómo no reconocerle? Sin duda uno de los varones que estaba ahí de pie comprando, había sido el mejor amigo de su hermano mayor Rajaion.

A Kurthnaga y Rajaion les separaba una diferencia de edad bastante considerable que había provocado que quizás, no hubieran compartido tanto tiempo en la infancia del menor por dicho motivo, pero aun así era capaz de distinguir a los que habían sido sus allegados. Sobre todo porque había cierto secreto en palacio sobre la desaparición de sus hermanos conectado con el hecho de que Ignis si regresase, pero con graves heridas que le obligaron a separarse de sus funciones en la corte. Un tema que él nunca había preguntado de forma directa a su padre, pero dudando demasiado de obtener una respuesta en caso de atreverse a hacerlo. Tampoco es que Kurthnaga hubiera sido cercano en ningún momento con Ignis y en su regreso, había sido alguien que le había rodeado cierto misterio, pero por algún motivo desconocido, esta vez sí se encontró con el valor suficiente como para acercarse a saludar.

Había escuchado los rumores referentes al motivo por el que Ignis no había podido continuar trabajando, pero ahora que estaba tan cerca y podía ver aquella quemadura en el lado de su rostro; era evidente y doloroso percatarse de que no había manera de que ese dragón pudiera continuar con una vista funcional. – Oh… Hm… Eres Ignis, ¿Cierto? – Genial, ahora Kurthnaga se avergonzaba un poco de haberse acercado a saludar, pero no quería tocarle por si lo asustaba o le hacía reaccionar de una forma inesperada. – No sé si me reconocerás, soy el príncipe Kurthnaga. – Después de decir aquellas palabras, pensó que la mención a “reconocer” no era la más adecuada, cuando en realidad quería decir que las veces que había recordado que habían interactuado, Kurthnaga era mucho más joven y, su voz ya no sonaba como la de un niño por el simple hecho de que ya no era un infante. – Mi elección de palabras quizás no ha sido la adecuada… Me refería a que… Ha transcurrido mucho tiempo desde que creo que mantuvimos algo parecido a una conversación.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration_2

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] 2aYlcp6

Gold :
4649


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Ignis el Mar Dic 31, 2019 12:07 pm

Listo para retirarme a mi hogar para preparar la comida y que la mesa estuviera servida para cuando mis padres regresaran de trabajar, una voz desconocida se dirigió a mi persona. No había ningún tipo de duda porque había pronunciado mi nombre, pero la voz seguía sin tener un tono familiar en mi memoria.

Cuando la voz se presentó como Kurthnaga, las piezas empezaron a coincidir en mi mente y aunque no me di cuenta, asentí con la cabeza de forma inconsciente.

-No tiene por qué disculparse por las palabras elegidas, su Alteza. No va a ofenderme por emplear una expresión habitual, sé que no lo hace con mala intención.

Había gozado de la buena suerte que en Goldoa no era una sociedad la cual era frecuente que se permitiese hacer mofa de una discapacidad como la ceguera y en general, no me había cruzado de forma habitual con palabras hirientes con una mala intencionalidad. Se le sumaba el hecho de que el príncipe Kurthnaga tenía que haber cambiado mucho para que esa frase no hubiera sido más que un mal acierto de palabras a las cual yo no le otorgaría un valor negativo.

-Lamento no haberle reconocido al inicio: Su voz debe de haber cambiado desde la última vez que hablamos y no se me hacía familiar.

No era de extrañarse, podían haber transcurrido acerca de cinco años sin que yo me hubiese acercado al palacio real y ahora que era un plebeyo más, no trataría con la realeza con la frecuencia del pasado.

-Admito que es toda una sorpresa encontrarle en un lugar tan común y me ha agradado que coincidiéramos, desgraciadamente debo volver a casa para cocinar. Además, seguro que tiene cosas más importantes que atender en lugar de acompañarme en un día como este.

Realicé una leve reverencia, pues tender la mano a un príncipe no eran los modales adecuados y junto a llevar un paquete de pescado con tampoco saber exactamente la posición en la que se encontraba Kurthnaga, no era la mejor opción.

-Lamento la desaparición de sus hermanos, aunque ya no forme parte activa de los consejeros de la corte, quiero que sepa que mi casa siempre tiene las puertas abiertas para lo que necesite. A decir verdad, es más exacto que la llame “casa de mis padres”.
Ignis
Ignis
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Consejero real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Jm5byz1

Gold :
436


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Kurthnaga el Miér Ene 15, 2020 8:57 pm

A pesar de que Kurthnaga sabía bien que las palabras que Ignis elegía para hablar no eran más que una profunda educación para ser un dragón eficiente en la  labor que había desempeñado en el pasado en la corte real, había algo en sus palabras que le causaba calma y tranquilidad. Quizás también era producto de que él había sido una figura presente en su infancia y que fuertemente conectado a su hermano, era una presencia que le producía una clase de nostalgia que en este caso era positiva. De una forma inconsciente el príncipe negó con la cabeza, para percatarse segundos después de que Ignis obviamente no lo podía observar. – Ah… Agradezco las palabras. Obviamente no actúo con mala fe, pero es lo típico que uno le da vueltas después de haberlo hecho. – Porque en muchos casos las palabras podían doler como armas, aunque le había quedado claro que no era este el supuesto.

- No debe disculparse, está bien. ¿Supongo que ya no tengo la misma voz que cuando era un chiquillo? – Lo cual tenía mucha fundamentación lógica y sobre todo cuando Kurthnaga no era capaz de recordar con precisión la última vez que se habían visto en persona, por lo que podía asumir que habían transcurrido décadas desde entonces. No era un periodo muy largo para un dragón, pero alguien de relativamente corta edad como era él, si era un gran transcurso de tiempo que en el futuro probablemente le produciría gracia recordar. – La voz es de esos rasgos que le cambian a uno pero… Cuyo cambio quizás no es perceptible para uno mismo. Es extraño, nunca había pensado en ello demasiado. – Quizás porque el aspecto era algo que aunque iba cambiando con el transcurso del tiempo, uno siempre se veía en el día a día en los espejos u otras superficies reflejantes y al final era un cambio que era mucho más asumible para uno mismo.

Kurthnaga quiso contestar al instante sobre que realmente no era como si tuviera cosas más importantes que hacer; el ritmo de palacio era muy pausado y, no era como si el Rey le dejase intervenir en ninguna toma de decisión. El príncipe se había pasado muchas décadas entre libros y, solo había sido después de que decidiese viajar fuera de fronteras, que había adoptado la libertad de andar tranquilo por la ciudad como un ciudadano más de Goldoa. Era triste pensarlo de esa forma, pero no era muchas las responsabilidades a las que pudiera acceder y se sentía siempre como el sobreprotegido de los príncipes por esas claras limitaciones. Entendía que era por su propia protección pero… Los tiempos habían cambiado, o eso la voz de la experiencia le había hecho entender.

-Realmente no tengo asuntos que atender ahora mismo… - Era una manera educada de exponer que ahora no se le requería en ningún lugar, pero era lo común en sus días. – Así que no es ninguna molestia acompañarle, de hecho, sería un placer poder hablar un rato más con usted si no es una molestia. – Ellos dos no dejaban de ser conocidos, pero como había dicho, había algo en Ignis que le inspiraba tranquilidad y después, estaba el hecho que por los datos que manejaba, Ignis seguramente era el último dragón con el que su hermano mayor había mantenido contacto de Goldoa, así que habían muchas dudas en ese aspecto. En ese preciso momento no supo cómo sacar el tema de sus hermanos, tampoco a dejar atrás a su empleo en la corte, aunque obviamente todo apuntaba que era debido a su nueva adquirida ceguera. – Agradezco de nuevo sus palabras, por nuestra parte supongo que ya sabrá que siempre es bienvenido de vuelta a palacio. – Pero no podía pedir nada más, el vacío que Rajaion había dejado en Goldoa había sido muy grande.
Kurthnaga
Kurthnaga
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Royal Black Dragon

Cargo :
Príncipe de Goldoa

Autoridad :
★ ★ ★ ★

Inventario :
Vulnerary [2]
Elixir [3]
Sangre de Dragón de Tierra
.
.
.

Support :
Jafar [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] JEIjc1v

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration_2

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] 2aYlcp6

Gold :
4649


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Ignis el Miér Ene 22, 2020 8:32 am

-Reitero, no debe darle más importancia de la necesaria a las palabras.

A medida que el príncipe hablaba, me azotaba la nostalgia de la impresión de que no había cambiado en absoluto. Creía en el cambio, algunos dragones vivían sucesos que les hacían cambiar, por muy grandes o pequeños que en una comparativa con otras situaciones pudieran representar. Kurthnaga tenía aquella esencia y valores que recordaba que de niño también poseía, algo que era positivo a las ideas que acogía.

Asentí levemente ante la pregunta. – Sin duda su tono de voz debe haber cambiado, no recuerdo con exactitud los matices de su voz pero me gustaría pensar que sin cambios, la hubiera podido reconocer. – El príncipe Kurthnaga no se trataba de un desconocido y en el pasado nuestro trato no había sido escaso, pero en el pasado tenía mi vista así que no prestaba la atención a las voces como lo hacía en la actualidad.

-Tengo entendido que la percepción que uno mismo tiene sobre su propia voz es distinta a como los otros la pueden percibir. También está el factor de que escucharnos continuamente hará que esos cambios desde nuestra posición sea más imperceptible.

No esperaba que el príncipe quisiera acompañarme, pero todo cobró más sentido cuando me paré a pensar que no era un dragón que estuviera acostumbrado a salir de palacio, o al menos que yo recordase, en el pasado no había sido de esa forma. Tareas cotidianas y más aburridas para el resto de dragones podían ser menos frecuentes para un dragón perteneciente a la línea real.

-No es ninguna molestia, no le hubiera ofrecido una invitación futura si no gustase de su compañía. – Mis palabras podían estar bien elegidas, pero trataba de que no fueran mentiras que no fueran a ninguna parte. Las mentiras siempre terminaban siendo contraproducentes.

En un entorno familiar como era dentro de murallas, no tuve ningún tipo de problema para orientarme y empezar a andar de regreso a mi hogar, esta vez acompañado por el joven dragón. Al contrario que muchos pudieran pensar, era más fácil moverme durante el día y en horas donde había más concurrencia de dragones por las calles, así podía identificar sus auras para no chocar contra ellos mientras al mismo tiempo eran quienes trazaban un esquema mental de las calles de Goldoa. Recurrir a usar un bastón para no chocar contra los demás o golpearme contra objetos era algo que evitaba.

-Gracias, aunque mi presencia ya no es requerida en palacio. – No tenía sentido ser consejero de alguien que no estaba presente en el país y así cesaron mis funciones en la corte. Algo que no llevaba del todo bien, no asimilaba el hecho de haberme pasado toda la vida estudiando y formándome para ahora ser un dragón como cualquier otro: O peor, con la perdida de mi vista podía ser considerado de inferior.

-Después de tantas décadas de esfuerzo y trabajo, supongo que ahora es el momento de que pueda valorar lo que realmente significa la paz y tranquilidad de este país. – Con esa mención, llegamos al hogar familiar. Traté de empujar la puerta para ver si mis padres habían regresado antes de tiempo, pero no había sido así y procedí a abrir la puerta con llave. La edificación era vieja y de piedra, pero para los siglos que tenía, no estaba nada mal y no dejaba de ser un buen hogar.

Bienvenido, pase. – Indiqué abriéndole la puerta a una primera instancia que tras un pequeño recibidor, daba a un comedor. Todos los muebles eran de madera maciza y el aspecto del hogar era impoluto, pues era mi trabajo el de mantener todo correctamente ya que era el que disponía de todo el tiempo del mundo para hacerlo. No era una casa muy grande, pero lo suficientemente acogedora como para que en ella habitasen tres dragones rojos.
Ignis
Ignis
Afiliación :
- GOLDOA -

Clase :
Red Dragon

Cargo :
Consejero real

Autoridad :
★ ★

Inventario :
Vulnerary [3]
.
.
.
.
.

Support :
None.

Especialización :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Expiration

Experiencia :
[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Jm5byz1

Gold :
436


Volver arriba Ir abajo

[Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis] Empty Re: [Entrenamiento] I can & I will [Priv. Ignis]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.